Your SlideShare is downloading. ×
Cuentos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Cuentos

4,199
views

Published on

breves cuentos

breves cuentos

Published in: Education

1 Comment
6 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
4,199
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
79
Comments
1
Likes
6
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ANTOLOGIA DE CUENTOSNOMBRE:YAMIL EMMANUEL SANABRIA GARCIA GRADO: 1º GRUPO: “B” TURNO MATUTINO N.L. 43 ASIGNATURA ESPAÑOL 1
  • 2. INDICE I. CUENTO DE TERROR ……………………………………………………...3 a) En la casa II. CUENTO POLICIACO………………………………………………………..5 a) Testigo ocular III. CUENTO ANECDÓTICO………….…………………………………………8 a) Mundo Mundo IV. CUENTO INFANTIL…………………..………………………………………9 a) Tito y Brisa V. CUENTO CIENCIA……………………..……………………………………10 a) Hijo de Estrellas VI. CUENTO HUMOR………………………...…………………………………13 a) No todos comen lo mismo VII. CUENTO DE AMOR………………………...………………………………16 a) El corazón perdido VIII. CUENTO DE SUSPENSO………………….………………………………18 a) El almohadón de plumas IX. CUENTO DE AVENTURA………………….………………………………21 a) La aventura de los tres amigos X. CUENTO DE MISTERIO ……………………...……………………………22 a) El secreto de Castielfabib XI. CUENTO DE HADAS………………………….……………………………24 a) El hada azul 2
  • 3. ¿Qué es un cuento de terror?Un cuento de terror es un relato literario y no oral, ya que, si bien existe unaamplia y antiquísima tradición de cuentos con dichos contenidos, probablementepor tratarse de relatos transmitidos de boca en boca, nunca han recibido otradenominación que la de cuentos o leyendas a secas.¿Cuáles son las características del cuento?Lo que caracteriza al verdadero cuento de miedo es la aparición de un elementosobrenatural e inexplicable, totalmente irreductible al universo conocido, querompe los esquemas conceptuales vigentes e insinúa la existencia de leyes ydimensiones que no podemos ni intentar comprender, so pena de sufrir gravescortocircuitos cerebrales.¿Quién es el autor del cuento?Jorge LealEN LA CASAOctavio tenía el deber diario de juntar leña para el hogar. Por la tarde, después dellegar de la escuela, partía rumbo al monte con un machete pequeño en la cintura,un bolso para la botella de agua, una soga para amarrar la leña, y la resortera(tirachinas) colgada en el cuello. El muchacho siempre demoraba más de lonecesario, pues se entretenía cazando pájaros con la resortera, nadando en el río,o tallando su nombre en los troncos de los árboles.Salía del monte al anochecer y, siguiendo un sendero que atravesaba el campo,cargaba el atado de leña (que siempre era pequeño) hasta su solitario hogarmientras silbaba despreocupado. No lo inquietaba la noche que se le veníaencima, conocía muy bien el camino. Pero un anochecer, cuando regresaba másdistraído que de costumbre, al escudriñar en las tinieblas que iban avanzando, noreconoció el paisaje.Al girar buscando orientarse , divisó de pronto el contorno de una casa queresaltaba en medio del campo, y sintió que nuevamente se orientaba, masenseguida experimento una marcada inquietud: estaba frente a una casaabandonada que todos creían embrujada, y que por eso evitaban cruzar cerca,sobre todo de noche. 3
  • 4. Se escuchó un rechinar, la puerta se abrió completamente, y Octavio fue testigode una luz que fue creciendo e iluminando el abandonado interior de la vivienda.Sorpresivamente, una anciana encorvada cruzó rengueando frente a la puerta ygiró la cabeza hacia Octavio.El pobre muchacho, horrorizado, arrojó el atado de leña y se echó a correr endirección contraria.Ahora la oscuridad se había cerrado tanto que no veía dónde pisaba, y muchomenos hacia dónde iba, pero el terror lo hizo seguir corriendo. Después se detuvopara orientarse nuevamente, mas en aquella oscuridad era imposible, sin embargovio una luz, y al observarla distinguió que era su casa.Entró corriendo, la puerta estaba completamente abierta.En un rincón de la habitación estaba su madre, sentada en una silla. Volteólentamente hacia él y le preguntó: - ¿Por qué vienes corriendo?- Porque… vi una cosa… en la casa… - le contestó Octavio con la vozentrecortada, por la agitación y el terror.- Bueno, descansa, toma aire y después me cuentas - dijo la mujer. Se levantó y,rengueando, fue a cerrar la puerta, y cuando lo hizo todo el interior de la casaabandonada quedó oscuro, y Octavio gritó de terror. 4
  • 5. ¿Qué es un cuento policiaco?Es un subgénero literario que agrupa las narraciones breves de hechos ficticios oreales, relacionados directamente con criminales y con la justicia, generalmenteteniendo como tema principal la resolución de un misterio, la persecución de undelincuente, o temáticas similares. El cuento puede ser blanco o negro; blanco: que el policía sea el que se encarga de su trabajo y de la investigación detectivesca y policial; negro: que el detective o el policía se mete en el bando contrario para poder atrapar al criminal.