Club de lectura, ¿por dónde empezar?
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Club de lectura, ¿por dónde empezar?

on

  • 24,427 views

Recopilación de cuatro documentos sobre la creación y el funcionamiento de los club de lecturas.

Recopilación de cuatro documentos sobre la creación y el funcionamiento de los club de lecturas.

Statistics

Views

Total Views
24,427
Views on SlideShare
17,504
Embed Views
6,923

Actions

Likes
11
Downloads
357
Comments
0

11 Embeds 6,923

http://www.scoop.it 6850
https://twitter.com 51
http://clubdeloslectores.wordpress.com 5
https://twimg0-a.akamaihd.net 5
http://translate.googleusercontent.com 4
http://webcache.googleusercontent.com 2
http://www.google.es 2
https://si0.twimg.com 1
http://www.google.com.co 1
https://mail.google.com 1
http://bibliotecascr.blogspot.com.ar 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial LicenseCC Attribution-NonCommercial License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Club de lectura, ¿por dónde empezar? Document Transcript

  • 1. CLUB DE LECTURA O CLUB DE LECTORES Referencias encontradas Cómo crear un club de lectura en cualquier rincón del mundo Compartiendo lecturas Manual para organizar un club de lectura Cómo formar un club de lectura Cómo crear un club de lectura en cualquier rincón del mundo ¿Y por qué tú no? Crear un club de lectura no resulta una empresa difícil. Sigue nuestras pautas y enriquécete con tu propia experiencia. La denominación club de lectura: Denominamos club de lectura al grupo de lectores que se reúne periódicamente para realizar una puesta en común de los libros que, previamente, han leído en todo o en parte sus integrantes, de forma solitaria. A partir de esta genérica definición los matices son infinitos por la cantidad de variantes que admite: desde la composición de sus miembros, la periodicidad de las reuniones, el género de la lectura, la lengua en la que se comentan los libros, el lugar donde se celebran las reuniones y un largo etcétera. Igual que hay clubes de lectura en inglés los hay de catalán, de novela negra, de filosofía, de mujeres, de adultos, juveniles, entre padres, mensuales, quincenales, semanales, en librerías, aulas culturales o escolares, en bibliotecas o incluso en cafés a modo de tertulias. ¿Qué se necesita para poner en marcha un club? Ante todo necesitamos un local donde celebrar los encuentros, lotes de libros de un mismo título, un coordinador de la actividad, unos acuerdos básicos para funcionar y lo más importante: participantes. ¿Quién puede crear un club de lectura? La iniciativa privada y la pública se solapan en la mayoría de casos. Un club de lectura puede funcionar tanto impulsado por una biblioteca, un grupo de amigos, un grupo de padres, una asociación cultural, una residencia de la tercera edad, un programa de
  • 2. integración de inmigrantes, una onegé, un aula de lectura, a propuesta de un profesor o de un conjunto de alumnos... Lo importante es querer desarrollar la actividad, planificarla con método y realizarla con ilusión. ¿Cuál es el lugar más idóneo para los encuentros? Vale cualquier sitio siempre y cuando haya unas condiciones mínimas de habitabilidad y no se moleste a otras personas. A partir de ahí, sirve tanto la sala de una biblioteca como el local de una asociación, una librería o un aula multiusos. Eso sí necesitaremos sillas para que los participantes puedan sentarse y una mesa donde colocar los libros, folios y bolígrafos. Si se puede elegir, mejor escoged una mesa redonda o en todo caso oval porque permite a miembros del club verse las caras. ¿Cuántos podemos formar el grupo? Un buen grupo es aquel que se mueve en torno a los 10-20 participantes. Por debajo de esta cifra el riesgo de que un día no puedan acudir parte o la mayoría de sus miembros entraña serios riesgos para el éxito de la actividad. Más de 20 miembros no es aconsejable, tanto por la dificultad de moderar la tertulia como por la de reunir lotes de libros de más de 20 ejemplares. Si bien hay clubes que contradicen este postulado y funcionan a la maravilla con tan sólo 6 participantes o con 25. ¿De dónde sacamos los libros? Es obvio que para funcionar como club necesitamos lotes de libros de un mismo título suficientes para repartir entre los participantes. Tal vez este sea el gasto más importante de la actividad, por eso hay que estudiar todas las posibilidades. 1.Comprar nosotros el lote del libro elegido 2.Pedirlo en préstamo a otros clubes de lectura 3. Ponernos de acuerdo con otros clubes de nuestra provincia para compartir gastos y hacer rotación de libros. 4.Conseguir que un organismo de una provincia o autonomía financie cada año la compra de libros y estos puedan circular de club en club mediante un formulario de reserva. Si adquirimos nosotros los libros deberemos tener en cuenta el tipo de letra de la edición, la edición en sí (algunas son tan malas que enseguida se desbaratan) y un factor de calidad literaria: ¿pasado el tiempo seguirá mereciendo la pena tener un fondo tan elevado de la obra escogida? Podemos pedir libros a otros clubes, siempre y cuando también nosotros compremos algún título (por poco que sea lo que podamos) y ofrezcamos nuestro fondo. De esa manera enriquecemos el catálogo común. Para abaratar costes (de transporte en caso de préstamo entre provincias o de inversión en libros, cuando se ha producido adquisición de obras) recurriremos a una fórmula interesante consistente en convocar reuniones periódicas de los coordinadores de clubes que haya en una misma provincia y hacer una puesta en común de intenciones, proyectos, reservas de libros e iniciativas de las que puedan beneficiarse todos los clubes.
