Uploaded on

Historia del pensamiento ambiental

Historia del pensamiento ambiental

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,413
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Historia del Pensamiento AmbientalCapitulo 1. ÁfricaHace cinco millones de años un tipo de homínido, antepasado cercano del ser humano,habitaba el sur y el este de África. Hace 1,5 millones de años este homínido fabricante deherramientas evolucionó hacia formas más avanzadas: el Homo habilis y el Homo erectus.El primer hombre que existió en África, el Homo sapiens, data de hace más de 200.000años. Cazador y recolector, capaz de realizar toscas herramientas de piedra, el Homosapiens se asociaba con otros de su especie para formar grupos nómadas; finalmente estospueblos bosquimanos nómadas se extendieron por todo el continente africano. El procesode diferenciación racial data del año 10.000 a. C. La creciente población negroide, quedominaba la domesticación de animales y la agricultura, expulsó a los grupos bosquimanoshacia las zonas más inhóspitas. En el siglo I, el pueblo bantú, uno de estos gruposdominantes, comenzó una migración que duró 2.000 años y pobló la mayor parte de Áfricacentral y meridional. Las sociedades negroides dependían de la agricultura de subsistenciao, en las sabanas, del pastoreo. La organización política era, en general, local, aunque mástarde se desarrollarían reinos en África occidental y central.La primera gran civilización africana comenzó en el valle del Nilo en el 5000 a. C.aproximadamente. Estos asentimientos, que dependían de la agricultura, se beneficiaronde las crecidas del Nilo como fuente de regadío y nuevos terrenos. La necesidad decontrolar la corriente del Nilo produjo finalmente una compleja y bien estructuradanación, con elaborados sistemas políticos y religiosos. El reino de Egipto se desarrolló einfluyó en las sociedades mediterráneas y africanas durante miles de años. La fabricaciónde utensilios de hierro se extendió hacia el sur, desde Egipto, alrededor del año 800 a.C.Las ideas de monarquía real y de organización estatal también fueron exportadas, enparticular a zonas vecinas como Kush y Punt. El reino cusita del este, Meroë, fuereemplazado en el siglo IV por Aksum, que se transformó en Etiopía.Durante un periodo que transcurrió entre finales del siglo III a.C. y principios del siglo I,Roma conquistó Egipto, Cartago y otras áreas del norte de África, que se convirtieron enlos graneros del Imperio romano. El Imperio fue dividido en dos partes en el siglo IV.Todos los territorios al oeste de Libia siguieron perteneciendo al Imperio deOccidente, controlado por Roma, y los territorios al este, incluido Egipto, pasaron aformar parte del Imperio bizantino, gobernado desde Constantinopla. En esta épocala mayoría de la población se había convertido al cristianismo. En el siglo V losvándalos, una tribu germánica, conquistaron gran parte del norte de África. Los reyesvándalos gobernaron hasta el siglo VI, cuando fueron derrotados por las fuerzasbizantinas y el área fue absorbida por el Imperio de Oriente.La era de los imperios y las ciudades-estadoLos ejércitos islámicos invadieron África tras la muerte de Mahoma en el 632 yrápidamente vencieron la resistencia bizantina en Egipto.
  • 2. El IslamLos 5 pilares1. La creencia en un solo y único Dios2. La oración diaria viendo hacia la Meca, el lugar sagrado de los creyentesmusulmanes3. La obligación de los ricos de dar limosna a los pobres4. La peregrinación, al menos una vez en la vida, a la Meca.5. Hacer ayuno en los días santos musulmanes.El norte de ÁfricaDesde sus bases en Egipto, los árabes invadieron los reinos bereberes del oeste y en elsiglo VIII conquistaron Marruecos. Mientras que los bereberes de la costa se convirtieronal Islam, muchos otros se retiraron a los montes Atlas y al interior del Sahara. La minoríaárabe estableció un reino autocrático en Argelia y Marruecos. Los reinos cristianos deAlwa y Makuria en Sudán fueron conquistados; sólo el reino cristiano de Nobatia fue losuficientemente fuerte como para resistir a los invasores, y forzar la firma de un tratadoque mantuvo su independencia durante 600 años. Los árabes permanecieron como laminoría gobernante durante varios siglos.El comercio a través del Sahara se hizo frecuente durante el siglo VIII. Los guías decaravanas y los maestros religiosos traspasaron sus valores políticos, religiosos y socialesa los pueblos de las rutas de comercio. Anteriormente, los invasores musulmanes delYemen rechazaron a los pueblos de la costera Aksum hacia el interior y establecieron unaserie de ciudades-estado como Adal y Harar. El mar Rojo pertenecía ahora a loscomerciantes musulmanes.Varias dinastías rivales surgieron en la costa norte africana. En el siglo VIII losmusulmanes norteafricanos conquistaron la mayor parte de la península Ibérica, y durantesiglos intentaron ataques y expediciones de conquista a la Europa cristiana. Ya antes delas Cruzadas algunos reinos islámicos muy civilizados dominaban el sur y el este delMediterráneo. En el siglo XIV el Sudán cristiano sucumbió ante los ejércitos mamelucosde Egipto. Los turcos otomanos conquistaron Egipto en 1517 y durante los cincuenta añossiguientes establecieron un control nominal sobre la costa norteafricana. El poder real, sinembargo, permaneció en manos de los mamelucos, que gobernaron Egipto hasta quefueron derrotados por Napoleón Bonaparte en 1798. Los etíopes fueron invadidos por losejércitos del sultanato de Adal, pero derrotaron en 1542 a los musulmanes con la ayudade Portugal.Reinos de África occidentalEn África occidental surgieron una serie de reinos de raza negra cuya base económicayacía en el control de las rutas comerciales transaharianas. Se enviaban al norte oro,nueces de kola y esclavos a cambio de ropas, utensilios y sal.GhanaEl primero de estos reinos, Ghana, comenzó a existir el siglo V en lo que hoy es el surestede Mauritania; su capital, Kumbi Saleh, ha sido excavada en tiempos modernos. Ya en el
  • 3. siglo XI, los ejércitos de Ghana, equipados con armas de hierro, se adueñaron de las rutasde comercio que se extienden desde el actual Marruecos a los bosques costeros de Áfricaoccidental al sur. Los bereberes nómadas de la confederación sanhaja (la actualMauritania central) formaban el nexo principal entre Ghana y el norte. Una vez que losárabes consiguieron controlar las costas del noroeste, comenzaron a explotar estas rutascomerciales. A principios del siglo XI había consejeros musulmanes en la corte de Ghana,y los mercaderes musulmanes vivían en grandes barrios de extranjeros desde los quedirigían un comercio a gran escala muy lucrativo. En el siglo XI, Ghana fue destruida porlos almorávides, una belicosa facción musulmana fundada entre los bereberes sanhaja. Aprincipios del siglo XI se alzaron en guerra santa (yihad) y controlaron las rutas decaravanas del Sahara. Entonces el movimiento se separó; un grupo avanzó hacia el nortepara conquistar Marruecos y España, mientras que el otro se dirigió al sur para destruir(en el año 1076) la capital de Ghana. Durante el siglo siguiente el pueblo Soso de FutaYallon, anteriormente vasallos de Ghana, tomó el control del área, pero fueronconquistados a su vez por los pueblos de Mali en el año 1240 aproximadamente.Mali y SongayEn el centro de las cuencas altas de los ríos Senegal y Níger, Mali evolucionó a principiosdel siglo XI a partir de un grupo de las tribus mande. A mediados del siglo XIII, el reinocomenzó un periodo de expansión bajo el vigoroso monarca Sundiata. Se supone quepoco después los gobernantes de Mali se convirtieron al Islam. El imperio de Malialcanzó su punto culminante bajo el mansa (rey) Musa, que condujo una peregrinación aLa Meca en 1324-1325, inició relaciones diplomáticas con Túnez y Egipto, y llevó avarios eruditos y sabios musulmanes a su imperio; a partir de la época de Mansa Musa,Mali apareció en los mapas de Europa. Después de 1400, el imperio decayó y Songay seconvirtió en el reino más importante del Sudán occidental. Aunque Songay data de antesdel siglo IX, su gran periodo de expansión se produjo con el reinado de Sunni Alí y AskiaMuhammad. Durante el reinado de este último el Islam prosperó en la corte, y Tombuctuse convirtió en el mayor centro de la cultura musulmana, famoso por su universidad y sumercado de libros. Atraídos por su riqueza, los ejércitos de al-Mansur de Marruecosdestruyeron la capital de Songay, Gao, en 1591. Tras la caída de Songay, varios reinospequeños -Macina, Gonja, Ségou, Kaarta- intentaron dominar el oeste del Sudán, pero lasluchas continuas y el declive económico fueron los únicos resultados.Los reinos de Hausa y Kanem-BornuAl este de Songay, entre el río Níger y el lago Chad, surgieron las ciudades-estado deHausa y el imperio de Kanem-Bornu. Los reinos hausa (Biram, Daura, Katsina, Zaria,Kano, Rano y Gobir) nacieron antes del siglo X. Después de la desaparición de Songay,el comercio transahariano se trasladó al este, donde cayó bajo el control de Katsina yKano. Éstos se convirtieron en los centros de un floreciente comercio y vida urbana. Alparecer, el Islam fue introducido en los reinos hausa en el siglo XIV desde Kanem-Bornu.Este último imperio existía en el siglo VIII como un impreciso reino intermedio al norte yal este del lago Chad. En un principio fue gobernado por un pueblo nómada, los zaghawa,pero fueron reemplazados por una nueva dinastía, los saifawa, que reinó desde el año 800hasta el año 1846 aproximadamente. Los nuevos soberanos se convirtieron al Islam en el
  • 4. siglo XI. A finales del siglo XIV se trasladaron a la región de Bornu, y la zona anterior,Kanem, fue conquistada por el pueblo bulala procedente del sur. El soberano bornu másconocido fue Mai Idris Alooma (reinó entre 1580-1617 aproximadamente), que introdujoarmas de fuego compradas a los turcos otomanos. En su momento de esplendor, Kanem-Bornu controló las rutas saharianas hacia Egipto, pero a mitad del siglo XVII ya habíacomenzado su decadencia.La expansión del IslamDurante el periodo de los grandes imperios sudaneses la vida de los agricultores ypescadores prácticamente no cambió; sólo las clases dirigentes disfrutaban de lasimportaciones y los artículos de lujo. Los agricultores vivían en economías de subsistencia,sujetos a los impuestos periódicos y a las ocasionales incursiones en sus aldeas en busca deesclavos. El Islam se asociaba con los grandes centros urbanos y era la religión de la clasedirigente y de los residentes extranjeros. Sin embargo, antes del final del siglo XV, losárabes nómadas kunta empezaron a predicar, y durante la mitad del siglo XVI la hermandadqadiriyya, a la que pertenecían, comenzó a extender el Islam por todo Sudán occidental.Aproximadamente en la misma época, los fulani, un pueblo nómada y pastor, se trasladaronlentamente hacia el este desde la región de Futa Toro, en Senegal, ganando adeptos para elIslam. Durante este periodo, el Islam se convirtió en una religión personal más que en unamera religión de estado. De hecho, el Islam parece haber declinado entre las clasesdirigentes y dinastías no musulmanas que gobernaron en antiguos centros musulmaneshasta el siglo XVIII. Los movimientos islámicos de reforma y renacimiento comenzaronentre los pueblos fulani, mandingo, soso y tukolor.Las viejas dinastías fueron derrocadas y se crearon reinos teocráticos que extendieron elIslam a nuevas áreas. En los reinos hausa, Shehu Usuman dan Fodio, un maestromusulmán, encabezó la rebelión de los fulani, que entre los años 1804 y 1810 derrocó alos monarcas hausa y estableció nuevas dinastías. Sin embargo, un intento de conquistarBornu fue resistido con éxito por el líder religioso al-Kanemi. El nuevo imperio fulani fuedividido en un principio entre el hermano de Shehu, Abdullahi, y su hijo, MuhammadBello, pero, después de 1817, Muhammad y sus sucesores fueron sus únicos señores.Seku Ahmadu, un musulmán fulani, creó otro reino teocrático en Macina, en 1818.Durante su reinado desarrolló un imperio que abarcaba toda la región del río Níger, desdeJenne hasta Tombuctu. Tras su muerte en 1844 su hijo tomó el poder, pero en 1862Macina cayó ante otro reformador musulmán, al-Hajj Umar, que creó el vasto imperiotukolor, en la región de Senegambia, antes de su muerte en 1864.Reinos de África orientalLos primeros restos de la historia de África oriental aparecen en el periplo del mar deEritrea (c. 100), que describía la vida comercial de la región, así como sus lazos con elmundo más allá de África. Inmigrantes indonesios llegaron a Madagascar durante el primermilenio con nuevos productos alimentarios, sobre todo bananas, que pronto se difundieronpor todo el continente. Pueblos de habla bantú que se establecieron en el interior, formaron
  • 5. reinos basados en el clan y absorbieron a los pueblos bosquimanos y nilóticos queocupaban las llamadas áreas interlacustres, o entre lagos, más al interior. Los colonosárabes ocuparon la costa y establecieron ciudades comerciales. Marfil, oro y esclavos eranlas principales exportaciones. Ya en el siglo XIII se habían creado algunas notablesciudades-estado. Entre estos reinos zenj se puede citar a Mogadiscio, Malindi, Lamu,Mombasa, Kilwa, Pate y Sofala. La cultura urbana swahili se desarrolló gracias alintercambio mutuo de hablantes bantúes y árabes. Las clases gobernantes eran deascendencia afro-árabe; las masas eran bantúes, muchos de ellos esclavos. Estas ciudades-estado mercantiles estaban orientadas hacia el mar, y su impacto político en los pueblos delinterior fue mínimo hasta el siglo XIX.Los avanzados y complejos reinos de los lagos empezaron su desarrollo en el siglo XIV.Poco se sabe de su historia primitiva. Una de las teorías afirma que los pueblos cusitas delas montañas etíopes llegaron a dominar a las tribus bantúes. Se cree que otros cusitasfueron los antepasados de los pueblos tutsi de la actual Tanzania, Ruanda y Burundi.Entre los lagos Victoria y Eduardo, los primeros reinos gobernados por los bachweziflorecieron antes del año 1500, época en la que fueron suplantados por la primera ola depueblos luo, que emigraron del Sudán. Los nuevos inmigrantes adoptaron las lenguasbantúes en el país de Bunyoro, pero en Acholiland, Alurland y el país de Lango (toda laactual Uganda) conservaron su propio lenguaje. Más tarde se crearon nuevos reinos, entreellos Bunyoro, Ankole, Buganda y Karagwe. De estos reinos, Bunyoro fue el máspoderoso hasta la segunda mitad del siglo XVIII. Entonces Buganda comenzó aexpandirse, y sus ejércitos hicieron incursiones por extensas zonas. El reino de Bugandacreó una burocracia compleja y centralizada, en la que los jefes de distrito y subdistritoeran designados por el kabaka („rey‟).Más al sur, en Ruanda, los bachwezi (llamados alternativamente bututsi o bahima en estazona) fundaron una aristocracia de pastores de ganado que gobernó a los pueblos bantúesa partir del siglo XVI.Reinos centroafricanosLos reinos centroafricanos son aún menos conocidos que los interlacustres. En la sabanadel Congo, al sur de los bosques tropicales, pueblos de habla bantú establecieroncomunidades agrícolas a comienzos del siglo IX. En algunos lugares se desarrolló elcomercio a larga distancia con la costa oriental; el cobre y el marfil eran las principalesexportaciones. Durante el siglo XIV se estableció el reino del Congo, que dominaba unazona de la actual Angola entre los ríos Congo y Loge y desde el río Kwango al Atlántico,con un elaborado sistema político, con gobernadores provinciales y un rey elegido deentre los descendientes del rey fundador, Wene. En la zona entre el Kasai superior y ellago Tanganica, se organizaron varios reinos en el año 1500 aproximadamente, yformaron el imperio luba. Su fundador, Kongolo, sometió a varios pueblos pequeños de laregión y los usó como base para ulteriores conquistas. Sin embargo, el imperio nodesarrolló mecanismos centralizadores, así que las luchas dinásticas y los reinosseparatistas fueron un problema continuo. En el año 1600, aproximadamente, uno de loshijos más jóvenes de la dinastía abandonó el reino y fundó el imperio lunda. El reinolunda pronto se separó, y miembros de la dinastía real se fueron para fundar nuevosreinos como Bemba, Kasanje y Kazembe. Este último se convirtió en el reino más
  • 6. poderoso y grande de los luba-lunda, y entre 1750 y 1850 dominó Katanga del sur y partede la meseta de Rhodesia.Se cree que los pueblos de habla bantú que se trasladaron al este desde la región delCongo, durante el primer milenio, asimilaron a los pueblos neolíticos nativos. Más tarde,los inmigrantes bantúes, llamados karanga, fueron los antepasados del actual puebloshona. Los karanga comenzaron a construir el Gran Zimbabwe, un impresionante edificiode piedra que albergaba a la corte real. También formaron el imperio Monomotapa, queobtuvo su riqueza gracias a la minería de oro a gran escala y alcanzó su máximoesplendor durante el siglo XV.Reinos surafricanosAntes del siglo XIX, los pueblos de habla bantú habían expulsado o admitido a suspredecesores de África del Sur y habían establecido varios reinos sedentarios. A principiosdel siglo XIX, la presión de la población y el hambre provocó una serie de guerras ymigraciones a gran escala a través de África meridional y central. Comenzaron en 1816,cuando el rey zulú Shaka desarrolló nuevas técnicas militares y se embarcó en guerras deconquista contra los pueblos vecinos. Las tribus derrotadas por los zulúes emigraron delsureste de la actual Sudáfrica y, al reorganizar sus técnicas de combate tomando comomodelo las de los zulúes, arrollaron a pueblos más distantes, que, en consecuencia, sevieron forzados a buscar nuevos hogares. Los ndwandwe, guiados por su jefe Sobhuza, sedirigieron al norte y establecieron el reino de Swazi a partir del año 1820. Los ngonitambién fueron al norte y avanzaron a través del actual Mozambique y más allá del lagoMalawi, donde, en 1848 aproximadamente, se dividieron en cinco reinos, que lucharonintensamente entre el lago Victoria y el Zambezi. Otro grupo, dirigido por Soshangane,emigró al sur de Mozambique, donde fundaron el reino de Gaza cerca del año 1830. Loskololo emigraron al norte hacia Barotseland y comenzaron una lucha por el poder con elpueblo local, los lozi. Los ndebele fueron al oeste (1824-34) y después al norte (1837),hasta lo que hoy es Zimbabwe, y fundaron un reino en Matabeleland.Comienzo del imperialismo europeoEl primer esfuerzo continuado de los europeos con respecto a África se desarrolló graciasal interés de Enrique el Navegante, príncipe de Portugal. Fueron enviadas numerosasexpediciones después de 1434, cada una aumentando el conocimiento europeo sobre lacosta sur, hasta que, en 1497-1498, Vasco da Gama rodeó el cabo de Buena Esperanza yllegó a la India.Las expediciones portuguesas fueron impulsadas por varios motivos: el deseo deconocimiento y de llevar el cristianismo a los pueblos paganos, la búsqueda de aliadospotenciales contra la amenaza musulmana y la esperanza de encontrar rutas de comerciolucrativas y fuentes de riqueza. Más tarde, dondequiera que portugueses, ingleses,franceses y holandeses pasaban, alteraban las estructuras vigentes de la vida comercial ypolítica y cambiaban los sistemas económicos y religiosos.Rutas comerciales
  • 7. Los portugueses establecieron una cadena de colonias comerciales a lo largo de la costaafricana occidental. El Mina, fundada en la Costa de Oro (actual Ghana) en 1482, fue lamás importante; de hecho, fue la única en la Costa de Oro y las áreas de Congo y Luandaen donde el comercio fue realmente lucrativo. Oro, marfil, productos alimentarios yesclavos africanos se intercambiaron por armas de fuego, tejidos y alimentos. El comercioportugués atrajo a los rivales comerciales europeos, que en el siglo XVI crearon suspropios puestos e intentaron captar el comercio existente. En África occidental el nuevocomercio tuvo efectos profundos. Las antiguas rutas comerciales habían estado orientadasal norte a través del Sahara, sobre todo hacia el mundo musulmán. Ahora las rutas fueronreorganizadas hacia la costa y la importancia económica de los reinos de la sabana entróen decadencia, mientras que los reinos de la costa incrementaron su riqueza y poder.Pronto se entablaron luchas entre los pueblos costeros por el control de las rutascomerciales y para acceder a las nuevas armas de fuego traídas de Europa.El comercio de esclavosCon el auge del comercio de esclavos para las Américas, las guerras por el control delcomercio africano se hicieron más intensas. Durante los cuatro siglos de trata de esclavos,un número incalculable de africanos fueron víctimas de este tráfico de vidas humanas. Lamayoría fueron capturados por otros africanos e intercambiados por distintos artículos. Elprimer reino importante que se benefició del comercio de esclavos fue Benín, al oeste dela actual Nigeria, fundado en el siglo XV. Al final del siglo XVII había sido sustituidopor los reinos de Dahomey y Oyo. A mediados del siglo XVIII, el pueblo ashanticomenzó su auge como el mayor poder del África occidental. Bajo el asantehene „rey‟Osei Kojo (que reinó entre 1764-77), los ejércitos ashanti comenzaron a presionar endirección sur hacia las estaciones o puestos comerciales europeos de la Costa de Oro.Aunque no pudieron limpiar la ruta de intermediarios, se aseguraron un abastecimientoestable de armas de fuego, que usaron para expandirse hacia el norte y disputar susfronteras orientales con Dahomey. Más al este, el reino yoruba de Oyo se debilitaba afinales del siglo XVIII, lo que provocó la guerra civil y la intervención de las fuerzasfulani desde el norte y un incremento en la cantidad de esclavos disponibles para elcomercio. En el año 1835 aproximadamente, la capital imperial, Old Oyo, fueabandonada, pero en la batalla de Oshogbo (c. 1840) los fulani fueron expulsados. Lasguerras civiles se extendieron hasta 1893, cuando el poder yoruba se dividió en variosreinos competidores.Durante la última parte del siglo XVIII, la opinión pública en Gran Bretaña se volvió encontra del comercio de esclavos. Debido a la decisión de Mansfield de 1772, que liberabaa los esclavos en Gran Bretaña, se planteó la posibilidad de crear una colonia africana deantiguos esclavos. El primer intento (1787-90), en la bahía de San Jorge (actualmenteSierra Leona), fracasó; los abolicionistas lo intentaron una segunda vez y en 1792fundaron Freetown en la misma zona. Cuando los británicos declararon ilegal el comerciode esclavos para los ciudadanos británicos en 1807, consideraron que Freetown era labase adecuada para las operaciones navales contra tal comercio y, en 1808, Sierra Leonafue convertida en una colonia de la Corona. El ejemplo de Sierra Leona atrajo a losestadounidenses, interesados en la colonización del África negra, y a principios de 1822
  • 8. la Sociedad de Colonización Estadounidense logró establecer su colonia, Liberia, en lascercanías de cabo Mesurado.La expansión británicaEl deseo británico de acabar con el comercio de esclavos se basó en los intentos dereorganizar el comercio africano hacia otras exportaciones (como el aceite de palma), enaumentar la actividad misionera y en imponer la jurisdicción del gobierno británico sobrepropiedades que habían pertenecido a comerciantes británicos. Tales accionesinvolucraron con frecuencia a Gran Bretaña, por descuido, en luchas con los reinosafricanos y condujeron a que asumiera la soberanía de ciertos territorios africanos. En1821, el gobierno británico tomó el control de una serie de fuertes en la Costa de Oro.Debido a una serie de malentendidos, la primera de varias guerras entre los ashanti y losbritánicos ocurrió entre 1823 y 1826; estos conflictos se sucederían intermitentementehasta fin de siglo. Aunque el gobierno británico renunció al control de los fuertes en1828, volvió a asumir la jurisdicción en 1843. En cambio, la autoridad británica sobre losashanti no quedó firmemente establecida hasta 1900. En el delta del Níger, la aboliciónbritánica de la esclavitud obligó a sustituir la trata de esclavos por el comercio de aceitede palma; para ello, Gran Bretaña precisaba un puerto cercano. Además, los británicosestaban ansiosos por eliminar a los intermediarios de los reinos del delta, tales comoCalabar, Bonny y Brass. En 1852 los británicos obligaron al gobernante de Lagos aaceptar su protección y así, en 1861, Lagos fue convertido en una colonia de la Corona.África oriental y centralEn el centro y el este de África el impacto europeo fue diferente. Cuando los portuguesesllegaron a las costas del Congo y Angola, a partir de 1480, se aliaron rápidamente con lossoberanos del Congo, que se convirtieron al cristianismo, e intentaron crear un estadooccidentalizado. Este objetivo se frustró, sin embargo, por las guerras civiles y laintroducción del comercio de esclavos. La región pronto quedó inmersa en luchas ydurante el siglo XVI el reino se derrumbó. Más al sur, los portugueses fundaron Luandaen 1575 como base para penetrar en el interior de Angola; de aquí salieron casi la mitadde todos los esclavos enviados a las Américas. Cuando alcanzaron la costa este de África,los portugueses intentaron cortar las conexiones comerciales con el mundo musulmán. Enel proceso, gran número de ciudades-estado fueron destruidas, otras ocupadas y toda lazona entró en decadencia económica. Después de que los portugueses fueran expulsadosdefinitivamente de Mombasa en 1698, la costa volvió a tener un gobierno nativo, perodurante el siglo XVIII los gobernantes de Omán establecieron al menos un controlnominal. A comienzos del siglo XIX, el sultán Sayyid Said, gobernante de Omán,transfirió su capital a Zanzíbar, que le sirvió de base para fortalecer su control sobre lacosta y penetrar al interior para comerciar con los reinos interlacustres. Los esfuerzosbritánicos por regular el comercio de esclavos de África oriental condujeron, en 1822, aun tratado que prohibía la venta de esclavos a súbditos de reinos cristianos. Sin embargo,el comercio de esclavos continuó muy activo, debido al gran número de africanossecuestrados para hacer frente a la demanda de esclavos en las plantaciones de clavo deZanzíbar y los mercados de esclavos del Medio este estadounidense.
  • 9. La llegada de los portugueses a Etiopía había ayudado a evitar la conquista musulmana.En 1542 una fuerza combinada de etíopes y portugueses derrotó al ejército musulmán, ylos etíopes reconquistaron gran parte de su territorio perdido. Sin embargo, tras lasdisputas doctrinales entre los eclesiásticos coptos y los jesuitas portugueses, losportugueses fueron expulsados en 1632. Etiopía pasó una época de aislamiento y, ya en elsiglo XVIII, la monarquía se derrumbó. Desde 1769 a 1855, Etiopía soportó la „edad delos príncipes‟, durante la cual los emperadores eran gobernantes títeres, controlados porlos poderosos nobles provinciales. Dicha era acabó con la coronación del emperadorTheodore II, un jefe menor que llegó al trono tras derrotar a sus rivales. Véase Etiopía.SudáfricaAunque los portugueses ignoraron Sudáfrica durante mucho tiempo, sus rivales, losholandeses, comenzaron en 1652 a desarrollar el área como una estación en la ruta a lasIndias orientales. Durante un corto periodo, los colonos fueron animados a establecersealrededor de Ciudad de El Cabo, al tiempo que empezaba a desarrollarse una nueva culturay pueblo, los bóers o afrikáners. A pesar de la resistencia del gobierno iniciaron unainmigración hacia el interior en busca de mejores tierras y, después de 1815, para escapardel control del gobierno británico. Mientras avanzaban hacia el interior, se encontraron conlos zulúes y otros pueblos bantúes en su expansión hacia el sur. El resultado fue una seriede guerras por la tierra. En el curso de sus migraciones, los bóers fueron los primerosblancos en explorar el interior de África.A finales del siglo XVIII, el interés científico y la búsqueda de nuevos mercadoscomenzó a estimular una era de exploraciones. El explorador británico James Brucealcanzó las fuentes del Nilo Azul en 1770; su compatriota Mungo Park exploró (en 1795y 1805) el curso del río Niger; el explorador alemán Heinrich Barth viajó extensamentepor el oeste del Sudán musulmán; el misionero escocés David Livingstone exploró el ríoZambezi y en 1855 bautizó las cataratas Victoria; los exploradores británicos JohnHanning Speke y James Augustus Grant, río abajo, y sir Samuel White Baker, río arriba,resolvieron el misterio de la fuente del Nilo en 1863. A los exploradores les siguieron (yen algún caso precedieron) los misioneros cristianos y, más tarde, los comercianteseuropeos.La política europeaA medida que crecía el interés europeo por África, las dificultades de sus gobiernos seincrementaban. Los franceses comenzaron la conquista de Argelia y Senegal a partir de1830, pero la ocupación sistemática del África tropical no comenzó hasta la segunda mitaddel siglo. Al penetrar al interior de África, ciudadanos y administradores europeosencontraron resistencia por parte de los pueblos dominantes y fueron bienvenidos por lospueblos subordinados que buscaban aliados o protectores. Desde 1880 a 1905,aproximadamente, buena parte de África fue dividida entre Bélgica, Francia, Alemania,Gran Bretaña, Italia y Portugal. En 1876 el rey Leopoldo II de Bélgica estableció laAsociación Internacional del Congo, una compañía privada, para explorar y colonizar laregión. Su principal agente en esta tarea fue sir Henry M. Stanley. En 1884 la intensarivalidad de las potencias europeas, deseosas de conseguir más territorios africanos, y las
  • 10. mal definidas fronteras de sus diversas posesiones amenazaron las relacionesinternacionales. Entonces se convocó una conferencia a la que las naciones de Europa,junto con Estados Unidos, enviaron delegados.En la Conferencia de Berlín (1884-85) las potencias definieron sus zonas de influencia yestablecieron reglas con vistas a la futura ocupación de la costa de África y para ordenarla navegación en los ríos Congo y Níger. Entre las importantes disposiciones del Acta deBerlín había una que obligaba a las potencias que adquirieran un nuevo territorio enÁfrica, o asumieran un protectorado sobre cualquier parte del continente, a notificarlo alresto de las potencias signatarias. Durante los quince años siguientes se negociaronnumerosos tratados entre las naciones europeas para ejecutar y modificar lasdisposiciones de la conferencia. Gran Bretaña firmó en 1890 dos tratados de este tipo. Elprimero, con Alemania, demarcaba las zonas de influencia de las dos potencias en África.El segundo tratado, con Francia, reconocía los intereses británicos en la regióncomprendida entre el lago Chad y el río Niger y admitía la influencia francesa en elSahara. Otros acuerdos, en especial los que firmaron Gran Bretaña e Italia en 1891,Francia y Alemania en 1894 y Gran Bretaña y Francia en 1899, clarificaron aún más lasfronteras entre las posesiones africanas de Europa.La resistencia africanaNingún reino africano había sido invitado a la Conferencia de Berlín y ninguno firmó estosacuerdos. Siempre que fue posible, los africanos se opusieron a las decisiones tomadas enEuropa en el momento de ser aplicadas en suelo africano. Los franceses afrontaron unarevuelta en Argelia en 1870 y la resistencia a sus esfuerzos por controlar el Sahara (1881-1905). En el Sudán occidental, el gobernante mandinka Samory Toure y Ahmadu, el hijo ysucesor de AlHajj Umar, del reino tukolor, intentaron mantener su independencia. Sinembargo, ambos fueron derrotados por los franceses (Ahmadu en 1893 y Samory cincoaños más tarde). Dahomey fue ocupado por las fuerzas francesas en 1892, y la región deWadai fue la última en caer bajo la dominación francesa, en 1900. Los administradoresbritánicos encontraron una resistencia similar por parte de los bóers en Sudáfrica durantelos periodos 1880-81 y 1899-1902. Los colonos británicos y bóers conquistaron el país deMatabele en 1893, y tres años más tarde los matabele (ndebele) y sus subordinados, losshona, se revelaron. Estallaron revueltas en Ashantiland en 1893-94, 1895-96 y 1900, y enSierra Leona en 1897. Los reinos fulani de Mausa se resistieron a la conquista británica(1901-03). Sokoto se sublevó en 1906. Los alemanes se enfrentaron a la insurrección herero(1904-08) de África del Sudoeste y a la revuelta de la tribu maji maji (1905-07) enTanganica. Sólo los etíopes, bajo el emperador Menelik II (que reinó de 1889 a 1911),tuvieron éxito en su resistencia a la conquista europea, al aniquilar una fuerzaexpedicionaria italiana en la batalla de Adua (Aduwa) en 1896.Incremento del desarrolloUna vez que los territorios fueron conquistados y pacificados, las administracioneseuropeas comenzaron a desarrollar sistemas de transporte, de manera que las materiasprimas destinadas a la exportación pudieran ser embarcadas con mayor facilidad en lospuertos, y a establecer sistemas de impuestos que iban a obligar a los agricultores desubsistencia a plantar cultivos rentables o a dedicarse al trabajo migratorio. El comienzo
  • 11. de la I Guerra Mundial interrumpió ambos esfuerzos políticos ya encauzados. Durante elcurso de la guerra, los territorios alemanes del oeste y sudoeste de África fueronconquistados y más tarde, bajo el mandato de la Sociedad de Naciones, fueron repartidosentre las distintas potencias aliadas. Miles de africanos lucharon en la guerra o sirvieroncomo porteadores para las fuerzas aliadas. La resistencia a la guerra se limitó a la cortarebelión, en 1915, de John Chilembwe, un sacerdote africano, en Nyasaland (hoyMalawi).Tras la I Guerra Mundial los esfuerzos destinados a explotar las colonias se moderaron yse prestó más atención a mejorar los servicios educativos y médicos, a ayudar aldesarrollo y a salvaguardar los derechos territoriales de las colonias africanas. Noobstante, algunas colonias ocupadas por blancos, como Argelia, Rhodesia del sur (hoyZimbabwe) y Kenia, recibieron una considerable autonomía interna. Rhodesia del sur seconvirtió en colonia autónoma de la Corona británica en 1923, con casi ningunadisposición referente al voto de africanos. Durante el periodo de entreguerras comenzarona emerger varios movimientos nacionalistas y de protesta. Sin embargo, la mayoría de lasveces la elección de miembros se limitaba a los grupos africanos occidentalizados. Sóloen Egipto y Argelia, donde gran número de africanos habían abandonado su modo de vidatradicional y desarrollaban nuevas identidades y fidelidades, se formaron partidospolíticos de masas. Etiopía, que anteriormente había resistido con éxito la colonizacióneuropea, cayó ante la invasión italiana de 1936 y no recobró su independencia hasta laII Guerra Mundial. Con el comienzo de la guerra, los africanos sirvieron en las fuerzasaliadas, incluso en número superior a la anterior guerra, y las colonias apoyaron engeneral la causa aliada. La lucha en el continente, que se limitó al norte y noroeste deÁfrica, acabó en mayo de 1943.La nueva ÁfricaTras la guerra, las potencias coloniales europeas quedaron psicológica y físicamentedebilitadas, y la balanza de poder internacional se trasladó a los Estados Unidos y la UniónSoviética, dos estados declarados anticolonialistas. En el norte de África, la oposición algobierno francés se desarrolló a partir de 1947 con actos terroristas esporádicos y motines.La revolución argelina comenzó en 1954 y continuó hasta la independencia del país en1962, seis años después de que Marruecos y Túnez lograran su independencia. En el Áfricasubsahariana francesa se hicieron esfuerzos para contrarrestar los movimientosnacionalistas, al conceder a los habitantes de los territorios la ciudadanía total y permitir adiputados y senadores de cada territorio asistir a las sesiones de la Asamblea Nacionalfrancesa. No obstante, el sufragio limitado y la representación comunal asignada a cadaterritorio se demostró inaceptable. En los territorios británicos el ritmo de cambio tambiénse aceleró después de la guerra. Empezaron a aparecer partidos políticos que englobaron atantos grupos étnicos, económicos y sociales como fue posible. En Sudán, los desacuerdosentre Egipto y Gran Bretaña sobre la dirección de la autonomía sudanesa obligó a que losbritánicos aceleraran el proceso de independencia de estos territorios, y Sudán seindependizó en 1954. Durante la década de 1950, el ejemplo de las nuevas nacionesindependientes de otros continentes, las actividades del movimiento terrorista Mau Mau deKenia y la efectividad de líderes populares como Kwame Nkrumah incrementaron todavíamás la velocidad de dicho proceso. La independencia de Ghana en 1957 y de Guinea en
  • 12. 1958 desató una reacción en cadena de demandas nacionalistas. Sólo en 1960 empezaron aexistir diecisiete naciones africanas.A finales de la década de los setenta casi toda África era independiente. Las posesionesportuguesas -Angola, Cabo verde, Guinea-Bissau, y Mozambique- se independizaronentre 1974 y 1975, después de años de lucha violenta. Francia renunció a las islasComores en 1975, y Djibouti consiguió la independencia en 1977. En 1976 España dejóel Sahara español, que entonces fue dividido entre Mauritania y Marruecos. Aquí, sinembargo, estalló una cruda guerra por la independencia. Mauritania renunció a su parte en1979, pero Marruecos, que tomó posesión de todo el territorio, continuó la lucha con elFrente Polisario, de carácter independentista. Zimbabwe consiguió la independencia legalen 1980 (véase Zimbabwe: Historia). El último resto de la larga dependencia delcontinente, Namibia, consiguió la independencia en 1990.Los jóvenes estados africanos se enfrentan a varios problemas fundamentales. Uno de losmás importantes es la creación de un Estado nacional. Gran parte de los países africanosretuvieron las fronteras que habían trazado arbitrariamente los diplomáticos yadministradores europeos del siglo XIX. Los grupos étnicos podían quedar divididos porlas fronteras nacionales, pero los lazos de lealtad que unían a tales grupos eran a menudomás fuertes que los nacionales. No obstante, cuando los estados africanos consiguieron laindependencia, los movimientos nacionalistas dominantes y sus líderes se instalaron enun poder casi permanente. Llamaron a la unidad nacional y recomendaronencarecidamente que los sistemas parlamentarios de varios partidos fueran descartados enfavor de un Estado con partido único. Cuando estos gobiernos no pudieron o no quisieroncumplir las expectativas populares, el recurso era a menudo la intervención militar. Aldejar la administración rutinaria en manos de la burocracia civil, los nuevos líderesmilitares se presentaron como eficientes y honestos guardianes públicos, pero prontodesarrollaron el mismo interés por el poder que caracterizó a sus predecesores civiles. Enmuchos estados, el comienzo de la década de 1990 despertó un renovado interés en lademocracia parlamentaria de varios partidos.El desarrollo económico también representa un gran problema. Aunque gran número depaíses africanos poseen considerables recursos naturales, pocos tienen los fondosfinancieros necesarios para el desarrollo de sus economías. Las empresas privadasextranjeras a menudo han considerado la inversión en áreas subdesarrolladas demasiadoarriesgada, y este punto de vista se justifica en muchos casos. Las mayores fuentes definanciación alternativas son las instituciones de préstamos nacionales y lasmultinacionales.Las esperanzas de un mejor nivel de vida para las naciones africanas se hanincrementado, y los precios de los bienes de consumo y otros bienes manufacturados sehan mantenido, pero el precio de la mayoría de las materias primas africanas ha bajado.La recesión mundial de principios de la década de 1980 multiplicó las dificultadesiniciadas con el aumento del precio del petróleo en la década de los setenta. Seriosproblemas con las divisas y una deuda exterior creciente agravaron el descontentopúblico. El hambre y las sequías se extendieron por las regiones centrales y norteñas delcontinente en la década de los ochenta, y millones de refugiados abandonaron sus hogaresen busca de comida, incrementando los problemas de los países a los que huían. Los
  • 13. recursos médicos, todavía inadecuados e insuficientes, se vieron desbordados por lasepidemias, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), el cólera y otrasenfermedades. A finales de la década de 1980 y primera mitad de la siguiente década, losconflictos locales en Chad, Somalia, la zona del Sahara, Sudáfrica y otras zonas delcontinente desestabilizaron gobiernos, interrumpieron el progreso económico y costaronla vida a miles de africanos. Después del final de la guerra civil en Somalia en 1991, ungobierno separado se estableció en Eritrea, que declaró su independencia en 1993. Enabril de 1994 estalló la lucha entre los dos principales grupos étnicos de Ruanda, los hutuy los tutsi, después de que los presidentes de Ruanda y Burundi murieran en unsospechoso accidente aéreo. Los problemas en esta zona central de África han continuadoa lo largo de 1996 y 1997, así como en Argelia, al norte, cuya paz y desarrollo estánsiendo amenazados por los atentados violentos cometidos por grupos integristasislámicos.Otro gran problema del continente africano ha sido la incapacidad de proyectar su voz enlos asuntos internacionales. La mayoría de los estados africanos se consideran parte delTercer Mundo y son miembros de la Organización de Países No-Alineados, a la queconsideran un instrumento válido para hacerse oír en el concierto internacional denaciones. Sin embargo, a causa de su falta de poder militar o financiero, las opiniones delos países africanos rara vez son tomadas en cuenta. El fin de la política de segregaciónracial (apartheid) en Sudáfrica, a principios de la década de los noventa, llevó a lacelebración de las primeras elecciones multirraciales en abril de 1994. La transferencia depoder a la mayoría negra de Sudáfrica apunta hacia nuevas formas de poder en África,mientras el siglo XX se acerca a su final.