¿Cuáles son las características del cuento?Pistas, Escena del crimen, Hipótesis, Investigación, El Clásico¿Quién es el autor del cuento?Alfredo Martín Del Arroyo SorianoTESTIGO OCULARLas gotas de suero bajaban lentamente por el cordón conectado a la vena de mibrazo derecho. No sabía por qué estaba allí. Tenía conciencia de lo que merodeaba. Mis ojos entreabiertos me lo decían. No podía moverme, ni pronunciarpalabra. En una esquina, sobre un sillón verde oscuro, como el color de mi antiguouniforme, vi una silueta. Era mi esposa que dormía acurrucada en posición fetal.Se puso muy contenta cuando hace unos años, con el cambio de gobierno, meascendieron a Mayor de la Policía Nacional. Dejé de patrullar las calles y colgué eluniforme. Trabajaría vestido de civil y detrás de un escritorio. Al menos eso es loque ella pensó. Cuán equivocada estaba.Con la caída de Abimael Guzmán y el fin del terrorismo, me sentía más seguro. Elpeligro ha pasado. Ya hasta había olvidado los días de la obediencia debida.Cuando tuve que acatar la orden de disparar contra esa gente indefensa queluego supe que solo celebraba una fiesta en el centro de Lima. Pero eso quedóatrás. Ahora sólo me encargaba de proteger al “asesor”. Era tarea fácil. Siempreandaba bien resguardado en el Pentagonito o en su búnker de la playa. Nadie seatrevería a hacerle daño.Tocaron a la puerta. Mi esposa despertó. Era el neurocirujano. Pude ver por lapuerta entreabierta a dos uniformados. ¿Estarían ahí para protegerme? El doctor 5
  • 6. le explicó a mi mujer:-La bala penetró el cráneo a la altura del lóbulo parietal izquierdo, con orificio desalida a la altura del lóbulo frontal derecho, en sentido diagonal.-¿Se recuperará?- preguntó Silvia, mi esposa.- Aún es muy pronto para saberlo-dijo el doctor-. Lo peor ya pasó-agregó-. Perotodavía es cuestión de tiempo. Puede haber secuelas. Pérdida del habla y lamemoria. Dificultad en el sistema nervioso y motriz. Su recuperación será lenta yrequerirá de muchos cuidados, pero sobrevivirá.Postrado en la cama del Hospital de Policía y en estado de coma. Poco a pococaía en cuenta de mi situación. Trataba de recordar. No podía moverme. No podíadarle una señal a Silvia, una señal que aliviara su dolor, el dolor de vermepostrado en ésta cama con la cabeza vendada. Se acercó, me besó la mejilla y medijo lo mucho que me amaba. Silvia había estudiado un curso de control mentalaños atrás y sabía que la música era una buena terapia en casos de pacientescomatosos como yo.-He traído música para que te relajes-. Me dijo Silvia con cariño.Colocó un disco compacto en un tocadiscos portátil. Suaves melodías de pajaritoscantando y hojas rebotando entre sí al paso del viento, y finos punteos de guitarra,me transportaron mentalmente a imágenes de bosques con árboles gigantescosatravesados por rayos de sol. Acariciándome la mano, Silvia anunció que iría a lacafetería del hospital a buscar algo de comer. No podía ver sufrir así a la mujerque amaba, la que me había apoyado siempre, la que me alentaba cuando mesentía desmoralizado, la madre de mis hijos, mi fiel compañera. Parpadeé los ojosy moví levemente el dedo índice de la mano derecha. Pero no se dio cuenta. Besómi mano izquierda y salió de la habitación. Al abrir la puerta noté que los guardiasque me custodiaban ya no estaban. Quizás fueron a almorzar, pensé.La siguiente canción traía melodías de gaviotas volando al murmullo de las olasdel mar, lo cual me transportó a las playas de nuestro litoral. A La Punta para serexacto. Entonces recordé. Los videos habían empezado a aparecer uno tras otroen la televisión. El presidente inició una cacería para encontrar y apresar a su“asesor”. El mar, la playa, las olas, las gaviotas, el Yatch Club. Yo estaba a cargode proteger al “Doc.”. Con la venia del señor presidente habíamos conseguido elyate Carisma para que el “Doc.” pudiera escapar. No podía haber testigos. Salvounos cuantos de absoluta confianza, entre los que me encontraba yo. O al menoseso creí hasta que escuché el disparo retumbar en mis oídos detrás de mi cabeza.Maldito traidor. Yo que lo había protegido tantas veces. Hubiera dado hasta la vidapor él, y me pagaba de ésta manera. Para mi suerte unos pescadores meencontraron aún con vida.Escuché unos pasos acercarse hasta la puerta. Pensé que sería Silvia y me sentíaliviado. La perilla de la puerta se movía lenta, sigilosamente. No podía moverme.No podía gritar. Me asusté. La enfermera que entró era bonita. Diminuta y de baja 6
  • 7. estatura. Su fino rostro de tez trigueña denotaba algunos rasgos indígenas. Eluniforme blanco de enfermera moldeaba su hermosa figura. Tendría unosveintitantos años pero parecía de dieciséis. Me hizo recordar a una sexo servidoraque contraté tiempo atrás e hice que se disfrazara de colegiala para satisfacer unade mis fantasías sexuales. Se me acercó. Pude sentir el olor de su perfumebarato. Sentí también una leve erección. Cogió mi mano para tomarme el pulso yel roce de su piel hizo que éste se acelerara, o al menos eso creí. Con suestetoscopio escuchó los latidos de mi corazón, luego me tomó la presión. Levantólas sábanas que cubrían mi cuerpo. A lo mejor se cumple mi fantasía, pensé. Melevantó la bata y chequeó el pañal que traía puesto dejando mi sexo aldescubierto. Lo miró con desgano, imagino que notó la erección. El pañal estabaseco. Me volvió a cubrir. Dio vueltas a la manecilla de la cama de modo que quedémás erguido, casi medio sentado. Quitó una de mis almohadas. Gracias, pensé,ahora me siento más cómodo. Caminó hacia la puerta y con tristeza creí que ya seiría. Miró para ambos lados del pasillo. Volvió y cerró la puerta con seguro paraque nadie entrara. De un salto se abalanzó sobre mí como si me fuera a violar.Ahora sí, pensé, se va a cumplir mi fantasía, creí. Colocó violentamente laalmohada sobre mi cara. Sentí una fuerte presión. El bip de los latidos de micorazón se iba haciendo cada vez más lento. La música del disco compacto sedetuvo y la radio se encendió automáticamente. El locutor anunció que elpresidente acababa de renunciar por fax desde Japón. 7
