Your SlideShare is downloading. ×
Pissarello, Verónica                                                          Bentos Rodríguez, MarinelaTema específico: E...
sobre la base de igualdad de acceso para todas las personas, sin tener encuenta su edad, raza, sexo, religión, nacionalida...
intelectual, infomista, ingeniero en información y mediador de información,entre otras acepciones.”3El rol del bibliotecar...
población a las tecnologías a través de las bibliotecas, como otrasorganizaciones públicas, resulta de suma necesidad para...
como nacional, a que, entre otras acciones: “ reconozcan la importancia de laalfabetización informacional y apoyen vigoros...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El rol del bibliotecario ante las nuevas tecnologias

1,465

Published on

Con el avance de las nuevas tecnologías, el bibliotecario asume nuevos desafíos y retos para llevar acabo su labor diario.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,465
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "El rol del bibliotecario ante las nuevas tecnologias"

  1. 1. Pissarello, Verónica Bentos Rodríguez, MarinelaTema específico: El uso de las nuevas tecnologías por parte de losbibliotecarios en su labor profesionalMarco teóricoEn la década del ´70, el sociólogo estadounidense Daniel Bell, introdujo eltérmino “sociedad de la información” en su libro El advenimiento de la sociedadpost-industrial, formulando como la característica principal de ésta será elconocimiento teórico, advirtiendo que los servicios basados en el conocimientose convertirán en el centro de la nueva economía y de una sociedadapuntalada en la información. Esta expresión reapareció con fuerza en losaños 90, en el contexto del desarrollo de Internet y de las TIC’s.Cuando hablamos de TIC’s nos referimos a un conjunto, de aparatoselectrónicos e informáticos (hardware), programas informáticos (software) ylenguajes de programación, cada vez más numerosos y actualizados, quefacilitan el acceso a la información de cualquier tema y en cualquier tipo delenguaje ( textos, imágenes, gráficos, sonidos, videos, animaciones, etc.)digitalizándola, modificándola, organizándola, procesándola, almacenándola y/odistribuyéndola.Como dicen Monfasani y Curzel1 : “Los flujos de información y las formas decomunicación se han ido modificando y han crecido en forma exponencial,configurando un nuevo panorama competitivo y desafiante en el ámbito de laeducación y la investigación. Todo esto supone mejoras en la construcción dela sociedad de la información.””Si partimos de lo expresado en el Manifiesto de la IFLA/UNESCO sobre laBiblioteca Pública2, que dice:“Los servicios de la biblioteca pública se prestan1 Monfasani, Emma Rosa; Curzel, Marcela Fabiana. Usuarios de la información: formación ydesafíos.2 IFLA/ UNESCO. Manifiesto sobre la Biblioteca Pública, 1994. 1
  2. 2. sobre la base de igualdad de acceso para todas las personas, sin tener encuenta su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social.”A lo que agrega: “Las colecciones y los servicios han de incluir todo tipo desoportes adecuados, tanto en modernas tecnologías como en materialestradicionales. Son fundamentales su alta calidad y adecuación a lasnecesidades y condiciones locales. Los materiales deben reflejar lastendencias actuales y la evolución de la sociedad, así como la memoria delesfuerzo y la imaginación de la humanidad.” Queda planteada entonces, lanecesidad de implementar el uso de las nuevas tecnologías de la informaciónen las bibliotecas, de manera que todos los usuarios de las mismas puedanacceder a ellas, de manera igualitaria; contribuyendo a disminuir la brechaentre “infopobres” e “inforicos”, que caracteriza a la nueva era de lainformación.La implementación de las nuevas tecnologías en el ámbito bibliotecológico y enla labor profesional del bibliotecario, ha sido en los últimos años debatido yanalizado en el marco de seminarios y congresos de organizacionesespecializadas, tanto a nivel nacional como internacional; así como tambiéntratado en trabajos de investigación y obras de diversa índole.El desarrollo y uso de estas tecnologías han generado un nuevo perfil de losusuarios de información; lo que provoca que deban enfrentarse a un granvolumen de información y en consecuencia discernir la pertinencia de la misma.El uso de nuevas tecnologías en las bibliotecas y el rol del bibliotecario seconvierten en factores determinantes para obtener un resultado exitoso a lahora de la búsqueda de información, por parte del usuario.Según Pineda: “el perfil del profesional bibliotecológico ha evolucionado enconsonancia con el desarrollo científico- técnico de las sociedades de lainformación, su imagen se ha transformado, siendo ahora un profesional de lainformación, tomando su nombre distintas denominaciones: bibliotecólogo,mediador de la información, gestor de la información, gestor del capital 2