  • 3. ¿Qué horario es el mejor? El horario de mañana conviene más, por lo general, a los grupos integrados mayoritariamente por mujeres. Para algunas mamás con hijos pequeños y que trabajan sólo en casa, el horario vespertino es imposible. También las amas de casa sin responsabilidades de hijos, los jubilados, los trabajadores por turnos y los estudiantes pueden estar interesados en esta oferta matinal. Sin embargo, la oferta más amplia la encontraremos en los grupos de tarde y de tarde- noche. Un porcentaje elevado de participantes en clubes de lectura se inclina por esta opción para poder combinar ocio, trabajo y familia. ¿Con qué periodicidad nos reuniremos? Una vez cada semana. Una vez cada quince días. Una vez al mes. Dependiendo de la naturaleza del club, de la facilidad para conseguir lotes libros, del tiempo que dispongan los integrantes del grupo, se podrá fijar una periodicidad. A priori ninguna es mejor que el resto. ¿Necesitamos un nombre? El nombre proporciona cierta información sobre la actividad, por eso es importante que se llame de alguna manera. Club de lectura, tertulias literarias, taller de lectura, grupo de lectura son algunos de las denominaciones más frecuentes. La figura del coordinador/a Sin coordinador es difícil, aunque no imposible, poner en marcha un club de lectura. El coordinador/a es la persona encargada de planificar todos los aspectos referidos la actividad: *La elección de los títulos * La programación del club para el tiempo que se estime (trimestre, semestre o año) * La periodicidad de las reuniones, así como la elección de día, fecha y hora más idóneos *Preparar la documentación sobre los autores y las obras elegidas *Planificar las actividades complementarias que vayan a hacerse. *Moderar las reuniones (impedir la monopolización de la palabra) *Apagar fuegos * Controlar el préstamo y la devolución de los libros * Recoger las sugerencias de los miembros del grupo y proponer iniciativas Las responsabilidades del coordinador son grandes. Puede coincidir con la figura del bibliotecario/a, pero también puede ser una persona ajena a la institución que, bien por sus cualidades o por su formación, recibe una remuneración por el desempeño de esta actividad. Si no se cuenta con presupuesto la dificultad se puede solventar recurriendo al concurso de los voluntarios. De hecho, hay clubes que por criterio propio funcionan con coordinadores rotatorios. El coordinador debe ser un buen lector. Asimismo conviene que sea una persona de recursos, hábil para conducir temas espinosos, motivadora, con capacidad de observación y resolutiva.
  • 4. Partimos de la premisa de que no tiene por qué ser un/a profesor/a de literatura. El coordinador es sencillamente un mediador dotado para la animación a la lectura. Acuerdos básicos Un club de lectura se rige más por acuerdos que por normas. Es importante mencionar desde el principio el respeto a las opiniones ajenas, desterrar el insulto y la descalificación y facilitar el diálogo. En cuanto al cuidado de los libros se debe repetir a menudo la prohibición del subrayado de libros y aconsejar a los participantes que forren sus ejemplares mientras lo están usando para prevenir posibles manchas y deterioro de las pastas. Por lo general esta actividad es de carácter gratuito. La forma de evitar que se apunten personas que no piensan ir, pero sí ocupan una plaza, es pedir a los participantes un compromiso con la actividad que, si bien no implica obligatoriedad de asistencia, requiere una cierta regularidad de asistencia. ¿De dónde sacamos a los participantes? Los potenciales participantes, en la mayor parte de los casos, no se van a enterar de la puesta en marcha del club de lectura así que hay que salir en su busca. Poner carteles con reclamos atractivos en lugares como bibliotecas, casas de cultura, ayuntamientos, colegios, institutos y residencias es una buena idea. Otro buen método de reclutamiento consiste en repartir octavillas fotocopiadas en sitios donde contamos con la heterogeneidad de sus usuarios : supermercados, gimnasios, clases de manualidades, talleres varios, cafeterías, sedes de asociaciones culturales, museos, salas de exposiciones, escuelas de idiomas, piscinas, herboristerías, Bancos, oficinas de Cajas de Ahorro… Los medios de comunicación pueden resultar una baza importante. Lo que ocurre es que salvo los medios locales, el resto, no acostumbra a pararse demasiado en las pequeñas iniciativas culturales. De modo que conviene ser ingenioso y redactar una nota de prensa imaginativa que atraiga la atención de los periodistas. No deberíamos descuidar las radios, mucho más interesantes que los periódicos, porque admiten de mejor grado que el coordinador o el director de la actividad vaya a la emisora a contar en qué consiste la iniciativa. El primer día El primer día hay que dedicarlo a conocerse. Los integrantes del club pueden presentarse y comentar por qué han respondido a la llamada de la actividad y qué esperan del club de lectura. Definir sus perfiles como lectores ayudará al coordinador a reorientar la actividad. Es aconsejable introducir algún juego dinamizador pues ayuda a superar el bloqueo inicial del grupo de desconocidos. Por ejemplo, los integrantes pueden presentarse por parejas después de conversar unos minutos y decirse lo más esencial: nombre, profesión, lugar de procedencia, aficiones… El coordinador debe explicar en qué consiste su papel y/o el del bibliotecario y cuál va a ser la mecánica de funcionamiento del grupo en adelante. Explicará que todos los participantes van a recibir un libro para llevar a casa y que en el caso de los títulos voluminosos se fijará una cantidad de páginas para cada reunión del club. Si lo considera
