• Save
12 Materiales y energía Colombia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

12 Materiales y energía Colombia

on

  • 527 views

Documento IDEAM Colombia

Documento IDEAM Colombia

Statistics

Views

Total Views
527
Views on SlideShare
527
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

12 Materiales y energía Colombia 12 Materiales y energía Colombia Document Transcript

  • 11Flujo de materialesy energíaen la economíacolombiana1Autores:Jairo Sanchez2(ecología económica)Martha García (oferta-demanda de agua)Lorenzo Panizzo3(termodinámica)Max Toro (ecología económica, sector transporte)Martha de Sandoval (sector minero-energético)Pedro Moreno (sector forestal)Raquel Vanegas (recurso hídrico, sector pesquero)Gladys Moreno (sector agropecuario)Rodrigo Marín (oferta-demanda de agua)Félix Darío Sánchez (oferta-demanda de agua)Nelsy Verdugo (oferta-demanda de agua)Con la colaboración de:Javier Rodríguez, Esperanza Pardo, Luis Lasso,Rodrigo Chaparro, Alicia Estévez, Miriam Silva.1 Versión revisada por Rodrigo Chaparro.2 Profesor, Facultad de Economía, Universidad Nacional.3 Profesor, Facultad de Ingeniería, Universidad Nacional.
  • v447EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaTransformación económica demateriales y usos de energíaa economía convencional, inmersa dentro de unavisión marcadamente antropocentrista, limitó ex-clusivamente su atención, hasta hace apenas un par dedécadas, a la explicación de la producción, distribucióny consumo de bienes y servicios que involucraban algúntipo de actividad humana. Excluía casi totalmente de suespectro de análisis los elementos y procesos naturales.Concentró el análisis en el funcionamiento de los mer-cados y en la determinación de los precios, o sea, en lacrematística, en oposición a la ecología humana que rei-vindica “el estudio de energía y materiales en ecosistemasen que viven hombres y mujeres”, perspectiva que hoyasume el objeto de la ecología económica.En las últimas dos o tres décadas, dentro de la econo-mía convencional y, más particularmente, como un de-sarrollo de la microeconomía social, apareció la econo-mía ambiental, que se ocupa de los perjuicios ambientalesa partir de la noción de deseconomías externas, del aná-lisis de los derechos de propiedad y de las limitacionesde la economía convencional, para abordar los proble-mas intergeneracionales asociados con el agotamiento delos recursos y con la acumulación de los desechos peli-grosos de larga duración.Pese a los aportes y la contribución al diseño de mu-chas herramientas de política ambiental, esta rama o es-pecialización de la economía se mantiene presa del enfo-que ortodoxo que privilegia el análisis de mercados yprecios.A diferencia de la anterior, la ecología económicaconstituye una mirada más holística y menos ortodoxadel análisis de los flujos de materia y energía en los siste-mas de producción económica y reubica el papel delambiente en ellos. El ambiente y la naturaleza dejan deser aspectos marginales de la economía para convertirseen elementos centrales de la misma, que actúan simultá-neamente como factores de potencialidad y de restric-ción del funcionamiento económico.Esta nueva perspectiva presiona el desarrollo de lainvestigación económica hacia una relación cada vez másintensa con dominios de las ciencias naturales y de latecnología y menos centrado, aunque sin excluirlos, enlos procesos de valoración monetaria del ambiente y dela naturaleza.Para la ecología económica, la actividad económica oproductiva constituye apenas un aspecto del muy parti-cular proceso adaptativo de la especie humana a su hábitatnatural. Lo mismo que para el resto de las especies, elhábitat de los humanos constituye la condición de exis-tencia y fundamento del proceso adaptativo y, por tan-to, representa simultáneamente una restricción y unapotencialidad para la evolución.De la misma manera, las actividades y los consumosde la especie humana se someten necesariamente a losflujos de materia, energía e información que rigen losprocesos fisicoquímicos y biológicos de la biosfera.Pero la gran y significativa diferencia entre la especiehumana y el resto de las especies, lo que explica su parti-cularidad, radica en que el proceso adaptativo no estágenéticamente determinado, sino simbólica, cultural ytecnológicamente condicionado. “El hecho fundamen-tal de la antropogénesis [es] la evolución del simbolismo”,en palabras de uno de los padres de la Teoría General deSistemas, el biólogo Ludwing von Bertalanffy. “El hom-bre vive en un mundo simbólico de lenguaje, pensamien-to, entidades sociales, dinero, ciencia, religión, arte, y elmundo objetivo que le rodea, desde las trivialidades quetiene a su alrededor hasta los libros, los automóviles, lasciudades y las bombas, es una materialización de activi-dades simbólicas”.En virtud de esta particularísima condición evoluti-va, la dimensión de la población humana, la distribu-ción espacial y los flujos de materia y energía a los que dalugar la actividad vital no están regidos, como ocurrecon el resto de las especies, por una homeostasis oautorregulación ecosistémica.El desarrollo del simbolismo, de la cultura, de la cien-cia y la tecnología rompen y exceden las necesidades yposibilidades de consumo puramente endosomáticas ogenéticamente reguladas, para abrirse a una perspectivade consumo, necesidad y bienestar aparentemente ilimi-tada. Por supuesto, esta perspectiva, además de estar re-gulada culturalmente por las instituciones sociales, polí-ticas y económicas, está restringida o condicionada porel agotamiento de los recursos y por la productividad yel funcionamiento de la naturaleza.Pero, pese a que las actividades humanas están relati-vamente por fuera de regulaciones y homeostasis parti-culares, su análisis debe inscribirse necesariamente den-tro de los procesos naturales y los flujos de materia yenergía, y su autonomía está limitada por los principiosy leyes generales que determinan y condicionan el fun-cionamiento de la biosfera, que constituye el gran so-porte primario de la actividad económica humana y dela vida misma. Es decir, las actividades humanas no pue-den substraerse a las regulaciones más generales de losecosistemas y del conjunto de la biosfera.Romper con la visión tradicional de la economía,como un sistema cerrado autorregulado y autosostenible,L
  • v448 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAe introducirla en el sistema más amplio de la biosfera,implica modificar la perspectiva que privilegia el análisisde precios o la valoración crematística para centrar laatención, por un lado, en los flujos globales de materia yenergía dentro de los que se inscribe la actividad econó-mica y, por otro, en los satisfactores estéticos, éticos eintelectuales que proporciona la diversidad biológica yel buen funcionamiento de la naturaleza. Este cambiode perspectiva involucra la consideración, no sólo en elcorto y el mediano plazo, horizonte temporal al que estáconstreñida la teoría económica, sino también, necesa-riamente, en el largo plazo dentro del que tienen lugarmuchos de los procesos de evolución y regulación de labiosfera.Funciones económicasdel ambienteLa figura 11.1 esquematiza las funciones básicas que prestael ambiente a la actividad económica y, por ende, al bien-estar de la sociedad. La primera gran función es proveera la economía de los recursos, ya sea en forma de mate-rias primas, energía o de productos finales, como es elcaso de buena parte de los alimentos. Estos recursos sesuelen clasificar, a su vez, en continuos, no renovables yrenovables. Los primeros están constituidos básicamen-te por las energías solar, geotérmica y de gravedad. Losno renovables, como el petróleo, el carbón y los minera-les, son producidos por la naturaleza en ciclos extraordi-nariamente largos que exceden los horizontes de la pre-visión humana. Los renovables son producidos en ciclosrelativamente cortos, siempre y cuando se mantenganciertas condiciones mínimas para el regeneramiento; elagua, la flora y la fauna hacen parte de esta última cate-goría. En el caso del agua, la cantidad se mantiene más omenos fija en la biosfera, pero su disponibilidad varía enel tiempo y en el espacio de acuerdo con las modificacio-nes que implican la introducción de elementos que afec-tan el funcionamiento del ciclo hídrico. La pérdida devegetación en las zonas de alta montaña o páramo, lomismo que la tala de árboles alrededor de los cauces flu-viales, modifican el ciclo hídrico local o regional y au-mentan la propensión a las sequías y a las inundaciones.La segunda gran función de la biosfera es recibir, asi-milar, dispersar y reciclar, o degradar, los desechos deorigen natural y antrópico, especialmente los derivadosde las actividades socioeconómicas. La capacidadasimilativa está sometida a leyes físicas, químicas y bio-lógicas que rigen el funcionamiento de la naturaleza y alas características de los desechos. Existen límites natu-rales, espaciales y temporales para el cumplimiento deesta función. En muchos casos la tecnología puede con-tribuir a mejorar estos procesos; en otros, la emisión dedesechos y su disposición final puede exceder la capaci-dad de asimilación y provocar alteraciones y afectacio-nes en los ecosistemas hasta llegar a destruirlos. Los efec-tos de estos desechos y emisiones sobre la salud humanason particularmente importantes. En casos como el delos desechos nucleares, cuyos efectos nocivos puedenmantenerse durante miles de años, ni la naturaleza ni latecnología actual están en capacidad para reducirsignificativamente su peligrosidad.La tercera y menos conocida función de la biosfera essuministrar servicios ambientales. Se distinguen dos ti-pos de servicios: el primero, afecta directamente el bien-estar humano y está constituido por el valor paisajístico,estético y recreativo proporcionado por la naturaleza. Elsegundo es el suministro de las condiciones para la su-pervivencia de todas las especies y formas de vida, inclu-yendo la humana. En los procesos de artificialización delos ecosistemas que los seres humanos han modificado(ciudades, cultivos, represas, etc.), en ocasiones de ma-nera grave e irreversible, los algunos ecosistemas y hábitatsde buena parte de las especies se han degradado y mu-chos más están en condiciones indeseables de endemismo.Tal pareciera que la naturaleza existiera sólo para elhombre, con exclusión del resto de las especies y conexcepción de aquéllas pocas que él utiliza directamente.Por supuesto, la extinción de especies produce pérdidasde diversidad genética, disminuyéndose opciones impor-tantes para las industrias química y farmacéutica, espe-cialmente. Las políticas conservacionistas han sido mo-tivadas desgraciadamente más por intereses económicosque por cambios culturales y éticos que abogan por unmayor respeto a la naturaleza.Además de las funciones fundamentales que presta elambiente a la economía, el cuadro permite visualizar tam-bién las diferentes actividades extractivas o transformativasdel sector productivo, incluido el reciclaje, hasta llegar alconsumo de bienes y servicios finales. El mercado, asocia-do con los procesos de distribución de ingresos e inter-cambio de productos, como se puede observar constituyeapenas un aspecto, ciertamente significativo pero no úni-co ni central, de la ecología económica. La visión tiende areconsiderar radicalmente el papel del ambiente en la eco-nomía o, mejor, a comprender y ubicar adecuadamente laactividad económica dentro del conjunto de la naturaleza.Sintéticamente, la especificidad de la actividad pro-ductiva de la economía se fundamenta en la tecnología,definida ésta como la aplicación exhaustiva del conoci-miento científico a los instrumentos, materiales y proce-
  • v449EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaServicios ambientalesPaisaje recreativoSoporte de vidaUsos del sueloFunción desuministrode recursosProducción naturalTierraAguaFaunaProducción económica empresasPrimario Secundario TerciarioMinería Industria TransporteEnergía Urbana ComercioAgropecuariaConsumos intermediosActividad productiva natural Actividad productiva humana Bienestar humanoResiduos Vertimentos Emisiones BasurasFunción de asimilación de desechosDistribucióny cambioMercadosCapitalesRecursosTrabajosReciclajeBiosferaMineralesFloraAireConsumoHogaresBienes yserviciosHombresos. En general, los procesos productivos o económicosmediados por la tecnología consisten en la extracción,transformación y distribución de materiales mediante eluso de energía. Los recursos que proporciona la natura-leza a la actividad económica están constituidos básica-mente por materiales y energía.En la biosfera los procesos naturales se caracterizan porconsumos energéticos moderados y altos rendimientos enprocesos que ocurren con pequeños cambios en el nivelde entropía entre el estado inicial y el final, mientras en latecnosfera los procesos productivos no son lo suficiente-mente eficientes y los residuos generados son de difícilasimilación, con el correspondiente incremento de las con-diciones entrópicas o de desorden ambiental.Por supuesto, en el proceso intermedio de produc-ción y consumo, anterior a la emisión de desechos, laactividad económica genera una organización social, otecnosistema, de alta complejidad y baja entropía, decarácter antropocéntrico. De él hacen parte desde lossofisticados dispositivos e instrumentos tecnológicos hastalos agroecosistemas, las ciudades y las redes de comuni-cación que definen los ecosistemas artificializados por laactividad humana, pasando por el conjunto de institu-ciones sociales, culturales, económicas y políticas.Aunqueelanálisisdela distinciónentrelaneguentropíapropia de la evolución de la biosfera y los ecosistemasnaturales y la que surge de los procesos tecnológicos ode artificialización humana está todavía en ciernes, exis-ten algunas diferencias que pueden ser destacadas: enprimer lugar, las ‘máquinas’ naturales se caracterizanpor una baja estabilidad o confiabilidad en los compo-nentes y una alta confiabilidad en el conjunto. Por elcontrario, las máquinas artificiales, los componentes deun automóvil, por ejemplo, son extremadamenteconfiables individualmente, pero el conjunto es mu-cho menos fiable. Basta con que falle un pequeño com-ponente para que el conjunto se paralice y requiera deuna intervención externa para restaurar sus funciones(Morín, 1996).En segundo lugar, la distinción anterior puede aso-ciarse también con las diferencias en los niveles de aper-tura que existen entre los sistemas tecnológicos y los na-turales. Los primeros son más cerrados y tienen unasrelaciones relativamente simples y previsibles con el en-torno externo. Los sistemas naturales, por el contrario,son más abiertos y tienen relaciones más complejas conel entorno. Estos niveles diferenciales de apertura pue-den ser asociados, por otra parte, con los niveles deautorregulación y fragilidad de los sistemas: entre máscomplejos son los sistemas o las relaciones entre pobla-ciones, individuos y elementos, se presenta una mayorfragilidad. Desde esta última perspectiva, los impactosmasivos de la tecnología y de la actividad económica so-bre los ecosistemas o sobre el conjunto de la biosferapueden tocar eslabones críticos de regulación, con con-secuencias catastróficas.Figura 11.1. Funciones económicas del ambiente.
  • v450 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIADe acuerdo con todo lo anterior, el análisis de flujos demateria y energía en la actividad económica, no sólo debeinscribirse en los más generales que tienen lugar en la na-turaleza, sino también en la comprensión de los procesosde entropía y neguentropía de la evolución de la naturale-za, de la economía y de las relaciones entre las dos.El diagrama de la figura 11.1 constituye una primeraaproximación o visualización global de la integración delos sistemas económico y natural. Para operacionalizarloes necesario afinar cada una de las funciones ambientalesy correlacionarlas específicamente con cada uno de los sec-tores productivos y actividades o procesos económicos.En el nivel más agregado del aparato productivo, sedefinen tres grandes agrupaciones:El sector primario comprende básicamente las activida-des que extraen recursos de la naturaleza y, en algunos ca-sos, actividades que comprenden algunos procesos de ad-ministraciónodetransformación.Enestamacroagrupaciónexisten tres subsectores principales: el agropecuario, elmineroenergético y el de silvicultura, caza y pesca.El sector secundario comprende todos los procesosde transformación a través de los cuales, mediante el usode energía, se transforman los materiales y los recursosprimarios para producir bienes que satisfacen necesida-des humanas.El sector terciario incluye una amplia gama de activi-dades no comprendidas en las dos anteriores pero sí com-plementarias de aquéllas. Incluye varios subsectores comotransporte, servicios públicos, comunicaciones, turismo,comercio, y servicios gubernamentales (defensa, justi-cia, etc.).En cada una de estas tres grandes agrupaciones segeneran problemáticas y tipos de impactos ecológicos yambientales de diversa índole. En el ordenamiento im-plícito de esta clasificación, es evidente que el sector pri-mario determina procesos masivos y amplios de inter-vención y transformación de los elementos y de losprocesos naturales. El sector secundario, a través de susemisiones, vertimientos y producción de residuos, gene-ra un impacto en principio menos visible, pero en mu-chas ocasiones más nocivo porque aparecen nuevos com-ponentes peligrosos para el ambiente o la salud humana.Finalmente, buena parte del sector terciario, a excepcióndel transporte, produce impactos moderados.Las sociedades modernas no disponen todavía consuficiencia de las herramientas conceptuales, teóricas yestadísticas que faciliten la operacionalización satisfac-toria de los análisis sugeridos por la economía ecológicani en la línea de los flujos de materiales y energía ni en lade impactos ambientales. Sobre este último aspecto seestán adelantando esfuerzos internacionales de concep-tualización y modelamiento con el fin de organizar, sis-tematizar y ampliar la información ambiental que reco-gen los organismos encargados de la gestión y el controlambiental y las mediciones y los desarrollos del conoci-miento hechos en los centros académicos y de investiga-ción. Buena parte de estos esfuerzos ha sido organizadaalrededor de un modelo conocido como Presión–esta-do–respuesta que aún genera algunas controversias en lamedida en que, pese a sus virtudes y flexibilidad, admiteel riesgo de afianzar concepciones mecanicistas yparcelarias de interpretación de la realidad en torno a lasrelaciones de la sociedad y la naturaleza, contrarias a lasconcepciones integrales que exige el análisis ambientalmoderno y la nueva corriente de la economía ecológica.En Colombia se ha empezado a avanzar en el mismosentido, sin que todavía sea posible presentar un balancecompleto y detallado de los impactos ambientales gene-rados por las diferentes actividades económicas y huma-nas, dentro de un sistema completo de indicadores, másallá de estudios parciales sobre sectores específicos o deun balance global de emisiones, como los presentadosen otros capítulos1.Por otra parte y pese a que el análisis de flujos de ener-gía y materiales privilegiado por la economía ecológicapresenta todavía dificultades teóricas y estadísticas, inclu-so superiores a las del caso anterior, es posible realizar al-gunos ejercicios básicos a partir de la información econó-mica y sectorial disponible, en particular, de la Matrizinsumo–producto de la economía colombiana.Estructura de la economíacolombianaLa estructura de la economía colombiana combina ras-gos propios de las sociedades tradicionales de precariodesarrollo, con tendencias que corresponden a la evolu-ción más reciente de las sociedades modernas. En estesentido, mantiene todavía una alta participación de lasactividades agropecuarias dentro del Producto InternoBruto (PIB) pero, al mismo tiempo, manifiesta un altonivel de crecimiento de su sector terciario o de servicios,que corresponde plenamente a los procesos deterciarización que se han hecho evidentes en la econo-mía moderna, con particular fuerza en los países desa-rrollados.1 Algunos aspectos conceptuales y operativos del desarrollo delsistema de información ambiental en Colombia pueden ser en-contrados en Sánchez, 1997.
  • v451EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaComo se puede observar en la tabla 11.1, la partici-pación del sector agropecuario en el PIB varía en la ac-tualidad alrededor del 20%, un porcentaje similar al ocu-pado por el sector manufacturero. Al mismo tiempo, lasactividades que se engloban genéricamente bajo la no-ción de servicios y que incluyen al gobierno, los servi-cios personales, el comercio, el transporte y la actividadfinanciera, representan cerca de 50% del total de la acti-vidad económica.Por su parte, los sectores de construcción, electricidad,gas, agua y minero, pese a tener éste un especial significa-do para el análisis de recursos naturales, presentan cadauno participaciones inferiores a 5% del total del PIB.Al analizar la evolución o el comportamiento duran-te las dos últimas décadas de cada uno de los sectoresdescritos, se encuentra que, mientras la minería, la cons-trucción y todos los sectores englobados en la categoríade servicios, con excepción del comercio, acusan tasasde crecimiento promedio anual superiores al crecimien-to promedio de la economía, que se sitúa en 4,5%, lasactividades agropecuarias y manufactureras, con unastasas de crecimiento de 3,4% y 4,1% respectivamente,han presentado una dinámica inferior a dicho promedionacional.Estas tendencias obedecen tanto a procesos de tipoestructural y de largo plazo, como es la relativadesindustrialización que ha vivido el país en la últimadécada, como también a políticas económicas específi-cas que han favorecido estos comportamientos, entre lasque se puede mencionar la apertura económica, que haafectado seriamente el desempeño de los sectores agríco-la e industrial en el último quinquenio, por las dificulta-des de los mismos sectores en términos de competitividaden los nuevos mercados.Finalmente, se debe destacar que los sectores de mi-nería o extracción, de electricidad, agua y gas y de cons-trucción de obras, asociados íntimamente con la extrac-ción o utilización de recursos naturales, pese a no teneruna muy elevada participación en el conjunto de la acti-vidad económica, son los que mayor crecimiento hantenido en las últimas décadas.Flujos intersectorialesComo se señaló anteriormente, desde la perspectiva de losflujos de materia y energía, la actividad económica de unasociedad puede clasificarse en tres grandes macrosectores:el primario, que incluye las actividades consideradas enalguna medida como extractivas; el secundario, que trans-forma buena parte de los recursos a través de procesostecnológicos que involucran un uso más o menos intensode energía, y finalmente, el terciario o de servicios. Mien-tras que los dos primeros introducen perturbaciones sig-nificativas en los sistemas naturales, ya sea por la vía deremoción y extracción de materiales o por la disposiciónexagerada de emisiones, vertimientos y residuos que ge-neran normalmente procesos de degradación o aumentode entropía en dichos sistemas, el terciario da soporte im-portante a los dos primeros y al conjunto de la actividadeshumanas y constituye la base fundamental de los procesosorganizativos de los complejos tecnosistemas de las socie-dades modernas.Dentro del sector de servicios se ubica el cerebro vir-tual que dirige y organiza el sistema global técnico ysociocultural y sus circuitos nerviosos y circulatorios. Enesta medida comprende el entramado jurídico que fijalas reglas de funcionamiento del sistema y los grandesprocesos de planificación y control que en buena partecorresponden a los servicios del gobierno. También in-cluye los sistemas educativos y buena parte de las activi-dades profesionales y de investigación y el transporte, elcomercio y las actividades financieras, que facilitan lacirculación de bienes, servicios y dinero. Desde esta pers-rotceS )$edsenollim(5691nóicapicitraP)%()$edsenollim(6991 )%(nóicapicitraPotneimicercedasaTlaunaoidemorpoirauceporgA 761.26 5,62 206.771 64,91 4,3oreniM 279.7 4,3 375.24 66,4 6,5arerutcafunamairtsudnI 104.94 1,12 786.071 7,81 1,4augaysag,dadicirtcelE 525.1 7,0 242.01 21,1 3,6nóiccurtsnoC 940.7 3 005.33 76,3 2,5oicremoC 992.72 8,11 467.801 19,11 5,4etropsnarT 992.71 4,7 662.38 21,9 2,5soreicnanifsotneimicelbatsE 534.33 3,41 833.651 31,71 1,5selanosrepsoicivreS 777.72 9,11 319.921 32,41 1,5latoT 882.432 001 588.219 001 5,4Tabla 11.1. PIB 1965-1996.
