Uploaded on

Documento IDEAM Colombia

Documento IDEAM Colombia

More in: Travel , Business
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
446
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 6Los suelos:estabilidad,productividady degradaciónAutores:Guillermo Mantilla (suelos y geomorfología), LuzStella de la Torre (biología del suelo), CarlosEduardo Gómez (suelos y materia orgánica)*,Napoleón Ordóñez, Jorge Luis Ceballos (formaciónsuperficial, geomorfología y glaciares)**, ChristianEuscátegui, Pedro Pérez, Sandra Pérez(morfoestructura geológica), Nestor Martínez,Reinaldo Sánchez (alertas morfodinámicas), NancyMaldonado (sistema de información), Sandra Pérez(cartografía y SIG), Jorge Gaitán, Leonor Chávez ,Clara Chamorro (biología del suelo)***, AntonioFlórez (sistemas morfogénicos)***** Profesor, Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano** Profesor, Facultad de Economía, Universidad Militar Nueva Gra-nada*** Profesora emérita, Facultad de Ciencias, Departamento de Bio-logía, Universidad Nacional de Colombia**** Profesor asociado, Facultad de Ciencias, Departamento deGeografía, Universidad Nacional de ColombiaCon la colaboración de:Jorge Hernández (asesor científico), Claudia Cano,Javier Rodríguez, Jacqueline León, Johan AlbertoBuitrago
  • 2. 229EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLLIntroducciónLos pedólogos tradicionales han definido los suelosde acuerdo con una serie de variables que tienenque ver básicamente con la historia geológica y los facto-res ambientales que intervienen en su formación. Si bienesta definición es importante en el desarrollo científico,existe también una visión que los define no sólo por sucomplejidad bioquímica y geoquímica sino por las fun-ciones, la estructura y los servicios que prestan a la natu-raleza y a la sociedad. En esa nueva visión integral traba-ja el Ideam.Bajo esta perspectiva, los suelos no pueden abordarseexclusivamente a partir de la geoquímica y de los com-plejos minerales u organominerales que los componen,sino, además, teniendo en cuenta los ecosistemas en queestán inscritos. Así, el suelo en el trópico húmedo, delcual hace parte Colombia, es un componente más queinteractúa sistémicamente con otros componentes ex-ternos e internos para mantener una determinada clasede productividad y, sobre todo, para permitir la repro-ducción de la exuberancia natural, que es propia de estaszonas del planeta.Generalmente, la mirada clásica sobre los suelos losdescribe desprovistos de agua, fauna y microorganismos,con niveles freáticos bajos y con unos componentes mi-nerales y orgánicos propios de las zonas templadas delmundo, en donde las aguas ya les han sido retiradas parasu adecuación como tierras agrícolas. Esta concepciónde los suelos se basa en la necesidad de contar con deter-minados componentes organominerales y ciertas condi-ciones de humedad del suelo propicias para el funciona-miento óptimo de la agricultura moderna de altaproductividad, que requiere de grandes subsidios, paga-deros tan sólo por los gobiernos de los países desarrolla-dos, y de altas inversiones en herbicidas y plaguicidaspara mantener su productividad.La visión integral del suelo, por el contrario, permitereconocer en Colombia una serie de ecosistemas dife-rentes y únicos, cuyos componentes internos y externosintegrados son los que le dan al suelo determinadas ca-racterísticas de productividad y estabilidad y le definensu estado de degradación. A continuación algunos de losejemplos de los ecosistemas y los suelos más representa-tivos del país.Suelos de los páramosEn los suelos de las zonas altas de Colombia (desde lospicos nevados y los páramos, hasta la alta montaña andinainestable), independientemente de la composicióngeológica y de las influencias volcánicas que los afecten,se puede encontrar ciertas constantes en altitud, clima ycubrimientos florísticos y faunísticos (con presencia deciertas especies endémicas, especialmente en el planoflorístico) que son propias de esos tipos de suelos y esen-ciales para comprender la función, la estructura y los ser-vicios que le prestan al ecosistema y al hombre que habi-ta en él.Así los páramos y los altiplanos colombianos, que seobservan desde Ipiales hasta el parque nacional naturalde Tamá, gozan de una vegetación especial en la que so-bresalen los frailejones (Espeletiae spp.) y los colorados(Polylepis spp.), tienen unas temperaturas promedio anua-les entre bajas a medias y una distribución de las precipi-taciones muy regular, que por lo general no pasa de los1.500 mm anuales, bien distribuidas, de intensidad sua-ve y de magnitud suficiente para no causar estragos enestos pisos altitudinales. Estas condiciones naturales es-tán acompañadas por una cultura, de raíces prehispánicas,de la papa y las habas, de la ruana y del frío.Todo este conjunto de componentes actúa entre sípara producir un medio natural único –el del páramo–,que cumple una función sistémica sostenible de la pro-ductividad, propia de este tipo de suelos. Esta producti-vidad quizás sea menor, comparada con la de la media ola baja montaña, más aún con la de la selva ecuatorialcálida y húmeda, pero cumple una función ambientalesencial: proteger la biodiversidad, producir, capturar yregular las aguas, además de ofrecer unos paisajesescénicos excepcionales.Sin embargo, para mantener estas funciones propiasde los suelos del páramo se necesita que esas condicionesde vegetación, clima, aguas y materia orgánica manten-gan un cierto equilibrio. De lo contrario, las tierrasparamunas se convierten en eriales, tal y como está suce-diendo en la actualidad por la sobreexplotación agrícolay la llegada de la ganadería extensiva, que depredan lasespecies endémicas y alteran las condiciones naturales.Suelos del Cinturón CafeteroAl penetrar en un bosque húmedo del Cinturón Cafete-ro, adecuado para café con sombrío, resalta la hojarasca,conformada por hojas, tallos, ramas caídas de colorparduzco a medio descomponer, la presencia de insectos einvertebrados, en general, así como una sensación de fres-cura y humedad. Son comunes los guamos (Inga spp.) ydemásleguminosasfijadorasdenitrógenoenelsuelo,cuan-do se logra una inserción adecuada de los arreglos vegeta-les multiestratificados, incluyendo el café y otros cultivoscompatibles con estas condiciones ambientales; general-
  • 3. 230 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALmente, la deficiencia de nutrientes no es notoria y la vege-tación y sus mosaicos bióticos se muestran sanos. Todoello permite a la vez, un control biológico para buena par-te de las plagas y enfermedades, y asegura la estabilidaddel suelo y la sostenibilidad de la productividad.La zona cafetera está localizada principalmente en lasvertientes húmedas cordilleranas, aproximadamente en-tre los 1.200 y 2.000 msnm, con una cobertura vegetalde bosque andino estratificado, en donde el café haceparte del sistema como sotobosque.Son suelos jóvenes con características morfológicas ypropiedades fisicoquímicas especiales, dadas por cenizasvolcánicas con una predominancia de material amorfoen la fracción arcilla, conocida como alófana, lo que losdiferencia de suelos originados por otros materiales. Pre-sentan un relieve ondulado o quebrado y buena profun-didad, en general; tienen excelentes condiciones físicas yadecuada estabilidad estructural y permeabilidad, lo quelos hace resistentes a los procesos erosivos.En procura de obtener mayores rendimientos del café,se introdujeron variedades que exigen mayor cantidadde radiación solar, lo que ha ocasionado la modificacióno eliminación de la estructura de la vegetación, esencialen la sostenibilidad de este agroecosistema.En los suelos del Cinturón Cafetero concurren el ma-terial volcánico alterado, la humedad relativa, la distribu-ción regular de promedios anuales de lluvias apreciables,la biomasa de bajo contenido de lignina y una hojarascaasociada a una macro y mesofauna, así como a una activi-dad microbiana y complejos organominerales que sostie-nen los flujos energéticos entre el suelo y la vegetación.Suelos de la OrinoquiaLos ecosistemas de la Orinoquia colombiana son tanúnicos y específicos que ni siquiera tienen similitud conlos de la Orinoquia venezolana, y sus sabanas tampocoson comparables con las africanas, a pesar de estar locali-zadas ambas en el trópico. Las sabanas de la Orinoquiacolombiana, propias de un trópico húmedo en forma-ción, presentan procesos geoquímicos no finalizados y,por consiguiente, no tienen el mismo tipo de evidenciaspedológicas que las sabanas más antiguas del mundo,consolidadas como tales. Estas sabanas son de gran fra-gilidad y están influenciadas drásticamente por todos loscomponentes del ecosistema, en especial por los bióticosy por los regímenes hidrológicos, incluidos los desbor-des de los ríos y las inundaciones a que están sometidas.Estos ecosistemas tienen un comportamiento muy di-námico en el tiempo, circunstancia que entendieron ymanejaron muy bien las culturas prehispánicas, y que aúnconservan las culturas actuales asentadas en estas áreas. Enverano o tiempo seco, gran parte de las sabanas orinocensespresenta una vegetación compuesta básicamente porrizomas y por especies que resisten la quema y los incen-dios, inducidos o naturales; en ellas las matas de monte,los morichales, los raudales, los bosques de galería cum-plen una función esencial para el acceso al agua por partede la fauna y la población humana. En tiempos secos, laimportancia de los ojos de agua, de los caños y, en general,de todas las estructuras boscosas protectoras del agua escrucial para la supervivencia de ciertos vertebrados que seprotegen o encuentran un ‘oasis’ en estos pequeños cuer-pos de agua durante las largas sequías.En el momento en que llega la lluvia a la Orinoquia,el panorama es otro. La dinámica de la sabana tiene unacara diferente: no dominan ni los vegetales que resistenlas quemas ni las especies animales que encuentran refu-gios en los ojos de agua. En los tiempos de lluvia, se estáfrente a una sabana inundada, con desbordes, en dondelos aspectos limnológicos y las dinámicas de los recursoshidrobiológicos predominan frente a cualquier otro com-ponente del ecosistema. En esta gran época de inunda-ción, el fitoplancton, el zooplancton y el perifiton sonmuy importantes para la nutrición de otras especies ycomunidades que resisten la abundancia y el exceso deaguas, sean éstas de tipo faunístico o florístico.El aprovechamiento comunitario y social de la saba-na, introducido y creado por las comunidades humanasque habitan la Orinoquia y por la transhumancia ligadaa esos cambios climáticos, son elementos de crucial im-portancia para la sostenibilidad de los ecosistemas en sudinámica temporal, con unas épocas de verano en lasque las sequías pueden durar hasta siete meses y otras dehumedad, que inundan gran parte del territorio. El avancede la propiedad privada sobre las tierras de estas sabanaspodría introducir algunos ingredientes que dificultaríanla sostenibilidad de un medio como éste.Suelos de la AmazoniaLos suelos de la Amazonia colombiana, al igual que laregión de la Orinoquia, tienen una disponibilidad decomplejos orgánicos y organominerales de transcendenciaen la oferta de nutrientes, que los diferencia de laAmazonia en general. Contienen proporciones aprecia-bles de arcillas con algún grado de saturación de bases;las zonas aluviales han recibido material andino, el cualmejora la oferta mineral para la vegetación. Existe unafase orgánica notable recirculadora de nutrientes, perono bajo condiciones de escasez, como ocurre en los am-plios territorios de la Amazonia brasileña.
  • 4. 231EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLEl levantamiento de los Andes también afectó estas pla-taformas, a través de grandes procesos de sedimentación,seguido de una acción morfoclimática intensa y permanen-te, que no ha permitido una alteración profunda de losminerales, propia de suelos tropicales. Esta es una de lasrazones por las cuales no se encuentran corazas férricas con-tinuas y horizontes óxicos consolidados y generalizados.A estos suelos, sin sus altos índices de biodiversidad ylas estrategias desarrolladas por las especies para su per-manencia, con carencias minerales y condiciones extre-mas de pluviosidad, brillo solar y temperaturas, no esposible entenderlos.Suelos de las llanurasdel PacíficoLa llanura del Pacífico con sus componentes ambienta-les tiene también dinámicas muy complejas que no pue-den entenderse bajo la mirada exclusiva de un estudioclásico de sus suelos. A los suelos del Pacífico, sea quecorrespondan a las vegetaciones de los dominios maríti-mos, a la confluencia de aguas dulces y saladas o a lossistemas naturales, que se dan esencialmente exentos desalinidad, hay que mirarlos integralmente bajo todos suscomponentes climáticos, hidrológicos, bióticos, etc.En el Chocó Biogeográfico, las interacciones entrelas aguas del mar y las aguas dulces, los pantanos y lasllanuras de desborde, con toda la biomasa propia de laselva húmeda que está gran parte del tiempo bajo inun-dación y adaptada a ella, hacen que la nutrición de lasmasas boscosas cobre un valor muy especial y complejo:allí la vegetación tiene que soportar, además de ese tipode aguas freáticas y de inundación, cielos encapotados ypluviosidades por encima de los 5.000 mm anuales, queobligan a otorgarle un valor de extrema importancia a lalimnología (el zooplancton, el fitoplancton y el perifiton)y a los recursos hidrobiológicos asociados para el mante-nimiento de la nutrición y de los elementos nutritivosque sostienen estas masas boscosas tan exuberantes y den-sas y con una productividad primaria tan elevada.Los suelos del Chocó Biogeográfico, al igual que losde la Orinoquia, no existen sino en ese lugar del planetay en esa zona del territorio colombiano. Por eso no sepuede hablar de los suelos del Chocó Biogeográfico sinode sus ecosistemas, en los cuales el suelo es sólo uno desus componentes y sus dinámicas están asociadas a todasesas condiciones ambientales agresivas y difíciles, si selas compara con las de otros ecosistemas del país.El manejo sostenible de este ecosistema tiene que te-ner en cuenta la complejidad y multiplicidad de factoresque entran en juego. Si se utiliza sólo un factor, se ten-dría dificultades en la adaptación de nuevas especies y enel mantenimiento de la productividad, propia de estosecosistemas. Por ejemplo, ya se ha informado de las gra-ves dificultades que se presentan en el Urabá para elmantenimiento de la productividad del banano, debidoa la degradación de los ecosistemas del ChocóBiogeográfico por la desecación de muchos de susentornos y la destrucción de su vegetación, en especial ladel catival, para dar paso a los cultivos de banano.Desde luego, no se trata de negar la posibilidad deintroducir nuevas especies de gran productividad paralos mercados actuales, pero sí de llamar la atención sobrela necesidad de tener en cuenta lo que hay al interior delas dinámicas ecosistémicas. El manejo del desarrollosostenible en estos medios debe buscar ‘copiar’ las diná-micas del paisaje y no, transformarlas totalmente: hayque dejar por lo menos ciertos tipos de componentes degran interés que permitan la supervivencia del ecosistemay no, su degradación.Los humedalesLos humedales, localizados especialmente en el norte delpaís, en la alta montaña y en los valles interandinos, sontambién sistemas naturales de gran significado desde elpunto de vista ecosistémico, social e hidrodinámico.Conforman una parte importante del territorio colom-biano y corresponden a ciertas dinámicas tectónicas ysedimentológicas que han acompañado el levantamien-to del sistema andino con sus correspondientessubsistemas.Algunas investigaciones han señalado que estoshumedales fueron utilizados con gran prudencia y cono-cimiento por las culturas prehispánicas que habitaronen sus alrededores, logrando una adaptación al mediodel humedal que les permitió usarlo para su beneficiosin destruirlo. Por el contrario, en la actualidad, el hom-bre moderno y aún muchas de nuestras culturas tradi-cionales actuales consideran estos entornos llenos de aguacomo un estorbo para el desarrollo urbano y para la la-branza moderna.Así, cuando se ven emplazadas frente a ellos tratan desacar sus aguas a través de obras costosas, buscando biensea la expansión urbana (generalmente para vivienda delos sectores de extrema pobreza o para propiciar invasio-nes ilegales) o bien, la ampliación de la frontera agrícola.Esta costumbre quizás haya sido tomada de las tecnolo-gías adoptadas por los pioneros en adecuación de tierrasdel país, desarrolladas por lo general en países con con-diciones secas, como México e Israel, olvidándose de que
  • 5. 232 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALen Colombia priman las condiciones de humedad y nolas xerofíticas. Como consecuencia de esta visión, granparte de los diseños de adecuación de tierras han sidoinapropiados porque han causado la degradación de lastierras, con evidencias graves en muchos sitios corres-pondientes a tierras no productivas, como las del Cari-be, y a algunos valles interandinos, como el Valle delCauca o el Alto Magdalena.Para la visión integral de los suelos, los humedales per-miten la supervivencia de ciertas especies de vegetación yde fauna nativas, que se adaptan perfectamente a los nive-les freáticos altos y a los encharcamientos, sirviendo deamortiguación cuando se desbordan los ríos principalesen ciertas épocas del año, con grandes regímenes de preci-pitaciones; cumplen además una función hidrodinámicade retención de sedimentos y contienen las inundacionesen otras áreas, ya que sirven de colchón para estas aguassobrantes en épocas de inundación o de desborde.Colombia, un territorioen formaciónComo bien ha sido reconocido por muchos investigado-res y un gran número de buenos observadores, los suelosdel territorio colombiano están en formación. Y estánen formación con la ayuda de unos factores climáticosmuy agresivos. Esta formación, que comienza con el le-vantamiento mismo del sistema montañoso andino, hapermanecido hasta nuestros días y continuará, a travésde una doble acción dada por una alteración y por untruncamiento de esa alteración en los suelos. Todos losdesprendimientos del suelo que se dan en las zonas altasde las montañas son el material que, más adelante, va adepositarse en las gargantas de las cordilleras o en lasdepresiones del sistema andino. La mayor parte de lasciudades importantes del país están ubicadas en depósi-tos que corresponden a esas dinámicas del sistema.Es esta la razón por la cual el país no cuenta con losperfiles de suelos propios del trópico húmedo, con to-dos sus componentes de óxidos, de férricos y de alumi-nio, que conforman corazas o costras de hierro en otraslatitudes o bien, llanuras de depresión, en donde se pre-senta una bioquímica especial que no permite la forma-ción de arcillas expandibles, componente dominante deesos suelos duros que se resquebrajan y que son imper-meables, propios de las llanuras de África.En Colombia no existe ese tipo de alteración tropicalde los suelos, en razón de la juventud de todo el sistemay a su permanente renovación. Además, los suelos delpaís se han visto matizados permanentemente a travésdel tiempo por cenizas volcánicas y productos provenien-tes de las erupciones de los sistemas volcánicos, que ledan otro significado a la productividad del suelo. Gra-cias a esta combinación de trópico húmedo en forma-ción, con cenizas volcánicas y con condiciones de alti-tud, se puede contar en el país con unos cinturonescafeteros de gran productividad y con unas estructurasvegetales protectoras que han logrado una sostenibilidadmuy importante en los cafetales con sombrío.Así, el país se encuentra frente al manejo de unossuelos de trópico húmedo muy jóvenes y deleznables,confinados en un sistema cordillerano bajo condicionesclimáticas e hidrológicas agresivas, que conforman enconjunto un medio blando con tendencia a arrancarse ya depositarse cada vez más en las partes más bajas, dandolugar a terrazas, valles y deltas donde se localiza una agri-cultura intensiva y frente a los cuales se debe tomar cier-tas precauciones para el mantenimiento de sus capacida-des productivas.Como bien se observa, el territorio colombiano tieneun medio natural de manejo muy complejo, cuyos ele-mentos no pueden abordarse aisladamente porque sepierde la razón de ser del mismo medio natural, con di-námicas asociadas integrales, por no decir ecosistémicas.Hasta el momento, las evidencias, las observaciones, elconocimiento tradicional y el conocimiento científicomoderno indican que para entender el funcionamientode los suelos colombianos es imprescindible construiruna estructura investigativa e informativa que considerede manera integral los procesos naturales y sociales.También se hace evidente que cada país cuando abor-da su medio natural lo hace con ciertos principios deautenticidad y de identidad, puesto que a lo largo y an-cho del mundo no hay condiciones naturales similares.Esa es la razón por la cual se ha querido construir unmétodo de aproximación a los suelos que, utilizando lossistemas modernos, le permita al país conocer esas es-tructuras y esas dinámicas superficiales y subsuperficialesde su medio físico, considerando todos los factores am-bientales asociados o que influencian a esas dinámicasnaturales.En principio se observó cómo se dispone de un me-dio blando, tanto en la montaña como en las llanuras;de un medio que se desliza; que se deposita; que se enta-lla; que forma deltas y llanuras, y que presenta condicio-nes fisicogeográficas muy especiales, para las cuales sedebe construir una forma de observar, de mirar y de sen-tir que no distorsione la realidad y que permita la crea-ción de una cultura del conocimiento, dirigida a utilizaren forma sostenible estos entornos tan exuberantes perotan frágiles.
  • 6. 233EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLEsta es la razón para introducir en el conocimientodel suelo de Colombia cuatro componentes que se arti-culan en el tiempo y en el espacio. Ellos son el ambientede biodegradación, el techo pedólogico, la formaciónsuperficial y la morfoestructura geológica, como respon-sables de una estabilidad, una productividad y una de-gradación enmarcados en determinados manejos y cier-tos tipos de ocupación humana.Bajo esta concepción, la valoración de la productivi-dad de los suelos colombianos tiene que tener en cuentael ambiente de biodegradación, representado por la macroy mesofauna, por las poblaciones microbiológicas debacterias y hongos y por las dinámicas orgánicas asocia-das con el almacenamiento o la biodegradación de esamateria orgánica, que hacen posible una nutrición vege-tal sin subsidios onerosos para la misma reproduccióncultural. Hasta el momento se había tenido en cuenta lamateria orgánica como un simple porcentaje representa-do en carbono, sin considerar todo aquello que tieneasociado y que está influenciando esa dinámica orgáni-ca, tanto encima del suelo como en su interior.Así mismo, bajo esta mirada integral, la estabilidad delos suelos debe valorarse de acuerdo a su geología, a suformación superficial y a los factores ambientales externosa él, llámese coberturas vegetales o grados de antropizaciónde ese suelo. Una visión corriente de esta concepción delsuelo puede tenerse fácilmente en una carretera por cual-quier lugar del sistema montañoso, donde haya un cortede la vía. En él se puede ver la geología: unas rocas durasque son el basamento de la estabilidad; sobre ellas, unmaterial marrón o pardo, de un metro o varios centenaresde metros, que es lo que se denomina formación superfi-cial y que corresponde a la plástica del sistema donde sedan los eventos geomorfobiológicos más importantes; so-bre ella está el suelo y sobre él, una hojarasca, una materiaorgánica, una vida animal y vegetal que sustenta a la vez ala vegetación superior y protege los estados nutricionalesy de estabilidad física actuales. Allí actúa el hombre.El atraso en materia de manejo sostenible del trópicohúmedo se debe quizás a que se han extrapolado tecno-logías apropiadas para otras culturas y otros medios na-turales y no se ha tenido el tiempo y la visión para pensary conocer el manejo y las tecnologías que usaron y usanlas culturas prehispánicas en su adaptación al medio tro-pical; para conjugarlas con el propio conocimiento cien-tífico moderno y lograr así el aprovechamiento sosteni-ble de las condiciones de trópico húmedo.Es claro que hay que emplear las tecnologías moder-nas para mejorar los métodos de subsistencia tradiciona-les, para hacerlos más productivos y para disminuir loscostos ecológicos y ambientales, pero no se deben utili-zar la tecnología para borrar el acervo del conocimientotradicional y prehispánico que ha sabido adaptarse a es-tos medios agresivos y difíciles.DefinicionesSuelosLos suelos se han formado a expensas de rocas y de de-pósitos de materiales transportados, los cuales han esta-do expuestos a procesos de transformación que lleganpor lo general a diferenciarlos del sustrato geológico delcual provienen, merced a la acción de conjunto de losfactores del medio, tales como clima, roca madre o for-mación superficial, relieve y vegetación. La intensidad yla naturaleza de la transformación se expresan en unadiferenciación vertical de sus capas superficiales, acen-tuada de acuerdo con su madurez y desarrollo.Se distinguen tres procesos básicos en la formaciónde un suelo: en el primero, la descomposición de la rocay la alteración progresiva de minerales llevan a la forma-ción de complejos de alteración; en el segundo ocurrenuna serie de migraciones de compuestos o desplazamien-tos de elementos solubles o coloidales, en tanto que en elúltimo puede darse una acumulación de compuestosorgánicos y organominerales.Para el observador desprevenido, el suelo es funda-mentalmente una formación natural capaz de sostenerla vida vegetal, entendiéndose como tal desde la películamicroscópica y superficial de una roca, que da lugar aque en la superficie en contacto con la atmósfera se pro-duzca un ablandamiento y su fractura para el desarrollode líquenes, hasta los limos aluviales profundos, suficien-tes para el desarrollo de un bosque frondoso o simple-mente de especies agrícolas.No es así para el especialista, quien está urgido deaplicar tecnologías refinadas, indispensables para con-servar y mantener altos incrementos en la producción delos suelos. Para él, el suelo es motivo de estudios de cien-cias multidisciplinarias agrupadas alrededor de lapedología, agrología, agronomía, edafología, geografía,geología y biología, entre otras.El conjunto de propiedades físicas, químicas y bioló-gicas progresivas que adquieren los suelos bajo la accióncombinada de los factores del medio, hacen del suelo unmedio natural, complejo y dinámico, con caracteres ori-ginales que lo convierten en autónomo, y también, unaformación continua en constante evolución, soporte dela vida vegetal.