  • 8. ¿Qué es un cuento de Anecdótico?Es un cuento corto que narra un incidente interesante o entretenido, una narraciónbreve de un suceso curioso.Siempre está basada en hechos reales, un accidente con personas reales comopersonajes, en lugares reales. No obstante, con el correr del tiempo las pequeñasmodificaciones realizadas por cada persona que la cuenta puede derivar en unaobra ficticia, que sigue siendo contada pero tiende a ser más exagerada.¿Cuáles son las características del cuento?Siempre está basado en hechos reales Un incidente con personas reales comopersonajes Los lugares son reales Son cortos¿Quién es el autor del cuento?Ana María Martínez y Juan Ignacio Pérez¡Mundo, Mundo!Era un hombre que se murió y lo pusieron en su casa para el velatorio. La mujerdel difunto no paraba de decir:-¡Mundo, Mundo!, que te los llevas uno a uno y de los mejores.La gente que estaba acompañándola asentía con la cabeza y, mientras tanto, ungato iba y venía llevándose unos boquerones que tenía la mujer en un plato. Cadavez que pasaba el gato, la mujer volvía a decir dándose golpes de pecho:-¡Mundo, Mundo!, que te los llevas uno a uno y de los mejores.El gato volvía a pasar y ella repetía lo mismo:-¡Mundo, Mundo!, que te los llevas uno a uno y de los mejores.Y es que el gato se llamaba Mundo y ella veía que la estaba dejando sin losboquerones más grandes. Pero la gente, que no se daba cuenta y creía que serefería al difunto, le decía que sí con la cabeza y la volvía a acompañar en elsentimiento. 8
  • 9. ¿Qué es un cuento infantil?El cuento infantil es el que se refiere o que va dirigido para los niños. Siempre hasido importante bien establecer los conceptos vinculados con los términos quecorrientemente son de aplicación.¿Cuáles son las características del cuento?Van dirigidos al público más pequeño de la casa.La continuidad y rapidez de su acción, sencillez de su representación, Larepetición de los hechos, la secuencia¿Quién es el autor del cuento?Andrea Sol CicironeTito y brisaHabía una vez un perro, que se llamaba Tito, era muy obediente le decían siéntatey se sentaba, le decían no hagas lio y no lo hacía.El nene Tomy quería que tenga hijitos y busco una perrita y la consiguió,justo a lavuelta de la casa la vecina Pocha regalaba perritos estos eran grandes y muybonitos,Tomy contento logro cruzar a los perritos le puso de nombre Brisa a lanovia de Tito y la hizo obediente todos la llaman Bri!!!...de pronto un día Brisa tuvosiete hijitos: cinco perritas y dos perritos y lo llamaron....Toti,Cato,Trini,Niní,Katy,Flor y Rosy.Y así todos vivieron muy felices!!! 9
  • 10. ¿Qué es un cuento de ciencia?Es un género especulativo que relata acontecimientos posibles desarrollados enun marco puramente imaginario, cuya verosimilitud se fundamenta narrativamenteen los campos de las ciencias físicas, naturales y sociales.¿Cuáles son las características del cuento?La acción puede girar en torno a un abanico grande de posibilidades (viajesinterestelares, conquista del espacio, consecuencias de una hecatombe terrestre ocósmica, evolución humana sobrevenidas por mutaciones, evolución de los robots,realidad virtual, existencia de civilizaciones alienígenas, etc.). Esta acción puedetener lugar en un tiempo pasado, presente o futuro, o, incluso, en tiemposalternativos ajenos a la realidad conocida, y tener por escenario espacios físicos(reales o imaginarios, terrestres o extraterrestres) o el espacio interno de la mente.¿Quién es el autor del cuento?OrestalHIJO DE LAS ESTRELLASEl momento estaba llegando, el momento sería una respuesta, un porqué, elporqué de obsesivas visiones repitiéndose en sus sueños, reales y nítidas másque su vida misma.Sensaciones extrañas, ideas obsesivas, sentimientos acerca de su feminidad, delsentido de su ser, Predeterminación.Incertidumbre por ella, incertidumbre por Todos.Una vez más despierta de su sueño, inocentemente se refugia de lo desconocidoen el oleaje nervioso de sus sábanas.Mira, observa y espera.Más allá, a los pies de su cama, una brisa suave filtrándose por la ventana malcerrada. El aire juega con ondulantes formas en la cortina iluminada por la Luna.Noche de verano, aire tibio que se hace denso, casi irrespirable… el aire cobraforma, una parte de él se delimita en contorno plateado…El momento había llegado, pero ella esta en calma, tranquila.Hilos invisibles mueven su consciencia y mitigan sus miedos.Ondas de una mente extraña manipulan y excitan la materia gris de su deseo.Mira, observa y espera.El aire se irisa, espesa, casi es palpable… plateado como la Luna. Danza, seretuerce y se hace forma…solidifica. 10