  • v452 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAOferta de energía primaria 329643.7 Demanda de energía primaria 331,107,4Entradas663,045,5Salidas333,401,8Producción663,045,5Importaciones0,0Exportaciones323326.6Variación deinventarios6135,5Noaprovechado3,627,3Pérdidas312,4Centros detransformación218367,4Centraleshidroeléctricas36111,9 (16,5%)Centrales térmicas19003,76 (8,7%)Autoproductores3481,3 (1,6%)Centros detratamiento de gas944,7 (0,4%)Refinerías150620,3 (69%)Coquerías4276 (2%)Altos hornos2,134,6 (1%)Carboneras1795,0 (0,8%)Consumo propio5180,6 (1,6%)Consumo Final107,559,4 (32,4%)Residencial39280,1 (36,5%)Comercialy público562,7 (0,52%)Industrial53789,5 (50%)Transporte480,2 (0,44%)Agropecuarioy minero13145,7 (12,2%)Construcciones123,9 (0,11%)No identificado177,2 (0.16%)Consumo útil 44601,9(41,46%)Pérdidas en consumo62957,5 (58.5%)pectiva, este macrosector constituye la médula centralde la neguentropía, o proceso de organización creciente,que caracteriza la evolución de la civilización y las orga-nizaciones humanas.El balance entre la evolución humana de crecientecomplejidad y organización y la degradación y desorga-nización que este proceso tiende a generar en la basenatural contribuye también a ubicar el problema de losimpactos ambientales y las formas para enfrentarlos. Enefecto, mientras que las actividades de extracción y trans-formación masiva de materia y energía son las directasresponsables de los impactos ambientales, la evolucióncultural, los sistemas de valores, la información y el co-nocimiento científico y las medidas de política y controlconstituyen los instrumentos para atenuar o balanceardichos impactos. Por su evidente dificultad y compleji-dad y por las deficiencias de información existentes, estalínea de análisis no será desarrollada en este aparte.Aunque la literatura científica registra algunos análi-sis de flujos de materia y energía en ciertas actividadeseconómicas, especialmente en la agricultura, tan sólo laescuela fisiocrática centró su atención en los procesoscirculatorios basados en la producción agropecuaria, enuna perspectiva similar a la sugerida por las teoríasecológicas modernas, las limitaciones arriba menciona-das dificultan aún realizar análisis significativos de estosflujos en los esquemas propios de disciplinas como lafisicoquímica o la ecología.Uno de los obstáculos para la realización de balancesglobales de materiales y energía es la falta de homogenei-dad de sus componentes. Mientras que en el caso de laenergía es posible derivar unidades comunes de medidapara los diferentes estados y procesos de conversión in-terna, en el de los materiales no es posible o carece designificación analítica. Tal es el caso, por ejemplo, de losmateriales empleados en la construcción de obras y edi-ficaciones: pese a que implican volúmenes y pesos consi-derables y poseen una importante utilidad, la abundan-cia relativa en la naturaleza y su amplia distribución nopermite comparaciones que tengan sentido con los me-tales preciosos, el petróleo o, incluso, con los productosalimenticios. Por esta razón, para algunos propósitos li-mitados, y con las debidas reservas, la utilización de va-lores económicos para comprender algunos aspectos re-levantes de los flujos sectoriales con alguna significaciónambiental puede en un principio resultar útil.La contribución de cada uno de los sectores al conjun-to de la actividad económica, o sea, su participación en elPIB, está dada por el valor agregado expresado en términosmonetarios. Los dos componentes de este valor agregado–los salarios o ingresos del trabajo y las rentas, técnica-mente denominadas “excedente bruto de explotación”–pueden adquirir cierta significación dentro del análisis dela relación entre el ser humano y el resto de la naturaleza.Los salarios de alguna manera pueden asimilarse a la ener-gía humana invertida en las actividades económicas; peseFigura 11.2. Flujos intersectoriales. Distribución sectorial de la producción y del consumo. (Fuente: DANE, Matriz insumo-producto)
  • v453EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaa que la energía humana es empleada de múltiples mane-ras y puede ser intelectual o física, más o menos cualifica-da y, por tanto, remunerada, los valores agregados en cadasector engloban estas diferencias.Por su parte, las rentas reflejan dos aspectos íntima-mente imbricados: por un lado, la escasez relativa de losfactores productivos, incluidos los recursos naturales,equipos o bienes de capital y recursos financieros acu-mulados y, por otra, la distribución o el grado de con-centración de la propiedad de dichos factores o recursos.Este último aspecto, al igual que la distribución de lasremuneraciones del trabajo, responde a factores históri-cos, sociales, institucionales y económicos difíciles deaislar, e introduce en tal medida una distorsión indesea-ble en la cuantificación o valoración de los flujosintersectoriales de materia y energía realizados a partirde los valores agregados expresados monetariamente. Porello no es extraño que uno de los temas relevantes deinvestigación en la moderna teoría de la economíaecológica sea precisamente el de la distribución originalde los recursos o factores productivos y el de la distribu-ción final de los consumos de bienes y de energía.Otra limitación al análisis de flujos intersectorialescon datos económicos ocurre porque la magnitud de losvalores agregados de cada sector no da cuenta de las dife-rencias que existen entre ellos en los niveles y en la dis-tribución de rentas y salarios. Pese a las restricciones ano-tadas, los valores consignados en las estadísticaseconómicas y, en particular, en la matriz insumo–pro-ducto, permiten una aproximación gruesa a los flujos demateria y energía de la actividad económica, en la medi-da en que reflejan en algún grado las magnitudes de ener-gía humana involucrada y la escasez relativa de recursos.Para efectos del análisis de flujos de acuerdo con laexposición precedente, los 35 sectores básicos de la Ma-triz insumo–producto en la economía colombiana pue-den ser agregados en seis grandes sectores: 1) elagropecuario, incluyendo silvicultura, caza y pesca; 2) elserotceSoirauceporgA ovitcartxE orerutcafunaMnóiccurtsnoCsarboysacilbúpetropsnarT soicivreSonitsedlatoTomusnocoidemrolaV % rolaV % rolaV % rolaV % rolaV % rolaV % rolaV %oirauceporgA 0,0 0 0,0 6018. 4,98 0,0 0,0 376.11 6,01 977.901 0,001ovitcartxE 663 6,1 0,0 860.81 7,87 420.1 5,4 832 0,1 952.3 2,41 559.22 0,001orerutcafunaM 632.23 4,91 976.9 8,5 0,0 389.33 5,02 403.91 6,11 456.07 6,24 658.561 0,001nóiccurtsnoCsarboysacilbúp95 8,0 391.4 3,85 527 1,01 0,0 131 8,1 980.2 0,92 791.7 0,001etropsnarT 467 0,2 987.3 9,9 607.9 4,52 856 7,1 0,0 023.32 0,16 732.83 0,001soicivreS 868.4 7,9 684.6 0,31 694.52 0,15 677.5 6,11 943.7 7,41 0,0 579.94 0,001omusnoclatoToidem392.83 7,9 741.42 1,6 101.251 6,83 144.14 5,01 220.72 9,6 5990.11 2,82 999.393 0,001nóiccudorPaaturbledsoicerprodimusnoc9022.12 5,31 169.48 4,5 318.145 6,43 202.57 8,4 034.39 0,6 168.855 7,53 6746.651 0,001rolaVodagerga914.071 5,81 653.65 1,6 864.571 1,91 167.33 7,3 750.26 7,6 737.493 9,24 435.919 0,001%lairotcesoidemorpomusnoclednegirOoirauceporgA 0,0 0,0 5,46 0,0 0,0 5,01 9,72ovitcartxE 0,1 0,0 9,11 5,2 9,0 9,2 8,5orerutcafunaM 2,48 1,04 0,0 0,28 4,17 7,36 1,24nóiccurtsnoCsarboysacilbúp2,0 4,71 5,0 0,0 5,0 9,1 8,1etropsnarT 0,2 7,51 4,6 6,1 0,0 0,12 7,9soicivreS 7,21 9,62 8,61 9,31 2,72 0,0 7,21omusnoclatoToidemretni0,001 0,001 0,001 0,001 0,001 0,001 0,001Tabla 11.2. Flujos intersectoriales de la economía (1995), en millones de pesos de 1975. (Fuente: DANE. Matriz insumo-producto, 1995)
  • v454 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAde extracción o minería, incluyendo hidrocarburos, agre-gado con el sector de electricidad, gas y agua; 3) el ma-nufacturero o industrial; 4) el de construcción y obraspúblicas y civiles; 5) el sector de transporte; 6) el de ser-vicios, que engloba los servicios del gobierno, las comu-nicaciones, los bancos y los seguros, los servicios perso-nales profesionales y turísticos y otros rubros menores.Como se puede observar, de los sectores considera-dos y presentados en la tabla 11.2, los dos primeros co-rresponden al macrosector primario, los dos siguientes,al secundario y los dos últimos, al terciario, de acuerdocon la nomenclatura presentada en el esquema inicial.Esta clasificación admite múltiples objeciones y aclara-ciones, pero responde básicamente a los criterios enun-ciados en la exposición. Por ejemplo, el sector energéti-co comprende actividades extractivas de petróleo ycarbón, incluidas en el sector minero, pero también, pro-cesos de refinación que hacen parte del sector manufac-turero y la producción de energía hidráulica o térmicaque puede ser considerada también como una actividadindustrial. Por su parte, actividades como la forestal y lapesca, pese a su escasa participación en la economía, conapenas 0,82% del PIB, tienen una especial importanciaen términos ecológicos y ambientales.Para obviar estas simplificaciones necesarias para unavisualización global de los flujos intersectoriales, al finalde este capítulo se realizarán unas breves descripcionesdel estado y evolución de algunos sectores particulares,significativos en el origen y flujo de materiales y energíaen Colombia.La matriz presentada en la tabla 11.2 permite obser-var verticalmente la contribución de los diferentes secto-res a la producción bruta, cuya suma constituye el con-sumo intermedio respectivo o el valor total de suscompras. Por su parte, la lectura horizontal presenta lacontribución de cada sector a los consumos intermediosdel resto, o sea, el valor total de sus ventas a otros secto-res. La misma tabla presenta la participación porcentualde las contribuciones de los diferentes sectores en el con-sumo intermedio total de cada uno y la distribución delas ventas o aportes de cada uno al resto de sectores. Paraefectos del análisis de flujos, se eliminaron los consumosintermedios que tienen lugar en el interior de cada unode los sectores considerados.La relación entre el consumo intermedio realizadopor cada uno de los sectores para poder llevar a cabo supropia producción con el valor agregado respectivo, cuyasignificación ya fue explicada, permite dar una ideaaproximada del volumen de materiales o de energía hu-mana, ponderado por el nivel de escasez y concentra-ción relativas, que cada una de las grandes actividadeseconómicas recibe del resto. Esta relación constituye,por tanto, un indicador del coeficiente de transforma-ción de materiales y energía en cada uno de los sectoresanalizados.Los resultados de este ejercicio pueden ser observa-dos en la tabla 11.3. Los valores obtenidos son perfecta-mente congruentes con la explicación de la figura 11.2,presentada al inicio de este capítulo. Los sectoresagropecuario y minero, que hacen parte de las activida-des primarias, extractivas y semiextractivas, presentan losmás bajos coeficientes de transformación, con valores de22,5% y 42,9%, en relación con las actividades de trans-formación, cuyos coeficientes se sitúan en 86,7%, parala industria, y 123%, para la construcción. Esto signifi-ca, por ejemplo, que la industria utiliza y transforma tresveces más recursos provenientes de otros sectores que laagricultura, en relación con la energía y el nivel de esca-sez y concentración de recursos que se emplea en cadauna de estas dos actividades. Como se puede verificar enlas tablas, la industria requiere del sector agropecuario64,5 % de su consumo intermedio total y el volumen desus compras, solamente a dicho sector, equivalen a 55,9%de su valor agregado.serotceS oirauceporgA ovitcartxE orerutcafunaMynóiccurtsnoCsacilbúpsarboetropsnarT soicivreS% % % % % %oirauceporgA 0,0 0,0 9,55 0,0 0,0 0,3ovitcartxE 2,0 0,0 3,01 0,3 4,0 8,0orerutcafunaM 9,81 2,71 0,0 7,001 1,13 9,71sacilbúpsarboynóiccurtsnoC 0,0 4,7 4,0 0,0 2,0 5,0etropsnarT 4,0 7,6 5,5 9,1 0,0 9,5soicivreS 4,0 7,6 5,5 9,1 0,0 9,5latoT 5,22 9,24 7,68 0,321 5,34 1,82Tabla 11.3. Consumo intermedio-Valor agregado, en millones de pesos de 1975. (Fuente: DANE. Matriz insumo-producto, 1995)
  • v455EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEn el caso del sector de construcción y obras públi-cas, reconocido claramente como una actividad típicade ensamble con una alta intensidad de mano de obra, elconsumo intermedio alcanza una magnitud muy alta,incluso superior a la correspondiente al valor agregadoque genera. El ensamble constituye indudablemente unade las actividades de transformación más intensa en eluso de recursos externos.Como se puede apreciar, el sector manufactureroabsorbe un porcentaje muy elevado del total de aportesque los sectores agropecuario y extractivo hacen a otrossectores (89,4% y 78,7%, respectivamente), los cualesconstituyen, a su vez, 76,4% de su consumo interme-dio total.El sector del transporte presenta un coeficiente detransformación moderado, similar al del sector extractivo,de 40,69%. Este sector requiere para sus actividades unabuena cantidad de insumos del sector manufacturero,compuestos principalmente por combustibles y equipode transporte.Por su parte, el sector de servicios, por la naturalezade las actividades, no requiere de una cantidad impor-tante de insumos y, por tanto, sus índices de transforma-ción de 30,7% sólo superan a los del sector agropecuario.Los insumos provienen básicamente de los sectores demanufacturas y transporte.Se debe anotar finalmente que los consumos inter-medios fueron tomados para este ejercicio en términosde las producciones brutas, y no de los valores agrega-dos, que precisarían mucho más el análisis de flujosintersectoriales. Este afinamiento requiere unos proce-sos analíticos y matemáticos adicionales.Intensidad energética de lasactividades económicas enColombiaOtra aproximación a la comprensión de los flujos demateriales y energía intersectoriales puede obtenerse apartir del análisis de la concentración e intensidad deuso de energía en cada uno de los sectores. Como esnatural, existe una correlación entre el nivel de trans-formación de materiales que realiza un sector y su con-sumo energético. Buena parte de las actividades de trans-formación de materiales, función típica de la industria,se realizan gracias a la utilización relativamente intensade energía.La intensidad energética indica la cantidad de calo-rías requeridas para obtener una determinada produc-ción económica. Para efectos del ejercicio presentado, elíndice de intensidad energética se define como la canti-dad de Teracalorías2utilizadas para generar un millón depesos constantes de 1975 en el PIB.El gráfico 11.1 presenta la intensidad energética paralos mismos sectores analizados en el aparte anterior.Como se puede observar los índices de intensidad ener-gética del sector secundario o de transformación, o sea,de la industria y de la construcción son significativamentemás altos que los de las actividades primarias y de servi-cios, con excepción del transporte. La construcciónmuestra un anormal aumento del índice de intensidadentre 1985 y 1991, debido a un importante aumento desubproductos de la refinación del petróleo, como el as-falto usado con propósitos de construcción.El transporte se caracteriza por un índice de intensi-dad energética particularmente alto, que casi triplica alde la actividad manufacturera, ubicado en el segundolugar; esta situación es perfectamente explicable, si seconsidera que dicho sector requiere enormes cantidadesde combustibles. La amplia diferencia en el índice deintensidad energética entre los sectores de transporte eindustria permite pensar que, en términos económicos,el movimiento de materiales es mucho más intensivo enel uso de energía que la propia transformación. Este tipode resultados ha sido motivo de preocupación y análisisal interior de la ecología económica y debe llevar a ladiscusión de la conveniencia de algunos aspectos y con-secuencias de la globalización económica.Gráfico 11.1. Intensidad energética sectorial 1975-1996. (Fuente:Ministerio de Minas y Energía)2 Se usa el nombre de la unidad energética utilizado por el Minis-terio de Minas y Energía. Internacionalmente, la unidad de me-dida es el Terajulio, cuya equivalencia se obtendría multiplican-do el número de Teracalorías por la constante 4,18.00,20,40,60,81,01,21,41975197619771978197919801981198219831984198519861987198819891990199119921993199419951996TransporteIndustrialConstrucionesComercial y públicoAgropecuario y minero
  • v456 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAPor otra parte, la variación en la intensidad energéti-ca también da una idea de la eficiencia de los procesostecnológicos y productivos en la utilización de energía.Las mejoras y las innovaciones tecnológicas conlle-van normalmente aumentos de eficiencia en el uso deenergía y ahorro de la misma. Esta tendencia ha sidofomentada y acentuada en los últimos lustros por razo-nes ambientales y económicas. En Colombia se registrauna mejoría en la intensidad energética entre 1975 y1981, la que pasó de 0,32 a 0,28, para el conjunto de laproducción nacional, como se lo muestra el gráfico 11.2.En las décadas de 1980 y 1990 el indicador ha seguidomuy suavemente esta tendencia de disminución.Sector energéticoAdemás de la energía solar, el hombre ha utilizado elfuego desde que descubrió como mantenerlo y generar-lo; la madera constituyó el primer recurso energético parala cocción y la calefacción; posteriormente la poblaciónhumana creció muy lentamente hasta el comienzo de larevolución industrial, cuando ocurrieron a un tiempovarios cambios: la oferta de madera disminuyó y comen-zó el uso masivo del carbón, descubierto para Europa enla costa noreste de Inglaterra, alrededor de 1600, lo quecondujo al desarrollo de su minería3. A partir de la revo-lución industrial se han desviado cada vez más los recur-sos energéticos hacia el uso del hombre, y éste ha consu-mido rápidamente los recursos fósiles que la naturalezatardó millones de años en formar.La demanda de energía por el hombre puede serendosomática y exosomática: la primera, genéticamentedeterminada en unas 2.000 calorías diarias, correspondea la energía necesaria para vivir que se obtiene de losalimentos provenientes de las plantas, transformadorasde la energía solar en biomasa, y de los animales, loscuales, a su vez, hacen optimización biológica de lo queconsumen. La segunda es la demanda de energía parausos no alimenticios, la cual, sucesiva e históricamente,ha evolucionado de la energía solar a la madera, al car-bón, el petróleo, el gas y a la energía nuclear de maneracreciente, ligada con el crecimiento demográfico y eco-nómico de las sociedades.Desde la perspectiva de que la economía es unsubsistema que toma recursos agotables de energía ymateriales exteriores al mismo, indispensables para larealización de los procesos, y que genera residuos inevi-tables en forma de energía desaprovechada y de materia-les no reciclables, se puede realizar un análisis de los flu-jos de materia y energía que sustentan los sistemas deproducción económica y la forma como se usan en Co-lombia; ello implica establecer los flujos, los usos y lasostenibilidad de los diferentes energéticos a disposiciónde los agentes económicos, así como la distribución geo-gráfica y temporal de los acumulados.El análisis propuesto muestra además cómo se asig-nan los recursos destinados a la generación de energía yal aprovechamiento sectorial, y permite discutir las pers-pectivas futuras del crecimiento económico en términosde la disponibilidad de recursos energéticos. La impor-tancia radica en que, aunque se sabe que la cantidad to-tal de energía se conserva constante en cualquier proce-so4, la calidad cambia de una forma irreversible, ya queno puede ser utilizada dos veces con igual eficiencia; enotras palabras, se degrada5.Transformación de la energíaPara hacer útil la energía primaria se utilizan los centrosde transformación energética que facilitan su transportey utilización. El país cuenta con centros de transforma-ción como:· Las centrales eléctricas, que por su tipo de generaciónpueden ser hidráulicas y térmicas. Éstas últimas sonalimentadas por gas y carbón mineral y, en menor pro-porción, por petróleo crudo, diesel oil y fuel oil.· Las refinerías que transforman el petróleo crudo engasolina y otros derivados y utilizan como fuente deenergía algunos de sus propios subproductos.· Los centros de tratamiento del gas, que permitenobtener gasolina y gas licuado del petróleo.· Las coquerías, que producen coque a partir del car-bón mineral.· Las carboneras, que obtienen carbón de leña.· Algunas industrias autoproducen electricidad y utili-zan por lo general turbogeneradores alimentados congas, carbón y derivados del petróleo.Fuentes energéticasLa sociedad y el sistema económico disponen de dife-rentes fuentes de energía primaria: del sol (energía so-lar), del viento (eólica), del agua (hidráulica), de las ma-reas (mareomotriz), del calor concentrado en el interior3 Wilson, Richard y Jones, William J., 1974. Energy, Ecology andEnvironment. Academic Press: New York.4 Ley de conservación de la energía, o Primera ley de la termodi-námica.5 Segunda ley de la termodinámica.
