Manual de técnicas policiales SSPDF

54,145 views
53,854 views

Published on

Manual de técnicas policiales SSPDF

Published in: News & Politics
2 Comments
35 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
54,145
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
27
Actions
Shares
0
Downloads
1,929
Comments
2
Likes
35
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual de técnicas policiales SSPDF

  1. 1. SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL SUBSECRETARÍA DE DESARROLLO INSTITUCIONAL DIRECCIÓN GENERAL DE CARRERA POLICIAL MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Dr. Manuel Mondragón y Kalb Coordinador de la Edición Septiembre 2012
  2. 2. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL ÍNDICE UN MANUAL DE VANGUARDIA PARA UNA CIUDAD SEGURA 6 PRESENTACIÓN 12 OBJETIVO 13 ANTECEDENTES 14 1. MARCO JURÍDICO 1.1 Instrumentos internacionales emanados de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de sus Órganos Competentes 1.2 Instrumentos internacionales emanados de otras instancias internacionales 1.3 Tratados o convenciones internacionales 1.4 Normatividad federal 1.5 Normatividad local 16 2. RÉGIMEN DE RESPONSABILIDADES DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS 2.1 Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos 2.2 Ley de Seguridad Pública del Distrito Federal 2.3 Ley de Responsabilidad Patrimonial del Distrito Federal 20 20 20 21 3. PREVENCIÓN DE LA TORTURA Y TRATOS CRUELES, INHUMANOS Y DEGRADANTES 3.1 Declaración Universal de los Derechos Humanos 3.2 Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura (LFPST) y Código Penal para el Distrito Federal 3.3 Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes 3.4 Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura 3.5 Algunos conceptos derivados del Comité de Naciones Unidas Contra la Tortura y de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos 3.6 Protocolo de Estambul. Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes 3.7 Protocolo de Minnesota. Manual sobre la prevención e investigación eficaces de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias. Organización de las Naciones Unidas, 1991 4. DERECHOS HUMANOS Y USO DE LA FUERZA 4.1 Recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal relacionadas con el uso ilegítimo de la fuerza en su modalidad de tortura, trato inhumano, cruel o degradante Página 2 de 135 16 16 16 17 18 22 22 23 23 24 24 24 25 26 27
  3. 3. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 5. INTERVENCIÓN POLICIAL 5.1 Seguridad policial 5.2 Medidas básicas de seguridad para el policía antes, durante y después de su intervención 30 30 6. PATRULLAJE 6.1 Tipos de patrullaje 33 33 7. PRINCIPIOS GENERALES QUE RIGEN EL USO DE LA FUERZA 7.1 Principios generales para el uso racional de la fuerza 7.2 Principios adicionales para el uso de la fuerza 7.2.1 Lesividad mínima 7.2.2 Uso de la fuerza mínima en la preservación de la paz pública 7.2.3 Causas de exclusión de los delitos 7.3 Recomendaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sobre el uso de la fuerza y armas de fuego 35 35 36 36 37 37 8. CLASIFICACIÓN DE LAS ARMAS 8.1 Clasificación general 8.2 Clasificación de las armas en función del uso legítimo de la fuerza por parte de los cuerpos policiales 8.2.1 Armas letales (armas de fuego) 8.2.1.1 Armas cortas 8.2.1.2 Armas largas 8.2.2 Armas no letales 8.2.2.1 Bastón policial PR-24 8.2.2.2 Tolete 8.2.2.3 Candados de mano 8.2.3 Agentes químicos 40 40 31 39 40 40 41 42 42 42 42 42 43 9. CRITERIOS BÁSICOS PARA EL USO Y MANEJO DE ARMAS NO LETALES Y LETALES 9.1 Criterios para uso de armas no letales 9.2 Criterios para uso de armas letales 9.3 Normas de seguridad de las armas de fuego (largas y cortas) 9.4 Medidas de seguridad durante la portación en el servicio 9.5 Equipo y armas 45 45 46 47 47 52 10. NIVELES Y USO GRADUAL DE LA FUERZA 10.1 Escala racional del uso de la fuerza 10.2 Nivel de fuerza a utilizar 10.3 Consecuencias del mal uso de la fuerza 10.4 Modelo circular del uso de la fuerza de la Real Policía Montada de Canadá 57 57 60 61 61 Página 3 de 135
  4. 4. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 11. TÉCNICAS DE CONTROL POLICIAL EN EL USO DE LA FUERZA 11.1 Técnicas de control disuasivas 11.2 Técnicas de control físico 11.3 Reducción física de movimientos 11.4 Defensivas 11.5 Defensa policial 11.6 Con armas no letales 11.6.1 Bastón policial PR-24 11.6.2 Candados de mano 11.6.2.1 Principios básicos para la colocación de los candados de mano 11.6.2.2 Ejemplos de colocación de los candados de mano 63 63 64 66 68 72 76 76 78 80 81 12. DISEÑO DE OPERATIVOS Y CONTROL DE MANIFESTACIONES 12.1 Diseño de operativos 12.2 Tipos de manifestaciones 12.3 Indicios para determinar la peligrosidad de las multitudes 12.4 Control de manifestaciones 12.5 Control de otras situaciones conflictivas 12.5.1 Violencia familiar 12.5.2 Violencia en la comunidad 12.5.3 Apoyo a las autoridades administrativas o judiciales 12.5.4 Recomendaciones para la reubicación de poblaciones callejeras 12.5.5 Atención a emergencias y desastres 87 87 87 88 89 90 90 91 91 92 92 13. AUXILIO INMEDIATO A LAS PERSONAS 13.1 Técnicas de auxilio 13.2 Heridas y hemorragias 13.3 Esguinces y luxaciones 13.4 Fracturas 13.5 Quemaduras 13.5.1 Primeros auxilios en las quemaduras 94 94 99 103 104 106 107 14. PRESERVACIÓN DEL LUGAR DE LOS HECHOS 109 15. INFORME POLICIAL 15.1 Información inmediata a la superioridad 15.2 Informe policial verbal 15.3 Informe policial escrito (redacción del informe policial) 111 111 111 111 16. INDICADORES PARA LA EVALUACIÓN DEL CUMPLIMIENTO DE LA CAPACITACIÓN QUE EN MATERIA DE USO DE LA FUERZA RECIBE LA POLICÍA 112 DEL DISTRITO FEDERAL 16.1 Evaluación teórico-práctica de los policías que reciben la capacitación 112 Página 4 de 135
  5. 5. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 16.2 Evaluación del impacto de la capacitación en los cuerpos de seguridad pública del 112 Distrito Federal 16.3 Diagrama de flujo del proceso de evaluación de la capacitación que en el uso 114 legítimo de la fuerza reciben los cuerpos de seguridad pública del Distrito Federal BIBLIOGRAFÍA 115 ANEXO A: Leyes nacionales y reglamentación internacional en materia de derechos 117 humanos ANEXO B: Casos resueltos en materia de derechos humanos 125 ANEXO C: Glosario 129 Página 5 de 135
  6. 6. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Un Manual de Vanguardia para una Ciudad Segura Con la presentación del Manual de Técnicas para el Uso de la Fuerza, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) confirma su disposición y compromiso para defender tanto la integridad de las personas y su patrimonio como la normatividad internacional, nacional y local relacionada con los derechos humanos. Su publicación permite también hacer evidente que, de manera permanente, la Policía debe estar dispuesta a capacitarse y, en un sentido más amplio, a formarse. La técnica forma parte de la carrera policial y ésta de un trayecto que el policía puede seguir con eficacia y dignidad a lo largo de la vida. Este documento es prueba del interés de la SSPDF por escuchar y atender las voces de quienes más preocupados están por la seguridad: los ciudadanos que la requieren día a día como trabajadores, estudiantes, profesionistas, amas de casas, niñas y niños, personas de edad mayor, empresarios, maestros o empleados. Es una respuesta documentada a las múltiples voces de ciudadanos, entre analistas, legisladores, servidores públicos y empresarios, asalariados, jóvenes y mujeres que han insistido en la conveniencia de formalizar nuestro comportamiento y técnicas para el uso de la fuerza legítima. Para efectos de la elaboración de este Manual escuchamos a los propios jefes de Policía; a nuestros maestros y directivos del Instituto Técnico de Formación Policial (ITFP); a nuestros abogados de la Dirección General de Derechos Humanos y de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la SSPDF; a los especialistas de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal; a una diversidad de dirigentes de organismos de la sociedad que han expresado la importancia de profesionalizar y tecnificar la labor policial y, desde luego, a los integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, que condujeron la discusión de la Ley de la cual se deriva la obligación de este documento. Hemos escuchado y atendido sus propuestas. Con la sociedad capitalina actuamos en consonancia para cumplir los compromisos y propósitos de proveer seguridad, orden y de ser sujetos a su vigilancia, de profesionalizar la carrera policial y de elevar la calidad y capacidad técnica de los policías, de hacer públicas las reglas del comportamiento de las fuerzas policiales en relación con el tema y de responder a obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, así como a compromisos adquiridos a lo largo de nuestra vida institucional con la ciudadanía a la que le detallamos lo que hacemos y por qué es de interés público. Queda claro que la labor institucional de capacitar y profesionalizar a las fuerzas policiales refleja el interés del Gobierno de la Ciudad de México por cumplir la promesa de brindar un ambiente de seguridad. Es un objetivo que ha podido conquistarse después de un importante empeño de toda la sociedad pero que no puede darse por sentado definitivamente, porque implicaría confiarnos y dejar a un lado el deseo permanente de superación. Página 6 de 135
  7. 7. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Conscientes de que existen riesgos de involución en el ejercicio eficiente de la Policía, ofrecemos este Manual como un insumo en el proceso general de institucionalización de la labor de la SSPDF. Con la publicación del Manual se inicia una serie de producciones editoriales destinadas tanto a las fuerzas policiales como a audiencias más amplias, contiene detalles de lineamientos, procedimientos, medidas e ideas útiles al desempeño cotidiano de la Policía. La SSPDF debe caracterizarse por aportar testimonios y textos técnicos de mayor alcance, relevantes para discutir políticas públicas de esta etapa fundacional de una nueva administración de relevancia histórica para la Ciudad de México, especialmente después de 1997, cuando se eligió por primera vez mediante voto popular a un Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. En su momento, el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas comentó que la mitad del Gobierno está en manos de la Policía. El Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, ha conseguido que todos nuestros planes y programas sean atravesados por un compromiso con el género, la transparencia y los derechos humanos y, sobre todo, ha logrado crear las bases para institucionalizar las mejores prácticas policíacas que han comenzado a establecerse en la capital del país incluso como referencia nacional e internacional. El presente Manual está definido por ese compromiso. La Policía está empeñada con la formación y sus resultados. Esta publicación supone asimismo la evidencia de que todas las instituciones están dispuestas, como la Policía, a dialogar con las formas modernas de planeación, operación, reporte de resultados y compromiso para construir ciudadanía respecto de la Policía, con la Policía, desde la Policía y con la sociedad. Incluso antes de la publicación de este Manual, los agentes policiales ya habían comenzado a ser instruidos en el conocimiento de su material fundamental mediante un documento que lo antecede, lo sintetiza, lo hace aún más portable y didáctico y al que provisionalmente llamamos Guía de Técnicas para el Uso de la Fuerza, que se enseña en el ITFP desde los primeros meses de 2012. Frecuentemente advertimos que algunas fuerzas policiales de grandes capitales de países desarrollados actúan de manera contundente aunque no siempre esté del todo claro si lo hicieron con respeto a los derechos humanos o con entero conocimiento de las alternativas que tenían a su disposición. En la experiencia de la Ciudad de México, especialmente en el último cuatrienio, hemos aprendido y demostrado que es posible gestionar con cautela la inmensa cantidad de concentraciones que se realizan en el Distrito Federal, hemos desarrollado un conjunto de técnicas y comportamientos para prevenir el delito y resguardar el orden público, y nos hemos acercado al tratamiento de la población en situación de calle relacionada con el orden público de una manera tal que es posible la anticipación programada e Página 7 de 135
