Redalyc                                   Sistema de Información CientíficaRed de Revistas Científicas de América Latina, ...
Clínica y Salud, 2003, vol. 14 n°. 1 - Págs. 27-41                                                                        ...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadacross all the studies carried out. There is a trend to fin...
J. Fernández-Montalvo y N. LandaINTRODUCCIÓN                            en los últimos años, fruto probable-              ...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad         TABLA 1: TRASTORNOS DE PERSONALIDAD EN EL ALCOHOLI...
J. Fernández-Montalvo y N. Landa      TABLA 1: TRASTORNOS DE PERSONALIDAD EN EL ALCOHOLISMO (Y 2) AUTOR Y AÑO             ...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad   Uno de los primeros estudios en                         ...
J. Fernández-Montalvo y N. Landahólicos cumplía los criterios diag-           M o rg e n s t e rn, Langenbucher,nósticos p...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadun diagnóstico de personalidad, un                         ...
J. Fernández-Montalvo y N. Landala personalidad de forma simultá-             varias investigaciones con el objeti-nea.   ...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadcos, que fueron evaluados a través                         ...
J. Fernández-Montalvo y N. LandaDiagnostic Interview Schedule (DIS)       do a cabo (internamiento o ambula-a un total de ...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadMorgenstern et al., 1997; Tomasson                         ...
J. Fernández-Montalvo y N. Landa                                         REFERENCIAS   American Psychiatric Association, (...
Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadPenick, E. (1991). Antisocial alcoholics: Are              ...
J. Fernández-Montalvo y N. Landa    Spitzer, R. y Williams, J. (1985). Structu -   treated alcoholics. Journal of Studies ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

180617967002

699

Published on

a

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
699
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

180617967002

  1. 1. Redalyc Sistema de Información CientíficaRed de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal FERNÁNDEZ-MONTALVO, JAVIER; LANDA, NATALIA Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad Clínica y Salud, vol. 14, núm. 1, 2003, pp. 27-41 Colegio Oficial de Psicólogos Madrid, España Disponible en: http://www.redalyc.org/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=180617967002 Clínica y Salud ISSN (Versión impresa): 1130-5274 clin-salud@cop.es Colegio Oficial de Psicólogos España ¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista www.redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
  2. 2. Clínica y Salud, 2003, vol. 14 n°. 1 - Págs. 27-41 ARTÍCULOS Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad Co-morbidity between alcoholism and personality disorders JAVIER FERNÁNDEZ-MONTALVO 1 NATALIA LANDA 2 RESUMEN En este texto se lleva a cabo una revisión de los estudios realizados hasta lafecha en relación con la comorbilidad de los trastornos de personalidad con elalcoholismo. Los resultados obtenidos en las diferentes investigaciones noson concluyentes. La tasa de prevalencia de los trastornos de personalidad enlos alcohólicos es muy heterogénea, con una amplia variabilidad de unosestudios a otros. Sin embargo, se observa una cierta tendencia a los trastor-nos de personalidad del grupo B (antisocial, principalmente). Por último secomentan las implicaciones de este estudio para la investigación y para lapráctica clínica. ABSTRACT The aim of this paper is to review the current knowledge about the co-mor -bidity between alcoholism and personality disorders. Attempts to draw a spe -cific profile of alcoholics are not conclusive. Prevalence of personality disor -ders in alcoholics is very heterogeneous, and a great variability is obser ed v 1 Departamento de Psicología y Pedagogía. Universidad Pública de Navarra. fernandez.montal-vo@unavarra.es 2 Fundación Proyecto Hombre de Navarra.CLÍNICA Y SALUD 27
