Lengua

5,918 views
5,806 views

Published on

medios de comunicación

Published in: Technology
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
5,918
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
31
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lengua

  1. 1. Lengua - Idioma - Dialecto - HablaStephen A. MarlettContenido Lengua "Lengua" en el habla popular Idioma Implicaciones Dialecto y habla Algunas citas notables Dificultades de encontrar las Bibliografía fronteras "Dialecto" en el habla popularLengua Se llama la lengua al sistema complicado de asociaciones entre las ideas y los sonidos o gestos (para incluir los lenguajes de señas) que cada sociedad humana posee sin excepción. Esta lengua, sea escrita o no, tiene forzosamente un sistema gramatical propio. La gramática de una lengua de Papuasia Nueva Guinea cuyos hablantes son todos analfabetos, no tiene menos estructura, complejidad y creatividad que la gramática del castellano o del inglés. lengua - Sistema de lengua - Conjunto de lengua - Sistema de signos fónicos o gráficos formas vocales de comunicación y expresión con el que se comunican expresión que emplea verbal propio de un pueblo los miembros de una para hablar cada nación. o nación, o común a varios. comunidad humana. Se aplica con preferencia (Diccionario de la Lengua (Diccionario del Español a «idioma» cuando se Española, 1992, Real Usual de México, 1996, trata de pueblos antiguos Academia Española. El Colegio de México.) ... (Diccionario de Uso Madrid: Editorial Espasa del Español, 1994, Calpe) Editorial Gredos)Idioma Los lingüistas muchas veces usan indistintamente las palabras lengua e idioma. Para ellos, no hay gran diferencia entre estos términos. En el habla popular, sin embargo, la palabra idioma suele referirse a una lengua que tiene un corpus literario o que se utiliza en foros nacionales e internacionales; que tiene un número mayor de hablantes o que se ha estandardizado de alguna manera formal. Es posible que las definiciones adjuntas implican esta diferencia por el uso de "pueblo" y "nación", aunque el purépecha, por ejemplo, es el idioma del grupo tarasco en México. idioma - Lengua de un idioma - Lenguaje propio idioma - Lengua de un pueblo o nación; lengua de un grupo humano. pueblo o nación, o común a que lo caracteriza. Suele aplicarse esta varios. (Diccionario de la (Diccionario del Español denominación a los Lengua Española) Usual de México) hablados por una nación, especialmente a los modernos ... (Diccionario de Uso del Español)Dialecto y La definición de un dialecto que utilizan los lingüistashabla profesionales, es una variante de alguna lengua mutuamente
  2. 2. entendida, como implican las definiciones adjuntas: dialecto - Manera de hablar una lengua un grupo dialecto - Sistema de personas, una comunidad o los habitantes de lingüístico derivado de otro; una región. Así, por ejemplo, el habla de la ciudad normalmente con una de México, el habla del Bajío y el habla de Castilla concreta limitación son dialectos del español. (Diccionario del Español geográfica, pero sin Usual de México) diferenciación suficiente frente a otros de origen común. (Diccionario de la Lengua Española) La palabra habla tiene un sentido parecido a éste, tanto en el uso común, como para los lingüistas: habla - Manifestación habla - En la habla - Sistema lingüístico concreta de una lengua terminología gramatical de una comarca, localidad por un individuo o una moderna, se propone o colectividad, con rasgos comunidad... (Diccionario establecer una distinción propios dentro de otro del Español Usual de entre «lengua» y sistema más extenso. México) «habla», aplicándose la (Diccionario de la Lengua primera designación a Española) todo el conjunto de formas expresivas verbales de que dispone una comunidad de personas que se entienden entre sí con él; y el término «habla» a cada modalidad , individual o colectiva, apreciable en él... (Diccionario de Uso del Español) Tomemos un ejemplo de la familia de las lenguas romances. La lengua de una persona de Roma, la de una persona de Río de Janeiro, y la de una persona de Guadalajara, no son mutuamente entendibles. Así que las