cultura
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

cultura

on

  • 2,123 views

borrador sobre cultura del proceso de debate amaiursarea promovido por la izquierda abertzale de Nafarroa

borrador sobre cultura del proceso de debate amaiursarea promovido por la izquierda abertzale de Nafarroa

Statistics

Views

Total Views
2,123
Views on SlideShare
2,122
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
66
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

cultura cultura Presentation Transcript

  • CULTURA 1.­ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN La situación cultural que estamos viviendo a día de hoy es preocupante. Son graves  las tendencias homogeneizadoras que se están imponiendo a nivel mundial. Son graves las  políticas acomplejadas y colonizadas que padecemos en Euskal Herria. Y, finalmente, son  gravísimas las políticas españolas, retrógradas, sectarias y aldeanas que estamos sufriendo  en Nafarroa.  La cultura es un bien en sí misma pero, en vez de tomarla como un bien universal, en  Nafarroa se toma como una vergonzosa herencia que hay que ocultar. El euskera, la historia,  el folclore… son elementos culturales que hay que esconder, marginar o asimilar. Impedir el  desarrollo del euskera, marginar la literatura vasca, hacer desaparecer el Olentzero, acabar  con   las   txoznas…   y,   como   remedio,   impulsar   el   modelo   cultural   “universal”.   Se   trata   de  abrazar la cultura universal mediante el castellano, ya que no existe aquí otra forma de ser  “universal”.  Además de tomar la cultura como campo de batalla más que como un valor en sí, se  toma como un bien de consumo, a disfrutar, además, por una clase social determinada. Se  marginan ciertas expresiones culturales populares, mientras se potencian otras bendecidas  por la que parece la santísima trinidad del Reyno: Gobierno de Navarra, Caja de Ahorros de  Navarra y Diario de Navarra. Los espacios para desarrollar la cultura son mínimos –ni qué  decir fuera de la comarca de Pamplona­ y, además de ser escasos, las iniciativas culturales  que se desarrollan en ellos son de pago y no al alcance de cualquier bolsillo precisamente. Por si todo esto fuera poco, toda crítica o disidencia es marginada. Apenas hay cauces  para discutir y llegar a acuerdos con cualquier administracion. Las críticas, si es posible, se  ocultan y las y los ciudadanos que se atreven a pasar a la acción, son agredidos verbal,  económica o físicamente.  Por   suerte,   no   es   poca   la   ciudadanía   que,   además   de   criticar   la   situación,   crea  alternativas mediante   sociedades, gazte asanbladas, peñas, grupos de danzas, empresas,  comisiones de fiestas etc. Ellos y ellas –tú­ son el objetivo de este guión, ya que suya es la 
  • labor de completar este trabajo y, lo que es más importante, el llevarlo a cabo. 2.­ NECESIDAD DE CAMBIO La   cultura   es   una   característica   inherente   al   ser   humano,   imprescindible   para   vivir   y  desarrollarse. Los modelos culturales que padecemos hoy en día –padecer es el verbo más  correcto­ nos llevan a la completa asimilación, como pueblo y como individuos. Ante eso, es  imprescindible construir una alternativa de izquierdas y abertzale que sea capar de terminar  con la actual política cultural. En la medida en que somos ciudadanas y ciudadanos que nos  sentimos de izquierdas y abertzales, tenemos una sensibilidad especial para con la cultura, en  general, y para con la vasca, en particular. Por eso, reivindicamos el potencial de cambio que  tiene, ya que la cultura, tal y como la entendemos nosotras y nosotros, no es un producto para  el mero consumo. La cultura es un bien común y personal que nos permite vivir una vida  plena. Todas y todos somos creadores de cultura, y la creamos en nuestras relaciones con  otras lenguas, otros pueblos u otras personas. Hacemos esa cultura mediante la forma en que  miramos al mundo, incluyendo lo que nos enseñan otras lenguas, pueblos o personas en  nuestra visión, sin renunciar a nuestras raíces. Queremos una cultura libre y popular, porque queremos personas sensibles, libres y  autónomas en un pueblo solidario y libre. 3.­ PRINCIPIOS PARA EL CAMBIO ­Euskaldun. A raíz de la opresión  militar,  cultural  y lingüística  que ha sufrido  nuestro  pueblo,  éste se  encuentra a día de hoy en una situación diglósica. La cultura se crea en castellano y en  euskera, fundamentalmente (aunque debido a la inmigración cada vez se produzca más en  otras lenguas), y está claro que hay que realizar una política que contemple esas dos lenguas.  