Your SlideShare is downloading. ×
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Microsoft word   matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Microsoft word matrimonio hebreo, tradicion, significado y cristologia

17,374

Published on

Published in: Education, Technology
0 Comments
9 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
17,374
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
358
Comments
0
Likes
9
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. FACULTAD DE TEOLOGÍA «SAN VICENTE FERRER» SECCIÓN DIÓCESIS EL MATRIMONIO HEBREO TRADICIÓN, SIGNIFICADO E IMPLICACIONES CRISTOLÓGICAS Alejandro Sánchez Gamborino D. Vicente Fontestad Pastor Valencia 2009
  • 2. 2
  • 3. Abreviaturas Tratados de la Mishna Beraj Tratado de las Berajot (bendiciones) Shab Tratado del Shabbat Pes Tratado del Pesajim(la Pascua) Yom Tratado de Yomá (el día del perdón) Yeb Tratado de las Yebamot (las cuñadas) Keth Tratado de las Ketubot (documento matrimonial) Ned Tratado de Nedarim (votos) Sot Tratado de la Sotá (sospechosa adúltera) Qid Tratado de Quiddushim (esponsales) Sanh Tratado del Sanhedrín Avot Tratado de Avot (padres) Gen. R. Génesis Rabba R. Rabino Las citaciones y las abreviaciones de la Escritura son aquellas de la Biblia de Jerusalén. 3
  • 4. Introducción “El Matrimonio Hebreo” ha sido durante más de ocho años un tema compañero, que continuamente me ha lanzado a una profundización, no solo de las tradiciones judías, sino principalmente de la figura de Jesús de Nazaret. En la memoria que presento a continuación he deseado plasmar en un mismo objeto la Encarnación de Dios como hombre y como hombre judío. Como hombre, necesariamente Dios asumió la condición de persona llamada al amor conyugal, a la comunión interpersonal que encuentra su culmen humano en el Matrimonio. El Matrimonio aparece como una forma privilegiada en la que poder salir al encuentro de la alteridad. En palabras de Ortega y Gasset el hombre, en el amor, aparece continuamente in nativitate, es decir, continuamente en nacimiento para el otro, en constante transformación del Yo en el Tú. Dando un paso adelante, el objeto de este estudio no es tanto la relación de Jesucristo con la institución del Matrimonio, cuanto la figura de Jesús, el Mesías esperado, iluminada por este misterio de la conyugalidad. Esta iluminación recíproca entre Cristo y el sacramento del Matrimonio enriquece la vida del hombre, llamado a la plenitud. La motivación que me ha conducido a escrutar este misterio ha sido la necesidad de encontrar un sentido esponsal en la vocación célibe y una trascendencia espiritual en la vocación del Matrimonio. Esta motivación fue suscitada ya ocho años atrás cuando, apasionado por la Teología del Cuerpo desarrollada por el Siervo de Dios Juan Pablo II, comencé a descubrir en lo prosaico de la realidad física un designio divino. Más tarde, el estudio de la filosofía personalista de Emmanuel Lèvinas y Martin Buber me dio una nueva clave para entender que no solo mi cuerpo es importante, sino más aún, lo es el del Otro (en mayúscula) que aparece ante mí como una epifanía de lo Eterno. Fascinado de nuevo por la primacía de la relación (como dice M. Buber parafraseando a san Juan: al principio está la relación1) comencé a indagar esta intuición de los filósofos judíos de que “existir” significa solamente “ser-para”. 1 M. BUBER, Yo y Tú, Madrid 1992, 23. 4
  • 5. En el año 2006, como sello a mi ansia por encontrar un punto de unión entre la figura de Cristo, la sacralidad de lo corpóreo, y la relación como principio de existencia, la primera Carta Encíclica de su Santidad Benedicto XVI vino a confirmar esta voz interior de que en Dios el amor “Ágape”, inefable y espiritual, va necesariamente unido al amor “Eros”, cotidiano y corporal. Esta Encíclica Deus est Caritas supuso un colofón a una primera fase de búsqueda en la relación del Matrimonio con Jesucristo. Por otra parte, el objeto de esta memoria también radica en la encarnación de Dios como hombre judío. Jesús de Nazaret se encarnó en un pueblo concreto, en un momento concreto de la historia. En las Notas para una correcta presentación de los judíos y del judaísmo en la predicación y en las catequesis de la Iglesia Católica, publicadas en Roma el 23 de junio de 1985 por la Comisión de la Santa Sede para las relaciones con el judaísmo, dice en el cap. 23 par.12, que Jesús era judío, y siempre así ha permanecido, siendo así, que esto no hace sino subrayar la realidad de la Encarnación y el sentido de la historia de la Salvación, como está revelada en la Biblia.2 Lo humano no toma cuerpo mas que mediante cada vida en particular. La universalidad del hombre no es posible sino en la vida concreta, encarnada en un tiempo, un lugar y una cultura específicos. Tal es tambien la condición humana de Cristo (…) pues Jesús está encarnado plenamente en el pueblo de Israel.3 Marie Vidal, gran conocedora de la tradición judía, recoge en su libro Un ebreo chiamato Gesú las palabras del secretario del Comité Episcopal para las relaciones con el Judaísmo que he traducido a continuación: Dios se ha hecho hombre, sí, pero hombre judío. Pues es por su calidad de judío por la que podemos alcanzar su humanidad. Es esta humanidad concreta, que no es fruto de la casualidad, la que nos asegura que Él alcanza a todos los hombres en aquello que tienen de particular. Pues ¿Qué nos serviría saber teóricamente que Dios nos ama, si no reconocemos que en esta historia siempre viva, que Dios nos ama porque Jesús ha desposado la condición de hombre judío?4 2 Cf. M. VIDAL, Un ebreo chiamato Gesú, Napoles 1998, 1. 3 M. VIDAL, El Judío Jesús y el Shabbat, Bilbao 2001, 32. 26. 4 Cf. M. VIDAL, Un ebreo., 1-2. 5
  • 6. Jesucristo era judío, su forma de pensar, de sentir, sus costumbres y su mentalidad estaban profundamente enraizadas en Israel.5 Pero quizá sea necesario ir más allá como dice M. Vidal, pues intelectualmente la afirmación de que Jesús es judío es comúnmente aceptada, pues es un hecho incontestable e histórico. Pero las reticencias comienzan cuando se pide no solo al intelecto registrar que Jesús era judío, sino tambien a la inteligencia, al corazón, al cuerpo y a todo su ser.6 Esta indagación sobre Jesús como hombre, y por tanto con vocación esponsal, y como hombre judío, comenzó a confluir cuando me topé de manera inesperada con el movimiento judío llamado mesiánico. Si bien no es un grupo de autoridad reconocida, no obstante lo novedoso de su exposición sobre la figura de Cristo a la luz de la tradición hebrea captó de lleno mi atención y centró el objeto de mi estudio: Si por una parte, la figura de Jesucristo puede ser iluminada por el sacramento del Matrimonio, y por otra, conviene verla desde un prisma judío, entonces, el Matrimonio judío podría darnos las claves para una comprensión más profunda de la persona de Jesús de Nazaret y de la Cristología. He de apuntar que, en cuanto al contenido y metodología del presente estudio, he tratado de ser lo más fiel posible a las tradiciones judías, y a su vez al Evangelio. Esto supone un gran riesgo, no obstante creo que vale la pena haber arriesgado al aceptar esta dificultad que acarrea entrar en un campo absolutamente diferente como es el del judaísmo. En cuanto a la forma, he tratado de que tenga su cohesión y que pueda ser leída de manera clara, por lo tanto he visto conveniente citar, en algunos casos, los textos de la Sagrada Escritura encuadrados, y con un numero de fuente menor para que, de este modo, se vean de una forma directa los paralelismos entre ciertos textos, y ocupen un espacio apropiado. Esta memoria me ha llevado a muchos lugares y me ha hecho encontrar a personas muy diversas, querría agradecer las aportaciones del doctor en Antiguo Testamento D. Francesco Voltaggio, que desde hace muchos años desempeña una misión encomiable en Tierra Santa y que me abrió las claves mesiánicas de la tradición hebrea. Tambien es necesario reconocer la gran ayuda de mi primer director de la memoria en Varsovia, el doctor en Sagrada Escritura D. Krzysztof Bardski profesor en la Universidad de dicha 5 Cf. K. BARDSKI, Abraham, Tajemnica Ojcostwa, Carcovia 1999, 15. 6 Cf. M. VIDAL, Un ebreo., 3. 6
  • 7. ciudad. Qué decir de todas mis visitas al centro judío de Varsovia, a la sinagoga, al centro Israelí de Moscú, y a la sinagoga de San Petersburgo. Todas estas visitas, mi estancia de un mes en Israel y sobre todo mis encuentros personales con nuestros hermanos mayores en la fe, los judíos, me han enriquecido tanto intelectual como personalmente. Por último también he de agradecer la formación recibida en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer, y en especial en lo referente al sacramento del Matrimonio D. Juan Damián Gandía, D. Antonio Benlloch, D. J. Andrés Talens, y como no, de forma especial a mi profesor de sacramento de Matrimonio y director de la presente memoria por su sensibilidad en la búsqueda de un retorno de su dignidad primera al sacramento que era en el principio, D. Vicente Fontestad. 7
  • 8. El Matrimonio Hebreo a. Carácter Sagrado y Significado Cada matrimonio hebreo es considerado como un microcosmos de la relación matrimonial última entre Dios y el pueblo judío, y cada hogar judío es considerado un santuario en miniatura. Por ello, el día del matrimonio de la pareja representa el día en que la Shjinah hnykv7, es decir, la Presencia Divina desciende y se posa sobre ellos.8 Cuando el marido y la mujer son dignos, la Shjinah está con ellos; cuando no son dignos el fuego los consume (Sot 17a); este dicho está basado en una interpretación simbólica de las letras de la palabra hebrea para marido ish vy y para mujer ishah hvy forman un anagrama de las dos palabras que significan Dios Jah hy y fuego esh va . 9 10 Realmente, la expresión Quiddushin @yvwdyq que literalmente significa santificación, y está empleada por el Talmud para denominar el enlace matrimonial, muestra la importancia dada a este acto.11 El marido prohíbe a su mujer al mundo entero como un objeto dedicado al Santuario (Qid., 2b). Esto implica la más estricta castidad y deseo de santidad de ambas partes.12 Esta elevación del matrimonio a una dignidad divina querida por el mismo Dios es una manifestación del sustrato personalista de la fe del pueblo de Israel ya que el Talmud, igualando la dignidad del matrimonio con la santidad del mismo Templo, corazón del 7 Del hebreo hnykv , y en arameo atnykv, significa literalmente “permanencia”, “residencia”, del verbo @kv, “residir”, “permanecer” ,”habitar” . en F.A. BROKGAUZOM – I.A. EFRONOM, «Шхина- Shjina [permanencia]», Еврейская энциклопедия,San Petersburgo 1919. 8 Cf. T. ABRAMOV, La feminidad Judía, Bilbao 1991, 209. 9 Cf. A. COHEN (trad. Alfredo Toaff). Il Talmud , Bari 1935 (1991), 205. 10 (@yvwdyq— "compromiso") – es el nombre del tercer tratado del Hashim en la Mishnah, La Toseftah, y los Talmudes Baibilonicos y de Jerusalem. La palabra ‫ , ישודיק‬que significa “compromiso”(Qid., 2b)proviene de la palabra ‫ – שדקה‬santificar . Cf. A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 11 Cf. A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 12 Cf. A. COHEN (trad. Alfredo Toaff), Il Talmud, Bari 1935 (1991), 205. 8
  • 9. judaísmo, coloca la conyugalidad en el corazón de éste: Cuando la primera mujer de un hombre muere cuando éste está aún con vida, es como si hubiese sido destruido el Templo. Cuando la mujer de un hombre muere mientras este todavía vive, el mundo se vuelve oscuro para él. (Sanh, 22 a ) 13 La centralidad de la unión conyugal, se debe entre otras cosas a que la familia ocupa el lugar central del judaísmo, pues incluso ésta ha llegado a sustituir al Templo en momentos de persecución, cuando el servicio divino público no era posible.14 Esta sacralidad se manifiesta por ejemplo en el hecho de que se permita incluso vender el royo de la Torah, si fuera ello necesario, para poder cubrir los gastos la boda.15 En contraste con la frivolidad que a veces precede a los matrimonios seculares, la tradición judía considera que el día del matrimonio es un día de santidad.16 Sin ninguna duda, el judaísmo es consciente de la trascendencia del matrimonio y sus dificultades. Cuentan los rabinos, que Dios tras la creación del mundo dedico tiempo a esta cuestión considerándola tan difícil como abrir las aguas del mar Rojo. 17 Esta institución, según la enseñanza hagádica del Talmud el matrimonio, tiene a los ojos de Dios tanta importancia, que el mismo Creador forma los matrimonios en el cielo, y era una convicción común que los matrimonios no sólo se hacen en el cielo, sino que también ya están destinados incluso antes del nacimiento. Cuarenta días antes del nacimiento del niño una Bath Kol (la voz de Dios desde el cielo) anuncia: Este individuo se desposará con tal chica 13 Ibid., 206. 14 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, Introduzione al diritto Ebraico, Turín 2002, 93-94. 15 Cf A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 16 T. ABRAMOV, La feminidad Judía, Bilbao 1991, 209. 17 Una matrona preguntó a r. Yose ben-Jalafta: “¿En cuantos diácidos creó el mundo?- “En seis”- “¿Pero que ha hecho desde entonces hasta hoy?”. “Dios,-respondió este- esta sentado y arregla los matrimonios: la hija de éste para aquel”-“¿Es qué es un arte tan grande? Pues yo tambien puedo hacerlo, porque tengo muchos esclavos y esclavas, y en un momento les celebro la boda”.-“A ti te parece una cosa fácil, pero para Dios es un milagro tan grande como dividir las aguas del mar Rojo, en el éxodo de los judíos de Egipto” Dicho esto se despidió. ¿Qué hizo la matrona? Reunió a mil esclavos y esclavas, los puso en fila e indicó a cada uno con quién debía casarse. En una sola noche casó a todos. El día después comparecieron ante ella, uno con la cabeza partida, otro con un ojo hinchado, y otro con una pierna rota. Ésta preguntó: “Qué ha ocurrido?” Una mujer dijo: “Yo no quiero a éste”; un hombre dijo: “Yo no quiero a ésta”. Mandó llamar enseguida al Rabino y le dijo: “No existe un Dios como vuestro Dios y vuestra Torah es la verdad. Lo que me dijiste era exacto” (Gen. R., LXVIII, 4). Cf A. COHEN, op. cit.,203-204. También cf. A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit.y cf. A.UNTERMAN, śydzi, Wiara i Ŝycie, Łódź 1989, 181. 9
  • 10. (Sot 2a).18 En definitiva, más allá de los protagonistas humanos que suponen en el matrimonio las partes del enlace, la fe de Israel mete como primer actor al misto Dios. Pues fue YHVH quien dio la mujer a Adán.19 Por otra parte, el consorcio entre un hombre y una mujer no es solo santo sino que es obligatorio, pues es obligación de cada judío contraer matrimonio y tener hijos.20 Tanto es así que el celibato, según el derecho hebreo, a menos que esté justificado por causas médicas, es considerado una culpa, pues no obedece a la palabra de Dios trasmitida en Gn 2, 18: No es bueno que el hombre esté solo.21 Adán y Eva 22 y tambien Noe23 recibieron esta norma de parte de Dios.24 Y ya R. Jisda, comentando la expresión vuvjosed kol lK dSjbw (carente de todo), como formula de las maldiciones25, lo interpreta con el significado de estar sin esposa (Ned 41a).26 En palabras de R. Tanchúm en el nombre de R. Janilai: El soltero vive sin alegría, sin bendición y sin felicidad, y en Palestina decían tambien- sin Torah, sin defensa y sin paz.27 R. Eleazar apoyándose en el texto bíblico Los creó varón y hembra, los bendijo, y los llamó «Hombre» en el día de su creación. (Gn 5,2) 28 dice que el soltero no merece ser llamado hombre (Yeb 63a). 18 Cf A. COHEN , op. cit., 203. 19 Cf. A.TOSATO, Il matrimonio Israelitico: una teoria generale, Roma 2001, 92. 20 Cf. A.UNTERMAN, śydzi, Wiara i Ŝycie, Łódź 1989, 180. 21 En hebreo: AD+b;l. ~d"Þa'h'( tAyðh/ bAj±-al 22 Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra. (Gn 1,28) 23 Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo: «Sed fecundos, multiplicaos y llenad la tierra.(…)Vosotros, pues, sed fecundos y multiplicaos; pululad en la tierra y dominad en ella. (Gn 9,17) 24 Cf. A.UNTERMAN, op. cit., 180. 25 servirás a los enemigos que YHVH enviará contra ti, con hambre, sed, desnudez y privación de todo. (Dt 28,48a) lKo+ rs,xoåb.W ~roßy[eb.W am'²c'b.W b['ór"B. %B'ê ‘hw"hy> WNx,ÛL.v;y> rv,’a] ^yb,ªy>ao-ta, T'äd>b;['w 26 Cf. A. K ARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 27 H.. DANIEL-ROPS, śycie codzienne w Palestynie w Czasach Chrystusa, Varsovia 1994, 107. 28 (Gn 5,2) ~d"êa' ‘~m'v.-ta, ar"Ûq.YIw: ~t'ªao %r<b'äy>w: ~a'_r"B. hb'Þqen>W rk"ïz" `~a'(r>B")hi ~AyàB 10
  • 11. Pero a su vez, como en toda la fe de Israel, Dios aparece de forma histórica y sin manifestaciones sobre-espiritualizadas, y al igual que el profeta Elías descubre a Dios no en el terremoto ni en el huracán, sino en la brisa suave, así también la teofanía de la unión conyugal surge en lo pequeño. Las lenguas semíticas, a diferencia de las de origen griego y latino, repugnan lo abstracto. Todo vocablo semítico está ligado a las dos realidades concretas de la boca que lo pronuncia y del objeto que designa, ligado a la carne, a la materia, sin ninguna sutilidad artificial.29 Desde esta base, “Mujer”, de manera muy plástica, significa casa, de donde viene el dicho: La casa de un hombre es su mujer (Yom 1, 1) y R. José decía: Nunca he llamado a mi mujer con este vocablo, sino siempre “mi casa” (Shab 118).30 Y también, cuando uno se casa y forma una nueva familia se dice, que “construye una casa” como podemos observar en Ne 7,4.31 A medida que vayamos adentrándonos en el misterio del matrimonio revelado a Israel vamos a poder apreciar la importancia de lo físico, de lo corporal, que para nosotros de herencia helénica posee un valor inferior al del espíritu. Israel ha legado al cristianismo la convicción viva, gozosa, casi apasionada, del valor de las realidades terrenas, y el sentimiento de que este valor se funda no en el contenido limitado de estas realidades, sino en el dinamismo que las hace provenir directamente de Dios.32 La tierra, la casa, la habitación, el tálamo, el cuerpo...todo tiene su valor santo y eterno indivisible del espíritu. Por último, para poner de manifiesto la novedad del matrimonio en Israel, cabe destacar que, gracias a la bondad del cuerpo -porque Dios es el creador del cielo y de la tierra y todo para Él es bueno-, la fe “yahvista” ha desacralizado el matrimonio, es decir ha hecho de él una realidad del mundo terreno. De hecho, como se deduce del relato de la creación, la potencia generativa del hombre, la fecundidad de la mujer y los frutos que ambos producen siguen siendo dones maravillosos del creador, pues todo ello reposa en la elección y benevolencia gratuita de Dios, y por lo tanto ningún gesto mágico podrá 29 Cf. R. ARON, Los años oscuros de Jesús, Bilbao 1991, 56 y 59. 30 Cf.A. COHEN, op. cit., 202. 31 Cf. R. DE VAUX, Instituciones del Antiguo Testamento,Barcelona 1976, 51 y 54. 32 E. SCHILLEBEECKX, El matrimonio, realidad eterna y misterio de salvación, Salamanca 1970, 33. 11