consideramos tres lenguas distintas, aunque son variantes emparentadas dentro de la familia romance. (Se puede utilizar la palabra "variante" para hablar ambiguamente de lenguas y dialectos, lo cual es útil cuando uno no sabe la relación en algún caso particular.) No son dialectos de la misma lengua. La situación es distinta cuando comparamos la lengua de una persona de Madrid con la de una persona de Guadalajara, y la de una persona de Buenos Aires. Ahora sí pueden entenderse, tal vez con algo de dificultad al principio por haber diferencias ligeras de pronunciación o de vocabulario. En este caso los lingüistas hablan de tres dialectos de español. De hecho, al detectarse las diferencias entre el habla de varias regiones en que cualquier lengua se habla, se puede distinguir los dialectos. Lo mismo pasa con el inglés, el francés, el náhuatl, y el purépecha, entre otras lenguas.Dificultades A veces es difícil determinar si las diferencias entre dos variantespara son suficientes para considerarlas lenguas distintas o sóloencontrar las dialectos divergentes. Entran muchos y variados factores en esta decisión. Por ejemplo, el noruego y el sueco se consideranfronteras lenguas en lugar de dialectos (más por razones políticas y
  3. 3. culturales que por distinciones puramente lingüísticas). En cambio, las muy distintas variantes del chino se consideran una sola lengua (por razones políticas y culturales, sin considerar las distinciones lingüísticas). La política y la cultura dominante puede imponerse en situaciones como éstas para crear una unión arbitraria, deconociendo la verdad lingüística, como en el caso del catalán (ahora reconocido abiertamente como otra lengua romance, y no un dialecto del español), y el languedoc (otra lengua romance que se habla en el sur de Francia). Por no haber una definición exacta de lengua, no ha sido fácil determinar el número de lenguas distintas que existen dentro de la familia romance, y mucho menos entre las familias zapoteca, mixteca, chinanteca, etc. La cuestión va más allá de lo que la lingüística descriptiva o teórica pueda contestar. Un paso importante ha sido los sondeos para determinar los límites de las variantes en cuanto a la inteligibilidad mutua, distinguiéndola de bidialectalismo, por ejemplo. Por esta vía se ha podido afirmar que hay diversas lenguas zapotecas dentro de esta gran familia y no sólo variantes o dialectos (aunque los hay también). En la práctica, esto confirma que un solo cuerpo de literatura y un solo programa de alfabetización no funcionaría. El zapoteco del Istmo y el zapoteco de Yalálag no son dialectos de la misma lengua, sino lenguas distintas (emparentadas, por supuesto) como son el catalán y el castellano.Dialecto en el En el habla popular, la palabra dialecto también suele referirse ahabla popular una lengua minoritaria, a una lengua autóctona, a una lengua no escrita, o a una variante sin prestigio. Por ejemplo, el habla de Marseille (en Francia) es una variante del francés, ni mejor ni peor lingüísticamente que la variante de París. A esta variante de Marseille, en el habla popular, a veces se le aplica el término "dialecto", despectivamente, no así a la variante de Paris, comúnmente llamada francés estándar. Éste es el uso de la palabra "dialecto" (tal vez sin la implicación despectiva en el primer caso) que se representa en las siguientes definiciones: dialecto - Modalidad de una lengua usada por un dialecto - Estructura grupo de hablantes menos numerosos que el que lingüística, simultánea a habla la considerada principal. (Diccionario de Uso otra, que no alcanza la del Español) categoría de lengua. (Diccionario de la Lengua Española) Este uso de dialecto es ilustrado por la siguiente historia verídica. Un día en una ciudad hispana, un joven de una lengua autóctona de ese país le mostró el primer libro publicado en su lengua tradicional a un hispanohablante, quien le dijo: «Ah, bueno. Ahora no es dialecto; ya es lengua.» Los lingüistas profesionales generalmente no emplean el término dialecto de esta manera, porque todas las variantes de una lengua son dialectos, aunque uno de ellos puede ser el más estándar o el de más poder cultural.