  • 7. 234 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALGeoformasCon este término se entiende toda aquella figura sólidaterrestre (marina, submarina y continental) originaday moldeada sobre la corteza terrestre por agentesendógenos (esfuerzos tectónicos, magmatismo) oexógenos (agua, viento). Encierra entonces toda la va-riedad del relieve existente sobre la tierra: montañas,volcanes, valles, terrazas aluviales, ciénagas, glaciares,playas, dunas, son algunas formas del relieve terrestre ogeoformas. Puede entenderse la gran variedad degeoformas existentes como el resultado de una materiaprima, como es la roca, y la acción del factor tiempo;ambos elementos las construyen.Son necesarios varios millones de años para crear unageoforma, como un continente, una montaña o un sin-clinal, o algunos meses, para un volcán, como el caso delmexicano Paricutín: la dinámica terrestre se encarga deello. En ocasiones basta tan sólo un gran sismo para cam-biar u originar en pocos segundos geoformas completas:el sismo en la región colombiana del río Páez en 1994modificó en segundos el aspecto superficial de las mon-tañas de la región y generó una poderosa avalancha que,al depositarse, originó una geoforma.En cuanto a tamaño, las hay desde magnitud conti-nental –la misma Tierra podría considerarse unageoforma– hasta pequeñas, como el nido de termitas(termiteros), construido con suelo y excrementos de ani-males, cuyas columnas tienen dimensiones que varíandesde unos centímetros hasta unos pocos metros de al-tura; también los castores logran modificar la dinámicade un río. Las microformas tienen magnitud milimétrica:por ejemplo, el cráter dejado por el impacto de una gotade lluvia al caer sobre una superficie arenosa, suelta ydesprovista de vegetación.Todas las actividades humanas se llevan a cabo sobreuna u otra forma determinada. Una de las condiciones enla elección del lugar adecuado para la construcción de unaciudad, por ejemplo, es la geoforma sobre la cual se va aasentar: el altiplano de Bogotá ofreció a los colonizadoresespañoles, hace cinco siglos, las condiciones propicias paraestablecerse y evolucionar hacia un sistema urbano.Algunas intervenciones humanas sobre las geoformasllegan a alterarlas: en Colombia, la actividad generaliza-da de la ganadería extensiva en ladera logra generarmicrorelieves, denominados ‘caminos de ganado’, quemodifican la superficie de las montañas y degradan lossuelos. La construcción de carreteras sobre geoformascosteras, como las ciénagas donde se desarrolla el man-gle, logra obstaculizar el flujo y reflujo de aguas salobresy modificar sensiblemente las geoformas fluviomarinas.Otro ejemplo son los asentamientos humanos localiza-dos en zonas inestables.No sobra aclarar que algunas geoformas, como losaltos relieves, determinan el comportamiento climáticolocal y condicionan la distribución de las especies. Sondiferentes las especies a barlovento que a sotavento deuna montaña, por la simple interrupción que ésta hace alos vientos.Sistemas morfogénicosRelacionados con las geoformas, este concepto va mu-cho más allá de la simple configuración física del relie-ve y explica el conjunto de procesos que actúan en unespacio determinado. Los procesos son aquéllos que mo-difican constantemente las geoformas, especialmentepor la dinámica externa. Deslizamientos, derrumbes,escurrimientos hídricos superficiales y flujos de lodoson procesos morfogénicos cuya acción está condicio-nada por la geología del lugar (tipo de roca y actividadsísmica), condiciones climáticas, pendiente del terre-no, clase de suelos y formas de ocupación humana.Así, resultan varias clases de sistemas morfogénicos,dada la diferenciación de geoformas del territorio co-lombiano. Se tiene, por ejemplo, que la alta montaña,los litorales y la Orinoquia, entre otros, son sistemasmorfogénicos, cada uno de ellos con procesos exclusivosque los hacen diferenciables.Cada gran sistema se divide en varias unidades espa-ciales menores, de acuerdo con su representatividad enel espacio y por sus procesos. De esta forma Colombia sepuede clasificar en una cantidad apreciable de sistemasmorfogénicos, que más adelante se explicarán.Marco conceptualDurante muchos años, la oferta natural se consideró poralgunos ilimitada y su calidad, sin posibilidad de men-gua alguna. La abundancia de calor, agua, océanos, tie-rra y biota no permitía, ni planteaba la necesidad, dereflexionar sobre la bondad del método y la tecnologíaque se empleara para su utilización o para aproximarse alconocimiento del medio socionatural.Esta mentalidad cultural dio lugar a concepciones equi-vocadas en relación con el manejo y protección del am-biente. Con la intensificación y densificación de la activi-dad social y productiva, llegó el uso abusivo y desmedidode los recursos naturales y, por lo tanto, las secuelas dedegradación, aniquilamiento y desmejoramiento de sucapacidad productora.
  • 8. 235EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLPara un mejor conocimiento de los suelos y tierrasdel país, el Ideam desarrolló un modelo conceptual con-formado por una estructura geopedológica y unosparámetros de análisis.La figura 6.1 simula la realidad del medio natural, com-puesto por las siguientes capas de la superficie de la cortezaterrestre: el ambiente de biodegradación u horizonte orgáni-co, el techo pedológico, la formación superficial y lamorfoestructura geológica, denominada ‘estructurageopedológica’. Se trata de un desglose físico de capas super-ficiales y subsuperficiales que han interactuado o interactúanpara formar o deformar un suelo, o sea, la disposición actualdecomponentesbiológicos,edafológicos,geomorfológicosygeológicos. Estas estructuras generan procesos internos quese relacionan estrechamente con factores y dinámicas exter-nas, responsables en conjunto de condiciones de productivi-dad, estabilidad y degradación de los suelos.Conformación de la estructurageopedológicaMorfoestructura geológica. Es la capa localizada en laparte inferior de la estructura, compuesta por rocas ígneas,metamórficas, sedimentarias o sus interrelacionesigneometamórficas, etc., que presentan un arreglo de suscomponentes con gran significado en la litología, textu-ra y geoquímica de la formación superficial y del suelo.La morfoestructura geológica puede generar, a partirde la desintegración física y alteración química de suscomponentes, una formación superficial, la cual poste-riormente, por acción de agentes exógenos, bióticos ygeoquímicos, da lugar a un suelo. De igual manera, lamorfoestructura geológica puede ser el soporte de unmaterial alóctono, denominado ‘formación superficial’y sobre el cual se desarrollará un suelo.Formación superficial. Se define como los mantosde alteración generados a expensas del sustrato y sin trans-porte apreciable, así como también los materiales trans-portados y depositados por agentes exógenos sobre lamorfoestructura geológica.El producto de la desintegración física forma el es-queleto del suelo y el de la alteración química, el com-plejo de alteración. Estos productos son colonizados ini-cialmente por la microflora (bacterias, algas, líquenes,hongos y vegetales superiores) y luego por la micro y lamesofauna (nemátodos, lombrices, insectos), creando unambiente de biodegradación.Ambiente de biodegradación. Se define como la capade la estructura geopedológica localizada en su parte su-perior y que tiene contacto con los factores externos,natural y antrópico. Está conformada por la biomasa quehay sobre y dentro del suelo, incluidas la meso y lamicrofauna, junto con microorganismos y compuestosorgánicos.El producto de la descomposición y de la humificaciónde la materia orgánica orienta la formación del suelo, deacuerdo al clima, al tipo de vegetación y de formaciónsuperficial o de morfoestructura geológica, a la altitud,el relieve, la humedad y la historia geopedológica. Poste-riormente, por procesos de humectación-desecación,geoquímicos y bioquímicos, suceden alteraciones y trans-formaciones del material que pueden incluir migracio-nes ascendentes o descendentes de elementos solubles ofluidos, determinando en conjunto la identidad de loshorizontes que conforman el perfil del suelo.Techo pedológico. Al conjunto de horizontes forma-dos por los procesos citados anteriormente se les ha deno-minado ‘techo pedológico’, dentro de la estructurageopedológica, por estar cubriendo las capas subyacentes.El ambiente de biodegradación se analiza en funciónde la biomasa y dinámicas biológicas asociadas, factoresesenciales en la sostenibilidad de la productividad deltrópico y en la nutrición vegetal.El estudio del ambiente de biodegradación, con to-das sus implicaciones sobre el perfil del suelo y susinterrelaciones con la materia orgánica, ayuda al enten-dimiento de la estructura y la función de los suelos ytierras del trópico húmedo. La vida del carbón orgánicosobre el suelo y dentro de él no puede continuar expre-sándose como un porcentaje, ya que la variabilidad y lanaturaleza de estos contenidos están relacionadas con lageoquímica, altitud, fisiografía, geomorfología y hume-dad, entre otros.Los parámetros considerados para orientar el análisisde la información de la estructura geopedológica son laproductividad, la estabilidad y la degradación.Figura 6.1. Estructura geopedológica. (Fuente: Ideam 1998)Ambiente de biodegradaciónMorfoestructura geológicaFormación superficialTecho pedológicoF t Id 1998
  • 9. 236 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALMeteorologíaHidrologíaEcosistemasOfertanaturalfinitaGeomorfologíaPerfil geopedológicoAsentamientos humanos,etnias, culturas CT-CGAmbiente de biodegradaciónTecho pedológicoFormación superficialMorfoestructura geológicaDemanda DegradaReceptordealteracionesTypoD.G.Por ello, el Ideam está desarrollando un modelo con-ceptual para mejorar el conocimiento de los suelos y tie-rras del país, teniendo en cuenta características predomi-nantes en cuanto a estabilidad, productividad ydegradación se refiere. El propósito es diseñar una estruc-tura de información a partir de variables geopedológicas ybiológicas, suficientes para entender las dinámicas pro-pias, la oferta, la demanda y las limitaciones, incluidos losniveles de degradación a que están sometidos, y sus rela-ciones con otros factores naturales y antrópicos que apun-ten a lograr el desarrollo sostenible (figuras 6.2 y 6.3).Grandes sistemas morfogénicosdel territorio colombianoColombia presenta una diferenciación espacial en funciónde los procesos morfogénicos, los que a su vez están con-dicionados por la estructura geológica (litología ytectónica), por los elementos y los factores bioclimáticos yedáficos pasados y actuales y por las formas de ocupaciónde los espacios físicos por parte de los grupos humanos.En términos del tiempo geológico, el territorio co-lombiano se considera de formación reciente y en proce-so de respuesta a los eventos estructurales y a las modifi-caciones bioclimáticas generadas y aún en proceso dedesarrollo. Esto define unas condiciones geomorfológicasde inestabilidad real y potencial de los diferentes espa-cios físicos del territorio.El Ideam, en convenio con el departamento de Geo-grafía de la Universidad Nacional de Colombia, llevó acabo la identificación y caracterización de los sistemasmorfogénicos del territorio colombiano.De esta manera, en Colombia existen, en general,ocho grandes unidades o macrounidades morfogénicas,cada una con características, comportamiento y proce-sos diferentes. El mapa 6.1 muestra estas ocho grandesmacrounidades con sus geosistemas correspondientes; esuna generalización del mapa nacional a escala 1:500.000,disponible en el Ideam.Montaña altaBajo esta expresión se agrupan las culminacionesaltitudinales del sistema cordillerano andino, o áreas demayor levantamiento orogénico, y por lo tanto, de mayorenergía disponible e inestabilidad real y potencial, que semanifiesta en la transferencia de materiales hacia las áreasbajas, medias y periféricas. Incluye también el contactoinferior de los modelados glaciares afectados por inestabi-lidad, ligada al cambio abrupto de pendiente, por disec-ción de una red de drenaje concentrada en órdenes mayo-res y, en general, expuestos a frentes de condensación.Bajo estas consideraciones, los grandes sistemasmorfogénicos definidos en la alta montaña comprenden:Glaciar, Periglaciar, Modelado glaciar heredado y laMontaña alto-andina inestable.Montaña mediaLamontañamediaincluyeespaciosubicadosaltitudinalmenteabajo de los 2.700 ± 100 msnm. Entre los sistemasmorfogénicos más destacados se tiene: altiplanos y sus bor-Figura 6.2. Parámetros orientadores de la información geopedológica.(Fuente: IDEAM, 1998)Figura 6.3. Relación de la estructura geopedológica con su entorno.(Fuente: IDEAM, 1998)ProductividadSostenibilidadProtecciónSeguimientoMonitoreoDegradaciónSeguimientoMonitoreoEstabilidadSeguimientoMonitoreoPrevenciónFuente: Ideam, 1998
  • 10. 237EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLdes, divisorias de cordilleras, vertientes medias, escarpestectónicos en retroceso, divisorias de aguas entre cuencashidrográficasmayores,cañones,vallesaluvialescontroladosyno controlados tectónicamente.La definición de esta macrounidad se hace por suscaracterísticas morfoestructurales, entre las que sobre-salen:• Launidadintegradesdemacizosantiguos,coberturasvol-cánicas y sedimentarias y complejos metasedimentario-volcánicos.• Se ubica climáticamente en los pisos andino ysubandino, espacios más atractivos para la concen-tración de la población.• Se caracteriza por áreas depresionales de origentectónico, hoy planas y conocidas como altiplanos.Por criterios de orden geomorfológico, la montañamedia presenta características especiales:• La existencia casi generalizada de alteritas, debido alas condiciones bioclimáticas favorables a la altera-ción del sustrato.• Depósitos fluvioglaciares.• Los procesos general es se relacionan con la diseccióny el aporte de sedimentos hacia los piedemontes yllanuras, la torrencialidad de los ríos que ocupan loscañones, la frecuencia de movimientos en masa enlas vertientes y la pérdida de suelos por escurrimientosuperficial.Montaña bajaSe define como montaña baja el conjunto formadopor las estribaciones de las cordilleras, la cordillera de laCosta (más conocida como serranía del Baudó-Darién)y algunas de las serranías bajas de La Guajira.Por ubicación altitudinal, su disponibilidad de energíapara desencadenar los procesos ligados a las grandes cuen-cas hidrográficas es inferior, pero sí reciben sus efectos.Así, una de las características es la ausencia de cañones,pero en cambio se encuentran las gargantas de salida delos cañones (formados arriba) hacia los piedemontes.La ubicación de las estribaciones de las cordilleras enlas partes bajas de las montañas, las hace coincidir conclimas cálidos, hecho que implica un potencial alto dealteración fisicoquímica del sustrato. Sin embargo, porcausa de la pendiente fuerte, la remoción es rápida y segeneran vertientes de retroceso con pendiente cóncava.Entre los sistemas morfogénicos más importantesdentro de la montaña baja se tiene: los escarpes de retro-ceso con pendiente cóncava, la precordillera Mandé(Chocó), la cordillera Baudó-Darién, las montañas bajasde La Guajira.Depresiones tectónicas intramontanasLasdepresionestectónicasintramontanassonunamacroformaestructural resultante del levantamiento diferencial del siste-ma cordillerano andino. La orogenia levantó las cordilleras ala posición actual, mientras que las depresiones lo fueron auna altitud menor. Poco antes del levantamiento mayor, enel sistema andino emergían parcialmente las cordilleras y al-gunasserranías,mientrasquelosmaresinteriores(mediterrá-neos), las ciénagas y los pantanos ocupaban las depresioneshoyconocidascomoMagdalena-Cesar,Cauca-Patía,Atrato-San Juan y la llanura de la Costa.Las depresiones intramontanas bordean paralelamenteal sistema montañoso andino y son áreas sedimentariasdonde se acumula gran parte de los materiales traídospor los ríos desde los relieves más altos. La sedime ntaciónha sido un proceso continuo, pero con intensidades di-ferentes, desde la conformación del sistema andino en elque se identifica en un nivel macro: un sistema de trans-ferencia compuesto por las cordilleras que aportan lossedimentos; la red de drenaje, generalmente encañonada,que los transfiere, y las áreas bajas donde se depositan(áreas de agradación).Las características geomorfológicas básicas de las de-presiones se relacionan con la dinámica fluvial y los de-pósitos aluviales y aluviotorrenciales correlativos:• Energía de transporte mínima, por lo tanto domi-nan los procesos sedimentarios.• Formación de terrazas y otras formas aluviales.• La divagación de los ríos define modelados específi-cos, con ríos trenzados (canales anastomosados), ríosmeándricos, diques aluviales, cubetas de inundacióny ciénagas, entre otros.• Procesos de disección, escurrimiento superficial y al-gunos movimientos en masa en colinas, mesas y ce-rros residuales.• Por la generalidad de las formas depresionales, los des-bordes, difluencias e inundaciones, así como el im-pacto de los flujos torrenciales procedentes de las mon-tañas, son características esenciales de las depresiones.En los llanos Orientales, como depresión tectónica la-teral al sistema andino, se cumplen en general las condi-ciones estructurales y morfogénicas señaladas. Sin embar-go, se concibe esta unidad bajo el concepto de ‘dominioOrinocense’ por algunas especificidades relacionadas conlas condiciones climáticas del pasado y actuales.LitoralesLa interacción de los procesos de la dinámica marina ycontinental hace de los litorales un espacio particular-
  • 11. 238 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALmente dinámico de respuesta a los cambios globales, lo-cales y regionales.El litoral, entendido como interfaz océano-continen-te, incluye el área de aguas poco profundas, en la que lasolas pueden remover los sedimentos, y el área hacia elcontinente bajo influencia del oleaje, mareas y corrien-tes de marea, que incluye playas, acantilados, dunascosteras, barras y flechas, entre otras geoformas.Los litorales colombianos son espacios de alta sensi-bilidad, relacionada con la orogenia pasada y presentedel sistema andino, los efectos neotectónicos (levanta-miento, subsidencia, sismicidad), los cambios climáticos(y del nivel del mar), la influencia antrópica tanto en elcontinente como en el litoral mismo y la dinámica pro-pia del litoral bajo las acciones marinocontinentales.Como ejemplo, se sabe que durante la últimaglaciación la costa Caribe estaba 15 km más al norte(Ochsenius, 1981); por lo tanto hubo una mayor ampli-tud continental del territorio, así como de la extensióninsular, pero también, un nivel de base más bajo.Tanto el litoral Pacífico como el Caribe, se clasificancomo ‘marginales convergentes’ por su ubicación próxi-ma y paralela a los límites de placas litosféricas, hechoque implica movilidad tectónica.En los litorales se recibe, en gran parte, el efecto deltransporte de materiales de la montaña; por lo tanto, esun espacio en proceso de creación por sedimentación.Sin embargo, en los litorales en proceso de levantamien-to, las acumulaciones de sedimentos son escasas y domi-nan los acantilados bajo procesos de abrasión marina.El litoral Pacífico colombiano muestra condicionesbioclimáticas de ecuatorialidad con alta humedad, mientrasque el litoral Caribe evidencia características subtropicales detendenciaseca.Aunquesedefinieronfactorescondicionantesde los modelados, ligados a la movilidad tectónica y a lasdinámicas convergentes océano-continente, los factores or-gánicosincidenenlaconstruccióndemodeladosespecíficos,como es el caso de los arrecifes coralinos.Los grandes sistemas morfogénicos que es posibleencontrar en los litorales colombianos son: los acantila-dos, las terrazas fluviomarinas, las rías, los estuarios ydepósitos litorales recientes, los deltas y el litoral conmodelado eólico.Dominio AmazónicoAdoptarelconceptodedominioentérminosgeomorfológicosimplicareconocerelfuncionamientodeladinámicaexterna,ligadaenprimerainstanciaalosfactoresclimáticosactualesyestructurales (litología y tectónica) y luego a los factoresclimáticos heredados.De otra parte, se entiende la acepción de dominiopor la relativa homogeneidad de una macrounidad deltamaño de la Amazonia colombiana y, desde luego, enrelación con el tamaño menor de las unidades definidasen los espacios andinos.Por lo anterior, se caracteriza esta macrounidad comomuy húmeda, con valores de precipitación entre 3.000 a4.000 mm anuales y una temperatura promedia ligera-mente superior a 25 °C. Estas condiciones climáticas hanpermitido el desarrollo de una cobertura vegetal densa,entre los ríos Amazonas y Apaporis, con una variaciónhacia una selva rala intercalada con sabanas, entre losríos Apaporis y Vichada, al noreste del dominio consi-derado.Los factores citados definen un potencial bioquímicoque se traduce en una alteración profunda del sustrato y,por lo tanto, la formación de alteritas que constituyengran parte de las formaciones superficiales. Todo estofrente a unas acciones mecánicas limitadas y reducidasen extensión. Sin embargo, se exceptúan los afloramien-tos del Escudo Guyanés en donde, por la escasa cobertu-ra vegetal, las acciones mecánicas son dominantes.En términos estructurales, la Amazonia puede dividir-se en dos grandes unidades: el Escudo Guyanés, con susafloramientos rocosos hacia el oriente y su prolongaciónhacia el occidente, cubierto por secuencias sedimentariasque constituyen una plataforma. Al interior de cada unade estas unidades ocurren discontinuidades relacionadascon partes aflorantes del Escudo –’panes de azúcar’ opeñoles, entre otros– o relieves levantados de la platafor-ma que forman mesetas, más conocidas regionalmentecomo tepuyes.Dominio OrinocenseAl igual que cuando se define el dominio Amazónico, setoman: criterios basados en unas formaciones superfi-ciales y modelados heredados, procesos morfogénicosactuales ligados a las condiciones bioclimáticas(autóctonas y alóctonas) actuales y elementos de controlestructural, válidos para una superficie de extensión con-siderable, como lo es la Orinoquia.Como dominio Orinocense se entiende al espaciocomprendido entre los ríos Orinoco (oriente), Arauca-Meta (norte), el piedemonte de la cordillera Oriental(occidente), el río Guaviare (suroccidente) y la divisoriade aguas entre los ríos Guaviare y Vichada (sur).Climáticamente existen diferencias básicas con eldominio Amazónico: la precipitación anual varía entre1.500 y 2.500 mm, pero su distribución (régimenmonomodal) está concentrado en siete u ocho meses,
  • 12. 239EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónvhecho que implica un régimen contrastado con un défi-cit hídrico marcado durante cuatro o cinco meses. Deotra parte, la vegetación dominante de sabana y la me-nor cobertura nubosa permiten una mayor acción de losprocesos ligados al escurrimiento superficial y a otrosrelacionados con los cambios térmicos.Para el caso específico de los llanos Orientales, la di-ferenciación de los sistemas morfogénicos, además de loscondicionantes estructurales y climáticos pasados y ac-tuales, también está influenciada por la morfodinámicade la cordillera Oriental, con una red de drenaje de tipotorrencial y un transporte importante de sedimentos que,si bien en el presente sólo afecta a los llanos Orientales,en el pasado también afectó gran parte de la altillanuradel Vichada-Meta.Teniendo en consideración lo anterior, grandes siste-mas morfogénicos cubren el dominio Orinocense: lasgeoformas residuales del Escudo Guyanés, la altillanura,los sistemas aluviales de la altillanura, los llanos Orienta-les y su sistema aluvial.Sistemas insularesEl sistema insular colombiano está compuesto por unaserie de islas y cayos de diferente composición y origensituados en el océano Pacífico y el mar Caribe.Los sistemas morfogénicos insulares comparten unadinámica similar a la de los sistemas litorales, exceptoque no tienen una comunicación directa con los espa-cios continentales. Los procesos comunes se relacionancon las acciones marinas (oleaje, mareas, marejadas), ta-les como la abrasión y los depósitos litorales, así comolos acantilados con afloramientos rocosos, playas, terra-zas de abrasión y marismas.Estructuralmente, todas las islas se encuentran cercade zonas de subducción activas (Pacífico y Caribe), loque implica la ocurrencia de cambios de nivel y forma,incluso rápidos, relacionados con la tectónica.En cuanto a la diferenciación por razones bioclimáticas,las islas del Caribe son más propensas a los procesos deescurrimiento superficial y posibilidades de aridización,en comparación con las islas del Pacífico, donde la mayorhumedad favorece la formación de alteritas más profun-das y un mejor desarrollo de la cobertura vegetal.En términos de los cambios climáticos globales, valela pena señalar que durante la última glaciación el martuvo un nivel aproximadamente 100 m más bajo que elactual. Esto implicó unas islas más grandes que las delpresente y se supone, como ejemplo, que la plataformasobre la cual están las islas (arrecifes) del Rosario estaríaunida al continente.El sistema insular colombiano está dominado por lasislas de San Andrés, Providencia, Santa Catalina, delRosario, de Barú, deTierrabomba, Gorgona, Gorgonilla,de Malpelo, Fuerte, de San Bernardo y Tortuguilla; ade-más de numerosos islotes, cayos y bancos de arena.Estado actual de los suelos ytierras del paísGeneralidadesConcepto de zonas ecuatoriales ytropicalesAunque existen ciertas manifestaciones comunes a estasregiones, tales como la exuberancia, la elevada producti-vidad primaria, las altas temperaturas y regímenes dehumedad, los procesos geodinámicos marcan diferenciasacentuadas de una región a otra. En el caso de África, lapresencia de grandes y antiguas llanuras, relativamenteestables en el tiempo, favoreció desarrollos geoquímicosmuy marcados. No así en América, donde una tectónicacolosal disectó y elevó paisajes, generando un sistemacordillerano de gran elevación, piedemontes, vallesinterandinos, depresiones, subsidencias y llanuras orien-tales que, en conjunto, han sufrido una acciónmorfoclimática muy agresiva, ocasionando una defor-mación geodinámica de grandes contrastes, recubiertacon cierta regularidad por productos de la actividad vol-cánica. Como resultado, se trata de un dominio de lamorfogénesis y una permanente interrupción de fenó-menos pedogenéticos por la acción de la erosión y lasedimentación.En Colombia los regímenes hidrológicos, de precipi-tación y de variación altitudinal de temperaturas asocia-das con materiales geopedológicos muy variados y re-cientes, moderan la intensidad de los procesosgeoquímicos. Esta es la razón por la cual la conforma-ción de suelos ferralíticos y ferruginosos es muydiscontinua y localizada, propia de procesos a baja alti-tud en condiciones cálidas y húmedas.Además, las temperaturas moderadas y bajas de lamedia y alta montaña retardan la biodegradación de lamateria orgánica, dando lugar a contenidos importantesen el suelo, y la presencia de cenizas volcánicas mejoralas condiciones para la acumulación de materia orgánicaen el suelo.
