• Save
Trabajo azulejos patricia_5
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Trabajo azulejos patricia_5

on

  • 2,884 views

Excelente trabajo de mi alumna de 1 de Historia de la Cerámica, Patricia Alexandra Clemente Janeiro de Assunçao

Excelente trabajo de mi alumna de 1 de Historia de la Cerámica, Patricia Alexandra Clemente Janeiro de Assunçao

Statistics

Views

Total Views
2,884
Views on SlideShare
2,383
Embed Views
501

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
0

13 Embeds 501

http://artpower-ana.blogspot.com.es 446
http://artpower-ana.blogspot.com 17
http://www.artpower-ana.blogspot.com.es 11
http://artpower-ana.blogspot.com.ar 8
http://artpower-ana.blogspot.mx 5
http://artpower-ana.blogspot.fr 3
http://artpower-ana.blogspot.com.br 2
http://artpower-ana.blogspot.it 2
http://artpower-ana.blogspot.ie 2
http://artpower-ana.blogspot.ch 2
http://artpower-ana.blogspot.gr 1
http://artpower-ana.blogspot.kr 1
http://artpower-ana.blogspot.ca 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Trabajo azulejos patricia_5 Trabajo azulejos patricia_5 Document Transcript

  •                   PRESENTE,  PASADO  Y  FUTURO             Patrícia  Alexandra  Clemente  Janeiro  de  Assunção   1º  de  Cerámica  artística  (1º  trimestre)      
  • Noviembre  2012   ÍNDICE     1. INTRODUCCIÓN                     1   2. ETIMOLOGÍA                       2   3. QUE  ES  EL  AZULEJO                     2   4. CARACTERÍSTICAS  Y  VENTAJAS  DEL  AZULEJO               2   5. ORÍGENES                       3   6. TÉCNICAS  PARA  PRODUCIR  AZULEJOS                 4   6.1. Azulejo  “mudéjar”  (o  hispano-­‐morisco)               4   6.2. Técnica  del  “alicatado”                   5   6.3. Técnica  “de  cuerda”                   5   6.4. Técnica  “de  arista  o  cuenca”                 6   6.5. Técnica  del  “esmalte  estannífero”                 6   6.6. Técnica  “mayólica”                   7   7. PRODUCCIÓN  DE  AZULEJOS  EN  PORTUGAL               7     8. LA  ORIGINALIDAD  DEL  USO  DEL  AZULEJO  EN  PORTUGAL           7   9. EL  AZULEJO  EN  PORTUGAL  COMO  SOPORTE  DE  TOLERANCIA  ENTRE  EL  EXOTISMO     Y  LA  SENSUALIDAD                     9   10. EL  AZULEJO  EN  PORTUGAL,  SIGLO  A  SIGLO               9   10.1. Siglos  XV-­‐XVI:  La  tradición  islámica                 9   10.2. Siglo  XVI:  La  influencia  de  Italia  y  Flandes                                  10   10.3. Siglo  XVII:                                          11   10.3.1.  Azulejos  en  serie                                        11   10.3.2.  La  libertad  de  interpretación                                    12   10.3.3. Diversificación  de  los  motivos                                    13   10.4. Siglos  XVII-­‐XVIII:  Los  encargos  llegados  de  Holanda                                14   10.5. Siglo  XVIII:                                          15   10.5.1. El  “Ciclo  de  los  Maestros”                                      15   10.5.2.  La  ingente  producción  del  reinado  de  D.  João  V                                16   10.5.3. El  Rococó                                          17   10.6. Siglos  XVIII-­‐XIX:  El  Neoclasicismo                                    18   10.7. Siglo  XIX:  Las  fachadas  de  azulejos                                    19   10.8. Siglos  XIX-­‐XX:  El  eclecticismo                                      20   10.9. Siglo  XX:                                          21   10.9.1. De  Rafael  Bordalo  Pinheiro  a  Jorge  Barradas                                21   10.9.2. La  renovación  de  los  años  50:  los  dibujantes  de  azulejos                              22   10.9.3. Otros  proyectos  en  Azulejo                                    23   10.9.4. Las  grandes  campañas  del  Metropolitano  de  Lisboa                              24   10.9.5. Otras  grandes  obras  públicas                                    25   11. CONCLUSIONES                                          26   12. GLOSARIO                                            27   13. REFERENCIAS                                            29   13.1. Paginas  web  consultadas                                      29   13.2. Videos  de  interés                                                                29        
  •                                                                 “Todo  vale  la  pena,       si  el  alma  no  es  pequeña.”                  Fernando  Pessoa  (1888-­‐1935),      poeta  Portugués                        
  •   1. INTRODUCCIÓN  A   pesar   de   que   la   moda   del   azulejo   haber   sido   importada,   fue   en   Portugal   que   desde   las  primeras   aplicaciones   el   azulejo   fue   utilizado   con   un   sentido   de   monumentalidad   e   de  integración  arquitectónica,  desconocida  en  otros  pueblos.  Los  portugueses  tuvieron  la  osadía  de   revestir   paredes   inventando   composiciones   y   ritmos   originales,   mientras   que   en   la  Andalucía,  Levante  y  Norte  de  África,  el  empleo  del  azulejo  se  limitó  a  la  cobertura  de  sillares.    Portugal  mantiene  todavía  una  extensa  literatura  sobre  su  producción  azulejar.  Es  un  País  que  adoptó   el   azulejo   como   icono   de   su   cultura,   manteniendo   a   día   de   hoy   esta   tradición.   João  Miguel   dos   Santos   Simões   es   considerado   uno   de   los   más   importantes   historiadores   de   la  azulejaría   portuguesa,   que   con   el   apoyo   de   la   Fundación   Calouste   Gulbenkian   (Lisboa),   ha  elaborado   varias   publicaciones   sobre   esta   “arte”,   resultando   en   el   “corpus”   del   azulejo  portugués.  Italia  y  España  son  países  que  detienen  la  tecnología  de  punta  en  la  producción  industrial  de  revestimientos   cerámicos.   Italia   es   la   principal   responsable   por   el   desarrollo   de   nuevos  productos  y  equipamiento,  invistiendo  en  la  “tradición”  para  darle  un  valor  añadido,  mientras  España   tiene   el   “monopolio”   de   los   esmaltes,   enfatiza   el   aspecto   coste/beneficio   y   trabaja   con  precios  más  bajos  (Wanderley,  2006).  Viajando   por   el   país   (Portugal)   es   posible   conocer   un   auténtico   museo   vivo   de   azulejería,  aunque   es   en   el   Museo   Nacional   do   Azulejo   (http://mnazulejo.imc-­‐ip.pt/),   en   Lisboa,   donde   se  podrá  conocer  de  forma  única  toda  su  historia  y  evolución  técnico-­‐artística,  desde  los  primeros  tiempos  hasta  la  producción  contemporánea.          Figura  1.De  izquierda  a  derecha  y  de  arriba  para  abajo:  Fachada  y  logo  del  Museu  Nacional  do  Azulejo  y  uno  de  los  paneles  de  azulejo  que  se  pueden  apreciar  en  el  mismo  museo.      El   azulejo   portugués   es   un   ejemplo   vivo   de   un   arte   profundamente   sincrético,   expresión   de  una   cultura   plural   y   dialogante   y   una   de   las   contribuciones   más   creativas   a   la   riqueza   del  patrimonio  artístico  mundial.    Mezcla   de   tradición   y   originalidad,   el   azulejo   cuenta,   a   través   de   su   historia,   a   historia   de  Portugal,  la  evolución  de  la  sociedad  y  de  la  cultura,  integrando  elementos  tan  diversos  como  la  sabiduría  islámica,  el  espíritu  renacentista,  el  exotismo  de  los  descubrimientos  ultramarinos,  la  inspiración  de  la  Europa  septentrional  o  la  fascinación  del  Oriente.   1    
