El anillo de giges

  • 343 views
Uploaded on

 

More in: Automotive
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
343
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. CAÑIZARES, JOSÉ DE (1676-1750) (Madrid, 1676- id., 1750) Dramaturgo español. Ocupó el cargo de censor de comedias enla corte hasta 1747. Su obra dramática, editada por primera vez en el s. XIX, evidenciasobre todo la influencia de Calderón. Cabe citar sus zarzuelas (Accis y Galatea),derivadas de los dramas mitológicos de Calderón, la comedia religiosa A cuál mejor,confesada y confesor, que une sobre la escena a santa Teresa y a san Juan de la Cruz, y lacomedia histórica El picadillo en España, señor de la Gran Canaria.(http://www.biografiasyvidas.com/)CAÑIZARES Y SUÁREZ DE TOLEDO, JOSÉ DE (1676-1750)Escritor español nacido en Madrid en 1676 y muerto en la misma ciudad en 1750. Fue eldramaturgo más cotizado y famoso de la primera mitad del siglo XVIII español.Los datos biográficos que se conocen de este personaje son escasos, y se carece todavíade una biografía consistente que aclare los pormenores de su creación. Nació en Madridel 4 de julio de 1676 y fue bautizado diez días después en la iglesia de San Martín. Dejoven siguió la carrera militar, en la que en 1711 aún figuraba como Capitán Teniente deCaballos Corazas. Se desconoce en qué momento se inició en el mundo de las letras, peroel impreso más antiguo es un poema cortesano: Al lamentable suceso de la muerte de laReyna Madre (Madrid, 1686). La excelente recepción de sus obras dramáticas por elpúblico de los corrales le llevó a retirarse del ejército, y pasó a gozar de la protección delduque de Osuna, trabajando en la Contaduría de la casa. Ejerció el puesto de Fiscal ocensor de comedias de casa y corte desde 1702 hasta 1747, cargo municipal quecontrolaba la calidad de las obras dramáticas que se representaban en los teatros deMadrid y por el que cobraba 100 ducados anuales (1.100 reales de vellón). El 25 de abrilde 1736 fue nombrado Compositor de Letras Sagradas de la Real Capilla, función que enverdad llevaba realizando desde 1700 ó 1701, con lo cual formalizó su relación laboralcon palacio por la que cobraba 2.200 reales de vellón anuales. Pero dentro de estosservicios cortesanos habría que incluir varios poemas áulicos: Pompa funeral y realesexequias en la muerte de los Príncipes delfines de Francia (1711), España llorosa sobrela funesta pira el augusto mausoleo y regio túmulo? (1711), Serenata a los realesdesposorios de don Carlos de Borbón y doña María Amalia de Sajonia (1738)... Murióen Madrid el 4 de septiembre de 1750, y fue enterrado en el convento dominico delRosario.Debido a su labor como dramaturgo, así como a su asidua colaboración en los festejosdramáticos cortesanos y municipales alcanzó un merecido prestigio. El poder que ejerció
  • 2. desde el órgano fiscal del teatro orientó la estética de la creación dramática nacionaldurante medio siglo, que impidió que se renovara a partir de los tímidos intentosreformistas de los clasicistas, y que dio pie a numerosas polémicas con quienes sesintieron perjudicados por su trabajo censorio como por Juan Pedro Maruján en su sátiraOvillo en que se devanan las quebradizas especies (1743), cuarenta décimas dondedenunciaba su parcialidad, amén de acusarle de mantener relaciones con la cómica Rosala Gallega y de plagiar a Lope y a otros ingenios del siglo anterior, por lo que el vateandaluz fue desterrado a África. Su obra muestra que era un autor de gran imaginación yvariedad temática. Fue refundidor, adaptador y traductor. Buen conocedor del teatro delSiglo de Oro, toma elementos de Lope de Vega (libertad, amplitud de fuentes para lacreación) y de Calderón de la Barca (ruptura de barreras entre el espectador y el actor,agrandamiento de la realidad escénica, empleo de una escenografía desbordante).Refundió varias obras de esta época (Lope de Vega, Jiménez de Enciso...); adaptóalgunos temas de Cervantes en La más ilustre fregona y Pedro de Urdemalas; y tradujode manera libre y adaptada a los gustos populares la Ifigenia de Racine y el Temístoclesde Metastasio.Fue uno de los poetas dramáticos más fecundos de su siglo, ya que escribió alrededor deun centenar de piezas dramáticas dentro de la tendencia popular en la línea de la tradiciónbarroca. Sin