• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Las redes sociales son demasiado frágiles para controlarnos
 

Las redes sociales son demasiado frágiles para controlarnos

on

  • 252 views

 

Statistics

Views

Total Views
252
Views on SlideShare
251
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

1 Embed 1

http://iriartelaw.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Las redes sociales son demasiado frágiles para controlarnos Las redes sociales son demasiado frágiles para controlarnos Document Transcript

    • ELCOMERCIO lunes7deoctubredel2013 l l 23 John Gapper COLUMNISTA FINANCIAL TIMES TECNOLOGÍA ::FUTURO INCIERTO Lasredessocialessondemasiado frágilesparacontrolarnos Ahora que la industria de las redes so- ciales llega a su décimo aniversario,a los de arriba lesestáyendobien.Twitter pronto será objeto de una oferta pública inicial que podría valorarla en $15 mil millones y Facebook seharecuperadodesuro- cosa salida a bolsa el año pasado,contantarapidez que el 20% de los activos quepertenecenaMarkZu- ckerberg,sufundador,tie- ne ahora un valor de $24 milmillones. Su próspero estado fi- nancieroseagravaconuna oladedesilusiónqueJona- thanFranzen,elnovelista, llamalaedadde“cotorrear, tuitear y alardear”. En su colección de obras del sa- tírico vienés del siglo XIX KarlKraus,publicadaesta semana,Franzendespotri- caencontrade“lamáquina infernal del tecnoconsu- mismo”,representadapor AmazonyFacebook. “The Circle”, una nue- vanoveladeDaveEggers, retrataaSiliconValleyco- mo un mundo distópico enelquelosempleadosde una empresa que parecen perteneceraunculto–una combinación de cientólo- gos, Facebook y Google– sonimpulsadosporlosfun- dadoresdelaempresaaser totalmente transparentes mostrandotododesímis- mosalosdemás.Suslemas son“Lossecretossonmen- tiras” y “La privacidad es un robo”. Es absurdo des- cartarestasaseveraciones, comomuchoslohanhecho enTwitter,comolamenta- cionesdehombresdeme- dianaedad.Muchosotros sesientenigualmenteopri- midos, desde Louis CK, el comediante, quien llamó alosteléfonosinteligentes “tóxicos,especialmentepa- ralosniños”,hastaMarina Shifrin,unaproductorade 25añosdeedad,quienre- nuncióaunacompañíade animación taiwanesa en protestaporestarencontra delenfoquedesujefehacia “el número de visitas que recibecadavideo”(subaile desalidaalritmodeKanye Westhasidovisto8,5millo- nesdevecesenYouTube). Elsentimientoesnatu- ralcuandoestamosentre- nados,comoMaeHolland, protagonistadeTheCircle, a amasar amigos y segui- doresysolosentirnossatis- fechoscuando,comoella, nuestro “séptimo ‘zing’ se incendia y es ‘rezingado’ 2,900veces”.Lasredesso- cialessonuninterminable yagotadordesfile. Pero, mientras que FranzenyEggersconside- ranqueestaactividadfre- néticaesevidenciadelpo- der de Big Brother de las redessociales,yoloveoco- molocontrario.Sudepen- denciadelaexpansiónex- ponencialyladistribución masiva de información es una debilidad en lugar de unafortaleza. Hay una falla en cual- quier negocio que incita a sususuariosallevaracabo vidareal. Su extraordinario im- pacto en la última década hacequeseafácilolvidarla relativa juventud de la in- dustria.FriendsteryLinke- dInsefundaronenel2002, MySpace en el 2003 y Fa- cebookenel2004.Twitter, queahoracuentaconelim- pulsomásfuerte,sefundó dosañosmástarde. Hemos aprendido una cosa de esta breve histo- ria–queeldominiodered sepierdemuyfácilmente. Un minuto