O hanlon-guia-breve-de-terapia-breve

6,612 views
6,417 views

Published on

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
6,612
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
432
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

O hanlon-guia-breve-de-terapia-breve

  1. 1. breve
  2. 2. subido por chofisnay para scribdTerapia Familiar Brian CadeÚltimos títulos publicados:16. J. S. Bergman - Pescando barracadas William Hudson OHanlon17. B. P. Keeney - Estética del cambio18. S. de Shazer - Pautas de terapia familiar breve20. V. Papp - El proceso de cambio2 1 . M. Selvini Palazzoli y otros - Paradoja y contraparadoja22. B. P. Keeney y O. Silverstein - La voz terapéutica de Olga Silverstein Guía breve23. M. Andolfi - Tiempo y mito en la psicoterapia familiar25. W. H. OHanlon - Raices profundas27. H. C. Fishman - Tratamiento de adolescentes con problemas de terapia breve28. M. Selvini Palazzoli y otros - Los juegos psicóticos en la familia29. T. Goodrich y otras - terapia familiar feminista3ü. L. Onnis - Terapia familiar de los trastornos psicosomáticos3 1 . A. Ackermans y M. Andolfi - La creación del sistema terapéutico32. S. de Shazer - Claves para la solución en terapia breve3 3 . A. M. Sorrentino - Handicap y rehabilitación34. L Cancrini - La psicoterapia: gramática y sintaxis35. W. H. OHanlon y M. Weiner-Davis - En busca de soluciones36. C. A. Whitaker y W. M. Bumberry - Danzando con la familia37. E. S. Pittman III - Momentos decisivos38. S. Orillo y P. Di Blasio - Niños maltratados39. J. Haley - Las tácticas de poder de Jesucristo40. M. Bowen - De la familia al individuo41. C, Whitakcr - Meditaciones nocturnas de un terapeuta familiar42. M. M. Berger - Mas allá del doble vinculo43. M. Walters, B. Carter, P. Papp y O. Silverstein - La red invisible45. Matteo Selvini - Crónica de una investigación46. O Rausch Herscovici y L. Bay - Anorexia nerviosa y bulimia48. S. Rosen - Mi voz irá contigo49. A. Campanini y E. Luppi - Servicio social y modelo sistémico50. B. P Keeney- La improvisación en psicoterapia51. P.. Caillé - Uno más uno son tres52. J. Carpenter y A. Treacher - Problemas y soluciones en terapia familiar y de pareja53. M. Zappella - No veo, no oigo, no hablo. El autismo infantil54. J. Navarro Góngora - Técnicas y programas en terapia familiar55. C. Machines - Sexo, amor y violencia56. M. Whitc y D. Epston - Medios narrativos para fines terapéuticos57. W. Robert Beavers y R. B. Hampson - Familias exitosas58. I. Segal - Soñar la realidad59. S. Cirillo - El cambio en los contextos no terapéuticos60. S. Minuchin - La recuperación de la familia ediciones62. J. Navarro Góngora y M. Beyebach - Avances en terapia familiar sistémica63. B. Cade y W. H. O H a n l o n - Guía breve de terapia breve PAIDOS Barcelona-Buenos Aires-México
  3. 3. subido por chofisnay para scribd SUMARIO Agradecimientos 11 Prefacio 13 Introducción 15 1. Enfoques breves/estratégicos de la terapia: una visión ge- neral 19 Historia de los primeros tiempos: algunos hitos importantes. . 19 Definiciones 22 Los dos enfoques principales 23 Intervención terapéutica 27 Entrenamiento 33 Conclusión 34 2. ¿Qué es lo que sucede entre oreja y oreja? 37 La operación básica 38 Los constructos personales 40 Figura/fondo: los efectos de la tendencia del observador . . . . 45 3. La realidad de la «realidad» (o la «realidad» de la realidad): «¿qué es lo que está ocurriendo realmente?» 49 4. ¿Cómo comprendemos las emociones? 61 5. Negociando el problema 69 6. Neutralidad y poder, sugerencias, tareas y persuasiones . . . 83 Influencia y pericia 83 La neutralidad 85 Sugerencias, tareas y persuasiones 87 7. Menos de lo mismo 97 Libertad, ¿para quién? 104 8. Excepciones, soluciones y enfoques al futuro 111 Excepciones 114 La pregunta del milagro 118 Ubicación en una escala 122 Enfocando al futuro 125
  4. 4. subido por chofisnay para scribd10 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE 9. Intervenciones de enmarcado: modificando la visión del pro- AGRADECIMIENTOS blema 12710. Intervención en la pauta: modificando la acción del proble- ma 139 Intervención en la pauta 14211. El uso de la analogía 149 Sobre la analogía 150 Anécdotas, parábolas y relatos 152 Utilizando las aptitudes naturales del cuerpo 154 La metáfora mediante la acción 156 Tareas metafóricas 157 Nos gustaría reconocer la ayuda de nuestro amigo y colega Michael «He conocido una familia que...» 157 Durrant, por sus valiosos consejos, su apoyo, su constante exhortación12. Las intervenciones paradójicas 159 a que no abandonáramos, sus frecuentes y gratas invitaciones a tomar La paradoja reconsiderada: empatia, no trampa 168 un vaso de vino (ofrecido a Brian, no a Bill, que vivía demasiado lejos)13. Exceso y defecto de responsabilidad: las dos caras de la mo- y, finalmente, por su pericia con los ordenadores. neda 171 También deseamos expresar nuestro agradecimiento a los directo- Tres niveles de responsabilidad 173 res de los periódicos que nos autorizaron a reproducir o adaptar la tota- Experiencias formativas 174 lidad o partes de los siguientes artículos: El continuum responsabilidad-irresponsabilidad 176 Sistemas de constructos personales 183 Cade, B. (1982), «Some uses of metaphor», The Australian Journal of «El que compra un perro no sigue ladrando» 184 Conclusión 189 Family Tlierapy, 3: 135-140. Una historia final 190 Cade, B. (1984), «Paradoxal techniques in therapy», Journal of Child Psychology and Psychiatry, 25: 509-516.Epílogo 192 Cade, B. (1986), «The reality of "reality" (or the "reality" of reality)»,Bibliografía 195 The American Journal of Family Therapy, 14: 49-56.Indice de nombres 204 Cade, B. (1987), «Brief/strategic approaches to therapy: A commentary»,Indice analítico 206 The Australian and New Zealand Journal of Family Therapy, 8: 37-44. Cade, B. (1988), «The art of neglecting children: Passing the respon- sability back», Family Therapy Case Studies, 3: 27-34. Cade, B. (1989), «Over-responsability and under-responsability: Opposite sides of the coin», A celebration of family therapy-10th anniversary issue of The Journal of Family Therapy, Primavera, 103-121. Cade, B. (1992), «A response by any other...», Journal of Family Therapy, 14: 163-169. Cade, B. (1992), «I am an unashamed expert», Context: A News Magazine of Family Therapy, Verano, 30-31. Cade, B. y Seligman, P. (1981), «Nothing is good or bad but thinking makes it so», The Association for Child Psychology and Psychiatry: Newsletter, n. 6, Primavera, 4-7.