  • v457EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianade la tierra (geotérmica), de las acumulaciones de com-bustibles fósiles almacenados en el subsuelo, de la made-ra y de la biomasa.Energéticos primarios renovablesEl flujo continuo de energía solar sobre la Tierra consti-tuye la mayor fuente de energía que posee el hombre, yno genera contaminación.La energía eólica consiste en la utilización de la velo-cidad del viento para generar energía. La energíamareomotriz proviene de las mareas y la energíageotérmica, del calor concentrado en el interior de latierra, que se aprovecha mediante la perforación de po-zos, para que, por medio de la conducción del agua o delvapor a una turbina, se genere energía. En Colombiaexisten proyectos geotérmicos en los departamentos deBoyacá, en los municipios de Iza y Paipa y en Nariño, enel área de los volcanes Azufral, Chiles y Cerro Negro.La leña es un recurso renovable que puede ser comer-cializado, cuando es empleado por usuarios urbanos, oapropiado directamente en las zonas rurales, cuando esrecolectado de ramas secas de los árboles y de la poda yrenovación de cafetales6. En el país se utilizaron en elaño 1996 12.033.600 toneladas de leña; sin embargo,sólo una mínima cantidad se convierte en energía útil,por las pérdidas durante el proceso de conversión.El bagazo, otra fuente de energía renovable, está cons-tituido por el residuo fibroso de la molienda de la cañade azúcar, y representa cerca de 30% del peso total. Conel propósito de eliminar el problema de disposición deeste residuo sólido y, además, de aprovechar el conteni-do energético de 1,82 teracalorías por mil toneladas, sequema en hornos para satisfacer la demanda de calor oenergía en los ingenios, constituyéndose así en un im-portante complemento de los insumos energéticos deestas agroindustrias. En 1996 se acumularon alrededorde 12.339.300 toneladas de bagazo, de las cuales 87% seutilizó en los ingenios azucareros y 12% se consumió enel sector agrícola.Dentro de las fuentes de energía renovable que másse usan en el país está el potencial hídrico, que utiliza laenergía gravitacional de un cuerpo de agua que se trans-forma, en una primera fase, en energía mecánica y, lue-go, en energía eléctrica. La capacidad efectiva del siste-ma de generación eléctrica en el país, para 1996, fue10.600,5 Mw, de ellos 8.016,4 Mw (76%) originadosen plantas hidráulicas y 2.584,1 Mw (24%), en plantastérmicas.Una parte reducida del sistema hidroeléctrico se ca-racteriza por una generación a filo de agua, es decir, porla utilización de los caudales según se originen, impli-cando un bajo nivel de regulación de los aportes hídricos.Otra parte del sistema tiene regulados los caudales utili-zados, lo que facilita el equilibrio entre la producción yla demanda de energía a través del almacenamiento devolúmenes de agua en los embalses, para utilizarla segúnlos requerimientos.La expansión de la generación eléctrica entre 1996 y2001 por plantas hidroeléctricas comprende la construc-ción de los proyectos: Porce II, en el departamento deAntioquia; Urrá, en el departamento de Córdoba, y LaMiel, en el departamento de Caldas. Las plantas que ge-neraron más energía durante 1996 fueron: San Carlos,que aportó 13,9%; Guavio, 12% y Chivor, 8,3% deltotal generado7.Energéticos primarios no renovablesEl carbón, el petróleo y el gas son combustibles fósilesformados a partir de la materia orgánica en el curso demillones de años, mediante la combinación de cambiosquímicos y de intensas presiones de la tierra que los se-pulta. Por su origen, no se puede esperar que en un ho-6 Ecocarbón, 1995, “Perspectiva de sustitución de leña por car-bón mineral”. José Eddy Torres, consultor.osruceR )dadinu/lacT(ocifírolacrolaV dadinUlarutansaG 0432.0 )socibúcseipednóllim(cpmoelórteP 0083.1 )selirrabedselim(lbklarenimnóbraC 0005.6 )sadalenotedselim(tkañeL 0006.3 )sadalenotedselim(tkozagaB 746.1 sadalenotedselim(tk*Tcal= Teracalorías = 1 billón de calorías = 100 toneladas equivalentes de petróleo.Tabla 11.4. Poder calorífico de energéticos primarios. (Fuente: Estimado con base en los balances energéticos del Ministerio de Minas yEnergía)7 ISA, Informe de operación, 1996.
  • v458 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA0,240,250,260,270,280,290,300,310,320,331975197619771978197919801981198219831984198519861987198819891990199119921993199419951996rizonte de tiempo humano estos recursos puedan sergenerados y, por esto, se les conoce como no renovables.Las cuencas sedimentarias colombianas con posibili-dades para extraer petróleo están ubicadas en la zona delvalle superior, medio e inferior del río Magdalena, en lacordillera Oriental, en la cuenca del Cauca y Patía, en elPutumayo, en los llanos Orientales, en el Catatumbo, elChocó y el Amazonas.Energía secundariaLos productos energéticos resultantes de los diferentescentros de transformación y que tienen como destinodiversos sectores de consumo y, eventualmente, otro cen-tro de transformación, son considerados como fuentesenergéticas secundarias y corresponden principalmentea los derivados del petróleo: gas de refinería, gas licuadodel petróleo, gasolina motor, kerosene, diesel oil, fuel oil.Igualmente, los derivados del carbón y de la leña, comocoque, carbón de leña, y el sistema térmico de genera-ción de electricidad.El sistema térmico colombiano para generación eléc-trica está constituido por plantas que utilizan una turbi-na movida por el calor producido al quemar un combus-tible, que puede ser carbón mineral, petróleo, crudo, gasy fuel oil. Mediante este sistema se generó 24% de laenergía eléctrica del país, equivalente a 2.584,1 MW. El64% de este recurso térmico está compuesto por unida-des a gas; 29%, al proceso carbón-vapor; 3%, a acpm y1%, a fuel oil. Se importaron 271 MW de Venezuela, delas plantas Cadafe, Corozo y Cuatricentenario.Oferta y demanda de energíaen ColombiaLa figura 11.2 permite visualizar la composición de laoferta de energía primaria, su transformación y la distri-bución sectorial de la demanda8.La composición del balance energético, medido enTeracalorías9, muestra que durante 1996 el petróleo parti-cipó con 47,6% de la energía producida y el carbón con29,4%. Igualmente participaron con 50,1% y con 49,9%,respectivamente, de la energía primaria exportada.La leña presenta las mayores pérdidas en el consumo:de 41.526,1 teracalorías consumidas en 1996, se tienecomo consumo útil 3.997,5 teracalorías, que represen-tan 9,26% del total.Oferta de energía en ColombiaLa producción total de energía primaria en Colombiaentre 1975 y 1996 creció a una tasa promedio anual de6,25%; se destaca el subperiodo 1985-1989, que pre-senta una tasa de crecimiento de 14,31%, explicada porla entrada en producción de los pozos petroleros de CañoLimón.De igual manera se comportó la producción de ener-gía secundaria, la cual creció durante el mismo periodoen 3,6% y, en especial, entre 1985 y 1989 presentó unatasa de crecimiento anual de 5,71%, debido a la amplia-ción de las refinerías en el país.La oferta total de energía durante el mismo periodoanalizado creció a una tasa promedio anual de 3,1%. Laoferta interna10de energía primaria en Colombia se ca-racteriza por una alta participación del petróleo, con 40%,en promedio, desde 1975 hasta 1996. En este mismoperiodo ha aumentado la participación del gas natural yla hidroenergía y ha descendido la participación del car-bón y de la leña. La mayor dinámica de crecimiento dela oferta la presenta el gas natural y la energía hidráulica,con tasas de crecimiento anual promedio dentro del pe-ríodo de 5,2% y 5,7%, respectivamente.Demanda de energía por fuentesEn Colombia, durante el periodo 1975-1996 la deman-da de energía primaria presentó una tasa de crecimiento8 La información estadística de este aparte está soportada en losBalances energéticos consolidados de Colombia 1975-1996,delMinisterio de Minas y Energía.9 Teracalorías = 1 billón de calorías = 100 toneladas equivalentesde petróleo.Gráfico 11.2. Intensidad energética en el PIB.(Fuente:DANE, Cuentasnacionales)10 La oferta interna es igual a la producción nacional más las im-portaciones netas menos la sumatoria de la variación de inven-tario, de las pérdidas y de la energía no aprovechada.
  • v459EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaPetróleo47,58%Carbón29,45%Gas natural7,24%Exportación 51%Refinería 45%Gasolina99% 1% 18% 25% 15% 22% 10% 2%13% 5% 59% 2% 66% 2% 56%Leña, bagazoResiduos industriales 10%Hidroenergía5,34%Otros derivadosEnergía eléctricaTransporte Industria Residencial Agropecuario y minero Comercial y públicoExportación 82%C Ter 12%Coque 14%Refinería 21%C ter 45%promedio anual de 3,10%; durante el mismo periodo sedestaca el comportamiento de la demanda de energéti-cos no renovables, los cuales crecieron en 5,14%, comopromedio anual.El consumo total de energía primaria en 1996 fue107.559,4 teracalorías, que representan un 89,9% de in-cremento frente a 1975 y corresponden al consumo depetróleo, gas natural, carbón mineral, leña y bagazo. Laparticipación de la leña decreció en el periodo 1975-1996y pasó de 57,8% de participación, en 1975, a 38,6%, en1996; mientras que el petróleo y el gas pasaron de 1,7% a7,8% y de 5,2% a 13,2%, respectivamente. El carbónmantuvo una participación estable en el período.La energía secundaria total consumida en 1996 fue155.078,5 teracalorías, con un incremento de 115,2%desde 1975. El principal energético consumido fue ga-solina motor, con una participación promedio de 37,7%.Le siguen la electricidad (17,8%) y el diesel oil (15,3%).El kerosene y el fuel oil presentaron tendencia decrecien-te en el consumo. El consumo de electricidad per cápita,medido en kw/h por habitante, fue en 1991 de 842,6 yen 1994 de 974,9, lo que representó un incremento de15,7% entre estos dos años.Se proyecta que el crecimiento de la demanda globalde energía en Colombia en el mediano plazo será de 4,4%del promedio demandado en 1996; hasta 2010, de 5,5%en la demanda de energía eléctrica y de 8,3%, en la de-manda de gas.La figura 11.4 resume en forma esquemática los prin-cipales flujos de energía desde las fuentes primarias deenergía, como el petróleo, el carbón, el gas natural, laleña, el bagazo y los residuos industriales y la hidroenergía.La mayor participación dentro de estas fuentes corres-ponde al petróleo: alrededor de la mitad del crudo ex-traído se exporta y el restante se refina en el país. De losproductos de la refinación, la gasolina se utiliza en elsector del transporte y los demás derivados, en los secto-res industrial y residencial.El carbón sigue en importancia al petróleo comorecurso energético primario; se exporta el 75% del re-curso extraído y los volúmenes restantes pasan a loscentros de transformación, como coquerías y centralestérmicas. La industria utiliza 18% y el sector residen-cial, 10%.En tercer lugar como recurso de energía primaria es-tán la leña y el bagazo; las carboneras utilizan 2,5% delrecurso y la industria utiliza alrededor de 22%; predo-mina la utilización de la leña en el sector residencial ru-ral y en el agropecuario.El gas natural se extrae junto con el petróleo y esutilizado especialmente por las refinerías y las centralestérmicas. Se emplea también en el sector residencial y enla industria.Finalmente, la hidroenergía como recurso de energíaprimaria aporta 5,34% de la energía total del país. Laenergía eléctrica se utiliza en todos los sectores económi-cos; en el sector transporte, específicamente, en el siste-ma de transporte masivo del Metro de Medellín.Demanda sectorialLa mayor participación sectorial dentro del consumototal de energía durante el periodo 1975-1996 fue para elsector del transporte, con el 31,4% (gráfico 11.3). Presen-taron tendencia decreciente durante todo el periodo: elsector industrial, que varió del 26,3%, en 1975, al 16,1%,en 1996; el sector residencial, de 33%, en 1975, a 18,4%,en 1996, y el sector agrícola que pasó de 6% a 1,2%. Elsector de las construcciones es el de más baja participa-ción, mientras que el sector oficial, comercial y públicoFigura 11.3. Demanda de energía por fuentes.
  • v460 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAEnergíatotal663.510Energía primariaPetróleo 351.701Carbón 195.423Hidroenergía 35.448Gas natural 48.050Otros 88.90663.510Exportaciones323.327Petróleo 162.252Carbón 161.074ImportacionesGasolina 10.841Otros 1.18312.024ConsumoResidencial 60.371Industrial 70.3055Transporte 81.427Agropecuario y minero 19.027aumentó su participación dentro del consumo total, pa-sando de 2,2% a 4,1%, en el periodo considerado.El consumo final11de la energía primaria y secunda-ria en el país incluye todos los sectores económicos y sepueden clasificar como: residencial, comercial y públi-co, industrial, agrícola y minero, de transporte y cons-trucciones.El crecimiento del consumo de gas natural se destacaen el periodo, lo cual es favorable en términos ambienta-les por los menores efectos que representa el uso. En elsector residencial esta dinámica se evidencia en el incre-mento de las instalaciones domiciliarias en un 20,6% en-tre 1995 y 1996. De igual manera, en el sector eléctrico seestima un mayor consumo de gas, por cuanto el PlanNacionaldeExpansiónEléctricaproyectaunamayorofertade plantas térmicas a gas y en el sector petroquímico se haincrementado el consumo de gas, especialmente, en elComplejo Industrial de Barrancabermeja.El sector residencial agrupa el uso de energéticos parailuminación, cocción, refrigeración, agua caliente, aireacondicionado. La leña es el mayor energético consumi-do en la zona rural, alrededor del 90% del total de sudemanda. Situación inversa ocurre con la energía eléc-trica que en las zonas urbanas es el energético más con-sumido, en especial para cocción. A pesar del incremen-to en los últimos años del uso del gas natural en loshogares, aún se presenta un consumo ineficiente en tér-minos energéticos dada la mayor participación en estesector de la energía eléctrica para fines domésticos.El sector industrial agrupa once subsectores: alimen-tos, bebidas y tabaco, textiles y confecciones, calzado ycuero, madera y muebles, papel e imprenta, químicos,cemento, vidrio y cerámica, hierro, acero y no ferrosos,maquinaria y equipos, y en ellos predomina el consumode carbón mineral, bagazo y gas natural.El sector del transporte agrupa los consumos de com-bustible de todas las modalidades de transporte: carrete-ro (pasajeros privados urbanos e interurbanos y cargaurbana e interurbana), aéreo, fluvial, marítimo y ferro-viario.El sector comercial y público agrupa el consumo delos establecimientos dedicados al comercio en general,de restaurantes, hoteles e instituciones del sector públi-co, como hospitales, oficinas, universidades y el serviciode alumbrado público, etc.En el sector agrícola, los energéticos están destinadospara combustible de tractores, en las actividades de seca-do de granos, en el procesamiento de los productos, enel riego y la fumigación. En el sector minero, para usoscomo iluminación, fuerza motriz y otros.En el sector de la construcción se incluyen los consu-mos de contratistas generales y especializados. El mayorconsumo en este sector se presenta en los subproductosdel petróleo no energéticos y corresponde a lubricantesy asfaltos procesados en las refinerías.Balance externo de energíaEl comportamiento de la balanza comercial del sectorenergético es bastante dinámico, especialmente el rubrode exportaciones. Colombia exporta energía primaria enforma de petróleo y carbón y muestra altas participacio-nes en relación con las cantidades extraídas: por ejem-plo, las exportaciones de petróleo representaron en 1996un 27% de las exportaciones totales del país.Se debe resaltar que a estos recursos que se exportancomo materias primas (contabilizadas en el sector mine-ro de las cuentas nacionales) no se les ha añadido ningúnvalor que mejore las relaciones de intercambio del país yque compense el agotamiento del recurso. Se importanderivados del petróleo, como la gasolina motor, a pre-cios que incluyen los valores agregados por los procesosasumidos por la industria petroquímica de otros paísesen la refinación del crudo.Figura 11.4. Flujo energético de Colombia.11 El consumo final de energía, cuando se utiliza como materiaprima en un proceso de producción, puede ser energético o noenergético.El consumo útil es la energía efectiva usada en cadasector para la realización de una actividad especifica.
  • v461EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEl balance histórico de las importaciones y exporta-ciones de energéticos en el país refleja un cambio en lacomposición de la canasta comercial: hasta 1985 se de-pendía de las importaciones de recursos, como el petró-leo, y de algunos productos refinados del crudo, como eldiesel oil. En la actualidad se importan productos refina-dos en menor proporción y no se importa petróleo; laimportación de gasolina se mantuvo durante el periodo1975–1996. De 58.104 teracalorías consumidas en 1996,10.841,5 teracalorías, es decir, el 18,65%, se cubrieroncon importaciones. En la figura 11.3 se puede apreciar elcambio que ha tenido la composición de la canasta ener-gética de importaciones y exportaciones para el periodo1975-1996, lo cual corrobora la dependencia de las im-portaciones de productos que tienen algún proceso derefinación, mientras que se exportan materias primasbásicas, como el petróleo y el carbón.Por su parte, las importaciones de energía eléctricapara 1996 cubren 0,45% de la demanda total para estafuente energética.La figura 11.3 presenta el flujo energético de Colom-bia para 1996, y muestra, por fuente de energía prima-ria, los principales productos exportados e importados yel consumo por sectores.Perspectivas y aspectosambientales del sectorenergéticoComo se puede deducir de los balances del sector ener-gético descritos en este aparte, Colombia dispone conrelativa abundancia de recursos energéticos de diversanaturaleza, por lo cual no enfrenta problemas globalesde sostenibilidad energética en el corto o mediano pla-zo, más allá de los problemas relativamente coyunturalesrelacionados específicamente con la producción de ener-gía eléctrica. Esta situación explica que el país sea unexportador importante de energía fósil y destine al sec-tor externo la mitad de su producción petrolera y cercadel 80% de su extracción de carbón. Igualmente, en elcaso de la hidroenergía, la abundancia de recursos hídricoscon que cuenta el país, unida a la topografía, favorece sufuturo energético.A pesar de lo anterior, tanto la extracción como la uti-lización de las diferentes clases de energía conllevan, comoes bien sabido, impactos ambientales de diverso tipo ygrado ampliamente documentados. Los impactos del usode combustibles fósiles en la industria y en otros sectoresse presentan en los capítulos 12 y 13 de este libro. Ademásde los impactos propios de las actividades extractivas y detransporte del petróleo, el gas y el carbón, la creciente pro-ducción de energía eléctrica por medio de centrales térmi-cas produce impactos ambientales significativos, en espe-cial por emisiones gaseosas a la atmósfera y contaminacióntérmica de los cuerpos de agua.Pese a que la electricidad es considerada como la for-ma menos contaminante de energía y a que su usoprácticamente no genera impactos ambientales, las re-presas y las obras civiles requeridas para la producciónde hidroenergía generan en mayor o menor grado per-turbaciones sobre los ecosistemas y, en particular, sobrelos recursos pesqueros. De igual manera, los procesos deadecuación de los terrenos para la perforación de los pozosy la construcción de las carreteras de acceso por las acti-vidades generadas sobre el terreno, como son el desmontey limpieza, el descapote, los cortes y terraplenes en volú-menes importantes, producen efectos sobre la capa ve-getal, aportes de sólidos suspendidos a los cuerpos deagua cercanos, cambios en el uso del suelo, incrementode la erosión, alteración del paisaje y modificación en loscostos de la tierra.Por su parte, los derrames de petróleo crudo a causa deaccidentes y voladuras de los oleoductos causan en espe-cial contaminación hídrica, siendo los ecosistemas másafectados los cuerpos de agua, como las ciénagas, y los depoco flujo, como arroyos y caños de bajo caudal. Losecosistemas más afectados en el país por los derrames depetróleo han sido los sistemas hídricos de la zona alta de lallanura Araucana, de los departamentos de Santander,Cesar y Sucre, la llanura del valle medio y medio bajo delrío Magdalena, la ciénaga de Zapatosa y las cuencas delCatatumbo y los departamentos de Nariño y Putumayo.Desde 1986 hasta abril de 1998, el oleoducto CañoLimón-Coveñas ha sido objeto de 513 atentados, por loscualessehanvertido1’700.000barrilesdecrudo.Elmontode las pérdidas y el costo de la descontaminación de laszonas afectadas asciende a la suma de $ 67.000 millones.Por su parte, el oleoducto Colombia sufrió, entre 1986 y1996, 65 atentados; el Transandino, 55, mientras que lainfraestructura del Putumayo y otros, 69.La refinación del petróleo tiene un potencial conta-minante del aire bastante alto: las refinerías emiten unaconsiderable proporción de dióxido de azufre (SO2) yóxidos de nitrógeno (NOx) provenientes de la combus-tión de fuel oil; igualmente utilizan otros derivados delpetróleo que emiten partículas al aire en alta proporción.Esta actividad descarga, sobre todo al río Magdalena,compuestos altamente tóxicos, como son los fenoles.El consumo de combustibles, tanto por parte de laindustria como del parque automotor, causa contami-nación atmosférica por partículas y demás gases que se