Eso no quiere decir que ambas necesiten el mismo tratamiento. Nafarroa necesita una política  cultural euskaldun, en dos sentidos además: euskaldun y de Euskal Herria. Es decir, teniendo  en cuenta la situación que vive el euskera en nuestro territorio, la política tiene que priorizar  esta   lengua.   Por   otra   parte,   tratando   de   crear   una   pólitica   nacional,   hay   que   potenciar  proyectos que refuercen los lazos que nos unen a los territorios del norte y oeste del país. 
  • ­Popular La política cultural tiene que ser popular, es decir, realizada para el pueblo y, a ser posible,  realizada por él. Por encima del modelo cultural elitista que se ha desarrollado durante años,  es preciso que los proyectos culturales sean lo más amplios y plurales posibles: porque le  interesarán a la mayoría del pueblo y porque se incentivará y ayudará ese interés (sin poner  barreras   económicas,   por   ejemplo).   Por   otra   parte,   hay   que   desterrar   el   modelo   cultural  caciquil que se ha llevado a cabo hasta ahora, así como potenciar las expresiones populares  política  y económicamente.   En  ese  sentido,   hay que  tener  en cuenta  la cada  vez mayor  diversidad cultural que tiene nuestra sociedad, buscando la armonía entre esas culturas y  desterrando el sectarismo, el falso cosmopolitismo y el colonialismo. ­Prioritaria La cultura es un sector estratégico en el desarrollo de nuestro pueblo y, por lo tanto, hay que tomarla como  tal. No podemos pensar que la cultura es un mero acto de entretenimiento o de prestigio social. Tendremos  un futuro (y no solo “sentimental”, sino también material) en función de nuestra cultura y, por lo tanto, la  cultura debe de ser eje fundamental en la política de las administraciones. Por una parte, hay que desarrollar  una política integral y coherente. Por otra parte, teniendo en cuenta que la cultura es un sector en riesgo (ya  sea por el impacto de las nuevas tecnologías, por la homogeneización cultural…), las instituciones deben  ayudar la producción cultural con los mecanismos a su alcance. ­Equilibrada Cuando decimos que la política cultural debe de ser integral y coherente, entre otras cosas  queremos decir que tiene que ser equilibrada en todos los sentidos. A nivel lingüístico, dentro  del territorio, entre sectores, etc. En ese sentido, hay que tener en cuenta los desequilibrios  existentes,  y, en caso  de ser necesario,  hacer una discriminación  positiva.  El caso de la  lengua es evidente, pero no es menos sangrante el desequilibrio y centralismo existente en el  territorio en cuanto a infraestructuras culturales. 4.­ HERRAMIENTAS PARA EL CAMBIO ­Políticas
  • Reivindicamos el hecho de que, además de ser posible, es deseable que la política influya en  la cultura, precisamente porque hay unas decisiones políticas previas a las medidas jurídicas  o económicas a tomar. La importancia que tiene la cultura tiene que tener su reflejo en la labor  diaria.  No se puede esperar una política cultural como es debido de un alcalde que opina que  leer es “perder el tiempo”, tampoco de un consejero monolingüe, etc. Es preciso demostrar  que la cultura es prioridad del gobierno en sus actitudes diarias. ­Jurídicas La cultura es un bien que hay que preservar con todos los medios de los que se dispone. En  ese sentido, hay que aprovechar todos los resquicios que hay en la actual legislación para  proteger y desarrollar la cultura, así como crear nuevas leyes para ello. El sentido común indica, por ejemplo, que para ayudar económicamente a un medio de  comunicación, hay que tener en cuenta su programación cultural. Aun así, cuando falla el  sentido común, lo lógico sería que la ley ordenara ese tipo de cosas. Así se podría evitar, por  ejemplo, que la emisora Radio María tenga licencia de emisión y Euskalherria Irratia no. ­Económicas La cultura es, en general y por definición, un sector deficitario, y por ello es necesario que las  instituciones apoyen la producción mediante ayudas. Para ello existen dos formas: las ayudas  económicas y los incentivos fiscales. La primera es clara y es, a día de hoy, uno de los pilares  de cualquier política cultural, pero la segunda no se ha utilizado lo suficiente y, cuando se ha  hecho, la cultura ha sido en general tratada como cualquier sector económico, sin tener en  cuenta sus especificidades. No es lo mismo hacer tornillos que libros, de la misma forma que no es lo mismo  vender en el extranjero libros o tornillos. Así pues, las ayudas a ambas actividades deben de  ser necesariamente distintas. ­Profesionales
