Your SlideShare is downloading. ×
Textos calidad lectora
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Textos calidad lectora

2,841
views

Published on


1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
2,841
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
387
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Calidad Lectora Fichas para el Docente
  • 2. SEPFicha Calidad Lectora 1° Básico.La tortuga tenía casa.La mamá salió.A los monos les gustan las frutas.Esa agua está tibia.La rana está en la poza.El papá de Pedro.Los pollitos cantaban.La casa tiene chimenea.
  • 3. SEPFicha Calidad Lectora 2° Básico.Mi familia es grande.Pedro perdió su zapato.La guagua se está riendo.La lluvia golpea la ventana.Mi amiga Gloria fue al campo.El hombre del sombrero.Su papá compró un libro.Ramón fue de viaje a París.
  • 4. SEPFicha Calidad Lectora 3° Básico.Mi casa tiene tejas rojas.Mi tío Pedro viajó por todo Chile.La niña pequeña escuchó al tío Pablo.Los Alacalufes eran un gran pueblo de canoeros.María y Josefina cantan muy bien.Juanita escribió un lindo poema.El viento sopló mucho en la noche.Los hombres se molestaron por la broma del niño.
  • 5. SEPFicha Calidad Lectora 4° Básico.El bandido llegó hasta su casa.Antonio hizo lo que pensaba.La brújula apunta hacia el noreste.Pedro realizó un descubrimiento arqueológico.La biblioteca está en el subterráneo.El metal transmite la electricidad.El paraguas se rompió por la tempestad.Elia visita a su abuela frecuentemente.
  • 6. SEPFicha calidad lectora 5 Año Básico La nariz que huye Una mañana, un señor que vivía exactamente debajo del embarcadero del que parten losbarcos, se levantó, fue al lavabo a afeitarse y al mirarse al espejo gritó: - ¡Socorro! ¡Mi nariz!En medio de su cara no había ninguna nariz, y en su sitio quedaba un espacio vacío. Elseñor, que todavía estaba en pijama, corrió al balcón con el tiempo justo para ver su narizque cruzaba la plaza y se dirigía a buen paso hacia el embarcadero. - ¡Alto, alto! – gritó el señor -. ¡Mi nariz! ¡Al ladrón, al ladrón!La gente miraba hacia arriba y se reía.Al señor no le quedó más remedio que bajar a la calle y perseguir a la fugitiva. Mientrassostenía un pañuelo delante de su cara como si estuviera resfriado.
  • 7. SEPFicha calidad lectora 6 Año Básico Pensamientos en tránsito Entre todo este humo, ruido y calor, voy pensando... Entre semáforo y semáforo, entre parada y parada que hace esta máquina infernal,voy haciendo memoria y me pregunto: ¿cómo fue que pasó tanto tiempo?, ¿cuando paséde ser niño a un joven con responsabilidades? Estas y muchas otras preguntas son lasque creo no poder responder. Veo parado a un señor con un maletín en su mano, un celular en la otra… pienso…este tipo debe ser un empresario o algo así, dónde irá, quizás va hacia su casa a ver asu esposa y a sus hijos, yo creo que si uno mira atentamente a su cara se puede vercómo lleva el peso del mundo sobre sus hombros. Por el otro lado veo a una señora sentada con su hijo; el niño llora y derramalágrimas de dolor que me dan pena …
  • 8. SEPFicha Calidad Lectora 7° Básico. El retrato misteriosoCierto día un joven japonés halló en la calle un espejo de bolsillo. Como era la primeravez que veía tal objeto, se asombró de ver en él la imagen de un rostro moreno con ojososcuros e inteligentes. - ¡Es mi santo padre! ¿Cómo puede este retrato encontrarse aquí? ¿Será tal vez algún aviso?Guardó en un pañuelo, el objeto hallado y lo ocultó en su bolsillo. Al llegar a su casa, loescondió en un jarrón por parecerle lugar seguro, sin decir nada a su esposa.Desconfiaba de la curiosidad femenina y, al mismo tiempo, de la poca reserva que suelentener las mujeres.Durante algunos días Humaro estuvo pensando continuamente en el retrato.
  • 9. SEPFicha calidad lectora 8 Año Básico El CaleucheLes contaré una leyenda de Chiloé, mi tierra rodeada de mar y que queda tan lejos alláen el sur. Esta es una historia vieja, tan vieja como los caminos de la isla y que dice así: Por las oscuras noches de los canales del sur, con sus mil vericuetos como delaberinto, navega el Caleuche, el fantasmal barco de los brujos. Espectralmenteiluminado, aparece de imprevisto entre la niebla que él mismo produce y tras la cual seesconde para no ser descubierto por los ojos intrusos o curiosos, aunque a la distanciase escucha claramente la música que, sobre su cubierta, mantiene a sus tripulantesembobados y serviles a las órdenes de los brujos. Todos ellos han sido “rescatados” dealgún naufragio y, como pago, deben servir en el barco por lo que les queda de vida.
