CONFERENCIA DEL ALCALDE DE MADRID
EN LA ENTREGA DEL PREMIO SAMUEL TOLEDANO




                  Jerusalén,
           1 d...
1


      Excelentísimo Señor Don Yitzhak Navón, Quinto Presidente del
Estado de Israel y Presidente de la Comisión del Pr...
2


su condición de sociedad plural y tolerante. Adelantándose a su tiempo, y
por encima de la rigidez política del moment...
3


la diáspora.
     Antes que en España, el trauma de la expulsión fue experimentado
por los judíos de varios países eur...
4


        El segundo factor especialmente punzante en la expulsión se
relaciona con la relativa integración social de la...
5


popular junto a la recién descubierta razón de Estado. En ese momento,
las naciones europeas están forjando una identi...
6


guerras de religión entre católicos y protestantes para que los Estados
aprendan de su error e incorporen a su reperto...
7


Sefarad llevan también en sí el germen de esa tolerancia, antes y después
de la expulsión, gracias a que la suya es un...
8


      Y si la aceptación del otro forma parte de la conducta tolerante que
hoy reivindicamos, no menos decisiva en esa...
9


de los países que más tarde les acogen. Los sefardíes norteafricanos,
balcánicos, orientales, franceses, italianos o d...
10


activa, que ha encontrado refugio en su seno justo en torno a los
momentos en que ser judío era más difícil y la hosp...
11


      En resumen, y como afirmó Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I
en su inolvidable visita a la sinagoga de Madrid...
12


hasta que las democracias liberales derrotaron al totalitarismo. De ahí
que ahora, cuando tengo el privilegio y el ho...
Conferencia%20 Alcalde%2 C%20premio%20 Samuel%20 Toledano[1]
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Conferencia%20 Alcalde%2 C%20premio%20 Samuel%20 Toledano[1]

332

Published on

Discurso del Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, en la entrega del Premio Samuel Toledano en Jerusalén

Published in: News & Politics, Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
332
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Conferencia%20 Alcalde%2 C%20premio%20 Samuel%20 Toledano[1]