embargo, introdujo ciertas novedades para adaptarlas a los nuevos gustos delpúblico y también a los progresos de la escenografía espectacular que se puso de moda enlos teatros del país. No siempre esta producción fue impresa; muchas de sus obras quedanaún manuscritas, y sobre otras existen dudas razonables sobre su autoría. Cultivó todoslos géneros dramáticos en boga en su tiempo: comedias de santos, de magia, históricas,de figurón, de capa y espada; zarzuelas, y todas las formas del teatro breve, que serepresentaron en múltiples ocasiones a lo largo del siglo.La fórmula que más frecuentó fue la comedia heroica con revisión de temas históricos yavistos en el teatro y otros nuevos, tratados con gran espectacularidad escénica (conejércitos, caballos, desfiles, armas...). Destacan las siguientes obras: Carlos V sobreTúnez (1730), Las cuentas del Gran Capitán (quizá inspirada en Lope), El pleito deHernán Cortés con Pánfilo de Narváez (1716), La heroica Antona García, El rey donEnrique III llamado el Enfermo, A un tiempo rey y vasallo, La banda de Castilla y duelocontra sí mismo (1727)? Obtuvo gran fama con tres obras en las que los sucesoshistóricos se mezclan con las aventuras: El pastelero de Madrigal (1706), El falso nunciode Portugal y El picarillo en España, señor de la Gran Canaria. Esta última ridiculizalos aspectos más negativos de la sociedad de su tiempo, con afán cómico y tonomoralista. Considerada una de las más relevantes del autor, presenta como protagonista aFederico de Bracamonte, hijo del descubridor de las islas, que tiene que ocultar sunombre y vivir en la corte castellana disfrazado de pícaro. Estimado por los reyes y suvalido don Álvaro de Luna, debido a su ingenio y atractivo personal, se descubre suverdadera identidad, recupera el señorío de las Canarias y consigue el amor de la damaque pretendía. La obra fue representada en numerosas ocasiones y mereció los honores dela impresión (Madrid, 1747).
  • 3. Escribió también Cañizares numerosas comedias de santos, que tuvieron una excelenteaceptación en su tiempo no sólo porque reflejaban una piedad popular dada a losentimental y milagrero, sino porque se prestaban también a la espectacularidad escénica.Muchas de ellas incluían números musicales. Son títulos de este grupo: A un tiempomonja y casada, Santa Francisca Romana (1719), Lo que vale ser devoto de San Antoniode Padua, La más amada de Cristo Santa Gertrudis la Magna, Santa Catalina, virgen,mártir y doctora (1730)... De tema mitológico son Amor aumenta el valor, fiesta real paralos desposorios del Príncipe de Asturias en 1728, Amor es todo invención, Júpiter yAnfitrión, melodrama?Destacan de modo particular en el conjunto de la producción literaria del autor lascomedias de magia y las de figurón. Respecto a las primeras, Cañizares practicaba en sustextos la magia blanca y realizó comedias de gran espectáculo aprovechando losprogresos de la escenografía en la época y el acompañamiento musical que llevaban. Lasilusiones, los efectos de la física recreativa, la presencia de rudimentarios autómatas... ola utilización de los valores maravillosos de la naturaleza (plantas, minerales, animales...)están muy presentes en el teatro ?mágico? de Cañizares. La estructura de estas comediasera muy barroca y mezclaba en ella elementos de distinta procedencia. La acciónprincipal, desarrollada en tres jornadas, aparecía cortada por numerosas accionessecundarias. Estas obras tuvieron tanto éxito que no sólo pervivieron a lo largo del siglo,sino que dieron lugar a continuaciones en segundas, terceras e incluso cuartas partes, nosiempre realizadas por el mismo dramaturgo. Fue Cañizares quien puso de moda elgénero, sobre todo con su serie Don Juan de Espina en Madrid (o en su patria), estrenadaen febrero de 1714, y Don Juan de Espina en Milán (1715). Ambas tienen comoprotagonista a un extraño sacerdote madrileño de tiempos de Felipe IV, coleccionista deobjetos raros, aficionado a la música y con fama de mago. Mezclan sucesos reales conotros inventados. La primera está mejor construida y tuvo gran aceptación del públicoque debió de gozar en la representación con la presencia de autómatas. La segunda partetiene menos fuerza dramática a causa de las reiteraciones, que le dan cierto airemonótono. Un tema clásico, la historia del pastor Giges