  • 13. 240 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALComo resultado de no haber sufrido iluviación ylixiviación de los materiales de alteración, es posible en-contrar unas existencias apreciables de sustanciasnutricionales para las plantas, cuando los materiales y lanaturaleza de origen del suelo lo permiten.Estados y contrastes orográficos,fisiográficos, geopedológicos ymorfogénicosLa dinámica de vertientes, torrencial y fluvial, en sus for-mas actuales y heredadas, no es simplemente un movi-miento de masas de origen gravitatorio y tectónico, faci-litado por el agua, sino un trabajo complejo dedeformación, acople y consolidación de estructurasgeopedológicas, en el que también cuentan la textura, lanaturaleza del material coloidal y la geoquímica.El país está conformado por dos sistemas fundamen-tales: la región Andina y las llanuras orientales. El pri-mero lo compone, por una parte, la montaña con susaccidentes, tales como los cañones que dan origen a lared de drenajes y a depresiones tectónicas. En ella se su-ceden procesos de erosión y sedimentación, con predo-minio de los movimientos en masa y en menor escala,del escurrimiento superficial. Las causas y dinámicas deestos fenómenos son complejas.La presencia de abanicos, conos de deyección, terra-zas, depresiones y cubrimientos de origen volcánico, fa-vorece la acumulación permanente de material fresco yde complejos organominerales suficientes para una ade-cuada nutrición vegetal. El gradiente de altitud y confi-guración de la pendiente son factores adicionales parapropiciar la estabilidad y acumulación de componentesorgánicos.Otra parte importante dentro del contexto de regiónAndina son los litorales, en donde los procesos de ero-sión, por la dinámica litoral, y los de sedimentación, porla dinámica fluvial, son factores destacados en la estabili-dad y productividad de este medio.Las llanuras Orientales las conforman los dominiosde la Orinoquia y la Amazonia. El primero está confor-mado por geoformas residuales del Escudo Guyanés, laaltillanura, los sistemas aluviales de la altillanura y losllanos Orientales. El segundo lo integran las plataformasdel Terciario, los sistemas aluviales y algunas geoformasresiduales del Escudo.En las llanuras Orientales, los complejos orgánicos yla dinámica bioquímica asociada a la biota son esencialesen la renovabilidad y productividad de los ecosistemas.Las zonas aluviales con influencias andinas, favorecidaspor procesos de sedimentación y desborde, han sido en-riquecidas por minerales retenedores y portadores de ele-mentos básicos para las plantas.Son muchos los factores que determinan los nivelesde productividad en el medio colombiano. Existen dife-rencias marcadas entre la productividad generada bajocondiciones naturales y aquélla dependiente de subsi-dios, propia de la labranza convencional, en arreglos deuna sola especie o monoespecíficos. Los sistemas de pro-ducción intermedios han probado ser satisfactorios en lautilización de factores tropicales, generalmente agresi-vos. A pesar de disponer de medios físicos de formaciónreciente o en formación, se observa un grado apreciablede estabilidad de formaciones y comunidades vegetales.La pluviosidad, la hidromorfia, la inundación, lasalinidad, la escasez de nutrientes, la sequía, la presenciade elementos tóxicos, entre otros, no suelen ser supera-dos en forma sostenible por los agrosistemas de una solaespecie. Se requiere adecuar, corregir y agregar nutrientespara obtener rendimientos comerciales.En condiciones relativamente difíciles para la pro-ducción, los vegetales recurren a estrategias de asocia-ción simbióticas, fisiológicas, mutuales, entre otras, parasobrevivir. La adaptación a alta intensidad de brillo solary a niveles elevados de humedad parece ser básica paralas plantas verdes del trópico, y en ausencia de comple-jos minerales y organominerales, entran en actividad for-mas de acumulación y reorganización de componentesorgánicos a través de macro, meso y microrganismos quepermiten la liberación y captura de elementos básicos enlos ciclos de vida de la vegetación.En la medida que se interrumpen o alteran las alian-zas en una comunidad biótica, en especial, aquéllas ne-cesarias para la toma, transferencia y transporte de ele-mentos básicos en el trabajo fotosintético óptimo, se dacomienzo a una disfunción que afecta la renovabilidaddel sistema.Una comunidad vegetal, a medida que escasean losrequerimientos básicos o que no están adecuadamentedisponibles, entra en alianza con seres vivos simples ycomplejos para compensar u obviar las dificultades, obien, desarrolla estrategias propias que le permitan unfuncionamiento fisiológico normal y acorde con códi-gos biológicos presentes en cada entorno.El deterioro, la alteración o la interrupción de trans-ferencias energéticas y alianzas entre seres vivos simplesy complejos para mantener los ciclos biológicos, es causade la degradación de los ecosistemas, y su intensidad estádirectamente relacionada con el grado de afectación dela estructura del sistema natural y de los factores quefacilitan su funcionamiento.
  • 14. 241EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLDada la dinámica heredada y actual del territoriocolombiano, los espacios y las estructuras físicas están enacomodamiento. Los factores morfoclimáticos ygravitatorios de gran agresividad en presencia de mate-rial geopedológico susceptible al arrastre hacen que eldominio morfogénico predomine, en muchos casos, so-bre el pedogenético.Por lo general, se han adoptado formas de evaluaciónde la estabilidad y la productividad aptas para otros me-dios y no apropiados para el blando y frágil trópico co-lombiano. Se tardó mucho tiempo en reconocer proce-sos dominantes en la dinámica de la erosión, como en elcaso de los movimientos en masa. A partir de 1977, és-tos comenzaron a aparecer en la información técnica delpaís, ya que la realidad cotidiana empezó a revelar ten-dencias marcadas del sistema cordillerano a descolgarse.Sin embargo, la dinámica orgánica, tan reconocidaen la información científica del trópico húmedo, apenasjustifica aproximaciones tímidas o insuficientes en Co-lombia. Es así como se están haciendo esfuerzos por vin-cular adecuadamente la estructura y el funcionamientodel componente orgánico en los suelos, teniendo en cuen-ta la edafofauna, los microorganismos y los compuestosorgánicos presentes en el suelo.Niveles y factores deproductividadAmbientes de biodegradaciónHasta hace algunos años no se le daba la importanciasuficiente a la dinámica de la materia orgánica del sueloen la sostenibilidad de la capacidad productiva de lossistemas naturales y artificiales: generalmente aparecíatan sólo como un porcentaje de carbón en la caracteriza-ción de los suelos y su relación con el nitrógeno. Pero eldesarrollo del concepto de la sostenibilidad ha vuelto arevivir el importante papel de la materia orgánica y delos organismos asociados en la conservación y producti-vidad de los suelos.El tipo de materia orgánica presenta una variabilidadespacial importante de un ecosistema a otro y dentro decada uno de ellos, tanto horizontal como verticalmente.La composición de la materia orgánica que se incorporaal suelo condiciona su evolución posterior y varía segúnel tipo de planta, edad y función de cada estructura ve-getal. Algunos componentes de la hojarasca activan lavida microbiana, ejerciendo una acción positiva sobre ladescomposición, mientras que otros, por el contrario,tienen un efecto negativo.El contenido, la clase y la composición de la materiaorgánica del suelo depende también de factores ambien-tales (clima, posición geográfica, geoquímica, precipita-ción, temperatura, uso del suelo, etc.), factores edáficos(humedad, temperatura, pH y aireación, entre otros) yde las funciones bioquímicas de los microorganismosedáficos. Todos estos factores presentan una variabilidadde un suelo a otro: así, en suelos mal drenados, la veloci-dad de mineralización es lenta, por lo que se presentancontenidos de materia orgánica mayores que los suelosbien drenados. El uso agrícola del suelo implica una ace-leración de la mineralización, de tal manera que la mate-ria orgánica preexistente disminuye rápidamente(Rasmusen y Collin, 1991).Los altos contenidos de materia orgánica y el meca-nismo por el cual se acumula están en estrecha relacióncon la baja rata de mineralización, la cual se ha atribuidoa la gran capacidad de los aluminosilicatos amorfos(alófanas) para adsorber los productos húmicos de dife-rentes grados de polimerización (Malagón, 1975). Estaadsorción y fijación dan lugar a la formación de un com-plejo muy estable a la biodegradación restringiendo lapolimerización de los compuestos orgánicos, impidien-do al mismo tiempo la alteración de la materia orgánicay dando lugar a la acumulación gradual de compuestosorgánicos muy poco o no descompuestos.Con relación a la productividad de los suelos, la materiaorgánica aumenta la fertilidad al regular sus propiedadesfísicas, químicas y biológicas: con respecto a las primeras,mejora la estructura del suelo favoreciendo la formación deagregados individuales e incrementando la capacidad deretención de agua; en cuanto a las propiedades químicas delsuelo, la materia orgánica tiene un efecto muy importantesobre ella al suministrarle elementos nutritivos por mediode la mineralización, ayudándole además a la estabilizaciónde la acidez por su poder amortiguador.Sobre las propiedades biológicas, la materia orgánicatiene algunos efectos tales como estabilizar la actividadde la flora y la fauna, proporcionar energía y nutrientes atodos los organismos del suelo. Por otra parte, la materiaorgánica hace que el suelo sea menos susceptible a laerosión por la mayor agregación y la acción protectorade los residuos vegetales.Dentro del suelo existe un componente biológicoconformado por la mesofauna, la macrofauna y losmicroorganismos, representados éstos por hongos, bac-terias y actinomicetos, asociados a la geoquímica y a lascondiciones ambientales de humedad y temperatura paraorientar los procesos de biodegradación, de gran signifi-cado en los fenómenos de acumulación, producción ytransferencia energética de los trópicos.
  • 15. 242 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALmulyhP sesalC senedrÓ sailimaFadoporhtrA 7 74 962adilennA 1 4acsulloM 1 1 1adotameN 1 0 0atadrohC 1 1 0latoT 11 25 472soitiS mulyhP esalC nedrO ailimaFácasihC 5 7 81 56azagnihC 5 7 61 25etarresnoM 5 7 52 801asueN 5 2 51 68aredageR 5 5 51 75.A.BetarresnoM 5 6 61 47siuLnaS 5 4 02 58nómiLoñaC 5 9 12 321oñerraCotreuP 5 8 02 54anogroGedalsI 5 8 42 75úcayacamA 5 7 81 49áteuqaC 5 6 61 12útiM 5 9 03 501El componente biótico del suelo constituye una comu-nidad organizada entre consumidores y descomponedores,todos con funciones relevantes en el proceso de descompo-sición de la materia orgánica. Es así como la mesofauna –organismos de 100 µm a 1 cm– es la responsable de lasmicroestructuras características de los horizontes H y A1,productosde las deyecciones; por su parte, la macrofauna –que incluye a la lombriz de tierra– juega un papel esencialen la estructura de los horizontes A1de los Mull activos opoco ácidos y fragmenta la hojarasca incorporándola alsuelo mineral. Los anélidos penetran profundamente enlos horizontes minerales y devuelven a la superficie partede las arcillas y de los iones de calcio arrastrados, contri-buyendo así al equilibrio y a la permanencia del perfiledáfico.La mayor intervención de los meso y macroorganismosdel suelo tiene que ver con las transformaciones mecáni-cas, mientras que los microorganismos son responsablesde la mayor parte de las transformaciones químicas, co-rrespondientes a los procesos de humificación ymineralización.Análisis de las comunidadesedafofaunísticasEl Ideam, en convenio con la Universidad Nacional, rea-lizó un trabajo de análisis de las comunidadesedafofáunicas en 13 sitios específicos de tres regionesnaturales de Colombia (tabla 6.1). El análisis de estematerial permite establecer parámetros básicos para en-tender, no sólo la composición de las comunidades demacroorganismos del suelo, sino también para analizarsu participación en los eventos edafogenéticos yantropogénicos en los suelos representativos de cada unade las zonas estudiadas.Diversidad bioedáficaEl total de individuos analizados correspondetaxonómicamente a 5 phyla, 11 clases, 52 órdenes y274 familias. Los phyla reportados son: Arthropoda,con siete clases (Insecta, Symphyla, Arachnida,Malacostraca, Pauropoda, Chilopoda y Diplopoda), 47órdenes y 269 familias; al phylum Annelida pertenecela clase Oligochaeta con los órdenes Ophistopora,Plesiopora e Hirudinea. Mollusca tiene la claseGasteropoda, a la cual pertenece la familia representa-tiva Stylommatophora; el phylum Nematoda, reporta-do en varios de los sitios estudiados, cuyas especies nohan sido determinadas; Chordata está representado porla clase Amphibia y el orden Anura (tabla 6.2)La comunidad bioedáfica evaluada en las regionesestudiadas muestra a Diptera y Coleoptera como los taxacon mayor riqueza en todos los biotopos. En términosgenerales, grupos como Hymenoptera, Hemiptera yHomoptera se ubican en un renglón secundario, mien-tras que el grupo de los Myriapoda (Malacostraca,Chilopoda, Diplopoda, Pauropoda), Oligochaeta yGasteropoda presentan índices de riqueza sensiblemen-te bajos.Al analizar los resultados de la caracterización de lascomunidades edáficas de meso y macrofauna, se observaque el phylum Arthropoda es el más diverso y de másamplia distribución geográfica. En la mayoría de los ca-sos la expansión de las especies se debe a las perturbacio-nes introducidas por el hombre en las características delas comunidades originales; es así como la mayoría delos artrópodos son especies oportunistas o pioneras, yciertamente se puede argüir que lo que hace a una espe-cie expansiva son sus propiedades genéticas, de las queresulta su adaptabilidad a ecosistemas iniciales, madu-Tabla 6.1. Taxa determinados en trece sitios de las zonas andina,orinoquia y de bosque húmedo tropical amazónico. (Fuente: IDEAM-Universidad Nacional, 1997)Tabla 6.2. Diversidad bioedáfica en las zonas andina, orinoquia yde bosque húmedo tropical amazónico. (Fuente: IDEAM-UniversidadNacional, 1997)
  • 16. 243EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLros, no intervenidos y, por ello y de forma especial, aáreas perturbadas por el hombre.Este phylum es uno de los más importantescuantitativamente en la biología del suelo, bien sea porcantidad de individuos, su biomasa y su función tróficao por la variedad de especies que presentan los diferentesgrupos. Dentro de este phylum los órdenes Diptera yColeoptera presentan la mayor riqueza en todos losbiotopos estudiados; los órdenes como Hymenoptera,Hemiptera y Homoptera presentan una riqueza menor,ubicándose en un renglón secundario, mientras que gru-pos como Myriapoda (Malacostraca, Chilopoda,Diplopoda, Oligochaela y Gasteropoda) presentan índi-ces de riqueza sensiblemente bajos.Distribución altitudinal de la edafofaunaen las regiones estudiadasLos órdenes taxonómicos más representativos, teniendoen cuenta el número de familias hasta ahora estudiadas,son en su orden: Coleoptera, Diptera, Hymenoptera,Hemiptera, Lepidoptera, Arachnida, Homoptera,Orthoptera, Chilopoda, Diplopoda y Oligochaeta. To-dos, a excepción de Lepidoptera, han sido registrados enlas sabanas orinocenses; habitan biotopos ubicados a al-turas entre 0 y 450 m, en las regiones Amazónica y elandén Pacífico; entre 75 y 350 m, en las sabanas de laOrinoquia y desde 400 hasta 3.500 m, en los valles ymontañas de la región Andina.Coleoptera alcanza su máxima representación en lazona Andina por encima de los 2.800 m, así como en losbosques húmedos tropicales; Diptera, en las zonas depáramo y la Orinoquia (Caño Limón); Hymenoptera,en la zona Andina y en la región de Caño Limón;Hemiptera y Lepidoptera, en el parque natural deAmacayacu (Amazonas); Arachnida, en la región de Puer-to Carreño (Orinoquia); Homoptera, en la zona monta-ñosa Andina y en la región Amazónica, y Orthoptera,en la zona Andina, en el bosque pluvial Amazónico yPacífico, junto con Oligochaeta.La mayoría de los órdenes presentes en las diferenteszonas estudiadas pertenecen a la clase Insecta, cuya mor-fología facilita su desplazamiento rápido, ya sea en buscade alimento o en cumplimiento de sus respectivos ni-chos ecológicos. Este hecho se considera significativocuando se tiene en cuenta la participación de los orga-nismos como factores activos tanto edafogenéticos, comoen su recuperación y conservación en procesos de pérdi-das y ganancias, especialmente de materiales orgánicos,transformaciones de elementos minerales y orgánicos ytraslocaciones de los mismos en el suelo. El resultado detales acciones incide generalmente en el mejoramientode algunas características físicas, químicas, mineralógicasy biológicas, dejando huellas en el nivel de fertilidad delsuelo habitado y laborado por los organismos de laedafofauna.Riqueza de las comunidades bioedáficasLas comunidades bioedafológicas, en diferentesbiotopos de las regiones naturales estudiadas, muestrana los bosques húmedos tropicales como los más ricos ydiversos, seguidos de las comunidades que habitan lospáramos andinos, las sabanas y los bosques de laOrinoquia, así como los bosques altoandinos de la zonacentral colombiana. La riqueza de las comunidadesbioedafológicas analizada en los biotopos de diferentesáreas del país indica que el bosque húmedo tropical pre-senta el mayor índice de diversidad (0.78), seguido porel páramo (0.72), la Orinoquia (0.52) y el bosquealtoandino (0.49). Las diferencias indican la existenciade grupos propios de cada biotopo o de mayor presen-cia, frecuencia y/o constancia (tabla 6.3).Niveles tróficosLa evaluación de los niveles tróficos se realizó con baseen las categorías propuestas por Wallwork (1970), quienagrupa a los organismos del suelo en saprófagos,omnívoros, herbívoros y predadores. Los resultados seencuentran consignados en la tabla 6.3.Los predadores presentan, en cuanto a porcentaje degrupos, valores desde 37.31% en los páramos hasta41.38% en la Orinoquia y los herbívoros, desde 32.12%en los bosques húmedos tropicales hasta 36.64% en elbosque alto andino. Los grupos saprófagos representandesde 18.62% en la Orinoquia hasta 23.03% en los bos-ques húmedos tropicales. Por último, los gruposomnívoros varían desde 4.15% en los páramos hasta7.59% en la Orinoquia. Dentro del suelo estos organis-mos ocupan un nivel trófico importante por su acciónde control sobre la densidad poblacional de la comuni-dad bioedáfica. Está constituido en su mayoría porArachnida, principalmente araneidos, y por Coleoptera,como Staphylinidae, Carabidae y Scydmaenidae; estosorganismos son a su vez los más importantes en los dife-rentes biotopos colombianos y resulta importante desta-car el aporte que hacen al medio edáfico a través de susdeyecciones y de sus restos orgánicos, una vez que hancumplido su ciclo vital.Los herbívoros, eslabón primario de la cadena trófica,presentan a los integrantes de los órdenes Ortrhoptera
  • 17. 244 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALChisacaChingazaMonserrateNeusaRegaderaMonserrateSanLuisCañoLimónPuertoCarreñoGorgonaAmacayacúCaquetáMitú00,050,10,150,20,250,30,350,4HomopteraIsopteraLepidopteraArachnidaChilopodaDiplopodaOligochaetaCollembolaOrthopteraHymenopteraDipteraHemipteraColeopterasopotoiB serodaderP sorovíbreH sogafórpaS sorovínmOomaráP 3,73 3,63 2,22 2,4onidnaotlaeuqsoB 2,14 6,63 1,91 2,6aiuqonirO 4,14 4,23 6,81 6,7odemúheuqsoB 8,83 1,23 0,32 1,6aicnadnubA 2,93 9,73 7,71 1,5°N ed sailimaf 511 111 25 51(principalmente organismos saltadores), Coleoptera (pri-mordialmente Carabidae, Chrysomelidae, Cerambycidae,Curculionidae y Scolytidae) y Homoptera (primordial-mente Cicadellidae) con alta frecuencia, de la cual depen-de su importancia en el suelo.Los saprófagos están relacionados principalmente conlos procesos de la humificación; tienen organismos comolos integrantes del suborden Arthropleona (Poduridae,Entomobryiidae, Hypogastruridae; Collembola; Insecta),Scarabaeidae (Coleoptera; Insecta), gran parte de Acari(Arachnida) y, en general, diferentes especies deOligochaeta (Annelida), como los organismos edáficosde mayor importancia. Todos estos grupos están bienrepresentados en los suelos estudiados del país.En cuanto a los omnívoros, son los organismos másabundantes y de mayor incidencia en los procesos diná-micos de circulación de nutrientes en el suelo y al mis-mo tiempo, los causantes de la disminución de la pro-ducción en numerosos agrosistemas; de otra parte,muchos de ellos pueden ser vectores de diversas enfer-medades, tanto en animales como en humanos.Tabla 6.3. Diversidad y riqueza (%) de los niveles tróficos en tresregiones naturales de Colombia. (Fuente: IDEAM-UniversidadNacional, 1997)Figura 6.4. Indice de riqueza para los principales taxa en cada sitio de estudio. (Fuente: IDEAM-Universidad Nacional, 1997)
  • 18. 245EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLsailimaF anidnaanoZ aiuqonirOeuqsoBodemúHlaciporTeadittalB *eadiccocoduesP *eadihpalesP *eadillyrG *eadicsinO *eadiruhtnimS *eadiedopmaC * * *eadinoirbeneT *eadieroC *eadicimroF *eadipirhtoealhP *eadirbalyM *eadicirbmuL *).(adoporetsaG *eadiibonA *eadirohP *eadidarA *eadigypaJ *).(senoiprocsoduesP *Frecuencia y abundanciaPor medio de la frecuencia –entendida como la aproxi-mación semicuantitativa del valor de la densidadpoblacional– se expresa de forma general la presencia decada familia y/o gran grupo en los sitios estudiados. Lacategorización de los resultados se expresa, al igual quepara la riqueza, mediante la escala propuesta por Sánchezet al. (1992).Losorganismospertenecientesalasfamilias(Staphylinidaey Phoridae son los más frecuentes; les siguen Carabidae,ChrysomelidaeyFormicidae;Sminthuridae,Curculionidaey Campodeidae, Poduridae (familia Hypogastruridae),Entomobryiidae, Scarabaeidae, Japygidae, Cicadellidae,Acari y Araneae; al igual que Scolytidae, Muscidae,Braconidae, Blattidae (actualmente tratado como ordenBlattaria), Gryllidae y Opiliones.Las altas frecuencias de los organismos citados re-flejan el carácter cosmopolita de los artrópodos y másprecisamente de los insectos. Por otra parte, los gruposcatalogados como altamente frecuentes presentan pocasensibilidad a las restricciones, lo que puede ocasionarcambios desfavorables en las condiciones del mediobiofísico que los sustenta; en otras palabras, están me-jor adaptados para residir en suelos de diferentes tiposy usos y para resistir a las diferentes condicionesmedioambientales que les presenta altitudinalmente lageografía colombiana.Los organismos catalogados como ocasionales o debaja frecuencia requieren, a diferencia de los altamentefrecuentes, condiciones específicas, ya sea en variablesde tipo ambiental, edáfico o de alimentación. Sin em-bargo, el hecho de ser poco frecuentes y, en muchas oca-siones, poco abundantes, no disminuye la importanciaque tienen como integrantes de las cadenas tróficas, biensea de pastoreo y/o como detritívoras, como elementosinfluyentes en los flujos energéticos y en la circulaciónde nutrientes.En cuanto a la abundancia, se observa que las comu-nidades bioedáficas evaluadas en el país muestran a lostaxa Collembola, Hymenoptera, Coleoptera, Diptera,Isoptera y Acari con los valores más altos.Con respecto a lo anterior se puede concluir que:La comunidad bioedáfica, integrada por miembrospoco o muy abundantes, poco o muy frecuentes,controladores de poblaciones o plagas potenciales, conbase en sus relaciones y armonía naturales propicia laestabilidad del medio edáfico y la conservación de la uti-lidad potencial del mismo.Algunos órdenes como Coleoptera, Diptera,Hemiptera e Hymenoptera son los más frecuentes yabundantes; este comportamiento se debe al caráctercosmopolita de los integrantes de estos grupos y ade-más, a la poca sensibilidad a las restricciones que pue-den ocasionar cambios desfavorables en las condicio-nes del medio físico.Techo pedológico (perfil del suelo)Para lograr el desarrollo sostenible es necesario, en pri-mer lugar, conocer los comportamientos o funcionalidadde los activos naturales del país y deducir su manejo sos-tenible, teniendo en cuenta sus limitaciones y vulnera-bilidad frente a las diferentes actividades, tanto antrópicascomo naturales.El suelo es un recurso natural de muy lenta renova-ción, y en el medio colombiano se caracteriza por sermuy frágil y susceptible a perder su capacidad producti-va por degradaciones y contaminaciones, causadas porproyectos de desarrollo, tales como los agropecuarios,viales, energéticos, urbanos e industriales, entre otros.Con el fin de conocer las bondades y limitaciones delos suelos con relación a los diferentes usos y de contarcon unos parámetros que permitan hacer seguimientosobre niveles de degradación y/o contaminación del re-curso, se analizó su información con los indicadores deTabla 6.4. Familias bioedáfic as representativas de las zonas andina,orinoquia y de bosque húmedo tropical. (Fuente:IDEAM-UniversidadNacional, 1997)
  • 19. 246 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALproductividad, estabilidad y degradación. Esta evalua-ción se complementará con la productividad y estabili-dad de la formación superficial, la litología y los sistemasmorfogénicos para tener un concepto integral del perfilgeopedológico.Por capacidad productiva se entiende la disposiciónnatural de un medio dado para producir y mantener lasostenibilidad de acuerdo con la función de losecosistemasUsos y funciones de las tierras y los suelosLas tierras pueden estar ocupadas o ser parte, entreotros, de:• Sistemas naturales denominados páramos, de gransignificado en la regulación y captación de las aguasque abastecen a las quebradas y los ríos y en la pre-servación de importantes comunidades vegetales yanimales.• Selvas cálidas, húmedas y superhúmedas, que sopor-tan altos índices de biodiversidad, hoy sometidas auna fuerte presión colonizadora que amenaza su exis-tencia.• Zonas con estaciones secas marcadas, actualmentemuy erosionadas y en vía de recuperación.• Zonas semiáridas, en ambiente xerofítico, muy inter-venidas, las cuales requieren medidas de conservación.• Sistemas naturales de escasa representación territo-rial y/o endémicos, tales como el manglar, el catival yel robledal, entre otros.• Sistemas lagunares, pantanosos y planos de inunda-ción, con funciones de amortiguación de las inunda-ciones, de protección y reproducción de recursoshidrobiológicos y de generación de bienestar social alas comunidades ribereñas.• Sucesiones vegetales en zonas donde se removió la ve-getación original con diferentes fines, repoblamientovegetal natural que se puede dirigir, enriquecer y pro-teger para la defensa de suelos, tierras y recursos natu-rales conexos.• Suelos agropecuarios adaptados para sostener culti-vos básicos de tipo comercial y tradicional, incluyen-do la ganadería. Están presentes en todo el territorionacional, ocupando las vertientes, los vallesinterandinos, los páramos, las llanuras costeras y orien-tales. Por lo general, son sensibles al trato y manejoimprudente a que se les somete.- Areas transformadas para servir de anclaje físico a lainfraestructura urbana, vial, hidroenergética, de ex-tracción de recursos naturales y en general, a las acti-vidades que traen consigo el desarrollo. Si se tomanlas medidas necesarias y se acogen las restriccionesordenadas por las normas y las técnicas se aminoraráel efecto de los impactos ambientales negativos y losdaños ecológicos podránn ser llevaderos, controlablesy/o mitigables.Evaluación general de la capacidadproductiva de los suelos colombianosLos suelos y las tierras del país se diferencian amplia-mente de aquéllos de otras regiones del mundo. Son muyjóvenes y en su mayor parte reciben influencias tropica-les agresivas: altas temperaturas, brillo solar intenso y llu-vias abundantes. Son notorios los paisajes montañososde la región Andina y los paisajes de llanura de la regiónOriental.Los primeros, por lo general, son blandos y con ten-dencia a la erosión por escurrimiento superficial y a losmovimientos en masa. También contienen un complejoorganomineral importante que les confiere una relativaestabilidad productiva frente a perturbaciones, incluidala labranza. La firmeza de los entornos es marcada en laszonas tapizadas por cenizas volcánicas y sus alteraciones;lo es además en aquellas zonas donde el régimen de llu-vias, el tipo de cobertura vegetal y la naturaleza litológicapermiten una escorrentía moderada o de efectosautorregulados.Los segundos, con una mejor consolidación física,presentan mayor fragilidad biológica ya que su pro-ductividad está supeditada a los contenedores bioló-gicos como lo son: la flora, la fauna y la microbiota.En conjunto, la vegetación nativa cumple un papelimportante en la conservación y en los fenómenos debiodegradación y estabilidad de contenidos orgánicosen los suelos, fundamentales en la permanencia de laalta productividad primaria. Las consideraciones ex-cepcionales tropicales para la exuberancia y el creci-miento se mantienen si se manejan con prudencia es-tos procesos. En la medida que la degradación de estossistemas naturales sea pronunciada, será mayor el es-fuerzo de enmiendas y correctivos para mantenerlosen producción y, en esa proporción, será necesarioemprender trabajos de control de la erosión y de uti-lizar cantidades crecientes de agroquímicos.Los suelos tropicales van de la mano con el climatropical que los modela y altera, con la vegetación quelos protege y con los seres vivos en general que reciclan osimplemente retienen nutrientes. Los suelos tropicalesde Colombia deben considerarse como un elemento so-porte, en mayor o menor grado, del sistema natural yno, como un cuerpo inerte y aislado.