  • 12. atraerla. En Israel las bendiciones son ascendentes, no descendentes, pues lo que existe ya está bendecido pues procede de manos del Bendito. La desmitologización de Dios entraña un rechazo de la religiosidad pagana que rodeaba al matrimonio, pero sitúa a ésta en otra esfera sagrada: la de la creación por el amor soberanamente libre de YHVH. 33 Por lo tanto no son los ritos los que dan el carácter sagrado al matrimonio, porque este es ya sagrado, el gran rito de consagración del matrimonio es el acto creador de Dios. b.Tradición El matrimonio hebreo, como cada acto de la vida del creyente, es una liturgia de bendición en la que los pasos a seguir están ya establecidos y tienen un sentido mayor de aquel que se puede apreciar a simple vista. En el proceso matrimonial hebreo, aunque la realidad es mucho más compleja y diversa dependiendo de la época, y el lugar geográfico, podemos distinguir doce etapas: 1. La elección de la novia. Los jóvenes se encontraban la primera vez en casa de alguien que les conocía a los dos, y si se gustaban, les era permitido antes de tomar una decisión, encontrarse alguna vez más.34 En la tradición de la antigüedad, como también en las referencias bíblicas, la novia es generalmente escogida por el padre del novio. El padre enviaba a un siervo de confianza, conocido como el agente del padre, para buscar a la novia.35 En tiempo de los patriarcas, eran los padres del novio quienes normalmente elegían a la novia, privando al hijo de toda iniciativa.36 En esta primera parte es necesaria, la petición formal de dicha mujer como esposa de parte del interesado. Esta formalidad es necesaria para el desarrollo del matrimonio, ya que para Israel es claro que el matrimonio no es solo un hecho que toque a la pareja, sino que tiene consecuencias para ambas familias, para grupos sociales enteros y para toda la 33 Ibid., 38. 34 Cf. A.UNTERMAN, op. cit., 181. 35 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE, The fall Holidays, Woodbridge (Virginia) 1999, 29. 36 Cf. K.RITZER, Le Mariage dans les Églises chrétiennes du Ier au Xe siècle, París 1970, 55. 12
  • 13. colectividad, por ello la oficialidad en el matrimonio establece una conexión de lo individual con lo social. Sin una petición formal no existe acuerdo matrimonial.37 2. Esta petición abría un periodo de tratativas para llegar a un acuerdo.38 El objeto de la tratativa era doble, uno de carácter personal y otro de carácter patrimonial: 2.1. primeramente el objetivo de carácter personal a. que comportaba: a.1) de parte de aquel que tenía potestad sobre la mujer, la obligación de renunciar a la potestad sobre ella, y reconocer la consiguiente potestad del esposo sobre la esposa, así como la obligación de comenzar la cohabitación en el tiempo establecido; a.2) de parte de la esposa, la obligación radica en reconocerse como no sujeta a la potestad paterna o de otro de función semejante, y estar sujeta a la autoridad el esposo. b. b.1) el tomar por esposa una mujer dada, comporta de parte del que tiene potestad sobre el esposo, si existiese, la obligación de reconocer que éste ya no está más sujeto bajo su potestad, sino que ahora es cabeza de la familia nueva constituida; b.2) de parte del esposo, depende la obligación de reconocerse como ya no sujeto a la autoridad paterna, y convertirse cabeza de la nueva familia, así como el compromiso de que en el tiempo señalado comienza su cohabitación con la esposa.39 2.2. Por otra parte, el segundo objetivo esencial del periodo de tratativas es el de carácter patrimonial, que aunque siendo esencial es secundario: El joven iba a la casa de la novia con el “precio de la novia” y hacía un contrato con el padre de la chica.40 El precio acordado era conocido en hebreo como mohar.41 Este 37 Cf. A.TOSATO, op. cit.,89-90. 38 Gn 34; Jue 14; Gn 24; 1Sam 25 39 Cf. A.TOSATO, op. cit., 93-95. 40 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE , op. cit., 29. 41 Gn 34,12; 1S 18,25; Ex 22,15-16. 13
  • 14. “precio” dado de parte del esposo, va unido también a la dote (en hebreo shilluhim)42 dada por el padre de la esposa. Esta unión de bienes (mohar y shilluhim) pasarán a ser propiedad de la esposa como base económica que pueda dar una seguridad a la nueva empresa. Por lo tanto este precio, no debe ser en ningún caso visto como una compraventa.43 3. En general el cortejo dura relativamente poco, pues el compromiso se realizaba solo después de certificar que los jóvenes se corresponden el uno al otro en las formas y la educación para que el resultado sea satisfactorio. Esta situación en la que un hombre declara su intención de casarse con una mujer y ella acepta se conoce en hebreo con el termino Shiddukhim.44 45 4. Se redacta un documento legal escrito llamado ketubah hbwtk que será leído al final de la primera parte del enlace. Este contrato constata el precio de la novia, las promesas del novio y los derechos de la novia. En él, el novio promete trabajar por ella, honrarla, sostenerla y mantenerla en verdad, proveerle de alimentos, vestimenta y de todas sus necesidades y vivir con ella como marido y mujer. 46 La ketubah era un derecho inalienable de la novia y debe ser firmado y formalizado antes de la boda.47 Romper el pergamino de la ketubah significaba el divorcio. Esto era precedido por una carta de divorcio que el marido daba a su mujer, la carta llamada get fg, que era firmada por dos testigos.48 42 1Re 9,16 43 Cf. A.TOSATO, op.cit., 105-106. 44 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, Introduzione al diritto ebraico, fonti, matrimonio e divorzio, bioetica, Torino 2002, 96. 45 ‫( הנותכ‬literalmente “lo escrito”, “documento, contrato”)- es el acto matrimonial que constituye el proceso ordinario para el enlace. Cf. A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 46 Hacia finales del s. V a.C. ya tenemos constancia de contrato matrimonial escrito en la colonia israelita de Elefantina, antes no hay testimonios en Palestina. Como muestra en el Antiguo Testamento contamos con el Texto del desposorio de Tobías con Sarra.(Tob 7, 12-14) Cf. A.TOSATO, op. cit.,106. 47 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas del Mesías, Shippensburg (Pennsylvania) 1994, 70. 48 Cf. M. SIEMIEŃSKI, Księga świąt i obyczajów Ŝydowskich, Varsovia 1993 ,54. 14
  • 15. 5. Acto seguido la novia debe dar su aprobación49, dado que el consenso es fundamental, pues si el enlace fuese en contra de la voluntad de la esposa, el matrimonio no tendría validez.50 Esta bilateralidad es necesaria, y diferencia el matrimonio de la esclavitud o la prostitución. En caso de que los contrayentes no tuvieran capacidad jurídica, denominados como hijos de familia, y sólo en este caso, es posible que el consentimiento sea dado por parte del que tenga potestad, normalmente el padre. Los dos futuros contrayentes deben manifestar su aceptación y no deben existir obstáculos por parte de ambas familias.51 Si el padre aceptaba al novio y al precio que daba por la novia, entonces el pretendiente ponía un vaso de vino, y si la muchacha lo bebía, daba a entender que aceptaba su proposición y ambos eran declarados prometidos.52 El siguiente paso será la organización de todo aquello que sea necesario para formalizar la ceremonia del compromiso, el tenaim, donde se concretizan, por ejemplo, el lugar y la fecha del mismo.53 Ahora es cuando realmente comienza la primera etapa de la boda, conocida como Quiddushin @yvwdyq. Pues el compromiso matrimonial, no es sino el primero de los dos pasos en el proceso matrimonial. En hebreo, el compromiso se conoce con el nombre de Quiddushin o Erusin; a través de éste los novios se comprometen legalmente a través de un contrato matrimonial que, sin embargo, aun no se les permite vivir juntos. 54 6. El ritual del compromiso. El Quiddushin o Erusin suponen la consagración, es decir, la creación de la unión entre el hombre y la mujer, considerada como el inicio del matrimonio según el derecho hebreo.55 Según la Mishna: A la mujer se la puede conseguir de tres maneras y ella adquiere su independencia de dos modos. Se adquiere con dinero, 49 Cf. E. CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 71. 50 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, op. cit., 99. 51 Cf. A.UNTERMAN, op. cit.,181. 52 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE, op. cit.,29. 53 Cf. Ibid., 96. 54 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 70. 55 Cf. Ibid., 99. 15
  • 16. por documento y por unión sexual. (Qid 1,1)56 No obstante, en la práctica no se conocían nada más que los esponsales llamados de Kesef (dinero), y de Ketubah (documento), y como un signo de esta consagración, el novio ofrecía a la novia un obsequio valioso y ella lo aceptaba.57 El objeto ofrecido, como habito general, es un anillo de oro, simple, sin diamantes. Este ritual es acompañado de dos testigos validos para la ley judía.58 Además, y precediendo a este acto, se elevan dos bendiciones: a) la primera sobre el vino para subrayar la solemnidad del acto. Es cuando los novios comparten la copa del pacto, bebiendo vino; b) la segunda para dar gracias a Dios por haber dado las reglas sobre el matrimonio. Entonces un amigo o un familiar de los novios elevaba un cáliz de vino59 e invocaba las siguientes palabras de bendición: Bendito seas Señor, Dios nuestro y eterno, Rey del Universo, Que has creado el fruto de la vid! Seas Bendito Tú, Eterno, Dios Nuestro, Rey del Universo, que has consagrado con Tus mandamientos (… ) Seas Bendito, Eterno, santificador de Tu pueblo Israel a través del matrimonio bajo el juppah!60 Tras esto tomaba un trago de vino y después daba el cáliz a los novios y el novio haciendo un brindis decía a la novia: Que tú me seas consagrada con esta alianza (introduciendo el anillo en el dedo) según la ley de Moisés y de Israel! larcyw hvm tdK wz t BfB yl tvDqm ta yrh 61 Al hacerlo, la pareja bebe de una sola copa, que se da primero al novio y luego a la novia.62 56 C. DEL VALLE, trad. La Misna, Madrid 1981, 589. 57 Tambien llamado Mattan @Tm, no como un pago sino como una declaración matrimonial. Cf. H.. DANIEL- ROPS, op. cit., 114. 58 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, op. cit., 99. 59 Puede ser también un rabino el que toma la copa de vino y eleva la bendición, tras de lo cual canta las dieciocho bendiciones, que acaban con las palabras: „Con gran rapidez, o Señor, se propague por las ciudades de Judá, y por las periferias de Jerusalén , la voz de la alegría y la fiesta, la voz del esposo y la esposa, la invocación llena de triunfo de los recién casados bajo la juppah, la invocación de los jóvenes en su fiesta cantada. Bendito Tú, oh Señor, que alegras al esposo con la esposa.” Cf. A. UNTERMAN , op. cit., 185. 60 M. SIEMIEŃSKI, op. cit., 53-54. 61 Cf.M. SIEMIEŃSKI. op. cit., 54. 62 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 71. 16
  • 17. Habitualmente se celebraban los esponsales en casa del padre de la novia acompañandolos de un banquete. La casa estaba solemnemente iluminada para la ocasion.63 Había tambien otras bendiciones, según el Talmud de Babilonia: Rabin ben Ad(d)a y Rabbah ben Ad(d)a dicen los dos en nombre dun Rab Jehuda: Bendito seas, YHVH, nuestro Dios, Rey del mundo, tu que nos has santificadopor tus mandamientos, tu que nos has dado un precepto sobre los matrimonios prohibidos y has permitido a nuestros novios (convivir). El final dice: "Raba Acha termina la alabanza en nombre du Rab Jehuda diciendo: Bendito seas, YHVH, que ha santificado Israel por la Juppa y los esponsales."64 7. Tras esta ceremonia del compromiso, la novia debía pasar por una mikvah hwqm o inmersión en agua, la cual es un ritual de limpieza y purificación. La mikvah en hebreo simboliza la separación de una forma antigua de la persona a una nueva, como un renacimiento espiritual. En el caso del matrimonio, indica dejar la antigua forma de vida por la nueva con su esposo. De hecho se considera que una mikvah tiene el poder de cambiar a una persona completamente.65 8. El futuro esposo se va para preparar la cámara nupcial para su esposa. Es responsabilidad del hombre ir con su padre, construir una casa y hacer las preparaciones para la boda. Sin embargo, antes de partir, hace una declaración a la novia: Voy a preparar un lugar para ti; si yo parto ahora, regresaré por ti.66 Pues, cuando el padre del novio considere que la cámara nupcial está lista, el novio retornará a la casa de la novia.67 En otras palabras, mientras que el novio preparaba la cámara nupcial, es el padre quien da la 63 Cf. K.RITZER. op. cit., 58. 64 Cf. Ibid., 58. 65 E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 72. 66 Ibid., 72. 67 Cf.R. SAMPSON - L. PIERCE, op. cit., 30. 17
  • 18. aprobación final del aposento nupcial. El novio no sabe cuando su padre va a dar su aprobación final, para luego enviarlo a recoger a la novia.68 9. La novia es consagrada y separada por un tiempo, mientras que el novio va a construir la casa. Mientras tanto, la novia debía esperar ansiosamente el regreso del novio. En la mente de la novia el novio podía aparecer en cualquier momento, aun a medianoche, por lo tanto, debía estar preparada en todo momento. 69 10. El novio regresará precedido de una voz que dice: "He aquí viene el novio", y se oirá el sonido del cuerno de carnero en hebreo shofar.70 Generalmente, la hora a la que llegaba el novio era a la medianoche.71 El joven iba a casa de la esposa junto con sus amigos al encuentro de la novia y marchaba en un complejo cortejo formado por su familia y amigos acompañados de músicos y sonidos de panderetas.72 Mientras, cantaba textos que nos han llegado hasta hoy en el libro del Cantar de los Cantares: Que bella eres amiga mía… ¡Levántate, amada mía, hermosa mía, y vente! Paloma mía, en las grietas de la roca, en escarpados escondrijos 68 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 72. 69 Cf. Ibid., 72-73. 70 Shofar,rpwv (lit. Cuerno), es una forma arcaica de los instrumentos de viento, que ha llegado hasta nuestros días. La raíz de la palabra hebrea rpwv significa “brillar, adornarse", indicando el claro sonido del instrumento. Está hecho de cuerno, y esto aparece no sólo en la tradición talmúdica, sino porque en lugar de shofar también se utiliza la palabra zrq (cuerno); El término lkwy (carnero) se asocia frecuentemente con la palabra shofar, por lo que se supone que el instrumento originalmente era hecho de cuerno de carnero; más tarde, el shofar era diseñado de metal o de otro material siempre conservando la forma de cuerno. En la ley de Moisés, se prescribe el uso del shofar para los sacrificios en los días de luna nueva, en los días de fiesta y alegría (Nm 10, 10), del año jubileo (Lev., 25, 9). También se utilizaba en las procesiones religiosas (2Sаm 6, 15 y 1Cr 15, 28). Se sonaba el shofar como alarma para reunir al ejército, para la escapada ante la llegada del enemigo y para detener la acción en la batalla (Jue 3, 27, 2Sam 20, 1, 22; 2, 28; Job 39, 24s); El sonido del cuerno anunciaba también al pueblo la entronización del Rey (2Sam 15, 10).Cf. F.A. BROKGAUZOM – I.A. EFRONOM, « Шофар- shofar [cuerno]», op. cit. 71 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73. 72 Cf. R. BATEY, «Oblubieniec i Oblubienica [el novio y la novia]», Slownik Symboliki Biblyjnej, Varsovia 2003, 613. 18
  • 19. muéstrame tu semblante, déjame oír tu voz; porque tu voz es dulce, y gracioso tu semblante.(Ct 2,13-14).73 La ceremonia principal, que consistia en conducir a la esposa a su nueva casa, es precedida manifiestamente de ceremonias de despedida, respectivamente por parte de amigos y de compañeros de juventud. Entonces, con vestidos de fiesta, rodeado de sus padres y amigos, el desposado aparecia ante la casa de su futura esposa, para llevarla a su nuevo hogar. La desposada era asi mismo rodeada de sus amigas, ella estará cubierta por un velo hasta la entrada en la camara nupcial.74 En la celebración del matrimonio existía una tradición consistente en que los esposos llevaran una corona; entonces, también como una costumbre aceptada, si la esposa no tenía nada que reprochar, era conducida en una litera. La esposa entonces era acompañada del chico de honor y sus amigos. Mas tarde, la comida de la boda tiene lugar generalmente en casa del esposo, cuya casa es iluminada aun en pleno dia. 75 La boda de los novios se lleva a cabo debajo de la juppah o dosel matrimonial.76 El 77 novio será el primero en llegar a ella. Cuando el novio se aproxima a dicho baldaquino, el cantor recita: “bendito el que viene”, en hebreo Baruj Haba hbh &rb. es una expresión que denota bienvenida. El novio es recibido y coronado como rey bajo la juppah.78 Y así como un rey, marcha con sus mejores vestidos y con una corona hecha con ramos.79 73 Cf. H.DANIEL-ROPS, op. cit., 114. 74 Cf. K.RITZER. op. cit., 56. 75 Cf. Ibid., 60. 76 El término juppah ( en hebreo hPj) originalmente está referido al palio esponsal o la cámara nupcial (Gen. R. 4:4) y a veces a la boda en sí (Avot 5:21). Cf. «Huppah [baldaquino]» , Encyclopaedia Judaica, Jerusalén 1971, Vol 14. 77 Existe otra tradición en la que es la novia la primera en entrar en la juppah como una reina, pues todo el ritual era como una ceremonia real. Cf..H.DANIEL-ROPS, op. cit., 114. 78 Cf. E. CHUMNEY, Las Siete Fiestas. 73. 79 Cf. R.BATEY, «Oblubieniec i Oblubienica [el novio y la novia]», Slownik Symboliki Biblyjnej, Varsovia 2003, 613. 19
