Cómo enseñar a comprender un texto

  • 1,829 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,829
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
50
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Cómo enseñar a comprender un textoCarriedo, N. y Alonso Tapia, J.Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. 1994Ver resumen >>Aprender a leerBettelheim, B. y Zelan, K.Crítica. Barcelona. 1982Enseñar a leer, enseñar a comprenderColomer, T. y Camps, A.Celeste / MEC. Madrid. 1996La formación de mediadores para la promoción de la lectura: contenidos de referencia del Máster de Promoción de la Lecturay Literatura infantilCerrillo, Pedro y Yubero, S. (Coord.)Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. Cuenca. 2003Bibliotecas y escuelaGarcía Guerrero, J.Junta de Andalucía. Antequera (Málaga). 1996El deseo de leer. Propuestas creativas para despertar el gusto por la lecturaMoreno, V.Pamiela. Pamplona. 1993Como una novelaPennac, D.Anagrama. Barcelona. 1993La lectura. Sistematización didáctica de un Plan LectorQuintanal, J.Bruño. Madrid. 1997Gramática de la fantasíaRodari, G.Ediciones del Bronce. Barcelona. 1996Estrategias de lecturaSolé, I.Graó. Barcelona. 2001vCOMPRENSION LECTORA: PROCESOS Y ESTRATEGIASESTRATEGIAS PARA LA COMPRENSION DE TEXTOSESTRATEGIAS PARA INICIACIONLectura de imágenes: asociación imagen textoInterrogación de textosLectura de textos cortos: Hacer predicciones, causa y efecto, conclusiones. Comparar detalles importantes etc.Mapas pre conceptuales.TelonesPARA LA CONSOLIDACIONResumen (idea principal. Ideas secundarias)El parafraseoMapas conceptualesMapas semánticosEsquemasSe entrega a cada docente de una lectura………………….. y el marco teórico de las estrategias a desarrollar
  • 2. La comprensión es el proceso de elaborar el significado por la vía de aprender las ideas relevantes de un texto yrelacionarlas con las ideas o conceptos que ya tienen un significado para el lector.Es el proceso a través del cual el lector "interactúa" con el texto. Sin importar la longitud o brevedad delpárrafo. La lectura es un proceso de interacción entre el pensamiento y el lenguaje, el lector necesita reconocerlas letras, las palabras, las frases, sin embargo cuando se lee no siempre se logra comprender el mensaje queencierra el texto, es posible incluso que se comprenda de manera equivocada. Como habilidad intelectual,comprender implica captar los significados que otros han transmitido mediante sonidos, imágenes, colores ymovimientos. La comprensión lectora es un proceso más complejo que identificar palabras y significados, estaes la diferencia entre lectura y comprensión.Contenido[ocultar]1 Habilidades para la comprensión lectora nivel 12 Niveles de comprensión lectorao 2.1 Lectura literal en un nivel primario (nivel 1)o 2.2 Lectura literal en profundidad (nivel 2)o 2.3 Nivel Inferencialo 2.4 Nivel críticoo 2.5 Nivel apreciativoo 2.6 Enlaces externos[editar] Habilidades para la comprensión lectora nivel 11. Activación de conocimientos previos2. Anticipación3. Predicción4. Observación5. Monitoreo6. Inferencia7. Paráfrasis8. Análisis9. conclusion[editar] Niveles de comprensión lectoraEn el proceso de comprensión se realizan diferentes operaciones que pueden clasificarse en los siguientesniveles:[editar] Lectura literal en un nivel primario (nivel 1)Secuencias: identifica el orden de las acciones; por comparación: identifica caracteres, tiempos y lugaresexplícitos; de causa o efecto: identifica razones explícitas de ciertos sucesos o acciones. dondetambien se basanen ciertos términos para la elaboración de un trabajo.[editar] Lectura literal en profundidad (nivel 2)
  • 3. Efectuamos una lectura más profunda, ahondando en la comprensión del texto, reconociendo las ideas que sesuceden y el tema principal, realizando cuadros sinópticos, mapas conceptuales, resúmenes y síntesis. La mayorparte de estas técnicas son más adecuadas para textos expositivos que para textos literarios.[editar] Nivel InferencialBuscamos relaciones que van más allá de lo leído, explicamos el texto más ampliamente, agregandoinformaciones y experiencias anteriores, relacionando lo leído con nuestros saberes previos, formulandohipótesis y nuevas ideas. La meta del nivel inferencial es la elaboración de conclusiones. Este nivel decomprensión es muy poco practicado en la escuela, ya que requiere un considerable grado de abstracción porparte del lector. Favorece la relación con otros campos del saber y la integración de nuevos conocimientos en untodo.Este nivel puede incluir las siguientes operaciones:deducir detalles adicionales, que según las conjeturas del lector, pudieron haberse incluido en el textopara hacerlo más informativo, interesante y convincente;deducir ideas principales, no incluidas explícitamente;deducir secuencias, sobre acciones que pudieron haber ocurrido si el texto hubiera terminado de otramanera;deducir relaciones de causa y efecto, realizando hipótesis sobre las motivaciones o caracteres y susrelaciones en el tiempo y el lugar. Se pueden hacer conjeturas sobre las causas que indujeron al autor aincluir ciertas ideas, palabras, caracterizaciones, acciones;predecir acontecimientos sobre la base de una lectura inconclusa, deliberadamente o no;interpretar un lenguaje figurativo, para inferir la significación literal de un texto.[editar] Nivel críticoEmitimos juicios sobre el texto leído, lo aceptamos o rechazamos pero con fundamentos. La lectura crítica tieneun carácter evaluativo donde interviene la formación del lector, su criterio y conocimientos de lo leído.Los juicios toman en cuenta cualidades de exactitud, aceptabilidad, probabilidad. Los juicios pueden ser:1. de realidad o fantasía: según la experiencia del lector con las cosas que lo rodean.2. de adecuación y validez: compara lo que está escrito con otras fuentes de información.3. de apropiación: requiere evaluación relativa en las diferentes partes, para asimilarlo.4. de rechazo o aceptación: depende del código moral y del sistema de valores del lector.[editar] Nivel apreciativoComprende las dimensiones cognitivas anteriores. Incluye:1. Respuesta emocional al contenido: el lector debe verbalizarla en términos de interés, excitación,aburrimiento, diversión, miedo, odio.2. Identificación con los personajes e incidentes, sensibilidad hacia los mismos, simpatía y empatía.3. Reacciones hacia el uso del lenguaje del autor.4. Símiles y metáforas: se evalúa la capacidad artística del escritor para pintar mediante palabras que ellector puede visualizar, gustar, oír y sentir.