  8. 8. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL interinstitucional para desarrollar los desplazamientos que nos son requeridos por la justicia local, la comunidad, los peatones y los sectores sociales y privados que nos han acompañado en la construcción de este modelo de Policía del cual es parte este Manual. Me resulta difícil comprender y aceptar que las policías de algunas ciudades hayan desaprovechado las enseñanzas de algunos de sus más notables líderes. Manifestaciones y cambios en capitales de todo el mundo ejemplifican un proceso de alternativo alejamiento y cercanía con lo mejor de esos liderazgos y de las corporaciones policiales que, igualmente, muestran retrocesos y avances. Excepcionalmente, se consolida y mejora aquello que genera buenos resultados. A todos debe ocuparnos institucionalizar en México lo mejor de nuestras prácticas y constantemente buscar que las apoye la ciudadanía. La clave está en que las mejores acciones y los más útiles programas para respaldar la seguridad pública de todas las ciudades se institucionalicen, que el conjunto del personal, la ciudadanía, las corporaciones públicas y privadas las arrope. Las prácticas que muestran lo mejor de nosotros, de nuestras ideas, acciones, supervisión, planes, programas y, de nuevo, leyes, deben sobrevivirnos y trascender para bienestar de nuestra comunidad. La única forma es que al mismo tiempo que esas prácticas se consoliden, sean evaluadas constantemente, encarnen siempre valores entre los cuales deben estar la ética y el respeto al ciudadano, así como el orden y la mística en la Policía. No podemos decir que hemos avanzado todo lo que deseamos porque en la búsqueda de la excelencia es imperioso mantener los retos. Gracias al liderazgo de un Jefe de Gobierno como Marcelo Ebrard, siempre determinado a llevar la exigencia de resultados hasta el siguiente nivel, hemos mantenido un paso consistente en la reorganización de la seguridad pública al mismo tiempo que sabemos que surgen nuevas metas que alcanzar y objetivos urgentes que cumplir. Este Manual es muestra del compromiso por cumplir y hacer cumplir la Ley que nos ha requerido elaborarlo y presentarlo. Frente a otros manuales de su tipo en el mundo tiene todas las características técnicas y normativas que se requieren. Además, plantea que es necesaria una capacidad de gestionar la protesta social, la pobreza y en general el conjunto de los derechos humanos con el mayor cuidado posible. No hemos encontrado otro manual semejante en el mundo. Queremos que existan otros tanto como queremos que la ciudadanía del Distrito Federal se sienta segura y sepa qué puede permitir y qué esperar de la Policía. En principio, debe recibir de ella la provisión de seguridad sustentada en la Ley y en técnicas documentadas del comportamiento, siempre con apego a la protección de sus derechos humanos; los agentes policiales de la SSPDF saben que de no cumplir con la expectativa que se tiene de ellos, serán desplazados del privilegio de servir a nuestra capital. Página 8 de 135
  9. 9. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Para nosotros, este Manual es una pieza en el conjunto diverso de tareas, acciones, programas, planes y logros que un grupo de especialistas y, sobre todo, que el conjunto de las fuerzas policiales asume ya como suyo y ha demostrado que incorpora a su labor cotidiana. Este documento es también un llamado más a actuar conforme a la Ley y una muestra de que es posible verificar que esto ocurre en la Ciudad de México como en muy pocas capitales en el mundo con su nivel de problemáticas, muchas de las cuales son producidas por conflictos o fenómenos de carácter nacional o de otras entidades, como ocurre, por ejemplo, en más de dos terceras partes de las movilizaciones y marchas que se registran a diario en nuestras calles y plazas. Uno de los objetivos centrales del Manual de Técnicas para el Uso de la Fuerza es enfatizar la intención del Gobierno de la Ciudad de México, y en particular de la SSPDF, de establecer un nuevo modelo de Policía que respeta y protege los derechos humanos, que incluyen, como se detalla en el cuerpo del texto, la integridad de las personas, de los bienes y el mantenimiento de todas las normas para protegerlos. Para mencionar sólo algunos ejemplos de la incorporación de criterios mundiales de validación del uso de la fuerza policial se ha incorporado un marco jurídico internacional, ejemplos de un modelo policial comprometido con la nueva generación de valores en materia de derechos humanos y la recuperación de su historia previa y un glosario que incluye conceptos sustantivos. Además, se precisan contenidos referentes a la clasificación y uso de las armas, se insiste en aclarar criterios sobre las armas no letales, se incluye la relevancia del principio de menor lesividad antes que del tradicional de la idoneidad del medio, se recomienda la sensatez y, podrá constatarlo la Ciudad de México porque nuestra práctica anticipa a este Manual, se ha buscado reforzar el entrenamiento y la dignificación policial. La formulación específica que rescata el Manual y que para nosotros sintetiza muy apropiadamente lo que pensamos de una Policía moderna y eficaz, la cual aparece en el texto como una asociación entre el grado de seguridad que adquiere el policía cuando tiene amplio conocimiento y actúa eficaz y legalmente, es aquella según la cual debe existir la mayor protección para el amenazado y la consideración humana hacia la persona del agresor. Con ella indicamos reconocimiento al ánimo de los asambleístas, a su vez eco de la normatividad internacional, acerca del delicado y no siempre apreciado equilibrio entre la fuerza del Estado y la responsabilidad de proteger tanto a la posible víctima como al posible agresor. Recuerdo que incluso hemos enviado un helicóptero, en condiciones de emergencia extraordinarias, a rescatar a quien habría perpetrado un crimen y se encontraba herido de bala. Página 9 de 135
  10. 10. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Proteger al agredido y al agresor es fácil de mencionar y difícil de construir porque exige la formación de policías de primera para una ciudad que los reclama y un conjunto de capacidades logísticas, recursos humanos y presupuestales siempre escasos. Saber usar la fuerza es conocer las técnicas y la normatividad dentro de la que es válido hacerlo, es aplicarla de acuerdo a la Ley y en concordancia con la situación urgente. Requiere el mayor equilibrio y la mejor capacitación. Hemos consolidado esa tarea y el Manual que el lector tiene en sus manos es parte de la misma. Las fuerzas policiales han comenzado a comprometerse de manera verificable, a los ojos de la ciudadanía, con la defensa de la seguridad, el orden público y los derechos humanos. No existe, desde nuestro punto de vista, contradicción entre una ciudad segura, de vanguardia, y una ciudad que defiende la eficiencia policial al mismo tiempo que los derechos humanos. En el Manual se habla acerca de prácticas amplias ya existentes pero renovadas de la Policía; la observación que ha hecho de ellas la ciudadanía y diversos organismos públicos y privados de nuestro actuar la considera exitosa. En pocas palabras, es posible el agotamiento prudente de acciones disuasivas realizadas cotidianamente que en la Capital del País, a diferencia de muchas capitales del mundo desarrollado, son verificadas. Este Manual es también una señal de la evolución de la seguridad pública y de la construcción de un modelo de gestión policial que compite a nivel internacional. Por ejemplo, en el Manual se menciona el esquema de modelo circular de uso de la fuerza de Canadá del cual se incluye una gráfica muy didáctica y presenta las opciones de actuación de un policía en una situación de urgencia: tiene que evaluar-planear-actuar sucesivamente al mismo tiempo que está sujeto a la mirada de cámaras de videovigilancia o de la presencia de la mirada ciudadana y de los medios de difusión y, sobre todo, de la Ley. El Manual es la más reciente formulación de todos estos conceptos, compromisos, comparaciones y empeños. Habrá de recoger la experiencia capitalina e internacional de los años siguientes e incorporarla a sus contenidos. Además de ser resultado de la instrucción del Jefe de Gobierno del Distrito Federal y de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, este Manual es consecuencia de un proceso de reestructuración policial. En una primera etapa de esa reestructuración se realizó un diagnóstico integral, se diseñó la nueva estructura y se reorganizaron las funciones prioritarias en cinco Subsecretarías y un Estado Mayor Policial bajo los siguientes principios de organización: unidad de mando operativo; transmisión y seguimiento de instrucciones y órdenes policiales; separación de la Policía de Tránsito de la Policía de Proximidad; consolidación de la carrera policial; información, tecnología e inteligencia; coordinación institucional y vinculación con la ciudadanía. Página 10 de 135
  11. 11. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Este documento será más conocido en la siguiente generación, podrá también mejorarse. Estará en plena vigencia práctica y didáctica en los años por venir, precisamente en los momentos en que, al paso del tiempo, una nueva administración se encargue de verificar su pertinencia. En la gestión de Miguel Ángel Mancera como Jefe de Gobierno de nuestra Ciudad podrá observarse que el modelo policial planteado en las siguientes páginas consolida sus resultados. Es importante que la institucionalidad sea reconocida como una expresión de continuidad de las mejores prácticas mencionadas. La procuración de justicia tiene tres columnas: la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, que encabezó Mancera en un compromiso de respaldarse con la SSPDF, como ahora lo hace su actual titular Jesús Rodríguez Almeida; la tarea del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, encabezada por el magistrado Edgar Elías Azar, y la seguridad pública, que ha sido para nosotros un maravilloso privilegio dirigir. Este documento alude a la intersección del trabajo de esas instituciones, al compromiso por especificar, esclarecer y apuntalar la labor policial, haciendo públicos los lineamientos básicos de su operación cuando tiene que acudirse a la fuerza o a su demostración. Es un indicador relevante que el doctor Mancera haya anunciado su compromiso con el fortalecimiento de la videovigilancia y, más allá, con los valores fundamentales que se protegen cuando se respalda la institucionalización de las corporaciones policiales: siempre estarán la integridad de las personas y sus bienes entre los derechos fundamentales. En los siguientes años podremos evaluar, como ciudadanos que somos, de qué manera este Manual, que se presenta tanto para su uso inmediato como a la consideración pública, corresponde y correspondió con el propósito trascendente de garantizar seguridad y orden públicos al mismo tiempo que se asegura el cumplimiento de la ley y del respeto general a los derechos humanos. En ese diagnóstico habrá que integrar las voces de especialistas, organizaciones no gubernamentales, dirigentes sociales, instituciones, empresas, hombres y mujeres, niños, jóvenes y adultos mayores que esperan compromiso y resultados de la policía. Dr. Manuel Mondragón y Kalb Coordinador de la Edición México, D.F., a 27 de septiembre de 2012. Página 11 de 135
