Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
El Espíritu Santo, El Dios Olvidado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

El Espíritu Santo, El Dios Olvidado

  • 1,964 views
Published

Una serie de apuntes de las últimas predicaciones que hemos dado en nuestra congregación. espero que te sean de bendición.

Una serie de apuntes de las últimas predicaciones que hemos dado en nuestra congregación. espero que te sean de bendición.

Published in Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,964
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8

Actions

Shares
Downloads
46
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Espíritu Santo – El Dios Olvidado El Espíritu Santo es sumamente esencial para la existencia de un creyente, tanto, como lo es el aire al respirar para permanecer vivos. Es el Espíritu santo quien guió a los primeros cristianos a hacer cosas inexplicables. De ahí que, ignorar al Espíritu Santo es catastrófico; pero desgraciadamente, una enfermedad en el cristiano de hoy. El Espíritu Santo es ese alguien sobrenatural que la Iglesia necesita. Esto nos llevará a considerar ser una iglesia sobrenatural. Si, si el Espíritu Santo está en tu vida y se manifiesta, la evidencia de que Él está en ti es sobrenatural. El Espíritu Santo es esencial para la vida de la Iglesia cristiana; pero sólo estará activo cuando haya desesperación por Él. Si, un corazón contrito y humillado se hace necesario para que el Espíritu se manifieste. El Espíritu santo es vital para nuestra existencia. Una pregunta importante es: ¿Qué está haciendo el Espíritu Santo en tu vida? Si, eso es lo que imorta, no qué hizo hace meses o años, sino, ahora. Necesitas estar abierto a lo que Dios quiere enseñarte. No es un asunto de hablar del Espíritu o presumir de dones y experiencias, es más un asunto de dar fruto. Tu vida debe ser una potente exhibición de su presencia y actividad. Es anhelar más de Dios, cada vez que nos encontremos con Dios no será suficiente, necesitaremos más de Él. Más del carácter de Dios que descubrir, más de su amor experimentar y más de su poder que utilizar. Cuando te rindas a Dios, estarás magnificando a Cristo, ésa es labor del Espíritu. Juan 16:14 Renuncia a estar estancado, niégate a vivir como estás viviendo que haya más del Espíritu de Dios en tu vida. Aprende a desear más del Espíritu.
  • 2. El Espíritu Santo es necesario Juan 14:16; Juan 16:7; Hechos 1:4-5 Nuestra vida con el Espíritu Santo debería ser radicalmente diferente a nuestra vieja vida sin él. 1 Corintios 6:19-20; Romanos 8:9 Un cristiano, que se precie de serlo, debe saber que el Espíritu Santo vive en Él. ¿Cuándo fue la última vez que viste obrar innegablemente al Espíritu Santo obrar en tu vida? Si no lo recuerdas es porque tal vez lo has ignorado. No basta con saber bíblica o teológicamente que el Espíritu Santo existe, se requiere de una experimentar su presencia en forma constante, viva y auténtica. Debe haber una comunión más profunda con el Espíritu para poder experimentar más de su poder y su presencia en nuestras vidas. Factor Miedo Una de las razones por las que el Espíritu Santo ha sido relegado a la historia o a las líneas de los libros es que los cristianos manifiestan miedo y temor de lo que el Espíritu santo pueda o no hacer. ¿Te has preguntado a qué le tienes miedo? La gente tiene miedo y temor a pensar diferente que otros y, luego, a no ser aceptados por los demás. Increíblemente, seguir a Cristo puede causar miedo; pero una vida cristiana requiere renunciar a los miedos cuando llegan. El miedo es una arma del enemigo para evitar que la gente siga la verdad de Jesucristo, la verdad del Espíritu, la verdad de Dios. ¿Estarías dispuesto a conocer al Espíritu Santo? Dicho de otra manera, ¿estarías dispuesto a que el Espíritu Santo te conozca a ti? ¿Estarías dispuesto a entender que has vivido equivocado con respecto a tu percepción o entendimiento del Espíritu Santo? Abre tu mente y tu vida a la dirección del Espíritu sin importar lo que otros
