Estado del Bienestar e Igualdad

2,359 views
2,254 views

Published on

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,359
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Estado del Bienestar e Igualdad

  1. 1. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto @alberto_ginel alberto.ginel@gmail.com @andressbotoandres.s.boto@gmail.com1
  2. 2. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoINDICE 1- Introducción 2- Concepto y Evolución del Estado del Bienestar 3- Tipologías del Estado del Bienestar 3.a) Estado del Bienestar Mediterraneo 3.b) Estado del Bienestar Escandinavo 4- Comparativa entre los Estados del bienestar nórdicos y los Estados del bienestar mediterráneos: - Exclusión y riesgo de exclusión - Gini (desigualdad de ingresos) y percepción nacional de la desigualdad - Igualdad de género y Estado del Bienestar - Concentración de la riqueza - Impuestos como instrumento redistribuidor - Política social (activismo estatal). El caso de la sanidad.5 Conclusión2
  3. 3. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto 1. Introducción.Se dice que una de las principales virtudes de los Estados del Bienestar es que soncapaces de disminuir las desigualdades y diferencias entre clases sociales y personas. Elobjetivo de este ensayo es comprobar si se verifican variables que puedan corroborar lavinculación existente entre mayores cotas de igualdad y mayor extensión del Estado delBienestar.Para ello llevaremos a cabo un estudio multicaso regional, focalizado en Europa, yespecialmente en la clasificación llevada a cabo por los teóricos del Bienestar Espining-Andersen y Luis Moreno entre los Estados del Bienestar mediterráneo. Haremos unestudio multicaso, comparando dos bloques. Por un lado el Estado del Bienestar de tipomediterráneo (Portugal, España, Italia y Grecia), y por otro el de tipo nórdico, el tipo quese usa como paradigma del Estado del Bienestar (Suecia, Dinamarca y Finlandia).Consideramos la Igualdad como la situación socioeconómica en la que se encuentra lapoblación, que se concreta en que existe mayor igualdad, cuanto mayores son lasoportunidades de toda la población en conjunto, es decir, cuanta mayorcorrespondencia y proporción hay entre las oportunidades de todos los individuos, ycuanto menor es la diferencia entre el quintil más rico, y el quintil más pobre de laciudadanía. Por tanto, nuestra hipótesis es la siguiente: HIPÓTESIS. El Estado del Bienestar expansivo contribuye a unas mayores cotas deigualdad, traducida en igualdad de oportunidades, de género, de renta, de riqueza y a una mayor protección social ante la exclusión y otras eventualidades de la vida. ¿Es esta hipótesis correcta? A continuación pasamos a analizarlo. 2 Concepto y evolución del Estado del Bienestar (Welfare State).3
  4. 4. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoEl Estado del Bienestar (Welfare State) es un tipo de Estado desarrollado después de la IIGuerra Mundial, con el antecedente de ciertas políticas que habían instaurado fórmulasde Seguridad Social (por ejemplo las llamadas Poor Laws de Inglaterra).En esa época se asiste al tránsito entre el Estado decimonónico, principalmentecentrado en la vigilancia y salvaguarda de los denominados “Derechos liberales” o “deprimera generación” en el que lo característico era la abstención del estado en losasuntos sociales, a otro modelo de Estado, denominado Estado de Bienestar (WelfareState), que tenía entre sus cometidos el desarrollo de los denominados “derechossociales y los de “tercera generación”1. Este tipo de Estado, el del Bienestar, viene con suorganización y servicios sociales a desarrollar y dar contenido material a los derechos detipo social.Es decir, nos encontramos con un Estado que se construye en base a unos derechos queson denominados “derechos sociales” en combinación con los “derechos civiles”.Este tipo de Estado surge del debate de la denominada “cuestión social” suscitada porlas duras condiciones de vida de grandes masas de trabajadores en el contexto delcapitalismo industrial. Todo esto llevó a que los estados reaccionaran finalmentemediante una “acción compensatoria”, que llevó a crear los incipientes Estados delBienestar, o Welfare State. Sin embargo no sería hasta después de la II Guerra Mundial,cuando se vieron más crudamente los déficits de un modelo de Estado y de Economíaque dejaba sin protección a la mayoría de la población ante los vaivenes económicos(Crack del 29).Si queremos dar una definición específica del Estado del Bienestar se hace necesariodecir que el mismo comprende las intervenciones del Estado dirigidas a mejorar la vida ybienestar social de la población. En el caso español, sea desde las instituciones estatales,autonómicas o locales.Las intervenciones principales que pueden realizar los Estados del Bienestar son lassiguientes:1. Búsqueda del pleno empleo.2. Prestación de una serie de servicios de carácter universal, concretamente servicios desanidad, educación, seguridad social y vivienda a todos los ciudadanos.1 ALONSO HIERRO, Juan. “El Estado del Bienestar en España”. Política y Sociedad, 29 (1998) (p. 107).4