  • 5. conveniente, puede dar unas pautas de antemano sobre la obra: localización de la historia, grado de dificultad, singularidades del autor… Pongamos un ejemplo: si se va a leer "Aura" de Carlos Fuentes, podría avisar de la peculiaridad del empleo de la segunda persona narrativa, algo bastante infrecuente en la narrativa tradicional. También deberá proporcionar al grupo sencillas instrucciones para el día de la reunión: como pedirle a los participantes del club que traigan anotaciones de citas, descripciones, comentarios sobre personajes o momentos de la obra literaria que le hayan suscitado alguna reflexión, observaciones de la estructura, dudas que han ido surgiendo durante la lectura y cualquier aspecto que les atraiga; facilitará el trabajo del grupo con el análisis de la lectura. No olvidar, sin embargo, que el objetivo de este primer día es despertar apetito en los lectores. Deberemos llevar el guión bien preparado con preguntas motivadoras y algún texto que induzca al intercambio de opiniones y a querer volver el próximo día. Suele ser divertido comentar nuestros hábitos lectores: dónde leemos, qué horario preferimos, cómo elegimos los títulos que vamos a leer, qué nos gusta de un libro, si prestamos o no nuestros ejemplares, anécdotas que nos hayan sucedido… Gobernar el club de lectura Para evitar agobios innecesarios es preferible visitar algún club de lectura como espectador/a y consultar con los coordinadores que tienen más experiencia el desarrollo de una sesión tipo. ¿Cómo se desarrolla una sesión tipo? En la mayor parte de las experiencias de clubes de lectura los participantes esperan indicaciones del coordinador para empezar a comentar la lectura. Lo habitual es empezar, si no se ha hecho en una sesión anterior, con la presentación del autor/a y de la obra. Puede llevarse alguna reseña crítica o una entrevista especialmente interesante. Introducido el tema se procederá a hacer una ronda de tanteo: ¿qué os ha parecido el libro? El coordinador debe ir introduciendo, si no lo hacen los participantes del club, temas como estructura, contenido, género, punto de vista, tiempo narrativo. Los lectores gustan de relacionar las lecturas unas con otras. Una de las razones por las que acuden los miembros del club a las reuniones descansa en el deseo de profundizar en la lectura solitaria y añadir nuevas interpretaciones a la propia. ¿Quién hace de moderador? El éxito de un club de lectura descansa en buena parte en las capacidades del coordinador/a para moderar. No todos los miembros del club quieren hablar, pero sin duda encontraremos frecuentemente miembros de estos grupos que sólo quieren hablar ellos. Si no queremos perder a nuestros participantes menos verborraicos deberemos prestar atención a aquéllos que intentan hablar y como rara vez se les deja, al segundo intento desisten de hacerlo por lo que acaban cansándose y marchándose del grupo.
  • 6. ¿Qué documentación aporta el coordinador y dónde la encuentra? Tampoco se trata de apabullar a los miembros del club con una avalancha de información sacada de enciclopedias o vastas monografías. A veces basta con la referencia a un artículo o una breve nota biográfica. No obstante los participantes agradecen que se sitúe al artista en su tiempo y en su corriente. Comentar el Frankestein de Mary Shelley implica situar la obra en el movimiento Romántico y mencionar la apuesta que un grupo de escritores hizo sobre quién de ellos escribiría el relato de miedo más terrorífico, origen de la obra (de no haber mediado este reto, Frankestein no existiría). Para elaborar un pequeño dossier sobre el autor y su obra, las revistas literarias suelen ser una buena fuente de información, tanto las de versión papel como las digitales. Hoy día la mayoría de los escritores tiene página web con reseña biográfica, información sobre los libros que ha publicado, premios literarios obtenidos y un dossier de prensa. ¿Qué clase de actividades complementarias podemos proponer? Aquí bien vale el viejo lema sesentayochero: "la imaginación al poder". Hay infinidad de actividades que complementan la lectura del libro: desde ver una película basada en el original literario o asistir a una representación teatral, hasta una excursión al lugar donde se ambienta una novela, planificar encuentros con escritores, trazar un itinerario literario de una ciudad protagonista de una lectura, confeccionar un mapa con los acontecimientos históricos que surgen de un determinado libro, organizar una conferencia sobre conexiones entre la música y la literatura; realizar una lectura colectiva de homenaje a un clásico, visitar un museo de arte moderno si se ha elegido una obra que provoque una discusión sobre el arte contemporáneo, convocar un concurso de relatos, seleccionados entre escritores consagrados, con una votación a mano alzada para elegir el mejor relato según criterio de los miembros del club de lectura. Y suma y sigue... Buenas ideas Si de cada libro se elabora una ficha y al término de la lectura se reparte a cada uno de los participantes la fotocopia, estos llevarán control de sus lecturas y les servirá para refrescar la memoria cuando quieran saber qué leyeron el pasado año y si recomendarían o no tal libro. Esta ficha y la documentación que se haya utilizado sobre el libro puede acompañar al lote de libros cuando éste se preste a otro club de lectura y así facilitar el trabajo documental. Plantear las lecturas de un trimestre alrededor de una temática concreta ayuda a redondear la programación y puede sacar de apuros a un club de lectura de pocos recursos. Un ejemplo podría ser "UN TRIMESTRE DE CUENTO" con lecturas de relatos del género en todas sus vertientes: clásico, de humor, gótico, de terror, psicológico, realista, folfklórico, fantástico, filosófico... La elección de los títulos Quizás éste sea el capítulo más delicado y en el que resulte más difícil atinar. Una buena selección de obras para el club de lectura requiere: conocimiento previo de la obra,