  5. 5. subido por chofisnay para scribd12 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE PREFACIO F i n a l m e n t e , q u e r e m o s agradecerle su infinita paciencia y com-prensión, y su buen humor, que seguramente algunas veces se vio afec-tado, a Susan Barrows Munro, de la editorial Norton. Y a su nueva ayu-dante, Margaret Farley, deseamos expresarle nuestra admiración porel rápido desarrollo de sus habilidades para la «compaginación breve». Los autores se conocieron en Cardiff, Gales, a principios de la déca-. da de 1980. Bill dirigía unas sesiones de trabajo auspiciadas por The Family Institute, en el que estaba empleado Brian. Descubrimos con- siderables afinidades. Los dos tocábamos la guitarra y habíamos escri- to canciones. Otrora ambos habíamos llevado el pelo largo (aunque en el caso de Brian; ya andaba algo escaso de ese bien), además de cami- sas floreadas y abalorios. Encontramos que nuestras ideas sobre la ten pia breve y el modo en que la practicábamos tenían mucho en común a u n q u e c o n algunas diferencias de énfasis. Coincidíamos en que la influencia de Milton Erickson había sido de suma importancia en el desarrollo de nuestra práctica y de nuestras ideas acerca de la terapia aunque sólo Bill le había conocido personalmente. Muy pronto decidimos colaborar en un libro que resumiría los prin- cipales elementos, las ideas, los principios, las actitudes y las técnicas asociadas con la terapia breve. Cada u n o de nosotros había practica- do y e n s e ñ a d o este enfoque desde mediados de la década de 1970, y nos p a r e c í a q u e teníamos algo significativo que decir. El libro iba a reflejar t a n t o las semejanzas como las diferencias de nuestro trabajo. Sin embargo, escribirlo nos llevó más tiempo del que habíamos pen- sado. Esto se debió, en parte, a que no podíamos seguirle el paso a los desarrollos que se producían en nuestro campo (y en nosotros); en bue- na medida, la causa fue que los dos somos personas ocupadas; también a que estábamos escribiendo demasiadas otras cosas; de pronto, Brian emigró a Australia, y etcétera, etcétera. El proyecto finalmente levantó el vuelo c u a n d o , p o r casualidad, descubrimos que los dos habíamos comprado ordenadores compatibles y programas también compatibles para el procesamiento de textos, y que, además, ambos teníamos fax. Entonces surgió un problema que no habíamos previsto. ¿Qué está- bamos h a c i e n d o en terapia, y qué pensábamos acerca de ello? En los días impetuosos de finales de la década del 70 y principios de la del 80,
  6. 6. subido por chofisnay para scribd14 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE INTRODUCCIÓN nosotros, junto con la mayoría de nuestros colegas breves/estratégicos, trabajábamos con relativa certidumbre. Éramos buenos tácticos, nos basábamos en concepciones claras, centradas en los procesos, acercadel modo en que se mantenían y evolucionaban los problemas; ade-más, disponíamos de energía y entusiasmo ilimitados, y de una ver-dadera cornucopia de ideas perspicaces para las intervenciones. Ahora somos tácticos con menos certidumbres, menos audaces,menos abrazados a modelos simplistas, y m u c h o menos impresiona-dos por nuestra sagacidad. Nos interesan m u c h o más los recursos de En las últimas tres décadas, considerablemente influido por la publi-nuestros clientes y procuramos evitar enfoques que, abierta o encu- cación en 1963 de Strategies of Psychotherapy, de Jay Haley, y el trabajobiertamente, los debiliten. Nos interesa m á s el desarrollo de un enfo-que cooperativo. No obstante, seguimos siendo un tanto escépticos con ulterior del Centro de Terapia Breve de Palo Alto (Watzlawick y otros,respecto al m o d o santurrón con que algunos colegas niegan la vali- 1974; Weakland y otros, 1974), se produjo un rápido crecimiento deldez de la pericia profesional y afirman que es posible y deseable no interés en el desarrollo de enfoques terapéuticos breves/estratégicos.ejercer ninguna forma de influencia. Nosotros pensamos que es impo- En contraste con la mayoría de los modelos que entonces prevalecían,sible no influir, pero «...hay un modo de estar abiertos para que los evolucionó un enfoque más activo, directivo, para el cual la terapia con-clientes influyan en nosotros como terapeutas. Podemos escucharlos sistía primordialmente en promover el cambio, y ya no el crecimiento,a ellos en lugar de escuchar a nuestras teorías. Podemos validar su expe- la comprensión o el insight; el terapeuta se volvía mucho más útil comoriencia y permitirles que nos enseñen lo que da y lo que no da resul- agente generador del cambio.tado para ellos» (OHanlon, 1991, pág. 109). Gran parte del primer ímpetu del desarrollo de este enfoque refle- Sin duda, nos habría resultado mucho m á s fácil escribir este libro jaba el interés por la innovación y el descubrimiento de mejores téc-cuando se nos ocurrió la idea y mientras aún disfrutábamos de un gra- nicas para producir cambios. En los años siguientes, resultó cada vezdo considerable de certidumbre acerca de lo que pensábamos y de lo más claro que la terapia exitosa podía ser mucho más corta que lo queque poníamos en práctica. Pero, con suerte, lo que finalmente hicimos suponían los profesionales que operaban en el marco de principios másquizá sea más útil. tradicionales. Esta perspectiva fascinó a cantidades crecientes de pro- fesionales y equipos en todo el m u n d o , que empezaron a experimen- tarla. Les atraía el optimismo y el enfoque pragmático, tanto la creati- vidad como la aportación a una terapia eficaz. Siguió una oleada expo- nencial de artículos, capítulos y libros; cada vez era mayor la riqueza de ideas y técnicas. Más recientemente, la posibilidad de realizar inter- venciones breves pero eficaces se ha popularizado entre diversas fuen- tes de recursos económicos, compañías de seguros, y los muchos orga- nismos de ayuda que no pueden proporcionar servicios a cantidades crecientes de clientes, dado que sus presupuestos se reducen rápida- mente. Pero en los últimos años se está empezando a dirigir u n a m i r a d a m á s sobria y más crítica al enfoque, a las consecuencias de m u c h a s de las técnicas desarrolladas, y a algunos de los supuestos subyacentes que orientaron la práctica de la terapia breve que ésta, alternativamente,