  •  Divulgar  la  cultura  portuguesa  a  través  del  azulejo  representa  una  apuesta  intencional  por  un  arte   vivo   que   transmite   una   marca   de   diálogo   multicultural   capaz   de   afirmar   la   diversidad  como  factor  de  creatividad  e  innovación.  En  pleno  siglo  XXI,  el  azulejo  continúa  siendo  utilizado  con  notoriedad  por  las  corrientes  más  vanguardistas,   dejando   marca   en   el   arte   público   portugués.   Es   imprescindible   visitar   las  estaciones  del  metro  de  Lisboa  y  ver  obras  de  artistas  portugueses  de  renombre   internacional,  como  Vieira  da  Silva  o  Júlio  Pomar.         2. ETIMOLOGÍA  Los  significados  de  la  palabra  azulejo  son  variados  y  a  veces  confusos  (Wanderley,  2006).  Según  la  mayoría  de  las  definiciones,  la  palabra  azulejo    es  originaria  de  la  palabra  árabe  ‫  ﺍاﻝلﺯزﻝلﻱيﺝج‬az-­‐zulaiŷ   (Al-­‐zuleique)   que   significa   “pequeña   piedra   lisa   y   pulida”,   se   refiere   a   una   pieza   de  cerámica   de   poco   espesor,   generalmente   cuadrada,   en   la   cual   una   de   las   caras   es   vidriada,  resultado   de   la   cocción   de   una   sustancia   a   base   de   esmalte   que   se   torna   impermeable   y  brillante,   mientras   que   la   otra   cara   pose   fendas   u   otro   tipo   de   relieve   para   facilitar   el  asentamiento.    El  término  llegó  a  Portugal  junto  con  los  primeros  ejemplares  importados  de  la  Andalucía  y  del  Levante.  Las  escrituras  más  antiguas  donde  fue  encontrada  la  palabra  azulejo  o  azuleijo  son  del  inicio  del  sículo  XVI  en  los  forales  (cartas)  manuelinos.  Los  etimologistas  que  discuerdan  cuanto  al   origen   de   la   palabra   azulejo,   están   de   acuerdo   con   respecto   al   origen   persa   de   la   palabra  azul,   originaria   de   la   Mesopotamia,   que   define   una   piedra   semi-­‐preciosa,   de   coloración  intensa,   el   lapislázuli.   En   resumen,   el   término   azulejo   contiene   a   la   vez   la   idea   de   “piedra   lisa   y  pulida”  y  la  idea  de  coloración  azul  que  le  da  propiedades  decorativas  (Simões,  1990).       3. QUE  ES  EL  AZULEJO  El  azulejo  es  un  producto  cerámico,  o  sea  un  subproducto  de  cerámica.  El  término  cerámica  es  usado   para   definir   una   actividad   e   caracterizar   sus   productos.   Implica   el   empleo   de   una  materia  prima,  el  barro,  y  una  técnica  especifica,  la  acción  del  fuego  (cocción).       4. CARACTERÍSTICAS  Y  VENTAJAS  DEL  AZULEJO  Algunas   de   sus   características   y   ventajas   del   azulejo   son   impermeabilidad   adquirida   por   la  aplicación   de   esmalte   en   su   superficie,   resistencia   al   ataque   de   los   ácidos,   álcalis,   humidad   y  vapores  (en  condiciones  normales  de  utilización);  resistencia  a  manchas  (facilidad  de  limpieza),  sustituye   la   pintura,   facilidad   de   aplicación,   sustitución   a   bajo   coste,   posibilidad   de   obtener  varios   dibujos   y   colores,   y   baja   expansión   térmica.   A   pesar   de   que   mucha   gente   tiene   la  tendencia  de  colocar  el  azulejo  en  el  plano  de  la  artesanía,  viéndolo  solamente    apenas  como  material  utilitario  y  de   “arte   menor”,   la   artista   portuguesa   Maria   Keil  (1914-­‐2012)  comprendió  que  la  función  esencial  del  azulejo  es  envolver  los  espacios  que  revestía  de  cualidad  y  requinte,  de   dar   brillo   y   frescura   y   tornar   más   agradables   los   espacios   donde   las   personas   viven  (Wanderley,  2006).     2    
  •   5. ORÍGENES  Según   la   mayoría   de   las   descripciones   hechas   por   los   historiadores,   el   origen   del   producto  azulejo  debe  haber  surgido  en  la  Persia.  Del  oriente,  el  azulejo  fue  llevado  por  los  árabes  para  Italia,   España   y   después   Portugal,   país   donde   más   se   ha   apreciado   y   donde   se   desarrolló   su  arte,  estando  presente  principalmente  en  paredes  como  elementos  decorativos,  valorizando  la  arquitectura,  siendo  una  constante  en  el  arte  decorativa  portuguesa  (Wanderley,  2006).      La   invención   y   uso   del   azulejo   por   parte   de   los   mesopotámicos   no   fueron   debido   a   causas  artísticas,  pero  si  debido  a  necesidades  constructivas  para  hacer  frente  a  la  humedad.  Con  el  tiempo  y  entre  otros  pueblos,  el  azulejo  se  enriqueció  naturalmente  de  valores  decorativos  e  su  utilidad  práctica  quedó  en  un  segundo  plano.      En  la  Mesopotamia,  debido  a  la  escasez  de  piedra  y  debido  a  la  abundancia  de  suelo  húmedo,  los   pueblos   babilónicos   se   convirtieron   en   ceramistas   expertos.   Fabricaban   tejas   con  resistencia  y  durabilidad  y  perfeccionaran  la  técnica  de  la  vitrificación.  Los  babilónicos  también  revestían  de  azulejos  las  torres  de  sus  templos  (zigurates),  con  la  finalidad  de  protección  frente  a   la   acción   de   agentes   químicos   y   físicos   de   la   atmosfera,   de   los   vientos   y   de   las   lluvias.   Los  árabes   difundirán   sus   costumbres   por   Europa,   principalmente   en   España   y   Portugal.   Es  interesante   recordar   que   esos   primitivos   azulejos   era     en   relieve,   lo   que   contradice   la  explicación  etimológica  de  la  palabra  azulejo  (Wanderley,  2006).  En   Babilonia,   las   Puertas   de   las   ciudades   que   eran   monumentos   importantes   con   finalidades  decorativas   y   defensivas,   eran   recubiertas   de   azulejos,   con   representaciones   de   genios  protectores,  dragones,  toros  alados,  animales  fantásticos  y  dibujos  geométricos  y  florales.  En  la  Península  Ibérica,  a  partir  del  sículo  XII,  Málaga  fue  en  la  gran  productora  e  explotadora  de  azulejos.  Después  surgieron  fabricas  de  en  otros  sitios,  como  Granada  y  Sevilla,  difundiendo  el   uso   de   ese   revestimiento   que   conservaba   todavía   las   características   originales   de   relieve  (Wanderley,  2006).        Figura  2.  Detalle  de  Azulejos  de  la  Puerta  de  Ishtar  (Babilonia)  que  se  encuentra  expuesto  en  el    Museo  del  Antiguo  Oriente,  Estambul.  Fue  construida  en  el  año  575  a.  C.  por  Nabucodonosor  II  en  el  lado  norte  de  la  ciudad. 3    
  •   6. TÉCNICAS  PARA  PRODUCIR  AZULEJOS   6.1.  Azulejo   mudéjar   (o   hispano-­‐morisco):   Técnica   desarrollada   e   implementada   por   los   moros   en   la   Península   Ibérica   y   seguida   en   España   con   asimilación   de   gusto   por   la   decoración  geométrica  y  vegetalista,  en  lo  que  se  denomina  como  horror  vacui,  horror   al   vacío.   Esta   técnica   necesita   de   un   barro   homogéneo   y   estable,   donde,   después   de   una   primera   cocción,   se   cubre   con   el   líquido   que   hará   el   vidriado.   Los   diferentes   tonos   cromáticos   se   obtienen   a   partir   de   óxidos   metálicos:   cobalto   (azul),   cobre   (verde),   manganeso   (castaño,   negro),   hierro   (amarillo),   estaño   (blanco).   Para   la   segunda   cocción   las   placas   son   colocadas   horizontalmente   en   el   horno,   asentados   en   pequeños   trípodes   de   cerámica   designados   de   apoyo.   Estas   piezas   dejan   tres   pequeños   puntos   marcados   en   el   producto   final,   hoy   en   día   importantes   en   la   certificación   de   autenticidad.         Figura  3.  Ejemplos  de  azulejos  realizados  con  la  técnica  mudéjar.                                   4    