  • 4. Si el texto es literario, tendremos en este nivel que referirnos también a los valores estéticos, el estilo, losrecursos de expresión, etc., pero este es un aspecto que requiere lectores más avanzados, por lo que se aconsejapracticarlo en cursos superiores.¿Se pueden enseñar las estrategias de comprensión de textos?Kirby (1984) estima que las estrategias son susceptibles de instrucción, en especial, las“microestrategias” las que resultan más específicas en la tarea.18 Peronard T, Marianne y colaboradores (1998). Comprensión de textos escritos: de la teoría a la sala declases. Santiago: Andrés Bello.Revista Digital UMBRAL 2000 – No. 12 – Mayo 2003 www.reduc.cl8Van Dijk y Kinntsch (1983), Nickerson, perkins y Smith (1990) postulan que las estrategiasde lectura pueden ser enseñadas ya que se desarrollan por medio de la práctica y seadquieren y se desarrollan a través del tiempo.Desde esta perspectiva, el aprendizaje de estrategias lectoras requiere la activación de losprocesosmetacomprensivos, pues a través de este procedimiento se logra adquirirconocimientos y por ende reactivar, replantear o activar estrategias. (Flawell, 1979; Baker yBrown, 1982, Burón, 1993). Si logramos que el sujeto lector se haga consciente de que alleer un texto escrito enfrenta una situación problemática que debe superar; es posible quecon la ayuda adecuada; obtenga un plan explícito de la tarea requerida.EL ESTUDIOEl estudio, cuyos resultados presentamos, tiene como objetivo general explorar y describirlas características de la comprensión lectora de alumnos universitarios, de primer año, alutilizar estrategias de pensamiento reflexivo y no lineal. Centramos nuestra atención en losniveles de compresión lectora, la exposición de lo comprendido individualmente, lacapacidad grupal de establecer asociaciones entre los textos y la capacidad de exponer, alcurso, las asociaciones intertextuales establecidas.METODOLOGÍABasándonosenobservacionesyconversacionesconalumnosTécnicas y recursos para la comprensión lectoraDaniel Cassany presenta algunos procedimientos para facilitar la comprensión de textos en el aula. Las dos estrategias básicas son la lectura rápida y generalpara identificar el tema y el tipo y las partes del texto, y la lectura exigente que permite profundizar en lo leído y hacer una interpretación. Cassany consideraimportante que el alumno tenga la oportunidad de comentar diferentes lecturas y contrastar sus opiniones con las de sus compañeros para conocer otros puntosde vista.Por Daniel CassanyProfesorDepartamento de Traducción y FilologíaUniversidad PompeuFabra, Barcelona.Presentamos algunos de los procedimientos didácticos más corrientes y eficaces para facilitar el desarrollo de la comprensión detextos breves en el aula. En primer lugar ofrecemos algunas pautas e ideas para ayudar a comprender cualquier escrito (del libro detexto o de lecturas), sin excesiva preparación, destacando lo que hay que hacer antes de leer, durante la lectura y en la relectura. Acontinuación proponemos otras tareas que exigen usar tipos de texto particulares o técnicas didácticas más elaboradas. Tambiénincluimos al final algunas propuestas de formación del lector. Sugerimos tanto propuestas basadas en la investigación psicolingüísticacomo en el análisis del discurso, pero nos centramos exclusivamente en la comprensión de significados, dejando para otra ocasión losaspectos más mecánicos de la lectura: entrenamiento visual, descodificación, corrección de hábitos de vocalización, etc.ParaprepararseMuy raramente leemos sin propósito, ignorando el tema del texto o sin expectativas respecto a lo que encontraremos. Por ello esimportante realizar actividades para contextualizar el texto, activar los conocimientos previos, anticipar lo que se va a comprender yofrecer motivos para leer. Éstas suelen tener dos pasos: en el primero el docente da datos sobre lo que se va a leer y en el segundo elaprendiz anticipa aspectos de la lectura:
  • 5. 1. Títulos. A partir de algún título (principal, subtítulo, titulares periodísticos) el aprendiz explica de qué tratará el texto.2. Imágenes. A partir de imágenes relacionadas con el texto (portada, dibujo, foto) el aprendiz explica cómo se imagina elprotagonista, la historia, el escrito, etc.3. Última frase. Conociendo la última frase (del cuento, de la noticia), el aprendiz conjetura sobre lo que puede ocurrir para llegar aeste desenlace.4. Palabras posibles. Conociendo el tema, explicado previamente, el aprendiz hace una lista de palabras que aparecerán en elmismo y otra de las que no aparecerán.5. Otros datos. A partir de otros datos relevantes (autor, género textual, destinatario, el aprendiz anticipa más detalles del texto(intención, ideas principales, tono, contenido).6. Otros estímulos. A partir de otras fuentes relacionadas con el texto (música, ruidos, objetos, otros textos, etc.), el aprendiz hacepredicciones sobre el texto.Aunque se trate de ejercicios breves, orales y rápidos, son tareas extraordinariamente relevantes para preparar la lectura. No deberíaleerse nunca nada en el aula sin hacer algún tipo de preparación. Para ello, el alumnado puede trabajar por parejas o tríos duranteunos minutos, antes de ir al texto para comprobar si acertó.ParacomprenderNo leemos palabra por palabra, ni línea a línea. Lo corriente es ir a buscar directamente en el texto lo que nos interesa, saltándonos elresto. A veces, leemos dos o más veces para hallar cosas diferentes. Para ello usamos dos estrategias básicas:Hojear o echar un vistazo(skim). El ojo explora el escrito: busca las partes importantes (títulos, destacados, palabras ennegrita o mayúscula, inicio de párrafos, etc.). Salta adelante y atrás para hacerse una idea global (tipo de texto, tema,enfoque, partes, etc.).Barrer el texto (scan). Cuando detectamos un fragmento que nos interesa, el ojo lee palabra por palabra, una o variasveces, para analizarlo todo: tono, ironía, implícitos, connotaciones, etc. Empleamos esta estrategia para buscar y hallardatos específicos.Durante la lectura, combinamos estas dos estrategias para dar respuesta a nuestros propósitos. Primero echamos un vistazo general yluego escaneamos el fragmento concreto que nos interesa. Es conveniente que las tareas de lectura faciliten también el desarrollo deestas dos estrategias. Para ello, es importante: a) formular al aprendiz la tarea antes de empezar a leer; b) ofrecer primero una tareasencilla, más general, para familiarizarse con el escrito; y c) plantear después otra más exigente, que requiera releer fragmentosconcretos. Veamos ahora algunas técnicas para favorecer el uso de estas estrategias. Este primer grupo es de respuesta única ocerrada:1. Tests. El aprendiz