Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Primeras paginas-una-forma-resistencia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Primeras paginas-una-forma-resistencia

  • 208 views
Published

Libro Luis García Montero

Libro Luis García Montero

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
208
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Luis García Montero Una forma de resistencia (Razones para no tirar las cosas)Una_forma_de_Resistencia.indd 5 30/03/12 13:25
  • 2. Nevera La nevera de mi casa es un electrodoméstico ado­ lescente. Supongo que los electrodomésticos, igual que los perros o los desnudos, se parecen a sus dueños. Obser­ var el carácter de un perro ayuda a comprender la atmós­ fera de una casa, que puede estar acostumbrada a callar y morder, o a ladrar y atemorizarse, o a saltar y mover el rabo delante de las visitas. Para muchos ciudadanos, un perro es el mejor amigo del hombre. En mi casa hay un gato que se lla­ ma Negrín, porque la vida me llevó desde joven por el camino de los tejados y la emancipación. Los perros sólo me han servido a lo largo de la vida para tomar concien­ cia de que en algunas casas iba a ser un invitado fugaz, un ser lleno de precauciones y con ganas de irse. Pasa lo mismo cuando voy a la playa y no consigo desprender­ me del insoportable espíritu de observación que me ale­ ja de un necesario instinto participativo. Pasear por una playa sirve para conocer el estado del mundo a través de los cuerpos, la pequeña distancia que existe entre la fe­ licidad y la tragedia, la elegancia y el horror, la pureza y la contaminación. Las playas y los perros ayudan a co­ nocer a sus dueños, igual que los electrodomésticos, acostumbrados a palpitar según el ánimo del dedo que aprieta el botón o de la mano que abre la puerta. Claro que un carácter es un haz de muchas espi­ gas, y los dueños dan para mucho según los matices de la personalidad que van desperdigando por la casa. SinUna_forma_de_Resistencia.indd 57 30/03/12 13:25
  • 3. 58 traicionar a la verdad, espejo vivo del alma de sus due­ ños, en una misma casa puede haber lavadoras débiles, hornos dogmáticos, lavavajillas chapuceros, exprimido­ res estrictos, aspiradoras modestas, microondas cínicos y neveras adolescentes. La nevera de mi casa es un elec­ trodoméstico adolescente, porque se abandona a los ex­ cesos del alma, dividida entre las abundancias del cora­ zón y los abismos tristes de la melancolía. Sin el punto intermedio de la regularidad, pasa de la intuición de la nada a la plenitud de la fiesta, de los fervores del mundo al cielo pálido, indefinido, como una pizza congelada. Las relaciones con la nevera establecen una lí­ nea sentimental de trabajo y un modo de entenderse con la vida cotidiana. Resulta admirable la disciplina reguladora de los que no juegan con el vacío, o con las fechas de caducidad, o con la falta de hielo a media no­ che, o con las sobrecargas de optimismo que terminan en la basura. Una vida ordenada salva a las neveras de las insuficiencias inoportunas y de los desperdicios. Mi nevera, que es el electrodoméstico más adolescente de la casa, suele comportarse de una forma muy desequi­ librada. Sus soledades y sus excesos tienen en común un mismo sentimiento de culpa que, en vez de corre­ girse, acaba abandonándose a los vaivenes de la ley del péndulo. De la soledad gatuna paso a la música com­ partida de la fiesta. Ayer mi nevera padecía sólo una tristeza solita­ ria y saludable, apenas un yogur, una cerveza sin alco­ hol, una lata de foie-gras y media cubitera de hielo. Fue un espectáculo desolador, el espejo de un príncipe arruinado, y decidí organizar una fiesta. La lista de la compra es siempre la mejor vacuna, el modo más con­ tundente de reaccionar. Ahora ya no cabe nada, meUna_forma_de_Resistencia.indd 58 30/03/12 13:25
  • 4. 59 cuesta trabajo colocar el zumo de naranja de Benjamín y María (últimamente les ha dado por tomar vodka con zumo de naranja). Hay tónicas para los gin-tonics de Almudena y Juan, coca-colas para los cubalibres de Chus y María José, y mucho hielo para los whiskies de Joaquín, Jimena, Regina, Miguel, Silvia, Felipe, Ángeles, Bienve, Javier, Rosana y Ramón. Y vino y cer- vezas para todos, y cervezas sin alcohol para Conchita y Celia, y carne para la parrilla, y helados de postre, y hasta leche desnatada para Mariano, que seguramente se quedará a dormir. Voy a llamarlos por teléfono. Esta nevera mía adolescente me lo ha aconsejado. Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (arts. 270 y ss. Código Penal).Una_forma_de_Resistencia.indd 59 11/04/12 12:13