  • 20. El padre acompaña al novio bajo el baldaquino, como encontramos en la literatura rabínica cuando Dios y los ángeles que le ayudaban hicieron esta función en boda de Adán y Eva.80 La novia es la segunda en entrar a la juppah, acompañada de su madre y de su futura suegra, llevando velas encendidas y en el camino es acompañada de música y cantos, mientras que los invitados salen a su encuentro y van con ella. En algunas regiones la novia antes de entrar bajo el baldaquino rodea siete veces al esposo, y en otras lo hace tres.81 La esposa tiene el rostro cubierto hasta el final de la ceremonia como símbolo de su virginidad.82 Se recitan las siete bendiciones en hebreo Shwa Brajot twkrb [bv, las siete bendiciones con las cuales se alaba al Señor por haber creado el fruto de la vid, el mundo, el hombre, por haber creado el hombre a su imagen y haber establecido para él la procreación y se le pide que reconstruya Sión y bendiga la nueva pareja .83 Es en el curso de esta comida cuando la bendición da a la fiesta su caracter religioso. El Talmud de Babilonia cita (Keth 8a) bajo el nombre de R. Jehuda la formula siguiente: R. Jehuda ha dicho: Bendito seas, YHVH, nuestro Rey, Rey del mundo, que todo lo has creado para tu gloria; Tú que has formado los hombres, que los has creado a tu imagen, a la imagen de tu semejanza; Tú que has sacado del hombre un edificio (=la mujer) para toda eternidad. Bendito seas, YHVH, Creador de los hombres! que la esteril (=Sion privada de sus hijos), se goza con gran alegria, cuando sus hijos se unen alrededor de ella en su alegria. Bendito seas YHVH, Tú que haces la alegría de Sión! Lleno de alegria esta pareja bien 80 Cf. A.UNTERMAN, op. cit., 182. 81 Cf. Ibid.,184. 82 Cf. R.BATEY, op. cit., 613. 83 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, op. cit., 106. 20
  • 21. amada asi como tu lo fuistes en otro tiempo en el jardin, para tu criatura, tu imagen. Bendito seas, Tú, YHVH que haces la alegria del esposo y la esposa. Bendito seas, YHVH, nuestro Dios, Rey del mundo, Tú que has creado el placer y la alegria, el esposo y la esposa, la alegria, el júbilo y la felicidad del corazón, la fraternidad, la concordia y la amistad. Que pronto escuhemos, Oh YHVH, nuestro Dios, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén el grito de las delicias y el grito de la alegría, la voz del esposo , y la voz de la esposa, los gritos de júbilo de los esposos en la habitación nupcial y los de los jovenes en el banquete de nupcias.84 En este momento, el joven novio rompía un cáliz como símbolo de luto por la destrucción del Templo de Jerusalén 85 y comenzaba entonces un tiempo de alegría y fiesta.86 A la mesa, el esposo toma el sitio de honor, mientras que la esposa se sienta con pudor a su lado.87 Tras la ceremonia, los esposos son ya considerados marido y mujer a todos los efectos, con la obligación de fidelidad, asistencia y cohabitación.88 84 K.RITZER, op. cit., 60-61. 85 Destaquemos que ciertos usos particulares, de caracter alegre, fueron prohibidos por los rabinos en señal de desgracias nacionales; asi como el llevar coronas: despues de la guerra de Quietus (115-117 despues d.C ) la corona de la esposa; antes ya durante la guerra de Vespasino (66-73 despues d.C) la corona del esposo asi como el canto en las casas nupciales, prohibición que, a decir verdad no era seguida universalmente, y que algunos limitaban a los instrumentos musicales. Cf. Ibid., 62. 86 Si los jóvenes eran bastante adultos para construir una casa, entonces entre los regalos se encontraban las twzwzm mezuzot que contenían pequeños rollos de pergamino con citas de la Torah y con la letra que comienza la palabra Shaddai- Todopoderoso. La hzwzm mezuza se colocaba en las jambas de las puertas de cada casa judía, cumpliendo así el mandamiento del Deuteronomio: “Escribe estas palabras en las jambas de tu casa y en las puertas.” Cf. M. SIEMIEŃSKI, op. cit., 55-56. 87 Cf. K.RITZER, op. cit., 62. 88 Cf. A. MORDECHAI RABELLO, op. cit., 106. 21
  • 22. 11. A continuación viene una parte, que aunque no añade nada nuevo en cuanto a contenido, sin embargo cumple una función completiva, es decir pone en acto todo lo que está en potencia recogido durante todo el largo proceso matrimonial hebreo. Como ya hemos visto, cuando el tiempo ya establecido llega a su término, se produce la salida de la esposa de la casa paterna acompañada de la bendición del padre.89 El novio “rapta” a la novia, para llevarla a la cámara nupcial o jeder rdj en hebreo, donde el matrimonio será consumado.90 Esto completa el matrimonio, conocido en hebreo como nesu'in @asn.91 Y este es el acontecimiento más importante del matrimonio: la entrada en el jeder donde los recién casados consuman su enlace.92 Durante este tiempo el padre hace una fiesta para anunciar el matrimonio.93 Todos los invitados se reúnen fuera, esperando que el amigo del novio anuncie la consumación del matrimonio cuando el novio le transmita el mensaje. El matrimonio se consumaba la primera noche (Cf. Gn 29,23). La sábana con la mancha de sangre de esta noche se guardaba, como prueba de la virginidad de la novia (Cf. Dt 22,13-21).94 Con el nesu`in, el hombre posee de tal modo a la mujer, que de hecho esta “enmujerizado” (ba´al ishsha), mientras que la mujer pertenece al marido de de hecho esta “enmaridada” (be´ulat ba´al).95 12. Finalmente se celebra el banquete de bodas para todos aquellos que fueron invitados por el padre de la novia. 96 . La comida del matrimonio tenia lugar habitualmente en casa de la desposada. 89 Cf. A.TOSATO, op. cit., 109. 90 Las normas que atañen a la vida sexual en el matrimonio hebreo muestran una dualidad: por una parte afirman el acto sexual como el poder de Dios de dar la vida,-y de acuerdo con la doctrina cabalística- como un símbolo de la estructura interna de la divinidad, mientras que por otra parte, también existe una visión ascéticas frente a este instinto. Cf. A. UNTERMAN , op. cit., 187. 91 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73-74. 92 Cf. R.Batey, op. cit., 613. 93 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE, op. cit., 30. 94 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 74. 95 Cf. A.TOSATO. op. cit., 110. 22
  • 23. En el dia de las nupcias no se veía el fin de los gozos, durante siete dias al menos, 97 cuando no eran dos semanas, se tenia costumbre de festejar este feliz acontecimiento. Al final del séptimo día, la pareja de recién casados sale de la cámara y toman parte en el banquete de bodas.98 En el banquete de bodas se lee de nuevo el Shwa Brajot twkrb [bv. alegrándose el esposo y a la esposa por esta gran mitzwah (mandamiento) entre música, bailes y cantos, que acompañan tradicionalmente a todas las bodas hebreas.99 96 Cf. Ibid. 110. 97 Cf. K.RITZER. op. cit., 56. 98 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE, op. cit., 30. 99 Cf. J. DONIM, Быть Евреем, Jerusalén 1990, 265. 23
  • 24. Símbolos esponsales en la tradición judía a. Figuras del Esposo y la Esposa a.1) YHVH e Israel. Según el mandamiento de la sociedad hebrea el esposo y la esposa son un hombre joven y una mujer joven, que se preparan a un itinerario común a través de una vida común, para la construcción de una casa y la creación de una familia.100 Israel ha vivido el matrimonio como una misión: la de fundar una familia en la perspectiva de unión de vida y de intersubjetividad conyugal. La "unidad de carne", la unidad de vida, establecida por Dios entre hombre y mujer en el matrimonio, no puede dar sino «hijos de Dios». Como proclama Malaquías: ¿No ha hecho El un sólo ser que tiene carne y soplo de vida? Y este único ser, ¿qué busca? Una posteridad dada por Dios (Ml 2,15-16).101 Análogamente a como aparece en la Biblia y en toda la tradición hebrea, cada matrimonio es como una nueva epifanía de la alianza de Dios con su pueblo.102 En el Antiguo Testamento el Esposo es YHVH, y todo aquello que lo simboliza, y la Esposa es Israel y todo aquello que forma parte de él.103 Ya en los profetas, leídos con mentalidad semita, un símbolo no es solamente un símbolo: la imagen y la realidad representada tienden a identificarse (cf. Jr 28,10; 27,2). En este sentido, el matrimonio es una reproducción de la comunidad de gracia de Dios con Israel.104 Los profetas muy a menudo usaban la figura del matrimonio, como símbolo para definir la relación entre Dios e Israel (Cf. Os 2, 2-22; Is 62, 4-5, Jer 3 y 20; Ez 16 y otros).105 Fue Dios el que estableció el matrimonio y su santidad divina en la Torah, en el primer libro de la Biblia, el Génesis cuando creó a Adán y a Eva para que se llegaran a ser 100 Cf. R.BATEY, op. cit., 612. 101 E. JIMÉNEZ HERNANDEZ, Hombre y Mujer Imagen de Dios (Moral Sexual), Bilbao 1990, 31. 102 Cf. K. ROMANIUK, MałŜeństwo i Rodzina w Biblii, Katowice 1981, 49. 103 Cf. Ibid., 49. 104 E. JIMÉNEZ HERNANDEZ, op. cit., 37. 105 Cf. F.A. BROKGAUZOM – I.A. EFRONOM, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit. 24
  • 25. una sola carne. Al hacer esto, nos presentó una viva imagen de su “boda” con todos aquellos que creyeran en Él.106 Entonces YHVH Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que YHVH Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada.» Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne. (Gn 2,21-24) Como hemos dicho antes, la Biblia es un pacto matrimonial en el cual Dios, como el Novio, está en el proceso de contraer matrimonio con Su novia, es decir, los creyentes en Él, quienes en el futuro vivirán con Él por siempre.107 El pueblo de Israel se convierte en Esposa de un Dios celoso. Toda descripción del matrimonio en la Biblia es por analogía una imagen de YHVH-Esposo con el pueblo que él se ha escogido.108 No obstante a pesar de que el matrimonio rara vez era producto de una elección de parte de la mujer, la Sagrada Escritura nos presenta la esposa como una persona contenta y feliz, que experimenta la alegría de la espera, pues para ella el matrimonio significaba el fin del periodo de maduración y el inicio de los deberes familiares.109 Mientras que el esposo es hermoso, fuerte preparado para consumar el matrimonio, la esposa aparece pura, natural llena de belleza y gracia.110 La Biblia muestra una verdadera historia de amor que tiene su comienzo más notable en la alianza del Sinaí con su pueblo, y que más tarde en su infidelidad es llevado de nuevo por Dios al desierto para hablarle al corazón, y que Israel responda como en los días de su juventud. Sin embargo frente a esta “crisis matrimonial” la victoria es del Esposo como podemos ver en Is 54, 1-2.5-8, cuando la alegría dará de nuevo la fertilidad a Israel.111 106 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 68. 107 Cf. Ibid., 68-69. 108 Cf. K. ROMANIUK , op. cit., 49. 109 Cf. R.BATEY, op. cit., 612. 110 Cf. Ibid., 613. 111 Cf. K. ROMANIUK, op. cit., 50-51. 25
  • 26. Al igual que YHVH y su pueblo elegido, así a los esposos les debe unir el amor y el respeto mutuos. 112 En el Cantar de los Cantares aparece la unión de Dios con su pueblo.113 En un diálogo apasionado entre La Esposa y el Esposo114, la esposa exclama: Como el manzano entre los árboles silvestres, así mi amado entre los mozos. A su sombra apetecida estoy sentada, y su fruto me es dulce al paladar. Me ha llevado a la bodega ,y el pendón que enarbola sobre mí es Amor. Confortadme con pasteles de pasas, con manzanas reanimadme, que enferma estoy de amor. (Ct 2, 3-5) Y el Esposo declara a su Esposa: Me robaste el corazón, hermana mía, novia, me robaste el corazón con una mirada tuya, con una vuelta de tu collar. ¡Qué hermosos tus amores, hermosa mía, novia!¡Qué sabrosos tus amores! ¡más que el vino!¡Y la fragancia de tus perfumes, más que todos los bálsamos! (Ct 4, 9-10) Así, en el Cantar de los cantares aparece no solo un amor espiritual, sino también un amor “eros” característico de las bodas en Israel, porque el ritual del enlace matrimonial era también celebración de la sexualidad del hombre y de la mujer, así en aquel día habían muchas alusiones con contenidos eróticos.115 Según la interpretación hoy predominante, las poesías contenidas en este libro son originariamente cantos de amor, escritos quizás para una fiesta nupcial israelita, en la que se debía exaltar el amor conyugal.116 El Tárgum interpretaba el Cantar de los Cantares como una alegoría de la historia de Israel desde el Éxodo hasta la era mesiánica y la construcción del Tercer Templo.117 Otro profeta, Oseas presenta en enlace matrimonial como unión entre Dios e Israel.118 Este amor aunque eterno, inmutable y fiel, necesita de una respuesta de parte de la Esposa. No obstante este amor celoso de YHVH-Esposo es traicionado a pesar de tantos 112 Cf. R.BATEY, op. cit., 614. 113 Cf. K.BARDSKI, Słowo oczyma golebicy, Varsovia 2007, 184-211. 114 Cf. K. ROMANIUK. MałŜeństwo i Rodzina w Biblii. Katowice 1981, 54. 115 Cf. R.BATEY, op. cit., 613. 116 Papa Benedicto XVI, Carta Encíclica Deus est Caritas, # 6. 117 Cf. K. N. SCHOVILLE, «Song of the songs [cantar de los cantares]» Encyclopaedia Judaica Jerusalem, Jerusalén 1971. 118 Cf. R.BATEY, op. cit., 614. 26
  • 27. beneficios (cf Os 2, 4-7.10-15), es un amor que toma el rechazo y es obligado a castigar a fin de llevar a la Esposa pecadora al camino de la vida. 119 No me compadeceré de sus hijos, No sabía ella que era yo porque son hijos de prostitución. quien le daba el trigo, el mosto y el aceite virgen, Pues su madre se ha prostituido, ¡yo le multiplicaba la plata, se ha deshonrado la que los concibió, y el oro lo empleaban en Baal! cuando decía: «Me iré detrás de mis amantes, Por eso volveré a tomar mi trigo a su tiempo los que me dan mi pan y mi agua, y mi mosto en su estación, mi lana y mi lino, retiraré mi lana y mi lino mi aceite y mis bebidas.» con que cubría su desnudez. (Os 2, 6-7.10-11) En la encíclica Deus est caritas, el santo Padre Benedicto XVI habla en el punto noveno de la novedad de la fe Bíblica, que muestra cómo los profetas Oseas y Ezequiel, sobre todo, han descrito esta pasión de Dios por su pueblo con imágenes eróticas audaces. La relación de Dios con Israel es ilustrada con la metáfora del noviazgo y del matrimonio.120 Isaías, por otra parte, presenta el símbolo del matrimonio bajo la alegoría de la vid121, como en los salmos donde el sarmiento de la vid significa la esposa fértil,122 así se muestra en la escritura: Tu esposa será como parra fecunda en el secreto de tu casa. Tus hijos, como brotes de olivo en torno a tu mesa. (Sal 128, 3) voy a cantar a mi amigo la canción de su amor por su viña. Una viña tenía mi amigo en un fértil otero. La cavó y despedregó, y la plantó de cepa exquisita. Edificó una torre en medio de ella, y además excavó en ella un lagar. Y esperó que diese uvas, pero dio agraces. (Is 5, 1-2) Esta manifestación de amor se diferencia a lo visto antes, pues el viñador tiene un interés, trabaja y se esfuerza para tener fruto. Pero no obstante el buen trato, la viña no da fruto. La esposa no responde al amor del esposo. Este tema también es tocado por Jeremías123, donde aparece una esposa que es insensible e incluso es indiferente.124 119 Cf.K. ROMANIUK. MałŜeństwo i Rodzina w Biblii. Katowice 1981, 49. 120 Benedicto XVI. Deus est Caritas. Vaticano 2006. # 9 121 Cf. K.BARDSKI, op. cit., 180. 122 Cf.K. ROMANIUK, op. cit., 51. 123 Cf. Jr 2, 20-25 124 Cf. K. ROMANIUK, op. cit., 52. 27
  • 28. ¿Cómo dices: «No estoy manchada; en pos de los Baales no anduve?» ¡Mira tu rastro en el Valle! Reconoce lo que has hecho, camellita liviana que trenza sus derroteros, (Jr 2, 23) Pero el amor de este esposo es especial, va mas allá del interés y del amor “eros”, pues YHVH-esposo lucha por el bien de aquella a quien ama para que retorne125: Plántate hitos, ponte jalones de ruta, presta atención a la calzada al camino que anduviste. Vuelve, virgen de Israel, vuelve a estas ciudades. ¿Hasta cuándo darás rodeos, oh díscola muchacha? Pues ha creado YHVH una novedad en la tierra: la Mujer ronda al Varón.(Jr 31, 21-22) En palabras de Emiliano Jiménez: lo verdaderamente inédito hasta este momento es el simbolismo que los profetas emplean como fondo de su mensaje: el matrimonio como signo e imagen de la alianza divina. Dios no se revela solamente en su nombre misterioso126, sino que da a conocer sus relaciones con su pueblo también como esposo, que ama a Israel con un amor nupcial. Pero no se trata de un mito, como el de la religión cananea, donde el dios esposo fecunda la tierra de la que es el Baal: señor y marido127. El Dios de Israel es Esposo, no de su tierra, sino de su Pueblo; el amor que los une tiene una historia: las atenciones gratuitas de Dios y el triunfo constante de su misericordia sobre la infidelidad del pueblo.128 El Dios único en el que cree Israel, no es una deidad alejada, ni un ser que ama de forma para nosotros desconocida. Dios, como persona, ama de manera personal.129 a.2) Otros Símbolos que representan al Esposo y la Esposa Junto al símbolo de YHVH e Israel como pareja matrimonial podemos encontrar en la tradición judía otros símbolos, que no son, sino una derivación del primero, y son estas las parejas: Shabbat-Israel, Torah-Israel y Mesías-Israel. El Shabbat, es decir, el séptimo día de la semana hebrea, aparece como una novia que viene al encuentro del pueblo elegido, de hecho, así como dice en el Midrash Genesis Rabba: el Shabbat, al contrario que los demás días de la semana, no tiene pareja: el domingo 125 Cf. Ibid., 52-53. 126 Ex 3,14ss 127 Os 2,18;Jr 2,11s 128 E. JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, op. cit., 37. 129 Cf. Papa Benedicto XVI, op. cit., # 9. 28
  • 29. esta ligado al miércoles, el lunes al jueves, el martes al viernes, pero el Shabbat se queda solo. No tiene pareja digna de él. Entonces, para evitar que el día de la infinita alegría esté ensombrecido por la tristeza, Dios le dice al Shabbat: "La comunidad de Israel será tu pareja” 130 Esta relación amorosa entre el pueblo judío y el Shabbat se refleja claramente en el himno que se eleva al inicio de la preparación litúrgica del Shabbat conocida bajo el nombre hebreo de Kabalat Shabat: “Ven amado mí, salgamos al encuentro de la novia hlK tarql ydwd hkl, Recibamos con Júbilo al Shabbat (…) .hlBqn tBv ynP Con la llegada del Mesías, yxrP @B vya dy l[ Nos regocijaremos y alegraremos. hlygnw hjmcnw Tráenos tu paz, oh reina Shabbat, Hl[B trf[ !wlvb yawB Bríndanos la alegría y el regocijo; hlhxbw hjmcB !g Reside entre los fieles de tu pueblo, hlgs ![ ynwma &wT Ven amada mía, ven amada mía. hlk yawB hlk yawB131 Existe otro texto en el Génesis Rabba que pone de manifiesto el significado esponsal del Shabbat: Parábola del rey que construía una cámara nupcial. La adornó con frescos y pinturas. ¿Qué faltaba? ¡Una novia, una “kal.lah”, 132 que entrara en ella! Y ¿qué le faltaba al mundo? ¡Shabbat! Los rabinos dijeron: Parábola del rey que se fabrica una sortija. ¿Qué le faltaba? ¡Un sello! Y, ¿qué le faltaba al mundo? ¡Shabbat! (Gen. R. 10, 7). Tanto el anterior midrash como este ponen de manifiesto, que en la mentalidad Judía está patente que el Shabbat es la novia del Pueblo de Dios. Pues en este día se da también la experiencia de armonía e intimidad de todo un pueblo.133 130 M. VIDAL, El Judío Jesús y el Shabbat, Bilbao 2001,12. 131 Servicio de Kabalat Shabbat, Santiago de Chile 1996, 120-121. 132 En hebreo, prometida, novia, kal.lah, es homónimo (fonéticamente y en cuanto a su significado) del verbo cumplir, acabar, kalah. M. VIDAL. El Judio Jesús., 118. 133 Cf. Ibid., 118-120. 29
