Your SlideShare is downloading. ×
El oro 1
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El oro 1

1,663
views

Published on

Trabajo de mi alumno Juan Carlos Ostúa sobre la Historia del Oro en la Prehistoria

Trabajo de mi alumno Juan Carlos Ostúa sobre la Historia del Oro en la Prehistoria


0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,663
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. EL  ORO,   EL  ORO  EN  LA  PREHISTORIA             Juan  Carlos  Ostúa  Cano   Historia   1º  de  Joyería  Artística         1    
  • 2.       Aquellos   que   se   enamoran   de   la   práctica   sin   ciencia   son   como   los   pilotos   que   gobiernan   los   barcos   sin   timón   o   brújula   y   que   nunca   saben   hacia   donde   van.                 Leonardo  Da  Vinci                           2    
  • 3. ÍNDICE     PREFACIO                            4     1.    EL  ORO                                            5              1.1.  Qué  es  el  oro.  Cualidades  físico-­‐químicas                              5              1.2.  Usos,  funciones  y  simbolismo  del  oro                              5       2.  EL  ORO  EN  LA  PREHISTORIA                                    7            2.1.  Cronología  y  contexto  geográfico                8            2.2.  Tipología  y  técnicas  en  la  orfebrería  prehistórica              12       CONCLUSIONES                                    16   OPINIÓN  PERSONAL                              17   BIBLIOGRAFÍA                        18   RECURSOS  EN  RED                      19                   3    
  • 4.   PREFACIO         Para  el  joyero,  el  artesano,  no  hay  ningún  material  más  primordial  que  el  oro.  Ni   la   plata   tiene   su   categoría   ni   las   piedras   preciosas   sustento   sin   él.   Este   es   el  principal  motivo  que  me  ha  impulsado  a  elegirlo  como  tema  para  este  trabajo.  Eso  y  que,   en   mi   experiencia   como   orfebre,   es   un   material   que   me   ha   cautivado.   En   el  taller,  es  un  lujo  y  un  placer  trabajarlo,  luchar  con  él  y  rendirlo  a  nuestro  deseo,  a  la  forma  buscada,  al  brillo  pretendido  y,  al  fin,  ver  como  entrega  su  belleza  a  quien,  si  es  capaz  de  apreciarlo  más  allá  de  su  valor  material,  lo  contempla.                                 4    
  • 5. EL  ORO  Qué  es  el  oro.  Cualidades  físico-­‐químicas.   El  oro  es  un  elemento  simple,  de  número  atómico  79  y  peso  atómico  196,967,  masa   volumétrica   19,3,   su   símbolo   es   Au   (del   latín   aurum,   resplandeciente  amanecer),  es  un  metal    de  los  llamados  nobles  o  preciosos,  del  grupo  de  los  metales  pesados,   de   color   amarillo,   brillante   y   el   más   dúctil   y   maleable   que   existe1.   Su  estructura  cristalina  es  cúbica  centrada  en  las  caras.  Es  un  buen  conductor  térmico  y  eléctrico  y  muy  reflectante.  Es  inalterable  a  la  acción  del  calor,  el  agua,  los  ácidos  y  el  oxígeno.   Hasta   el   siglo   XX   d.C.   solo   se   conocían   unas   pocas   sustancias   capaces   de  disolverlo:   mercurio,   cianuros   en   presencia   de   aire,   teluros   y   agua   regia   (mezcla   de  ácido   nítrico   y   ácido   clorhídrico).   Actualmente   se   conocen   muchas   más   pero   todas  son  de  muy  difícil  obtención.  Funde  a  1063º  C  y  su  punto  de  ebullición  es  de  2.860ºC.  Se   encuentra   en   la   naturaleza   en   forma   nativa   en   distintos   grados   de   aleación,  principalmente   con   plata   (aleación   denominada   electrum)   y   ocasionalmente   con  cobre,   platino   u   otros  metales.   