  • 20. 247EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLCapacidad productiva de un sueloLa productividad de un suelo es la resultante de:• Condiciones externas, tales como la temperatura, laprecipitación, el brillo solar, la duración del día.• Propiedades físicas, como aireación, humedad, tex-tura, entre otras.• Propiedades químicas, entre ellas la oferta denutrientes y el buen funcionamiento de los mecanis-mos de liberación y de intercambio de las sustanciasnutritivas en el suelo.• Propiedades biológicas, como son: una materia orgá-nica adecuada y la actividad edafofaunística ymicrobiológica intensa, participando en el almace-namiento y en la liberación de nutrientes para el cre-cimiento vegetativo.• Comportamientos y características de las formacio-nes o comunidades vegetales.VulnerabilidadEl suelo, cuerpo natural y vivo, por causas antrópicas essusceptible a perder su capacidad productiva. A conti-nuación se presentan algunas de las condiciones esencia-les y de alta sensibilidad que determinan el funciona-miento satisfactorio del suelo de varias regiones del país:Sabanas del Caribe• Déficit de agua aprovechable para la vegetación, enel que puede concurrir la precipitación escasa, la dis-tribución irregular de las lluvias, la rata de infiltra-ción alta y la fuerte evapotranspiración y evapora-ción.• Existen condiciones ambientales que favorecen la ero-sión por escurrimiento hídrico superficial.La Guajira• Déficit extremo de precipitación y aguas superficia-les.• Coberturas vegetales fundamentales en la protecciónde las aguas y los suelos, con estados sucesivos de muylento crecimiento.Cordillera• Páramos, que conforman sistemas naturales endémi-cos y de escasa representación territorial. Las condi-ciones climáticas críticas hacen el desarrollo sucesionalmuy lento.• Zonas abrigadas con estaciones secas marcadas, quemuestran un crecimiento sucesional muy lento, lascuales, unidas a la escasa presencia de vegetación y ala propensión a la erosión hídrica superficial, son fá-cilmente desprotegidas.• Zonas húmedas y muy húmedas, que conformanmedios propensos a ‘descolgarse’ bajo condiciones na-turales, a través de derrumbes y deslizamientos gene-ralizados. La intervención antrópica sin la adopciónde las precauciones geotécnicas debidas acelera estosprocesos.• Los cañones y las gargantas estructurales, desfoguesdel sistema cordillerano, que representan amenazas yriesgos que se deben evaluar para disponer de los pla-nes de contingencia necesarios.La región Andina en conjunto contiene complejosorgánicominerales, que se acentúan hacia la media yalta montaña, influenciados por cenizas volcánicas ypor sus productos de alteración. Este material es sus-ceptible a degradarse cuando, por cambios bruscos enlos arreglos multiestratificados, se afecta profundamen-te el microclima y la composición biológica y quími-ca de la biota.Llanuras Orientales• Tanto la Orinoquia como la Amazonia tienen en co-mún complejos orgánicos que retienen y liberan ele-mentos nutritivos esenciales en la renovabilidad de labiota. Estos contenidos son muy limitados y estánasociados a la biota edáfica y al microclima generadopor los arreglos y estratos vegetales.• Las llanuras Orientales de la Orinoquia contienen algu-nas estructuras boscosas, como los bosques de galería,morichales y matas de monte, fundamentales en la con-servación de las aguas, los suelos, la fauna y la flora.Estado actual de los suelosEl suelo, por ser el soporte natural de la mayoría de lasactividades del hombre, está permanentemente expuestoa diferentes tipos de intervenciones que, de alguna mane-ra, alteran el estado natural de equilibrio o de tendenciaevolutiva. El estado actual de los suelos depende funda-mentalmente del grado, tipo e intensidad de intervenciónantrópica, tomando como referencia la capacidad de car-ga y de respuesta natural que tengan las tierras.La intervención antrópica sobre los suelos puede oca-sionar efectos tanto positivos como negativos, los cualespueden ser inmediatos, en el corto o largo plazo; ser ins-tantánea o progresiva y de carácter reversible o irreversi-
  • 21. 248 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALble. El estado actual, y por ende la calidad de los suelos,también puede ser afectado por factores naturales len-tos, rápidos (fenómenos y catástrofes naturales) o pro-gresivos, por cambios globales naturales o inducidos.Es importante anotar que los suelos del trópico colom-biano deben considerarse como un componente del siste-ma natural que cumple funciones sistémicas, que se afectancuando la vegetación natural y su estructura son interveni-das, desequilibrando el sistema e iniciando procesos de de-gradación. Esto se debe a que al ir perdiendo el suelo suprotección, se desestabiliza el ciclo del carbón orgánico ylos nutrientes en el conjunto suelo-vegetación, responsa-blesdelaacumulaciónyrecirculacióndenutrientes,funda-mentales en la productividad primaria, así como de los pro-cesos protectores y regeneradores del suelo.La degradación se manifiesta en:• Pérdida de elementos protectores y regeneradores delsuelo, como lo es la vegetación natural.• Pérdida de funciones reguladoras y protectoras de lasaguas, cuando se elimina la vegetación copiosa y densaen los nacimientos de las aguas y las cañadas.• Erosión y sedimentación con efectos negativos ensuelos agropecuarios y en el deterioro físico de la in-fraestructura de desarrollo, con la mengua de los ser-vicios que presta.• Suelos compactados por empleo excesivo de maqui-naria pesada y por el uso continuado de riego porinundación.• Áreas contaminadas por desechos y aguas negras ur-banas, por residuos industriales tóxicos o bien, poragroquímicos que los inhabilitan para usos conven-cionales.• Salinización, por efectos de diseños y operacionesinadecuados de distritos de adecuación de tierras.• Desestabilización de vertientes, por perturbación omodificación imprudente de las formaciones super-ficiales, de los fenómenos de escorrentía y devertimientos en general, con consecuencias en la ope-ración vial, los asentamientos humanos y la actividadsocial en general.• Pérdida de suelos productivos al instalar en ellos ciu-dades, industrias, embalses.Para el conocimiento del estado ambiental de los sue-los en el territorio colombiano se tomaron como refe-rencia los estudios “Coberturas vegetales, uso y ocupa-ción del territorio” (Ideam, 1996), “Procesos de erosióny sedimentación en Colombia” (Ideam, 1998), “Evalua-ción de los sistemas de producción agrícola en áreas deagricultura intensiva del país; degradación de suelos yaguas por efectos de plaguicidas” (Ideam, 1996).Grado de protección de los suelos segúnla cobertura vegetalDe acuerdo con la figura 6.5, en el país existen, en laactualidad, unas áreas de protección por la coberturavegetal frente a procesos erosivos, esas áreas se han divi-dido para el país en tres grandes grupos: protección baja,protección media y protección alta.Dentro del grupo de protección baja se encuentranlas coberturas vegetales clasificadas como ‘muy escasa’ (o‘de porte bajo’) y la ‘escasa’; en el grupo de protecciónmedia, las clasificadas como coberturas vegetales‘discontinuas’ y ‘en grupo’; finalmente, dentro de las deprotección alta se incluyen las coberturas vegetales‘semicerradas arbustivas’ y las ‘continuas’.La figura mencionada permite deducir que, en el país,las coberturas vegetales clasificadas como de protecciónmedia representan 32%, frente a 23% de las de protec-ción alta (sin considerar la protección amazónica) y 11%de las de protección baja.Existe una diferencia marcada a la modificación oeliminación de la cobertura y su estructura, que controlael clima y la susceptibilidad del suelo. Los suelos de laalta montaña, con déficit hídrico, con complejos orgá-nicos predominantes y en pendientes fuertes, tienenmayor vulnerabilidad a la desprotección.Degradación de suelos en áreas deagricultura intensivaSe considera como área de agricultura intensiva a las zo-nas planas o de pendientes suaves, mecanizables, a vecescon programas de adecuación de tierras –distritos de rie-go y drenaje públicos y particulares–, destinadas en ge-neral a cultivos agroindustriales o a ganadería intensivao semintensiva; son exigentes en agroquímicos, como05101520253035Protección altaProtección mediaProtección bajaFigura 6.5. Áreas de protección de la cobertura vegetal frente a ladegradación. (Fuente: IDEAM, 1998)
  • 22. 249EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónL.oN savitcudorpsanoZ otnematrapeD1 )ábarU(arenanaBanoZ aiuqoitnA2ravíloByocitnáltAledseicinalP)euqiDledlanaC(ravíloByocitnáltA3 alliveSyodarPedotirtsiD aneladgaM4 ínaugirAyraseCsoírsoledellaV raseC5 úniSoírledellaV abodróC6 orgenoiRedonalpitlA aiuqoitnA7 ailuZoírledellaV rednatnaSedetroN8 ajirbeLoírledellaV rednatnaS9 ácamaSedellaV ácayoB01 ahcomacihCoírledellaV ácayoB11 esnecayobidnuConalpitlA ácayoB-acramanidnuC21 todrariG-amiacoTanoZ acramanidnuC31 )aneladgaMoír(amiloTledsarunalL amiloT41 orenalLetnomedeiP ateM51 acuaCoírledellaV acuaCledellaV61 )aneladgaMoír(aliuHledsarunalL aliuH71 esneñiraNonalpitlA oñiraN81 ogerbÁ rednatnaSedetroN91 ainatiuqA ácayoB02 yodnubiS oyamutuPfertilizantes y pesticidas. Igualmente hacen parte de estacategoría los suelos de la zona Cafetera localizados en lasvertientes cordilleranas en una franja altitudinal entrelos 1.000 y 2.000 msnm.Sin contar la zona Cafetera, en agricultura intensivael área total es de 4’364.467 hectáreas, localizadas en lasllanuras del Caribe, valles interandinos de los ríos Caucay Magdalena, altiplanos cordilleranos de la regiónCundiboyacense, Nariñense, Santandereana y en elpiedemonte Llanero (tabla 6.5).Cuando se habla de degradación física de estos suelosse hace referencia especialmente a dos procesos: el prime-ro se relaciona con la desmejora de la estructura y sus efec-tos negativos en la producción, por los siguientes hechos:• Reducción o restricción del área de toma denutrientes, agua y anclaje del cultivo• Reducción de la tasa de infiltración, la cual fomentaencharcamientos• Reducción en el intercambio gaseoso que debe darseen el suelo y la planta• Reducción en el desarrollo radicular, afectando lasdensidades de población y en general la productivi-dad de la planta• Reducción de las características adecuadas para unabuena actividad de la flora y fauna del suelo, en elproceso de hacer de la materia orgánica un dispensa-dor de nutrientes y coloides, mejoradores de las ca-racterísticas fisicoquímicas y biológicas del sueloEl segundo proceso es la erosión, o pérdida de suelo,bien sea por el viento en tiempo seco y suelosdesprotegidos de cobertura vegetal o por el arrastre su-perficial del suelo a las corrientes, por el agua lluvia queescurre.Las causas principales de la degradación física son lostipos, patrones de mecanización y labores culturales noadecuadas. Se manifiesta con la compactación de los pri-meros centímetros de suelo, conocida como capa de ara-do, la pérdida de la estructura y el afloramiento de hori-zontes no aptos para usos agropecuarios.En estas zonas de agricultura intensiva existe conta-minación de suelos y aguas por el manejo y sobredosisde agroquímicos, llámense fertilizantes o pesticidas, oca-sionando impactos ambientales a nivel del desarrollo delos organismos del suelo, responsables de procesos bio-lógicos, que mantienen una oferta biogeoquímica en lossuelos del trópico colombiano.Erosión y sedimentacióneólica heredadaDeriva litoralAporte de materialgrueso por mar de levaGelifracción, ablación,tunelización y agrietamientoglaciarInundación, desbordes,sedimentación y socavamientoRemoción en masa leveRemoción en masa moderadaRemoción en masa fuerteEscurrimiento superficialconcentrado o disecciónprofundaEscurrimiento superficialdifuso y concentradoo disección moderadaEscurrimiento superficial difusoleve o disección incipientey truncamiento de suelos45.5%15.5%11.1%11%7.8%5.1%1.8%0.8% 0.2%0.2%0.1%Figura 6.6. Procesos de degradación por erosión y sedimentación.(Fuente: IDEAM, 1998)Tabla 6.5. Áreas de agricultura Intensiva en pendiente suave enColombia. Fuente: IDEAM, 1996.
  • 23. 250 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAL.oN sovitluC )ah(aerÁacisífnóicadargeDnóicatcapmocacigóloibyacimíuqnóicadargeDlatoTatlA aideM ajaB latotbuSropnóicanimatnoCsocixótorga latotbuS nóicazinilaSatlA aideM ajaB1 onatálp,onanaB 087.811 1 1 1 1 22,acuy,etamot,zíam,ogros,zorrA 082.203 3 2 3 2 3 7onatálpyanacirfaamlaP 1 1 03ogros,zorrA 215.982 3 2 3 2 3 7onanabyanacirfaamlaP 1 1 04ogros,nódogla,zorrA 854.6051 3 2 3 2 3 7anacirfaamlaP 1 1 05 ogros,nódogla,zorrA 976.803 3 3 3 3 66 serolf,lojírf,apaP 462.32 1 1 3 3 47ogros,zorrA 202.62 3 2 3 2 4anacirfaamlaP 1 1 08ogros,zorrA 410.174 3 2 3 2 4anacirfaamlaP 1 1 09 allobeC 484.2 3 3 3 3 601 sazilatroH 075.41 1 1 1 1 211 ogirt,adabec,serolf,apaP 642.181 3 3 3 3 3 921 ogros,nódogla,zorrA 160.33 3 3 3 3 3 931 ogros,nódogla,zorrA 077.513 3 3 3 3 3 941ogros,zíam,zorrA 107.371 3 2 3 2 4anacirfaamlaP 1 1 051div,ogros,nódoglA 623.014 3 2 3 2 3 7racúzaedañaC 1 1 061 ogros,zíam,zorrA 542.84 3 3 3 3 671 ogirt,adabec,apaP 501.511 2 2 3 3 581 lojírf,allobeC 780.6 2 2 3 3 591 apap,allobeC 292.6 3 3 3 3 602 lojírF 493.01 2 2 1 1 3La acidificación y la toxicidad, por el mal manejo delos fertilizantes y pesticidas, y la salinización, especial-mente por diseños, operación y mantenimiento deficien-tes de los distritos de riego y drenaje, son otras de lascausas de la degradación de los suelos.En la tabla 6.6 se dedujeron las áreas más afectadaspor compactación, intoxicación por agroquímicos ysalinización de suelos, a partir de información obteniday procesada por el Ideam (1996) sobre una evaluaciónde los sistemas de producción agrícola y su relación conla degradación de los suelos; por lo tanto, los resultadosson una aproximación indirecta que refleja un bosquejodel estado de la degradación de los suelos.La degradación por compactación se obtuvo a partirdel análisis de: tipo de cultivo, si es perenne o transito-rio; implementos de labranza utilizados y su efecto en eldaño de la estructura del suelo. La contaminación poragroquímicos se dedujo del producto, ingrediente acti-vo, categoría de toxicidad y dosis por cultivo, y lasalinización se generalizó por región a partir de la infor-mación de los estudios de suelos del Instituto Geográfi-co Agustín Codazzi.En la tabla 6.6 se presentan los niveles alto, medio ybajo de degradación por compactación, agroquímicos ysalinización, siendo alto 3, medio 2 y bajo 1. Para cadaregión se hace un promedio de sus ponderaciones y lasuma de los promedios da un valor de importancia de ladegradación del suelo.De acuerdo con la información de la tabla 6.6 se con-cluye que todas los suelos en agricultura intensiva de zonaTabla 6.6. Degradación de suelos en áreas de agricultura intensiva de pendientes suaves. (Fuente: IDEAM, 1998)
  • 24. 251EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLplana presentan degradación física, química y biológica.Las áreas más afectadas por compactación, contamina-ción por agroquímicos y salinización, son: la altiplani-cie Cundiboyacense, la zona Tocaima-Girardot y las lla-nuras del Tolima.Encuantoalossuelosmásafectadosporcompactación,se encuentran en las áreas del río Sinú, llanuras delTolima,Aquitania, llanuras del Huila, zona Tocaima-Girardot yaltiplano Cundiboyacense.Los suelos más afectados por contaminación conagrotóxicos corresponden al altiplano de Rionegro, al-tiplano Cundiboyacense, llanuras del Tolima, llanurasdel Huila, zonaTocaima-Girardot, río Sinú, Aquitania,valle de Samacá y Ábrego.Las tendencias a la salinización se presentan en lasplanicies de Atlántico y Bolívar, zona de Ciénaga yFundación, valles de los ríos Cesar y Ariguaní, alti-plano Cundiboyacense, zona de Tocaima - Girardot,llanuras del Tolima y en el valle del Cauca; una exten-sión aproximada de 3’038.653 ha presenta alguna sus-ceptibilidad a procesos de salinización en áreas de agri-cultura intensiva.Los suelos de la región Cafetera cubren un área de1’009.000 ha, de las cuales 60% está bajo sombrío y40%, sin sombrío. La degradación de suelos en cafetalesde sombra o tradicional es mínima, en comparación conlos cafetales que requieren máxima exposición solar; lainterrupción de la dinámica ecosistémica los ha vueltomás dependientes del hombre, quien tiene que recurrira los agrotóxicos y a sobrecostos en insumos para mante-ner la productividad.Como degradación física predomina la erosión hídrica,especialmente en suelos sobre rocas metamórficas, conpendientes superiores a 75 %, longitudes largas con pre-sencia de cascajo, incluso recubiertas con capas de dife-rentes espesores de cenizas que, aunque le imprimen esta-bilidad estructural, presentan movimientos en masa pordiscontinuidad litológica.Los suelos cafeteros sobre rocas ígneas ácidas sonarenosos o pedregosos, de superficiales a medianamen-te profundos, con baja retención de humedad y locali-zados en pendientes mayores de 60% y longitudes lar-gas, lo que los clasifica como altamente susceptibles ala erosión.Los suelos cafeteros de origen sedimentario se locali-zan principalmente en la cordillera Oriental; por lo gene-ral son arcillosos, con pedregosidad sobre y a través delperfil, baja capacidad de retención de humedad, drenajeinterno deficiente, llegando a encharcamientos en áreasplanas que limitan su uso y en pendientes fuertes, a undéficit de agua para el cultivo. Por esta razón, la Federa-ción Nacional de Cafeteros recomienda en estas zonas elcultivo con sombrío.Degradación de suelos en áreas con altadensidad de infraestructurasEl desarrollo socieconómico del país se ha centrado en sugran mayoría sobre la región Andina, con sus cordilleras yaccidentes de características inestables determinadas porla influencia de una estructura geopedológica blanda, au-nadas a la variabilidad y agresividad del clima propio deltrópico. Sobre estas áreas inestables se ha hecho necesarioconstruir una amplia red de infraestructura, especialmen-te vial, la cual en muchos casos ha interrumpido el equili-brio natural al realizar cortes de suelos y formaciones su-perficialesquecumplenfuncionesdedrenajehipodérmico,concentrando las aguas de escorrentía y originado mu-chas veces procesos de remoción en masa. Otro de losefectos ocasionados por los cortes de taludes (vías) es lainterrupción o pérdida de las líneas de infiltración o cir-culación de aguas subsuperficiales, alterando la dinámicahídrica natural.Las zonas inestables con mayor proporción de proce-sos de remoción en masa sobre los ejes viales del país selocalizan: en la región Andina, principalmente en los pa-sos transversales de las cordilleras; en la cordillera Orien-tal, donde se destacan la vertiente centro-oriental, inter-ceptada por los ejes viales que comunican al Llano, y lacuenca del río Chicamocha, con la infraestructura vialque conduce de Duitama a Bucaramanga, Pamplona yCúcuta; la vertiente occidental de la cordillera Orientalen el occidente de Boyacá y Cundinamarca, en los ejesviales que atraviesan la cuenca de río Negro y Minero(autopista Bogotá-Medellín y Chiquinquirá-PuertoTriunfo). En lo que respecta a la cordillera Central, lossectores más afectados se localizan en el Eje Cafetero, enlos departamentos de Antioquia, Tolima y en la partecentro-oriental de los departamentos de Cauca y Nariño.En la cordillera Occidental se destaca la vertiente occi-dental localizada sobre los departamentos de Nariño, Valledel Cauca, nororiente del Chocó y occidente deAntioquia.De igual manera, se destaca el aniquilamiento de lossuelos ocasionado por la expansión de las ciudades y laszonas de préstamo con explotaciones intensivas de ma-teriales para construcción.En la costa Atlántica y en los valles del Bajo Magdale-na, especialmente en áreas cenagosas, por el paso obligadode vías se construyen rellenos y se cambian drenajes, lo queproduceefectosnegativosenlascaracterísticasfisicoquímicasde los suelos, muchas veces, de carácter irreversible.
