Your SlideShare is downloading. ×
Reseña.
Reseña.
Reseña.
Reseña.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Reseña.

152

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
152
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Programa de Posgrado en Lingüística del Texto Aplicada a la Enseñanza del Español Curso: Comunicación interpersonal Facilitadoras: Yasmel Chavarría y Donna Roper Estudiantes: Álex Nieto Montilla Dodmar Aguirre Dacosta Reseña crítica del artículo: Hernández Padilla, Eduardo (2007). Un modelo conexionista de la afasia de broca en la lengua española. Revista Mexicana de Psicología, versión on-line vol. 24, núm. 2, México. Panamá, 8 de febrero de 2014
  • 2. Hernández Padilla, Eduardo (2007). Un modelo conexionista de la afasia de broca en la lengua española. Revista Mexicana de Psicología, versión on-line vol. 24, núm. 2, México. Oteando la afasia de broca Álex Nieto Montilla y Dodmar Aguirre Dacosta La recuperación del lenguaje luego de padecer un daño a nivel de la corteza cerebral (conocido como afasia de broca) a través de un modelo conexionista es el tema objeto de estudio en el artículo de Hernández Padilla. Consigna que “el trastorno tipo afasia, entendido como la pérdida o el deterioro de las funciones lingüísticas, es causado por un daño (traumatismos, infartos, infecciones, etcétera) a nivel de la corteza o de las estructuras cerebrales asociadas con el lenguaje” (Padilla, 2007). Se apoya en autores como Benson & Ardila, Bereta, Thompson, Shapiro, Kiran & Sobecks, Caramazza y Zurif. Inicialmente, hace referencia a las alteraciones fonéticas (producidaspor la afasia) como la omisión o sustitución de fonemas, además de que la comprensión lingüística se ve afectada (Beretaet al, 2001); frente a este planteamiento, alude al diseño de “una tarea de identificación de los papeles temáticos…en oraciones con diferentes estructuras lingüísticas (Caramazza y Zurif), de donde el afásico debía elegir. El resultado fue que los afásicos usaban “el orden de los elementos de la oración”, lo que denominan orden canónico: sujeto, verbo y objeto (SVO). De igual forma, señala otros estudios sobre la presencia del orden canónico, que son importantes para la comprensión lingüística: en Holanda (Bastiaanse et al, 2003), en Japón (Hagiwara & Caplan, 1990) e Italia (Bates et al, 1987). A diferencia de los ejemplos supracitados, en el español, tienen mayor utilidad otros elementos que tornan secundario el orden canónico. Al respecto, Hernández (2007) indica que Marcos y Otrosky utilizaron este modelo para “evaluar la importancia que tienen distintos elementos, e.g., la preposición, en oraciones con diferente estructura lingüística ―activas, pasivas, pseudohendidas, etcétera― en la lengua española”. Señala Hernández (2007) que los resultados obtenidos por los autores se resumen en tres estrategias para identificar los papeles temáticos:conocimiento gramatical de la preposición a como señal del objeto, interpretación oracional mediante el conocimiento del mundo y discernimiento de un orden canónico del tipo SVO. Más adelante explica que estas estrategias son “consecuencia de la recuperación espontánea del organismo ante las exigencias del entorno”, lo cual se denomina plasticidad cerebral. El texto indica que en cuanto a plasticidad cerebral existen cuatro tipos: desenmascaramiento de vías, adaptación de regiones homólogas, activación de áreas aledañas y la regeneración de algunas estructuras cerebrales a partir de la neurogénesis, las cuales dependen de las estructuras cerebrales participantes en la recuperación de la función mencionada. Comenta el autor que el inconveniente con el enfoque de la plasticidad cerebral consiste en la falta de control de los factores influyentes; de ahí que propone los modelos conexionistas como alternativa, puesto que permiten la simulación “en redes neuronales operantes bajo principios computacionales del cerebro”. El éxito alcanzado por los modelos conexionistas, según Hernández, van desde “el aprendizaje y el empleo de los sufijos regulares y subregulares del tiempo pasado, el aprendizaje de la sintaxis, de la
  • 3. lectura de palabras, el desarrollo de estereotipos, las flexiones morfológicas, la memoria a corto plazo, el reconocimiento del rostro y la percepción del habla, entre otros”. Una deficiencia que señala Hernández al modelo conexionista es la falta de simulación en las alteraciones y deficiencias en el lenguaje características de dicho trastorno (agratismo y comprensión verbal). Frente a esta realidad descrita, Hernández (2007) comenta que el trabajo, objeto de este artículo, “analizó las estrategias de identificación de los papeles temáticos en oraciones activas simples durante el deterioro y la recuperación de funciones (plasticidad) ocurridos en un trastorno tipo afasia de broca”. Para eso se utilizaron dos tipos de alteraciones: la limitación de la información lingüística de las unidades de procesamiento y la pérdida de conocimiento lingüístico. El modelo conexionista utilizado fue el algoritmo de retroprogramación, el cual consiste en igualar el estímulo y la respuesta dada por el modelo conexionista. Para alcanzar el objetivo, se diseñó un modelo compuesto de 189 nodos, divididos así: 98 unidades de registro (actúan de forma individual en el registro), 42 de producción y 49 de procesamiento interno (ambos nodos se interconectaron por capas). Hernández (2007) indica que, para completar el diseño, se redactaron 