  • v462 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAemiten en la combustión incompleta de combustiblesfósiles y de bagazo de caña de azúcar, los combustiblesque son más usados por las actividades de transporte, lageneración eléctrica e industrial, en especial, la derefinación del petróleo.Entre los efectos atribuibles a este tipo de contami-nación ambiental están las enfermedades pulmonaresobstructivas crónicas, como el asma y la bronquitis; elsíndrome del sistema nervioso periférico; el síndromedel sistema nervioso central, asociado a la exposición amonóxido de carbono y bióxido de azufre, que generaalteración de la conciencia, mala coordinación, pérdidadel equilibrio y la memoria; irritaciones oculares y der-matitis irradiativa.Sector mineroLa minería constituye una actividad extractiva y prima-ria por excelencia. En este aparte se hace una breve des-cripción y un balance grueso de los principales compo-nentes del sector. La oferta interna corresponde a la sumade las cantidades extraídas y las demandas, al consumointerno y las importaciones. Para el petróleo, el carbón yel gas, en un nivel más detallado, se presentan los volú-menes consumidos por los diferentes sectores económi-cos; en el caso de los derivados de la refinación del petró-leo, se muestra la participación de cada productoresultante del proceso de refinación.Una posible clasificación de los minerales que se ex-plotan en el país incluye metales preciosos, piedras pre-ciosas, minerales metálicos, minerales combustibles yminerales no metálicos. En Colombia se han extraídorecursos del subsuelo, como petróleo, gas, carbón, oro,esmeraldas, níquel, materiales de construcción, con dis-tintos grados de intensidad y durante diferentes épocashistóricas. Recursos como el oro, han sido explotados yexportados desde la época colonial; otros, como el car-bón, el petróleo y el hierro, han tenido desarrollos másrecientes.En 1996 el país contaba con reservas de petróleo,aproximadamente, de 2.798 millones de barriles, con12 años de vida útil, según las tecnologías de explora-ción y explotación y el ritmo de consumo actuales. Estasreservas representan 0.27% de las reservas mundiales.Ecopetrol tiene previsto para los próximos tres años rea-lizar inversiones por US$ 22.000 millones, de los cuales80% estaría destinado a la exploración y desarrollo decampos petroleros y el 20% restante, a la modernizaciónde las refinerías y a la adecuación de redes de ductos. En1996 la producción de crudo fue 626.271 barriles al día,de los cuales se refinaron 280.019 barriles diarios.El gas natural se explota asociado con el petróleo, ylos departamentos con mayor producción son Casanare,Guajira y Santander. En 1996 se extrajeron 203.353,3millones de pies cúbicos de gas. La reservas de gas en elpaís en 1995 eran de aproximadamente 7,6 billones depies cúbicos, que representaban 0,15% de las reservasmundiales.0 50.000 100.000 150.000 200.000 250.000ConsumoExtraccionesExportaciónRefinerías93%Pérdidasen consumo2%Otros1% Industrial4%Gasolinamotor34%Querosene6%Diesel oil21%Fuel oil21%No energéticos11%Gasde refinería4%Gas licuado7%Gráfico 11.3. Balance del petróleo, 1996. (Fuente: Ministerio deMinas y Energía, Balances energéticos 1975-1996)Balance del petróleo, 1996Distribución del consumo de petróleo, 1996Producción de derivados del petróleo, 1996
  • v463EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEl carbón se explota, principalmente, en los departa-mentos de Guajira, Cesar, Cundinamarca y Boyacá, Nor-te de Santander, Antioquia, Valle del Cauca, Cesar y Cór-doba.Laproduccióndecarbónen1996fuede30’065.000toneladas. En 1995 se exportó el 76.5% de la produccióntotal, en especial, el carbón proveniente de las explotacio-nes de la costa Atlántica. Las reservas de carbón son aproxi-madamente de 6.600 millones de toneladas medidas y1.800 millones de toneladas indicadas.En relación con los derivados del petróleo, la mayorproducción corresponde a la gasolina motor, con40’414.000 de barriles; el diesel oil, con 24’530.000 debarriles, y el fuel oil, con 19.386.000 de barriles. El co-que y el carbón de leña tuvieron una producción de682.700 y 110.500 toneladas, respectivamente.Como se aprecia en el gráfico 11.3, el país se abastececon la actual extracción de crudo, la cual se distribuyecasi proporcionalmente entre las exportaciones y el con-sumo interno.En el gráfico 11.3 se muestra la forma como el consu-mo interno del crudo se distribuye entre las refinerías y,en una pequeña proporción, en el sector industrial. Unavez refinado el crudo, la gasolina tiene la mayor partici-pación dentro de los productos resultantes del procesode refinación.En el caso del carbón, la mayor parte de la extracciónestá destinada a las exportaciones. En el consumo secto-rial del carbón participan el sector industrial, las coqueríasy las termoeléctricas, principalmente. Se presentan altaspérdidas por transporte, distribución y consumo finaldel recurso (gráfico 11.4).El gas es extraído conjuntamente con el petróleo. Latotalidad del volumen extraído es consumido internamen-te. El consumo del gas corresponde principalmente a lascentrales térmicas, a las refinerías y a la industria. El con-sumo del sector residencial, aunque hasta 1996 presenta-ba una baja participación, crecerá aceleradamente en lospróximos años, debido a las políticas que fomentan su usoy a la expansión de las redes domiciliarias (gráfico 11.5).La producción de oro, representada en el gráfico 11.6,totalizó en 1996 22’071.691 g, de los cuales 89,1%(19’688.504 g) fueron exportados. Por su parte, la plataalcanzó una producción de 6’406.881 g, de la cual seexportó el 44,3%.La producción de níquel en 1996 sumó 918.420 to-neladas, de las cuales apenas un 3% correspondió a lasexportaciones. Algunos otros minerales se explotan encantidades reducidas en el país: entre ellos se encuentrael plomo concentrado (375 ton), zinc concentrado (57ton), manganeso (740 ton) y cobre (10.500 ton).0 5.000 10.000 15.000 20.000 25.000 30.000 35.000ConsumoExportacionesExtracciónIndustrial37%Residencial1%Autoproductores6%Altoshornos7%Centralestérmicas12%Coquerías14%Pérdidasen consumo23%Gráfico 11.4. Balance de materia.Carbón, 1996.(Fuente:Ministeriode Minas y Energía, Balances energéticos 1975-1996)Balance del carbón, 1996Consumo sectorial de carbón, 19960 50.000 100.000 150.000 200.000 250.000No aprovechadoConsumoExtracciónMillones de pies cúbicosBalance del gas naturalCentralestérmicas35%No energéticos11%Comercialy público1%Industrial17%Pérdidasdeconsumo10%Consumopropio10%Refinerías21%Residencial4%Distribución sectorial del consumoGráfico 11.5. Balance de gas natural, en millones de pies cúbicos.(Fuente:Ministerio de Minas y Energía, Balances energéticos, 1975-1996)
  • v464 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAEn cuanto a los minerales no metálicos, se extrajeronmenores cantidades durante 1996: feldespato (73.200ton), azufre refinado (49.400 ton), roca fosfórica (40.500ton), talco (14.800 ton), magnesita (12.634 ton), barita(6.800 ton), fluorita (700 ton). Igualmente se extraenen el país arena silícea, cuarzo, arcilla y caolín.La extracción de piedras preciosas en 1996 alcanzó7’151.420 quilates, de los cuales se exportaron 6’687.722quilates, que representan 93,5% del total extraído. Lasesmeraldas constituyen la mayor parte de este rubro.El reciente desarrollo de la actividad minera ha llega-do a convertir a este sector en uno de los más dinámicosde la economía del país, en especial, a partir de la décadade los ochenta con la entrada de grandes proyectos, comoCerromatoso, Cerrejón zona Norte y Caño Limón, de-dicados a la explotación de níquel, carbón y petróleo,respectivamente (tabla 11.5).La producción minera en Colombia se realiza en tresniveles: pequeña, mediana y grande. La pequeña mineríaes conocida como la minería informal o de subsistencia;serealizaprincipalmenteenlaszonasauríferas,carboníferasy esmeraldíferas como actividad complementaria de otraslabores económicas. Aporta un alto porcentaje de la pro-ducción total de metales preciosos, 20% de la produccióntotal de carbón, 30% de las esmeraldas, materiales de cons-trucción y otros productos. Ecocarbón estableció en 1995la existencia de 736 explotaciones de pequeña minería queno están legalizadas y que en 1975 produjeron 802.400toneladas de carbón.La mediana minería genera alrededor de 70% de laproducción de esmeraldas, carbón, oro, azufre, asbestosy calizas, mientras que la gran minería se concentra enminas de carbón, níquel, hierro, oro y algunas explota-ciones de calizas para cemento. Como proyectos de granminería se consideran, entre otros, los que explotan elcarbón en El Cerrejón, níquel en Cerromatoso, hierroen Paz del Río, oro en el nordeste Antioqueño, el bajoCauca-Nechí y en Chocó.Las exportaciones del sector minero, incluido el petró-leo, representan en los últimos años casi 40% del totalnacional, doblan los ingresos del país por exportación decafé y han crecido de manera sostenida desde 1982.Así mismo, los principales minerales importados sonel hierro y el acero, el cobre, el aluminio, el zinc, losfosfatos, el potasio y la úrea, para fertilizantes. La tabla11.6 resume algunas características de la actividad mine-ra en Colombia; no se incluyen en ella los minerales nometálicos, como calizas, arcilla, caolín, arenas silíceas ycuarzo, sal marina y terrestre y yeso.Las principales zonas mineras en el país se ubican enel departamento de Antioquia, una zona de las más pro-ductoras de oro en Colombia y quizás de las más dete-rioradas; en los valles de los ríos Nechí, Porce y Cauca seextrae oro aluvial, mientras que en la zona de Segovia yRemedios, la minería es principalmente de filón.En los departamentos de Bolívar, Guainía y Amazonasse explota el oro aluvial y de filón, respectivamente, me-oñAotcudorPoturBonretnIednóicatolpxEsaretnaCysaniM)%(0991 952.537 641.43 46,41991 679.947 329.33 25,42991 213.087 316.23 81,43991 533.228 270.23 9,34991 737.768 505.13 36,35991 655.319 589.63 50,46991 rp 048.539 892.14 14,47991 yp 487.289 833.84 29,4pr = provisional py = proyectado.Tabla 11.5. Participación del sector minero en el PIB total, preciosconstantes de 1975. (Fuente: DANE)Oro30%Carbón45% Platino1%Ferroníquel12%Cemento3%Esmeraldas9%Gráfico 11.6. Principales importaciones y exportaciones minerasen 1990, sin hidrocarburos, en millones de dólares FOB. (Fuente:DANE, Ecocarbón, Ecopetrol, Mineralco y Ministerio de Minas yEnergía)Carbón45%Esmeraldas12%Cemento4%Ferroníquel11%Platino1%Oro16%Distribución del consumo de petróleo, 1996Producción de derivados del petróleo, 1996
  • v465EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianadiante la minería artesanal; algunos ecosistemas frágiles deestas zonas pueden verse afectados por esta actividad.En el departamento de Santander se explota oro defilón; es importante resaltar que los vertimientos y sedi-mentos que genera esta explotación pueden afectar lasfuentes de agua tributarias del río Soratá, que surte elacueducto de la ciudad de Bucaramanga.En el departamento del Chocó y en la costa Pacíficase explota el oro aluvial, principalmente en los ríos SanJuan y Atrato, y en Buenaventura y Barbacoas. En eldepartamento del Valle, en los municipios de Buga, Gi-nebra y Guacarí se extrae oro de filón, cuya explotaciónproduce efluentes que pueden afectar acueductos muni-cipales de las zonas aledañas.En los departamentos de Guajira, Cesar, Córdoba,Antioquia, Caldas, Valle y Cauca, están los carbones tér-micos; los coquizantes, aptos para usos metalúrgicos, selocalizan en los departamentos de Cundinamarca,Boyacá, Santander y Norte de Santander. En estos de-partamentos se ubican también carbones especiales, comolas semiantracitas y antracitas, para usos industrialesLa extracción del carbón en el interior del país se rea-liza mediante explotaciones subterráneas; los distritosmineros explotados de esta forma están situados enCundinamarca y Boyacá (Sabana de Bogotá, valle deUbaté, Samacá, Tunja, Duitama, Sogamoso y Jericó),Norte de Santander (Pamplona y Zulia), Antioquia(Amagá, Fredonia, Titiribí, Venecia y Angelópolis), Va-lle del Cauca (sector Cali–Suárez), Cesar (La Jagua deIbirico y La Loma), Córdoba (zona del alto San Jorge yCiénaga de Oro). En la Costa las explotaciones se reali-zan a cielo abierto y corresponden a las zonas carboníferasde los departamentos del Cesar y la Guajira. Las zonasesmeraldíferas están situadas en los departamentos deCundinamarca y Boyacá.Finalmente, la extracción de materiales de construc-ción se concentra en los alrededores de las grandes ciu-dades, sus principales centros de consumo.Flujos intersectorialesComo se señaló al tratar sobre los flujos intersectorialesglobales, el sector minero presenta un coeficiente de trans-formación relativamente bajo, cercano a 40%. En el grá-fico 11.8 se discriminan los consumos intermedios delsector extractivo de minería (excluidos electricidad, gasy agua) y los aportes a otros sectores económicos, inclui-dos hidrocarburos y carbón.Como se puede apreciar, el sector minero recibeinsumos procedentes de muy diversos sectores, en suorden, del sector financiero, de la construcción, por lasobras civiles involucradas, y del sector de transporte.Los subsectores manufactureros de maquinaria y equi-po y de químicos y cauchos siguen en orden de impor-tancia como proveedores principales de la actividadminera.Yesonatural,brutoocrudoCantosypiedrastrituradasAzufreCementossinpulverizarCementohidráulicoYesonatural,brutoocrudoBaritinaAmianto(asbesto)Aluminioenbruto,sinalearZincenbruto,sinalearMármoltorceadoCaolínyarcillascaolínicasMármolesenbrutoMineralesdemanganesoOtros020.00040.00060.00080.000100.000120.000Exportaciones97%Importaciones3%Gráfico 11.7. Importaciones y exportaciones de las principalesmaterias primas, en toneladas netas.(Fuente: Matriz insumo productocuentas nacionales, DANE)Importación de las principales materias mineras, 1990,en toneladas netasBalanza minera de 1995, a precios constantes de 1995
  • v466 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAselarenimsopurGolateMlarenimedsopiTsotisópednóigeRselapicnirPsotirtsidsacitsíretcaraC nóiccudorParellidroClartneCetneiroroNoñeuqoitnadloGonitnorF.aírenimnarG:sadidemsavreseR.seniM;.noT112.29,oicneliSlE.orot/g15,41oidemorpronetarellidroClartneCravíloBedruSedetropA.aírenimnarG:oidemorproneT.A.SoclareniM.oroedt/g02-01nóliFarellidroClatnediccO,zevahcauG,ogeinamaSadanalPaLsavreseR.aírenimanaideMronetnoc;.noT002.154:sadidem4,31-6,7T/g51-5edoidemorp.T/goñA/.noT9,01arellidroClartneCotamraMsavreseR.aírenimanaideMsavreseR.noT000.56:sadidem000.056sadirefnisámsadacidni.T/g4,31-6,7ronet;noTselarenimyselateMsosoicerporOarellidroClartneC-acuaCojaBíhceNedsoreniM.aírenimnarGsavreseR.A.SaiuqoitnAmedsenollim071:sadidem 3,m/gm601ronet 3.oroarellidroClartneCravíloBedruSedetropA.aírenimanaideMseroneT.A.SoclareniMm/gm005-003:soidemorP 3recalPellaVonatnomartniócohCledsoreniM.aírenimanaideM:sadidemsavreseR.A.SócohCmedsenollim63,58 3ronet;.m/gm29oidemorpoñA/.noT3,61arunalLaretsocrusocifícaPaíñapmoC.aírenimanaideM;.A.SsaxeTyanaibmoloCareniM25,01:sadidemsavreseRm/gm883ronet;3medsenollim 3.atalP nóliFsarellidroCylatnediccOlartnecsoiraVedotcudorpbusomoceneitboeS.oroledaírenimaloñA/.noT47,3onitalP recalPellaVonatnomartniócohCócohCledsoreniM.aírenimnarG.A.S.gK55.1934:sadidemsavreseRoñA/.noT38,0-dlar-emsEsaynoliFsenoslobarellidroClatneirOzeucsoCozuMrovihcy.aíreniMnarG.A.SoclareniMetropAedsenollim5,2setaliuqsocisabselateM erboCsorufluSsovisamarellidroClatnediccOelboRlE.aseerE.aírenimanaideMednóllim1:sadidemsavreseRt/g27,2erboc%8,3roneT.noT.orooñA/.noT000.41:)senoicartnecnoc(21-01,uA;%42,uC.t/g04-63,gA;T/gsosorrefselateM orreiH ocitiloCarellidroClatneirOoíRledzaP.A.SoíRledzaP.aírenimnarGsenollimv05:sadidemsavreseR.eF%54oidemorProneT.noTed)1991(noT000,585leuqiN ocitiretaLnórutniCocinótcetlaremorosotamorreC.A.SosotamorreC.aírenimnarG.noTedsenollim05:savreseR.leuqín%3,2.morProneTneiN.noT002,02.)iNeFedsanozserT.aírenimnarGsavreser;etroNanoZ.nóicatolpxe.noTedsenollim009.2:sadideM.locobraC-rocretnInóicaicosAarellidroClatneirOnójerreC:sadidemsavreseR.lartneCanoZsenobraC.noTedsenollim866rotcesleatolpxeebiraCled.lanagerO;.noTedsenollim081:savreseRsenollim053:savreseR.ocedorP.noTed)3991(.noT000.002.2Tabla 11.6. Actividad minera significativa en Colombia. (Fuente: Ministerio de Minas y Energía)
  • v467EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaPor su parte, la mayor proporción de los aportes deeste sector a los restantes está concentrada en el derefinación de petróleo, en productos no metálicos y me-tálicos y en la industria química, en su orden. Como yase ha señalado, la mayor parte de la producción de estesector se destina al mercado externo.Aunque sólo en los casos del petróleo y del carbónexisten estimaciones confiables sobre volúmenes proba-bles de reservas, se puede afirmar que Colombia poseeen general recursos abundantes de casi todas las catego-rías minerales, por lo cual el país no tendrá problemasimportantes de abastecimiento de ellos en un horizontetemporal amplio. Sin embargo, los altos costos y las difi-cultades de las actividades de exploración imponen unmanejo previsivo y prudente de la extracción de los re-cursos minerales y fósiles, a fin de garantizar el adecuadoabastecimiento en el futuro.selarenimsopurGolateMlarenimedsopiTsotisópednóigeRselapicnirPsotirtsidsacitsíretcaraC nóiccudorPselareniMsocitégrenenóbraCsotnemideSsocilárapsoiraicretorep,adarolpxeniátsE:ruSanoZ.laicnetopneubangisaelessavreseR.aírenimanaideM.noTedsenollim864.1:sadidemraseC403:satirutnelaCrotces,ocedorP.noTedsenollim)4991(.noT000,005savreseR:augaJaLUMC.noTedsenollim501:sadidem)6991(.noT000.008acramanidnuCácayoBsavreseR.aírenimañeuqeP,.noTedsenollim092:sadidem.sanim001,sanoz9neadidivid)1991(.noT000,525.4edetroNrednatnaSsavreseR.aírenimañeuqeP,.noTedsenollim2,9:sadidem.sanim001,sanoz6neadidivid)1991(.noT000.768arellidroClartneCaiuqoitnAsenollim66:sadidemsavreseR09,sanoz2neadidiviD.noTed.sanim)1991(.noT000.570.1arellidroClatnediccOacuaCledellaVsenollim7,61:sadidemsavreseR.sanim57eyulcni,.noTed)1991(.noT000.897Tabla 11.6. Actividad minera significativa en Colombia. (Continuación)45%19%15%1%2%6%0%12%Productos de la refinación de petróleo 45%Productos no metálicos elaborados 19%Productos metálicos de base y elaborados 15%Otros manufacturados 1%Electricidad, gas y agua 2%Construcción y obras públicas 6%Transporte 0%Químicos y cauchos 12%Transporte 18%Servicios 23%Otros manufacturados 7%Químicos y cauchos 7%Maquinaria y equipo 12%Electricidad, gas y agua 13%Construcción y obras públicas 20%23%20%18%13%7%7%12%Gráfico 11.8. Origen y destino de la producción intermedia. 1995, en millones de pesos. (Fuente: DANE, 1997. Cuentas Nacionales. En pesosconstantes de 1975)Destino o consumo intermedio Origen o producción intermedia
  • v468 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAImpactos ambientalesde la mineríaLos impactos ambientales del sector minero abarcan unamplio espectro de elementos asociados a cada una delas etapas de los proyectos y a los diferentes tipos o siste-mas de minería. En general, estos impactos tienen efec-tos locales sobre los suelos, las aguas, el aire, la biota y losecosistemas sobre los cuales se desarrollan las actividadesde exploración, explotación y transporte. La racionali-zación y amortiguación de estos impactos –en algunoscasos bastante graves, como la contaminación hídrica pormetales pesados– depende de la mejora de los procesostecnológicos preventivos y remediales, de la eficacia delas medidas de control y vigilancia y de los cambios cul-turales sobre la actividad económica, favorables a la res-ponsabilidad social y ambiental que se requiere para asu-mir en justicia los costos correctivos de los impactosambientales difíciles de obviar tecnológicamente.Los procesos mineros generan en especial, y depen-diendo del sitio de ubicación de la mina, efectos sobre elaire, a través de la dispersión de partículas, gases y vapo-res, y procesos contaminantes sobre el agua subterráneay superficial con metales, ácidos y sólidos suspendidosprovenientes de las operaciones de procesamiento de losminerales; igualmente, procesos de sedimentación queoriginan cambios en el régimen de los ríos, alteracióndel nivel freático y cambio en la forma del suelo en lazona.En el lugar de desarrollo de las actividades propias ala explotación y ubicación de residuos, se generan dañosa los ecosistemas y destrucción del hábitat natural local yadyacente; como consecuencia, se presentan efectos es-téticos en el paisaje y socioeconómicos en las comunida-des circundantes.En los casos en que se agota el mineral y se clausura lamina, si no existe una adecuada rehabilitación de la tierra,ésta queda degradada, no apta para el desarrollo de otrasactividades económicas. Se puede presentar inestabilidadde la tierra, peligro de caída de estructuras y represas, equi-pos, plantas y edificios abandonados.Sector forestalEl sector forestal pertenece al sector primario de la eco-nomía y constituye una actividad básicamente extractivade un producto natural como es la madera. El procesode producción se origina a través del desarrollo de unaserie de procesos biológicos de fotosíntesis y captaciónde nutrientes del suelo, que dan como resultado el creci-miento de las plantas y la generación de madera.Existen diferentes clases de madera, según la familiay la especie del árbol. Por criterio económico y adminis-trativo, las diferentes clases de madera se clasifican comoordinarias, especiales y muy especiales. Esta clasificaciónse basa principalmente en las características de calidad,color, lustre, veteado, uso y demanda de la especie.La madera es empleada principalmente en la fabrica-ción de papeles y cartones, en la industria de muebles yen el sector de la construcción. De acuerdo con los datosde las Cuentas nacionales, la producción de la silvicultu-ra se destina principalmente al sector manufacturero, conun 70,7% de la producción; un 15,9% va al sector servi-cios; un 11,6%, al sector agropecuario y un 1,8%, alsector de la construcción12.Según estudio de la Universidad Distrital13, en el paísse usan 230 especies madereras, con cerca de 600 nom-bres comunes. Actualmente se establecen tres categoríasde maderas, utilizadas para el cobro de las tasas foresta-les. De acuerdo con esta clasificación, del volumen totalcomercializado, cuatro especies pertenecen a la categoríade maderas muy especiales; 18, a las especiales, y el res-to, esto es 208 especies, están ubicadas en la categoría deordinarias.Extracción madereraLa región Pacífica ha sido tradicionalmente la principaloferente de madera en el país, con cerca del 70% demaderas ordinarias, 57% de las especiales y 44% de lasmuy especiales. El país obtiene de los bosques naturalesy de las plantaciones comerciales la madera que requiereel mercado y el comercio exterior. El mayor porcentajeproviene del bosque natural. La madera para el consumose extrae de las distintas regiones del país: de la informa-ción sobre permisos de movilización que se han otorga-do, se sabe que: 63% proviene de la región Pacífica; 20%,de la zona Andina; la Amazonia aporta 9%, mientrasque el Caribe y la Orinoquia producen aproximadamente4%, cada una.Del total de madera movilizada legalmente durante1995 y 1996, amparada por permisos otorgados por lascorporaciones autónomas regionales, 75% correspondióa madera proveniente de bosques naturales y 25%, debosques plantados.12 Dane. Matriz de insumo-producto1995. Base año 1975.13 Universidad Distrital. 1984. Estudio dendrológico de Colombia,Bogotá.