  • 25. 252 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALNiveles y factores de estabilidadEstudios realizados en el país sobre estabilidad de lossuelos y tierras demuestran la influencia marcada de loscomponentes morfoestructurales y geoquímicos en la fir-meza de los paisajes naturales. Las evidencias de este com-portamiento se manifiestan con mayor fuerza en los sis-temas montañosos. De esta manera la estabilidad estáafectada por cinco grandes procesos:• Movimientos en masa• Escurrimiento superficial• Dinámica fluvial• Torrencialidad• Flujos de lodo en la alta, media y baja montañaLos paisajes tropicales del país presentan diversos gra-dos de estabilidad, que dan origen a limitaciones quepueden condicionar el uso social y el manejo técnico.Como característica básica se señala la blandura y la ten-dencia a la erosión, aún en condiciones naturales. En elsistema montañoso húmedo y muy húmedo predomi-nan los movimientos en masa, generalizados en muchossectores, mientras que en las zonas con estaciones secasmarcadas es notorio el escurrimiento superficial. La ac-tividad de la montaña se manifiesta en las zonas bajas,representadas por gargantas, valles y depresiones que, enconjunto, soportan procesos de sedimentación. Latorrencialidad afecta el sistema de drenaje montañosoandino y la dinámica fluvial es muy agresiva en el entalledel Cuaternario por parte de los principales cursos deagua, fenómenos que repercuten en los procesos deltáicosy de colmatación de sistemas lagunares.En la estabilidad del medio físico interviene un factorhistórico de formación de los paisajes, determinado porprocesosheredadosdealteración,denudación,pedogénesisy acumulación. Los fenómenos actuales están regulados,en su orden, por los componentes: morfoestructural, for-mación superficial, techo pedológico, ambientes debiodegradación y cobertura vegetal. La capacidad de estearreglo frente a la acción morfoclimática determina elmayor o menor grado de estabilidad.Marco geodinámico nacional(estabilidad de la morfoestructurageológica)Al igual que desde el punto de vista biológico, Colom-bia es variada en características mineralógicas, litológicasy tectónicas. El hecho de estar emplazada en la conver-gencia de tres placas tectónicas –Caribe, Nazca ySuramericana, las dos primeras de tipo oceánico y la úl-tima, continental–, hace que el país se comporte comouna especie de cuña sujeta a las fuerzas de choque entreestas estructuras. Como resultado se tiene un sistemaorográfico formado a través de varios millones de años,concretamente el gran levantamiento u orogenia de losAndes, que se inició hace cinco a siete millones de años(Van der Hammen et al., 1973, citado por Flórez, 1995)y continúa hoy día. Los sismos, los deslizamientos, losvolcanes activos, las inundaciones son ejemplos de unrelieve dinámico y en formación.Aquellos grandes movimientos tectónicos lograronconstruir en esta esquina noroccidental del continenteSuramericano cuatro cordilleras (Oriental, Central, Oc-cidental y Baudó o de la Costa), valles interandinos queseparan las cordilleras (valles de los ríos Magdalena,Cauca, Atrato-San Juan y Patía) y que reciben los sedi-mentos provenientes del sistema montañoso. Al oriente,extensas llanuras rellenas de depósitos recientes sobrerocas antiguas y estables (Orinoquia y Amazonia). Alrelieve se suman algunos sistemas montañosos aparente-mente independientes, como la Sierra Nevada de SantaMarta y la serranía de la Macarena, ambos extraordina-rios: el primero es el macizo litoral más alto del mundo yel segundo, un sistema compuesto parcialmente de ro-cas muy antiguas (Paleozoico y Precámbrico) que alber-ga una biodiversidad única en el mundo.El gran levantamiento de los Andes colombianos, avarios kilómetros de altitud (las cordilleras Oriental,Central y la Sierra Nevada de Santa Marta sobrepasanlos 5.000 msnm), trajo consigo alteraciones en el siste-ma climático regional. Las montañas han servido desdesu formación de barrera a los vientos, afectando su cir-culación local y regional y condicionando, por ejemplo,el desarrollo de ecosistemases el caso de las actuales ver-tientes del piedemonte Llanero o del Pacífico, cuyas fuer-tes precipitaciones sustentan una vegetación densa, úni-ca en estas áreas. Igualmente, las fuertes pendientesaumentan el potencial hidrogravitatorio de las aguas co-rrientes y con ello, la inestabilidad del sistema andino.La diversidad geológica es tal que es posible encon-trar desde formas eólicas fósiles en los llanos Orientales,resultado de paleoclimas fríos pero secos, hasta casi elcentenar de estructuras volcánicas de todo tipo en la cor-dillera Central. Este último aspecto resulta de gran inte-rés ya que, desde la formación del relieve colombiano, elmagmatismo ha sido elemento activo, como así lo de-muestran algunas rocas del Escudo Guyanés al orientecolombiano, los macizos en la cordillera Oriental (maci-zos de Garzón, Quetame, La Floresta y Santander), lasrocas de la Sierra Nevada de Santa Marta y otras tantasen la cordillera Occidental y del Baudó.
  • 26. 253EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLEl magmatismo, a través de su manifestación exter-na, el volcanismo, sigue estando presente sobre el terri-torio colombiano mediante la manifestación de sus vol-canes activos. Grandes depósitos de material volcánicoyacen ahora sobre las vertientes de las cordilleras, en es-pecial de la Central, en donde los suelos derivados de lascenizas volcánicas son aprovechados en la agricultura (EjeCafetero, por ejemplo). Del casi centenar de volcanessobre la cordillera Central, 20 entran en la clasificaciónde activos y muy peligrosos por su explosividad. El Ga-leras ha sido declarado el volcán de la Década.Como resultado de estas conclusiones, se tiene dife-rentes grados de estabilidad morfoestructural, que seobservan en el mapa 6.2.La cordillera Central es una clásica combinación entrerocasoceánicasycontinentales(rocasígneasymetamórficas),indicando que en el pasado fue una zona de subducción ochoque de placas tectónicas. Su configuración topográficapresentapendientesabruptas,afectadasporactividadsísmicay volcánica reciente, que en conjunto confieren alta inesta-bilidad al medio superficial.Por su parte, la cordillera Occidental está conforma-da por rocas volcanosedimentarias, con intrusionesgranodioríticas que le imprimen las mayores altitudes ala cordillera (cerros Tatamá y Caramanta y Farallones deCali, que superan los 3.900 msnm). Este sistema mon-tañoso sirve de barrera a los vientos húmedos del Pacífi-co, dando origen a una de las zonas más lluviosas delmundo y por ende, a una alta inestabilidad en sus ver-tientes, ayudadas por la presencia de la zona sísmica deMurindó (Noroeste Antioqueño).Por su parte, las zonas andinas montañosas de la cordi-llera Oriental son moderadamente estables y están consti-tuidasprincipalmenteporrocassedimentariasplegadasfor-mando sinclinales y anticlinales y con depósitos volcánicoslocales (parte de los suelos del altiplano Cundiboyacense sederivan de lluvias de ceniza volcánica procedentes del eje dela cordillera Central). El borde oriental de la cordillera(piedemonte Llanero) es una de las zonas sísmica ytectónicamente más activas del país, hecho que podríainterpretarse como una evidencia del continuo crecimientoy levantamiento del relieve: de hecho, la población deVillanueva (Casanare), por ejemplo, está sobre una terrazaaluvial levantada un poco más de 100 m.Los valles interandinos que separan las cordilleras sonverdaderas depresiones tectónicas limitadas por fallas yrellenos de sedimentos Terciarios y Cuaternarios, pordonde drenan los principales ríos del país. En algunossectores de estos valles interandinos, como los del Mag-dalena y Patía, los sistemas montañosos adyacentes ha-cen que los vientos circulen sin detenerse, formandoambientes secos donde actúa muy bien la erosión pormedio de los escurrimientos hídricos superficiales. So-bre los depósitos recientes de ambiente fluvial y lagunar,las corrientes de agua cambian de curso provocando des-bordes periódicos.El fuerte potencial hidrogravitatorio de las vertientes yla actividad volcánica y sísmica dieron origen a que en suspiedemontes se desarrollaran conos de deyecciónaluviotorrencial; allí, por estar formados de sedimentos depoca consolidación y relativa buena fertilidad, se asientanimportantes actividades agrícolas y centros urbanos. Porser un relieve resultante de eventos tectónicos, es de espe-rar un gran fracturamiento y fallamiento de las estructu-ras, que, en general, tienen sentido sureste-noreste confallas menores este-oeste, aprovechadas por la red de dre-naje para instalarse y aumentar el poder de disección porparte de los ríos.Sobre las llanuras Orientales, un sustrato sedimentariopoco consolidado, de edad Terciaria, ha permitido laconfiguración de un modelado de disección incipienteen la plataforma de los departamentos de Caquetá yPutumayo, con actividad sísmica intermedia y fallas conactividad reciente; un conjunto de factores que condi-cionan alta inestabilidad para el área.En la región Amazónica dominan las rocas del Ter-ciario inferior, las cuales constituyen una plataforma en-tre moderada y profundamente disectada, constituida porsedimentos arenosos y arcillosos con estructura tabularhorizontal a subhorizontal con plegamientos suaves. Lossedimentos arcillosos son de poca consolidación y per-miten su fácil remoción, en una zona donde la precipita-ción anual es mayor a 3.000 mm y hay una marcadadisección debido a la red de drenaje dendrítica.El afloramiento de rocas ígneas y metamórficas del Es-cudo Precámbrico se presenta en los departamentos deGuaviare y Caquetá bajo procesos de degradación y mese-taslevantadas(tepuyes),constituidasporrocassedimentariasmuy antiguas, caracterizadas por un modelado eólico resi-dual,queconformapaisajesmuyestables.Estructuralmentees un área estable con amenaza sísmica baja.De otra parte, las rocas sedimentarias del Cretáceo yTerciario que conforman terrazas y colinas, afectadas poruna red de drenaje divagante y sedimentación continuapor el acarreo de materiales desde la cordillera y del en-talle de la llanura de desborde, configuran una zonamoderadamente estable en el sector comprendido entreel piedemonte oriental de la cordillera Oriental, el ríoMeta y la frontera con Venezuela.Sobresalen en los llanos Orientales algunas zonas es-tables, en sectores de Vichada y Meta, conformadas porlos peñoles del Escudo, con procesos de desagregación,
  • 27. 254 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALpedimentos tallados en el Escudo muy degradados y laaltillanura plana, ondulada y disectada.En los sistemas aluviales, tanto de la Amazonia comode la Orinoquia, la inestabilidad está dada por la ocu-rrencia de periodos de inundación y sedimentación.El litoral Pacífico colombiano puede caracterizarse endos dominios geológicos –norte y sur–, de acuerdo prin-cipalmente con sus características tectónicas y estructu-rales, pero también con base en sus rasgos litológicos,morfológicos y sísmicos.El sector norte comprende la franja desde la ense-nada de Catripe hasta Panamá, cuyo dominio tectónicocorresponde a un fragmento de corteza oceánica levan-tada y acrecentada al continente. Litológicamente secaracteriza por rocas máficas y ultramáficas ysedimentitas intercaladas con basaltos, en tanto quedesde el punto de vista sísmico es considerada comouna zona de alto riesgo, con una fuente de sismos aso-ciada en general a fallas locales. La morfología litoraldominante es de costas acantiladas, con presencia co-mún de deslizamientos.El sector sur, que comprende desde la ensenada deCatripe hasta el límite con Ecuador, tiene un dominiotectónico de relleno de cuenca formada por colisión yacrecionada al continente y está constituido principal-mente por rocas sedimentarias. El riesgo sísmico en lazona es considerado alto, con sismos asociados princi-palmente a la zona de subducción, y fenómenos detsunami en el litoral. La morfología de sus costas se ca-racteriza por el amplio desarrollo de zonas de manglaresy planos aluviales y deltáicos recientes.En la costa Pacífica se considera que la mayor activi-dad sísmica se produce en la zona del Darién, seguida enmenor intensidad por el sector Cauca-Nariño y final-mente, en Buenaventura, con un grado inferior.En el litoral Caribe, las llanuras aluviales están for-madas por depósitos recientes de ambiente fluvial, mari-no y lagunar y surcadas por cauces que cambian de cur-so, provocando desbordes ocasionales. Las llanurasinundables se caracterizan litológicamente por sedimen-tos finos de origen fluvial y lacustre del Pleistoceno, entanto que los conos, terrazas, y relieves tabulares o plega-dos adyacentes a los valles inundables se han desarrolla-do sobre sedimentitas del Terciario superior de origenmarino, fluvial y lacustre.En sectores de serranías costeras bajas de Córdoba,Sucre y Bolívar, se ejemplifica zonas de relieve tabular oplegado disectado o en vías de degradación, constituidaspor rocas sedimentarias consideradas como estables, so-metidas a bajos promedios de lluvias y a una amenazasísmica intermedia.Los macizos residuales de La Guajira, constituidosen general por rocas sedimentarias y metamórficas dealta consistencia, presentan baja amenaza sísmica, y se-gún sus características estructurales, son de bajo riesgo ymuy estables.La región insular de San Andrés y Providencia se con-sidera muy estable, dados su relieve bajo, la moderadaprecipitación y la presencia de rocas sedimentarias mo-deradamente consolidadas e ígneas volcánicas estables.Formaciones superficialesEl término formaciones superficiales ha sido utilizadoen el área de las ciencias de laTierra para referirse, comolo indica su nombre, específicamente a la parte supe-rior de la superficie terrestre, donde afloran la roca yaalterada y los diferentes depósitos o acumulaciones re-sultantes de la erosión y su transporte. En consecuen-cia, las formaciones superficiales están constituidas porel conjunto de materiales entre el suelo y la roca sana,es decir, la roca, no en su estado natural, sino alterada odegradada por efectos físicos, químicos, biológicos y/oclimáticos; así mismo, son también formaciones super-ficiales, todo tipo de depósitos de diferente origen (gla-ciar, aluvial, coluvial y eólico). La posición de las for-maciones superficiales hace que ellas estén siempreexpuestas a procesos bioclimáticos y antrópicos, mien-tras que el sustrato (roca sana) no lo está más que enforma eventual (Campy, 1989).Las formaciones superficiales se dividen en dos cla-ses: autóctonas y alóctonas. Las primeras son productode la alteración (desintegración y descomposición) delas rocas in situ, cuyo material no ha sido removido y/otransportado por algún agente natural. Al material re-sultado de estos procesos se le denomina alterita (figura6.7). El tipo de alteración y su intensidad dependen dela naturaleza de la roca –principalmente de su porosidady permeabilidad, que permiten, por ejemplo, el accesodel agua a la roca y facilitan la desagregación– y del am-biente bioclimático en que se encuentre.Una arenisca, por ejemplo, es por naturaleza dura yse resiste a su alteración, pero puede ser atacada final-mente en su material cementante desagregando los gra-nos de arena; su componente principal –el cuarzo– pue-de permanecer inmune por su propia dureza. Es posibleobservar a lo largo de la cordillera Oriental grandesescarpes de arenisca formando relieves altos y abruptos,que indican su dureza y resistencia a la alteración.Las lutitas (roca sedimentaria) poseen poco cuarzo ytienden a descomponerse formando alteritas arcillosas,muy inestables en climas húmedos.
  • 28. 255EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLCasi todas las rocas ígneas tienen como componen-tes minerales olivinos, piroxenos y anfiboles, todos ellosfácilmente alterables. Por lo tanto, una roca ígnea, comoun granito, en un clima húmedo se alterará más fácil yrápidamente que si lo estuviera en un ambiente seco. Sila roca tiene alta proporción de cuarzo y feldespato, for-mará una alterita de textura gruesa, de fácil lixiviación, yen clima cálido-húmedo su fertilidad será baja y mediaen climas más fríos. Los granitos presentes en la cordille-ra Central en zonas muy lluviosas están convertidos enalteritas, generalmente de mucho espesor, y en la super-ficie presentan una alta inestabilidad.Las cenizas volcánicas, muy frecuentes en la cordille-ra Central, son fácilmente alterables, con un desarrollorelativamente acelerado, convirtiéndose así en un mate-rial poroso y permeable. El Eje Cafetero colombiano estásobre gruesas acumulaciones de ceniza volcánica que leimprimen buena fertilidad a estos suelos.Las formaciones superficiales alóctonas, por el contra-rio, son las resultantes del arranque, transporte y depósitode materiales detríticos por agentes como el agua, viento,hielo, etc.; en cuanto a las acumulaciones, como es el casode las morrenas, provienen del arranque y transporte porparte del hielo. Las diferentes acumulaciones, como plani-cies de inundación y terrazas aluviales, pertenecen a las for-maciones superficiales alóctonas de origen aluvial, y los co-nos o abanicos fluviotorrenciales o los lahares comunes enlos piedemontes de las cordilleras colombianas, cuyos ma-teriales provienen de grandes remociones en partes altas ymedias de las cordilleras, son de origen aluviotorrencial.Como se puede deducir, las formaciones superficialesen Colombia son, tanto un componente importante en laevolución del paisaje, el entendimiento de la erosión y dela dinámica de vertientes (deslizamientos, derrumbes, etc.),como un elemento sobre el cual crece la vegetación y sedesarrollan casi todas las actividades humanas.Estabilidad de las formacionessuperficiales en el paísEl territorio colombiano, especialmente la zona Andinapor su propia naturaleza, es en su mayoría inestable. Surelieve y la influencia tectónica, asociados a otros aspec-tos como el clima, los procesos de alteración física y quí-mica de las rocas, la retención de la humedad y la pen-diente, inciden y condicionan en mayor o menor gradola estabilidad de las formaciones superficiales del país.Laestabilidaddeestasformacionessemuestraenelmapa6.3, que representa las grandes unidades de estabilidad deacuerdo con la potencialidad y severidad de los procesosmorfodinámicos que afectan las formaciones superficiales.Esta apreciación cualitativa permite predecir las zo-nas con mayor grado de susceptibilidad a la inestabili-dad y será además un punto de partida para visualizar enconjunto el comportamiento de la misma en el país. Se-gún este mapa se tiene:Zonas muy inestablesEn general, en Colombia se aprecia una gran inestabili-dad en las zonas de cañones de las cordilleras; es decir,en las depresiones profundas por las que corren ríostorrentosos. Las fuertes pendientes, en unas alteritas muydeleznables, evidencian el sentido de desequilibrio: fueel caso de la avalancha del río Páez (1994), en donde unsismo sacudió vertientes con alteritas ya saturadas de hu-medad en un cañón que condujo todo el material des-prendido.Los cañones son muy inestables debido a que se en-cuentran generalmente sobre líneas de falla y fracturascon control parcial de la red de drenaje. Tienen una pro-fundidad de 100 m hasta 1.000 m, en relación con lasdivisorias y, por lo general, sobre pendientes muy fuer-tes. En estas zonas predominan procesos erosivos im-portantes, como los desplomes, derrumbes frecuentes yflujos torrenciales.Otras áreas particulares, calificadas como muy ines-tables son:• El piedemonte Caqueteño y parte del piedemontedel departamento del Meta• El suroccidente de Santander• Los cañones en la serranía de San Lucas• Los cañones del departamento de Antioquia y en laSierra Nevada de Santa Marta.Zonas inestablesLas áreas calificadas como inestables se refieren a ver-tientes conexas a los cañones, en las que tienen presen-cia grandes procesos de remoción en masa. Estas ver-tientes medias, con y sin cobertura de productosvolcánicos, reflejan una inestabilidad debido a que pre-sentan alteritas espesas y arcillosas con pendientes me-dias. Allí se desarrolla una disección acelerada condeslizamientos rotacionales y una inestabilidad perma-nente de la red vial. Entre algunas áreas inestables se tie-nen en Colombia:• Las vertientes onduladas de la cordillera Central, porconformar flujos volcanodetríticos cubiertos por grue-sas capas de cenizas volcánicas, en las que es comúnla disección profunda, los deslizamientos y los flujostorrenciales.
  • 29. 256 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAL• Los flancos del ríoPatía y sus afluentes, ya que se en-cuentran sobre capas volcanosedimentarias falladascon divisorias cóncavo-convexas en afloramientosrocosos, cubiertos parcialmente por cenizas volcáni-cas, con un clima de tendencia seca y fuerte inciden-cia de escurrimiento superficial, que implica un altogrado de amenaza por desertización.• Los cañones en condiciones de tendencia seca y elsistema Güaitara-Patía, por corresponder a plieguesy fallas, formando cañones profundos inestables enlos que predominan los flujos torrenciales frecuen-tes, algunos derrumbes ocasionales y el escurrimientosuperficial difuso y concentrado.• Los cerros y las mesas muy degradadas en los vallesinterandinos, por formar mesas residuales cubier-tas por material de desagregación bajo un climacon tendencia seca; presentan un escurrimiento su-perficial difuso y concentrado con formación desurcos y cárcavas, que evolucionan hacia unadesertización.• En los piedemontes (altos de los ríos Mira y Patía) endonde se encuentran conos formados por flujosfluviovolcánicos de pendientes medias a fuertementeinclinadas, con predominio de movimientos en masa,del tipo derrumbe, ligados a la deforestación.• Las llanuras aluviales en estado avanzado de deterio-ro en la Depresión Momposina que, bajo un climaecuatorial, se disectaron moderadamente y son unaamenaza hacia una mayor degradación.• En los sistemas aluviales de la altillanura, la terrazaderecha del río Meta, con una configuración irregu-lar y discontinua por socavamientos laterales.• Y por último, en los sistemas aluviales de los llanosOrientales, la llanura aluvial actual presenta ríos tren-zados y meándricos inestables por su constante diva-gación, aluvionamiento, socavación lateral, desbor-des e inundaciones periódicas.Niveles y factores dedegradaciónLa erosión en ColombiaEn sentido estricto, la erosión es el arranque de los ma-teriales sustraídos al terreno; en sentido amplio abarca eltransporte aluvial y la sedimentación (Inderena, 1977).Son variadas y complejas las causas, formas y dinámicasde la erosión del suelo en Colombia.El relieve y la naturaleza de las formaciones superfi-ciales y geoformas, así como la influencia tectónica, aso-ciados a otros aspectos como el clima, los procesos dealteración, la retención de la humedad y la pendiente,inciden y condicionan en mayor o menor grado los di-versos tipos de erosión que se manifiestan en el país.Mediantelacaracterizacióndelossistemasmorfogénicosde Colombia (Ideam-Uiversidad Nacional, 1996), se de-terminaronlosprocesoserosivosydesedimentacióndecadaunidad,loscualesfueronrepresentadosespacialmente(mapa6.4). De esta manera, a través de una apreciación cualitati-va, es posible conocer la dinámica de los factores de la ero-sión, un punto de partida para visualizar en conjunto sucomportamiento.Para la representación geográfica de los procesos, és-tos se agruparon en los mapas de acuerdo con el gradode intensidad, frecuencia y génesis, no siendo en ningúnFigura 6.7. Clasificación general de las formaciones superficiales(Fuente: Ideam,1998)Depósito de turba (turbera)Tierra diatomeaArrecife coralinoEvaporitaDepósito de bauxitaDepósito calcáreo (caliche)Depósito ferralíticoDepósito niquelíferoPaleosueloOtroAlterita arenosaAlterita arcillosaAlterita limosaAlterita arenoarcillosaAlterita arenolimosaAlterita limoarenosaAlterita limoarcillosaAlterita arcillolimosaAlterita arcilloarenosaRellenoRelleno sanitarioBotaderoDepósito glaciarMasa de hielo y nieveDepósito aluvialDepósito de arenaDepósito de limo (loess)Depósito lacustreDepósito palustreArena marinaLodo marinoDepósito de conchasDepósito marinoDepósito coluvialDepósito de talus o derrubioDepósito de movimiento en masaDepósito de ceniza volcánicaDepósito piroclástico heterométricoDepósito de lapilliDepósito de lodoLaharDepósito fluvioglaciarDepósito fluviotorrencialDepósito glaciolacustreDepósito fluviolacustreOtroClaseAutóctonasAlóctonosOrgánico y bioquímicoOrgánico y bioquímicoAntrópicoGlaciarAluvialEólicoLacustre y palustreLitoralDenudacionalVolcánicosDiapíricoMixtosOrigen Tipo
  • 30. 257EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLsosecorP )ah(selatoT %,evelosufidlaicifrepusotneimirrucsEyetneipicninóiccesidosoleusedotneimacnurt603.885.15 5,54yosufidlaicifrepusotneimirrucsEadaredomnóiccesido,odartnecnoc740.465.21 1,11laicifrepusotneimirrucsEodartnecnocadnuforpnóiccesido434.848.8 8,7etreufasamnenóicomeR 010.044.21 0,11adaredomasamnenóicomeR 737.797.5 1,5evelasamnenóicomeR 294.998 8,0,sedrobsed,nóicadnunInóicatnemidesotneimavacosy922.195.71 5,51,nóicalba,nóiccarfileGraicalgotneimateirgaynóicazilenut873.462 2,0oseurglairetamedetropAaveledramrop153.031 1,0larotilavireD 322.962 2,0acilóenóicatnemidesynóisorEadadereh603.340.2 8,1caso una clasificación teórica de los mismos, pero sí unaordenación de acuerdo con la presencia y potencialidaddel fenómeno en cada sistema morfogénico.La cuantificación de los procesos corresponde al áreatotal de las unidades morfogénicas, en las que se presen-ta o es potencial el proceso, y no indica el área real delfenómeno.Los principales tipos de procesos erosivos ysedimentógenos que actúan (y/o son potenciales) sobrelos grandes sistemas morfogénicos colombianos son:Erosión hídrica superficial• Escurrimiento superficial difuso leve o disección in-cipiente y truncamineto de suelos• Escurrimiento superficial difuso y concentrado o di-sección moderada• Escurrimiento superficial concentrado (surcos ycárcavas) o disección profundaRemoción en masa• Remoción en masa fuerte (derrumbes frecuentes y/odeslizamientos, flujos torrenciales)• Remoción en masa moderada (solifluxión profunda,desplomes frecuentes, derrumbes y deslizamientosocasionales)• Remoción en masa leve (solifluxión moderada,sufosión, tunelización y golpes de cuchara)Erosión fluvial• SocavamientoErosión glaciar• Gelifracción, ablación, tunelización y agrietamientoglaciarProcesos litorales• Aporte de material grueso por material de leva• Deriva litoralInundaciones y desbordes• Aluvionamiento y sedimentaciónErosión eólica• DeflaciónComo se puede apreciar en la tabla 6.7, se deducenlas siguientes observaciones:• Sobre casi la mitad del territorio colombiano actúa o espotencial algún tipo de escurrimiento hídrico superficial.• Las remociones en masa (flujos torrenciales,deslizamientos, desplomes, derrumbes, solifluxión),consideradas como un proceso grave, ocupan 16%de la superficie nacional. Las zonas identificadas conprocesos de remoción en masa, inundaciones y des-bordes, aunque presentan menor extensión, por logeneral son las que generan mayores impactos nega-tivos en pérdidas humanas, el recurso suelo y la infra-estructura.Enel mapa 6.4se localizan los diferentes procesos de ero-sión y sedimentación en las diferentes regiones del país, ymanifiesta el estado actual de éstos en Colombia. De maneramuy general, los principales procesos por regiones son:Los fuertes procesos de remoción en masa, que seconcentran en la región Andina por sus característicastopográficas, geomorfológicas y litológicas, coincidien-do con la región donde se concentra la población.Los escurrimientos, que se encuentran en todas lasregiones naturales como consecuencia de factorestopográficos como la pendiente, la pérdida de coberturavegetal y/o una casi constante precipitación. En las re-giones Amazónica y Pacífica, a pesar de una coberturavegetal casi extendida, actúa un escurrimiento leve. Casocontrario sucede en la Orinoquia donde, por la cobertu-ra vegetal baja y escasa, actúa con mayor intensidad elescurrimiento, al igual que en la región Caribe.Tabla 6.7. Procesos de erosión y sedimentación predominantes enColombia (IDEAM, 1998).