  1. 1. CONFERENCIA DEL ALCALDE DE MADRID EN LA ENTREGA DEL PREMIO SAMUEL TOLEDANO Jerusalén, 1 de noviembre de 2009
  2. 2. 1 Excelentísimo Señor Don Yitzhak Navón, Quinto Presidente del Estado de Israel y Presidente de la Comisión del Premio Samuel Toledano; Señor Embajador de España en Israel, Señores Embajadores, Señor Cónsul General de España en Jerusalén, Doña Nira Toledano, Don Mauricio Toledano, Doctor Abraham Haim, miembros de la Comisión; galardonados; autoridades; señoras y señores: Pocas veces a lo largo de mi carrera he recibido una invitación tan emocionante como la que supone pronunciar la conferencia que acompaña la entrega del premio Samuel Toledano, prestigiosísima cita del mundo sefardí; quiero, por tanto, agradecer expresamente la confianza que se ha depositado en mí a Don Yitzhak Navón, y en su persona a todos aquellos que desde distintos ámbitos trabajan al servicio de un mejor conocimiento mutuo entre España e Israel, así como de la historia española y judía, y de la huella que una y otra se dejan de modo recíproco. Representa un honor añadido hacerlo en presencia de los profesores Miguel Ángel Motis y Edwin Seroussi, cuyas investigaciones profundizan en esa tarea, y del Presidente de la Asociación de Amigos del Museo Sefardí de Toledo, en donde hemos aprendido a admirar la aportación de los judíos a un pasado de riqueza espiritual y cultural a cuya pérdida no nos resignamos. Finalmente, tengo otra razón para compartir con ustedes mi gratitud y emoción: el hecho de que este galardón mantenga viva la memoria de esa figura imprescindible para el reencuentro de España con los judíos que fue Samuel Toledano. Su permanente empeño por normalizar su situación en el país que, tras muchos avatares, empezaba a ser de nuevo el suyo, es una contribución de primer orden no sólo a la comunidad hispano-judía, sino también al conjunto de nuestra Nación y a
  3. 3. 2 su condición de sociedad plural y tolerante. Adelantándose a su tiempo, y por encima de la rigidez política del momento, Samuel Toledano adivinó la auténtica actitud de respeto y amistad hacia el judaísmo que bajo el artificio oficial alentaba en nuestra sociedad, y que años más tarde, en la España democrática, emergería y daría fruto, con el reconocimiento de la libertad religiosa y el establecimiento de relaciones diplomáticas con el Estado de Israel, entre otros avances. Pero, para que ese camino pudiera recorrerse –y ésta es la idea que en esta conferencia me propongo compartir con ustedes–, hubo que superar primero los obstáculos del miedo y la intransigencia, no sólo en el pasado reciente, sino también durante la larga noche de los siglos que le precedieron, con la peculiaridad de que, en esa travesía, la diáspora sefardí, que en origen es consecuencia de aquella violencia, lleva consigo un poderoso antídoto contra la intolerancia. Les invito, pues, a acompañarme en ese viaje apasionante de las naciones occidentales, y de la española en particular, que no es sino el que conduce a la construcción de lo que Karl Popper y otros han llamado una sociedad abierta, y de la cual Madrid constituye una referencia evidente de tolerancia, de interculturalidad y de progreso compartido, valores desde los cuales quiero enfocar mi discurso, que nunca hubiera sido posible sin la generosidad sefardí, es decir, la de aquellos que son descendientes de quienes un día no recibieron comprensión, y con su sacrificio nos han hecho meditar acerca del respeto a la diferencia que hoy fundamenta nuestro orden socio-político. Referido al caso de las relaciones hispano-judías, podemos distinguir, en consecuencia, dos momentos: uno primero en torno al trauma de la expulsión, y otro segundo que he denominado la lección de