  3. 3. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadacross all the studies carried out. There is a trend to find a higher proportionof alcoholics within the cluster B category (mainly, antisocial). Lastly, implica-tions of this kind of studies for future research and clinical practice are dis-cussed. PALABRAS CLAVE Alcoholismo, Trastornos de personalidad, Trastorno dual, Comorbilidad. KEY WORDS Alcoholism, Personality disorders, Dual disorder, Co-morbidity. Agradecimientos. Este estudio se ha financiado en parte con un proyectode investigación del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra (códi-go 35/2001).28 CLÍNICA Y SALUD
  4. 4. J. Fernández-Montalvo y N. LandaINTRODUCCIÓN en los últimos años, fruto probable- mente de la mejora en los protoco- El alcoholismo representa uno de los de intervención y de su mayorlos problemas socioeconómicos y adecuación a este tipo de pacien-sanitarios más graves del mundo tes, hay un porcentaje significativooccidental. Una posible explicación de adictos que no se beneficianradica en que el alcohol constituye tanto de los tratamientos actuales.una sustancia de fácil adquisición, La influencia de los trastornos desocialmente aceptada, con una personalidad y el desconocimientogran tradición cultural –no ajena a de las pautas específicas de inter-los intereses económicos que se vención en estos casos, contribu-mueven en torno a ella- y utilizada yen, en cierta medida, a ello (Fer-en buena parte como motor de las nández-Montalvo, Lorea, López-relaciones sociales (Fern á n d e z - Goñi y Landa, 2003). Sin embargo,Montalvo y Echeburúa, 2001a). las diferentes investigaciones lleva- das a cabo arrojan unos resultados Cuando una persona es adicta a h e t e rogéneos, con una ampliauna sustancia, lo más habitual variabilidad en la tasa de comorbili-–hasta en un 50%-75% de los dad de los trastornos de personali-casos- es que presente otro tras- dad con el alcoholismo.torno adicional (Casas, 1994). Lostrastornos duales más frecuentes En este texto se presenta unaen el alcoholismo son, por una revisión actualizada de los resulta-parte, los trastornos de la persona- dos obtenidos en los difere n t e slidad; y por otra, la depresión –más estudios sobre la prevalencia de losen las mujeres-, los trastornos de trastornos de la personalidad en elansiedad –en uno y otro sexo- y el alcoholismo.abuso de otras drogas –más en loshombres- (Echeburúa, 2001). ESTUDIOS GENERALES DE Desde esta perspectiva, el estu- COMORBILIDADdio de los trastornos de personali-dad entre los pacientes alcohólicos En este apartado se pre s e n t a nha suscitado un gran interés en los los estudios que se han llevado aúltimos años. No son ajenos a ello cabo con el objetivo de valorar lalos resultados obtenidos en el tra- tasa general de trastornos de per-tamiento de los pacientes aqueja- sonalidad entre los alcohólicos. Undos por una conducta adictiva. Si resumen de los principales resulta-bien las tasas de éxito terapéutico dos encontrados en este sentido sehan aumentado considerablemente presenta en la tabla 1.CLÍNICA Y SALUD 29
  5. 5. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad TABLA 1: TRASTORNOS DE PERSONALIDAD EN EL ALCOHOLISMO (1) AUTOR Y AÑO N TASA GLOBAL TRASTORNO Zimmerman y Coryell (1989) 145 38,6% • Antisocial: 9,6% • Pasivo-agresivo: 6,8% • Histriónico: 5,5% • Esquizotípico: 4,8% • Límite: 4,8% • Obsesivo-compulsivo: 3,4% • Paranoide: 1,3% • Esquizoide: 0,6% • Evitativo: 0,6% • Dependiente: 0,6% De Jong et al. (1993) 178 78% • Histriónico: 33,7% • Dependiente: 29,2% • Evitativo: 19,1% • Obsesivo-compulsivo: 19,1% • Límite: 17,4% • Esquizotípico: 16,9% • Paranoide: 14% • Pasivo-agresivo: 14% • Narcisista: 6,7% • Antisocial: 5,1% • Esquizoide: 3,9% Nurnberg et al. (1993) 50 64% • Paranoide: 44% • Antisocial: 20% • Evitativo: 20% • Pasivo-agresivo: 18% • Límite: 16% • Esquizoide: 12% • Dependiente: 10% • Obsesivo-compulsivo: 8% • Histriónico: 6% • Narcisista: 6% • Esquizotípico: 2% • Datos Powell y Peveler (1996) 104 24% • Límite: 13% • Antisocial: 7% • Evitativo:3% • Histriónico: 2% • Obsesivo compulsivo: 1% • Autodestructivo: 1% • Esquizotipico: 1%30 CLÍNICA Y SALUD