que llega a ser rey de Lidia, serecoge en las dos partes de El anillo de Giges, y el mágico rey de Lidia (también tituladaSer rey y pastor a un tiempo), donde el tema del anillo mágico, antiguo ya en la tradiciónliteraria, juega un papel importante en la sugestión mágica de la obra con la aparición ydesaparición de personajes. Cañizares recrea una historia antigua, dándole un contexto deépoca, a pesar de los forzados anacronismos que esto trae consigo (vestimenta,costumbres, personajes típicos...).El mayor éxito lo obtuvo Cañizares en su serie de ?mágicas?, en la que se continúa laantigua tradición dramática de La Celestina, transformada por los pliegos de cordel y lapicaresca femenina. El 7 de noviembre de 1716 estrenaba en el corral del Príncipe de lacapital El asombro de Francia, Marta la Romarantina. Se recoge en ella la historia deMarthe Brossier, conocida mujer francesa que había sido poseída por el demonio a finesdel siglo XVI. La presencia de este personaje ambiguo y temible por sus poderes mágicosse convierte además en Cañizares en un auténtico espectáculo en el que no faltanautómatas, mutaciones, vuelos y, por supuesto, efectos cómicos. El escritor madrileñohizo una segunda parte con este tema para el Carnaval de 1740, pero el éxito fue tal que
  • 4. se continuó por otros autores hasta cinco partes, en las que se añadieron ciertos elementostruculentos (cárceles, ejecuciones) o exóticos. Repitió Cañizares con el personajefemenino de la maga en El asombro de Jerez, Juana la Rabicortona, estrenada en octubrede 1741 por la compañía de Palomino. Como en la anterior, el elemento musical es muyimportante, de tal modo que convierte a la obra casi en zarzuela. Ahora, el escenarioespañol de Jerez permite al autor presentar animados cuadros de costumbres, pero lahistoria central gira en torno a esta equívoca mujer, Juana, educada por unos gitanossiendo niña, con poderes mágicos e incluso perseguida por hechicera. Misterios,mutaciones, elementos burlescos, vuelven a repetirse en una comedia que intenta recogerlos ingredientes que halagan el gusto del público para convertirla en una obra lúdica.Un éxito semejante alcanzó Cañizares con sus comedias de figurón que, por mezclar loburlesco con lo didáctico, fueron aceptadas incluso por la crítica clasicista, salvando loserrores de ruptura de las unidades y el exceso de humor. Son obras críticas, llenas deexageraciones para acentuar la comicidad. El figurón adquiere en este autor nuevasdimensiones, pues aunque mantiene ideas y lenguaje extravagantes, varía su moral y sucapacidad crítica. No es sólo un tipo literario sino el resultado de la observación depersonajes que le rodean. Hay varias comedias pertenecientes a este grupo: Abogar porsu ofensor y Barón del Pinel (1715), El honor da entendimiento y el más bobo sabe más(1715), De comedia no se trate, allá va ese disparate, de tono burlesco, Si una vez llega aquerer, la más firme es la mujer (1723), Dios los cría y ellos se juntan, La boba discreta,estrenada en el corral del Príncipe con música de Francisco Coradini en 1733. La másfamosa de todas es El dómine Lucas, que recoge el mismo título de una de Lope de Vega.Critica en esta obra el falso orgullo nobiliario y las estúpidas creencias en los duendes,que convierten al protagonista en alguien manejable, prototipo de la ?ranciedad?.Los estudiosos han destacado la probada habilidad de Cañizares en la redacción delibretos para zarzuela, piezas a las que el autor denomina en otros lugares ?melodrama? o?drama armónico?. Compuso unas cuarenta, la mayor parte de las cuales trata sobreasuntos mitológicos, aunque dramatizó igualmente vidas de santos y motivos históricos.Son títulos destacados: A cual mejor confesada y confesor, San Juan de la Cruz y SantaTeresa de Jesús, Accis y Galatea, estrenada en el teatro cortesano del Buen Retiro el 19de diciembre de 1708 para celebrar el cumpleaños del rey, Amando bien no se ofenderáun desdén, Eurotas y Diana (1721), Las amazonas de España (1720, Buen Retiro),Angélica y Medoro, Con amor no hay libertad, melodrama armónico para el Carnaval de1731 en el corral de la Cruz, Cuerdo delirio de amor (1733), De los encantos de amor lamúsica es el mayor (1725), representada por la compañía de Francisco Landoño en elcorral del Príncipe. Con motivo de la inauguración