  7. 7. subido por chofisnay para scribd16 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE INTRODUCCIÓN 17ha sido a c u s a d a de ignorar o p a s a r p o r alto. S i e m p r e h u b o críticos Hemos descubierto que no hay ninguna necesidad de inventar esasexternos, pero ahora el campo en sí está considerando con mayor deten- trampas, esos recursos engañosos que algunos de nosotros solíamos uti-ción la dirección de su marcha anterior y el punto al que ahora se enca- lizar en el pasado. Nuestras técnicas preferidas son ahora francas y correc-mina. tas, y estamos utilizando el material que nos proporciona la familia. De Entre los principales ámbitos de preocupación parecen estar: hecho, retrospectivamente, supongo que todas aquellas técnicas prove- nían de las familias con las que trabajábamos. Pienso que las preocu- paciones que tienen algunas personas surgen del modo en que nosotros, • el empleo de técnicas encubiertas y manipulativas (por ejemplo, los autores, escribimos sobre lo que estábamos haciendo, y quizá escri- las intervenciones paradójicas), en particular cuando éstas supo- bíamos de un modo que no lo reivindicaba. Si lo hubiéramos escrito de nen proyectos encubiertos del terapeuta o del equipo y, a veces, otra manera, podríamos haber dicho: «¡Dios mío, vaya si son astutos diversos grados de engaño deliberado; estos clientes!» (Cade, 1985b, pág. 97). • el a b u s o implícito o explícito de la posición de poder y control del terapeuta p a r a definir la dirección y el resultado, en parti- Nosotros ya no utilizamos el paradigma sistémico como nuestro c u l a r c u a n d o éstos q u e d a n fuera de la conciencia del cliente; modelo p r i n c i p a l . El único que p u e d e a c t u a r y r e a c c i o n a r ante las • el enfoque conductual estrecho y, en g r a n medida, pragmático circunstancias es el individuo. Preferimos el término interaccioval a la asumido por esta aproximación, y su aparente desinterés por las palabra sistémico, en cuanto el primero lleva a considerar procesos variables i n t r a p s í q u i c a s o emocionales de la vida del cliente; repetitivos y potencialmente observables, en los cuales las personas • la perspectiva un tanto frivola que parece haberse adoptado en reaccionan secuencial y recíprocamente. La palabra «sistémico» pue- c u a n t o a la i m p o r t a n c i a o existencia de u n a realidad o verdad de ser demasiado estática y carente de especificidad, además de pres- identificable en los asuntos humanos; tarse a la reificación. • el hecho de que no se encararan con seriedad las variables socio- Por razones tanto pragmáticas como estéticas, también nos hemos políticas que afectan la vida de los clientes, en particular las rela- guiado p o r el principio de economía de Occam. El hermano Guillermo cionadas con el género. de Occam, un filósofo inglés del siglo XIV, sostenía que para explicar cualquier fenómeno había que partir de la m e n o r cantidad posible de A lo largo de este libro tocaremos m u c h o s de estos temas, aunque supuestos. Basándose en la idea de que «es vano hacer con más lo queno prometemos resolver todos los dilemas suscitados. No pretendemos puede lograrse con menos», diseccionó como con u n a navaja todos losnegar que, a veces, los terapeutas breves h a n aparecido como profe- marcos de referencia. Como dijo más tarde Bertrand Russell, «...si ensionales de enfoque estrecho, antagónicos y falaces en su trabajo, en una ciencia todo puede interpretarse sin suponer ésta o aquella enti-algunos casos impúdicamente. Pero creemos q u e los buenos terapeu- dad hipotética, no hay ninguna base para suponerla» (Russell, 1979,tas breves siempre h a n prestado mucha atención a las preocupaciones pág. 462).de los clientes (lo cual también supone respetar sus sentimientos), han Tras u n a visión histórica general, nuestro plan es llevar al lector aconsiderado las restricciones contextuales m á s amplias, y han valora- un recorrido razonablemente amplio por los diversos aspectos de estedo y respetado los propios recursos del cliente. También creemos que c a m p o tal c o m o lo vemos en la actualidad. (Al principio, Bill queríael campo ha evolucionado significativamente desde aquellos días impe- que el libro se titulara «Una guía de la terapia breve para turistas quetuosos y ofuscados de principios de la década de 1970, cuando los escri- hacen a u t o - s t o p » , pero finalmente prevaleció la reserva británica detos omitían mencionar estos factores. Brian.) Por cierto, no será un recorrido exhaustivo ni, esperamos, ago- Estamos de acuerdo con Steve de Shazer, quien, al ser interrogado tador. Evitamos plantear las cosas como si fueran recetas de cocina,acerca de la reputación manipulativa/no ética que los terapeutas bre- aunque algunas secciones tengan ese aspecto. Tratamos de no escribirves se habían ganado, respondió: un m a n u a l t o t a l m e n t e teórico, a u n q u e i n t e r c a l a m o s alguna teoría. E s p e r a m o s que este libro refleje la tendencia actual a un enfoque
  8. 8. subido por chofisnay para scribd18 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVEque, de m a n e r a m a r c a d a y transparente, sea m á s cooperativo y res- 1. ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA:petuoso. También esperamos haber logrado c o m u n i c a r nuestro entu- UNA VISIÓN GENERALsiasmo continuo y nuestro compromiso con el potencial de los enfo-ques breves, aunque reduciendo al mínimo o evitando p o r completo elcelo fundamentalista que quizá se habría deslizado si hubiéramos escri-to el libro cuando lo planeamos inicialmente. Deseamos dejar en claro desde el principio que la «terapia breve»de la que hablamos deriva de la tradición de la terapia familiar y dela obra de Milton Erickson. Hay otra rama de la «terapia breve», pro-cedente de Freud y de la tradición psicodinámica, que es, p o r lo gene- Si se me pidiera que explicara brevemente la psicoterapia estra- tégica... respondería: «Los pacientes intentan dominar sus pro-ral, considerablemente m á s prolongada que la que describimos aquí. blemas con una estrategia que el terapeuta cambia, porque no esLo advertimos para que el lector tenga la seguridad de haber dado con eficaz. Todo lo demás es comentario».el libro correcto, a la m a n e r a de las azafatas, que anuncian el destino RABKIN(1977, pág. 5)del vuelo antes de cerrar las puertas del avión. Si no es éste el tipo deterapia breve al que el lector quiere llegar, ahora tiene la oportunidadde bajarse rápidamente del avión. Milton H. Erickson, doctor en medicina, fue el primer tera- peuta estratégico. Se le podría incluso considerar el primer te- rapeuta, puesto que fue el primer clínico importante que se con- centró en la manera de cambiar a las personas. HALEY (1985, pág. vii) HISTORIA DE LOS PRIMEROS TIEMPOS: ALGUNOS HITOS IMPORTANTES La influencia de Milton Erickson sobre el desarrollo de los enfo- ques breves/estratégicos ha sido enorme. Sus actitudes y su genio inven- tivo ejercieron u n a influencia considerable durante el desarrollo tem- prano de los enfoques de la comunicación, centrados inicialmente en el proyecto de investigación de Gregory Bateson. Éste empezó en 1952 con un e s t u d i o de las paradojas de la a b s t r a c c i ó n en la c o m u n i c a - ción, p a r a lo cual utilizó la teoría de los tipos lógicos (Whitehead y Russell, 1910-1913). Bateson colaboró en este proyecto j u n t o con John Weakland, Jay Haley y William Fry, Jr. Otras importantes influencias tempranas fueron las de la obra de Norbert Weiner sobre cibernética (la ciencia de la comunicación, a ú n en desarrollo, y el control de los sistemas) (Weiner, 1948), y el trabajo de Shannon y Weaver, que desa- rrollaba u n a matemática del intercambio y el flujo de la información (1949). Al m i s m o tiempo, Don Jackson, un psiquiatra, estaba elaborando sus ideas acerca de la homeostasis familiar (1975). E m p e z ó a traba-