responde preguntas sobre el texto, que pueden tener formatos variados: pregunta sencilla, elección múltiple,afirmación cierta o falsa, rellenar un hueco. A veces se puede pedir al aprendiz que responda al test antes de leer el texto, paracomprobar su nivel de conocimientos y que luego, con el texto leído, se autocorrija. Los tests en los que el aprendiz sólo debeponer una cruz, marcar una casilla o escribir una letra (C o F) son interesantes porque ofrecen una respuesta no verbal a la tareade leer, de manera que el resultado del ejercicio no queda influenciado por la habilidad de escribir o hablar, como en otras tareasen las que hay producción lingüística.2. Ordenar frases. El aprendiz numera un conjunto de frases desordenadas, que reproducen ideas del texto, según el orden en queaparecen en este.3. Relacionar. El alumno relaciona textos breves o fragmentos de texto (anuncios, descripciones, publicidad) con los dibujos o lasfotos correspondientes (de casas, personas, productos, etc.).4. Transferir datos. El estudiante realiza un esquema predeterminado, o lo completa, a partir del contenido del texto. El esquemapuede tener varias formas o tipos: puede ser algún tipo particular de representación de alguna disciplina, como el diagrama deflujo en la técnica, la pirámide de edad en sociales, la cronología en historia, etc. También puede ser un esquema más general,como un mapa de ideas, un esquema de llaves o uno decimal. Igualmente se pueden usar mapas de carreteras o desnivel, planosde ciudades o planos de casas, para describir trayectos y espacios.Es importante que los enunciados de las tareas utilicen sinónimos o perífrasis de las palabras del texto para evitar que el aprendizpueda responder sin comprender. Veamos ahora algunas técnicas de respuesta abierta o divergente:
  • 6. 1. Experiencia previa. El aprendiz relaciona la lectura con otros textos y experiencias previas. Puede indicar qué palabras,expresiones o ideas ya había leído, lo que le recuerda cada una, lo que le sorprende, etc. También puede recordar otros textosque ha leído del mismo autor, tema, género, colección, etc.2. Opiniones personales. El alumno especifica tres cosas (ideas, partes, frases) que le han gustado y tres que no le han gustado yrazona por qué.3. Expandir el texto. El estudiante hace suposiciones sobre cómo sería el texto cambiando alguna variable (lugar, momento,situación, protagonista, etc.). Incluso se pueden hacer tareas más creativas a partir de frases como: si el protagonista fuera unpato, si lo ocurrido hubiera pasado en un avión... La tarea permite revisar indirectamente la comprensión de todo el texto original.La secuencia más idónea para trabajar en clase todas las técnicas es la siguiente: a) el aprendiz lee el enunciado; b) individualmentebusca en el texto la respuesta; c) compara su respuesta con la de uno o dos compañeros, d) se relee el texto conjuntamente pararesolver las divergencias en las respuestas cerradas o para profundizar en las respuestas abiertas, y e) se comenta brevemente anivel de grupo clase. Sin duda, la herramienta más poderosa para fomentar la comprensión es el diálogo entre aprendices de lector yel docente.ParareleereinterpretarSin duda existen varios niveles de comprensión: podemos leer las líneas (lo literal), entre líneas (lo implícito) y detrás de las líneas (laideología o el punto de vista, los valores y los presupuestos). Hoy en día resulta muy importante alcanzar este tercer nivel decomprensión, puesto que tenemos acceso a discursos que proceden de diferentes culturas, lenguas, comunidades, religiones y razas.Este grupo de propuestas se centra en este nivel y propone al aprendiz que relea el texto para comprenderlo todavía mejor y paraelaborar una interpretación más fundamentada.1. ¿Quién es el autor? A partir de la lectura atenta del texto, el aprendiz debe conjeturar si el autor es hombre o mujer, mayor ojoven, español o de otra nacionalidad, de derechas o izquierdas, machista o feminista, ecologista, profesional, etc. Si el escrito escoloquial, el aprendiz también puede inferir la procedencia geográfica del autor a partir de algunas variantes dialectales.2. Acuerdos y desacuerdos. El alumno debe buscar en el texto dos o tres acuerdos entre él o ella y el autor e igual número dedesacuerdos. Formulado de manera más concreta, el aprendiz debe escribir tres oraciones que empiecen con las palabras «Estoyde acuerdo con…» y otras tres con las palabras «No estoy de acuerdo con...» En ambos casos el aprendiz puede razonar susrespuestas.3. Hacer preguntas. El estudiante debe formular preguntas sobre varios aspectos del texto: argumentos poco claros, razonamientosincomprensibles, dudas, etc. Sirve para facilitar el control metacognitivo sobre la comprensión, puesto que el aprendiz debe tomarconciencia de lo que no sabe.4. Textos paralelos. Son textos referidos al mismo hecho o tema, como una noticia en periódicos diferentes, dos biografías de unmismo personaje, dos narraciones de un hecho, etc. El aprendiz debe compararlas e inferir la ideología de cada una, lasprincipales diferencias, puntos de vista, intereses, etc.En este tipo de tareas todavía es más conveniente que el aprendiz tenga la oportunidad de comentar con uno o dos compañeros susrespuestas, para poder tener diferentes puntos de vista sobre la lectura.RecursosSin duda las tareas de lectura varían mucho según el género y el tema. Contra la idea homogeneizadora y simplista de que todosleemos siempre del mismo modo, hoy se postula una visión más social, diversa y versátil: cada tipo de texto usa el lenguaje de formaparticular y en cada situación leemos de manera diferente. Además de ofrecer al aprendiz una gama variada de lecturas, es relevanteproponer tareas que se adapten a cada recurso. Veamos cuatro ejemplos, a título orientativo:1. Prensa. Las diferentes secciones de un periódico o de una revista ofrecen prácticas lectoras y géneros textuales diversos, quepermiten acercar al aprendiz a la actualidad y al uso más vivo del lenguaje. El aprendiz puede hacer seguimiento diario de unanoticia, identificar los argumentos a favor o en contra de una tesis en un editorial o una crítica, rescribir con palabras corrientes losanuncios breves, buscar metáforas en las crónicas deportivas, relacionar los iconos meteorológicos con la descripción escrita, etc.2. Textos instruccionales. Las normas, las instrucciones, los contratos, las bases de concursos o las ordenanzas utilizan el lenguajede modo también particular, buscando objetividad, precisión y claridad. Que sean más áridos o específicos no debería ser unargumento para evitarlos en el aula, puesto que son documentos importantes en el día a día, que regulan la vida de las personas.
