Alemania Nazi

Arte, cultura y formación




Estadio Olímpico de Berlín, 1936

En su juventud, Hitler tuvo la aspiración d...
Otras obras destacadas que han sobrevivido son el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof y
Prora, una estación vacacional construi...
Otros temas populares eran la representación de tipos populares (volk) trabajando en el
campo, la vuelta a las virtudes si...
Arte nazi, arte fascista y realismo socialista. El "realismo heroico" [editar]

Aunque hay un cierto uso de ese término, n...
En cuanto a la resistencia a las innovaciones estéticas del denominado arte moderno, fue
protagonizada inicialmente por la...
Pintores [editar]

   •   Thomas Baumgartner (1892-1962)
   •   Fritz Erler (1868-1940)
   •   Sepp Hilz (1906-1967)
   • ...
•   Carl Orff
    •   Richard Strauss

Fundándose en esta convicción, el Estado racista no particulariza su misión educado...
La cultura en general y el arte en
                                 particular, experimentaron una profunda
              ...
La cinta alemana, que se basa en hechos reales, tiene una
estructura más estadounidense que europea, lo que la hace caer
e...
siquiera una: al cabo de doce años, el “Reich milenario” estaba
liquidado.

El director dijo antes de la proyección que la...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Exposicion Nazi

2,258 views
2,113 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,258
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Exposicion Nazi