  9. 9. subido por chofisnay para scribd ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA20 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE 21 sas etapas del ciclo vital de la familia. Como observa Lynn Hoffman,j a r en estrecha colaboración con el grupo de investigación de Bateson este libro representa la culminación de la preocupación inicial de Haleyy más tarde se incorporó a él. «En la investigación se utilizaron diver- por el proceso. Dice esta autora: «Al escribir sobre la terapia estraté-sos tipos de datos: hipnosis, ventriloquia, entrenamiento animal, pelí- gica, Haley se atiene principalmente al lenguaje de los procesos. Trasculas populares, la naturaleza del fuego, el humor, la esquizofrenia, la su decisión de unirse a Minuchin en Filadelfia... comenzó a restar impor- comunicación neurótica, la psicoterapia, los sistemas familiares y tancia al empleo de las técnicas hipnóticas y las directivas paradójicas la terapia familiar» (Haley, 1963, pág. ix). (aunque sin dejar de atribuirles importancia), para concentrarse en un A lo largo de los diez años que duró este proyecto, sus miembros modelo más organizacional de la terapia» (Hoffman, 1981, pág. 280). consultaron a m e n u d o a Milton Erickson para examinar aspectos de El paso de Haley del interés en los procesos al interés en la forma resul- la hipnosis y la terapia, y también en busca de supervisión en sus pro- ta muy claro en sus obras ulteriores, Problem Solving Therapy (1976) y pios casos. Recientemente se h a n publicado las transcripciones de Leaving Home: The Therapy of Disturbed Young People (1980b). muchas de esas consultas en tres volúmenes compilados por Jay Haley En 1971, Mara Selvini Palazzoli, Luigi Boscolo, Gianfranco Cecchin (1985). y Giuliana Prata empezaron a trabajar juntos en Milán y en 1974 publi- En 1956 apareció el trabajo clásico y seminal titulado Toward a caron un artículo, The Treatment of Children Through the Brief Therapy Theory of Schizophrenia, en el que se elaboraba la etiología de la esqui- o Their Parents. Aunque algunos autores presentaban su enfoque como zofrenia sobre la base de la teoría del doble vínculo (Bateson y otros, breve/estratégico (Stanton, 1981), Hoffman ha observado que «los aso- 1956). ciados de Milán, a u n q u e influidos por el grupo de Palo Alto, evolu- Don Jackson fundó en 1958 el Mental Research Institute (MRI) cionaron en u n a dirección totalmente diferente, c r e a n d o u n a forma en Palo Alto, California, y se le unieron John Weakland, Jay Haley, Jules singular y lo bastante distinta como para que se la p u e d a considerar Riskin, Virginia Satir y Paul Watzlawick. George Greenberg ha escri- una escuela por derecho propio» (Hoffman, 1981, pág. 285). Estamos to un excelente homenaje a la influencia y las ideas de Don Jackson de acuerdo con la observación de esta obra, y no incluimos a los aso- (Greenberg, 1977). ciados de Milán en el campo de los enfoques «breves/estratégicos», si En 1963, Haley publicó su brillante obra Strategies of Psychoterapy, bien reconocemos la brillantez táctica de su trabajo y la influencia que que destacaba la naturaleza paradójica de toda terapia y también demos- su m o d o de pensar, su preocupación por el contexto, el estilo de sus traba la influencia de Milton Erickson en su pensamiento. intervenciones y su empleo de las intervenciones «paradójicas» sisté- En 1966, Richard Fisch iniciaba en el MRI el proyecto de terapia micas han ejercido sobre muchos terapeutas breves/estratégicos. breve que iba a tener un profundo efecto sobre el desarrollo de los enfo- En 1974, miembros del proyecto de terapia breve del M R I publi- ques breves/estratégicos. caron dos obras i m p o r t a n t e s : el libro Change: Principles of Problem Dos obras importantes vieron la luz en 1967: el trabajo de Haley Formation and Problem Resolution (Watzlawick y otros, 1974) y el ar- titulado Toward a Theory of Pathological Systems, que trataba sobre la tículo «Brief Therapy: Focused Problem Resolution» (Weakland y otros, influencia de las coaliciones transgeneracionales (el triángulo perver- 1974). Estos trabajos tuvieron un impacto inmediato y espectacular en so) en el desarrollo de la patología (Haley, 1967a), y el libro Pragmatics el campo de la terapia familiar, y contribuyeron de m o d o profundo a of Human Communication: A Study of Interactional Patterns, Pathologies, la ulterior difusión rápida del interés por los enfoques breves/estraté- and Paradoxes (Watzlawick, Beavin y Jackson, 1967). gicos. Este grupo ha continuado perfilando sus ideas sobre la terapia En 1967, Haley pasó a la Philadelphia Child Guidance Clinic, don- en trabajos posteriores, que se concentraron m u c h o menos en elabo- de se unió a Salvador Minuchin y Braulio Montalvo, interesándose cada r a r la teoría y más en la práctica de la terapia breve centrada en pro- vez más por la estructura y la jerarquía. En 1973 se publicó Uncommon blemas (Fisch y otros, 1982). Therapy: The Psychiatric Techniques of Milton H. Erickson; allí Haley Otra figura temprana importante es Richard Rabkin, quien demos- introdujo la expresión «terapia estratégica» y elaboró sus ideas sobre tró su estilo singular en Strategic Psychotherapy: Brief and Symptomatic el enfoque ericksoniano de los problemas que aparecían en las diver-