  6. 6. J. Fernández-Montalvo y N. Landa TABLA 1: TRASTORNOS DE PERSONALIDAD EN EL ALCOHOLISMO (Y 2) AUTOR Y AÑO N TASA GLOBAL TRASTORNO Morgensten et al. (1997) 366 57,9% Antisocial: 22,7% Límite: 22,4% Paranoide: 20,7% Evitativo: 18% Autodestructivo:13,1% Compulsivo:10,7% Pasivo agresivo:10,7% Narcisista: 6,6% Dependiente:5,2% Histriónico: 4,4% Esquizoide:1,1% Esquizotípico: 0,8% Driessen et al. (1998) 200 33,6% Trastorno de la personalidad no especificado: 16,8% Evitativo: 5,2% Antisocial: 4,4% Esquizoide:4,3% Límite:3,2% Dependiente:2,4% Paranoide: 1,2% Histriónico: 0,8% Obsesivo-compulsivo:0,8% Esquizotípico: 0,8% Narcisista: 0,4% Pettinati et al. (1999) 132 35,6% Narcisista: 21,3% Evitativo: 20,5% Paranoide: 12,3% Autodestructivo: 11,5% Pasivo-agresivo:8,2% Dependiente:7,4% Antisocial: 5,7% Límite:5,7 Histriónico: 4,9% Obsesivo-compulsivo:2,5% Esquizoide: no presente Esquizotípico: no presente Fernández-Montalvo et al. (2002) 70 64,2% Pasivo-agresivo: 21,4% Antisocial: 12,8% Dependencia: 12,8% Esquizoide: 11,4% Evitación: 11,4% Narcisista: 11,4% Agresivo-sádico: 11,4% Autodestructivo: 10% Obsesivo-compulsivo: 7,1% Límite: 5,7% Paranoide: 4,2% Histriónico: 1,4% Esquizotípico: 1,4%CLÍNICA Y SALUD 31
  7. 7. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidad Uno de los primeros estudios en que el trastorno antisocial, a dife-los que se pone de manifiesto la rencia de otros estudios en los quepresencia de trastornos de perso- aparece como el de mayor preva-nalidad en los pacientes alcohóli- lencia, afectaba tan sólo a un 5,1%cos es el llevado a cabo por Zim- de la muestra.merman y Coryell (1989). Se utilizópara ello una muestra de 145 suje- Un aspecto importante a desta-tos, que fueron evaluados mediante car en esta investigación es la altala Structured Interview for DSM III coexistencia de más de un trastor-Personality Disorder (SIDP) (Pfohl, no de la personalidad. En concreto,Stangl y Zimmerman, 1983). Los el 50% de los alcohólicos estudia-resultados mostraron que 56 suje- dos cumplía los criterios diagnósti-tos (el 38,6% de la muestra) pre- cos para dos o más trastornos, consentaba como mínimo un trastorno una elevada comorbilidad entre losde la personalidad. De todos ellos, pertenecientes al grupo B (histrióni -el trastorno antisocial de la perso - co-límite, histriónico-antisocial), alnalidad era el más frecuente, con g rupo C (dependiente y p a s i v o -una tasa del 9,6%, seguido del a g re s i v o), y entre ambos gru p o sp a s i v o - a g re s i v o, que afectaba al (límite y dependiente, principalmen-6,8% de la muestra. te). Ello, según los autores, cuestio- na la utilidad de las clasificaciones En el estudio de De Jong, Va n categoriales de estos trastornos enden Brink y Van den Wielen (1993), pacientes adictos.con 178 alcohólicos que recibíantratamiento en un centro clínico, la En otro estudio más amplio lleva-tasa de prevalencia de los trastor- do a cabo por Nurnberg (1993), senos de personalidad, identificados trataba de determinar la presenciatambién con el SIDP, ascendía al de otros cuadros clínicos asocia-78%. En concreto, el trastorno his - dos, incluidos los trastornos de latriónico era el más frecuente, con personalidad, en una muestra deuna tasa del 33,7%, seguido por el 50 alcohólicos en tratamientod e p e n d i e n t e, con una tasa del ambulatorio. Todos ellos fuero n29,2%. En tercer lugar, el evitativo y evaluados mediante el Structuredel compulsivo afectaban al 19,1% Clinical Interview for DSM III (SCID)cada uno de ellos. En cuarto lugar, (Spitzer y Williams, 1985). Losel trastorno límite estaba presente resultados mostraron que el 80%en un 17,4% de la muestra. El resto de la muestra tenía asociado otrode trastornos afectaba a un por- t r a s t o rno. Por lo que se re f i e recentaje menor de sujetos. Sin específicamente a los trastornos dee m b a rgo, es importante señalar la personalidad, el 64% de los alco-32 CLÍNICA Y SALUD