  • 14. El comercio de esclavos africanosAl final del siglo XIV, los europeos empezaron a llevarse a la fuerza a gente de África. Alprincipio usaron a estas personas como sirvientes para los ricos. Los europeos justificaronel robo de personas como esclavos alegando que les estaban dando la oportunidad a losafricanos de hacerse cristianos. Ya para el siglo XVII, la extracción de esclavos de Áfricase convirtió en una causa santa con el apoyo total de la Iglesia Cristiana.Cuando los capitanes de mar españoles y portugueses empezaron a explorar las Américas,se llevaron consigo a sus sirvientes africanos. Algunos de estos africanos resultaron siendoexploradores excelentes. El más importante de ellos fue Estevanico, quien dirigió laprimera expedición europea a Nuevo México y Arizona.La gente que vivía en las Américas resistió el intento de los europeos de acaparar sustierras. Una de las luchas más importantes se llevó a cabo en Cuba en 1512. Los cubanos,dirigidos por el Cacique Hatuey, finalmente fueron derrotados por las armas superiores delos españoles.Se calcula que había más de un millón de personas viviendo en Cuba antes de la llegada delos europeos. Después de veinticinco años sólo quedaban 2,000. Habían matado a muchos,mientras que otros murieron de hambre o enfermedades, se suicidaron o murieron por serforzados a trabajar durante largas horas en las minas de oro.Después de la llegada de los europeos, hubo un declive marcado en la población local de lamayoría de las islas del mar Caribe. Esto creó un problema para los europeos, ya quenecesitaban mano de obra para explotar los recursos naturales de estas islas. Al final, loseuropeos concibieron una solución: la importación de esclavos desde África. Para 1540, secalcula que unos 10,000 esclavos al año eran traídos de África para reponer las poblacionesdecrecientes.Los mercaderes ingleses se involucraron en el comercio y finalmente llegaron a dominarlo.Construyeron fuertes en las costas de África donde mantenían a los africanos capturadoshasta que llegaran los barcos de esclavos. Los mercaderes obtenían a los esclavos de loscaciques africanos a cambio de mercancías de Europa. Al principio, estos esclavos eran lossoldados capturados durante las guerras entre las tribus. Sin embargo, la demanda poresclavos incrementó tanto que se organizaron destacamentos de asaltos para conseguir ajóvenes africanos.
  • 15. (1) Ottobah Cugoano, Narrative of the Enslavement of a Native of Africa (1787)(Narrativa acerca de la esclavitud de un nativo de África)A mí me robaron de mi país natal a temprana edad, junto con otros dieciocho o veinte niñosy niñas mientras jugábamos en un prado. Vivíamos a una distancia de sólo unos días deviaje de la costa donde fuimos raptados y fuimos enviados a Granada. Algunos de nosotrosen vano intentamos fugarnos, pero pronto nos amenazaron con pistolas y espadasdiciéndonos que si tan sólo intentábamos movernos terminaríamos todos muertos ahímismoPronto nos llevaron lejos del camino que conocíamos. Por la noche, al llegar a un pueblo,me condujeron rápidamente a una prisión. Ahí pasé tres días escuchando los gemidos ylamentos de muchos otros y vi a algunos de mis compañeros que habían sido capturados.Cuando llegó una nave para conducirnos al barco, hubo una escena horrible; lo único que seescuchaba era el sonido de nuestras cadenas, los latigazos que nos daban y el quejido y elllanto de nuestros compatriotas. Algunos quedaban inmóviles tras ser azotados y golpeadosde una manera espantosa.(2) Olaudah Equiano, fue capturado y vendido como esclavo en el reinado de Benin enÁfrica. Él escribió acerca de sus experiencias en, The Life of Olaudah Equiano the African(1789) (La vida de Olaudah Equiano, el africano) Generalmente, cuando los adultos delbarrio estaban lejos trabajando en los campos, los niños nos reuníamos en alguna parte delbarrio para jugar. Era común que algunos de nosotros nos subiéramos a los árboles paravigilar que no nos sorprendieran los asaltantes o secuestradores, ya que a veces ellos seaprovechaban de la ausencia de nuestros padres para atacarnos y robarse a cuantos podíancapturar.Un día cuando toda la gente de nuestro pueblo andaba trabajando como siempre y sóloestábamos mi querida hermana y yo cuidando de la casa, dos hombres y una mujer treparonnuestras paredes y en un sólo instante nos capturaron a ambos. Sin darnos un momento paragritar o resistir, nos taparon la boca y salieron corriendo con nosotros hacia un bosquecercano. Ahí nos amarraron las manos y siguieron cargándonos lo más lejos que les fueposible hasta que cayó la noche. Al llegar a una casa pequeña, los ladrones pararon paracomer y pasar la noche. Ahí nos soltaron las amarras pero no pudimos coger comida y, porestar tan rendidos y angustiados, nuestro único consuelo fue dormir, ya que el sueño nospermitió postergar nuestra desgracia aunque fuera sólo por un poco tiempo. Lo primero quevislumbré al llegar a la costa fue el mar y un barco de esclavos que estaba ancladoesperando su carga. Estas cosas me llenaron de un asombro que rápidamente se convirtió enterror al ser conducido al barco. Inmediatamente algunos miembros de la tripulación meagarraron y me sacudieron para ver si estaba saludable. Fue entonces cuando quedéconvencido de que había entrado a un mundo de malos espíritus y que me iban a matar.(3) Mungo Park era un explorador escocés que fue a África a encontrar la fuente del RíoNíger. Él escribió acerca de sus experiencias en su libro, Travels to the Interiors of Africa(1799) (Viajes al interior de África).
  • 16. Comúnmente, la manera de amarrar a los esclavos es de poner la pierna derecha de uno y lapierna izquierda de otro en el mismo par de grillos. Los esclavos pueden caminar muylentamente al sostener los grillos con una cuerda. De la misma manera, a cada cuatroesclavos se les amarra juntos por el cuello. Se les sacaba con los grillos todas las mañanaspara que estuvieran debajo del árbol de tamarindo. Los animaban a que cantaran cancionesdivertidas para que se mantuvieran alegres ya que, aunque algunos de ellos soportaron lasdificultades de su situación con fortaleza sorprendente, casi todos estaban muy desalentadosy se quedaban sentados todo el día con sus miradas melancólicas fijas sobre el suelo.(4) Alexander Falcolnbridge visitó África en los años 1780s. Él escribió acerca de lo quevio en su libro, An Account of the Slave Trade on the Coast of Africa (1788) (Un informeacerca del comercio de esclavos en la costa de África).Cuando los comerciantes de negros exhiben a los negros que quieren vender ante loscompradores europeos, los compradores primero los examinan de acuerdo a sus edades.Luego los inspeccionan minuciosamente y preguntan por el estado de salud de cada uno.Quieren saber si padecen de cualquier dolencia o están deformes, si tienen la vista o losdientes malos, si son cojos o tienen debilidad en las coyunturas, si tienen la espaldadistorsionada, si son flacos o tienen el pecho muy angosto; en fin, si han sido aquejados poralguno de estos males que les impediría realizar una labor rigurosa, se les rechaza.Frecuentemente, los comerciantes golpean a los negros que ha sido rechazados por loscapitanes. Ha habido ocasiones donde los comerciantes, al ver que ha habido algunaobjeción contra uno de los negros, los han decapitado ante la vista del capitánPortugal y la trata de esclavos:La aparición de los esclavos negros en la Europa de la Baja Edad Media fue un momentodecisivo para la historia de la humanidad. Se produjo una caza del hombre que durócuatrocientos años y que convirtió Africa en un continente manchado de sangre y delágrimas.Creencia en la inferioridad del hombre africano:En una descripción de la época se les califica de "grandes monos, tan hábiles que, bienadiestrados, son capaces de ocupar el lugar de un criado". Las crónicas de los descubridoressuelen ser muy subjetivas: "caníbales bárbaros, que sacrifican a sus prisioneros", "negros,que adoran al demonio", "desde la más tierna infancia tienden a la inmoralidad y se hacencortes lastimosamente en el rostro y en el cuerpo y se los pintan de colores para mayorostentación". El desconocimiento inicial fue seguido de justificaciones interesadas.La idea de un "negro bárbaro" es una creación europea que continuó ejerciendo sus efectossobre Europa hasta los inicios del siglo veinte (Leo Frobenius).En 1704, en una enciclopedia, la última palabra de la ciencia, decía: "Los africanos suelenser negros y se les llama negritos o moros. Son viciosos, salvajes, crueles y muy fuertes, ycada año, se venden gran cantidad de ellos como esclavos a los europeos".
  • 17. Implicación de otras potencias coloniales:Lo iniciado por los portugueses (y antes por los árabes) fue muy pronto adoptado por lasdemás potencias coloniales. Los españoles, los holandeses, los ingleses, los franceses, losalemanes, los daneses y los norteamericanos se dedicaron en los siglos siguientes alcomercio de negros. A principios del siglo XIX, según Livingstone, se capturabananualmente trescientas cincuenta mil personas en Africa, de las cuales sólo de una quinta auna décima parte llegaba al lugar de destino. El cardenal francés Lavigerie, uno de loshombres que más decididamente luchó contra la esclavitud, suponía que en el siglo XVIII,la esclavitud costaba unos dos millones de vidas al año. El sistema de la esclavitud seconvirtió en un elemento indispensable de la economía. Ligado al cultivo del azúcar, delalgodón y del café. Carlos V dio la concesión del comercio entre Africa y América Centrala partir del año 1517 a mercaderes flamencos. John Hawkins, entre 1563 y 1570 atacabacon su barco que llevaba el nombre Jesús, los transportes de esclavos portugueses y lospoblados africanos y gracias a su comercio de esclavos llegó a ser el hombre más rico de sutiempo, caballero y tesorero de la armada real. Las compañías inglesas "African Company"y "Company of Barbary Merchants" en el transcurso de cuarenta años transportaron tresmillones y medio de esclavos negros a América.El papel destacado de Portugal:Portugal se convirtió en el comerciante de esclavos número uno de toda Europa. Se llegó aconsiderar el trabajo de los esclavos como la base de la existencia nacional. La actitud quetransformó un pequeño pueblo de la Península ibérica en una verdadera nación denavegantes esforzados, se deterioró con el paso del tiempo. Hasta fines del siglo XV elcomercio de esclavos estuvo casi exclusivamente en manos de los árabes y de losportugueses. Los árabes proveían al mundo oriental, los portugueses a las potenciasoccidentales. Al abrigo de las fortalezas construidas por João II los esclavos eran reunidos yembarcados. Cuando la colonización de América requería, ochenta años más tarde, mayorcantidad de esclavos, Portugal creó en Lagos y en Angola una organización aún másimportante. Había cristianos portugueses que insistían en que la finalidad principal de losviajes a Africa no debía ser el comercio de esclavos, sino la conversión de las almas de losindígenas.Actitud cristiana de Enrique El Navegante:Personajes idealistas como el propio príncipe Enrique esbozaron programas utópicos, segúnlos cuales los negros, después de bautizados, tenían que ser devueltos a su país, para hacerproselitismo entre los que se habían quedado allí. Estos programas también contribuyeron aque se considerara a los africanos como hombres verdaderos. El príncipe Enrique hizodevolver a Africa a algunos negros bautizados, con la esperanza de ganar así pueblosenteros para la fe cristiana. Pero los cristianos negros desaparecieron rápidamente en laselva y no volvieron a dar señales de vida.(Wendt)(el impulso de los viajes y de los descubridores) era una mezcla de fe y de codicia, dereligión y de rapacidad. Allí se juntaron el espíritu de los cruzados y de los apóstoles conlos más viles intereses de lucro y condujeron a la caza de los negros desarmados, que eranapresados por sorpresa y hechos esclavos de la manera más indigna y desconsiderada.(Georg Friedrici)
  • 18. Desembarco en Lisboa de los africanos capturados por Tristao (1441):Se desembarcaba a los prisioneros. Estos eran negros y tan feos de rostro y de figura, queparecían venir de un mundo inferior. Pero nadie hubiera tenido el corazón tan duro que nosintiera compasión por ellos. Algunos inclinaban el rostro cubierto de lágrimas. Otrosdirigían la mirada al cielo y se lamentaban amargamente. Otros, por fin, se golpeaban elrostro con los puños. Luego se tendieron sobre el duro suelo. Algunos entonaron cantos delamentación de su tierra. No podíamos comprender su lengua, pero aquel tono tan triste nosllegó al corazón. Su dolor aumentó aún por el hecho de que separaban a las familias.Arrancaron a los padres de sus hijos y a los maridos de sus esposas. Los empleados notenían en cuenta nada y lo arreglaban todo a capricho. Pero apenas se había hecho ladistribución, cuando los hijos corrieron hacia sus padres y las madres abrazarondesesperadas a sus pequeños. Se acurrucaron en el suelo; no profirieron la menor quejacuando cayeron los latigazos sobre sus cuerpos desnudos. Pero en vano esperaban que alfinal les dejaran a sus hijos. (Gomes Eannes Azurara, 1444)Consecuencias del tráfico para Africa:Efectos demograficos:El tráfico de esclavos provocó estragos en Africa, los cuales aún hoy en día se hacen sentir.Durante cuatro siglos este continente fue escenario de guerras y razzias por la captura deesclavos. Millones de africanos fueron exportados para tierras lejanas, otros tantos millonesmurieron en largas marchas hasta la costa y en los almacenes a la espera de ser embarcados.Este éxodo forzado de millones de personas provoco la disminución del crecimientovegetativo de la población africana, ya que los hombres y mujeres en edad de procreacióneran vendidos. Algunos investigadores llegan a decir que entre los siglos XV y XIX elcontinente perdió más de cien millones de hombre y mujeres jóvenes. Varias regionesafricanas quedaron casi totalmente despobladas. El investigador André Gunder Frank en sulibro La Acumulación Mundial 1492-1789 señala la cifra de 13.750.000 esclavos traídos aAmérica entre los siglos XVI y XIX, a lo que el investigador Enrique Peregalli añade un25% por muertes en el trayecto y un 25% más por muertes en Africa con motivo de lasguerras de captura, lo que da un total de 20.625.000 africanos perdidos para el continenteen ese período(). Igualmente, se calcula que en ese período sólo desde la costa de Angola alos puertos de São Tomé y América fueron transportados tres millones de esclavos. Así seexplica que las zonas más pobladas en el Siglo XV como el Congo, Ndongo y Quissana, enel Siglo XVII estuviesen ya despobladas. Además, muchas poblaciones, ante el peligro dela esclavitud, abandonaron sus zonas originales, refugiándose en las regiones interiores,ayudando a la despoblación.Efectos políticos:El comercio de esclavos era el más lucrativo y los europeos se encargaron de persuadir alos jefes locales y a los mercaderes africanos para participar en él. De este modo se produjouna reacción en cadena. La aristocracia, los jefes y los comerciantes africanos queríanaumentar su riqueza, autoridad y poder, queriendo también defender su independencia. Paraello, necesitaban de armas de fuego y mercancías de Europa. En este contexto, lafabricación de armas de fuego se transformó en un gran negocio de exportación. Con ellasse organizaban extensas cazas de hombres, ataques a otros pueblos, tribus y aldeas, con elfin de someterlos y venderlos como esclavos. De este modo, se deterioraron las relaciones
  • 19. entre los diversos estados y pueblos. Los pueblos del litoral y del interior más próximo seencontraban en guerra continua. Así, a partir del Siglo XVI los reinos de Benín, Congo yAngola en Africa Occidental, tal como el Imperio Mutapa en Africa Oriental, sedesmoronaron. En los siglos XVII, XVIII y XIX, en las selvas del Golfo de Guinea y en elvalle del río Zambeze se desarrollaron estados militares con base en el comercio deesclavos. Tenían una rígida organización militar, poseían grandes ejércitos permanentes yse enriquecían con la venta de sus propios hermanos, haciendo la guerra a los pueblosvecinos.Efectos económicos:Además de la captura de hombres y mujeres, el tráfico promovió el saqueo sistemático delos bienes producidos. Ya sea a través de tributos o de pillaje, los traficantes saqueaban elproducto de las cosechas, ganado, marfil, pieles, cera, maderas preciosas. Las actividadeseconómicas como la agricultura, minería, artesanía, alfarería y el comercio local fueronabandonados y se orientaron a una actividad económicamente más productiva: laesclavitud. El tráfico de esclavos trajo al continente africano un estancamiento, por no decirun retroceso económico. La agricultura, los tejidos, la fundición y la forja de metales sefueron reduciendo. En contrapartida, se desarrollo la exportación de seres humanos. Enlugar de poner a la venta productos, ahora el único producto de fácil venta en el mercadoeran los propios productores. Las pequeñas industrias locales no pudieron sobrevivir. Por lotanto, el tráfico de esclavos retardó el desarrollo y creó condiciones para el actual estado desubdesarrollo(). (Marco Antonio Barticevic)Livingstone relata la liberación de un grupo de esclavosAl cabo de unos instantes, Mbamé nos dijo que una cuerda de esclavos iba a cruzar elpoblado para ir a Tete. ¿Debíamos intervenir? Esta era la pregunta que nos hacíamos. Todonuestro equipaje personal que contuviera algo de valor estaba en manos de los habitantes deTete. Si liberábamos a los esclavos, era posible que, en compensación, nos arrebatarannuestros bienes, e incluso objetos que nos habían sido confiados por necesidades de laexpedición. Pero estos negreros que penetraban gracias a nosotros en un lugar a donde nose atrevían a aventurarse hasta entonces, estos cazadores de hombres que fomentaban laguerra civil para abastecerse de cautivos y que se llamaban hijos nuestros para mejoralcanzar su meta, se oponían tanto a la misión que se nos había encargado, misión aprobadapor el gobierno portugués, que no podíamos permanecer con los brazos cruzados. Sedecidió pues que intentaríamos detener este odioso comercio que se aprovechaba denuestros descubrimientos para ampliarse. Llevábamos sólo unos pocos minutos sobre avisocuando una larga cuerda compuesta de hombres, mujeres y niños, atados en fila uno trasotro y maniatados, serpenteó en la colina y tomó el sendero hacia el poblado. Los agentesnegros de los portugueses, armados con fusiles, ataviados con vistosos atuendos, y situadosen la vanguardia, en los flancos y en la retaguardia de la tropa, caminaban con pasodecidido. Algunos le arrancaban alegres notas a unos largos cuernos de hojalata; todosponían cara de gloria, como gente convencida de que ha llevado a cabo una noble acción.No obstante, en cuanto nos vieron, estos triunfadores se precipitaron tan rápidamentebosque adentro que sólo pudimos entrever sus gorros rojos y las plantas de sus pies. El jefe,que iba delante, fue el único en permanecer en su puesto. Uno de mis hombres lo reconocióy le estrechó fuertemente la mano. Era un esclavo del antiguo comandante de Tete;
  • 20. nosotros mismos lo habíamos tenido a nuestro servicio. [...] A las preguntas que se ledirigieron con respecto a los cautivos, contestó que los había comprado, pero cuando mástarde se interrogó a los cautivos, nos dijeron todos, excepto cuatro de ellos, que habían sidoapresados en combate. Pronto tuvimos cortadas las ataduras de las mujeres y de los niños,pero liberar a los hombres resultaba más difícil. Todos estos desgraciados tenían el cuelloapresado en la horcadura de una gruesa rama de unos dos metros de largo, mantenida en elcuello por una varilla de hierro firmemente clavada en los dos extremos. Sin embargo pormedio de un serrucho, que por fortuna se encontraba en el equipaje del jefe de la diócesis,les devolvimos la libertad. Les dijimos entonces a las mujeres que cogieran la harina quetransportaban y que hicieran con ella unas gachas para ellas y para los niños. Al principiono se lo quisieron creer: era demasiado bonito para ser verdad. Pero cuando se les reiteró lainvitación, rápidamente se pusieron manos a la obra, hicieron un gran fuego y arrojaron lascuerdas y las horcaduras, sus malditas compañeras durante tantas noches dolorosas y detantos días de fatiga. Muchos de los niños apenas tenían cinco años de edad, e incluso loshabía más jóvenes. Un pequeño le decía a nuestros hombres, con la simplicidad propia desu edad: "Nos habéis desatado, y luego nos habéis dado de comer. ¿Quiénes sois y dedonde venís?" La víspera habían sido matadas dos mujeres por haber intentado desatarse lascorreas. Se les había advertido a todos los cautivos que les ocurriría lo mismo si intentabanevadirse. Una desafortunada madre, que no había querido coger un fardo que le impedíallevar a su niño, vio inmediatamente cómo le saltaban la tapa de los sesos de un tiro alpobre pequeño. Un hombre que no podía seguir a los demás debido al cansancio, había sidodespachado de un hachazo. Ya que no la humanidad, el interés al menos debería haberimpedido estos asesinatos. En este horroroso comercio siempre hemos visto que eldesprecio por la vida humana y la sed de sangre prevalecían sobre la razón.(DavidLivingstone.)La esclavitud: América conquistada, África esclavizada1. IntroducciónEl descubrimiento de América por parte de Cristobal Colón en 1492 y la posteriorconquista de este continente a manos de españoles y portugueses repercutieron a partir delSiglo XVI en otra región del planeta, un tanto alejada de los acontecimientos de conquista:trátase de África.Aunque separados ambos continentes por el Océano Atlantico, con desarrollos historicos,sociales y económicos completamente diferentes, a partir del Siglo XVI se produce unacercamiento entre América y Africa. La causa de esta aproximación radica en que laconquista de América, con todas las riquezas naturales y perspectivas de desarrollo queofrecio a sus conquistadores, requeria de la complementación indispensable de mano deobra para la apropiación de tales riquezas y la obtención de ventajas en la explotacióneconómica de tan vastas zonas.Es justamente Africa la que tendrá el "monopolio" en el abastecimiento de la fuerza detrabajo necesaria, en calidad de esclavos. Comenzará un flujo incesante que durarácuatrocientos años, en el cual millones de africanos atravesarán compulsivamente en barcos
  • 21. negreros el Océano Atlántico para posteriormente ser vendidos a los colonizadores deAmérica.En este trabajo se pretende describir los momentos que antecedieron al tráfico mismo,dando a conocer la expansión y la penetración europea en Africa a partir del Siglo XV, enla cual Portugal hace de vanguardia. Luego se hace una reseña del tráfico de esclavos,primero desde la costa occidental de Africa y posteriormente desde la oriental.Más adelante, se menciona el denominado comercio triangular entre Europa, Africa yAmerica, para finalmente pasar a apreciar algunos de los efectos demográficos, políticos yeconómicos que el tráfico de esclavos produjo al continente africano.2. Penetración europea en AfricaEl Siglo XV fue un siglo marcado por grandes avances técnicos y científicos, especialmenteen materias relacionadas con la navegación y la construcción naval. Este desarrollo animó alas potencias europeas de la época a intentar algunos cambios en el comercio internacional.Hasta ese siglo, el comercio internacional, restringido casi sólo al Mar Mediterráneo yOcéano Indico, se encontraba en manos de mercaderes árabes, tanto en el Norte y Orientede Africa como en el mismo Océano Indico. Portugal fue el primer Estado europeo enintentar un cambio de sentido, tratando de abrir una vía marítima con la India a fin deimportar directamente las especias y otros productos suntuarios desde el Oriente,boicoteando a los intermediarios árabes que traían estos productos a Europa a través delMar Rojo y Mar Mediterraneo.En el Siglo XV, los portugueses comienzan a buscar un camino a lo largo de la costaoccidental africana. Es así como en el año 1481 construyen el primer fuerte en Costa deOro (Forte da Mina), intentando desde allí alcanzar las vetas de oro de esta parte de Africa.Es desde este fuerte, construído con autorización de los jefes africanos de la región, dedonde envían misiones diplomáticas al interior.Con el tiempo, el comercio se diversificó, dejando de ser el oro la única mercancía queAfrica ofrecía. Comienza la extracción de marfil, de pieles, maderas y, finalmente, como severá, de esclavos.En la costa oriental de Africa, Portugal requiere de apoyo estratégico para susembarcaciones que se dirigen a la India. Para conseguirlo, necesita destruir lasfortificaciones árabes en la costa. Así, Vasco da Gama, el primer navegante europeo enllegar a la zona, ya en 1502 bombardea la ciudad costera de Kilwa() y posteriormentetambién son atacados los puertos de Sofala() y Mombaza(). Las ciudades costeras nopueden hacer frente a los ataques portugueses y sucumben.En 1507, la Isla de Mozambique se convierte en el cuartel general portugués de la costaoriental africana, a partir del cual se recogen los tributos de los jefes locales, se imponenaranceles de importación y exportación y se suprimen todas las intentonas de revueltacontra el poder del conquistador.
  • 22. Ya a finales del Siglo XVI, para fortalecer su posición, los portugueses construyen en 1592el Fuerte Jesús, en Mombaza, capaz de hacer frente a ataques desde tierra y mar. Este fuertese convierte en el centro costero más poderoso de la región.En Africa Austral, los portugueses intentan abrir rutas para las áreas de extracción de oro apartir de los establecimientos en Sofala e Isla de Mozambique, usando el río Zambezecomo vía de comunicación con el interior. Fundan y fortifican ciudades fluviales (Sena yTete) y destruyen los antiguos puestos comerciales swahilies().Por su parte, en 1561 los jesuitas consiguen penetrar en la corte real de Mutapa() y bautizaral rey, parientes y consejeros. En 1569 el rey portugués Don Sebastián envía mil hombrespara obtener el control de las minas de oro, expulsar a los mercaderes swahilies y abrircamino a los misionarios. Toda esta presión origina divisiones en la corte, las cualesconducen a la declinación definitiva de Mutapa. Además, a finales del Siglo XVI los barcosfranceses, ingleses y holandeses comienzan a rondar el Cabo de Buena Esperanza, con loque se inicia la generalización de la ocupación europea.Bajo la influencia de la Corte de Lisboa, el tráfico de esclavos se transforma en una de lasprincipales motivaciones de esta penetración.3. Inicios del trafico de esclavosEntre el Siglo VII y el Siglo XVI, en Africa se produce un gran desarrollo económico,político y cultural, coronado con la creación de varios estados y reinos como el del GranZimbabwe(), de Mutapa, el Imperio del Congo(), de Ghana(), de Mali() y de Songhay().Africa nunca estuvo aislada de los continentes vecinos. Varias regiones fueron directamenteinfluenciadas por el islamismo. Estos contactos con el exterior, especialmente con el mundoárabe a través del comercio, dieron a Africa una contribución valiosa y una experienciaimportante.Sin embargo, a partir del Siglo XVI el rumbo de la historia africana tiene un vuelco total,cuando Europa entra en un período de expansión económica y geográfica, pasando ainterferir negativamente en el desarrollo de las sociedades africanas.Entre los siglos XVI y XIX, millones de africanos son arrancados violentamente de sustierras y aldeas con destino a América y las islas del Oceano Indico(), donde son obligadosa trabajar en grandes plantaciones de azúcar, tabaco, algodón, cacao y en las minas de oro yplata. Estos productos son aprovechados posteriormente como materia prima para lasindustrias en evolución en Europa.Debido al hecho que en América los colonizadores no consiguieron utilizar a los indígenascomo fuerza de trabajo en volumen y condiciones deseadas, recurren a los esclavosimportados desde Africa. Alrededor del año 1550, comienza este tráfico de esclavos delcontinente africano a América y a partir de 1720 a las islas despobladas del Oceano Indico.
