Your SlideShare is downloading. ×
0
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Catequesis 60. La devoción a la Santísima Virgen

4,136

Published on

Presentación original de Arguments.es. Catequesis N.- 60. La devoción a la Santísima Virgen

Presentación original de Arguments.es. Catequesis N.- 60. La devoción a la Santísima Virgen

Published in: Spiritual
1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
4,136
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
84
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide
  • El hecho más importante de la historia es que el Hijo de Dios tomó carne en las purísimas entrañas de la Virgen María, haciéndose hombre para habitar entre nosotros y salvarnos del pecado. La Virgen, por tanto, es Madre de Dios. Pero es también nuestra Madre, madre de todos los hombres, y especialmente de los cristianos; en el Calvario Jesús nos la entregó como madre. Momentos antes de morir, viendo a su Madre y al discípulo amado que la acompañaba, dijo: " Mujer, he ahí a tu hijo; ... He ahí a tu Madre " (Juan 19,26-27). Con razón la Iglesia no cesa de exhortar a sus hijos para que vivan una devoción tierna y filial a la Santísima Virgen. Este último tema del Curso de Catequesis busca aumentar la devoción a la Virgen. ¡Ojalá sepamos acudir siempre a Ella pidiéndole que nos haga buenos hijos, buenos cristianos y seguidores fieles de su Hijo Jesucristo!
  • La Santísima Virgen ocupa el primer lugar entre los ángeles y santos del cielo porque es la Madre de Jesús, nuestro Redentor. Como Jesús es nuestro hermano, la Virgen es también nuestra madre; cuando estaba muriendo por nosotros en la cruz, nos la dio como madre en la persona de Juan: " He ahí a tu Madre ". Asunta al cielo en cuerpo y alma, desde allí intercede como buena madre por todos nosotros.
  • Al igual que Juan cuidó de la Virgen después de la ascensión de Jesús al cielo, también nosotros debemos amarla y venerarla como buenos hijos. Así lo han hecho los cristianos a lo largo de los siglos, y todos los santos han tenido especial devoción a la Virgen; de ahí que hayan surgido tantas maneras de honrarla. Nosotros debemos conocerlas y practicarlas, si queremos manifestar nuestro amor a la Madre del cielo.
  • a) Rezar a la Virgen al levantarse y acostarse . A las madres les gusta que se les salude por la mañana y se les despida por la noche. A la Virgen -nuestra Madre- también le gusta. Podemos hacerlo rezando tres avemarías y alguna oración, por ejemplo: "¡Oh Señora mía, oh Madre mía...!". b) Venerar sus imágenes . En las iglesias, calles, plazas, casas, los cristianos han puesto cuadros e imágenes de la Virgen para que nos sea fácil acordarnos y acudir con frecuencia a Ella. Al ver su imagen y mirarla, podemos decir una jaculatoria. c) El "Angelus" o Reina del Cielo . Muchos cristianos tienen la costumbre de rezar a las doce de la mañana el Angelus , o en el tiempo pascual el Reina del cielo . Con esta oración le recordamos a la Virgen momentos tan importantes de su vida como la Encarnación y Resurrección de su Hijo. d) El Santo Rosario . Se van repitiendo las avemarías mientras se meditan los diversos misterios de nuestra Redención. Es una tradición muy arraigada entre los cristianos y vivamente recomendada por la Iglesia. Nos puede ayudar para querer más a la Virgen, y sabemos que a Ella le agrada mucho. e) El mes de mayo . En este mes la Iglesia desea honrar de modo especial a la Virgen; se adornan los altares con flores y se puede tener todos los días algún detalle con Nuestra Señora. f) El escapulario del Carmen . La Virgen prometió a San Simón Stock (siglo XIII) que los que murieran con su escapulario no se condenarían. El llevarlo nos recuerda a nuestra Madre y permite acudir a Ella en todo momento. g) El sábado, dedicado a la Virgen . La Iglesia ha querido señalar el sábado para que honremos a la Virgen. Aparte de vivir mejor las devociones marianas, podemos rezar o cantar la Salve. h) Las visitas a un santuario mariano . En todo tiempo pero de modo particular durante el mes de mayo, los cristianos visitan los santuarios e imágenes de la Virgen, para honrarla y aumentar así su devoción. Se puede ir rezando el Rosario con espíritu de recogimiento y mortificación. i) Las fiestas de la Virgen . A lo largo del año, la Iglesia celebra con gozo las fiestas de la Santísima Virgen. Nosotros debemos unirnos a ese gozo, celebrándolas con alegría. Las principales son: 1 de enero: Santa María, Madre de Dios. 2 de febrero: La Purificación de Nuestra Señora. 25 de marzo: La Anunciación. 15 de agosto: La Asunción al cielo en cuerpo y alma. 8 de septiembre: La Natividad de María. 12 de octubre: La Virgen del Pilar. 8 de diciembre: La Inmaculada Concepción.
  • La vida del cristiano es un caminar hacia Dios: de Él venimos y hacia Él vamos. La Virgen nos acompaña, protege y ayuda. Debemos aumentar nuestro amor a Ella tratándola con especial cariño, ofreciéndole cosas, acudiendo con más confianza a su poderosa intercesión, viviendo las devociones que hemos señalado. Nuestro amor a la Virgen debe ser grande, constante y siempre creciente.
  • Transcript