  • 7. El alumno puede ejecutar físicamente unas instrucciones, decidir qué candidatos de un concurso cumplen las normas del mismo,decidir qué comportamientos son permitidos por unas ordenanzas, etc.3. Juegos. Muchos juegos lingüísticos, como los crucigramas, las sopas de letras, los damerogramas o los jeroglíficos requierentareas atentas de lectura, más o menos creativa. No hay que despreciar de ningún modo el esfuerzo cognitivo y la práctica lectoraque supone. El estudiante desarrolla la lectura intentando resolver estos juegos, pero también planteando otros nuevos.4. Internet. Hoy los jóvenes buscan la información que necesitan en la red. En Internet no hay controles de calidad y rigor como enlas bibliotecas, por lo que la información actualizada y veraz se mezcla con la imprecisión, la propaganda o la falsedad. Es muyurgente enseñar a leer críticamente a los chicos en la red: a descubrir el autor de un recurso, a desconfiar de los desconocidos, acontrastar los contenidos, a analizar la ideología, etc. También es importante trabajar los diferentes géneros discursivoselectrónicos (web, chat, foros, correo electrónico, etc.), puesto que cada uno presenta particularidades relevantes. Los WebQuestson una buena propuesta para enseñar cooperativamente a usar la red. Otra idea propuesta por Umberto Eco es la de animar alos estudiantes a buscar mentiras en la red sobre un tema determinado. De este modo se van acostumbrando a convivir con lasubjetividad y la falsedad.TécnicasVeamos ahora algunas técnicas tradicionales de comprensión lectora que requieren manipular previamente el texto.1. Huecos. Rellenar los huecos de un texto es una de las tareas más conocidas de lectura (cloze, en inglés), pese a que a veces seconcibe como ejercicio léxico o gramatical. En su versión clásica, los huecos se sitúan azarosamente en cada palabra del textoque sea múltiple de 12 y se considera acertada cualquier solución que dé sentido al texto, aunque la palabra propuesta no sea laoriginal. Además, también podemos preparar tareas con huecos de otro tipo: un fragmento en el que faltan las últimas letras decada palabra (e_ u_ lug_ _ d_ l_ man_ _ _ d_ cu_ _ nom_ _ _ n_ qui_ _ _ acord_ _ _ _), un texto en el que falta la última frase decada párrafo, una carta en la que falta la introducción y la conclusión. En estos últimos ejemplos, las tareas de lectura secomplementan con ejercicios de escritura y gramática.2. Recomponer. Si se puede cortar en pedazos el texto, son también útiles las tareas de reordenar el escrito como si fuera unrompecabezas. Las piezas pueden ser los párrafos, las palabras del título, los titulares internos de los diferentes apartados, lasfotografías que acompañan el texto, etc. También se pueden mezclar los fragmentos de varios textos, de tema diferente, parahacer la tarea más compleja. El aprendiz debe leer de varias maneras (skim y scan) para conseguir el texto original.3. Preguntas intercaladas. Una variante sugerente de las preguntas de comprensión consiste en introducir preguntas en el interiordel texto, que el aprendiz debe responder antes de seguir con la lectura. Son útiles con cuentos y narraciones que explican unahistoria: las preguntas animan al aprendiz a resumir lo que se ha leído y a anticipar los siguientes pasos de la historia.FormarlectoresVeamos para terminar algunas tareas de formación del lector, que más allá de ayudar a comprender un escrito concreto pretendendesarrollar concepciones más científicas y reales de la lectura. También aspiran a enseñan algunas estrategias básicas de lectura, quese pueden usar luego de manera generalizada.1. Pistas contextuales. El aprendiz intenta comprender un texto en una lengua desconocida, con alfabeto latino (polaco, checo,sueco), fijándose en los aspectos formales: tipografía y diseño. Así, descubre que las palabras más importantes están marcadastipográficamente (negrita, subrayado, titular) y que se repiten, que las ilustraciones ofrecen pistas del tema, que los nombrespropios están marcados con mayúscula inicial, que los titulares tienen tamaño más grande, etc. De este modo el aprendizdesarrolla su destreza de inferir datos del contexto gráfico.2. Fragmentos de texto. El aprendiz debe inferir el tema y las ideas principales de un texto del que solo se conservan algunaspalabras, una parte del mismo, la primera frase, una primera columna, etc. Esta tarea sirve para demostrar que no es necesarioleer y conocer todas las palabras de un texto para poder alcanzar cierta comprensión del mismo. También son útiles y conocidaslas tareas en las que se esconde la parte inferior de las letras, como ahora, y seguimos leyendo y comprendiendo el texto, lo cualsignifica que reconocemos las letras gracias a la parte superior de su forma.3. Implícitos. El aprendiz debe hacer una lista de los datos implícitos de un texto, o sea, de todo lo que se necesita saber paracomprender el escrito, pero que no se menciona explícitamente. Es fácil hacerlo con las crónicas de fútbol, las noticias locales olos titulares de portada, que acostumbran a presuponer que el lector ya tiene muchos conocimientos. Para comparar, se puedehacer el mismo ejercicio con crónicas en español de otro país (México, Argentina, Colombia), en Internet: se comprueba enseguida que pese a conocer la lengua es muy difícil comprender el texto por la falta de conocimiento previo. Esta tarea permite