Hasta   el   siglo   VI   d.C.   no   se   aprendió   a   separar   la   plata  del  oro  por  lo  que  todos  los  objetos  realizados  hasta  esa  época  en  oro  se  encuentra  en   aleación   con   plata   en   porcentajes   variables   hasta   un   40%.   Aparece   en   filones  dentro   de   rocas   de   cuarzo   y,   tras   ser   estos   erosionados,   en   depósitos   fluviales   de  aluvión,   en   donde   lo   encontramos   en   forma   de   pepitas   y   de   arena   y   polvo.   Esta  asequible   disponibilidad   junto   a   su   llamativo   color,   su   brillo   y   su   facilidad   para   ser  conformado   son,   sin   duda,   las   razones   por   la   que   fue   uno   de   los   primeros   metales   (si  no   el   primero),   junto   con   el   cobre,   en   ser   descubiertos   y   trabajados   por   la  humanidad2.   En   estado   puro   es   excesivamente   blando   para   crear   objetos   que  resistan   bien,   sin   desgaste   o   deformación,   su   manipulación,   por   lo   que   se   alea   con  distintos   metales   para   conseguir   mayor   dureza   y   tenacidad.   Así   se   consigue,   además,  una  gran  variedad  cromática  y  hablamos  de  oro  amarillo,  oro  blanco,  oro  verde,  oro  rosa,  oro  rojo,  etc.    Usos,  funciones  y  simbolismo  del  oro.     Para   descubrir   la   importancia   que   el   oro   tiene   y   ha   tenido   en   nuestras  sociedades,  nos  bastaría  con  hacer  un  recopilatorio  de  la  huella  que  ha  dejado  en  el  lenguaje.   No   es   necesario   hacerlo   aquí   pues   a   nadie   se   le   escapa   que   aparece,                                                                                                                           1   Propiedades   (maleabilidad   y   ductilidad)   que   derivan   de   su   altísima   cohesión   atómica,   es   decir,   de   las  características  de  su  enlace  metálico.   2  No  puede  ser  casual  en  esta  circunstancia  que  ambos  metales  se  hallen  en  forma  nativa  y  sean  los  únicos  con  color  distinto  al  blanco.   5    
  • 6. generalmente,  como  referente  de  lo  más  valioso,  de  lo  mejor,  del  poder  o,  incluso,  de  lo  divino.  Nada  de  esto  es  nuevo.  Ha  sido  así  desde  que  la  humanidad  lo  descubrió.  Y  no  por  la  utilidad  que  le  encontramos  para  nuestra  vida  cotidiana.  No  es  comestible,  no  nos  sirve  para  fabricar  herramientas,  no  nos  hace  la  vida  más  cómoda  ni  sirve  para  obtener  ningún  otro  producto  útil.   Así   pues,   ¿qué   lo   ha   convertido   en   algo   tan   importante?   En   primer   lugar   su  escasez.  Aunque  se  estima  que  en  el  planeta,  incluyendo  los  mares,  existen  unos  30  billones   de   toneladas   de   oro,   en   realidad   esta   cantidad   solo   representa   el  0,0000005%  del  peso  total  de  la  Tierra.   Por   otro   lado,   las   cualidades   descritas   arriba,   brillo,   color,   ineltaribilidad,   lo  asocian  fácilmente,  en  especial  en  la  prehistoria,  con  el  Sol  y  lo  divino  (no  olvidemos  que  en  las  sociedades  primitivas  suelen  ir  ligados).   Con   la   aparición   de   la   agricultura   y   su   desarrollo,   las   sociedades   humanas   se  tornan   más   complejas.   Los   excedentes   agrícolas   permiten   y   favorecen   el   comercio,  liberan  mano  de  obra  de  la  obtención  de  alimentos  que  se  dedican  a  la  manufactura  de  bienes  y  útiles,  a  la  guerra  o  a  la  administración.  