  12. 12. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL PRESENTACIÓN Los cuerpos de seguridad son organismos públicos encargados de salvaguardar la integridad, los derechos y los bienes de las personas. En ocasiones, a pesar de haber probado distintos recursos de carácter pacífico, deben recurrir al empleo de la fuerza para restablecer el orden. La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) es consciente de que el uso de la fuerza no debe ser un pretexto para permitir la violación de los derechos humanos de los ciudadanos de la Capital. Este manual establece los límites y procedimientos de su aplicación. De esta forma se da cumplimiento a la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública del Distrito Federal publicada el 22 de abril del 2008 en la Gaceta Oficial del Distrito Federal y a su Reglamento, publicado el 25 de noviembre de 2010. El presente documento sistematiza las actuaciones deseables y unifica criterios para la aplicación del uso racional de la fuerza de los elementos policiacos de la SSPDF. También adopta lineamientos y directrices que privilegian la doctrina del derecho nacional e internacional en materia de derechos humanos. Para la creación de este compendio se contó con las valiosas aportaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), orientadas a incidir en una mejor y mayor capacitación de los elementos de la SSPDF para que puedan realizar sus funciones apegados a las normas que rigen su actuación y, al mismo tiempo, garanticen los derechos de víctimas y victimarios. Producto de una consulta constante y permanente con los organismos que por mandato constitucional también tienen la función de salvaguardar la protección de los derechos humanos, este texto tiene como principal finalidad fomentar en los cuerpos policiales del Distrito Federal el apego a los principios constitucionales que rigen el respeto a los derechos humanos y promover la formación constante de sus elementos. Página 12 de 135
  13. 13. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL OBJETIVO Dotar a los cuerpos de seguridad pública del Distrito Federal de los conocimientos teórico–prácticos necesarios que garanticen que el uso de la fuerza se ejerza respetando los principios rectores constitucionales de la actividad policial como son los de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos de todas las personas, con el fin de construir un modelo de Policía democrático acorde con los requerimientos y disposiciones que definan el Gobierno del Distrito Federal y la sociedad capitalina. La Policía debe buscar siempre la mayor protección para el amenazado y la consideración humanitaria del agresor. Página 13 de 135
  14. 14. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL ANTECEDENTES Los elementos de la SSPDF, en el desempeño de sus funciones y con la calidad de garantes que les otorga la norma, se encuentran facultados para utilizar la fuerza con el fin de salvaguardar los bienes jurídicamente tutelados en beneficio de la sociedad. La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los instrumentos internacionales, así como las comisiones nacional y del Distrito Federal en materia de Derechos Humanos señalan que los cuerpos de seguridad pública deberán respetar los derechos de las personas a quienes se aplica la fuerza y al mismo tiempo proteger a la sociedad de las conductas ilícitas, ya sean administrativas y penales. Es por ello que el 22 de abril de 2008 se publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal (GODF) la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública del Distrito Federal y el 25 de noviembre de 2010, el Reglamento de la misma. Ambos contribuyen a establecer parámetros objetivos para el uso legítimo de la fuerza de los policías de la SSPDF frente a las víctimas y victimarios de un delito. Además, el 10 de junio de 2011 se publicaron dos importantes reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que impactan directamente en la administración de justicia a nivel federal y local. La primera de ellas concierne fundamentalmente, al reconocimiento de los derechos humanos y sus garantías, y al juicio de amparo como garantía de protección a los derechos humanos de forma jurisdiccional, y platea su procedencia respecto de cualquier norma general al preverse la violación a los derechos humanos plasmados en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte. La segunda, en íntima relación con la anterior, señala el reconocimiento de la progresividad de los derechos humanos, mediante la expresión clara del principio pro persona o pro hominen como rector de la interpretación y aplicación de las normas jurídicas, en aquellas que favorezcan y brinden mayor protección a las personas. Esta última implica una serie de fundamentos como: a) Que las normas referentes a los derechos humanos deben interpretarse de acuerdo a la Constitución y los tratados internacionales favoreciendo la protección más amplia para las personas. b) Que no pueden existir tratados internacionales o convenios que alteren los derechos humanos reconocidos por la Constitución. c) Que es obligación del Estado promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, así como sancionar y reparar sus posibles violaciones. Página 14 de 135
  15. 15. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL d) Que cualquier tipo de discriminación motivada por origen étnico, género, edad, discapacidades, condición social, entre otras, queda prohibida. e) Que la educación que imparta el estado debe fomentar el respeto a los derechos humanos. f) Que los organismos públicos protectores de los derechos humanos, como la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, pueden realizar recomendaciones a las instituciones de seguridad pública y los titulares de éstas últimas deben responder a ellas, estando facultados para realizar las investigaciones que procedan cuando se registre una violación. Con el fin de cumplir y alcanzar los objetivos de dichas reformas, la SSPDF se ha propuesto preparar a sus elementos para dotarlos de las herramientas e instrumentos necesarios que gradúen racionalmente el uso de la fuerza o que en el caso extremo de recurrir a ella adopten las medidas pertinentes para velar por los derechos y trato respetuoso de todos los involucrados en los incidentes. Página 15 de 135
  16. 16. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 1.- MARCO JURÍDICO 1.1.- Instrumentos Internacionales emanados de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de sus Órganos Competentes  Declaración Universal de los Derechos Humanos.  Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos.  Código de Conducta para los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley Art. 3 Resolución 34/169 17 de diciembre de 1979.  Principios Básicos sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, adoptados por el Octavo Congreso de las Naciones Unidas sobre prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente, celebrado en La Habana, Cuba, del 27 de agosto al 7 de septiembre de 1990.  Declaración sobre los Principios Fundamentales de Justicia para las Víctimas de Delitos y del Abuso del Poder.  Declaración sobre la Protección Desapariciones Forzadas.  Principios Relativos a una Eficaz Prevención e Investigación de las Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias o Sumarias.  Conjunto de Principios para la Protección de todas las Personas Sometidas a cualquier forma de Detención o Prisión, proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, en su resolución 43/173 , del 9 de diciembre de 1988. de todas las Personas contra las 1.2.- Instrumentos Internacionales emanados de otras Instancias Internacionales  Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.  Convención Americana sobre Derechos Humanos. 1.3.- Tratados o Convenciones Internacionales  Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, del 19 de diciembre 1984. Página 16 de 135
  17. 17. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL  Convención sobre los Derechos de la Niñez, adoptada por la Liga de las Naciones Unidas en 1924 e incluida en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de la Niñez en 1959 y reconocida en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.  Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.  Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, adoptada en diciembre de 1979 y puesta en vigor en septiembre de 1981.  Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, de julio de 1998.  Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra de Lesa Humanidad, adoptada por la Asamblea General de la ONU en noviembre de 1968 mediante la Resolución 2391, con entrada en vigor en noviembre de 1970; ratificada por México en marzo de 2002 y aplicada desde junio de 2002.  Convenio de La Haya sobre Protección de Bienes Culturales, publicada en mayo de 1954 y protocolizada en mayo de 1999.  Convención sobre ciertas Armas Convencionales de 1980. 1.4.- Normatividad Federal La Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública regula la integración, organización y funcionamiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública, además de establecer la distribución de competencias y las bases de coordinación entre la Federación, los Estados, el Distrito Federal y los Municipios en esta materia. La Ley Federal contra la Delincuencia Organizada establece reglas para la investigación, persecución, procesamiento, sanción y ejecución de las penas, por los delitos cometidos por algún miembro de la delincuencia organizada. La Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos tiene por objeto reglamentar el Título Cuarto Constitucional en materia de la responsabilidad, las obligaciones y sanciones administrativas en el servicio público, así como las que se deban resolver mediante juicio político. La Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos es de orden público y de aplicación en todo el territorio nacional, respecto de los mexicanos y extranjeros que se encuentren en el país, en los términos establecidos por el apartado "B" del artículo 102 constitucional. Página 17 de 135
  18. 18. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL También resultan de interés referencial la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura, que se aplica en todo el territorio nacional en Materia de Fuero Federal y en el Distrito Federal en Materia de Fuero, y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. 1.5.- Normatividad Local La Ley de Seguridad Pública del Distrito Federal establece las bases para la organización de la Secretaría de Seguridad Pública, para el despacho de los asuntos que le competen de conformidad con lo que establecen la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, la Ley de Seguridad Pública del Distrito Federal, la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, este ordenamiento y las demás disposiciones aplicables. La Ley que Regula el Uso de la Fuerza en los Cuerpos de Seguridad Pública del Distrito Federal establece procedimientos que garanticen el cumplimiento de sus funciones para salvaguardar la integridad, los derechos y bienes de las personas, preservar las libertades, la paz pública y la seguridad ciudadana y prevenir la comisión de delitos e infracciones a las distintas disposiciones. La Ley de la Comisión de los Derechos Humanos del Distrito Federal se aplica respecto de los mexicanos y extranjeros que se encuentren en el territorio, en los términos del artículo 102, apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La Ley contra la Delincuencia Organizada del Distrito Federal establece reglas para el procesamiento, sanción y ejecución de las penas por los delitos cometidos por algún miembro de la delincuencia organizada. La Ley de Justicia para Adolescentes en el Distrito Federal establece que el Sistema Integral de Justicia para Adolescentes para el Distrito Federal es aplicable a quienes cometan un delito y tengan entre doce años cumplidos y menos de dieciocho años de edad; garantiza los derechos fundamentales que reconoce la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para todo individuo, así como aquellos derechos específicos que por su condición de personas en desarrollo les han sido reconocidos por los instrumentos internacionales y demás leyes aplicables para lograr su reintegración social y familiar, así como la plena evolución de su persona y capacidades. La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el Distrito Federal establece los principios y criterios que, desde la perspectiva de género, orienten las políticas públicas para reconocer, promover, proteger y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, además de estipular la coordinación interinstitucional para prevenirla, atenderla, sancionarla y erradicarla. El Reglamento de la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública en el Distrito Federal y el Reglamento Interior de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, que tiene por objeto preservar las libertades, el orden y la paz Página 18 de 135