  • 7. exigencia de calidad literaria, interés del planteamiento argumental y del desarrollo de la historia. Libros de consenso general: Hay una serie de libros casi infalibles para empezar la actividad literaria de un club de lectura. La razón es que gustan a la mayoría de lectores con independencia de la edad, el sexo, procedencia geográfica y extracción social. Estos libros conforman esta breve selección: Adultos El amor en los tiempos del cólera Gabriel García Márquez La sonrisa etrusca José Luis Sampedro La casa de los espíritus Isabel Allende Orgullo y prejuicio Jane Austen El guardián entre el centeno J.D. Salinger Mejillones para cenar Birgit Vanderbeke Las hijas de Hanna Marianne Fredriksson Sostiene Pereira Antonio Tabucchi El callejón de los milagros Nayib Mahfuz La quinta mujer Henning Mankell El retrato de Dorian Gray Oscar Wilde Sueños en el umbral Fátima Mernissi Juvenil:
  • 8. Los zapatos de murano Miguel A. Fernández Pacheco Los escarabajos vuelan al atardecer Maria Gripe Cuando Hitler robó el conejo rosa Judith Kerr Postales desde la tierra de nadie Aidan Chambers Día de Reyes Magos Emilio Pascual La traidora Gudrun Pausewang Cuaderno de agosto Alice Vieira Paradero desconocido Kathrine Kressmann Taylor Infantil Matilda Roald Dahl Anastasia Krupnik Lois Lowry Manolito Gafotas Elvira Lindo El pequeño Nicolás Sempé Goscinny Los batautos Consuelo Armijo La increíble historia de la hormiga Miga Emili Teixidor Las cosas de Ramón Lamote Paco Martín Los hijos de Lúa Fina Casaldelrrey
  • 9. Actos sociales El club de lectura es en sí un acto social. No obstante abre la puerta a otros. Para aprovechar oportunidades de difusión de actividades de un pueblo o ciudad, la biblioteca, librería, centro cívico etc.. debe acostumbrarse a dejar sobre la mesa de reuniones información sobre proyecciones de cine, exposiciones, conciertos, charlas, cursos, seminarios, visitas de escritores, talleres en la biblioteca y otros. Seguro que a más de un participante del club le encantará esta clase de atenciones. Evaluación La crítica es siempre constructiva y por eso el coordinador debe someter a examen la actividad. Mejor que la encuesta sea anónima porque así los participantes se sentirán más libres de opinar. La evaluación de la actividad debe contemplar aspectos como: nivel de integración de los participantes, satisfacción, aspectos positivos y negativos, calificación de los libros y cuál sería su contribución para mejorar el desarrollo del club. Las fechas especiales Suele ocurrir que al cabo de cierto tiempo de compartir tiempo de ocio juntos, el grupo desarrolle iniciativas como hacer una cena de Navidad o fin de curso. También se puede dar el caso de que se proponga una merienda o un desayuno colectivo con aportaciones de cada participante: un termo de café, una botella de pacharán, unas pastas, un bizcocho casero, una caja de bombones, una tortilla de patatas… Para festejar el día del libro, el San Jordi, las Letras Galegas, el día internacional del Libro Infantil y Juvenil se pueden organizar también sencillas celebraciones donde se combine gastronomía con literatura. Si se cuenta con presupuesto, para dar la bienvenida a los participantes, estos apreciarán, sin duda, un sencillo piscolabis que ayude a romper el hielo y a dar carácter festivo al inicio de la actividad. Ejemplos de clubes de lectura: -De narrativa -De padres -De idiomas -De ensayo -De género negro -De poesía -De mujeres -De autor/a -De adolescentes -De niños -De literatura infantil y juvenil para adultos -De mayores -De enfermos -De presos -De verano -De campamentos
  • 10. -De gastronomía -De literatura y cine Directorio de preguntas frecuentes: P: ¿Dónde puedo conseguir más libros de este autor/a? R: El coordinador del club, el bibliotecario, el librero o el editor pueden proporcionarte la información. En caso de que la biblioteca no posea más obra propón una desiderata para que cuando haya presupuesto tu título elegido figure entre las compras preferentes. Las bibliotecas también ofrecen la posibilidad del préstamo interbibliotecario, así que puedes solicitarlo y, eso sí, leerlo en sala porque no lo podrás llevar a casa. P: Voy a crear un club de lectura ¿es preferible que los participantes sean de una edad y sexo o por el contrario resulta más interesante o enriquecedor la mezcla? R: Si se trata de un club infantil o juvenil mejor busca la homogeneidad. También resulta más interesante esta opción si el club es específico: por ejemplo de enfermos o de presos. En el caso de adultos siempre es más enriquecedora la mezcla. P: ¿Es bueno vetar de antemano ciertos temas como la religión y la política? R: Cada grupo establece sus normas. La religión y la política están en todos los aspectos de la vida, por lo que será muy difícil que no salgan en un momento dado. Compete al coordinador/a vigilar que el clima de las conversaciones sea de respeto y nunca de insulto o mofa. P: Soy incompatible con algún miembro del grupo y me está afectando tanto su comportamiento que me planteo dejar el grupo ¿debo comentarlo con el coordinador? R: Desde luego que sí. Sería muy triste que tuvieses que abandonar una actividad que te proporciona un gran placer por la actitud de otra persona. Busca la ayuda del coordinador e intenta arreglar la situación. P: ¿Qué hago cuando por un imprevisto de última hora no dispongo de los libros que debía entregar a los miembros del club? R: Coméntaselo a los participantes y propón un cambio. Sé previsor/a y ten en la recámara siempre dispuesto un relato que puedas repartir en un momento dado. P: Las lecturas que programa nuestro coordinador/a del club no nos suelen gustar en general pero aunque se lo decimos persiste en el empeño de seguir programando libros de ese tipo ¿qué hacemos? R: Recurrid a Fuenteovejuna todos a una y hablarlo en grupo. Explicadle vuestras razones y las posibles soluciones. Ofrecedle títulos alternativos.