  • 11. El aire ya no es aire es plata pura, es un torso perfecto, es una faz de fría bellezacoronada con una cabellera del más bello dorado. El tiempo parece detenerse, sumente está en calma y su alma tranquila por finIris esmeralda la hipnotizan con su mirada, atraviesan su consciente y jugueteancon su alma.Hilos invisibles hacen un títere su deseo.Mira, observa y siente.El ser plateado como la Luna juega con sus sábanas como Esta con las mareas,acaricia con sus frías manos, ella arde del deseo.El Señor de la Luna conoce los secretos de su alma, conoce la melodía de sussentidos y hace de su piel, instrumento del placer.Ella abandona su cuerpo, lo entrega, lo entrega a la danza de los sentidos. Sucuerpo baila al ritmo del músico de largo cabello dorado y de dulce pechoplateado…La melodía de placer hace bailar cada célula de su piel, mientras el Ángel de laLuna continúa su vaivén.Ama, gime y siente.Orgasmo plateado… luego la calma.El ser yace a su costado, ella intenta ver dulzura en el frío verde de sus ojos,sonrisa en el gélido rojo de los labios que la han saciado…-¿Quién eres?Pero la respuesta ya la sabe.Las piezas del rompecabezas de sueños y visiones desfilan y se ordenan en eltablero de su mente.El Astro Rey ansía el trono de la Dama de la Noche, empieza a conquistar elhorizonte reavivando la moribunda Tierra con su poderosa luz.Recorre bastos océanos ,antaño fuente de vida, ahora fuente de dolor para lasescasas especies que mutan desesperadamente para sobrevivir en ese infiernolíquido, basurero global en que la especie humana ha decidido convertir el medioque dio origen a la Vida.Recorre valles y montañas, estercoleros antes llamados ríos, desiertos y mesetaspobladas ahora por los fantasmas de especies desaparecidas.Recorre orgullosos rascacielos despuntando sobre mares de hormigón,edificaciones o quizás templos a la diosa Vanidad.Un rayo de sol se filtra como un tentáculo por una ventana mal cerrada.La ventana está a los pies del lecho donde Ella hace horas que duerme.El Estaño de torso plateado hace horas que marchó, se evaporó delante de sus 11
  • 12. ojos artificialmente enamorados.Tras su marcha, ella continúo relajada, su mente estaba todavía siendo lamarioneta del Estraño, pero se durmió con una sensación real y nítida, con unacerteza: un nuevo Ser nacería de su vientre.Su vientre sería la primera cuna de un nuevo Enviado. Un nuevo embajador deuna cultura alienígena, que da una segunda oportunidad a una especie errónea,una especie que ha hecho tanto mal que su mejor destino… que su mejor castigoes ser aniquilada por ella misma.Un nuevo y último Mensaje para la Humanidad se encuentra en ese vientre.General Hospital (Washington D.C) año 2142En la habitación del hospital una anciana llora desconsoladamente sobre el pechode su Hijo de 33 años, fallecido en extrañas circunstancias.-Necios!!!susurra con la cara desgarrada por el dolor…. 12
  • 13. ¿Qué es un cuento de humor?Humorismo hace uso de la comicidad para derivar en una forma deentretenimiento y de comunicación humana, que tiene la intención de hacer que lagente no se sienta infeliz y ría. La risa es, además, una de las pocas cosas queindividualizan al ser humano y a algunas especies de homínidos respecto a otrosanimales; los etólogos señalan que el humor es ante todo un rictus que apareceen los labios de los primates y se muestra cuando éstos se enfrentan a situacionespara ellos absurdas o incomprensibles: enseñar los dientes es una forma dedesviar un impulso agresivo o de resumirlo mímicamente, un tipo de sublimación.¿Cuáles son las características del cuento?Las características del cuento humorístico son los siguientes: utiliza un autor quees quien lo escribe; utiliza un narrador que es quien cuenta la historia aun cuandono sea una persona; se utiliza el absurdo para provocar situaciones disparatadas yque causen risa; se respetan todos los momentos del cuento: narración, tema,introducción y final (desenlace); y sus personajes, en general, son pintorescos¿Quién es el autor del cuento?AdriDelfiniNO TODOS COMEN LO MISMOCuando Lidia llegó al neuro psiquiátrico, llevaba un traje, con un pantalón y sucasaca verde, una camisa blanca que dejaba ver su cuello blanco y su crucifijo.Algo despeinada porque el corte de cabello que le habían hecho era difícil depeinar con su pelo crespo.Caminaba lento y algo encorvada -denotando cierta timidez- la cabeza inclinada aun costado; observaba con sus ojos grandes y saltones.Sobre un hombro colgaba una mochila, donde llevaba sus pertenencias…pocas,ya que siempre andaba con la misma ropa.Sólo una caja de zapatos, cerrada con una cinta por un costado, llamaba lacuriosidad de cualquiera.Era como un monedero que siempre llevaba con ella, debajo del brazo izquierdo.Nadie podía saber que había dentro de esa caja.Un día una enfermera quiso mirar que había adentro y Lidia no solo ensordeció atoda la comunidad, si no que nos dimos cuenta de la gravedad de su patología.Histeria: decían los médicos. Lidia era histérica desde que tuvo su primer cambiohormonal, desde los 12 años y si estaba medicada no tenía "arranques”, es unproblema ovárico le habían dicho una vez a su madre y desde que ella murió, Lidiadeambulaba de hospital en hospital. 13
  • 14. -¿Qué llevas en la caja?, preguntó otra interna.- A sueco, dijo tajante Lidia. Ella salía al parque con la caja debajo del brazo y sino había nadie a su alrededor, levantaba la tapa y conversaba con lo que habíaadentro…ya no era raro verla de lejos hablándole a su caja.Aunque era lo menos llamativo de ver en el psiquiátrico.-¿Puedo hacerle una pregunta Doctora? Me dijo una vez-Sí, ¿qué necesitas Lidia?-¿Todavía está la cocinera japonesa? Me preguntó en voz muy bajita, aunquesiempre hablaba en un susurro.-Por supuesto, ella es la que prepara esas comidas ricas, dije sonriente. Y meconmovió su tristeza, era evidente que allí tenía un problema.-¿Pasa algo Lidia?, puedes contarme lo que sea, dije en tono de confidencia.