  19. 19. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL públicos fueron todos considerados; también, salvaguardar la integridad y derechos de las personas; su carácter de auxiliar a la Procuraduría General de la República en materia de persecución de los delitos y a los Poderes de la Unión en términos de las disposiciones aplicables; la capacidad para investigar para prevenir los delitos federales; de desarrollar la política de seguridad pública del Poder Ejecutivo Federal y proponer su política criminal; administrar el sistema penitenciario federal, y el relativo al tratamiento de menores infractores, en los términos de las atribuciones que le encomiendan la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal y otras leyes, así como los reglamentos, decretos, acuerdos y órdenes del Presidente de la República y del Gobierno del Distrito Federal. Página 19 de 135
  20. 20. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 2.- RÉGIMEN DE RESPONSABILIDADES DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS La responsabilidad de los servidores públicos ha sido siempre motivo de preocupación en las sociedades democráticas de todos los tiempos. Nuestra Constitución establece un régimen de responsabilidades que busca tutelar el correcto y cabal desarrollo de la función administrativa y establecer, a favor de los ciudadanos, principios rectores de la función pública que se traducen en un derecho subjetivo, en una garantía a favor de gobernados y servidores públicos, para que éstos se conduzcan con apego al marco jurídico y a los principios constitucionales de legalidad, objetividad, honradez, lealtad, imparcialidad, eficiencia y respeto a los derechos humanos en el servicio público. Como servidores públicos, los elementos de la SSPDF tienen la responsabilidad de cumplir con lo establecido en las leyes y reglamentos nacionales sobre el tema. 2.1.- Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos En su Artículo 47, refiere las principales obligaciones de los servidores públicos para salvaguardar la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que deben ser observadas en el desempeño de su empleo, cargo o comisión. Algunas de ellas son cumplir con la máxima diligencia la función que les sea encomendada; utilizar los recursos e información que tengan asignados exclusivamente para los fines a los que están destinados; custodiar y cuidar la documentación que conserven bajo su cuidado, y proporcionar en forma oportuna y veraz todos los datos solicitados por la institución a la que legalmente le competa la vigilancia y defensa de los derechos humanos. 2.2.- Ley de Seguridad Pública del Distrito Federal Establece en su Artículo 17 que, independientemente de las obligaciones que establece la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, los elementos de la SSPDF tienen la obligación de respetar y proteger los derechos humanos y el compromiso de no discriminar en el cumplimiento de sus funciones a persona alguna en razón de su raza, religión, sexo, condición social, preferencia sexual, ideología política o por algún otro motivo. Además, los instruye a desempeñar con honradez, responsabilidad y veracidad el servicio encomendado, debiendo abstenerse de todo acto de corrupción, así como de hacer uso de sus atribuciones para lucrar. Agrega que nunca deben infligir ni tolerar actos de tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes a quienes se encuentren bajo su custodia. Página 20 de 135
  21. 21. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 2.3.- Ley de Responsabilidad Patrimonial del Distrito Federal Desde que entró en vigor en 2009, tiene por objeto fijar las bases, límites y procedimientos para reconocer el derecho a la indemnización a las personas que sufran un daño en cualquiera de sus bienes y derechos como consecuencia de la actividad administrativa irregular del Gobierno del Distrito Federal. Señala que por un mal desempeño en sus funciones diarias o un mal uso de la fuerza, los elementos de la SSPDF pueden ser sancionados administrativa y penalmente e inhabilitados en su cargo, según la gravedad de la conducta ilícita que cometan. Establece que las indemnizaciones contemplarán el pago del daño emergente, lucro cesante o perjuicio, resarcimiento por daño personal y moral, según los resultados de la actividad administrativa irregular y el daño producido a los bienes o derechos del particular. Página 21 de 135
  22. 22. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 3.- PREVENCIÓN DE LA TORTURA Y TRATOS CRUELES, INHUMANOS Y/O DEGRADANTES Al realizar acciones dirigidas a salvaguardar la integridad y el patrimonio de las personas, prevenir la comisión de delitos e infracciones a las disposiciones gubernativas y preservar el orden y la paz pública, los elementos de la Policía de la SSPDF están comprometidos también a erradicar la comisión de tratos crueles, inhumanos y degradantes, inadmisibles aún en situaciones excepcionales como inestabilidad política interna, urgencia en las investigaciones o bajo la orden de un superior jerárquico o de cualquier otra autoridad. Para ello, deberán cumplir con lo establecido en distintos documentos nacionales e internacionales de cuyo contenido se ofrece una síntesis a continuación. 3.1.- Declaración Universal de los Derechos Humanos Además de establecer en su Artículo 5 que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, este documento distingue entre cada de una esas categorías. Define a la tortura como la forma agravada y deliberada de trato o castigo cruel, inhumano o degradante para obtener información o confesiones o para infligir un castigo. La Declaración establece que el tratamiento o castigo de un individuo es considerado cruel cuando se complace con el sufrimiento ajeno, inhumano por ser deliberado y causar un sufrimiento físico o mental, y degradante cuando se le humilla de forma grosera frente a otros o lo lleva a actuar contra su voluntad o conciencia, provocando en la víctima un sentimiento de angustia, miedo e inferioridad. Estas definiciones son compartidas por convenios y acuerdos internacionales que han sido suscritos por nuestro país, como la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, redactada en Nueva York el 10 de diciembre de 1984, o la declaración del V Congreso de la Organización de las Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Entre los tratos que son considerados actos de tortura por la ONU se encuentran provocar deliberadamente cualquier dolor físico, aplicar técnicas de desorientación o privación sensorial, violación o acoso sexual y violencia psicológica. Vale la pena mencionar que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal asentó en el Acta No. 11/2007 el Acuerdo por el que se aprueba la política a través de la cual se implementará la estrategia para la atención de los casos en los que se denuncia tortura ante ella. Página 22 de 135
  23. 23. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 3.2.- Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura (LFPST) y Código Penal para el Distrito Federal La profesionalización de los Cuerpos Policiales y de los servidores públicos que participan en la custodia y tratamiento de toda persona sometida a arresto, detención o prisión, así como la organización de cursos de capacitación del personal para fomentar el respeto de los Derechos Humanos y la continua vigilancia y asistencia de la población son las medidas fundamentales para prevenir la tortura establecidas en el Artículo 2 de la LFPST. En la Ley, al igual que en el Código Penal para el Distrito Federal, se advierte que los servidores públicos que inflijan dolores y sufrimientos físicos o psicológicos a una persona para obtener información, castigarla o coaccionarla para que realice o deje de realizar una conducta determinada serán sancionados con prisión de tres a doce años, de doscientos a quinientos días de multa e inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión públicos hasta por dos tantos del lapso de privación de libertad impuesta. Las mismas sanciones se impondrán al servidor que instigue o autorice a otro a cometer tortura o no impida su comisión; así como al particular que, instigado o autorizado por un servidor público, cometa tortura. Finalmente, al servidor público que conozca de un hecho de tortura y no lo denuncie de inmediato se le impondrán de tres meses a tres años de prisión y de quince a sesenta días multa. 3.3.- Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes Es considerada uno de los principales instrumentos jurídicos de carácter internacional que regulan la protección de los derechos humanos y que tienen total y plena vigencia tanto a nivel nacional como en la Ciudad de México desde que nuestro país la aceptó y ratificó, el 23 de junio de 2003. Algunas de sus disposiciones más destacadas son la instrucción a los Estados para que tomen las medidas necesarias para impedir los actos de tortura en todo su territorio y se aseguren de ofrecer al personal encargado de la aplicación de la ley una formación profesional encaminada a prohibir la tortura. Además de comprometerlos a que garanticen una justa indemnización y rehabilitación a las víctimas de tortura. El documento también contempla un sistema de relaciones de apoyo entre los gobiernos nacionales para combatir la tortura a nivel internacional a través de tratados de extradición y diversos mecanismos que faciliten la prevención y el castigo a este deleznable delito. Página 23 de 135
  24. 24. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 3.4.- Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura Explica que los responsables de cometer el delito de tortura en los interrogatorios, detenciones o arrestos pueden ser los empleados o funcionarios públicos que ordenen, instiguen o induzcan a su realización, así como las personas que a instigación de funcionarios o empleados públicos la practiquen. En ese sentido, establece la obligatoriedad de los Estados de realizar de manera oficiosa y de inmediato las investigaciones pertinentes cuando exista una denuncia o razón fundada para creer que se ha cometido un acto de tortura en el ámbito de su jurisdicción y de incorporar en sus legislaciones nacionales normas que garanticen una compensación adecuada a las víctimas de este delito. 3.5.- Algunos conceptos derivados del Comité de Naciones Unidas Contra la Tortura y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Los trabajos de este Comité han logrado consolidar y difundir la aceptación mundial de que el respeto a la integridad física y psíquica de las personas se constituye en un lugar privilegiado en el derecho internacional de los derechos humanos. En sus sesiones se han elaborado definiciones precisas para dotar a los funcionarios públicos que tienen la obligación de aplicar la ley de un mejor y más amplio conocimiento sobre las limitaciones que deben existir en la realización de sus actividades, por ejemplo, que existen diversos grados de tortura: la física, la física muy grave, la implícita y la psicológica. Además, que el concepto de penas crueles, inhumanas y degradantes deriva del derecho que tienen los Estados de aplicar penas a los trasgresores de la Ley mientras no atenten gravemente contra la integridad física y psíquica del detenido, estén plenamente reconocidas por la normatividad y sean aplicadas por las autoridades correspondientes. En ningún caso y por ningún motivo lo puede hacer un elemento de los Cuerpos Policiales. 3.6.- Protocolo de Estambul. Manual para la Investigación y Documentación Eficaces de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes. Fue realizado por un grupo de 75 expertos en disciplinas como el derecho, la salud y los derechos humanos, 40 de ellos representantes de organizaciones e instituciones de 15 países, a partir de la necesidad de dotar de un marco ético profesional a todas las personas que intervienen en las investigaciones de actos de tortura, ya que a pesar de que se han registrado importantes esfuerzos en su combate y prevención a nivel mundial, se siguen presentando casos vinculados con las actividades que implican uso legítimo de la fuerza. Página 24 de 135
