02. umberto eco

452 views
379 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
452
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

02. umberto eco

  1. 1. Umberto Eco"Es profundamente injusto encasillar las actitudes humanas con todassus variedades y todos sus matices en dos conceptos genéricos ypolémicos como son «apocalíptico» e «integrado». Ciertas cosas sehacen porque la intitulación de un libro tiene sus exigencias (se trata,como veremos, de industria cultural, pero intentaremos especificartambién que este término tiene aquí el significado más«descongestionado» posible); y ciertas cosas se hacen también porque,si se quiere anteponer una exposición preliminar a los ensayos quesiguen, se impondrá necesariamente la identificación de algunas líneasmetodológicas generales: y para definir aquello que no se quisiera hacer,resulta cómodo tipificar en extremo una serie de elecciones culturales,que naturalmente se prestan a ser. analizadas con mayor concreción yserenidad. Pero esto incumbe a los diversos ensayos y no a unaintroducción. Por otra parte, reprochamos precisamente a los quedefinimos como apocalípticos o como integrados el hecho de haberdifundido igual cantidad de conceptos genéricos «conceptos fetiche» yde haberlos utilizado como cabeza de turco en polémicas estériles o enoperaciones mercantiles de las que diariamente todos nos nutrimos."Eco, Apocalípticos e integradosQuizá represente Umberto Eco el paradigma del intelectual actual:experto en el medioevo transformado en semiologo, autor de textosteóricos que son alimento de intensos debates en los claustrosuniversitarios, pero a la vez, un escritor de ficciones que hallaron uninteresante lugar en la industria cultural.Repasaremos brevemente, algunas de sus principales propuestas através de sus obras más difundidas.Cultura de MasasHacia la segunda mitad del siglo XX, posiciones encontradas comienzana debatir respecto a la aparición de multitudes en la vida social, lo cual apartir de las tecnologías de la comunicación, se transformó en unfenómeno evidente y perdurable. La industria cultural, irrumpe en elescenario con novedosas propuestas, por cierto, en muchos casos, másque cuesionables. Surge pues, el conepto de cultura de masas, términoambiguo que pretende incluir los medios de comunicación audivisuales(radio, cine y TV), como a la gráfica (diarios y revistas) y a la industriaeditorial (Best sellers, literatura de consumo masivo).
  2. 2. En este contexto, los medios poenen los bienes culturales al alcance detodos, adecuando el contenido muchas veces, al "nivel" del receptor, estoes, haciendo que la asimilación sea más simple e incluso superficial. Esteproceso de "adaptación" de los contenidos, se traduce en una extensióndel campo cultural.Surge entonces, la necesidad de contextualizar la cultura de masas: esimposible conocerla si se pasa por alto que los medios de comunicaciónse desarrollan en el momento exacto en que las grandes masascomienzan a ser protagonistas d ela vida pública, imponiendo así unlenguaje propio y exigencias particulares. Sin embargo, Eco apuntará queel modo de divertirse, de pensar, de imaginar de las clases populares esinducido por los medios y responde a los modos de pensar de la clasedominante. Y en este sentido, los medios proponen situaciones que notienen ningna conexión con la realidad de los consumidores. Ensíntessis, la cultura de masas ofrece expresiones culturales de laburguesía a los sectores populares.Críticas a la cultura de masas1. Como se dirige a un público muy amplio, y con el objetivo de satisfacersus expectativas, evita propuestas originales que puedan disgustar aalgún sector en particular.2. Como es un mensaje desinado a una clase de tipo homogénea, tiende3. No promueve modificaciones en la sensibilidad o el gusto de de las4. No fomenta la relfexión, alimentando emociones superficiales e5. Los consumidores están sometidos a las leyes de oferta y demanda.6. Ofrece al público únicamente lo que éste desea, o peor aún, le sugiere7. Elimina las diferencias entre las elaboraciones de la cultura de élite y9. Opera en el plano de las opiniones comunes en base al reesfuerzoexistente previamente en el seno de la sociedad.10. Propicia el conformismo.11. La clase dominante suele utilizarla como vehículo del control social.12. Utiliza modelos impuestos verticalmente para impedir del ascenso yprogreso de las masas.
  3. 3. Beneficios de la cultura de masas1. Un amplio grupo social participa con igualdad de derechos en la vidapública, el consumo, disfrutando de las comunicaciones disponibles.2. La acumulación de información que ofrecen los medios masivos de3. La homogeneización del gusto permite que ciertas diferencias declases se eliminen, unificando sensibilidades nacionales.4. Favorecen la divulgación de información, estimulando la curiosidad y5. El hombre contemporáneo puede acceder a aspectos del mundo que6. Colaboran en la renovación cultural, mediante la aparición de nuevosApocalípticos e IntegradosSegún la perspectiva de Eco, para la aristocracia, la idea de compartir lacultura de modo tal que pueda llegar y ser apreciada por todos es uncontrasentido, por lo tanto, no se trataría de una cultura sino de una"anticultura". Por el contrario, aquellos que aceptan el fenómeno,sostienen que gracias a él es posible acercar a las grandes masas,manafiestaciones artísticas a las que antes estaban marginados. Losaristócratas serán pues, los pesimistas, o los apocalípticos