- No, gracias. Agarró su caja y dando media vuelta se fue.Todas las actividades eran realizadas con su dichosa caja, tanto es así que aveces en las charlas grupales, le ponían una silla al lado para que la apoyara y nole transpiraran tanto las manos.El día que pintaron las habitaciones, los pintores iban sacando las camas y losroperitos, y en un descuido... por su parsimonia al ponerse las medias…comenzóa gritar como carnero degollado y todos salieron corriendo a ver que sucedía.-¿Qué pasó Lidia?, le preguntamos-Sueco, no encuentro mi caja Señora, decía llorando y caminando de un lado aotro, más rápido que de costumbre.A un costado de la habitación vió la caja, la agarró y besándola se la llevó alparque.Una mañana le traía una caja nueva de zapatos porque la que ella tenía se estabadesarmando por las mojaduras y vapores del baño, ya que cuando se bañaba lacaja debía quedar a la vista.La busqué por todos lados y Lidia no aparecía, hasta que la vi arrodillada a uncostado del jardín junto a los geranios. Con las dos manos estaba haciendo unpozo, toda embarrada.-¿Qué haces Lidia te estás llenando de barro? dije sorprendida.-De barro somos y a él volvemos, dijo sin inmutarse y sin mirarme.-Es cierto, vamos a buscar una palita si querés sembrar, dije tomándola de unbrazo.-No quiero sembrar, se murió sueco.Y ahí vi sus ojos enrojecidos por el llanto.-¿El zapato? Pregunté intrigada-Cómo se va a morir un zapato Señorita, a veces tengo dudas si vos sos doctora opaciente, dijo enojada, señalándome la caja de zapatos, abierta a su lado.Miré adentro y vi una tortuga mediana. 14
  • 15. -¿Una tortuga llevabas en la caja todo este tiempo, Lidia?- No doctora, un tortugo, se llamaba sueco no sueca.-¿Y estaba vivo? insistí-Más bien, si no como va a morirse, doc… ¿sos tonta vos?, me repitió.Y me reí sin ganas por la absurda conversación, que estaba teniendo, y ella teníarazón.-¿Y por qué no la dejabas caminar por el parque?-Porque una vez me dijeron que a los japoneses les gusta comer sopa de tortuga yla cocinera sigue allí (dijo señalando con un dedo la cocina) -¡Vos sí que no prestas atención!, concluyó dando todo por obvio. 15
  • 16. ¿Qué es un cuento de amor?Es aquel en el que se relata la historia de amor de alguien.¿Cuáles son las características del cuento?Sentimentalismo, reflexión, amor.¿Quién es el autor del cuento?Emilia Pardo Bazán"EL CORAZÓN PERDIDO" Yendo una tardecita de paseo por las calles de la ciudad, vi en el suelo unobjeto rojo; me bajé: era un sangriento y vivo corazón que recogícuidadosamente. «Debe de habérsele perdido a alguna mujer», pensé alobservar la blancura y delicadeza de la tierna víscera, que, al contacto demis dedos, palpitaba como si estuviese dentro del pecho de su dueño. Loenvolví con esmero dentro de un blanco paño, lo abrigué, lo escondí bajo miropa, y me dediqué a averiguar quién era la mujer que había perdido elcorazón en la calle. Para indagar mejor, adquirí unos maravillosos anteojosque permitían ver, al través del corpiño, de la ropa interior, de la carne y delas costillas -como por esos relicarios que son el busto de una santa ytienen en el pecho una ventanita de cristal-, el lugar que ocupa el corazón. Apenas me hube calado mis anteojos mágicos, miré ansiosamente a laprimera mujer que pasaba, y ¡oh asombro!, la mujer no tenía corazón. Elladebía de ser, sin duda, la propietaria de mi hallazgo. Lo raro fue que, aldecirle yo cómo había encontrado su corazón y lo conservaba a susórdenes de si gustaba recogerlo, la mujer, indignada, juró y perjuró que nohabía perdido cosa alguna; que su corazón estaba donde solía y que losentía perfectamente pulsar, recibir y expeler la sangre. En vista de laterquedad de la mujer, la dejé y me volví hacia otra, joven, linda, seductora,alegre. ¡Dios santo! En su blanco pecho vi la misma oquedad, el mismoagujero rosado, sin nada allá dentro, nada, nada. ¡Tampoco ésta teníacorazón! Y cuando le ofrecí respetuosamente el que yo llevaba guardadito,menos aún lo quiso admitir, alegando que era ofenderla de un modo gravesuponer que, o le faltaba el corazón, o era tan descuidada que había podidoperderlo así en la vía pública sin que lo advirtiese. Y pasaron centenares de mujeres, viejas y mozas, lindas y feas, morenasy pelirrubias, melancólicas y vivarachas; y a todas les eché los anteojos, y 16
  • 17. en todas noté que del corazón sólo tenían el sitio, pero que el órgano, o nohabía existido nunca, o se había perdido tiempo atrás. Y todas, todas sinexcepción alguna, al querer yo devolverles el corazón de que carecían,negábanse a aceptarlo, ya porque creían tenerlo, ya porque sin él seencontraban divinamente, ya porque se juzgaban injuriadas por la oferta, yaporque no se atrevían a arrostrar el peligro de poseer un corazón. Ibadesesperando de restituir a un pecho de mujer el pobre corazónabandonado, cuando, por casualidad, con ayuda de mis prodigiosos lentes,acerté a ver que pasaba por la calle una niña pálida, y en su pecho, ¡por fin!,distinguí un corazón, un verdadero corazón de carne, que saltaba, latía ysentía. No sé por qué -pues reconozco que era un absurdo brindar corazóna quien lo tenía tan vivo y tan despierto- se me ocurrió hacer la prueba depresentarle el que habían desechado todas, y he aquí que la niña, en vez derechazarme como las demás, abrió el seno y recibió el corazón que yo, enmi fatiga, iba a dejar otra vez caído sobre los guijarros. Enriquecida con dos corazones, la niña pálida se puso mucho más pálidaaún: las emociones, por insignificantes que fuesen, la estremecían hasta lamédula; los afectos vibraban en ella con cruel intensidad; la amistad, lacompasión, la tristeza, la alegría, el amor, los celos, todo era en ellaprofundo y terrible; y la muy necia, en vez de resolverse a suprimir uno desus dos corazones, o los dos a un tiempo, diríase que se complacía en vivirdoble vida espiritual, queriendo, gozando y sufriendo por duplicado,sumando impresiones de esas que bastan para extinguir la vida. La criaturaera como vela encendida por los dos cabos, que se consume en brevesinstantes. Y, en efecto, se consumió. Tendida en su lecho de muerte, líviday tan demacrada y delgada que parecía un pajarillo, vinieron los médicos yaseguraron que lo que la arrebataba de este mundo era la rotura de unaneurisma. Ninguno (¡son tan torpes!) supo adivinar la verdad: ningunocomprendió que la niña se había muerto por cometer la imprudencia de darasilo en su pecho a un corazón perdido en la calle. 17