  • 11. P:¿Es bueno dar carta blanca a los participantes del club para que sean ellos los que elijan el tipo de lectura que programaremos? R: Siempre resulta interesante escuchar sugerencias. Eso no quiere decir que nos atengamos estrictamente a ellas pues algunos títulos, por razón de tamaño, complejidad, dificultad de encontrar ejemplares, pueden no convenirnos, de modo que sí pero no al cien por cien. En http://revistas.educa.jcyl.es/revista_digital/ Compartiendo lecturas Los clubs de lectura pretenden animar a la lectura para fomentar el hábito lector a través del acercamiento progresivo al libro y por medio de actividades que motiven, interesen y diviertan para terminar profundizando en la lectura. Vamos a crear el nuestro. 1. ¿Qué es un club de lectores? Un club de lectura lo forman un grupo de personas que se ponen de acuerdo para leer el mismo libro al mismo tiempo. Lo leen cada uno en su casa pero proponen una fecha para reunirse y comentar lo que han leído hasta ese momento e intercambiar impresiones. Esta reunión puede ser presencial o virtual. Si es presencial nos reuniremos en el aula en clase de lengua o literatura, en la biblioteca o si el clima lo permite podemos reunirnos hasta en un parque. Si es virtual (lo que permite tener participantes de cualquier lugar del mundo) nos reuniremos en un blog creado para el club de lectura, entraremos en el blog en las fechas acordadas y a través de posts que generará el moderador y los comentarios de los miembros analizaremos la obra propuesta. 2. ¿De qué se habla en esas reuniones? Pues se habla de los protagonistas del libro, de los escenarios, del estilo literario, de los sentimientos que nos provoca la obra, etc. En este encuentro se elige la siguiente fecha de reunión y hasta qué página leeremos. Quien desee leer más porque no puede esperar a saber cómo continúa la trama puede hacerlo pero no deberá revelar lo que sabe al resto del grupo. Un aliciente de los clubs de lectura es que el lector se obliga a leerse un libro en un tiempo límite ya que tiene que cumplir con las fechas de las reuniones para comentarlo, evitando que tengamos libros que tardemos meses en terminar.
  • 12. 3. ¿Por qué un club de lectura? Porque el ejercicio habitual de la lectura ayuda a comprender el mundo, ayuda a  nuestro desarrollo personal, nos prepara para la crítica y la capacidad para comunicarnos con los demás. En un club de lectura aprendemos a expresar y defender las propias ideas, a escuchar, a dialogar y a valorar las opiniones de los demás. En el club de lectura además nos orientarán sobre qué leer y nos ayudarán a elegir las obras adecuadas. 4. ¿Cómo debe ser nuestro club? Lo más habitual es que en el club leamos novelas pero no tengamos miedo a dedicar tiempo también para leer poesía o ensayo. Para poner en marcha nuestro club de lectura necesitaremos: • Varios lectores (un mínimo de 8 personas por ejemplo). • Libros en ejemplares múltiples. • Un coordinador o mediador. Los libros los podremos pedir prestados a las bibliotecas más cercanas al domicilio de cada miembro. 5. Seleccionando los libros que leeremos: • Mejor que la elección de los libros la hagan varias personas. • Las personas que eligen los libros deben haberlos leído ya antes. • No caer en la tentación de elegir sólo las novedades, los best sellers o los libros premiados. Hay que elegir obras de todos lo estilos y de todas las épocas. • No elijamos libros demasiado largos (de más de 800 páginas). • Si organizamos por semanas las reuniones por semanas lo ideal es leer 100 páginas cada semana. • Si la novela tiene su versión cinematográfica es ideal que al finalizar el libro veamos la película. 6.  ¿Cuál es la labor del coordinador o mediador?