  • 3. pudieran pensar o suponer sobre ti. Busca la verdad de manera sencilla y sincera. El temor a que no suceda nada. Mucha gente tiene temor de orar por el Espíritu Santo en sus vidas y que no suceda nada. Si, debemos orar con valentía por un cambio o por ser libres del pecado. El temor es que pensamos que pudiera fallar. A Dios le duele ver que sus hijos se refrenan en tener una relación cercana con el Espíritu. Dios quiere vernos caminar en su fortaleza. Lucas 11:13 Necesitas pedir que el Espíritu Santo sea una realidad en tu vida. No dudes. Déjalo a Él actuar. Recibir el Espíritu Santo es un asunto de fe. Es creer que Dios cumple sus promesas, es orar y que nuestros actos den evidencia que así es, Dios actuando en nosotros. Mucha gente se decepciona por orar y no recibir. Pero lo cierto es que Dios siempre cumple sus promesas, en todo caso, no cumple lo que no ha prometido. Necesitamos orar confiando en lo que Dios nos ha prometido. No se trata de orar en lo que deseamos nosotros. No no son buenos deseos, es un asunto de Fe y confianza en Dios. ¿Sigues creyendo a pesar de que Él te dé una respuesta No? Rendición total a Dios. Es entregarnos todo a Él, ser esclavos por amor. Dios podrá pedirte que vayas en una dirección difícil. Necesitas querer ser guiado por el Espíritu Santo. Necesitas renunciar al control de tu vida, a tus derechos y privilegios. Necesitas aprender a escuchar al Espíritu y soltar todo en su control. ¿Sabes lo que el Espíritu Santo te está pidiendo que hagas ahora mismo? Si, soltar tu egoísmo, tu orgullo y temor. El Espíritu Santo quiere moldearte para que seas la persona que Dios quiere que seas. Si, el despojarnos de nuestras cosas es dolorosos. Es un tipo de
  • 4. despellejamiento al que tienes que entrar. Si pides su presencia, necesitas estar dispuesto a ser cambiado por él. Deja preocuparte demasiado por las apariencias. Dependiendo de tu marco de referencia puede queentres en temor porque no sepas qué es lo que el Espíritu Santo hará o querrá hacer en tu vida. Por ello, necesitas hacer a un lado tu historia, tu marco de referencia, tus ideas propias y dejar de preocuparte por lo que otros piensen de ti. Cuando no nos despojamos de nuestro marco de referencia terminamos por ahogar el Espíritu en nuestras vidas. Mateo 6:10; Mateo 12:28 El Reino de Dios es ahora. 2 Timoteo 1:7 Necesitas buscar la verdad con respecto al Espíritu Santo y después vivir a la luz de esa verdad, aferrándote a sus promesas y disfrutando de la relación que puedas obtener en Él y con Él. Apagar el Espíritu 1 Tesaloinicenses 5:19 -20 Muchas veces terminamos por apagar el Espíritu despreciando las profecías. Debo confesar que me ha abrumado la gente cuando dice que tiene una palabra del Señor que dar, porque muchas veces lo que quieren es un beneficio personal solamente. He descubierto que aunque son preocupaciones válidas, mis acciones no lo son. 1 Tesalonicenses 5:21-22 Debemos aprender a probar las profecías;pero eso no quiere decir que las apaguemos. Si, hay el riesgo de equivocaciones; pero debemos ser lototalmente honestos comopara probarlas y rechazar lo que no es de Dios y seguir. Tampoco se trata de hablar incoherencias bíblicas. Debemos estar conscientes que apagamos al Espíritu cuando ignoramos la obra del Espíritu; pero también cuando ponemos palabras que no son de Dios en nuestras bocas. No olvidemos que la gente transformada por el Espíritu da resultados. El fruto.