    • 1. La devoción a la Santísima Virgen 60 CAVALLINO, Bernardo La Santísima Virgen 1650 Pinacoteca di Brera, Milan
    • 2. Compendio de Catecismo <ul><li>196. ¿En qué sentido la Bienaventurada Virgen María es Madre de la Iglesia? </li></ul><ul><li>963-966 973 </li></ul><ul><li>La Bienaventurada Virgen María es Madre de la Iglesia en el orden de la gracia, porque ha dado a luz a Jesús, el Hijo de Dios, Cabeza del Cuerpo que es la Iglesia. Jesús, agonizante en la cruz, la dio como madre al discípulo con estas palabras: «Ahí tienes a tu madre» ( Jn 19, 27). </li></ul>
    • 3. Introducción <ul><li>El hecho más importante de la historia es la Encarnación del Hijo de Dios en las purísimas entrañas de la Virgen María. </li></ul><ul><li>La Virgen es Madre de Dios, pero también es Madre de todos los hombres, especialmente de los cristianos. En el Calvario Jesús nos la entregó como Madre momentos antes de morir: </li></ul><ul><ul><li>&quot; Mujer, he ahí a tu hijo; ... He ahí a tu Madre &quot; (Jn 19, 26-27). </li></ul></ul>GRECO, El Pietà c. 1575 The Hispanic Society of America, New York
    • 4. Ideas principales
    • 5. 1. La Virgen es nuestra Madre <ul><li>La Santísima Virgen ocupa el primer lugar entre todos los ángeles y santos del cielo porque es la Madre de Jesús, nuestro Redentor. </li></ul><ul><li>Cuando estaba muriendo por nosotros en la cruz, nos la dio como madre en la persona de Juan: &quot; He ahí a tu Madre &quot;. </li></ul><ul><li>Asunta al cielo en cuerpo y alma, desde allí intercede como buena madre por todos nosotros. </li></ul>ALTDORFER, Albrecht Cristo en la cruz entre María y San Juan c. 1512 Staatliche Museen, Kassel
    • 6. 2. Los cristianos veneran a María de modo muy especial <ul><li>Al igual que Juan cuidó de la Virgen después de la ascensión de Jesús al cielo, también nosotros debemos amarla y venerarla como buenos hijos. </li></ul><ul><li>Debemos conocer y practicar maneras de honrar a la Virgen, si queremos manifestar nuestro amor a la Madre del cielo. </li></ul>GRECO, El La coronación de la Virgen 1591 Museo de Santa Cruz, Toledo
    • 7. 3. Devociones marianas <ul><li>Rezar a la Virgen al levantarse y acostarse. </li></ul><ul><li>Venerar sus imágenes. </li></ul><ul><li>El &quot;Angelus&quot; o Reina del Cielo. </li></ul><ul><li>El Santo Rosario. </li></ul><ul><li>El mes de mayo. </li></ul><ul><li>El escapulario del Carmen. </li></ul><ul><li>El sábado, dedicado a la Virgen. </li></ul><ul><li>Las visitas a un santuario mariano. </li></ul><ul><li>Las fiestas de la Virgen. </li></ul>MURILLO, Bartolomé Esteban La Virgen y el Niño con un rosario 1650-55 Museo del Prado, Madrid
    • 8. 4. Aumentar siempre el amor a la Virgen <ul><li>La vida del cristiano es un caminar hacia Dios: de Él venimos y hacia Él vamos. La Virgen nos acompaña, protege y ayuda. </li></ul><ul><li>Debemos aumentar nuestro amor a Ella tratándola con especial cariño, viviendo las devociones que hemos señalado. </li></ul><ul><li>Nuestro amor a la Virgen debe ser grande, constante y siempre creciente. </li></ul>POUSSIN, Nicolas La Asunción de la Virgen 1649-50 Louvre, Paris Francia
    • 9. Propósitos de vida cristiana
    • 10. Un propósito para avanzar <ul><li>Concreta alguna devoción mariana de las que hemos recordado y vívela con cariño y perseverancia. </li></ul><ul><li>Repasa las oraciones dirigidas a la Santísima Virgen. </li></ul>

    ×