Your SlideShare is downloading. ×
Testigos de un tiempo maldito españa
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Testigos de un tiempo maldito españa

76
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
76
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Testimonios de un tiempo maldito Durante  el  franquismo  la   homosexualidad  fue  reprimida  ferozmente.  Se  criminalizó  primero  por  medio de  la  ley  de  Vagos  y  Maleantes,  y  a  partir  de  1970  a  través  de  la  ley  de  Peligrosidad  Social.  Ser homosexual  ha sido un delito en España hasta diciembre de 1978. Un delito que se castigaba con penas de  cárcel  o  reclusión  en  campos  de  concentración,  como  el  campo  de  Tefía  en  Fuerteventura  donde eran  enviados  los  homosexuales  canarios.  Hubo  cárceles  especiales  para  homosexuales  como  la  de Huelva  o  la  de  Badajoz.  En otras había módulos donde se recluían a los presos homosexuales como en la  Modelo  de  Barcelona,  la  Modelo  de  Valencia  o  la  cárcel de Carabanchel y la famosa tercera planta de  la  quinta  galería  conocida  como  el  “Palomar”  desde  donde  varios  presos  y  presas  se  llegaron  a arrojar para quitarse la vida. Las  personas  transexuales  además  de  represaliadas  fueron   sistemáticamente  invisibilizadas,  fueron tratadas como homosexuales por un régimen incapaz de distinguir entre orientación e identidad sexual. Las lesbianas fueron doblemente discriminadas por su homosexualidad y por ser mujer. “Testigos  de  un  tiempo  maldito”  es  un  proyecto  que  pretende  recuperar  la  memoria  de  aquellas personas que fueron represaliadas por el régimen franquista debido a su orientación sexual. Este  proyecto  busca  dar  a  conocer  la represión sufrida por este colectivo durante aquellos años negros de la historia de España. Para  ello,  desde  el  verano  de  2010  he  buscado  a  lo  largo y ancho de la geografía española a personas que hayan sufrido ese tipo de represalias, las he entrevistado, retratado y grabado en video. El  resultado  es  una  serie   de  retratos  junto  a  unos  pequeños  textos  biográficos  donde  se  detalla  el recorrido  vital  de  cada  uno  de  los  protagonistas  y  un  video  realizado  con  extractos  de  las  entrevistas grabadas a todos ellos. Félix Cabrera Canino (Las  Palmas, 1931) En  agosto  de  1950,  a  los  19  años,  es  detenido  por   primera  vez  junto  a  dos  amigos.  Es  llevado  a  la prisión de Barranco Seco donde pasa un mes. Sale en libertad el 24 de septiembre de 1950. Desde  ese  momento,  las  detenciones  e  ingresos  en  prisión  se  suceden  constantemente   debido  a  las continuas redadas en búsqueda de homosexuales. Después  de  varias   detenciones,  Félix  comienza  a trabajar en teatro, circo y variedades. Posteriormente marcha a Barcelona buscando un poco de libertad. En  1954  entra  en  vigor  la reforma de la ley de Vagos y Maleantes que recoge la figura del homosexual. Al  año  siguiente  vuelve   a  ser detenido y el 19 de julio de 1955 es condenado a un año de prisión por el Juzgado especial de Vagos y Maleantes de Canarias. Tras varios traslados de unas cárceles a otras sale en libertad el 1 de julio de 1956, pero con pena de destierro durante un año. Durante  los  años  de  franquismo   tiene  que  actuar  vestido  de  hombre  pero  durante  la  transición  realiza