  8. 8. J. Fernández-Montalvo y N. Landahólicos cumplía los criterios diag- M o rg e n s t e rn, Langenbucher,nósticos para alguno de ellos, con Labouvie y Miller (1997) llevaron auna media de 2,6 trastornos de la cabo otra investigación, con unapersonalidad por sujeto. El trastor - muestra de 366 alcohólicos, en lano paranoide era el de mayor pre- que determina la prevalencia devalencia, con una tasa del 44%, todos los trastornos de personali-seguido del antisocial (20%), del dad incluidos en el DSM-III-R (APA,evitativo (20%), del pasivo-agresivo 1987). Para ello utiliza el SCID. Los(18%) y del límite (16%). resultados obtenidos indicaban que el 57,9% de los sujetos cumplían Un aspecto destacable de este los criterios diagnósticos de, comoestudio es que todos los sujetos mínimo, un trastorno de la persona-diagnosticados de trastorno límite y lidad, con una media de 2,3 trastor-el 88% de los que tenían un trastor - nos por persona. De todos ellos, elno antisocial, presentaban además trastorno antisocial era el más fre-otro trastorno de la personalidad, cuente y afectaba al 22,7% de lossin que destacara ninguno espe- casos, aunque con una gran varia-cialmente. bilidad en función del sexo: el 25,7% de los varones y el 9,1% de En el estudio de Powell y Peveler las mujeres. Tras el trastorno anti -(1996) se utilizó la segunda versión s o c i a l, los trastornos con mayordel S C I D en una muestra de 104 prevalencia eran el límite (22,4%),alcohólicos. Los resultados pusie- el paranoide (20,7%) y el de evita -ron de manifiesto que un 24% de ción (18%), con importantes dife-los sujetos cumplían los criterios rencias también en función deldiagnósticos para un trastorno de sexo.la personalidad. Este porc e n t a j e ,menor que el obtenido en otro s En la investigación de Driessen,estudios, se debe a que los autores Veltrup, Wetterling, John y Dillingsólo diagnosticaban un trastorn o (1998), con una muestra de 200de personalidad cuando éste era pacientes alcohólicos hospitaliza-previo al inicio de los problemas de dos, se evaluaron los trastornos dealcohol. En cuanto a los trastornos personalidad mediante el I n t e rn a -de mayor importancia, el límite era tional Personality Disorder Examina -el más frecuente, con especial pre- tion (IPDE) ( L o r a n g e r, 1995). Losvalencia entre las mujeres. Asimis- resultados mostraron tasas másmo, el trastorno antisocial, que sólo bajas de comorbilidad en compara-se observaba en los sujetos varo- ción con otros estudios. En concre-nes, era el segundo más frecuente to, un terc io de los sujetos (elen el total de la muestra. 33,6%) cumplían los criterios paraCLÍNICA Y SALUD 33
  9. 9. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadun diagnóstico de personalidad, un Por lo que se refiere a los sujetos8,8% para dos y un 3,6% para tres. alcohólicos, el 35,6% de los 132Estos porcentajes son claramente alcohólicos estudiados, cumplía loss u p e r i o res a los hallados en la criterios d iagnósticos para, alpoblación general -que oscilan en menos, un trastorno de la persona-t o rno al 6% (Samuels, Nestadt, lidad. El diagnóstico más frecuenteRomanoski, Folte in y McHugh era el narcisista, con un 21,3% de1994)-, pero se encuentran muy por los casos, seguido por el trastornodebajo de los obtenidos en otros de evitación, que aparecía en unestudios con alcohólicos. En cual- 20,5% de los sujetos, y el trastornoquier caso, en este estudio destaca paranoide de la personalidad, quela marcada presencia del trastorno estaba presente en un 12,3% dede la personalidad no especificado, los casos.que se diagnosticó en la mitad delos casos que presentaban un tras- En este mismo estudio se anali-torno de personalidad. Por lo que zan los resultados en función de losse refiere al resto de tratornos, el 3 grupos de trastornos de la perso-de mayor prevalencia era el de evi - nalidad contemplados por el DSM-t a c i ó n, con una tasa del 5,2%, IV-TR (American Psychiatric Asso-seguido por el antisocial (4,4%) y el ciation, 2000). Así, los trastornos delesquizoide (4,3%). grupo C eran los más frecuente, ya que afectaban al 50% de los casos. En este mismo estudio se analizó En segundo lugar figuraban los deltambién la prevalencia de los tras- grupo B, con un 37,7% de diagnós-tornos de conducta del eje I. Los ticos y, por último, los del grupo A,resultados pusieron de manifiesto con un 12,3% de los sujetos.que la mitad de los sujetos contrastornos de personalidad presen- Ya en nuestro país, en el estudiotaban también un trastorno psico- de Santos, Forcada y Zamoranopatológico asociado, lo que resalta (2001), con una muestra 69 alcohó-la correlación existente entre los licos, se encuentra que el trastornotrastornos de personalidad y la psi- límite y el trastorno de la personali -copatología general. dad por evitación son los más fre- cuentes, con un 5,8% de los suje- Pettinati, Pierce, Belden y tos, seguidos del t r a s t o rno porMeyers (1999) llevan a cabo una dependencia (4,3%) y por el esqui -investigación, también con el SCID zoide y obsesivo-compulsivo (2,9%(Spitzer y Williams, 1985), en una cada uno de ellos). Asimismo, enmuestra com puesta de sujetos este estudio el 13% de la muestraalcohólicos y adictos a la cocaína. presentaba más de un trastorno de34 CLÍNICA Y SALUD