  4. 4. Lengua en el Paralelo al uso popular de dialecto, hay también otro sentido dehabla popular lengua en el habla popular que implica algo más que lo básico, ("sistema de comunicación y expresión verbal propio de un pueblo o nación")-- una extensión semántica que excluye las lenguas minoritarias en la mayoría de los casos: lengua - Sistema lingüístico que se caracteriza por estar plenamente definido, por poseer un alto grado de nivelación, por ser vehículo de una cultura diferenciada y, en ocasiones, por haberse impuesto a otros sistemas lingüísticos (Diccionario de la Lengua Española)Implicaciones Por estas razones se entiende por qué la situación lingüística en México es tan interesante. Aún sabiendo que la gente de ciertos pueblos hablan alguna variante del chinanteco, por ejemplo, no se sabe de antemano si hablan una lengua, o tres lenguas con variantes dialectales, o siete lenguas. Esta situación se vuelve bastante complicada para el sistema educativo, porque se necesitan estudios cuidadosos antes de desarrollar materiales escolares para estas comunidades.Algunas citas Leonardo Manrique Castañeda ; Peter Trudgill; Carlosnotables Montemayor; Winfred P. LehmannBibliografía •Trudgill, Peter. 1974. Sociolinguistics: an introduction. Nueva York: Penguin.sobre lenguas •Trudgill, Peter. 1983. On dialect: social and geographical perspectives. Nuevay dialectos York: New York University Press.Las lenguas habladas en México son numerosas, incluyendo las decenas delenguas indígenas y las lenguas de otras procedencias. México es la naciónhispanohablante más poblada del mundo, con sus 103,2 millones dehabitantes,[1] de los cuales la gran mayoría habla el idioma español.Constitucionalmente, no existe ninguna declaratoria oficial que haga de esalengua de filiación latina la lengua oficial del país, que de facto ocupa esepapel.Desde 1992, la Constitución Mexicana define al país como nación"pluricultural", en reconocimiento de los pueblos indígenas. Oficialmente elgobierno reconoce a 65 lenguas indígenas, que de acuerdo con la Ley de losDerechos Lingüísticos del 2001, "lenguas nacionales" en igualdad decondiciones con respecto al español; esto es, con la "misma validez en susterritorios".[2] Así, por ejemplo, a partir del año 2005, el gobierno ha oficializadola traducción del himno nacional a las lenguas indígenas.La clasificación de las lenguas indígenas habladas en México tiende a agruparvariantes de la misma familia, aun si estas llegan a ser ininteligibles entre sí(por ejemplo, el gobierno reconoce al náhuatl como una sola lengua, aun si lasvariaciones dialectales que hablan los nahuas de la Sierra de Puebla, y losnahuas de Morelos son significativas). Por ello, algunos lingüistas tienden aelevar esta cifra a más de 100, clasificando a estas variantes como lenguasseparadas.
  5. 5. La población hablante de lenguas indígenas en México no es conocida conprecisión. El censo del INEGI señala que se trata de alrededor de seis millonesde personas, pero el dato corresponde sólo a los mayores de cinco años. Lapoblación étnica indígena fue calculada por la CDI en 12,7 millones depersonas en 1995, lo que equivalía al 13,1% de la población nacional en eseaño (1995).[3] A su vez, la CDI sostenía que en 1995, los hablantes de lenguasindígenas en el país sumaban alrededor de siete millones. La mayor parte deesa población se concentra en la región centro y sur del país.De la castellanización a la educación intercultural bilingüe [editar]Las tribus llamadas genéricamente apaches eran nómadas que entraron en conflicto con losestados del norte de México durante el siglo XIX, al final accedieron a regresar al norte del RíoBravo, donde permanecen. Sus lenguajes y costumbres están muy bien documentados.Por castellanización se entiende en México al proceso de adopción de lalengua española por parte de los pueblos indígenas. Como se señalóanteriormente, sus antecedentes de jure más remotos datan del siglo XVII,aunque no fue sino hasta el siglo XIX cuando alcanzó su máxima expresión, enel contexto de la República liberal. Con la generalización de la educaciónpública, la castellanización se hizo más profunda aunque ello no derivó en elabandono absoluto de las lenguas indígenas por parte de sus hablantes. Enotros casos, la castellanización fue acompañada por el exterminio físico o eletnocidio; casos especiales son los yaquis (Guerra del Yaqui, 1825-1897), losmayas (Guerra de Castas, 1848-1901) y los californios[5] (cuyas lenguas seextinguieron a finales