en una red co- moMySpaceestangrande yarraigadacomoTheCir- cle,yalminutosiguientesu crecimientohabíaparado y sus usuarios se estaban yendo. Facebook ha de- mostradociertacapacidad deresistencia,peronohay garantíadequeperdurará. Es plausible que otros ocupen el lugar de Twit- ter y Facebook en el plazo de otra década. La gente quizálasutilicendemane- ra diferente, con mayor o menor intensidad. La vi- sióndelcrecimientoexpo- nencialdelintercambiode Zuckerbergpodríahacerse realidad,olagentepodría cansarsedelalocuraagota- dorayalejarse.Lareacción delaSra.Shifrindeoponer- sealaaficiónporelbotónde ‘Like’fueinstructiva.Ellain- sistió,alestiloFranzen,que “esmásimportantecentrar- seenlacalidaddelconteni- do[queenelnúmerodevi- sitas]”.Luegologróquesu postura se volviera viral. Esaesunamaneradelograr lacuadraturadelcírculo. Su extraordinario impacto en la última década hace que sea fácil olvidar la relativa juventud de la industria. miniatura que observan todalavidaydonde“todo loquesucededebesersabi- do”.Consideranquelapri- vacidadesautocomplacen- cia,yunatraiciónalagente tan grave como cuando WinstonSmithseescondió delatelepantallaen1984. Silicon Valley se expo- ne a la sátira con sus exa- geradas declaraciones de quesuinteréscoincidecon elinteréspúblico.Lasem- presas no se conforman simplemente con hacer computadoraspersonales oconstruirredessociales. Representan los medios comounmecanismopara quelosusuariospuedanli- berarsedelascomputado- rasocumplirconsudeseo naturaldecompartir. ElSr.Zuckerberg,quien dijoorgullosamenteaWi- red este año que “la gente ©TheFinancialTimesLimited[2013].AllRightsReserved.FTandFinancialTimesaretrademarksoftheFinancialTimesLtd.Nottoberedistributed,copiedormodifiedinanyway.ElComercioissolelyresponsibleforprovidingthistranslation andtheFinancialTimesLimiteddoesnotacceptanyliabilityfortheaccuracyorqualityofthetranslation. ILUSTRACIÓN:VÍCTORAGUILAR actividadesquesonadicti- vaseinquietantes.Enuna última instancia, si no lo disfrutan,noestánatrapa- dos en el campus de The Circle,comoMae.Pueden irse, como lo hicieron los usuarios de Friendster y MySpace. Las cosas son diferen- tesenTheCircle,dondelos trescoejecutivoscreanun mundo lleno de cámaras va a compartir entre ocho y 10 veces más cosas” pa- raelaño2016,formapar- tedelaretóricatradicional deSiliconValley.“Siempre queseproduzcayprocese lainformacióndemanera eficiente, se presume que el legado de la ilustración estará en buenas manos,” escribeEvgenyMorozov,el críticodelatecnología,en “ToSaveEverything,Click Here”. Franzen es igualmente desdeñoso.“Coneltecno- consumismo, la retórica humanistadel‘empodera- miento’yla‘creatividad’y la‘libertad’yla‘conexión’y la‘democracia’seinstigael monopolismofrancodelos tecnotitanes”,escribe.“La nuevamáquinainfernalpa- rececadavezmásobedecer soloasupropialógica”. De acuerdo. Y la lógica delasredessocialesesque, si son lo suficientemente grandes, pueden quemar dineroenefectivoytodavía servaliosas.“Haymuchos negociosrentablesporahí. Pero solo algunas redes grandes”,dijoDavidKarp, fundadordeTumblr,lared deblogscompradaporYa- hooenmayopormilmillo- nes de dólares, New York Magazineestasemana. Pero las grandes redes puedenreducirse.TheCir- cleestandominantequefa- bricasuspropiastabletas, sostienelainformaciónde millones de usuarios y al- macenatodoslosdatosen la nube. Es impenetrable, deunamaneraenquenolo sonlasredessocialesdela