  5. 5. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto3. Prestación de una conjunción de servicios orientados a los estratos económicos másbajos, para estimular la cohesión social.Por tanto, como hemos dicho, el Estado del Bienestar se consolida después de la IIGuerra Mundial, especialmente en el periodo de tiempo que va desde 1950 hasta ladenominada “Crisis del Petróleo (1973)”, y la denominada “Edad de Oro del Capitalismodel Bienestar”, debido a que nos encontramos en Occidente en una etapa de grancrecimiento económico, con un promedio del 5% anual y bajas tasas de paro (en tornoal 3%).En Europa Occidental se expandirá con fuerza en todos los países, excepto en elMediterráneo, zona geográfica específica, sometida por esos años a dictadurasderechistas, y que no conocerán la experiencia específica del Estado del Bienestar hastaentrados los años 70’ y 80’, especialmente Portugal y España, países en lo que tendrálugar la transición a la democracia, al tiempo que la instauración de un Estado delBienestar de tipo moderno.A partir de la Crisis del Petróleo, las tasas de crecimiento fueron ya menores, la tasa deparo media fue del doble, y surgió un problema que no se conocía hasta la época: eldéficit y la deuda públicos. Ciertamente, parte del gasto público no solamente se habíafinanciado mediante impuestos, sino que también se había recurrido a la deuda, y esohizo que en los 80’ los países europeos se enfrentaran a una crisis de la deuda, usadapor los teóricos de la Elección Pública para afirmar que el déficit público se habíaconvertido en un problema estructural de los Estados del Bienestar.No obstante, pese al cuestionamiento desde diferentes ámbitos del Estado delBienestar, éste continuó ampliándose, extendiendo su presencia en todos los sectoresde la sociedad, siendo criticado desde diferentes ámbitos como unsobredimensionamiento pernicioso. 3 Tipologías del Estado del Bienestar.3.a) El Estado del Bienestar mediterráneo.5
  6. 6. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoEn los denominados “estudios sobre el Estado del Bienestar”, se puede detectar trescorrientes: la marxista, la no marxista, y la socialdemócrata2. En el primer caso, elenfoque de estudios marxista, nos encontramos con que ésta explica el Estado delBienestar desde dos puntos de vista: desde el punto de vista funcional y desde el puntode vista de la lucha de clases. El primer enfoque significa que el Estado del Bienestar esun instrumento del sistema capitalista, y el segundo que viene como resultado de lastensiones entre las clases sociales.En el enfoque no marxista de los estudios del Estado del Bienestar pueden encajarse elestructural-funcionalismo, los weberianos y los positivistas. Estas corrientes de estudioen donde se enfocan en la causalidad del Estado del Bienestar. En las variablesindependientes que han llevado al surgimiento de este tipo de Estado. De este modomuchos estudios no marxistas se enfocan en el análisis de la industrialización comovariable no independiente explicativa del Estado del Bienestar, así como los partidossocialistas, la burocracia, y el movimiento obrero.Por último y en tercer lugar tenemos los estudios socialdemócratas del Estado delBienestar, que tienen como máximo exponente a Spining-Andersen, que en 1990publicó el libro “Los tres mundos del Estado del Bienestar” (“The Three Worlds ofWelfare Capitalism”, en su título original), en donde se incorporan los aspectos de ladesmercantilización. Se le critica, sin embargo, que desarrolle un esquema dualista demercantilización/desmercantilización, pasando por algo que existen más esferas en laestructura social a parte del Estado y el Mercado, que la desmercantilización no es laúnica forma de disminuir las desigualdades sociales, y que la política social no soloreduce o compensa estas desigualdades, sino que, al contrario, puede crearlas oaumentarlas.En 1990 Gøsta Esping-Andersen publicó un estudio en el que elaboraba una tipología deEstados del Bienestar, que sería usada muy profusamente posteriormente paradescribirlos y compararlos a nivel internacional.3 Ésta tipología denominada “enfoque deregímenes” sería el debate intelectual y metodológico más influyente en los estudiossobre el Estado del bienestar.4 En su estudio se basó en tres grandes dimensiones:relaciones entre el estado y el mercado, estratificación, y desmercantilización.2 ADELANTADO, J. (Coord.): Cambios en el Estado del Bienestar. Ed. Icaria (2000).3 CALZADA GUTIERREZ, Inés. “Tan lejos, tan cerca... Actitudes hacia el Estado del Bienestar en Suecia yEspaña”. Rev. Política y Sociedad. nº 38. (2001), Madrid (pp. 97-112)6