  • 2. espectáculos de transformismo en Madrid bajo el nombre artístico de “Félix de Granada”. En  la  actualidad  vive  en  las  Palmas  y  conserva  la  colección  de   vestidos  y  pelucas  que  ha  utilizado durante  su  carrera  profesional.  Y  a  sus  80  años  de edad sigue ofreciendo  espectáculos y reivindicando el travestismo. Coral Cano Domínguez En  1980  tiene  su  primera  relación  con  una  chica,  se  enamora  y  por  fin  se  siente  correspondida.  Coral vive  con  dolor  y  frustración  el  armario,  la  invisibilidad  y  la  falta  de  libertad   para  expresar  el  deseo  y amor que sienten las dos más allá de las cuatro paredes de su habitación. Son  tiempos  donde  el  amor  entre  mujeres  queda  maquillado  por  la  explicación   de  “son  muy  buenas amigas”.  La  invisibilidad  es  total.  La  vida  en  el  armario  y el ambiente es parte de la vivencia de muchas lesbianas jóvenes. En los 80 comienza a trabajar como educadora social en Vallecas. En ese entorno toma contacto con el grupo  de  mujeres  de  Vallecas,  el  primer  grupo  de  feministas  que  conoce  y  al  que  se  vincula  durante muchos años. En  los  90  marcha  a  Nicaragua  como  brigadista.  También  organiza  las  primeras  marchas  del orgullo tal como las conocemos ahora, el grupo de lesbiKas en Vallecas. Desde 2002 está vinculada a la Fundación Feminista Entredós, siendo consejera desde hace dos años. En  el  2006,  al  aprobar  en  la  primera  legislatura  del  gobierno  Zapatero,  la  ley  que  permite  contraer matrimonio  a  parejas  del  mismo  sexo,   se  casa  con  su  novia,  con  la  que  llevaba  conviviendo  más  de quince años. Andrés García Jaime (Auxerre, 1939) En la década de los  60  establece relación con otro muchacho con el que convive durante varios años en casa de la familia de éste. El  10  de  julio  de  aquel  año,  Andrés, desconocedor de que se está produciendo una redada, recibe una llamada  pidiéndole  que  se  persone  en  comisaría  para  contestar  unas  preguntas  sobre  una  persona.  Al acudir,  Andrés  es   entrevistado  por  un  comisario  que  entre  otras  cosas  le   pregunta  si  es  homosexual, a lo  que  contesta  afirmativamente.  Tras  tomarle  declaración  es  esposado  y  trasladado  a  la  prisión  de Martutene,  en  San  Sebastián,  donde  permanece  los  primeros  15  días  incomunicado   en  una  celda individual.  Tras  el  primer   periodo  de  incomunicación  es  ubicado  en  una  galería  donde  convive  con varios  presos  homosexuales  detenidos  en  aquellos  días.  Permanece  encarcelado  durante  un  mes  y medio.  El  17  de  agosto  sale  en  libertad  provisional con la obligación de presentarse en el juzgado cada 15  días.  Seis  meses  más  tarde  se  celebra  su  juicio,  donde  sale  condenado  a  trabajos   forzados  por  el tiempo  que  había  permanecido  en  prisión,  además  de  una  orden  de  destierro  durante  un  año  con obligatoriedad de personarse en el juzgado quincenalmente. Intenta  conseguir  trabajo  en  otras  localidades,  pero  al  pedir  informes  a  la  central  de  su  cadena  es rechazado  sistemáticamente,  así  que  decide  marcharse  de  España.  Se  traslada  a  Suecia  donde  pasa  6 años.  Regresa  a  España  en  1971, recupera su trabajo en Radio Zaragoza y conoce al hombre que será
  • 3. su pareja durante los próximos 40 años y que en 2011 es su marido. Candela García López (Alcalá del Río,  1941) En  la década de los  60  marcha a Barcelona, donde trabaja en el Hospital Militar, en el Hotel Pelayo, en la  cocina  de  la  Universidad,  en  un  restaurante  y  en  el  puerto  limpiando  barcos.  En  1966,  al  regresar a casa,  una  noche  es  detenida  en  el portal junto a un amigo homosexual diciéndoles  que “les iban a quitar del  mariconeo”.  Es  llevada  a  comisaría  donde  le  llaman  “maricón”,  le  toman  declaración  sin  presencia de  abogado  y es encerrada en un calabozo oscuro donde  ha de pasar la noche sentada en un banco.  Al día  siguiente,  es  sacada  de  allí,  esposada,  y  trasladada  en  un  furgón  a  la  comisaría  de  Via  Laietana donde  pasa  el  día  junto   a  otros  homosexuales  presos.  Por  la  noche  es  trasladada  en  un  furgón  a  la cárcel  Modelo  donde  pasa  5  meses  y  medio  recluida.  Los  quince  primeros  días  es  encerrada  en  una celda  de  castigo.  En  ella,  ha  de  pasar  todo  el  día  sentada   en  el  suelo.  