• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
381
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ¿POR QUÉ ISRAEL DEBE SER DEFENDIDO? Il Messaggero, 23 de enero de 2007 Por José María Aznar Hubo un tiempo en que la izquierda, especialmente la europea, aplaudió con gran admiración la existencia de Israel. Por un lado, era recuperar una justicia histórica en contra de los nazis que nunca habían logrado obtener por sus propios medios y, en segundo lugar, hubo un romance con el kibbutz, creado en el desierto y haciendo florecer de acuerdo con los principios de un auténtico socialismo igualitario. Admiración, que pronto desapareció en cuando Israel se vio obligado a defenderse de sus vecinos usando las armas, a veces anticipándose a la agresión como durante la guerra de seis días. La izquierda también se comprometió a llevar a su lado a un proletariado que en Europa le da la espalda, y vieron entonces en los palestinos a el héroe revolucionario de su historia. Y la forma en que Israel es considerado como un apéndice de los Estados Unidos, terminó por mezclar el anti-americanismo visceral de la izquierda con una profunda aversión contra el estado judío. Hoy, en efecto, ser antisemita y antiamericano es prácticamente la misma cosa. Son muchos los que se alegran cada vez que la Asamblea General de la ONU adopta una resolución de condena contra el Estado de Israel, independientemente de la causa o de su legitimidad. Como hay muchos que no escuchan las amenazas, un día sí y otro también, que lanzó en contra de la existencia de Israel el actual presidente iraní Mahmud Ahmadineyad. Estos, sin embargo, no se dan cuenta del grave error que están cometiendo. La izquierda no puede admitir que en el mundo de hoy haya políticos que hablen abiertamente, honestamente y sin ambigüedades de sus objetivos y sus intenciones. Sin embargo, sabemos muy bien que hay individuos que han sido y siguen ahí. Uno de ellos era de Hitler, quien expresó de manera inequívoca su plan de acción genocida en la conocida Mein Kampf, aunque nadie en ese momento le presto excesiva atención, y la otra es de Bin Laden, a quien el mundo no ha creído cuando declaró unilateralmente la guerra a América y todavía no cree cuando dice que quiere acabar con el mundo occidental y establecer un nuevo Califato. Personalmente no tengo ninguna duda de las palabras de Ahmadinejad, que creo que más que capaces de aplicar sus planes el día en que considere que tiene ya los medios para alcanzarlos. Sólo hace un año, el líder de Irán inauguró una conferencia en Teherán con una imagen que dio la vuelta a el mundo: un reloj de arena de la que se había roto una pelota con los colores de la bandera americana, mientras que otro, con la bandera de Israel estaba a punto de romperse en pedazos. No menos famosas fueron sus palabras: "Hay que borrar a Israel del mapa". Un año más tarde - un año durante el cual, no debe olvidarse, ha tomado el pelo a la comunidad internacional sobre su programa nuclear - se celebró otra conferencia internacional en la capital iraní, esta vez para negar la existencia misma de el Holocausto, el genocidio con el que Hitler había pretendido exterminar totalmente el pueblo judío de la faz de la tierra. Su provocación de un año antes quedaban impunes. Los europeos de que Irán quería abierto al diálogo y la negociación, por lo que optó por no responder. Precisamente por esta razón, porque sus palabras no son si no se despertó débil protesta, el presidente iraní está autorizado a volver a amenazar a Israel. No contento con negar el Holocausto y cuestionar la legitimidad y, por tanto, del nacimiento de Israel, el líder de la república islámica había esperado el final del estado judío. "Los días de Israel están contados", exclamó.
  • 2. En esa ocasión, sus palabras han causado no más de una tibia condena en las principales cancillerías europeas. En contra de Ahmadinejad, sin embargo, sirve a más de meras expresiones de desaprobación. Durante años, el debate sobre cómo tratar con Irán una clara intención de adquirir armas nucleares, aún seguimos hablando acerca de lo que podrían ser las estrategias para lograr el consenso en el seno del Consejo de Seguridad. Bueno: si la comunidad internacional no logra ponerse de acuerdo sobre el programa nuclear, seguimos a hablar bien, pero esto no significa que las provocaciones de Ahmadinejad debe ir sin consecuencias. Mi buen amigo Bibi Netanyahu ha lanzado una iniciativa que merece ser considerado: el presidente iraní será acusado de incitación al genocidio. No es una broma. Es imperativo que los líderes y los ayatolás iraníes sepan que deben cumplir con ciertas normas y que, si no, deberán sufrir las consecuencias. Podemos discutir el tipo de sanciones económicas a imponer a un Irán embarcado en un rápido camino de la energía nuclear, pero las sanciones que tienen efectos que se aplican en el respeto de los dirigentes políticos. La propuesta de enjuiciar a Ahmadinejad en el plano internacional está a punto de comenzar a aplicar este tipo de sanciones limitadas, pero extremadamente eficaz. Exhortando a la disolución de un Estado soberano sin haber recibido ninguna provocación por parte de Israel, si no solo su propia existencia, Mahmud Ahmadinejad está cometiendo un grave error, de conformidad con el derecho internacional. No sólo se basa en principios contrarios a los de la Carta de la ONU, también es culpable de una violación flagrante de la Convención contra el Genocidio. Y se podría añadir también que sus declaraciones entran en conflicto con las disposiciones del Estatuto de la Corte Penal Internacional. De hecho, si en lugar de Ahmadinejad, el presidente de Irán fuera un líder de Serbia, este ya habría sido denunciado y juzgado por el Tribunal de La Haya. Debemos darnos cuenta de que se basan en la destrucción de Israel no deben quedar impunes. Si las palabras de hoy no tienen una respuesta firme, estas ahora solo intenciones se convertirán en realidad. ¿Qué podemos pensar en silencio de los enemigos de Israel? Sólo una cosa, a saber, que Israel está ahora más solo que nunca y, por tanto, más débil. Por cada signo de debilidad, los opositores son más fuertes. Pero se equivocan ellos, y usted, si creen que todo va a ser resuelto dentro de los confines del Oriente Medio. Hoy Israel está sometido a numerosas amenazas. Los palestinos y los terroristas suicidas y los islamistas de Hezbolláh en el norte, Al- Qaida en el sur, y cada vez más presente en Jordania, por no mencionar el fundamentalismo iraní. Y un elemento común a todos ellos: la lucha contra. Ahmadinejad no piensa en el destino del pueblo palestino cuando pronuncia su amenaza, solo piensa en el Islam y América, el Gran Satanás y piensa en Israel como el enemigo occidental a su puerta. Por eso es tan importante para defender a Israel. Porque, mientras que en el Oriente Medio, es una nación plenamente occidental y su desaparición significaría la pérdida de nuestra posición en esta zona del mundo y, probablemente, el comienzo de un ataque contra nosotros. Israel abandonado a su suerte equivaldría a cerrar los ojos a las limitaciones morales, políticas, económicas, culturales, históricas y estratégicas que nos unen. Hoy más que nunca.