  7. 7. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoDe este modo, Gøsta Esping-Andersen definió tres tipos de Estado del Bienestar,presentes en Europa, y que mantendrían cierta estabilidad a lo largo del tiempo. Éstosson los Estados del bienestar de tipo anglosajón, escandinavo y continental. De éstemodo, Esping-Andersen teoriza, definiendo el modelo de Estado del Bienestar con ciertocentralismo en el modelo escandinavo, es decir, definiéndolo desde la orientaciónsocialdemócrata estatista (state-centered), en la que el Estado es la variableindependiente de todo el modelo. Sin embargo, Espining-Andersen no solamente habladel Estado como el poseedor de los recursos de poder, sino que también hacereferencia a los sindicatos.Otros teóricos han remarcado que ésta tipología está incompleta, y han añadido, comoLuis Moreno, una tipología de Estado del Bienestar más: la mediterránea. 5 Éste tipo deEstado del Bienestar se focaliza territorialmente en España, Grecia, Italia y Portugal. Eneste ámbito territorial podemos detectar similitudes históricas entre todos los países.Primeramente, que en tres de ellos hubo dictaduras militares derechistas hasta entradoel tercer cuarto del siglo XX, y en todas ellas experiencias dictatoriales en el siglo XX, yque han vivido un retraso en el proceso de industrialización (excepto en el norte deItalia y algunas regiones españolas).También otras características de estos Estados del bienestar ha sido su históricareligiosidad católica, en la que la Iglesia actuaba como principal proveedor de laatención social, pese a que en los últimos años el número de creyentes ha idodecreciendo.La característica principal que identifica al modelo mediterráneo de Estado del bienestares que está a medio camino entre el régimen bismarckiano, de mantenimiento derentas ocupacionales, y los beveridgeanos, de cobertura universalista. En países comoEspaña o Portugal aún se mantiene la dualidad entre servicios universales como lasanidad, y el sistema de asegurados en la Seguridad Social.4 MORENO, Luis. “La vía media española del régimen de bienestar mediterráneo”. Documento de Trabajo99-05. Unidad de Políticas Comparadas (CSIC).5 MORENO, Luis. “La vía media española del régimen de bienestar mediterráneo”.7
  8. 8. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoEs decir, los países del sur de Europa tienen un Estado del bienestar con un menor gradoque los nórdicos en la desmercantilización de los derechos, a la igualdad entre géneros,o acceso universal a los servicios públicos y prestaciones.En los países del Estado del bienestar mediterráneo las sociedades se estructuran demodo reticular, formando grupos, y constituyen formas de microsolidaridad. Lastransferencias no materiales convierten a la cultura mediterránea en una culturadistinguible, y centralizan a la familia como principal lugar de socialización de losciudadanos. Ésta socialización transfiere comportamientos individuales que crean unavisión social en la que las estrategias de la familia prevalece por encima de lasestrategias individuales.En este ámbito de microsolidaridad la mujer ha tenido especialmente preeminencia.Hijas, madres y abuelas, todas han constituido una pieza fundamental en el desarrollode las sociedades y del Estado del bienestar mediterráneo, debido a que ellas se hanencargado del cuidado de nietos o del cuidado de abuelos, sin necesidad de que setuviera que hacer de ello cargo el Estado. Es más, el concepto “supermujer” hacereferencia a una mujer propia de la cultura mediterránea que durante años supocompaginar las labores domésticas con las labores profesionales. Éste hecho ha sido elque ha favorecido que el gasto social de los Estados continuara siendo muy bajo encomparación con los Estados del bienestar mediterráneos.Sin embargo, en la Europa meridional las mujeres cada vez se incorporan más almercado laboral, y no están ya muy dispuestas a seguir el camino de la “supermujer”,constituyendo éste hecho un desafío para los Estados del bienestar mediterráneos, queverán un hueco vacío que posiblemente tengan que ocupar, como en la dependencia oen el cuidado de niños.6También se está viviendo un fenómeno nuevo en los países de Europa del Sur, éste es laprogresiva remercantilización o externalización de bajo coste de los servicios de cuidadoa niños y ancianos y servicios personales, que son contratados al exterior de la familia,generalmente a personas inmigrantes, las cuales sustituyen a los miembros de la familia,a medida que se va reduciendo la ya referida microsolidaridad familiar.6 MORENO, Luis. “La vía media española del régimen de bienestar mediterráneo”.8