Por  la  noche  le  es entregado un colchón  y  una  almohada  que  le  son  retirados  cada  mañana.  Tras  esos  primeros  quince  días  es trasladada  al  módulo  2,  donde  son  recluidos  los  presos  homosexuales  y  entra  a  trabajar en  los talleres de  la  prisión,  fabricando   cunas  para  niños  y  banderines.  En  la  cárcel  a  Candela,  igual  que  al  resto  de presos homosexuales o transexuales, le cortan el pelo no permitiéndole que lo lleve largo. En  1970  emigró  a  Francia  y  allí  conoce  a  varias  personas  transexuales  y  en  1974  comienza  a hormonarse.  En  1976  regresa  a  Sevilla  y  consigue  un  trabajo  en  un  espectáculo  con  el  que marcha de gira  por  España.  Alterna  trabajos  en  el  mundo  del  espectáculo  con  el  ejercicio  de  la prostitución para poder pagar su vivienda y manutención. Ha  tenido  dos  parejas  estables.  En  2011  vive  en  Sevilla  y colabora con la Asociación de  Transexuales de Andalucía. Enrique García Ruíz (Sevilla, 1953) En  1970,  a  los  17  años,  al  salir  del   trabajo  es  detenido  por  primera  vez  y  llevado  a  la  Dirección  de Seguridad  de  la  Puerta  del Sol. Al día siguiente es puesto en libertad pero como consecuencia pierde el trabajo. En  noviembre  de  1970  vuelve  a  ser  detenido  y  llevado  a  la  Dirección de Seguridad donde pasa 3 días encerrado.  De  allí  es  trasladado  a  la  cárcel de Carabanchel donde pasa 15 días hasta que es puesto  en libertad. Las  redadas  en  Madrid  son  constantes  en  aquella  época  en  búsqueda  de  homosexuales.  Así  las detenciones para Enrique se suceden en los meses sucesivos: En  diciembre  de  1970  es  detenido  y pasa 15 días en prisión. En mayo de 1971 vuelve a ser detenido y pasa  otros  15  días  en  prisión.  En  noviembre  de  1972  vuelven  a detenerle y pasa un mes en prisión. En enero  de  1973  de  nuevo  es  detenido  y  pasa  otro  mes  en  prisión.  En  marzo  de 1973 pasa un mes más en prisión. Y en abril de 1973 se produce la última detención y vuelve a pasar otro mes en prisión. Durante  esos  períodos,  Enrique  es  encarcelado  en  la  última  planta  de  la  quinta  galería  de  la  cárcel  de Carabanchel,  conocida  como  el  “Palomar”,  donde  son  encerrados  los  presos  homosexuales  y transexuales. Allí Enrique se dedica a lavar la ropa de otros presos para poder ganar algo de dinero.
  • 4. En  la cárcel  ha de sufrir el acoso y persecución de un funcionario conocido por sus ideas derechistas así como  sus  métodos  represivos.  Hasta  tal  punto  que en 1974 se quita la vida arrojándose al vacío desde la tercera planta de la galería. Tras  salir  en  libertad  por  última  vez  decide  marcharse  a  Barcelona  donde  pasa  7  años.  Allí  comienza una  nueva  etapa  en  la  cual  trabaja  de  noche  como  disc­jockey  y  bailarín.  Entra  en  contacto  con  el mundo  del  espectáculo  y  con  personas  transexuales.  Allí  Enrique  comienza  una  etapa  transexual  que llega a durar 21 años. Se somete a tratamiento endocrino y adopta el nombre artístico de Elianne. Lola García Bustamante (Rociana del Condado, 1955) En  1974,  es  detenida  en  un  bar  de  ambiente  gay  sevillano  situado  en  la  Gran  Plaza.  Lola se encuentra allí  tomando  algo  con  un grupo de  amigos. Se presenta la policía, les pide el carnet y les pregunta si  son homosexuales.  Al  responder  afirmativamente  son  llevados  a  comisaría.  De  allí   Lola  es  trasladada  a  la prisión  de  Sevilla  donde  pasa   tres  meses.  Después  es  trasladada  a  la  cárcel  de  Huelva  donde  cumple otros tres meses de prisión. A  partir  de  la  aparición  de  la  Ley  de  Peligrosidad  Social  en  1970,  comienzan  a  aparecer establecimientos  especializados  para  presos  homosexuales,  como  la  cárcel  de  Huelva o la de Badajoz. Hasta  entonces  los  presos  homosexuales  se  alojaban  en  galerías  especiales  dentro  de  las  cárceles:  en Carabanchel,  la   quinta  galería,  conocida  como  “el  palomar”;  en  la  Modelo  de  Barcelona,  la  tercera galería. Al  salir  en  libertad  tras seis meses de cautiverio, marcha a Barcelona donde comienza a hormonarse y a vestirse  de mujer. Allí trabaja en un restaurante durante ocho años, y más tarde, en discotecas, saunas y ejerciendo  la  prostitución.  