  25. 25. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Los expertos conformaron un compendio normativo sobre una de las herramientas más importantes para combatir la tortura: la documentación eficaz que debe ser utilizada por los Estados para contar con las pruebas de torturas y malos tratos que agilicen la impartición de justicia. Los principios sistemáticos que establece el Protocolo de Estambul están destinados a aclarar los hechos y reconocer la responsabilidad de las personas o los Estados ante las víctimas y sus familias, determinar las medidas necesarias para impedir que se repitan estos actos y facilitar el procesamiento y, cuando corresponda, el castigo mediante sanciones disciplinarias de las personas cuya responsabilidad se haya determinado en la investigación. 3.7.- Protocolo de Minnesota. Manual sobre la Prevención e Investigación Eficaces de las Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias o Sumarias. Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1991 Este instrumento fue elaborado como respuesta a la grave situación prevaleciente en el mundo relativa a las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias que no se registran y quedan impunes. Su elaboración requirió años de estudio, investigación y redacción, y en su conformación participó un gran número de profesionistas especializados en distintas ramas del conocimiento vinculadas con la materia, tales como médicos y patólogos forenses, abogados y miembros de organizaciones no gubernamentales. Este Protocolo establece un procedimiento específico para la indagación que incluye el estudio del lugar de los hechos, las pruebas y los enfoques de la investigación, así como los testimonios personales. También contempla protocolos modelo para la realización de autopsias, exhumaciones y análisis de restos óseos. Una de sus principales aportaciones consiste en que siempre que se sospeche la participación de un gobierno porque la víctima fue vista por última vez en la custodia de la Policía o detenida, porque el modus operandi sea reconocidamente imputable a escuadrones de la muerte patrocinados por el Estado, cuando personas del gobierno o relacionadas con éste hayan intentado obstruir o retrasar la investigación del homicidio y cuando no puedan obtenerse las pruebas físicas o de testigos esenciales a la investigación, se constituirá una Comisión Indagatoria Especial. El Manual apuesta a que el temor de la condena por la comunidad internacional puede estimular a los gobiernos a acatar las normas relativas a la investigación, lo que, a su vez, redundaría en la reducción de las ejecuciones extralegales, arbitrarias o sumarias. Página 25 de 135
  26. 26. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 4.- DERECHOS HUMANOS Y USO DE LA FUERZA En la SSPDF sabemos que la seguridad pública es la piedra angular de la cual se vale el Estado para establecer el orden y la convivencia armónica y respetuosa de los miembros de la sociedad que les garantice posibilidades reales de desarrollar sus potencialidades, por eso, nos hemos dado a la tarea de implementar, en irrestricto apego a las atribuciones asignadas a esta institución, diversas acciones y programas encaminados a prevenir los delitos y las infracciones administrativas, hacer cumplir las leyes y los reglamentos, salvaguardar el orden y la paz pública, así como proteger los legítimos intereses y los bienes jurídicos de los ciudadanos. Para lograr estos objetivos, en ocasiones es necesario que los cuerpos policiacos de la SSPDF recurran al uso de la fuerza. No obstante, en la SSPDF estamos conscientes de que el tema del combate a la inseguridad no es justificación, bajo ninguna circunstancia, para que la autoridad y los cuerpos policiacos, en el cumplimiento de sus labores, realicen prácticas violatorias y en detrimento de los derechos humanos so pretexto de mayor seguridad pública. Comprendemos que el concepto fundamental sobre el que debe descansar la idea de la seguridad pública tiene que obedecer a políticas públicas que establezcan medidas para dar respuesta efectiva a las legítimas demandas planteadas por la sociedad, entre las cuales, es primordial que la actuación de los cuerpos policíacos se apegue a los principios de legalidad, eficiencia, profesionalismo y honradez establecidos en el artículo 21 de la Carta Magna. Por ello, con el fin de velar por la seguridad de los habitantes de la Ciudad de México y, al mismo tiempo, ser respetuoso de los derechos humanos, los cuerpos policiacos de la SSPDF deben considerar lo siguiente:  Toda persona tiene derecho a la vida, a su integridad y a no ser sometida a torturas ni tratos crueles.  Respetar y proteger la dignidad humana, mantener y defender los derechos humanos de todas las personas.  Toda persona acusada de algún delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su plena responsabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.  En la protección y el servicio a la comunidad, la Policía no discriminará por motivos de raza, sexo, orientación sexual o identidad de género, religión, idioma, color, opinión política, origen nacional, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Página 26 de 135
  27. 27. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL  Nadie podrá ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, familia, propiedad, domicilio o en su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.  Las víctimas y los testigos serán tratados con respeto, dignidad y comprensión. La Policía deberá abstenerse de cualquier acto u omisión que cause la suspensión o deficiencia en el otorgamiento de la seguridad pública u ocasione algún abuso o ejercicio indebido de la misma.  Toda persona detenida será informada, en el momento de su detención, del motivo y razones de ésta y ante qué autoridad será presentada.  Nadie podrá ser sometido a detención o prisión arbitraria e ilegal.  Nadie será obligado a confesarse culpable ni a declarar contra sí mismo. Como se mencionó anteriormente, en ocasiones, los cuerpos de seguridad, como la Policía, recurren al uso de la fuerza cuando, en el ejercicio de sus funciones, se encuentran ante la imposibilidad de hacer cumplir la ley por otras formas como la presencia, el diálogo, la persuasión o la advertencia. En este caso, los elementos de seguridad saben que la fuerza permitida ha de responder a los requisitos de legalidad, racionalidad, estricta necesidad y proporcionalidad, y cuya valoración dependerá de la situación en la que se aplique considerando lo siguiente:  Recurrir preferentemente a medios no violentos.  Utilizar la fuerza sólo cuando sea estrictamente necesario.  Reducir al mínimo los daños y las lesiones.  Utilizar la fuerza sólo para fines lícitos de aplicación de la Ley.  No hay excepciones ni excusas para el uso ilegítimo de la fuerza.  La fuerza debe ser proporcional a los objetivos lícitos. 4.1.- Recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal relacionadas con el uso ilegítimo de la fuerza en su modalidad de tortura, trato inhumano, cruel o degradante. En la SSPDF hemos decidido incluir en este manual las recomendaciones 10/2011 y 11/2011 hechas por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), que tienen como fin brindar a los elementos policiales mayores y mejores herramientas de Página 27 de 135
  28. 28. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL conocimiento y práctica sobre la defensa y salvaguarda que deben procurar de los derechos humanos en su actuación al hacer un uso legítimo de la fuerza. Recomendación 10/2011 El 20 de diciembre de 2011, la CDHDF emitió la Recomendación 10/2011, dirigida a la SSPDF y a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), por casos de detenciones arbitrarias, actos de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes, por parte de policías y agentes de ambas instituciones. La Recomendación 10/2011 responde a cuatro casos en los que cinco personas fueron violentadas en sus derechos a la integridad personal por tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes; a la libertad y seguridad personales por detención arbitraria e ilegal; y de acceso a la justicia, por omisión de investigar eficaz y oportunamente y por el retardo injustificado en la integración de la averiguación previa de las situaciones por las que fueron sometidos por la Policía. Esta recomendación refiere que los derechos humanos deben aplicarse tomando como obligación lo dictado e interpretado por los organismos internacionales a través de sus pronunciamientos, opiniones y observaciones, procurando asegurar el más alto nivel de protección posible a las personas. Además, señala conveniente remarcar la existencia de violaciones que a nivel internacional son calificadas como graves, flagrantes o manifiestas, que se concretan en actos como la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas y algunas formas modernas de la esclavitud; en concordancia con el Código Federal de Procedimientos Penales, que en su artículo 194 califica como delitos graves la violación sexual y la trata de personas, entre otros. También realizó las siguientes recomendaciones a la SSPDF: la publicación en la página web de la SSPDF de las medidas y mecanismos que está implementando para eliminar todas las prácticas violatorias a los derechos humanos cometidas por sus servidores públicos que realizan función policial; el diseño y/o implementación de los mecanismos suficientes, adecuados y eficaces para evitar la repetición de esas conductas; la publicación en su página de los avances en las investigaciones internas iniciadas en contra de los servidores públicos que realizan función policial y han violado derechos humanos, en particular las investigaciones mencionadas en los puntos recomendatorios tercero y cuarto de esta Recomendación. Recomendación 11/2011 Esta Recomendación hace referencia a un caso de tortura cometido por parte de elementos policiacos de la SSPDF, quienes violaron derechos humanos de integridad personal por actos de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes de una persona. Página 28 de 135