  •   6.2. Técnica  del  alicatado:  recorte  de  placas  cerámicas  esmaltadas,  con  varios  colores,  en   pequeñas   formas   poligonales   variadas,   que   eran   agrupadas,   formando   dibujos.   El   alicatado   era   una   técnica   de   aplicación   de   cerámica   esmaltada,   en   la   cual   las   piezas   eran   cortadas   con   alicates   o   talladas   a   golpes   de   pico.   Requerían   mano   de   obra   altamente   cualificada   y   especializada   para   su   aplicación.   Era   la   técnica   usada   en   Granada.      Esta  técnica  era  muy  popular  en  los  sículos  XVI  y  XVII,  sobretodo  en  templos   religiosos  y  en  murales  con  representaciones  bíblicas.  Con  el  tiempo  fue  prácticamente   abandonada  debido  a  su  complejidad  y  morosidad  en  su  ejecución.                     Figura  4.  Ejemplos  de  azulejos  realizados  con  la  técnica  del  alicatado.       6.3. Técnica   “de   cuerda   seca”:   Con   la   necesidad   de   reducir   los   costes   del   “alicatado”,   alrededor   de   año   1500,   sobre   la   pieza   bizcochada   era   hecho   el   trazo   del   dibujo,   que   enseguida  era  reforzado,  con  el  color  oscuro  de  una  tinta  grasa  obtenida  con  aceite  de   linaza   y   manganeso.   Después   se   rellenaban   los   espacios   separados   por   la   tinta   grasa   con   colores   formados   a   partir   de   óxidos   disueltos   en   agua.   Esta   técnica   se   desarrolló   en  Sevilla.                   Figura   5.   Técnica   “de   cuerda   seca”   (de   izquierda   para   la   derecha):   Perfilado   de   todos   los   contornos   con   grasa;   rellenado   de   todas   las   zonas   con   esmaltes;   trabajo   terminado   (980º,  24h).     5    
  •   6.4. Técnica  “de  arista  o  cuenca”:  Tipo  de  estampado  por  presión  de  un  molde  sobre  arcilla   fresca.  Los  surcos  o  relieves  resultantes  de  la  presión  eran  divisiones  que  impedían  la   mistura  de  colores  en  las  cavidades,  acelerando  el  proceso  de  fabricación.                     Figura   6.   Ejemplos   de   azulejos   realizados   con   la   técnica   “de   arista   o   cuenca”   (de   izquierda  para  la  derecha):  estampado  por  presión  en  un  molde  de  arcilla  fresca;  azulejo   del  mismo  molde  terminado;  otro  ejemplo  del  producto  acabado.       6.5. Técnica  del  “esmalte  estannífero”:  Llamado  así  por  ser  su  base  el  estaño  fundido  con   plomo,  a  los  que  se  añaden  sal,  arena  y  agua.  En  este  proceso    se  aplicaba  el  estaño   sobre   la   superficie   cerámica,   después   la   pieza   era   quemada   para   formar   la   camada   vítrea   metálica   blanca   plateada.   Los   motivos   decorativos   eran   trabajados   en   dos   colores  formados  a  partir  de  óxidos  de  cobre  y  magnesio,  además  del  color  negro  para   hacer   el   contorno   del   dibujo.   Surgió   probablemente   en   el   Islán,   durante   la   mitad   del   sículo  XII.                     Figura   7.   Ejemplos   de   azulejos   y   cerámica   realizados   con   la   técnica   “esmalte   estannífero”.         6    
  •   6.6. Técnica  “mayólica”:  El  arte  del  azulejo  pasó  de  España  continental  para  Mallorca,  de   donde   viene   el   termino   maiólica   o   mayólica.   Es   una   técnica   que   usa   el   vidriado   estannífero   con   técnicas   pictóricas   policromáticas   pintadas   sobre   el   azulejo.     A   pesar   de   la   maiólica   ser   de   origen   española,   Italia   fue   el   productor   más   importante.   (Wanderley,  2006).                     Figura  8.  Ejemplos  de  azulejos  realizados  con  la  técnica  “mayólica”.       7. PRODUCCIÓN  DE  AZULEJOS  EN  PORTUGAL  En  Lisboa,  las  primeras  tentativas  de  fabricar  ladrillos  vidriados  datan  del  inicio  del  sículo  XVI,  donde   resultaron   los   primeros   azulejos   lisos,   esmaltados,   pintados   de   verde-­‐cobre,   para   ser  usados  en  composición  de  ajedrezados  en  la  época  manuelina.  También  durante  este  periodo  se   admite   la   instalación   de   los   primeros   hornos   tipo   “Venecia”,   con   capacidad   de   cocer   el  esmalte  estannífero  (Wanderley,  2006).  Es   importante   mencionar   que   el   terremoto   ocurrido   en   Lisboa   en   1755   originó   la   necesidad   de  organización  e  racionalización  de  la  producción  de  materiales  de  construcción,  incluyendo  los  azulejos,  para  rápidamente  reconstruir  la  ciudad  y  dar  abrigo  a  los  que  perdieron  sus  casas.  El  azulejo  tuvo  que  adaptarse  a  la  nueva  exigencia  de  la  industrialización.  El  azulejo  de  tapete  fue  el  tipo  de  azulejo  escogido  para  ser  fabricado  porque  su  producción  se  caracterizaba  por  ser  fácil   y   barata,   no   obstante,   su   cualidad   es   inferior.   Con   la   revolución   industrial   del   sículo   XIX  hubo   pérdida   de   atributos   tradicionales   y   artísticos   de   los   azulejos.   No   obstante,   el  abaratamiento  de  su  producción  originó  una  gran  demanda  debido  en  parte  a  la  proliferación  del  recubrimiento  de  las  fachadas  de  los  edificios,  bajo  petición  de  los  propietarios  de  casas  y  almacenes   que   ascendían   económicamente   y   socialmente,   y   querían   exhibir   su   nuevo   status  social.       8. LA  ORIGINALIDAD  DEL  USO  DEL  AZULEJO  EN  PORTUGAL  La  palabra  azulejo  es  una  de  las  tantas  que  han  pasado  del  árabe  al  portugués  y  al  castellano.  Designa   una   placa   de   cerámica,   un   ladrillo,   con   una   de   sus   caras   decoradas   y   vidriadas.   Su  utilización  es  común  también  en  otros  países,  sobre  todo  en  España,  Italia,  Holanda,  Turquía,  Irán   o   Marruecos,   pero   en   Portugal   adquiere   una   importancia   particular   dentro   del   conjunto  de  la  creación  artística,  por  varias  razones:   7    
  •  1.  Por  su  uso  ininterrumpido  durante  cinco  siglos.  2.  Por  su  aplicación  como  elemento  arquitectónico  para  revestir  grandes  superficies  interiores  y  fachadas  de  edificios.  3.  Por  el  modo  como  ha  sido  entendido  a  lo  largo  de  los  siglos,  no  sólo  como  arte  decorativo,  sino  también  como  expresión  de  la  renovación  estética  y  del  imaginario  artístico.        Figura   9.   Ejemplos   de   la   aplicación   del   azulejo   (de   izquierda   para   a   derecha   y   de   arriba   para  abajo):   Fachada   de   la   Fábrica   Viúva   Lamego,   1865   (Lisboa);   vista   de   la   “sala   de   los   Árabes”,  Palacio  Nacional  de  Sintra,  ca.  1500;  proyecto  para  el  aeropuerto  de  Luanda,  Angola,  Maria  Keil  1954.           8    
  •   9. EL  AZULEJO  EN  PORTUGAL  COMO  SOPORTE  DE  TOLERANCIA  ENTRE  EL  EXOTISMO  Y   LA  SENSUALIDAD  El   azulejo,   como   elemento   idiosincrásico   de   la   cultura   portuguesa,   muestra   algunas   de   sus  características  más  singulares  y  profundas:  1.   La   capacidad   de   diálogo   con   otros   pueblos,   como   queda   de   manifiesto   en   el   gusto   por   lo  exótico,  al  mixturar  temas  de  la  cultura  europea,  como  por  ejemplo,  con  otros  de  las  culturas  árabe  o  india.  2.   Un   desenvuelto   sentido   práctico,   al   servirse   de   un   material   convencionalmente   pobre,   el  azulejo,  como  medio  para  valorizar  estéticamente  los  espacios  urbanos  y  los  interiores  de  los  edificios.  3.   Una   sensibilidad   peculiar   que   se   inclina   más   hacia   valores   sensuales   que   conceptuales,  evidenciada   por   la   elección   de   un   material   coloreado,   reflector   de   la   luz,   por   la   inmediatez  misma   de   la   expresión   pictórica   o   la   preferencia   figurativa   y   realista   de   las   imágenes  plasmadas.       10. EL  AZULEJO  EN  PORTUGAL,  SIGLO  A  SIGLO   10.1. Siglos  XV-­‐XVI:  La  tradición  islámica    Los   testimonios   más   antiguos   y   conocidos   del   uso   del   azulejo   en   el   revestimiento   monumental  de   paredes   fueron   realizados   con   la   tradición   decorativa   hispano-­‐morisca   y   corresponden   a  azulejos   importados   de   Sevilla   alrededor   de   1503.   La   presencia   árabe   en   la   Península   Ibérica  dejó  una  marca  duradera  en  la  cerámica.  Sevilla,  hasta  mediados  del  siglo  XVI,  sería  el  mayor  centro   productor   de   azulejos,   elaborados   siguiendo   técnicas   arcaicas,   como   la   decoración   a  cuerda  seca  y  a  cuenca  (o  arista).  Los  motivos  decorativos  evolucionaron  desde  las  filigranas  y  los   encadenados   geométricos   moriscos   hacia   temas   vegetales   y   animales,   más   próximos   a   la  tradición   europea.   Nos   encontramos   en   la   transición   entre   el   gusto   gótico   y   el   más   puramente  renacentista.  En   Portugal,   sin   embargo,   parece   como   si   la   influencia   morisca   se   hubiese   prolongado   durante  más  tiempo,  no  tanto  por  el  estancamiento  de  los  temas  tratados  como  por  la  insistencia  en  cierto  exceso  en  el  revestimiento  decorativo  total  de  los  espacios  arquitectónicos.                     9    