  • 10. Calidad Lectora Fichas para el Alumno
  • 11. La tortuga tenía casa. La mamá salió.A los monos les gustan las frutas. Esa agua está tibia. La rana está en la poza. El papá de Pedro. Los pollitos cantaban. La casa tiene chimenea.
  • 12. Mi familia es grande. Pedro perdió su zapato. La guagua se está riendo. La lluvia golpea la ventana.Mi amiga Gloria fue al campo. El hombre del sombrero. Su papá compró un libro.Ramón fue de viaje a París.
  • 13. Mi casa tiene tejas rojas. Mi tío Pedro viajó por todo Chile. La niña pequeña escuchó al tío Pablo.Los Alacalufes eran un gran pueblo de canoeros. María y Josefina cantan muy bien. Juanita escribió un lindo poema. El viento sopló mucho en la noche.Los hombres se molestaron por la broma del niño.
  • 14. El bandido llegó hasta su casa. Antonio hizo lo que pensaba. La brújula apunta hacia el noreste.Pedro realizó un descubrimiento arqueológico. La biblioteca está en el subterráneo. El metal transmite la electricidad. El paraguas se rompió por la tempestad. Elia visita a su abuela frecuentemente.
  • 15. La nariz que huye Una mañana, un señor que vivía exactamente debajo del embarcadero del que parten losbarcos, se levantó, fue al lavado a afeitarse y al mirarse al espejo gritó: - ¡Socorro! ¡Mi nariz!En medio de su cara no había ninguna nariz, y en su sitio quedaba un espacio vacío. Elseñor, que todavía estaba en pijama, corrió al balcón con el tiempo justo para ver su narizque cruzaba la plaza y se dirigía a buen paso hacia el embarcadero. - ¡Alto, alto! – gritó el señor -. ¡Mi nariz! ¡Al ladrón, al ladrón!La gente miraba hacia arriba y se reía.Al señor no le quedo más remedio que bajar a la calle y perseguir a la fugitiva. Mientrassostenía un pañuelo delante de su cara como si estuviera resfriado.
  • 16. Pensamientos en tránsito Entre todo este humo, ruido y calor, voy pensando... Entre semáforo y semáforo, entre parada y parada que hace esta máquina infernal,voy haciendo memoria y me pregunto: ¿cómo fue que pasó tanto tiempo?, ¿cuando paséde ser niño a un joven con responsabilidades? Estas y muchas otras preguntas son lasque creo no poder responder. Veo parado a un señor con un maletín en su mano, un celular en la otra… pienso…este tipo debe ser un empresario o algo así, dónde irá, quizás va hacia su casa a ver a suesposa y a sus hijos, yo creo que si uno mira atentamente a su cara se puede ver cómolleva el peso del mundo sobre sus hombros. Por el otro lado veo a una señora sentada con su hijo; el niño llora y derramalágrimas de dolor que me dan pena …
  • 17. El retrato misteriosoCierto día un joven japonés halló en la calle un espejo de bolsillo. Como era la primeravez que veía tal objeto, se asombró de ver en él la imagen de un rostro moreno con ojososcuros e inteligentes. - ¡Es mi santo padre! ¿Cómo puede este retrato encontrarse aquí? ¿Será tal vez algún aviso?Guardó en un pañuelo, el objeto hallado y lo ocultó en su bolsillo. Al llegar a su casa, loescondió en un jarrón por parecerle lugar seguro, sin decir nada a su esposa.Desconfiaba de la curiosidad femenina y, al mismo tiempo, de la poca reserva que suelentener las mujeres.Durante algunos días Humaro estuvo pensando continuamente en el retrato.
  • 18. El Caleuche Les contaré una leyenda de Chiloé, mi tierra rodeada de mar y que queda tan lejosallá en el sur. Esta es una historia vieja, tan vieja como los caminos de la isla y que diceasí: Por las oscuras noches de los canales del sur, con sus mil vericuetos como delaberinto, navega el Caleuche, el fantasmal barco de los brujos. Espectralmenteiluminado, aparece de imprevisto entre la niebla que él mismo produce y tras la cual seesconde para no ser descubierto por los ojos intrusos o curiosos, aunque a la distanciase escucha claramente la música que, sobre su cubierta, mantiene a sus tripulantesembocados y serviles a las órdenes de los brujos. Todos ellos han sido “rescatados” dealgún naufragio y, como pago, deben servir en el barco por lo que les queda de vida.

×