  4. 4. 3 la diáspora. Antes que en España, el trauma de la expulsión fue experimentado por los judíos de varios países europeos, como los de Inglaterra en 1290 o los de Francia en 1306 y 1394. Sin embargo, el caso español fue quizá más dramático, debido a las razones que ahora veremos, y por más que no falten autores que limitan su originalidad a lo tardío de la expulsión. No suaviza ese dramatismo el que los judíos vinieran siendo objeto de maltrato desde la época visigótica, ni tampoco el hecho de que la momentánea mejora en su consideración asociada a la llegada del Islam se malograra durante la invasión almorávide del siglo XI, con la consiguiente marcha de muchos de ellos a la zona cristiana. Tampoco el pogromo de 1391 ni las conversiones forzosas en las que más de cien mil de ellos cambiaron de fe permitían aventurar la dureza con que se sustanciaría el edicto de 1492. Después de una lectura atenta del clásico de Joseph Pérez Los judíos en España, así como de otra obra más reciente de Jean-Christophe Attias y Esther Bembaza –autores en los que me apoyaré varias veces–, he llegado a la conclusión de que el cariz particularmente doloroso de la expulsión española se debe a tres factores merecedores de alguna reflexión. El primero es la existencia de judíos en la Península Ibérica desde tiempos remotos. No es necesario retrotraerse a las leyendas que sitúan su llegada en la época del rey Salomón para comprender que su presencia es antiquísima y probablemente anterior a la muerte de Cristo. Quiere decirse que el elemento hebreo constituía uno más en el rico sustrato de pueblos, razas y tradiciones del que después, hacia el comienzo de la Era Moderna, habría de empezar a surgir, de modo progresivo, la Nación española, y con los mismos derechos, pues, a formar parte de esa empresa.
  5. 5. 4 El segundo factor especialmente punzante en la expulsión se relaciona con la relativa integración social de la que los judíos disfrutaban, en consonancia con ese arraigo temporal. Hoy sabemos que los judíos de Castilla y la Corona de Aragón mostraban una mayor diversidad de ocupaciones que la que describe el tópico que los identifica sólo como prestamistas. La variedad de oficios y de fortuna, donde cabían tanto judíos agricultores como artesanos urbanos, comunidades ricas y otras menos prósperas, desmiente en buena parte el esquema rígido de Américo Castro, para quien en España hubo castas antes que clases sociales. Hasta el punto de que la cohesión que esa diversidad permitía, y que hacía que la aljama fuera más un concepto que un espacio, hizo posible un brillante liderazgo intelectual de los judíos españoles, además del papel desempeñado por los llamados judíos de corte, como Samuel ha-Leví, tesorero real e impulsor de la Sinagoga del Tránsito de Toledo, o la figura de Abraham Seneor, colaborador de los Reyes Católicos desde 1475. Por último, el tercer factor que nos interesa, y que quizá es expresión del espíritu de la época antes que especificidad hispana, tiene que ver con las razones por las que se acomete la expulsión. En principio, la judeofobia del siglo XV es una pasión popular de naturaleza religiosa, que se aleja del antisemitismo moderno y se ciñe al antijudaísmo pseudoteológico, bajo un pretexto sesgadamente historicista (los judíos como supuestos ejecutores de Jesús). No olvidemos, en fin, que a los fieles cristianos de entonces se les invita a rezar pro perfidis judaeis. Pero los motivos de Isabel y Fernando, que contaban con tantos judíos en puestos clave, son de tipo político, y las élites actúan desapasionada pero cruelmente, sin un fanatismo religioso especial, aunque estableciendo una alianza entre lo más implacable de cada extremo: la exaltación religiosa
  6. 6. 5 popular junto a la recién descubierta razón de Estado. En ese momento, las naciones europeas están forjando una identidad que aspira a ser unívoca, y que, como ha explicado John Elliot en La España imperial, en el caso de España toma la religión como factor unificador con el que se va a tratar de cohesionar la originaria variedad medieval, en un proceso que primero alcanza a los judíos y que culmina luego con la expulsión de los moriscos, hace justo cuatro siglos. Como ustedes saben, un posible modo de clasificar a los intelectuales de mi país es dividirlos entre aquellos que afirman que esa tarea es el motor de nuestra evolución histórica, como Menéndez Pelayo o Julián Marías, y los que consideran como más auténtica la resistencia a ese empeño, como el citado Américo Castro o Juan Goytisolo, sin que falten otros que combinan equilibradamente las dos tendencias. Por desgracia, creo que la razón histórica, la de los hechos, está con los primeros, y la razón moral, la de aquello que nos gustaría, con los segundos. Ojalá España hubiera construido desde el primer día su identidad en torno a la idea de tolerancia. Pero lo cierto es que pocos países europeos