  1. 1. Alemania Nazi Arte, cultura y formación Estadio Olímpico de Berlín, 1936 En su juventud, Hitler tuvo la aspiración de hacer carrera como pintor, pero fue rechazado en dos oportunidades en Viena. Cuando se convirtió en la cabeza del Estado alemán, apoyó el desarrollo de las artes, exceptuando aquellas que la ideología nazi consideraba como decadentes, y tomó bajo su alero al arquitecto Albert Speer, quien transformó las ideas de magnificencia de Hitler en hormigón. Buena parte de la producción artística alemana en este periodo se consagró al ensalzamiento de los valores de la familia, la nación y en especial la raza aria, educando a las nuevas generaciones con contenidos antisemitas e intolerantes. En este tema, el ministro de propaganda Joseph Goebbels tuvo un importante papel doctrinario. La arquitectura también recibió un impulso considerable durante el régimen. Un ambicioso plan, que buscaba convertir Berlín en la capital más imponente del mundo, nunca llegó a concretarse a causa del estallido de la guerra. Durante años Hitler y su arquitecto en jefe Albert Speer proyectaron edificios y planearon un radical cambio urbanístico que actualmente suele considerarse como megalomaníaco. El primer paso de estos planes fue el estadio para los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, diseñado por Werner March, la única gran obra arquitectónica de este periodo que ha sobrevivido. El edificio albergó el partido final de la Copa Mundial de Fútbol de 2006. Speer proyectó asimismo la nueva Cancillería del Reich, que incluía un enorme salón dos veces mayor que el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. Hitler quería construir una tercera Cancillería, aún mayor, aunque nunca se comenzó. La segunda cancillería fue dañada seriamente por el ejército soviético en la batalla de Berlín en 1945. Ese mismo año fue demolida en presencia del primer ministro inglés sir Winston Churchill. En 1937, Speer proyectó el pabellón alemán de la Exposición Internacional de 1937 en París, que estaba situado justo en frente del pabellón soviético. Su diseño magnificente opacó al pabellón soviético. Speer pretendía representar una defensa sólida contra los embates del comunismo. No obstante, ambos pabellones fueron galardonados con medallas de oro por sus diseños.
  2. 2. Otras obras destacadas que han sobrevivido son el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof y Prora, una estación vacacional construida en la isla de Rügen. Entre los proyectos de Speer y Hitler se encuentra la Volkshalle, o Salón del Pueblo, un domo de 200 m de altura y 250 m de diámetro, 16 veces más grande que la Basílica de San Pedro. Hitler también planeaba construir un arco, similar al Arco de Triunfo de París, pero de 100 m de altura, en cuyo interior estarían grabados los nombres de todos los muertos alemanes de la Primera Guerra Mundial. El prematuro comienzo de la guerra evitó que se construyeran estas gigantescas obras debido al racionamiento de materiales de construcción, por un lado, y por otro, el peso del monumento excedía las condiciones del terreno. Una probeta de cemento llegó a ser instalada en el lugar, y con el tiempo cedió el terreno. El cine tuvo en Leni Riefenstahl su representante más destacada, gracias a dos obras: El triunfo de la voluntad y Olympia. Esta última película es admirada por el uso de técnicas innovadoras para la época, si bien ella misma ha sido criticada por hacer propaganda para la ideología nazi. Por su parte, la formación de las nuevas generaciones estaba tempranamente enmarcada dentro de proyectos nacionalistas, como las Juventudes Hitlerianas. En centros construidos especialmente, como el castillo Vogelsang en la actual Renania del Norte-Westfalia (RNW), se formaba a la élite nacionalsocialista. Tras la caída del régimen, el castillo con sus 330 ha circundantes fueron ocupadas, primero por el ejército británico y a partir de 1950, por el de Bélgica. Desde comienzos de 2006, el complejo forma parte del Parque nacional del Eifel. Arte nazi Die Partei, escultura de Arno Breker que representa el espíritu del Partido Nazi. El Arte del Tercer Reich o Arte nazi, el arte aprobado oficialmente y producido en la Alemania nazi entre 1933 y 1945, se caracterizó por un estilo de realismo romántico basado en modelos del arte clásico. Mientras se prohibían los estilos propios del arte moderno o arte contemporáneo, denigrados bajo la calificación de arte degenerado, los nazis promovían pintura y escultura que se ajustara estrictamente al gusto tradicional y que exaltaran los valores de sangre y suelo (pureza racial -mito ario-, militarismo y obediencia).