  • 31. 258 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAvLos procesos de gelifracción, ablación (fusión del hie-lo) y tunelización, que afectan a los glaciares en la altamontaña, considerados un proceso natural.Glaciares colombianos:expresión del cambioclimático globalGlaciares colombianos comorelictos de la última glaciaciónLos cambios climáticos han sido elemento común duran-te el Cuaternario (periodo geológico actual, que comenzóhace aproximadamente dos millones de años); descensosy aumentos de temperatura trajeron como consecuenciaglaciaciones, redistribución de especies vegetales y anima-les, sedimentación y cambios del nivel del mar.Hace aproximadamente 116.000 años la temperaturadelplanetacomenzóadescender(VanderHammen,1985;Flórez, 1992). Pero fue sólo hace 70.000 años aproxima-damente cuando ocurrió un descenso térmico pronuncia-do que generó sobre las cimas de las montañas colombia-nas un fuerte crecimiento en sus glaciares. Este fue el ini-cio de la última glaciación sobre el territorio colombiano.La máxima extensión de los glaciares en Colombia al-canzó los 3.000 msnm (± 200 m) hacia los 35.000 años AP(Van der Hammen, 1985), ocupando una superficie de17.109 km2(Flórez, 1992); para aquel entonces la Sabanade Bogotá tenía vegetación de páramo. La temperatura con-tinuó disminuyendo hasta aproximadamente 20.000 añosAP, y más tarde su tendencia al aumento generó unadeglaciacióndelasmasasdehielo(fusión).Esteascensocon-tinuóhastaunóptimotérmicoentre6.000y7.000añosAP.Sehapromediadolos10.000añosAPcomofindelaúltimaglaciación y comienzo del interglacial o época actual. A par-tir de aquel óptimo térmico la temperatura ha descendidogradualmente,perocondescensosyascensoscortoscomoelactual, que tal vez tenga influencias antrópicas.El último avance glaciar (formación de hielo) ocurrióentre 1600 y 1850 d.C., conocido como la Pequeña EdadGlacial o Neoglaciación, periodo en el cual los glaciares co-lombianos se recuperaron un poco con un límite inferiordelhieloquealcanzólos4.200msnmcercaalecuador,4.400msnm en la parte central de los Andes colombianos y 4600msnm en la Sierra Nevada de Santa Marta (Flórez, 1992).De aquellos años hacia el presente, los glaciares han ido enFigura 6.7. Comparación de dos fotografías aéreas, a escalas similares, del volcán nevado Santa Isabel entre 1959 (izquierda) y 1996 (derecha),que evidencia la disminución de área glaciar. Las flechas rojas indican puntos importantes de comparación. En la foto del 1996 se observaademás la aparición de afloramientos rocosos en la cima del glaciar. (Fuente: IGAC, 1959 e IDEAM, 1996)
  • 32. 259EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLpleno retroceso. En la década de los cuarenta se presentóunaanomalíatérmicamundialquesereflejóenlosglaciarescolombianos; así lo demuestran investigaciones realizadaspor E. Kraus en la Sierra Nevada del Cocuy, quien observóun fuerte retroceso entre 1948 y 1958.Por consiguiente, los glaciares colombianos son tansólo restos de la última glaciación y con tendencia a des-aparecer rápidamente si persisten las actuales condicio-nes climáticas, que no dan lugar a la existencia y creci-miento del hielo (figuras 6.7).En el planeta tan sólo tres regiones presentan actual-mente glaciares cerca al ecuador: Nueva Guinea, ÁfricaOriental y Suramérica. Estas masas glaciarias se catalo-gan como glaciares de montaña por su ubicacióntopográfica culminando la alta montaña o como glaciarescálidos o intertropicales por tener temperatura próximao igual al punto de fusión (Flórez,1992).Glaciares colombianos actualesEn Colombia existen actualmente seis glaciares o neva-dos (mapa 6.5):• Sierra Nevada de Santa Marta (altitud máxima de5.775 m)• Volcán Nevado del Ruiz (cordillera Central, 5.400 m)• Volcán Nevado Santa Isabel (cordillera Central, 5.110 m)• Volcán Nevado delTolima (cordillera Central, 5.280 m)• Volcán Nevado del Huila (cordillera Central, 5.655 m)• Sierra Nevada del Cocuy (cordillera Oriental, 5.490 m)De los seis, cuatro están sobre estructuras volcáni-cas clasificadas como activas (volcanes-nevados) y losdos restantes, sobre rocas no volcánicas (sierras neva-das de Santa Marta y El Cocuy). En la actualidad ydebido a condiciones exógenas (cambio global) yendógenas (volcanismo), los nevados en Colombia pre-sentan un balance glaciar de masas negativo, es decir,mayor pérdida que crecimiento de hielo. La figura 6.8representa las áreas actuales de acuerdo con los cálculosmás recientes.Investigación sobre glaciares enel territorio nacionalLa observación, el monitoreo y la captura de informa-ción estrictamente glaciológica y climatológica de losglaciares o nevados colombianos ha sido poca, pero sufi-ciente como para lograr interesantes conclusiones y plan-tear algunas hipótesis.Las masas glaciares actuales de Colombia, relictos dela última glaciación, son de gran interés científico. En laactualidad el Ideam realiza estudios en el nivel deglaciología en el volcán nevado Santa Isabel y en la Sie-rra Nevada del Cocuy, por ser dos áreas que presentancondiciones distintas con relación al sustrato rocoso: elprimero se encuentra sobre un volcán catalogado comoactivo (cordillera Central) y el segundo, sobre rocassedimentarias (cordillera Oriental).Los estudios glaciológicos en Colombia presentandificultades para su desarrollo, debido a que el acceso aestas áreas de alta montaña es difícil y no siempre lascondiciones de tiempo atmosférico son las mejores pararealizar su monitoreo. Debido a ello, la época óptimapara visitarlos es tan sólo a finales y comienzos de año,dependiendo siempre de la posición de la Zona de Con-fluencia Intertropical.El cálculo de las áreas glaciares se realiza con base eninterpretación de fotografías aéreas, cuya información estransferida a bases cartográficas. El volumen exacto dehielo de los glaciares colombianos sigue siendo inciertoy es tema de investigación. El método más exacto y di-recto consiste en la utilización de técnicas de prospec-ción geofísica, que hasta el momento sólo Ingeominasintenta llevar a cabo en el nevado del Ruiz. Medianteestos métodos geofísicos y desde la superficie del hielo sepuede conocer con exactitud su profundidad o espesor.Conociendo la profundidad en varios puntos y el área,es posible calcular el volumen.Recesión de los glaciaresEn Colombia los glaciares están siendo sometidos a unafuerte deglaciación, provocada por causas naturales yFigura 6.8. Extensión actual de los glaciares en Colombia; áreatotal: 63.7 km2. (Fuente: Estudio de la alta montaña colombiana.Ideam-Universidad Nacional, 1997)Tolima1 km2- 1.6%Santa Isabel5.3 km2- 8.3%Ruiz9.3 km2- 14.6%Santa Marta11.1 km2- 17.4%Huila13.3 km2- 21%Cocuy23.7 km2- 37.1%
  • 33. 260 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALodavenoraicalG oñAnóicazilacoLdutignol-dutitalotnematrapeDécaruPnácloV 0491 42º67-91º2 aliuH-acuaCsarelaGnácloV 8491 22º77-41º1 oñiraNáratoSnácloV 8491 63º67-60º2 aliuH-acuaCselihCnácloV 0591 65º17-05º0 oñiraNnácloVracúzAednaP0691 12º67-61º2 aliuH-acuaCoídniuQnácloV 0691 32º57-34º4-adlarasiRoídniuQ-amiloTensiClednácloV 0691 12º57-15º4 amiloT-sadlaClabmuCnácloV 5891 45º77-85º0 oñiraNacelerada por el hombre a través de sus actividades (efec-to invernadero).Como ya se explicó los glaciares tienden a desapareceren el corto y mediano plazo, tal como se ha evidenciado yregistrado en la desaparición de varios de ellos (tabla 6.8).En total, ocho pequeños nevados han desaparecidoen el presente siglo, bien sea por efectos atmosféricos opor reactivación volcánica (el Galeras, por ejemplo), aun-que en épocas de lluvia éstos y otros picos altos se cubrentemporalmente de nieve, pero sin formación de hielo.Con base en las huellas dejadas por el hielo al final delneoglacial (1850), fotografías aéreas de varias décadas ydatos recientes de campo, se ha calculado la posible des-aparición de los glaciares colombianos, expresándose demanera aproximada el plazo de su existencia (figura 6.9).Vale la pena aclarar que es poca la observación sobrelos nevados con relación a su larga historia, pero, a me-dida que se desarrolle su investigación y se tenga másregistros, se conocerá mejor sus comportamientos, enespecial, la información que ellos puedan aportar al en-tendimiento de los cambios climáticos.Los análisis realizados a través de los resultados ob-tenidos con la interpretación de fotografías aéreas hanpermitido conocer aproximadamente la pérdida de áreapara cada nevado desde 1850 (final del neoglacial) has-ta la actualidad (figura 6.10); en general, está entre60% y 80%.Las causas de la rápida deglaciación convergen haciafactores que en el nivel mundial afectan la dinámica dela atmósfera, como es el caso de los efectos del desarrollode la industrialización sin control de emisiones.Glaciares semejantes a los de Colombia, como el Lewis(monte Kenia) en África Oriental, experimentaron un rá-pido decrecimiento entre 1920 y 1930 debido a una re-ducción de la precipitación, al incremento en la nubosi-dad, el decrecimiento del albedo y el calentamiento deunas pocas décimas de grado centígrado. Estos factores,generados en las dos últimas décadas del siglo XIX, fueronconsideradas como causas para el inicio de la recesión gla-ciar en África Oriental. No se deben excluir causas natu-rales como las ya explicadas, pero el conocimiento actualimpide por el momento plantear conclusiones sólidas.Al comparar las pérdidas de los glaciares en Colombiacon la información de temperaturas medias anuales de al-gunas estaciones de alta montaña con registros largos (figu-ra 6.11), es posible observar una tendencia al aumento enunas cuantas décimas de grado desde mediados de la déca-da de los setenta, cuyas causas no son conocidas, pero pro-bablemente están relacionadas con el calentamiento global.Tabla 6.8. Glaciares colombianos desaparecidos en el presente siglo.1990 2010 2030 2050 2070 2090 2110Huila*Sierra Nevadadel CocuySierra Nevadade Santa MartaSanta Isabel*Tolima*Ruiz*Años* Disminuiría con reactivación volcánicaFigura 6.9. Análisis de la información de campo e interpretación defotografías aéreas, que permitió establecer una época aproximadapara la desaparición de los glaciares en el país.(Fuente:Estudio dela alta montaña colombiana. IDEAM-Universidad Nacional, 1997)Figura 6.10. Pérdida de área de los glaciares desde 1850.0%20%40%60%80%100%NevadodelHuilaNevadodelRuizSierraNevadadelCocuyNevadodelTolimaNevadodeSantaIsabelSierraNevadadeSantaMartaPorcentajedelArea
  • 34. 261EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLLlama la atención el aumento de la temperatura me-dia entre 1986 y 1988 que, de ser cierta la tendencia enel nivel nacional (investigación en curso), posiblementeafectará los glaciares en los próximos años debido a quelas masas de hielo tienen un ‘tiempo de respuesta’, que esla medida en tiempo (años) que tarda un glaciar en ajus-tarse a los cambios climáticos. Para Colombia este tiem-po es desconocido, pero se puede comparar a grosso modocon el de los glaciares africanos, que puede ser del ordende una o dos décadas. Sin embargo, la ocurrencia delúltimo Fenómeno Cálido del Pacífico afectó fuertemen-te los nevados, experimentándose para el caso de la Sie-rra Nevada del Cocuy retrocesos de hasta 30 m, en pro-medio, entre enero de 1997 y enero de 1998, cuando losnormales son de 10 a 15 m por año. La nubosidad casinula aumentó el tiempo de exposición del hielo a la ra-diación, lo que dio origen a su rápida fusión.Características actuales de losglaciares en ColombiaSierra nevada de Santa MartaLocalización geográficaLos glaciares actuales de la Sierra Nevada de Santa Mar-ta se ubican entre las coordenadas 10º 47’ y 10º 52’ delatitud norte y 73º 34’ y 73º 44’ de longitud oeste, ocu-pando las cumbres de la Sierra, el macizo litoral más altodel mundo.El área glaciar hace parte de los municipios deRiohacha y San Juan del Cesar, en el departamento deLa Guajira, Santa Marta y Aracataca, en el Magdalena, yValledupar, en el Cesar.Evolución reciente (1850-1995)Durante la Pequeña Edad Glaciar o Neoglacial (1500-1850), el hielo en la Sierra alcanzó a cubrir 82,6 km2,con un volumen aproximado de 2.223 x 106m3y unlímite inferior del hielo entre los 4.400 y 4.700 msnm.A partir de 1850, el retroceso glaciar y la pérdida deárea y volumen ha sido la característica más sobresalien-te. Desde 1939 se ha venido monitoreando el fenómenogracias a un cubrimiento aerofotográfico decadal conti-nuo. Las particularidades en 145 años de la dinámicaglaciar en la Sierra Nevada de Santa Marta se puedenresumir en: (FUENTES)1. Al finalizar la Pequeña Edad Glaciar sólo tres gran-des masas conformaban el piso glaciar.2. Para 1954 (un siglo después), la masa había perdi-do 76% de su área y se había dividido en 50 glaciares dediferente tamaño.3. Entre 1954 y 1995 (41 años), 17 masas de hielo,entre 3 y 10 ha, desaparecieron debido a estas condicio-nes de poco tamaño y nula alimentación. Para 1995, laSierra estaba conformada por 43 glaciares.4. Las principales lenguas glaciares han retrocedidoen estas cuatro últimas décadas entre 6 y 17 m por añoaproximadamente, dependiendo de la alimentación y latopografía subyacente al glaciar.Morfología y tendencia actualLos 11,1 km2actuales de hielo (1995), se reparten en 43masas independientes con áreas que van desde una hec-tárea hasta 300. Debido a la fuerte deglaciación, variosaspectos morfológicos definen hoy a la Sierra:El fenómeno es generalizado y afecta tanto a su lími-te inferior –que retrocede continuamente– como a lascimas que presentan numerosas cornisas de roca ya des-nuda, en donde el hielo, por falta de alimentación, nopuede sostenerse en aquellas fuertes pendientes en lasque culmina la Sierra. Como resultado, nueve picos yano están glaciados: Parra Lleras, Menders, Ruiz Wilches,Ojeda,Tulio Ospina, Codazzi, nevado Ramírez,Taironay Guardián.Un aparente estado caótico o desordenado de losglaciares en grupos diseminados, muchos de ellos sin ali-mentación y ocupando generalmente el pie de las corni-sas. Esto se debe en parte a las condiciones topográficasFigura 6.11. Temperatura media anual (1974-1994). Estaciones ElCocuy (3.716 msnm), Güicán (Boyacá)-quebrada Lagunillas.(Fuente: Ideam)5.05.56.06.57.07.51998199619941992199019881986198419821980197819761974Tiempo (años)Temperatura(ºC)
  • 35. 262 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAL(pendientes fuertes) que limitan la permanencia, el flujoy la alimentación del hielo.Un aspecto interesante sigue siendo la vertiente ha-cia la cual están presentes las masas de hielo: el análisisde fotografías aéreas demuestra una acumulación prefe-rencial hacia los flancos con exposición norte y noroes-te. Esto indicaría, o bien, condiciones climáticas (vien-tos) favorables a la formación de hielo o topográficas quefacilitan su acumulación.Sierra Nevada del CocuyLocalización geográficaLa Sierra Nevada del Cocuy se localiza sobre las cumbresmás altas de la cordillera Oriental, entre las latitudes 6º21’ y 6º 34’ y entre los 72º 15’ y 72º 20’ de longitudoeste, siendo la única área glaciar actual sobre esta cordi-llera. Administrativamente, la Sierra pertenece a losmunicipios de Chita, El Cocuy y Güicán, en Boyacá, y alos de La Salina, en Casanare, y Tame, en Arauca.Evolución reciente (1850-994)La Sierra Nevada del Cocuy siempre ha sido, incluso enla actualidad, el área glaciada más extensa del país, almenos desde el final del Neoglacial. La disposición delsustrato (arenisca), que forma planos estructurales (reve-ses) subhorizontales, ha facilitado la formación de losglaciares. Para 1850, según registros morrénicos, el Cocuyocupaba 43% de los nevados (148.7 km2); posterior aesa fecha, el fenómeno ha sido el del constante retiro odeglaciación, traducido en pérdida de área y volumen.Dentro del periodo observado se destaca para la Sierra:1. Entre 1850 y 1955 (105 años), la Sierra perdió 76%de su área y entre 1955 y 1994 (39 años), un 39%.2. El soporte estructural de la Sierra ha condicionado laacumulación y flujo glaciar: las capas sedimentariasbuzan hacia el oeste, siendo consecuentes con las pen-dientes (revés), mientras que al este afloran las capascortadas y con inclinación opuesta a la pendiente delterreno, por lo que se forman cornisas abruptas (fren-tes). Como consecuencia, los glaciares prevalecen so-bre dos reveses de la Sierra: sobre el flanco occidentalse ha acumulado la mayor parte de los glaciares, flan-co que justamente está expuesto a la vertiente de con-diciones secas (Chicamocha) comparado con la ver-tiente oriental más húmeda (llanos Orientales). Esto,como se menciona, es por razones estrictamentetopográficas.3. Se ha monitoreado el retroceso de una decena delenguas glaciares; según estas observaciones y medi-ciones de campo, la velocidad del retiro es de 15 mpor año.Morfología y tendencia actualLa Sierra Nevada del Cocuy es la masa glaciar másextensa del país y ofrece un paisaje espectacular a pesarde su disminución. Las 34 masas glaciares actuales (1994)ocupan un área aproximada de 23.7 km2. El 80% se en-cuentra ubicado sobre el revés del escarpe y expuesta aloeste se halla una mínima parte, aún sobre los frentescon una pendiente subvertical, que imposibilita la acu-mulación de hielo.Además de esto, la Sierra Nevada del Cocuy se carac-teriza por:• División de las masas glaciares: la división consisteen ruptura del glaciar por no poder soportar fuertespendientes y por la disminución en su masa.• La exposición del área glaciada hacia la vertiente decondiciones menos húmedas (Chicamocha) podríatener algún grado de importancia, pero se contrapo-ne al hecho de que los glaciares hacia el oriente tie-nen retrocesos similares. La falta de informaciónclimática no permite hacer mayores planteamientos.• El resultado de la pasada acción erosiva del hielo sobrelos estratos sedimentarios ha formado escalones de 4m de alto en promedio sobre la arenisca. Por este efec-to topográfico, el hielo actualmente ha disminuido deespesor, tratando de seguir los escalones, razón por lacual se agrieta o se desploma en bloques. Esto aumen-ta el área de exposición y lógicamente, la fusión.• Las fuertes pendientes son mayores a medida que seasciende. Para el hielo es cada vez más difícil soste-nerse sobre las paredes, se fractura y cae periódica-mente, quedando la roca expuesta localmente.• Se ha observado localmente túneles subglaciales de 1m a 1.5 m de alto y ancho y de 5 m a 15 m de longi-tud aproximadamente, productos de la concentracióny del escurrimiento de las aguas de fusión glaciar.Volcán nevado Santa IsabelLocalización geográficaEl punto central del nevado corresponde a las coordena-das geográficas 4º 48’ de latitud norte y 75º 23’ de lon-gitud oeste. La mayor altura que alcanza es 5.020 maproximadamente y sus máximas alturas coinciden con
  • 36. 263EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLla divisoria de aguas de la cordillera Central. Este volcánnevado corresponde politico-administrativamente a losmunicipios de Santa Isabel y Murillo, en el departamen-to del Tolima, a Villamaría, en Caldas, y a Santa Rosa deCabal y Pereira, en Risaralda.Evolución reciente (1850-1997),morfología y tendencia actualLa dinámica reciente del volcán-nevado Santa Isabelse puede sintetizar así:1. Entre 1959 y 1995 (36 años), el Santa Isabel perdió44% de su área, comportamiento similar al analiza-do para otros glaciares (volcánicos y no volcánicos).2. Así como en algunos glaciares de las sierras nevadas deSanta Marta y El Cocuy, el receso ha afectado tantosu límite inferior como las cimas. Para el caso delSanta Isabel, desde hace pocos años se ha venido des-pejando varios afloramientos rocosos cerca a la cima,dejando ver algunos domos que caracterizan al vol-cán.3. Los monitoreos de campo demuestran una velocidadaproximada de retroceso glaciar, o pérdida de hieloen longitud, entre 10 y 15 m/año, valores similar parala Sierra Nevada del Cocuy.4. El área glaciar actual es de 5.3 km2.Volcán nevado del RuizLocalización geográficaEl conocido volcán del Ruiz, también llamado por losprimeros pobladores indígenas, Cumanday o Tamá, seubica en las coordenadas geográficas 4º 54’ de latitudnorte y 75º 19’ de longitud oeste (punto central del vol-cán) y alcanza una altitud de 5.310 m en el bordenoroccidental del cráter Arenas, sobre el eje de la cordi-llera Central. Es el glaciar y el volcán activo más septen-trional de esta cordillera. Pertenece a los municipios deVillamaría (Caldas), Casabianca, Villahermosa y Murillo(Tolima), además de ser parte del parque nacional natu-ral Los Nevados.Evolución reciente (1850-1997)No sólo el receso generalizado y global ha afectado a losglaciares, sino que también la actividad volcánica en estecaso ha acelerado el retiro. Los reportes históricos de ac-tividad después de la Pequeña Edad Glaciar (1845, 1934,1984-1990) seguramente aceleraron la fusión glaciar.Los eventos de 1845 y 1985 se reseñan brevementemás adelante para explicar las amenazas y riesgos inhe-rentes a la relación glaciar-volcán, menores en la actuali-dad pero de todas maneras potenciales.Es de destacar que, a pesar de la actividad volcáni-ca, la velocidad de deglaciación ha sido similar no sóloa la de otros volcanes-nevados sino a la de las sierrasnevada, lo que llevaría a pensar en la fuerte incidenciaexógena.Morfología y tendencia actualLa mayor parte de los actuales 9,37 km2(1997) delhielo del Ruiz cubre la meseta superior que caracteriza alvolcán. Una menor porción del hielo actual desciendepor los fuertes escarpes del volcán, especialmente haciael sur y sureste. El límite inferior glaciar, o frente de abla-ción, se ubica entre los 5.000 msnm al sur y los 5.200msnm al norte.El receso desde 1959 ha afectado en particular a laslargas lenguas que caracterizaban al Ruiz, como LasNereidas, Recio y La Cabaña, actualmente inexistentes.Es común también para el Ruiz la presencia de túnelessubglaciares, resultados de la concentración de aguas defusión y calentamiento endógeno.En la actualidad, el Ruiz posee en la meseta una masaglaciar continua de 8,44 km2aproximados y dos masasindependientes catalogadas como hielo muerto (sin ali-mentación), correspondientes a restos de las lenguas máslargas que tuvo: Las Nereidas (0,68 km2) y Regio (0,25km2).Nevado del TolimaLocalización geográficaEl volcán nevado del Tolima hace parte del complejovolcánico Ruiz-Tolima. El glaciar yace sobre la partesuperior del cono volcánico, estructura que por subuen estado de conservación –casi simétrico, que in-dica actividad holocénica– y actividad fumarólica ensu pequeño cráter e hidrotermal en la base, es clasifi-cado como activo. El volcán nevado, con una altitudde 5.250 msnm aproximadamente en su cumbre, nose ubica sobre el eje de la cordillera Central como elRuiz o el Santa Isabel: la estructura volcánica se hallasobre el flanco oriental y todos los drenajes correnhacia el río Magdalena. Hace parte de los municipiosde Ibagué y Anzoátegui, en el departamento delTolima.