  10. 10. subido por chofisnay para scribd ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 2322 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVETreatment (1977); allí utiliza como analogía el ajedrez, y divide las eta- siguientes emplearemos el término «breve», y no «estratégico», parapas del tratamiento en apertura, medio juego y final. referirnos a los enfoques, primordialmente c e n t r a d o s en los proce- sos, que constituyen el interés de la mayor parte de este libro. La terapia breve se atiene esencialmente a fenómenos observables,DEFINICIONES es pragmática y se relaciona con la creencia de que los problemas son producidos y mantenidos: Haley definió la terapia estratégica como sigue: 1. por los constructos a través de los cuales se ven las dificultades La terapia puede denominarse estratégica si el clínico inicia lo que (Kelly, 1955), y sucede durante ella y diseña un enfoque particular para cada problema... 2. por las secuencias conductuales repetitivas (personales e inter- [El terapeuta] debe identificar los problemas resolubles, establecer metas, personales) que rodean a tales constructos; estas secuencias, del diseñar intervenciones para alcanzar esas metas, examinar las respues- de luego, pueden incluir los constructos y los aportes de los tera- tas que recibe para corregir su enfoque y, en última instancia, examinar peutas. el resultado de su terapia, a fin de ver si ha sido eficaz. El terapeuta debe ser agudamente sensible y receptivo al paciente y a su campo social, pero él mismo tiene que determinar su modo de proceder (Haley, 1973, LOS DOS ENFOQUES PRINCIPALES pág. 17). Aunque en todos los casos hay acuerdo acerca de la importancia de Richard Rabkin diferencia los enfoques estratégicos respecto de lasterapias que «buscan sabiduría e iluminación», definiéndolos como identificar las secuencias conductuales repetitivas, los enfoques bre-«usualmente breves» e interesados en «cambiar la perspectiva que tie- ves/estratégicos pueden dividirse en dos grupos principales, según elnen los pacientes de sus problemas y síntomas» (1977, págs. 6-7). modo en que tiende a utilizarse la información: Para describir su enfoque, Weakland y otros prefieren la expresión«terapia breve» a «terapia estratégica» (Weakland y otros, 1974); lo A. Los enfoques (que definiremos como terapias estratégicas) inte-mismo que Peggy P a p p (1983), pero Rabkin considera que esa deno- resados en el modo en que las secuencias repetitivas revelan yminación «no es lo bastante específica» (1977, pág. 7). reflejan la forma. Por lo general, se considera que los síntomas Típica del terapeuta breve/estratégico es la evitación de una teoría cumplen u n a función en la familia y aportan información meta-elaborada de la personalidad o la disfunción, sea en el nivel individual, fórica s o b r e la disfunción jerárquica (Haley, 1976; Madanes,familiar, o del sistema global. Las formulaciones diagnósticas tienden 1981a, 1984; Papp, 1983). Se observan las secuencias para tra-a representar, en cada caso, la visión más simplificada de la evolución zar el m a p a de la organización familiar.y el mantenimiento de los problemas, a fin de permitir el desarrollo de B. Los enfoques (que definiremos como terapias breves) para losuna intervención eficaz. A los terapeutas breves/estratégicos les inte- cuales el análisis de las ideas y de las secuencias repetitivas queresa intervenir del modo más rápido y económico posible; realizan una r o d e a n a los síntomas constituye un nivel de explicación sufi-exploración y una elaboración sostenidas de sus propias conductas ó ciente; se consideran innecesarias las inferencias sobre su pro-actitudes que tienden a facilitar al m á x i m o la resolución rápida de pósito, su función, o la estructura familiar (Cade, 1985; de Shazer,los problemas. 1982, 1985, 1988; Fisch y otros, 1982; OHanlon, 1982; OHanlon En los escritos más recientes de Jay Haley y Cloé Madanes, la expre- y Weiner-Davis, 1989; Weakland y otros, 1974). Las secuenciassión «terapia estratégica» ha pasado a vincularse m u c h o m á s a las preo- se observan p a r a identificar pautas de pensamiento y conduc-cupaciones estructurales/jerárquicas/centradas-en-el-poder que apa- tas que se autorrefuerzan.recen en el trabajo de estos autores. En consecuencia, en los capítulos
  11. 11. subido por chofisnay para scribd 24 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 2S Los enfoques interesados en la forma y la función tiones específicas, como la de si la esposa aprecia a su marido y el tra- El enfoque de Haley, tal como aparece apuntado en Problem Solving bajo que éste desempeña, o si el esposo tiene que hacer lo que quieren la Tlierapy (1976), se basa en la creencia de que los síntomas son signos mujer o la madre, etcétera. Es posible que la pareja se vuelva inestable en torno al problema presentado, y que entonces un hijo tenga que desa- de un sistema en el cual el ordenamiento jerárquico es constantemen- rrollar un síntoma que obligue al padre a participar activamente en su te ambiguo o bien involucra coaliciones reiteradas que cruzan los lími- cuidado, en lugar de mantenerse deprimido o incompetente (Madanes, tes generacionales u organizacionales. Esa ambigüedad o confusión se 1981b, pág. 21). cartografía observando los modos repetitivos en que los miembros del sistema se tratan entre sí, particularmente con respecto a la conducta- De modo que, para este enfoque, los síntomas tienen funciones de problema. Por ejemplo, un progenitor podría sentirse exasperado por protección o estabilización. Papp habla de tener presentes interrogan- un hijo, expresar cólera o desesperación y pedir ayuda, pero proteger tes como «¿Qué función cumple este síntoma en la estabilización de la c o n t i n u a m e n t e al jovencito de los intentos del cónyuge tendentes a familia?», y «¿Cuál es el tema central en torno al que está centrado el imponer disciplina. En otro caso posible, un abuelo actúa constante- problema?». Esta autora habla de cambios en el ciclo vital de la fami- mente en connivencia con un nieto contra sus padres, o lo protege de lia que activan «conflictos dormidos, y esos conflictos, en lugar de resol-ellos, y de tal modo socava los esfuerzos de estos progenitores por alen- verse, se expresan a través de un síntoma» (Papp, 1983, págs. 18-19).tar o dar vigencia a lo que consideran conductas apropiadas. Al mis- Se considera que el propósito del síntoma es defender a la familia demo tiempo, ese abuelo o abuela quizá culpe de las conductas pertur- los cambios o, alternativamente, ayudar a negociarlos, forzando a labadoras del niño a la incompetencia o indiferencia de los padres. Los familia a reorganizarse.problemas tienden a ser m á s graves cuando la confusión jerárquica esencubierta y/o desmedida. Desde esta perspectiva, la terapia suponecambiar esas secuencias, de m o d o tal que se corrija la jerarquía y se Los enfoques que se centran en el procesoreduzca la ambigüedad o confusión. y los circuitos de feedback Madanes comenta: El modelo de terapia breve del MRI se basa en la creencia de que Se espera que los progenitores estén a cargo de sus hijos, y las coa- los problemas se originan y son mantenidos por el m o d o en que