  • 5. Teología del Espíritu Queramos o no, todas las personas tenemos una teología. Lo que tú crees determina tu forma de actuar. Una mala teología o sistema de creencias puede conducirte a una vida ineficaz, es decir, vivirás siempre oponiéndote al Espíritu. No lo olvides, nuestras creencias determinan cómo actuamos. Si algo debemos procurar es en no distraernos o confundirnos con el Espíritu Santo. Debemos buscar enfocarnos adecuadamente enel Espíritu para moldear nuestra fe. Cierto, hay cosas sobre Dios que son misteriosas y secretas, cosas que nunca conoceremos acerca de Él. Pero también hay cosas que son reveladas y, por lo tanto, nos pertenecen. Deuteronomio 29:29 Necesitas hablar de las cosas reveladas de Dios. En cuanto al Espíritu, debemos buscarle; pero nunca tratar de entenderlo. A Dios no necesitas entenderlo. Él es más y mucho mayor de lo que tú eres capaz de entender. El caso es que no debes tener excusas para conocer al Espíritu Santo. El Espíritu Santo es incomprensible, incomparable y distinto a cualquier otro ser. Él está fuera de nuestra esfera de existencia y no podemos categorizarlo ni meterlo en un tubo de probeta. Hechos 2 Nos menciona que los discípulos estaban todos juntos en un mismo lugar. De repente un sonido llegó como del cielo como una ráfaga y llenó toda la casa donde estaban reunidos. Lo que vemos es que los discípulos, que estaban siguiendo a Jesús a pesar de todo, cuando descendió el Espíritu Santo sobre ellos, se produjo un cambio radical en sus vidas. Ninguno de ellos volvió a ser el mismo. De ahí, el desafío para nosotros es vivir el evangelio mediante el poder del Espíritu.
  • 6. Si tú eres cristiano, debieras estar consciente que el Espíritu Santo está actuando en ti. Si no es así, vale la pena que te hagas la pregunta si realmente has nacido de nuevo. ¿Ya recibiste al Espíritu? Hechos 2:38-39 Arrepentimiento, bautismo, Espíritu Santo. ¿Ya te arrepentiste? ¿Ya te bautizaste en una forma consciente de abandonar el pecado? ¿Ya recibiste el Espíritu Santo? Recibir al Espíritu Santo es un asunto de Fe. Es más sencillo de lo que parece. El Espíritu Santo es una persona. No es un poder o cosa. Juan 14:17 Si el Espíritu Santo vive en nosotros y está con nosotros, entonces la Biblia nos habla de tener uan relación con el Espíritu. No olvidemos que el Espíritu Santo es uan persona y que tiene relación no sólo con los creyentes, sino con el Padre y con el Hijo. El Espíritu Santo es Dios Hechos 5:3-4 Ananías y Safira son un ejemplo claro que no debemos intentar mentir a Dios, porqueel Espíritu es Dios. Lo que es lo mismo, cuando olvidamos al Espíritu nos olvidamos de Dios. El Espíritu Santo es eterno y santo. Juan 14:16; Hebreos 9:14 es eterno y santo. Romanos 1:4 y 5:5 Si el Espíritu Santo vive en nosotros, entonces nuestros cuerpos se convierten en santuarios desde el punto de vista de Dios. El Espíritu Santo está escogiendo vivir en nuestros cuerpos. ¿Qué tipo de santuario es mi cuerpo?
  • 7. El Espíritu Santo piensa (tiene supropia mente) Romanos 8:27 Él intercede por los creyentes conforme a la voluntad de Dios. El ora por mí según la voluntad de Dios. Esto implica que el Espíritu Santo conoce nuestros corazones y sabe cuál es la voluntad de Dios. Por eso siempre buscará interceder por nosotros. El Espíritu Santo tiene emociones. Isaías 63:10; Efesios 4:30 Lo podemos entristecer. Nuestra relación con él es tal que podemos afectarle con nuestras reacciones egoístas y orgullosas. Piensa en esto, si Dios creó emociones ¿por qué deberíamos preocuparnos por saber si Dios tiene emociones o no? ¿Tú has sentido dolor o tristeza porque tu pecado le ha causado dolor al Espíritu? Si alguna ve tú has sentido dolor o tristeza, él más. Como pastor, muchas veces me abruma ver la terquedad, la necedad y la altivez de la gente que viene a la Iglesia. Pero no, no importa lo que yo sienta, sino lo que siente el Espíritu Santo al verte enojar y dañar a otros. Al ver tu orgullo porque no queires que otros conozcan del evangelio que es poder de Dios. Romanos 12:18 El Espíritu Santo tiene sus propios deseos y voluntad 1 Corintios 12:11 Él reparte los dones como él quiere. Eso quiere decir que el Espíritu santo tiene un plan para nuestras vidas, para nuestras familias y para nuestra Iglesia. Por eso necesitamos desesperadamente orar como lo hizo el Señor Jesús: “Que no se haga mi voluntad sino la tuya Señor”
