Power point microrrelatos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Power point microrrelatos

on

  • 1,562 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,562
Views on SlideShare
1,562
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
29
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Power point microrrelatos Power point microrrelatos Presentation Transcript

  • Microrrelato Andrea Gutierrez Frontanilla
  • Microrrelatoes una construcción literarianarrativa breve que no necesitamás que unas pocas líneaspara ser contada, distinta de lanovela o el cuento. Elmicrorrelato también esllamado microcuento,minificción, microficción,cuento brevísimo, minicuento.
  • El microrrelato tiene planteamiento, nudo ydesenlace. Por lo general tres personajesya sin multitud.HistoriaTextos escritos u orales de corta extensión aparecena lo largo de todos los tiempos. Fábulas, adivinanzas,parábolas, epitafios, graffittis, etcétera. Elmicrorrelato no es un fenómeno nuevo. Sienta susbases en la Edad Media en los llamados bestiarios ymás adelante es posible encontrarlo en lassentencias del Conde Lucanor, pero aún más atrásexisten antecedentes en las parábolas de Jesús,vistas de forma individual, separada del texto, comoestructuras narrativas completas y breves, exigenciade un microcuento. Lo que las convierte enmicrorelato es el lector, al individualizarlos
  • En la Argentina, en 1955 Jorge Luis Borges junto con AdolfoBioy Casares publicaron Cuentos breves y extraordinarios,que contiene relatos de entre dos páginas y dos líneas. BioyCasares publicó Guirnalda con amores en 1959 y al añosiguiente Borges publicó El Hacedor, que incluye variosmicrorrelatos. Julio Cortázar masificó el género con Historiasde Cronopios y de Famas haciéndolo famoso en Europa. Elargentino David Lagmanovich es un conocido crítico yescritor de minificciones. El microrrelato. Teoría e historia,libro publicado en 2006 en Menos cuarto, hace un repasocrítico e histórico por la narrativa breve en nuestra lengua –se incorpora también un capítulo dedicado al microrrelato enotras lenguas- y al final del volumen nos ofrece “Materialescomplementarios” en los que, el Lagmanovich escritor,proporciona un “Manual de instrucciones: cómo leer, escribiry analizar microrrelatos.En España hay referentes clásicos en este género, desdeRamón Gómez de la Serna, Juan Ramón Jiménez y Max Aub,hasta Albert Tugues y otros tantos que en la actualidadcultivan el microcuento con gran prolijidad.
  • En Estados Unidos se empieza en los años 70 y fuera del Río dela Plata en Latinoamérica se comienza a explorar con mayorintensidad a partir de la década del 80. Es, sin duda, reflejo delo absurdo y lo fragmentario de la modernidad. Juan JoséArreola, Marco Denevi y Augusto Monterroso crearon lascondiciones para que el microrrelato irrumpiera con mayorfuerza.En la literatura francesa, los autores de microficción, comoJacques Fuentealba, Vincent Bastin y Stéphane Bataillon, sonfuertemente influidos por la microficción española.Para entender el microcuento no se necesitan referentesexternos salvo aquellos de orden cultural que permiten otorgarsentido a algunas expresiones. Esta narración es por sobre todoconcisa, es decir, breve y precisa y de una gran intensidadexpresiva, pues es un verdadero extracto no en el sentido delresumen, sino en el sentido de "esencia", es decir, aquello quecontiene lo más importante, lo central.
  • Principales característicasLa brevedadNo es falso asegurar que la brevedad, noción que también aplicaal cuento, sea lo más común de este tipo de textos. Sinembargo, es una característica bastante subjetiva, ya queexisten microrrelatos de más de una página. Contar el númerode palabras es sólo una forma de ilustrar el concepto debrevedad.Los títulos suelen ser pertinentes, porque pueden ayudar a lafocalización o a completar aquello que, por la brevedad, no sedice. En algunos casos son imprescindibles para completar elsentido.
  • La temáticaComo otras obras literarias, los microcuentos abarcan lasmás diversas temáticas que van desde la ficción pura, lainclusión de otros discursos (políticos, sociales, etcétera),hasta el uso de la intertextualidad. Tiene la particularidadde presentar un desenlace inesperado con respecto a lossucesos narrados, es decir, quiebra las expectativas dellector sobre su final, condicionado por los sucesos narradosantes del descenlace.