  9. 9. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto3.b) El Estado del Bienestar escandinavo.Tomaremos para iniciar nuestra caracterización, un dato suficientemente orientativo yque nos pone en antecedentes de los efectos que tuvo en Suecia el desarrollo de laspolíticas del Estado del Bienestar.En la obra de María Jiménez Bermejo7 se nos ofrece, en su página 143 (edición delcentro de Estudios Universitarios) un diagrama que nos muestra como en 1960,momento en que podemos dar por desarrollado el Estado del Bienestar en aquel país, lacapa intermedia en cuanto a percepción de renta es, con gran diferencia, la másabultada. La figura estadística que se nos ofrece para 1960 es pues, la existencia de unafuerte y mayoritaria clase media y una reducción drástica de aquellos que podríamosconsiderar de baja renta, con respecto a 1945. Así pues, el Estado del Bienestar, en loque atañe a la igualdad, ha actuado en dos sentidos: ampliando y consolidandoconsiderablemente la clase media y consiguiendo una reducción, también reseñable(prácticamente a la mitad), de las capas económicamente más deprimidas.Un factor importante es también el incremento de la población activa (importancia aquíde la incorporación de la mujer al mundo del trabajo) y el aumento de la especializacióny formación académica-laboral del común de la población sueca, gracias a políticassociales vinculadas a la educación (pilar fundamental del Estado Social) redundando enpuestos de trabajo más cualificados, con el consiguiente aumento de ingresos y rentadisponible para el consumo en los hogares. Esta mejor formación ha garantizado, pues,la movilidad social ascendente (más complicada en otros países) y el aumentoconsiderable de la población ocupada en el sector servicios.Estas transformaciones en el mercado laboral fueron acompañadas por alzas en sueldosy salarios progresivos y sostenidos hasta la crisis del petróleo.Como se ha dicho en la introducción de este trabajo, la implantación en los principalespaíses europeos del Estado del Bienestar, se acompasó con tres décadas de grancrecimiento económico. La renta nacional en Suecia y en el resto de los países nórdicos,como en la gran mayoría de las naciones occidentales, pues, se vio progresiva ycontinuamente aumentada hasta 1973. Sin embargo, interesa analizar aquí, siguiendo7 JIMÉNEZ BERMEJO, María. “Suecia, un modelo de economía de mercado de base igualitaria”.9
  10. 10. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Botocon la referencia a la obra de María Jiménez Bermejo, en el modo en que esta riqueza sedistribuyó o no, entre las capas de la población o se quedó retenida y concentrada, o no,en sus capas más altas.A este respecto, hablando de distribución de la riqueza, hay que apuntar que en Suecia,ya en los primeros años sesenta (periodo que estudia la referida obra) existía en todoslos países nórdicos el llamado “impuesto nacional sobre la renta”, exigible bajo elcriterio de la progresividad a todos los ciudadanos.Tomando, pues el concepto de la renta per cápita, observamos como Suecia era ya,junto con Dinamarca, uno de los países con una RPC más elevada (en aquel momentocuadruplicaba la de España), así como una distribución tendencialmente armónica de lamisma, con significativa disminución de los desniveles de renta y por ello, mitigación delas diferencias de clase, promoviendo una imagen de homogeneidad y un efectocohesionador a nivel social. 4 Comparativa entre los Estados del bienestar nórdicos y los Estados del bienestar mediterráneos: En el siguiente apartado trataremos de justificar convenientemente nuestra hipótesisprincipal: que aquellos países en los que existe un Estado del Bienestar más extenso,existen, a la luz de las cifras, elementos objetivos relacionados con la igualdad,conceptuada como la ausencia de grandes capas de excluidos sociales, igualdad deoportunidades, la no excesiva concentración en pocas manos de la riqueza nacional yotros factores que estudiaremos. En definitiva: la ausencia de grandes desequilibrios y“gaps” entre los grupos sociales (idea de cohesión social e igualdad).Para ello utilizaremos un informe que además de tratar cuestiones de empleo, hacereferencia al desarrollo social y a los distintos factores explicativos de este. Este informees especialmente interesante porque proporciona datos de 2011, no sólo recientes, sinomuy explicativos de la forma en la que en un contexto de crisis económica, la igualdadsocial y el bienestar se resiente menos en aquellos países en los que la “malla deseguridad” es más robusta y activa ante las distintas eventualidades sociales, laborales yeconómicas derivadas de dicha crisis. - EXCLUSIÓN Y RIESGO DE EXCLUSIÓN10