  29. 29. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL La CDHDF concluyó la existencia de actos de tortura, a través de los siguientes elementos: La intencionalidad: el daño severo ocasionado al agraviado no fue resultado de una actividad fortuita, sino que fue premeditado y el sufrimiento padecido desde que fue detenido, trasladado, e interrogado fue resultado de actos deliberados. El sufrimiento físico o mental severo: debido a la duración, el método y las consecuencias psicológicas, se determinó que las acciones que en su contra fueron infligidas, le ocasionaron el síndrome de estrés postraumático. La finalidad: se comprobó que los dolores y sufrimientos físicos y mentales infligidos al agraviado fueron para obtener una confesión. Derivado de lo anterior, recomendó que la SSPDF implemente medidas preventivas y sancionatorias respecto de los servidores públicos que aprovechan su posición para violentar los derechos de otras personas sobre las cuales se tiene una ventaja, además de que, siendo enorme su responsabilidad institucional, es imprescindible que adopte medidas para garantizar una cultura de respeto a los derechos humanos, concluyendo que se violó el derecho a la integridad personal del agraviado por no haberlo protegido cuando estaba en custodia de las autoridades y por no haber adoptado medidas para hacer cesar los abusos de que era víctima. Página 29 de 135
  30. 30. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 5.- INTERVENCIÓN POLICIAL La intervención policial es la actividad en la que los cuerpos de seguridad se desenvuelven en diversas acciones con el fin de mantener el orden público. Estas acciones pueden ir desde sólo la vigilancia hasta la injerencia en situaciones de violencia. Existen principios básicos que norman la actuación del policía. Estos principios le permiten cuidar de su vida, planear la forma en que puede intervenir y asegurar el éxito de su operación. Algunos de los principios básicos son:  Cerciorarse de las condiciones de seguridad sin obviar nada.  Debe acreditar documentalmente la identificación de personas o vehículos.  En toda intervención se establece interdependencia entre compañeros.  Controlar la situación. No debe crear dudas sobre su función ante el ciudadano debido a reiteradas rectificaciones.  Empleo de la fuerza mínima necesaria.  Tener certeza sobre cómo proceder en cada incidente y establecer límites.  Mostrar una actitud agresiva ante el victimario no asegura el éxito de la operación.  La seguridad de un detenido es responsabilidad suya hasta que se encuentre a disposición del Ministerio Público.  Usar técnicas de control como la revisión corporal preventiva o el esposamiento, si la situación lo exige. 5.1 Seguridad policial En su intervención, el policía debe adoptar una serie de precauciones que le permitan evitar riesgos tanto en su persona como en el de las víctimas. Estas son:  Valorar la situación y las condiciones en las que debe actuar; considerar la ubicación, tipo de evento, características y particularidades de los individuos involucrados, ventaja numérica de policías.  No distraerse, ni manipular armas sin justificación. Debe mantenerse atento a su entorno. Página 30 de 135
  31. 31. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL  Conocer el funcionamiento y uso adecuado de las armas y equipo a su disposición. Es importante que realice una valoración objetiva de la situación a la que se puede enfrentar, pues las situaciones que se presentan ante el policía tienen diferentes niveles de riesgo, desde un nivel mínimo hasta un enfrentamiento mortal. Se reconocen tres niveles de seguridad: Situación normal: no hay peligro, pero debe mantener su atención. Situación de riesgo: ante un posible evento, debe aumentarse la precaución y determinar diferentes estrategias. Situación de alto riesgo: es necesario extremar las medidas de seguridad ante un riesgo latente. Es importante que el policía considere que si no cuenta con los niveles mínimos de seguridad es mejor no intervenir y pedir refuerzos, pues se puede generar innecesariamente más tensión. 5.2 Medidas básicas de seguridad para el policía antes, durante y después de su intervención La intervención policial es una operación metódica, lo que implica la realización de diversas actividades que permiten asegurar el cuidado de la intervención, así como la protección de la vida del policía y de las víctimas. Para ello, se deben seguir las siguientes normas básicas: Antes  Tener un conocimiento completo de lo que ocurrió en su lugar de trabajo antes del cambio de turno.  Revisar la condición del armamento, equipos y herramientas.  Identificar los objetivos y conocer las órdenes de operación.  Mantener al tanto al jefe de cuadrante y al jefe de sector, región o zona, sobre la situación a la que posiblemente se enfrente. Durante  Si detecta que se está presentando un delito, es necesario permanecer en el lugar cercano a los hechos. Página 31 de 135
  32. 32. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL  Extremar las precauciones que permitan protegerse ante cualquier amenaza de peligro.  Elaborar un plan de acción en caso de que los victimarios se encuentren en la zona donde ocurrió el delito.  Solicitar a los probables responsables su rendición mediante la palabra. En caso de que no accedan, recurra al uso moderado de la fuerza.  Pedir el apoyo de los servicios de emergencia en caso de existir lesionados.  Reportar al cuadrante o sector el resultado de la intervención y realizar la puesta a disposición ante la autoridad competente. Después  Asegurar que indispensables.  Verificar que el lugar de los hechos esté intacto.  Reportar a su jefe de cuadrante todas las acciones desarrolladas y registrarlas para la elaboración del informe policial.  Inspeccionar nuevamente las condiciones de su armamento, herramientas, a fin de estar preparado ante una nueva intervención.  Informar al relevo las novedades y delegar las consignas. las personas lastimadas tengan los servicios médicos equipo y El policía siempre deberá mantener comunicación con el mando, además de ser prudente y no provocar al agresor. Página 32 de 135
  33. 33. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 6.- PATRULLAJE El patrullaje consiste en una técnica policial que tiene como fin prevenir y atender los delitos y faltas administrativas; también permite la proximidad del policía y su oportuna intervención ante un delito que se comete en el momento. El patrullaje tiene dos objetivos principales: disminuir los índices delictivos y brindar al policía el conocimiento necesario del cuadrante para saber cómo actuar ante una situación peligrosa. La técnica del patrullaje se puede ejecutar en tres formas básicas:  Estacionaria. Esta técnica se efectúa por disposición expresa, siguiendo instrucciones estratégicas específicas; debe ser autorizada. Es muy importante que el policía permanezca en un punto fijo, para que realice labores de observación y presencia policial.  Móvil. La fuerza policial se distribuye por determinadas zonas, variando las rutas y horarios, para incrementar la presencia policial en un área específica.  Mixta. Es el fundamento táctico de las operaciones de la Policía, consiste en una combinación entre la vigilancia móvil y estacionaria; la decisión de realizar una u otra táctica es responsabilidad del policía a cargo de la patrulla. Para realizar un patrullaje eficiente es necesario determinar el objetivo, conocer los límites territoriales (cuadrantes) de responsabilidad para controlar la distribución de las patrullas en el terreno y tener conocimiento de estadística delictiva: ubicación, tamaño y tipo de la población; topografía del área (zona residencial, centros comerciales, zona industrial, de servicios financieros, diversión, entre otras). 6.1 Tipos de patrullaje Existen varios tipos de patrullaje: patrullaje a pie, en vehículo, motocicleta, bicicleta, caballo, entre otros. A continuación se hacen algunas recomendaciones para los patrullajes más comunes: a pie y en vehículo. Para realizar el patrullaje a pie se recomienda:  Trabajar en parejas con el propósito de tener un buen control de la zona y reacción ante algún hecho delictivo.  Crear unidades cercanas de patrullaje para extender la cobertura en la zona y realizar intervenciones oportunas en situaciones de riesgo.  Hacer sentir la presencia del policía entre la población. Página 33 de 135
  34. 34. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL  Mantener vigilancia constante desde las esquinas de las cuadras, para vigilar a los peatones y el tráfico en general. Es recomendable colocarse en un lugar seguro que le sirva de resguardo en situaciones de riesgo.  Alterar las rutas de patrullaje, para evitar realizar el mismo recorrido.  Todos los policías deberán estar equipados con un arma corta y en su caso de una larga, cuando lo requiera la estrategia a seguir. Para realizar el patrullaje en vehículo:  Trabajar en parejas con el propósito de tener un buen control de la zona y reacción ante algún hecho delictivo.  Respetar el límite de velocidad permitido por el Reglamento de Tránsito del Distrito Federal.  Circular sobre el lado derecho de la calle durante la vigilancia.  El policía debe estar equipado con un arma.  Durante la vigilancia nocturna es necesario encender las torretas para anunciar la presencia de la policía en el lugar.  Utilizar los señalamientos de emergencia que se requieran para cumplir las funciones asignadas. Página 34 de 135
  35. 35. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 7.- PRINCIPIOS GENERALES QUE RIGEN EL USO DE LA FUERZA 7.1.- Principios generales para el uso racional de la fuerza La SSPDF, en cumplimiento de la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Pública del Distrito Federal y su Reglamento, establece los principios que deben regir la actuación de los cuerpos de seguridad de esta institución, mismos que constituyen el marco de actuación policial que determina que los cuerpos de seguridad pública podrán utilizar la fuerza exclusivamente bajo los siguientes principios. a) Legalidad Los elementos de la Policía de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal sólo pueden emplear la fuerza con motivo del cumplimiento de los deberes que les impone la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Ley de Seguridad Pública del Distrito Federal, la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad del Distrito Federal y su Reglamento, y demás ordenamientos aplicables. b) Racionalidad La fuerza que use el policía debe ser racional, es decir lógica y consciente, acorde a las circunstancias específicas y a la situación que enfrenta y sólo debe aplicarse cuando sea estrictamente necesario y en la medida que la requiera para el desempeño de sus funciones. Para mayor claridad con respecto al pensamiento lógico en el tema del uso de la fuerza, se debe considerar lo siguiente: 1) Cuando es resultado de una decisión que valora el objetivo que se persigue, las circunstancias del caso y las capacidades, tanto del sujeto a controlar como del mismo policía. 2) Cuando se haga uso diferenciado de la fuerza. 3) Cuando se usen, en la medida de lo posible, los medios no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza física y de las armas. 4) Cuando se utilicen la fuerza física y las armas solamente después de que otros medios resulten ineficaces o no garanticen de ninguna manera el logro del resultado previsto. c) Congruencia Es la relación lógica que se establece entre las circunstancias que rodean la conducta que obliga al uso de la fuerza necesaria. Página 35 de 135
  36. 36. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL d) Oportunidad Es la que determina la efectividad en el uso de la fuerza en el momento necesario para contrarrestar, controlar o repeler una acción de resistencia o agresiva de la persona a detener. Una vez controlada la situación, debe suspenderse el uso de la fuerza. e) Proporcionalidad La fuerza que use el policía debe ser proporcional a la gravedad del delito, a la gravedad de la conducta del presunto delincuente o infractor, la clase y la magnitud de la resistencia u oposición presentada y sólo debe de aplicarse cuando sea estrictamente necesario en la medida que lo requiera el desempeño de las funciones del policía. f) Estricta Necesidad Antes de emplear la fuerza se deben agotar todos los medios pacíficos disponibles, estos medios pueden ser la presencia y las indicaciones o advertencias verbales, entre otros. De cualquier forma, habrá que analizar la intensidad del peligro y la necesidad de una actuación inmediata. g) Sensatez En el momento de hacer uso de la fuerza, el policía debe manifestar capacidad de ser prudente. Es decir, elegir objetivamente entre la mejor opción o lo bueno de lo malo. El policía deberá tomar en cuenta los siguientes aspectos para saber si aplica el uso de arma de fuego. 1) Los hechos ocurridos y las circunstancias del mismo. 2) La gravedad o violencia con la que se cometió el delito o la infracción de que se trate. 3) El grado de amenaza que pudiera(n) representar la(s) persona(s) que se pretende controlar o que representa(n) un riesgo para la comunidad, el policía o para terceras personas. 4) El nivel de resistencia o su clara oposición a la detención. 7.2.- Principios adicionales para el uso de la fuerza 7.2.1.- Lesividad mínima Todo elemento policiaco deberá evitar al máximo, dentro de los límites racionales, lesionar al sujeto que requiere controlar y, en caso de que sea inevitable hacerlo, deberá asegurarse de que sean las menos posibles y de menor gravedad y sin la intención de atentar contra su vida. Página 36 de 135