Por  otro  lado,  la  acumulación  de  riquezas   genera   desigualdad   social     que   provoca   a   su   vez   el   incremento   del   poder   de  las   élites,   uniendo   así   poder   político   y   económico.   En   este   contexto   el   oro   está  presente   como   símbolo   tanto   de   uno   como   de   otro.   Un   claro   ejemplo   de   esto   lo  encontramos  en  el  Antiguo  Egipto,  donde  el  poder  político  y  económico  recae  en  el  faraón  que  es  al  mismo  tiempo  la  divinidad  encarnada,  es  decir  Ra,  el  Sol.  Así  vemos  como  el  oro  está  presente  en  el  mobiliario,  los  adornos,  los  utensilios,  incluso  en  los  féretros  o  la  arquitectura  y  por  supuesto  en  los  símbolos  del  poder:  tronos,  bastones,  etc.   No   es   hasta   el   siglo   VI   a.C.   que   encontramos   una   utilidad   material   del   oro  (aunque   bien   podrían   haber   cumplido   el   mismo   papel   otros   metales   o   materiales)   en  la   acuñación   de   monedas.   Desde   entonces   el   oro   ha   cumplido   este   papel   de   valor   de  intercambio  llegando  a  ser  la  principal  garantía,  especialmente  en  tiempos  de  crisis,  de  una  economía.   Si   la   acuñación   de   monedas   de   oro   prácticamente   ha   desaparecido,   otro   uso  del   oro,   cotidiano   y   generalizado   desde   la   prehistoria   hasta   hoy,   ha   sido   y   sigue  siendo,  la  elaboración  de  joyas.   Las  joyas,  cuya  fabricación  tiene  escaso  peso  en  el  global  de  la  economía,  y  su  lucimiento,  que  es  nulo  en  ese  global,  se  han  convertido,  sin  embargo  en  el  principal  uso  del  oro.  Y  esto  se  explica  por  lo  dicho  antes:  el  estatus,  la  riqueza,  las  creencias,  están  presentes  en  cada  joya.  Pero  además,  como  adorno,  también  la  estética  asoma    en  las  joyas.  Y  ésta  es  una  función  que  no  debemos  menospreciar.   6    
  • 7. Las   joyas   tienen   también   un   papel   destacado   para   arqueólogos   e   historiadores  porque   a   través   de   ellas   podemos   conocer   mejor   las   tecnologías   desarrolladas,   los  gustos   y   usos   o     la   organización   social   en   el   pasado,   en   definitiva,   la   vida   de   nuestros  antepasados  y  sus  formas  de  convivir.     EL  ORO  EN  LA  PREHISTORIA     Como  hemos  visto,  el  oro  tiene,  socialmente,  desde  que  es  conocido,  un  gran  valor   ligado   a   dos   aspectos   bien   diferentes,   uno   terrenal   o   material   como   fuente   y  símbolo  de  poder  y  riqueza  y  otro  inmaterial  o  espiritual  como  símbolo  de  la  luz,  el  Sol,  en  suma,  de  la  divinidad.     También  hemos  hablado  sobre  la  apropiación  que  las  incipientes  élites  en  las  primeras   sociedades   jerarquizadas   hacen   del   oro,   tanto   por   su   simbolismo   que  denota  poder,  como  por  la  importancia  de  su  carácter  mágico-­‐religioso.   Así  mismo  que  tanto  sus  cualidades  (inalterabilidad,  brillo,  color,  maleabilidad  y  ductilidad)  como  su  escasez  están  en  el  origen  de  este  simbolismo  múltiple.   Todo   esto   se   fragua   en   una   época,   la   prehistoria,   en   la   que   se   desconocen  elementos   muy   importantes   que,   visto   desde   la   óptica   actual,   nos   parecen  instrumentos   esenciales   para   el   desarrollo   de   una   metalurgia,   a   saber,   la   escritura  (que  permite  la  transmisión  y  acumulación  de  conocimientos  más  allá  del  relato  oral)  y  el  hierro  o  el  acero  (que  proporciona  herramientas  para  trabajar  el  metal,  en  este  caso   el   oro).   