  • v469EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaLa composición de la madera movilizada por tipo deproducto señala el distinto uso que se da a los bosques:al analizar los años 1995 y 1996 se encuentra que 48%del total de madera movilizada corresponde a maderaaserrada, 14% es madera rolliza, 13% es madera parapulpa, 4% leña y carbón vegetal, 4% guadua y 17% otros,que corresponden a productos no reseñados o no identi-ficados (gráfico 11.9).Si se analiza la movilización de madera, bosques na-turales y bosques plantados por separado, se tiene que elprincipal producto maderero proveniente del bosquenatural es la madera aserrada, con 72% de participación14;le sigue en importancia la madera rolliza, con 11% y elde menor participación es la madera para pulpa, con 2%.Cosa muy distinta ocurre con el bosque plantado, don-de el producto movilizado más importante es la maderapara pulpa (41% del total), seguido en importancia porla madera rolliza (28%) y la madera aserrada (17%).Oferta y demanda de losproductos del sector forestalLos datos del sector forestal aparecen en las Cuentas na-cionales en el rubro de silvicultura, correspondiente a laproducción generada por la explotación de los bosques, surepoblación y la extracción de productos (madera en bru-to, leña, cortezas, gomas, resinas y látex). Los productosdel sector se destinan principalmente a los subsectores ma-nufactureros de madera, muebles, pulpa, papel y cartón.Dentro del Producto Interno Bruto (PIB) se contem-pla la participación de la actividad forestal legal, pero enel país existe el aprovechamiento de madera sin los per-misos reglamentarios, que representa un porcentaje im-portante dentro de la madera comercializada en el terri-torio nacional.La actividad forestal ha ido perdiendo gradualmenteparticipación en el PIB: en 1970 alcanzó 0,6% y en 1990,0,4%, porcentaje que se mantiene en la actualidad.En lo que atañe al sector manufacturero, la participa-ción del rubro de madera y muebles dentro del PIB du-rante los últimos 25 años ha variado entre 0,4% y 0,6%,estabilizándose durante los últimos cinco años en 0,5%.Por su parte, la participación del subsector de papel eimprenta dentro del PIB ha permanecido estable en 1,4%,durante el periodo 1993-1997.Balance externoA pesar de que Colombia tiene una cobertura boscosacercana al 50% del territorio y áreas importantes convocación forestal, es un país deficitario en la balanza co-mercial concerniente al sector forestal. El mayor volu-men de importaciones se presenta en el subsector de pa-pel y sus productos, el cual representó, para 1995, másde 93% del déficit del sector maderero. Esto se explicaporque para la elaboración de estos productos se empleamadera de fibra larga, la cual se encuentra en las conífe-ras (Pinus), y estas especies son propias de los países notropicales, lo que origina grandes importaciones de pa-peles, especialmente de Canadá y Estados Unidos de14 Ministerio del Medio Ambiente. Proyecto SIEF.Tabla 11.7. Comercio exterior de madera y sus derivados* (m3). (Fuente: DIAN. Boletín de comercio exterior, No. 30)* Cifras originales en toneladas. Factor de conversión: 2m3por tonelada.Carbón3%Rollizas14%Maderapara pulpa13%Guadua 4%Leña 1%Otros17%Aserradas48%Gráfico 11.9. Movilización de maderas años 1995 y 1996. (Fuente:Ministerio del Medio Ambiente. Proyecto SIEF. Sistema de infor-mación estadístico forestal. Bogotá,1998)sotcudorP senoicatropmI senoicatropxEaznalaBlaicremocsenoicatropmI senoicatropxEaznalaBlaicremocaredamednóiccartxE 269.32 495.21 863.11- 266.3 386.4 120.1aredamaledairtsudnIsotcudorpsusy497.17 692.22 894.94- 739.49 715.62 024.86-aredamedselbeuM 104.3 770.3 423- 674.5 046.2 638.2-sotcudorpsusylepaP 748.219 024.541 724.767- 960.978 461.691 509.286-selairotideysatnerpmi 736.42 901.65 274.13 451.03 255.35 893.32latoT 146.630.1 694.932 541.797- 892.310.1 655.382 247.927-
  • v470 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA39%4%2%16%12%27% 48%4%14%20%14%Norteamérica. La tabla 11.7 presenta las exportaciones eimportaciones y la balanza comercial de los productosmaderables, según la clasificación CIIU.Flujos intersectorialesPor el carácter esencialmente extractivo, el consumo in-termedio del sector silvícola, o sea, el valor de la totali-dad de los insumos que recibe de otros sectores econó-micos, representa 5% del valor agregado generado poreste sector en la producción del país, es decir, tiene elmás bajo coeficiente de transformación de todas las acti-vidades económicas.Por el contrario, 77,5% del valor de la producciónbruta del sector lo constituyen los insumos para otrossectores de la economía. Las ventas del sector al resto dela economía, como muestra la tabla 11.8, van principal-mente al sector de papel e imprenta, el 40,24%; al sectorde maderas y muebles de madera, el 26,6%; al sector delas comunicaciones, el 16% y al sector agropecuario, el11,7%. El crecimiento de la demanda de madera puedeser moderado globalmente por las innovaciones tecno-lógicas de la informática y los productos plásticos; sinembargo, los múltiples usos de la madera y, especialmente,el aprecio por las especies más finas, lo mismo que laausencia de derechos de propiedad y las dificultades decontrol, seguirán favoreciendo la tala de bosques natura-les, con los consiguientes perjuicios ecológicos y ambien-tales.Aunque Colombia posee todavía una importante ri-queza forestal y presenta incluso en los últimos años unarecuperación de áreas boscosas de carácter secundario, laextracción maderera sin la debida planificación técnica yel suficiente control constituye todavía una amenaza parael buen funcionamiento y estabilidad de muchosecosistemas y otros aspectos ambientales, como la regu-lación adecuada de los ciclos hídricos.El hecho de que una parte importante de la extrac-ción maderera tenga lugar en la región Andina, con es-casos remanentes boscosos, pone de presente el peligroimplícito que se cierne sobre áreas específicas que cons-tituyen los últimos corredores biológicos necesarios parala supervivencia de diferentes especies o eslabones críti-cos de regulación ecosistémica.Otro peligro ecológico inmerso en la explotaciónforestal, especialmente en la de carácter ilegal, está cons-tituido por la actividad conocida como minería delbosque, que concentra la extracción selectiva en algu-nas pocas especies productoras de maderas finas, conla consiguiente degradación y deterioro de la diversi-dad y de la riqueza de los ecosistemas afectados poresta práctica.Gráfico 11.10. Origen y destino de la producción intermedia del sector silvícola durante 1995, en millones de pesos. (Fuente: DANE, 1997,Cuentas Nacionales)Origen o producción Destino o consumoocimónocerotceS ejatnecroPatnerpmielepaP–81 %42,04aredamedselbeumyaredaM–71 %75,62senoicacinumoC–03 %20,61sairauceporgA30+20+10 %76,11sodarobalesocilátemonsotcudorP–12 %12,2sacilbúpsarboynóiccurtsnoC–72 %08,1oelórteplednóicaniferaledsotcudorP–02 %94,1Tabla 11.8. Destino de los aportes del sector forestal al resto de laeconomía.(Fuente:DANE. Matriz insumo-producto, 1995, proyectado)Papel e imprenta 39%Otros manufacturados 4%Construcción y obras públicas 2%Comunicaciones 16%Agropecuario 12%Maderas y muebles de madera 27%Bancos, seguros y servicios a las empresas 48%Otros 4%Productos metálicos de base y elaborados 14%Maquinaria y equipo 20%Transporte 14%
  • v471EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaAsí, aunque el país no presenta una situación globalalarmante en términos de recursos forestales, una de lasmayores riquezas –la diversidad de los ecosistemas y dela biota–, lo mismo que el delicado equilibrio que impo-ne la complejidad natural, pueden estar amenazadas enalgunos espacios locales y regionales.Impactos del sector forestalSon múltiples los impactos que presenta el sector fores-tal, positivos cuando hay conservación y manejo ade-cuado del bosque y negativos cuando se destruyen lasselvas y los bosques.La función fundamental de las selvas, en primer lu-gar, es la de hábitat natural de una gran variedad de es-pecies animales y vegetales, que representan una riquezanatural inconmensurable para los países que las posean.Pero por otro lado, las selvas son reguladoras de los flu-jos de masa y de energía más eficientes de todos losagroecosistemas existentes, pues mantienen el balancede energía de tal manera que han dado lugar a sistemasecológicos equilibrados.La anterior situación, bien entendida por los aboríge-nes, no lo fue para los emigrantes europeos quienes inicia-ron un proceso de explotación de las selvas de maneraatolondrada e indujeron el desequilibrio energético.La deforestación, que desde la época de la colonia noha terminado, trae como consecuencia un cambio radi-cal en las condiciones ambientales de la selva, funda-mentalmente porque la superficie activa de radiación pasadel follaje o dosel de la selva a la superficie del suelo yafecta los valores de los elementos del clima, como laradiación solar y terrestre, la lluvia, la humedad relativa,el viento, la evaporación y la temperatura del aire y delsuelo, entre otros. Además, la selva mantiene una regu-lación constante de la composición de los gases de laatmósfera, entre ellos el ozono, el oxígeno, el dióxido decarbono y el vapor de agua, los cuales, a su vez, regulanla temperatura del aire en la atmósfera terrestre para quesea apta para la vida.Si los procesos de deforestación continúan indiscrimi-nadamente, con el paso del tiempo lo que se va a ver esun cambio drástico de las condiciones del clima, pues sepasará de un clima húmedo, en el que la temperatura, elciclo hidrológico y la composición del aire están regula-dos, a uno seco, en el que estarán desequilibrados.Pero, más allá de la valoración in situ del papel de lasselvas en la regulación de los flujos de masa y energía,está su papel regulador de los climas del resto del mun-do. Un ejemplo basta para ilustrarlo: el agua lluvia quebaña el suelo colombiano proviene, en la mayor parte,de los procesos de evapotranspiración derivados de lasselvas del Amazonas y del Pacífico y, gracias a ello, Co-lombia es uno de los países más ricos del mundo en aguadulce.El bosque es protector de los suelos: en las zonas conuna pendiente importante, como la zona Andina colom-biana, talar los bosques origina la erosión hídrica y eólica,empobreciéndose los suelos por la desaparición de losnutrientes y de la microfauna.Los suelos de la Amazonia son de vocación eminen-temente forestal; el cambio de uso del suelo hacia activi-dades agropecuarias no es rentable, pues son suelos po-bres en nutrientes que se aprovechan para una o doscosechas y después no se utilizan para actividad econó-mica alguna.Adicionalmente, la gran biodiversidad que poseeColombia se ve amenazada por la desaparición de losbosques. Más del 80% de las especies animales que elpaís posee se ubican en las selvas; muchas de estas espe-cies son endémicas y con la pérdida de ecosistemasboscosos desaparece una parte importante de la fauna.Igualmente, la gran variedad de flora existente tiende adisminuir con la deforestación, en especial, del bosquenatural.Los ecosistemas boscosos son reguladores hídricos;con la eliminación de la cobertura boscosa se presentanderrumbes, avalanchas e inundaciones en épocas de llu-via y en los periodos secos, déficit en la humedad delsistema.Sector pesqueroLa pesca es otra actividad típicamente extractiva y susproductos no requieren de procesos de transformaciónpara el consumo. El subsistema pesquero relaciona enespacios geográficos y lapsos de tiempo funciones físicasy biológicas fundamentales entre especies que requierencondiciones bióticas y abióticas similares.Este subsistema se conserva en permanente equilibrio,a pesar de la actividad pesquera, siempre y cuando la tasade explotación no supere la tasa máxima de rendimientode las especies. Esta situación es vulnerada por la pescaindiscriminada e irracional que altera el equilibrio y afec-ta, no sólo la biomasa de las especies registradas comocapturas, sino también a otras especies relacionadas.La pesca de agua dulce en Sudamérica incluye la quin-ta parte de las ictiofaunas más variadas y ricas que se hanclasificado en el mundo. La mayor variedad de peces seencuentra en el Amazonas. En la geografía colombianalos sistemas fluviales han cumplido un papel destacado
  • v472 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAen la dieta de los colombianos desde tiempos prehispá-nicos: los ríos, además de servir como vías de dispersióny de comunicación para los pobladores, favorecieron eldesarrollo de asentamientos humanos gracias a la dispo-nibilidad de una fuente importante de nutrición repre-sentada por el pescado.Sin embargo, durante los últimos años la pescaindiscriminada, el uso de métodos indebidos de captu-ra, como dinamita o aparejos inadecuados, el deterioroambiental provocado por la erosión, la contaminaciónde aguas por vertimientos de desechos humanos e in-dustriales y contaminantes por el uso del suelo, los gran-des cambios en el nivel de las aguas favorecidos por ladeforestación15y por la desecación de las ciénagas, handisminuido la productividad pesquera de sistemashídricos principales como el Magdalena y el Sinú.El sistema ciénaga-río es fundamental para las espe-cies pesqueras. El río favorece la reproducción y la ciéna-ga, la crianza y crecimiento. Una vez que los peces cre-cen y han alcanzado la madurez sexual dentro de lasciénagas, retoman las corrientes fluviales para su repro-ducción, lo que garantiza el ciclo productivo. Por consi-guiente, la desecación de las ciénagas con el objeto deganar tierras para ganadería, agricultura, asentamientoshumanos e industriales, es señalada como una de las prin-cipales causas de disminución de la productividadpesquera.Los embalses generan otra problemática para la pescaen la medida en que constituyen un impedimento físicopara las migraciones. La construcción de una presa limi-ta los movimientos de las poblaciones de peces para sualimentación y reproducción en cualquier división deaguas arriba o abajo de las represadas. Estas condicionesde represamiento favorecen especies de aguas lénticas,como la mojarra, e impacta especies de hábitats lóticosde grandes migraciones reproductoras, como elbocachico16.Extracción en agua dulceLa tabla 11.9 resume la extracción pesquera en aguascontinentales y aguas marítimas colombianas en 1996.En la pesca continental, la extracción pesquera de aguadulce se realiza especialmente de las cuencas del Magda-lena, Orinoco y Amazonas. Los principales recursospesqueros son el bocachico –que los últimos diez añospresenta una tasa de crecimiento anual de -15%–, el bagrey el nicuro –con una tasa de crecimiento promedio anualde –13,20%–, la pirahíba, el pacón, la doncella y otros –con una tasa de crecimiento positivo de 2,42%, prome-dio anual.Los recursos pesqueros de la cuenca del Magdalenacon sus principales tributarios (Cauca, San Jorge,Sogamoso, Cesar, Saldaña, Lebrija, Carare, Nare y Ne-gro) están constituidos principalmente por bocachico,dorado, nicuro y capaz. En la cuenca del Amazonas y susprincipales afluentes (Caquetá, Putumayo, Guainía,Caguán, Orteguaza, Apaporis, Vaupés y otros) se captu-ran peces como pintadillo, pirahiba y dorado. En la cuen-ca de la Orinoquia con sus tributarios (Arauca, Meta,Vichada, Guaviare, Inírida, Casanare, Guayabero, Ariari)se captura bocachico, dorado, valentón, bagre y nicuro.La pesca continental o de agua dulce presenta enColombia una tendencia decreciente constante desde1986. La tasa promedio anual de crecimiento en los úl-timos diez años es negativa y se sitúa en -8,30%. Estadisminución puede encontrar explicación en la presiónTabla 11.9. Extracción pesquera 1996. (Fuente: Boletín estadístico, 1996. INPA)15 Dahl, G., 1971. Los peces del norte de Colombia, Bogotá.16 Inderena, 1985.“ Análisis de la situación ambiental y perspecti-vas del desarrollo pesquero en embalses de Colombia”ecludaugA samitíramsaugAseicepsE sadalenoT ocitnáltA sadalenoT ocifícaP sadalenoTocihcacoB 105.5 seceP 445.22 seceP 983.87orucin,ergaB 293.1 soecátsurC 619 soecátsurC 931.4sortoyallecnod,arocáp,abihariP 561.61 socsuloM 061 socsuloM 047seceplatoT 850.32 ocitnáltAlatoT 026.32 ocifícaPlatoT 962.38010.00020.00030.00040.00050.00060.00070.0001986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996AtlánticoPacíficoAgua dulceConvencionesGráfico 11.11. Producción pesquera nacional.
  • v473EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaejercida sobre el recurso pesquero de agua dulce por lasdiferentes actividades humanas y por las prácticasinapropiadas de explotación pesquera. El gráfico 11.11ilustra la relación de la pesca colombiana en los océanosAtlántico, Pacífico y las cuencas de los principales ríos.Extracción marítimaEn el océano Atlántico la pesca ha sido tradicionalmenteinferior a la realizada en el Pacifico, por la característicade “mar cálido y con tendencia a la estratificación”17. Laszonas donde se concentra la actividad pesquera en elCaribe colombiano son: La Guajira, la Ciénaga Grandede Santa Marta y las bocas del río Magdalena, donde seextraen peces, crustáceos y moluscos. El 95% del recur-so capturado lo constituyen los peces, de los cuales 64%son atunes; los crustáceos significan 4% y los moluscosel 7 por mil. Para el periodo 1986-1996 estos recursospresentan tasas de crecimiento anual promedio de13,13% para peces, -11,06% para crustáceos y de -15,30%para moluscos (gráfico 11.12).En el océano Pacífico el volumen de captura es ma-yor: para 1996 la producción fue de 78.389 toneladasde peces, 4.139 de crustáceos y 740 de moluscos. La tasade crecimiento promedio anual para el periodo 1986-1996ha sido de 19,51% para peces, 1,24% para crustáceos y13,92% para moluscos.Tanto en el océano Atlántico como en el Pacífico unade las especies que más contribuye al volumen de pro-ducción es el atún. Este es un pez oceánico, y los volú-menes de producción registrados incluyen su captura enaguas internacionales. Sin incluir al atún, la tasa de cre-cimiento anual promedio en los últimos diez años es3,05% en el océano Atlántico y 11,76% en el océanoPacífico.En la pesca marítima, a diferencia de la pesca conti-nental, se utilizan artes y métodos de captura industrial.La tabla 11.10 resume la flota pesquera patentada enColombia en 199518.17 Mar estratificado hace referencia a la formación de capas cáli-das en la superficie y frías a mayor profundidad, de tal formaque evita la mezcla entre las masas de agua superiores e infe-riores, impidiéndose así que los nutrientes del fondo del marpuedan ser utilizados por algas microscópicas que se encuen-tran en las capas superiores y que dan inicio a la cadenaalimentaria.010.00020.00030.00040.00050.00060.00070.0001986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996AtlánticoPacíficoContinentalConvencionesGráfico 11.12. Extracción marítima. (Fuente: Boletín estadístico ypesquero, INPA, 1995 y 1996)18 El término polivalente hace referencia a embarcaciones con ar-tes y métodos de pesca para diversas especies.Para la capturade cada especie se requiere de métodos y artes especiales depesca.saíreuqsePocifícaPonaécO ocitnáltAonaecO I sérdnAnaSedsalssarednaB sarednaB sarednaBlanoicaN arejnartxE latoT lanoicaN arejnartxE latoT lanoicaN arejnartxE latoTnútA 51 92 44 7 13 83saugaednóramaCsadnuforp8 91 72 0saugaednóramaCsaremos26 5 76 52 72 25 1 1oretsococigálePoñeuqep7 1 8 8 8atsognaL 0 7 7locaraC 3 3acnalbacseP 44 9 35 1 3 4 2 4 6setnelaviloP 11 5 61 5 6 11 5 01 51latoT 741 86 512 83 87 611 7 22 92Tabla 11.10. Número de embarcaciones de la flota pesquera patentada en Colombia en 1995. (Fuente: INPA, citada por el Anuario estadísticodel sector agropecuario y pesquero, 1995. Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural)
  • v474 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA05.00010.00015.00020.00025.00030.00035.0001986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 199640.000AcuiculturaEn el periodo considerado entre 1986 y 1996 laacuicultura registró un crecimiento de 63,9%, en espe-cial, los langostinos con 72% en los últimos diez años.Las principales especies cultivadas son: langostinos, tru-cha, tilapia, cachama, ostras y bocachico (gráfico 11.13).Con respecto al año anterior (1995), la acuiculturadescendió 18, principalmente a causa del síndrome deTaura en los camarones y del cierre de empresas produc-toras de tilapia en el Valle del Cauca19.Los departamentos donde se desarrolla la actividadacuicola son: Arauca, Bolívar, Boyacá, Cauca, Córdoba,Huila, Meta, Putumayo, Santander, Tolima y Valle.Producción totaly balance externoEn 1996 el Producto Interno Bruto de la actividadpesquera y acuicola descendió 4,3% con respecto a 1995,por los bajos niveles registrados en capturas de atún en elPacífico, de peces de agua dulce, particularmente en lascuencas del Magdalena y la Orinoquia, y por el descensode la producción acuícola.Sin embargo, en la última década el PIB del subsectorpesquero registró una tendencia ascendente, debida es-pecialmente al camarón de cultivo y a las capturas deatún. En 1995 este subsector representó 3,5% del PIB delsector agropecuario y 0,7% del PIB nacional.La balanza comercial relaciona las exportaciones deproductos pesqueros nacionales, menos la importaciónde recursos pesqueros procesados en el exterior, prove-nientes en especial de países del Grupo Andino. A partirde1987,Colombiaregistraunabalanzacomercialpesquerapositiva, con una tasa de crecimiento promedio anualpara el periodo comprendido entre 1987 y 1996 de27,12% (tabla 11.11).En los últimos diez años la tasa de crecimiento de lasexportaciones para el periodo es 19% y 4% para las im-portaciones. Los productos importados representativosson las sardinas y el atún procesado, mientras que en lasexportaciones se destacan la langosta, las post-larvas decamarón y los lomos precocidos y congelados de atún.En 1996 se exportaron 85 mil toneladas de recursospesqueros, que representaron para la balanza comercialpesquera 241 millones de dólares. Del puerto de Buena-ventura se exportaron 25,5 miles de toneladas de biomasa,que significaron 74 millones de dólares, y de la bahía deCartagena, 59,5 miles de toneladas del recurso, que apor-taron al país 17 millones de dólares.De las 25,5 miles de toneladas de recursos exporta-dos por Buenaventura, 20,5 miles de toneladas corres-pondieron a atún, es decir, 80% del recurso, el cual seexporta fileteado y congelado para procesar en Perú yEcuador, especialmente.De las 59,5 miles de toneladas exportadas a través deCartagena, 41 mil toneladas, corresponden a exportacio-nes de atún, 9,97% a camarón de cultivo, 7,95% a post-larvas de camarón, 2.54% a langosta y 7,41% a pescado.En cuanto a productos procesados, de Cartagena seexportaron 610 toneladas de lomos precocidos de atún,46.62 toneladas de atún en conserva y 2,19 toneladas dejaiba en lata. Estos productos representaron para el país2,3 millones de dólares.Los siguientes productos son los de mayor participa-ción en las exportaciones de la balanza comercial pesquerade Colombia: camarón de cultivo (25,20%), camarónGráfico 11.13. Producción de acuicultura en Colombia. (Fuente:Boletín pesquero y estadístico, INPA, 1995 y 1996)19 INPA, Boletín estadístico pesquero, 1996.oñA senoicatropxE senoicatropmIlaicremocaznalaBareuqsep6891 24 96 72-7891 05 73 318891 26 84 419891 48 23 250991 711 47 341991 911 48 532991 571 96 6013991 971 29 784991 501 27 335991 822 28 6416991 142 201 931Tabla 11.11. Balanza comercial pesquera 1986-1996, en millonesde dólares.