  37. 37. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 7.2.2.- Uso de la fuerza mínima en la preservación de la paz pública Al dispersar reuniones violentas en la vía pública que, aunque ejerciendo una garantía constitucional, se han salido del orden y han trasgredido la ley, los elementos de Policía de la Secretaría de Seguridad Pública procurarán evitar el empleo de la fuerza. Si usarla se vuelve indispensable, la limitarán al mínimo estrictamente necesario, utilizando el equipo adecuado según las circunstancias que se presenten en cada caso, sin hacer uso de armas letales. En ocasiones, también los elementos de Policía de la Secretaría de Seguridad Pública tendrán que preservar la paz pública después de un evento súbito que dé origen a un desastre, o previendo la afectación de personas y dada la gravedad del hecho. Estos eventos o riesgos son: I. Agentes perturbadores de origen geológico: Sismos o terremotos, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra, corrientes, avalanchas o aludes, derrumbes y hundimientos. II. Agentes perturbadores de origen hidro-meteorológico: Inundaciones pluviales y fluviales; tormentas de nieve, granizo y eléctricas; heladas y ondas gélidas. III. Agentes perturbadores de origen físico-químico: Tales como incendios de todo tipo, explosiones, fugas tóxicas y radiaciones; envenenamiento e intoxicaciones, etc. IV. Agentes perturbadores de origen sanitario-ecológico: Epidemias, plagas y contaminación del aire, agua, suelo y alimentos. V. Agentes perturbadores de origen socio-organizativo: Marchas y mítines; eventos deportivos y musicales; terrorismo o amenazas de bomba; accidentes aéreos y terrestres, y traslados masivos de población. 7.2.3.- Causas de exclusión de los delitos El Código Penal del Distrito Federal también establece una serie de disposiciones que se relacionan con el uso de la fuerza y que complementan la información que todo elemento policial debe tener para el buen ejercicio de su función pública. El Artículo 29 establece las siguientes causas excluyentes del delito: I. II. III. (Ausencia de conducta). La actividad o la inactividad se realice sin intervención de la voluntad del agente. (Atipicidad). Falte alguno de los elementos que integran la descripción legal del delito de que se trate. (Consentimiento del titular). Se actúe con el consentimiento del titular del bien jurídico afectado, o del legitimado legalmente para otorgarlo, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: a) Que se trate de un bien jurídico disponible. b) Que el titular del bien jurídico, o quien esté legitimado para consentir, tenga la capacidad jurídica para disponer del bien. Página 37 de 135
  38. 38. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL c) Que el consentimiento sea expreso o tácito y no medie algún vicio del consentimiento. IV. V. VI. VII. VIII. Se presume que hay consentimiento cuando se realiza en circunstancias tales que permitan suponer fundadamente que, de haberse consultado al titular del bien o a quien esté legitimado para consentir, éstos hubiesen otorgado el consentimiento. (Legítima defensa). Se repela una agresión real, actual o inminente y sin derecho, en defensa de bienes jurídicos propios o ajenos, siempre que exista necesidad de la defensa empleada y no medie provocación dolosa suficiente e inmediata por parte del agredido o de su defensor. Se presume que existe legítima defensa, salvo prueba en contrario, cuando se cause un daño o quien por cualquier medio trate de penetrar o penetre, sin derecho, al lugar en que habite de forma temporal o permanente el que se defiende, al de su familia o al de cualquier persona respecto de las que el agente tenga obligación de defender, a sus dependencias o al sitio donde se encuentren bienes propios o ajenos respecto de los que exista la misma obligación. Igual presunción existirá cuando el daño se cause a un intruso al momento de sorprenderlo en alguno de los lugares antes citados en circunstancias tales que revelen la posibilidad de una agresión. (Estado de necesidad). Se obre por la necesidad de salvaguardar un bien jurídico propio o ajeno, de un peligro real, actual o inminente, no ocasionado dolosamente por el sujeto, lesionando otro bien de menor o igual valor que el salvaguardado, siempre que el peligro no sea evitable por otros medios y el agente no tuviere el deber jurídico de afrontarlo; (Cumplimiento de un deber o ejercicio de un derecho). La acción o la omisión se realicen en cumplimiento de un deber jurídico o en ejercicio de un derecho, siempre que exista necesidad racional de la conducta empleada para cumplirlo o ejercerlo; (Inimputabilidad y acción libre en su causa). Al momento de realizar el hecho típico, el agente no tenga la capacidad de comprender el carácter ilícito de aquél o de conducirse de acuerdo con esa comprensión, en virtud de padecer trastorno mental o desarrollo intelectual retardado, a no ser que el sujeto hubiese provocado su trastorno mental para en ese estado cometer el hecho, en cuyo caso responderá por el resultado típico producido en tal situación. (Error de tipo y error de prohibición). Se realice la acción o la omisión bajo un error invencible, respecto de: a) Algunos de los elementos objetivos que integran la descripción legal del delito de que se trate. b) La ilicitud de la conducta, ya sea porque el sujeto desconozca la existencia de la ley o el alcance de la misma o porque crea que está justificada su conducta. IX. (Inexigibilidad de otra conducta). En atención a las circunstancias que concurren en la realización de una conducta ilícita, no sea racionalmente exigible al sujeto Página 38 de 135
  39. 39. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL una conducta diversa a la que realizó, en virtud de no haberse podido conducir conforme a derecho. 7.3.- Recomendaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sobre el Uso de la Fuerza y Armas de Fuego. Una de las organizaciones internacionales que más ha contribuido al uso racional de la fuerza es el Comité Internacional de la Cruz Roja. Sus observaciones y recomendaciones son regularmente aceptadas por todos los Estados que conforman y participan en el sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Uno de los temas más íntimamente ligados al uso de la fuerza es el de la utilización de armas de fuego letales en casos en los que regularmente no es necesaria su utilización, como es, precisamente, aquellos en los que actúa la Policía. Por ello, el CICR ha establecido que “la eficacia de las armas no letales o menos letales, como cualquier tecnología, depende de su correcto uso, entrenamiento eficiente y adecuación al tipo de situaciones en las que deben ser (o no ser) empleadas”. El CICR señala que el empleo de las armas de fuego debe evaluarse a la luz de dos premisas: “La primera está en relación con la regulación interna, así como con la adecuación de ésta a la normativa internacional de los derechos humanos, en particular el derecho a la vida y a la seguridad personal; la segunda radica en un aspecto técnico y se refiere a la necesidad de que exista entrenamiento no sólo adecuado, sino idóneo y suficiente en cantidad, para el correcto uso de este tipo de armas.” Finalmente, el CICR concluye que la tecnología “no letal” o de “menor letalidad” debe ser la mejor opción para que la Policía actúe con menor letalidad, criterio que debe ser considerado como opción primera en las labores que desarrollan los cuerpos y las fuerzas de seguridad pública. Página 39 de 135
  40. 40. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 8.- CLASIFICACIÓN DE LAS ARMAS 8.1.- Clasificación general Un arma se puede definir como una herramienta de agresión útil para la caza y la autodefensa, cuando se usa contra animales, y puede ser utilizada contra seres humanos en tareas de ataque, defensa y destrucción de fuerzas o instalaciones enemigas, o simplemente como una efectiva amenaza. Las armas se clasifican generalmente en tres categorías: ofensivas, defensivas y ofensivo-defensivas. Las armas ofensivas también se clasifican, a su vez, en armas de proyección y químicas. Las armas de proyección son las armas de fuego, largas y cortas y, entre las segundas, están los agentes químicos. La segunda categoría, es decir, las armas defensivas agrupan a los instrumentos que sirven únicamente para protección de la persona que los utiliza. Entre ellas podemos mencionar los escudos, cascos, espinilleras y rodilleras. Por último se encuentran las ofensivo-defensivas que como su nombre lo indica sirven tanto para someter al agresor como para defenderse. Un ejemplo de éstas es el PR-24. Proyección Ofensivas Armas largas Armas cortas  Pistolas Químicas Defensivas Protección  Escudos  Cascos  Rodilleras  Espinilleras Ofensivo Defensivas Clasificación General de las Armas  Agentes químicos Proyección Protección  PR-24 8.2.- Clasificación de las armas en función del uso legítimo de la fuerza por parte de los cuerpos policiales 8.2.1.- Armas letales (armas de fuego) Son aquellas que al ser utilizadas ponen en riesgo la vida e incluso pueden privar al individuo de la misma. Este tipo de armas pueden ocasionar lesiones graves o la muerte. Su uso ha sido definido de conformidad con la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y su Reglamento, así como con el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Página 40 de 135
  41. 41. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Justicia y la Legalidad, suscrito el 21 de agosto del 2008 por los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública en la sesión XXIII y con los acuerdos que determine la Secretaría de la Defensa Nacional. Disposiciones todas ellas encaminadas a garantizar los derechos humanos del ciudadano, en concordancia con lo establecido en el Artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La SSPDF cuenta con un padrón de armas que están autorizadas por la Secretaría de la Defensa Nacional y que señala que serán consideradas como armas de cargo o reglamentarias las siguientes: Las armas de fuego se pueden clasificar en: armas cortas (revólver y pistola) y armas largas (fusil, carabina escopeta y subametralladora). 8.2.1.1.- Armas cortas a) Revólver: Arma que se caracteriza por tener un cilindro. b) Pistola: Arma de fuego semiautomática que aprovecha los gases producidos por la combustión de la pólvora para accionar sus mecanismos de acerrojamiento y percusión, utilizan municiones alojadas en un cargador. Página 41 de 135