  11. 11. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoY es que a la luz de la presente crisis, analizando los datos aportados por el citadoinforme8 –y otros de Eurostat- vemos como en ciertos países, entre los que se encuentraEspaña, los ciudadanos ubicados entre el 10% de la población con menos ingresos, hasido relativamente más afectada por los efectos de la crisis económica, mientras que el10% de la población más rica, ve mantenerse, e incluso aumentar sus ingresos conrespecto a 2008.En el mismo sentido, vemos como en países del sur de Europa aumenta el porcentaje depoblación que se sitúa “en riesgo de depauperización”, así como el de los ciudadanosque directamente, ingresan el rango de “material deprivation” (término equiparable alde pobreza material)Veámoslo en datos, comparando nuestros países analizados con la realidad de la mediade los países UE:La media de la Unión Europea para los años 2008, 2009 y 2010 en cuanto a la variable“at risk of poverty” se ha situado en el 16,4 %. Mientras que la de “material deprivation”ha aumentado una décima si comparamos el 2010 con el 2008 (pasando de 17,3 a 17,4).En un primer vistazo observamos que todos los países que tratamos en nuestro ensayo,superan en los tres años contemplados a la media europea. Los datos para 2010 arrojanlo siguiente: un 20,7% de la población española se encuentra en peligro de pobreza,para un 20,1 de Grecia y un 17,9 de Portugal.En lo que toca al porcentaje de población que en estos países se encuentra bajo elumbral de la pobreza, todos ellos, menos España, superaban la media Europea, que en2010 se situaba en 17,4%. España 13.2, Grecia 24,1, Portugal 22,5. Como hemos dicho,en España no se supera la media UE, sin embargo, el porcentaje de personas que seencuentran bajo el umbral de la pobreza crece más rápidamente de 2008 a 2010 que loque lo hace la media europea: esta pasa de 17,3% a 17,4% en el referido periodo detiempo, y aquella del 8,7 al 13,2%)8 COMISIÓN EUROPEA, Employment and Social Developments in Europe 2011 (15/12/2011)11
  12. 12. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoEn los países nórdicos analizados, todos ellos se encuentran por debajo de la media enambos parámetros (“at risk of poverty” y “material deprivation”). Dinamarca 13,2% depersonas en riesgo de exclusión para 2010, por un 13,1 de Finlandia y un 12.9 de Suecia.En lo que respecta a aquellas personas que se encuentran efectivamente en la pobreza,los datos se sitúan alejados de la media europea y muy lejos de los datos que, porejemplo, arrojaba Grecia o Portugal en esta materia. Dinamarca 6,1%, Finlandia 8,4 ySuecia 3,9.Hemos analizado los datos asociados a esta variable porque precisamente, una de lasprincipales “creaciones” o efectos del Estado del Bienestar es el de la aparición,consolidación y extensión de las clases medias y la progresiva inclusión de aquellosgrupos o colectivos desfavorecidos.Vemos como en los países mediterráneos se deprecia la clase media (aumenta elnúmero de personas situadas en riesgo de exclusión) y aumenta el número de losefectivamente excluidos por su renta económica y/o posición social.Mientras, en los países escandinavos, las clases medias y bajas resisten mucho mejor losembates de la crisis económica por la existencia de unas redes de protección másrobustas y por políticas activas contra la exclusión social.Algunos ejemplos de estas políticas activas desarrolladas por el gobierno, lasencontramos en un dossier publicado por el gobierno sueco en 2005 (Sweden’s reporton measures to prevent poverty and social exclusion 2005) y que da idea de lasintervenciones que se llevan a cabo para prevenir la exclusión.Objetivos del programa: ● La promoción de empleos y el acceso, de todos, a recursos, bienes, servicios y al ejercicio de sus derechos. ● La prevención de los riesgos de exclusión. ● La ayuda a los sectores más vulnerables. ● La movilización de todas las instituciones necesarias.Una selección de políticas concretas orientadas a los referidos fines: ● Una reforma del sistema de pensiones12
  13. 13. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto ● Una política de mejores servicios de salud y atención para todos ● Campañas en “envejecimiento activo” ● Más apoyo a familias con niños y a niños en riesgo ● La creación de una Comisión para evitar el desalojo de familias con niños ● Atención a la delincuencia juvenil, así como al consumo de alcohol y drogas en este sector de la población.La adopción de estas y otras medidas, que requieren una intervención pública (propiade países con un Estado de Bienestar fuerte y con herramientas suficientes)Acudamos ahora a los datos que nos ofrece otro informe de la Comisión Europea quetrata en especial la cuestión de la pobreza y la exclusión en los países europeos9. - GINI (DESIGUALDAD DE INGRESOS) Y PERCEPCIÓN NACIONAL DE LA