Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this presentation? Why not share!

Cantoxii

on

  • 624 views

 

Statistics

Views

Total Views
624
Views on SlideShare
289
Embed Views
335

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

11 Embeds 335

http://nuestrorincnliterario.blogspot.com 184
http://livirneturauniversal.blogspot.com 42
http://nuestrorincnliterario.blogspot.com.ar 41
http://nuestrorincnliterario.blogspot.com.es 39
http://nuestrorincnliterario.blogspot.mx 15
http://livirneturauniversal.blogspot.com.ar 5
http://livirneturauniversal.blogspot.com.es 4
http://livirneturauniversal.blogspot.mx 2
http://mundodeliteraturaenred.blogspot.com.es 1
http://webcache.googleusercontent.com 1
http://mundodeliteraturaenred.blogspot.com 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Cantoxii Cantoxii Presentation Transcript

  • LA ODISEA CANTOXII
  • Ulises regresó a Eea y pasó allí la noche. Cuando llegó la mañana, envió a algunos compañeros a por el cuerpo de Elpénor e hicieron lo que les había pedido; quemaron y enterraron su cuerpo.
    Después, Circe les ofreció comida y les dijo el camino que debían seguir y lo que debían hacer.
  • Circe le dijo:
    - Llegarás primero al encuentro con las sirenas: aquel que oiga su voz, ya no volverá a ver ni a su esposa ni a sus hijos. Tapa los oídos de tus hombres con cera blanda y átate muy fuerte al mástil. Luego te encontrarás con varios caminos…
  • … Habrá dos enormes rocas. Ningún hombre mortal podría subir tal piedra. En medio hay un antro sombrío, donde mora Escila, que es un monstruo perverso de doce pies y seis cuellos. Por allí nadie salió indemne nunca.
    Luego tendrás que escapar de Caribdis.
  • Tras haber hablado con Circe, Ulises y sus hombres comenzaron el viaje. Poco después de embarcarse, empezó a sonar el canto de las sirenas, y Ulises siguió las indicaciones de Circe. Pero luego no hizo caso a sus recomendaciones y se dirigió a la roca donde estaría Escila y buscó en todas direcciones esperando encontrarla.
  • Éste y sus hombres pasaron el estrecho llorando, pues, a un lado estaba Escila y al otro la divina Caribdis. Todos, llenos de terror, la contemplaban .Aprovechando ésto, Escila cogió a Ulises dejando atrás a los compañeros, y a su nave. Más tarde, Escila se llevó también a los compañeros de Ulises, y los devoró junto a la roca.
    Huyeron de aquellas horribles bestias y se dirigieron a la  isla de Helios, donde Ulises les dijo que era mejor no acercarse, ya que eso le dijo Tiresias. Pero aun así , lo hicieron, porque Euríloco no estaba de acuerdo con Ulises, y éste les dijo que sólo comieran lo que les dio Circe, no vacas ni ovejas de esa isla. Pasaron la noche, y Zeus les trajo una tormenta, pusieron la nave en seguridad, llevándola a una profunda cueva, donde las Ninfas tenían asientos y hermosos lugares para las danzas.
  • Cuando se les acabó la comida se vieron obligados a cazar peces y aves. Mientras, Ulises se internó  en la isla con el fin de orar a los dioses, y ver si alguno le mostraba el camino para llegar a la patria.
    Euríloco les dijo a sus compañeros que probasen las vacas que eran mejor que pasar hambre. Ulises les vio quemar la carne y le pidió a los dioses que no les castigase, más Helios no le escuchó y dijo así:
    — ¡Padre Zeus, bienaventurados dioses! Castigad a los compañeros de Odiseo, que han matado mis vacas.
    Y Zeus le respondió:
     —yo despediré el ardiente rayo contra su velera nave.
  • Este les mandó una tempestad destruyendo el barco en pedazos y dejando caer a los hombres de Ulises al agua . Ulises pasó cerca de Escila y Caribdis, que por los dioses no le vieron subido al mástil, remó con las manos durante nueve días, cuando al décimo llegó a la isla Ogigia, donde vive Calipso, que le acogió amistosamente.
    FIN