  • 30. Por otra parte, la relación de Israel hacia la Torah simbólicamente también se parece a las relaciones entre el esposo y la esposa. Pues, según el Talmud, la Torah está desposada con Israel por ello no es accesible a otras naciones (Pes 49b).134 Como, una expresión de ello, vemos a los fariseos que son los antecesores de los jasidim, los enamorados de la Torah.135 Como dice Marie Vidal, la comunidad de Israel (…) esta unida por lazos de amor a Dios por una parte y a la Torah de Dios por otra: "La Torah que nos enseñó Moisés es la herencia de la asamblea de Jacob" (Dt 33, 4). Los rabinos, jugando con las dos posibles lecturas de la palabra morasha (herencia) y meorasa (prometida), proponen la siguiente interpretación: "La Torah que nos enseñó Moisés es la prometida perpetua de la comunidad de Jacob".136 En la mística hebrea, estas dos relaciones de amor de Dios a través de la Torah trasmitida por Moisés y el Shabbat como novia de la comunidad, están profundamente ligadas entre sí, y por lo tanto, en el día de Shabbat, cada judío se consagra a la relación con su Creador, y a su vez al estudio y enseñanza de la Torah.137 Como hemos visto en el himno de “bienvenida” a la reina Shabbat, la relación amorosa de Israel con su novia incluye también la llegada del Mesías. Es por lo tanto, importante tocar este punto difícil, referente al significado esponsal del Mesías. La dificultad de esto radica en que dicho significado esponsal es aceptado casi únicamente por una corriente relativamente nueva dentro del judaísmo, que singularmente acepta la veracidad no solo del Antiguo Testamento, sino también del Nuevo. Esta corriente es denominada Judaísmo Mesiánico.138 134 Cf. A. KARLIN, « Брак- brak [matrimonio]», op. cit.. 135 Cf. M VIDAL, Un ebreo chiamato Gesú, Napoles 1998, 97. 136 M. VIDAL. El Judío Jesús.,12. 137 Cf. Ibid., 12. 138 Cf. M. SCHIFFMAN, Resztka Izraela Powraca, Cracovia 1998 , 14-15. 30
  • 31. En breves palabras, y como avance del tercer capítulo muestro aquí, la síntesis del concepto esponsal del Mesías con Israel descrita por Eddie Chumney, un judío mesiánico de los EE.UU.: Ha sido el deseo de Dios desde que Él creó a Adán en el Huerto del Edén vivir y habitar con Su Novia por toda la eternidad. Por causa del pecado del hombre y su desobediencia, el plan de Dios ha tenido que ser retrasado hasta que Él redimiera al hombre, enviando a Jesús el Mesías y nuestro Novio celestial para comprarnos y obtener una Novia por medio del derramamiento de Su sangre sobre el madero del Calvario. Desde el tiempo que Jesús resucitó y ascendió hasta el trono de Dios, Dios ha estado preparando un hogar celestial para Su Novia. La resignación y paciencia de Dios para vivir y habitar con Su Novia está llegando a un final. Pronto el Shofar (trompeta) celestial sonará y el grito será hecho en los cielos, "¡Aquí viene el esposo!" (Mt 25,6).139 139 E. CHUMNEY, Quién es la Novia del Mesías, Strasburg (Ohio) 2002, 237. 31
  • 32. b.Significado Matrimonial de las Fiestas y las Costumbres Otra realidad en la que aparece el sentido esponsal, a veces implícitamente y otras de manera clara, es en el tiempo, no tanto como kronos, es decir como una sucesión de momentos de manera regular, sino en el tiempo como kairós, es decir como eventos que trascienden la cotidianeidad y abren el hombre a lo "otro”. Este kairós se manifiesta de forma privilegiada en las fiestas, de hecho, las fiestas establecen el patrón de los eventos divinos aquí en la tierra.140 El recuerdo de Dios es amor creador que escucha y socorre, da la vida y perdona. Como consecuencia de este recuerdo original de Dios, el hombre debe corresponder recordando que Dios lo ama, lo acompaña y lo protege. Se afirma así, al comienzo del año, que la raíz del tiempo141 está en el amor de Dios, que gratuita y libremente da el ser y la vida. Desde este punto de vista, el tiempo es salvación o perdición, según como se coopere con él.142 Como hemos dicho al principio del primer capítulo, cada Matrimonio es considerado como un microcosmos de la relación matrimonial última entre Dios y el pueblo judío así como cada hogar judío es considerado como un santuario en miniatura.143 Y esta relación matrimonial de Dios con su Pueblo aparece no solo en la Biblia, que como antes hemos visto tiene una estructura de pacto matrimonial, sino también en la vida y costumbres del Pueblo elegido: principalmente en las fiestas.144 Las fiestas son un lenguaje a través del cual Dios habla a su pueblo, son símbolos y ejemplos proféticos que nos muestran los acontecimientos venideros en el plan de redención divino. Las fiestas hebreas albergan un gran contenido mesiánico señalando al Mesías y al plan que Dios tiene para el mundo a través del Él. Dios nos dio las fiestas para 140 Hb 8,1-2,5; 9,8-9,23; Ex 25,8-9,40; 26,30; Nm 8,4; Ez 43,1-6,10-12. 141 El hebreo tiene como misión santificar el tiempo, la historia, viviendo en armonía con él, el varón lo hace a través de las 613 mitzvot, mientras que la mujer cumpliendo menos mitzvot vive en continua armonía con el tiempo a través de la menstruación. Cf T. ABRAMOV, La feminidad Judía, Bilbao 1991, 20-21. 142 A. RODRÍGUEZ CARMONA, La religión Judía, Madrid 2001, 687-688. 143 Cf. T. ABRAMOV, op. cit., 209. 144 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 3. 32
  • 33. que podamos aprender y comprender el plan divino de redención del mundo y acerca de nuestra relación personal con Él.145 Las fiestas hebreas, según la corriente mesiánica de Israel, fueron dadas por Dios para que su pueblo pudiera conocer acerca de la venida del Mesías y el rol que éste jugaría en la redención y restauración divina tanto del hombre como de la tierra tras la caída del hombre en el jardín del Edén.146 La conyugalidad en las costumbre hebreas aparece como una voz de fondo, por ejemplo según la mística de la Cábala, la palabra hebrea “amor”: ahavah hbha es numéricamente equivalente a “uno” en hebreo ejad dja. Más aún, cuando se unen los valores numéricos de ambas palabras, la suma es veintiséis, equivalente numérico del nombre de Dios. Nuevamente vemos que, para el judaísmo, el amor es unicidad, y que cuando una pareja se une en el amor, revelan y reflejan la presencia divina.147 El significado esponsal de Dios con su pueblo se repite continuamente en las fiestas: En la fiesta de Shavuot (Pentecostés) se actualiza el matrimonio de los hijos de Israel con Dios en el Monte Sinaí como una profecía del momento cuando Dios contraiga matrimonio con su Esposa espiritual en la juppah espiritual que es el cielo.148 La juppah es otro símbolo que se repite en las costumbres hebreas. De hecho, un elemento tan diariamente utilizado como la kippah, es comparado con la juppah, que simboliza la presencia de Dios en la ceremonia del matrimonio y nos recuerda, que el juramento matrimonial no es un acuerdo entre dos, sino entre tres personas. Dios mismo es parte del matrimonio y socio del juramento. Por lo tanto romper el matrimonio significa no solo un agravio para el esposo o la esposa, sino también para el mismo Dios. La kippah, lo 145 Cf. Ibid., 1-5. 146 Cf. Ibid., 7. 147 Cf. T. ABRAMOV, op. cit., 20. 148 Cf. E. CHUMNEY. Quien es la Novia., 197. 33
  • 34. mismo que la juppah es un símbolo de presencia de Dios, es signo explicito e intencionado de la autoridad divina.149 Una de las imágenes más bellas del Shavuot es el de una ceremonia matrimonial entre Dios-Novio e Israel-Novia.150 La Biblia nos dice en Jr 2,2 que en el Monte Sinaí, Dios se comprometió con Israel, como está escrito: Ve y grita a los oídos de Jerusalén: Así dice YHVH: De ti recuerdo tu cariño juvenil, el amor de tu noviazgo; aquel seguirme tú por el desierto, por la tierra no sembrada. Consagrado a YHVH estaba Israel, primicias de su cosecha. «Quienquiera que lo coma, será reo; mal le sucederá» - oráculo de YHVH.151 Al igual que Shavuot, cada fiesta encierra el eco de la relación matrimonial. Los sabios judíos han descrito el matrimonio como “el propio Yom Kippur” para la novia y el novio. Sus pecados son perdonados y se les brindan energías espirituales excepcionales para enfrentar los desafíos de la nueva vida matrimonial.152 El día del matrimonio, al igual que en los días que preceden el Yom Kippur , debe ser dedicado a teshuvah hbwvt – arrepentimiento, tefilah hlpt– rezo y tsdakah hKdx–caridad. Es un tiempo, no solo de diversión, sino de conversión, al cual hay que ir preparado con una preparación semejante al tiempo de Rosh Hashanah (del que hablaremos más tarde).153 Al igual que el mes de Elul es una preparación a la acogida del Mesías y del final de los tiempos a través de una conversión profunda así la preparación al matrimonio tiene que ser un tiempo de pureza para invitar a Dios que bendiga este enlace y en el habite. De una forma muy bella, el versículo del Cantar de los Cantares: Ani ledodi vedodi li yl ydwdw ydwdl yna Yo soy para mi amado y mi amado es para mi (Ct 6,3) es considerado como un acróstico que conforma con sus iniciales la palabra lwla Elul.154 149 Cf. M.SCHIFFMAN, op. cit., 117-118. 150 Cf.E.Chumney, Las Siete Fiestas., 46-48. 151 Cf. Ibid., 48. 152 Cf. T. ABRAMOV, op. cit., 209-210. 153 Cf. Ibid., 210. 154 Cf. M. FRANK , La esencia de Israel (Rosh Hashana, Yom kippur, Succot), Jerusalem-Bilbao1990, 19. 34
  • 35. La fiesta más importante en la tradición hebrea y que sella la identidad de Israel, el Pesaj jsP, es decir, el paso de la esclavitud de Egipto a la tierra prometida, tiene un carácter esponsal de un Dios ya olvidado, hacia un pueblo de esclavos. El corazón de esta fiesta son 155 las grandes bendiciones, en hebreo las Berajot twkrB de la narración de la Pascua, o Hagadah shel Pesaj jsP lv hdgh . Estas Berajot concentran toda la espiritualidad de la primera Alianza y son el corazón de la teología hebrea, son una respuesta de Dios mismo a través de los siglos a su propia Palabra de amor dirigida a Israel, su Esposa. Así como una respuesta de la Esposa a la Palabra de Dios. En el diálogo amoroso entre Dios y el hombre, la Berajah supone la respuesta que el divino Esposo desea escuchar más que cualquier otra porque Él mismo la ha puesto en los labios y en el corazón de su Esposa.156 El Pesaj es la noche en que las Berajot toman un carácter especialmente solemne, pero estas acompañan todo el año al Pueblo-Esposa de Dios. Cada ocasión en la que la comunidad hebrea se reúne en la Sinagoga para escuchar la historia de Amor de Dios para con ella son pronunciadas las Berajot. Más tarde reunidos en la casa, en familia, en el trabajo, yendo de camino o acostados, en definitiva, cada aspecto aun minúsculo de la vida del judío va acompañado de una Berajah. Es decir, un constante dialogo esponsal propio de una vida matrimonial que va de lo solemne, a lo más prosaico del vivir diario.157 Después de una cierta aproximación a las tradiciones judías, se puede ver que hay fiestas que no son apenas conocidas en occidente, y que sin embargo tienen un peso específico en la mística hebrea, y por lo tanto en la cristiana. El Rosh Hashanah hnvh var es una de estas fiestas escondidas. Rosh Hashanah, significa literalmente Cabeza del Año, es decir inicio del año (nótese que en catalán es “cap d’any”), y supone el inicio no del año civil sino del año litúrgico hebreo que acontece en el marco de un festival otoñal celebrado 155 Oraciones de bendición y alabanza, establecidas para diversas ocasiones de la vida y que comienzan con las palabras hwhy hTa &rB “Bendito eres Tu, Señor”. Pues como dice el Talmud: “Quien utiliza los bienes de este mundo sin elevar una Berajah es como si estuviera robando a Dios (Beraj 35а b).Cf. A. DRABKIN, «Берахот – Berajot [bendiciones]», op. cit. 156 Cf. MONJE CARTUJO, Eucaristía, Tajemnica Slubna, Varsovia 2005, 40-41. 157 Cf. Ibid., 44. 35
  • 36. el primer y segundo día del mes de Tishrei (aproximadamente a mediados de septiembre).158 Esta fiesta es precedida por el mes de Elul (un mes de conversión) y marca el inicio de los diez días de penitencia que culminan en el gran día de la Redención o Expiación, el Yom Kippur rPq mwy.159 Para entender ésta fiesta y su relación con el matrimonio, en especial con el sentido mesiánico de éste, es necesario saber que en la espiritualidad hebrea la fiesta del inicio del año tiene un marcado carácter escatológico y mesiánico. Durante todo el mes de Elul y en especial a partir del primero de Tishrei, se invita al pueblo por medio del sonar del cuerno del carnero (shofar) a convertirse para poder acoger el perdón que se otorga en el Yom kippur. Es un tiempo de tensión escatológica en el que se espera la venida inminente del Mesías. Por otra parte el Rosh Hashanah es una fiesta que inicia un trípode celebrativo compuesto por Rosh Hashanah – Yom Kippur- Sukkot, trípode que antiguamente era considerado una única fiesta dedicada a la coronación del Rey. Por lo tanto este periodo otoñal alberga una espera escatológica similar al final del año litúrgico nuestro con la festividad de “Cristo Rey”, y el tiempo del Adviento que le sigue. En relación con el matrimonio, la fiesta de Inicio del Año tiene muchos puntos en común ya que uno de los sentidos de esta fiesta es la “Las bodas del Mesías, que viene como Rey”. En primer lugar, el acróstico que vimos en Ct 6,3, que conforma la palabra del mes de Elul, mes de preparación al inicio del año, es un modo sugestivo con el cual se inculcaba en Israel la idea de que la fiesta del Rosh Hashanah era el lugar del encuentro y del amor entre Dios y el hombre.160 El matrimonio, al igual que el Rosh Hashanah, preferiblemente se celebraba en otoño, tras la cosecha y la vendimia, para que la mente estuviera libre y la tranquilidad reinara en los corazones. También las bodas eran en otoño porque es la época en que las noches son agradables y era posible celebrar hasta tarde.161 158 Cf. «Rosh Hashana [inicio del año]» Encyclopaedia Judaica Jerusalem. 159 Cf. D. COHN-SHERBOK, Иудаизм и христианство Словарь, Moscú 1995, 139-140. 160 Cf. C.DI SANTE, La preghiera di Israele, Casale Monferrato 1985, 210. 161 Cf. H.. DANIEL-ROPS, op. cit., 113. 36
  • 37. Dios enseñó al pueblo judío la ceremonia y las costumbres de una boda para enseñarles a la vez acerca del Mesías. En algunas ocasiones el Rosh Hashanah es visto como un evento que Dios dio al pueblo para enseñarles acerca de la boda del Mesías. Al igual que hemos visto anteriormente, la ceremonia del matrimonio está compuesta varios pasos: el Quiddusin, cuyo inicio era la elección de la novia162, tras lo que se acordaba el mohar163 y se redactaba la ketubah.164 Después, una vez escrita la ketubah, el acto del compromiso se cerraba con la copa de vino como una alianza que unía al novio y la novia,165 invocando la Berajah: Bendito seas Señor, Dios nuestro y eterno, Rey del Universo, Que has creado el fruto de la vid! Por último venía la boda propiamente, o Nesu´in.166 Del mismo modo, el Rosh Hashanah representa la tensión de un pueblo que ha sido elegido, y comprometido con el documento legal escrito en la Torah y concentrado en las Diez Palabras a través de las cuales en el Sinaí ha sido desposado por Éste. Tal y como aparece en la copa del compromiso matrimonial, en el “Quiddush” que se realiza en la tarde del Rosh Hashanah se elevan tres bendiciones: La primera sobre el vino: “Bendito Tú, Señor Dios nuestro, Señor del Universo, que has creado el fruto de la vid”. La segunda bendición se eleva con las siguientes palabras: “Bendito Tú, Señor Dios nuestro, Señor de toda la tierra, que has santificado (recordemos que la palabra para matrimonio es Quiddusin, es decir santificación) a Israel y a este día del recuerdo”. 167 Tras esta ceremonia del compromiso, la novia debía pasar por una mikvah.168 Así mismo, es la práctica cortarse el cabello en víspera de Rosh Hashanah lo mismo que asistir 162 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE, op. cit., 29-30. 163 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 70. 164 Cf. Ibid., 70. 165 Cf. A.UNTERMAN, op. cit., 181. 166 Cf. M. SIEMIEŃSKI , op. cit., 53-54. 167 Cf. American Jewish Joint Distribution Comitee ed., Рош-Гашана и Йом Киппур. Moscú 1995, 17. 168 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 72. 37
  • 38. al baño ritual en honor al Día del Juicio.169 De tal manera como la mikvah es un signo de renacimiento del espíritu, así el Rosh Hashanah es para los hebreos una fiesta de renovación espiritual.170 En el caso del matrimonio claramente esta renovación se aprecia en el hecho de que los esposos dejan la antigua forma de vida por la nueva vida conyugal.171 Mas tarde, el futuro esposo se va para preparar el jeder. 172 En la Biblia, la casa de la novia es en Jerusalén y el novio llegará a vivir allí con ella.173 Según la visión del los judíos mesiánicos durante la era mesiánica o el milenio, los creyentes reinarán junto con el Mesías desde Jerusalén.174 Cuando el novio marcha, la novia es consagrada y separada por un tiempo.175 Ella está a la espera, pues no se sabe cuando llegará.176 De la misma manera, el judío en el Rosh Hashanah es invitado a consagrarse y separarse, para que la llegada de la Misericordia en el Yom Kippur no les coja desprevenidos, así Rosh Hashanah también recibe el nombre de hsKh !wy Yom Hakeseh (lit. El Día para Esconderse o el Día Escondido) como está escrito en el Salmo 27,5: Que él me dará cobijo en su cabaña en día de desdicha; me esconderá en lo oculto de su tienda, sobre una roca me levantará. 177 Mientras tanto, la novia debía esperar ansiosamente el regreso del novio, para compartir la vida juntos. Una de las razones para sonar el Cuerno de carnero (shofar) en el Rosh Hashanah es para recordarnos que Dios reunirá a los dispersos de Israel, hecho largamente deseado: Aquel día se tocará un cuerno grande, y vendrán los perdidos por 169 Cf. M. FRANK, op. cit., 20. 170 Cf. М. BARCELLA -P. GOLDSHTEIN, Рош Гашана, Новый Год. Jerusalem 1990, 5. 171 Cf.E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 72. 172 Cf. Ibid.,72. 173 Ez 43,1-2,7;Is 2,2-4; Mi 4,1-5; Za 2,l0-12 174 Cf.E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 74. 175 Cf.Ibid, 72-73. 176 Cf. Ibid., 73. 177 Cf. Ibid., 76. 38