  • 37. 264 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAvEvolución reciente (1850 - 1997)Entre 1850 y 1958 (108 años), el volcán perdió 71% desu área y entre 1958 y 1997 (39 años), un 60%, el valormás alto respecto a los demás glaciares para este periodo;esto se debe principalmente a que por su área reducidacualquier pérdida eleva porcentualmente el dato. El re-ceso en las últimas décadas se debe no sólo a los peque-ños cambios térmicos, sino a la fuerte pendiente en laparte superior del cono volcánico.Morfología y tendencia actualUna pequeña masa de hielo ocupa la cumbre del volcány de esta descienden algunas lenguas de hielo. Tambiénde la cumbre bajan flujos de lava holocénica que el gla-ciar no logró erosionar. El límite inferior del hielo seubica entre un amplio rango, desde 4.850 msnm (SW)hasta 5.100 msnm (NE), debido al descenso fuerte dealgunas lenguas.La persistencia del hielo debido a la altitud y a lascondiciones de humedad permiten mantener cierta acu-mulación, por lo menos en la cima del volcán.Volcán nevado del HuilaLocalización geográficaEl volcán nevado del Huila se localiza a los 2º 56’ delatitud norte y 76º 02’ de longitud oeste (punto centraldel volcán), siendo el más meridional y alto de la cordi-llera Central. Con base en cálculos fotogramétricos(Flórez, 1992) se calcularon los cuatro puntos más altosdel volcán-nevado, de sur a norte: 5.655 msnm, 5.469msnm, 5.631 msnm y 5.516 msnm. Administra-tivamente, el nevado ocupa las jurisdicciones de los mu-nicipios deTeruel (Huila), Planadas (Tolima) y Belalcázar(Cauca).En el área del nevado del Huila existen vestigios deque el hielo alcanzó los 3.000 msnm y los 2.800 msnm,como también de sistemas morrénicos o alturas superio-res (estadios), pero al respecto no se ha realizado unacronología de los eventos ni su correlación con los deotras áreas del país.Morfología y tendencia actual yevolución reciente (1850-1996)1. Durante la Pequeña Edad Glacial, el Huila cubría 33,7km2y el borde inferior llegaba a 4.250 msnm (± 100).2. La masa glaciar sigue la configuración alargada delvolcán de sentido norte-sur (6,5 km). Los 13,4 km2de hielo para 1996 (Ingeominas) lo hacen el segundoglaciar más grande del país, aunque poco compara-ble con el área del Cocuy: el Huila es un poco más dela mitad del Cocuy).3. A pesar que su altitud parece favorecer la alimenta-ción del glaciar y reducir su deglaciación y de habersido el nevado con los índices más bajos de pérdidaareal, el aspecto que ofrece actualmente es sorpren-dente: es uno de los nevados más agrietados por to-dos sus flancos, característica que indicaría su estadosenil sin mayor alimentación y con fuerte receso envolumen. También cabe anotar que el fuerte sismodel 4 de junio de 1994, que desató una avalanchasobre la cuenca del río Paez , debió aumentar el siste-ma de grietas del glaciar.Riesgos y amenazasgeomorfológicasLa gran dinámica de los paisajes andinos colombianos obli-ga a asociarlos a amenazas y riesgos sobre la población, a susobras y sus actividades, como consecuencia de la actual for-mación del relieve. Desde la alta montaña se compruebanlos débiles grados de estabilidad de las formaciones superfi-ciales, y no es casual, por ejemplo, encontrar vertiente abajolas mayores concentraciones de poblaciones en áreas seria-mente inestables. El sistema de relieve colombiano debeentenderse como tal, como un sistema completo sin ningu-na de sus partes desligadas; así, por ejemplo, un desliza-miento en la media montaña tendrá consecuencias en labaja montaña y en los valles aluviales.Las montañas actúan como un sistema de transferen-cia en donde existe movilización de materiales desde laspartes altas hacia las bajas. La razón lógica de todo estoradica en que el territorio colombiano se encuentra enuna región de colisión de placas tectónicas que, comouna de sus violentas consecuencias, produjo el gran le-vantamiento de los Andes (proceso que continúa), gene-rando, junto con un clima más húmedo que el actual,un gran potencial hidrogravitorio de las masas monta-ñosas. El relieve dispuesto en cordilleras y depresiones alo largo de fallas (algunas aún activas), conforma ademásun sistema de plegamientos y fracturamientos que cons-tituye debilidades estructurales, en donde se instaló lared de drenaje, facilitando la remoción de materiales.Estos fenómenos de rebajar vertientes y buscar la pen-diente de equilibrio mediante remociones en masa con-
  • 38. 265EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLtinúan en la actualidad como respuesta al fuerte levanta-miento orogénico. Los asentamientos humanos, las cons-trucciones y las actividades no deben ser ajenos al proce-so de conformación del paisaje.Existen varios ejemplos, claros y evidentes, de la rela-ción entre las geoformas, resultantes de eventos catastró-ficos, y la ocupación del relieve. Uno de ellos es el hechode que el hombre colombiano buscó establecerse prefe-riblemente en acumulaciones relativamente suaves, aveces acodadas contra vertientes, que le asegurasen sue-los prósperos para sus actividades; acumulaciones quegeneralmente provienen de eventos catastróficos que sesuceden en el tiempo, como respuesta a esos grandes even-tos tecto-orogénicos. Poblaciones como Valledupar,Yopal, Villavicencio, Ibagué, Armero, Mariquita, Pereira,Chinchiná, Chitagá, Chaparral, El Espino, entre mu-chas otras, son casos de emplazamientos sobre conostorrenciales (fluvioglaciares y/o fluviovolcánicos), pro-ducidos por fuertes transferencias de materiales desde lamontaña alta y media, iniciadas por eventos volcánicos,sísmicos, hidroclimáticos y/o la combinación de éstos.La avalancha del río Páez se produjo cuando las fuertesvertientes saturadas de agua, después de la época de llu-vias, fueron sacudidas por un sismo, en tanto que la deArmero se debió a la combinación de actividad volcáni-ca y glaciar. Eventos como éstos se han sucedido variasveces en la conformación del relieve colombiano.La influencia del hombre en este proceso puede serdramática; la sola intervención en una vertiente en pro-ceso de ajuste, como puede ser la construcción de unavía, acelera los fenómenos de remoción en masa, comoen el caso de la vía Bogotá-Villavicencio.Al correlacionar las grandes unidades morfogénicasque definen el paisaje colombiano con la ocurrencia degrandes movimientos de tierra, se puede observar queellos se concentran sobre tres unidades: valles einterfluvios controlados por plegamientos y por fallasmenores, superficies de aplanamiento residual con o sincobertura volcánica y vertientes húmedas de la cordille-ra Occidental con alteritas profundas. Estas unidades secaracterizan por ser altamente inestables con formacio-nes superficiales generalmente profundas y fáciles de re-mover, valles abruptos y profundos controlados estruc-tural y tectónicamente, en donde la red de drenaje hacesu papel de transferir los materiales vertiente abajo.Las inundaciones. En los valles aluviales se siente la acti-vidad generada en la media y alta montaña. La descargaen las áreas planas está normalmente confinada al lechomenor del canal, pero ocasionalmente los canales sonincapaces de contener dicha descarga; por lo tanto, aguay sedimentos son vertidos en superficies adyacentes, lla-madas planicies aluviales o de inundación, las cuales hansido creadas específicamente por el propio sistema aluvialpara acomodar los más grandes y menos frecuentes cau-dales máximos. Por esta razón, debe entenderse que unrío no solamente es agua fluyendo por un canal natural,sino que el sistema fluvial se compone básicamente deun lecho menor por donde drenan las aguas de estiaje,un lecho mayor mucho más ancho que es capaz de reci-bir periódicamente las aguas altas y de una planicie deinundación –con o sin ciénagas– que amortigua las gran-des crecidas y generalmente posee un doble sentido decirculación de las aguas.En Colombia, los sistemas aluviales están en evolu-ción. Un ejemplo claro es el caso de la depresióninundable del río Magdalena (Depresión Momposina)que corresponde básicamente a un bloque hundido, li-mitado por fallas, que continúa hundiéndose en la ac-tualidad. Allí el promedio de acumulación anual es de3,8 mm (Martínez, 1981), indicando una subsidenciatectónica muy alta y convirtiéndola en especial en unaregión de acumulación de sedimentos.Pero no todas las planicies inundables correspondena bloques subsidentes: por lo general, son desarrolladaspor ríos amplios con cuencas receptoras de importancia,entre otras, la de los ríos Sinú, San Jorge (que pertenecea la del río Magdalena), San Juan, Atrato, Patía, Araucay la mayoría de los ríos de los llanos Orientales y de laAmazonia. En teoría cualquier curso de agua tiene laprobabilidad de desbordarse periódicamente.Con las características así descritas, es comprensibleuna planicie de inundación como un sistema natural deamortiguación desarrollado por el mismo río y en don-de el hombre ha decidido intervenir, en muchas ocasio-nes sin éxito. De esta manera, lo importante del procesode una inundación es conocer en qué lugares del país sesucede, para luego establecer su extensión mínima ymáxima, los volúmenes de desborde, la frecuencia y du-ración, apoyados sobre análisis multitemporales, con baseen productos de sensores remotos, que indiquen la his-toria –al menos reciente– del río (paleocauces, sitios deavulsión, tendencias de curso, áreas palustres, etc.) Esclaro que las observaciones deben complementarse conlos grados de intervención de las áreas inundables. Estainformación debería ser suficiente para planificar la con-vivencia con el fenómeno.Otros eventos complementarios amenazantes, quehan ocasionado históricamente más tragedias, son lasavalanchas en los piedemontes. En Colombia, debido asu relieve joven, los ríos están en proceso de entalle, porlo cual remueven con rapidez materiales de las vertientes
  • 39. 266 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALy los depositan, a veces catastróficamente, en lospiedemontes interiores y exteriores de las cordilleras. Porlo tanto, dentro de los planes de investigacióngeomorfológica, se incluye la identificación y evaluaciónde cuáles torrentes son los más agresivos y amenazantes.Amenaza sísmica y volcánica, En Colombia, los proce-sos dinámicos expresados a través de la actividad sísmicay volcánica han ocasionado en diferentes partes del paísgrandes desastres ecologico-ambientales, humanos y eco-nómicos, y continúan teniendo un impacto en el medioambiente y en la comunidad en general.El país se encuentra, como ya se mencionó, en unaregión de alta actividad tectónica, lo cual permite obtenerun registro cronológico de los eventos ocurridos, así comoindicadores y métodos geomorfológicos de actividadneotectónica, a través de los cuales se puede hacer compa-raciones con los eventos sísmicos pasados y mostrar la ten-dencia a presentarse de nuevo en una región específica.Es así como los eventos sísmicos ocurridos y reporta-dos en Colombia desde 1566 hasta la fecha se encuentranasociados a los diferentes sistemas de fallamiento, inclui-dos en 32 macrosistemas sismogénicos, según el mapa deamenaza sísmica del último Código colombiano de cons-trucciones sismoresistentes (1995), que divide el país entres zonas de actividad sísmica: alta, intermedia y baja.Las zonas con actividad sísmica alta, en donde se han pre-sentado sismos con magnitudes mayores a 6,0 grados enla escala de Richter, se ubican principalmente en los de-partamentos de Nariño, Cauca, Chocó, Antioquia, Cal-das, Casanare y Santander; estos sismos se encuentran lo-calizadosgeomorfológicamenteenlamontañamedia,hacialos valles e interfluvios controlados por plegamientos yfallas, en las superficies de aplanamiento residuales con ysin cobertura volcánica, en las vertientes húmedas de lacordillera Occidental con alteritas profundas y en conos yterrazas. Estas unidades morfogénicas presentan una grandisección por parte de las quebradas y ríos, los cuales des-equilibran las formaciones superficiales en los bordes delos interfluvios donde ocurren deslizamientos y derrum-bes, generando inestabilidad en las vertientes. Estos pro-cesos pueden ser acelerados por los continuos movimien-tos sísmicos que se presentan en estas áreas del país.Desde el punto de vista geomorfológico, en estas zo-nas existen indicadores de actividad neotectónica quepermiten identificar y seleccionar diversas áreas de Co-lombia, importantes por los procesos geodinámicos quese pueden generar a partir de sismos o eventos volcáni-cos. Algunos de estos indicadores geomorfológicos son:• Emergencia de arrecifes coralinos• Terrazas basculadas• Deformación de conos aluviales• Estructuras cavernosas fracturadas• Escarpes de falla en depósitos aluviales• Variaciones en el régimen fluvial• Inestabilidad lineal en laderasImpactos ocasionados por la actividad sísmica. Sonmuchos los daños que se generan por eventos sísmicos yvolcánicos; dentro de los principales impactos ocasiona-dos se encuentran:Impactos ecologico-ambientales• Destrucción y arrastre de la cobertura vegetal pordeslizamientos y desprendimientos de las formacio-nes superficiales• Aporte masivo de sedimentos a los drenajes,represamientos y cambios en el régimen hidrológico• Licuefacción de suelos, produciendo el agrietamien-to y deterioro de canales de drenaje y afectando a lossistemas productivos• Procesos de deformación de suelos blandos en zonasde ciénaga y agrietamiento en las riberas de los ríos• Vulcanismo de lodo, que puede emitir gases inflama-bles y generar movimientos en masa cuando las con-diciones son húmedas• Ascenso del nivel freático, que puede llegar a afectarlocalmente zonas de cultivo• Disparo y reactivación de deslizamientos• Flujos de lodoImpactos en las vías detransporteFluvial• Disminución de la sección del río por el aporte dearenas, gravas y otros objetos provenientes de losdeslizamientos• Bloqueo total de la corriente, obligando al río a bus-car nueva salida e inundando en mayor proporciónla tierra aguas abajo• Taponamiento de cañosTerrestre• Derrumbe• Hundimiento de la banca• Agrietamiento• Avería de puentes
  • 40. 267EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLImpacto sobre los asentamientoshumanos• Edificaciones afectadas por grietas y fisuras en muros• Inclinación y colapso de construcciones deficientes,especialmente en el área rural• Poblaciones ubicadas sobre abanicos aluviales afecta-das por avalanchas torrencialesÁreas prioritarias de investigación en Colombia. Lasáreas de interés nacional que justifican una investigaciónmás detallada, por los posibles impactos ecologico-am-bientales, humanos y económicos que se pueden gene-rar a partir de diferentes procesos geodinámicos, son:• Cordillera Central: Por su actividad volcánica recientey los procesos fluvioglaciovolcánicos, son importan-tes los departamentos deTolima, Quindío, Risaralda,Cauca, Huila y el Macizo Colombiano.• Piedemonte Llanero: Por procesos neotectónicos,principalmente desde Villavicencio a Yopal.• Valle del Sinú: Por su dinámica fluvial y deltáica, esimportante la zona de Tierralta-Tinajones.• Valle de San Juan-Baudó: Por los procesos litorales yfluviales.• Putumayo-Nariño: Por remoción masal, volcanismoy dinámica fluvial.• Valle del Cesar-Perijá: Por procesos erosivos en lade-ras.Respecto a la actividad volcánica, ésta ha estado yestará presente en la conformación del paisaje andino,afectando las actividades humanas. Existen numerososestudios de los volcanes y de la actividad volcánica enColombia, pero hasta el momento todavía es incierto –aun en países con alto grado de investigación envulcanología– cuándo se presentará con certeza la próxi-ma erupción violenta que ponga en riesgo poblacionesenteras. Se ha adelantado lo suficiente en cartografía deamenazas volcánicas (Ingeominas) para los edificios vol-cánicos mejor conocidos, amenazantes y con más repor-tes de actividad (Puracé, 23; Galeras, 20; Ruiz, 14;Tolima, 5, y Cumbal, 2), pero en todo el territorio co-lombiano existen cerca de un centenar de volcanes, mu-chos completamente erosionados, sin ningún indicio deactividad reciente y difíciles de reconocer en aerofotogra-fías, por su avanzado estado de destrucción.En cambio, existe una veintena de volcanes poco co-nocidos, cuya morfología indica reciente construcción oreconstrucción (holocénicos) y que deben ser clasifica-dos como activos sin necesidad de que tengan en la ac-tualidad actividad fumarólica o sulfatárica. Algunos ejem-plos son: Cerro Bravo (Tolima), El Machín (Tolima),Pan de Azúcar (serranía volcánica de los Coconucos,Cauca-Huila), Gualí (Caldas), Santa Isabel (Caldas-Risaralda-Tolima), Sotará (Cauca-Huila), Azafatudo(Cauca), Granates (Huila), Doña Juana (un reporte his-tórico, Cauca-Nariño), Chiles (un reporte histórico,Ecuador-Nariño) y Mujundinoy, Cerro Estero yGuamués (Nariño). Todos son volcanes con edificiosvolcánicos más o menos bien conservados y presentanuna disección incipiente. La actividad volcánica más re-ciente se caracteriza por flujos lávicos y piroclásticos re-llenando los valles laterales. Por estas características, es-tos focos volcánicos se consideran como potencialmenteactivos (latentes), aunque no presenten un reporte his-tórico de erupción.La amenaza volcánica se ve incrementada cuando yaceun glaciar sobre los edificios volcánicos, debido al rápi-do aporte de grandes cantidades de agua de fusión por elaumento geotérmico, lo que genera usualmente avalan-chas del tipo lahar. Eventos así han sido comunes duran-te el Cuaternario y en épocas históricas. De los seisglaciares colombianos, cuatro están sobre volcanes acti-vos (Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila), lo que indicasin duda una alta amenaza y riesgo ya que, asociados aestos volcanes, existen valles o cañones que conducenfácil y rápidamente un eventual flujo lahárico, y a losvalles, asentamientos y obras humanas, por lo común ensu límite inferior.La actual deglaciación conlleva a una disminuciónde aporte de agua y, por lo tanto, disminuye la amenazapor generación de flujos de lodo.Alertas para eventos porremoción en masaEl Ideam, a través del Servicio de Información Ambiental yconelapoyodelasubdireccióndeGeomorfología y Suelos,realiza el seguimiento en tiempo real de las áreas propensasa fenómenos de remoción en masa, con el fin de minimizarsus efectos sobre asentamientos humanos, infraestructuras,áreas de uso agropecuario y de interés ecológico, mediantela elaboración de pronósticos, comunicados, avisos y alertasque se envían a las diferentes entidades del Sistema Nacio-nal de Atención y Prevención de Desastres.Las características intrínsecas de la estructurageopedológica, asociadas al comportamiento climáticoagresivo y sorpresivo del trópico y a la alta concentra-ción de actividades antrópicas en zonas de vertiente, ha-cen que estas áreas sean las de menor estabilidad en elterritorio colombiano y las de mayor susceptibilidad alos fenómenos remoción en masa.
  • 41. 268 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALasamnesotneimivoM setnenopmocsoledlatneibmanóicatcefAopiTnóicazilacoL ocitóiB ocitóibA ocimónoceoicoSoipicinuM otnematrapeD ahceF arolF anuaF oleuS augAsotneimatnesAsonamuharutcurtsearfnIaledserotceSnóiccudorpotneimazilseD ariereP adlarasiR 7991/30/4 X X adneiviV laicnediseR,sebmurreDsotneimazilsedsahcnalavayognautI aiuqoitnA 7991/30/01 X X X X,sotcudeucAsetneup,soicivreSoreuqsepotneimazilseD acramajaC amiloT 7991/30/91 X saíV laiVotneimazilseD acramajaC amiloT 7991/30/02 X saíV laiVotneimazilseD sariceglA aliuH 7991/30/1 X X X otcudeucA,soicivreSoirauceporgaotneimazilseD etruaciR oñiraN 7991/30/12 X X saíV laiVotneimazilseD nílledeM aiuqoitnA 7991/30/72 X saíV saíVotneimazilseD ilaC acuaCledellaV 7991/30/13 X X adneiviV laicnediseRotneimazilseD onabíL amiloT 7991/40/1 X soiraVotneimazilseD agnamaracuB rednatnaS 7991/40/7 X otcudeucA soicivreSotneimazilseD ativaoB ácayoB 7991/50/1 X,otcudeucAogeiredotirtsid,soicivreSoirauceporgaotneimazilseD ailegrA acuaC 7991/50/1 X saíV laiVodoledojulF olleT aliuH 7991/50/1 X adneiviV laicnediseRsotneimazilseD sellavsecnoR amiloT 7991/50/21 X X X saíV laiVebmurreD ánodnaS oñiraN 7991/60/3 X saíV laiVysebmurreDsotneimazilsedoirautnaS aiuqoitnA 7991/60/21 X saíV laiVsahcnalavA aveunalliV eranasaC 7991/70/5 X X saív,sovitluC,oirauceporgAlaivysebmurreDsotneimazilsedazneT ácayoB 7991/70/5 X X,sacirbáf,saíVsoigeloc,etropsnarT,airtsudninóicacudeysebmurreDsotneimazilsedemateuQ acramanidnuC 7991/70/5 X saív,otcudosaG,etropsnarTsoicivressotneimazilseDahcnalavayemateuQ acramanidnuC 7991/70/31 X,sareterraCotcudaiv,etropsnarTsoicivressotneimazilseD euqetauG ácayoB 7991/70/51 X saíV laiVebmurrreD ognautI aiuqoitnA 7991/80/42 X X X oreuqsePotneimazilseD sednA aiuqoitnA 7991/11/01 X X sotneimatnesA laicnediseRotneimazilseD sariceglA aliuH 7991/11/41 X X sotneimatnesA laicnediseRotneimazilseD arreiSaL acuaC 7991/11/81 X X sotneimatnesA,oirauceporgAsoicivresotneimazilseD oirautnaS adlarasiR 7991/11/22 X saíV,oirauceporgAlaivotneimazilseD ainigriVaL adlarasiR 7991/11/22 X saíV etropsnarTadinevAlaicnerrotagnamaracuB rednatnaS 8991/20/7 X X X,sotneimatnesAsaívlaicnediseRotneimazilseD ognautI aiuqoitnA 8991/40/8 X X X sacirtcéleordiH oreuqsePEn la actualidad, siguen interactuando factores queoriginan una amplia gama de procesos morfodinámicos,como eventos tectónicos, sísmicos y de remoción en masa(derrumbes y deslizamientos), los cuales han afectado yseguirán afectando al medio físico y a las diferentesinfraestructuras y actividades socieconómicas que se con-centran justamente en áreas de vertiente. Por esta razónse hace necesario implementar métodos, modelos y tec-Tabla 6.9 Eventos por remoción en masa ocurridos durante el Fenómeno Cálido del Pacífico 1997-1998.(Fuente: adaptados de DNPAD-Cruz Roja Colombiana)
  • 42. 269EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLsotnevEsetnenopmocsoledlatneibmanóicatcefAopiTahcefynóicazilacoLocitóiBocitóibAselaroproCarutcurtsearfnIsoipicinuMsodatcefaotnematrapeDahceFarolFanuaFoleuSaugAsotneimatnesAsanosrePsadatcefasailimaFsadatcefasetreuMsaíVsotcudeucAsadneiviVsortneCsovitacudesovitluCsacirtcéleordiHotneimazilseD91aiuqoitnA8991-4991•••21224233318225411otneimazilseDocitnáltA5991•133otneimazilseD2ravíloB6991-4991•1611otneimazilseD23ácayoB8991-4991•321262008711571otneimazilseD6sadlaC5991-4991•539807otneimazilseD2áteuqaC7991-4991•100632otneimazilseD1eranasaC4991•111otneimazilseD81acuaC8991-5991•2103214620114284521otneimazilseD1raseC6991•9otneimazilseD1abodróC7991•••otneimazilseD8acramanidnuC6991-4991•692250139otneimazilseD6ócohC6991-4991•672122otneimazilseD3aliuH7991•348103117otneimazilseD1aneladgaM6991•otneimazilseD8ateM7991-4991•56936114381otneimazilseD41ed.NrednatnaS7991-4991•800598477322123otneimazilseD61oñiraN7991-4991•3245191261953otneimazilseD1oyamutuP7991•10530721otneimazilseD2oídniuQ7991•293725otneimazilseD01adlarasiR7991-4991•8710131181otneimazilseD11rednatnaS8991-4991•1675379otneimazilseD1ercuS7991••otneimazilseD41amiloT8991-4991•101945552511722otneimazilseD7acuaCledellaV8991-7991•21469313311latoT650151156405170215301511412Tabla6.10.EventosporremociónenmasaocurridosenColombiadeenerode1994amayode1998.(Fuente:adaptadosdeDNPAD-CruzRojaColombiana)
  • 43. 270 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALnologías para el conocimiento, seguimiento, monitoreoy predicción de la ocurrencia de fenómenos de remo-ción en masa, como caídas de rocas (derrumbes), ava-lanchas y deslizamientos, considerados como los de ma-yor impacto en áreas tradicionalmente inestables.Eventos por remoción en masaocurridos durante el FenómenoCálido del Pacífico (1997-1998)Durante el periodo entre marzo de 1997 y marzo de1998, el territorio colombiano se vio afectado por even-tos geomorfológicos por remoción en masa, del tipo dederrumbes y deslizamientos, originados por lluvias loca-les intensas y persistentes sobre geoformas jóvenes e ines-tables de las vertientes del sistema montañoso andino.Los eventos se concentraron en la región Andina (alta,media y baja montaña), principalmente en los departamen-tos de Antioquia, Boyacá, Casanare, Cundinamarca, Huila,Meta,Nariño,Risaralda,Santander,TolimayValledelCauca.El mayor número de eventos por remoción en masa,del tipo de los derrumbes y deslizamientos, ocurrió enlos meses de marzo y julio, destacándose por su intensi-dad y magnitud los ocurridos en marzo en Algeciras(Huila), Ituango (Antioquia), los cuales ocasionaronemergencias ambientales de gran magnitud. Los eventospor remoción en masa ocurridos en el piedemonteLlanero (13 de julio de 1997) sobresalen por la influen-cia que tuvieron en el sector vial y de servicios públicos,como fue la interrupción del suministro de gas para lacapital de la República. Los demás eventos afectaron ensu mayoría y en variada intensidad y magnitud al sectorvial, agropecuario, residencial y de servicios.Paraelprimertrimestrede1998(enero-marzo),ycomoconsecuencia de la época seca normal aunada a los efectosdel Fenómeno Cálido del Pacífico, el comportamiento dela precipitación fue afectado negativamente, disminuyén-dose la actividad de los fenómenos de remoción en masaen gran parte del territorio nacional. A causa de los incre-mentos abruptos de la precipitación ocurridos en la pri-mera semana de febrero de 1998, se presentaron avenidastorrencialesenGirónyBucaramanga(Santander)queafec-taron al sector vial y a algunos asentamientos humanoslocalizados sobre el plano aluvial del río de Oro.En la tabla 6.9 se presenta el resumen de los eventosocurridos durante el Fenómeno Cálido del Pacífico (mar-zo de 1997 a marzo de 1998). En él se tiene en cuentaaspectos como el tipo de remoción en masa, la localiza-ción, los componentes afectados y la fecha de ocurren-cia. En el componente biótico se destaca la afectación dela cobertura vegetal en los eventos ocurridos en Ituango(Antioquia); en lo que respecta a la fauna acuática, fue lade mayor afectación por los deslizamientos que alcanza-ron los cauces de los ríos (Ituango, Algeciras). La mayo-ría de los eventos se produjeron y coincidieron con lastemporadas de máxima precipitación, normales en lasdiferentes regiones del país.Movimientos en masaAfectación ambiental de loscomponentesEn la tabla 6.10 se presenta el resumen de los eventospor remoción en masa del tipo de derrumbes ydeslizamientos ocurridos en Colombia desde enero de1994 hasta mayo de 1998. La mayoría de los eventos seoriginó por lluvias intensas y/o persistentes ocurridassobre geoestructuras tradicionalmente inestables. De loscomponentes ambientales más afectados se destacan loscorporales, con 71 muertos y 5.048 familias afectadas,así como la infraestructura, principalmente vías, vivien-das, acueductos, hidroeléctricas y centros educativos.