un liciones transgresionales, como la de un progenitor que toma partido por cliente o las otras personas involucradas perciben y a b o r d a n las difi- un niño contra el otro progenitor, estén bloqueadas. Hay también una cultades normales de la vida. Las soluciones intentadas, que derivan preocupación cautelosa por el lugar del terapeuta..., de modo que él o de un cierto marco de creencias aplicado a la dificultad, quizá no gene- ella no forme coaliciones inadvertidas con los miembros que ocupan ren ningún cambio o incluso exacerben el problema. Dicho problema posiciones inferiores en la jerarquía, contra los que están en niveles más se agrava mientras se aplican de modo repetido y creciente soluciones, altos (Madanes, 1981b, pág. 22). o aparentes soluciones, del tipo «más de lo mismo», que llevan a «más del mismo» problema, lo cual, a su vez, genera «más de las mismas» Los síntomas se consideran una comunicación metafórica sobre un soluciones intentadas, y así sucesivamente... (Watzlawick y otros, 1974).p r o b l e m a m á s i m p o r t a n t e , y t a m b i é n u n a solución disfuncional dé Se entiende que lo que mantiene los problemas es la aplicación conti-ese problema. Se los analiza c o m o contratos entre p e r s o n a s o como nuada de esos intentos de solución, «erróneos» o frustrados, que enton-tácticas en las luchas de poder. Dice Madanes: ces se convierten en el problema en sí. Desde luego, el mismo fenómeno puede producirse en la terapia, cuando «más del mismo» enfoque tera- En el caso de un hombre deprimido que no hace su trabajo, se supon- péutico o «más de las mismas» técnicas derivadas de un cierto marco dría que éste es el modo en que ese hombre y su esposa (y/o su madre) su padre, sus hijos y otras personas) se comunican acerca de ciertas cues- o modelo generan «más del mismo» problema, etcétera, etcétera... Una reacción insuficiente a u n a dificultad, o su negación, p u e d e n tam-
  12. 12. subido por chofisnay para scribd ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 2726 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE supuesto de base es que, una vez bloqueado el circuito de realimenta-bién constituir «soluciones intentadas» capaces de perpetuar esa difi- ción que mantiene el problema, se tiene acceso a u n a mayor gama decultad y convertirla en un problema. conductas. La aplicación repetida de soluciones «erróneas» o desafortunadas En contraste con la sabiduría convencional, según la cual «si no tie-conlleva así la dificultad en u n a pauta de autorrefuerzo que mantiene nes éxito la primera vez, sigue intentándolo», Fisch y otros recomien-el statu quo. Por ejemplo, los miembros de The Brief Therapy Center dan que, «si no tienes éxito la primera vez, puedes intentarlo una segun-describen como sigue la pauta común que se desarrolla entre una per- da, pero si vuelves a fracasar, intenta algo diferente» (pág. 18). Ellossona deprimida y sus íntimos: resumen su enfoque como sigue: Cuanto más intentan animarlo y hacerle ver los aspectos positivos Si la formación y el mantenimiento del problema se ven como par- de la vida, probablemente más se deprimirá el paciente: «Ellos ni siquie- tes de un círculo vicioso, en el cual la bienintencionada conducta-solu- ra me comprenden». La acción destinada a aliviar la conducta del otro, ción mantiene el problema, entonces alterar esa conducta debe inte- en parte la agrava; la «cura» es peor que la «enfermedad» original. rrumpir el ciclo e iniciar la resolución, es decir, la cesación de la con- Lamentablemente, los involucrados, por lo general, no advierten este ducta-problema, puesto que ya no es provocada por otras conductas del hecho, e incluso se niegan a creerlo si cualquier otro intenta señalárse- sistema de interacción (1982, pág. 18). lo (Weakland y otros, 1974, pág. 149). Entonces «menos de lo mismo» puede llevar a «menos de lo mis- Un progenitor que trata de controlar a un adolescente lo impulsa a mo», y así sucesivamente.realizar más actos de rebeldía, que provocarán más intentos de con-trol, v así sucesivamente. Un insomne se esfuerza cada vez con másempeño en dormir, fenómeno éste que sólo puede producirse de modo INTERVENCIÓN TERAPÉUTICAespontáneo; ese esfuerzo frenético por dormir se convierte en la razónmisma de que el sueño le resulte tan elusivo. En este enfoque, la cro- Aunque los distintos enfoques breves/estratégicos se basan en algu-nicidad es vista como persistencia de una dificultad repetidamente mal nos supuestos diferentes, hay muchos modos de intervención comu-manejada. No se extraen inferencias sobre disfunciones individuales o nes a todos los terapeutas breves. Está implícito en lo que ya hemosfamiliares subyacentes. Al síntoma no se le atribuye n i n g ú n propósi- dicho que los terapeutas breves se identifican más por el m o d o en queto o función. No se considera que sean necesarios o útiles conceptos actúan que por sus formulaciones teóricas. Milton Erickson parecíatales como los de homeostasis, enfermedad mental o ventaja inter- trabajar m á s a p a r t i r de u n a teoría implícita de la intervención quepersonal de los síntomas. basándose en u n a teoría de la personalidad o de la disfunción clara- Fisch y otros comentan: mente articulada. Lankton y Lankton han confeccionado u n a lista de los principios que sustentan el enfoque idiosincrásico de Erickson. Las personas suelen persistir en acciones que inadvertidamente man- Éstos pueden verse como implícitos en el trabajo de la mayoría de los tienen los problemas, y a menudo lo hacen con la mejor de las inten- terapeutas breves. ciones.. Se atienen con mucho cuidado a mapas mal trazados, lo cual es de esperar en personas comprensiblemente angustiadas en medio de 1. Las personas actúan sobre la base de sus mapas internos, y no de su dificultades. La creencia en tales mapas también hace difícil que se vea experiencia sensorial. que no sirven como guías eficaces... (1982, págs. 16-18). 2. Las personas realizan la mejor elección para ellas en cualquier momen- to dado. En este enfoque, la terapia se centra en las «soluciones intentadas», 3. La explicación, la teoría o la metáfora utilizadas para relacionar hechosen detener c incluso invertir el tratamiento usual que ha servido para concernientes a una persona no son la persona.exacerbar la situación, por m á s lógico que ese tratamiento parezca. El