  • 23. Con el tráfico de esclavos, el hombre pasa a ser un objeto de cambio, una mercancía y unamáquina de trabajo, en lugar del buey o del arado.Eran varios los métodos utilizados para la obtención de esclavos. Las guerras entre losreinos por el control del comercio y la extensión de sus territorios constituían lasprincipales formas de apropiacion de esclavos, los que posteriormente eran vendidos en lacosta a los traficantes. Incluso, a veces el tráfico se realizaba entre grupos de una mismajefatura, cuando la demanda era abundante. En ocasiones, los esclavos eran obtenidos através de la imposición de tributos a los jefes sometidos. También los traficantes hacían porsu cuenta guerras y "razzias" para conseguir esclavos.4. El tráfico en Africa OccidentalEn esta parte, el trabajo se centrará en el trafico de esclavos desde el territorio quecorresponde aproximadamente a lo que hoy es Angola.Como ya se dijo, en la costa occidental de Africa el tráfico de esclavos comenzó en el sigloXV. En 1441, por primera vez, los portugueses capturan esclavos africanos.Antes de la llegada de los europeos a la costa occidental africana muchos reinos e imperiosde esta región habían logrado gran prosperidad económica y eran cultural y políticamentefuertes.En 1482, los portugueses llegan por primera vez al Congo. Desembarcan en ladesembocadura del río Congo y contactan con los habitantes de la jefatura Soyo y con elpropio Mani-Soyo().La noticia de la presencia de los portugueses llegó hasta Mbanza Congo, capital delImperio, donde vivía Manicongo Nzinga Nkuvu. A partir de entonces comienzan aestablecerse relaciones entre el Imperio del Congo y el Reino de Portugal. Estas relacionesse consolidan cuando Manicongo Nzinga Mbemba sucede a Manicongo Nzinga Nkuvu.En 1512, Manicongo Nzinga Mbemba firma un acuerdo con el rey de Portugal. En esteacuerdo, Portugal se compromete a enviar al Congo misionarios, profesores, constructores,médicos, farmacéuticos y también consejeros jurídicos que ayudarían a Mbemba areorganizar el sistema administrativo y jurídico.Por su parte, Mbemba retribuiría otorgando facilidades comerciales a los comercianteslusitanos, permitiendo la propagación del cristianismo en su territorio, facilitando laobtención de oro, cobre, marfil y esclavos. El Congo enviaría a Lisboa y Roma variosjovenes para que aprendiesen a leer y escribir y fuesen formados como sacerdotes.El oro, el cobre, el marfil y los esclavos servirían como moneda de cambio para pagar losgastos de viaje, estudio y formación; igualmente como retribución por todos los productosvaliosos, ornamentos, armas, vestuario y otros que serían enviados a Mbemba. Con esteacuerdo, Mbemba pretendía obtener ayuda técnica y económica para desarrollar su Imperio.
  • 24. Para los portugueses, este acuerdo significaba penetrar y obtener las riquezas tan deseadasen Portugal y Europa. Bajo el pretexto de expandir el cristianismo entre los pueblospaganos, la religión se convierte inicialmente en la principal forma de penetración y facilitala dominación posterior y el pillaje del Congo.Mbemba fue el primero en convertirse al cristianismo y es bautizado con el nombre deAlfonso I.Sin embargo, el futuro traería grandes sorpresas para Manicongo Alfonso I. Nunca recibiólos barcos que solicitaba. Algunos de los jóvenes congoleses enviados a estudiar a Europafueron reducidos a esclavos. El Congo poco y nada recibió de Portugal, salvo misionarios ycomerciantes.Con el correr de los años, el comercio fue ganando una dinámica sin precedentes en estaregión. Se abrían nuevas rutas de acceso al interior, la competencia por el tráfico deesclavos se generalizaba, muchos manis de las jefaturas y reinos dependientes comenzarona hacer directamente el comercio con los traficantes de São Tomé. Manicongo ya noconseguía controlar el tráfico en el Imperio. Algunos reinos tributarios entran en luchas porsu autonomía. Alrededor del año 1586 se produce un conflicto de autoridad entre Ngola,"mani" del reino de Ndongo() y Manicongo, que acaba por fijar la frontera entre los dosreinos en el río Dande.Por su parte, los portugueses construyen grandes fortalezas, instalan colonos y desarrollanactividades militares en la parte del reino del Congo. A partir de la Isla de Luandaesperaban conseguir esclavos, oro, plata y otros metales en mayor cantidad.En 1575 comienzan a implementar el plan de ocupación. Se funda la ciudad de Luanda yconstruye un fuerte. A partir de Luanda penetran con apoyo militar a fin de obtener masesclavos.La conquista de Luanda y la desintegración del Imperio del Congo significan laculminación de la autonomía e independencia política de Manicongo, comienza lacompetencia comercial, se propaga la lucha contra los reinos vasallos y se pone demanifiesto la interferencia en su política interna y externa.La posición geográfica de Ndongo (Angola) facilita el tráfico de esclavos a lo largo de lacosta y desde el interior. Loango y Mpinda fueron inicialmente los principales puertos deexportación de esclavos en el reino del Congo, ubicados en el actual territorio de Angola.Las rutas terrestres más utilizadas eran: Mpinda a Mbanza Congo (Sao Salvador) y de allí aMpunbu; de Ambrizete a Mbanza Congo, pasando por Bembe; de Mbanza Congo a Soyo.La ruta marítima era de Loango a Luanda.El tráfico de esclavos en la costa occidental africana paso a ser monopolio de losportugueses, que no permitían socios en este negocio altamente lucrativo. Sin embargo, estemonopolio no se prolongó por mucho tiempo. Las noticias de las riquezas provenientes delGolfo de Guinea alimentaban la codicia del resto de Europa, comenzando por los
  • 25. españoles. En 1475, los españoles enviaban una flota de 30 barcos a Guinea, contra la cualPortugal preparó otra para combatirla. Las tentativas de incursion por parte de los españolesen el tráfico establecido continuarían.A su vez, los ingleses también interfieren el tráfico de esclavos en esta región. Inicialmentepracticaban la piratería en las posesiones portuguesas del Golfo de Guinea, Costa de Mina yCosta de Malagueta.Se realizan extensas negociaciones que toman siempre en cuenta los intereses comercialesde los ingleses en Portugal y el mantenimiento del monopolio portugués en la costaoccidental de Africa. Estas negociaciones culminan con la Convención del 29 de octubre de1576, que reconoce la libertad de los mercaderes ingleses en Portugal, pero reserva a losportugueses el negocio de Africa por tres años.Mientras tanto, otros países europeos entran en el tráfico de esclavos. Así, en el Siglo XVIIjunto a Portugal y España compiten Inglaterra, Francia y Holanda, lo que desencadena unaverdadera disputa a los intereses del monopolio portugués.Debido a esto, por Ley del 19 de marzo de 1605, Portugal cerró los puertos de sus coloniasa la navegación extranjera. Sin embargo, esta medida fue ineficaz, aún más cuando susuperioridad marítima habia desaparecido.En esta guerra comercial, el 2 de octubre de 1608, España prohibía el comercio con suscolonias a cualquier extranjero, incluyendo a los lusitanos.Los holandeses, a partir de 1612, desencadenan ataques de ocupación a las posesionesportuguesas. Los centros comerciales lusitanos que se encontraban a lo largo de la costa sonatacados desde el mar. En agosto de 1641, después de varios anos de batallas, es ocupada lacosta de Angola y de Benguela. Los holandeses pusieron fin al monopolio en los territoriosy mares de dominio portugués. Como consecuencia de la ocupación de Angola, losportugueses no tienen otro camino que recurrir a Mozambique como fuente deaprovisionamiento de esclavos para su colonia en el Brasil.5. El tráfico en Africa OrientalEs así como el tráfico transatlántico de esclavos llega a la costa oriental africana más tardeque a la costa occidental. Fue a partir de 1645 que los traficantes y comerciantesportugueses comienzan a frecuentar los puertos de la costa oriental africana con másasiduidad, especialmente Mozambique.Este tráfico se intensifica a partir de la segunda mitad del Siglo XVIII, cuando la demandade esclavos en esta región supera la extracción de oro y marfil.A partir de los primeros anos del Siglo XIX, las relaciones comerciales con el exteriorpasan a depender casi exclusivamente de la exportación de esclavos. De todos los puertos
  • 26. de Mozambique se exportan esclavos para las islas francesas del Indico, América, Arabia,Golfo Pérsico, India y Goa (posesión portuguesa en la India).Ya antes del Siglo XVIII habían salido esclavos de Mozambique según fuentes árabes yportuguesas, pero en ningún caso el número fue tan elevado y alarmante como desde elSiglo XVIII en adelante.Si las condiciones físicas de los puertos favorecían las actividades de los negreros, lacomplicidad de los gobernantes, desde los gobernadores generales hasta los gobernadoresde capitanías(), agravó la situación. Ellos fueron los principales traficantes y exportadoresde esclavos hasta los años sesenta del Siglo XIX. Vendían esclavos a los franceses, quieneslos llevaban a sus plantaciones de azúcar y café a las islas del Indico.Dadas las necesidades de mano de obra en las plantaciones de America del Sur,especialmente del Brasil, mercaderes brasileños, norteamericanos y centroamericanoscomenzaron a llegar y a principios del Siglo XIX el tráfico hacia América superaba al delas islas del Indico.En este tráfico se destacan también los yao() y los maravies() del Lago de Niassa, quevenían hasta la costa con caravanas de esclavos para ser vendidas a los traficantes árabes.Los yaos llevaban también esclavos para los "prazos" del valle del Zambeze().A partir de 1830, los árabes fueron los principales traficantes de esclavos. Muchasembarcaciones árabes, pangaios(), desde diferentes puertos del norte de Mozambiqueacarreaban gran número de esclavos para las islas Comores y Madagascar. A mediados delSiglo XIX, estos traficantes cambian tejidos por esclavos. La isla de Ibo paso a serfrecuentada por los árabes de Zanzibar, Kilwa, Mombaza y sobre todo por los de las islasComores.A partir de 1854, el tráfico de esclavos para las islas francesas paso a llamarse "exportaciónde trabajadores libres". Esto se debió a la prohibición del tráfico y al control de los inglesesen el Indico. En la práctica, este tipo de comercio terminó sólo en 1902.Como medida de la magnitud del tráfico, sirve el siguiente cuadro que indica el número deesclavos embarcados sólo desde Mozambique a las islas del Indico entre 1720 y 1902():Período Número de esclavos1720-1799 125.3061800-1854 255.0001855-1902 115.133Total 495.439
  • 27. Otro ejemplo es el caso de la ciudad de Zanzíbar, una de las que más evidenció el tráfico deesclavos. A partir de 1811 Zanzíbar ya exportaba entre 6 y 10 mil esclavos por año. A partirde 1839 se convirtió en un verdadero centro del tráfico de esclavos en la costa oriental deAfrica. Se calcula que eran vendidos entre 40 y 45 mil esclavos por año.6. El comercio triangularInicialmente, desde que en 1441 los portugueses capturaron por primera vez esclavosafricanos, estos eran exportados para Portugal, España e Italia y otras partes de Europa,aunque en pequeñas cantidades.Después de la conquista de América, el tráfico de esclavos no sólo aumentóextraordinariamente, sino que se transformó en una institución que por cerca de cuatrosiglos iría a relacionar en forma dramática a tres continentes: Africa-América-Europa. Estarelación es conocida como comercio o tráfico triangular.A inicios del Siglo XVI varios territorios en América fueron colonizados por portugueses yespañoles. Los aborígenes fueron masacrados o reducidos a la esclavitud durante laconquista.Como ya se señaló, en estas tierras conquistadas los europeos introdujeron el cultivo de lacana de azúcar, tabaco, algodón y café y la extracción de oro y plata, productos todos muyapetecidos en Europa.Estas labores exigían de mucha mano de obra. Los aborígenes diezmados por las guerras,las epidemias, el trabajo forzado y el alcohol no podían satisfacer las necesidades de manode obra. Los traficantes ávidos de lucro y con experiencia en el tráfico de esclavos ponensus ojos en Africa, como región con fuerte mano de obra barata.Por otro lado, a inicios del Siglo XVI, Europa ya es el centro del comercio que liga todoslos continentes. Los navíos negreros que transportan esclavos parten para Africa desde lospuertos europeos cargados de artículos de reducido valor: barras de fierro, tejidos,uniformes, bebidas alcohólicas, espejos, collares, armas, etc.En Africa, estos artículos son trocados por oro, pieles, goma, marfil y sobre todo poresclavos, para después ser llevados a América y ser entregados a los colonos queexplotaban las plantaciones y minas.También en el continente americano funciona el trueque y los esclavos son cambiados porazúcar, algodón, tabaco, café, madera, oro, plata y otros metales preciosos, que loscomerciantes negreros venden posteriormente en los mercados de Europa. Se podríacomparar este comercio con el que actualmente se conoce con el nombre de "barter", en elcual no hay dinero en circulación, sino sólo bienes y productos.
  • 28. En un comienzo, el comercio es monopolio absoluto de españoles y portugueses, pero apartir de finales del Siglo XVI las compañías holandesas, francesas e inglesas entran en estecircuito mercantil, luchando por controlar estas regiones. Surge así una competenciaencarnizada entre los países europeos que se mantiene durante todo el período del tráfico deesclavos.Los holandeses traficaban y exportaban los esclavos que vendían en el Brasil y en AméricaCentral. En el Siglo XVIII, los ingleses transportaban para sus colonias en América delNorte, para Mexico, Cuba, Jamaica y el Perú.A partir del Siglo XVII y especialmente en el siglo XVIII los negreros francesesdesembarcan esclavos en la isla de Santo Domingo (Haití), en las Antillas Francesas y enLousiana en América del Norte.En el transcurso de los siglos XV y XVI el tráfico negrero fue obra especialmente denavegantes particulares, comerciantes y piratas. A partir del Siglo XVII pasa a ser ejercidopor grandes compañías. Ellas se encargan del comercio en el Atlántico y de la explotaciónde las colonias. Organizan también la instalación de factorias, la construcción de fuertes ybodegas para almacenar esclavos.En el caso de Portugal, el tráfico de esclavos fue realizado prácticamente sólo por negrerosparticulares, que llevaban del Brasil a Africa tabaco de mala calidad y ron y regresaban conesclavos a cambio. Esto se desarrollo especialmente a partir del Siglo XVII, cuando lasrelaciones entre las posesiones de Africa y el Brasil comenzaron a ser directas. En elcomercio del Atlántico, Portugal se ve superado por los grandes países expansionistas de laépoca: Holanda, Francia e Inglaterra7. Consecuencias del tráfico para AfricaEfectos demograficosEl tráfico de esclavos provocó estragos en Africa, los cuales aún hoy en día se hacen sentir.Durante cuatro siglos este continente fue escenario de guerras y "razzias" por la captura deesclavos. Millones de africanos fueron exportados para tierras lejanas, otros tantos millonesmurieron en largas marchas hasta la costa y en los almacenes a la espera de ser embarcados.Este éxodo forzado de millones de personas provoco la disminución del crecimientovegetativo de la población africana, ya que los hombres y mujeres en edad de procreacióneran vendidos.Algunos investigadores llegan a decir que entre los siglos XV y XIX el continente perdiómás de cien millones de hombre y mujeres jóvenes. Varias regiones africanas quedaron casitotalmente despobladas. El investigador André Gunder Frank en su libro La AcumulaciónMundial 1492-1789 señala la cifra de 13.750.000 esclavos traídos a América entre lossiglos XVI y XIX, a lo que el investigador Enrique Peregalli añade un 25% por muertes enel trayecto y un 25% más por muertes en Africa con motivo de las guerras de captura, loque da un total de 20.625.000 africanos perdidos para el continente en ese período().
  • 29. Igualmente, se calcula que en ese período sólo desde la costa de Angola a los puertos deSão Tomé y América fueron transportados tres millones de esclavos. Así se explica que laszonas más pobladas en el Siglo XV como el Congo, Ndongo y Quissana, en el Siglo XVIIestuviesen ya despobladas.Además, muchas poblaciones, ante el peligro de la esclavitud, abandonaron sus zonasoriginales, refugiándose en las regiones interiores, ayudando a la despoblación.Efectos políticosEl comercio de esclavos era el más lucrativo y los europeos se encargaron de persuadir alos jefes locales y a los mercaderes africanos para participar en él. De este modo se produjouna reacción en cadena. La aristocracia, los jefes y los comerciantes africanos queríanaumentar su riqueza, autoridad y poder, queriendo también defender su independencia. Paraello, necesitaban de armas de fuego y mercancías de Europa. En este contexto, lafabricación de armas de fuego se transformó en un gran negocio de exportación. Con ellasse organizaban extensas cazas de hombres, ataques a otros pueblos, tribus y aldeas, con elfin de someterlos y venderlos como esclavos.De este modo, se deterioraron las relaciones entre los diversos estados y pueblos. Lospueblos del litoral y del interior más próximo se encontraban en guerra continua. Así, apartir del Siglo XVI los reinos de Benín, Congo y Angola en Africa Occidental, tal como elImperio Mutapa en Africa Oriental, se desmoronaron.En los siglos XVII, XVIII y XIX, en las selvas del Golfo de Guinea y en el valle del ríoZambeze se desarrollaron estados militares con base en el comercio de esclavos. Teníanuna rígida organización militar, poseían grandes ejércitos permanentes y se enriquecian conla venta de sus propios hermanos, haciendo la guerra a los pueblos vecinos.Efectos económicosAdemás de la captura de hombres y mujeres, el tráfico promovió el saqueo sistemático delos bienes producidos. Ya sea a traves de tributos o de pillaje, los traficantes saqueaban elproducto de las cosechas, ganado, marfil, pieles, cera, maderas preciosas.Las actividades económicas como la agricultura, minería, artesanía, alfarería y el comerciolocal fueron abandonados y se orientaron a una actividad económicamente más productiva:la esclavitud.El tráfico de esclavos trajo al continente africano un estancamiento, por no decir unretroceso económico. La agricultura, los tejidos, la fundición y la forja de metales se fueronreduciendo. En contrapartida, se desarrollo la exportación de seres humanos.En lugar de poner a la venta productos, ahora el único producto de fácil venta en elmercado eran los propios productores. Las pequenas industrias locales no pudieron
  • 30. sobrevivir. Por lo tanto, el tráfico de esclavos retardo el desarrollo y creó condiciones parael actual estado de subdesarrollo().8. Bibliografia.Del Siglo XII al XIV, Kilwa fue la ciudad más importante de la costa oriental de Africa.En su apogeo, Kilwa llego a controlar Sofala (s. XIII), Mafia, Zanzíbar, Pemba y otrasciudades costeras del sur. Ubicada en el actual territorio de Tanzania..Sofala era una ciudad portuaria que se situaba un poco al sur de lo que es hoy el puertomozambiqueño de Beira. Era el puerto más al sur de la costa oriental africana conocido porlos árabes. A través de Sofala obtenían el oro producido en el Gran Zimbabwe y en elImperio de Mutapa..Principal puerto de Kenya..Pueblo que habitaba la costa oriental de Africa. Su nombre proviene de la palabra árabe"swahel" que significa "costa marítima". El swahili es una lengua bantú. En el Siglo VII denuestra era estas poblaciones se convirtieron al islamismo..Entre 1440 y 1450 Nyantaimba Mutota sale del Gran Zimbabwe con sus guerreros yfamilias para el norte y se queda en la región de Dande, en el valle del río Zambeze. Losejércitos de Mutota conquistaron esta zona del norte del altiplano y formaron entre los ríosMazoe y Luia un nuevo reino. Matope, hijo y sucesor de Mutota, unificó todas las tierrasentre el desierto de Kalahari y la región de Sofala. Fundó el Imperio Mutapa, cuyos límitesse extendían desde el desierto de Kalahari al Océano Indico y del río Zambeze al ríoLimpopo, rodeado de reinos vasallos que le obedecían..El Reino de Zimbabwe fue uno de los más poderosos de toda Africa Austral. Laspoblaciones de Karanga lo fundaron entre los ríos Zambeze y Limpopo. Su apogeo se sitúaentre los años 1250 y 1450. Hoy aún existen las ruinas de lo que fue la capital de esteReino, el "Gran Zimbabwe" o "Casa de Piedra", construída en varios períodos entre el SigloVIII y el Siglo XV..El Imperio del Congo fue un reino poderoso que creció y se desarrolló sobre las márgenesdel río que después tomó su nombre. Fue fundado por Nimia Lukeni a finales del primermilenio de nuestra era. Se extendía desde el río Congo al norte hasta el río Cuanza por elsur, ocupando toda la región norte del territorio actual de Angola, desde el OcéanoAtlántico por el occidente hasta el río Cuango por el oriente..Ghana fue el reino mas antiguo de Africa Occidental. Ya en el Siglo IV Ghana era unaconfederación de clanes. Su apogeo se produjo en el Siglo X, siendo destruído en el siglosiguiente. Se situó entre los ríos Senegal y Niger. Tenía a Kumbi-Saleh como capital..En las ruinas de Ghana se encuentran los fundamentos de los orígenes del reino de Mali.Sus fundadores pertenecían al grupo lingüístico Mande. Alrededor del año 1350 los Mande
  • 31. extendieron su autoridad a todo el valle superior del río Niger (hasta Gao), a una parte delSahara (Walata), al Bambuk y a toda la región costera comprendida entre el río Senegal y elrío Geba. Su capital era Niani..Songhay fue el último de los imperios sudaneses. Fue construído por campesinos Gabibisy pescadores Sorko de las márgenes del río Níger. Su apogeo se sitúa entre los siglos XIV yXVI..Las islas del Océano Indico a que se refiere este trabajo son: las islas Seychelles (89 islas eislotes), las islas Mascarenas (actualmente constituídas por el estado de Mauricio -Agalea,Albatros, Cargados, Coco y Rodríguez- y la Isla de la Reunión, posesión francesa), las islasComores y la isla de Madagascar..Mani significa jefe, especialmente para designar al jefe de tribu..El nombre de Angola proviene de Ngola, rey de Ndongo..Sobre la complicidad de los gobernadores portugueses en las colonias respecto al tráficode esclavos existe abundante documentacion en el Archivo Histórico Ultramarino deLisboa y en el Archivo Histórico de Mozambique en Maputo..El pueblo "yao" (conocido como "mujao" por autores portugueses antiguos o como "ajau"por los contemporáneos) tenía su centro en los contornos del lago de Niassa y entre los años1840/50 el pilar de su economía se basaba en el comercio de esclavos..El Imperio Marave fue formado por los Lunda, pueblo que vivía en la región de Tete, alnorte del río Zambeze y que salió de su territorio avanzando a lo largo de este río hasta lacosta, siguiendo luego hacia el norte más allá del río Rovuma (actual frontera entreMozambique y Tanzania)..Alrededor del año 1600, Portugal envió a Mozambique colonos portugueses e indioscristianos de Goa para establecerse en el valle del río Zambeze. En 1650, el Rey dePortugal decidió que las tierras del valle pertenecían a Portugal y que sus propietariosdebían pagar tributos a la Corona. Las tierras pasaron a ser arrendadas por un plazo("prazo" en portugués, de allí su denominación como "prazos da Zambézia" o "prazos daCoroa"). Los "prazos" fueron utilizados por Portugal como una tentativa de garantizar lacolonización en esta región del interior, aunque durante muchos años hubo disputas entrelos "prazeiros" y la Corona..Los "pangaios" eran pequeñas embarcaciones utilizadas por los traficantes árabes, lascuales por sus condiciones especiales eran propicias para el tráfico clandestino de esclavosdesde pequeñas ensenadas y bahías, donde los navíos de guerra no podían hacer un controlefectivo..Tomado del libro O tráfico de escravos de Mocambique para as ilhas do Indico, 1720-1902, de José Capela. Período 1720-1799: pág. 25; período 1800-1854: pág. 41; período
  • 32. 1855-1902: pág. 62; Núcleo Editorial de la Universidad Eduardo Mondlane, Maputo, juniode 1987..Enrique Peregalli, Escravidão no Brasil, Global Editora, São Paulo, 1988, pág. 51..Ver Madre Negra, de Basil Davidson.CAPELA, José; O tráfico da escravatura nas costas de Moçambique, em 1902, en Arquivo,Boletin Semestral del Archivo Histórico de Mozambique, Número 3, abril de 1988, pág. 5-11.Apontamento sobre os negreiros da Ilha de Moçambique, en Arquivo, Número 4, octubrede 1988, pág. 83-90.CAPELA, José; MEDEIROS, José; O tráfico de escravos de Moçambique para as ilhas doIndico,1720-1902; Núcleo Editorial da Universidade EduardoMondlane, Maputo, 1987.INDE, Editorial Escolar, Historia de Africa, Sexta Clase, varios autores, Maputo, 1987.PANTOJA, Selma; Fontes manuscritas para a historia de Moçambique no Rio de Janeiro -até finaldo século XX, en Arquivo, Número 5, abril de 1989, pág. 41-48.PEREGALLI, Enrique; Escravidão no Brasil, Global Editora, São Paulo, 1988.Varios Autores; A historia da minha Patria, INDE, Editorial Escolar, Maputo, 1986.RESUMEN: Introducción. Penetración europea en Africa. Inicios del tráfico de esclavos. Eltráfico en Africa Occidental. El tráfico en Africa Oriental. El comercio triangular.Consecuencias del tráfico para Africa: efectos demográficos, políticos y económicos.(Para sección HISTORIA)AngolaHistoriaTodo lo que se sabe de la historia antigua es que en la edad de piedra los cazadores yrecolectores de la región fueron reemplazados por la cultura bantú hacia el siglo VII d.C.El país estaba en las rutas migratorias de los pueblos del norte y del este, lo que dio como
  • 33. resultado una considerable mezcla de pueblos. Por ejemplo, la cultura lunda, en el ríoKasai al este, se juntó con la chokwe, de forma que se conocen ahora como lunda-chokwe; de forma similar, los kongo, que emigraron al norte de Angola, dejaron su huellaen los reinos locales preexistentes.Llegada de los europeosCuando los portugueses llegaron en 1483, buscando el legendario reino del preste Juan,además de metales preciosos, encontraron el reino del Kongo bien asentado. Elgobernador del estado recibió a los recién llegados. En 1491 los comerciantes ymisioneros portaban regalos para enviar a la corte del manikongo (rey) Nzinga Nkuwu(reinó entre 1482 y 1505), el cual se convirtió al cristianismo, como hizo su sucesor,Afonso I (reinó entre 1505 y 1543), que también aceptó la dirección portuguesa en laadministración de su reino. Los portugueses, sin embargo, estaban más interesados en losbeneficios del comercio creciente de esclavos que en los trabajos misioneros o deextensión de la civilización europea. El comercio de esclavos, con la ayuda de los jefeslocales, afectó gradualmente a la autoridad del manikongo, pues pasados 25 años de lamuerte de Afonso, el estado kongo sucumbió al ataque de los jaga, un pueblo nómadabárbaro del este.Periodo colonial y resistenciaLos portugueses, mientras tanto, habían extendido su influencia al sur del área de laactual Luanda, sobre la cual pronto ejercieron su autoridad colonial. Fue el título delgobernante local, ngola, el que dio nombre al país. Portugal establecía los gobernadoresreales que intentaban imponer su voluntad sobre la población, pero al dominio de unextranjero se resistían obstinadamente. La lucha prolongada continuó, mientras elapresamiento de esclavos contribuía a mantener el país en continua agitación.No se estableció prácticamente ningún asentamiento europeo durante este periodo: en1845 sólo había 1.800 europeos en toda Angola. Los mayores beneficios procedían delcomercio de esclavos, que continuó de forma ininterrumpida a lo largo del siglo XIX.Hasta ese momento, habían sido hechos esclavos y enviados a las plantaciones deAmérica unos 3 millones de personas.Portugal no obtuvo el control completo del interior del país hasta comienzos del siglo XX.Posteriormente fue gobernado bajo el llamado Regime do indigenato, un sistema colonial,en el que la explotación económica, el abandono cultural y la represión política estuvieronen vigor hasta 1961. En 1951 el rango oficial de Angola se cambió de colonia a provinciade ultramar; poco después, se adoptó una política de rápidos asentamientos europeos, en uninútil intento del poder colonial para evitar lo inevitable. Durante la década de 1950 surgióun rápido movimiento nacionalista, y en 1961 empezó una guerra de guerrillas contra losportugueses.VASCOS NEGREROSFelipe II dejó en manos de los portugueses la explotación del mercado de esclavos, por loque percibia ciertos derechos. Las licencias se concedían a particulares, quienes se
  • 34. encargaban de encaminar a los negros hacia las Indias.Este sistema de explotación siguió funcionando, siempre dirigido por portugueses, hasta laexcisión de España y Portugal en 1640. Sevilla se convirtió, durante el siglo XVI, enopinión de Ruth Pike, en el segundo centro más importante de esclavos en Europa, despuésde Lisboa. Desde estos dos centros se proporcionaba mano de obra abundante y barata paralas minas y las plantaciones americanas 62Pero ¿podemos imaginarnos a MARINOS VASCOS participando en una complicadaoperación de aproximación a la costa africana, la posterior compra de negros en aquellastierras, y su transporte a las costas americanas para venderlos?En principio, los implicados en estas actividades por tradición parecían ser los propiosportugueses, y por afinidad y cercanía a las costas africanas, los andaluces. Sin embargo, lapresencia de los vascos en lugares alejados de sus propios puertos y la participación en lasprácticas más ajenas a su primera vocación marinera queda reiteradamente ACREDITADApor la documentación, y el tráfico de negros en las costas africanas tampoco escapó a susdiversificadas actividades.El control portugués en el comercio negreroLisboa se constituyó en la sede central del tráfico de esclavos. Desde la capital portuguesa,donde residía el Consejo que regulaba este negocio, la mercancía se repartía allí donde laclientela lo solicitaba. Pero este control fue cuestionado y torpedeado por las nacionespoderosas que no entraban en el reparto, descontentas tanto con el dominio ejercido sobrela trata de esclavos como sobre el dominio de las Indias.Un pleito de la segunda década del siglo XVII nos proporciona interesantes datos queavalan este comportamiento del Sur y las reacciones del Norte, cuyos pueblos se mostraronpronto dispuestos a sabotear el engranaje del poderío hispano-portugués.A través de este pleito se observa la participación de los vascos en un mercado en el que,obviamente, los maestros seguían siendo los portugueses, quienes no en vano habían sidolos iniciadores de la exploración y explotación del Atlántico.Pero asimismo las noticias que se nos proporcionan en este pleito perfilan un marcoperfecto de la “legalidad” de esta explotación, que atribuía a los súbditos del Rey de Españala facultad de intervenir en el tráfico negrero.Guinea y el tráfico masivo de esclavosGuinea es, según muchos testimonios de la época, EL PUNTO donde se realiza la comprade esclavos e inicia el tráfico a las Indias Un testigo de este pleito describe gráficamente elpapel que esta tierra tenía en referencia a este negocio: “Los negros en Guinea, donde es sutierra, y de ella vienen a estos Indias de España, y no vienen de otras partes, y son de estosreinos que van a las dichas partes”. Se de quiénes tienen derechos sobre aquellas tierras yaquí otros que los naturales de los reinos de España y Don Felipe III.Pero, como ocurre con casi todos los que traficaron con esclavos, éstos no eran más que unelemento más entre una ingente serie de MERCADERÍAS que respondían a las múltiples
  • 35. necesidades que acarreaba la EXCUSA de la exigencia de “hispanizar” todas las nuevastierras conquistadas, necesidades surgidas ante las circunstancias provocadas por eldescubrimiento del inmenso territorio americano.La fortuna que consiguieron los URRUTIA en América fue enorme, pero así como el hechode traficar con negros no suponía ningún cargo de conciencia para la mentalidad religiosade la época, las mismas ideas religiosas trasplantadas a las Indias e impuestas en aquellastierras con naturalidad les incitaba, ante la idea de la muerte, a conceder la liberación dealgunos de los esclavos que tenían a su servicio.En fin, eran simplemente hombres de la época, hijos de su tiempo, y los vascos de losinicios de la modernidad lo eran por muchos conceptos.La conexión vasca en el tráfico negreroEl tráfico de negros constituía legalmente un negocio controlado por los portugueses, comohemos tenido la oportunidad de comprobar. Pero la piratería de potencias celosas de estemonopolio conseguía con frecuencia desbaratar los planes de los traficantes, robándoles losesclavos. Los VASCOS, que según se ha visto intentaban participar en este tráficorecurriendo a los métodos usuales y legales, acudiendo para ello a Lisboa, Angola, etc.,tampoco despreciaban la oportunidad para adquirir las PIEZAS ROBADAS por franceses,ingleses o flamencos.La situación geográfica del País Vasco era la más propicia para jugar a varias bandas en elcomercio internacional.Los negocios de esclavos en el Sur tenían el sello de la legalidad, pero los vascos nodesdeñaban adquirir en el Norte irregularmente esclavos robados por los piratas.Tanto el caso de Juan de Zabala, del que se hablará a continuación, como del vascofrancésAriztoy “Amacabeaz” u “Oncededos”, ofrecen un muestrario muy significativo desituaciones intrincadas que propiciaba el mundo de la trata de esclavos.Una vez más, la participación de vascos en este oscuro negocio son datos que ayudan aenriquecer el panorama del conocimientc ofreciendo nuevos haces de luz e importantesconexiones que se no a esta actividad.Juan de Zabala, un rico mercader guipuzcoanoJuan de Zabala, aunque su apellido completo es Zabalairala, mercader del interior de laProvincia que tiene sus tratos con diversos materiales compra barcos, los fabrica, y manejacantidades muy importantes, está relacionado con lo más florido del comercio vasco deprincipios del siglo XVI. Entre las mercaderías que se citan como empleadas por Zabalanos encontramos grasa de ballena, bacalao curadillo, brea, pasteLos mercaderes con los que Zabala mantiene tratos, aparte extranjeros que no nombramos,son vecinos de Medina del Campo, Vitoria, poblaciones vascofrancesas, etc.En la lista de la gente que mantiene relaciones comerciales aparecen nombres vascos comoAsencio de Alzola, Sabat de Yturbide, el donostia Arnézqueta y el vitoriano Miguel de
  • 36. Echebarri.Si las cantidades de dinero significan algo en este campo, los que se barajan en relación conlos negocios de Zabala son realmente fabulosas. Aparecen partidas valoradas en miles deescudos, y entre los muchos modos de dinero se habla en una ocasión de “veinte mil realesen un caja que me envió de su casa”, y en otra de “seis mil ducados de ochavosi que encuatro cajones me envió de su casa, que de trece mil reala dinero e quedaron los dichos seismil ducados quietos en mi poder, etc. testifica un enorme movimiento de numerario.Se trata pues de un mercader potente, de gran solvencia, con sus propios medios detransporte marítimo, y que utiliza lo para transporte de hierro o pescado como paracomerciar con Azores y los principales mercados europeos.Cuando Zabala quiere algo no repara en medios, ni legales ni económicos, como ocurrecunado da la orden oculta y fuera del contrato legal de COMPRAR en el precio en el que secotizan esclavos en aquel momento.Un caso tardío de tratante vasco de esclavos: el vitoriano Pedro Juan de ZuluetaEntre los vascos que hicieron fortuna en América no faltaron quienes basaron su negocio enla explotación de esclavos. Candelaria Sáiz Pastor publicó hace pocos años un artículosobre las características de las inversiones españolas en el Caribe .Esta autora afirma al inicio de su trabajo que de finales del siglo XVIII a finales del sigloXIX se consolidó la industria azucarera cubana, y que en la raíz de esta implantación sesignificó la masiva presencia de ESCLAVOS en las plantaciones. Este fenómeno no eranuevo en América.Lo que interesa destacar en esta introducción de esclavos en Cuba es la activa participaciónde un importante hombre de negocios y banquero vitoriano afincado en Londres, PedroJuan de ZULUETA, que no es otro que el propietario del edificio que alberga la bibliotecasobre temas vascos.La autora de este artículo afirma en relación con los negocios que se traían en Cuba entreJuan Manuel de Manzanedo y Zulueta que “mientras que la vinculación de Manzanedo alnegocio „negrero‟ en su primera etapa cubana resulta dificil de verificar con fuentesempíricas, el caso de Zulueta adquirió mayores proporciones cuanto fue encausadodirectamente por el Parlamento británico por su vinculación en el TRÄFICO DEESCLAVOS.Su implicación en el tráfico negrero, en principio, y del asiático más legal, después, fueclara en la década 1840-1850.Haciendas con esclavos indios y negrosLos vascos, naturalmente, ejercieron muy activamente de comercio y esclavizaciónformado parte de la élite dominante, de los soldados en busca riquezas, y de los artesanosen busca de hacer dinero rápido, y tuvieron oportunidades para adquirir esclavos, inclusopara comercio. Nos encontramos con haciendas propiedad de vascos que utilizantrabajadores indios en situación similar a la servidumbre. Con esclavos negros trabajandopara un propietario salido de del País Vasco que intentó, desde los principios de laconquista acuñar la frase de “hacer las Américas”.