lo hicieron en aquel tiempo, por no decir ninguno. Lo importante, al cabo, es que las naciones son libres para reescribir su destino y su contrato social, por lo que hoy sí podemos apostar por la tolerancia como elemento de identidad nacional, haciendo coincidir ambas clases de razón, la histórica y la moral. Eso no era posible en 1492, porque entonces el mundo conocía la diversidad, pero no la pluralidad, que es el concepto político que nace de sumar a aquélla un principio de tolerancia, y de confiar al individuo, que es la unidad básica en la democracia liberal, todo el protagonismo. Como nos recuerda el politólogo Giovanni Sartori, serán necesarias las estériles
  7. 7. 6 guerras de religión entre católicos y protestantes para que los Estados aprendan de su error e incorporen a su repertorio de valores el respeto a la diferencia, y por tanto el reconocimiento de la esfera individual, y con ella el de la libertad de conciencia. La verdadera tolerancia llegará más tarde, con el tiempo, tras un proceso en el que la idea de la personalidad nacional se hace más rica y sutil. Pero en la hora en que los judíos son forzados a abandonar España, aún es pronto para observar ese progreso. “Yo sé quién soy”, afirma Don Quijote un siglo después, y en esa proclama orgullosa se cifra la hazaña mayor, a la vez que el reto más inquietante, que plantea toda la modernidad. Si por un lado nos maravilla esa facilidad de la criatura cervantina para resolver el problema de la identidad que angustia a su época, y que aún hoy nos causa tantos problemas, por otro sabemos que en el caso de los Estados esa obsesión habrá de ocasionar mucho sufrimiento. Yo no sé dirimir si los judíos que salieron de España en 1492 fueron 50.000 o 150.000, según unos u otros especialistas. De lo que sí estoy seguro es de que su marcha supuso un menoscabo que ahora no nos permitiríamos, porque nuestra identidad actual aspira a integrar lo judío. Lo que he llamado la lección de la diáspora es desde luego consecuencia del trauma de la expulsión experimentado por las víctimas tempranas de ese aprendizaje. Hoy, cuando es motivo de orgullo para España ser consciente de que nos encontramos indisolublemente ligados a una de las dos grandes ramas del judaísmo, que desde nuestro país irradió hacia Europa occidental y el Mediterráneo, comprendemos cuánto perdimos en aquel desdichado episodio, y desde esa constatación podemos alimentar el caudal de tolerancia que se necesita para construir una sociedad fundada en una idea de la identidad más amplia y menos excluyente. Pero además, y como les he anticipado antes, los hijos de
  8. 8. 7 Sefarad llevan también en sí el germen de esa tolerancia, antes y después de la expulsión, gracias a que la suya es una experiencia en la que se entretejen señas de identidad distintas y complementarias, adelantando una actitud que, en el presente, resulta decisiva para la superación de los retos que plantea la globalización. Esta lección de la diáspora, que nos enseña a conciliar la diferencia sin que sus componentes se anulen, en un sentido dialógico como el que ha reclamado ese sabio contemporáneo que es Edgar Morin –filósofo francés de origen sefardí–, esta lección, digo, empieza a escribir sus primeras líneas desde la tradición rabínica misma, imposible de comprender sin el debate y el contraste de pareceres, así como en el instinto de preservación del grupo, que hace del judaísmo un reducto de pensamiento alternativo en las sociedades donde se asienta. Una mirada hacia la edad de oro de la cultura hebrea en suelo español confirma estas sospechas acerca de su fisonomía híbrida, compleja, hecha de muchas inspiraciones distintas. Así, Maimónides escribe su Guía de perplejos en árabe, mientras en Cataluña se desarrolla la cábala mediante una extraordinaria variedad de remotos ingredientes espirituales y especulativos, antes de que todo ese sincretismo rebrote de nuevo con acento sefardí en Oriente. El apego clandestino a la fe mosaica por parte de muchos judeoconversos no deja de ser también una muestra de lealtad cruzada, a veces dramáticamente contradictoria, convirtiéndose incluso en una prueba de amor, es decir, de comprensión y respeto. Así, Fernando del Pulgar nos da noticia de que “hallóse en algunas casas el marido guardar algunas ceremonias judaicas y la mujer ser buena cristiana y el hijo e hija ser buen cristiano y otro tener opinión judaica. Y dentro de una casa haber diversidad de creencias y encubrirse unos de otros”.