  • Cruce de génerosLa economía de palabras es notoria, pero a medida que elmicrorrelato se va haciendo popular, también la variedadde la forma va aumentando. Esto provoca la destrucciónde los géneros, hasta el punto de que resulte imposible -einútil- tratar de definirlo, distinguirlo o clasificarlo. Sepostula entonces un género híbrido que con sus recursosestilísticos entremezcla narración, ensayo, poesía, entreotros.
  • La Nave De Los LocosMicrorrelatos en Santiago del EsteroSe han reunido en Santiago del Estero (Argentina) un numerosogrupo de autores y estudiosos del microrrelato. Estosencuentros, cada vez más frecuentes, a lo largo de la enormegeografía argentina, resultan muy útiles para que los escritorespuedan leer sus textos ante un público que conoce y aprecia elgénero, así como para intercambiar libros y opiniones, y paraconversar con los estudiosos interesados en la materia. Primerofue Buenos Aires, luego Tucumán, Neuquén y Rosario, y trasSantiago del Estero llegarán los días de Mendoza.
  • Aunque en estos encuentros y congresos predominen losparticipantes argentinos, tampoco faltan invitados procedentesdel resto de Hispanoamérica o España. No es raro que seaArgentina el país que venga desplegando, junto con España, unamayor actividad, debido a su historia literaria, llena de grandesmaestros que han cultivado el género, desde Borges y Cortázara Marco Denevi, o bien los actuales Luisa Valenzuela, Ana MaríaShua, Eugenio Mandrini y Raúl Brasca, pero también gracias alos excelentes estudiosos que trabajan en la materia. Seguroque han sido unas jornadas en las que todos los participanteshan podido disfrutar y aprender algo que todavía no conocíanacerca de este joven género que es el microrrelato, o acaso leshaya servido para descubrir a algún autor nuevo o algún estudioo antología que les haya permitido ampliar su conocimiento entorno al microrrelato. El cultivo del género en Argentina ha sidotan rico que pueden permitirse el lujo de componer antologíaspor regiones, o territorios; así, en mi biblioteca tengo antologíasde Tucumán, la Patagonia o esta que aquí pueden ver, dedicadaa los autores afincados en Santiago del Estero, publicada en el2008.
  • Por cierto, en el prólogo nos cuenta Antonio que la CámaraArgentina del Libro le impidió que entre los créditos delvolumen, en la cubierta, aparecieran las palabras "antología" y"compilador". Anécdota que le hubiera encantado a Kafla, aBorges y a Groucho Marx.Cuando existe ese interés y esa pasión por la literatura, esinevitable que surjan grandes escritores, como así ha logradoeste gigantesco país durante el siglo XX.
  • Microrrelatos: Jorge Luis Borges (argentino) "ElAdivino"En Sumatra, alguien quiere doctorarse de adivino. El brujoexaminador le pregunta si será reprobado o si pasará.El candidato responde que será reprobado...Jorge Luis Borges
  • Microrrelato de Adolfo Bioy Casares (Argentino): “Tigres”A Bioy Casares le bastaron catorce palabras (quince, sicontamos el título) para pergeñar este microrrelato, que tieneaire de greguería de Ramón Gómez de la Serna.Esta minificción está incluida en Mil y un cuentos de una línea(Thule, Barcelona, 2007).TIGRESEl tigre cebado se lamenta de no encontrar barbero que le atuselos bigotes.
  • Microrrelato de Juan Ramón Jiménez: "La niña“LA NIÑAJuan Ramón JiménezLa niña llegó en el barco de carga. Tenía la naricilla gorda, hinchada,y los ojos de otro color que los suyos. En el pecho le habían puestouna tarjeta que decía: “Sabe hablar algunas palabras en español.Quizá alguien español la quiera”.La quiso un español y se la llevó a su casa. Tenía mujer y seis hijos,tres nenas y tres niños.–¿Y qué sabes decir en español, vamos a ver?La niña miraba al suelo. –¿Ser nice? –Y todos se reían–. Me custa el socolate –Y todos seburlaban.La niña cayó enferma. “No tiene nada”, decía el médico. Pero seestaba muriendo. Una madrugada, cuando todos estaban dormidosy algunos roncando, la niña se sintió morir. Y dijo:–Me muero. ¿Está bien dicho?Pero nadie la oyó decir eso. Ni ninguna cosa más. Porque alamanecer la encontraron muda, muerta en español.