  • 37. Sobre la participación de personajes vascos en la conquista de Méjico nos lleva anumerosos informes sobre la compraventa de esclavos llevada a por la gente que andaba entorno a Hernán Cortés.Uno de los principales hombres de la conquista de Méjico, el vasco Juan de Oñate,participó también este tráfico de esclavos en el golfo de México.En esta tipo de documentación se descubre la relación de los “indianos” con el hecho de laesclavitud.Martín de Ribera, vecino de Hondarribia, había vivido en Perú, y al volver confiado laresolución de algunos de sus negocios en manos de un paisano, el mercader Martín deGoizueta, vecino de Errenteria.CÓMO SE ORGANIZABA UNA EXPEDICIÓNDon Pío Baroja es uno de los expertos más documentados en el tema de la trata de negrosen los siglos XVIII y XIX, y da detalles muy reales en su obra "Pilotos de Altura".He aquí como describe el modo de fletar un buque negrero."Como ya no puede quedar vivo nadie que haya presenciado con sus propios ojos cómo secreaba y cómo funcionaba una empresa de trata de negros, lo explicaré yo con detalles.Se constituía una sociedad de ocho o diez personas de La Habana, comerciantes,bodegueros y almacenistas.Se reunía un capital de cien mil duros, por lo menos.Uno de los armadores solía ser el administrador.Se calculaba que un buque de trescientas toneladas podía llevar a bordo, entre el sollado yla cubierta, de quinientos a seiscientos negros. Claro que iban estibados como si fueranvacas o caballos.La sociedad elegía un capitán, y el capitán nombrado giraba una visita a la bahía, para versi hallaba un buque de buena marcha, y de preferencia construido en los Estados Unidos.En el caso de no encontrar en la bahía uno a gusto, el capitán emprendía un viaje aBaltimore; en este puerto yanqui se construían los más veloces.Después de comprar el buque, el capitán se hacía cargo de él; lo llevaba a La Habana, CasaBlanca, a uno de los muelles. Se examinaba el barco desde la quilla hasta el tope, tanto elcasco como la arboladura, y se reparaban todas las deficiencias encontradas.En seguida se ajustaban con un maestro tonelero doscientas pipas de aguada estibadas en labodega. Un carpintero tomaba la contrata para construir un sollado de tablas de quita y ponsobre las barricas de la aguada y bajo la cubierta. El velero cosía un juego nuevo de velas,pues las que solía llevar el buque se deshacían en el camino antes de llegar a la costa deÁfrica.Aquellas lonas servían también para abrigar a los negros cuando dormían sobre cubierta.Las faenas preparatorias se terminaban en dos o tres semanas a fuerza de gente y de oro. Entanto, los armadores se agenciaban un factor para las compras de negros en África. Casitodos aquellos factores eran portugueses o agentes de los portugueses. En el intervalo, elcapitán encontraba sus oficiales: tres pilotos, primero, segundo y tercero; dos guardianes,un condestable y el cirujano. Como los puestos eran peligrosos, se buscaba gente fiel y deconfianza.Ningún capitán se embarcaba en la carrera africana sin llevar varios viajes de piloto. El
  • 38. elegido debía ser hombre valiente, experimentado y sereno; había que sostener en el barcouna disciplina rígida; si venían las cosas mal, entregarse al crucero inglés que intimaba larendición, y si existían posibilidades de resistir con éxito, contestarle a cañonazos.Al mismo tiempo, el capitán debía conocer las costumbres y las enfermedades de losnegros.Al momento de instalarse el factor en el barco hacía una lista de los géneros que tenía quellevar; se la entregaba a los armadores, y el administrador y él comenzaban a recorrer losalmacenes. Los géneros comprados se depositaban en un cobertizo.Los guardianes y el condestable vigilaban la aguada y se agenciaban leña, calderos para elrancho, alambiques y filtros, por si escaseaba el agua; coys, sirenas de mano, maletas decinc, jarras para llevar la pólvora de la santabárbara, bombas, palanquetas, sacos demetralla, lampazos con que enjugar la cubierta, carracas, que usaban a veces los capatacesafricanos, y zambullos o baldes de madera.El bodeguero almacenaba toda clase de géneros de comer y beber, como dulces, conservas,cecinas, mermeladas, vinos y licores.El factor se ocupaba sólo de lo relativo a los negros, y compraba, primero, aguardiente.Los reyezuelos y personajes importantes de África no podían vivir sin aguardiente, al quellamaban, en las orillas del Congo, mala fo.Por lo general, los barcos negreros llevaban treinta o cuarenta pipas de alcohol, ocho o diezfardos de guineas azules y cuatro de guineas blancas. A estas telas de algodón las llamabanguineas, porque eran las que servían para la compra de negros en la costa de Guinea.Cargaban también los factores dos fardos de telas de romales, dos de sarasa, cuatro o seiscajas de abalorios, ocho o diez de fusiles, cien barriles de pólvora, de arroba y de arroba ymedia, y un sinnúmero de chucherías. Se llevaban trescientos pares de grillos dobles paraponer a cada negro en el pie, una o dos barras de justicia y cien pares de esposas. Al mismotiempo se embarcaban útiles de carpintería, de herrería y de artillería.Cuando el barco se encontraba ya listo, se largaba en el tope del palo trinquete una banderacuadrada, roja, indicación para pedir gente. Al llamamiento acudían marineros de todas lasnaciones, muchos reincidentes en el viaje a la costa de Guinea, y el contramaestre losescogía uno a uno.Generalmente, se pagaba a cada marinero de cuarenta a cincuenta duros al mes, poradelantado, y en el caso de lucha, el armador se comprometía a darles una gratificación decincuenta a cien duros.Al tercer día después del ajuste, por la madrugada, debían estar todos a bordo.Entre la oficialidad del barco negrero, el factor era de los más importantes; además de susueldo, cobraba el diez por ciento de los negros llegados a salvo. Si un capitán, factor opiloto traía a bordo algunos negros adquiridos por él, al armador le correspondía la mitaddel precio de tales negros por el pasaje y la manutención. Los factores, generalmente, ibancontratados para comprar tres o cuatro cargamentos de ébano. A veces pasaban largastemporadas en África, y escribían a los armadores cuando reunían el cargamento completo.Los capitanes de los buques negreros cobraban la comisión del diez por ciento y cien ociento veinte duros al mes.El primer piloto ganaba ochenta duros mensuales y seis duros por cabeza; su obligación erala derrota, ocuparse del consumo del agua y de los víveres, llevar una lista de los muertos
  • 39. en alta mar, subir a los palos con el anteojo cuando el vigía cantaba vela y curar a las negrasenfermas.El segundo piloto ganaba cuatro duros por cabeza y setenta al mes. Su obligación consistíaen montar la guardia del capitán y llevar el diario de a bordo.El tercer piloto tenía dos duros por cabeza y sesenta mensuales. Hacía guardias, copiaba losapuntes del factor y se hallaba encargado del botiquín.Generalmente, el reyezuelo o el cacique prestaba sus carpinteros para construir las barracas.El tercer piloto debía hacer, además, la cura a los negros, en compañía del contramaestre;cuidar de la bodega, probar la comida y estar siempre con el fouet o musinga en la mano.El contramaestre tenía el mismo sueldo que el tercer piloto.El contramaestre se ocupaba en cumplir las órdenes del capitán, mandar a la marinería,disponer el aseo del buque y vigilar para que la comida fuese buena.Los primeros y segundos guardianes espiaban a los negros, observaban si comían o no, sicomplotaban algo, y tenían siempre media caldera de agua hirviendo con sus grandescucharones de hierro, pues en caso de sublevación, lo que más terror producía a los negrosera el agua hirviendo, y con este procedimiento bárbaro se acababan sus batallas. Losguardianes ganaban cincuenta y sesenta duros mensuales y un duro por cabeza de negro.Había además otro empleado, llamado pañolero o bodeguero. El bodeguero vigilaba labodega, los víveres y la aguada; solía tener a sus órdenes ocho o diez negros jóvenes,llamados muleques, encargados de poner orden.El cirujano cobraba diez reales por cabeza de negro y cincuenta duros mensuales.A veces aparecía en la dotación un capitán, llamado de bandera, capitán ficticio, puramentede aparato, y que servía de testaferro.Cuando existía capitán de bandera a bordo, éste ganaba un duro por cabeza y cincuenta almes.Entonces el capitán efectivo solía presentarse oficialmente como si fuera pasajero.Cuando el buque negrero se encontraba ya listo, se disparaba un cañonazo, se levaba elanda, y si no había viento, lo remolcaban algunos botes.Al aproximarse al muelle de Caballería de La Habana, se acercaban al costado casi siemprequince o veinte guadaños o botes de alquiler llenos de gente, comerciantes de la ciudadinteresados en la expedición. Venían a almorzar a bordo fuera del Morro. El capitán solíadisponer un gran almuerzo.Regía la costumbre de que cada convidado escogiera los cubiertos, platos y copas, ydespués de servirse de ellos los tirara al agua. Esto se practicaba para dar una impresión deriqueza y de rumbo.Tras de la ceremonia, los comerciantes habaneros daban la mano de despedida a losoficiales del buque y en seguida se embarcaban en los guadaños, haciendo grandes saludoscon sombreros y pañuelos.Algunos capitanes, socios en las empresas, solían al despedirse dar verdaderos banquetes,que les costaban cientos de pesetas, a los que acudían los negreros de La Habana y susqueridas y otras mujeres de vida alegre.EL VIAJE y LA COMPRA DE NEGROSDesde el momento en que se emprendía el viaje y se salía a alta mar, se ponía un grumeteen el tope de proa para avisar al oficial de guardia cualquier vela que se presentara a la
  • 40. vista.Todo barco mercante o de guerra era un enemigo para el negrero. Nunca paz por debajo dela línea. "No peace beyond the une", decía Drake. Todo es enemigo fuera del puerto,podíamos decir nosotros. Si se veía algún buque de guerra, se variaba el rumbo, y luego seiba enderezándolo hasta llegar a África.Al aproximarse al punto de destino, generalmente la costa desde Sierra Leona a la orilla delrío Congo, llegaban unas cuantas canoas con dos o tres negros a bordo. El capitán mandabadarles aguardiente y les compraba huevos, gallinas y pescado.Aquellos negros proporcionaban al capitán y al factor cuantas noticias pudieran desear: québuque salió el último, cuántos esclavos llevó, si iba a La Habana o al Brasil, si quedabanmuchos negros en la plaza, a qué precio se cotizaban, cómo se llamaba el reyezuelo.Contaban también si había estallado alguna guerra entre las tribus, si se hicieron muchosprisioneros, si rondaban ios buques ingleses y si frecuentaban aquellas aguas las canoas delos curmanes.Los curmanes servían de espías a los ingleses y daban aviso a los buques de guerra cuandorecalaba un negrero. Los curmanes, gente de Liberia y de Sierra Leona, pagadas por elgobierno de Inglaterra, hablaban inglés.Al llegar al poblado, el capitán se embarcaba en su bote y saltaba a tierra, se presentaba enla casa del reyezuelo, le explicaba su objeto y discutía con él; el reyezuelo exigía primerosus derechos: cuatro o seis garrafones de aguardiente, un barril de pólvora, un fusil y seispiezas de guinea. A este lote daban el nombre de cábala.El capitán preguntaba al reyezuelo cuántos esclavos podía entregarle pagándole lo decostumbre, y le pedía que pusiera guardias cuando se construyeran las barracas para que nose le escapasen los presos.El buque se conducía a un fondeadero y se daba principio a la construcción de las barracas,cerca de la costa. El capitán y el factor se internaban río arriba llevando género paracomprar cincuenta o sesenta hombres.En el primer poblado alquilaban una choza, que les servía de tienda. Con sus sirvientesprincipiaban a hacer unos lotes.TRATOS EN AFRIKAEn un listón de madera como el que sirve para tallar a los quintos marcaban siete pies dealtura, los dos últimos de arriba divididos en pulgadas.El negro valía más cuanto mayor fuese su estatura. Si medía seis pies, valía dieciochopiezas, entre ropas, abalorios, pólvora, aguardiente, fusil, etcétera. Cada pulgada de menosse rebajaba una pieza. Las mujeres tenían mas valor si eran jóvenes y de buen aspecto.La unidad de medida para la compra era diferente en los distintos países: en Bonny sellamaba una barra; en la Costa de Oro, una onza; en Calabar, un cobre; en Benin, unacaldera; en Angola y en el Congo, una pieza.Concluidas las barracas se desembarcaba todo el cargamento, y el tercer piloto solía remitir
  • 41. en lanchones hacia el interior la mayoría de los artículos clasificados.A los pocos días el reyezuelo se presentaba en el buque con su estado mayor, todosarmados, y el jefe con una corona de barbas de elefante en la cabeza.El capitán invitaba al jefe o reyezuelo a sentarse en un taburete, mandaba sacar unascuantas botellas de aguardiente; la primera copa la recibía el jefe, pero no podía beber sindar antes su parte a su dios, Grigri o Xuxu.Este dios venía a ser unas ataduras que llevaba en el puño y en la cintura, con unos nudos, ydentro de ellos un poco de tierra, hierbas, barbas de elefante y cortezas de distintos árboles.El reyezuelo echaba un poco de aguardiente a su dios, a quien suponía amigo del alcohol, yel resto se lo bebía él; los de su estado mayor le imitaban.Celebrada la ceremonia, comenzaban las operaciones financieras en grande. Se presentabandos o tres comerciantes con ocho o diez negros, tomaban asientos, bebían aguardiente ydiscutían los precios; después de ellos venían otros, y otros, casi todos portugueses omestizos de portugueses.Con relación al precio, los muchachos robustos tenían más valor; los viejos con la cabezarapada, menos; las mujeres con hijos, menos que las solteras, y a las viejas no las queríanadie. En general, el negro, cuanto más oscuro era y más robusto, valía más. El negropálido no producía confianza.Los negros venían al mercado con sus comerciantes y havildares, generalmente sueltos,pero si eran prisioneros de guerra, cimarrones del bosque o ladrones, los traían atados.Solían emplear para ello una caña de bambú de una vara de larga, con dos agujeros en losextremos; en cada agujero de éstos iba sujeto cada brazo con un bejuco, y con los dosbrazos en forma de cruz y con un cordel atado a la cintura, el amo llevaba a su esclavocomo un aldeano lleva a su vaca al mercado o al matadero.Cuando un jefe mandaba un pelotón de soldados suyos a los bosques, a cazar a loscimarrones, recomendaba que los cogieran a palos o con trampas, y que si les disparabantiros de fusil lo hicieran de las nalgas para abajo; así muchos prisioneros, al parecer fuertes,tenían las piernas débiles por las heridas, y eran inútiles para trabajar.En ocasiones, un reyezuelo guardaba hasta doscientos presos de esta clase, y si no llegabapronto algún buque de trata, el reyezuelo no encontraba mejor procedimiento de zafarse deellos que cortarles la cabeza.Cuando se les reprochaban estas muertes, decían que la manutención de tanta gente lescostaba mucho.Los esclavos eran de distintas procedencias: unos hechos por astucia por el factor, otrosprisioneros del reyezuelo y cautivados por él, algunos, criminales, ladrones y adúlteros queel gobierno de la tribu vendía.Había también prisioneros de guerra, esclavos nacidos de madre esclava, y algunos, muyraros, hombres libres que, impulsados por su pasión por el juego, se jugaban a sí mismos ya sus familias, convirtiéndose voluntariamente en esclavos.Había otra clase de esclavos llamados en el país esclavos de casa, hijos de los esclavosunidos al servicio de la finca de un dueño. Era raro que estos cautivos fueran vendidos a losextranjeros. Se consideraba deshonroso entre los negros propietarios el venderlos.
  • 42. Únicamente lo hacían los hombres desprestigiadós, jugadores y borrachos.Allí, en el Congo, cada familia tenía muchos hijos.Un jefe podía reunir cuarenta o sesenta mujeres propias; un particular, hasta ocho. Cuandoun congolés se quería casar con una mujer, debía pedir permiso al reyezuelo, e ir de gala.Para esta ceremonia cada uno llevaba una piel blanca de gato sujeta a la cintura y colgandopor delante.EL VIAJE DE VUELTA CON LA CARGARespecto a la moral de los capitanes y pilotos negreros, era indudable que seacostumbraban a ver en sus expediciones una aventura peligrosa en que se podía perder eldinero y la vida y ganar la fortuna.La desdicha del africano encadenado no les hacía mella: lo consideraban como a un animal.La codicia les impulsaba a no dejar a los negros en su barco más que un espacio parecido alque ocupa un muerto en su ataúd.Muchos negros estaban obligados a viajar siempre sobre un lado, replegados sobre símismos, sin poder extender los pies. Acostados, sin vestidos, sobre un suelo muy duro,traídos y llevados por el movimiento del barco, su cuerpo se cubría de úlceras y susmiembros no tardaban en ser desgarrados por los hierros y las cadenas que los tenían atadosunos a otros.Cuando llegaba el mal tiempo y se cerraban las escotillas del barco, los sufrimientos eranhorribles; echados los unos sobre los otros, sofocados por el calor insoportable de la zonatórrida y por la exhalación nauseabunda que salía de sus cuerpos, la sentina del barcoparecía un horno ardiente y pestífero.Aquellos desgraciados, encerrados de tal manera en un calabozo infecto y privado de aire,solían lanzar gritos lamentables; se les oía llamar y decir en su lengua:"Aquí nos ahogamos"; pero los negreros no hacían caso.Había terribles negreros, capitanes crueles y desalmados, con instintos sádicos, que no sóloestibaban a los negros como si fueran fardos, sin dejarles sitio para moverse, y si morían lostiraban al mar para que sirvieran de pasto a los tiburones, sino que los martirizaban.Éstos utilizaban la barra de justicia, una barra de hierro con grillos para los pies, y el collarque se conocía con el nombre francés de carcan.Había casos terribles. Cuando el barco negrero la Jeune Estelle, de la Martinica, con sucapitán, Olimpio Sanguines, se dirigía camino de las Antillas, un crucero inglés le dio caza.Mientras se efectuaba la persecución pasaron por cerca del çrucero varias barricas. Cuandolos ingleses entraron en el barco se quedaron asombrados de no ver negros, pero oyerongemidos que salían de una barrica.La abrieron y encontraron dos muchachas negras asfixiadas y medio muertas. Todo elcargamento había ido al mar metido en las barricas, y aquellas dos muchachas quedabanporque los negreros no tuvieron tiempo de echarlas por la borda.El capitán Sanguines, de la Martinica, hizo su procedimiento famoso entre los negreros, yalgunos le imitaron en casos parecidos.Los portugueses y brasileños, que llevaban muy poca tripulación en sus barcos, sólían tener
  • 43. a los negros encadenados por brazos, piernas y cuello, sin sacarlos al aire, y muchas vecesse morían asfixiados por el ambiente espeso y el calor de la bodega.Algunos negreros eran verdaderamente satánicos; muchos llevaban a bordo perrosantropófagos, que se alimentaban de carne y bebían sangre humana. Estos animales feroces,conocidos por los colonos de América con el nombre de perros devoradores, eranempleados en las colonias para la caza de los cimarrones.En algunos barcos negreros se les colocaba durante la noche cerca de las escotillas, a fin deque se echaran sobre el negro que intentara, a favor de la oscuridad, salir de la bodega pararespirar o para tirarse al mar.También solían usar, sobre todo los brasileños, otro sistema muy bárbaro. Tenían a todoslos negros con un par de grillos a los pies, lo mismo en la bodega que en la cubierta o en elentrepuente, y pasaban por entre las piernas de los esclavos una cadena delgada, a la cualponían un sistema de poleas. A la menor alteración o bulla, tiraban de la cadena, la poníantensa a cierta altura y quedaban los negros cabeza abajo.En épocas anteriores a la mía, muchos de los negreros eran también piratas. Se recordaba elcaso del capitán Lemoine, al mando de la Bamboche.Lemoine partió de L´Íle-de-France para hacer la trata, encontró un barco portugués cargadode negros y de polvo de oro, se lanzó al abordaje, mató al capitán, al contramaestre, a uncoronel portugués que iba de pasajero, encerró a los marinos en la bodega, robó cuantohabía, hizo un agujero en el barco, para hundirlo, y se marchó.A los negrófilos, lo que más les indignaba era el baile que se celebraba en los barcosnegreros al son del tamtam. En general era un baile inocente. A veces, los negros seexcitaban y había que poner marineros en las bordas para que no se tirasen al agua porquese volvían como locos. Después de estos bailes las escenas en la sentina debían de serterribles.El espíritu de lucro de los negreros se comunicó a los negros, y los padres vendían a loshijos y los maridos a las mujeres. Los agentes europeos impulsaban con frecuencia a laguerra a unas tribus contra otras y a los reyezuelos entre sí. El odio se unía a la codicia,porque el vencedor no sólo ganaba la guerra cuando la ganaba, sino que vendía a todos losprisioneros.Los franceses, en el Senegal, acostumbraron a los reyezuelos a hacer prisioneros a losindígenas de su mismo país y a venderlos; desde entonces solían coger todos los habitantesy hacerlos esclavos.Los negros mismos eran los peores traficantes de la gente de su raza y de los que con másdureza trataban a sus esclavos.Antiguamente, y en tiempo de Zaldumbide, por lo que me dijeron, los capitanes seentendían con los mismos negros comerciantes, que tiraban tiros, tocaban el tambor oencendían hogueras en la costa para dar a entender que tenían esclavos a la venta. Era laépoca en que con unos paquetes de guinea, abalorios y unas cuantas escopetas viejas, todopor valor de cinco o seis mil pesetas, se compraban cargamentos de negros para venderlosen La Habana o en el Brasil por ochenta o cien mil duros.Respecto a las tripulaciones negreras, naturalmente, podía asegurarse que las constituían lopeor de cada casa. A los marineros no se les exigía libreta ni documentos.Los capitanes y pilotos eran de distinta procedencia: franceses, ingleses, españoles,portugueses o italianos y de varios países de América, en particular brasileños y cubanos.
  • 44. De éstos no se podía decir quiénes eran mejores ni peores: había de todo.Entre los marineros negreros se notaban diferencias grandes: los franceses se mostrabanreñidores y borrachos; los portugueses y gallegos, roñosos y disciplinados y un tantoserviles; los italianos, ladrones y vengativos; los brasileños y cubanos, gandules yperezosos, y los primeros más crueles, pues trataban a los negros peor que al ganado, comosi tuvieran algún agravio que vengar de ellos.Entre los españoles, los peores marinos para los viajes negreros eran los catalanes y losvascos. Los catalanes reclamaban siempre y creían que los engañaban, todas eran quejas.Los vascos se mostraban indisciplinados, desesperados, marineros rebeldes, marinerostigres. Creían, sin duda, que, fuera de su país y de su pueblo y en un barco dedicado a latrata, no quedaba en pie ni leyes ni respetos humanos. Probablemente, de ser marinero, yohubiera creído lo mismo. Esta condición se sabía entre los negreros, y una tripulacióncompleta de vascos no la hubiese aceptado ningún capitán, de miedo a la rebelión.La gente de color tampoco se admitía en un barco negrero, al menos en gran número,porque podían jugar una mala pasada; así que, fueran soplets, como llamaban los francesesa los marineros negros, o curmanes que hablaran inglés, no entraban en las dotaciones debarcos negreros más que en exigua minoría.Aunque en Hispanoamérica hubo esclavos indios (los Caribes), esta condición fue propiade los africanos. La ética entonces vigente dudó de la posibilidad de esclavizar a losindios, que fueron declarados libres, pero no a los africanos, situación que eraconsiderada normal. Había esclavos negros en casi todas las ciudades costeras deEspaña y hasta en la misma corte papal. Es más, la solución de importar negros en lasIndias para aliviar el trabajo de los naturales fue sugerida por los mismos religiosos(dominicos) que luchaban en favor de los indios (el padre Las Casas incluido). Los negrosfueron así emigrantes forzosos a América. Se les cazaba como animales o se les comprabaen los mercados esclavistas africanos, transportándoles luego al Nuevo Mundo para servendidos como mercancía. El negocio esclavista es una de la mayores lacras de lacivilización occidental y en la que están implicados por igual los países que vendieron ycompraron dichos esclavos. Los primeros negros llegaron como compañeros de losconquistadores y procedían de la Península, donde había unos cien mil, principalmente enlas zonas ribereñas del Mediterráneo. El tráfico empezó a operar a raíz de la transformaciónde la economía minera de La Española en agrícola, debido al cultivo de la caña. La primeralicencia conocida fue otorgada a Lorenzo de Gorrevod, en 1518, para transportar 4.000 aSanto Domingo. Luego hubo otras a los Welzer, a la mujer de Diego Colón, etc. Más tardese compraron a los esclavistas portugueses e ingleses. Finalmente, los portugueses lograronregularizar este negocio a partir de 1595, obteniendo licencias. Desde 1595 y 1600 sellevaron a Hispanoamérica 25.338 esclavos. Durante los primeros 40 años del siglo XVII semantuvo el asiento portugués, que introdujo otros 268.664. La independencia de Portugalhizo disminuir luego el negocio negrero, que cayó en manos de algunos asentistas de menorconsideración. Entre 1663 y 1674 se introdujeron otros 18.917 esclavos. Naturalmente estosdatos se refieren al tráfico legal, que algunos cifran en la mitad o un tercio del ilegal. Entotal, se supone que durante el siglo XVII entrarían en Hispanoamérica unos 400.000, quesumados a los 75.000 que Curtin da para el siglo XVI darían un total de casi medio millónpara ambas centurias. Los puertos a los que llegaba mayor número eran Cartagena,
  • 45. Veracruz, Buenos Aires, seguidos por los de otras zonas del Caribe: Cuba, Margarita, SantoDomingo, Puerto Rico y Venezuela. Los esclavos procedían de diversos lugares de África(Guinea, Senegal y Congo sobre todo) y se les embarcaba en algunos puertos, reflejados enlos gentilicios que se les daban(mandingas, congos, angolas, minas, etc.). Se llevaban en lasbodegas de los buques negreros y en condiciones inhumanas, muriendo en la travesía el23% de ellos. Los supervivientes eran vendidos en subasta y obligados a trabajar para susamos en minas o plantaciones. Se ha asegurado que en la aclimatación (vida en esclavitud yadaptación a la nueva dieta) moría otro 25%. Lo increíble es que este grupo sobreviviera asu circunstancia y se reprodujera (en algunos lugares fue realmente difícil), llegando aconfigurar los esclavos criollos, una tipología esencial en la nueva América. Los datossobre población negra existente en Hispanoamérica son aún más discutibles que los deltráfico. Se calcula que hacia 1570 había unos 40.000, y que serían ya 735.000 a mediadosdel siglo XVII. Por esta época había ya muchos negros libres. Plantean un verdaderoenigma, pues las posibilidades de salir de la condición de esclavo eran mínimas. Algunos lolograban porque sus amos les entregaban la libertad cuando se veían a punto de morir, otrosla compraban poco a poco, cultivando en su tiempo libre una pequeña parcela, que se lesentregaba en la plantación, o robándole algo al amo cuando los arrendaba a otros españolespara algunos oficios. Los más, lograban la libertad huyendo al monte y convirtiéndose allíen cimarrones o negros alzados. Se asociaban entre sí y formaban los llamados Palenques orepúblicas independientes, donde vivían con sus propias autoridades y sus leyes peculiares.Desde los palenques asaltaban los caminos o haciendas próximas, constituyendo unaverdadera pesadilla para las autoridades españolas de algunas gobernaciones (Cartagena,Panamá, Santa Marta), que enviaban periódicamente tropas contra ellos. Ante laimposibilidad de reducirles, terminaron por ofrecerles la libertad y tierras si accedían aradicarse en algún sitio, lo que hicieron en no pocos casos. La situación de estos libres enlas ciudades era muy variable, y Le Riverend cita un caso de un libre habanero que tenía uncorral de puercos, poseía un esclavo y tenía un indio asalariado.
  • 46. "EL SISTEMA PORTUARIO Y MERCANTIL EN EL CARIBE EN EL SIGLO XVIII: PRECIOS DE CACAO, LATRATA E ESCLAVOS Y SU IMPACTO EN LA PROVINCIA DE CARACAS"Robert J. Ferry. Universidad de Colorado, Estados UnidosDesde temprano en el siglo diecisiete hasta más allá de la mitad del siglo dieciocho, laeconomía de Caracas tenía solamente dos aspectos de importancia: la importación deesclavos negros africanos, y la exportación del cacao. La trata de esclavos, la mano de obraesclava, y el comercio de cacao formaron la sociedad caraqueña a su alrededor. Durante elsiglo dieciocho hubo cambios dramáticos en la estructura del comercio caribeño-atlántico,cambios que tuvieron también dramáticas consecuencias en Caracas, pero la esclavitud y elcacao nunca dejaron de ser sobresaliente ahí.Aunque el cacao era nativo de los valles de la costa caribeña, casi desde el comienzo de sucultivo para el mercado las arboledas de cacao dependían de la esclavitud africana.Curiosamente, con toda probabilidad, en sus primeros años la comercialización del cacaodependió más de la trata de esclavos que de la mano de obra esclava en sí. Originalmente, osea en los años veinte del siglo diecisiete, los primeros dueños de cacao, porque eranencomenderos de indios, tenían suficientes trabajadores indígenas como para hacer lacosecha. No les hacía falta esclavos. En los primeros años del comercio, más bien antes delcomienzo de la venta del cacao, sí les hizo falta los barcos y mercaderes para llevar suscosechas al mercado. Les convenía, entonces, la llegada a las costas de Caracas de losmercaderes de esclavos portugueses, hombres plenamente conscientes de los mercados dela Nueva España, quienes estaban dispuestos a cambiar sus cargamentos de esclavos porcacao con valor equivalente. Según los estudios ya clásicos de la pareja Chaunu, entérminos del tiempo que se tardaba en navegar el Atlántico, en ese entonces Caracas estabasituada casi a la mitad del viaje desde la costa de Africa occidental hasta México, y es lomás probable que los mercaderes portugueses estaban muy contentos de hacer trueque desu frágil mercancía humana por el mucho más durable cacao que se podía vender ganandobien en la Nueva España. Para los caraqueños los esclavos representaban una fuerza detrabajo mucho más perdurable que sus indios de encomienda (también movible yheredable). Tenemos pruebas de la existencia de haciendas de cacao hubicadas en la costacaraqueña de 80 o 100 esclavos ya desde los años 1650.