  9. 9. 8 Y si la aceptación del otro forma parte de la conducta tolerante que hoy reivindicamos, no menos decisiva en esa maduración resulta el paulatino desarrollo del pensamiento crítico que aprende a cuestionar la autoridad, liberándose de todo condicionamiento previo, sacudiéndose el peso del prejuicio y hasta de la tradición. También ahí los sefardíes han sido una referencia, aunque a veces el intento haya supuesto un alto precio personal, como el que habrá de pagar el gran Espinoza, quien, tras poner las bases de la moderna filosofía racional, es expulsado de la comunidad sefardí de Amsterdam. Cómo ignorar, en fin, que la Ilustración, sobre la que se levanta el edificio de la democracia, no es del todo concebible sin su correlato judío, la Hascalá, trazando una línea crítica que más tarde otorgará a ciertos nombres judíos –si bien procedentes del mundo askenazí– la revisión de todas las certezas occidentales: Freud, Einstein, Wittgenstein… ¿Ha sido finalmente decisivo este lento y dificultoso progreso hacia la tolerancia, que es el que da lugar a la sociedad abierta? ¿Ha triunfado del todo su causa? En absoluto. Queda mucho por hacer. Lo universal y lo particular, el liberalismo y el comunitarismo, el cosmopolitismo y el integrismo siguen librando una dura batalla, mientras comprendemos que la solución incruenta a esa improductiva querella sólo podemos encontrarla en un punto intermedio entre tales pulsiones. Pero, pese a que la lucha continúa, el testimonio de la diáspora sefardí aporta un valor especial de diálogo y entendimiento, en tanto que identidad construida sobre una base común que incorpora múltiples vínculos con los ámbitos en los que aquélla tiene residencia. Así, lo que hace singular a los sefardíes es su conmovedora lealtad a la lengua y la cultura que un día les rechazó, demostrando con esa perseverancia una asombrosa actitud a salvo de todo rencor, al tiempo que la tranquila asimilación de la cultura
  10. 10. 9 de los países que más tarde les acogen. Los sefardíes norteafricanos, balcánicos, orientales, franceses, italianos o de los Países Bajos hicieron vivir a España en aquellas tierras, y son una demostración en sí mismos de que el sentido de pertenencia puede trabarse con un ramillete de mimbres a salvo de toda homogeneidad: racial, religiosa, lingüística o de cualquier otra índole. El judaísmo, a través de la sensibilidad sefardí, demuestra que ese enfoque transcultural y universalista es posible, es fecundo y es auténtico. Si con carácter general los judíos de la diáspora asumen desde el siglo III el principio de que “la ley del reino es la ley”, haciendo suya la legalidad de los países en donde recalan, en el caso sefardí esa capacidad de adaptación se enriquece con una fidelidad tan auténtica que queda revelada en la sinceridad con que España es añorada desde la distancia. Los sefardíes conjuran, en definitiva, los temores expresados por el premio Nobel angloindio Amartya Sen, quien previene a los pueblos y a los sistemas políticos de lo que denomina “el encarcelamiento de los individuos dentro de una sola identidad”. Ellos lo han evitado, y gracias a su logro gozan de la seguridad que ofrece disponer de varios puntos de arraigo donde anclar el yo: lo español; lo europeo, o lo africano, o lo oriental; y, por supuesto, lo judío y lo israelí. Esa versatilidad que proporciona una identidad múltiple y flexible es la que permite pasar sin conflictos del yo al nosotros, y, lo que es más importante en una sociedad abierta, de aquellos al tú y al vosotros. Hoy podemos afirmar que esa lección de la diáspora, que unos y otros hemos seguido desde nuestra respectiva posición en el drama histórico, está ya cumplidamente aprendida. Por eso, Madrid se siente enormemente orgullosa de acoger una comunidad judía dinámica y