DESIGUALDADEn este eurobarometro se cruza la clasificación de los países EU-15 según el índice delcoeficiente de Gini (que mide la desigualdad de ingresos en un país dado) con lapercepción que existe en cada país de la propia desigualdad.Decir que de los cinco países que mejor parados salen de Gini, tres son los que hemoscatalogado como representantes del modelo de bienestar escandinavo: primero Suecia,tercero Finlandia y quinto Dinamarca. El segundo y el cuarto puesto lo ocupan dospaíses centroeuropeos como Bélgica y Austria, que también contaron con un desarrollotemprano e intensivo del Estado del Bienestar.Dentro de la clasificación EU-15 según el coeficiente de Gini: cuatro de los cinco paísescon más desigualdad en la distribución de ingresos son en este orden (empezando por elmás desigual): Portugal, Grecia, Reino Unido –país que bajo los gobiernos de Thatcherencabezó el desarbolamiento del Estado del Bienestar, con efectos que aún perduran-España e Italia.En definitiva, según Gini, cuatro de los cinco países que cierran el ranking de los paísesmás desarrollados de Europa con una desigual distribución de los ingresos, sonmediterráneos, mientras que los tres países representativos del modelo escandinavo9 Special Eurobarometer No 355 on ‘Poverty and Social Exclusion’13
  14. 14. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Botoque tomamos para nuestro trabajo, ocupan puestos privilegiados en cuanto a esavariable dentro del grupo de cabeza.Naturalmente, la percepción de la desigualdad se dispara en estos paísesmediterráneos, con la consiguiente insatisfacción con sus gobiernos e instituciones,pues, como nos muestra otra tabla del informe, la igualdad es considerada un valorimportante por la inmensa mayoría de los ciudadanos de la UE. - IGUALDAD DE GÉNERO Y ESTADO DEL BIENESTARTambién consideramos que el Estado del Bienestar, gracias a sus políticas socialesexpansivas de apoyo a la maternidad, escuelas infantiles públicas, cheque bebé,políticas de género, o intervencionismo en el mercado laboral, contribuye en mayormedida que los de modelo mediterráneo a la igualdad.En los países escandinavos nos encontramos con un sistema de educación infantil muyexpandido y desarrollado, con punta de lanza en Finlandia, el cual tiene el mejor sistemaeducativo del mundo. Éstas pueden ser variables que ayuden a mejorar los datos deigualdad de género, y lo corroboraremos con los siguientes datos:En el caso de los países nórdicos nos encontramos con los siguientes datos en el Índicede Igualdad de Género que elabora Naciones Unidas, usando el último de 201110: Suecia(1º), Dinamarca (3º) y Finlandia (5º).En cambio, si nos vamos a los países mediterráneos, vemos que están en los últimospuestos de la UE-15: España (13º), Portugal (19º) y Grecia (24º).Éstos datos cruzados corroboran la tesis de que el Estado del Bienestar estimula laigualdad, y en consecuencia, la igualdad de género. - CONCENTRACIÓN DE LA RIQUEZANo por evidente a la luz de los datos aportados anteriormente, conviene apuntar que enlos países mediterráneos, además de la diferencia de ingresos, se da una mayor10 Índice de Desigualdad de Género e Indicadores relacionados (2011).Naciones Unidas.http://hdr.undp.org/en/media/HDR_2011_ES_Table4.pdf (visto por última vez el 13 de junio de 2012)14
  15. 15. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Botoconcentración de riqueza (wealth) en el 20% más rico superaba en relación con el 20%más pobre, en comparación con la media de la UE, y en los países escandinavosanalizados.Como muestra: en Portugal, el 20% más rico tiene una acumulación de riqueza (ingresos- impuestos, tasas, etc) seis veces superiores a los del 20% con menos recursos en aquelpaís. En los países centro-europeos y nórdicos, ese “gap” se sitúa en X4 a favor de ese20% más rico en comparación con su equivalente porcentual más desfavorecido(estando la media europea en X5)Esta falta de distribución de la riqueza (aplicados ya los impuestos) se debe, segúnnuestra opinión, a la ausencia de una política fiscal suficiente y verdaderamenteprogresiva, rasgo característico y determinante del modelo escandinavo de Bienestar.Además, añadimos un dato que refuerza nuestra tesis principal: la correlación directa yconcluyente entre Estado de Bienestar e Igualdad, afirmando que esta última se alcanzaen mayor grado mediante la actividad del Estado que a través de la inacción estatal y lalibertad total de los mecanismos “distribuidores del mercado”.Y es que desde los años 70, momento en que precisamente, se entiende en crisis elmodelo tradicional del Estado del Bienestar y se procede a su reforma (cuando no sulaminación en algunos países), la desigualdad ha aumentado tendencialmente en elinterior de los países de la Unión Europea, aunque entre países sí se