  10. 10. J. Fernández-Montalvo y N. Landala personalidad de forma simultá- varias investigaciones con el objeti-nea. vo de analizar la presencia del tras - torno antisocial de la personalidad Por último, en el estudio de Fer- e n t re los pacientes alcohólicosnández-Montalvo, Landa, López- (tabla 2). El estudio individual deGoñi, Lorea y Zarzuela (2002), se este trastorno es frecuente en elaplica el Inventario Clínico Multiaxial campo de las adicciones, ya seande Millon MCMI-II (Millon, 1997) a psicológicas (Fernández-Montalvouna muestra de 70 alcohólicos que y Echeburúa, 2001b) o químicasacuden a un programa de tratamien- (Verheul, Van den Brink y Hartgers,to ambulatorio. Los resultados mos- 1995). Ello se debe, en parte, a quetraron una tasa de prevalencia de tradicionalmente se ha consideradolos trastornos de personalidad del la presencia de este tr astor n o64,2%. El trastorno más frecuente como indicador de mal pronósticoera el pasivo-agresivo, que afectaba en el tratamiento de las conductasal 21,4% de la muestra, seguido del adictivas (Longabaugh, Rubin,t r a s t o rno de la personalidad por Malloy, Beattie, Clifford, Noel, 1994;dependencia y del antisocial, que K r a n z l e r, Del Boca, Rousanville,aparecían, cada uno de ellos, en el 1995). Recientemente se ha pro-12,8% de los sujetos. puesto, incluso, que ambos trastor- nos podrían compartir idéntica pre- disposición genética (Limosin, AdèsESTUDIOS ESPECÍFICOS DE y Gorwood, 2000).COMORBILIDAD: TRASTORNOANTISOCIAL DE LA Una de las primeras investigacio-PERSONALIDAD nes sobre este trastorno es la lleva- da a cabo por Hesselbrook, Meyer Desde una perspectiva más y Keener (1985). En concreto, seespecífica, se han llevado a cabo utilizó una muestra de 321 alcohóli- COMORBILIDAD DEL ALCOHOLISMO CON EL TRASTORNO ANTISOCIAL DE LA PERSONALIDAD AUTOR Y AÑO N PREVALENCIA Hesselbrook et al. (1985) 321 41% Yates et al. (1988) 260 24,2% Liskow et al. (1991) 360 29% Penick et al (1994) 928 24% Cook el al (1994) 224 22,3% Tomasson y Vaglum (1995) 351 28%CLÍNICA Y SALUD 35
  11. 11. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadcos, que fueron evaluados a través t o rno antisocial del 29% (104del Diagnostic Interview Schedule pacientes). Además, cuando se(DIS) (Robins, Helzer, Croughan y comparó a estos sujetos con losRatcliff, 1981). Los resultados mos- alcohólicos p u ro s (sin t r a s t o rn ot r a ron que el 41% de los sujetos antisocial asociado), los resultadoscumplía el diagnóstico de trastorno pusieron de manifiesto la presenciaantisocial de la personalidad. En el de más sintomatología alcohólicacaso de los varones, afectaba al entre los alcohólicos con trastorno49% de los mismos, muy por enci- antisocial, así como un desarrolloma de las mujeres (el 20% de las más rápido del trastorno.mismas). En un estudio posterior de este En el estudio de Yates, Petty y mismo grupo (Penick, Powell, Nic-Brown (1988), con 260 alcohólicos kel, Bingham, Riesenmy, Read yvarones, se estudió la influencia del Campbell, 1994) se utilizó tambiéntrastorno antisocial de la personali - el Psychiatric Diagnostic Interviewdad en las complicaciones médicas (PDI) (Othmer et al.,1981) para eva-derivadas de su adicción. Tras eva- luar a una muestra de 928 alcohóli-luar a todos los pacientes, el 24,2% cos. Los resultados pusieron dede los mismos (63 sujetos) cumplía manifiesto que el 24% de loslos criterios diagnósticos del DSM- pacientes presentaba un trastornoIII (APA, 1980) para el t r a s t o rn o antisocial de la personalidad, lo queantisocial de la personalidad. Ade- le situaba como el segundo trastor-más, estos pacientes presentaban no más frecuente, por detrás delmás consecuencias negativas deri- trastorno depresivo.vadas del consumo de alcohol. En el trabajo de Cook, Winokur, En la investigación de Liskow, Fowler and Liskow (1994), con 224Powell, Nickel y