de la restauración del Teatro delPríncipe de Madrid, convertido en coliseo, en 1745 se representó la zarzuela de Cañizarestitulada Cautelas contra cautelas o El rapto de Ganimedes, con música de José de Nebra,uno de los músicos que más colaboró en la confección de zarzuelas. Ésta debió de ser laúltima gran obra que el autor escribió. Trata una historia clásica de la mitología: Zeus,enamorado del joven Ganimedes, que guardaba los rebaños de su padre en el monte, loraptó llevándolo al Olimpo, donde ejerció como copero del dios. Cañizares trató laleyenda mitológica con total libertad, convirtiéndola en una historia humana en la queinserta una variada serie de aventuras galantes, amor y celos, a las que los aficionados al
  • 5. teatro estaban acostumbrados. Quizá escogió este tema por ser muy propicio para unaprovechamiento escénico espectacular.Se conservan de nuestro autor alrededor de una veintena de piezas breves quedesempeñaban una tarea imprescindible en la organización de la función teatral, enocasiones eran los auténticos animadores del festejo. Entre ellas hay que destacar:introducciones o loas (Loa para la compañía de José Prado del año de 1719),mojigangas (Alejandro Magno, El antojo de la gallega), entremeses (Bartolo Tarasca, Elcaballo, La cuenta del gallego), sainetes (La estatua de Prometeo), bailes (Baile deempezar, El reloj de repetición), fines de fiesta (El vizcaíno en Madrid).Cañizares fue uno de los dramaturgos más prolíficos de su tiempo. Pensaba que el teatrode su época debía renovarse, pero era necesaria la existencia de escritores con talento quese basasen en la realidad y no se sometieran a las normas clasicistas que limitaban lacapacidad de creación. Criticaba también recursos que se utilizaban en la escena, aunquedebido a su deseo de tener éxito él mismo los siguió utilizando por ser del gusto delpúblico.Fue elogiado por hombres de su tiempo como Luzán en sus creaciones de figurón oForner. Recibió críticas del canónigo Huerta o del citado Maruján, que lo acusaban deentrar a saco en las obras de Lope. Leandro Fernández de Moratín veía también aCañizares como un simple remodelador de las obras de Lope, con poca inventiva a pesarde la variedad de su obra. Posteriormente, a comienzos del siglo XIX, Alberto Lista fue elprimer crítico que habló con juicios positivos de la importancia de la creación deldramaturgo madrileño.(Enciclonet) EL ANILLO DE GIGES Y EL MÁGICO REY DE LIDIAÍNDICEJORNADA IJORNADA IIJORNADA IIIPERSONAJES:CAUDALES, rey, barba.CLARIDIANA, su hija.PALETILLA, graciosa.MELICERTA, dama.
  • 6. Un muerto.Soldados.VENUS.ARSIDAS.GIGES, pastor.SUMESFUIT, vejete.NICANDRO, barba.FILOCLES, galán.TAMBOR, gracioso.Una estatua a caballo.Ninfas.Músicos. JORNADA IDentro cajas, clarines y voces, y alternan truenos fuertes, y relámpagos, después de losprimeros versos y haber pasado huyendo NICANDRO, TAMBOR, ARSIDAS, soldadosy el último, CAUDALES, descienden por dos despeñaderos GIGES y SUMESFUIT,vestidos de pastores, viéndose la boca de una gruta oscura. Silbo de cortina.VOCES¡Victoria por los magnesios! (Montes y selva.)(Dentro.)FILOCLESPásese a filo de espadacuanto se encuentre, perezcaal furor de mi venganzatoda Lidia.VOCESA retirar,¡guerra, guerra, al arma, al arma!NICANDRO ¿Qué esperamos, si aun el Cielocontra nosotros disparala fogosa artilleríaque de horrendas nubes cuaja?ARSIDASCaudales invicto, yael batallón de tus guardias
  • 7. degollado, y siendo tumbade tus gentes la campaña,en vano al valor apelas,que uno por tantos, no basta.Y pues detrás de ese monteMelicerta y Claridiana,tu hija y tu sobrina, conel retén y su intrincadasituación del riesgo estánpor ahora reservadas,huye y penetra su cumbre,que a guardarte las espaldasNicandro y yo quedaremos.TAMBORY si es que miedo te faltapara huir, aquí está el mío,que es como el que aquellas damastuvieran, si en la cazuelaun ratón las arrojaran.(GIGES y vejete, prevenidos.)FILOCLES(Dentro.) Cercadles por todas partes.VOCES (Dentro.) Cuartel...FILOCLES(Dentro.) No hay cuartel que valga,mueran todos.VOCES¡Guerra, guerra! (Cajas.)REY¡Oh, injusta Fortuna ingratamal haya quien te venera,quien te adora y quien te llama«deidad» puesto que en ti implicandivinidad y mudanza!Sepultáronse mis triunfos,acabaron mis hazañascon que árbitro de la guerrafui terror de la comarca.