  • 47. Todavía nos falta un estudio del mercado de cacao en México. No sabemos en detalle porqué el cacao caraqueño disfrutó de una constante demanda ahí durante todo el resto delperíodo colonial. Pero en muchos casos los herederos de los mantuanos (nombre usado parala élite caraqueña) de la primera fase de la exportación de cacao, los que iniciaron susactividades comprando esclavos antes de 1650, aún pertenecían a la clase dirigente (y aunesclavista) al final del siglo dieciocho. Es bastante notable y sin paralelo en la historiahispanoaméricana colonial el éxito en cuanto a su supervivencia durante tantasgeneraciones como clase dominante de los grandes cacaos (apodo que se usaba en el siglodieciocho). Recordamos que Simón Bolívar representaba la séptima generación de lafamilia Bolívar en Caracas.La poderosa demanda de sus cosechas les permitía a los caraqueños dueños de esclavos ycacao conseguir extensas parcelas de tierra apropiada para el cultivo del cacao, y enmuchos casos antes del final del siglo diecisiete se había formado una clase terratenientecon terrenos bastante en exceso de lo que ellos podían cultivar con los esclavos que tenían.Durante las primeras tres décadas del siglo dieciocho ésta demanda siguió sin pausa, y conla llegada de la Real Compañía Guipuzcoana también llegó a Caracas el nuevo, muyamplio, y completamente abierto mercado europeo para chocolate. Por lo tanto, laproducción del cacao caraqueña continuaba aumentándose.Como un imán, Caracas atraía inmigrantes en búsqueda de los beneficios que les aportabael cacao. Sobre todo durante los primeros años del siglo dieciocho-bien antes delestablecimiento del monopolio guipuzcoano es necesario decir-llegaron a Caracas personasdecididas a establecerse con haciendas de cacao. Sobre todo eran personas isleñas, muchasde ellas sin esclavos y sin tierras propias para el cultivo, pero siempre muy entusiasmadascon las posibilidades de continuar con la tradición que ya venía de generaciones yaprovecharse del constante buen mercado para el cacao. Con el tiempo no tardó en aparecerconflictos sobre tierra entre isleños y mantuanos, quienes poseían la tierra en exceso-inclusive valles enteros, y también conflictos con la gente criolla de color, ex-esclavosmuchos de ellos. Estos morenos libres, quienes tampoco tenían tierra para sembrar cacao,estaban dispuestos a luchar juntos con los isleños, tal vez porque creían que así teníanmejor oportunidad de persuadir la corona de darles porciones de las extensas posesiones dela élite. Rechazados como aliados por los inmigrantes isleños, que les veían comocompetidores en la lucha, los libres se aprovecharon de precedentes históricos paraconseguir su meta. Su petición le pedía a la corona que se acordara de una real órden delaño 1697 después de la pérdida de la mitad de la isla de Española a los franceses. En esteentonces el rey decretó que los esclavos que se escaparon de sus nuevos amos francesesserían libres al llegar a territorio español (Santo Domingo).También recibirían terreno gratis para ganarse la vida. En su petición los morenos deCaracas informaron a la corona que algunos de ellos, cuando eran esclavos, habían huido delos holandeses de la isla de Curaçao, y que otros eran hijos de esclavos quienes anteshabían pertenecido a holandeses caribeños de Curaçao y otros lugares. Por su parte losisleños tomaron por ridículo los argumentos de los morenos, advirtiendo en 1728 que seríamuy riezgoso para la seguridad de la colonia establecer gente de color en terrenos lejanosde Caracas. Refiriéndose a otra recién pérdida grave, la de Jamaica a Inglaterra, los isleñosinsistieron en su contra-petición que en caso de una invasión de ingleses, los negros
  • 48. situados en valles lejos de la supervisión de blancos fieles a la corona apoyarían al enemigoy entonces Caracas se convertiría en una "Nueva Jamaica."Después de todo, tanto morenos libres como isleños recibieron terrenos para el cultivo decacao en zonas distantes a veinte leguas o más de la ciudad de Caracas. Los sitios másconocidos son el valle de Curiepe, donde los morenos recibieron derecho de establecerse ytítulos de terrenos en la década de 1730, y el valle de Panaquire, tributario del importanterío Tuy, donde los isleños montaron su iglesia parroquial en 1737 después de años de luchapor a estar ahí. A la vez, como es de suponer, la mayor parte de la buena tierra para el cacaoquedó en manos de los mantuanos. Un estudio muy detallado del asunto nos indica que delos más de cinco millones de árboles de cacao que se encontraban en la provincia deCaracas en el año 1744, tres millones y medio pertenecían exclusivamente a los "grandescacaos." En 1720 la proporción de árboles en manos de la élite era igual a lo que sería lasituación veinticuatro años después; en menos de una generación el número de árbolesaumentó en casi cincuenta por ciento (de aproximadamente 3.25 millones de árboles a 5.06millones), pero el boom de cacao no afectó el dominio por parte de los mantuanos de latierra productiva.La expansión constante de los mercados y sembradíos sí permitía entrada a la economíacacaotera de Caracas a cierto número de individuos de origen humilde. Basados endocumentación de buena calidad, mis estimados indican que había un aumento de alrededordel cincuenta por ciento en el número de árboles de cacao en la provincia de Caracas entre1720 y 1744. Pero el aumento de 1684 hasta 1720 fue aún más dramático: de alrededor decuatrocientos treinta mil árboles en 1684 a los tres millones doscientos cincuenta mil en1720. En treinta y seis años la cantidad de plantas de cacao aumentó por más de siete veces.Durante los sesenta años comprendidos entre 1684 y 1744 la producción de cacao en laprovincia de Caracas se multiplicó por más de diez. Por supuesto que había lugar paraalgunos cosecheros ambiciosos en esta frontera expansiva.Probablemente la mayor diferencia entre los nuevos cacaoteros y los que disfrutaban másantigüedad en la colonia (en sí la antigüedad era una diferencia social de importancia) fuéel que los mantuanos tenían esclavos y los nuevos no los tenían o tenían pocos.Recordémonos que la esclavitud fue el otro polo del eje fundamental de la Caracas colonial.La demanda por el cacao era enorme, aumentada por un número cada vez más grande deconsumidores indígenas de México, quienes lo mezclaba con chiles como tradición, y unnúmero cada vez más grande de consumidores europeos, quienes lo preferían comochocolate. La tierra para el cultivo del cacao también era extensa, aunque algo difícil deadquirir para algunos. Pero la mano de obra esclava no fue así de elástica.Aunque había quejas sobre lo inadecuado de la trata de esclavos durante los últimos añosdel siglo diecisiete y los primeros años del dieciocho, las fuentes nos permiten suponer quehasta 1739 los esclavos que llegaron a Caracas sí eran, en términos generales, suficientescomo para satisfacer la demanda que existía por ellos. El número de esclavos africanos quefueron vendidos en Caracas es modesto en comparación con las ventas en otros lugares delas Américas, pero en cada año de la década de los treinta centenares de ellos sí pasaron porCaracas rumbo a las nuevas arboledas de cacao ubicadas en la zona fronteriza del río Tuy.En 1739 la trata fue parada en una manera abrupta como consecuencia de guerra entre
  • 49. España e Inglaterra, la cual puso fin al asiento de negros, licencia exclusiva de la coronaespañola para importar esclavos que hasta ese entonces estaba en manos de la inglesa SouthSea Company.La disolución del asiento británico causó cambios de suma importancia en la provincia deCaracas. De ese momento en adelante, por cuarenta y cinco años-una generación entera, nohubo importaciones de esclavos a Caracas. Hasta ahora la historia no ha apreciado en lomás mínimo este hecho sobresaliente, el análisis del cual debería tomar dos formas. Enprimer lugar es el impacto del South Sea Company sobre los precios pagado en Caracas porel cacao.Los contratistas ingleses no solamente abastecían esclavos a sus clientes caraqueños. Deigual o tal vez mayor importancia, la presencia de la South Sea Company mantenía alta lademanda por el cacao. En todos los demás mercados del imperio español donde teníafactorías, los ingleses estaban dispuestos a vender su mercancía humana a crédito, pero enCaracas no aceptaba sino cacao (o pesos de plata mexicana). Los precios subíanirregularmente durante los primeros años del régimen de la compañía inglesa, pero durantelos diez años cuando los dos monopolios funcionaban juntos en Caracas-desde elestablecimiento de la Compañía Guipuzcoana en 1728 hasta el fin de la South SeasCompany en 1739, la competencia por el cacao entre ellos, combinado con la demandatradicional de la Nueva España, causó que los precios pagados por el cacao alcanzaran altosniveles nunca experimentados en Caracas. La palabra dinámica caracteriza bien la décadade los treinta. La lucha comercial entre los vascos y los británicos contribuyó directamentea: 1) una ola de inmigración canaria y el establecimiento de muchos isleños en nuevashaciendas de cacao; 2) una ola de importación de esclavos; 3) prosperidad general, peroespecialmente beneficiosa a los mantuanos "grandes cacaos," quienes ya tenía cantidadesde cacao que podían vender a precios al doble de lo que estaban antes de 1728. Laeliminación de la South Seas Company, más como comprador de cacao que abastecedor deesclavos, tuvo un impacto impresionante en Caracas.Después de 1739 la Compañía Guipuzcoana quedó sola en una situación dominante enCaracas. La política internacional eliminó la competencia de los ingleses, y la política localles permitió a los vascos controlar el comercio tradicional con la Nueva España, ya que elcomercio con México había sido explícitamente excluido de su monopolio. Loscomerciantes vascos, con la ayuda de dos gobernadores vascos (Martín de Lardizábal, 1731á 1737, y Gabriel José de Zuloaga, 1737 á 1747), pusieron un fuerte control global sobre laexportación de cacao. La reacción de la colonia en contra de sus actuaciones fue de quejas áprotestas y por fin á rebelión en 1749. Por casi dos siglos y medio los argumentospresentados por la misma Compañía han sido aceptados como una explicación válida de larespuesta fuerte caraqueña: los colonos se enojaron porque la Compañía y los gobernadoresmencionados pararon lo que hasta ese entonces había sido un extenso comerciocontrabandista. Hasta ahora la historia nos repite el mismo mensaje: los caraqueños,mantuanos inclusive pero especialmente los canarios inmigrantes, vivían de un tratocacaotero ilegítimo, pero los vascos les trajeron órden y les impuso la ley real.Un análisis frío revela algo diferente: desde que llegaron a una cumbre sin precedentes en1737 y 1738, los precios pagados por el cacao cayeron a niveles bajos nunca conocidos en
  • 50. 1748 y 1749. Liberado de la competencia de los ingleses, los vascos solamente tuvieron queimpedir o bloquear el comercio con México como para apoderarse de todo el comercio decacao cultivado en la provincia de Caracas. Para este fin aplicaron una política que explotóen controversia. En 1731, a apenas dos años del comienzo de operaciones del monopolioguipuzcoano, el gobernador Lardizábal estableció un nuevo reglamento en cuanto alproceso de tomar carga en el puerto de La Guaira. Antes de esta fecha los cosecheros teníanel derecho de vender o consignar su cacao a cualquier mercader o capitán del barco. Eracomún que varios barcos se llenaron de cacao simultáneamente, y cada capitán podíadecidir por sí mismo cuando zapar-con la bodega de su barco llena o no.Pero esta libertad fue cambiada radicalmente por el reglamento de 1731, el cual puso enrégimen un sistema llamado simplemente la alternativa. Seguramente el motivo de laalternativa era conseguir cargos de cacao para los navíos de la Compañía Guipuzcoana,porque con la nueva órden el primer barco que llegaba al puerto para tomar cargo de cacaono podía salir sino cuando su bodega estaba completamente llena. Ningún otro barco podíaempezar el proceso de tomar cargo hasta que el primero se hubiese llenado. Así lacompañía vasca estaba asegurada de que podía conseguir el cacao que deseaba aunquetuviera que competir con los mercaderes de esclavos ingleses y los cosecheros caraqueñosque preferían participar en la carrera de Veracruz. La alternativa trajo quejas desde elmomento de su creación, porque muchos mantuanos ganaban bien si vendían su propriocacao en México, donde los precios siempre estaban por muy por encima de los de Caracas,y entonces no estaban dispuestos de vender sus cosechas a los vascos.Mientras los precios seguían subiendo, aparentemente la alternativa no era mucho más queuna molestia para los con contactos comerciales en la Nueva España, y ningún problemapara los nuevos cosecheros como los isleños, quienes no tenían tales relaciones comercialesen lugares distantes y por eso estaban contentos de vender su cacao en Caracas o La Guaira,igual a mantuano caraqueño, inglés, o vasco.Después de 1739, con los precios en pleno declive, al llegar un navío de la CompañíaGuipuzcoana a la cabeza de la fila de barcos, el cosechero se encontraba en una situacióndifícil, porque no le quedaba otro remedio sino vender su cacao por lo que la Compañíaestaba dispuesto darle. Así la Compañía ganó dominio del comercio con Nueva España,porque gracias a la alternativa nadie podía mandar cacao para el mercado mexicano (oningún otro destino) mientras un barco de los vascos tenía su buque abierto para recibircarga. La fila de barcos esperando en el muelle de La Guaira se alargaba, el cacao seacumulaba en los almacenes de mantuanos en Caracas y las casas del campo de los isleños.A la vez el poco cacao que llegaba a México hizo que la demanda allá elevara por mucholos precios que los mexicanos estaban dispuestos a pagar por él. En estas circunstanciaspodemos imaginar cómo lo atractivo del comercio contrabandista pasó a ser más biennecesario en algunos casos. ¡Qué irónico es el que por tantos años la historia47 hayaaceptado el cuento de la Compañía sobre el éxito de sus esfuerzos en contra de lastendencias tradicionales de los caraqueños hacía el contrabando! Irónico porque ahoraestamos seguros que fueron la política de la alternativa y el dominio sobre el régimen deprecios después de 1739 lo que les permitió a los vascos gobernadores-monopolistascontrolar la economía en una manera casi hermética. En enero de 1745 el cabildo deCaracas, en una carta de protesta escrita al rey, expresó la crisis en términos gráficos y
  • 51. precisos: el comercio legitimo ya era "garganta muy pequeña para el vómito del estomagogrande que es esta provincia."48 Sin exageración se puede decir que en su dedicación dellenar sus navíos con cacao, la Compañía Guipuzcoana rompió con tradiciones de comercioy en el proceso forzó algunos cosecheros al comercio ilegítimo primero, y a la rebelióndespués.Es conveniente regresar al otro punto del eje, dejar el cacao y considerar muy brevementela esclavitud, por lo menos la trata de esclavos, en la región de Caracas en el siglodieciocho. La rebelión de Juan Francisco de León, el isleño quien encabezó el movimientoen contra de la Compañía Guipuzcoana de 1749-1751, nos sirve bien para marcar el fin demás de un siglo de expansión económica basada en la mano de obra esclava. En términosgenerales, debido al hecho de que la población de esclavos en la provincia de Caracas sereproducía, los descendientes de caraqueños que tenían cantidades de esclavos en 1739cuando se acabó la South Seas Company siguieron siendo dueños de esclavos hasta lasguerras de independencia. Por otro lado, los que no los tenían para esa fecha no los iban atener después, y sus herederos y descendientes tampoco.Aparentemente los rebeldes de 1749 estaban conscientes de lo significativo de lastransiciones que estaban pasando a su alrededor. Sin esclavos para comprar, y con losprecios tan bajos que no podían pagar los fletes de los arrieros para llevar su cacao al puertode La Guaira, los canarios y otros que llegaron tarde a la agricultura cacaotera perdieron laesperanza de pertenecer a la clase terrateniente. Muchos de ellos creían que la situación erael resultado de una política nefasta vasca de no solo negarles haciendas de cacao y esclavos,sino también de convertirlos en obreros trabajadores para los mantuanos, y así liberar laprovincia de su dependencia tradicional de mercaderes de esclavos extranjeros. Cuando elhijo de Juan Francisco de León le dijo a un compatriota canario que el debía unirse a lacausa de su padre porque "los vascos quieren hacer esclavos de todos nosotros," su uso dela palabra "esclavo" probablemente era más preciso que metafórico.49Los historiadores no se han dirigido directamente al asunto del cese del comercio deesclavos, aceptando la opinión expresada en la obra clásica de Roland Hussey de que laCompañía Guipuzcoana simplemente falló por ser incapaz con su responsabilidad deproveer esclavos a la provincia.50 Desde sus primeros estudios de la provincia en la décadade 1720, cuando estaban preparando sus proyectos y solicitudes para el monopolio real, losvascos hablaban de un "exceso" de mano de obra hispana en Caracas, nombrando canariossobre todo como "vagabundos" sin trabajo. Los primeros comentarios que conocemos sobrelas posibilidades de pagar salarios a trabajadores no esclavos en las haciendas de cacaoaparecen en 1745, justamente coincidiendo con la caída fuerte de precios.51 Años mástarde, en 1775, cuando el encargado de la Compañía Guipuzcoana en Caracas recibió unórden del metrópoli pidiéndole información sobre el número de esclavos que se necesitabaen la provincia y las capacidades de los hacendados de pagar por ellos, se negó a hacer elestudio, diciendo que "era administrador de agenos intereses."52 Obviamente los vascos dela Guipuzcoana no querían tener nada que ver con la esclavitud en Caracas. ¿Podría habersido que la rápida acomodación con la Compañía que hicieron muchos mantuanos despuésde 1752 fue porque la élite caraqueña también reconoció lo que el hijo de León y muchosde sus compañeros vieron: que los canarios inmigrantes y otra gente humilde hispana iban aser obligados a sustituir a los esclavos en sus arboledas de cacao?
  • 52. Una vez acabada la competencia entre los vascos y los ingleses monopolistas y contratistasel boom de cacao llegó a su fin. La trata atlántica de esclavos terminó, y la inmigracióncanaria a Caracas se entorpeció.53 También se congeló la estructura social de la provincia.Los que tenían cantidades de esclavos seguirían siendo amos de ellos en las siguientesgeneraciones, y los que no los tenían no los tendrían. No hubo importaciones de esclavos aCaracas hasta 1784 cuando la compañía de Baker y Dawson de Liverpool recibió permisopara renovar la trata y vendió más de tres mil africanos en tres años. Esta prolongadasuspensión del comercio de esclavos resultó en la división central de la sociedad caraqueñapor el resto del siglo: los miembros de la élite eran de viejas familias cuyos muchosesclavos les distinguían de otros que no los tenían. El valor social de poseerlos es evidenteen la composición de las casas de Caracas-el famoso viajero francés François Deponsobservó en 1806 que en Caracas "la riqueza de una casa está en proporción al número deesclavos que contiene."54 En 1759 una casa caraqueña en tres tenía esclavos, y el promediode esclavos en estas casas era entre cinco y seis por casa. Pero en las casas de losmantuanos (85 casas) había un promedio de 17.5 esclavos (y menos de 7 blancos).En 1792 estas proporciones habían cambiado pero poco. Es un proceso curioso perosobresaliente en la historia de Caracas del siglo dieciocho el que el casi absoluto cese delcomercio de esclavos dio lugar a la superabundancia de esclavos en el servicio domésticoen las casas de la élite, un símbolo profundo de su éxito como grandes cacaos.Pasado y presente de la esclavitud africanaTrinidad TuttolomondoObservatorio de conflictos. Argentina, enero del 2002.IntroducciónLa esclavitud es una forma de sometimiento del hombre por el hombre que se practicódesde la antigüedad y para vergüenza del hombre, continúa en nuestros días bajoformas diversas.En África, como en otros continentes, la esclavitud no era desconocida antes de la llegadade los europeos. A diferencia de Grecia antigua, por ejemplo, donde el esclavo eraasimilado a la categoría de "cosa", en este continente el esclavo poseía derechos cívicos yderechos de propiedad, existiendo además, múltiples procedimientos de emancipación. Sedistinguía generalmente entre esclavos de casa y esclavos de guerra, aunque estos últimosterminaban por formar parte de la primera categoría después de cierto tiempo. En general,en África, el esclavo se integraba rápidamente en la familia que lo poseía. En Kongo, porejemplo, un padre de familia llamaba a su esclavo mwana (el hijo, el niño). En otros lugaresde África, la situación no era tan favorable, pero la estructura patriarcal y comunitariaimpedía que el esclavo negro fuese un bien en el sentido griego del término. Por otro lado,existían étnias en las que el esclavo era desconocido, como entre los fang de Áfricaecuatorial.[i]
  • 53. Los europeos produjeron un giro en la historia de la esclavitud de África, exportaronesclavos en cantidades alarmantes a regiones desconocidas para los africanos y modificaronla concepción de esclavitud asimilando directamente esclavo = cosa, con todo lo que estacaracterización implica para la vida del hombre.El descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en 1492 y la posteriorocupación de este continente por parte de los europeos va a repercutir a partir del Siglo XVIen otra región del planeta: el continente africano. La causa de este hecho radica en que laconquista de América, con todas las riquezas naturales y perspectivas de desarrollo queofreció a sus conquistadores, requería de la complementación indispensable de mano deobra para la apropiación de tales riquezas y la obtención de ventajas en la explotacióneconómica de tan vastas zonas. Va a ser justamente en África en la que pondrán loseuropeos los ojos para subsanar la falta de mano de obra que se producirá en América luegodel exterminio de la población nativa. Comenzará así, un flujo incesante que durarácuatrocientos años, en el cual millones de africanos atravesarán compulsivamente en barcosnegreros el océano Atlántico para posteriormente ser vendidos a los colonizadores deAmérica.En este trabajo voy a esbozar superficialmente -dada su complejidad- la problemática de laesclavitud africana, dando a conocer en términos generales las características inhumanasque implicó la trata, sus consecuencias, las formas de resistencia que los esclavosimplementaron a la misma, las causas de la abolición y las formas de esclavitud quesubsisten en la actualidad. Quiero destacar que este trabajo es simplemente un ensayo queno pretende de ninguna manera abarcar la complejidad de la cuestión tratada; simplementepretendo aportar un granito de arena a la toma de conciencia de una problemática que lejosde haber terminado con los decretos abolicionistas continúa en nuestros días.La trata negreraLa exploración de las costas de África, el descubrimiento de América en el siglo XV y sucolonización en los tres siglos siguientes, impulsó de forma considerable el comercio deesclavos.Los conquistadores españoles y portugueses, en un primer momento utilizaron a losindígenas para cultivar las grandes plantaciones y trabajar en las minas, pero con el paso deltiempo, estos "bienes inagotables" terminaron agotándose debido a las durísimascondiciones de trabajo, a la miserable alimentación, a las deficientes condiciones dehigiene, a los durísimos castigos, a la falta de inmunidad contra las enfermedades europeas,en una palabra, a las duras condiciones de vida a la que eran sometidos. El derrumbe de laspoblaciones indígenas (total en las Antillas y parcial en el continente americano) provocó elaumento del número de esclavos, la relación era directamente proporcional: cuantos másesclavos morían, más se necesitaban. Al ser millones los nativos que murieron a causa de larudeza de los trabajos, se optó por importar a las colonias españolas y portuguesas - a partirdel siglo XVI- esclavos africanos creyendo que podrían soportar mejor el trabajo forzado:suposición errada y nuevamente desastrosa para los hombres elegidos.