Penick (1991) se alcohólicos, se utiliza el Iowa Struc -evaluó a 360 alcohólicos varones tured Psychiatric Interview (I-SPI)ingresados en un centro clínico con ( Tsuang,1974). Se trata de unael Psychiatric Diagnostic Interview entrevista general psiquiátrica que( P D I ) ( O t h m e r, Penick y Powell, incluye el trastorno antisocial de la1981). Se trata de una entre v i s t a personalidad. Los resultados mos-estructurada dirigida al diagnóstico traban una tasa del 22,3% (50de 15 patologías psiquiátricas, pacientes) con trastorno antisocial.entre las que se encuentra el tras -torno antisocial, pero no otros tras- Por último, en el estudio detornos de personalidad. Los resul- Tomasson y Vaglum (1995), llevadotados mostraron una tasa de tras - a cabo en Islandia, se aplica el36 CLÍNICA Y SALUD
  12. 12. J. Fernández-Montalvo y N. LandaDiagnostic Interview Schedule (DIS) do a cabo (internamiento o ambula-a un total de 351 alcohólicos (249 torio). En este sentido, en el estudiohombres y 102 mujeres). El 28% de de Verheul, Hartgers, Van den Brinklos mismos cumplía los criterios y Koeter (1998) se pone de mani-diagnósticos para el trastorno anti - fiesto la influencia que todas estassocial de la personalidad, lo que lo variables ejercen en la tasa y el tiposituaba en el tercer trastorno más de trastorno de la personalidadfrecuente, por detrás de los trastor- encontrado.nos d el estado de ánimo y deansiedad. La tasa de prevalencia de los trastornos de personalidad encon- Estos mismos resultados se han trada en los diferentes estudios conencontrado también en otros estu- alcohólicos oscila del 30% al 80%,dios llevados a cabo en el ámbito con una escasa concordancia entredel alcoholismo (c f r. C a d o re t , los diferentes instrumentos de eva-Troughton y Wi d m e r, 1984; Herz , luación utilizados (Perry, 1992).Volicer, D’Angelo y Gadish, 1990; Conviene, por lo tanto, utilizar ins-Malloy, Noel, Longabaugh y Beat- trumentos de evaluación más preci-tie, 1990; Roy, Lamparski, Jong, sos –el I P D E ( L o r a n g e r, 1995),Moore y Linnoila, 1990). En todos p a t rocinado por la Org a n i z a c i ó nellos, la tasa del trastorno antisocial Mundial de la Salud, por ejemplo- yde la personalidad oscila entre el no abusar tanto de autoinformes,15% y el 30%. cuya validez, en este ámbito con- creto, puede ser más limitada. No obstante, el IPDE ha sido tambiénCONCLUSIONES objeto de críticas, por presentar un umbral excesivamente elevado En este trabajo se han analizado para el diagnóstico de trastornoslos principales resultados obteni- específicos de personalidad, lo quedos en los estudios sobre la preva- p roduce un sobrediagnóstico delencia de los trastornos de perso- t r a s t o rnos de la personalidad nonalidad en el ámbito del alcoholis- especificados (Perry, 1992).mo. Sin embargo, como ya se haseñalado anteriormente, los resulta- Por otra parte, tampoco hay undos obtenidos hasta la fecha no acuerdo con respecto al diagnósti-son concluyentes, quizá por los co concreto de personalidad queinstrumentos de evaluación utiliza- se asocia con mayor frecuencia aldos, por el diferente nivel de grave- alcoholismo. En algunos estudiosdad de los pacientes presentado o destaca el trastorno antisocial de lapor los centros donde se han lleva- p e r s o n a l i d a d (Cook et al., 1994;CLÍNICA Y SALUD 37
  13. 13. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadMorgenstern et al., 1997; Tomasson En suma, se observa una ampliay Vaglum, 1995), mientras que en heterogeneidad de trastornos, queotros es el histriónico (De Jong et no permite establecer, hoy por hoy,al., 1993), el paranoide (Nurnberg et un perfil homogéneo de personali-al., 1993), el narcisista (Pettinati et dad en este tipo de pacientes. Sinal., 1999), el pasivo-agresivo (Fer- embargo, parece necesario conti-nández-Montalvo et al., 2002) o, nuar con la investigación sobre losincluso, el no especificado (Dries- t r a s t o rnos de personalidad en elsen et al., 1998). En este sentido, ámbito del alcoholismo. La presen-quizá sea necesario tener en cuen- cia de un trastorno de personalidadta las diferentes tipologías de alco- complica la evolución clínica de unhólicos a la hora de establecer la trastorno mental y ensombrece elcomorbilidad con los trastornos de pronóstico