del siglo XIX, luego de una larga agonía que comenzócon el establecimiento de misiones católicas en la península). Los apaches[6]son un caso un poco diferente, aunque resistieron cualquier esfuerzo decastellanización desde el siglo XVII, entraron en conflicto abierto con españolesy mexicanos, e incluso con las demás etnias del norte (tarahumaras, sumas,conchos, tobosos). Esto se agudizó al ser empujados hacia el oeste por laexpansión de Estados Unidos, causando el constante conflicto en los estadosdel norte de México y del sur de Estados Unidos (Guerra apache, durante todoel XIX).La castellanización tenía como propósito eliminar las diferencias étnicas de losindígenas con respecto al resto de la población, para, en última instancia,integrarlos en "igualdad" de condiciones a la nación. En México, uno de losprincipales criterios históricos para la definición de lo indígena ha sido la lengua
  6. 6. (el criterio "racial" sólo desapareció en el discurso oficial en la tercera décadadel siglo XX). Por ello, las estrategias para inducir el abandono de las lenguasindígenas estaba enfocado a la prohibición legal de su empleo en la educación,en la prohibición fáctica del ejercicio de la docencia para los indígenas (cuandoun indígena llegaba a ser profesor, el gobierno se encargaba de reubicarlo enuna comunidad donde no se hablara su lengua madre) y otras similares.Indígenas zapatistas. Las reformas que permitieron el reconocimiento de los derechoslingüísticos de los pueblos indígenas mexicanos tuvieron lugar en el contexto del conflictoentre el Estado y el EZLN. Los indígenas zapatistas han rechazado la validez de las reformaspromovidas por el Congreso mexicano en 2001 por considerarlas opuestas a los Acuerdos deSan Andrés.Contra lo que pensaban los defensores de la castellanización de los indígenas,su incorporación al mundo de habla española no significó una mejoría en lascondiciones materiales de existencia de los grupos étnicos. La política decastellanización se tropezaba también con las carencias del sistema educativonacional. Suponía que los educandos manejaban de antemano la lenguaespañola, aunque en muchas ocasiones no ocurría de esta forma. Muchosindígenas que tuvieron acceso a la educación pública durante la primera mitaddel siglo XX en México eran monolingües, y al prohibírseles el uso de la únicalengua que manejaban, eran incapaces de comunicarse en el medio escolar.Por otra parte, los docentes muchas veces eran indígenas cuyo dominio delespañol también era precario, lo que contribuyó a la reproducción de lasdeficiencias competitivas entre los niños. En vista de lo anterior, en la décadade 1970 se incorporó la enseñanza en lengua indígena en las zonas de refugio,pero sólo como un instrumento transitorio que debería contribuir a unaprendizaje más efectivo del español.Durante la década de 1980, la educación bilingüe fue objeto de una promociónintensiva (en términos comparativos con períodos anteriores, puesto que nuncaha constituido un sistema masivo en México). Pero aun cuando los propósitosseguían siendo los mismos (la incorporación de los indígenas a la naciónmestiza y la castellanización), se enfrentaba desde entonces a las carenciasque acusa el sistema de educación intercultural implementado en la segundamitad de la década de 1990. A saber, que el profesorado asignado a zonas dehabla indígena con frecuencia no domina el idioma indígena que hablan susestudiantes. Por otra parte, sólo en fechas muy recientes la Secretaría deEducación Pública se preocupó por la producción de textos en lenguasindígenas, y sólo en algunas de ellas. La gran diversidad lingüística de México,
  7. 7. aunada a las dimensiones reducidas de algunas comunidades lingüísticas, hanconducido al sistema de educación intercultural bilingüe a enfocarse sólo en losgrupos más amplios.Bilingüismo y diglosia [editar]La mayor parte de los hablantes de lenguas indígenas en México son bilingües.Esto es resultado de un largo proceso histórico en que sus lenguas fueronrelegadas a los ámbitos de la vida comunitaria y doméstica. Debido a ello, lamayor parte de los indígenas se vieron en la necesidad de aprender acomunicarse en español tanto con las autoridades como con los habitantes delas poblaciones mestizas, que se convirtieron en los centros neurálgicos de lasredes comunitarias en que se veían integradas sus sociedades. A ladeclinación del número de monolingües entre los mexicanos hablantes delenguas indígenas contribuyó también, como se ha señalado antes, la