  • 39. tierra de Asur, y los dispersos por tierra de Egipto, y adorarán a YHVH en el monte santo de Jerusalén. (Is 27,13)178 El novio regresará precedido de una voz que dice: He aquí viene el novio, y se oirá el sonido del shofar. Justamente, el carácter de espera y la llegada del novio con el sonido del shofar supone la esencia del Rosh Hashanah que también es llamado Yom Teru´ah (lit. día de los sonidos de trompetas)179, pues es el día en que se toca el cuerno o shofar . Acto seguido, al llegar el novio es recibido con sonido de shofar y coronado como rey bajo la juppah180 De hecho, históricamente en Israel se sonaba el shofar para anunciar el comienzo de un reinado: como esta escrito: tocaron el shofar y todo el pueblo gritó: ¡viva 181 el Rey Salomón! Esta idea en el Rosh Hashanah se sigue repitiendo de año en año, pues la esencia de esta fiesta reside en la proclamación de Dios como Rey del Universo.182 Por lo tanto en el Inicio del año se hace esta solemne proclamación acompañada con sonidos del cuerno tal y como era la costumbre de los tiempos bíblicos para la coronación de los Reyes de Judá.183 La tensión escatológica de esta fiesta otoñal judía nos conduce a esperar atentamente al Mesías que viene como Rey-Esposo, así también, el día de la boda, el novio es considerado como un rey y la novia como una reina. En el fragmento del profeta Isaías 62,3-7 hace referencia a la coronación del Rey y la boda.184 El novio, así como un rey, marcha con sus mejores vestidos y con una corona hecha con ramos.185 Igualmente, en el Rosh Hashanah se suelen vestir ropas de buen gusto, 178 Cf. R. SAMPSON - L. PIERCE , op. cit., 23-24. 179 Cf.Y.E.NOSENKO, Вот праздники Бога, Moscú 2001, 86. 180 Cf.E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73-74. 181 Cf. Ibid.,74. 182 Cf. M. FRANK, op. cit., 46-47. 183 Cf. American Jewish Joint Distribution Comitee ed, op. cit., 9-10. 184 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas.,74. 185 Cf. R.BATEY, op. cit., 613. 39
  • 40. blancas (aunque no tienen que ser especialmente lujosas en armonía con el espíritu grave y de temor que inspira el juicio) símbolos de pureza y belleza.186 Tras la llegada del novio, el Nesu´in se lleva a cabo debajo de la juppah.187 Así, en otoño, según la sabiduría rabínica ha enseñado, después de haber resucitado en el Rosh Hashanah los justos entrarán en la juppah.188 En este momento, en el matrimonio el joven novio rompía un cáliz como símbolo de luto por la destrucción del Templo de Jerusalén, y otra razón de sonar el shofar en el Rosh Hashanah es recordar la destrucción del Templo.189 Pero comenzaba entonces un tiempo de alegría y fiesta190, del mismo modo, el Rosh Hashanah es una fiesta con mezcla de emociones, pues es considerada alegre y gozosa (como muestran las bendiciones de las manzanas y la miel, símbolos de felicidad y bienestar191), por la celebración del año nuevo, y a la vez seria y profunda por el “Día del juicio”.192 En el día del Juicio (Rosh Hashanah), visten blancos vestidos y tienen su barbas bien arregladas y comen, beben y se regocijan con la convicción de que Dios obrará milagros en su favor. 193 Tras el inicio de la fiesta, el novio rapta a la novia, generalmente a medianoche, para llevarla a la cámara nupcial donde el matrimonio será consumado.194 La fiesta de las trompetas, paralelamente, puede ser considerada como el momento de la llegada del Mesías al final de los tiempos195, pues el hecho de que las puertas del Cielo se abren durante Rosh 186 Cf. C. DI SANTE, op. cit., 215. 187 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73. 188 R. SAMPSON & L. PIERCE, op. cit., 30. 189 Cf. F.A. BROKGAUZOM- I.A.EFRONOM, « Шофар- shofar [cuerno]», op. cit. 190 M. SIEMIEŃSKI, op. cit., 55-56. 191 C. DI SANTE, op. cit., 215. 192 Cf. R. SAMPSON & L. PIERCE, op. cit.,17. 193 Cf. «Rosh Hashana [inicio del año]» Encyclopaedia Judaica Jerusalem. 194 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73. 195 Cf. R. SAMPSON & L. PIERCE, op. cit., 27-32. 40
  • 41. Hashanah es una evidencia más de que el rapto (natzal lztn) de los creyentes en el Mesías acontecerá durante Rosh Hashanah.196 Finalmente se celebra el banquete de bodas para todos aquellos que fueron invitados 197 por el padre de la novia, y al final del séptimo día, la pareja de recién casados, tras consumar el matrimonio, sale del jeder para tomar parte en el banquete de bodas.198 El periodo de siete días es fundamental en la primera fiesta otoñal. En el profeta Daniel 9,27 aparece esta semana como el período de tribulación. Sellará una firme alianza con muchos durante una semana; y en media semana suprimirá el sacrificio y la ofrenda y pondrá sobre el ala del templo el ídolo abominable, hasta que la ruina decretada recaiga sobre el destructor. (Dn 9, 27) El pueblo judío se refiere a este período como los dolores de parto del Mesías, conocido en la escatología hebrea como Jevlai shel Mashiah jyvm lv ylwj. Esto también hace referencia a Jr 30,5-7. De ello podemos ver que los creyentes en el Mesías se encontrarán en el Cielo participando de Su boda, mientras que en la tierra se experimenta el Jevlai shel Mashiah.199 Esta gran mitzvah del Matrimonio alegra al esposo y a la esposa y esto se expresa en la música, los bailes y los cantos que acompañan tradicionalmente a todas las bodas hebreas.200 Así mismo, la haftaráh201 del segundo día del Rosh Hashanah es el capítulo 31 del profeta Jeremías, en la que se proclama el consuelo por la llegada de la restauración de Israel. Es el inicio del libro de la consolación, de la alegría y de la relación esponsal de Dios con Israel202: Así dice YHVH: Halló gracia en el desierto el pueblo que se libró de la espada: va a su descanso Israel. De lejos YHVH se me apareció. Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti. Volveré a edificarte y serás reedificada, virgen de Israel; aún volverás a tener el adorno de tus adufes, y saldrás a bailar entre gentes festivas.(Jr 31,2-4). 196 E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 68. 197 Cf. Ibid., 74. 198 Cf.R. SAMPSON & L. PIERCE, op .cit., 30. 199 E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73-74. 200 Cf. J. DONIM, op .cit., 265. 201 Haftarah hrtph: nombre dado a cada una de las secciones en que se dividen los profetas para la lectura litúrgica semanal. Cf. A. RODRÍGUEZ CARMONA, op .cit., ,70. 202 Cf. American Jewish Joint Distribution Comitee ed. op .cit., 28. 41
  • 42. Apuntes para una aplicación Cristológica del matrimonio Hebreo En tantos títulos, y tantos libros se ha intentado profundizar en la figura de Jesucristo como Esposo, y tratándose este trabajo de una memoria de bachiller, me limitaré solo de forma esquemática a trazar los temas, que en mi opinión deberían ser estudiados a la hora de realizar un estudio esponsal de la cristología. De hecho, son muchos y muy variados los puntos en los que la cristología y la misma figura de Jesús de Nazaret se entrelazan con el significado esponsal. En palabras de Emiliano Jiménez: Si el matrimonio es uno de los medios para hacer conocer la alianza entre Dios e Israel es porque en el acto mismo de la revelación ha recibido esta capacidad de orientar el espíritu humano hacia ese significado en razón de una disponibilidad propia para ello. Revelando su alianza por medio de la vida conyugal, Dios manifiesta el sentido del matrimonio, revelando un aspecto insospechado desde el punto de vista humano. El matrimonio se encuentra ahora en una zona de luz donde se vuelve transparente, porque Dios salvador se manifiesta en él y lo santifica. Esto significa que el matrimonio entra en el ámbito de la salvación. No es un concepto lo que nos revela la alianza y la salvación, sino una realidad humana existencial. De este modo la realidad existencial del matrimonio puede ser vivida por los hombres en su valor «sacramental». Esta plenitud la alcanzará el matrimonio con la plenitud de la revelación en Cristo.203 Aunque este trabajo esté escrito desde la perspectiva de la tradición cristiana, no es impropio hablar de alegorías sobre el Mesías como esposo en la tradición hebrea, ya J. Jeremías cita tales alusiones en su libro sobre las parábolas a propósito de la Pesiqta Rabati (149a). También el Tárgum de los salmos ve en el Esposo del salmo 45 al Rey Mesías, y en la Esposa la comunidad de Israel. Del mismo modo, el Tárgum del Cantar de los Cantares en la última parte del libro ve en el Amado al Mesías. El paralelismo de los tiempos mesiánicos con las bodas está también manifiesto en el midrash Shemot rabba cuando dice : En el mundo presente se han realizado ya los esponsales (`erusin)…pero en los días del Mesías se realizarán las bodas (nisu´in) (XV,31).204 Por lo tanto no hay razón para pensar que la idea del Cristo como Esposo sea un motivo únicamente cristiano y no tenga también su raíz en el judaísmo. 203 E. JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, op. cit., 37. 204 Cf. B. OGNIBENI, Il matrimonio alla luce del Nuovo Testamento, Vaticano 2007,65-66. 42
  • 43. A continuación expondré diversos fragmentos del Nuevo Testamento que, bien de forma explícita, bien a través de la exégesis o la hermenéutica bíblica, nos pueden hacer pregustar un sentido esponsal escondido y profundamente íntimo del designio divino para con cada uno de nosotros en particular. El objeto de mi análisis no es tanto la visión de Jesucristo sobre el matrimonio, ya que esto sería material para otro trabajo, sino la propia simbología nupcial del Mesías. Del discurso halájico (normativo) de Jesucristo en el Evangelio se puede destacar como motivo principal, que Él, como existente desde el principio, expone el matrimonio de la misma forma que Dios Padre Creador lo concibió desde el principio, esta expresión “desde el principio”, repetida dos veces, induce claramente a los interlocutores a reflexionar sobre el modo en el que hombre ha sido plasmado en el misterio de la creación, precisamente como “varón y hembra”, a fin de entender las palabras del Génesis, así, el principio no es tanto un momento cronológico, sino el estado originario entendido como la “prehistoria teológica” de cada hombre histórico205: Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras precepto. Pero desde el comienzo de la creación, Él mujeres; pero al principio no fue así.Ahora bien, os los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a digo que quien repudie a su mujer -no por porneia- y su padre y a su madre, y los dos se harán una sola se case con otra, comete adulterio.» (Mt 19, 8-9) carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.» (Mc 10, 5-9) 205 Papa Juan Pablo II. Hombre y mujer lo creó. Madrid 2000. 62-63. Es importante notar que para Juan Pablo II el "principio” tiene una incidencia determinante en la profundización de una antropología adecuanda y de una teología del cuerpo en particular. 43
  • 44. De este modo, y partiendo de la concepción de principio y de la llamada a la santidad de todo hombre, la normativa matrimonial de Jesús se podría resumir en tres puntos206: 1) quien se casa con una divorciada comete adulterio (cf. Mt 5,32; Lc 16,18) 2) Quien se divorcia y se casa con otra mujer, aunque esta no esté divorciada, comete adulterio (cf. Mt 19,9; Mc 10,11-12; Lc 16,18) 3) Quien concede el divorcio a su mujer es culpable de connivencia con el adulterio que ella cometerá cuando se vuelva a casar (cf. Mt 5, 32). Por otra parte, y de una forma novedosa, aparece en el Evangelio, un nuevo sentido esponsal del Reino de los Cielos y por el Reino de los Cielos: Jesús les respondió: «Estáis en un error, por no Jesús les dijo: «Los hijos de este mundo toman mujer o entender las Escrituras ni el poder de Dios. marido; pero los que alcancen a ser dignos de tener parte Pues en la resurrección, ni ellos tomarán mujer en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellas marido, sino que serán como ángeles ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, ni pueden ya en el cielo. (Mt 22, 29-30) morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios por ser hijos de la resurrección. (Lc 20, 34-36) Esto no significa que en el Cielo haya ausencia de relación conyugal, sino todo la contraria, aquel significado „esponsal” de ser cuerpo se realizará por tanto, conjuntamente como significado perfectamente personal y comunitario a la vez.207 Esta realización de la esponsalidad que se consumará perfectamente en los Cielos , se realiza también de forma real en aquellos que, llamados a vivir ya una realidad celestial en la tierra, se hacen a si mismos eunucos por el Reino. Este „hacerse eunucos” tiene ,sin embargo, un sentido esponsal sin el cual el célibe, que está llamado a la vida „in communione personarum”, no podría realizarse. Dícenle sus discípulos: «Si tal es la condición del hombre respecto de su mujer, no trae cuenta casarse.» Pero él les dijo: «No todos entienden este lenguaje, sino aquellos a quienes se les ha concedido. Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que fueron hechos tales por los hombres, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda.» (Mt 19, 10-12) 206 Cf. B. OGNIBENI, op. cit., 41. 207 Papa Juan Pablo II. Hombre y mujer ., 384. 44
  • 45. a. Parabolas Nupciales del Evangelio. La parábola( en hebreo mashal) era en tiempos de Jesucristo un medio didáctico muy utilizado en Israel, así como aparece en la Mishná y en el Talmud.208 Expresan las ideas de hecho un sentido mucho más profundo que llega a través de símbolos e imágenes de una forma más gráfica que se introduce con facilidad en la mente del oyente. Sirve también para provocar un juicio; se representa una escena para que el espectador se interrogue sobre si mismo y sobre la posición humana. Así aparece Jesús , como un maestro: Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo(...) (Mt 22, 1) De esta forma, y en distintas ocasiones, Jesucristo, tomando la palabra en forma de parábolas, se refiere al sentido esponsal del Reino. 1. Parábolas del Banquete Con un sentido escatológico, hay muchos fragmentos del Nuevo Testamento en los que se compara el Reino de Dios con un banquete de Bodas209, en las que los cristianos, unidos a Cristo celebrarán las bodas eternas con Dios. Pero esta unión conyugal toca a todo bautizado, célibe y no célibe.210 «El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo. Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir. Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: “Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda.” Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio; y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron. Se enojó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad. Entonces dice a sus siervos: “La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos. Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda.” Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales. «Cuando entró el rey a ver a los comensales vio allí uno que no tenía traje de boda; le dice: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?” Él se quedó callado Entonces el rey dijo a los sirvientes: “Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes.”Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.» (Mt 22, 2-14) 208 Cf.B. OGNIBENI, op. cit., 51. 209 Ap 18,23; 19,7-9;21, 2.9; 22,17. y todas las parábolas sobre el Reino de Dios como un enlace nupcial: Mt 22,2-14; 25,1-12; Mc 2,19; Lc 14,8.16-24; y 2Co 11,2-3. 210 Cf. E. SCHILLEBEECKX, El matrimonio, realidad eterna y misterio de salvación, Salamanca 1970, 115-116. 45
  • 46. En el Evangelio aparece la figura del Esposo como la figura del Hijo del Rey, es de notar que la perícopa que precede al banquete de bodas en Mt, habla también de un hijo que es el heredero y será asesinado. Finalmente les envió a su hijo, diciendo: “A mi hijo le respetarán.” Pero los labradores , al ver al hijo, se dijeron entre sí: “Éste es el heredero. Vamos, matémosle y quedémonos con su herencia.” Y, agarrándole, le echaron fuera de la viña y le mataron. (Mt 21, 37-39) Tres capitulos más adelante , el Evangelio de Mateo muestra de nuevo el Reino como un banquete de bodas, en el que hay un Esposo a quien hemos de esperar e ir a su encuentro. Es el evangelio de las diez vírgenes, donde aparece el cortejo y la tensión mesiánica. El hecho de salir al encuentro de quien llega es un rito de acogida, propio de la boda y también lo es de la parusía, la llegada final del Mesías en gloria para juzgar a los vivos y a los muertos, para raptar a su esposa a fin de vivir para siempre con ella. «Entonces el Reino de los Cielos será semejante a diez vírgenes, que, con su lámpara en la mano, salieron al encuentro del novio. Cinco de ellas eran necias, y cinco prudentes. Las necias, en efecto, al tomar sus lámparas, no se proveyeron de aceite; las prudentes, en cambio, junto con sus lámparas tomaron aceite en las alcuzas. Como el novio tardara, se adormilaron todas y se durmieron. Mas a media noche se oyó un grito: “¡Ya está aquí el novio! ¡Salid a su encuentro!” Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las necias dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan.” Pero las prudentes replicaron: “No, no sea que no alcance para nosotras y para vosotras; es mejor que vayáis donde los vendedores y os lo compréis.” Mientras iban a comprarlo, llegó el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de boda, y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras vírgenes diciendo: “¡Señor, señor, ábrenos!” Pero él respondió: “En verdad os digo que no os conozco.” Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora. (Mt 25, 1-13) El Esposo representa a Cristo en su papel de juez escatológico, es él el que hace entrar en el Reino de los Cielos. «Tened ceñida la cintura y las lámparas encendidas, sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran. Dichosos los siervos a quienes el señor, al venir, encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá. Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos ellos! Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. Estad también vosotros preparados, porque cuando menos lo penséis, vendrá el Hijo del hombre.» (Lc 12, 35-40) Es interesante observar que la simbología nupcial utilizada en Mateo, hace alusión a los tres estadios de la realización del reino de Dios: -El estado inicial de la comunidad de Jesús (Mt 9,15), -El de la Iglesia tras la muerte y resurrección de Jesús (Mt 22,1-14) -Finalmente la parusía en la que vendrá el Señor.(Mt 25,1-13) 46