Durante  el  tiempo  que  ejerce  la  prostitución  sufre  humillaciones  y  desgaste psicológico.  Al  igual  que  sus  compañeras  sufre  la  indefensión  causada  por  la  indiferencia  de  la  policía cuando alguna es agredida. En  2003  regresa  a Sevilla.  Cuatro años más tarde consigue cambiar su DNI donde a partir de entonces figura como mujer. En  2011  vive  en  Sevilla,  trabaja  en  una  empresa  de  limpieza  y  colabora  activamente  con  ATA (Asociación de Transexuales de Andalucía). Octavio García Hernández (Las Palmas, 1931) En  1954,  con  23  años  de  edad,   es  detenido  en  Las  Palmas,  llevado  a  comisaría  donde  recibe vejaciones  e  introducido  en  una  mazmorra  sucia  y  fría.  Ingresa  en  la  prisión  de Barranco Seco, en Las Palmas,  donde  pasa  varios  meses  encarcelado.  Se  le  aplica  la  Ley   de  Vagos  y  Maleantes  y  es condenado  por  homosexual  a  una  pena  de  entre  uno  y  tres  años  de  prisión  en   el  campo  de concentración de Tefía, en Fuerteventura. Octavio  es  trasladado  a  Fuerteventura  en  un  pequeño  barco  junto a  otros  presos homosexuales. Antes de  llevarles  al  campo  de  concentración,  son  paseados  por  la  isla  en   un   camión,  con  la  cabeza rapada, para escarnio público mientras reciben insultos por parte de los vecinos que les llaman maricones.
  • 5. El  director  del   campo,  Prudencio  de  la  Fuente,  ex  sacerdote  castrense,  decide  si  los  presos  deben permanecer  internos el mínimo  de un año o los tres años máximo que dicta la condena. Los funcionarios que  allí  trabajan  son en su mayoría ex combatientes o jubilados de las fuerzas armadas con vocación de carceleros. En  el  campo  Octavio  y  sus  compañeros  sufren  palizas,  hambre  y  humillaciones   constantes.  Los vigilantes  llevan  látigos,  fustas o varas para pegar a los reclusos. El campo no dispone de agua corriente ni  luz.  El  agua  la  sacan  los  presos  de  un  pozo  y  la  almacenan  en  bidones.  Los  presos  duermen  en  el suelo  de  los  barracones,  sobre  un  jergón  de  paja  y  durante  el  día  son  obligados  a  cargar  piedras, transportar  agua,   cavar  zanjas  o  picar  piedra.  La  alimentación  se  basa  en  pan  de  tres  días,   fideos  con carne de cabra y guisantes con batatas enraizadas mezclados con gorgojos. El  único  día  de  la  semana  que  pueden  lavarse  es  el  sábado,  y  sólo  durante   un   brevísimo  espacio  de tiempo que un guardia marca con un pito. Al  ser  el  único  con conocimientos religiosos, Octavio es elegido como maestro para enseñar al resto de los  presos  a  rezar.  Eso  le  evita  cumplir  los tres años de condena. Sale en libertad a los dieciséis meses. El  día  de  su  salida  es  obligado  a  desnudarse  y  a  ponerse  a  cuatro  patas  como  última  humillación  de despedida. Tras  la  salida  en  libertad  se  inicia  una  pena  de  destierro   de  duración  mínima  de  un  año  y  prorrogable con  otros  cinco  de  libertad  sometida  a vigilancia de delegados. Los afectados han de vivir en otra isla o al menos en otra ciudad. Octavio  nunca  se  atreve  a  contarle  a  su  madre  que  es homosexual ni que  ha sido encarcelado por eso, aunque ella lo sospecha. Durante su estancia en el campo, no recibe ninguna visita familiar. En  2012  Octavio  vive  en  Las  Palmas.  No  ha  conseguido  olvidar  su  paso  por  el  campo  de  Tefía  y recuerda  las  palabras  dichas  por  un  compañero  en  el  campo  antes  de  morir:  “Octavio,  cuenta  lo  que hemos pasado para que el mundo se entere”.