  42. 42. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 8.2.1.2.- Armas largas Ejemplo: La Escopeta Medida 12” es un arma de fuego de ánima (interior del cañón) lisa o rayada y que se sostiene contra el hombro, diseñada para disparar proyectiles compuestos por uno o varios perdigones en cada disparo. 8.2.2.- Armas no letales 8.2.2.1.- Bastón Policial PR-24 Hecho de policarbonato, es un arma disuasiva y de contacto cercano, una herramienta eficiente para control y sujeción de atacantes, de acuerdo a las disposiciones aplicables y de uso eficaz para el establecimiento del orden público. El PR-24 es un elemento utilizado por las Policías de diferentes países como un arma básicamente de defensa, disuasiva y de sujeción. Se puede concebir como una extensión del cuerpo muy eficiente y con muchas ventajas. En sus siglas va implícito el propósito de su creación, ya que la “P” corresponde a la palabra “prevenir”, la “R” a la palabra “restringir” y el número 24 equivale a la longitud total del bastón en pulgadas. 8.2.2.2.- Tolete Es el similar al PR-24, pero sin empuñadura y de mayor longitud. 8.2.2.3.- Candados de Mano Son un par de semicírculos de acero niquelado unidos en un extremo por un remache giratorio y con un engranaje dentado para su cierre en otro. Son utilizados para sujetar Página 42 de 135
  43. 43. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL personas por las “muñecas”. Las esposas metálicas con doble cerrojo son las más seguras para evitar lesiones al detenido, no se necesita usar la fuerza para su colocación y por su fácil manejo técnico son las que usan la mayoría de los policías del mundo. 8.2.3.- Agentes Químicos. Sustancias Irritantes en Aerosol: a) Gas Lacrimógeno. Es un tipo de arma química no letal utilizada para provocar lagrimeo, irritación y dificultad visual temporal; los compuestos químicos más utilizados son bromuro de bencilo y el o-clorobenzilideno malononitrilo. b) Lacrimógenos en Aerosol. Se trata de sprays en diversas modalidades, cuyos compuestos químicos irritan los ojos hasta el punto de causar lagrimeo, dolor e incluso dificultad visual temporal. El ingrediente activo que generalmente contienen es la Capsaicina, que es un compuesto derivado de las frutas de las plantas del género Capsicum. No obstante, el policía deberá utilizar sólo aquellos que le sean proporcionados por su corporación una vez que haya sido determinada su procedencia por las instancias competentes y facultadas para su adquisición y uso de los cuerpos policiacos. c) Gas Lacrimógeno CN (Cloro-Aceto-Fenol). Provoca lagrimeo o secreción excesiva de lágrimas que pueden causar el cierre involuntario de los ojos, escozor o sensación de ardor en ojos, boca, garganta y conductos nasales. En casos de exposición extrema puede provocar náusea, vómito y vesiculación (ampollas en la piel). La vesiculación está asociada con una exposición a altas concentraciones por un periodo de tiempo prolongado (14 -16 horas). d) Granada de humo. Es considerada un arma no letal, aunque su uso inadecuado o incorrecto puede ocasionar serias afectaciones, sofocación e incluso la muerte. Se usan para generar humo de cobertura en gran volumen. Página 43 de 135
  44. 44. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL Técnica para lanzar una bomba de humo a) b) c) El paso c, dependerá de la corriente de aire. Si el viento está a favor, se usa el primer lanzamiento, desde abajo, en donde la bomba quedara frente a la multitud provocando que el humo se dirija a ella; en caso contrario, se utiliza el segundo lanzamiento, desde arriba, en donde la bomba de humo se arroja detrás de la multitud así el viento esparcirá el humo de atrás hacia adelante. Página 44 de 135
  45. 45. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 9.- CRITERIOS BÁSICOS PARA EL USO Y MANEJO DE ARMAS NO LETALES Y LETALES De acuerdo con la Ley que Regula el Uso de la Fuerza de los Cuerpos de Seguridad Publica del Distrito Federal, la cual establece en su Artículo 34 que debe existir un periodo de entrenamiento para los cuerpos de seguridad, se hace constar en este manual que esa capacitación ocurrirá cada seis meses en la medida también de la capacidad institucional. 9.1.- Criterios para uso de armas no letales Las armas no letales han sido diseñadas para ser utilizadas en personas que se pretende controlar o inhabilitar como consecuencia del uso legítimo de la fuerza, en correspondencia con los objetivos específicos que el elemento se haya fijado en el momento y circunstancia del caso. Bastón PR-24, tolete o su equivalente El bastón policial es un arma defensiva, diseñada para neutralizar a los atacantes, que le permite al policía ampliar su espacio de protección; nunca debe ser utilizado como instrumento de castigo en contra de personas o grupo de éstas. Los bastones tienen una longitud mínima de sesenta centímetros y un diámetro no menor de tres centímetros. Candados o dispositivos de mano Los candados o dispositivos de mano son un arma incapacitante no letal (art. 6 Ley que Regula el Uso de la Fuerza) permitida para ser usada por los elementos de los cuerpos de la SSPDF cuando sea necesario practicar una detención, para inmovilizar, inspeccionar y trasladar al detenido de manera segura. Toda persona que presumiblemente haya cometido un delito violento deberá ser esposada para su aseguramiento y presentación ante el Ministerio Público. Sustancias Irritantes en Aerosol Los policías deben emplear un agente químico sólo cuando sea estrictamente necesario, a fin de reducir al máximo la posibilidad de producir afectaciones respiratorias o visuales al (los) detenido(s) y a terceros que se encuentren alrededor. Las granadas de humo sólo pueden usarse como un medio alternativo para dispersar una concentración que altere el orden público. Además, queda prohibido disparar directamente a las personas con armas lanza gases o con escopetas de proyectiles de agentes químicos. Página 45 de 135
  46. 46. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 9.2.- Criterios para uso de armas letales La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal le asignará armas letales únicamente a los policías que hayan aprobado la capacitación establecida para su uso, además de haber obtenido la licencia de portación de armas de fuego correspondiente ante la Secretaría de la Defensa Nacional. Cada policía podrá usar sólo las armas que le hayan sido asignadas. Durante el desempeño de sus funciones el policía debe considerar que el uso de las armas de fuego es excepcional y constituye el último recurso del uso potencial de fuerza letal. Deben ser utilizadas sólo para preservar su vida y la de otras personas, de acuerdo a los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez, respeto a los derechos humanos, necesidad y proporcionalidad. El uso de esta fuerza se debe dar en la medida en que sea razonable su utilización, según las circunstancias específicas de cada caso. A continuación se mencionan algunas recomendaciones:  Su empleo debe hacerse de manera segura y responsable para evitar daños innecesarios.  Los policías no pueden disparar las armas de fuego en ninguna de las siguientes circunstancias:  Como advertencia, amenaza o intimidación.  Cuando exista el peligro de impactar a otras personas diferentes a las que estén involucradas en un delito.  Desde y hacia un vehículo en movimiento, ya que es peligroso para la ciudadanía y generalmente ineficaz.  En contacto directo con el cuerpo de una persona, excepto como una última opción, en caso de peligro inminente de muerte o lesiones graves para los propios policías u otras personas.       No se debe desenfundar un arma de fuego innecesaria o prematuramente. Sólo se puede desenfundar y apuntar con un arma de fuego cuando exista un riesgo inminente de que la situación escale hasta un punto donde el uso de fuerza potencialmente mortal estaría legalmente justificado. Se aplicarán técnicas de protección a otros y a su propia vida, previas al desenfunde del arma de fuego. El policía debe cargar y descargar las armas de fuego en un sitio seguro. En caso de una falla en el arma, se debe reportar al depositario de armamento del área correspondiente para su debido mantenimiento. Se deberá observar y considerar una actitud del policía en su carácter de autoridad profesional ética y moralmente apto para evitar enfrentamientos innecesarios, dominando las circunstancias y condiciones del caso específico. Página 46 de 135
  47. 47. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 9.3.- Normas de seguridad de las armas de fuego (largas y cortas) Las principales normas de seguridad que se presentan a continuación han sido condensadas en el “Decálogo de Seguridad de las Armas de Fuego para la Policía”. Se han establecido para que, durante su uso y portación, los elementos policiales den a las armas de fuego la debida importancia y las utilicen con la precaución necesaria para evitar accidentes y lograr un uso adecuado. a) Con las armas de fuego no se juega. b) Todas las armas se consideran abastecidas y cargadas hasta comprobar lo contrario. c) Regla de oro: no introducir el dedo en el disparador. d) Nunca dirigir la boca del cañón hacia personas y/o animales a los cuales no se quiera lesionar o herir. e) Asegurarse de que el interior del cañón no esté obstruido y utilizar la munición adecuada. f) No ingerir bebidas alcohólicas o consumir sustancias psicotrópicas o estupefacientes. g) No dejar las armas de fuego al alcance de los niños o de personas inexpertas o ajenas a la institución. h) No prestar el arma de cargo. i) No dejar las armas de fuego fuera de nuestro alcance. j) Cuando se reciba, entregue el arma o cuando se vaya a examinar, asegurarse de que está desabastecida. k) Portar el arma en una funda, nunca metida entre la ropa. 9.4.- Medidas de seguridad durante la portación en el servicio a) Sólo en el arenero, o en caso de carecer de éste, realizar las maniobras en un lugar seguro. b) Realizar las medidas de seguridad de acuerdo al protocolo o procedimiento establecido. c) Verificar el funcionamiento del arma antes de salir al servicio. d) Antes de abastecer el cargador, cerrojear el arma hasta en tres ocasiones para verificar si el carro o corredera corre libremente y si no se encuentra frenado su recorrido por alguna impureza en sus rieles o guías debido a falta de lubricación. e) Abastecer el arma y, de acuerdo a su tipo y características, cerrojear para insertar un cartucho en la recámara. f) No manipular el arma de fuego cuando haya personas al frente, ni dirigirla a personas que no se quiera lastimar. g) Portarla en una funda que sea segura y adecuada para cada tipo de arma y que permita su fácil extracción. h) No sacar el arma si no es absolutamente necesario su uso. i) No dejarla en lugares donde exista riesgo de que otras personas la tomen. Página 47 de 135
  48. 48. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL j) No desplazarse entre las personas con el arma dirigida al frente, sólo en caso necesario ante una posible amenaza letal o riesgo inminente y que la situación así lo amerite. k) Al término del servicio, realizar las medidas de seguridad en el arenero, desabastecer el cargador y entregar por separado los cartuchos, el cargador y el arma con la corredera abierta. Procedimiento de Seguridad al Abastecer un Arma de Fuego Corta - Pistola  Forma de abastecer con arma corta 1.- Estando de frente con respecto al blanco, empuñando el arma en guardia alta, con el dedo fuera del disparador, se desinsertará el cargador, llevando el dedo pulgar de la mano de apoyo o la mano dominante al pestillo de la retenida del cargador se presiona al mismo tiempo con la mano de apoyo, que acompaña al cargador hasta extraerlo. 2.- Se lleva el guardamonte al dedo meñique de la mano de apoyo, sujetando a la vez con la misma mano, el cargador con los labios en dirección a nuestro dedo pulgar, con la mano dominante se inserta el cartucho tomándolo entre el dedo pulgar e índice y haciendo presión a la vez sobre el elevador del cargador, hasta terminar de abastecer el cargador, para continuar con el siguiente paso. Página 48 de 135
  49. 49. MANUAL DE TÉCNICAS PARA EL USO DE LA FUERZA DE LA SECRETARÍA DE SEGURIDAD PÚBLICA DEL DISTRITO FEDERAL 3.- Una vez abastecida, se empuña en guardia alta y se inserta el cargador. 4.- Se dirige la boca del cañón hacia el parabalas y se presiona con el dedo pulgar de la mano de apoyo la retenida de la corredera. Página 49 de 135

×