Amores reales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Amores reales

on

  • 1,165 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,165
Views on SlideShare
1,162
Embed Views
3

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

1 Embed 3

http://andaluciacultura.blogspot.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Amores reales Amores reales Document Transcript

  • Amores reales LO S D U Q U E S D E W I N D S O R Volumen 2, nº 3 Este invierno, coincidiendo con el 75 aniversario de la abdicación de Eduardo VIII, ha cobrado actualidad esta historia de amor que puso en jaque a la dinastía de los Windsor en los años previos a la II Guerra Mundial, un amor con consecuencias históricas más allá de las predeci- bles y que Winston Churchill definió “como la más bella his- toria de amor del siglo”Edwuard Albert Christian George Andrew Nace el 23 de junio de 1894 en White Lodge , Inglaterra. Era el hijo mayor del rey Jorge V del Reino Unido y la reina Ma- ría, y desde su nacimiento recibió el título de Alteza Real. Era rubio, elegante, atractivo, trivial , infantil y delgado (según parece tenía manías alimentarias). En su juventud sirvió en la Primera Guerra Mundial y en varias ocasiones representó a su padre en el extranjero pero asistía a frecuentes fiesta y se le atribu- yeron varios romances con mujeres mayores que él y casadas . Ostentó sucesivamente los títulos de príncipe de York, príncipe de Cornualles y York, duque de Cornualles y Rthesay, y príncipe de Gales. Sus familiares y amigos íntimos lo llamaban David. Contenido:Bessie Wallis Warfield Edward Albert 1 Nace el 19 de junio en Blue Ridge Bessie Wallis 1Summit, Pensilvania. Era una mujer de ojosazules y extremadamente delgada; según el Edwuart y Wallis 2fotógrafo Cecil Beaton impresionaba su figu- Abdicación 2ra esquelética al parecer en su juventud bor- Boda 3deó la anorexia. Además la califican de“egocéntrica y dura” aunque de conversación Sepulcros 3brillante. Cine y libros. 4
  • Página 2 Amores reales En 1916 se casó con Earl- Winfield Spencer , piloto de la Ar- mada de EEUU, del que, después de varias separaciones, se divorció en 1927. En 1928 se casó con Ernest Aldrich Simpson, un ejecutivo de transporte marítimo angloestaduni- dense, trasladándose a vivir a Lon- Earl Winfield Spencer dres. Ernest Aldrich Simpson COMIENZA NUESTRA HIST ORIA En 1931 Wallis conoció a Eduardo a través de lady Thelma Furness, entonces amante del príncipe de Gales. Poco a poco fue consolidándose su relación hasta convertir- se en amantes. Los reyes la conocieron en 1935 en el palacio de Buckingham pero nunca más la recibieron. El 20 de enero de 1936 , tras la muerte de su padre, se convierte en el rey del Reino Unido y los dominios de la mancomunidad británica y emperador de la India con el Monograma real de Eduardo VIII nombre de Eduardo VIII. El 16 de noviembre expresó al primer ministro Stanley Bal- dwuin su deseo de casarse con Wallis cuando esta estuviera divorcia- da., lo que provocó un crisis constitucional en el reino Unido y sus dominios. En lugar de renunciar a su amor por Wallis, Eduardo deci- dió abdicar. El 10 de diciembre firma los documentos de abdicación y al día siguiente se lleva a cabo la aprobación real del Acta de la Decla- ración de Abdicación de Su Majestad. Esa misma noche del 11 de di- ciembre, Eduardo , que nuevamente era príncipe, dio un discurso radiofónico dirigido a la nación para explicar los motivos de su abdi- Acta de abdicación cación . Sus palabras ratificaban su amor por Wallis “… me ha resul- tado imposible soportar la pesada carga de responsabilidad y desem- peñar mis funciones como rey, en la forma que desearía hacerlo, sin la ayuda y el apoyo de la persona que amo”. Tras el discurso aban- donó el Reino Unido. Fue sucedido por su hermano Alberto que tomó el nombre de Jorge VI , otorgando a Eduardo el título de Duque de Windsor con el tratamiento de Alteza Real.
  • Volumen 2, nº 3 Página 3 El 27 de abril de 1937 Wallis obtiene el divorcio defi- nitivo de su segundo matrimonio. La pareja contrae matri- monio el 3 de junio en el Castillo de Candé, cerca de Tours en presencia de unos pocos amigos. Wallis lució un bra- zalete del contrato matri- monial de diamantes y zafi- ros y un anillo de compro- Así iniciaron una vida de ocio y miso con una gran esmeral- excentricidades. En palabras de da con la inscripción “ Aho- Rosa Montero “Negra vida opí- ra somos el uno del otro”. para” 27-X-36. Ambos eran maniáticos de la moda. Él, sin proponérselo, pu- so de moda la tela de cuadros que se conocería como “príncipe de Gales”. A ella se le atribuye la frase “Nunca se es lo bastante rica ni lo bastante delgada”.Después de la II Guerra Mundial, el matrimo-nio vivió en Francia y, aunque él visitaba a sufamilia de vez en cuando, Wallis nunca fueaceptada por la familia real. No fueron invita-dos a la boda de la actual reina Isabel II conFelipe Mountbatten. En 1960 rechazó la invita-ción a la boda de la princesa Margarita por nohaber sido invitada su esposa. Eduardo murió el 28 de mayo de 1972, ycomo había renunciado a ser enterrado en laCapilla Real de San Jorge como rey de ReinoUnido para poder descansar junto a su esposa,fue sepultado en el Cementerio Real de Frog-mare en Berkshire . Wallis llevó desde entonces una vidaretirada y bastante discreta hasta que murió el24 de abril de 1986. Fue enterrada junto aEduardo. En el mausoleo están enterrados La Re-ina Victoria y el príncipe Alberto de SajoniaCoburgo.
  • El personaje de Simpson ha sido objeto de numerosas encarnaciones en libros y películas. Según Peter Conradi, coautor del libro” The Speech:How One Man Saved the British Monarchy, que ha inspi- rado la película “El discurso del rey” la gran favorita de los Oscar, “tuvo un efecto más dramático en la Familia Real que la propia Diana de Gales. Lo cierto que ha sido la gran denostada en libros y en el cine: en la miniserie“ Any human heart” , la serie “ Arriba y abajo”.y en “El discurso del rey” su aparición es breve pero devastadora. Ahora parece que se levantan voces que reniegan de esta visión absolutamente negativa, como la de Madon- na que presenta una imagen más compasiva en W.E. que se estrenará próximamente y en la biogra- fía de Hugo Vickers que explica “ Siempre ha sido considerada la mujer que robó al rey[…] pero ella siem- pre se comportó con una gran dignidad...Él (Eduardo) buscaba una excusa para escapar de la monarquía y ella fue una víctima porque luego tuvo que vivir con eso”. El Mundo. Lunes 3 de Enero de 2011.Bibliografía:“Pasiones” de Rosa Montero. Alumnas colaboradoras:Internet Pedro Romero Márquez.El Mundo. Periódico. José Marcos García Gurrea. Asesoramiento y montaje: The end María G. Martínez Gálvez