  • 54. El tráfico negrero se realizaba a través de factorías que rodeaban el continente africano. Enun primer momento eran los piratas, comerciantes y navegantes particulares quienes sededicaban a esa actividad, pero a partir del siglo XVII comenzó a ser ejercido por lasgrandes compañías. Estas se encargaron también de la instalación de factorías y laconstrucción de fuertes y bodegas para almacenar a los esclavos. Hay que destacar que elmonopolio que intentaba imponer la compañía no excluía la presencia de otros sujetosimplicados en la trata. Por ejemplo, en el caso de Portugal, el tráfico continuó llevándose acabo por negreros particulares -especialmente a partir del Siglo XVII- cuando las relacionesentre las posesiones de África y el Brasil comenzaron a ser directas debido a lainterferencia en el Atlántico de otras potencias traficantes de esclavos.Debemos distinguir entre la trata oriental y la occidental. En rasgos generales, la trataoriental abarcaba a un grupo reducido de esclavos, mientras que la trata occidental eraaltamente superior en cifras y se llevaba a cabo con medios mucho más poderosos. Estaúltima se centraba principalmente en la obtención de "bienes de producción", por esto, seexportaban en su mayoría hombres vigorosos y una minoría de mujeres de edad adulta. Latrata oriental, en cambio, estaba orientada a la consecución de "bienes de consumo", en sumayoría niños y mujeres para servidumbre doméstica, para engrosar los harenes, etc.; loshombres solían ser utilizados como mercenarios o bien como guardias de palacio. El trabajode esclavos negros en las plantaciones sólo comenzará a darse tardíamente.En la costa occidental de África el tráfico trasatlántico de esclavos comenzó en el siglo XV,más concretamente en el año 1441 con el tráfico de los primeros esclavos africanos llevadoa cabo por los portugueses. Los futuros esclavos eran capturados generalmente por otrosafricanos y transportados a la costa occidental de África. España, al poco tiempo, imitó estapráctica aunque durante más de un siglo Portugal siguió monopolizando el comercio. Afinales del siglo XVI, el Reino Unido empezó a competir por el derecho a abastecer deesclavos a las colonias ultramarinas detentado hasta entonces por Portugal, Francia,Holanda y Dinamarca. En este momento, los ingleses que llegaron con retrazo a la carrera,comienzan a dominar los mares, adjudicándose el liderazgo en el comercio negrero: elprimer cargamento fue transportado en 1562. En 1713, la British South Sea Companyconsiguió el derecho exclusivo de suministro de esclavos a las colonias transoceánicas.[ii]La trata continuará siendo legal hasta finales del siglo XIX, con grandes diferenciastemporales en los diferentes países.A través de la costa oriental africana, ya durante el siglo XV, los comerciantes árabesenviaban esclavos de África central a los mercados de Arabia, Irán y la India. Ahora bien,el tráfico de esclavos realizado por europeos, llegó más tarde que a la costa occidental. Fuea partir de 1645 que los traficantes y comerciantes portugueses comenzaron a capturar yexportar esclavos de Mozambique debido a la ocupación realizada por los holandeses, enagosto de 1641, de Angola y Benguela, dominadas hasta entonces por los portugueses. Eltráfico se intensificó a partir de la segunda mitad del Siglo XVIII. Ya antes de ese siglohabían salido esclavos de Mozambique, pero en ningún caso el número fue tan elevado yalarmante como desde el Siglo XVIII en adelante. A partir de los primeros años del SigloXIX, las relaciones comerciales con el exterior pasaron a depender casi exclusivamente dela exportación de esclavos. De todos los puertos de Mozambique se exportaban cautivospara las islas francesas del Indico, América, Arabia, Golfo Pérsico, India y Goa. A partir
  • 55. de 1830, los árabes fueron los principales traficantes de esclavos. Muchasembarcaciones árabes, desde diferentes puertos de Mozambique trasportaron gran númerode esclavos para las islas Comores y Madagascar, entre otras regiones. La ciudad deZanzíbar a partir de 1839 se convirtió en un verdadero centro del tráfico de esclavos en lacosta oriental de África.[iii] A partir de 1854, el tráfico de esclavos para las islas francesaspasó a llamarse "exportación de trabajadores libres". Esto se debió a la prohibición deltráfico y al control de los ingleses en el Indico.En términos generales, en África los esclavos eran trocados por productos europeos, engeneral de calidad mediocre y de escaso valor, como tejidos, bebidas alcohólicas, espejos,armas, collares, etc. Una vez llegados a América también continuaba el trueque, en generaleran cambiados por tabaco, algodón, madera, café, oro, plata, y otros minerales preciosos.La trata se desarrollaba según un esquema rutinario: los futuros esclavos eran capturados enel interior o a lo largo de la costa, actividad que desencadenaba verdaderas guerras quedejaban como saldo infinidad de heridos y muertos, pero casi siempre un saldo "preciado":los esclavos. Estos, una vez encadenados, eran trasladados a pie hasta los barracones -seencontraran donde se encontraran- con todo el esfuerzo físico que implicaba sobre todopara los heridos -por no hablar de los niños. Estos sitios eran sucios, pestilentes, el aguapotable escaseaba, y el calor ahogaba.Obligados a convivir con las enfermedades, el maltrato, la sed, el hambre y la aglomeraciónse veían diezmados poco a poco. Dentro de esas estructuras se llevaba a cabo una de lasactividades repugnantes de la trata: la separación de padres de hijos, de hermanos, esposos,amigos, parientes o vecinos, de acuerdo con la elección que llevara a cabo el comerciante.En estos lugares esperaban semanas o incluso meses hasta que el barco pasara a recogerlos,y una vez a bordo debían permanecer en las costas africanas hasta que el cargamento secompletara. En el barco las condiciones eran incalificables, el hacinamiento, el hambre, lasuciedad, la pestilencia, el calor sofocante, la tortura, el dolor y el pánico lo inundaba todo.Como la travesía duraba dos meses -en el mejor de los casos- la mortandad que se producíabajo esas condiciones era inmensa. Sumado a estos tormentos, antes de la llegada, losenfermos o heridos, que corrían el riesgo de no poder venderse, eran lanzados al mar.[iv]Una vez llegados a destino los esclavos solían ser cebados o incluso drogados para quelucieran saludables, eran sometidos nuevamente a un examen anatómico pormenorizado yluego, eran comprados por algún plantador o minero ávido de explotarlos. Su calvariocomenzaba un nuevo capítulo. En las plantaciones o en las minas, el hambre, la falta desueño, las condiciones de trabajo inhumanas y los malos tratos, terminaban por agotar elvigor del esclavo, y una vez sin fuerzas, el amo prefería comprar uno nuevo que cuidar desu esclavo enfermo. El círculo mortal comenzaba de nuevo su curso...Formas de resistenciaResulta relativamente sencillo hablar de las diversas formas de resistencia a las que sepuede echar mano, para quienes no hemos conocido esa forma de esclavitud. Muchas vecesolvidamos la dificultad que implica resistirse viviendo, o más precisamente, "sobre-viviendo" extenuado, aterrorizado, enfermo, herido, sediento, golpeado, famélico y agotadointelectual y psicológicamente. No obstante, la resistencia constituyó la contrapartida de la
  • 56. esclavitud. Esto nace del hecho de que el esclavo nunca puede reducirse a la categoría de"objeto" a la que se le quiere confinar. Por esto, la esclavitud siempre implicó unavigilancia continua y los castigos físicos fueron de aplicación común para los esclavos. Parasometerlos se desarrolló una cruel tecnología para la tortura y el suplicio: los grilletes, lassogas, el cepo, las cadenas, el látigo y la marca con hierros al rojo vivo para asegurar lapropiedad.Los esclavos adoptaron infinidad de formas de resistencia como contrapartida aldominio de los amos: los gritos, la lucha, la huída, el trabajo realizado en más tiempo queel exigido, el robo de propiedades, los sabotajes, las huelgas de brazos caídos, el asesinatode capataces y amos, la quema de los edificios de las haciendas, las sublevaciones, lasrebeliones, etc., etc.[v]Los palenques fueron otra forma de resistencia. Constituyeron núcleos en donde losfugitivos reorganizaban su proyecto de vida, trastocado por la esclavitud. En ellos crearonverdaderas "republicas independientes" y eran el centro de su acción guerrera, ya que noeran construidos al azar en cualquier sitio, sino que correspondían a una necesidad dedefensa, ubicados en lugares estratégicos de acuerdo a la topografía del terreno, contandocon fosos, trampas y empalizadas (de ahí el nombre de palenques).Entre las miles de rebeliones de esclavos que tuvieron lugar a lo largo de la historia de laesclavitud, no puedo dejar de mencionar al menos algunas de ellas: las rebeliones deesclavos negros en 1532 en Venezuela; en 1533 en Cuba y Panamá. En 1547 la prolongadarebelión de Sebastián Lemba en La Española; en 1550 la rebelión de Juan Criollo que duróvarios años. En 1579, la sublevación de los negros rebeldes en Portobelo (Panamá) quellevó a la firma de un tratado de paz con los colonos españoles mediante el cual losesclavos consiguieron la libertad colectiva. En 1635 se destacan, las rebeliones de losesclavos negros de Jamaica que llegaron a tal extremo que la Asamblea de Jamaica se vioen la necesidad de enviar una petición de ayuda a la metrópoli. La lista no se agota: larebelión de los esclavos de Haití en 1791 que constituyó el núcleo del proceso haitianode independencia y las rebeliones de Puerto Rico y Cuba en 1812 que fueron fuertementesofocadas por miedo a que se duplicaran los sucesos de Haití.[vi] Estas rebeliones, sesuman a la larga lista de resistencias personales, sublevaciones y rebeliones llevadas a caboen la misma África, en el Caribe, en América, y en aquellos sitios donde se conoció laesclavitud. La mención de las innumerables rebeliones de esclavos implica un trabajoinvestigativo arduo y está fuera del propósito de este trabajo, por esto, simplemente me helimitado a mencionar unas pocas de todas ellas, a modo de ejemplo y de recuerdo.Entre otras formas de resistencia adoptadas por los esclavos es interesante prestar atencióna las canciones y los cuentos que realizaban los esclavos. Dos canciones pueden servirnosde ejemplo a este respecto:"Cultivamos el trigo,y ellos nos dan el maíz;Horneamos el pan,y nos dan el mendrugo;Cribamos la harina,
  • 57. y nos dan la cáscara;Pelamos la carne,y nos dan la piel;Y de esta forma,nos van engañando."[vii]"No más migajas de maíz para mí, no más, no más,No más latigazos del amo para mí, no más no más..."[viii]Con esta somera descripción de las formas de resistencia sólo he intentado mostrar que laresistencia no se agota simplemente en rebeliones triunfantes, huidas exitosas o luchascampales, sino que también, una mirada; un "¿por qué?"; un grito; por qué no, el silencio;una canción; un relato o una poesía constituyen otras formas de resistencia que no debenser olvidadas.Consecuencias del tráficoLas consecuencias del tráfico de esclavos para África fueron negativas, más biendesastrosas, en todos los aspectos.A nivel demográfico, el tráfico de esclavos causó estragos en el continente africano cuyasconsecuencias son sufridas incluso en la actualidad. El éxodo forzado de millones depersonas provocó la disminución del crecimiento vegetativo de la población africana, yaque los hombres y mujeres en edad de procreación fueron los más vendidos. Hay regionesque no se han recuperado de la exportación masiva de sus habitantes, los espacios vacíos eimproductivos y la falta de mano de obra, delatan día a día el genocidio perpetrado. Esinteresante apuntar que entre 1500 y 1870 el crecimiento demográfico acusó en África unretraso sensible con relación al de cualquier otro continente durante el mismo período, ycuando cesó la demanda de esclavos hacia finales del siglo XIX, el crecimientodemográfico alcanzó entre 1900 y 1950 una de las tasas más elevadas del mundo.En cuanto a las cifras, los datos estadísticos que se obtienen de los libros de a bordo de losbarcos o de los puertos negreros no permiten llegar a conclusiones exactas, sino tan sóloaproximadas. Un error que se ha cometido muchas veces es tomar en cuenta sólo el númerode esclavos que llegaban a las colonias, sin tener en cuenta las pérdidas humanas que seproducían en África a lo largo de todas las etapas por las que atravesaba el esclavo antes dellegar a destino: durante las guerras, la larga marcha hasta la costa, durante elalmacenamiento esperando el embarque y en el mismo barco. Algunos investigadoresllegan a decir que entre los siglos XV y XIX el continente perdió más de cien millones dehombres y mujeres jóvenes, contando la trata occidental y oriental, y teniendo en cuentaque por cada negro vendido, otros cuatro o cinco, aproximadamente, morían en Áfricadurante las batallas, en el camino o en el mar [ix].A lo expuesto hay que agregar el gigante movimiento de población que provocó la trata:muchas poblaciones, ante el peligro de la esclavitud, abandonaron sus regiones originales,refugiándose en las zonas interiores, ayudando de esta forma a la despoblación. Siapuntamos que las poblaciones africanas se fundamentan en una economía agrícola, es
  • 58. decir, sobre la estabilidad y la permanencia, resulta incalculable el daño que estos trasladosgeneraron a las actividades productivas. Si sumamos a esto, el fuerte desarraigo, el terror yla inseguridad crónica en la que vivían permanentemente estas poblaciones, hay queagregar que, el hecho mismo de proyectar actividades productivas a largo plazo -indispensable en la agricultura- también se tornaba imposible.En el plano político, la trata desencadenó guerras crónicas, acentuó la violencia tribal eintertribal y fue una de las causas del desmoronamiento de muchos reinos. Una vez que lasarmas de fuego se introdujeron en África, los soberanos comenzaron a depender de ellas yasea para capturar esclavos o para defenderse de vecinos con las mismas intenciones. Deeste modo se produjo una reacción en cadena. La aristocracia, los jefes y los comerciantesafricanos querían aumentar su riqueza, autoridad y poder, queriendo también defenderse deotros pueblos, para ello, necesitaban de armas de fuego y mercancías de Europa. Esto hizosurgir un circulo vicioso: para obtener los fusiles -u otras mercancías- necesitaban venderesclavos, y para capturarlos necesitaban fusiles. En este contexto, la fabricación de armasde fuego se transformó en un gran negocio de exportación. Con ellas se organizabanextensas cazas de hombres, ataques a otros pueblos, tribus y aldeas, con el fin de someterlosy venderlos como esclavos.De este modo, se deterioraron las relaciones entre los diversos reinos y tribus. Los pueblosdel litoral y del interior más próximo se encontraban en guerra continua. Así, a partir delSiglo XVI los reinos de Benín, Congo y Angola en África Occidental, tal como el ImperioMutapa en África Oriental, se desmoronaron. En los siglos XVII, XVIII y XIX, en lasselvas del Golfo de Guinea y en el valle del río Zambeze se desarrollaron estados militarescon base en el comercio de esclavos. Tenían una rígida organización militar, poseíangrandes ejércitos permanentes y se enriquecían con la venta de esclavos capturadoshaciendo la guerra a los pueblos vecinos.[x]A nivel económico, las consecuencias negativas directas e indirectas para el continenteafricano son incalculables.Además de la captura de hombres y mujeres, el tráfico promovió el saqueo sistemático delos bienes producidos, a través de tributos o de pillaje. Los traficantes saqueaban elproducto de las cosechas, ganado, marfil, pieles, cera, maderas preciosas, etc. Sumado atodo esto, el hecho de que las poblaciones, huyendo de la esclavitud, se movilizaran alugares escogidos en función de su inaccesibilidad, dificultó el desarrollo de vías decomunicación, y la elección de sitios propicios para la construcción y para el desarrollo deactividades económicas productivas como la minería y la agricultura. El tipo de hábitatelegido, favoreció la economía de subsistencia y desalentó las actividades comerciales.El tráfico de esclavos trajo al continente africano un estancamiento, por no decir unretroceso económico. Las actividades económicas como la agricultura, los tejidos, laminería, la artesanía, la alfarería y el comercio local se fueron reduciendo y se orientaron auna actividad económicamente más productiva: la exportación de seres humanos.No solamente la trata de negros retrasó el desarrollo de las economías africanas por susefectos demográficos y por las conmociones que produjo sino que ha impedido también, la
  • 59. expansión de intercambios "normales" entre África y el resto del mundo en una época enque los intercambios eran un poderoso motor de desarrollo económico.[xi] En lugar deponer a la venta productos, ahora el único producto de fácil venta en el mercado eran lospropios productores. Por lo tanto, el tráfico de esclavos retardó el desarrollo y creócondiciones para el actual estado de subdesarrollo que sufre en la actualidad el continenteafricano.Pero no todos fueron perdedores, Europa y América del Norte durante este período fueronampliamente favorecidos por la expansión del comercio mundial, y esta expansión fuedebida en gran parte a la movilización de esclavos africanos para explotar los recursos deAmérica. Además, gracias a los grandes beneficios del tráfico negrero, las gananciaspudieron ser invertidas en industrias de transformación cuyo nacimiento marca el de la granindustria. En concepto de recursos humanos y de materias primas, podemos decir, entonces,que África ha contribuido en el desarrollo económico de Europa y de América del Norte.A nivel psicológico la historia de esclavitud dejó una huella imborrable en la mente de todoafricano sometido o no a la esclavitud. El hecho de haber sido esclavo es una violaciónimborrable al derecho más intrínseco del ser humano que es la libertad. El golpepsicológico es sentido como traumático tanto para quién ha vivido la esclavitud en carnepropia, como para aquél que ha tenido contacto indirecto con ella, a través por ejemplo, dela esclavización de su pueblo, de un hermano, marido, hijo, pariente o conocido.De la constante presencia de la cuestión de la esclavitud en la mente de los africanos dantestimonio unos niños negros de una escuela privada de Cincinnati. Frente a la pregunta:"¿En qué piensas más?", de las cinco respuestas que constan en los informes todas tienenque ver con la esclavitud. Un niño de siete años escribió: "Me da pena pensar que el barco...se hundió con doscientos pobres esclavos provenientes de río arriba. ¡Oh, cuánta penasiento al oírlo! Me apena tanto el corazón que podría desmayarme en un minuto.[xii]Abolición de derechoEs un hecho que la esclavitud como forma legal de trabajo ha sido abolida en todos lospaíses del mundo, pero día a día descubrimos que fue tan sólo una abolición de derecho,porque de hecho la esclavitud -bajo formas diversas- subsiste en la actualidad.La abolición de la esclavitud fue un proceso lento que se resiste a generalizaciones ya quelas aboliciones respondieron a diversos factores, que se combinaron de formas distintas deacuerdo a cada caso en particular. Ahora bien, para acercarnos al análisis, podemosconvenir en el hecho de que las causas ideológicas, sociales, políticas y económicas,jugaron un papel importante.A nivel ideológico, en el siglo XVIII algunos filósofos franceses, Voltaire, entre otros,comenzaron a hacer públicas sus posturas resueltas en contra de la esclavitud. Los abatesRaynal y Grégoire, con la Sociedad de Amigos de los Negros, fueron otros que iniciaronuna ofensiva contra la esclavitud de los negros, y partir del siglo XIX Roma lanzará unacampaña de amplitud en contra del esclavismo. En cuanto a Gran Bretaña, serán los
  • 60. cuáqueros y los metodistas quienes bregarán por la abolición de la esclavitud. Por otraparte, en cada país donde funcionaba el sistema esclavista comenzaron a surgir voces dediferentes ámbitos que se levantaron en su contra.En el plano social, es claro que las rebeliones de esclavos jugaron un papel importante a lahora de evaluar la viabilidad y rentabilidad de la esclavitud. No hay que olvidar que enHaití la abolición de la esclavitud fue el resultado de una revuelta de esclavos. En el ámbitopolítico, sin lugar a dudas las coyunturas locales e internacionales aceleraban o retrazabanel proceso de abolición. En Estados Unidos, por ejemplo, la esclavitud fue abolida a travésde una guerra civil.A nivel económico, no cabe duda de que a medida que evolucionaba el sistema capitalista,el antiguo sistema de trabajo comenzaba a ser desplazado. En efecto, Gran Bretaña, que erala primera potencia europea que iniciaba la revolución industrial, luego de haber relegado laagricultura en aras de la industria, tenía una imperiosa necesidad de ampliar la demanda deproductos manufacturados. Ahora, los negros que interesaban ya no eran los productoresmanuales, sino los consumidores de tejidos de Manchester y de útiles y herramientas deBirmingham o de Sheffield. Holanda, Francia y el resto de las potencias europeas seguiránmás tarde el camino que en 1792 inició Dinamarca constituyéndose en el primer paíseuropeo que abolió el comercio de esclavos.Hay un hecho que hay que resaltar: la abolición no implicó la supresión definitiva de laesclavitud sino su ilegalidad. De hecho, la servidumbre forzosa, la trata clandestina, laexplotación y los prejuicios no se extinguieron con la abolición. La mayoría de los antiguosesclavos continuaron viviendo en condiciones de miseria, muchos de ellos incluso bajo elmismo amo y sometidos a la misma explotación -física y mental- que antes de la abolición.Por otro lado, abandonar al amo implicaba dejar el único reducto conocido en un paísextranjero y someterse a la deriva total en cuanto a trabajo, techo, comida, etc. Legalmenteya eran libres, pero de hecho eran esclavos con pocas posibilidades de llegar a ser libres: ladominación, el sometimiento, la discriminación y la explotación seguían formando parte desu realidad.La esclavitud, presenteLa esclavitud como forma de trabajo legal ha sido abolida en todos los países del mundopero la abolición no implicó su desaparición: la esclavitud es una realidad que subsiste.Hoy la esclavitud toma variadas formas, por esto en este último punto, no voy a limitarme ala esclavitud africana porque hoy la esclavitud nos acecha a todos: por un lado, los paísesdesarrollados mantienen a los países subdesarrollados bajo un régimen de servilismo yexplotación, donde las cadenas y los látigos se han camuflado en los requerimientos delFondo Monetario Internacional, el cual exige cada día más las reservas y recursos naturalescomo pago de intereses de una deuda externa agiotista y oportunista a la cual entregamosnuestra autonomía y nuestra propia supervivencia como pueblos; por otro lado, subsiste laventa y tráfico ilegal de personas, tráfico donde las principales -aunque no exclusivas-víctimas son los niños, los pobres, las mujeres, los desvalidos, los inmigrantes y lasminorías étnicas o raciales. Sus actividades más frecuentes son: el trabajo forzoso en la
  • 61. agricultura y en la industria (en industrias famosas y no tan famosas),[xiii] la prostitución,la pornografía, el tráfico de drogas, el robo, el trabajo doméstico, la mendicidad obligatoria,la venta callejera, etc., etc.Existen otras formas de esclavitud: la servidumbre por deudas; la participación obligatoriade ciudadanos en trabajos públicos en el contexto del desarrollo económico, una prácticadominante en algunos países asiáticos (entre ellos Vietnam) y africanos (RepúblicaCentroafricana, Sierra Leona y Tanzania);[xiv] otra cara de la esclavitud es el trabajoforzoso impuesto por militares; el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños parautilizarlos en conflictos armados; el uso del trabajo de los presos en países en los que eltrabajo forma parte de la pena como en China, o en los que está autorizada la contrataciónde prisioneros por parte de organizaciones privadas, como en Estados Unidos. La cárcel -con imposición de trabajo forzoso- se convierte antes que en un lugar de "rehabilitación delos presos" en un medio de explotación de personas y fuente de grandes ganancias. Una veztildados de "criminales" la explotación resulta de esta forma legitimada.Otra forma de esclavitud es la que se lleva a cabo en trabajos tildados de "legales", perodonde se explota al empleado bajo diferentes formas: salarios míseros, deudas, falta depago, extensas horas de trabajo, posturas corporales perjudiciales para la salud, grandesesfuerzos físicos y/o mentales, manipulación de productos tóxicos, ambientes insalubres,tratos inhumanos, ausencia de descansos, trabas o simple prohibición del abandono delempleo, etc., etc.A modo de síntesis creo que, las condiciones de explotación que genera el sistema socio-económico vigente, privilegiando la ganancia por encima de todo y de todos, lo convierteen el generador de pauperización por excelencia: La escasez de controles a nivel local,nacional e internacional; la falta de educación; el desinterés y la despreocupación a nivelindividual y social; la falta de leyes -o su aplicación- que garanticen la igualdad yprotección jurídica de las personas; la complicidad encubierta; la ausencia de canales deinformación y denuncia; los conflictos civiles y la discriminación por motivos raciales o degénero, contribuyen -entre otras causas- a crear un ambiente propicio a la explotación depersonas por parte de los traficantes.Por todo esto, considero que actuando sobre las causas y no sobre "los síntomas" es la únicaforma concreta de comenzar a trabajar para combatir esta dramática realidad que hoy nosacecha a todos. Nuestros antepasados áfricanos vinieron principalmente de las costasoccidentales de África. A continuación los grupos principales que definen a los negrosesclavos introducidos en Puerto Rico y otras áreas del CaribeNegros Ladinos: Incluye todas las etnias áfricanas utilizadas en las América como esclavos.Eran negros criados y/o nacidos en España o Portugal. Fueron los primeros en traerse a lascolonias. Se importaron mayormente de Castilla y Sevilla. Ya habían sido cristianizados yhechos a las costumbres españolas. Su libertad sufrió un mayor control y las exigencias deltrabajo eran mayores. De aquí llegaron los llamados libertos (esclavos que habíanconseguido su libertad).
  • 62. Negros Bozales: Pertenecientes a pueblos y tribus en el Sudan Occidental. Estos fueron losesclavos de los primeros siglos. Este grupo lo componían las siguientes tribus:Jelofes - vivían en las márgenes del río Senegal. Eran de religión islámica. Se lesconsideraba rebeldes y peligrosos.Mandinga - eran de territorios entre Senegal y Gambia. De religión islámica. De aquí saleel refrán: "el que no tiene dinga tiene mandinga".Fula - venían también de Senegambia. Su religión era la islámica. Se dedicaban a laganadería. Se caracterizaban por sus rasgos caucásicos o blancos.Bláfadas - del sur de Senegambia llegaron en el siglo XVI. Fueron muy importantes entrelos esclavos de las antillas.Cangá - venían de Sierra Leona. En el siglo 18 y 19 llegó la mayoría de este grupo.Farti - negros de minas. Vinieron de Costa de Oro en los siglos 16 y 17. Se adquiríanmayormente por contrabando con los ingleses y holandeses. Tenían tendencia al suicidio.Creían que renacerían en su tierra natal.Yorubas - venían de Nigeria. De ellos son las tradiciones yoruba y el culto a shangó. Secree que los festivales de Loíza Aldea vienen de este grupo.Grupos de África Bant: Buenos agricultores. Conocían el hierro. Sus sociedades obtuvieronun alto desarrollo político. Minaban el oro. Creían en la poligamia. Tenían un sistemaagrícola bien desarrollado. Existía el trabajo en forma cooperativa y organizada.o Congos o Bozales - eran vendidos a los barcos negreros que comerciaban cerca dela desembocadura del río Congo. Eran grupos étnicos de África ecuatorial. Teníanun nivel de desarrollo material y técnico bastante alto.o Angolos - eran de Angola. Fueron introducidos por los portugueses. Fueronimportados al caribe hasta el siglo 19. Su aportación al léxico nuestro incluye:candungo, funche, motete, etc.o Mozambiques - provenían de la parte oriental de África. Fueron traídos por losportugueses. Se le conocían como Zambos o Mozambos. Las palabras "monga ycachimbo" vienen de este grupoNo es suficientemente conocido el hecho de que cabe a España y a Portugal el dudosohonor de haber sido los primeros estados europeos en iniciar la etapa moderna de laesclavitud. No era un fenómeno nuevo en la historia de la Península ibérica, ya que habíahabido esclavos, de diversas naciones y razas, en la Edad Media, tanto en la partemusulmana como en la cristiana, hecho estudiado ampliamente por el historiador cubanoJosé Antonio Saco en el siglo pasado en su enciclopédica Historia de la esclavitud de laraza africana en el Nuevo Mundo, y más modernamente por Charles Verlinden enLesclavage au Moyen Age. El modo en que se desarrolló lo que llamamos "esclavitud
  • 63. moderna" en España, Portugal y sus posesiones imperiales adquirió un sentido muy precisocon respecto a los africanos de las zonas al sur del Sahara, pues su piel oscura se convirtióen marca universal de una condición social: la de esclavo. La sociedad española seadelantaba a lo que luego toda la sociedad europea y americana haría, es decir, ver a todoslos "negros" como esclavos en potencia (Delacampagne 73). En la Península ibérica laesclavitud de africanos de piel oscura se empezó a practicar en gran escala desde mediadosdel siglo XV, y sólo decayó cuando las colonias americanas empezaron a desarrollarseplenamente como sociedades esclavistas.La literatura española del Renacimiento testimonió el cambio de actitud con respecto alpasado, y los negros eran vistos por regla general como seres con un único destino natural.La literatura española de los siglos XVI y XVII desarrolló el binomio negro/esclavo congran variedad de tratamientos y reflexiones. Sylvia Winter define esta actitud como unfenómeno global en Europa:the black entered the Western architecture of signs conjoined as fact and fiction--blackslave. He was black (negro) because he was naturally a slave (esclavo); he was a slave(esclavo) because he was naturally black (negro). To be a Negro was to be a slave. (10)No fue la literatura española la primera en reunir a todos los africanos de piel oscura en ungrupo totalizador, diferenciado y ahistórico bajo la denominación de "negros." "Negros"eran los africanos que no eran "moros." Esta clasificación ya venía de antiguo.(1)Losnombres usados para referirse a los esclavos negros--etíopes, negros, morenos, prietos,pardos--reflejaban en mayor o menor medida ciertas tensiones ideológicas, pero que seinscribían en un denominador común: los negros eran un ser colectivo, una naturalezadiferente. Había que crear una teoría del género humano que los incluyese, pero que losdiferenciase también. Los tonos de pigmentación distintos se convierten todos en uno solo,el "color negro," significante de una condición social de inferioridad. De la posición deinferioridad social impuesta se pasó a pensar en la inferioridad de su ser moral e intelectual.El discurso filosófico humanista del siglo XVI no ignoró la experiencia vital del negro,pero la invalidó. Siguiendo las ideas de Guillaumin en su obra Lidéologie raciste: genese etlangage actuel (64-65), ciertas características biológicas externas (piel, pelo, nariz, boca)pasaron a convertirse en marca o significante de la condición social de esclavitud. De ahí sepasó a una consideración moral: su inferioridad social empezó a verse como inferioridadnatural. De esa forma el color negro de la piel adquirió un nuevo sentido: los negros no eranhumanos completamente. El nuevo significado de piel negra pasó a ser el de la brutalidad yla inferioridad. Elio Antonio de Nebrija, en su Gramática de la lengua castellana pone comoejemplo de sinécdoque la significativa frase "el guineo: blanco los dientes, se enfría lospies."Los negros de la literatura española, comparados con las otras minorías étnicas excluidassufrieron un tratamiento marcado por la diferencia. Judíos, moriscos y en menor medida losgitanos--debido a su menor poder como grupo--, eran el enemigo interno por antonomasiade la colectividad española, y su exclusión era explicada siempre en razón aconsideraciones de ortodoxia religiosa.(2)Tenían una historia dentro de la España medieval.En los siglos XVI y XVII se les consideraba grupos refractarios a la asimilación por la
  • 64. razón misma de su cohesividad, que les dotaba de identidad cultural definida.(3)El negro dela literatura, por el contrario, no es visto como amenaza porque está solo, no pertenece a ungrupo social con cohesión interna como las otras minorías. Los negros, por razón de ser ensu inmensa mayoría esclavos, no poseían poder social o económico digno de causar miedoo preocupación. Un grupo de individuos sin poder era equiparable a un grupo de niños, ycomo niños los quería ver la mayoría blanca. La risa y el tono humorístico fueron lasrespuestas literarias a la esclavitud de los negros, que eran representados como seresgraciosos e inocentes. En palabras del crítico Lemuel Johnson:There is nonetheless, a tolerant mockery in these representations. One might almost saybenign, were it poosible for an essentially malignant historical process to be so described.(71)Si comparamos el tratamiento de la figura del negro en las diferentes literaturas europeasdel Renacimiento observamos una diferencia fundamental entre la literatura española yportuguesa y las demás. Francia, Inglaterra, Italia y Alemania, durante todo el siglo XVI yparte del XVII, se nutrieron fundamentalmente de nociones puramente literarias, tantoclásicas como medievales, en su construcción de figuras africanas. Los negros de estasliteraturas eran seres fundamentalmente exóticos, situados fuera de la sociedad nacional.Sus figuras estaban ancladas en tradiciones literarias anteriores que los hacían seres pocodinámicos, por lo general. Esta visión estática se representó en formas literarias de todotipo. Europa, en la época que nos ocupa, tenía una imagen legendaria de Africa y losafricanos de piel oscura eran comúnmente llamados "etíopes," y sólo a veces "moros,"siguiendo de lejos descripciones medievales provenientes de la Península ibérica. Estaimagen estaba en contradicción con los datos que proporcionaba el contacto directo con lacosta del golfo de Guinea. La imagen legendaria tenía como leitmotif el de la "anomalía."Los negros o etíopes fueron considerados por el Renacimiento y Barroco europeoscomo contradicciones humanas. La literatura emblemática, por ejemplo, glosaabundantemente el concepto del color negro de la piel como algo raro y al tiempoimperfecto. En abundantes ediciones de los Emblemata de Andrea Alciato, de las que huboediciones españolas importantes (Van Norden 82-85, 117), aparece la figura del negroetíope al que dos hombres blancos quieren lavar: no puede cambiar de color por más que sele lave; es el símbolo de la negatividad, de lo imposible, como reza el lema del Emblema59.(4)España y Portugal tenían contacto directo con negros africanos "de verdad," dado el tráficode esclavos negros y la presencia de éstos en suelo ibérico. Autores como Enrique da Mota,o cancioneros como el de García de Resende dan muestra clara del impacto social de losnegros en suelo portugués. Pronto surgieron imitadores en España, siendo el primeroRodrigo de Reinosa.(5)Para la época de Gil Vicente, que contribuyó notablemente alestablecimiento del tipo de "negro" dramático peninsular, tanto en España como enPortugal los negros ya eran tipos relativamente corrientes en la literatura, vistos como parteintegrante de la sociedad de la época. Pero salvo contadísimas excepciones, los negros eranobjeto de representación, sin poder dar testimonio independiente de su visión de lasociedad.(6)2. La visión de Africa y los africanos en España.