  3. 3. Otros temas populares eran la representación de tipos populares (volk) trabajando en el campo, la vuelta a las virtudes simples del heimat (amor a la patria), las virtudes de la lucha nacional-socialista y la loa a las actividades consideradas propias de la mujer en los espacios a los que tradicionalmente se la restringía (Kinder, Küche, Kirche, niños, cocina e iglesia). De forma similar, se esperaba de la música que se ajustara a los cánones de la tonalidad y se librara de la influencia del jazz; con ese propósito se censuraban discos y películas. Entre los artistas principales que se ajustaron al modelo de arte nazi estuvieron los escultores Josef Thorak y Arno Breker, y los pintores Werner Peiner, Adolf Wissel y Conrad Hommel. Las características propias del arte cinematográfico hacen difícil su comparación con este movimiento plástico, pero es muy clara la identificación con el ideario nazi y el aprecio del propio Hitler a los documentales rodados por Leni Riefenstahl, especialmente El triunfo de la voluntad (congreso de Núremberg de 1934) y Olimpia (Juegos Olímpicos de Berlín de 1936). Escultura de Georg Antorcha, por Willy Niké alemana, por Willy Meller, en Ordensburg Sello postal Kolbe de 1935: Meller (1936), en el área enalteciendo el 1914-1918 No habeis Vogelsang olímpica de Berlín, vigor marcial. sido en vano. Stralsund. junto al estadio. AllachRider.JPG Allachflag.JPG Jinete Allach SS, Portaestandarte Allach por Theodor SS, por Theodor Karner. Karner. Sello postal celebrando Poster de la Cuarta SS el congreso de Polizei Division. Núremberg de 1935
  4. 4. Arte nazi, arte fascista y realismo socialista. El "realismo heroico" [editar] Aunque hay un cierto uso de ese término, no es muy evidente la determinación de un genérico arte facista que compartiera características comunes al arte desarrollado en los países donde el fascismo se desarrolló en los años treinta y cuarenta del siglo XX. Por otro lado, el arte nazi mantuvo una paradójica similaridad con el estilo artístico propagandístico soviético denominado realismo socialista (opción consciente de Stalin por un gusto artístico de fácil asimilación por el pueblo, sin complicaciones intelectuales y con una cierta similitud con el kitsch). La coincidencia llega hasta tal punto que el término realismo heroico se ha usado algunas veces para describir ambos. No obstante, el periodo incial de la revolución soviética (desde 1917) significó un florecimiento de las vanguardias estéticas (especialmente del constructivismo). De un modo similar, la Italia fascista (desde los años veinte) mantuvo una estrecha relación con el vanguardismo (especialmente el futurismo y el racionalismo arquitectónico), aunque sí se realizaron programas artísticos (escultóricos y cinematográficos) similares al realismo heroico o al menos compartiendo sus valores estético-propagandísticos. En la España de Franco posterior a la Guerra Civil, se impuso una estética imperial y tradicionalista que reproducía formas herrerianas (Ministerio del Aire de Madrid, Universidad Laboral de Gijón, Valle de los Caídos), y que se suele vincular política o ideológicamente a cualquiera de las familias del franquismo (especialmente al nacionalcatolicismo y al falangismo, aunque también a monárquicos -carlistas y juanistas- y militares); aunque algunas manifestaciones pudieron asemejarse a los modelos nazi y fascista (Arco de la Victoria o el Edificio de los Sindicatos, ambos en Madrid). Precedentes estéticos [editar] La exaltación de las características nacionales no es privativa ni originaria del arte fascista: los movimientos historicistas a partir del romanticismo del siglo XIX habían insistido en ello (arquitectura historicista: neogótico, neomudéjar, etc.). Asímismo, los programas de presencia pública del estado o del poder son consustanciales al arte de todos los tiempos (Antiguo Egipto, Antigua Roma), aunque destacaron particularmente por su orientación a la implicación de los espacios públicos a partir del neoclasicismo (muy importante en Alemania: Königsplatz de Múnich -Gliptoteca y otros edificios de estilo clásico-, utilizada en los desfiles nazis, Puerta de Brandemburgo de Berlín) y sobre todo en la época del nacionalismo y del imperialismo de la segunda mitad del siglo XIX y los inicios del siglo XX, que presenció una verdadera fiebre de la piedra en monumentos arquitectónicos y escultóricos de estilo ecléctico en Europa y Estados Unidos.1 Una función similar desempeñó el nacionalismo musical, especialmente compositores como Verdi y Wagner.