  • 18. ¿Qué es un cuento de suspenso?Es un recurso utilizado en obras narrativas en diferentes medios (cine, historieta,literatura, etc.) que tiene como objetivo principal mantener al lector a laexpectativa, generalmente en un estado de tensión, de lo que pueda ocurrirle a lospersonajes, y por lo tanto atento al desarrollo del conflicto o nudo de la narración.Los géneros en los que más se ha utilizado este recurso han sido,tradicionalmente, el policíaco y el de terror.¿Cuáles son las características del cuento?La característica principal es que el cuento transmita nítidamente los ambientes,que tenga ´diálogos inteligentes, que tenga personajes realistas que tenga unatrama inteligente y que el narrador no sea omnisciente, porque de ser así lequitaría el suspenso a la situación.¿Quién es el autor del cuento?EL ALMOHADON DE PLUMASSu luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de sumarido heló sus soñadas niñerías de novia. Ella lo quería mucho, sin embargo, a vecescon un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba unafurtiva mirada a la alta estatura de Jordán, mudo desde hacía una hora. Él, por su parte, laamaba profundamente, sin darlo a conocer.Durante tres meses -se habían casado en abril- vivieron una dicha especial.Sin duda hubiera ella deseado menos severidad en ese rígido cielo de amor, másexpansiva e incauta ternura; pero el impasible semblante de su marido la conteníasiempre.La casa en que vivían influía un poco en sus estremecimientos. La blancura del patiosilencioso -frisos, columnas y estatuas de mármol- producía una otoñal impresión depalacio encantado. Dentro, el brillo glacial del estuco, sin el más leve rasguño en las altasparedes, afirmaba aquella sensación de desapacible frío. Al cruzar de una pieza a otra,los pasos hallaban eco en toda la casa, como si un largo abandono hubiera sensibilizadosu resonancia.En ese extraño nido de amor, Alicia pasó todo el otoño. No obstante, había concluido porechar un velo sobre sus antiguos sueños, y aún vivía dormida en la casa hostil, sin quererpensar en nada hasta que llegaba su marido.No es raro que adelgazara. Tuvo un ligero ataque de influenza que se arrastróinsidiosamente días y días; Alicia no se reponía nunca. Al fin una tarde pudo salir al jardínapoyada en el brazo de él. Miraba indiferente a uno y otro lado. De pronto Jordán, conhonda ternura, le pasó la mano por la cabeza, y Alicia rompió en seguida en sollozos,echándole los brazos al cuello. Lloró largamente todo su espanto callado, redoblando el 18
  • 19. llanto a la menor tentativa de caricia. Luego los sollozos fueron retardándose, y aún quedólargo rato escondida en su cuello, sin moverse ni decir una palabra.Fue ese el último día que Alicia estuvo levantada. Al día siguiente amaneció desvanecida.El médico de Jordán la examinó con suma atención, ordenándole calma y descansoabsolutos.-No sé -le dijo a Jordán en la puerta de calle, con la voz todavía baja-. Tiene una grandebilidad que no me explico, y sin vómitos, nada... Si mañana se despierta como hoy,llámeme enseguida.Al otro día Alicia seguía peor. Hubo consulta. Constatase una anemia de marchaagudísima, completamente inexplicable. Alicia no tuvo más desmayos, pero se ibavisiblemente a la muerte. Todo el día el dormitorio estaba con las luces prendidas y enpleno silencio. Pasaban horas sin oír el menor ruido. Alicia dormitaba. Jordán vivía casi enla sala, también con toda la luz encendida. Paseaba sin cesar de un extremo a otro, conincansable obstinación. La alfombra ahogaba sus pasos. A ratos entraba en el dormitorioy proseguía su mudo vaivén a lo largo de la cama, mirando a su mujer cada vez quecaminaba en su dirección.Pronto Alicia comenzó a tener alucinaciones, confusas y flotantes al principio, y quedescendieron luego a ras del suelo. La joven, con los ojos desmesuradamente abiertos,no hacía sino mirar la alfombra a uno y otro lado del respaldo de la cama. Una noche sequedó de repente mirando fijamente. Al rato abrió la boca para gritar, y sus narices ylabios se perlaron de sudor.-¡Jordán! ¡Jordán! -clamó, rígida de espanto, sin dejar de mirar la alfombra.Jordán corrió al dormitorio, y al verlo aparecer Alicia dio un alarido de horror.-¡Soy yo, Alicia, soy yo!Alicia lo miró con extravió, miró la alfombra, volvió a mirarlo, y después de largo rato deestupefacta confrontación, se serenó. Sonrió y tomó entre las suyas la mano de sumarido, acariciándola temblando.Entre sus alucinaciones más porfiadas, hubo un antropoide, apoyado en la alfombra sobrelos dedos, que tenía fijos en ella los ojos.Los médicos volvieron inútilmente. Había allí delante de ellos una vida que se acababa,desangrándose día a día, hora a hora, sin saber absolutamente cómo. En la últimaconsulta Alicia yacía en estupor mientras ellos la pulsaban, pasándose de uno a otro lamuñeca inerte. La observaron largo rato en silencio y siguieron al comedor.-Pst... -se encogió de hombros desalentado su médico-. Es un caso serio... poco hay quehacer...-¡Sólo eso me faltaba! -resopló Jordán. Y tamborileó bruscamente sobre la mesa.Alicia fue extinguiéndose en su delirio de anemia, agravado de tarde, pero que remitíasiempre en las primeras horas. Durante el día no avanzaba su enfermedad, pero cadamañana amanecía lívida, en síncope casi. Parecía que únicamente de noche se le fuera 19