  •    Figura   10.   Sala   del   Capítulo,   Convento   de   la   Concepción,   Beja,   1º   cuarto   del   siglo   XVI.  (izquierda);  Frontal  de  altar,  Palacio  Nacional  de  Sintra,  ca.  1500  (derecha).       10.2. Siglo  XVI:  La  influencia  de  Italia  y  Flandes  El  desarrollo  de  la  cerámica  en  Italia,  la  novedad  que  supuso  poder  pintar  directamente  sobre  el  azulejo  utilizando  esmaltes  metálicos  (mayólica),  permitió  abrir  el  abanico  de  posibilidades.  Las   composiciones   ampliaron   su   catálogo   de   figuras,   unas   más   de   carácter   histórico,   otras   más  de   carácter   decorativas.   Los   ceramistas   italianos   que   se   trasladaron   a   Flandes   empezaron   a  divulgar  motivos  manieristas  y  temas  de  la  tradición  clásica.  A   Portugal   llegaron   también   paneles   de   Flandes.   Además,   el   establecimiento   de   ceramistas  flamencos  en  Lisboa  propició  el  arranque  de  la  producción  azulejera  portuguesa  a  partir  de  la  segunda  mitad  del  siglo  XVI.  Las   escenas   y   los   modelos   que   circulaban   abundantemente   por   Europa,   fruto   de   la   estética  manierista  flamenca,  empiezan  a  ser  utilizados  por  los  pintores  de  azulejos.  Son  composiciones  monumentales   hechas   con   el   buen   saber   de   auténticos   maestros   del   dibujo   y   de   la   pintura,  como  Francisco  y  Marçal  de  Matos.            Figura  11.  Panel  de  Nuestra  Señora  de  la  Vida,    Museu  Nacional  do  azulejo,  Lisboa,  ca.  1580.           10    
  •   10.3. Siglo  XVII:     10.3.1. Azulejos  en  serie  Una   vez   que   se   extendió   en   Portugal   el   gusto   por   los   revestimientos   cerámicos   en   espacios  monumentales   (iglesias   y   palacios),   comenzó   a   plantearse   la   cuestión   de   abaratar   los   costes.  Encargar  composiciones  especialmente  concebidas  para  cada  espacio  se  fue  tornando  cada  vez  más  dispendioso,  por  lo  que  se  optó  frecuentemente  por  la  utilización  de  azulejos  reiterativos.  Entre   finales   del   siglo   XVI   y   principios   del   XVII   se   realizaron   algunas   composiciones   de  escaqueados   (ajedrezado)   o   jaquelados,   a   base   de   azulejos   con   colores   alternados   que   iban  creando   padrones   decorativos   en   las   paredes.   Aunque   el   coste   del   material   era   barato,   su  aplicación  resultaba  complicada  y  lenta  y,  por  consiguiente,  acababa  por  encarecer  la  obra  más  de  lo  deseado  y  este  método  fue  siendo  abandonado  gradualmente.  Los   azulejos   en   serie   (en   “tapete”),   producidos   en   grandes   cantidades   y   fáciles   de   aplicar,  comenzaron   a   ser   entonces   utilizados,   primero   en   módulos   de   232   y   después   en   módulos  mayores,   hasta   alcanzar,   bien   entrado   el   siglo   XVII,   los   módulos   de   repetición   de   12312  azulejos,  que  generaban  secuencias  diagonales  de  gran  impacto  visual.  El  uso  de  jaquelados  o  azulejos  en  serie  obligaba  a  rematar  los  contornos  de  las  superficies  revestidas  con  marcos  o  molduras  que  permitiesen  una  integración  eficaz  en  los  perfiles  arquitectónicos.          Figura   12.   Iglesia   de   S.   Roque   “Punta   de   Diamante”,   Lisboa,   finales   del   siglo   XVI   (izquierda);  Iglesia  de  Marvila,  Santarém,  finales  del  siglo  XVI  (derecha).                       11    
  •       10.3.2. La  libertad  de  interpretación  En  Portugal  los  pintores  de  azulejos  se  inspiraban  en  grabados  ornamentales  que  les  llegaban  desde   otros   puntos   de   Europa.   Con   ellos   creaban   murales   en   azulejo   destinados   a   revestir  paredes  de  grandes  dimensiones.  Ese  trabajo  obligaba  a  cierta  pericia  en  el  uso  y  trasposición  de  las  escalas.  Entre   esos   grabados   hay   que   destacar,   en   el   siglo   XVII,   los   llamados   “grotescos”,   motivos  profanos  de  la  antigua  Roma  que  el  pintor  Rafael  recuperó  en  el  siglo  XVI  para  decorar  algunas  salas  del  Vaticano.  Su  divulgación  por  toda  Europa  hace  que  aparezcan  también  en  Portugal,  en   paredes   de   iglesias,   aunque   las   figuras   y   la   temática   tratadas   entran   dentro   del   ámbito  religioso.  Dado  su  carácter  fantástico,  los  grotescos  eran  muy  del  agrado  de  un  pueblo  acostumbrado  al  trato  con  culturas  distantes.  No  es  de  extrañar,  pues,  que  los  pintores  de  azulejos  se  inspirasen  también  en  las  "chitas",  unos  tejidos  de  algodón  estampados  provenientes  de  la  India,  que  se  usaron   en   Portugal   como   frontal   de   altar.   A   veces   sus   temas   aparecen   asociados   con   otros  occidentales,   siempre   dentro   de   la   simbología   católica,   dando   lugar   a   una   de   las   muestras   más  interesantes  de  “transculturalismo”  dentro  de  las  artes  decorativas  portuguesas.      Figura  13.  Capilla  de  San  Amaro,  Lisboa,  1670-­‐1680  (Izquierda);  frontal  de  altar,  Convento  de  Nuestra   Señora   de   la   Esperanza,   Alcáçovas,   2°   cuarto   del   siglo   XVII   (arriba,   derecha);   “Caza   del  leopardo”,  Museu  Nacional  do  Azulejo,  3°  cuarto  del  siglo  XVII  (abajo,  derecha).       12    
  •   10.3.3. Diversificación  de  los  motivos  El   hecho   de   que   los   azulejos   figurativos   estuviesen   en   sintonía   con   los   espacios   (civiles   o  religiosos)  a  los  que  se  destinaban,  hacía  que  los  talleres  almacenasen  un  amplio  repertorio  de  grabados  que  iba  siendo  utilizado  según  las  características  de  los  encargos  que  recibían.  Escenas  religiosas,  de  caza,  guerreras,  mitológicas  y  satíricas  se  transponían  para  los  azulejos,  reinterpretadas  cromáticamente  de  manera  libre  por  artesanos  sin  formación  académica.  Unas  veces  se  aplicaban  sobre  grandes  superficies  arquitectónicas  y  otras  a  escalas  más  pequeñas,  substituyendo  la  función  de  la  pintura  al  óleo  de  la  tradición  europea.  Para   la   Iglesia   se   elaboraron   series   en   formato   pequeño,   con   figuras   de   santos,   emblemas   y  escenas  narrativas  religiosas,  todavía  con  toques  de  ingenuidad  si  se  comparan  con  los  grandes  ciclos  religiosos  del  siglo  siguiente.  La   nobleza,   por   su   parte,   encargaba   paneles   con   motivos   profanos   destinados   a   decorar   los  nuevos  recintos  palaciegos  construidos  en  Lisboa  y  sus  alrededores  tras  la  restauración  de  la  independencia  de  Portugal  de  la  corona  española,  en  1640.  El  Palacio  de  los  Marqueses  de  Fronteira,  en  Lisboa,  es  uno  de  los  edificios  más  emblemáticos  de  la  época.  En  él  surgirán,  a  la  par  que  temas  mitológicos  y  bélicos,  escenas  satíricas  cargadas  de  ironía  y  disparates.      Figura  14.  Galería  de  las  artes,  Palacio  Fronteira,  Lisboa,  ca.  1670.       13    