  5. 5. En cuanto a la resistencia a las innovaciones estéticas del denominado arte moderno, fue protagonizada inicialmente por las instituciones (el academicismo) y por la opinión pública mayoritaria, articulada desde finales del siglo XIX por los medios de comunicación de masas. El arte moderno fue durante mucho tiempo un reducto minoritario de intelectuales progresistas, artistas bohemios y ricos ociosos (connoisseurs o dilletantes), propicio a la ridiculización. Logotipo de la Gran Exhibición de Arte Alemán. Casa del Arte Alemán, Múnich. Lista Gottbegnadeten [editar] En septiembre de 1944 el Ministerio de Instrucción Pública y Propaganda preparó una lista (denominada lista Gottbegnadeten) de 1,041 artistas considerados cruciales para la cultura nacional-socialista, con el fin de eximirlos del servicio militar. La selección proporciona un índice muy preciso y bien documentado de los pintores, escultores, arquitectos y cineastas que los nazis veían como políticamente próximos, culturalmente valiosos y que todavía residían en Alemania en ese periodo final de la Segunda Guerra Mundial.
  6. 6. Pintores [editar] • Thomas Baumgartner (1892-1962) • Fritz Erler (1868-1940) • Sepp Hilz (1906-1967) • Walther Hoeck (1885-1956) • Conrad Hommel (1883-1971) • Trude Hoppe-Arendt • Julius Paul Junghanns (1876-1953) • Hubert Lanzinger (1880-1950) • Georg Lebrecht • Ernst Liebermann (1869-1960) • Oskar Martin-Amorbach (1897-1987) • Paul Mathias Padua (1903-1981) • Gisbert Palmie (1897-1984) • Werner Peiner (1897-1984) • Ivo Saliger (1894-1987) • Leopold Schmutzler (1864-1940) • Georg Sluyterman von Langeweyde (1903-1978) • Edmund Steppes (1873-1968) • Karl Truppe (1887-1952) • Udo Wendel • Wolfgang Willrich (1897-1948) • Adolf Wissel (1894-1973) • Adolf Ziegler (1892-1959) Escultores [editar] • Karl Albiker • Arno Breker • Fritz Klimsch • Fritz Koelle • Georg Kolbe • Ferdinand Liebermann • Willy Meller • Richard Scheibe • Adolf Wamper • Josef Thorak • Franz Nagy • Karl Diebitsch • Prof. Theodor Karner Músicos [editar] • Werner Eck • Karl Hartmann • Paul Hindemith • Hans Pfitzner
  7. 7. • Carl Orff • Richard Strauss Fundándose en esta convicción, el Estado racista no particulariza su misión educadora a la mera tarea de insuflar conocimientos del saber humano, no; su objetivo consiste, en primer término, en formar hombres físicamente sanos, en segundo plano está el desarrollo de las facultades mentales y aquí, a su vez en lugar preferente, la educación del carácter y sobre todo el fomento de la fuerza de voluntad y de decisión, habituando al educando a asumir gustoso la responsabilidad de sus actos, sólo después de todo es lo viene la instrucción científica (...). Del mismo modo que el Estado racista tendrá un día que dedicar la máxima atención a la educación de la voluntad y de la fuerza de resolución, deberá igualmente desde un comienzo imbuir en los corazones de la juventud la satisfacción de la responsabilidad y la fe en su credo ideológico (...). Por lo demás, es tarea de un Estado racista velar porque al fin se llegue a escribir una Historia Universal donde el problema racial ocupe lugar preponderante (…). También la ciencia tiene que servir al Estado racista como un medio hacia el fomento del orgullo nacional. Se debe enseñar desde este punto de vista no sólo la Historia Universal, sino toda la historia de la cultura humana. No bastará que un inventor aparezca grande únicamente como inventor, sino que debe aparecer todavía más grande como hijo de la nación. La admiración que inspira todo hecho magno debe transformarse en el orgullo de saber que el promotor del mismo es un compatriota. Del innumerable conjunto de los grandes hombres que llenan al Historia alemana, se impone seleccionar los más eminentes para inculcarlos en la mente de la juventud, de tal modo que esos hombres se conviertan en columnas inconmovibles del sentimiento nacional (...). La culminación de toda labor educacional del Estado racista consistirá en infiltrar instintiva y racionalmente en los corazones y los cerebros de la juventud que le está confiada, la noción y el sentimiento de raza. Ningún adolescente, sea varón o mujer, deberá dejar la escuela antes de hallarse plenamente convencido de lo que significa la puridad de la sangre y su necesidad. Además, esta situación desde el punto de vista racial, tiene que alcanzar su perfección en el servicio militar, es decir, que el tiempo que dure este servicio hay que considerarlo como la etapa final del proceso normal de la educación del alemán en general (...).” La educación se utilizó como instrumento de adoctrinamiento en los ideales del nazismo. Todos sus niveles se vieron sometidos a un riguroso control y los profesionales de la enseñanza fueron depurados y encuadrados en una estructura de carácter pseudomilitar. Los programas de estudios se JJ. Hitlerianas desarrollaron bajo las premisas de un profundo racismo.