  • v475EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombiana73%15%10%2%de extracción (16,81%), atún (38,45%) y langosta(9,96%). De las 85 mil toneladas de recurso exportado,87,4% provino de extracción y 12,6% de cultivo. Estodestaca una participación importante de la acuiculturaen la generación de divisas para el país, de las cuales su25,6% proviene de la acuicultura, 73% de producto cru-do exportado y 1% de producto procesado.La pesca es uno de los eslabones de la cadenaalimentaria y se ve afectado por la captura indiscriminada,el uso de artes y métodos irracionales, por la obstrucciónde la conexión ciénaga-río y por los contaminantes arro-jados a los ríos y océanos provenientes de las diversasactividades humanas. El desconocimiento de la impor-tancia de las ciénagas en el subsistema pesquero y su de-gradación para uso en actividades económicas ha gene-rado una obstrucción de la interconexión ciénaga-río quecontribuye a explicar los descensos de recursos pesquerosen los principales sistemas hídricos del país.De continuar las actuales prácticas de explotación delrecurso y de agravarse la contaminación y degradaciónde los sistemas acuáticos, es muy improbable que el re-curso pesquero en Colombia pueda ser aprovechado demanera sostenible.Flujos intersectorialesDe acuerdo con la matriz de flujos intersectoriales, elsector pesquero –unido a la caza, con una participacióninsignificante– acredita un bajísimo coeficiente de trans-formación, similar al de la silvicultura (gráfico 11.14).Lomismoquelaactividadforestal,laactividadpesquerarecibe unos pocos insumos del sector financiero (maqui-naria y equipo) y de la industria textil, principalmente.Buena parte del producto de esta actividad extractiva sededica al consumo interno, con muy escasa transforma-ción en las industrias de carnes y de textiles.Sector agropecuarioEl proceso productivo agropecuario es una actividadextractiva de recursos naturales, soportado por un pro-ceso biológico caracterizado por un flujo continuo deenergía y materia que se transforma en productos bioló-gicos para atender necesidades alimentarias de los sereshumanos y de los animales y en materias primas paradiversas actividades económicas. La extracción de recur-sos implica la asimilación de nutrientes del suelo y lautilización de diferentes volúmenes de agua, según elperiodo vegetativo, que actúan como componentes o sir-ven como transporte de elementos químicos necesariospara el desarrollo de plantas y animales.Durante el proceso productivo se realizan transfor-maciones de materia y energía en las que intervienenfactores biofísicos y antrópicos que regulan el desarrolloy la obtención de productos; actividades como la ade-cuación del suelo, la utilización de insumos físicos, quí-micos y mecánicos, entre otros.El componente biofísico básico en que reposa el pro-ceso es el de la fotosíntesis, en la que parte de la energíasolar es capturada y transformada por las plantas que, asu vez, se convierten en materia prima y alimento; porsu parte, en la ganadería se presenta una conversión deradiación solar en alimentos vegetales y éstos, en proteí-nas animales. En esencia, la finalidad del proceso pro-ductivo es la producción y reproducción de los organis-mos vivos.El proceso de producción agropecuaria tiene inhe-rente una serie de características primarias y secundarias;Origen o producciónDestino o consumoGráfico 11.14. Origen y destino de la producción intermedia de lossectores de caza y pesca durante 1995, en millones de pesos.(Fuente: DANE, Cuentas nacionales, 1997)Servicios del gobierno 73%Carnes 10%Textiles, confecciones y cueros 2%Servicios personales 15%61%18%11%10%Bancos, seguros y servicios a las empresas 61%Textiles, confecciones y cueros 18%Otros manufacturados 10%Maquinaria y equipo 11%
  • v476 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAdependiendo de la accesibilidad, uso y manejo de losfactores de producción (suelo, mano de obra, capital ytecnología) se generan las condiciones para el estableci-miento de un sistema de producción específico (figura11.5)Con base en estas caracterizaciones, los sistemas deproducción20pueden clasificarse en: agricultura campesi-na, agricultura migratoria, agricultura extensiva, agricul-tura intensiva (ganadería intensiva) y sabanas y pastizalesmejorados, donde se desarrollan ganaderías extensivas ysemi-intensivas.La agricultura campesina es una actividad en la quese implementan diversas estrategias en aras de la subsis-tencia familiar, con condiciones difíciles para la produc-ción (zonas de páramo, de ladera y zonas planas margi-nales con baja productividad), generalmente con periodosvegetativos muy largos. En una misma parcela subsistendiferentes cultivos asociados. La parte pecuaria aportaabono, energía para transporte y labranza del suelo ygenera productos para consumo familiar, traducidos enproteínas (huevos, carne, leche) y otros, como lana. Lamano de obra es de origen familiar, y normalmente unafracción de la producción se destina al autoconsumo y elresto, a mercados locales y regionales.La agricultura migratoria es una actividad dedeforestación y quema para instalar cultivos transitorios(como maíz, plátano, yuca) que se alternan con periodosde descanso para, luego de varias cosechas, sembrar pas-tos y, por último, vender probablemente la propiedadpara actividades ganaderas. Por su parte, la agriculturaextensiva surge al aumentar la frecuencia de cultivos y aldisminuir el tiempo de barbecho. Según el grado de usoy de intensificación de los factores productivos y de lascondiciones sociales del entorno, se genera una transi-ción hacia cultivos transitorios semestrales que atiendenmercados regionales y nacionales. En cuanto a la agri-cultura intensiva, ésta utiliza los factores de produccióncon alto rendimiento para la producción intensiva dealimentos y de especies animales, con el fin de atendermercados nacionales y mundiales.En las sabanas con pastizales de baja calidad, en don-de existe la práctica común de quemas para renovaciónde praderas, se desarrollan ganaderías extensivas, y enpastizales mejorados son usuales las ganaderías semi-in-Energía solarRecursos naturales(Oferta ambiental)Características primarias(Extracción de recursos naturales)Características secundariasAgroecosistemasExtracción y usode recursosProducción agropecuaria(Sistemas de producción)Residuos cosecha, postcosecharesiduos animales, vertimientos,emisiones y otrosResiduos, basurasMercadode bienesAgua: Actúa como componente y transporte de elementosquímicos necesarios para el desarrollo de vegetales y animales.Suelo: Su capacidad de uso es función de sus propiedadesfísicas, químicas y biológicas (aporte de nutrientes).Como variable exógena la orografía.Rigidez del proceso biológico: En tiempo y velocidadde reproduccción.Estacionalidad de la producción: El proceso productivoestá sujeto a un calendario de siembras y cosechas.Riesgos en el proceso: El proceso productivo está sujetoa riesgos climáticos, fitosanitarios y socioeconómicos.EcosistemasFigura 11.5. Proceso de la producción agropecuaria.(Fuente:Diagrama realizado con base en los documentos “El sistema agroalimentario” deAbsalón Machado; “Ecología y medio ambiente” de G.Tyler Miller)20 Machado, A. “El sistema agroalimentario”. CEGA. Siglo XXI.
  • v477EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianatensivas. Los pastos mejorados se convierten en un culti-vo agrícola permanente con la característica de ser utili-zados para alimentación de ganado.En términos más simples, la agricultura tradicionalcomprende la agricultura campesina, la agriculturamigratoria sin cultivos ilícitos, la agricultura y la gana-dería extensiva. Por su parte, la agricultura comercialincorpora la agricultura (incluyendo cultivos ilícitos), laganadería intensiva y la ganadería semi-intensiva.Flujos de materia y energía en laactividad agropecuaria (1995)Insumos para la producciónagropecuariaEn los diferentes sistemas de producción, los procesosproductivos requieren de la extracción y utilización derecursos naturales y la incorporación de insumos físicos,químicos y mecánicos necesarios para el desarrollo deplantas y animales. La extracción de recursos implica laasimilación de nutrientes del suelo y la utilización dediferentes volúmenes de agua, de acuerdo con el periodovegetativo. Durante el proceso se realizan transforma-ciones de materia, para lo cual intervienen factoresbiofísicos y antrópicos que regulan el desarrollo y la ob-tención de productos (tabla 11.12).Del agua consumida en las actividades agropecuarias,99.9% corresponde al subsector agrícola y el restante0.1% al subsector pecuario. En el subsector agrícola, elmayor consumo de agua corresponde a pastos (83.9%),seguido por los cultivos permanentes (9.3%) y los tran-sitorios (6.7%), aproximadamente. En el subsector pe-cuario, el mayor consumo de agua está dirigido a la es-pecie bovina, seguido por la caballar.Por otra parte, en la actividad agropecuaria se utili-zan distritos de riego para el desarrollo, en especial, decultivos de arroz. En menor proporción, para cultivosde caña de azúcar, pastos, hortalizas, flores y, en menorproporción, para palma africana. Estos distritos de riegose concentran en los departamentos de Atlántico, Bolí-var, Boyacá, Córdoba, Huila, Magdalena, Norte deSantander, Santander, Tolima y Valle del Cauca.Si se tiene como referencia la participación en el con-sumo de plaguicidas en 1992, los cultivos transitoriosutilizaron 87,7% del consumo total de insecticidas,61,5% del de herbicidas y 67,5% del de fungicidas. Porsu parte, los cultivos permanentes y los pastos utilizaronrespectivamente 20,5% y 18% del consumo total de her-dadivitcAselarutaNsosruceRselarutluCsosruceRnóiccudorP)*(socimíuqsomusnIsadiciugalP setnazilitreFoleuS )1(augA sadicitcesnI sadicignuF sadicibreHsortO)**(latoTarutlucirgA)snotne()sah( m( 3)oña/edselim()gkselim()gkedselim()gkedselim()gkedselim()gkedselim()/gkedoiraucePoremúnne(ed)sazebacalocírgadadivitcAsovitluCsoirotisnart41,200.426.1 4,656.339.03 34,786.3 42,419.4 34,500.5 1,523 01,706.31 059.397.6sovitluCsetnenamrep19,487.659 346.356.24 69,215 11,663.2 84,866.1 8,19 55,745.4514.870.73ogeiredsotirtsiD 170.261 819.618.2airaucePdadivitcA 502.155.6sotsaP 270.018.22 976.246.583 930.024 – 00,564.1 3,53 12,964.1seicepsEsairaucep514.905oirauceplatoT 270.018.22 490.251.683dadivitcalatoTairauceporga039.255.52 113.655.264 002.4 082.7 476.6 714 551.81 688.533.64(*) La información sobre uso de agroquímicos no viene discriminada por subsectores.(**) Corresponde a aditivos y coadyuvantes entre otros.(1) Nuevas estimaciones se encuentran en proceso de análisis.Tabla 11.12. Flujos de materiales en la actividad agropecuaria. (Fuente: Ministerio de Agricultura-DANE, Proyecto Sisac)
  • v478 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAbicidas, en tanto que los cultivos permanentes emplea-ron 32,5% del total de fungicidas.Producción agropecuariaEn la producción agropecuaria, además de la tradicionalclasificación que separa los cultivos permanentes de lostransitorios, también se distinguen los productos conpotencialidad exportadora y aquéllos que, de acuerdo conlas condiciones de competitividad, pueden eventualmentetener una fuerte competencia de importaciones o de pro-ducción exterior.En el país se cultivan, por una parte, especies transi-torias que generan productos con potencial exportable,como ajonjolí, algodón, arroz, papa, y tabaco rubio;importables, como cebada, fríjol, maíz, sorgo, soya, tri-go, y de menor comercialización, como maní y hortali-zas. Por otra parte, se cultivan especies permanentes cu-yos productos exportables son: café, banano, cacao, cañade azúcar (azúcar), flores, plátano y tabaco negro. Den-tro de las importables figuran la palma africana (aceite),y entre los de menor comercialización, la caña panelera,el cocotero, el fique, el plátano, la yuca y algunos fruta-les (tabla 11.13 ).Para el periodo 1987-199521, la producción agrícolacontribuyó en el valor de la producción agropecuaria totalcon 65,2%, en promedio, y la producción pecuaria, conel 34,8%. En el valor de la producción agrícola, la parti-cipación de los cultivos permanentes ha venido aumen-tando, al pasar de 28,8% en 1987 a 36,2% en 1995. Almismo tiempo, la participación de los cultivos transito-rios ha disminuido, con 24,2% en 1987 y 17,8% en1995 (tabla 11.14).La mayor contribución al valor de la producción enlos cultivos transitorios proviene de los productos expor-tables, con 8,8% para 1995, representado por papa (4,3%)y arroz (3,4%). Los productos importables alcanzan 6.2%;se destacan: el maíz (2,7%), el fríjol (1,4%) y los de me-nor comercialización, como las hortalizas (2,8%).Los cultivos permanentes, descontando el café, tie-nen mayor participación dentro de los productos expor-tables (18,5%), representados por caña de azúcar(10,6%), flores (4,7%) y banano de exportación (1,7%);en segundo término aparecen los no comerciables(13,9%) especialmente plátano (4,6%) y caña panelera(4%). Entre los importables se destaca la palma africana,con el 3,8%.Dentro de la producción pecuaria, la mayor participa-ción en el valor total de la producción corresponde a bovi-nos, con 22% (con valores constantes en el periodo), se-guido por la avicultura, con 12% (con crecimientos entre9,3% y 12% para 1987 y 1995, respectivamente), y laporcicultura, con 1,7%, la cual ha permanecido relativa-mente constante.La producción agrícola entre 1987 y 199622presentauna mayor contribución con los cultivos permanentes,con 66,6% en 1987 y 80.8% en 1996, respectivamente.De éstos, los exportables aportan el 63,8%, con signifi-cación de la caña de azúcar, con 42,5% y 56,5%. Los nocomerciables representan 18,7% y 16.08% en el perio-do analizado, con plátano (5%), frutales (4,3%) y yuca(3,7%), y los importables, entre 0,5% y 0,83%, con lapalma africana (tabla 11.14).Por su parte, los cultivos transitorios han disminuidola participación en la producción y han pasado de 33,4%en 1987 a 19,21% en 1996; dentro de ellos, los exporta-bles han variado de 20% a 11,7%; los importables, de8,9% a 5,09% y los no comerciables, de 4,5% a 2,43%.La evolución reciente del sector ha estado inducida, engran parte, por la apertura a la competencia internacio-nal. Las exportaciones han presentado aumentos impor-tantes en flores, camarones y productos agroindustriales.Durante el periodo 1991-1995 las exportaciones agríco-las representaron, en promedio, 38,5% de las exportacio-nes totales.En términos de volumen (en toneladas), en 1996 lamayor producción agrícola correspondió a los cultivospermanentes, excepto papa, con el 6%. Los cultivos per-manentes de mayor producción fueron: caña de azúcar,con 66%; plátano, con 5,8%; yuca, con 4,3%; banano,con 3,1%, y caña panelera, con 2,7%.opurG 4991 5991 6991soirotisnarT 1,1 4,2- 1,0setnenamreP 5,7 8,6 7,5éfacnis,arutlucirgA 9,4 3 6,3éfaC 8,11- 8,31 1,5-éfacnisarutlucirgalatoT 1,2 6,4 2,2oirauceplatoT 9,3 9,5 6oirauceporgalatoT 7,2 1,5 6,3Tabla 11.13. Tasa de crecimiento de la producción agropecuariapor tipo de productos, 1994-1996. (Fuente: DANE, Ministerio deAgricultura)21 La base de esta valoración es la producción en términos mone-tarios, expresada en millones de pesos de 1975, a la cual se leestablece el cambio porcentual a lo largo del periodo en cues-tión.22 Valoración de la producción en toneladas, a la cual se le estable-cen los cambios porcentuales para el periodo correspondiente.
  • v479EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianasovitluC 7891 5991soirotisnartlatoT 2,42 8,71selbatropxE 3,21 8,8nódoglA 7,2 9,0zorrA 7,4 4,3apaP 4,4 3,4selbatropmI 8,7 2,6adabeC 4,0 1,0lojírF 1 4,1zíaM 1,3 7,2ogroS 2 2,1ayoS 1 5,0ogirT 4,0 3,0selbaicremocoN 1,4 8,2ínaM 0 0sazilatroH 1,4 8,2setnenamreplatoT 8,82 2,63selbatropxE 31 5,81nóicatropxeonanaB 6,1 7,1oacaC 2,1 1,1racúzaedañaC 2,6 6,01serolF 5,3 7,4nóicatropxeedonatálP 2,0 2,0orgenocabaT 3,0 2,0selbatropmI 8,1 8,3anacirfaamlaP 8,1 8,3selbaicremocoN 1,41 9,31arelenapañaC 5 4onatálP 2,5 6,4acuY 6,1 7,1selaturF 5,1 3éfacnisarutlucirgA 35 45edrevéfaC 9,21 2,01arutlucirgAlatoT 9,56 2,46sonivoB 6,22 22arutlucicroP 2,2 7,1arutlucivA 3,9 21oirauceplatoT 1,43 8,53oirauceporgalatoT 001 001Participación porcentual de los productos agropecuarios en el valorde la producción, periodo 1987-1995. Producción en términosmonetarios.Participación porcentual en la producción total agropecuaria, periodo1987-1996. (Producción en toneladas)Tabla 11.14. Participación porcentual de los productos agropecuarios en el valor de la producción.Fuente:MinAgricultura, Federacafé, Asocolflores1991, Dane 1992-1995. (Fuente: URPA, UMATA. Minagricultura y Desarrollo Rural)ovitluC )%(7891 )%(6991soirotisnartlatoT 4,33 12,91selbatropxE 0,02 96,11ílojnojA 30,0 10,0nódoglA 10,1 63,0ogeirzorrA 63,4 61,2odazinacemonaceszorrA 43,1 97,0launamonaceszorrA 02,0 31,0latotzorrA 09,5 80,3apaP 01,7 51,5oiburocabaT 50,0 20,0selbatropmI 9,8 90,5adabeC 3,0 80,0lojírF 3,0 42,0odacifincetzíaM 6,0 05,0lanoicidartzíaM 1,2 43,1latotzíaM 7,2 58,1ogroS 2,2 48,0ayoS 4,0 11,0ogirT 2,0 21,0selbaicremocoN 5,4 34,2ínaM 0,0 20,0sazilatroH 5,4 14,2setnenamreplatoT 6,66 97,08selbatropxesetnenamreP 4,74 88,36onanaB 5,3 76,2oacaC 2,0 01,0/1racúzaedañaC 4,4 10,7/1racúzaedañaC 5,24 55,65nóicatropxeedonatálP 2,0 71,0orgenocabaT 1,0 50,0selbatropmisetnenamreP 5,0 38,0/2anacirfaamlaP 5,0 38,0onsetnenamrePselbazilaicremoc7,81 80,61ahcacarrA 1,0 01,0/4arelenapañaC 8,3 13,2oretocoC 3,0 12,0euqiF 1,0 50,0emaÑ 4,0 53,0onatálP 5,7 00,5acuY 0,4 27,3selaturF 5,2 62,4arutlucirgalatoT 0,001 00,001Esta participación porcentual se calculó con base en la valoración de laproducción agropecuaria en millones de pesos de 1975. En cada rubro sepresentan los productos de mayor contribución. (Fuente: Ministerio deAgricultura, Federacafé, Asocolflores, 1991; DANE, 1992-1995)Producciones en términos: 1/ Azúcar. 2/ Aceite crudo. 3/ Miel. 4/ Panela.Nota: Cosecha 96 y año 1996 preliminar. Cosecha 1996-1997 pronóstico.(Fuente: URPA, UMATA. Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural)
  • v480 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAEvolución recienteEl sector agropecuario ha perdido progresivamente par-ticipación en la economía colombiana; mientras en 1970contribuía con 25,5% del PIB total, en 1995 pasó a ha-cerlo con menos de 20%. Desde 1970 se registran tasasanuales de crecimiento promedio de 4%, con excepciónde los periodos 1980-85 y 1990-95 que presentaron cre-cimientos de 1,7% y 2,7% respectivamente; como con-secuencia, en buena medida, de la apertura económica,que le ha generado problemas de competitividad a laproducción nacional.La comparación del comportamiento de la produc-ción agrícola durante los periodos 1987-1991 y 1992-1997 permite observar la influencia de la apertura eco-nómica en la producción agrícola: entre 1992 y 1997 latasa promedio anual fue decreciente en los dos tipos decultivos, transitorios y permanentes; sin embargo, al in-terior de los cultivos transitorios se evidenció una mayorafectación, en el caso de cebada, algodón, sorgo, trigo,arroz secano manual y maíz tradicional, principalmente(tabla 11.15).En términos de seguridad alimentaria, la oferta total(producción más importaciones) abastece en buena me-dida el consumo interno. Sin embargo, la preferenciapor algunos productos importados (como cereales y hor-talizas) por los bajos precios, frente a los precios nacio-nales, ha creado desequilibrios socioeconómicos, en es-pecial para los agricultores que cultivan áreas pequeñas ymedianas, por tener que disminuir su actividad o sus-penderla.Producción pecuariaLa información estadística sobre inventarios ganaderos enColombia presenta serias inconsistencias y problemas. ElCentro de Estudios Ganaderos y Agrícolas (CEGA) desa-rrolló un modelo de inventarios para ganado bovino enColombia, durante el periodo 1950-1997. De acuerdocon los resultados, en la década de los setenta hubo uncrecimiento en la productividad como consecuencia delauge en las exportaciones. En 1975 se inicia la explota-ción con base en el sistema de doble propósito, el cual seconsolida en la década de los ochenta. Sin embargo, larecesión económica presentada en el país y la irrupción deacciones violentas en las áreas de influencia de la activi-dad, ha disminuido su dinamismo (tabla 11.16).Con los procesos de ajuste realizados en el modelo seobserva “una actividad relativamente estancada desdemediados de los años ochenta. A partir de 1992 apareceoirotisnartovitluCedasaTotneimicerclaunaoidemorp1991-7891odoirepotneimicercedasaTlaunaoidemorp7991-2991odoirepetnenamrepovitluCedasaTotneimicerclaunaoidemorpodoirep1991-7891edasaTotneimicerclaunaoidemorp7991-2991odoirepílojnojA 21 8,22- ahcacarrA 4,7 3,6nódoglA 4,71 8,43- onanaB 7,8 3,1-adabeC 2,91 8,14- oacaC 2 17,1-lojírF 3,62 7,71- racúzaedañaC 8,5 67,1-odacifincetzíaM 52 6,51- arelenapañaC 42,2- 6,1lanoicidartzíaM 8,72 4,42- leimañaC 4,61ínaM 3,22 9,81- oretocoC 1,01 7,0apaP 2,32 6,81- euqiF 5,01 4,01ogeirzorrA 3,12 9,12- emaÑ 8,12- 5,01onaceszorrAodazinacem9,62 4,22- anacirfaamlaP 6,81 5,9launamonaceszorrA 2,51 6,81- nóicatropxeedonatálP 7,8 9,7-ogroS 3,02 9,13- onatálP 9,0 8,0ayoS 7,33 4,23-,orgenocabaTonretniomusnoc3,1- 7,4oiburocabaT 5,21 4,52-orgenocabaTnóicatropxeed4,5 5,8-ogirT 6,52 6,92- acuY 9,6 2,0latoT 2,32 3,22- latoT 1,5 1-Tabla 11.15. Tasa de crecimiento de la producción agrícola por periodos.(Fuente:Cálculos con base en estadísticas del Ministerio de Agricultura)