  • 8. instruir al aprendiz sobre la naturaleza constructiva e interactiva de la comprensión lectora: el lector debe aportar conocimiento altexto para comprender.4. Palabras tachadas. El aprendiz debe inferir cuáles son las palabras tachadas de un texto breve en español, en el que previamentehemos tachado dos o tres palabras importantes, siempre que aparecen. Para adivinarlas, el aprendiz debe analizar los contextosen que aparecen y deducir su posible valor gramatical y semántico. Se trata de un ejercicio muy útil para enseñar al aprendiz acomprender palabras desconocidas sin buscarlas en el diccionario.5. Manejar el diccionario. A partir de dos o tres entradas diferentes de un diccionario escolar o corriente, el aprendiz debe aclarar elvalor de cada símbolo: de la cifra que indica el cambio de acepción, de la cursiva usada en los ejemplos, de las abreviaturasempleadas para conceptos gramaticales, etc. También se pueden plantear preguntas más generales sobre qué palabras seincluyen en el diccionario, cómo se ordenan y qué información incluye cada entrada. Asimismo es importante trabajar con elaprendiz el uso del diccionario: hacerle ver que solo deben consultarse en el diccionario las palabras desconocidas cuyosignificado no haya podido ser deducido por procedimientos menos costosos –como los de la tarea anterior.Por la naturaleza formativa de este último grupo de tareas, es importante dedicar tiempo a reflexionar oralmente sobre el ejercicio,para que el aprendiz verbalice sus impresiones sobre la misma.Actividades para mejorar la compresión lectoraEl artículo propone una serie de actividades para mejorar la comprensión lectora de los alumnos de Secundaria. En primer lugar, se enumeran diversaspropuestas que tienen el objetivo de mantener la atención. Otras están concebidas para trabajar conocimientos previos y descubrir la estructura del texto. Porúltimo, se incluyen actividades relacionadas con la identificación de las ideas principales de un texto, la síntesis de la información y la reorganización yreelaboración de contenidos.Por Ángel Sanz MorenoProfesorPsicologíaUNED de NavarraPresentamos, a continuación, algunas propuestas prácticas que se pueden realizar con los alumnos en el contexto de un aulaordinaria de Secundaria. En todas ellas, los alumnos tienen que «hacer algo» mientras leen. Para leer de forma comprensiva hacefalta marcarse un objetivo, saber para qué se lee.Estas propuestas, en general, se presentan de una forma en la que se enfatiza las dimensiones más intelectuales y cognitivas de lacomprensión de textos y son deudoras de las teorías psicolingüísticas más consistentes que han estudiado esta compleja actividadmental. Al igual que un medicamento tiene un principio activo y un excipiente, presentamos aquí «los principios activos» de tipocognitivo, esperando que cada docente sepa encontrar el excipiente más adecuado para sus alumnos. Dicho de otro modo, cuando seentiende el por qué y el para qué de una actividad resulta más fácil buscarle el formato didáctico que responda a los criterios demotivación y adecuación al alumnado.La diversidad de edades de los alumnos de Secundaria, la diferencia entre los grupos y el profesorado, nos han llevado a plantearestas propuestas de una forma escueta. Cada profesor decidirá si las lleva a cabo de forma individual o en grupo, con un formato másacadémico o más bien lúdico, etc. Tampoco se hace mención a la tipología de textos: bien es verdad que algunas actividades son másapropiadas para trabajar un tipo de texto en especial, pero se ha procurado no incluir este aspecto porque se pretende que todo elprofesorado pueda trabajar con sus alumnos los textos típicos de su asignatura, bajo el supuesto de que la lectura comprensiva esobjetivo transversal de todo el profesorado.Las propuestas se han agrupado en cinco grandes apartados, según los procesos mentales que se pretenden trabajar en cadaactividad.Actividadesparamantenerlaatención
  • 9. El lector poco competente suele tener problemas relacionados con el mantenimiento de la atención a lo largo del texto. A continuaciónse describen algunas actividades que se pueden realizar con los alumnos para que desarrollen este hábito.a. Valorar la comprensión de cada oraciónSe pretende que el lector vaya tomando conciencia al hilo de la lectura de su grado de comprensión. Al final de cada oración, elalumno pone un signo (+) si ha entendido, un signo (?) si ha entendido parcialmente y un signo (–) si no ha entendido. En estos dosúltimos casos puede optar por la relectura de la oración o bien esperar a terminar la lectura y volver sobre ella. Además, irásubrayando las palabras o expresiones que no entienda bien.b. Tomar notasCuando tomamos notas estamos leyendo de forma activa y ese es el principal valor de esta actividad. No se debe ser muy exigente encuanto a la calidad de las anotaciones, pues cumplen una función para el lector y, por lo tanto, no debe extrañar que a veces seancrípticas para otra persona.c. Visualizar la lecturaSe trata de visualizar lo que se está leyendo, como si estuviésemos viendo una película. De esta forma se mantiene la atención másfácilmente y se facilita el paso de las palabras a las imágenes mentales. Después, los lectores adolescentes no tendrán dificultadespara realizar un cómic con la historia que han leído. Si se trabaja en grupo, puede ser muy interesante dividir la clase en dos. Mientrasla mitad lee el texto a la vez de forma lenta y clara, la otra mitad escucha con los ojos cerrados. Una vez terminada la lectura es elmomento de una puesta en común, que será muy enriquecedora para los alumnos porque habrán descubierto el valor de la imagenpara facilitar la comprensión de la lectura.ActividadesparatrabajarlosconocimientospreviosAyudan a activar los conocimientos previos del alumno, necesarios para comprender el texto, y despiertan su motivación para leer eltexto propuesto.a. Técnica del listadoAntes de leer el texto, los alumnos hacen una lista con sus ideas sobre el tema. Por ejemplo, a la hora de leer un texto que trate sobresi hay que disimular o no para facilitar la convivencia, los alumnos podrían completar (individualmente o en grupos) estos cuadros.INTRODUCCIÓNDurante los últimos veinticinco años, más o menos, se vienen poniendo en marcha en centros escolares y bibliotecas públicas de todala geografía española una miríada de actividades de animación a la lectura. Va siendo hora de realizar una autocrítica honesta yconstructiva porque lo que es evidente (así lo demuestran las encuestas y el «clima» social) es que algo no funciona.Podríamos decir que para empezar hemos de reflexionar no tanto sobre lo que debemos hacer para despertar el interés de nuestrosniños y jóvenes hacia la lectura como sobre lo que debemos evitar.Analicemos las didácticas de la lectura que se desarrollan en la escuela y hasta qué punto somos ejemplo de lectores enamoradoscomo maestros y padres. Sólo se contagia aquello que se siente, que se ama, que nos hace vibrar. Sólo la pasión discreta, serena,respetuosa y sincera puede crear adictos a la causa lectora.