mientras quelos optimistas, serán llamados integrados Veamoslo pues, en susLos apocalípticosSi la cultura es un hecho aristocrático, cultivo celoso, asiduo y solitario deuna interioridad refinada que se opone a la vulgaridad de lamuchedumbre (Heráclito: «¿Por qué queréis arrastrarme a todas partesoh ignorantes? Yo no he escrito para vosotros, sino para quien puedacomprenderme. Para mí, uno vale por cien mil, y nada la multitud»), lamera idea de una cultura compartida por todos, producida de modo quese adapte a todos, y elaborada a medida de todos, es un contrasentidomonstruoso. La cultura de masas es la anticultura. Y puesto que éstanace en el momento en que la presencia de las masas en la vida socialse convierte en el fenómeno más evidente de un contexto histórico, la«cultura de masas» no es signo de una aberración transitoria y limitada,sino que llega a constituir el signo de una caída irrecuperable, ante lacual el hombre de cultura (último superviviente de la prehistoria,destinado a la extinción) no puede más que expresarse en términos deApocaIipsis."Eco, Op. cit.Los integrados
  4. 4. "En contraste, tenemos la reacción optimista del integrado. Dado que latelevisión, los periódicos, la radio, el cine, las historietas, la novelapopular y el Readers Digest ponen hoy en día los bienes culturales adisposición de todos, haciendo amable y liviana la absorción de nocionesy la recepción de información, estamos viviendo una época deampliación del campo cultural, en que se realiza finalmente a un nivelextenso, con el concurso de los mejores, la circulación de un arte y unacultura «popular». Que esta cultura surja de lo bajo o sea confeccionadadesde arriba para consumidores indefensos, es un problema que elintegrado no se plantea. En parte es así porque, mientras losapocalípticos sobreviven precisamente elaborando teorías sobre ladecadencia, los integrados raramente teorizan, sino que prefieren actuar,producir, emitir cotidianamente sus mensajes a todos los niveles. ElApocalipsis es una obsesión del dissenter, la integración es la realidadconcreta de aquellos que no disienten. La imagen del Apocalipsis surgede la lectura de textos sobre la cultura de masas; la imagen de laintegración emerge de la lectura de textos de la cultura de masas. Pero,¿hasta qué punto no nos hallamos ante dos vertientes de un mismoproblema, y hasta qué punto los textos apocalípticos no representan elproducto más sofisticado que se ofrece al consumo de masas? En talcaso, la fórmula «apocalípticos e integrados» no plantearía la oposiciónentre dos actitudes (y ambos términos no tendrían valor substantivo) sinola predicación de dos adjetivos complementarios, adaptables a losmismos productores de una «crítica popular de la cultura popular».."Eco,Op. cit.Eco considera pues, que el error de los integrados es defender alextremo la cultura de masas creyendo que la multiplicación de losproductos culturales es buena en sí misma, esto es, carecen de unaactitud crítica que considere la posiblidad de buscar nuevasorientaciones. Por otra parte, los apocalípticos confían que es posibleproporcionar una cultura que evite el condicionamiento industrial. Estosería un error, puesto que no tiene sentido considerar que la cultra demasas es mala solo por el hecho de que sea industrial.El kitsch: la estética del mal gustoUna de las características de la cultura de masas está basada en laestética kitsch. Este estilo, podría describirse del siguiente modo:1. Toma procedimientos de la vanguardia artística, esto es, de las
  5. 5. expresiones artísticas más innovadoras, y los "adapta" a un nivelaccesible a las grandes masas. Esto es que, simplifica y superficializa lamanifestación artística para ampliar las audiencias.2. Tales procedemientos son empleados solo cuando las vanguardias sehan difundido lo sufienciente hasta ser aceptadas (es decir, cuandoEjemploProgramas de televisión que imitan el motaje rápido y fragmentado de laspelículas de Quentin Tarantino (Tiempos Violentos), quien esconsiderado un cineasta vanguardista.3. El kitsch busca siempre un efecto inmediato y fácil, para lo cual, apelaa los lugares comunes, ésto es imágenes y palabras de reconocidaefectividad. De esta forma, recurre a la redundancia, insistiendo con unmismo recurso.EjemploEn las telenovelas, a través de la sobreactuación, músicalización para elefecto "romántico". O en el cancionero romántico, el abuso de frases ypalabras tenidas por "románticas".4. Pretende engañar al consumidor pasando tales productos pormanifestaciones artísticas genuinas, cuando en realidad, solo se trata deversiones vulgarizadas.5. Como el consumidor cree haber accedido a la cultura, el kitsch cumpleuna función "tranquilizadora" que desvía el interés por otro tipo deinquietudes.EjemploProductos televisivos retendidamente "culturales" que son producidosindustrialmente y no representan manifestaciones artísticas.Susbcribed LinksUd. puede tambien suscribir para sus resultados de búsqueda:© Copyright 2005 by Graciela Paula Caldeiro, all text above this notice (NOT including images or otherfiles), unless otherwise noted, is licensed under a Creative Commons License, please link to this page ifyou use this workTodo el texto arriba de esta nota (NO incluyendo imágenes u otros archivos ), salvo indicacion contraria,son licenciados bajo una Licencia Creative Commons, por favor enlace a esta pagina si utiliza estematerial -- Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual  

×