  • v481EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaun repunte de inventarios, seguramente asociados con eldeterioro agrícola y con la conversión de cultivos en pas-tos, ocurrida en esa época, aunque una parte de esa recu-peración refleja, en realidad, un aumento no deseable enla edad media de sacrificio de machos”23.Para tener una visión general de inventarios pecua-rios, por especie y la evolución reciente, se presenta latabla 11.17, donde pueden ser apreciados crecimientosimportantes en la población de caballos, aves de corral,cabras, ganadería bovina de leche y de carne; la pobla-ción de ovejas, por su parte, presenta una baja conside-rable.Colombia exporta principalmente café, algodón, plá-tano, azúcar, tabaco y flores e importa básicamente tri-go, cebada, soya, maíz, fríjol, sorgo y lenteja. En esteaparte, donde se realiza el balance comercial para un pe-riodo de tiempo determinado, se hace referencia al re-sultado de las exportaciones menos las importaciones deproductos de origen agropecuario y agroindustrial, entérminos monetarios durante ese lapso de tiempo (gráfi-co 11.15).Los rubros considerados para el balance del sector,elaborados por el Departamento Nacional de Planeacióny el Ministerio de Agricultura, incluyen productos delreino animal (animales vivos, carnes, pescados, leche yproductos lácteos, etc.), productos del reino vegetal (plan-tas vivas, legumbres, frutos, cereales, productos demolinería, semillas, gomas, etc.), grasas y aceites (ani-males y vegetales), producción de las industrias de ali-mentos (preparados cárnicos, azúcares, preparados di-versos, bebidas, residuos de la industria y tabaco), algodóny café (tabla 11.18).En el rubro denominado ‘animales vivos y productosdel reino animal’, el balance es negativo durante el pe-riodo considerado, en especial para leche y productoslácteos, huevos, miel natural. En cuanto a productos ve-getales, el balance es positivo por la contribución de losrubros: plantas vivas y productos de la floricultura y porfrutos comestibles, cortezas de agrios y melón; sin em-bargo, otros productos involucrados como legumbres,raíces y tubérculos alimenticios, productos de molineríay gomas, resinas y extractos vegetales, presentan com-portamientos decrecientes en sus balances.Las grasas y aceites animales y vegetales presentan ten-dencia negativa en el periodo de estudio, al igual que lascategorías de producción de las industrias alimenticias,por un lado, para las bebidas, líquidos, alcohólicos y vina-gre y, por otro lado, para los residuos y desperdicios de laindustria alimenticia. El algodón, a partir de 1993, pre-senta en el balance comportamientos negativos.Si se tiene como parámetro de análisis la tendenciapresentada por las diferentes categorías analizadas en elperiodo 1990-1995, el balance comercial del sector re-fleja que en el país, pese a la enorme potencialidad, seestá presentando cierta depe ndencia alimentaria, excep-to en el caso del café. Se muestra que hasta mediados dela década de los noventa la apertura económica generóimportaciones de productos agropecuarios que se pro-ducen en el país, pero para los cuales se ofrecen mejoresalternativas en el mercado internacional, con todas lasimplicaciones socioeconómicas que trae para los produc-tores nacionales del sector agropecuario.Flujos intersectorialesLos recursos e insumos requeridos por el sectoragropecuario, detallados en el gráfico 11.16, permitenprecisar los consumos intermedios del sector agrícola ysus aportes al resto de sectores.23 CEGA. Coyuntura colombiana.Volumen 14, N° 2, 1997.oñAoiratnevnIlaiciniotnemuAlaunanóiccartxElatotnóiccudorPaturb0691 02.084,9 65,862 54,656.1 10,529.10791 07.074,11 6,211- 04,885.2 38,574.20891 08.548,31 57,46- 44,522.3 07,061.30991 03.313,41 4,76- 03,065.3 09,294.35991 06.598,51 38,084 09,613.3 07,797.37991 01.128,61 71,674 08,655.3 00,330.4Tabla 11.16. Proyecciones del modelo demográfico para ganadode carne[1]. Índices de producción física (miles de cabezas equiva-lentes a macho cebado). (Fuente: CEGA. Coyuntura colombiana.Volumen 14, N° 2, 1997. Fecha de proyección, septiembre 18, 1997.[1]Incluye dentro de los inventarios clasificación funcional: de cría,levante y en ceba)Tabla 11.17. Inventarios pecuarios por especie.(Fuentes: Ministeriode Agricultura para 1990; Proyecto Sisac-DANE para 1995)edopiTodanag)selimne(sazebacedoremúN0991 5991 0991-5991nóicairaVsonivoBenraced831.61 303.81 4,31sonivoBehceled538.6 980.8 3,81sajevO 745.2 784.1 6,14-sarbaC 959 971.1 9,22sollabaC 644.1 054.2 4,96sonsaysaluM 209 659 0,6sodreC 046.2 156.2 4,0larrocedsevA 125.25 337.66 1,72latoT 889.38 848.101 3,12
  • v482 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIANPE: No especificado previamente.Tabla 11.18. Balanza comercial de productos de origen agropecuario y agroindustrial.(Fuente:Departamento Nacional de Planeación y Ministeriode Agricultura y Desarrollo Rural)nóicpircseD 0991 1991 2991 3991 4991laminaonierledsotcudorpysovivselaminA.I 091.621 873.322 404.661 990.501 829.741sovivselaminA.1 446.1- 116.72 385.71 905.3- 891.62-selbitsemocsojopsedysenraC.2 018.51 379.83 078.6 529.7- 270.41-socsulomysoecátsurc,sodacseP.3 23.411 031.161 802.651 517.231 980.771larutanleim,soveuh,soetcálsotcudorpyehceL.4 109.2- 008.4- 164.61- 724.71- 973.01-PENlaminanegiroedsotcudorP.5 606 364 402.2 542.1 884.12selategevsotcudorP.II 478.623 346.575 828.914 545.514 821.163arutlucirolfaledsotcudorpysavivsatnalP.6 100.912 226.352 422.723 204.173 759.024soicitnemilasolucrébut,secíar,satnalp,serbmugeL.7 299.41- 473.5- 005.01- 234.5- 436.62-nólemysoirgaedsazetroc,selbitsemocsoturF.8 008.503 161.724 374.004 705.404 922.344saicepseyetam,abrey,ét,éfacsortO.9 418.3- 496.2- 937.4- 861.5- 188.2selaereC.01 430.131- 730.07- 030.142- 100.362- 995.983-salucéfysenodimla,atlam,aírenilomedsotcudorP.11 081.22- 164.5- 982.8 434.4- 475.6-saturf,sallimes,sasonigaeloedsoturfysallimeS.21selanicidemyselairtsudnisatnalp,sasrevid812.61- 510.02- 883.44- 558.57- 388.67-selategevsotcartxeysogujsortoysaniser,samoG.31 017.9- 425.3- 165.51- 491.6- 278.7-sotcudorpsortoyraznertarapsairetaM.41lategevnegiroed22 569.1 95 182- 226.1)selategevyselamina(setiecaysasarG.III 452.15- 183.35- 014.24- 656.97- 950.87-,sadibeb;saicitnemilasairtsudnisaledsotcudorP.VIocabat,serganiv,socilóhocla-sodiuqíl179.712 672.681 806.512 846.041 975.141soecátsurc,sodacsep,senracedsodaraperP.61socsulomy921.22- 027.51- 495.51- 626.12- 047.2aíretifnocedsolucítrayseracúzA.71 968.541 981.08 876.921 840.761 104.751sodaraperpsusyoacaC.81 985.52 353.91 787.21 160.41 351.51,senodimla,sanirah,selaerecneesabnocsodaraperP.91salucéf443.7 715.9 473.8 734.6- 723.7-sartoysaturf,sazilatroh,serbmugeledsodaraperP.02satnalp311.41 596.83 994.23 632.7 701.2-sosrevidsoicitnemilasodaraperP.12 447.65 812.95 006.85 194.24 587.68serganivysocilóhocla,sodiuqíl,sadibeB.22 102.7- 611.1- 960.11- 994.02- 758.42-aicitnemilaairtsudnialedsoicidrepsedysoudiseR.32 628.82- 480.43- 161.06- 839.37- 937.601-ocabaT.42 864.62 322.03 594.06 313.23 135.02nódoglA.V 078.53 931.96 050.93 784.92- 167.15-éfacnislairtsudniorgayoirauceporgalatoT 256.556 550.1001 184.897 941.255 618.025éfaC 617.4141 394.6331 848.8521 868.9311 431.0991lairtsudniorgayoirauceporgalatoT 863.0702 845.7332 823.7502 710.2961 059.0152síapledsenoicatropxelatoT 730.5676 282.4427 641.5607 000.3217 830.1648síapledsenoicatropmilatoT 617.8415 399.6694 597.5866 200.1489 709.24911latotlaicremocecnalaB 123.6161 982.7722 153.973 200.8172- 968.1843-
  • v483EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaGráfico 11.15. Comportamiento histórico de los productos agropecuarios incluidos en la balanza comercial en el periodo 1990-1995. (Fuente:DNP-UEA y Oficina de información y estadística del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural)Balance comercial agropecuario:animales vivos y productos del reino animalBalance comercial agropecuario:Productos del reino vegetalBalance comercial agropecuario:producción de las industrias alimenticiasBalance comercial agropecuario:grasas y aceites (animales y vegetales)Balance comercial agropecuario:algodónBalance comercial agropecuario:total agropecuario y agroindustrial sin caféBalance comercial agropecuario:caféBalance comercial agropecuario:total agropecuario y agroindustrial0.00050.000100.000150.000200.000250.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Animales vivos y productos pecuariosLinear (Animales vivos y productos pecuarios)300.000350.000400.000450.000500.000550.000600.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Productos vegetalesLinear (Productos vegetales)100.000120.000140.000160.000180.000200.000220.000240.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Producción de las industrias alimenticiasLinear (Producción de las industrias alimenticias)-80.000-60.000-40.000-20.0000.00020.00040.00060.00080.0001990 1991 1992 1993 1994 1995AlgodónLinear (Algodón)200.000300.000400.000500.000600.000700.000800.000900.0001000.0001100.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Total agropecuario y agroindustrial sin caféLinear (Total agropecuario y agroindustrial sin café)1000.0001100.0001200.0001300.0001400.0001500.0001600.0001700.0001800.0001900.0002000.0001990 1991 1992 1993 1994 1995CaféLinear (Café)1500.0001700.0001900.0002100.0002300.0002500.0002700.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Total agropecuario y agroindustrialLinear (Total agropecuario y agroindustrial)Grasas y aceites (Animales y vegetales)Linear (Grasas y aceites –animales y vegetales–)-100.000-90.000-80.000-70.000-60.000-50.000-40.000-30.000-20.000-10.0000.0001990 1991 1992 1993 1994 1995
  • v484 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAComo se puede apreciar, el sector agropecuario reci-be la mayor parte de los insumos de las industrias quí-micas y de refinación de petróleo, o sea, de agroquímicosy combustibles y, en el caso del subsector pecuario, de laindustria de concentrados. A su vez, buena parte de laproducción agropecuaria se destina a las diferentes in-dustrias de procesamiento de alimentos.Colombia posee una enorme potencialidad para laproducción de alimentos y materias primas de origenagropecuario. La extensión, la ubicación geográfica y ladiversidad de climas y suelos favorecen la producción deeste sector. Como se detalló en el capítulo 8, sobre usosdel territorio, el país utiliza menos de 5 millones de hec-táreas en la actividad agrícola y dedica a la ganaderíaenormes extensiones. Una parte importante de las zonasactualmente utilizadas en ganadería, desarrollada conbajos estándares tecnológicos, acredita un importantepotencial agrícola, en ocasiones con procesos de deterio-ro debidos a la compactación de suelos por el pastoreo.Pese a lo anterior, existen también restricciones natu-rales y ecológicas sobre la producción agropecuaria. Es-tas restricciones, más que afectar la potencialidad del sec-tor, que podría multiplicar varias veces la producciónactual, tienen que ver con limitaciones que imponenmanejos tecnológicos y ambientales adecuados en los sis-temas de planificación y producción agropecuarios, conla solución a problemas sociales y culturales relaciona-dos con la tenencia de la tierra y con la educación sobreprácticas productivas ecológicamente sanas.Impactos ambientalesproducidos por la actividadagropecuariaLos impactos ambientales de la actividad agropecuaria sonmúltiples y complejos. Dentro de ellos se destacan la ero-sión, la compactación y salinización de los suelos y la con-taminación de aguas y suelos por uso excesivo deagroquímicos. Como se señaló en los capítulos 6 y 7, so-bre geomorfología y suelos y sobre ecosistemas, una bue-na parte del territorio colombiano, incluyendo áreas ocu-padas por los agroecosistemas, acusan altos niveles defragilidad: unos asociados con la inestabilidad que afectaen diverso grado la mayor parte del área donde se concen-tran las zonas de cultivo, y otros, con los diferentes efectosde la pérdida de biodiversidad y con el desequilibrio delos ecosistemas y de diversos ciclos naturales.En el recurso suelo, los métodos de labranza inade-cuados, las prácticas de deforestación, el sobrepastoreode ganado y el establecimiento de cultivos en topografía-5000.000-4000.000-3000.000-2000.000-1000.0000.0001000.0002000.0003000.0001990 1991 1992 1993 1994 1995Balance comercialLinear (Balance comercial)Balance comercial agropecuario totalGráfico 11.16. Comportamiento histórico de los productos agrope-cuarios incluidos en la balanza comercial en el periodo 1990-1995.(Continuación)78%7%11%4%Origen o producciónDestino o consumoGráfico 11.17. Origen y destino de la producción intermedia delsector agrícola, en millones de pesos.(Fuente:DANE, 1997.CuentasNacionales)Otros manufacturados 4%Otras manufacturas agrícolas 7%Servicios 11%Manufactura de alimentos 78%Químicos y productos de refinación 63%Otras manufacturas 4%Otros 2%Servicios 13%Silvicultura 1%Manufactura de alimentos 14%Textiles, confecciones y cueros 3%63%4%2% 13%1%14% 3%
  • v485EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianapendiente sin formar terrazas o en suelos sin aptitud agrí-cola, generan erosión y pérdida de fertilidad. La utiliza-ción mediana y excesiva de riego saliniza los suelos; eluso de maquinaria agrícola pesada y la alta densidad decabezas de ganado por hectárea compactan el suelo; laslabranzas en tierras marginales desertiza el suelo, y el usoexcesivo de plaguicidas persistentes no biodegradables,la inadecuada disposición de envases y residuos y las po-líticas estatales de erradicación de cultivos ilícitos, con-taminan el suelo.En el recurso agua, el escurrimiento de plaguicidas,nitratos y fosfatos, los sedimentos resultantes de la ero-sión, los vertimientos de excretas, la orina, las aguas delavado y, en general, los escurrimientos de campos agrí-colas, contaminan las aguas superficiales. De la mismaforma, la lixiviación de plaguicidas, los nitratos prove-nientes de fertilizantes inorgánicos y de las sales resul-tantes de agua de riego, generan contaminación de aguassubterráneas, especialmente si son suelos con textura are-nosa. La extracción excesiva de aguas para riego o paramantener grandes o medianas explotaciones ganaderas,la alteración de nacimientos y fuentes de agua para be-bederos de ganaderías, la deforestación y procesos decultivo en zonas productoras de agua (páramos), alteraprofundamente los sistemas reguladores de aguas.En el recurso aire, las explotaciones ganaderas inten-sivas, especialmente las bovinas, emiten gases de efectoinvernadero (metano) por procesos de fermentaciónentérica; de igual manera sucede con el proceso de culti-vo de arroz, con la práctica cultural de quema de sabanas(en la Orinoquia), de pastizales mejorados (en la regiónAndina) y la quema de residuos en el campo de trigo,maíz, caña de azúcar, arroz, algodón, sorgo y soya.La actividad pecuaria intensiva genera contaminaciónen el olor ambiental por manejo inadecuado del estiér-col –además de liberar gases de efecto invernadero: óxi-do nitroso y óxido de nitrógeno–; el uso de plaguicidascon bromuro de metilo disminuye el ozono estratosféricoy el uso de plaguicidas rociados desde avionetas yaspersores de superficie en la agricultura y ganadería in-tensiva contamina el aire que, en la mayoría de los casos,trasciende a ecosistemas lejanos.Para la fauna y la flora, el uso y el manejo deagroquímicos inorgánicos, la tala y la quema de bosques,los métodos de labranza inadecuados, generan disminu-ciones de los microorganismos recicladores, pérdida dediversidad genética, desaparición de especies vulnerablesy ruptura de cadenas tróficas.Como resultado de las actividades enunciadas quepresionan y afectan los recursos naturales, se disminuyela calidad de vida de la población ubicada en las áreas deinfluencia de las actividades agropecuarias, lo cual se ma-nifiesta en: riesgos por intoxicación, efectos teratogénicosy mutagénicos; disminución de ingresos por pérdida delpotencial productivo del suelo; expulsión y migración depoblación campesina por presiones socioeconómicas, cul-turales y políticas, y disminución o desaparición de la ac-tividad agropecuaria en algunas zonas del país, por pre-sentar un entorno de alto riesgo debido a los altos índicesde violencia. La baja competitividad de la producción agrí-cola, frente a la producción internacional restringe en al-gunos casos la actividad de pequeños y medianos agricul-tores. Es importante recalcar que una inequitativadistribución del ingreso y los bajos niveles de inversiónsocioeconómica, pública y privada en el área rural se con-vierten en el mecanismo dinamizador de presión sobre losrecursos naturales y de insostenibilidad en el largo plazo.Sector transporteEl transporte es una actividad esencial en los flujos demateriales y energía. Comprende todas las actividadesque permiten la movilización de mercancías, materiasprimas y seres humanos y, también, la de las diferentesformas de energía e información. Cada una de las moda-lidades o sistemas de transporte involucra vías o mediosde soporte y equipos especializados, como, por ejemplo,carreteras, cauces fluviales, redes de transmisión, oleo-ductos, acueductos.Algunas modalidades de transporte, como elcarreteable, el aéreo o el fluvial, tienen un caráctermultiuso, mientras que otros, como las redes eléctricas olos oleoductos, sólo permiten el transporte de un tipoparticular de materia y energía. Por la función de sopor-te de la movilidad, el sector de transporte es intensivo enel uso de energía.La movilidad es de dos tipos: la que se realiza entrelocalidades distantes y la que ocurre en el interior de laslocalidades. Un vehículo de transporte público en Bogo-tá, en dos días puede recorrer distancias equivalentes alas que se requieren para movilizar el mismo vehículodesde el interior del país a alguna zona costera. De lamisma forma el transporte tiene diferentes modalidadescomo son: terrestre (carreteable, férrea, peatonal, etc.),aérea, fluvial o marítima, que, de acuerdo con las condi-ciones físicas y socioeconómicas, se han desarrollado dediferente forma en Colombia.La tendencia histórica de las diferentes modalidadesde transporte señala que la mayor movilidad de materia-les y de pasajeros se realiza por carretera, utilizando vehí-culos automotores. La segunda modalidad en importan-
  • v486 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAcia es el transporte aéreo de pasajeros, seguido por elmarítimo de carga. Las otras modalidades de transporte,como el fluvial y el férreo, han perdido importancia des-de 1970.Durante el periodo 1995-1996 se mantiene la ten-dencia creciente de la modalidad de transporte por ca-rretera, en general, y, en especial, la de pasajeros en elsistema público de transporte. Lo mismo sucede con elnúmero de operaciones aéreas, especialmente de carác-ter interno.En la medida que el país ha privilegiado el uso deltransporte automotor, cuya principal fuente de energíaestá constituida por los combustibles fósiles, también sehan incrementado los problemas ambientales asociadoscon las emisiones de gases y de partículas, cuya gravedades cada vez más notoria, en particular en las grandes con-centraciones urbanas.A continuación se realiza un breve resumen de lastendencias de las principales modalidades de transportede carga y pasajeros en Colombia durante los últimoslustros, a partir de las tendencias presentadas en el gráfi-co 11.18.El transporte automotor, medido por el número devehículos en carretera por kilómetro al año, muestra unsignificativo crecimiento entre 1975 y 1996, con fuertesfluctuaciones a partir de 1985, para volverse luego ines-05.00010.00015.0001975 1985 1995Número de vehículos en carretera por kilometro al año(1970 -1996)Número de operaciones desde terminales de transporteterrestre de pasajeros por año, en miles (1991-1996)Número de operaciones aéreas nacionales e internacionalespor año (1970 -1996)05001.0001.5002.0002.5003.0001991 1993 1995700.000800.000900.0001.000.0001.100.0001.200.0001980 1985 1990 1995Número de naves atendidas y que arrivaron a puertoscolombianos por año (1970 -1996)02.0004.0006.0008.00010.00012.0001980 1985 1990 19955.0005.5006.0006.5007.0007.5001985 1990 199501.0002.0003.0004.0005.0006.0001970 1975 1980 1985 1990Número de naves mayores llegadas sistema fluvial por año,1970-1996 (Tendencia)Número de unidades férreas por kilómetro al año,1970-1990 (Tendencia)Gráfico 11.18. Comportamiento histórico de las diferentes modalidades de transporte en Colombia, 1970 -1996.(Fuente:Ministerio deTransporte,El transporte en cifras, 1997)
  • v487EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianatable, hasta 1995. El transporte de pasajeros, medido porel número de operaciones desde terminales, confirma latendencia creciente del transporte automotor en el pe-riodo 1991-1996.Durante el periodo de 1995 a 1996, el tráfico pro-medio diario en carreteras decreció aproximadamentemedio punto porcentual, correspondiendo a una ten-dencia promedio bastante baja de 1.4 % en esta últimadécada, que contrasta con el 3.9% de la tendencia histó-rica durante 22 años, desde 1975. El transporte ferrovia-rio, por su parte, medido por el número de unidades porkilómetro al año, muestra una tendencia negativa.El número de operaciones aéreas ha registrado fluc-tuaciones importantes en el periodo 1978-1996, con dosetapas fuertes de crecimiento en 1980 y a partir de 1990.La apertura económica y, probablemente, algunos pro-blemas de seguridad vial explican este último auge.El transporte marítimo, medido por el número denaves arribadas a puertos de Colombia, muestra una ten-dencia positiva pero con un crecimiento moderado parael periodo comprendido entre 1980 y 1996; a partir de1991, crece en forma atípica el número de embarcacio-nes llegadas a los puertos. Este comportamiento corres-ponde a la aceleración del proceso de apertura económi-ca en el comienzo de la presente década.El transporte fluvial, medido por el número de navesllegadas a puertos, es bastante inestable en el periodo de1985 a 1996, aunque la tendencia es negativa debido ala pérdida de función de las vías longitudinales (gráfico11.18).Transporte de materialesEl mayor porcentaje de la carga transportada en el inte-rior del país, medida en toneladas por kilómetro, corres-ponde a la modalidad carreteable, que movilizó 51% deltotal de carga, equivalente a 30 mil millones de tonela-das por kilómetro.Los ductos siguen en orden de importancia, con 24mil millones de toneladas por kilómetro, correspondien-tes a un crecimiento continuo del sector, equivalente a16%. Las otras modalidades se encuentran bastante re-zagadas y su participación actual es 9%, con 5 mil millo-nes de toneladas por kilómetro.Movimiento de materialescon el exteriorEn Colombia continúa la tendencia ancestral en este úl-timo periodo, cuando el volumen de las salidas es mu-cho mayor que el de las entradas. Entre 1995 y 1996, elmovimiento de carga hacia el exterior creció en casi 25%,superando el crecimiento del año anterior en 16%, co-rrespondiente a 54 millones de toneladas (tabla 11.19).Movimiento de pasajerosLa preponderancia del transporte automotor en el mo-vimiento de pasajeros en Colombia es notable en el últi-mo cuarto de siglo. La participación promedio de estamodalidad en la movilización total de pasajeros ha sidode 65%, durante los últimos 26 años. En 1996 fue 78%,correspondiente a 52 millones de pasajeros, seguido porel modo aéreo nacional e internacional (17%), equiva-lente a casi 12 millones de pasajeros, de los cuales 9 mi-llones se transportaron en el interior del país (gráfico11.20).Pese a lo anterior, en los últimos años se ha registradouna declinación en el transporte automotor de pasajeroscercana a 8% anual, que contrasta con el crecimientocontinuo del transporte aéreo.Gráfico11.19. Composición de carga transportada por kilómetro,1995-1996(*).(Fuente: Ministerio de Transporte)Fluvial 3,4%Aéreo0,5%Carretera51,0%Ductos 40,6%Férreo 4,5%Tabla 11.19. Movimiento de materiales con el exterior. (Fuente:Ministerio de Transporte, 1996. El transporte en cifras)oñA 5991 6991 %areterraC 956,155,1 254,945,1 2.01oeréA 009,981 001,671 2.1omitíraM 678,854,21 276,505,31 7.88latoTsenoicatropmi534,002,41 422,132,51areterraC 668,118 784,877 5.1oeréA 008,412 089,702 4.0omitíraM 254,487,24 410,209,35 9.77latoTsenoicatropxe811,118,34 184,888,45ecnalaB 386,016,92 752,756,93ImportacionesExportaciones