  • 8. El Espíritu Santo es Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente Zacarías 4:6; Salmos 139:7-8; 1 Corintios 2:10; Isaías 40:13 Si el Espíritu Santo vive dentro de ti, ciertas cosas deberían estar sucediendo en ti. Toma sus promesas, léelas, medítalas y pide porque sean realidad en tu vida. • Que el Espíritu Santo te ayude cuando estés en situaciones precarias. Marcos 13:11; Lucas 12:12 • Que te de consejo y te enseñe lo que necesitas recordar y saber. Que te guíe en el camino que debes andar. Salmos 143:10; Juan 14-16; Hechos 9:31; 13:2; 15:28; 1 Corintios 2:9-10; 1 Juan 5:6-8 • Del Espíritu recibirás poder para testificar de Dios. Es el Espíritu de Dios quien atrae a la gente al evangelio; quien nos equipa con fortaleza para lograr los propósitos de Dios. No sólo atrae, sino también acerca más a alos creyentes a Jesús. Hechos 1:8; Romanos 8:26; Efesios 3:16-19 • Por el poder del Espíritu santo puedes darle muerte al pecado en tu vida. Te libera de pecados que no puedes liberarte por ti mismo. Romanos 8:2 • Mediante el espíritu recibido somos adoptados como hijos, que nos conduce a una intimidad con el Padre. Romanos 8:15-16 • El Espíritu santo convence a las personas de pecado. Juan 16:7-11; 1 tesalonicenses 1:5 • El Espíritu nos trae vida y libertad. Romanos 8:10-11; 2 Corintios 3:17 • Por el poder del Espíritu Santo abundamos en esperanza. Romanos 15:13 • La manifestación del Espíritu se nos es dada conel propósito del bien común. 1 Corintios 12:7 • El fruto del Espíritu. Gálatas 5:22-23, 2 Corintios 3:18 la idea es que tengas una relación más íntima y profunda con el Espíritu. Que la teología te conduzca a una acción correcta, a una amor genuino. Pide a Dios que te de un amor genuino y te guíe a la verdadera adoración. Que crezcamos cada vez más en nuestra relación con el Espíritu, que cada vez le menospreciemos menos y mucho menos, le ignoremos. Se tarta de crecer con base en nuestra conciencia espiritual. ¿Por qué deseas al Espíritu Santo? ¿Para qué quieres ser santo? ¿Para qué quieres los dones del Espíritu?
  • 9. Santiago 4:3 nos dice que no recibimos la respuesta a nuestra oración debido a que pedimos mal. ¿Por qué deseas la actividad del Espíritu Santo en tu vida? ¿No será que sólo quieres experimentar más del Espíritu por tu propio beneficio? Recuerda a Simón el mago que quería el poder de los discípulos y estuvo dispuestoa comprarlo. Hechos 8:20 ¿Por qué quieres al Espíritu Santo? ¿Será que quieres experimentar todo lo que Dios tiene para ti? ¿Será que amas a la Iglesia y quieres ser un mejor siervo? La razón correcta 1 Corintios 12:7 nos dice que la manifestación del Espíritu es para el bien de los demás. (v11) El Espíritu tiene una intención cuando otorga dones. El Espíritu desea usarnos (de hecho); pero necesitamos estar en consonancia con su visión, sobre todo, cuando deseamos ver crecer a la Iglesia en amor por Dios y por los demás. Mucha gente dice que su Iglesia está mal; pero no quiere entender que el Espíritu le quiere usar para mejorarla. Debes entender que el Espíritu Santo te ha dado una capacidad sobrenatural para servir a las personas que Dios ha puesto a tu alrededor. Busca al Espíritu Santo por las razones correctas. Hay muchos que lo buscan por razones incorrectas. Hay muchos que hacen hincapié en el Espíritu cuando hablan; pero lo que están buscando es atraer la atención de los demás hacia ellos. No se interesan por la mejora de la Iglesia sino por su propia gloria. Una señal dela obra del Espíritu Santo es que Cristo es magnificado y no las personas. Necesitas dejar que Dios te muestre cómo quiere Él que tú veas las cosas. Quiero el poder de Dios porque yo no quiero la atención. Mateo 5:16. Cuando el Espíritu Santo se mueve realmente, quien recibe la alabanza es Dios, no el hombre. Que no obtenga yo la gloria, que cuando las personas vean mis obras glorifiquen a Dios. 1 Corintios 14:12 Nota: Estos apuntes están basados en la lectura de el libro “El Dios Olvidado” de Francis Chan