Estas   carencias,   sin   embargo,   no   fueron   obstáculo   para   que   se  desarrollen   unas   técnicas   metalúrgicas   capaces   de   producir   una   gran   variedad   de  objetos,  desde  ornamentos  personales  (diademas,  brazaletes,  pendientes  o  collares)  hasta   empuñaduras   de   armas,   pasando   por   indumentaria   (gorros),   cascos,     bandas,  “discos  solares”    o  diversos  elementos  rituales.   Tampoco   impidieron   dichas   limitaciones   que   estos   objetos   muestren   un  conocimiento,  destreza  y  refinamiento  que  asombran  a  nuestros  ojos.   Carro  solar  de  Trundholm  (Dinamarca). 7    
  • 8. Cronología  y  contexto  geográfico.     El  periodo  que  nos  interesa  arranca  al  final  de  la  prehistoria,  V  milenio  a.C.  y  se  prolonga   hasta   el   I   milenio   a.C.   coincidiendo,   aproximadamente,   con   el   inicio   del  Calcolítico  o  Edad  del  Cobre  y  hasta  el  Bronce  Final,  según  las  regiones.     El   ámbito   geográfico   se   mueve   desde   el   Oriente   Medio   hasta   la   Península  Ibérica  pasando  por  la  Europa  Oriental,  el  Norte  de    África  y  la  Europa  Atlántica.     La   dispar   evolución   de   las   culturas   hace   que   los   periodos   no   transcurran   en  paralelo,   se   solapen   y   genere   confusión   sobre   si   asignar   a   la   Prehistoria   o   no   un  objeto  concreto.      Mapa del ámbito geográfico-cronológico de la difusión de la metalurgia Los  primeros  hallazgos  que  nos  dan  cuenta  del  trabajo  del  oro  los  encontramos  en   Europa   Oriental   en   lo   que   hoy   es   Bulgaria   en   la   Necrópolis   de   Varna   y   data   de  finales  del  VI  milenio  a.C.  o  mediados  del  V  milenio  a.C.  según  las  fuentes.  Son   cerca   de   trescientas   tumbas   en   las   que   se   han   hallados,   acompañando   a   los  restos  humanos,  más  de  novecientos  objetos  de  oro,  entre  ellos,  collares,  amuletos,  brazaletes,  bastones,    incluso  una  funda  para  el  pene,  etc.   8    
  • 9.       Reconstrucción de la tumba 43 de Varna y su contenido   Sin  embargo  la  cultura  que  produjo  estos  objetos  y  que  se  extendió  por  toda  la  Europa  del  Este  desapareció  sin  que  conozcamos  aún  las  razones  de  ello.  Lo  que  no  impide  apreciar  el  virtuosismo  en  su  elaboración.     Esta  forma  de  encontrar  el  oro  de  época  prehistórica,  en  enterramientos,  no  es  ninguna  excepcionalidad.  Al  contrario,  es  en  donde  solemos  hallarlo.   9    
  • 10.   Las   personas   de   alto   rango   en   esta   época   solían   ser   enterradas   con   un   ajuar    que   incluía,   entre   otros   elementos,   distintos   objetos   de   oro.   Así   se   reconocía   su  dignidad  y,  por  su  carácter  mágico-­‐religioso,  se  garantizaba  un  buen  transito  a  la  otra  vida.   Aunque   en   cada   cultura   y   momento   encontramos   variaciones,   como   norma,  solo   las   personas   relevantes   eran   así   tratadas.   Por   ejemplo   en     Mesopotamia  encontramos  estos  tesoros  en  las  tumbas  de  la  realeza  y  en  las  culturas  megalíticas  del  sur  de  Europa  (c.  5.000-­‐1.500  a.C.)  los  cadáveres  eran  descarnados  y  sus  huesos  repartidos  por  la  estancia  eliminando  cualquier  rastro  de  individualidad  a  excepción  de   los   miembros   de   las   élites   que     se   enterraban   enteros,   en   posición   natural   y  acompañados  de  su  correspondiente  ajuar.     