  • 65. Para Sancho Panza (Don Quijote, cap. 31) Africa--o Guinea--era un almacén de esclavos,mientras que para Don Quijote el reino de Micomicón era un espacio idóneo para practicarsu caballería andante. La mezcla de intereses económicos y propósitos evangélicos estabaen la génesis de la práctica esclavista portuguesa y española en Africa. En la literaturaespañola de los siglos XVI y XVII Africa era un lugar simbólico, un paraíso a la vez queuna selva y un abismo. En la definición del "concepto" Africa luchaban tres ideasconflictivas entre sí: existía en la mente de los intelectuales un Africa del Preste Juan, otraAfrica poblada por monstruos y llena de peligros y también el Africa de los paganossalvajes, futuros esclavos.La leyenda medieval del Preste Juan, situado por las cosmografías del siglo XIV y XV enun lugar indeterminado en "Etiopía," que a veces coincidía con "la India," tenía un granatractivo para los escritores españoles, ya que aportaba el dato de un imperio cristiano másallá de las tierras dominadas por los musulmanes, los enemigos "naturales" de las coronasibéricas.(7)El Preste Juan era la confirmación de la universalidad cristiana, y con motivo deesta creencia y de las expediciones portuguesas por la costa del este africano, se reanudó elinterés misional por "reconducir" a los etíopes, cristianos, pero con creencias heréticas. Talera el pensamiento de dominicos y jesuitas, y entre los últimos figuras como san FranciscoJavier o san Ignacio son testimonio fiel del deseo de incorporar a los cristianos de Etiopía alconcepto católico encarnado por Roma y España.(8)La época de los descubrimientos da al traste con toda la panoplia de saberes heredados,tanto los antiguos como los medievales. El Renacimiento, como época de novedades, sehizo eco del adagio de Plinio en su Naturalis historia, repetido por Erasmo:Semper Africa novi aliquid apportatAfrica trae siempre algo de nuevo, como traduce Alonso de Sandoval en su Deinstauranda aethiopum salute (libro I, capítulo III). Pero lo nuevo es también indeseable. Deuna geografía imprecisa los autores españoles sacaron estereotipos que repetían hasta lasaciedad: Libia y sus ardientes arenas; Etiopía la tierra de los negros; el río Nilo y susorígenes en los montes de la Luna; Guinea, tierra de animales feroces y seres humanosmonstruosos, como los pigmeos, los cinocéfalos, u hombres de cabeza de perro, otros concara plana, o gente con un solo agujero en la cara, y que comen con una paja, otros que notienen lengua y también, por supuesto, los negros, los menos raros--y los másaprovechables--entre tantos monstruos.(9)Esta noción de Africa como una tierra de extraños portentos estaba tan extendida que eljesuita Alonso de Sandoval, mencionado arriba, interesado en la labor apostólica entre losesclavos negros, se vio en la necesidad de dedicar todo un capítulo, el tercero de su primerlibro a "las causas de los extraordinarios monstruos y demás cosas maravillosas que sehallan en Africa." Sandoval intenta convertir todo el discurso de lo monstruoso africano enalgo positivo. Su celo apostólico le lleva a justificar la naturaleza imperfecta de los"morenos" como consecuencia de las especiales circunstancias de su origen en tierras tanllenas de cosas deformes (Tardieu 177). Sandoval expresa su necesidad de "explicar" porqué hay monstruos debido a que tiene que explicar lo más importante: por qué los negros,los etíopes como él los llama, son diferentes:
  • 66. Para entender...la diversidad de formas, que se halla en la especie humana entre losEtiopes, y demas Reinos de negros, es necesario saber la causa de la generación de losmonstruos y su principio.Lo maravilloso y monstruoso de Africa, sus animales fabulosos sobre todo, son un correlatode la gente que habita las tierras. Para Sandoval, como para los portugueses Diego Eanes daZurara (Chrónica da conquista de Guiné, c. 1460) o Duarte Pacheco de Pereira (Esmeraldode situ orbis, c. 1506-8), el concepto de monstruosidad iba unido al de variedad ydiversidad de los seres maravillosos que encontraban. Existía una escala de imperfecciónentre los seres más extraordinarios, de los que tiene noticia por sus lecturas de los autoresantiguos, y los seres menos imperfectos de todos los que produce Africa: los esclavosnegros.Lo monstruoso del lugar se extiende a sus habitantes, los futuros candidatos a esclavos. Eldiscurso de lo monstruoso está íntimamente conectado con la tercera visión africana: latierra de salvajes paganos. La justificación de la esclavitud tenía uno de sus argumentos enla doctrina aristotélica de que ciertos pueblos habían nacido para ser esclavos. Parajustificar la trata de esclavos, referida como "rescate," muchos autores vieron en la prácticauna forma de apostolado evangelizador. Pero la visión de los negros como salvajes ypaganos presentaba una contradicción, que fue resuelta de forma diferente por protestantesy católicos europeos. Para los primeros, excluidos al principio del negocio esclavista,los negros eran seres tan monstruosos que su evangelización no merecía la pena. Lasimágenes literarias de la Inglaterra isabelina los presentan por lo general como seresdemoníacos (Barthelemy 72-76). Sin embargo, para los católicos contrarreformistasespañoles, los negros, por poseer alma, tenían que ser incluidos en el mundo cristiano, elorden católico de la Christianitas.Así pues, para los españoles, los negros, como paganos, eran merecedores de la redención,con lo que entraban de lleno dentro del género humano.(10)Como salvajes, sin embargo,quedaban fuera de la noción de dignidad humana, que era lo que apetecían los mercaderes ytraficantes, y entraban en el concepto de "mercancía" que no estaba sujeta a lasconsideraciones de teólogos y moralistas. La dicotomía pagano/salvaje ponía a prueba eledificio teológico del Renacimiento. La justificación de la esclavitud como redención depaganos estaba necesitada de un argumento casuístico para explicar por qué a estos paganosse les redimía "fuera" de su tierra. Tal justificación se hacía con el argumento delsalvajismo de Africa y los africanos. Africa no era tierra de misión, sino almacén natural deesclavos. Lo esencial de la teoría renacentista era que el negro africano era pagano porqueera salvaje, y no al revés. Es decir, el negro era pagano porque era negro, del mismo modoque el blanco era cristiano por ser blanco, europeo. De esta forma, el español que pensabaen los negros, aunque los quisiera "ayudar" como era la intención de un Sandoval, nopensaba en seres humanos como lo era él, sino en seres de otra categoría. Es lo que FrantzFanon en Peau noire, masques blancs define como la invención del hombre negro por elhombre blanco. Una vez inventado este "negro" (pagano/salvaje), lo más que se podía hacerpor él era sacarle de su miseria espiritual, y la esclavitud, con lo que tenía de transporte aotra realidad, se veía como un beneficio espiritual.(11)
  • 67. Sacar al negro del Africa espiritual donde vive es uno de los leitmotiven de la literaturaespañola de los siglos XVI y XVII. Los comediógrafos, los más asiduos en crear personajesnegros, se concentran en desvestir al negro de su negritud. La presencia en escena deprotagonistas negros es una propuesta de diferentes modelos de desafricanización. Estospersonajes caminan, cada uno en su comedia respectiva, desde un origen "africano" defantasía, hacia una aceptación de valores y modos de vida "españoles." Por "españoles" seha de entender cristianos, representativos de una sociedad estamentaria en la que ellosocuparán una posición subordinada. La nueva sociedad y los nuevos valores están definidoscomo superiores a cualquier otro valor que venga de Africa. El problema es que no haynada "africano" en los negros protagonistas de comedias barrocas, por más que se insista ensu origen etíope, guineano o cualquier otro lugar del Africa de la fantasía de cada autor.Africa no existe más que en el color de la piel del protagonista. El lleva a Africa en supersona, es decir, la idea de Africa preconcebida por autor y público. Africa no es España,por lo que se convierte en símbolo de la anti-España, pero una anti-España diferente a laEuropa protestante. Africa es "españolizable," vienen a decir estas comedias, y lodemuestran los personajes negros que deambulan por el escenario. De esta manerapensaba el periodista José Pellicer en sus Avisos históricos del 4 de septiembre de1640:En la casa de campo están 400 negros de Angola valentísimos, que traen al hombrocarcages y flechas de tal calidad que en hiriendo mueren. Hanlos vestido al uso de España,y traen capitán y cabo de su nación. Dicen es muestra de más gente que se ha ofrecido aenviar el rey de Angola, vasallo de España.Este vestir a los negros "al uso de España" resume una de las actitudes de la literaturaespañola del Siglo de Oro hacia los negros. Corresponde a lo que Tzvetan Todorov afirmade las actitudes filosóficas europeas hacia los no europeos durante la era moderna: los"otros" (negros) no son esencialmente "distintos" a "nosotros" (blancos). La diferencia quese observa (color de la piel, lengua y costumbres diferentes) es sólo una manifestación delpaganismo (que hoy se llamaría "atraso" o "subdesarrollo") en que viven, lo cual tieneremedio (evangelización, colonización, esclavitud). La igualdad esencial de los hombres,blancos o negros, está acompañada por una estructuración social desigual: los blancos sonsuperiores y los negros inferiores. El texto anterior del publicista Pellicer no puede ser másrevelador. Los negros "valentísimos" traen por armas flechas, en una época en que Europausaba armas de fuego para la guerra. Los cuatrocientos negros están en la Casa de Campo, alas afueras de Madrid, donde hoy hay, irónicamente, un parque zoológico. La desigualdadsocial entre blancos y negros se explicaba mediante argumentos de tipo cultural. Lainestabilidad de este edificio lógico (igualdad esencial pero desigualdad social) fue unatensión vivida en toda la literatura española del Renacimiento y Barroco.3. Las ideas renacentistas sobre la esclavitudUna de las cosas que más llama la atención sobre el asunto de la esclavitud en elRenacimiento y Barroco español es la tímida actitud de filósofos, moralistas y teólogossobre ella. Domínguez Ortiz (406) observa que los pensadores españoles de la época selimitaron a citar la autoridad de Aristóteles y la Biblia (Epístola de san Pablo a Tito) sinañadir mucho más. Sin embargo la situación que vivían los esclavos del Renacimiento era
  • 68. bien distinta de la de Grecia o Roma. Intelectuales como Las Casas, o el moralista LuisMolina, veían delante de ellos la prosperidad de una institución basada en el comercio dehombres, mujeres y niños y sin embargo apenas se ocuparon del tema.No hay en toda la literatura filosófica o jurídica de estos siglos ni una sola obra dedicada ala esclavitud, mientras que abundaron los textos sobre la condición de los indios, losmoriscos, gitanos y judíos.(12)Ya nos hemos referido más arriba al único texto deimportancia sobre los esclavos negros, la obra titulada De instauranda aethiopum salute,escrita por el jesuita Alonso de Sandoval, que no aparecería hasta 1627, y dedicadafundamentalmente al problema de la presencia de los esclavos negros en la Américaespañola.(13)Estuvieran a favor o en contra de la esclavitud, los diferentes autores nodedicaron al tema muchas páginas. Este silencio, por otra parte, se nos antoja elocuentetestimonio de una actitud de incomprensión, cuando no contemporización, delante de lo queestaba pasando.La atención de los moralistas españoles se dirigió sobre todo a la cuestión de la licitud deltráfico y comercio de esclavos. No se discutía la institución misma de la esclavitud comoforma social legítima. Parecía fuera de toda duda que la esclavitud era una institución"natural" en la sociedad. Aristóteles lo afirmaba en la Política y la costumbre loconfirmaba: siempre había habido "cautivos," los prisioneros de guerra a los que les eraperdonada la vida a cambio de sujección total a sus vencedores. Esta cuestión del llamadoderecho de guerra, el que el vencedor podía hacer de su prisionero un esclavo a cambio deperdonarle la vida era practicada por los diferentes pueblos mediterráneos conocidos, tantocristianos como musulmanes. Las Siete Partidas del rey Alfonso X el Sabio recogían estosprincipios de la antigüedad y la práctica medieval, y por tanto servían como autoridad yprincipio de derecho en teoría.(14)Los negros africanos habían estado presentes en la vida peninsular desde tiempoinmemorial, bien en los reinos musulmanes, bien en las tierras del reino de Aragón(Verlinden 358 y ss.). La mayoría de estos esclavos, sin embargo, provenían de capturas enterritorios musulmanes. La esclavitud estaba aún ligada al hecho de la guerra, al conceptopolítico-religioso de la Reconquista. Un esclavo negro era capturado a los moros, yconstituía botín de guerra.Pero en el siglo XVI trajo cambios. La guerra contra el Islam ya no era el motivo ni laexcusa, porque se montaban en Lisboa y Sevilla expediciones sin otro fin que capturaresclavos en la costa occidental africana. El motivo era el simple lucro, por más que losapologistas portugueses y castellanos, como Eanes da Zurara en su Chrónica dos feitos deGuiné, o Duarte Pacheco Pereira en su Esmeraldo, justificaran el negocio con argumentosapostólicos de extender la fe cristiana, junto con la mención de la historia bíblica de Cam, aquien la tradición medieval convirtió en ancestro mítico de los negros.(15)El primer moralista español en declarar su oposición a la esclavización de los negros fueBartolomé de las Casas. Las Casas fue objeto de una de las controversias más apasionadasentre los abolicionistas y pro-esclavistas de los siglos XVIII y XIX. La razón estuvo en losprimeros escritos del religioso dominico, en los cuales propuso como solución al genocidiode los indios de América la importación de esclavos negros de Africa, y así lo recomendó al
  • 69. rey Carlos I. Las Casas abogaba por los indios y parecía insensible al destino de los negrosafricanos. En su contra también estaba el hecho de haber sido el propio Las Casas unencomendero y propietario de esclavos en la isla de la Española antes de pasarse a la vidareligiosa. Sin embargo fue el mismo Las Casas el que condenó su primera postura inicial,en un gesto de honestidad intelectual que no tuvo ningún eco, pues la obra en que dejóconstancia de su rectificación no salió a la luz pública hasta trescientos años después de sumuerte: la Historia de las Indias.(16)La propuesta inicial de Las Casas, traer negrosafricanos para hacer el trabajo que los indios hacían en régimen de encomienda, fueinterpretada por muchos historiadores como la causa de la importación de los negros aAmérica. No fue ese el caso, ya que los esclavos negros hicieron su aparición en elcontinente americano desde los primeros momentos de la conquista.La rectificación de Las Casas (Historia de las Indias, III, cap. 102), a pesar de lo poco quesirvió, tiene la importancia de ser uno de los primeros alegatos antiesclavistas yabolicionistas de los tiempos modernos:Este aviso de que se diese licencia para traer esclavos negros a estas tierras [a lascolonias americanas], dio primero el clérigo Casas, no advirtiendo la injusticia con quelos portugueses los toman y hacen esclavos, el cual, después que cayó en ello, no lo dierapor cuanto había en el mundo, porque siempre lo tuvo por injusticia y tiránicamentehechos esclavos, porque la misma razón es dellos que de los indios.(17)Otros moralistas y teólogos españoles se refirieron a la esclavitud de los negros basándoseúnicamente en aspectos parciales. Ninguno atacaba la institución de forma frontal comohizo el religioso dominico, lo que explica los motivos que tuvo la Inquisición para prohibirdurante trescientos años la publicación de la Historia de las Indias.Argumentos teológicos en contra del tráfico de esclavos africanos, no de la esclavitud, sonlos de Domingo de Soto, Tomás de Mercado y Bartolomé de Albornoz. Soto encontrabaalgunos detalles de los métodos de captura moralmente torpes, con lo que el procesoquedaba viciado. Tomás de Mercado, en su Suma de tratos y contratos de 1571, no seoponía de principio a la esclavitud de los negros africanos, basándose en el estado de"pecado" y "desorden" en que vivían, una situación que para su mente de teólogo era depecado original. Sin embargo, su mente de jurista interponía una serie de impedimentos a lapráctica de la esclavitud. Lo que invalida todo el proceso de la práctica esclavista, paraMercado, es el modo cruel e injusto con que se captura a los africanos, mediante engaños,provocando guerras entre ellos y creando en las propias sociedades africanas injusticias apropósito. Es curioso el razonamiento que utiliza Mercado para atacar la validez delargumento de la guerra justa. Primero deshace la entelequia de que se trata de guerrascontra infieles. Está claro que castellanos y portugueses promueven estas guerras intestinasentre africanos para mantener el aprovisionamiento. Añade, sin embargo, una consideraciónnueva, el que los africanos negros no viven en un estado de derecho:Como son bárbaros [los negros africanos que se enfrentan entre sí en guerras], no semueven por razón, sino por pasión, ni examinan ni ponen en consulta el derecho quetienen. (230-31)
  • 70. Los negros no tienen derecho a vender esclavos hechos en guerra, porque sus guerras noson justas nunca, ya que son bárbaros. La inferioridad innata de los africanos los convierteen seres especiales, en especie a proteger.Otro argumento usado en la época para justificar el tráfico de esclavos era que loscastellanos y portugueses los compraban de reyes y príncipes, señores "naturales" de sussúbditos. Al igual que en el caso de las guerras para hacer esclavos, estos príncipes pierdensu derecho por la forma tiránica en que actúan. Frente a la potestad del príncipe parareducir a la esclavitud a ciertos criminales, reconocida por los juristas en la época, enfrentaMercado la realidad de los abusos e injusticias cometidos por dichos príncipes para proveerde esclavos a los negreros:Y no se espante nadie esta gente se trate tan mal y se vendan unos a otros, porque esgente bárbara y salvaje y silvestre, y esto tiene anexo la barbaridad, bajeza y rusticidadcuando es grande, que unos a otros se tratan como bestias... (232)El argumento de Mercado contra la trata de esclavos es tan casuístico como los argumentosque ataca en favor de la esclavitud: la guerra justa, el derecho del rey a esclavizar a uncriminal o el derecho de los padres a vender a sus hijos. Los negros, por vivir en labarbarie, equivalente a un estado de torpeza moral constante, no tienen ningún derecho aactuar en contra unos de otros. El resultado es el mismo, en términos de ética y derecho,que el argumento pro-esclavista: a los negros, al no ser cristianos, no se les reconocen susinstituciones políticas y sociales.(18)Mercado concluye que "la venta y compra de negros enCabo Verde es de suyo lícita y justa" (236), pero dadas las condiciones en que tal trata tienelugar, "es pecado mortal y viven en mal estado y gran peligro los mercaderes de gradas quetratan en sacar negros de Cabo Verde" (236).A Mercado le preocupaba la trata de negros en su origen y con dirección a las colonias,pero prefiere no tratar en profundidad lo que pasaba en casa, en Sevilla, tal vez porque lainstitución era ya consustancial a la ciudad. No obstante las reticencias y ambigüedades,Tomás de Mercado usa la imagen clásica de la fuente y el agua para explicar el origen delnegocio esclavista en Africa y sus consecuencias morales:En este otro negocio [la venta de esclavos negros en los mercados de Sevilla] que pasa eneste río y toca a toda la ciudad, ni lo apruebo ni lo repruebo aquí, ni quiero decir en ellomás de un refrán que dice Plutarco en De republica, maestro del gran Trajano: cuandola fuente está dañada, no suele ser sana, sino siempre sospechosa y enferma el agua quedella sale y por sus arroyos viene. En lo demás cada uno consulte su confesor. (239)Bartolomé de Albornoz, al igual que Mercado y Las Casas, habló en contra de la esclavituddesde una posición de conocimiento directo. Como los anteriores estuvo en las Indias,concretamente como catedrático de derecho de la Universidad mexicana. En el capítulo "Dela esclavitud" de su obra Arte de los contratos, Albornoz hace un repaso de los argumentospro esclavistas de su tiempo, para encontrar defectos en todos ellos. Como buenaristotélico, Albornoz rechaza la justificación de la esclavitud como derecho de guerra: nose encuentra en Aristóteles. Tampoco en la ley cristiana. Rechaza el argumento de la guerra
  • 71. justa, ya que el comprador nunca sabrá si el que le vende el esclavo le está engañando o no.La obra de Albornoz acabó en el Indice de la Inquisición (Vila Vilar 23).El historiador francés Georges Scèlle (La traite negrière aux Indes de Castille, 1906),refiriéndose a la esclavitud de los negros en América, contrastó las diferencias existentesentre los moralistas españoles, diferencias debidas a su pertenencia a órdenes religiosasdistintas. Mercado y Albornoz eran dominicos. Los jesuitas, sin embargo, parecieron tomaruna postura más acomodaticia con respecto a la institución. Tal es el caso del Padre Molinao del Padre Alonso de Sandoval, cuya obra expresa la ambigüedad de la Iglesia conrespecto a la esclavitud de los negros. Sandoval vivió casi toda su vida en Cartegena deIndias. Su ministerio apostólico lo dirigió al bautismo y conversión de los esclavosafricanos recién arribados, y al enfrentarse con el trato tan inhumano que recibían losesclavos, condena la trata por la forma en que es practicada, pero se abstiene positivamentede dar un juicio moral sobre la práctica de la esclavitud. Remite a los "doctores de laIglesia" como autoridades de más peso, zafándose del problema (libro I, capítulo XVII).Sí le importa a Sandoval, como a los otros moralistas, la forma de tratar a los esclavoscapturados. Las Casas había condenado el principio esclavista, pero Sandoval y losmoralistas del siglo XVII condenan la forma en que se produce la esclavización, de la queson testigos:los traen que vienen de seis en seis con argollas por los cuellos en las corrientes...no vensol ni luna, que no ay Español que se atreva a poner la cabeza al escotillón sinalmediarse, ni a perseverar dentro [de la bodega del barco] sin riesgo de graveenfermedad. Tanta es la hediondez, apretura y miseria de aquel lugar. (Libro I, cap.XVII).Después de narrar los horrores de la llegada de cargamentos de esclavos a Cartagena deIndias, a Sandoval todavía le importa saber si el negrero peca o no peca, y requiere eltestimonio de los jesuitas de Angola. Estos jesuitas, envueltos como estaban en el tráfico,beneficiándose de él como lo hacían, pasaban la responsabilidad moral a la autoridadeclesiástica de Lisboa, que nunca presentó objección alguna.(19)En las páginas que siguen vamos a observar cómo se articula artísticamente el discursofilosófico de la pretendida inferioridad de los negros. El teatro aporta la mayorproducción de imágenes de los negros, documentando gran cantidad de aspectos de suvida en la España del XVI y XVII. También es el teatro el máximo exponente de la visión"oficial" de la España imperial hacia los negros.El estudio de los negros en la literatura de los siglos XVI y XVII en España ha contado coninteresantes trabajos desde los años veinte de este siglo. Por lo general han sido trabajos derecopilación, dejando constancia de autores y obras en que aparecen personajes negros.(20)Al analizar la imagen y el papel de los personajes negros en los diversos géneros literariosdel Renacimiento y Barroco españoles, nos fijaremos particularmente en la interpretaciónliteraria del fenómeno de la esclavitud. La introducción de personajes negros en la literatura
  • 72. tuvo como efecto la adopción de técnicas literarias como la "lengua de negro,"manifestación de una visión cultural del negro, esclavo o no, como anomalía.(21)Los negros son convertidos por la esclavitud y para la esclavitud en un Otro unificado,eliminando las diferencias nacionales, enfatizando el color y desenfatizando lengua,cultura, origen nacional o cualquier otra circunstancia individualizadora. Sin embargo, elteatro, al presentar a un santo negro, tiene que hacer una excepción, darle un linaje(hacerlo etíope, no guineano). Surge la diferencia literaria, entre Etiopía/Africa yGuinea/Africa. La primera está legitimada literariamente por la antigüedad grecolatina,mientras que Guinea es el Africa nuevamente descubierta, la tierra de esclavos (comonos aclara Sancho Panza). Los negros de la antigüedad no eran necesariamente esclavos.Pero la realidad moderna de la esclavitud penetra en la concretización de estos héroesliterarios. Quieren ser esclavos a toda costa, y renuncian a su etiopicidad literaria, que serevela así como una estrategia postiza, una máscara: creíais que este negro era diferente,noble, distinto. No. Es igual a los demás en el fondo. Quiere acercarse al "ideal" cristiano ycatólico del negro: el esclavo. Pero como la máscara es siempre máscara, un artilugio queno se le escapa al público, ocurre que estos negros de comedia son iguales y diferentes a lavez. Con ellos se le da la vuelta al traje ideológico del arte barroco. Los negros creados porel teatro español son diferentes porque aceptan la esclavitud--oh maravilla--, lo que revelala verdad negada--que los negros no aceptan la esclavitud voluntariamente, sino a la fuerza.Un negro que la acepte por voluntad propia será tan raro (tan "heroico") que su vidamerecerá ser narrada/mostrada al público. El negro "normal" es la negación del idealcristiano católico: no acepta ser esclavo.La ideología de la sociedad esclavista española estaba constituida por un plan social defelicidad para todos, incluidos los esclavos, y un modo de producción y relaciones socialesrígidamente estratificado. Una sociedad esclavista no puede aceptar en su seno el cambiosocial sin verse amenazada. La sociedad española, en lo tocante a la esclavitud, se veíacontinuadora de Grecia y Roma, y sin embargo era muy diferente. La esclavitud de losnegros se incorporó ideológicamente a la idea de la translatio imperii que los humanistasespañoles defendieron ardorosamente.El libro está dividido en dos partes. En la primera examino tres comedias de santos negros,El prodigio de Etiopia, El santo negro Rosambuco de la ciudad de Palermo y El negro delmejor amo, las tres de Lope de Vega, aunque la primera, El prodigio de Etiopia, conconsiderables dudas. La segunda parte va dedicada a dos héroes de la controversia entre lasarmas y las letras, El valiente negro en Flandes de Andrés de Claramonte y Juan Latino deDiego Ximénez de Enciso.Fuera de este estudio quedan otras comedias en las que figuran personajes negros de laantigüedad y la Biblia, o puramente inventados, pero que no reflejan directamente lainstitución esclavista contemporánea a los dramaturgos. El estudio de estas comediasrequiere una aproximación diferente, y me refiero a El mayor rey de los reyes, de Andrés deClaramonte, Virtudes vencen señales de Vélez de Guevara, La sibila de Oriente y granreina de Sabá y Los hijos de la Fortuna, Teágenes y Cariclea de Calderón de la Barca, o laestupenda Las misas de San Vicente Ferrer, de Antonio Enríquez Gómez.
  • 73. Las obras de las que vamos a tratar en los capítulos siguientes son escasamente conocidas.Aunque de relativo fácil acceso, y por ello en parte han sido seleccionadas, su argumentonecesita ser contado, "porque importa," como dijo Lope de Vega en una acotación al textode su comedia El negro del mejor amo. Debido a ello me he visto obligado a dedicar másespacio del que quisiera a un comentario lineal de la acción.Notas1. Términos como etíope, del griego aithiops ("cara quemada") designaban a todos loshombres y mujeres de piel oscura y no sólo a los que vivían al sur de Egipto (Snowden 7).La palabra latina niger sirvió para describir el color de la piel de diversos pueblos con losque Roma entró en contacto en el norte de Africa, y de ella deriva el español negro,aplicado a personas de piel oscura. En el uso español culto, africano, tomado del latínafricanus, a su vez derivado de afer, significaba "relacionado con Africa," cuando porAfrica se entendía sobre todo la costa mediterránea del continente. Así Lope de Vega titulasu comedia sobre san Agustín El divino africano, señalando el lugar donde vivía el santo,no que fuera de raza negra necesariamente.2. Leblon en Les gitans dans la littérature espagnole y Caro Baroja en Los judíos en laEspaña moderna y contemporánea estudian ampliamente la presencia de estos dos gruposminoritarios en la literatura española, que los sitúa con frecuencia como autores decrímenes execrables y sacrílegos. La literatura sobre los moriscos presenta una situaciónmás compleja. Véanse los estudios de Caro Baroja, Bernard Vincent y Antonio DomínguezOrtiz.3. Las singularidades culturales de los gitanos, por ejemplo, eran condenadas comoelementos demoníacos en los tratados de la época, y las calamidades públicas se atribuían asu presencia en suelo hispano, como declaraban diversas Cortes de Castilla (Cardillac 12 yss.).4. Lope de Vega, en El mayor imposible:es como el negro el necioque aunque le lleven al bañoes fuerza volverse negro (Jornada I, v. 350)que no está lejos del versículo bíblico de Jeremías (13-23):"puede el etíope cambiar sucolor, o el leopardo sus lunares?" (Brooks 239). En la colección de principios del XVIRefranes que dicen las viejas tras el fuego ya se recogían varias expresiónes populares:"callar como negra en baño" (181), "fue la negra al baño y tuvo que contar un año" (329),"jurado ha el baño de lo negro no hacer blanco" (375).
  • 74. 5. En dicho cancionero (edición de 1910-17: 204-205) un poema de Fernao da Silveira,posiblemente de 1455 (Teyssier 1959: 228), se presenta a un rey de Sierra Leona hablandoen "lingua de preto" y prestando vasallaje al rey de Portugal y alabando a los portugueses ysu corona por lo que hacían en Africa, lo que para P. E. Russell (225) es la primera muestradel uso de la literatura como vehículo de propaganda imperialista sobre el Africa negra. EnEl príncipe perfecto, primera parte de Lope de Vega se repite la escena--en castellano culto,con posible antecedente en Torres Naharro y su Comedia Trophea.6. Portugal dio el primer escritor de color de la Europa renacentista. Se trata del mulatoAfonso Alvares, contemporáneo de Gil Vicente y autor de autos como él. Colaboró enalgunas representaciones teatrales suyas. Su fama en la literatura portuguesa le viene de unapelea literaria con otro escritor de la época, el poeta Chiado (Seyers 23-25). En España seda el caso prácticamente aislado de Juan Latino, al que nos referiremos más adelante.7. Como parte del concepto de los etíopes como "los otros cristianos" estaban las leyendasmedievales de los Reyes Magos, entre los cuales la iconografía empezó, a partir del sigloXII, a representar a uno de ellos de color negro (Devisse 2.1: 132)8. En su carta al Negus de Etiopía por intermedio del jesuita Padre Barreto (Lettres 414-417), san Ignacio de Loyola le recomienda que deje de obedecer al patriarca de Alejandríay preste fidelidad a Roma. San Francisco Javier incluyó las costas somalíes en su periploevangelizador por el oriente, y los dominicos intentaron establecer misiones en el país, delas que surgieron varias obras documentales histórico fantásticas, como la del dominicoPadre Luis Urreta, Historia eclesiástica, política, natural y moral de los grandes y remotosreinos de la Etiopía... (Valencia, 1610). El Padre Urreta pretendía demostrar que los etíopeshabían sido católicos desde hacía muchos siglos, gracias a la milagrosa predicación de losdominicos en los primeros tiempos de la cristiandad (Glaser 388).9. La visión de Africa como una tierra llena de monstruos y portentos inhumanos apareceinsistentemente en los escritos de Plinio, Herodoto, Estrabón, Tolomeo (a través de latransmisión árabe), las Etimologías de san Isidoro de Sevilla, y sobre todo el Polyhistor delromano Julio Solino (siglo II d. C.), traducida al castellano en 1573, en Sevilla, cuyasdescripciones fantásticas tuvieron amplio eco en la España del Siglo de Oro (MoralesOliver 2: 4 y ss).10. Para Sandoval, por ejemplo, la cuestión está muy clara: todo su libro segundo de Deinstauranda aethiopum salute está dedicado a la justificación del ministerio religioso, comoun mandato divino. El libro tercero de su obra no es sino un manual práctico decatequización de los esclavos llegados a Cartagena.11. Fenómeno parecido se da en el mundo árabe musulmán del siglo XVII, cuando sedefine el tipo de negro esclavizable por los musulmanes en un tratado del jurista deTimbuctú exiliado en Marrakesh Ahmed Baba: la condición de no creyente--kafara--es labase legítima de posesión de un esclavo, aunque éste se convierta al Islam posteriormente(Barbour and Jacobs 128).
  • 75. 12. La expulsión de los moriscos, por ejemplo, generó toda una serie de obras justificadorasde la medida, con títulos como Memorable expulsión y justísimo destierro de los Moriscosde España de Fray Marcos de Guadalajara y Javier (1613), o la obra del Padre Damián deFonseca, Justa expulsión de los Moriscos de España, publicada en Roma un año antes.13. El título por el que se conoce la obra es el de la segunda edición, fechada en Madrid, en1647. La primera edición, en Sevilla y en 1627, llevaba por título Naturaleza, policiasagrada i profana, costumbres i ritos, disciplina i catecismo evangélico de todos etiopes...Fue escrita por su autor en Cartagena de Indias, donde desempeñaba su ministerio pastoralentre los esclavos negros recién desembarcados en aquella ciudad. Un discípulo suyo seríaPedro Claver, el llamado "apóstol de los negros" en la hagiografía católica.14. Las Siete Partidas reconocían los principios del derecho de guerra, la autoventa y elnacimiento como causas de esclavitud. Igualmente reconocían la libertad humana comoestado natural del hombre, siendo la esclavitud una condición traída por la "fortuna," lo quedaba ciertos derechos al esclavo (Doerig 341). Las Partidas, sin embargo, no eran un códigolegal en sí, sino un cuerpo de doctrina jurídica escrito por intelectuales de la corte deAlfonso X, conscientes de la discrepancia entre sus opiniones y la práctica real (Davis 102-103.15. El episodio de la burla de Cam ante la borrachera de su padre Noé (Génesis 9, 25), y suposterior maldición fue reinterpretada por san Agustín y otros Padres de la Iglesia comosigno de la esclavitud natural de los negros, a los que se consideraba descendientes de Cam,siguiendo una oscura tradición compartida por exégetas judíos y musulmanes (Isaac 3-17).16. Las Casas dejó mandado que no se publicara el texto hasta pasados cuarenta años de sumuerte. La Inquisición condenó definitivamente el texto de la Historia en 1660 y esta obrano vio la imprenta hasta 1875 (Benítez-Rojo 261).17. En otro lugar de su Historia de las Indias (III, cap. 129) Las Casas comenta que"nosostros somos causa de todos los pecados que los unos y los otros cometen [se refiere alas guerras entre africanos para proveer esclavos a los portugueses], sin los nuestros que encomprallos cometemos."18. Para reforzar su caso contra los mercaderes de esclavos negros, Mercado observa que seestá haciendo trata ya con cristianos: "porque en la ribera, al tiempo de embarcarlos, losbautizan a todos juntos con un hisopo --que es otra barbaridad grandísima" (234). Esto espeor que "la crueldad que usan los turcos con los cristianos cautivos poniéndolos de nocheen sus mazmorras" (234). Mercado pone énfasis en que la trata de negros "barbariza" a loscristianos.19. Sandoval preguntó al rector jesuita de Luanda, en Angola, sobre la forma en que erancapturados los esclavos negros que llegaban a Cartagena de Indias. El rector, Padre LuisBrandón, le respondió en una carta curiosísima. Le pide que no se preocupe, que ningunaautoridad eclesiástica se ha quejado hasta entonces, y para tranquilizarle, añade: " y assinosotros, y los Padres del Brasil compramos estos esclavos para nuestro servicio sinescrupulo ninguno" (144).
  • 76. 20. Destacan entre estos trabajos de recopilación el de Brooks sobre la esclavitud en elteatro de Lope de Vega, así como los estudios de V.B. Spratlin sobre el humanista negroespañol Juan Latino, junto con el de C. G. Woodson, un ensayo sobre las actitudes racialesde España sobre Africa vistas a través de la literatura. Los trabajos de Spratlin y Woodsonson especialmente entrañables por encuadrarse en el movimiento intelectual negronorteamericano inmediatamente posterior al "Harlem Renaissance" de los años veinte, quevio florecer a escritores como Langston Hughes y Zora Neale Hurston.21. La lengua o habla de negro es uno de los aspectos que ha recibido cierta atención porparte de la crítica erudita. Los trabajos más recientes son los de Baranda Letuario y SantosDomínguez. Es de destacar el artículo de John Lipski, que conecta aspectos fonológicos ymorfológicos del español del teatro del Siglo de Oro con aspectos del español de diferentescomunidades afrohispánicas de la actualidad.
  • 77. Descendientes de esclavos africanos demandarán a la más antigua aseguradora delmundoAfronorteamericanos descendientes de esclavos anunciaron que entablarán una demandacontra la aseguradora británica Lloyds, con sede en Londres, a la que acusan decomplicidad en el genocidio y la destrucción de comunidades nativas de Africa hace dossiglos. El abogado patrocinante es el mismo que logró que los bancos suizos compensaran ala víctimas del holocausto nazi.Al menos 12 millones de esclavos africanos fueron llevados a Norteamérica, A. Latina y elCaribe.Un grupo de norteamericanos negros, descendientes de esclavos, anunció que comenzará enNueva York una demanda de compensación contra la compañía de seguros Lloyds, consede en Londres, Reino Unido.Los demandantes plantean que Lloyds, la más antigua empresa de su tipo en el mundo,aseguró a los barcos en que sus antepasados fueron llevados a la esclavitud.Según ellos, la compañía británica fue cómplice en el genocidio y la destrucción decomunidades indígenas de África hace dos siglos.Para defender su caso, han contratado al abogado norteamericano Ed Fagan, quien se hizofamoso al ganar compensación de bancos suizos para víctimas del holocausto nazi.PrecedentesFagan está ahora enfrascado en otro litigio, contra compañías que supuestamente apoyaronel apartheid en Sudáfrica.Según él, la demanda de los descendientes de esclavos es válida porque otras comunidadeshan logrado obtener compensación en los tribunales en relación con hechos del pasadolejano.Lloyds se negó a hacer comentarios, argumentando que desconoce los pormenores del caso.Un vocero de la empresa aseguradora dijo que, en otras ocasiones, las demandas decompensación relacionadas con la esclavitud habían sido rechazadas por los tribunales.En 2002 tres grandes corporaciones norteamericanas fueron acusadas por afroamericanosde beneficiarse de la esclavitud, antes de que fuera abolida oficialmente en 1865.Naciones Unidas declaró 2004 el Año Internacional de Conmemoración de la Luchacontra la Esclavitud y de su Abolición.Entre 1450 y 1850, al menos 12 millones de esclavos africanos cruzaron el Atlántico desdesus regiones de origen a las colonias ubicadas en los Estados Unidos, América Latina y elCaribe.Además, se estima que, debido al trato inhumado que recibían, cerca de un 20% de loshombres, mujeres y niños tomados como esclavos murieron antes de llegar a sus destinosde trabajo en las colonias de los países europeos.Esclavitud modernaDiversas asociaciones de defensa de los derechos humanos han denunciado que todavía
  • 78. subsiste el problema de personas sometidas a cautiverio.La esclavitud contemporánea adopta diversas formas y afecta a personas de todas lasedades, géneros y razasSegún la organización Anti-Slavery International, "la esclavitud contemporánea adoptadiversas formas y afecta a personas de todas las edades, géneros y razas", pese a que "estáprohibida en la mayoría de los países donde se practica".La organización señala que "el trabajo en condiciones de servidumbre afecta a, por lomenos, 20 millones de personas en todo el mundo".Según el grupo, "hoy en día, hay mujeres de Europa oriental que trabajan en la prostituciónen condiciones de servidumbre por deudas, se trafica a niños y a niñas entre estados deÁfrica Occidental y en Brasil se obliga a hombres a trabajar como esclavos en haciendasagrícolas".La fuente: página web de la BBC (Londres).La Conferencia Mundial Contra el Racismo y las posibilidades de que Europa pidadisculpas por la comercialización de esclavos ha motivado la discusión sobre las realesmagnitudes de este comercio.El número exacto de africanos afectados por el comercio de esclavos varía segúnestimaciones entre los 10 y 28 millones de personas.En lo que no existe discusión es en la salvaje crueldad a que estuvieron sujetas estaspersonas. Se estima que un 20% de los hombres, mujeres y niños esclavos murieron antesde llegar a sus destinos de trabajo en las diferentes colonias europeas.Entre 1450 y 1850, al menos 12 millones de esclavos africanos cruzaron el Atlántico desdesus países de orígen a las colonias ubicadas en Norte América, Sud América y el Caribe.Partes de la cadenaEl negocio de los esclavos estuvo movido principalmente por las necesidades comercialesde los países europeos.La cadena de comercialización comenzaba cuando los comerciantes europeos entregabanmanufacturas a cambio de esclavos africanos, y luego los vendían a altos precios a lascolonias en América.El círculo se cerraba cuando el dinero obtenido de la trata de esclavos era utilizado paracomprar las materias primas producidas en las colonias y destinadas a la industriamanufacturera europea.Paralelamente, la trata de esclavos produjo una industria independiente, que involucró laconstrucción de barcos, el mantenimiento de embarcaciones, el desarrollo de puertos y lasfinanzas.
  • 79. El comercio de esclavos fue un importante actor de la revolución industrial y comercial.Ciudades como Liverpool, en Gran Bretaña, y Amsterdam, en Holanda, lograron un grandesarrollo económico debido a este comercio.Fin de la esclavitudA finales del siglo XVIII, los levantamientos de esclavos en el Caribe impulsaron unmovimiento abolicionista destinado a detener el negocio de esclavos.Gran Bretaña prohibió el mercado de esclavos en 1807, mientras que en Estados Unidos ladiscusión motivó la guerra civil entre el norte abolicionista y el sur, defensor delmantenimiento de la esclavitud.La esclavitud quedó abolida en Estados Unidos en 1865 con la 13ª enmienda de laconstitución.El último país en prohibir la esclavitud en América fue Brasil, cuando recién en 1888declaró la trata de esclavos como ilegal.ESCLAVOS DEL SIGLO XXISegún la ONU, doscientos cincuenta millones de personas viven en situación de esclavitud.De ellas, ciento cincuenta millones son niños.Las víctimas son las mismas que hace siglos.El objetivo que se persigue no ha variado: sigue siendo el poder y el dinero. Conozcamoslas nuevas fórmulas y los que mueven los hilos de la esclavitud del siglo XXI.Texto: Mariló HidalgoIsla de Gorée (Senegal). Año 1550.Nos encontramos a sólo tres kilómetros de la famosa ciudad de Dakar, en una isla pequeña,silenciosa, con calles estrechas y sin asfaltar y algunos edificios de estilo colonial. Gorée,hoy convertida en un museo, fue un lugar clave en la historia del comercio de esclavos.Desde la llamada "Puerta del viaje sin retorno", abierta de par en par a las aguas delAtlántico, miles de senegaleses decían el último adiós a la tierra que les vio nacer, antes denavegar rumbo a América. Como esta factoría, existían cerca de doscientas en el Golfo deGuinea.Desde comienzos del siglo XVI hasta mediados del siglo XIX tiene lugar en el másabsoluto de los silencios, el genocidio de 140 millones de esclavos africanos. Uno de losmás crueles de toda la historia donde hombres, mujeres y niños fueron raptados de susaldeas, encadenados y trasladados en barcos negreros rumbo al Nuevo Mundo. En sólo uninstante esas vidas vieron cambiar su valor y se convirtieron en mercancía objeto decompraventa.