  11. 11. 10 activa, que ha encontrado refugio en su seno justo en torno a los momentos en que ser judío era más difícil y la hospitalidad de la ciudad se volvía más necesaria: la Segunda Guerra Mundial, las tensiones de 1967 y 1973 en el Norte de África, y las dictaduras del Cono Sur americano en los años setenta. Desarrollábamos, así, una vocación de reencuentro con quienes un día formaron parte del Madrid medieval en el barrio entonces llamado de El Avapiés –hoy Lavapiés–, una reconciliación iniciada con el descubrimiento del mundo sefardí desde mediados del siglo XIX – primero en Marruecos, a raíz de la guerra de 1860, y más tarde con la incursión en los Balcanes del doctor Ángel Pulido–; tarea a la que más tarde se sumaría el Real Decreto de reconocimiento de nacionalidad de 1924, que tantas vidas salvaría del verdugo nazi gracias a Ángel Sanz-Briz y otros Justos de las Naciones. Como consecuencia de esos y otros pasos, como la apertura de la sinagoga de Madrid en 1917, la capital de España disfruta hoy de una creciente presencia pública de la comunidad judía, que es parte de nuestra pluralidad constitutiva. Las inquietudes y las alegrías de sus miembros son las inquietudes y las alegrías de Madrid. Y así, la ciudad se sintió conmocionada por el asesinato de aquel guerrero de la paz que fue Yitzhak Rabin –quien hoy da nombre a una glorieta–, dedica un monumento a las víctimas de la Shoá en el Jardín de las Tres Culturas, o hace suyos el júbilo y la meditación de sus celebraciones y actos festivos, como el reciente Rosh Hashaná. Institucionalmente, esta cercanía se materializa en la participación en Casa Sefarad-Israel, consorcio público cuya tarea de difusión cultural es activamente apoyada por el Gobierno de la Ciudad, que en los próximos días le cederá un importante edificio en el centro de Madrid.
  12. 12. 11 En resumen, y como afirmó Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I en su inolvidable visita a la sinagoga de Madrid en 1992, “Sefarad no es ya una nostalgia sino un hogar en el que no debe decirse que los judíos se sienten como en su propia casa, porque los hispano-judíos están en su propia casa, en la casa de todos los españoles, con independencia de cuál sea su credo o religión”. Pero, como hemos visto, esa restitución histórica sólo ha sido posible en virtud de la construcción de una sociedad abierta, plural y democrática. Un logro social y político sin precedentes, obra de generaciones, que en muchos países no se ha alcanzado aún, o bien requiere un esfuerzo para que no se degrade, y cuyos principios éticos, en torno a la idea de respeto a la diferencia, tolerancia y pluralidad, es necesario cultivar y preservar todos los días, en todas las partes del mundo. La sociedad abierta es el frágil y precioso resultado de cientos de años de errores, rectificaciones y aciertos, destilado en una fórmula útil para nuestra época, en la que hombres de buena voluntad buscan un modo de vivir juntos definido más por los proyectos futuros que por los dictados del pasado. Tanto es así, que yo he comparecido ante ustedes no sólo en calidad de amigo del pueblo judío, sino también como Alcalde de una metrópoli habitada por ciudadanos de 183 nacionalidades, con distintas razas, lenguas y credos. Puedo dar fe de que esa contextura compleja es firme y resistente, como ha quedado probado en las duras pruebas de solidaridad a las que el terrorismo de todo signo nos ha sometido, y especialmente aquel que nos odia por nuestra tolerancia religiosa e intercultural. Israel pertenece a ese grupo de las sociedades abiertas en las que esta convivencia ha de ser posible. De hecho, no pudo nacer como Estado
  13. 13. 12 hasta que las democracias liberales derrotaron al totalitarismo. De ahí que ahora, cuando tengo el privilegio y el honor de dirigirme a ustedes en esta ciudad venerada por tres religiones, tres culturas y tres tradiciones históricas, confíe tanto en la capacidad de su país para mantenerse unido en ese instinto de tolerancia, humanismo y respeto a la pluralidad, que es el único que puede conciliar en su seno tanto a sefardíes como a askenazíes, a judíos como a árabes, a ciudadanos con un estilo de vida, unas creencias y unas costumbres y a otros con distinta identidad. Porque estoy convencido de que sólo ahondando en ese modelo plural y pragmático de sociedad, y extendiéndolo a toda la zona, lograrán Israel y las otras naciones de Oriente Próximo sortear las trampas de la ideología y del nacionalismo extremo, hasta alcanzar al fin la paz que, desde lo más profundo de mi corazón, y en nombre de los ciudadanos de Madrid, vengo a desearles. Así pues, Shalom, y muchas gracias.

×