  •   10.4. Siglos  XVII  ·∙  XVIII:  Los  encargos  llegados  de  Holanda  A   partir   del   último   cuarto   del   siglo   XVII,   y   durante   casi   cincuenta   años,   llegaron   a   Portugal  varios  conjuntos  monumentales  de  azulejos  producidos  en  Holanda.    La   superioridad   técnica   de   los   azulejos   holandeses,   concebidos   por   pintores   de   reconocido  prestigio,   como   Willem   van   der   Kloet   y   Jan   van   Oort,   y   el   uso   de   tonos   de   azul,   evocando   la  porcelana  china,  fueron  dos  circunstancias  que  agradaron  sobremanera  al  público  portugués.  Técnicamente   ese   cambio   representó   una   simplificación   de   los   procesos   productivos.   El  empleo  del  cobalto,  que  produce  as  tonalidades  azules,  era  más  fácil  que  otros  colores,  como  también   era   mejor   su   comportamiento   en   las   operaciones   de   cocción.   Ese   éxito   se   vio  respaldado   por   la   aproximación   al   gusto   portugués   en   la   realización   de   los   conjuntos  monumentales.  Estas   importaciones   obligaron   a   que   los   talleres   nacionales   reaccionaran   y   solicitasen   la  participación   de   pintores   con   formación   académica.   De   esa   manera   se   daba   por   cumplida   la  respuesta   a   una   clientela   cada   vez   más   exigente.   Ante   estas   nuevas   perspectivas   del   azulejo  portugués,  las  importaciones  de  Holanda  comenzaron  a  decaer.  El  último  gran  encargo  data  de  1715.  Además   de   los   grandes   paneles   decorativos   de   esta   época,   llegó   desde   los   Países   Bajos   otra  modalidad  que  fue  bien  acogida  y  rápidamente  adaptada:  los  azulejos  sueltos  decorados  con  una   escena   o   figura   autónoma.   Se   trata   de   un   tipo   de   azulejo   más   intimista,   menos  espectacular,   propio   del   gusto   holandés,   recreado   en   Portugal   de   acuerdo   con   los   patrones   de  su  tradición,  con  molduras  pintadas  sobre  el  azulejo.        Figura  15.  Iglesia  de  Madre  de  Deus,  Lisboa,  ca.  1700  (izquierda);  “Sala  de  los  Paneles”,  Palacio  de  Fronteira,  Lisboa,  1670  (derecha).             14    
  •   10.5. Siglo  XVIII:     10.5.1. El  “Ciclo  de  los  Maestros”  A   principios   del   siglo   XVIII   los   pintores   de   azulejos   vuelven   a   asumir   su   estatuto   de   artistas,  dejando  estampada  a  menudo  su  firma  en  los  paneles.  El  precursor  de  esta  nueva  etapa  fue  el  español  Gabriel  del  Barco,  establecido  en  Portugal  en  la  última  década  del  siglo  XVII.  Este  artista  introdujo  el  gusto  por  un  tratamiento  decorativo  más  exuberante  y  una  pincelada  menos  encorsetada  por  los  perfiles  rigurosos  del  dibujo.  Estas   innovaciones   abrieron   el   camino   a   otros   artistas.   Se   inicia   así   el   período   áureo   de   la  azulejería   portuguesa,   el   “Ciclo   de   los   Maestros”,   que   supone   una   reacción   ante   las  importaciones   holandesas.   Una   nota   común   en   estos   trabajos   es   la   libertad   interpretativa   y   de  trazo  “una  suerte  de  original  espontaneidad”  con  que  se  trabajan  las  escalas  de  los  grabados,  así  como  una  mayor  creatividad,  aunque  ajustándose  siempre  a  los  espacios  arquitectónicos.  António   Pereira,   Manuel   dos   Santos   y   el   monográmico   PMP   son   los   pintores   más  sobresalientes,   aunque   hay   dos   nombres   que   ocupan   una   posición   singular:   António   de  Oliveira  Bernardes  y  su  hijo  Policarpo  de  Oliveira  Bernardes.  António   de   Oliveira,   de   un   rigor   compositivo   eximio,   fue   el   maestro   por   excelencia,   tanto   en   el  tratamiento   de   las   figuras   como   de   los   segundos   planos   o   las   molduras   pictóricas   envolventes.  Su  enorme  talento  técnico  y  artístico  hace  de  sus  obras  las  composiciones  más  sofisticadas  de  la  azulejería  figurativa  portuguesa  de  este  período.        Figura   16.   “Conquista   de   Lisboa”,   Monasterio   de   S.   Vicente   de   Fora,   Lisboa,   Manuel   dos  Santos,   ca.   1710   (izquierda);   “Lavapiés”,   Rua   das   Amoreiras,   Lisboa,   António   de   Oliveira  Bernardes,  1º  cuarto  del  siglo  XVIII  (derecha).             15    
  •   10.5.2. La  ingente  producción  del  reinado  de  D.  João  V    Durante  la  tercera  y  cuarta  décadas  del  siglo  XVIII  se  asiste  a  un  aumento  sin  precedentes  de  la  producción   de   azulejos.   Una   de   las   causas   sería   también   el   mayor   número   de   encargos  solicitados  desde  Brasil.  Este  período  de  producción  masiva  coincide  aproximadamente  con  el  reinado  de  D.  Juan  V  (r.  1706-­‐1750).  Los  ciclos  de  paneles  narrativos  de  este  período  son,  en  número,  los  más  importantes  de  la  historia  de  la  azulejería  portuguesa.  El  aumento  de  la  producción  condujo  a  la  repetición  de  los  motivos,  a  la  producción  en  serie  de  paneles   con   jarrones   o   cestos   florales   y   a   la   simplificación   de   las   escenas   pintadas.   En   este  momento  ganan  una  importancia  escenográfica  relevante  los  marcos  que  decoran  las  escenas.  Aun  así,  tampoco  faltarán  grandes  maestros  durante  estos  años.  Prueba  de  ello  es  la  calidad  de  la   obra   de   algunos   pintores   como   Nicolau   de   Freitas,   Teotónio   dos   Santos   o   Valentim   de  Almeida.  En  cuanto  a  la  temática,  junto  a  las  escenas  religiosas  encargadas  por  la  Iglesia,  surgen  ahora  en   los   palacios   más   escenas   bucólicas,   mitológicas,   de   cacerías,   bélicas   o   aristocráticamente  cotidianas.   Un   elemento   interesante   y   abundante   durante   el   período   en   cuestión   son   las  llamadas  “figuras  de  convite”:  personajes  aislados,  en  primer  plano,  vestidos  a  la  usanza  de  la  época,   que   normalmente   aparecen   en   las   paredes   de   los   zaguanes,   entradas,   pasillos   o  escaleras  interiores.        Figura   17.   “Figuras   de   convite”,   escalinata,   Palacio   de   los   Arzobispos,   Santo   Antão   do   Tojal,   ca.  1730   (izquierda);   escalinata,   Palacio   de   los   Marqueses   de   Minas,   Lisboa,   PMP,   1º   cuarto   del  siglo  XVIII  (derecha).               16    
  •   10.5.3. El  Rococó  A  mediados  del  siglo  XVIII  se  produce  un  giro  en  el  gusto  estético  de  la  sociedad  portuguesa.  En  la  gramática  decorativa  se  deja  sentir  la  influencia  del  estilo  Regencia  francés,  pero  sobre  todo  del  Rococó,  pasado  a  través  de  los  grabados  procedentes  de  Europa  central.  La   preferencia   por   formas   orgánicas   se   manifiesta   en   la   abundante   presencia   de   las   típicas  conchas   irregulares.   Son   composiciones   delicadas   en   las   que   los   efectos   decorativos   se  obtienen  usando  dos  tonos  contrastados  de  azul  en  algunas  zonas  y  en  otras  la  combinación  de   varios   colores.   Los   paneles   figurativos   de   la   época   muestran,   en   su   mayoría,   escenas  galantes  y  bucólicas,  vertidas  de  grabados  del  pintor  francés  Antoine  Watteau  (1684-­‐1721).  El   terremoto   que   destruyó   Lisboa   en   1755   obligó   a   construir   de   nuevo   buena   parte   de   la  ciudad.   Una   solución   capaz   de   animar   una   arquitectura   que,   debido   a   la   urgencia   de   las  edificaciones,   aparecía   despojada   y   funcional,   fue   recuperar   la   azulejería   de   repetición,   en  serie.   Este   tipo   de   azulejo   se   quedó   conocido   como   “pombalino”,   designación   que   tiene   su  origen   en   el   título   nobiliario   de   Sebastião   José   de   Carvalho   e   Melo,   marqués   de   Pombal.   Como  primer   ministro   de   José   I   (r.   1750-­‐1777),   le   cupo   ser   el   promotor   de   la   reconstrucción   de   la  ciudad   de   Lisboa.   El   Marqués   de   Pombal,   implantó   un   programa   de   industrialización  manufacturera  en  Portugal.  Fundó  la  fábrica  de  Loza  do  Rato,  que  simplificaba  los  padrones  de  azulejos   existentes.   Los   productos   eran   hechos   en   serie   por   procesos   artesanales,   lo   que  aumentó  la  producción,  haciendo  con  que  el  precio  de  azulejo  fuera  más  accesible  a  un  público  mayor.  Además   de   los   temas   religiosos   constantes   en   los   recintos   sagrados,   tuvieron   una   gran  divulgación   los   paneles   de   pequeño   formato   de   devoción   llamados   “registos”.   Se   trata   de  reproducciones   de   imágenes   de   santos   colocadas   en   las   fachadas   de   los   edificios   como  advocación,  a  la  par  que  protección  contra  las  grandes  catástrofes.        Figura   18.   Quinta   de   los   azulejos,   Lisboa,   1750-­‐1775   (izquierda);   Palacio   de   los   Condes   de  Mesquitela,  Lisboa,  1750-­‐1775  (derecha).           17    