  • 47. 2. No se puede ayunar mientras el novio está con nosotros El significado más sorprendente de la comparación del Reino de Dios con unas Bodas es que hay Alguien que quiere desposarse con nosotros, que nos quiere de forma esponsal. Lo más importante del Banquete nupcial del Reino es la presencia del Esposo. El hecho de que el mismo esposo haya venido a preparar a la novia y a desposarla es de suma importancia pues sin la aprobación de la novia el matrimonio no podría realizarse. Por otra parte la misma presencia del Novio es siempre señal de alegría y de fiesta. De este modo Jesucristo se manifiesta no como un legislador, sino como Aquel que viene a saciar los anhelos de interpersonalidad de cada hombre. El Novio tiene tanta importancia que cambia la ley con su propia presencia. De hecho para Israel la conyugalidad superaba en muchos casos la propia Ley como hemos visto al principio, pues por ejemplo, se podía vender un rollo de la Torah para pagar los gastos de la boda, o incluso se eximía de algunas oraciones al cónyuge si éstas dificultaban la consumación del matrimonio. Entonces se le acercan los Como los discípulos de Juan y los Ellos le dijeron: «Los discípulos de discípulos de Juan y le dicen: fariseos estaban ayunando, vienen y Juan ayunan frecuentemente y «¿Por qué nosotros y los le dicen: «¿Por qué mientras los recitan oraciones, igual que los de fariseos ayunamos, y tus discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos, pero los tuyos no se discípulos no ayunan?» Jesús los fariseos ayunan, tus discípulos no privan de comer y beber.» Jesús les les dijo: «¿Pueden acaso los ayunan?» Jesús les dijo: «¿Pueden dijo: «¿Podéis acaso hacer ayunar invitados a la boda ponerse acaso ayunar los invitados a la boda a los invitados a la boda mientras tristes mientras el novio está mientras el novio está con ellos? el novio está con ellos? Días con ellos? Días vendrán en Mientras tengan consigo al novio no vendrán en que les será arrebatado que les será arrebatado el pueden ayunar. Días vendrán en que el novio; entonces, en aquellos novio; entonces ayunarán. les será arrebatado el novio; días, ayunarán.» (Lc 5, 33-35) (Mt 9, 14 -15) entonces ayunarán, en aquel día. (Mc 2, 18 -20) 3. El Esposo y El Amigo del Esposo. En toda boda hebrea aparece, como un elemento importante, la figura del amigo del Esposo, llamado el Shoshbín, así llamado en los textos rabínicos. Toda esta simbología nupcial en muy importante. La figura de este Shoshbín, de este amigo del novio, como hemos dicho antes es muy significativa, Él es el encargado de hacer ciertas bendiciones, es el asistente nupcial. Así, vemos la relación de Jesús y Juan como del Esposo y el Asistente de la boda. Es misión suya preparar y dirigir las ceremonias y sobretodo dirigir el cortejo nupcial que conduce a la novia a casa de su marido. De este mismo modo, Juan, después de 47
  • 48. introducir en la mikvah a quienes quieren salir al encuentro del Esposo señala a la Novia quién es su amado211. Amigo del Esposo Juan respondió: «Nadie puede recibir nada si no se le ha dado del cielo.«Vosotros mismos me sois testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él.” El que tiene a la novia es el novio; pero el amigo del novio, el que asiste y le oye, se alegra mucho con la voz del novio. Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud. (Jn 3, 27-29) Baño en la Mikvah Juan les respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno a quien no conocéis (...) (Jn 1, 26) Juan Señala al Esposo Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos. Fijándose en Jesús que pasaba, dice: «He ahí el Cordero de Dios».Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. (Jn 1, 35-37) En referencia a Juan el Bautista, el amigo del Esposo, existe otra perícopa cuya relación con la esponsalidad puede pasar desapercibida y es la referida al desatar de las sandalias.La acción de desatar la correa de la sandalia guardaba, en la tradición judía, un significado implicito. El descalzarse del hombre era un signo a través del cual éste rechazaba casarse con la viuda de su hermano muerto sin hijos. De esta forma vemos en la declaración de Juan el Bautista, que éste no quiere usurpar el derecho del Mesías a tomar a Israel como esposa.212 Juan les respondió: «Yo su cuñada se acercará a él en Antes en Israel, en caso de rescate o bautizo con agua, pero en presencia de los ancianos, le de cambio, para dar fuerza al medio de vosotros está uno quitará la sandalia de su pie, le contrato, había la costumbre de a quien no conocéis que escupirá a la cara y pronunciará quitarse uno la sandalia y dársela al viene detrás de mí, a quien estas palabras: «Así se hace con el otro (Rt 4, 7 ) . yo no soy digno de hombre que no edifica la casa de su desatarle la correa de su hermano»; sandalia.»(Jn 1, 26-27) (Dt 25, 9 ) 211 Cf. E. SCHILLEBEECKX, op. cit., 117-118. 212 Cf. B. OGNIBENI, op. cit.,76. 48
  • 49. b. Pasajes del Evangelio con significado Esponsal 1. Las Bodas de Caná Este acontecimiento, donde Cristo realizó la primera señal, se situa en la linea del profetismo antiguo, pues realizando este simbolo-en-acción, inaugura un tiempo en el que aparece el Mesías como Esposo, de una forma escatológica.213 Las bodas de Caná reflejan un sentido profundo que subyace en toda la tradición hebrea. : En primer lugar , este acontecimiento tiene lugar seis días despues de que el evangelista san Juan dice En el principio, las mismas palabras con las que comienza el libro del Génesis. Y ¿Qué ocurrio el día sexto?. En el día sexto creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó.(Gn 1,27214) y lo bendijo para que se multiplicara y llenara la tierra. Por lo tanto , no por casualidad en este día Jesucristo bendice el Matrimonio. En segundo lugar, el día sexto, según el Targum pseudo-Yonatan y de la Melkita de R. Yismael, tras llegar Israel al Sinaí, fue la manifestación del Señor en el Sinaí. Por lo tanto así como el Señor mostró su gloria a Moisés en el Sinaí, aparece Caná como el nuevo Sinaí ,y el matrimonio como el lugar donde YHVH muestra su gloria . María dice: «Haced lo que él os diga.»(Jn 2,5) y del mismo modo todo el pueblo al pie del Sinaí exclama: „Haremos todo cuanto ha dicho YHVH.” Moisés transmitió a YHVH las palabras del pueblo. (Ex 19, 8). Así, el Señor en Caná, en una boda, situa el inicio de la humanidad y de Israel. Estas bodas representan simbólicamente las bodas del Mesías.215 Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos. Y no tenían vino, porque se había acabado el vino de la boda. Le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.» Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.» Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.» Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de 213 Cf. E. SCHILLEBEECKX, op. cit., 117. 214 En hebreo :ar"äB' ~yhiÞl{a/ ~l,c,îB. Amêl.c;B. ‘~d"a'h'¥-ta, ~yhiÛl{a/ ar"’b.YIw: `~t'(ao ar"îB' hb'Þqen>W rk"ïz" At=ao 215 Cf. B. OGNIBENI, op. cit., 69-73. 49
  • 50. dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.» Tal comienzo de los signos hizo Jesús, en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Después bajó a Cafarnaún con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días. (Jn 2, 1-12) 2. La Samaritana A penas dos capítulos después de las Boda de Caná, en el capítulo 4, Jesucristo se encuentra con una mujer en un contexto muy concreto y con unas connotaciones muy sugerentes para una conocedor del Antiguo Testamento. Llega, pues, a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca de la heredad que Jacob dio a su hijo José. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, como se había fatigado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llega una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dice: «Dame de beber.» Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. Le dice la mujer samaritana: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva.» Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?» Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.» Le dice la mujer: «Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla.» Él le dice: «Vete, llama a tu marido y vuelve acá.» Respondió la mujer: «No tengo marido.» Jesús le dice: «Bien has dicho que no tienes marido, porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es marido tuyo; en eso has dicho la verdad.» Le dice la mujer: «Señor, veo que eres un profeta. » Nuestros padres adoraron en este monte y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.» (Jn 4, 5-20) En esta perícopa se encuentran un hombre y una mujer junto a un pozo, esto nos conduce a otros pasajes bíblicos en los que el encuentro junto a un pozo contiene un significado nupcial: -El caso del sevidor de Abraham con Rebeca, para conseguirla como esposa para Isaac en Gn, 9-28, - El fragmento de Jacob con Raquel en Gn 29,9-12, - El encuentro de Moises con Séfora en Ex 2, 15-21. 50
  • 51. En todos estos casos, el hombre va a encontrarse con su futura mujer. De la misma manera Cristo se encuentra con una mujer samaritana, simbolo de un pueblo idólatra para encontrarse en ella a todo hombre que ha mezclado su culto a YHVH . En este evangelio el hecho de que la mujer no tenga marido, y que precisamente sean cinco los maridos que ya ha tenido, simbolo de los ídolos con los que los samaritanos habían mezclado el culto a YHVH, muestran a un Cristo que llega como el verdadero marido. Al final de la perícopa, la mujer introduce el tema de la adoración. Aparece como una intuición muy profunda de que la esponsalidad encuentra encuentra en Jesucristo un punto de unión con la adoración en Espíritu y Verdad. El matrimonio en Cristo se convierte un acto contemplativo y una liturgia de alabanza.216 3. Tu eres Pedro Hay otros fragmentos en los que la esponsalidad aparece menos explícita pero no por ello menos importante. Tal es el caso del fragmento del Evangelio del Primado de Pedro. Aparentemente no hay nada en él que nos sugiera un significado conyugal y sin embargo gracias a las fuentes hebreas podemos ver más allá. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. (Mt 16, 18) La promesa hecha a Pedro, habla de la construcción de una casa, de una edificación, en la que la piedra será el mismo discípulo. Esta construcción hecha sobre Simón Pedro tiene un sabor esponsal. Como ya hemos visto anteriormente, el matrimonio tiene un sinónimo en la mentalidad semítica, y éste es “la construcción de una nueva casa”.217 De lejos Yahvé se me apareció. Volveré a edificarte y serás reedificada, Con amor eterno te he amado: virgen de Israel; por eso he reservado gracia para ti. aún volverás a tener el adorno de tus adufes, y saldrás a bailar entre gentes festivas. (Jr 31, 3-4) 216 Cf.Ibid., 76-79 217 Cf. Ibid., 67. También Sal 127,1; Rt 4,11. 51
  • 52. En Palabras de Bruno Ognibeni,en esta palabra de Mateo, edificaré mi Iglesia, dice mi en cuanto a que ha sido por mí (por Cristo) edificada, y donde el verbo está entendido con el mismo sentido que en Jr 31,3-4. Edificada significa „Tomada como mujer y hecha madre”, y consiguientemente mi Iglesia vendría a tener el sentido de „mi esposa”.218 4. Eucaristía En el final de la vida terrena de Jesús, como han observado muchos teólogos que han escrutado el misterio de la pasión de Cristo, hay una Dinámica de Entrega. Jesucristo, de hecho, aceptó su propia muerte dándole un sentido de entrega, pues toda su vida la vivió como servicio y proexistencia. En este marco, así como su muerte anuncia la llegada del Reino de Dios, la institución de la Eucaristía, anticipación litúrgica de su muerte, tiene que ver con esta llegada, como decía el Cardenal J. Ratzinger en “El Camino Pascual”. Porque yo recibí del Señor lo que os transmití: que el Señor Jesús, la noche en que era entregado, tomó pan, dando gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.» Asimismo tomó el cáliz después de cenar, diciendo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en memoria mía.» (1 Co 11, 23-25) Lo que aquí más nos interesa es el concepto de cuerpo y de entrega. En el matrimonio el fundamento es ser-para, en él se realiza el hombre creado como persona y llamado a la vida “in communione personarum”. Ser cuerpo lleva implícito ser varón y hembra- es decir “el significado esponsal”. Jesucristo en la Institución de la Eucaristía revela de forma sacramental su ser Cuerpo por medio del Pan y el Vino, y su Ser-para a través de la entrega. Este concepto del dinamismo de entrega, se va formando en las predicciones que el mismo Cristo hace de la Pasión, sobre todo en la segunda y la tercera. Segunda Predicción de la Pasión Yendo un día juntos porque iba enseñando a sus «Poned en vuestros oídos estas por Galilea, les dijo Jesús: «El discípulos. Les decía: «El Hijo del palabras: el Hijo del hombre Hijo del hombre va a ser hombre será entregado en manos de va a ser entregado en manos entregado en manos de los los hombres; le matarán y a los tres de los hombres.» (Lc 9, 44) hombres; le matarán, y al días de haber muerto resucitará.» (Mc tercer día resucitará.» (Mt 17, 9, 31) 22-23a) 218 B. OGNIBENI, Il matrimonio alla luce del Nuovo Testamento. Vaticano 2007.68. 52
  • 53. Tercera Predicción de la Pasión Cuando iba subiendo Jesús a «Mirad que subimos a Tomando consigo a los Doce, les Jerusalén, tomó aparte a los Jerusalén, y el Hijo del dijo: «Mirad que subimos a Doce, y les dijo por el camino: hombre será entregado a los Jerusalén, y se cumplirá todo lo que «Mirad que subimos a Jerusalén, sumos sacerdotes y a los los profetas escribieron sobre el Hijo y el Hijo del hombre será escribas; le condenarán a del hombre: le entregarán a los entregado a los sumos sacerdotes muerte y le entregarán a los gentiles y será objeto de burlas, y escribas; le condenarán a gentiles, y se burlarán de él, le insultado y escupido; y después de muerte y le entregarán a los escupirán, le azotarán y le azotarle le matarán; pero al tercer gentiles, para burlarse de él, matarán, y a los tres días día resucitará.» (Lc 18, 31-33) azotarle y crucificarle, y al tercer resucitará.» (Mc 10, 33-34) día resucitará.» (Mt 20, 17-19) En el fondo, toda la pasión de Cristo, como él mismo dice, es una dinámica de entrega de Jesucristo por parte de todo el género humano: -Judas (los cristianos) entrega a Jesús, pero luego devuelve las monedas; -los judíos entregan a Jesús, pero no acometen ellos el castigo; -Pilatos (los gentiles) entrega a Jesús a la Cruz, pero a la vez se lava las manos. En definitiva, cada uno de nosotros hemos entregado a Cristo, pero Alguien nos ha liberado de la responsabilidad de su muerte. De una manera sorprendente e inesperada, es Dios mismo, el que entrega a su Hijo, pues encerró a todos en la rebeldía para usar con todos de misericordia. Este acto de entrega lo ha perpetuado Jesús mediante la Institución de la Eucaristía durante la Última Cena.219 Del mismo modo, quería destacar el paralelismo de la Euucaristía con la liturgia del matrimonio en el que ambos conyuges se entregan recíprocamente con la fórmula correspondiente. De hecho, toda la liturgia matrimonial tanto judía como cristiana posee, al igual que la pasión de Cristo, un dinamismo de entrega que se desarrolla durante toda la celebración, y de la misma manera que en la Última Cena está en potencia toda la fuerza de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, así también el ritual del Matrimonio tiene en potencia la Pasión, Muerte y Resurrección que se desarrollará en la vida conyugal. 219 Papa Benedicto XVI. op. cit., # 13. 53
  • 54. Solo quisiera, a modo de pincelada, mostrar algun fragmento de la liturgia del Matrimonio que nos pudiera servir como ejemplo de lo anteriormente señalado. De una forma sencilla en una de las formulas se dice: Ministro: N., ¿quieres a N. por tu esposo y marido? Esposa: Sí, lo quiero. Ministro: ¿Te entregas por su esposa y mujer? Esposa: Sí, me entrego. Ministro: ¿Le recibes por tu esposo y marido? Esposa: Sí, lo recibo. Ministro: N., ¿quieres a N. por tu esposa y mujer? Esposo: Sí, la quiero. Ministro: ¿Te entregas por su esposo y marido? Esposo: Sí, me entrego. Ministro: ¿La recibes por tu esposa y mujer? Esposo: Sí, la recibo Así como también en la bendición de las arras: Señor Dios omnipotente, que ordenaste a Abrahán tu siervo destinar las arras para Isaac y Rebeca, como señal de santo Matrimonio, y así, por la mutua entrega, representada en los dones, creciera el número de los hijos… 54
  • 55. 5. En la Cruz Como dijo Benedicto XVI en su primera encíclica, la verdadera originalidad del Nuevo Testamento no consiste en nuevas ideas, sino en la figura misma de Cristo, que da carne y sangre a los conceptos: un realismo inaudito.220 La relación esponsal que aparece de forma alegórica en el Antiguo Testamento de una forma maravillosa entre YHVH y su Pueblo toma carne y sangre en la figura de Jesús de Nazaret. Éste, el Mesías esperado por Israel, es Aquel que en sí une el amor inefable, espiritual, racional y desinteresado denominado en griego Agápe (VAga,ph) y el amor cotidiano, carnal, irracional y apasionado por su esposa denominado en griego Eros ( ;Eroς).221 En la Cruz, de una forma “erótica” Jesucristo se dona a Israel y a través de él a toda la humanidad. Como está escrito en un himno a la Cruz, éste es el lecho de amor donde nos ha desposado el Señor. Entonces se lo entregó para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús,y él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en hebreo se llama Gólgota, y allí le crucificaron y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio. (...) uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua (Jn 19, 16-18.34) 220 Ibid., # 12. 221 Una primera indicación importante podemos encontrarla en uno de los libros del Antiguo Testamento bien conocido por los místicos, el Cantar de los Cantares. Según la interpretación hoy predominante, las poesías contenidas en este libro son originariamente cantos de amor, escritos quizás para una fiesta nupcial israelita, en la que se debía exaltar el amor conyugal. En este contexto, es muy instructivo que a lo largo del libro se encuentren dos términos diferentes para indicar el « amor ». Primero, la palabra « dodim », un plural que expresa el amor todavía inseguro, en un estadio de búsqueda indeterminada. Esta palabra es reemplazada después por el término « ahabá », que la traducción griega del Antiguo Testamento denomina, con un vocablo de fonética similar, « agapé », el cual, como hemos visto, se convirtió en la expresión característica para la concepción bíblica del amor. En oposición al amor indeterminado y aún en búsqueda, este vocablo expresa la experiencia del amor que ahora ha llegado a ser verdaderamente descubrimiento del otro, superando el carácter egoísta que predominaba claramente en la fase anterior. Ahora el amor es ocuparse del otro y preocuparse por el otro. Ya no se busca a sí mismo, sumirse en la embriaguez de la felicidad, sino que ansía más bien el bien del amado: se convierte en renuncia, está dispuesto al sacrificio, más aún, lo busca. Ibid., # 6. 55