intensivacampaña educativa de corte castellanizante.En la actualidad, existen comunidades lingüísticas donde menos del 10% desus miembros hablan exclusivamente la lengua amerindia. Es el caso de lacomunidad lingüística de los chontales de Tabasco, que apenas presentan un0,13% de monolingües del total. Les siguen los yaquis (0,33%) mazahuas(grupo étnico del estado de México, caracterizado por su temprana integraciónen la red económica de grandes ciudades como México, D.F. y Toluca), con0,55% de monolingües; y los mayos de Sonora y Sinaloa, con 1,78%. Lascomunidades con la mayor cantidad de indígenas monolingües son tambiénaquellas donde el analfabetismo es más elevado o cuyo territorio étnicotradicional se localiza en las regiones más marginadas de México. Tal es elcaso de los amuzgos de Guerrero y Oaxaca, con 42% de monolingües y 62%de analfabetismo; los tzeltales y tzotziles de los Altos de Chiapas, con 36,4% y31,5% de monolingües respectivamente; y los tlapanecos de la Montaña deGuerrero, con 31,5% de monolingüismo.En años recientes, algunas comunidades lingüísticas indígenas de México hanemprendido campañas de rescate y revalorización de sus propias lenguas.Quizá la excepción sean los zapotecos de Juchitán, núcleo urbano de Oaxacadonde la lengua zapoteca tiene una fuerte presencia en todos los ámbitos de lavida desde el siglo XIX. Los movimientos reivindicadores de las lenguasindígenas han tenido lugar casi exclusivamente entre aquellos pueblos conelevado bilingüismo o que de una u otra manera se han insertado en la vidaurbana. Este es el caso de los hablantes de maya yucateco, los purépechas deMichoacán, los nahuas de Milpa Alta o los mixtecos que viven en Los Ángeles.Pero lo general es que las lenguas indígenas sigan relegadas a la vida familiary comunitaria. Un ejemplo notable es el de los otomíes de algunas regiones delvalle del Mezquital. Estos grupos se han negado a recibir instrucción en supropia lengua, dado que esos son conocimientos que se pueden aprender "enla casa", y que finalmente carecerán de utilidad práctica en la vida futura de loseducandos. Lo que solicitan los padres en casos de este tipo es que laalfabetización de los niños indígenas sea en lengua española, dado que es unidioma que necesitarán para relacionarse en lugares distintos de la comunidad
  8. 8. de origen. Porque aunque la ley mexicana haya elevado al rango de lenguasnacionales a las lenguas indígenas (más conocidas por el común de losmexicanos como dialectos, palabra empleada en el sentido de que no sonverdaderas lenguas), el país carece de mecanismos para garantizar el ejerciciode los derechos lingüísticos de los indígenas. Por ejemplo, los materialeseditados (textos o fonogramas) en estos idiomas son muy pocos, los medios decomunicación no prestan espacios para su difusión, salvo algunas estacionescreadas por el desaparecido Instituto Nacional Indigenista (actual ComisiónNacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas o CDI) en zonas conamplia población hablante de idiomas indios; y porque, finalmente, la mayorparte de la sociedad mexicana se comunica en español.Clasificación de las lenguas indígenas [editar]El estudio de las lenguas indígenas comenzó desde la llegada misma de losespañoles al territorio que actualmente ocupa México. Algunos de losmisioneros, por encontrarse más cercanos a los nativos, advirtieron lassemejanzas que existían entre algunas de las lenguas, por ejemplo, elzapoteco y el mixteco. En el siglo XIX, las lenguas nativas fueron objeto de unaclasificación semejante a la que se realizaba en Europa para las lenguasindoeuropeas. Esta tarea fue emprendida por Manuel Orozco y Berra,intelectual mexicano de la segunda mitad del siglo XIX. Algunas de sushipótesis clasificatorias fueron retomadas por Morris Swadesh a principios delsiglo XX.Uno de los grandes problemas que presenta el establecimiento de relacionesgenéticas entre las lenguas de México es la falta de documentos escritosantiguos que permitan conocer la evolución de las familias lingüísticas. Enmuchos casos, la información disponible consiste en unas cuantas palabrasregistradas antes de la desaparición de un idioma. Tal es el caso, por ejemplo,del idioma coca, cuyos últimos vestigios lo constituyen algunas palabras de lasque se sospecha pertenecen más bien a alguna variedad del náhuatl habladoen Jalisco. Swadesh calculaba que el número de idiomas hablados en elterritorio mexicano llegaba a los ciento cuarenta. Actualmente sólo sobrevivensesenta y cinco.

×