ha seguido unaconvergencia (según Jenkins y Micklewright). Una pincelada más al respecto: un paíscomo Estados Unidos, país en el que entendemos, el Estado de Bienestar tiene unaconfiguración débil, la concentración de riqueza en las capas más altas, así como laexistencia de amplios sectores sociales en riesgo de depauperización o en la efectivapobreza, alcanza unos datos ciertamente destacables, a la luz de datos aportados envarios artículos por el profesor Vicenç Navarro 11. - IMPUESTOS COMO INSTRUMENTO REDISTRIBUIDORHemos apuntado más arriba la cuestión de los impuestos de una forma somera, estonos lleva a centrarnos a continuación en este “ítem”, objeto de nuestro análisis por serun factor importante en cuanto a la redistribución de la riqueza y por ser además -en su11 “Concentración de la riqueza”, de 29 de diciembre de 2011, un artículo extraído del blog personal delprofesor Navarro, http://www.vnavarro.org consultado a 7 de junio de 201215
  16. 16. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Botocuantía y en su progresividad- un elemento configurador y definitorio de los modelos deEstado de Bienestar.Los modelos de Estado Social Europeos están construidos sobre el principio de que losbeneficios sociales, de un modo u otro, deben ser compartidos. La actitud de losgestores públicos en cuanto a la efectiva distribución de la riqueza, en sus distintasformas, se correlaciona con los niveles de pobreza y desigualdad existentes en un país,puesto que ya ha quedado demostrado (quedó demostrado, de hecho, en las primerasdos décadas del siglo XX) que dejar al mercado como único árbitro y regulador de laeconomía y distribuidor de recursos, es ineficaz a la luz de los resultados (se produceuna distribución desigual del bienestar, más desigual de lo que una sociedaddemocrática puede aceptar). De hecho, autores como Stein Ringen conectan la variable“distribución de la riqueza” y la variable “calidad de la democracia”, afirmando que lospaíses escandinavos, por ejemplo, tienen una democracia más perfeccionada que la deEstados Unidos 12.Además, según el informe del que extraemos las conclusiones principales de nuestrotrabajo: esta desigualdad en la riqueza por una insuficiente distribución (siendo latributación y la imposición progresiva un elemento capital al respecto y el activismo delEstado en ciertas áreas clave para paliarla) genera otras desigualdades en cuanto a laesperanza de vida, la sanidad, la educación, etc.En la Unión Europea, los distintos estados desarrollan diversas políticas al respecto,analizaremos aquí someramente, la forma en que lo hacen los países escandinavos (queentendemos a lo largo de todo el ensayo como representantes de un Estado deBienestar desarrollado, extenso, profundo y con asentada trayectoria en la culturapolítica nacional) y los países mediterráneos, con estados sociales menos avanzados ycon un desarrollo más corto en el tiempo.--- TABLA: Correlación entre la desigualdad original en la desigualdad de ingresos y los efectosredistributivos de los impuestos.12 ALBER, Jens; GILBERT, Neil. United in Diversity? Comparing Social Models in Europe and America16
  17. 17. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoComo vemos en la tabla facilitada (extraída del informe de la Comisión Europea, ymodificada para mostrar sólo los datos de los países en los que centramos el estudio), lafuerte progresividad en los impuestos (rasgo característico y definitorio del modeloescandinavo) tiene efectos redistributivos (y por tanto, de tendencia igualadora) muysuperiores al de los países del sur de Europa.Como conclusión a este epígrafe, sentaremos que en aquellos países en que ladesigualdad era mayor y el PIB per cápita más reducido, han ido convergiendo en susniveles con respecto a otros países de la UE a medida que se iban consolidando ymadurando sus Estados Sociales nacionales, aunque sigue existiendo un considerablegap entre estados, manteniéndose a la cabeza los países nórdicos, que mantienenpolíticas sociales activas que luchan contra la exclusión y el riesgo de exclusión, así comoimpuestos suficientes y progresivos, lo que contribuye al amparo del Estado delBienestar a la reducción de las desigualdades. - POLÍTICA SOCIAL (ACTIVISMO ESTATAL). EL CASO DE LA SANIDAD.A continuación nos centraremos en una de las políticas públicas que bajo nuestro puntode vista, de realizarse bajo los criterios de universalidad, desde la acción pública- mejordefinen a un Estado que se haga llamar “Social” o “del Bienestar”. Nos referimos a laSanidad.17