  • 56. Este morir en la Cruz, recuerda el sueño profundo de Adán. Ahora, el nuevo Adán dueme en la Cruz para que nosotros nazcamos.Este „dormir" es como un „no-ser” de Cristo para que nosotros seamos. Nosotros nacemos de su costado abierto por la lanza de la misma manera que Eva salió del constado de Adán, y aún m, frente a nosotros Cristo exclama que somos hueso de sus huesos y carne de su carne. Somos carne de la carne de Aquel que es el Hombre por antonomasia.222 Entonces Yahvé Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, que se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. (Gn2, 22-23a) 6. La Resurrección: el Rodar la Piedra Uno de los primeros signos de la Resurrección de Jesucristo estriba en que alguien había retirado la piedra que sellaba el sepulcro de Jesucristo. Las primeras en ver este signo son las mujeres, y serán éstas las que anuncien la gran noticia a Pedro y al resto de discípulos. No por casualidad aparece esta escena de una piedra pesada que nadie puede levantar. Este hecho nos remite a un encuentro amoroso del patriarca Jacob y su mujer Raquel. Si un judío escuchara este Evangelio de la Resurreción, entonces en su corazón deberían resonar estas palabras del Génesis, y su significado esponsal. Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Dijo él: «Todavía es muy de día, no es hora de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a recoger el ganado; abrevad las ovejas e id a embalsamarle.Y muy de madrugada, el primer apacentarlas.» Contestaron: «No podemos hasta que día de la semana, a la salida del sol, van al se reúnan todos los rebaños y se retire la piedra de la sepulcro. Se decían unas a otras: «¿Quién nos boca del pozo. Entonces abrevaremos las ovejas.» retirará la piedra de la puerta del sepulcro?» Y Aún estaba él hablando con ellos, cuando llegó levantando los ojos ven que la piedra estaba ya Raquel con las ovejas de su padre, pues era pastora. retirada; y eso que era muy grande.Y entrando en En cuanto vio Jacob a Raquel, hija de Labán, el el sepulcro vieron a un joven sentado en el lado hermano de su madre, y las ovejas de Labán, derecho, vestido con una túnica blanca, y se hermano de su madre, se acercó Jacob, retiró la asustaron. (Mc 16, 1-4) piedra de la boca y abrevó las ovejas de Labán, el hermano de su madre. Jacob besó a Raquel y luego estalló en sollozos. (Gn 29, 7-11) 222 Ecce Homo (Jn 19,5) 56
  • 57. Al igual que Jacob levanta la piedra del pozo, la piedra del sepulcro aparece ya retirada, y en el lugar de Jacob va a aparecer Cristo como el Esposo padre no solo de Israel sino de toda la humanidad. 7. La Resurrección: El encuentro de Jesucristo con María Magdalena Como en la perícopa anterior, en esta aparecen unos personajes, una acción y un lugar que llevan a un plano esponsal lo que aparentemente no lo es. Este es el caso del encuentro de Jesucristo con María Magdalena. En este fragmento hay un hombre que es el nuevo Adán, y una mujer, que como Eva ha pecado y no puede tocar a Cristo porque ha tocado el fruto prohibido; la acción se desarrolla en un huerto, y allí duerme Aquel nuevo Adán, como durmió el primero. En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado. Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús. (Jn 19, 41s) Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.» Jesús le dice: «María.» Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní -que quiere decir: «Maestro»-. Dícele Jesús: «Deja de tocarme, que todavía no he subido al Padre. Pero vete a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.» (Jn 20, 14 -17) Aquí aparece de nuevo el sopor de Adan, como la vuelta al no-ser, para que Dios recree. Ya solo el texto habla por si solo, aparece de nuevo un hombre, y una mujer en un jardín. La vuelta del hombre al paraiso se efectúa de nuevo de una forma conyugal, que incluso perfecciona la conyugalidad y le devuelve su vocación primera. Tomó, pues, Yahvé Dios al hombre y lo dejó en el jardín de Edén, para que lo labrase y cuidase. El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a todos los animales del campo, mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada. Entonces Yahvé Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, que se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que Yahvé Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. (Gn 2, 15.20-23a) 57
  • 58. 8. Encuentro de Jesucristo Resucitado en el Mar de Galilea. Por último, en este apartado quisiera mostrar un fragmento que de una forma sorprendente nos descubre un lenguaje esponsal escondido para quien no conoce las raíces de nuestra fe y la tradición oral hebrea. En esta perícopa se desarrolla una escena un tanto extraña, pues, estando en la barca y reconocido al Señor, Pedro se viste porque estaba desnudo y se lanza al agua vestido. En esta ruptura de la consecución lógica de los hechos podemos descubrir tambien un eco en el Antiguo Testamento, cuando Isaac se encuentra con Rebeca por primera vez. Se ponen una vez más de manifiesto que Jesucristo en el Esposo y de nuevo como en el caso de la institución del Primado de Pedro, aparece aquí el Apóstol como una Esposa escogida y deseada. Simón Pedro les dice: «Voy a pescar.» Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo.» Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.Cuando ya amaneció, estaba Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Díceles Jesús: «Muchachos, ¿no tenéis nada que comer?» Le contestaron: «No.» Él les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la abundancia de peces. El discípulo a quien Jesús amaba dice entonces a Pedro: «Es el Señor».Cuando Simón Pedro oyó «es el Señor», se puso el vestido -pues estaba desnudo- y se lanzó al mar. (Jn 21, 3-7) Es de nuevo la voz del amigo del Novio, en este caso de Juan el discípulo amado, la que despierta del letargo a la Iglesia y la pone en movimiento hacia una relación renovada con el Esposo Entretanto, Isaac había venido del pozo de Lajay Roí, pues habitaba en el país del Negueb. Una tarde había salido Isaac de paseo por el campo, cuando, al alzar la vista, vio que venían unos camellos. Rebeca a su vez alzó sus ojos y, viendo a Isaac, se apeó del camello. Luego dijo al siervo: «¿Quién es aquel hombre que camina por el campo a nuestro encuentro?» Dijo el siervo: «Es mi señor.» Entonces ella tomó el velo y se cubrió.El siervo contó a Isaac todo lo que había hecho, e Isaac introdujo a Rebeca en la tienda, tomó a Rebeca, que pasó a ser su mujer, y él la amó. Así se consoló Isaac por la pérdida de su madre. (Gn 24, 62-67) Hasta aquí, hemos visto algunos capítulos del Evangelio con un significado esponsal a veces escondido. No obstante, me he reservado ciertos fragmentos con un claro contenido esponsal para mostrar un paralelismo de Jesucristo con las tradiciones del matrimonio hebreo expuesto en el primer capítulo. 58
  • 59. c. El Matrimonio con Jesucristo a la luz de la Tradición hebrea Como hasta ahora hemos viso, Jesús como Esposo ha venido a tomar consigo a su Esposa. La relación que une a Jesús con los que creen en Él se puede asemejar a la un esposo con su esposa.223 Pero como hemos apuntado desde el principio, Jesucristo se manifiesta no solo como Esposo, sino como un Esposo Judío, pues la segunda persona divina, se encarnó como hombre, y no como hombre genérico, sino en un pueblo concreto, con una tradición concreta que le hizo pensar de una forma concreta. Entonces, si Jesús de Nazaret se manifestó como Esposo, y proclamó el Reino como una boda, ¿De qué forma su discurso y su persona integraron la tradición nupcial hebrea a la que nos referimos en el primer capítulo? A la hora de introducirme en la enumeración de las partes del matrimonio hebreo y su relación con Jesucristo me he valido de la interpretación de la corriente judía mesiánica, que aunque con una autoridad aún no confirmada, posee una sensibilidad a su vez judía y por lo tanto conocedora de la tradición oral y escrita de Israel, y también cristiana pues reconocen a Jesús de Nazaret como Mesías y en muchos casos incluso como Hijo de Dios224. 223 Cf. B. OGNIBENI, op. cit., 79. 224 Los principios de los judíos mesiánicos son los siguiente: 1. La Sagrada Escritura está compuesta por el Antiguo y nuevo Testamento,es es su totalidad Palabra de Dios, infalible en su doctrina y constituye una autoridad irrefutable en cuestiones de fe y costumbres. 2.Yeshua (Jesús) de Nazaret es el Mesías prometido al pueblo de Israel, que ha cumplido las promesas tocantes ala primera venida del Mesías . 3.El Evangelio de Jesús, el Mesías, es y estará dirigido primeramente a la nación de los Judiosy después también a los paganos. Dios que no ha rechazado a los Judíos, se ha dirigido a él a través de la personas de Yeshua. Es una obligación de los que creen en el Mesías el llevar la Buena Noticia del sacrificio redentor de Yeshua para la nación judía, y también para todo el mundo; 4 No hay otro camino de salvación sino solamente por el sacrificio redentor de Yeshua. Esta verdad se refiere tanto a los judíos como a las otras naciones; 5. Dios ha suscitado el movimiento mesiánico como testimonio frente a la nacion de los Judíos y todo el mundo, y también para que sea él parte de todo el plan de salvación. Cf. M. SCHIFFMAN, op. cit., 14-15. 59
  • 60. Los pasos del matrimonio como vimos en el primer capítulo eran doce, y cada uno tenía un sentido dentro del proceso que llevaría a un hombre y a una mujer a compartir su existencia. A continuación voy a ir desgranando paso a paso la similitud de Cristo y el Matrimonio judío: 1. Jesucristo realiza la elección de la novia., pues no es la novia la que elige, sino que en primer lugar hay una elección de parte del novio, como se observa en Juan: No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda (Jn 15, 16) 2. A continuación se establecía el precio de la novia. El precio que ha pagado Jesucristo por nosotros es el precio de su vida, nuestro mohar, nuestro precio como novia, era su sangre. sabiendo que habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata, sino con una sangre preciosa, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo (1 P 1, 18-19) ¡Habéis sido bien comprados! Glorificad, por tanto, a Dios en vuestro cuerpo. (1 Co 6, 20 ) 3. Tras el establecimiento del mohar, los novios hacen un compromiso matrimonial. y he aquí que en Jesucristo se cumplen para nosotros las promesas hechas a Abraham. teniendo misericordia con nuestros padres y recordando su santa alianza, el juramento que juró a Abrahán nuestro padre, de concedernos que, libres de manos enemigas, podamos servirle sin temor en santidad y justicia en su presencia todos nuestros días. (Lc 1, 72-75) 4. Se redacta un documento legal conocido como ketubah, en él se constata el precio de la novia, las promesas del novio y los derechos de la novia. Este documento escrito, como indican muchos judíos mesiánicos, son las promesas dadas ya a nuestros padres, y el mismo Evangelio, que es el documento fundamental en el que está marcado ya todas las partes del compromiso unilateral de Jesucristo hacia nosotros. 5. La novia debe dar su aprobación. El que recibe al Mesías debe hacer una adhesión por la fe. Esta es la aplicación personal o en hebreo, la halaka para aquellos que 60
  • 61. desean que el Esposo venga a su encuentro. Esta fe no obstante no se apoya en las fuerzas de la esposa sino únicamente en el Esposo, como aparece en La Biblia de Jerusalén en la nota a Rm 1, 16: La fe no es pura adhesión intelectual; es también confianza y obediencia a una verdad de vida que compromete a todo el ser mediante la unión con Cristo y le otorga el Espíritu. Como no se apoya más que en Dios, la fe excluye toda suficiencia y se opone al régimen de la Ley. Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo. (Rm 10, 9 ) 6. Se le presentan dones a la novia, y los novios comparten la copa del pacto. Según la interpretación de los mesiánicos, los obsequios para la novia son símbolo de amor, compromiso y lealtad. El don que Dios da a aquellos que aceptan al Mesías es el Espíritu Santo.225 Además, en este momento los novios comparten la copa del pacto, bebiendo vino. Al hacerlo, la pareja bebe de una sola copa. La copa se le da primero al novio y luego a la novia. Según esta corriente judía, en Jr 31,31-33 se habla de esta copa, conocida como la copa del pacto, como está escrito: Van a llegar días -oráculo de Yahvé- en que yo pactaré con la casa de Israel (y con la casa de Judá) una nueva alianza; no como la alianza que pacté con sus padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto; que ellos rompieron mi alianza, y yo hice estrago en ellos -oráculo de Yahvé-. Sino que ésta será la alianza que yo pacte con la casa de Israel, después de aquellos días -oráculo de Yahvé-: pondré mi Ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré, y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. (Jr 31, 31-33) Del mismo modo Jesucristo en la última cena exclama: De igual modo, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la nueva Alianza en mi sangre, que se derrama por vosotros. (Lc 22, 20) 7. A continuación, la novia debía pasar por una mikvah, que es un baño ritual de limpieza. Esta limpieza del cuerpo es un signo de pureza para acoger limpiamente al Esposo que llega. Al igual que el sumo Sacerdote debía purificarse antes de entrar el día de Yom Kippur en el Santo de los Santos y pronunciar el nombre impronunciable aún con peligro de muerte, del mismo modo el Matrimonio es este Santo de los Santos al cual la Esposa 225 Jn 14,26; 15,26-27; Hch 2,38; 2 Co 1,21-22. 61
  • 62. debe ir inmaculada. Y también Israel va al encuentro de su Esposo el Mesías, limpiado y purificado para unirse a Él Celoso estoy de vosotros con celos de Dios, pues os tengo desposados con un solo esposo para presentaros cual casta virgen a Cristo. (2 Co 11, 2) Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, y presentársela resplandeciente a sí mismo, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada. (Ef 5, 25-27) 8. El novio regresa a la casa de su padre para preparar la cámara nupcial. Se considera que es responsabilidad del hombre ir con su padre, construir una casa y hacer las preparaciones para la boda. Sin embargo, antes de partir, él le hace una declaración a la novia: "Voy a preparar un lugar para ti; si yo parto ahora, regresaré por ti". Esta es la misma declaración que Jesús hizo la noche en que iba a ser entregado, como está escrito: «No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí.En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. (Jn 14, 1-2) En este caso el lenguaje esponsal puede quedar velado si se desconoce la tradición hebrea de la preparación de aquella habitación en la que se consumará el matrimonio. Para recordar, cabe decir que ésta solía ser preparada en la casa del padre: En la casa de mi Padre hay muchas mansiones. Por lo tanto tras los desposorios, el novio debía partir a prepararla: voy a prepararos un lugar .Este lugar no es de cualquier tipo de mansión, sino de un lugar bello donde en el centro estará el tálamo nupcial, para estar por siempre con Él en una intimidad profunda. 9. La novia es consagrada y separada por un tiempo, mientras que el novio va a construir la casa. La palabra hebrea "Betulah" significa "separar, una virgen, una novia, una ciudad o estado".226 Antes de que el novio pueda ir por la novia, el padre del novio debía estar satisfecho con cada una de las preparaciones hecha por su hijo. Tan sólo entonces podía él darle permiso a su hijo para ir por la novia. En otras palabras, mientras que el novio 226 Cf. E. CHUMNEY, Quién es la Novia., 25. 62
  • 63. preparaba la cámara nupcial, es el padre quien da la aprobación final del aposento nupcial. El novio no sabe cuando su padre va a dar su aprobación final, para luego enviarlo a recoger a la novia.227 A esto precisamente se refería Jesús en el Evangelio de san Marcos: Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.«Estad atentos y vigilad, porque ignoráis cuándo será el momento. Al igual que un hombre que se ausenta: deja su casa, da atribuciones a sus siervos, a cada uno su trabajo, y ordena al portero que vele; velad, por tanto, ya que no sabéis cuándo viene el dueño de la casa, si al atardecer, o a media noche, o al cantar del gallo, o de madrugada. No sea que llegue de improviso y os encuentre dormidos. Lo que a vosotros digo, a todos lo digo: ¡Velad!» (Mc 13, 32-37) 10. El novio regresará precedido de una voz que dice: "He aquí viene el novio", y se oirá el sonido del cuerno de carnero (shofar). En la tradición litúrgica judía se han conservado cantos para muchas de las oraciones del “Día de la Coronación”, con esta concepción, El shofar, anuncia el Reino de Dios228: al son de trompetas y del cuerno aclamad ante el rey Yahvé. (Sal 98, 6) Así, como un Rey, llega el Esposo, y llega éste, como vemos en el evangelio de las diez vígenes, a medianoche. Cuando el novio regresaba, su llegada era anunciada con alta voz y con el sonido del shofar. Como el novio tardara, se adormilaron todas y se durmieron. Mas a media noche se oyó un grito: “¡Ya está aquí el novio! ¡Salid a su encuentro!” (Mt 25, 5-6) El mismo Señor bajará del cielo con clamor, en voz de Después tuve una visión. He aquí que una arcángel y trompeta de Dios, y los que murieron en puerta estaba abierta en el cielo, y aquella voz que Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, había oído antes, como voz de trompeta que los que vivamos, los que quedemos, seremos hablara conmigo, me decía: «Sube acá, que te voy a arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro enseñar lo que ha de suceder después.» (Ap 4, 1) del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor. (1 Ts 4, 16-17) 227 Cf.E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 72-73. 228 Cf. R. SAMPSON-L. PIERCE. op. cit., 29. 63