  • 44. 271EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLGlosarioAblación: fusión del hielo por agentes endógenos o exógenos.Acantilado: ladera montañosa con pendiente desde fuerte has-ta vertical, resultado de la erosión litoral mediante socavación,deslizamiento y desplome (Ideam, 1997).Acrecionar: proceso por el cual un cuerpo de roca incrementasu tamaño por la adición externa de partículas nuevas. Térmi-no aplicable a pequeños cuerpos –como estromatolitos– o gran-des cuerpos –como playas o continentes– (Ideam, 1997).Adsorción: fenómeno de superficie mediante el cual un cuer-po se adhiere a otro.Albedo: relación entre la radiación luminosa reflejada por unasuperficie y la total e incidente. La nieve puede llegar a tenerun 0,8 o 0,9 (80%, 90%) de albedo, una de las mayores de lanaturaleza.Anfíbol: mineral compuesto de sílice, magnesio, cal y óxidoferroso, de color verde o negro y brillo nacarado. Común enrocas máficas (Diccionario Ilustrado de la Geología, 1982).Anticlinal: pliegue de las rocas de la corteza terrestre, en el cual lascapasseinclinanendirecciónopuestadesdeunacresta.Sunúcleoestá compuesto por rocas estratigráficamente más antiguas(Diccionario Ilustrado de la Geología, 1982)Avulsión: proceso aluvial por el cual una corriente de aguaabandona intempestivamente su curso o lecho formando unonuevo. La salida de su curso se debe a un aumento en el niveldel agua que rompe los causes naturales. El fenómeno se pre-senta en las llanuras aluviales inundables (Ideam, 1998).Basaltos: roca ígnea básica de grano fino que consta esencial-mente de plagioclasa cálcica y piroxeno. El basalto es más omenos equivalente al gabro. Los basaltos se encuentran princi-palmente como lavas (Diccionario Ilustrado de la Geología,1982).Bocana: término común en la costa Pacífica colombiana paradesignar a los estuarios con forma de embudo, resultado de lasfuertes corrientes de marea y redistribución de los sedimentoslitorales (Ideam, 1997).Cordón litoral subreciente: cordón litoral alejado de la líneade costa, indicador de progradación de la línea de costa firme(Ideam, 1997).Cordón litoral: acumulación de sedimentos arenosos de pla-ya en forma sucesiva y paralela a la costa (barras de playa)(Ideam, 1997).Deflación: proceso de arranque y transporte de partículas fi-nas por el viento.Deglaciación: reducción importante y generalizada de las ma-sas de hielo, como consecuencia de un aumento de la tempe-ratura (Flórez, 1992).Delta: acumulación de sedimentos en la desembocadura deun río, de forma variable, como resultado de la pérdida deenergía y la interacción con aguas más tranquilas del mar yafectado por el oleaje y la marea (Ideam, 1997).Deriva litoral: proceso de transporte de sedimentos arenosos alo largo de la costa en la zona de playa y de rompiente; esgenerado por la refracción de las olas oblicuas en cercanía delas playas (Ideam, 1997).Deslizamiento: erosión mecánica producida por el movimien-to ladera abajo de materiales superficiales, suelo y roca bajo lafuerza gravitatoria, comúnmente influenciado por las condi-ciones de humedad (Inderena, 1977).
  • 45. 272 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALErosión de la línea de costa: se denomina así al proceso depérdida de playas y destrucción de acantilados que causa unretroceso neto de la línea de costa. Este efecto fue observadoprincipalmente en sedimentos deltáicos poco consolidados yexpuestos al ataque del oleaje (Ideam, 1997).Estuario: entrada costera relativamente estrecha influenciadapor los procesos fluviales y de marea. (Ideam, 1997).Feldespato: grupo mineral constituido por aluminosilicato depotasio, sodio o calcio. Es el constituyente más importante detodas las rocas ígneas (Diccionario Ilustrado de la Geología, 1982).Formaciones superficiales alóctonas: formaciones resultantesdel arranque, transporte y depósito de materiales detríticos porel agua, el viento, hielo, etc. (Ideam,1998).Formaciones superficiales autóctonas: formaciones productode la alteración física, química y/o biológica de las rocas insitu, cuyo material no ha sido removido y/o transportado poralgún agente natural. Comprende las formaciones generadaspor acumulaciones in situ de origen orgánico (Ideam,1998).Formaciones superficiales: mantos de alteración generados a ex-pensas del sustrato y sin transporte apreciable, así como también,los materiales transportados y depositados por agentes exógenos,que actúan en los diversos sistemas morfogénicos (Ideam,1998).Gelifracción: fragmentación o desagregación de la roca por laacción del hielo/deshielo del agua contenida dentro de susfisuras. El agua al congelarse aumenta su volumen y logra frac-turar la roca. Se presenta en ambientes periglaciares (altitudessuperiores a 4.200 m). Sinónimo: crioclastia.Glaciación: tiempo en el que, bajo condiciones climáticas gla-ciales, se facilita la acumulación y extensión de las masas de hie-lo. Una glaciación coincide con un periodo glacial, pero no to-dos los periodos glaciales implican una glaciación (Flórez, 1992).Glacial: tiempo en el que las temperaturas descienden por dis-minución de la energía solar (Flórez, 1992).Glaciar: masa de hielo en movimiento. Incluye detritos roco-sos (Flórez, 1992).Golpe de cuchara: movimiento de remoción en masa emplea-do para designar pequeños deslizamientos superficiales, a me-nudo angostos y alargados. El término es una traducción lite-ral del francés (Inderena, 1977).Interglacial: periodo de temperatura alta entre los valores mediosentremáximaymínima–10%deunaglaciación–(Flórez,1992).Islote rocoso: isla menor con topografía muy abrupta, resultadode la erosión litoral y generalmente asociada con una antigualínea de costa, también llamado pináculo litoral (Ideam, 1997).Manglar: asociación vegetal variable, tolerante a diferentes gra-dos de salinidad en los pantanos costeros (Ideam, 1997).Marisma: área baja próxima a la costa y afectada por las varia-ciones del nivel de las mareas, que en el trópico está general-mente cubierta por asociaciones de mangle –zona intermareal–(Ideam, 1997).Modelado: conjunto de formas y de formaciones superficiales re-sultantes de los procesos ligados a la dinámica externa. Las forma-ciones superficiales deben entenderse como correlativas de losprocesos que las generaron (Ideam-Universidad Nacional, 1996).Morfoestructura: porción cualquiera de la corteza terrestre quepresenta una homogeneidad relativa y ofrece un arreglo o dis-posición de sus componentes de gran significado en la estabi-lidad y productividad (Ideam, 1997).Nevado: sinónimo de glaciar (Ideam,1998).Olivino: mineral constituido por silicato de hierro y magnesio,de color verde oliva y brillo vítreo. Ocurre en rocas máficas yultramáficas (Diccionario ilustrado de la Geología, 1982).Paleoacantilados: riscos degradados, subparalelos a la costa ac-tual. Presentan formas lineales con pendientes moderadas entrelos 20° y 30°, reliquias de un antiguo acantilado formado por laerosión litoral con un nivel del mar más alto (Ideam, 1998).Paleocauces: antiguos cursos de los ríos principales, abandona-dos en el proceso de migración lateral del río en su valle aluvial.Pequeña Edad Glaciar o Neoglaciación: estadio que generó enel nivel mundial el avance glaciar más reciente del interglacialactual. Ocurrió entre los años 1600 y 1850 (Ideam,1997).Piroxeno: mineral constituido por silicato ferromagnesiano,de estructura fibrosa. Es un constituyente importante de rocasmáficas (Diccionario Ilustrado de la Geología, 1982).Playa: acumulación de sedimentos, generalmente de grano ta-maño arena, en equilibrio dinámico con el oleaje y el aportede sedimento (Ideam,1998).Polimerización: proceso de agregación de moléculas de uno omás tipos para conformar macromoléculas de alto pesomolecular (Boner y Castro, 1982).
  • 46. 273EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLRelieve: se entiende como el conjunto de formas resultantesde las fuerzas internas de la Tierra; es decir, es un conceptoestructural, en sentido geológico, en el que a su vez se diferen-cia la litología y la tectónica.Remoción en masa: movimiento hacia abajo de un volumen apre-ciabledelterrenobajolainfluenciadelagravedad,solo–desprendi-miento–ocombinadoconlahumedad–solifluxión–;puedeserunflujo rápido –derrumbe– o lento –reptación– (Inderena, 1977).Retroceso glaciar: pérdida en longitud de las masas glaciares,por diversos agentes (Ideam,1998).Rocas Igneas: rocas formadas a partir de la cristalización delmagma (Igac,1995).Rocas máficas: rocas ígneas caracterizadas por presentar unacomposición principalmente de plagioclasa y minerales máficos–piroxenos y olivino– (Igac,1995).Rocas metamórficas: rocas ígneas o sedimentarias que han su-frido cambios en su textura y composición debido a factorescomo presión, temperatura y fluidos químicamente activos quetransforman la roca original (Igac,1995).Rocas sedimentarias: rocas formadas por la acumulación desedimentos o materiales –fragmentos de rocas y minerales–,remanentes de organismos y productos de acción química ode evaporación o mezcla de éstos (Igac,1995).Rocas ultramáficas: rocas ígneas que se caracterizan por tenerminerales esenciales máficos con menos del 10% en mineralesfélsicos (Igac,1995).Sedimentación: depósito de materiales transportados por elagua o contenidos en suspensión o solución; puede ser mari-na, lacustre fluvial y eólica.Sedimentitas: término empleado recientemente para referirse alasrocassedimentarias (DiccionarioIlustradodelaGeología,1982)Sinclinal: pliegue de las rocas de la corteza terrestre en el cualla inclinación de los flancos es convergente hacia abajo. Elnúcleo está compuesto por rocas estratigráficamente más jó-venes. (Diccionario ilustrado de la Geología, 1982).Sistemamorfogénico:conjuntodeprocesosinterdependientesquegeneran un modelado específico en un espacio determinado. Losprocesos que funcionan en un espacio definido y que integran elsistema morfogénico están condicionados por factores –atribu-tos– como la estructura geológica –litología y tectónica–, las con-diciones bioclimáticas, la pendiente, los modelados heredados ylas formas de ocupación antrópica (Ideam,1996).Solifluxión: movimiento lento y masivo del suelo y subsueloen topografía suave, causado por la saturación acuosa del te-rreno. Origina ondulaciones, sin ruptura de la capa superficialo con rupturas aisladas o menores. Si se agrava el fenómeno,puede dar lugar a deslizamientos.Subducción: proceso por el cual una placa oceánica subduce ose encaja bajo una placa continental, que permanece encima oen la superficie. Sucede en los sectores de la tierra donde ocu-rren movimientos tectónicos convergentes (Inderena, 1977).Terraza marina: superficie plana a casi plana resultante de laerosión litoral durante un periodo en el cual el nivel del marestuvo relativamente más alto (Ideam, 1997).Tsunami: término japonés empleado para designar una ola degran periodo causada por cualquier perturbación de gran esca-la en el piso del océano y de corta duración, tal como unaerupción volcánica o un terremoto. Sinónimo: maremoto(Ideam, 1997).Tunelización glaciar: acción erosiva del agua de fusión del hie-lo que, al escurrir debajo de éste, forma túneles de diversasmagnitudes (Ideam, 1998).Ultramáfica (roca): roca ígnea de contenido de sílice menor al45% del total de la roca. Compuesta predominantemente porminerales ferromagnesianos y con índice de color mayor a 70(Diccionario Ilustrado de la Geología, 1982).Volcanes de lodo: estructuras puntuales de origen diapírico,producto del ascenso lento de flujos de lodo de baja densidada través de las capas superficiales poco consolidadas. El lodoconstruye edificios en la forma de conos, de diámetro varia-ble. El nombre volcán se deriva de su semejanza morfológicacon los volcanes de lavas efusivas, pero genéticamente no tie-nen ninguna relación (Ideam, 1998).__________ 1978. Capacidad de uso actual y futuro de lastierras de la Orinoquia colombiana; un enfoque ecológico.Instituto Geográfico Agustín Codazzi: BogotáCortés, A y Malagón, D, 1984. Los levantamientos agrológicosy sus aplicaciones múltiples. Universidad de Bogotá JorgeTadeo Lozano: BogotáChamorro,CyMGarcía, 1993. Características edafofaunísticas.Aspectos ambientales para el ordenamiento territorial deloccidente del departamento del Caquetá. 2, cap. VIB, sec-
  • 47. 274 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIALción 5. Instituto Geográfico Agustín Codazzi-IGAC, Pro-grama Investigaciones para la Amazonia-INPA.Tercer Mun-do Editores: Santafé de BogotáChamorro, C, O Torres et al.1989. “Estudio bioedafológicopreliminar de la isla Gorgona”. Acta Biológica Colombiana,1(5). Departamento de Biología, Universidad Nacional deColombia: BogotáDillon, E y L Dillon, 1972. A manual of common beetles ofEastern North America. Dover Publications, Inc.: New YorkDuchaufor, PH, 1987. Manual de edafología. EdicionesMasson: BarcelonaFAO. 1965. Reconocimiento edafológico de los llanos Orien-tales. 1-3 RomaFlórez, A. 1995. “Tectoorogénesis, disección e inestabilidadde vertientes en los Andes colombianos”, Rev. Acad. Colomb.Cienc. Exact. Fis. Nat. 19 (74)___________ 1992. “Los nevados de Colombia: glaciales yglaciaciones”, Análisis Geográficos N° 22. Instituto Geo-gráfico Agustín Codazzi: Santafé de BogotáGarcía, M 1987. La edafofauna del bosque alto-andino en unaregión de Monserrate. Tesis de Biología. Universidad Na-cional de Colombia: BogotáHastenrath, S, 1984. The glaciers of Equatorial East Africa:HollandHerd, DG, 1982. Glacial and volcanic geology of the Ruiz-Tolima complex. Cordillera Central, Colombia. Publ. Geol.Esp. Ingeominas, 8. BogotáHuguett, A, Mosquera, F y C Molano. 1989. Memoria expli-cativa del mapa hidrogeológico de Colombia. Ingeominas.BogotáInstituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambien-tales (Ideam) y Universidad Nacional de Colombia,1997. Geosistemas de la alta montaña. Inédito: Santaféde Bogotá
  • 48. 275EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónvAsociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, 1995. Elabo-ración de los mapas de amenaza sísmica de la nueva versióndel Código Sísmico. Seminario sobre microzonificaciónsismogeotécnica y vulnerabilidad de ciudades. Universidadde los Andes: Santafé de BogotáBernal, A y G Figueroa, 1980. Estudio ecológico comparativode la entomofauna en un bosque alto-andino y un páramolocalizado en la región de Monserrate, Bogotá. Tesis deBiología. Universidad Nacional de Colombia: BogotáBorror, D, D. Delong y C Triplehorn, 1992. An introductionto the study of insects. Saunders College Publishing: USABotero, P et al. 1996. Inestabilidad de los paisajes en Orinoquia-Amazonia. ORAM, VII Congreso Colombiano de Geolo-gía, II Seminario sobre el Cuaternario en Colombia: Santaféde BogotáBrunnschweler, D, 1981. “Glacial an periglacial form systemof the Colombian Quaternary”. Revista CIAF, 6 (1-3)Burges A y F Raw, 1971. Biología del suelo. Ediciones Ome-ga: BarcelonaReferencias bibliográficas
  • 49. 276 Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAL__________ 1997. Manual de aporte para la caracterización yclasificación de unidades de roca para la base de datos de lasubdirección de Geomorfologia y Suelos: Santafé de Bogotá__________ 1997. Morfodinámica, población y amenazasnaturales en la costa Pacífica colombiana. DocumentoIdeam. Inédito: Santafé de Bogotá___________ 1996. Caracterización bioedafológica de las re-giones naturales de Colombia: Santafé de Bogotá___________ 1996. Sistemas morfogénicos del territorio co-lombiano. Inédito: Santafé de Bogotá.___________ 1996. Informe del estado del medio ambienteen Colombia: Santafé de Bogotá___________ 1996. Informe técnico de la comisión efectuada alos volcanes nevados Santa Isabel y Ruiz: Santafé de BogotáIGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Subdirecciónde Agrología), 1995. Los suelos de Colombia: Santafé deBogotá___________ 1995. Suelos de Colombia: Santafé de Bogotá___________ 1982. Los suelos de las cordilleras Andinas y suaptitud de uso. Bogotá___________ 1982. Los suelos del Valle del Cauca. Bogotá___________ 1980. Capacidad de uso de los suelos de la lla-nura del Caribe. Bogotá___________1979.LaAmazoniacolombianaysusrecursos.Pro-yecto Radargramétrico del Amazonas-PRORADAM: BogotáIGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi), 1995. Proyec-to caracterización de los glaciares colombianos, informesfinales. Inédito: Santafé de Bogotá___________ 1994. Proyecto Geodinámica y amenazas na-turales. Informe técnico de avance. Inventario de la activi-dad sismológica nacional. Inédito: Santafé de BogotáInderena (Instituto Nacional de los Recursos Naturales Reno-vables y del Ambiente), 1977. La erosión de tierras enColombia: BogotáInfante, J, 1987. Influencia del uso del suelo sobre la mesofaunaedáfica en el páramo de Chingaza, Cundinamarca. Tesisde Biología. Departamento de Biología, Universidad Na-cional de Colombia: BogotáIngeominas (Instituto Geológico y Minero), 1988. Mapageológico de Colombia. Escala 1: 1.500.000: Bogotá___________ Banco de datos hidrogeológicos: BogotáKhobzi, J y P Usselmann, 1974. “Problemas de geomorfologíaen Colombia”, Bull. Inst. Fr. et And. 3 (4)Kraus, E y T van der Hammen, 1960. Las expediciones deglaciología del AGI a las sierras nevadas de Santa Marta ydel Cocuy. IGAC: BogotáMantilla, G, 1988. “Contribución al conocimiento y conser-vación de las tierras y los suelos en Colombia”, Trianea(Acta científica y tecnológica Inderena) 2: 445-495: BogotáMantilla, G y P Leyva, 1982. Diagnóstico del recurso suelo.Ed. OPSA, IICA, Inderena: Bogotá___________ 1997. La estructura geopedológica en la produc-tividad, estabilidad y degradación de suelos y tierras en Co-lombia. Ideam-Subdirección de Geomorfología y SuelosMartínez, LJ, 1996. Base de datos y caracterización de lossuelos de la Orinoquia colombiana. Ideam: Santafé deBogotáMedina, A, 1990. Estudio de las poblaciones de entomofaunay observación de algunos aspectos de su dinámica en unbosque húmedo tropical ubicado en el Parque NacionalNatural de Amacayacu, Comisaría del Amazonas (Colom-bia). Tesis de Biología. Departamento de Biología, Uni-versidad Nacional de Colombia: BogotáNaranjo, M y M Peñaranda, 1995. Composición y variacio-nes de la edafofauna en un oxisol (Acroperox Petroférrico)del Complejo Migmatítico de Mitú, bajo tres usos dife-rentes del suelo. Tesis de Biología. Universidad Nacionalde Colombia: Santafé de BogotáOchsenius, C, 1981. “Ecología del Pleistoceno tardío en elCinturón Árido Caribeño”, Revista CIAF 6 (1-3): BogotáOerlemans, J, 1987. Glacier fluctuations and climatic change:London.Oppenheim, V, 1940. “Glaciaciones Cuaternarias en la cordi-llera Oriental de la República de Colombia”, Rev. AcaoboColomb. Cienc. Ex. Fís. y Nat. 4 (13): BogotáOrdoñez, N, 1989. “Evaluación de degradación de suelos enel área de colonización de San José del Guaviare, Corpora-ción Colombiana para la Amazonia, Araracuara”, Colom-bia Amazónica 4 (1)Ortiz, L, 1996. Identificación y caracterización de posiblesprocesos de degradación de suelos en zonas de uso intensi-vo. Ideam-Subdirección de Geomorfología y Suelos. Sue-los (documento inédito): Bogotá
  • 50. 277EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Los suelos: estabilidad, productividad y degradaciónLParisi, V, 1979. Biología y ecología del suelo. Editorial Blume:BarcelonaReyes, P, J Molano y F González et al. 1995. “El páramo:ecosistema de alta montaña”. En: Montañas tropandinas.1. Ecoandes: Santafé de BogotáRodríguez, E y J Zuluaga, 1985. Influencia de la reforestacióncon pino, Pinus patula, sobre las poblaciones de insectosen el embalse La Regadera. Tesis de Biología. UniversidadNacional de Colombia: BogotáSalamanca, N, 1988. Contribución al conocimiento de laedafofauna del páramo de Monserrate, sector HaciendaSanta Barbara, Cundinamarca, Colombia. Tesis de Biolo-gía. Universidad Nacional de Colombia: BogotáSánchez, H, G Arenas y D Zuluaga, 1992. Estudiobioedafológico del área petrolera de Caño Limón (Arauca-Colombia). Tesis de Biología. Universidad Nacional deColombia: Santafé de BogotáSánchez, J, 1996. Evaluación de los sistemas de producciónagrícola, en áreas de agricultura intensiva del país, degra-dación de suelos y aguas por efecto de los plaguicidas. In-forme final. Ideam - Subdirección de Geomorfología ySuelos: Santafé de BogotáVan der Hammen, T, 1985. “The Plio-Pleistocene climaticrecord of the tropical Andes”, Journal of the Geological Societyof London, 142Zerda, M, 1988. Influencia del uso del suelo en la fauna edáficaen el páramo de Chisacá, Cundinamarca, Colombia. Tesisde Biología. Universidad Nacional de Colombia: Bogotá