  • 10. Autoevaluemos, cuestionemos lo que estamos haciendo, pongamos en entredicho métodos y procesos, materiales y recursos,dinámicas, temporalizaciones, teorías y discursos.Todos los agentes de la animación lectora –padres, profesores, bibliotecarios– debemos realizar una labor conjunta y plenamentecoordinada.COMENZANDOACAMINARModestamente, creemos saber por qué es tan difícil afianzar el hábito lector en nuestros estudiantes: la mayoría de las intervencionesde animación a la lectura son actividades aisladas, pegadas una al lado de la otra sin buscar la continuidad ni la coherencia.Al mismo tiempo, en las aulas se siguen empleando métodos inadecuados en torno a la lectura en los que el maestro se preocupapoco de despertar las motivaciones internas de los niños y reparte café para todos; es decir, no se individualiza al máximo el procesoen busca de la construcción de itinerarios lectores auténticamente individuales y únicos.En muchas aulas se inicia la técnica lectora olvidando que los aprendizajes han de ser significativos y comprensivos, entre otras cosaspara que resulten felices para el niño. Se da poca oportunidad y tiempo para la lectura libre, espontánea, informal y gratuita (sin pedirnada a cambio: resumen, ficha de lectura...).Nuestra propuesta consiste en diseñar un minucioso y riguroso Proyecto de Lectura en el que estén contemplados: la mecánicalectora, la velocidad, entonación/ritmo, la lectura comprensiva, la lectura como instrumento de aprendizaje, la lectura expresiva, lalectura lúdica, la lectura creativa, la lectura reflexiva...Cada tipología lectora llevará su planificación específica, con sus objetivos, materiales y recursos, estrategias y metodologías,capacidades a desarrollar, adaptaciones según la diversidad, instrumentos y procesos de evaluación, etc.Este Proyecto estará diseñado con continuidad, buscando la coherencia desde los primeros niveles de la escolaridad hasta el último(la lectura no es un «problema de los pequeños»; afecta y debe trabajarse planificadamente tanto en Educación Infantil como enPrimaria, en Secundaria y en Bachillerato).En cada etapa de la escolaridad habrá que hacer más hincapié en determinados aspectos específicos.Por ejemplo, en Educación Infantil habrá que reflexionar sobre los prerrequisitos lectores, las habilidades lectoras (neuropsicológicas,lingüísticas, intelectuales, emocionales, sociales), los métodos de introducción en la lectura, la lectura de imágenes...En Primaria habrá que definir el proceso psicofisiológico del acto lector, el diseño y puesta en práctica de estrategias de comprensiónlectora, las habilidades perceptivas a desarrollar...En Secundaria se trabajará más la lectura de investigación, las técnicas de estudio basadas en el acto lector reflexivo, la lecturaselectiva, las estrategias metacognitivas de comprensión...De nada sirve que diseñemos un Programa de Promoción Lectora –con actividades impactantes y atractivas– si el resto de laexperiencia lectora en el aula, las otras facetas del acto lector que tienen lugar en el trabajo diario, son desmotivadoras, aburridas,nada espontáneas y poco respetuosas con los intereses, niveles madurativos y evolución personal de cada lector.Señalamos a continuación una serie de consideraciones generales que no debemos olvidar a la hora de planificar un Proyecto deLectura:El Proyecto estará perfectamente integrado en el Proyecto Educativo del Centro y en el Proyecto Curricular.Será diseñado –y puesto en práctica– por todo el equipo docente (no sólo por los profesores de Lengua y Literatura).Se promoverá la formación continua del profesorado en temas de lectura y creación literaria.Se favorecerá y valorará la creación literaria espontánea y creativa de los niños. En la medida en que escriban y se sientanvalorados por sus compañeros y por sus adultos significativos (maestros y padres), sentirán mayores deseos de leer lasproducciones de los demás, tanto las de sus iguales como, en un momento posterior, las de autores desconocidos.Los alumnos deben tener un protagonismo considerable en el diseño del Proyecto.