  • 64. La boda de los novios se lleva a cabo debajo de la juppah o dosel matrimonial. Dado que el cielo o la bóveda celeste es un tipo de juppah, podemos ver que cuando Jesús llame a Su novia, acompañado del sonido del shofar, se estará anunciando las bodas del Mesías y su Novia en el Cielo.229 Esto está referido a la parusía, cuando Cristo venga entre las nubes del Cielo, para llevar al pueblo de Dios con Él.230 Como hemos visto anteriormente, en la ceremonia matrimonial, tendrá lugar una procesión sagrada. El novio será el primero en llegar a la juppah. Cuando el novio se aproxima a la juppah, el cantor recita: "Bendito el que viene". "Bendito el que viene" es una expresión que denota bienvenida. Ya Jesús dijo que no regresaría por su Novia hasta que estas palabras fueran dichas. El novio es recibido como un rey bajo la juppah. Entonces, el Novio, Jesucristo, será coronado como Rey bajo la gran juppah, que será el Cielo.231 Pues bien, se os va a dejar desierta Cerca ya de la bajada del monte de los Olivos, toda la vuestra casa. Porque os digo que ya no me multitud de los discípulos, llenos de alegría, se volveréis a ver hasta que digáis: ¡Bendito el pusieron a alabar a Dios a grandes voces por todos que viene en nombre del Señor!» los milagros que habían visto.Decían: «¡Bendito el rey (Mt 23, 38-39) que viene en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en las alturas.» (Lc 19, 37-38) 229 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73. 230 1Tes 4,16-18; Mt 24,30; 2Tes 1,7 ; 2Tes 1,8; Ap 1,7 231 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 73. 64
  • 65. 11. El novio rapta a la novia, generalmente a medianoche, para llevarla a la cámara nupcial, donde el matrimonio es consumado. Este retorno tiene el significado apocalíptico de la segunda venida de Cristo232 que llegará en la historia para llevarnos consigo.233 Él les contestó: «No es cosa vuestra conocer el tiempo y el momento que el Padre ha fijado con su propia autoridad; al contrario, vosotros recibiréis una fuerza, cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, y de este modo seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le ocultó a sus ojos. Como ellos estuvieran mirando fijamente al cielo mientras él se iba, se les presentaron de pronto dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: «Galileos, ¿por qué permanecéis mirando al cielo? Este Jesús, que de entre vosotros ha sido llevado al cielo, volverá así tal como le habéis visto marchar al cielo».(Hch 1, 7-11) Los novios van a la cámara nupcial o jeder en hebreo, donde se consuma el matrimonio. Ellos permanecen en la cámara nupcial durante siete días. Al final de la semana, los novios salen de la cámara nupcial. Según la interpretación de los judíos mesiánicos, podemos por ello ver que los creyentes en el Mesías se encontrarán en el Cielo participando de Su boda, mientras que en la tierra se experimentan siete años de tribulación, denominada en hebreo los dolores del parto del Mesías (Jevlai shel Mashiaj).234 Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros.Y adonde yo voy sabéis el camino.» (Jn 14, 3-4) 12. Finalmente está el Banquete de la boda para todos aquellos que fueron invitados por el padre de la novia. Los novios permanecen en la cámara nupcial durante siete días. Cuando los novios inicialmente ingresaron a su recámara, el amigo del novio permanece afuera, cerca de la puerta. Todos los invitados se reúnen fuera, esperando que el amigo del novio anuncie la consumación del matrimonio, cuando el novio le transmita el mensaje. Como hemos visto, este amigo del novio , en hebreo Shoshbín, es el que anuncia la llegada del esposo, Juan el Bautista.235 El día de la boda, el novio es considerado como un rey y la novia como una reina. Durante la consumación del matrimonio, el novio (Jesucristo) será coronado como Rey de 232 Mt 26,64; Mc 14,62; Lc 21,27; Hch 1, 11; Heb 9,28; 2Pe 3,10 233 Cf. R. SAMPSON- L. PIERCE. op. cit., 7. 234 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 74. 235 Cf. Ibid.,74 65
  • 66. toda la tierra y la novia (los creyentes en Jesucristo) vivirán con El y reinarán junto con El por siempre. Isaías 62,3-7 hace referencia a la coronación del Rey y la boda. Serás corona de adorno en la mano de Yahvé, Porque Yahvé se complacerá en ti, y tiara real en la palma de tu Dios. y tu tierra será desposada. No se dirá de ti jamás «Abandonada», Porque como se casa joven con doncella, ni de tu tierra se dirá jamás «Desolada», se casará contigo tu edificador, sino que a ti se te llamará «Mi Complacencia», y con gozo de esposo por su novia y a tu tierra, «Desposada». se gozará por ti tu Dios. (Is 62, 3-5) Al final de la semana (los siete años de tribulación, o los dolores de parto del Mesías), se llevará a cabo la cena de la boda. La cena de la boda no se celebrará en el Cielo. Luego de la boda, los novios regresarán a la tierra, donde se celebrará la cena de la boda y solamente asistirán al banquete los invitados del Padre del Novio (Dios Padre). La casa de la novia es en Jerusalén y el novio llegará a vivir allí con ella. Durante la era mesiánica o el milenio, los creyentes reinarán junto con el Mesías desde Jerusalén.236 Jesucristo habló de este banquete, y de esta fiesta en la que rebosarán los manjares 237 y el vino : Y os digo que vendrán muchos de oriente Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con y occidente y se pondrán a la mesa con Abrahán, los apóstoles y les dijo: «Con ansia he deseado comer Isaac y Jacob en el reino de los Cielos, (Mt 8, 11) esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios.» Tomó luego una copa, dio gracias y dijo: «Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que, a partir de este momento, no beberé del producto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios.» (Lc 22, 14-18) 236 Ap 21, 1-3; Ez 43, 1-2.7; Is 2,2-4; Mi 4,1-5; Za 2,10-12. 237 Cf. E.CHUMNEY, Las Siete Fiestas., 74. 66
  • 67. d. Epílogo: Escatología Esponsal Hasta este punto, hemos observado como toda la vida de Jesús de Nazaret está marcada por un carácter esponsal, Aquel, que es desde el principio, llama a los hombres a volver a lo que era “en el principio”. Con su Palabra devuelve la naturaleza caída del hombre al Edén de la comunión interpersonal. Llama a cada persona a retornar a su vocación primera, y esta vocación es el “Ser-para”. La vocación del hombre es el amor, porque ha sido creado a imagen y semejanza de Dios que es Amor. Y como escribió Karol Wojtyla movido por una profunda convicción, el amor interpersonal no es cuestión de sentidos y atmósfera, sino la síntesis de la existencia de dos personas, que coincide en un cierto punto y de dos seres hace una sola cosa.238 Por eso no es lícito al hombre separar algo ya establecido desde el principio. Por otra parte, Cristo no solo a devuelto al hombre y al matrimonio su dignidad primera, sino que en ese empeño ha manifestado el matrimonio como vocación única del hombre. Cuando Él, como Dios mismo, se ha declarado a nosotros como el Esposo, no quedan dudas de que la realización del hombre se produce siempre en un contexto esponsal, en un encuentro amoroso, íntimo, unitivo y fecundo con el mismo Cristo. Jesucristo ha resucitado y ya está preparando un lugar donde consumar el matrimonio con cada persona, pero aún hay más, porque en la fe creemos con una garantía real que “Desde allí ha de venir (con gloria) a juzgar a los vivos y a los muertos”. La escatología también tiene un carácter esponsal. No solo en el principio, sino también en el final habrá un hombre y una mujer. El hombre, en gloria como rey, es el Esposo, la mujer, engalanada, la Esposa. Y entonces será la consumación de la segunda etapa del matrimonio bíblico, Dios habitará físicamente con todos los creyentes. A estas alturas, podemos comprender dos cosas. Primera, nuestra relación personal con Dios necesita crecer y desarrollarse desde la base del amor apasionado de nuestra conversión hacia un conocimiento e intimidad espiritual es cada vez más profundos con Dios. Segunda, hay dos etapas al matrimonio bíblico y cuando somos salvos entramos en esa primera etapa del matrimonio llamada 238 “Milosc jest wedle niego synteza istnienia dwóch ludzi,które sie w pewnym punkcie jakby zbiega i z dwojga czyni jedno.” K. WOJTYLA, Przed Sklepem Jubilera, Cracovia 1980. 46. 67
  • 68. desposorio. Sin embargo, Dios está deseando entrar en esa segunda etapa del matrimonio para vivir y habitar con Su Novia.239 Dios desea que aceptemos Su invitación. De hecho, en Apocalipsis 22,20 Jesús mismo nos invita a que lo recibamos y que formemos parte de Su novia Alegrémonos y regocijémonos y Y vi la ciudad santa, la nueva El Espíritu y la Novia dicen: démosle gloria, porque han Jerusalén, que bajaba del cielo, de «¡Ven!» Y el que oiga, diga: llegado las bodas del Cordero, junto a Dios, engalanada como una «¡Ven!» Y el que tenga sed, y su Esposa se ha engalanado y novia ataviada para su esposo. Y oí que se acerque, y el que se le ha concedido vestirse de una fuerte voz que decía desde el quiera, reciba gratis agua de lino deslumbrante de blancura - trono: «Esta es la morada de Dios con vida. (Ap 22, 17) el lino son las buenas acciones los hombres. Pondrá su morada entre de los santos-.» Luego me dice: ellos y ellos serán su pueblo y él, «Escribe: Dichosos los Dios-con-ellos, será su Dios. (...) invitados al banquete de bodas Entonces vino uno de los siete ángeles del Cordero.» Me dijo además: que tenían las siete copas llenas de las «Estas son palabras verdaderas siete últimas plagas, y me habló de Dios.» (Ap 19, 7-9) diciendo: «Ven, que te voy a enseñar a la Novia, a la Esposa del Cordero.» (Ap 21, 2s.9) Celoso estoy de vosotros con celos de Dios, pues os tengo desposados con un solo esposo para presentaros cual casta virgen a Cristo. Pero temo que, al igual que la serpiente engañó a Eva con su astucia, se perviertan vuestras mentes apartándose de la sinceridad con Cristo. (2 Co 11, 2-3) Por último es necesario apuntar que esta relación esponsal que acabamos de ver abarca no solo a las personas consagradas, sino que cada hombre debe descubrir en su vida cotidiana las huellas de una relación esponsal capaz de realizarlo profundamente. Ya sea en el celibato, ya sea en el Matrimonio, toda persona está llamada a una vocación esponsal, a encontrarse de forma conyugal con el Tú (en mayúscula) para encontrarlo a su vez en otros tantos tus, que aunque en minúsculas están todos en Él, así, Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre. 239 Cf. E. CHUMNEY. Quién es la Novia., 42-43. 68
  • 69. Conclusión Una vez hecho un breve, pero intenso, recorrido en la figura de Jesús de Nazaret como Esposo de todo hombre, hemos podido contemplar, aunque solo sea de forma sintética, la iluminación recíproca del Mesías y el sacramento del Matrimonio. Hoy, más que nunca, es necesaria esta iluminación de la institución con que nace la célula primera de nuestra sociedad. Hoy, más que nunca, el matrimonio sufre heridas profundas que quizá tarden tiempo en cicatrizar. Estas heridas son antiguas y nuevas: las heridas antiguas parten principalmente de una infravaloración del sacramento del Matrimonio por ser considerado, en muchos casos dentro de la misma teología, como una vocación de segundo orden, como un simple remedio a la concupiscencia. Las heridas nuevas, mucho más directas, parten desde las leyes y la propaganda de una sociedad que ha perdido el oriente. Por una parte, se han promulgado leyes que han ido minando la institución del Matrimonio, tales como la legalización de las parejas de hecho, la falta de apoyos directos que promuevan la familia, la vanalización de la conyugalidad, el materialismo y la superficialidad con que se aborda el tema de la sexualidad, los métodos anticonceptivos y abortivos, etc. Por otra parte, los medios de comunicación están llevando a cabo toda una campaña de desprestigio del matrimonio cuando, ya sea a través de la televisión, el cine o la prensa, se ridiculiza la relación hombre-mujer reduciéndola bien a puro erotismo, bien a una relación de poder, bien a una atadura de la que hay que deshacerse. No obstante, a pesar de todo este esfuerzo por destruir el valor de la conyugalidad, el hombre sigue siendo hombre y su realización pasa y seguirá pasando a través de la donación. Como dijo Juan Pablo II, el hombre no se conoce sino en la donación gratuita de si mismo, en consecuencia estamos en una sociedad en la que el hombre no sabe quién es y por lo tanto vive una existencia frustrada. Precisamente para esto hace 2000 años Dios se encarnó y nació en el seno de un matrimonio judío, María y José. Jesús de Nazaret, judío practicante, vino al mundo para que el hombre tenga vida y la tenga en abundancia. Nada ocurre por casualidad, y Dios se revela en la historia de una manera sorprendente dando fruto allí donde no lo hay. Justamente ayer, día 14 de mayo de 2009, su santidad Benedicto XVI celebró una Eucaristía en Nazaret, allí, contemplando el lugar 69
  • 70. donde Dios ha querido ser criado en el seno de una familia, exclamó en la homilía: ¡Cuánta necesidad tienen los hombres y las mujeres de nuestro tiempo de reapropiarse de esta verdad fundamental, que está en la base de la sociedad, y qué importante es el testimonio de matrimonios para formar conciencias maduras y construir la civilización del amor! Que estas palabras del sucesor de Cefas, cabeza de la Esposa de Cristo sirvan de conclusión de esta memoria, que sean proféticas para que con impulso renovado y movidos por el Espíritu Santo, los que somos cuerpo en la Iglesia mostremos de nuevo al mundo la belleza del hombre tal como lo quiso Dios desde el principio. 70
  • 71. Bibliografía ABRAMOV, T., La feminidad Judía, Bilbao 1991. AMERICAN JEWISH JOINT DISTRIBUTION COMITEE ed. Рош-Гашана и Йом Киппур, Moscú 1995. ARON, R., Los años oscuros de Jesús, Bilbao 1991. BARSELLA, М. – GOLSDTEIN, P., Рош Гашана, Новый Год. Jerusalén 1990. BARDSKI, K., Abraham, Tajemnica Ojcostwa, Cracovia 1999. _________ , Słowo oczyma golebicy, Warszawa 2007. BATEY, R., «Oblubieniec i Oblubienica [novio y novia], Slownik Symboliki Biblyjnej, Varsovia 2003 BROKGAUZOM, F.A. – EFRONOM, I.A., Еврейская энциклопедия, San Petersburgo 1919. BUBER, M., Yo y Tú, Madrid 1992. COHEN, A., Il Talmud, Bari 1991. COHN-SHERBOK, D., Иудаизм и христианство Словарь, Moscú 1995. CHUMNEY, E., Las Siete Fiestas del Mesías, Shippensburg (Pennsylvania) 1994. ___________, Quién es la Novia del Mesías, Strasburg (Ohio) 2002. DANIEL-ROPS, H., śycie codzienne w Palestynie w Czasach Chrystusa, Varsovia 1994. DEL VALLE, C., trad., La Misna, Madrid 1981. DE VAUX, R., Instituciones del Antiguo Testamento, Barcelona 1976. DI SANTE, C., La preghiera di Israele, Casale Monferrato 1985. DONIM, J., Быть евреем, Rostov-na-Donu 1991. Encyclopaedia Judaica Jerusalem, Jerusalén 1971. FRANK, M., La esencia de Israel, Bilbao 1990. JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, E., Hombre y Mujer Imagen de Dios (Moral Sexual). Bilbao 1990. MONJE CARTUJO , Eucaristía, Tajemnica Slubna, Varsovia 2005. MORDECHAI RABELLO, A., Introduzione al diritto Ebraico, Turín 2002. NOSENKO, E.Y., «Вот праздники Бога», Moscú 2001. OGNIBENI, B., Il matrimonio alla luce del Nuovo Testamento, Vaticano 2007. Papa Benedicto XVI. Deus Caritas est. Vaticano 2006. 71
  • 72. Papa Juan Pablo II. Hombre y mujer lo creó. Madrid 2000. RITZER, K., Le Mariage dans les Églises chrétiennes du Ier au Xe siècle, París 1970. RODRÍGUEZ CARMONA, A., La religión Judía, Madrid 2001. ROMANIUK, K., MałŜeństwo i Rodzina w Biblii, Katowice 1981. SAMPSON, R. - PIERCE, L., The fall Holidays, Woodbridge (Virginia) 1999. SCHIFFMAN, M., Resztka Izraela Powraca, Cracovia 1998. SCHILLEBEECKX, E., El matrimonio, realidad eterna y misterio de salvación, Salamanca 1970. Servicio de Kabalat Shabat. Santiago de Chile 1996. Talmud, en: The CD-rom Judaic Classic Library, Institute for computers in Jewish life and Davka Corporation 1995. TOSATO, A., Il matrimonio Israelitico: una teoria generale, Roma 2001. SIEMIEŃSKI, M., Księga świąt i obyczajów Ŝydowskich, Varsovia 1993. UNTERMAN, A., śydzi, Wiara i Ŝycie, Łódź 1989. VIDAL, M., Un ebreo chiamato Gesu, Napoles 1998. _________, El Judio Jesús y el Shabat, Bilbao 2001. WOJTYLA, K., Przed Sklepem Jubilera, Cracovia 1980. . 72
  • 73. INDICE ABREVIATURAS ............................................................................................................................................ 3 INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................ 4 EL MATRIMONIO HEBREO ........................................................................................................................ 8 a. Carácter Sagrado y Significado ............................................................................................................ 8 b.Tradición .............................................................................................................................................. 12 SÍMBOLOS ESPONSALES EN LA TRADICIÓN JUDÍA........................................................................ 24 a. Figuras del Esposo y la Esposa .......................................................................................................... 24 b.Significado Matrimonial de las Fiestas y las Costumbres ................................................................... 32 APUNTES PARA UNA APLICACIÓN CRISTOLÓGICA DEL MATRIMONIO HEBREO ............... 42 a. Parabolas Nupciales del Evangelio. ................................................................................................... 45 b. Pasajes del Evangelio con significado Esponsal................................................................................. 49 c. El Matrimonio con Jesucristo a la luz de la Tradición hebrea ........................................................... 59 d. Epílogo: Escatología Esponsal ........................................................................................................... 67 CONCLUSIÓN ............................................................................................................................................... 69 BIBLIOGRAFÍA ............................................................................................................................................ 71 INDICE............................................................................................................................................................ 73 73

×