terapéutico (Dowson yla personalidad. Este aspecto, que Grounds, 1995). Por ello, la identifi-no se ha considerado en los dife- cación de los trastornos de perso-rentes estudios realizados, podría nalidad entre los pacientes alcohó-arrojar algo de luz en este sentido. licos es fundamental, ya que permi-No obstante, se trata de una mera te cuatro aspectos esenciales parahipótesis explicativa, que necesita la intervención clínica: a) valorar lade una comprobación empírica. probabilidad de implicación en el tratamiento y de cumplimiento de Además, es curiosa, cuando las prescripciones terapéuticas; b)menos, la elevada comorbilidad modificar las características del tra-entre los diferentes trastornos de tamiento para adaptarlas de formapersonalidad en un mismo sujeto, individualizada al paciente; c) esta-con estudios que indican que hasta blecer apropiadamente los objeti-un 50% de los alcohólicos estudia- vos terapéuticos; y d) determinar lados presentan al menos dos tras- necesidad de una mayor o menortornos de la personalidad. La cons- rigidez en la estructuración del con-tatación de este hecho, pone en texto terapéutico. Probablementeduda la operatividad de la propia en los próximos años asistiremos aclasificación de los trastornos de un aumento im portante de laspersonalidad. investigaciones en este sentido.38 CLÍNICA Y SALUD
  14. 14. J. Fernández-Montalvo y N. Landa REFERENCIAS American Psychiatric Association, (1980). Fernández-Montalvo, J. y Echeburúa, E.Diagnostic and Statistical Manual of Mental (2001a). El consumo excesivo de alcohol:Disorders (3rd ed.). Washington, D.C. APA. un reto para la salud laboral. Salud y Dro - gas, 1, 17-39. American Psychiatric Association, (1987).Diagnostic and Statistical Manual of Mental Fernández-Montalvo, J. y Echeburúa, E.Disorders (3rd ed. rev.). Washington, D.C. (2001b). Trastornos de personalidad y juegoAPA. patológico: una revisión crítica. Psicología Conductual, 9, 527-539. American Psychiatric Association (2000).Diagnostic and Statistical Manual of Mental Fern ández-Mon talvo, J., Landa, N.,Disorders (4th ed. rev.). Washington, D.C. López-Goñi, J.J., Lorea, I. y Zarzuela, A.APA. (2002). Trastornos de personalidad en alco- hólicos: un estudio descriptivo. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 7, 217- Cadoret, R., Troughton, E. y Widmer, R. 225.(1984). Clinical differences between antiso-cial and primary alcoholics. Comprehensive Fernández-Montalvo, J., Lorea, I., López-Psychiatry, 25, 1-8. Goñi, J.J. y Landa, N. (2003). Trastornos de personalidad en adictos a la cocaína: un Casas, M. (1994). Psicopatología y alco - estudio-piloto. Análisis y Modificación deholismo. Barcelona. Citrán. Conducta, 29, 79-98. Cook, B. Winokur, G., Fowler, R. and Lis- Herz, L.R., Volicer, L., D’Angelo, N. ykow, B. (1994). Clasification of alcoholism Gadish, D. (1990). Additional pychiatric ill-with reference to comorbidity. Comprehen - ness by diagnostic interview schedule insive Psychiatry, 35, 165-170. males alcoholics. Comprehensive Psy - chiatry, 30, 72-79. De Jong, CA., Van den Brink, W., Harteveld,F.M., Van der Wielen, E.G. (1993). Personality Hesselbrook, M.H., Meyer, R.E., Keener,disorders in alcoholics and drug addicts. Com - J.J. (1985). Psychopathology in hospitali-prehensive Psychiatry, 34, 87-94. zed alcoholics. Archives of General Psy - chiatry, 42, 1050-55. Dowson, J.H. y Grounds, A.T. (1995).Personality disorders. Recognition and clini - Kranzler, H., Del Boca, F., Rousanville, B.cal management. Cambridge: Cambridge (1995). Comorbid Psychiatric predicts three-University Press. year outcomes in alcoholics: a posttreat- ment natural history study. Journal of Stu - Driessen, M., Veltrup, C., Wetterling, T., dies on Alcohol, 3, 619-626.John, U. y Dilling, H. (1998) Axis I and axis IIcomorbidity in alcohol dependence and the Limosin, F., Adès, J. y Gorwood, P.two types of alcoholism. Alcoholism: Clinical (2000). Relationships between antisocialand Experimental Research, 22, 77-86. personality and alcoholism: genetic hypot- heses. European Psychiatry, 15, 123-128. Echeburúa, E. (2001). Abuso de alcohol.Madrid: Síntesis. Liskow, B., Powell, B.J., Nickel, E.J. yCLÍNICA Y SALUD 39