  • 11. Será prioritario el conocimiento de su psicología, preocupaciones y gustos.Se implicará a los otros agentes de la educación lectora (padres, bibliotecarios...), definiendo claramente las funciones yresponsabilidades de cada uno. En el caso de los padres, se diseñará un plan paralelo de formación en torno a la lectura.Se creará un clima y una cultura lectora en todo el centro (en las actitudes, los comentarios, las campañas, lasambientaciones, etc.).Se trabajará alrededor de la biblioteca escolar y las bibliotecas de aula. Para ello se concebirá la biblioteca escolar como uncentro de documentación, información y recursos y un eje sobre el que girará todo el desarrollo del proceso curricular.Se tendrán en cuenta las diferencias (capacidades, actitudes, intereses...) entre los alumnos.Lectura y escritura se entenderán y planificarán como dos procesos independientes, pero paralelos y complementarios.Se aprovecharán los Medios de Comunicación de Masas y las Tecnologías Avanzadas de la Información integrándolas enel Proyecto de Lectura como herramientas fundamentales.Se realizará un trabajo multidisciplinar perfectamente coordinado.En todo momento se favorecerán la investigación, la reflexión, el respeto y el estímulo.Se integrarán en el Proyecto de Lectura los lenguajes no verbales.Se diseñará un programa de sensibilización artística, enseñando a los estudiantes a interpretar y «leer» las ilustraciones delos libros, tanto de Literatura Infantil y Juvenil como los documentales.Todo el proceso estará envuelto en una dinámica rigurosa y sincera de autoevaluación en la que se analizarán tanto lasdidácticas como las actitudes y motivaciones mostradas por alumnos y profesores, la idoneidad de los materiales yrecursos, la temporalización, etc.Se registrarán por escrito todas las incidencias, aciertos y fracasos, observando no sólo a los alumnos sino también alequipo de profesores (llevar un diario del proceso ayuda a no olvidar las ideas positivas que muchas veces se pierden, amatizar cada intervención con las vivencias «frescas» y a ser más objetivos).CONCLUSIONESComo decíamos al principio, la familia, la escuela y la biblioteca son los agentes y ámbitos no sólo de la Animación a la Lectura sinotambién de todo el proceso lector. Cada uno de ellos debe asumir sus responsabilidades sin delegarlas en los otros.Todos los instrumentos y estrategias de animación (encuentros con autores, hora del cuento, talleres literarios, clubes de lectores,libro-fórum, etc.) son positivos sólo si forman parte de un proyecto amplio, coherente y continuado en el que se definan los objetivos, elgrado de profundización, las actitudes y el clima afectivo a adoptar por el bibliotecario o maestro.Resaltar la absoluta necesidad de llevar a cabo una programación rigurosa que persiga la coherencia y la globalidad de estrategias,instrumentos, materiales, etc. y que parta siempre de la detección de las necesidades de los destinatarios.La demanda a las distintas administraciones de la puesta en práctica de cursos de especialización en programación y evaluación dePlanes de Lectura y Animación Literaria y la exigencia de su apoyo estratégico y financiero no a campañas puntuales (semanas o díasdel libro) sino a programas globales de Animación Lectora, no serán una excusa para paralizar o eludir nuestro propio compromiso.En resumen, si queremos mejorar las encuestas catastrofistas que circulan por doquier (unas que hablan de «¡escasísimos índiceslectores!», otras que acusan al sistema de producir futuros universitarios con comprensión lectora casi nula y formación lingüísticaplana), debemos entender la lectura como un proceso complejísimo y de capital importancia a lo largo de toda la escolaridad.La incidencia de los problemas de lectura (ya sea de comprensión, de hábitos, o de fluidez) en el fracaso escolar es trascendental porlo que merece la pena embarcarse en la ardua y apasionante travesía de diseño y desarrollo de un minucioso Proyecto de Lectura enel que se dé un protagonismo absoluto a la biblioteca escolar como centro de recursos para el aprendizaje y como herramientaimprescindible para el descubrimiento del gozo literario.El valor de la lecturaIntroducciónAunque todos tenemos numerosas intuiciones sobre las ventajas que la lectura puede reportar a los niños, conviene que lasrepasemos pausadamente para ampliar nuestras perspectiva, clarificar dudas y redoblar nuestro convencimiento de que fomentandoen nuestros hijos el gusto por la lectura les estamos haciendo uno de los regalos más hermosos que podemos ofrecerles.
  • 12. Vaya aquí un surtido y vitamínico ramillete de argumentos para convencer a los detractores de las riquezas de la lectura. Empléelocada uno sin fundamentalismos, con la humildad de quien se siente tocado por la magia de la lectura, al tiempo que acepta que otrospuedan sentir otras vibraciones hacia la palabra escrita.¿Quéaportalalecturaallector?1. Enriquece al niño en todos los aspectos de su persona: desde lo intelectual a lo afectivo, lo emocional, lo íntimo, lo onírico eincluso lo irreal.2. La literatura es una fuente enriquecedora por el valor artístico que en ella adquiere el lenguaje.3. Le prepara para la lectura de aprendizaje: si el muchacho disfruta de las fantásticas aventuras que se esconden en la LiteraturaInfantil también será capaz de estudiar con suficiente atención teoremas y teorías, ideas e ideologías, historias y filosofías queestén en otra onda a la de sus gustos, sus intereses y sus motivaciones.4. Aporta un amplísimo horizonte de fantasía y sueños, una estimulante mezcla de conjuros mágicos que permiten abrir mil puertasy descubrir infinitos mundos.5. Hace al lector flotar, reír, soñar, descubrir, acercarse a lo lejano en el tiempo y en el espacio, ponerse en la piel de otras personas,sufrir con ellas, alegrarse con sus éxitos, emocionarse con sus descubrimientos…6. Le ayuda a entender y en parte a solucionar sus problemas psicológicos y afectivos (miedos, complejos, celos...). No podemosesperar que la literatura haga milagros y retire las piedras del camino vital de nuestros hijos, pero sí le permitirán serenar sufrustración o su pena demostrándoles que no está solo, que lo que le ocurre es natural, que hay otros muchos niños que pasanpor sus avatares.7. Despierta su imaginación, su fantasía y potencia su creatividad: si le ofrecemos libros como La historia interminable (Ende), Elmanual de monstruos domésticos (Marijanovic) o El erizo de mar (Iela Mari), no sólo gozarán sino que potenciarán los músculosde su imaginación.8. Favorece el desarrollo de su espíritu crítico y de su capacidad de razonar, provocando y orientando la reflexión y el cultivo de lainteligencia.9. Aviva su sentido estético y su capacidad de apreciar y disfrutar de lo bello.10. Contribuye a su crecimiento en libertad: en la medida en que le dejemos elegir sus lecturas y en la medida en que la oferta quepongamos a su alcance sea plural en los enfoques, las estéticas, las épocas, los conflictos y los caracteres y reacciones de lospersonajes.11. Leer estimula las capacidades lingüísticas:Enriquece el vocabulario y el uso de las estructuras del idioma y, en consecuencia, desarrolla la capacidad de expresión,tanto oral como escrita.Perfecciona el conocimiento ortográfico: al ver la forma correcta de escribir cada palabra, su cerebro, inconscientemente, seimpregna de información que luego le permitirá ser más certero al escribir.Se familiariza, poco a poco, con las estructuras propias de los diferentes géneros y estilos literarios. Por ejemplo, siempreque una lectura comience por «érase una vez…» sabrá que está abriendo el tarro de las esencias de un hermoso cuento yse situará ante él con una predisposición muy diferente a la que le invitará un texto estructurado en líneas cortas (versos),porque adivinará que está introduciéndose en un poema.12. A través de la narración o lectura en voz alta, se potencia la capacidad de escucha, que amplía la atención y es tan importante entoda comunicación.13. Las lecturas compartidas estrechan los lazos afectivos y favorecen la expresión espontánea de los sentimientos y las emociones.14. Los cuentos nos enseñan sobre la condición humana: descubrimos el valor de la generosidad, la justicia, la esperanza. Perotambién el odio, la ruindad, la violencia, la injusticia. Por eso debemos ofrecer libros con personajes bien perfilados, concaracteres coherentes, con comportamientos y personalidades variadas, no sólo «buena gente», porque en la vida real el niñoencontrará de todo y la literatura puede ayudarle a relacionarse.15. El niño amplía su mundo interior, adquiere conocimientos de todo tipo (no sólo intelectuales, también morales y afectivos). Si loslibros a los que se va asomando son atractivos y satisfacen sus deseos íntimos (sean estos recreativos, cognitivos o sociales), sefavorecerá su gusto por conocer, descubrir y profundizar en la lectura para obtener nuevas prebendas.16. El libro acerca al niño el mundo de los adultos, le muestra sus estructuras, sus convencionalismos, sus valores y contravalores,sus hipocresías e incoherencias, y le sirve como estímulo para crecer en lo íntimo, en lo afectivo y en lo intelectual.