  3. 3. intelectual, infomista, ingeniero en información y mediador de información,entre otras acepciones.”3El rol del bibliotecario adquiere diferentes características, según el tipo debiblioteca donde trabaje, el entorno en el cual se encuentre la misma y laposibilidad de acceder a redes o sistemas.A la vez, entre sus tareas se encuentran: interpretar las necesidadesinformativas del usuario, informarle acerca de los recursos disponibles paraacceder a la misma, emplear de manera competente las herramientastelemáticas para brindar y organizar los servicios en la biblioteca, utilizándolastambién en la realización de los procesos técnicos y administrativos de lamisma. A sus capacidades tradicionales, debe incorporar: conocimientos enmarketing y planificación; formación en relaciones humanas y atención deusuarios; capacidad para el trabajo en equipo y capacitación para el trabajo enredes y/o sistemas, así como también técnicas de evaluación relacionadas conlos objetivos de la biblioteca.La problemática relacionada al uso de las nuevas tecnologías, como ya hemosdicho, ha sido analizada en diferentes ámbitos relacionados a la bibliotecología,como en el Seminario Internacional sobre Control Bibliográfico realizado en19984; que entre sus conclusiones ha expresado: “el uso de las tecnologías deinformación y telecomunicación ha propiciado un desarrollo desequilibrado,situación que se percibe entre otros aspectos en: la cultura, la economía y laeducación, esto ha redundado en los logros relacionados con la organizaciónde la información y su uso por los diversos sectores sociales mediante losservicios de información proporcionados en bibliotecas y en otras unidades deinformación de la región.”En América Latina y específicamente en Argentina, aunque parte de lapoblación participe como productora y consumidora de la sociedad de lainformación, otra se encuentra marginada de ella; por lo que el acceso de la3 Pineda, Juan Manuel. El rol del Bibliotecario de la Información, 2000. En Biblios: Revista electrónicade Bibliotecología, archivología y museología, nº 6, 2000.4 UNAM, Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas, Seminario Internacional sobreControl Bibliográfico:el Control Bibliográfico en América Latina y el Caribe hacia el tercer milenio,1998. 3
  4. 4. población a las tecnologías a través de las bibliotecas, como otrasorganizaciones públicas, resulta de suma necesidad para equilibrar lasoportunidades de desarrollo de la misma.Cabe destacar los beneficios que conlleva el uso de dichas tecnologías en elámbito bibliográfico en general, en tanto facilitan la integración de sistemasremotos de información y la comunicación de las personas relacionadas alentorno de la publicación de libros: autores, editores, distribuidores, unidadesde información y usuarios.A través de la historia, las bibliotecas se han adaptado a los cambiosproducidos, sin perder su razón de ser, ni dejar de responder a su misión dedifundir la cultura; en esta sociedad de la información deberán hacerlo entreotras cosas utilizando las herramientas tecnológicas adecuadas.El bibliotecario deberá intervenir acercando la información a sus usuarios,enseñando a los usuarios a emplear los medios de información, y cómoseleccionar y tomar la información pertinente para ser aplicada en la vidacotidiana y luego transferido como nuevo conocimiento.Por todo lo expresado por investigadores y organismos especializados,podemos decir que el nuevo perfil del bibliotecario de hoy, para cumplir con lasexigencias de su labor en la actual sociedad de la información; además de unasólida formación profesional y basta cultura general, debe capacitarse yactualizarse en el uso de las herramientas propias de las nuevas tecnologías,así como también en la enseñanza de su uso a los potenciales usuarios de lasbibliotecas.La biblioteca se transformará, así en un centro dinamizador que ofrecerá losmedios adecuados para que la enseñanza-aprendizaje se realice de maneracontinua, con las herramientas y los recursos que los usuarios necesiten.En el Manifiesto de Alejandría sobre Bibliotecas: la Sociedad de la Informaciónen Acción, adoptado en la Biblioteca Alejandrina, de Egipto, en 2005 5; la IFLAurge a los gobiernos y organismos responsables, tanto a nivel internacional5 IFLA. Manifiesto de Alejandría sobre Bibliotecas: la Sociedad de la Información en Acción, 2005. 4
  5. 5. como nacional, a que, entre otras acciones: “ reconozcan la importancia de laalfabetización informacional y apoyen vigorosamente las estrategias para crearuna población alfabetizada y competente que pueda avanzar y beneficiarse dela Sociedad de la Información global.”Bibliografía:Burch, Sally. Se cayó el sistema: enredos de la sociedad de la información,2004.IFLA/ UNESCO. Manifiesto sobre la Biblioteca Pública. 1994.Monfasani, Emma Rosa; Curzel, Marcela Fabiana. Usuarios de la Información:formación y desafíos.UNAM, Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas. SeminarioInternacional sobre Control Bibliográfico Universal: el Control Bibliográfico enAmérica Latina y el Caribe hacia el tercer milenio, 1998.Pineda, Juan Manuel. El rol del Biblitecario de la información, 2000. En Biblios:Revista electrónica de Bibliotecología, archivología y museología, nº 6, 2000. 5

×