Tras   la   cultura   de   Varna,   cronológicamente,   debemos   trasladarnos   a  Mesopotamia    en  donde  se  han  encontrado  numerosos  tesoros  entre  los  que  hay  que  destacar  el  Tesoro  Real  de  Ur  datado  en  el  II  milenio  a.C.     Tesoro funerario de una reina de UR Aunque   la   lista   debiera   continuar   en   Egipto,   lo   obviaremos   deliberadamente    pues  merece  un  capítulo  aparte.  Nos  dirigimos  a  la  ya  citada  cultura  del  megalitismo  en  la  Europa  del  Sur  y  Atlántica.  Aunque  esta  cultura  se  extiende  desde  el  V  milenio  a.C.  hasta  el  II  milenio  a.C.,  los  hallazgos  de  oro  corresponden  a  su  tramo  final.   Es    de  destacar  en  este  contexto  geográfico  la  cultura  argárica  en  el  Sudeste  de  la  Península  Ibérica  en  pleno  Bronce,  hacia  el  II  milenio  a.C.  Se  supone  que  surge  de  la  evolución  de  las  comunidades  autóctonas,  asentadas  desde  tiempo  atrás.     La   práctica   del   enterramiento   en   vasijas,   propia   de   esta   cultura,   se  acompañaba  de  la  inclusión  de  ajuares  en  las  mismas.   10    
  • 11.       Enterramiento femenino en vasija en la necrópolis de El Argar. Bronce Pleno. Antas, Almería.   Los   objetos   de   oro,   inicialmente,   se   lucían   en   público   para   mostrar   el   poder   de  quien  lo  portaba  impregnándose  así    a  ojos  de  los  espectadores  de  sus  cualidades.   La  consolidación  de  estos  grupos  en  el  poder  hace  que  la  ostentación  de  estos  objetos  de  oro  no  sea  tan  necesaria  al  mismo  tiempo  que  el  oro  comienza  a  tener  un  papel  en  la  economía  como  valor  de  cambio.  En  este  momento  podía  interesar  retirar  oro  de   la   circulación   o   atesorarlo   lo   que   da   lugar   a   que   se   procuren   escondites   que  podían   ser   simples   enterramientos.   Esta   costumbre   hace   que   posteriormente  aparezcan  estos  tesoros  o  tesorillos  desligados  de  otros  restos,  en  lugares  aislados  y  sin   conexión   con   poblaciones.   Son   significativos   los   hallados   en   la   Península   Ibérica  pertenecientes   a   la   cultura   argárica.   Ejemplo   de   ello   son   el   Tesoro   de   Villena   o   el  Tesoro  de  Cabezo  Redondo  (ambos  en  Alicante)        Tesoro  de  Cabezo  Redondo,  Alicante   11    
  • 12.      Tesoro  de  Villena,  Alicante     Tipología  y  técnicas  de  la  orfebrería  prehistórica.   Un   periodo     y   un   ámbito   geográfico   tan   amplio   propician   una   gran   variedad   de  objetos  en  la  orfebrería  prehistórica.     Nos   encontramos   por   un   lado   objetos   de   uso   personal   como   adorno,   las   joyas.  Podemos   encontrar   brazaletes   en   gran   número,   diademas,   collares   y   aretes   son  piezas   muy   comunes.   Aparecen   también   elementos   para   sujetar   las   ropas   como  alfileres  y  hebillas.  Los  anillos  aparecen  al  final  del  periodo.        Depósito  funerario  de  Montilla  (Andalucía)   12    
  • 13. Diadema  del  Tesoro  de  Jávea,  Alicante.     La   orfebrería   muestra   también   otros   usos   y   tipos.   En   el   grupo   de   objetos  rituales  podemos  incluir  los  que  tenían  como  principal  función  la  de  destacar  el  rango  del   personaje   que   lo   portaba   como   bastones,   cetros,   cascos   y   las   empuñaduras   de  dagas  o  espadas  entre  otros  y  que  solían  acompañarlo  en  la  tumba  a  su  muerte.          Cuencos  de  Axtroki,  Escoriaza  (Guipúzcoa).   13    