  • La mayoría de las veces, los principales defensores de la cultura son los profesionales, es  decir, los y las actores, escritores, editores, etc. Ellos y ellas viven en su piel las vicisitudes y  satisfacciones de la cultura y suelen ser, a menudo, quienes tienen los criterios más claros  para   ayudarla.   Es   imprescindible   fomentar   la   relación   de   los   y   las   profesionales   con   la  administración, ya sea mediante las asociaciones y foros existentes (mediante todos, y no  sólo mediante los que tienen relación con el gobierno de turno), o mediante la creación de  nuevos.  ­Educación. La educación es una herramienta fundamental a la hora de transmitir la cultura y los valores  unidos a ella. Es difícil decir hasta qué punto es la cultura inherente al ser humano, pero se  puede   decir   sin   temor   a   equivocarse   que   la   creatividad,   comprensión,   sensibilidad,   etc.  también   se   desarrollan   y   aprenden.   En   ese   sentido,   la   educación   y   la   formación   son  herramientas culturales imprescindibles, no solo en las escuelas, sino también en los espacios  y   programas   de   formación   continua,   ya   que   el  proceso   de   aprendizaje   no   termina   ni   se  interrumpe con 17 o 24 años. Es reprobable el hecho de que todos los proyectos  educativos  que   no   están   dirigidos   a   jóvenes   en   edad   escolar,   estén   dirigidos   a   sectores   en   paro   o  jubilados.   Como  la cultura,  la  educación  ha  de  ser  permanente   y tomada   como  un  valor  propio, aparte de puntos de vista academicistas y economicistas. ­Medios de comunicación Decir que la incidencia de los medios de comunicación en la sociedad es cada vez mayor es  una perogrullada,  pero también  una realidad. En las últimas décadas,  la influencia de las  televisiones, revistas y medios de comunicación digitales ha ido creciendo, y no parece que la  tendencia vaya remitir. Así pues, es necesario que los medios de comunicación se conviertan  en herramienta cultural ya que, teniendo en cuenta su incidencia, es completamente irreal  diseñar hoy en día políticas culturales al margen de ellos. Si no lo hacen ellos mismos, es  necesario que las administraciones los empujen a ello, ya sea mediante cuotas, ayudas, etc.  En ese sentido hay que valorar muy negativamente el papel de lo medios públicos y privados.  Aunque todos están ayudados con dinero público, lo cierto es que a los públicos no se les  puede exigir lo mismo que a los privados.
  • ­Nuevas tecnologías Hasta ahora, la actitud demostrada por las instituciones en este tema tan crucial, se puede  decir   que   ha   sido   anecdótica:   cursillos   para   parados   y   jubilados,   informatización   y  digitalización de unos pocos servicios y poco más. Se aprecia la carencia de una política  general y de un departamento que trabaje el tema de forma específica. Hay que calibrar el impacto que las nuevas tecnologías tiene y van a tener sobre la  cultura. Es palpable el hecho de que este impacto crece día a día, y que muchos sectores  ligados a la cultura ya están sintiendo –y padeciendo, en muchos casos­ la influencia de estas  tecnologías. Están cambiando las formas de producción, pero también las de disfrute. Muchas  de estas formas son más democráticas que las leyes del mercado y, en la medida en la que  han roto estas leyes, debería de ser labor de las instituciones identificar estas situaciones y  ver cuales han de apoyar sin temor, por ejemplo, el software libre.  Es preciso,  además,  impulsar otras medidas,  así como  la digitalización  de muchos  materiales, o los planes para acercar a las nuevas tecnologías a las empresas ligadas a la  cultura. 5.­SECTORES ­Literatura y sector del libro Si la marginación de la literatura es evidente, la de la literatura vasca es aun más patente. Es  necesario poner en marcha mecanismos para incentivar la producción de dicha literatura. El sector del libro es otro de los sectores que han sido abandonados a su suerte. Hace tiempo  que se propuso la creación de la Mesa del Libro pero, pese a los esfuerzos realizados, la  administración ha marginado este proyecto. Es necesario impulsar la Mesa y ayudar al sector.  En   cuanto   a   ayudas   económicas,   es   imprescindible   mimar   la   edición   en   euskera,   sea  mediante compras, ayudas, o incentivos. ­Música En cuanto al sector de la música, se debe de impulsar la música creada o producida aquí. Hoy 