  • 20. la vida en nuevas alas de sangre. Tenía siempre al despertar la sensación de estardesplomada en la cama con un millón de kilos encima. Desde el tercer día estehundimiento no la abandonó más. Apenas podía mover la cabeza. No quiso que letocaran la cama, ni aún que le arreglaran el almohadón. Sus terrores crepuscularesavanzaron en forma de monstruos que se arrastraban hasta la cama y trepabandificultosamente por la colcha.Perdió luego el conocimiento. Los dos días finales deliró sin cesar a media voz. Las lucescontinuaban fúnebremente encendidas en el dormitorio y la sala. En el silencio agónico dela casa, no se oía más que el delirio monótono que salía de la cama, y el rumor ahogadode los eternos pasos de Jordán.Alicia murió, por fin. La sirvienta, que entró después a deshacer la cama, sola ya, miró unrato extrañada el almohadón.-¡Señor! -llamó a Jordán en voz baja-. En el almohadón hay manchas que parecen desangre.Jordán se acercó rápidamente Y se dobló a su vez. Efectivamente, sobre la funda, aambos lados del hueco que había dejado la cabeza de Alicia, se veían manchitas oscuras.-Parecen picaduras -murmuró la sirvienta después de un rato de inmóvil observación.-Levántelo a la luz -le dijo Jordán.La sirvienta lo levantó, pero enseguida lo dejó caer, y se quedó mirando a aquél, lívida ytemblando. Sin saber por qué, Jordán sintió que los cabellos se le erizaban.-¿Qué hay? -murmuró con la voz ronca.-Pesa mucho -articuló la sirvienta, sin dejar de temblar.Jordán lo levantó; pesaba extraordinariamente. Salieron con él, y sobre la mesa delcomedor Jordán cortó funda y envoltura de un tajo. Las plumas superiores volaron, y lasirvienta dio un grito de horror con toda la boca abierta, llevándose las manos crispadas alos bandos. Sobre el fondo, entre las plumas, moviendo lentamente las patas velludas,había un animal monstruoso, una bola viviente y viscosa. Estaba tan hinchado queapenas se le pronunciaba la boca.Noche a noche, desde que Alicia había caído en cama, había aplicado sigilosamente suboca -su trompa, mejor dicho- a las sienes de aquélla, chupándole la sangre. La picaduraera casi imperceptible. La remoción diaria del almohadón había impedido sin duda sudesarrollo, pero desde que la joven no pudo moverse, la succión fue vertiginosa. En cincodías, en cinco noches, había vaciado a Alicia.Estos parásitos de las aves, diminutos en el medio habitual, llegan a adquirir en ciertascondiciones proporciones enormes. La sangre humana parece serles particularmentefavorable, y no es raro hallarlos en los almohadones de pluma. 20
  • 21. ¿Qué es un cuento de aventura?Por lo general hay un viaje en la historia. Un viaje que sitúa al protagonista en unambiente extraño donde enfrenta amenazas y peligros a los que no estáacostumbrado. A lo largo de la historia, el protagonista va a crecer y mejorar hastaalcanzar sus metas. Este viaje exterior es también un viaje interior en el que lospersonajes adquieren un conocimiento que antes no tenían.¿Cuáles son las características del cuento? Narrativo. Ficción, Argumental:Única línea argumental: Estructura centrípetaUn sólo personaje principal: Unidadde efecto, Brevedad, Prosa.¿Quién es el autor del cuento?Lucía A. S.La aventura de los tres amigosEn un día que se estaba yendo una profunda brisa y estaba saliendo el sol, unahoja de Sauce estaba en un río y de repente un colibrí la agarro y se la llevo consu amiga la cabra graciosa y la hoja se rió, entonces la cabra y el colibrí se dieroncuenta que la hoja podía hablar y la cabra les dijo a ver si querían ir a caminar, lahoja y el colibrí estuvieron de acuerdo y entonces se fueron a caminar, despuésde caminar unas cuantas horas encontraron un castillo enorme más que enorme ytocaron la puerta gigante del castillo, entonces salió una princesa preciosa que sellamaba Abril, el colibrí ,la hoja y la cabra vieron a la princesa y se arrodillaron, laprincesa dijo que no hacía falta y entonces se levantaron, la princesa les dijo quetengan cuidado porque avía un ogro y no le gustaba mucho las nuevas visitas ,¡de repente salió el ogro! ¡bumbam bum baibam! Y el ogro dijo con una vos fuerte,pero que tenemos acá y la princesa le explicó, el ogro estuvo de acuerdo y les dijoa la cabra, la hoja y el colibrí a ver si querían que les saque un fotografía, a lacabra, la hoja y el colibrí les gustó la idea, entonces fueron al parque trasero delcastillo, las fotografías salieron muy lindas. A la hoja, la cabra y el colibrí lesgustaba mucho el castillo, era muy tarde y no se acordaban como llegar alchiquito lugar donde vivían, entonces todos se pusieron a pensar que se podíahacer final mente a la princesa se le ocurrió que se podían quedar a vivir en elcastillo, la princesa se lo dijo en secreto al ogro, al ogro le gustó mucho la idea, laprincesa y el ogro le dijeron la idea a los tres amigos, los amigos lo pensaron y alfinal decidieron que sí, porque había muchas flores para el colibrí, mucho espaciopara la cabra y muchas hojas para que la hoja se haga amigas. Y así termino el cuento de: la cabra, la hoja, la princesa, el colibrí y el ogro. 21