  8. 8. La cultura en general y el arte en particular, experimentaron una profunda selección, siendo reprobado y perseguido el llamado “arte degenerado” ("Entartete Kunst"). Bajo este epígrafe se clasificaron las tendencias vanguardistas (cubismo, dadaísmo, fauvismo, impresionismo, etc) y artistas como Cartel sobre arte degenerado Picasso, Van Gogh, Munch, Kandinsky, Klee, entre otros. En 1937 se celebró una exposición en Munich cuyo objeto era recuperar lo que Goebbels había calificado como “esencia del arte alemán”. En ella predominó el estilo figurativo y géneros como los bodegones, los paisajes y la figura humana a través de Gran exposicióm de Arte Alemán. 1937 la cual se exaltaba el ideal de belleza y perfección de la raza aria. En 1933 fue instituida la Cámara de la Cultura del Reich, de la que pasaron a depender siete organismos: cine, teatro, música, prensa, radio, literatura y arte, y en la que debían inscribirse de forma obligatoria los profesionales que desarrollaran alguna de esas actividades La educación nazi Oscar Peyrou República Checa/EFE “Napola”, una violenta película alemana de Dennis Gansel sobre las escuelas creadas por el Tercer Reich para educar a sus cuadros desde la juventud con métodos humillantes, se proyectó en el festival de Karlovy Vary. El otro filme que se presentó en la sección competitiva oficial fue el islandés “Niceland”, de Fridrik Thor Fridriksson, una melodramática historia de una pareja de novios disminuidos psíquicos que luchan por su difícil felicidad en una problemática sociedad de consumo.
  9. 9. La cinta alemana, que se basa en hechos reales, tiene una estructura más estadounidense que europea, lo que la hace caer en el tópico en reiteradas ocasiones. “Napola” son las siglas en alemán de los Institutos Político- Nacionales de Educación creados por Hitler para sentar las bases de una “nueva raza”. A través de múltiples pruebas, se elegían a los adolescentes más capaces psíquica y físicamente para ser educados como la élite que iba a gobernar a la nueva sociedad. Los métodos que utilizaban los profesores buscaban la degradación total de los alumnos para que pudieran ser manipulados en todas las circunstancias por sus jefes. El tema de esta cinta fue tabú durante muchos años, puesto que los graduados en esas escuelas eran reticentes a hablar sobre sus experiencias juveniles, con frecuencia humillantes. Como niños no se habían sometido voluntariamente a las presiones psicológicas, sino que debieron obedecer las órdenes de sus padres o tutores. Las escuelas se convertían en una especie de familia sustituta a la que se confiaba a los jóvenes indefensos para su adoctrinamiento. En realidad, fueron engullidos por el Estado Nacional Socialista, como ninguna otra generación lo fuera antes. El actor Hardy Kruger, que estudió en uno de esos institutos, habla de “heridas en el alma”. Más de 15,000 niños y niñas asistieron a alguna de estas escuelas de élite de la Alemania nazi. En 1945 había cuarenta Napolas y se proyectaba la creación de cien más para el período posterior a la “victoria final” del Reich. A los jóvenes estudiantes se les entrenaba también militarmente y debían llevar uniformes. Como queda dicho, el objetivo principal era la transmisión de la ideología nazi. Hitler pensaba que la construcción del “hombre nuevo” le iba a llevar dos generaciones; sin embargo, este método no duró
  10. 10. siquiera una: al cabo de doce años, el “Reich milenario” estaba liquidado. El director dijo antes de la proyección que la primera noticia que tuvo de estos institutos fue a través de su abuelo que había sido instructor, en uno de ellos, en 1940 a los 24 años. El anciano le habló de las duras condiciones del aprendizaje, pero también de la camaradería, que continuó cultivando con muchos ex cadetes hasta su muerte. Esta es la tercera cinta de Gansel, que nació en Hannover en 1973. “Niceland” es otro melodrama que, al igual de “Napola”, abusa del sentimentalismo. En este caso, además, el director se recrea en los golpes bajos y en la descripción burda de la psicología de los personajes. Éste es el octavo filme de Fridriksson, cuya película más conocida es “Born náttúrunnar”, de 1991, su segunda obra, titulada en inglés “Children of Nature”, que fue candidata al Oscar. En general, el cine del realizador islandés pretende mostrar las raíces de la cultura de su país, pero a veces, como en este caso, lo que presenta se parece sospechosamente a las costumbres popularizadas por Hollywood.

×