  • en   día,   por   razones   políticas,   hay   una   considerable   marginación,   y   debiera   de   ser  responsabilidad de la administración potenciar la producción con los medios de los que ella  dispone: cuotas en los medios y festivales, etc. Por otra parte, teniendo en cuenta el impacto que han tenido las nuevas tecnologías en  el sector, han de tomarse medidas para mantener su presencia en el territorio y, a ser posible,  incrementarla. Los incentivos pueden ayudar en ese sentido. Finalmente, cabe destacar la penosa situación de las infraestructuras en toda Nafarroa.  Apenas hay lugares públicos para organizar conciertos o recitales, más allá de las casas de  cultura, pabellones deportivos y los auditorios de Barañain y Javier. Habría que fomentar la  creación de infraestructuras de una forma equilibrada en todo Nafarroa. ­Artes escénicas Hay un gran problema de infraestructuras en este caso también. A esto hay que sumarle el  hecho de que no hay, aparte de los Festivales de Navarra (y los propios festivales…), ningún  escaparate para impulsar las artes escénicas. El dinero se gasta, por lo general, comprando  glamour y en actuaciones claramente elitistas, con muy poca salvedades (la ENT de Iruñea, y  a fuerza de mucho bregar). Sería   fácil,   además   de   necesario,   abrir   escaparates   en   este   ámbito.   Las  infraestructuras que mencionábamos en el anterior apartado deberían de valer también para  éste.  ­Artes plásticas El sector de las artes plásticas es uno de los sectores que alimentan el antes mencionado  elitismo. Es uno de los sectores que se situa más ajeno a la sociedad y la única noticia que  ésta recibe respecto a él es cuando salta la noticia de una nueva adquisición por parte de las  instituciones.  Hasta  las noticias  que deberían  de ser más alegres  (es el caso del Museo  Oteiza) son tristes aquí.  Al   margen   de   las   infraestructuras   necesarias   en   el   territorio,   sería   beneficioso 
  • conseguir acuerdos de colaboración con las ya existentes. Aquí mismo tenemos el Museo  Guggenheim, Artium, El Museo de Bellas Artes de Bilbao, etc. Estos acuerdos crearían una  relación bidireccional que posibilitaría el desarrollo de los profesionales y aficionados que se  dedican a este sector en Nafarroa. ­Folclore Es necesaria una política que ayude a la cultura tradicional, superando la política genocida  llevada a cabo por la administración. Esta cultura contiene las expresiones más populares de  nuestro pueblo y ese pueblo se manifiesta mediante ellas: bertsolarismo, baile, etnografía,  gastronomía…   Hay   numerosos   grupos   y   asociaciones   que   trabajan   estos   ámbitos   de   la  cultura popular, y es necesario que las instituciones las ayuden y, junto con ellos impulsen su  estudio, protección y divulgación. ­Historia/Memoria histórica Teniendo en cuenta la importancia del tema y la cantidad de personas y grupos que trabajan  en este campo, parece interesante el crear un grupo específico para desarrollar un análisis y  realizar  propuestas  específicas  (ley de memoria  histórica,  archivos,  gestión del patrimonio  etc.). ­Fiestas La política  llevada  durante  los últimos  años respecto  a este  tema  ha sido espantosa.  Va  siendo hora de que las instituciones se den cuenta de que el pueblo es el objetivo y el medio  de las fiestas. En ese sentido, las comisiones de fiestas deberían de tener prioridad a la hora  de organizar los festejos. Es decir, las comisiones deben de guiarlas, y las instituciones deben  de ser el instrumento que ayude a que eso sea así, y no al revés. Las fiestas son, en general, el escaparate en el que se muestran todos esos aspectos  culturales   a   los   que   antes   hacíamos   referencia.   Así   pues,   deben   de   ser   euskaldunes,  populares,  igualitarias…  y el bertsolarismo,  la música,  las artes escénicas,  el folclore,  etc  deben de ser parte de ellas. No en vano son una de las expresiones de más profundo arraigo  que tiene un pueblo.