  • 14.  Capa  de  oro  de  Mold,  País  de  Gales.     Es   común   encontrar   cuencos,   platos   y   vasos,   ya   al   final   de   la   Prehistoria,   en  particular  en  la  cultura  argárica  y  en  Sumeria.     Sumeria,  en  particular,  es  rica  en  esculturas  representando  animales.   Cabeza  de  toro  de  lapislázuli  recubierta  con  pan  de  oro.   Las  técnicas  utilizadas  en  la  Prehistoria  para  trabajar  el  oro  fueron  inicialmente  muy  rudimentarias  y  ganaron  complejidad  con  el  tiempo.   El  laminado,  por  golpeo  del  metal  con  martillo  de  piedra,  fue  el  comienzo  de  la  metalurgia.   14    
  • 15. El   repujado,   con   el   que   se   consigue   crear   relieve   sobre   la   lámina   a   base   de  incidir   con   algún   objeto   a   modo   de   punzón   por   el   envés,   fue   la   primera   técnica  decorativa    Aparecería   más   tarde   la   elaboración   de   hilo,   logrado   por   torsión   de   una   tira  metálica  y  el  cincelado  en  su  forma  más  elemental,  sobre  la  cara  vista  se  producen  marcas  usando  instrumentos  con    terminaciones  varias  y    golpeándolos  con  martillo.      Posteriormente   aparecen   las   técnicas   de   soldaduras,   primero   por   fusión  superficial   de   las   piezas   a   unir.   Después   aparecen   las   soldaduras   con   aporte   de  material,  normalmente  aleaciones  de  oro  con  punto  de  fusión  inferior  al  de  las  piezas  a  soldar.   Ya   en   la   Edad   del   Bronce   se   desarrolla   la   fundición   a   la   cera   perdida   por   la   que  se  obtienen  piezas  macizas  y  posteriormente  se  perfecciona  para  obtener  las  piezas  huecas.   Esta   técnica   consiste   en   tallar   en   cera   el   objeto   deseado   incluyendo   los  bebederos  y  respiraderos  necesarios  para  la  introducción  del  metal  y  la  salida  del  aire  contenido  en  su  interior,  se  recubre  de  sucesivas  capas  de  pasta  de  arcilla  y  se  deja  secar,  entonces,  introduciendo  la  talla  recubierta  en  la  fuente  de  calor  disponible,  la  cera   se   derrite   y   fluye   hacia   el   exterior   y   la   carcasa   de   arcilla   queda   cocida.   Es   el  momento   de   colar   el   metal   en   el   interior   de   la   arcilla   y   romper   ésta,   tras   haberse  solidificado  el  metal.     El   desarrollo   del   horno   resulta   crucial   para   la   metalurgia   y   debió   hacerlo  principalmente  por  el  paralelo  trabajo  del  cobre  y  en  particular  por  la  necesidad  de  extraerlo  a  partir  de  minerales  que  lo  contienen.     De   forma   excepcional,   por   ser   técnicas   que   se   desarrollan   plenamente   en  periodo  histórico,  hallamos  grabados  a  buril,  el  chapado  en  oro  de  objetos  de  madera  u  otros  materiales  e  igualmente  el  uso  del  pan  de  oro.  Esta  técnica  se  basa  en  batir  el  oro,   es   decir,   martillarlo   entre   pieles   de   cordero,   hasta   conseguir   una   lámina   finísima  que   después   se   adherirá   con   distintos   métodos   sobre   el   objeto   que   queremos  recubrir.     Vemos   también   en   Sumeria   las   primeras   aplicaciones   del   granulado.   Ésta   es  una  técnica  decorativa  que  consiste  en  la  soldadura  de  numerosos  granos  sobre  una  superficie.   Igualmente   la   filigrana,   dos   hilos   retorcidos   a   modo   de   una   cuerda   y,  después,   aplastados   hasta   formar   una   laminilla   de   bordes   ondulados   que   se   curvan  en  distintas  formas  y  se  sueldan  entre  si  dejando  los  cantos  a  la  vista,  utilizándose  de  forma  constructiva  dando  lugar  a  piezas  visualmente  muy  ligeras  o  añadiéndola  a  un  objeto  de  forma  decorativa.     15    