  13. 13. subido por chofisnay para scribd 28 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 29 4. Respeta todos los mensajes del cliente. 5. Enseña a elegir; nunca excluyas la elección. plo, el hábito de fumar o de comerse las uñas, a u n q u e sus ramifica- 6. Los recursos que el cliente necesita están en su propia historia personal. ciones pueden tener consecuencias de mucho m a y o r alcance. Y así 7. Encuéntrate con el cliente en su propio modelo del mundo. como una persona puede empezar a fumar mucho c o m o respuesta a 8. La persona con la mayor flexibilidad o posibilidad de elección será el un período particularmente tenso de su vida, y después le resulte difí- elemento que controle el sistema. cil r o m p e r el hábito a u n q u e ese período de tensión haya concluido 9. Una persona no puede no comunicar. mucho tiempo antes, del mismo modo, decimos, las reacciones y res- 10. Si es trabajo duro, divídelo en partes. puestas emocionales y conductuales habituales que se convierten en 11. Los resultados se determinan en el nivel psicológico (Lankton y Lankton, partes de los contextos-problema pueden verse como hábitos que sobre- 1983, pág. 12). viven mucho tiempo a los estímulos originales que los h a n desencade- nado. Igual que muchos hábitos, éstos suelen ser difíciles de romper, El genio de Erickson para construir intervenciones singulares y a debido a los ciclos de autorrefuerzo en los que quedan a t r a p a d o s . A menudo brillantes se ha hecho legendario. En nuestra opinión, no menos nuestro juicio, no es necesario inferir un sustrato más fundamental y i m p o r t a n t e era el profundo respeto que tenía por sus pacientes, p o r profundo de cuestiones irresueltas, motivaciones inconscientes, resis- sus creencias, por su capacidad para cambiar a pesar de sus problemas tencias, etcétera. agudos o crónicos, y la preocupación por proteger su integridad. La terapia apunta hacia todos o algunos de los objetivos siguientes: Etapas de la vida A. Modificar los marcos de creencias o constructos del cliente (indi- viduo o familia) que se pueden considerar relacionados con el Los terapeutas a los que les interesa la forma consideran los sín- modo en que se perciben, encaran y mantienen las dificultades. tomas como indicación de que una familia no está pasando de u n a eta- B. Modificar las sentencias repetitivas que rodean el problema, pa a la siguiente del ciclo vital familiar con éxito. Se supone que la tera- derivadas de aquellos marcos. pia ayuda a las familias a negociar esa transición y a reorganizarse ade- C. Modificar las posiciones y enfoques del terapeuta que se vuelvan cuadamente para la etapa siguiente. Pueden ser especialmente difíci- partes de un patrón que se autorrefuerza entre el terapeuta y el cliente. les las etapas en las que alguien se suma al sistema o desaparece de él —por ejemplo por nacimiento, divorcio, muerte, y cuando los hijos cre- D. Modificar la relación del cliente (y quizá del terapeuta) con los cen y empiezan a irse del hogar (Haley, 1973, 1980b). sistemas globales de la familia, el vecindario o la profesión. Para los terapeutas a los que les interesa el proceso, esos puntos de transición también son importantes. Fisch y otros comentan:Las pautas como hábitos Los problemas comienzan en alguna dificultad ordinaria de la vida, de las que nunca faltan. Esa dificultad puede provenir de un aconteci- El enfoque breve a s u m e el supuesto de que las personas hacen lo miento inusual o fortuito. Pero, las más de las veces, es probable que elmejor que está a su alcance en vista de las situaciones y las restriccio- origen sea una dificultad común asociada con una de las transicionesnes de los constructos (Kelly, 1955) a través de los cuales h a n llegado que se experimentan regularmente en el curso de la vida (1982, pág. 13).a ver sus dificultades (véase el capítulo 2). No se supone que los sín-tomas reflejen hipotéticos problemas subyacentes irresueltos. El enfo- El proceso que lleva a ver la situación de determinada m a n e r a , yq u e no se basa en un m o d e l o de déficit. La opinión de los a u t o r e s a manejarla mal inadvertidamente, por medio de la aplicación reite-es que la mayoría de los problemas están insertados en hábitos de reac- rada de soluciones desafortunadas, puede convertir m u y p r o n t o unación y respuesta, no n e c e s a r i a m e n t e m á s complejos que, p o r ejem- dificultad en un problema «cuya dimensión y naturaleza finales qui- zá tengan poca relación aparente con el obstáculo original» (pág. 14).
  14. 14. subido por chofisnay para scribd 30 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 31 Cambio, ¿en qué? Los terapeutas interesados en la forma tienden a planificar su tera- Ya hemos indicado que todos los enfoques breves/estratégicos, sea pia en etapas y a concentrarse directamente en la organización dis- que se interesen en el proceso o en la forma, consideran que el cambio funcional de la familia. A menudo, como primer paso en el camino asurge de la ruptura de las pautas de pensamiento y acción, de la inte- una organización disfuncional, conducen a la familia a u n a organiza-rrupción de las secuencias que se repiten. ción disfuncional diferente. Por ejemplo, una pauta que incluye a un progenitor que participa en exceso podría llevar a un p a t r ó n en el cualTambién interesa directamente el problema presentado, aunque lasdistintas opiniones sobre lo que ese problema refleja o representa pue- el otro progenitor, m á s periférico, deba t o m a r todas las decisionesden diferir mucho. Como observa Haley, importantes sobre los hijos. Ése sería el paso inicial, antes de que ambos padres pasen a a c t u a r juntos con mayor eficacia. Los encargos asig- nados a las familias con respecto a este tipo de metas tienden a con- ... al concentrarse en los síntomas, el terapeuta obtiene el mayor poder trolarse con algún vigor en las sesiones ulteriores. y la mejor oportunidad para generar cambios. Lo que más le interesa al cliente es el problema presentado: cuando el terapeuta trabaja con Los terapeutas interesados en el proceso, aunque piensan mucho esto, puede obtener una gran cooperación... La meta no es proporcio- la planificación de las intervenciones, no operan desde u n a posición narle a la familia conocimientos sobre su sistema, que funciona mal, sino normativa que fije de antemano una organización obligada y, por lo cambiar las secuencias familiares para que se resuelvan los problemas tanto, tienden a tomar cada sesión tal como viene. Si la familia no cum- presentados (1976, pág. 129). ple con un encargo, el terapeuta tiende a considerar que se trata de un error de cálculo suyo, más bien que de resistencia del cliente (indivi- Los terapeutas interesados en el proceso centran su atención en las duo o familia).soluciones intentadas, tratando de bloquearlas o invertirlas. Por ejemplo: Un hombre pidió ayuda porque cada vez era más incapaz de man- Directivas tener la erección. Esto le provocaba un considerable malestar y