  •   10.6. Siglos  XVIII  -­‐XIX:  El  Neoclasicismo  A  finales  del  siglo  XVIII,  teniendo  como  foco  principal  la  Real  Fábrica  de  Loza  do  Rato  (Lisboa),  la  azulejería  asimila  el  neoclasicismo,  estilo  internacional  divulgado  a  través  de  los  grabados  de  Robert   y   James   Adam   y   asociado   en   la   producción   de   azulejos   portuguesa   a   los   paisajes   de  Jean  Pillement.  Los  paneles  ocupan  ahora  sólo  los  zócalos  y  se  articulan  con  paredes  pintadas  al  fresco  o  sólo  blanqueadas,  desnudas,  ganando  levedad  y  ampliando  el  catálogo  de  temas  y  composiciones.  Esta  producción  es,  sin  duda,  una  de  las  más  sorprendentes  de  la  azulejería  portuguesa.  La   pintura   de   los   paneles   son   leves   ornatos   de   delicada   policromía,   sin   perspectiva   ni   juego   de  volúmenes.  Los  centros  están  ocupados  por  medallones  monocromáticos  ejecutados  con  una  precisión  caligráfica.  Sintonizan  con  el  gusto  de  la  nueva  burguesía,  que  surge  en  ese  momento  como  importante  clientela.  Los   nuevos   motivos   narran   historias   de   ascensiones   sociales   o   representan   figuras   elegantes  de  la  época.  Mientras  tanto,  la  Iglesia  continúa  demandando  sus  tradicionales  ciclos  religiosos  y  la  nobleza  sus  temas  preferidos  hasta  entonces.      Figura  19.  Iglesia  de  San  Julián,  Mafra,  1807-­‐1808  (izquierda);  Panel  historiado,  Fundación  José  Berardo,  Funchal,  ca.  1805  (derecha).           18    
  •   10.7. Siglo  XIX:  Las  fachadas  de  azulejos  Con   la   afirmación   definitiva   del   poder   de   una   burguesía   ligada   al   comercio   y   a   la   industria,  renacida  tras  el  caos  económico  que  supusieron  para  Portugal  las  invasiones  francesas  (1807-­‐1811)   y   la   guerra   civil   entre   absolutistas   y   liberales   (1832-­‐1834),   emerge   un   nuevo   uso   del  azulejo.  En  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX,  el  azulejo  en  serie,  de  menor  coste,  cubre  miles  de  fachadas.  Las   fábricas   más   importantes   se   localizan   en   Lisboa   (Viúva   Lamego,   Sacavém,   Constância,  Roseira)  y  Oporto-­‐Gaia  (Massarelos,  Devezas),  al  norte  de  Portugal.  El   uso   de   técnicas   semi-­‐industriales   o   industriales   permitió   una   producción   mayor   y   una  repetición  rigurosa  de  los  patrones  pintados.  Las  fachadas  de  azulejos,  con  sus  variaciones  de  color   y   luz,   y   los   marcos   de   puertas   y   ventanas   en   cantería   son   dos   de   los   elementos  fundamentales  del  paisaje  urbano  portugués.  La   concentración   de   las   fábricas   en   Oporto   y   Lisboa,   norte   y   centro-­‐sur   de   Portugal,  respectivamente,   propició   también   la   definición   de   dos   sensibilidades   diferenciadas.   Es  característico   del   norte   el   uso   de   relieves   pronunciados,   dejando   entrever   un   gusto   especial  por  el  volumen  y  el  contraste  de  luz  y  sombra.  El  sur  conserva  los  patrones  lisos  tradicionales,  sacándolos   de   los   espacios   interiores   y   mostrándolos,   de   una   manera   casi   ostensiva,   en   las  fachadas.        Figura   20.   Fachadas   de   azulejos:   Largo   Rafael   Bordalo   Pinheiro,   Lisboa,   1864   (izquierda),   Rua  Marquês  de  Abrantes,  Lisboa,  2ª  mitad  del  siglo  XIX  (centro),  Rúa  dos  Anjos,  Lisboa,  inicio  del  siglo  XX  (derecha).                 19    
  •   10.8. Siglos  XIX-­‐XX:  El  eclecticismo  La  arquitectura,  optando  de  antemano  por  cierta  austeridad  en  las  fachadas,  asume  su  función  de  soporte  de  figuraciones  diversas.  El   revestimiento   sistemático   de   las   paredes   de   edificios   de   apartamentos   y   la   producción  industrial   con   patrones   repetidos   no   anuló   la   supervivencia   de   composiciones   “de   autor”.  Entre  los  artistas  del  siglo  pasado  destaca  Luís  Ferreira  (1807-­‐?),  más  conocido  como  “Ferreira  das   Tabuletas”.   Fue   autor   de   exuberantes   paneles   con   motivos   florales,   árboles   y   figuras  alegóricas,   convertidos   en   trampantojos,   son   obras   de   gran   originalidad   que   reflejan   el  eclecticismo  romántico  de  la  sociedad  portuguesa  de  la  segunda  mitad  del  siglo  XIX.  Continuador  de  ese  gusto  fue  también  Jorge  Colaço  (1868-­‐1942),  autor  de  pinturas  al  óleo,  que  destacó  por  sus  grandes  murales  en  azulejo  para  la  Fábrica  de  Sacavém,  y  más  tarde,  para  la  Fábrica   Lusitânia,   ambas   de   Lisboa.   Su   obra   es   responsable   de   la   permanencia,   ya   en   pleno  siglo   XX,   de   un   gusto   historicista,   con   resabios   de   romanticismo   tardío,   cuyo   objetivo   era  ensalzar  figuras  y  episodios  relevantes  de  la  identidad  nacional  portuguesa.        Figura   21.   “Adamastor”,   Palacio   Hotel   do   Buçaco,   Jorge   Colaço,   1907   (izquierda);   fachada   de  azulejos,  Casa  Fétal,  Setúbal,  Ferreira  das  Tabuletas,  ca.  1860  (derecha).                             20    
  •   10.9. Siglo  XX:     10.9.1. De  Rafael  Bordalo  Pinheiro  a  Jorge  Barradas  Los  historicismos  eclécticos  y  las  fachadas  de  azulejos  se  prolongaron  durante  las  tres  primeras  décadas  del  siglo  XX.  Rafael  Bordalo  Pinheiro  (1847-­‐1905)  prueba  la  producción  de  cerámica  artística  en  la  Fábrica  de  Faianças  das  Caldas  da  Rainha,  de  la  que  saldrán  azulejos  Art  Nouveau.  En   1937,   en   el   Pabellón   de   Portugal   de   la   Exposición   Internacional   de   París,   se   presenta   el  panel  “Lisbonne  aux  Mille  Couleurs”,  del  pintor  Paolo  Ferreira  (1911-­‐1999),  que  se  sirve  de  un  lenguaje   plenamente   modernista,   integrándolo   en   un   conjunto   arquitectónico   de   corte  contemporáneo.  No  obstante,  será  Jorge  Barradas  (1894-­‐1971)  el  gran  revitalizador  de  la  cerámica  artística  en  Portugal,  modernizando  tanto  los  motivos  como  la  aplicación  arquitectónica  de  los  trabajos  en  azulejo.  Su   obra,   singular   en   lo   que   tiene   de   estilización   figurativa   y   de   sofisticación   de   los   efectos  cerámicos,  se  inicia  en  1945.  Trabajó  en  las  instalaciones  de  la  Fábrica  Viúva  Lamego  y  acabó  convirtiéndose  en  una  referencia  esencial  para  los  artistas  y  ceramistas  de  la  posguerra.        Figura   22.   “Lisbonne   aux   mille   couleur”,   Museu   Nacional   do   azulejo,   Paolo   Ferreira,   1937  (izquierda);   azulejos   en   relieve   con   saltamontes,   Museu   Nacional   do   azulejo,   Rafael   Bordalo  Pinheiro,  ca.  1905  (arriba,  derecha);  Panel  de  azulejos  “Casa  do  Cipreste”,  Museu  Nacional  do  azulejo,  Raúl  Lino,  ca.  1915         21    