  • 16.     CONCLUSIONES           El  oro  ha  tenido  y  tiene  un  enorme  valor  tanto  simbólico  como  material  para  la  humanidad.  Pocas  culturas  han  escapado  a  su  atractivo.  Las  élites  ávidas  de  poder  lo  han  ambicionado  para  sostener  y  acrecentar  dicho  poder.  En  parte,  también  para  ostentarlo  e  investirse  así  de  las  cualidades  del  oro  que  portan,  de  brillo  y  eternidad.     Creencias  y  supersticiones  no  quedan  al  margen.  En  la  Prehistoria,  la  vida  más  allá  de  la  vida  o  la  resurrección,  la  expectativa,  en  definitiva,  de  no  irse  del  todo,  indujo  a  llevarse  el  oro,  junto  al  cadáver,  al  otro  mundo,  para  regresar  a  éste  tan  ricos  como  fueron  o  ser  acompañados  por  él  allá  donde  fueren.     El  oro  se  usó  y  sigue  usándose  para  adornarnos  y  embellecernos,  para  mostrar  nuestra  riqueza,  para  cambiarlos  por  otras  cosas  y  tasarlas.   El  oro  refleja,  como  en  un  espejo,  nuestra  inteligencia  y  destreza,  nuestra  fuerza  y  sensibilidad,  pero  también,  nuestros  miedos,  ambiciones  y  deseos.  Cara  y  cruz  de  la  condición  humana,  como  en  una  moneda.                 16    
  • 17.       OPINIÓN  PERSONAL       Hay  muchos  metales,  algunos  fundamentales  para  nuestra  civilización  y  sin  los  cuales    ésta  no  se  podría  entender:  nos  han  proporcionado  herramientas  y  armas  (hierro,  acero,  bronce),  nos  han  llevado  el  agua  a  nuestras  casas  (plomo)  y  conducen    la    electricidad que  nos  da  luz  y  energía  (cobre).  ¿Qué  sería  de  nosotros  sin  ellos?                           Pero  ¿y  el  oro,  metal  tan  inútil?  El  oro  ha  transitado  por  la  historia  de  la  humanidad  atravesando  épocas,  geografías  y  culturas.  Nos  ha  acompañado  en  la  vida  y  en  la  muerte.  Respecto  de  él  hemos  valorado  las  demás  cosas.  Por  el  oro  se  ha  vivido  y  matado,  con  el  oro  nos  hemos  adornado  y  vestido,  nos  hemos  casado  y  hemos  comprado  matrimonios,  incluso  lo  hemos  servido  en  nuestros  platos.     ¡Ah,  el  oro!  Quizá  no  tenga  mucha  utilidad  práctica,  pero  ha  llenado  nuestros  sueños  con  su  radiante  brillo.                       17    
  • 18.       BIBLIOGRAFÍA      Blazquez,  J.  M.,  Biblos,  la  ciudad  más  antigua  del  mundo,  Revista  de  arqueología,  nº  211  (1998),  pp  24-­‐31.  Codina,  C.,  Orfebrería,  Barcelona,  Parrramón,  2003.  Gallart,  J.,  Llavorsi.  Estudio  Arqueometalúrgico  de  un  depósito  de  la  Edad  del  Bronce,  Revista  de  arqueología,  nº  108  (1990),  pp  8-­‐15.  VV.AA.,  Las  joyas  de  Thanatos,    Arte  y  Joya,  nº  139  (2000),  pp  42-­‐55.  VV.  AA.,  Joyas,  Madrid,  Antiquaria,  1987.  Vitiello,  L.,  Orfebrería  moderna,  Barcelona,  Ediciones  Omega,  1989.                         18    
  • 19. RECURSOS  EN  RED       http://www.cearqueologia.com.ar   http://terraeantiqvae.blogia.com   http://es.wikipedia.org   http://gerymuseum.files.wordpress.com   http://es.paperblog.com   http://www.mac.cat   http://www.museuprehistoriavalencia.es   http://losjuegosdemamerilon.activoforo.com   http://cuevadelapileta.blogspot.com.es   http://digital.csic.es   http://www.museo.depo.es   http://www.argitalpenak.ehu.es   http://www.historialuniversal.com   http://www.lahistoriaconmapas.com   http://historiadelarteen.com   http://  www.taringa.net   19    

×