  • v488 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA58%25%10%2%58%3%2%Capacidad de transformación eimpactos ambientales deltransporteComo se aprecia en el gráfico 11.21, el sector de trans-portes recibe sus insumos básicamente de la industriaautomotriz, de material especializado y de los sectoresproductores de combustibles y químicos. Por su parte,sus servicios se distribuyen de forma más o menos ho-mogénea en el resto de sectores de la economía. El trans-porte de pasajeros ocupa cerca de la mitad de la activi-dad del sector.Buena parte de los impactos ambientales globales delsector están consignados en el capítulo sobre emisiones.Sin embargo, los impactos de tipo local, asociados conla concentración de contaminación en las grandes ciu-dades a causa de la movilización automotriz, concentranuna parte importante de las preocupaciones ambienta-les, especialmente las de salud pública asociadas con estesector. Sólo recientemente, las autoridades nacionales ymunicipales han empezado a desarrollar mecanismos ypolíticas para enfrentar los problemas ambientales gene-rados por el transporte urbano.Como se señaló arriba en el acápite sobre losindicadores de intensidad energética, el alto consumode energía del sector y, en particular, de combustiblesfósiles, con sus nocivos efectos ambientales, debe susci-tar análisis y estudios para racionalizar los movimientosde materias primas, productos y pasajeros, de manera talque se incluyan consideraciones ambientales y de conve-niencia social, más allá de las determinaciones de costoseconómicos, según lo impuesto por una racionalidadexclusivamente financiera.Otro aspecto importante es el manejo de los riesgosinvolucrados en el transporte de sustancias peligrosas yla necesidad de medidas regulatorias y de planes de con-tingencia específicos, así como el diseño de rutas apro-piadas para este tipo de transporte.Recurso hídrico en ColombiaColombia es reconocido como uno de los países conmayor riqueza en recursos hídricos del mundo, y hastahace pocos lustros no se creía que existieran problemassignificativos de abastecimiento para los diferentes usosde la población y de la economía. Sin embargo, los cre-cimientos en los consumos, pero, sobre todo, ladeforestación y la escasa gestión sobre las cuencas y elmanejo de los recursos naturales, al igual que la ausenciacasi total de tratamiento de aguas residuales, han hechoGráfico 11.20. Transporte de pasajeros en 1996, en miles.(Fuente:Ministerio de transporte, El transporte en cifras, 1997)010.00020.00030.00040.00050.00060.000Carretera Aéreo Fluvial Férreo AéreointernacionaOrigen o ProducciónDestino o consumoGráfico 11.21. Origen y destino de la producción intermedia, enmillones de pesos. (Fuente: DANE, 1997, Cuentas nacionales)54%2%33%9% 2%Servicios personales 2%Servicios bancarios imputados 54%Manufacturero 33%Construcción y obras públicas 0%Electricidad, gas y agua 0%Comunicaciones 2%Bancos, seguros y servicios a las empresas 9%Comercio y otros productos de recuperación 58%Otros servicios 8%Agropecuario 2%Silvicultura 0%Minería 10%Manufacturero 25%Electricidad, gas y agua 0%Construccióon y obras públicas 2%
  • v489EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaemerger, cada vez con mayores evidencias, problemas dedisponibilidad, incluyendo las limitaciones por calidad,desabastecimiento y racionamiento en un número cadavez mayor de municipios del país, con sus consecuentesefectos nocivos sobre la calidad de vida de la población ysus actividades económicas.En general, para los procesos del desarrollo del país yde las regiones, no se ha considerado en su verdadera mag-nitud el problema de la oferta natural de los recursos na-turales y del recurso agua, en particular, lo que genera unamayor vulnerabilidad de los sistemas de abastecimiento,tanto para la población como para las diferentes activida-des económicas. Como se especifica en el capítulo 4, losrendimientos más elevados se concentran en las zonas demás baja densidad poblacional, como son las regiones dela Amazonia, la Orinoquia y el Pacífico.El Estudio Nacional de Agua (Ideam, 1998) presen-ta una aproximación a la situación real de abastecimien-to de agua, y comprende, tanto las condiciones globalesdel balance hídrico, como las relaciones de oferta y de-manda en el nivel de grandes cuencas, de los municipiosy de las áreas que abastecen la casi totalidad de las cabe-ceras urbanas del territorio nacional. Con base en el ín-dice de escasez, que representa la demanda como por-centaje de la oferta estimada en los diferentes nivelestemporales y territoriales considerados, tanto en condi-ciones de oferta media, como del año seco, se evaluó lavulnerabilidad por disponibilidad de agua, que conside-ra también la capacidad de regulación hídrica del con-junto suelo-cobertura vegetal.Demanda de agua en ColombiaEl agua es un elemento escaso, esencial y vulnerable. Losseres humanos utilizan intensivamente el recurso hídricotanto para sus necesidades biológicas y culturales básicascomo para las diferentes actividades económicas. Cadauno de los diferentes usos tiene unos requerimientos decalidad o características fisicoquímicas y biológicas par-ticulares.La demanda total de agua evaluada para 1996 ascen-dió a 5.790 millones de metros cúbicos (mm3), de loscuales 30% se consume en los centros urbanos, aten-diendo tres sectores, vivienda (1580 mm3), industriaurbana (121 mm3) y servicios (60 mm3). El consumodel total municipal se distribuye principalmente en elriego a gran escala (2.446 mm3), en el uso pecuario (509mm3) y en la pequeña irrigación (353 mm3).Como puede observarse en el 2 11.23, el mayor con-sumo se destina a actividades agropecuarias (57%), quecorresponden exclusivamente a las de riego y a las pecua-rias. Es importante tener presente que en Colombia bue-na parte de la producción agrícola se realiza en condicio-nes de secano, que aprovecha directamente el recursohídrico procedente de la precipitación y que no se cuan-tifica, porque su oferta se mantiene independiente de lascondiciones de producción agrícola.Aunque el mayor uso de agua es para actividadesagropecuarias, los aspectos más críticos de disponibili-dad tienen relación con sus usos para abastecimiento deagua potable para la población, para los procesos indus-triales y para la generación de energía eléctrica.El agua utilizada para usos domiciliarios e industrialesconstituye una proporción ligeramente inferior (43%) ala empleada por los distritos de riego y consumos pecua-rios; a diferencia de estos últimos, retorna casi inmediata-mente los volúmenes usados al sistema hídrico, pero conalteraciones y características de calidad sensiblemente in-feriores,afectandoladisponibilidaddelrecursoaguasabajo.El consumo de las grandes industrias, ubicadas en sumayoría en los corredores industriales, tiene por lo gene-ral fuentes alternas de abastecimiento, y en los centrosurbanos, una parte importante de las industrias utilizaagua potable, tratada y suministrada por las empresas deacueducto municipales.El uso de agua para la generación hidroeléctrica seestima aproximadamente en 48.000 millones de metroscúbicos. En el caso de las termoeléctricas, los usos deagua dependen del tipo de planta existente. En los siste-mas abiertos hay retornos cercanos a 100% del caudalutilizado para enfriamiento, mientras que en los siste-mas cerrados se combinan pérdidas por evaporación yvertimientos.Relación oferta-demandade agua en ColombiaLa relación que existe entre la oferta hídrica disponible –en la que se incluye la reducción para mantener el régi-men hidrológico mínimo y sostener a los ecosistemas ylas limitaciones por las alteraciones de la calidad del re-curso hídrico– y las condiciones de demanda predomi-nantes en una unidad de análisis seleccionada, considerala clasificación citada por Naciones Unidas, en la cual seexpresa la relación entre aprovechamiento hídrico comoun porcentaje de la disponibilidad de agua; así, cuandoel aprovechamiento representa más de la mitad de la ofertadisponible, se alcanza la condición más crítica.Con base en las estimaciones de oferta (detalladas enel capítulo 4) y de demanda del recurso hídrico en Co-lombia, los mapas 11.1 y 11.2 presentan la categorización
  • v490 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAMapa11.1. Índice de presión como indicativo de la relación demanda-oferta. Condiciones hidrológicas de año seco. Cuencas hidrográficas.PanamáOceanoPacíficoEcuadorVenezuelaBrasilPerúEscala: 1:8000.000 Fuente: Ideam, 2000ConvencionesMínimoBajoMedio bajoMedioMedio altoAltoMuy alto< 4949 - 119120 - 249250 - 499500 - 9991000 - 4000>4000Categoría Indice de presión(demanda/oferta)*100.000Mar Caribe
  • v491EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaMapa 11.2.Índice de presión como indicativo de la relación demanda-oferta.Condiciones hidrológicas de año medio, sistema hídrico municipal.Cuencas hidrográficas. (Fuente: Ideam, 2000)PanamáOceanoPacíficoEcuadorVenezuelaBrasilPerúEscala: 1:8000.000ConvencionesMínimoBajoMedio bajoMedioMedio altoAltoMuy alto< 4949 - 119120 - 249250 - 499500 - 9991.000 - 4.000>4.000Categoría Índice de presión(demanda/oferta)*100.000Mar Caribe
  • v492 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAde la presión de la demanda sobre la oferta para las 45cuencas hidrográficas de referencia que cubren el país,junto con su distribución espacial en el territorio colom-biano. El mapa 11.3 muestra en el nivel municipal elíndice de escasez estimado, que cubre cinco categorías:desde aquélla en que la demanda no es significativa conrelación a la oferta, hasta la que tiene una alta demandacon respecto a la oferta.Si bien estos índices dan cuenta de los niveles deabundancia o escasez, relacionando la oferta específicacon la demanda correspondiente, debe tenerse en cuen-ta que el abastecimiento de agua para los diferentes usosinvolucra aspectos como el almacenamiento y transpor-te del recurso hídrico. Por ello, no necesariamente losaltos niveles de escasez en áreas específicas coinciden conproblemas graves de abastecimiento de los sistemas, paralos cuales se han desarrollado infraestructuras de manejoparticulares.La vulnerabilidad por disponibilidad de agua basadaen las condiciones de capacidad de regulación hídrica yla relación demanda-oferta se presenta para las diferen-tes unidades de análisis, siendo particularmente impor-tante evaluar lo correspondiente a cabeceras municipa-les, ya que cerca de 80% se abastece de cursos de agua,como quebradas y pequeños ríos (Ideam, 1997). En con-diciones mínimas de regulación hídrica (muy baja y baja)e índices demanda-oferta máximos (alto y medio alto),se establece la mayor vulnerabilidad; y la menor vulnera-bilidad corresponde a regulaciones hídrica altas y muyaltas, para las cuales la relación demanda-oferta es míni-ma o no significativa.Se resalta que para un año medio la presión alta pordemanda del recurso se localiza en la zona Andina –conénfasis en la parte alta y media de la cuenca Magdalena-Cauca–, en las cuencas de los departamentos deCundinamarca, Boyacá y santanderes, así como en el Ca-ribe colombiano.En el gráfico 11.22 se presenta la distribución porcen-tual, en términos de población, correspondiente a las di-ferentes categorías de índices de escasez evaluadas en elárea municipal, para las condiciones de demanda de aguaen 1996 y en un año con condiciones hidroclimáticasmedias. Así, 40 municipios del país (13% de la pobla-ción) acusaban un índice de escasez que denota un nivelsignificativo de demanda respecto a la oferta hídrica dis-ponible; en particular, se verían afectados los munici-pios abastecidos por quebradas y pequeños ríos en losdepartamentos de Boyacá, Tolima, Santander y Valle delCauca, en tanto que algunas zonas del Caribe colombia-no que cuentan con fuentes de abastecimiento, como elcanal del Dique y embalses, están capacitadas para darcontinuidad al abastecimiento, al igual que algunosmunicipios del Tolima en la cuenca alta del Magdalena,que se abastecen de ríos (como el Recio y Coello) conrendimientos hídricos relativamente estables.Lasituación máscríticaparalarelacióndemanda-ofertaevaluada para las cuencas que abastecen los acueductosmunicipales, se presenta en 12 municipios (gráfico 11.23).Los municipios abastecidos por ríos grandes o embalsespuedengarantizarunaofertarelativamenteestable,entantoque los que se surten de quebradas manifiestan efectosadversos sobre la oferta hídrica disponible.Durante el año seco, y de acuerdo con la fragilidadde los sistemas hidrográficos, se pueden ver afectadosmunicipios que durante una condición de año mediono presentan una condición tan crítica (gráfico 11.24);tal es el caso de algunos municipios de Boyacá, Caldas,Guajira y Valle del Cauca. Una mención particular debehacerse sobre la condición de ciudades capitales comoTunja y Pasto, que evidencian un índice alto de escasez.En general, se manifiesta el incremento de municipios(64) con índices de escasez alto, medio alto y medio,distribuidos en Boyacá, Santander, Risaralda, Huila,Quindío, Meta, Sucre y Atlántico.Como es de esperar, el mismo indicador aplicado alas cabeceras municipales (gráfico 11.25), en la medidaen que concentran una mayor demanda sobre fuenteslimitadas, presenta un porcentaje mucho mayor de loca-lidades y, por ende, de población urbana en situación dealerta que requiere mayor atención. La condición máscrítica se presenta en los meses más deficitarios de aguade los años secos: en un año de tales condiciones, 14%de las cabeceras municipales, correspondientes a 61%de la población, alcanzan índices de escasez con catego-rías de alto, medio alto y medio.En condiciones de año medio, la vulnerabilidad pordisponibilidad de agua es muy alta para 37 cabecerasmunicipales, con 14% de la población total del país (grá-fico 11.26). En alta vulnerabilidad hay 85 cabecerasmunicipales, distribuidas en forma mayoritaria en Boyacá(16) y Valle del Cauca (9). Con vulnerabilidad mediaestán 736 municipios, que corresponden a 37% de lapoblación urbana total.La vulnerabilidad por disponibilidad de agua duran-te un año seco en las cabeceras municipales se muestraen el mapa 11.4. Evidencia una condición crítica en 58municipios distribuidos en Valle del Cauca, Caldas yBoyacá –15, 10 y 8, respectivamente– (gráfico 11.27).También en condición de alta vulnerabilidad se hallan112 municipios en los departamentos de Cundinamarca(22), Boyacá (21) Norte de Santander (11), Santander yValle (8), Nariño (7) y Antioquia (6). Vale la pena resal-
  • v493EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaMapa 11.3. Índice de escasez municipal por disponibilidad. Condiciones de año seco. (Fuente: Ideam, 2000)ConvencionesCategoríaIndice de escasezRelación D/OAltoMedioMedio altoMínimoNo significativoSin información>5011 - 2021 - 501-10<1PanamáOceanoPacíficoEcuadorVenezuelaBrasilPerúEscala: 1:8000.000Mar Caribe
  • v494 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAtar que en toda esta clasificación aparecen 693 munici-pios con vulnerabilidad media, equivalentes a 32% de lapoblación urbana total.Como puede observarse, tanto el número de los mu-nicipios, como la población involucrada en las catego-rías de vulnerabilidad muy alta y alta, aumentan en lamedida en que se consideran el año seco y los meses mássecos de tales años, cuando se alcanzan los índices máscríticos, variables según las características de las regio-nes. Es importante anotar que para estas últimas condi-ciones, la vulnerabilidad por disponibilidad de agua encategorías muy alta, alta y media, alcanza 62% de lascabeceras y 81% de la población.Si bien los resultados del estudio (Ideam, 1998) pre-sentan la situación de abastecimiento de agua en Co-lombia como inferior a los niveles críticos en otros paí-ses del mundo que cuentan con ofertas hídricas muylimitadas, las evidencias muestran síntomas preocupantesen el país, que exigen una creciente atención de las auto-ridades nacionales, regionales y locales y de todos losorganismos involucrados en la definición de políticas,en la planificación, el manejo y la utilización de los re-cursos naturales, en general, y del recurso hídrico, enparticular.La significación real del índice de escasez utilizadodebe considerar que las graduaciones utilizadas por Na-ciones Unidas son aplicables al promedio de la situaciónmundial, caracterizada por disponibilidad de agua con-siderablemente menor que la existente en América Lati-na y Colombia. También debe tenerse en cuenta que enmuchos países se han desarrollado importantes procesosculturales, institucionales y económicos que involucranla regulación hídrica para garantizar el uso sostenible delrecurso, así como trasvases de cuencas y sistemas de al-macenamiento y conducción de agua. En efecto, cuan-do se estima que en un territorio la demanda constituyemás del 20% de la oferta, se le considera en una situa-ción de difícil abastecimiento, teniendo en cuenta quesólo una fracción del agua disponible puede ser aprove-chable a costos razonables de almacenamiento, transportey tratamiento.Con hábitos débiles de conservación, regulación ymanejo de los recursos hídricos, muchos municipios que,para el conjunto de sus respectivos territorios, presentaníndices de escasez inferiores a 20%, o incluso a 10%,tendrán que recurrir en un futuro próximo a fuentes al-ternativas de abastecimiento.Por supuesto, enfrentar las dificultades de abasteci-miento previsibles en un futuro implicará sopesar cuida-dosamente los beneficios y los costos de programas deordenamiento, manejo y regulación de cuencas para ga-rantizar su máxima productividad, y los correspondien-tes a infraestructuras para almacenar o transportar aguade fuentes cada vez más distantes, debido a disminucio-nes de calidad y alteraciones en la regulación hídrica.Parte del proceso de planificación y gestión del re-curso, que debe adelantar el país en los próximos añospara evitar dificultades cada vez mayores con la disponi-bilidad de agua, requiere evaluaciones más detalladas apartir de información regional y local que mejore el co-nocimiento e información disponible; en ello se requie-re la participación activa, tanto de las corporaciones au-tónomas regionales y las autoridades ambientales en losgrandes centros urbanos, como de los entes territorialesy los diferentes sectores usuarios.
  • v495EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombiana
  • v496 Flujo de materiales y energía en la economía colombianaEL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIAReferencias bibliográficasAlier, JM, 1995. Curso básico de economía ecológica. PNUD:México D.F.Castro Caycedo, JF, 1977. El problema: la voladura de oleoduc-tos en Colombia. Cifras y análisis en defensa del pueblo acuso.Defensoría del Pueblo: Santa Fe de BogotáCega, 1997. “Sector agrícola”, Coyuntura colombiana, vol. 14.Santa Fe de BogotáDahl, G. 1971. Los peces del norte de Colombia. BogotáEcocarbón, 1995. “Perspectiva de sustitución de leña por car-bón mineral”, José Eddy Torres, consultorEcocarbón, 1996 “Plan de desarrollo del subsector carbón 1997-2000”, Ecocarbón, Colombia 127 pp.Ecopetrol, 1996 Petroleum Industry Statistics, 9th edition,EcopetrolEmpresa de Energía de Bogotá, 1996. Energía, sus perspectivas,su conversión y utilización en Colombia, Julio MarioRodríguez (ed.). Programa universitario de investigaciónen energía (PUIE), Universidad Nacional de Colombia:Santa Fe de Bogotá, Inderena, 1985. Análisis de la situa-ción ambiental y perspectivas del desarrollo pesquero en em-balses de Colombia.Ingeominas, Ministerio de Minas y Energía, 1995. Colombia,una mina de oro. Ingeominas
  • v497EL MEDIO AMBIENTE EN COLOMBIA Flujo de materiales y energía en la economía colombianaInpa, 1996. Boletín estadístico pesquero. BogotáInstitutot de Recursos Mundiales, Pnuma, Pnud. Recursos mun-diales. Una guía del ambiente mundial 1990-1991Interconexión Eléctrica S.A. 1997. Informe de operación 1996.ISAMachado, A.1991. El sistema agroalimentario. Siglo XXI: Bo-gotáMiller GTyler, 1994. Ecología y medio ambiente. Introducción ala ciencia ambiental y al desarrollo sustentable. Grupo Edi-torial Iberoamérica S.A.: México D.F.Ministerio de Agricultura, 1995. Estadísticas del sectoragropecuario. Anuario 1993-1994. Santa Fe de BogotáMinisterio de Agricultura, 1996. Estadísticas del sectoragropecuario. 1995-1996. Santa Fe de BogotáMinisterio de Agricultura y Desarollo Rural, 1996. Anuarioestadístico del sector agropecuario y pesquero 1995. Santa Fede BogotáMinisterio de Minas y Energía– Uime, 1997. Balances energé-ticos consolidados de Colombia 1975-1996. Ministerio deMinas y EnergíaMinisterio de Minas y Energía. Memorias al Congreso Nacio-nal 1996-1997Ministerio de Minas y Energía (1995). Balance ambiental deVenezuela 1994-1995. CaracasMinisterio deTransporte, 1997. “El transporte en cifras”. SantaFe de BogotáIdeam. Inventario de gases de efecto invernadero. Módulo Agri-cultura. 1990-1994. Santa Fe de BogotáIdeam, 1997. Estimación de la necesidad de atender el abasteci-miento de agua a la población urbana en Colombia – Fenó-meno El Niño 1997 – 1998. Santa Fe de BogotáIdeam, 1998. Estudio nacional del agua. Balance hídrico y rela-ciones oferta demanda de agua en Colombia. Santa Fe deBogotáMorin, E. 1990. Introducción al pensamiento complejo. Gedisa:BarcelonaSánchez Triana, E y E Uribe Botero, 1994. “Contaminaciónindustrial en Colombia”. Departamento Nacional dePlaneación - Programa de las Naciones Unidas para elDesarrollo