  15. 15. Comorbilidad del alcoholismo con los trastornos de personalidadPenick, E. (1991). Antisocial alcoholics: Are holic patients. Alcoholism: Clinical andthere clinically significant diagnostic subty- Experimental Research, 18, 1289-1293.pes? Journal of Studies on Alcohol, 52, 62-69. Pettinati, H., Pierce, J., Belden, P. y Meyers, K. (1999) The relationship of axis II Loranger, A.W. (1995). International Per - personality disorders to other known predic-sonality Disorder Examination (IPDE). Gine- tors of addiction treatment outcome. Thebra. Organización Mundial de la Salud. American Journal of Adicctions, 8, 136-147. Longabaugh, R., Rubin, A., Malloy, P.,Beattie, M., Clifford, P. y Noel, N. (1994).Drinking outocomes of alcohol abusers Perry, J.C. (1992). Problems and consi-diagnosed as personality disorder. Alcoho - derations in the valid assessment of perso-lism: Clinical and Experimental Research, nality disorders. American Journal of Psy -18, 4. chiatry, 149, 1645-1653. Malloy, P., Noel, N., Longabaugh, R. y Pfohl, B., Stangl, D. y Zimmerman, M.Beattie, M. (1990). Determinants of neu- (1983). The Structured Interview for DSM-IIIropsychological impairment in antisocial Personality Disorders. (2nd ed.). Iowa City,substance abusers. Addictive Behavior, 15, IA: University of Iowa Hospitals and Clinics.431-438. Powell, G. y Peveler, R. (1996). Nature Millon, T. (1997). Millon Clinical Multiaxial and prevalence of personality disordersInventory-II (MCMI-II). Minneapolis. National amongst patients receiving treatment forComputer Systems. alcohol dependence. Journal of Mental Health, 5, 305-314. Morgenstern, J ., Langen bucher, J.,Labouvie, E. y Miller, K. (1997). The comor- Robins, L.N., Helzer, J.E., Croughan, J. ybidity of alcoholism and personality disor- Ratcliff, K.S. (1981). The NIMH Diagnosticders in a clinical population: prevalence Interview Schedule: Its history , characteris-rates and relation to alcohol typology varia- tics and validity. Archives of General Psy -bles. Journal of abnormal Psychology, 106, chiatry, 38, 381-389.74-84. Roy, A., Lamparski, D., Jong, J., Moore, Nurnberg, H.G., Rifkin, A. y Doddi, S. V. y Linnoila, M. (1990). Characteristics of(1993). A systematic assessment of the alcoholics who attempt suicide. Americancomorbidity of DSM-III-R personality disor- Journal of Psychiatry, 147, 761-765.der in alcoholic outpatients. ComprehensivePsychiatry, 34, 447-454. Samuels, J.F., Nestadt, G., Romanoski, A.J., Foltein, M.F. y McHugh, P. (1994). Othmer, E., Penick, E.C. y Powell, B.J. DSM-III personality disorders in the commu-(1981) The Psychiatric Diagnostic Interview. nity. American Journal of Psychiatry, 151,Los Angeles. Western Psychological. 1055-1062. Penick, E.C., Powell, B.J., Nickel, E.J., Santos, P., Forcada, R. y Zamorano,Bingham, S.F., Riesenmy, K.R., Read, M.R. M.C. (2001). Trastornos de personalidad eny Campbell, J. (1994). Co-morbidity of lifeti- alcohólicos. Trastornos adictivos, 3, 287-me psychiatryc disorder among male alco- 30040 CLÍNICA Y SALUD
  16. 16. J. Fernández-Montalvo y N. Landa Spitzer, R. y Williams, J. (1985). Structu - treated alcoholics. Journal of Studies onred clinical interview for DSM-III-R persona - Alcohol, march, 227-236.lity disorders (SCID-II). Nueva York. NewYork State Psychiatry Institute. Verheul, R., Van den Brink W. y Hartgers, C. (1995). Prevalence of personality disor- Tomasson, K. y Vaglum, P. (1995). A ders among alcoholics and drug addicts: annationwide representative sample of treat- overview. European Addiction Research, 1,ment seeking alcoholics: a study of psychia- 166-177.tric comorbidity. Acta Psychiatrica Scandi -navica, 92, 378-385. Yates, W.R., Petty, F. y Brown, K. (1988). Alcoholism in males with antisocial persona- Tsuang, M.T. (1974). Iowa Structured lity disorder. International Journal of thePsychiatric Interview. Iowa City,IA. Univer- Addictions, 23, 999-1010.sity of Iowa Press. Verheul, R., Hartgers, C., Van den Brink, Zimmerman, M. y Coryell, W. (1989).W. y Koeter, M.W. (1998). The effect of DSM III personality disorder diagnosis in asampling, diagnostic criteria and assess- nonpatient sample. Demographic correlatesment procedures on the observed prevalen- and comorbidity. Archives of General Psy -ce of DSM-III-R personality disorders amog chiatry, 46, 682-689.CLÍNICA Y SALUD 41

×