  • 13. El coordinador o mediador debe poner las fechas de las reuniones, moderar los encuentros, hacer que se respeten los turnos de palabra, racionar el tiempo de participación, recoger y transmitir al grupo el mensaje contenido en el libro, plantear preguntas que estimulen la intervención de todos los miembros del grupo… También puede organizar actividades complementarias como encuentros con autores, visitas a exposiciones relacionadas con la literatura, asistencias al teatro y al cine, etc... Es recomendable que el coordinador tenga un perfil literario, sea profesor de literatura o trabajador en una biblioteca, pero si no se dan estas circunstancias no importa que el coordinador sea uno de los alumnos que sea lector habitual y que tenga capacidad para la comunicación. 7.  Nuestro club de lectura virtual Para crear nuestro propio blog hacen falta dos elementos: un software de gestión de contenido (Blogger, Blogspot, Bitacoras.com, Blogalia, Blogia, Ya, etc…)  y un servidor conectado a Internet donde instalarlo. PASO 1: El proceso de creación es sencillísimo y gratuito. Tardaréis 15 minutos en ponerlo en marcha. Llamadlo Club de lectura y un nombre que os guste a todos. Por ejemplo: Club de lectura El Unicornio. En el blog podréis coordinar las actividades, proponer los libros recomendados y publicar comentarios sobre las impresiones que os ha causado la lectura de esas obras. PASO 2: Todos los sitios que te permiten crear tu blog funcionan más o menos de la misma forma. No te preocupes porque todo te lo irán pidiendo con formularios.   Tendrás que elegir un nombre de usuario y la clave con los que accederás al sitio para crear o modificar tus notas y configuraciones. PASO 3: Luego debes elegir el nombre de tu blog:
  • 14. PASO 4: Debes introducir tu mail y datos personales. Es imprescindible que proporciones una dirección válida, ya que en ella recibirás un mensaje con las instrucciones para activar tu cuenta de usuario y crear tu página web.    PASO 5: Debes explicar de qué va a ir tu blog: moda, ciencia, motos, libros… En este caso pondremos que es un club de lectura. PASO 6: Después te pedirán palabras clave que debes introducir para que nos encuentren en directorios de blogs o en los motores de búsqueda. PASO 7: Y el sector en el que englobarías tu página: Amigos y familia, Arte y cultura, Celebridades, Ciencias y naturaleza, Cine y espectáculos, Curriculum, Deportes, Mi diario personal, Economía y negocios, Formación y educación, Informática Internet y Tecnología, Juegos, La bolsa, Música, Ocio y entretenimiento, ONG y asociaciones, Religión, Salud y medicina, Viajes y turismo, Otros. PASO 8: Luego entrarás en un gestor en el que verás claramente cómo publicar un contenido, con un campo de título y otro de cuerpo. PASO 9: Podrás añadir comentarios o no. En este caso sí que nos interesa aceptar comentarios ya que a través de ellos los miembros del club debatirán sobre la obra que estamos leyendo en ese momento. PASO 10:
  • 15. Puedes elegir también la estética de tu blog. Puedes subir archivos para poner una cabecera propia fruto de un diseño tuyo o de una fotografía que hiciste o puedes elegir entre varias cabeceras predeterminadas que te ofrece la herramienta. PASO 11: También puedes elegir el color de fondo del blog y el tipo de letra en la que se leerán tus posts. ¡Ya tenéis vuestro propio club de lectura virtual! Ahora el coordinador debe escribir un post ofreciendo una obra para leer y poniendo una fecha para leer las 100 primeras páginas. El moderador dirá por ejemplo: “El día 12 de diciembre quedaremos a las 7 de la tarde para comentar lo que hemos leído en el blog. Yo lanzaré preguntas y vosotros podéis mandar vuestros comentarios. En http://es.paperblog.com/ Manual para organizar un club de lectura Al enterarse de que había montado un club de lectura, mucha gente me ha preguntado si puede formar parte de él o me ha pedido que le explique en qué consiste. Es por ello que, con la idea de animaros a organizar los vuestros, pues son una alternativa de ocio fabulosa, copio y pego el pequeño manual que creé cuando empezamos el nuestro. Ni que decir tiene que esto no son "normas" y que todo lo que pone aquí se puede variar a gusto de quien tenga la iniciativa, es un texto simplemente orientativo. A quienes ya estéis en un club de lectura o conozcáis de qué va la cosa, todo esto os resultará muy básico, pero el resto os daréis cuenta de que es muy fácil hacer realidad una actividad así de enriquecedora. ¡Aquí va, pues! Manual del Club de Lectura ¿Qué es un club de lectura?Un club de lectura es un grupo de personas que se reúnen periódicamente para
  • 16. hablar sobre un libro que han leído en común. Los encuentros suelen hacerse en torno a una buena cena o a algo de picar, aunque hay quienes prefieren quedar en una cafetería, en la biblioteca o, si hace buen tiempo, organizar un picnic. Cada miembro del club de lectura selecciona un libro y se encarga de coordinar la charla de la reunión, así como de hacer el papel de anfitrión. Existen clubes de lectura temáticos (feministas, de ciencia ficción, de poesía contemporánea, de ensayo, de novela decimonónica etc.) y clubes de lectura generalistas, en los cuales se leen todo tipo de libros. El fenómeno de los clubes de lectura no es muy común en España, pero es realmente importante en los países anglosajones. De hecho, muchas editoriales hacen ediciones especiales para los book clubs, con una sección de preguntas al final de las novelas para amenizar el debate. Es más, hay book clubs tan famosos