genera- ba alguna tensión en sus relaciones con su novia. Hubo una entrevista Los enfoques breves/estratégicos son a menudo directivos, en cuan- conjunta y el hombre dijo que necesitaba aprender a controlar mejor la to al cliente o a la familia se le dan ideas o incluso instrucciones sobre conducta de su pene. Como primer paso hacia el aprendizaje de este con- cómo comportarse en determinadas situaciones. A veces, las directivas trol, se le pidió a la joven que esa noche intentara todo lo que pudiera para requieren cambios específicos en las conductas, y otras, que los cam- excitar al novio. A él se le indicó que tratara de impedir que su pene entra- bios sean evitados o pospuestos. Los terapeutas interesados en el pro- ra en erección o permaneciera erecto. Fracasó (Cade, 1979, pág. 92). ceso tienden a concentrarse en directivas que se d e b e n llevar a cabo Weakland y otros observan: entre sesiones; utilizan la entrevista para reunir información y desa- rrollar el tipo de rapport necesario para una relación respetuosa y coo- perativa. Los terapeutas interesados en la forma también d a n directi- En general sostenemos que el cambio se puede lograr con más faci- vas para el tiempo entre sesiones, pero también en las entrevistas se le lidad si su meta es razonablemente pequeña y está claramente enun- suele indicar a la familia que haga algo diferente de lo habitual. Por ciada. En cuanto el paciente ha experimentado un cambio pequeño pero ejemplo, a un progenitor se le pide que controle en ese m i s m o momen- definido en la naturaleza aparentemente monolítica del problema que es más real para él, esa experiencia conduce a más cambios autoindu- to a un niño destructivo, mientras el terapeuta bloquea cualquier in- cidos en ese ámbito de su vida, y a menudo también en otros. Es decir, tento de intromisión del abuelo o la abuela, o de otro de los hijos. La se inician círculos benéficos (1974, pág. 150). sesión sirve para ensayar los cambios que la familia t e n d r á que reali- zar en el hogar. E s t a s sesiones a veces se vuelven m u y d r a m á t i c a s . Madanes observa:
  15. 15. subido por chofisnay para scribd 32 GUÍA BREVE DE TERAPIA BREVE ENFOQUES BREVES/ESTRATÉGICOS DE LA TERAPIA 33 El enfoque supone que toda terapia es directiva y que el terapeuta cos. En capítulos ulteriores consideraremos más detalladamente estos no puede evitar serlo, puesto que incluso son directivos los temas que aspectos, así como el desarrollo reciente de los enfoques c e n t r a d o s escoge comentar y su tono de voz (1981b, pág. 23). en el futuro o la solución, que se basan en lo que los individuos ya están haciendo y les da resultado (Berg y Miller, 1992; de Shazer, 1985, 1988; Por lo tanto, el terapeuta debe adquirir la habilidad de influir sobre de Shazer y otros, 1986; Dolan, 1991; Furman y Ahola, 1992; OHanlon las personas y llevar al m á x i m o la probabilidad de que las directivas y Martin, 1992; OHanlon y Weiner-Davis, 1989; Walter y Peller, 1992; sean aceptadas o realizadas. Cade ha observado: White y Epston, 1990). Lo típico es que el terapeuta no considere la motivación simplemente como algo que existe en los miembros de la familia [sino como] una fun- ENTRENAMIENTO ción del intercambio entre la familia y el terapeuta. Lo más útil es ver la falta de motivación como una respuesta a la respuesta del terapeuta a Los puntales teóricos básicos de las terapias breves/estratégicas son la familia (1980b, pág. 95). relativamente fáciles de aprender, lo mismo que muchas de las habi- lidades básicas p a r a la intervención. No obstante, el e m p l e o respe- También es importante considerar cómo hay que responder al modo tuoso, creativo y eficaz del enfoque resulta extremadamente difícil de en que las personas abordan las directivas. ¿Las han seguido, modifi- adquirir e integra u n a parte m u y importante del resto de la vida del cado, ignorado u olvidado? ¿Se h a n opuesto a ellas? Para determinar terapeuta.el próximo paso, el terapeuta debe guiarse por ese feedback. Por ejem- Haley apunta varios criterios para la selección y el e n t r e n a m i e n -plo, si las directivas se siguieron tal como se pidió, lo indicado podría to. Son los siguientes:ser dar más directivas del mismo tipo; si hubo oposición, lo indicado 1. Sugiere que, como el enfoque «subraya los problemas del mun-serían directivas «paradójicas». Si las directivas son olvidadas o igno- do real, lo mejor es escoger estudiantes con e x p e r i e n c i a deradas, el terapeuta debe considerar cuidadosamente su propia posi- ese mundo». Él prefiere estudiantes maduros con hijos, y noción. A menudo estará más motivado para el cambio que el cliente o la personas jóvenes.familia, y debe prepararse para adoptar u n a posición subordinada más 2. El estudiante debe t e n e r tanto inteligencia c o m o u n a g a m acauta y respetuosa. amplia de conductas: capacidad para ser «autoritario, a veces También típica de la mayoría de los terapeutas breves/estratégicos juguetón, a veces presumido, a veces severo y serio, a veces de-es la creencia de que, en cuanto a los significados que es posible atri- samparado, y así sucesivamente».buir a los hechos, no existe ninguna realidad absoluta, sino sólo cons- 3. Se debe evitar el aprendizaje de varios enfoques a la vez.tructos (Kelly, 1955) o «mapas mentales» p o r medio de los cuales las 4. Idealmente, el estudiante debe aprender haciendo terapia y guia-personas dan sentido a su experiencia, y que gobiernan sus reacciones, do desde el principio p o r un supervisor con experiencia quesus respuestas y lo que piensan sobre tales experiencias. Estos tera- emplee técnicas de supervisión en vivo. La representación depeutas parten del supuesto de que si se puede cuestionar y modificar roles con ensayo de técnicas específicas puede ser útil antesuna manera de ver el m u n d o , también es posible cambiar el significa- de ponerlas a prueba con un cliente (individuo o familia).do y sus consecuencias experienciales y conductuales. Esta creencia 5. El aprendizaje en grupo optimiza las oportunidades de apren-ha llevado a atribuir importancia al empleo del reenmarcado y el re- dizaje, por el mayor n ú m e r o de casos que se ven, la g a m a deetiquetado. ideas a las que se tiene acceso y el apoyo de los pares. Los terapeutas breves/estratégicos también hacen un uso conside- 6. Debe acentuarse más la práctica que la teoría; m á s que discu-rable del arte de comunicarse p o r medio de analogías. Para facilitar la tir la terapia, hay que observar y presentar sesiones de terapia.terapia se utilizan anécdotas, parábolas, relatos y cuentos humorísti- 7. El entrenamiento debe concentrarse en lo que hay q u e hacer

×