720 oraciones activas simples, divididas en dos grupos de 360 cada uno (uno de entrenamiento y otro para evaluar), basadas en el trabajo de Otrosky et al (1999) (e.g.,El león golpeó a un tigre). La estructura oracional “presenta 60 parejas de sustantivos y 30 de verbos transitivos (cada verbo fue asignado a dos pares de sustantivos), dos artículos (de diferente nivel de determinación, el y un), la preposiciónay un elemento que denotaba la ausencia de esta. Como complemento, se agregó la información evaluada en distintos estudios: orden de constituyentes, nivel de determinación de artículos y preposición a.También, se implementó la identificación particular para cada palabra, con la finalidad de “obligar que los modelos analizaran individualmente cada palabra estímulo, así como dotarlos de realismo” (cf. Elman, 1990). La codificación binaria fue utilizada para representar los valores asumidos por cada apartado de información, mientras que los elementos de la oración se mantuvieron de forma horizontal. De igual forma, se consignaron seis estructuras oracionales factibles: SVO, SOV, VSO, OSV, OVS. Los resultados, después de realizar 500 ensayos, muestran diferencias significativas para el uso del sujeto de la oración. Por otro lado, se encontró una variación significativa en el empleo de la preposición respecto a los diferentes órdenes de la oración y las condiciones del modelo. También se observaron diferencias significativas en el empleo de los artículos asociadas a las condiciones del modelo: más utilización del artículo antecediendo al sujeto que al objeto oracional; y, por otro lado, se utilizó más el artículo indeterminado antes del objeto. Otro hallazgo resultó ser que en condiciones de lesión el modelo empleó el artículo determinado precediendo al sujeto y al objeto. Al enfrentar el modelo con el nuevo grupo de oraciones estímulo, no se encontraron diferencias significativas en el uso de los elementos oracionales asociados al orden normal del modelo: SVO, empleados consistentemente en los seis órdenes. De igual forma, se encontró que la utilización de la proposición aminoró en las distintas instancias del modelo si se le compara con la frecuencia en la fase previa.
  • 4. Durante la investigación, hemos considerado, además, trabajos como Evolución de la pragmática en un caso de afasia de broca severa, de Gallardo-Paúl et al, quienes señalan, a partir del estudio de tres grabaciones el índice de participación conversacional, los actos de habla y la pragmática textual. De esta última, destacan que no es posible, al menos con esos casos, hacer un análisis de ese apartado por el déficit gramatical y el enfático uso de elementos de conexión (marcadores del discurso). Otro de los elementos que analizan es el de las inferencias ante estructuras reiterativas y de poco valor gramatical. Así, para Francisco Román Lapuente et al, “la agramaticalidad que acompaña a la afasia de broca parece alterar la capacidad de los pacientes para utilizar información gramatical, como la acción de ordenar una serie de palabras para decodificar el sentido de la frase”. De esta forma, puede verse afectada la comprensión lectora y la escritura. Y, luego de concluir el análisis del tema, quedan algunas interrogantes por dilucidar: - ¿Por qué fue excluida la preposición a del ensayo? - ¿Qué tan exacto es este modelo conexionista frente al proceso neuronal que se desarrolla en el ser humano? - ¿Qué sucederá con este modelo conexionista si se somete a una estructura oracional mayor? La investigación nos lleva al enfoque multidisciplinario especializado para el estudio y tratamiento de la afasia de broca. Holístico, integrador y personalizado. Al respecto, diversos estudios han confirmado claramente que la terapia del lenguaje presenta un efecto positivo sobre la recuperación del paciente. Darley (1975), citado por Villodre et al, señala que la terapia intensiva ejerce un efecto positivo sobre la recuperación; cuando más temprano se instale, mejores serán sus resultados; cuando más joven sea el paciente, mejores los resultados que se pueden esperar; los resultados dependerán de la etiología del daño; se pueden esperar mejores resultados si el paciente se encuentra libre de complicaciones asociadas; la motivación del paciente, su crítica y otros factores personales influyen sobre los resultados; ningún factor por sí solo produce una influencia negativa suficiente para desistir de la terapia; los déficits menores tienen una evolución más saludable; y el valor de la terapia ni solo se limita a los progresos del paciente, sino que también influye sobre sus actitudes, valores y relaciones sociales en general. De momento, queda mucho por atender. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Gallardo-Paúl, G et al (2006). «Evolución de la pragmática en un caso de afasia de broca severa» en Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, vol. 26, n.° 4, pp. 188-203. Lapuente, F.et al. Lenguaje, afasias y trastornos relacionados. En http://ocw.um.es/cc.-sociales/neuropsicologia/material-declase-1/tema-5.-lenguaje-afasias-y-trastornos-relacionados.pdf. Consultado el 2 de febrero de 2014. Ortega, X. (2010). Semiología de las afasias. En http://blog.utp.edu.co/internaumana/files/2010/10/Semiologia-de-las-Afasias.pdf. Consultado el 4 de febrero de 2014. Villodre, R. et al. Intervención multidisciplinar en afasias. En http://www.uv.es/perla/1[15].VillodreyMorant.pdf. Consultado el 30 de enero de 2014.

×