que han conseguido que ciertos libros se conviertan en best-sellers. En Estados Unidos y en Gran Bretaña, en fin, las editoriales toman muy en serio los book clubs. Los más conocidos son los siguientes, por si queréis echar un vistazo a sus páginas web: Oprah’s Book Club (EEUU) Richard & Judy Book Club (Reino Unido) ¿Por qué formar parte de un club de lectura? Por muchísimos motivos, como por ejemplo: • Porque te impulsa a leer más, cosa que siempre has querido hacer y para la que no sueles encontrar un momento en el día. • Porque de ese modo lees libros que tú nunca hubieses descubierto o escogido, abriéndose así las puertas a todo un mundo nuevo. • Porque la experiencia de comentar tu lectura con otras personas es muy enriquecedora y te hace pensar en aspectos del libro en los que no habías caído. • Porque, cuando eres el responsable de la lectura, aprendes a leer a fondo y a coordinar un grupo. • Porque es una forma de hacer algo distinto y enriquecedor con tu tiempo, rompiendo así la monotonía. • Porque es una manera de conocer a gente interesante y pasar un buen rato. • Porque las reuniones son divertidas. etc…
  • 17. Escoge tu razón entre todas estas o invéntate la tuya, pero no dejes escapar la oportunidad de formar parte de un club de lectura, ¡no te arrepentirás! Esta película, basada en un libro de Karen Joy Fowler, os dará una idea perfecta de la organización de un club de lectura. ¿Cómo funciona un club de lectura? Hablaremos aquí del formato más habitual de un club de lectura, aunque como antes hemos comentado, hay otros. • Formación del club de lectura Alguien tiene la feliz idea de reunir a un grupo para crear un club de lectura. Un número ideal de miembros es 12, de ese modo, cada persona tiene la oportunidad de escoger un libro y organizar una velada al menos una vez al año. Además, como la mayoría de las reuniones tienen lugar en las casas, por cuestiones de espacio no suele ser recomendable que el grupo sea más grande. Por otra parte, un mayor número de miembros impediría que los debates se realizaran con comodidad y que todo el mundo tuviese un turno para hablar. Lo primero que hay que hacer es reunirse para que todos los miembros se conozcan y escojan de qué mes desean encargarse (es recomendable que alguien se encargue de tomar nota de todo y luego lo mande a los demás miembros, bien por e-mail o bien creando un grupo de correo). Aunque todos deben escoger en esa primera reunión de qué mes desean encargarse, no hace falta que digan qué libro quieren que se lea. Los libros se anunciarán siempre en la sesión del mes anterior, junto con la fecha exacta en que se reunirán al mes siguiente. Por supuesto, alguien se tiene que presentar voluntario para encargarse del primer mes. Deberá anunciar el día, hora y libro al resto del grupo. Después, por e-mail, tendrá que mandar su dirección al resto del grupo, con las señas detalladas (metro, mapa o lo que sea), junto con un recordatorio del día, hora y libro escogido. Este procedimiento debe realizarlo todos los meses la persona encargada de la lectura. • Elección del libro Cada miembro del club, como hemos dicho, selecciona el libro que se va a leer en el mes que le corresponde organizar, y lo anuncia en la reunión anterior. Los criterios para seleccionar un libro son los siguientes:
  • 18. - Que se encuentre en las tiendas y en las bibliotecas. La persona encargada ha de asegurarse de que el libro se sigue editando y no es ya una rareza, difícil por tanto de encontrar. Para ello, nada mejor que buscar en Internet, bien en las webs de las librerías de tu ciudad, bien en los catálogos de las bibliotecas públicas. - La longitud es un tema importante, ya que el grupo cuenta con un mes para leerlo y, seguro, una vida muy atareada. Por tanto, si el libro seleccionado es, por ejemplo, la Biblia o Crimen y castigo, lo mejor será escoger ciertas partes para comentar, y no toda la obra. No obstante, si el libro seleccionado es de una longitud “normal,” los miembros del club deben comprometerse a intentar terminarlo (si un mes no lo hacen, no pasa nada, pero que no sea la tónica general). Formar parte del club no es obligatorio, pero hacerlo es adquirir un compromiso. - El libro escogido tiene que ser interesante. Es decir, que si el encargado es, por ejemplo, paleontólogo, y escoge un tratado sobre dinosaurios, lo más probable es que no todos los miembros del club lo encuentren tan apasionante. Aunque, por supuesto, habrá ocasiones en que no a todo el mundo le guste la obra que toca, la persona encargada debe procurar que sea una novela que “enganche,” un libro de poesía accesible, un ensayo de interés general o un libro de cuentos que “atrapen.” Habrá ocasiones en que alguno de los miembros del club hayan leído ya la obra escogida, pero ese no es motivo para descartarla. Todo lo contrario, se trata de una buena oportunidad de releerla y/o de poder comentarla con más gente. • Veladas Cada mes, la persona encargada de escoger el libro se encarga de organizar una cena o unos aperitivos en su casa, acompañados de vino y otras bebidas. Los invitados, por supuesto, pueden llevar algo de beber, de comer o bien el postre. De acuerdo con el espacio del que cada uno disponga, las reuniones se harán en torno a una mesa o con cojines en el suelo. No importa, lo fundamental es crear un espacio donde se pueda conversar sin interrupciones y pasando un buen rato. El encargado de ese mes puede preparar, si lo considera necesario, fotocopias con preguntas sobre las que pensar, con la vida del autor u otras cosas.