  • 80. Isla de Gorée (Senegal). Año 2003.Es el lugar elegido por George W. Bush para iniciar su gira por varios países africanos,hacerse la foto paseando cogido de la mano de su mujer y lamentar que allí "la vida y lalibertad fuesen robadas" a millones de africanos. Hecho por el que además de no pedirperdón, sí utiliza para señalar que la historia de EEUU cuenta con un gran número denegros ilustres, cuestión por la que se sienten orgullosos. Además quiere recordar al mundoque desde el otro lado del charco hubo muchos norteamericanos que lucharon para abolir laesclavitud. Hasta aquí suponemos que tiene lugar el lavado de conciencia, pero las razonesde este viaje no tenían nada que ver con la memoria histórica. Hoy, la historia se repite y elpueblo africano vuelve a quedar sometido y esclavizado en pleno siglo XXI.Como decíamos, las razones de esta gira eran diversas. Primero, EEUU necesitabaaumentar la extracción de crudo en esta región ya que Oriente Medio es un polvorín.Segundo, Africa sigue siendo -al igual que en aquel tiempo- un importante enclavegeoestratégico que a EEUU le interesa tener bajo control. Y tercero, unos meses más tarde,Bush se enfrentaba a su reelección y necesitaba conquistar el voto negro, tradicionalmentedemócrata. Como contrapartida los responsables de estos cinco países objeto de la gira -Senegal, Sudáfrica, Botswana, Uganda y Nigeria- recibían con cara de orgullo y sonrisas,las promesas de la Administración Bush sin valorar lo que a cambio estaban entregando: elejercicio de su soberanía efectiva y la renuncia a su derecho de disponer libremente de susrecursos energéticos en detrimento del pueblo africano.Aquellos primeros esclavos fueron arrancados de su tierra, encadenados con grilletes ysometidos, pero nunca dejaron de entonar sus cantos y gritos de libertad que consiguieronmantener viva la esperanza generación tras generación. Hoy, los grilletes son dorados. Lafalta de libertad y la ausencia de derechos parece no ser importante para seguir caminando.El dinero lo compra todo y las víctimas vuelven a ser las mismas: los pobres, los débiles olos que están enfrentados a los grupos de poder.Pacto entre amos"Primero te quitan la dignidad, te hacen sentir miserable, que no vales nada. Dejas de serpersona. No tienes poder de elección sobre tu propia vida. Pasas a ser una mercancía quepertenece a un amo. Te sitúas en una especie de limbo jurídico donde no existen losderechos más elementales. Puedes ser comprado y vendido. Eres una especie de marionetacuyos hilos son movidos por unos individuos que deciden por ti el resto de tu vida..."Esta declaración puede ser de alguien con nombre y apellidos, pero correríamos el peligrode quedarnos en un caso concreto. La esclavitud que vivimos en nuestro tiempo, no es unfenómeno individual, como señala Manos Unidas en su informe "La esclavitud hoy, unproblema de nuestros días", sino que tiene un carácter social y colectivo. "La esclavitudactual sigue siendo un fenómeno social que afecta a determinados grupos de población,que se produce en determinados países, con determinadas políticas y que se genera ymantiene por determinados mecanismos de carácter económico, político y cultural. Amedida que aumenta la capacidad de elegir y optar de un pueblo crece su nivel dedesarrollo y disminuye la condición de esclavitud". Según la ONU, doscientos cincuentamillones de personas viven en situación de esclavitud; servidumbre por deudas, explotaciónsexual, salarios ínfimos, reclutamiento forzoso, niños trabajadores o soldados, matrimoniosforzados, e incluso esclavitud como antaño. Y estos esclavos conviven al lado de otros, queno se consideran tales porque también se benefician de la situación y miran sonrientes a susamos. Ocupan puestos de responsabilidad y como vimos al principio, pueden tomardecisiones que conducen a los pueblos hacia la esclavitud. "Los derechos humanos han sido
  • 81. relegados -explica la periodista de la Agencia de Información Solidaria (AIS) MartaCaravantes- y pospuestos siempre a favor del libre comercio que promueve como derechofundamental la producción al menor coste posible. Incluso numerosos líderes de los paísesdel Sur han reprochado a las ONG sus reivindicaciones sobre los derechos laborales". Losgobiernos afirman que este reconocimiento significaría la pérdida de suculentas inversionesde empresas que se implantan en los países pobres para lograr un abaratamiento de loscostes de producción. "La oferta que los gobiernos del Sur plantean a las multinacionales -continúa- se basa en la posibilidad de explotar mejor a sus ciudadanos, de pagarles lossalarios más bajos, con contratos más precarios y condiciones laborales indignas. Ese esel eslogan de quienes se preocupan más por atraer inversiones y lucir cifrasmacroeconómicas que por mejorar el nivel de vida de la población". El gobierno mexicanopor ejemplo, está encantado de que el comercio con EEUU se haya duplicado desde laentrada en vigor del Tratado de Libre Comercio. El reclamo para atraer la inversiónextranjera es por supuesto la mano de obra barata. Así, el país cuenta por un lado con unaimportante entrada de capital extranjero y por otro, tiene a un pueblo cada vez másempobrecido que ha perdido más del 34% del poder adquisitivo y cuenta en estosmomentos con un salario mínimo de los más bajos del mundo semiindustrializado."Cuando algunos líderes manifiestan su intención de incorporarse al primer mundo,parece que se refieren sólo a la minoría de multimillonarios que aprovechan los privilegiosofrecidos por el libre comercio. Mientras los mercados se abren, los trabajadores máspobres son las víctimas propicias para el sacrificio", añade Caravantes."Cuanto mayor es la libertad de los mercados, mayor es la esclavitud de los pueblos y lapobreza de las naciones. Cuanto mayor es la libertad financiera, mayor es el provecho deladrones y zánganos y menor el bienestar de los trabajadores. Cuanto mayor es lalibertad del dinero, mayor es la humillación de los pobres y menor la probabilidad de serrespetados como personas", explica Luis Ferreira, miembro de ATACC, en La OpiniónPública. Los responsables de la mayoría de los Estados hoy, hacen prevalecer los intereseseconómicos y de poder, por encima de la dignidad de sus ciudadanos y la justicia social. Elpacto entre "amos" sigue siendo por dinero o poder. ¿Cuáles son las nuevas formas desometimiento?Nuevas formas de esclavitud.No existe una distinción clara entre las diversas formas de esclavitud, señala NacionesUnidas (1). "Las mismas familias o grupos son muchas veces víctimas de varios tipos deesclavitud contemporánea y el factor que los une a todos suele ser la extrema pobreza",recoge el citado texto.Familias enteras son obligadas a trabajar la tierra generación tras generación mientras noconsigan reunir el dinero necesario para pagar una deuda que previamente han contraído.Pero la realidad es que a pesar de todos los esfuerzos, esa familia nunca saldará su deuda yaque los intereses crecerán más que el dinero conseguido y esa lacra pesará sobre sudescendencia. El deudor pasa a convertirse en siervo de por vida.Pero además de las familias, son las mujeres y los niños los grupos más vulnerables.Infancias rotasA medida que la crisis económica se hace más patente, las cifras de la explotación infantilaumentan. Según UNICEF, en la actualidad se calcula que existen unos doscientos millonesde niños trabajadores entre cinco y diecisiete años. Trabajan en las calles -venta ambulante,
  • 82. guías turísticos, repartidores, limpiabotas-; en lugares peligrosos e insalubres -hornos,minas, picando piedra, en el campo o pesca a pulmón libre-; son vendidos como esclavospor sus padres por cantidades irrisorias a usureros para trabajar en la fabricación dealfombras, ladrillos, obras públicas, etc.; niñas son entregadas al servicio doméstico enjornadas de quince horas a cambio de cama y comida. Y además, en muchas ocasiones estolleva asociado el abuso sexual del menor, cuando no son vendidos a redes de prostituciónque operan por todo el mundo. Un 61% de los menores que trabajan, en torno a 153millones de niños, según un informe (2) de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), seencuentra en Asia. Un 32%, 80 millones en Africa y un 7%, 17,5 millones en AméricaLatina. "Una de las razones por la que los gobiernos y sociedades de estos países no se hanmostrado más activos en la oposición a las formas más perjudiciales de trabajo infantilsegún la OIT, es que los niños trabajadores no suelen ser fácilmente visibles. Es un ejemplode ojos que no ven, corazón que no siente". Y lo más lacerante es que mientras estos niñostrabajan sus padres están desempleados. Son mano de obra barata, no dan problemas, sonfáciles de adoctrinar y tienen miedo, razón por la que también son más dóciles. Y una de lascuestiones por las que muchos acaban siendo reclutados a la fuerza para participar de formaactiva en conflictos armados. Un gran número pierde la vida o es torturado, golpeado,interrogado o hecho prisionero de guerra. Según Amnistía Internacional, al menos 300.000niños y niñas combaten en algún conflicto bélico. Una parte del futuro del planeta estásiendo minada.Estos millones de niños han sido privados de su derecho sagrado a una vida digna, a unaformación y una cultura. Pero no sólo eso, sino que han sido privados de experienciasprofundas, sensaciones, en los años más sensibles de su vida, básicos para su desarrollocomo personas. Y eso, no se puede devolver.Esclavas silenciosas, revolución silenciosa.Por el hecho de haber nacido mujer en este planeta, millones de personas no tienen derechoa vivir porque al nacer son asesinadas; o torturadas, violadas, agredidas, insultadas o estánexentas de los derechos humanos más fundamentales. En una palabra y según define laONU, "son tratadas de una u otra manera como una propiedad". Las leyes de los gobiernos,la economía y sus objetivos, junto con la educación, o mejor dicho, la falta de educación,han conseguido mantener en silencio y seguir "produciendo" a estas rentables esclavas.Explotación sexual, trabajo doméstico servil, matrimonios forzados, compra y venta... Lascifras son impresionantes, más en estos momentos donde muchas mujeres, cabeza defamilia, toman la decisión de abandonar el país para buscar un futuro para los suyos yacaban inmersas en redes de prostitución o similar.Todo esto está pasando ahora. Pero también otras cosas de las que vamos a hablar acontinuación y forman parte de otro movimiento que surge imparable.Un grupo de mujeres están rompiendo el silencio. Hay firmeza en su voz, en susmovimientos, pero también hay dolor, sacrificio y lucha. Quieren explicar al mundo susideas y su forma de ver la vida, muy distinta a lo conocido hasta el momento. Estánrompiendo cadenas y están ayudando a otros a romperlas porque quieren escribir ellasmismas su guión, fuera del dictado de los que hasta ahora las han tenido sometidas. Paraello están empleando algo que nadie les ha podido quitar, su libertad interior, suimaginación y su creatividad. Y con ello están explorando nuevos espacios, están abriendonuevos caminos que otros hombres y mujeres están siguiendo.Como Shirin Ebadi, abogada iraní, último Nobel de la Paz por su defensa de la democraciay los derechos humanos dentro del hermetismo del mundo árabe. Esta activista y defensora,
  • 83. no sólo de los derechos de la mujer sino de otro modelo de democracia participativa, hadejado atrás las persecuciones y los encarcelamientos de los que ha sido objeto paraconvertirse en un importante referente en la lucha por la liberación de la mujer, a pesar delas amenazas de los sectores más integristas de su país que aún hoy pesan sobre ella.Como también Somaly Mam, una camboyana que fue vendida como esclava y vivió elinfierno de la explotación sexual cuando contaba apenas catorce años. Hoy esta mujer estáentregada en cuerpo y alma a la lucha contra la explotación sexual de las menores en supaís y ayuda a las jóvenes a salir de esa situación como pudo hacer ella en su día. Ha creadoa la ONG de Ayuda a mujeres en situaciones desfavorecidas, AFESIP y ha sido merecedoradel Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. A pesar de que su labor esreconocida internacionalmente, está amenazada de muerte.La esclavitud que vivimos en nuestro tiempo, no es un fenómeno individual, sino que tieneun carácter social y colectivo.La pasión por la libertad de ideas une a filósofas que están renovando los espacios dereflexión. Bajo el eslogan "Paremos el mundo para cambiarlo", cientos de sindicalistashablan de una nueva relación del ser humano con el trabajo. Otras mujeres estánaccediendo a la primera línea política y trabajan por la democracia participativa. Otras lohacen a través de la literatura, la investigación, el periodismo, la economía... Estas y otrastantas mujeres anónimas han soñado con un mundo diferente al que les ha tocado vivir yestán luchando por ello.Existe una mujer que aún permanece esclava, pero también está surgiendo una nueva razade mujeres que pueden cambiar el mundo y lo están haciendo.La lucha por la dignidad.La humanidad se encuentra en un punto sin retorno, como nunca antes había estado. Lamayor parte de la riqueza del planeta se encuentra en manos de un reducido grupo depersonas que con sus decisiones e intereses han puesto en marcha un sistema político yeconómico donde el hombre es un número más con el que comerciar. Lo mismo haocurrido con la biodiversidad, los ecosistemas, el aire, la tierra, hasta el agua, elementosque han acompañado al hombre desde sus orígenes, forman parte ahora de interesesprivados.El grupo de excluidos aumenta de forma galopante. Pero ni el hambre, ni la explotación, niel haber sido arrancados de la tierra, han conseguido hacer callar a un grupo cada vez másnumeroso de hombres que se está levantando en diferentes lugares del mundo para lucharpor algo que nadie puede quitarles: la dignidad.Más del 60% del pueblo boliviano poseedor de uno de los subsuelos más ricos del planeta,vive por debajo del umbral de pobreza. Mientras, un pequeño grupo de poderosos acaparala riqueza del país desde hace más de dos siglos. A finales del pasado año fuimos testigosde cómo el pueblo se lanzó a la calle para defender sus recursos naturales y expulsar delpoder a Sánchez de Lozada y su gobierno, subordinados de EEUU. Pero esta rebeliónpopular coincidió -nos recuerda un grupo de intelectuales firmantes de la Declaración por laDefensa de la Humanidad (3)- con la resistencia civil y política en Haití contra elautoritarismo de Aristide; con la de Puerto Rico al exigir el desmantelamiento de la basenorteamericana de Vieques; con la de Argentina y los desocupados que bloquean rutas; conla de indígenas en Ecuador, que se levantan en contra del racismo y la discriminación; con
  • 84. la de Brasil y los campesinos sin tierra; con la de México que defiende sus recursosestratégicos frente a la voracidad trasnacional; con la de Venezuela y los activistas que hanemprendido la defensa de la revolución boliviana, y con la de Chile y los jóvenes queluchan contra un sofisticado modelo de exclusión social.Hoy, los grilletes son dorados. El dinero lo compra todo y las víctimas vuelven a ser lasmismas: los pobres, los débiles o los que están enfrentados a los grupos de poder.Y todo esto estaba teniendo lugar a finales del pasado año. Un impresionante movimientoen cadena que ya había comenzado antes y que desde FUSION hemos denominado la vozdel Pueblo Universal; una voz que está sonando y marca la diferencia cada vez más abismalentre las dos concepciones del mundo.Estas voces suenan en las calles, gritan y en sus pancartas podemos leer: ¡Juntos somosmás!, ¡juntos podemos parar un país!Anteponer el dinero o el poder a la vida de las personas es declarar la guerra al ser humanoy eso no están dispuestos a permitirlo, aseguran los portavoces de las organizaciones decampesinos, sindicatos e indígenas. "Creemos en el vecino -exclaman- y en la fuerza quetiene uno con otro".El Pueblo Universal está en la calle, se representa a sí mismo, y tiene un objetivo común:Recuperar la tierra, luchar por su dignidad y contra cualquier tipo de sometimiento oexplotación del ser humano. Cada día son más los hombres y mujeres que desde todos loslugares del mundo, se unen con sus protestas a este movimiento. Todos han soñado conotro mundo. ∆(1) "Formas contemporáneas de la esclavitud". Informe nº14. Naciones Unidas. (2) "Eltrabajo infantil: Lo intolerable en el punto de mira", de la Oficina Internacional delTrabajo. (3) Declaración "En Defensa de la Humanidad", firmada por intelectuales detodo el mundo reunidos en la ciudad de México en octubre del pasado año (Diario LaJornada, México D.F. Domingo, 26-10-03).Cuanto mayor es la libertad de los mercados, mayor es la esclavitud de los pueblos y lapobreza de las nacionesLos niños son mano de obra barata, no dan problemas, son fáciles de adoctrinar y tienenmiedo, razón por la que también son más dócilesMUJER, OBJETO DE CONSUMOUnos cuatro millones de niñas y mujeres han sido vendidas o compradas con uno de estostres destinos: matrimonio, prostitución o esclavitud.Lorena Pajares es vicepresidenta en España de AFESIP, asociación creada por SomalyMam -Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional- con el objetivo deconseguir la reinserción sociolaboral de mujeres en situación precaria y más especialmente,las menores víctimas de explotación sexual.-Por nuestro país pasan cada año 500.000 mujeres que luego son obligadas a prostituirse,
  • 85. aquí o en otros lugares. ¿Cómo se inicia este círculo vicioso?-Una de las principales razones es la demanda masculina de acceso sexual a las mujeres,aunque de eso no se habla. El hombre se siente legitimado para poder reclamar "serviciossexuales" en cualquier momento y a cualquier precio. La mujer es mercantilizada y comoobjeto de consumo se reclama que haya "variedad". Por esta razón cada vez hay más tráficode mujeres de muy diferentes países, razas, edades. Sólo hace falta relacionar esto con lascondiciones de vida de estas mujeres en sus países de origen, las circunstancias de pobreza,las políticas de género, la violencia...-Ahora parece que la decisión de salir de un país a buscar un futuro, es tomada en másocasiones por la mujer que por el hombre. ¿A qué se debe el cambio?-Es una realidad complicada en la que influyen muchos factores. Uno de los principales eslo que se ha llamado feminización de la pobreza, la consecuencia sobre las mujeres de losplanes de ajuste estructural, las estructuras patriarcales, los conflictos militares, la violenciadoméstica, el hecho de que cada vez más mujeres sean cabeza de familia, hacen que sea lamujer la que se ve obligada a buscar otras salidas y nuevas formas de acceso a los recursoseconómicos.-La explotación sexual se ha sufrido en silencio y desde la marginación por parte de lasvíctimas; y con la mirada hacia otro lado por parte de la sociedad. Esto ocurre enTailandia por ejemplo, pero también en nuestro país. ¿Hay diferencia para una víctimasegún se trate de uno u otro lugar?-No. Las consecuencias en la identidad, dignidad y autoestima de la persona no dependendel lugar en el que se encuentre. Estamos hablando de esclavitud. La esclavitud sexual esun atentado contra los derechos fundamentales tanto en Botswana como en Suecia. Portanto, es un problema que debemos abordar desde este punto de vista, el de los derechoshumanos, independientemente de las circunstancias concretas o situación geográfica decada mujer.-Este tipo de esclavitud ¿qué valores destruye en la víctima? ¿Se pueden recuperar?-Los traumas son enormes. Los perfiles psicológicos de estas mujeres reflejan destrucciónde la autoestima, estrés, falta de esperanza, desmotivación, depresión, soledad, ansiedad...La recuperación es muy complicada, requiere mucho esfuerzo y energía por su parte, peroes posible, aunque la violencia sufrida es imposible de olvidar. Hacen falta políticascontundentes que ataquen la raíz del problema, que impidan que las mujeres sean víctimasde ello y que dispongan de los medios necesarios para su eficaz reintegración. ∆AFESIP-Spain. C/Marqués de Santa Ana, 18. Bajo. 28004-Madrid. Tfno. 91 360 46 65/www.afesip.org El hombre se siente legitimado para poder reclamar servicios sexuales encualquier momento y a cualquier precio. La mujer es mercantilizada y como objeto deconsumo se reclama que haya variedadQue en pleno siglo XXI siga existiendo esclavitud puede parecer increíble o, como mucho,pensar que se está hablando de algún país perdido en el mapa. Pero no, existe esclavitud entodas partes, allí donde no se respeten los derechos humanos, allí donde existan hombresque desprecien la dignidad humana, que se crean superiores, diferentes, mejores.La esclavitud nunca se ha erradicado, sólo ha cambiado de forma, ha mutado, para
  • 86. adaptarse a los tiempos y para pasar desapercibida entre el ruido y las prisas.Ya no cruzan los mares barcos cargados de negros hacinados en las bodegas para servendidos luego como mano de obra, como criados de los terratenientes. Pero hoy cruzan enpateras para morir en la costa o para acabar siendo explotados por empresarios sinescrúpulos.Pero también se trafica con mujeres, con niños, con todo aquello que sirve para satisfacerlas "necesidades" del primer mundo.Esclavos del siglo XXI que no se diferencian en nada a los de cualquier tiempo, porque lasmiserias humanas no conocen épocas, ni entienden de progreso.Antes la esclavitud se definía en una línea concreta de actuación. Ahora se ha diversificadoe introducido en todos los niveles de la sociedad, en todos los terrenos.En el fondo se trata de explotar al prójimo, de robarle su dignidad, de utilizarle para tuprovecho y para la satisfacción de los más bajos instintos.La humanidad ha cambiado de ropajes, pero ningún cambio ha podido disimular sus eternascarencias.El hombre sigue siendo el peor enemigo del hombre.¿Hasta cuándo?Cómo el sistema ha traicionado al pueblo negro: Momentos decisivosby Bob AvakianObrero Revolucionario #1229, 15 de febrero, 2004, posted at rwor.orgEste artículo salió por primera vez en el Obrero Revolucionario No. 894, 16 de febrero de1997.En un sentido decisivo y fundamental, este sistema le ha fallado, ha traicionado, al pueblonegro en momentos decisivos de la historia. En concreto, podemos mencionar dosmomentos decisivos después de la guerra de Secesión, que abolió la esclavitud.Después de la guerra de Secesión, durante la Reconstrucción (un período corto de no másde 10 años, aproximadamente entre 1867 y 1877), el ejército federal, el ejército de laUnión, permaneció en el Sur para garantizar el cumplimiento de importantes reformas,tanto en la base económica como en la superestructura política.Hoy, en las películas de Spike Lee sale una línea de "40 acres y una mula". Eso se refiere ala promesa que les hicieron a los negros durante la guerra de Secesión de darles tierra (y losmedios necesarios para trabajarla). En ese entonces, para los negros, la propiedad de latierra era crucial, una especie de "ancla" económica para impedir que los volvieran aesclavizar o los sometieran a la servidumbre en las plantaciones del Sur.Además de las "40 acres y una mula", les prometieron otros derechos económicos ypolíticos. De hecho, en el breve período de la Reconstrucción, aunque no se cumplieron deltodo las promesas de esos derechos, sí hubo importantes cambios y mejoras en la situaciónde los negros del Sur. Durante la Reconstrucción, los esclavos emancipados practicaron,aunque no plenamente, el derecho al voto, a ocupar cargos y otros derechos
  • 87. constitucionales de los ciudadanos. Incluso, algunos negros fueron elegidos a puestos altos,aunque nunca a la gobernación, de varios estados sureños.Ese proceso fue muy contradictorio. La fuerza armada del estado, o sea el ejército federal,nunca garantizó plenamente esos derechos y a menudo aplastó luchas populares en pro deesos derechos. Pero en el Sur se estaba dando una especie de renacimiento democrático-burgués, no solo en favor de las masas negras sino también de muchos blancos pobres y dela clase media. A pesar de agudas contradicciones, durante los 10 años que duró laReconstrucción, hubo un florecimiento de reformas democrático-burguesas. No fue unarevolución proletaria, pero fue algo significativo para la época.En 1877, todo eso se acabó y se traicionó. La burguesía había conseguido lo que quería:consolidar la totalidad del país; consolidar su posición económica y política en el Sur, asícomo en el Norte y el Oeste.Muchos de los antiguos esclavistas estaban empezando a recuperar sus plantaciones y aponer en marcha una forma de explotación básicamente feudal (o semifeudal) de millonesde negros por medio del sistema de aparcería (sharecropping), una especie de servidumbrefeudal impuesta por el terror judicial y extrajudicial. El capital bancario y otros sectores decapital del Norte habían penetrado en la economía sureña y estaban entrelazados con elsistema de plantaciones y otros aspectos de la economía sureña a múltiples niveles. Así queel renacimiento democrático-burgués que signó a la Reconstrucción estaba empezando a seruna amenaza para la burguesía, así como para los terratenientes sureños. Los capitalistasdel Norte ya no querían seguir protegiéndolo o tolerándolo, y mucho menos permitir quecobrara fuerza o que se escapara de su control.Así que en 1877 sucedió algo dramático: el ejército federal se retiró, les quitaron a losnegros los parciales logros económicos y políticos, y los sometieron de la forma mássalvaje al viejo sistema de plantaciones, ahora como peones en vez de esclavos. Al ejércitofederal le dieron dos tareas inmediatas: una, aplastar huelgas, que en ese entonces eranesencialmente de trabajadores blancos; y dos, continuar el genocidio de los indígenas ymeter a los que quedaban en los campos de concentración y pobreza que llaman "reservas".Aquí se puede ver otro ejemplo dramático de cómo la clase dominante divide paraconquistar a grupos de oprimidos: uno de los ejemplos más trágicos fue la formación de los"Buffalo soldiers" (negros reclutados por el ejército para luchar contra los indígenas) justocuando se traicionaba la Reconstrucción.Pero el punto general que quiero recalcar es que en un momento decisivo de la historia deEstados Unidos se planteó muy claramente la pregunta: ¿serían los negros "incluidos",integrados o asimilados a la sociedad en pie de igualdad? ¿Se atacaría y extirparíasistemáticamente la esclavitud y sus vestigios o no? Y la respuesta fue un tajante ¡NO! Yhay una razón objetiva para eso: la burguesía no podía hacerlo sin destripar todo su sistema.Por el contrario, volvieron a encadenar a los negros, no con cadenas de hierro sino concadenas económicas, como deuda y otras formas de explotación económica, y con opresióny terror judicial y extrajudicial. Así que ese fue un momento decisivo en el cual el sistemale falló al pueblo negro y lo traicionó. Y todos, no solo los negros, sino todos los proletarios
  • 88. de todas las nacionalidades y las amplias masas populares, deben entender eso bien,aplicando la posición, el método y el punto de vista del materialismo dialéctico e histórico.Los blues del aparcero y la acción afirmativaEl otro momento decisivo en que el sistema le falló al pueblo negro y lo traicionó fuedespués de la II Guerra Mundial, durante el movimiento de derechos civiles. En eseentonces, cambios en la economía y la "geopolítica" mundial, así como cambios en laeconomía estadounidense, causaron un cambio dramático en la situación de millones denegros.Todo mundo sabe de la masiva migración hacia el Norte de negros durante la II GuerraMundial y especialmente después. En los años 50 y 60, millones de negros se trasladaronde las plantaciones a los centros urbanos, especialmente del Norte, pero también del Sur.Como señalamos en La pura verdad, verdad liberadora: Cómo este sistema ha oprimido alpueblo negro, cómo se puede acabar finalmente con toda la opresión,el mismo sistema queesclavizó a los negros y que después los sometió a la aparcería y otras formas deexplotación semifeudal, ese mismo sistema y su clase dominante, que se benefició de esodebido a las particularidades del modo de producción burgués, ese mismo sistema, despuésde la II Guerra Mundial, los expulsó de la tierra, sin consideración alguna por todo eltrabajo que le habían dedicado ni todo lo que producían.Hoy se oyen canallas ataques contra la acción afirmativa, como: "No es justo, a mi hijo lefue muy bien en el examen SAT y no puede ingresar a la universidad que quería porque ledieron el puesto a un negro que sacó menos en el SAT, bla, bla, bla". Cada vez que oigoarremetidas y quejas ignorantes así, me pongo a pensar en algo que vi en la serie ThePromised Land (La tierra prometida) que transmitió la cadena PBS sobre la migración delos negros de Misisipí a Chicago, y de sus experiencias tanto en el Norte como en el Sur.La serie presentó en términos históricos generales el fenómeno social del que hablo: lamigración masiva de negros hacia el Norte después de la II Guerra Mundial. Se enfocó enlos que fueron a Chicago desde Misisipí, y a Detroit, Cleveland, etc. También relató esahistoria en términos personales. Entrevistó a varias personas que contaron cómo y por quése fueron del Sur y qué encontraron en el Norte. Algo que contó un señor negro meimpactó, especialmente en vista de las pendejadas que están fomentado contra la acciónafirmativa.El señor contó cómo era el sistema de aparcería. Además de la explotación "normal" de losaparceros, para colmo los estafaban. En el sistema de aparcería, la tierra pertenecía al amo,y cada año adelantaba a los aparceros semillas para la siembra. Esencialmente todo, desdela tierra que trabajaban, pertenecía al amo, y al fin del año este hacía las cuentas. Losaparceros tenían que entregarle toda la cosecha a él, y él les devolvía una parte. En estecaso se trataba de un sistema modificado, o sea que no recibían el pago "en especie" (con lomismo que habían producido) sino en dinero. Así funcionaba la aparcería en el Sur en esetiempo, así que se puede ver por qué no era fácil irse si uno se sentía descontento,explotado y estafado, pues estaba endeudado desde el principio, siempre estaba endeudado.
  • 89. Bueno, no solo existía un sistema de explotación permanente, institucionalizado ylegitimado, sino que para colmo los estafaban. El amo, que además de ser dueño de todomanejaba las cuentas y era el dueño de la tienda donde los aparceros tenían que comprar loque necesitaban, siempre los estafaba.Un año, el día de arreglar cuentas, el padre del señor que contaba la historia fue a reclamarsu dinero por todo el año de trabajo. Pero el amo lo estafó: subió el precio de todo, de lossuministros, la comida y la ropa que la familia tenía que comprarle. Y el amo le dijo: "Aquíestá lo que te debo". Una miserable cantidad. Además de explotado, estafado. Pero eso nofue todo. El amo le dijo: "Sí, eso es lo que te debo, pero no te puedo pagar este año porquelo necesito para pagar la matrícula de mi hijo en la universidad". ¡Qué es eso si no acciónafirmativa para la supremacía blanca! Y el aparcero, además de estafado, engañado yexplotado, dijo: "Me está diciendo que después de tanto trabajo para dar de comer a mishijos, darles calzado, no me va a pagar ni eso por lo que trabajé tanto, porque lo necesitapara pagar la matrícula de su hijo".Así que no quiero oír más pendejadas de que la acción afirmativa es una ventaja injustapara los oprimidos.Traición en la tierra prometidaVolvamos al movimiento de los derechos civiles, que empezó en los años 50 y continuódurante los 60. Ese fue otro momento decisivo. Después de la esclavitud vino laReconstrucción y eso fue traicionado: se instituyó el sistema de aparcería, acompañado delsurgimiento del KKK y todo ese terror. Pero en los años 1950 y 1960, algo nuevo se pusosobre el tapete: la cuestión de verdadera igualdad y derechos iguales para todos, laabolición del sistema racista conocido como Jim Crow y de toda esa discriminación.Esa fue la demanda que se hizo, eso fue lo que se puso sobre el tapete. ¿Y qué pasó?Bueno, se abolieron ciertos aspectos del sistema Jim Crow y la segregación legal, ciertosprincipios de "apartheid" que negaban a los negros por ley la igualdad formal; por ejemplo,que en una corte la palabra de un negro no valía lo mismo que la de un blanco.¿Pero se logró siquiera acercarse a la plena igualdad, dio el sistema a los negros igualdad?¡NO! A pesar de la tremenda y heroica lucha y sacrificio de las masas negras (y de otrosque las apoyaban), la respuesta es ¡NO!El sistema que por siglos los encadenó a las plantaciones sureñas, ahora los echaba de lasplantaciones como consecuencia de los cambios operados en la economía sureña y del país,así como de la economía y geopolítica mundial.Para ese sistema, la mano de obra negra en las plantaciones había dejado de ser necesaria,se había vuelto superflua. Así que millones de negros se fueron a las ciudades, dondevivieron segregados y superexplotados en los sectores inferiores del proletariado.
  • 90. Otra dimensión de esa situación la expuso poderosamente Carl Dix en una charla en quecontó de cuando trabajó en una acería de Baltimore. Tan pronto llegó, lo pusieron a trabajaren el peor oficio, en la fundición, donde trabajaban los demás negros. Contó que una vezestaba hablando con un obrero negro mayor (¡y esta es otra historia que arroja luz sobre laacción afirmativa y la tal "discriminación a la inversa"!) y le contó que tenía 25 añostrabajando en el mismo departamento, donde se hace el trabajo más pesado, el que menospaga y ofrece menos seguridad, a pesar de que llevaba 25 años trabajando ahí. Le contó queél adiestraba a todos los blancos que llegaban y que cuando sabían el oficio los ascendían,pero él nunca salió de ese departamento infernal. ¡¿Qué es eso si no acción afirmativa parala supremacía blanca?! Repito, no quiero oír más ataques reaccionarios contra la acciónafirmativa porque estamos lejísimos de la igualdad, ni de que los oprimidos tengan ventajasinjustas; hágame el favor.*****De hecho, como dice La pura verdad, verdad liberadora,la discriminación no estáoperando "a la inversa"; sigue operando de la misma manera que siempre ha operado a lolargo de la historia de Estados Unidos, sigue promoviendo la supremacía blanca y elmachismo.En términos históricos, aquí tenemos dos importantes momentos decisivos (después de laguerra de Secesión y después de la II Guerra Mundial, o sea, la Reconstrucción y elmovimiento de derechos civiles) en los que se planteó claramente la pregunta: ¿dará elsistema derechos iguales a todos? Y la respuesta del sistema fue: ¡NO! No se tratasimplemente de que la clase dominante no quisiera hacerlo, sino de que no podía hacerlo.No podía hacerlo porque hubiera tenido que desmantelar todo su sistema, y minar su baseeconómica y superestructura.