  18. 18. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez BotoLa provisión de una asistencia sanitaria universal es una acción pública que se inscribeconceptual dentro de la política social o de servicios sociales.La definición y los objetivos que se marcan por parte del Second Biennial Report13 para laidea de “servicios sociales”, nos recordará considerablemente a la propia definición yobjetivos del Estado del Bienestar, de ahí que identifiquemos inexorablemente unarelación entre ambos conceptos y que afirmemos que allí donde hay una política socialambiciosa, comprensiva (que atienda y proteja de las distintas eventualidades vitales),de vocación universal y con mediación del poder público, existen niveles más altos deigualdad, o si se prefiere, menores de exclusión y vulnerabilidad.Objetivos y principios de la política social:- Se orienta a la persona, para responder a necesidades y a riesgos vitales tantogenerales como específicos, de personas especialmente vulnerables, como de lapoblación general como garantía de la cohesión social, sin restricción en el acceso porcriterio de ingresos económicos.- Es un medio para la salvaguarda de derechos humanos y la dignidad humana- Tiene efectos preventivos y correctores de desigualdades y desequilibrios sociales- Son servicios que se guían por el principio de solidaridad y que requieren de la acciónpública para la financiación y provisión de serviciosNuestra tesis es que en los Estados nórdicos, en los que el esfuerzo destinado a lasanidad universal es mayor en recursos humanos y económicos, los ratios de coberturasanitaria, protección y en consecuencia, de igualdad son mayores, esto es: existe porejemplo, correlación entre el número de personas que trabajan en el sector de losservicios públicos, los presupuestos destinados y la fortaleza del sector sanitario conresultados notables sobre la igualdad.Tabla que muestra la correlación existente entre el número de personas que trabajan enel sector de los servicios públicos sanitarios y el trabajo social, y la mayor protecciónsocial, con resultados sobre la igualdad. Vemos como los países escandinavos están muy13 COMISIÓN EUROPEA, Second Biennial Report on social services of general interest.18
  19. 19. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Botopor encima de la media, por lo desarrollado del sector sanitario y de las políticassociales, mientras que los países de bienestar mediterraneo comparten area dentro dela gráfica, por debajo e la media EU 27.Es interesante apuntar la similitud entre esta gráfica y la de satisfacción con el sistemasanitario, que también se incluye en el informe citado y que prácticamente calca losresultados. Más recursos económicos y personales para la sanidad (más atención delestado sobre dicha materia a través de políticas públicas) = más satisfacción del públicoa la luz de los resultados (reducción de la desigualdad y la vulnerabilidad) 5 Conclusión. A lo largo de este ensayo hemos querido confirmar la hipótesis de que en aquellos países en los que el Estado del Bienestar, conceptualizado este como hemos hecho en las primeras páginas de nuestro trabajo, se ha desarrollado de una forma más completa, profunda, ambiciosa y comprensiva, los índices de desigualdad intranacionales disminuyen considerablemente.19
  20. 20. Los modelos de bienestar, una perspectiva comparativa en relación con la Igualdad Social Alberto Ginel Saúl, Andrés Suárez Boto Para definir la igualdad y a los efectos que sobre ésta tiene el Estado del Bienestar hemos atendido a diversos factores, si bien, podríamos haber escogido otros igualmente significativos: igualdad de género, la concreta política social de la sanidad, el índice de Gini, la política pública contra la exclusión, la concentración de riqueza o los impuestos. En todas estas variables hemos apreciado como los países que han seguido un modelo de desarrollo más temprano, con un pacto interclase más perfeccionado –como los estados del bienestar- la ventaja comparativa en lo que a igualdad respecta con otros modelos, es considerable. Además, hay que recordar que en estos países nórdicos el “milagro” es perfectamente humano, no se debe a una riqueza original excesiva, que les predisponga a una mejor situación que los países mediterráneos (recordemos los índices de emigración existentes, por ejemplo, en Suecia en el periodo de entreguerras, o las dificultades económicas de Noruega o Dinamarca en dicho periodo). Es decir, que han sido las decisiones políticas, han sido los gobiernos quienes a través de sus resortes económicos, políticos y su capacidad de intervención social, han determinado este modelo de sociedad que consideramos , y confirmamos, a la luz de los resultados, capaz de ofrecer oportunidades y bienestar al conjunto social sin desatender el crecimiento económico o la competitividad. Parece que en materia de igualdad, el camino lo marcan, también, los países escandinavos y sus políticas activas desarrolladas desde la feliz combinación de libertad e igualdad.20

×