  • 19. Alguien (o todos) debe encargarse de tomar notas de lo que se hable acerca del libro para enviarlo por e-mail o “colgarlo” en la web del grupo del club, de modo que quien no haya podido asistir a la reunión pueda leer acerca de ella. Además, hay muchos clubes que se reúnen durante años y años, y es bonito poder revisar de cuando en cuando lo que se ha ido leyendo. • ¿Y si quiero hacer algo distinto? Por motivos de espacio o simplemente porque le apetece, la persona encargada del mes puede escoger realizar su reunión con un picnic en el campo, una visita a un museo cuyas obras se mencionan en la novela que ha escogido y todo tipo de cosas originales. Sólo hay que echarle un poco de imaginación. • ¿Puedo llevar a alguien a la velada? Es difícil que con más de 12 personas un debate pueda ser fluido. No obstante, hay ocasiones en las que, porque no hay con quien dejar al niño, porque un pariente nos está visitando o por cualquier otro motivo, uno de los miembros del club puede verse en la necesidad de llevar a alguien a la reunión, en cuyo caso debe consultarlo con el resto del grupo (especialmente con el anfitrión del mes). En otras ocasiones, una persona puede llevar a alguien al encuentro porque es experto en el tema que se va a tratar o por otra serie de motivos. Siempre que las “variaciones” en las reuniones se consulten con los demás, pueden llegar a ser incluso enriquecedoras. Disfruta, pues, de tu lectura y de tu club. Cuéntale la idea a todas las personas que creas que puedan estar interesadas y pásales este pequeño manual. ¡Que por todas partes haya clubes de lectura reuniéndose y disfrutando de los buenos libros y los buenos amigos! En, http://i-elanor.typepad.com/casadelarbol/
  • 20. Cómo formar un club de lectura Un grupo de gente que acuerda leer un mismo libro durante un determinado lapso de tiempo, en su propia casa y a su propio ritmo y se comprometen a reunirse periódicamente, ya sea personal o virtualmente, para comentar sobre el libro elegido, compartir experiencias, emociones, paseos, películas y eventos culturales; eso es un club de lectura. Los clubes de lectura son especiales pues permiten: 1- Una lectura personal de acuerdo a la velocidad de cada participante 2- La posibilidad de compartir opiniones, reacciones e ideas con respecto a la obra que se lee. 3- La probabilidad de enriquecimiento con las opiniones y diferentes perspectivas de los demás miembros del club. 4- Si alguien es perezoso para leer o tiene dificultades, el estar en club lo motivará a seguir y a recibir ayuda de los demás. 5- Hacer amigos y disfrutar de eventos culturales y paseos. Los clubes pueden ser de narrativa, ensayo, poesía, biografías, filosofía, ciencia, etc. También se puede leer en inglés u otro idioma para practicar. Sus integrantes pueden ser jóvenes, niños u ancianos. Enfermos, presos y en general gente que quiera disfrutar de una buena lectura, amigos y buena compañía. ¿Quiénes pueden organizar un club de lectura? Las bibliotecas, las librerías, los colegios, centros culturales, asociaciones, grupos de amigos, comedores de madres, parroquias, etc, etc, etc… ¿Qué se necesita para empezar un club de lectura? Gente, libros y ganas!
  • 21. Lectores: Si la agrupación es adulta, es recomendable que sean alrededor de 10 personas y como máximo 30 para que todos puedan participar y haya más diversidad de opiniones. En general siempre se pueden abrir más clubes si se llega al tope con uno. Si el club es de niños, se necesitará una atención personalizada. Se puede comenzar con 10, ya que menos podría ser aburrido; y no exceder los 15, para no distraerse. Se recomienda que los niños sean mayores de 8 años para que puedan leer sin dificultad. Libros: Cada uno de los participantes debe contar con un ejemplar ya sea propio o en préstamo del libro elegido. En nuestro medio, quizás este punto suene a ironía; sin duda es la parte más difícil ya que los libros son muy caros. Pero con un poco de imaginación y colaboraciones se pueden llegar a conseguir los libros necesarios. Se pueden hacer actividades para recaudar fondos pro-clubes de lectura, bookcrossing, solicitar una donación a una librería (nada se pierde con intentar!) o solicitar préstamos a las bibliotecas que “quizás” tengan un presupuesto específico de al menos S/810 [1] para comprar libros - al menos en este caso sabrán que los libros que compren serán leídos con un 99% de seguridad. También se puede recurrir a los directores de los colegios, a las universidades u otros medios que quieran apoyar el fomento de la lectura y aportar su grano de arena al desarrollo del país. El coordinador: Esta es la persona que moderará las reuniones, resumirá el mensaje del libro, motivará la participación, controlará los tiempos, organizará paseos y salidas de grupo y lanzará preguntas que aviven el debate y formen la sinergia necesaria. Los llamados a ser coordinadores son los bibliotecarios, profesores de literatura, críticos literarios, educadores, expertos en un determinado libro o simplemente lectores fervorosos con agudeza y habilidad para comunicar. El Ministerio de Cultura Español, en su sección “Ideas para bibliotecas”, nos dice que a través de la experiencia que han tenido, se ha concluido que no importa la profesión del coordinador. Lo que importa es que tenga una cultura amplia, muchas lecturas, capacidad de síntesis, facilidad para comunicar y liderar, instinto de provocación, capacidad de organización, disponibilidad de tiempo y que acepte hacer el trabajo AD-HONOREM, es decir por amor al arte.
  • 22. Puede ser que sea difícil encontrar a personas que no cobren por hacer de coordinadores en un club de lectura, en este caso se debe contar con un presupuesto para sus honorarios. Sin embargo, la cantera principal para encontrar futuros coordinadores es el mismo club de lectura, incluso el puesto puede rotar periódicamente. ¿Cómo conseguir gente? La divulgación es la primera arma: Invitaciones, volantes en las bibliotecas, colegios o centros de reunión de potenciales miembros, publicación en medios de comunicación local, posters, cartas a organizaciones, etc. Es importante describir de antemano algunas características del club para que más personas se animen a formar parte, como por ejemplo decir que la intervención en las reuniones no es obligatoria, o que no se lee en voz alta, que los libros serán gratis, que se lee en forma personal o la inscripción es gratuita. También se debe indicar sobre las actividades creativas incluidas como: presentación de películas, participación en actividades culturales, y la lista y tipo de libros que se piensa leer, así como la posibilidad de que cada miembro sugiera títulos nuevos. Luego de esto, se debe esperar y si no se llega al número mínimo de participantes se debe replantear la presentación, hacer una encuesta para ver que tipo de libros se quisiera leer y esperar a que se corra la voz ya que a veces una actividad nueva es vista con algunas dudas. En estos casos se podría incluir en los volantes, opiniones de gente que haya participado y disfrutado de los beneficios de un club de lectura, no solamente literarios si no amistosos y culturales.