  •   10.9.2. La  renovación  de  los  años  50:  los  dibujantes  de  azulejos  La  vía  de  recuperación  del  quehacer  cerámico  abierta  por  Jorge  Barradas  (1894-­‐1971)  permitió  que   los   artistas   más   jóvenes   se   interesasen   por   la   pintura   sobre   azulejo,   como   ocurrió   con  Manuel  Cargaleiro  (n.  1927);  permitió  explorar  las  posibilidades  estéticas  de  la  plasticidad  del  barro   y   del   azar   inherente   al   manejo   de   los   materiales,   como   se   percibe   en   las   planchas   de  revestimiento   que   Querubim   Lapa   (n.   1925)   realizó   a   finales   de   los   50   y   en   las   décadas  siguientes;  así  mismo,  motivó  la  aplicación  de  un  pensamiento  visual  moderno  a  la  cerámica  de  revestimiento,   como   bien   ilustran   los   trabajos   desarrollados   por   Cecília   de   Sousa   (n.   1937)   y  Manuela  Madureira  (n.  1930),  entre  otros.  En  Oporto,  el  pintor  Júlio  Resende  (n.  1917)  lleva  a  cabo  desde  1958,  en  sintonía  con  proyectos  de   arquitectura   moderna,   una   importante   actividad   como   ceramista:   composiciones  figurativas   sobre   azulejos,   placas   cerámicas   o,   como   punto   culminante,   su   inmenso   mural  titulado  “Ribeira  Negra”,  de  1985.        Figura   23.   Mural   de   la   Avenida   Infante   Santo,   Lisboa,   Maria   Keil,   1956-­‐1958   (arriba,   izquierda);  Parador  Nacional  de  Santa  Catarina,  Miranda  do  Douro,  Júlio  Resende,  1959  (arriba,  derecha);  edificio   con   azulejos   en   serie,   Porto,   José   Carlos   Loureiro,   1958   (abajo,   izquierda);   mural  “Ribeira  Negra”,  Oporto,  Júlio  Resende,  1984  (abajo,  derecha).           22    
  •   10.9.3. Otros  proyectos  en  Azulejo  Dentro   de   la   lógica   funcionalista   de   valorización   estética   de   los   espacios   urbanos   cotidianos,  una  línea  en  que  Maria  Keil  (1914-­‐2012)  había  venido  dejando  una  impronta  moderna  desde  los  años  50,  surgen  nuevas  propuestas  de  jóvenes  artistas,  como  Eduardo  Nery  (n.  1938),  que  usa  el  azulejo  como  vehículo  de  ambientación,  explorando  los  efectos  ópticos  y,  más  tarde,  los  sentidos  de  las  imágenes  tradicionales  del  azulejo  dieciochesco.  João  Abel  Manta  (n.  1928),  replanteando  las  posibilidades  monumentales  del  revestimiento  en  azulejo,  y  en  una  suerte  de  relaboración  de  los  inmensos  paneles  figurativos  desmembrados  y  parcheados,  crea  una  breve  pero  importante  obra  en  azulejo.        Figura   24.   Mural   de   la   Avenida   Calouste   Gulbenkian,   Lisboa,   João   Abel   Manta,   1972-­‐1982  (izquierda);  Murales  de  la  estación  “Campo  Grande”,  Metropolitano  de  Lisboa,  Eduardo  Nery,  1987-­‐1991  (arriba,  derecha);  centro  de  salud,  Mértola,  Eduardo  Nery,  1981  (abajo,  derecha).                   23    
  •   10.9.4. Las  grandes  campañas  del  Metropolitano  de  Lisboa  Se   puede   afirmar   que   el   Metropolitano   de   Lisboa   es   la   entidad   con   mayor   iniciativa   y  responsabilidad   en   la   aplicación   monumental   de   azulejos.   Esa   tarea,   iniciada   en   los   años   50,  tiene   en   la   actualidad   una   importancia,   si   cabe,   aún   mayor.   Desde   1987   ha   venido   encargando  trabajos   de   gran   envergadura   para   revestimientos   de   espacios   públicos,   principalmente  estaciones,   a   artistas   de   la   talla   de   Maria   Helena   Vieira   da   Silva   (1908-­‐1992),   Júlio   Pomar   (n.  1926),  Manuel  Cargaleiro  (n.  1927),  Sá  Nogueira  (n.  1921)  o  Eduardo  Nery  (n.  1938).  Como   consecuencia   de   la   expansión   e   inauguración   de   nuevas   líneas,   algunos   artistas   más  veteranos,  como  Júlio  Resende  (n.  1917),  Querubim  Lapa  (n.  1925),  Menez  (1926-­‐1995),  Cecília  de   Sousa   (n.   1937),   Martins   Correia   (1910-­‐1999)   o   Joaquim   Rodrigo   (1912-­‐1997)   han   sido  convocados   para   realizar   nuevos   murales,   junto   a   otros   autores   más   jóvenes,   como   Jorge  Martins   (n.   1940),   Costa   Pinheiro   (n.   1932),   Graça   Pereira   Coutinho   (n.   1944),   e  internacionalizando   la   participación   en   el   uso   del   azulejo   con   la   presencia   de   Zao-­‐Wo-­‐Ki   (1921-­‐1998),  Sean  Scully  (n.  1945),  Hundertwasser  (1928).        Figura  25.  Azulejos  de  diferentes  estaciones  del  Metropolitano  de  Lisboa  (de  izquierda  para  la  derecha,  y  de  arriba  para  abajo):  estación  de  Chelas,  Jorge  Martins,  1998;  estación  de  la  Ciudad  Universitaria,   Maria   Helena   Vieira   da   Silva,   1998;   estación   de   Oriente,     Rodrigo,   1998;   estación  de  Oriente,  ?,  1998;  estación  de  Bela  Vista,  Querubim  Lapa,  1998;  estación  de  Olaias,  Antonio  Palolo,  1998.   24    
  •   10.9.5. Otras  grandes  obras  públicas  La   recuperación   de   la   parte   oriental   de   la   ciudad   de   Lisboa   con   motivo   de   la   última   gran  Exposición   Mundial   del   siglo   XX,   la   Expo   98,   ha   permitido   constatar   la   pertinencia   actual   del  uso  del  azulejo  y  la  persistencia  del  gusto  portugués  por  los  revestimientos  monumentales  en  cerámica.  La   utilización   directa   de   azulejos   industriales   por   parte   de   Pedro   Cabrita   Reis   (n.   1956)   y   Pedro  Casqueiro  (n.  1959),  las  presencias  sensuales  de  materia  cerámica  en  las  figuraciones  de  Ilda  David  (n.  1955)  o  de  Fernanda  Fragateiro  (n.  1962),  encuentran  eco  en  el  mural  del  Oceanario  de   Lisboa,   de   Ivan   Chermaieff,   que   recupera   la   tradición   del   azulejo   en   serie   para   recrear  animales  marinos  de  gran  porte,  mediante  tratamiento  informatizado.  Con  todo,  el  trabajo  directo  no  ha  desaparecido  y  los  jóvenes  artistas  continúan  interesados  en  explorar   esta   vía,   como   es   el   caso   de   Luís   Camacho   (n.   1956),   sus   signos   inscritos   sobre   el  vidriado   del   azulejo,   o   Bela   Silva   (n.   1966),   que   recupera   la   tradición   narrativa   y   jocosa,   una   de  las  expresiones  de  este  arte  en  Portugal.        Figura   26.   Oceanario,   Parque   das   Nações,   Lisboa,   Ivan   Chermayeff,   1998   (izquierda);  “Navigatio   Sancti   Brendanni   Abbatis”,   Parque   das   Nações,   Lisboa,   Ilda   David,   1998   (arriba,  derecha);  viaducto  de  la  Avenida  Marechal  Gomes  da  Costa,  Lisboa,  Pedro  Cabrita  Reis,  1998  (abajo,  derecha).           25    
  •   11. CONCLUSIONES  El   azulejo   ha   sido   siempre   utilizado   con   originalidad   en   Portugal.   Como   en   ningún   otro   país  europeo,   se   convirtió   en   una   expresión   artística,   una   obra   de   arte   que   se   atesora   en   aquel  lugar  especial  en  casa  o  como  soporte  privilegiado  para  decorar  interiores,  fachadas  o  jardines.  Producidos   a   gran   escala,   fáciles   de   aplicar   y   resistentes   al   tiempo,   los   azulejos   pasaron   a  revestir   las   fachadas   con   ritmo   y   color.   Los   más   innovadores   incluso   los   utilizaron   para  anunciar  lo  que  se  vendía  en  el  interior  de  las  tiendas.  Resulta  fácil  encontrarlos  en  cualquier  ciudad   o   pueblo   portugués,   incluyendo   en   las   estaciones   de   tren,   decoradas   con   paneles   de  azulejos,  auténticas  galerías  de  arte,  que  retratan  las  costumbres  locales,  así  como  episodios  célebres   de   la   historia   de   Portugal.   El   azulejo   es   un   soporte   tan   versátil   que   sigue   siendo  utilizado   en   las   expresiones   artísticas   más   modernas,   integradas   en   espacios   públicos.   Los  edificios  de  la  Expo  98  y  las  nuevas  estaciones  del  área  Metropolitana  de  Lisboa,  demostraron  que  el  azulejo  sigue  siendo  un  elemento  decorativo  de  plena  actualidad.                                                       26    