  • 22. ¿Qué es un cuento de misterio?Son cuentos basados en historias fantásticas, puede no contener nada deviolencia ni que cause sustos, ni pánico ni nada parecido, pero causa dudas,incertidumbre del porqué de aquello, de qué pasó en realidad, de quién fue elcausante o quién era el personaje, de dónde vino, qué se hizo, las cosas sonoscuras en sus causas y motivaciones, no se comprende en realidad lo quesucede o sucedió. Se presta para sacar conclusiones equivocadas.¿Cuáles son las características del cuento?Significación + intensidad + tensión.¿Quién es el autor del cuento?Lydia Giménez Llort“El secreto de Castielfabib”Allá por tiempos inmemorables, cerca de la Cruz de los Tres Reinos, en lo alto deun cerro, reconstruyeron un castillo y lo rodearon de una fortaleza para el disfrutetranquilo del Rey. Pero el lugar era demasiado bello y preciado, y no tardó en sermotivo de codicia y continuos intentos de conquista.Para infortunio del Rey, de su matrimonio con su amada esposa la Reina sólonació un varón y cuando el Rey, todavía joven, viose enfermó hizo llamar al nobleGuillermo, Duque de Aquitania, que era mitad guerrero mitad ermitaño._ Te ruegoque implores a los cielos para que mi pequeño príncipe quede a salvo de losmalhechores que acechan mi reino. En ti pongo confianza que estará siemprefuera de todo peligro- le encomendó el Rey.El cura, ante tan ingente y difícil tarea, imploró a los santos y a los ángeles enbusca de una solución. Finalmente, un día, sin saber cómo ni porqué, el cura llamóa la puerta del fiel Jacinto y pidió ayuda a unos mudos para asegurarse queguardarían siempre silencio. Ataviados con ropas oscuras para pasardesapercibidos recogieron al pequeño príncipe de manos del apenado Rey, lecolocaron un antifaz y se alejaron por una larga cuesta, aguardando un rato hastaque avanzara el anochecer.Ya en mitad de la noche, se acercaron a un arroyo, allí donde nacía un cerezo yesperaron silenciosos sin saber muy bien el qué. De tanto esperar quedaron todosdormidos hasta que les despertó una leve brisa. Cual fue entonces su sorpresacuando descubrieron, envuelto entre las ropas, a un pequeño sapo, de apenasseis centímetros, muy parecido a una rana. 22
  • 23. Era de color pardo y tenía tres líneas de color amarillo recorriendo la espaldarecordando las lujosas galas del infante. Su piel era lisa, propia de un príncipe,tenía el hocico largo y puntiagudo, ojos prominentes y pupilas redondeadas decolor dorado. Y en su cabecita, una mancha oscura alargada a modo de antifaz seextendía desde la parte posterior de cada ojo.Los allí presentes reconocieron en estos rasgos la persona del Príncipe y contristeza y suave ternura tomaron en su mano al sapillo pintojo y le ayudaron asaltar al arroyo.Y desde entonces el pequeño príncipe, convertido en sapillo, hapermanecido a salvo de tiranos, saliendo sólo cuando es de noche o en los díasnublados, aún temeroso de ver su vida peligrar.En Castielfabib, la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, el Convento de SanGuillén y las aldeas (Arroyo-Cerezo, Cuesta del Rato, Los Santos, Mas del Jacintoy Más de los Mudos) todos los saben y con sus nombres recuerdan el código desilencio que prometieron guardar para proteger a su sapillo real.Así que les pido a ustedes, que ahora leen su historia, que hagan igual.Fin¿Qué es un cuento de hadas? 23
  • 24. Un cuento de hadas es una historia ficticia que puede contenerpersonajesfolclóricos —tales como hadas, duendes, elfos, brujas, sirenas, troles,gigantes, gnomos y animales parlantes— e incluir encantamientos, normalmenterepresentados como una secuencia inverosímil de eventos. En el lenguajecontemporáneo, así como fuera del contexto literario, el término es utilizado paradescribir algo que está vinculado con princesas. Por ello, existen expresiones talescomo «un final de cuento de hadas» —un final feliz—1 o «un romance de cuentode hadas», aunque por cierto, no todas las narraciones de esta clase terminan conun final feliz. De igual manera, en el aspecto coloquial un «cuento de hadas»puede ser asociado con cualquier historiarocambolesca y extraordinaria. Por logeneral, este tipo de relatos suele atraer a los niños pequeños, al compenetrarestos de forma fácil y rápida con los personajes arquetípicos de cada historia.¿Cuáles son las características del cuento?Es claramente un género distintivo, la definición que marca a una obra como unrelato de este tipo es fuente de controversias.¿Quién es el autor del cuento?Paula Cabrera SchwartzEl hada azul.Había una vez un hada que vivía en Escocia. Se llamaba Titania,como la reina delashadas. Titania vivía en unárbol. Titania tenía algo diferentea las demás y es queella era de color azul y su pelo era de color rosado.Titania era del tamaño de unauña.Un día estaba en el rio y vio que unos hombres iban a talar el árbol en el queella vivía yles pregunto:-¿Por quéqueréis talar mi árbol?- dijo el hada.-Para hacer muebles-dijo elleñador-No ves que si talas mi árbol,me dejaras sin un hogar-dijoel hada.-¿Dóndeviviré?-dijo el hada.-Es verdad, no lo hare-dijo elleñador.El leñador no talo el árbolyTitania pudo conservar suhogar. 24

×