  • 13. 17. Se desarrolla la memoria, porque el lenguaje artístico despierta, una y otra vez, las imágenes que se van atesorando en lamemoria y que producen un deleite al espíritu.18. Afianza el proceso de madurez a través del desarrollo de la autonomía intelectual del niño, por lo que se convierten en garantía dela libertad personal del lector que puede manejar la historia a su antojo y en función de sus necesidades intelectuales y afectivas.19. El libro es un fabuloso instrumento para una permanente formación intelectual, moral, afectiva y estética del niño.20. Aumenta la lógica, al presentar sucesión de ideas, encadenadas con coherencia tanto en lo temporal, en lo espacial y lo narrativo.21. Facilita la comunicación: cuando el libro toca al niño, cuando se acomoda en su interior dejando un poso de efectividad(intelectual o afectiva), corre a compartirlo con un ser querido.22. Posibilita la desinhibición: muchos niños tienen problemas relacionales que se traducen en inseguridad, dependencia del adulto,incomunicación y, en casos extremos, agresividad. La lectura les puede ayudar a desinhibirse, al menos interiormente y eso lespermitirá liberar parte de su frustración.23. Ayuda a descubrir los propios sentimientos: en ocasiones el niño no termina de identificar o aceptar sus sentimientos; sabe que leestá pasando algo, que en su interior crece el desasosiego o la euforia y se siente confuso porque son emociones novedosas.Incluso puede suceder que el niño haya recibido una educación excesivamente restrictiva y punitiva y eso le mueva a «satanizar»esos sentimientos emergentes. La lectura le puede ayudar a entenderse y a aceptar lo que hierve en su interior.24. Acentúa el gusto por estar solo: aunque defendemos las lecturas compartidas como intercambio de nutrición afectiva,reconocemos que la peculiaridad intrínseca de la lectura es su condición de solitaria. Lo natural es leer a solas con uno mismo,buscando la postura, la ubicación, la disposición emocional, intelectual y física deseada, huyendo de todo aquello que turbenuestro recogimiento interior y que vaya a impedir nuestro disfrute absoluto. Si el niño logra abstraerse del mundo que le rodeacon un libro en las manos es porque está navegando a miles de leguas de aquí, porque el libro ha logrado ayudarle a trascenderel espacio y el tiempo.25. Fomenta el ocio creativo y constructivo: uno de los dramas de nuestras sociedades urbanas es que los niños y jóvenes cada vezencuentran menos espacios para desarrollar su ocio. El empeño de los padres en que aprendan de todo (kárate, inglés,informática, ballet, danzas orientales, piano…) y la vergonzosa presión de los deberes escolares incitan al niño a amuermarse yralentizar sus actividades libres en busca de un poco de sosiego. Los libros pueden abrir una ventana por la que penetre algo decreatividad y que despierte nuevos intereses y aficiones.26. LosbebésnocomenfabadaAunque toda norma tiene sus excepciones y en cuestión de gustos no hay nada definitivo, no podemos olvidarnos de lacapacidad digestiva del comensal que hemos invitado a nuestra mesa. Del mismo modo que nadie duda de que a un bebé nose le pueden dar alubias por el mero hecho de que ya sepa tragar papillas, no podemos pretender atragantar a un lectorincipiente con la Divina Comedia o El Quijote porque ya sea capaz de descifrar los signos gráficos. Un empacho lingüístico aestas alturas puede provocar una definitiva alergia a las letras.27. Alfombradeplumas,nodeclavosSi bajo un bebé que comienza a hacer sus pinitos hacia la posición erguida para comenzar a caminar colocamos unaalfombra rebosante de clavos y cristales, lograremos con toda seguridad que no vuelva a levantarse porque sabrá lo que leespera si tropieza de nuevo.28. Muchos padres y maestros olvidan que bajo unos pies descalzos –léase: «ojos ávidos de cuentos»– hay que situar unaalfombra de plumas cuando pretenden que sus chavales de 5, 6 o 7 años se familiaricen con libros descomunales, repletosde letras minúsculas y fabricados en materiales poco agradables.29. A los primeros lectores hay que darle libros cautivadores, amenos, deliciosos y delicados, seductores y humorísticos. Debetenerse en cuenta su tamaño, sus formas, la suavidad y textura del papel, la calidad y expresividad de sus dibujos, lasdimensiones y densidades de los textos...30. No olvidemos que para un pequeño los libros tienen que entrar por todos los sentidos, no sólo por los ojos. A ellos les gustajugar, manipular, espachurrar, llevarse a la boca, olisquear, lanzar y recoger. Si tememos que los libros se rompan, démoslesaquellos que pueden resistir su furia investigadora.31. Elentrenadornojuega