  •   12. GLOSARIO  Alicatado:  Es  la  acción  de  revestir  un  suelo  o  una  pared  con  azulejos.  Arista:   Técnica   decorativa   consistente   en   la   impresión   del   motivo   decorativo   sobre   la  superficie   cerámica   cruda,   mediante   un   molde   que   deja   en   relieve   los   perfiles   de   cada  contorno.   Dichos   perfiles   o   aristas   impiden   que   se   mezclen   los   vedríos   de   distintos   colores  aplicados  a  continuación.  Esta  técnica  decorativa  se  ha  utilizado  en  la  elaboración  de  azulejos  desde  el  siglo  XV.  A  veces  la  arista  se  refuerza  con  un  pigmento  de  manganeso.  Azulejo:   Ladrillo   Plano   y   vidriado,   utilizado   como   revestimiento   o   motivo   decorativo   en  paredes.  Barbotina:   Técnica   decorativa   consistente   en   la   aplicación   de   arcilla   líquida   mediante   una  manga  para  obtener  motivos  en  relieve.  Barro   (o   Pasta):   Mezcla   de   elementos   plásticos,   generalmente   hidrófilos   y   arcillosos,   que,  sometidos   a   una   determinada   temperatura,   modifican   su   estructura   perdiendo   las  propiedades  higroscópicas.  Cerámica:  Materiales  cerámicos  cocidos  a  baja  temperatura,  sin  cubierta  vidriada.  Cuerda   seca:   Técnica   decorativa   consistente   en   perfilar   los   contornos   del   dibujo   mediante   una  mezcla   de   grasa   y   manganeso   que   evita   la   unión   de   los   diferentes   vedríos.   A   veces   el   dibujo  repasa  la  decoración  realizada  con  un  molde  impreso  quedando  el  dibujo  rehundido.    Esmaltado  estannífero:  Técnica  de  acabado  consistente  en  un  recubrimiento  vítreo  referido  a  un   esmaltado   formado   por   sílice   con   fundentes   de   plomo   alcalinos   o   bóricos   conteniendo  estaño  como  opacificante,  dando  lugar  a  un  color  blanco,  heterogéneo,  brillante  y  opaco.    Esmalte:  es  el  resultado  de  la  fusión  de  cristal  en  polvo  con  un  sustrato  a  través  de  un  proceso  de  calentamiento,  normalmente  entre  750  y  850  ºC.  Estampado:   Técnica   decorativa   consistente   en   la   aplicación   sobre   la   superficie   cerámica   de   un  grabado  en  el  que  se  encuentra  la  decoración  realizada  con  pigmentos  cerámicos  que  quedan  adheridos   tras   la   cocción.   La   calcomanía   es   un   motivo   decorativo   consistente   en   imágenes  prefabricadas   polícromas   que   se   estampan   sobre   la   cubierta   fijándose   con   la   cocción   final.  Otro   tipo   de   estampación   industrial   es   la   serigrafía,   generalmente   aplicada   a   azulejos  modernos.  Filligrana:   Técnica   decorativa   consistente   en   la   combinación   o   alternancia   de   calados   y  aplicación  de  elementos  modelados  y  barbotina.  Horror   vacui   (horror   al   vacío):   espresión   latina   quese   emplea   en   la   historia   del   arte,  especialmente  en  crítica  de  la  pintura,  para  describir  el  elleno  de  todo  el  espacio  vacío  en  una  obra  de  arte  con  algún  tipo  de  diseño  o  imagen.    Lapislázuli:  es  una  roca  compuesta  por  los  minerales  lazurita,  silicato  cálcico  complejo  que  le  proporciona  el  color  azul  característico,  wollastonita  y  calcita,  que  producen  el  veteado  gris  y  blanquecino,  y  pirita,  que  produce  los  reflejos  dorados.  Mayólica   (loza   fina):   Material   poroso   cocido   a   baja   temperatura,   cubierta   por   un   vedrío.  Usualmente  se  utiliza  este  término  para  un  conjunto  de  objetos  cerámicos  destinados  al  ajuar  doméstico  o  vajilla.  Molde:  Pieza  que  sirve  para  dar  cuerpo  y/o  decoración  a  un  objeto  cerámico.  Mudéjar:  De  población  musulmana  de  la  península  Ibérica  que,  tras  la  reconquista  de  un  lugar,  quedaba   viviendo   en   territorio   cristiano   o   relacionado   con   ella.   Estilo   arquitectónico   que   se   27    
  •  desarrolló   en   la   península   Ibérica   durante   los   siglos   XIV,   XV   y   XVI.   El   estilo   mudéjar   se  caracteriza   por   el   empleo   de   elementos   de   construcción   árabes,   como   el   ladrillo   y   el   yeso,   y  con  motivos  geométricos.  Teja:  Elemento  arquitectónico  de  cerámica  de  forma  rectangular,  cuya  función  es  la  cubrición  de  tejados.  Consta  de  dos  partes:  canal  y  cobija.  La  más  común  presenta  forma  hemicónica  y  es  conocida  como  teja  árabe;  en  el  mundo  clásico  es  conocida  como  tégula.  Otro  tipo    es  la  teja  plana.  La  denominación  latina  es  “tegula”.  Vedrios:  Sustancia  de   componente   silicio   utilizada   en   los  vidriados  que  con  la  cocción  se  funde  y  adquiere  un  aspecto  cristalino.    Vidriado  (1):  Técnica  de  acabado  consistente  en  el  recubrimiento  de  la  superficie  con  una  capa  de  vedrío  que  cubre  la  cerámica,  generalmente  traslúcida.  Vidriado   (2):   Puede   tener   intencionalidad   decorativa   si   se   mezclan   vedríos   de   diferentes  colores.   Puede   aparecer   en   combinación   con   otras   técnicas   decorativas.   Cuando   el   vidriado  está  localizado  en  la  zona  más  próxima  a  la  boca,  se  denomina  “mandil”.  Vitrificación:  Proceso  de  fusión  de  un  sólido  y  posterior  sobreenfriamineto.                                                 28    
  •   13. REFERENCIAS  Simões,   J.M.S.   (1990).   Azulejaria   em   Portugal   nos   séculos   XV   e   XVI.   2ªed.   Lisboa:   Fundación  Calouste  Gulbenkian.  Wanderley,   I.M.   (2006).   Azulejo   na   arquitetura   brasileira.   Os   panéis   de   athos   bulcão.  Dissertação  de  Mestrado.  160pp.       13.1. Paginas  web  consultadas  http://cvc.instituto-­‐camoes.pt/azulejos/es/index.html    http://www.visitportugal.com/NR/exeres/283DE2DD-­‐B3B9-­‐48F9-­‐87B4-­‐10D82AC5158C,frameless.htm    Museu  Nacional  do  Azulejo  (Lisboa):  http://mnazulejo.imc-­‐ip.pt/  Instituto   dos   museus   e   la   conservação:   http://www.ipmuseus.pt/pt-­‐PT/museus_palacios/ContentDetail.aspx?id=1119  http://www.sosazulejo.com/home.php  Video  sobre  azulejos:  http://www.youtube.com/watch?v=Zp20_VKEPQE    Algunas   definiciones   (esquina,   repeticiones):  http://www.azulejosdeportugal.com/apresentacao.html    El  arte  del  azulejo  en  el  metro  de  Lisboa:  http://www.metrolisboa.pt/metro/a-­‐arte-­‐no-­‐metro/    Técnica  de  la  cuerda  seca:  http://www.ceramicatrespiedras.com/cursos/tecnicas/cuerda-­‐seca  Técnica  arista  o  cuenta:  http://www.arrakis.es/~ramoscor/sigloxvi.html  Información   general   Azulejo:  http://pt.wikipedia.org/wiki/Azulejo#Por_t.C3.A9cnica_de_decora.C3.A7.C3.A3o  Azulejos   portugueses   (fotos):  http://www.flickr.com/photos/biblarte/collections/72157605901488945/  A   ornamentação   cerâmica   na   arquitectura   do   romantismo   em   Portugal  http://www.queirozportela.com/ceramica.htm     13.2. Videos  de  interés  Pintar   azulejos   a   mano   (Fabrica   Viúva   Lamego,   Portugal,   entre   otros):  http://www.youtube.com/watch?v=UUSGjst13DI;  http://www.youtube.com/watch?v=c7cqdkOYPT4&feature=relmfu;  http://www.youtube.com/watch?v=xE3IdthcwOo&feature=related;  http://www.youtube.com/watch?v=Rx2m7spFOU4&feature=related    Como   se   fabrican   los   azulejos   de   manera   industrial:  http://www.youtube.com/watch?v=MLAhujOMBjA&feature=related    Como   se   fabrican   azulejos   de   manera   artesanal:  http://www.youtube.com/watch?v=WMN982VvIEU&feature=related  (Fabrica  Campos,  Sevilla,  España.  Técnica  de  la  cuerda  seca);         29