  • 8. Y no siento tanto el verperdido el reino y la famacomo el que (habiendo negadola mano divina y blancade mi hija al cruel Filocles,rey de los magnesios) haya,si no me rindo a partidos,de ganármela por armas.Pero antes que tal consigaserá en las sangrientas arasde mi honor, su tierna vidavíctima sacrificada,sin valerle su inocenciapues, hija de su desgracia,bien sabe quien nace hermosaque nace a ser desdichada.VOCES¡Por aquí fue el rey! (Caja y clarín.)FILOCLES(Dentro.) ¡Tomad las veredas!NICANDROA qué aguardas,si oyes que se acercan.ARSIDASPresto,(Aparte.) -ay divina Claridiana,muera yo sin verte ajena-,penetrad aquella intrincadasenda.REYEstrella rigurosa,bien envuelta en nubes pardas,con tempestades me anunciasde mi vida las borrascas. (Vanse.)TAMBORQuien tiene hija, y no la quieredar, cuando hay padres que rabianporque les pidan las suyas,que de maduras se pasan,¡que se ahorque!
  • 9. (Vanse, y por una montaña va bajando GIGES, pastor galán, y por la opuestaSUMESFUIT, pastor vejete.)GIGESAh, Sumesfuit, (Va bajando.)pues queda ya en las cabañasseguro el ganado y se oyede trueños, trompas y cajastan gran rumor, apuremosde qué nace. Al valle bajapor esa senda.SUMESFUITDemoniode hombre, mira lo que mandas,que con el cielo que gruñey el miedo que a mí me canta,estoy tan hecho una pifiaque aún no sé pedir alafia.GIGES Baja de una vez, no temas.(Rueda y se despeña SUMESFUIT.)SUMESFUIT¡Ay costillas desdichadas,ya bajé, maldito seaquien me mandó que bajara!GIGES¿Te has hecho mal?SUMESFUITPoca cosa,la mitad de las almohadasposteriores se me quedanentre las piedras y zarzas.GIGES ¿Has oído, Sumesfuit,tempestad más temerariaque aun yo la he temido?SUMESFUITEn esose encarece harto, pues nadaal pastor Giges le ha dado
  • 10. pavor jamás. ¡Ay mis bragas!GIGES¿Qué es eso?SUMESFUITEl miedo que tengo,que me está entonando un aria.GIGES Confieso que a mi valorlos ganados se le encargande Caudales, rey de Lidia,por lo que de estas campañassoy dueño, y de hombres y fierasel absoluto monarca;(Estatua y cadáver prevenidos.)pero es mi ánimo tal,que aspirando a cosas altas,mal satisface este empleoa mi nativa arrogancia.Varios repetidos sueñosme representan en vagasespecies a la fortunaque me adula, que me halagay con apacible rostroa heroicos hechos me llama. (Truenos.)Un retrato que me halléen esa selva cercana,de una divina mujer,que sé que con las infantasde Lidia vive, y la guerraque tenemos declaradaentre lidios y magnesios,de confusas y mezcladasideas mi vida aneganhasta lograr apurarlas.Con que oyendo apenas hoynácares vertiendo, el albasalió a llorar que la injurienlas nubes de horror preñadasla infausta mezcla del trueno,que con el ruido alternabamilitar, en aire y tierraconfundidas dos batallas;
  • 11. (Empieza a llover y a tronar.)salí ansioso... mas, ¿qué es esto?,de pronto otra vez desgajanlas nubes sobre nosotrosnuevo diluvio.SUMESFUITYa escampa,que llueven piedras de a puño. (Truenos.)GIGES De aquella cueva nos valgael asilo.SUMESFUITEn ella, siendoracionales alcarrazas,nos libraremos.GIGESTras mí ven. (Vanse.)SUMESFUIT (Dentro.) Sí no veo palabra,¿cómo he de ir?(Telón.)(Éntranse y vuelven a salir, y se descubre la gruta, por de dentro, en su fachada unsepulcro y sobre él un caballo en dos pies y montada en él una estatua de hombre, depiedra. Y dicha gruta, hermosamente iluminada.)GIGES Al tiento, pero (Se descubre.)¡qué maravilla tan rara!SUMESFUIT¡Válgame el cerco de Troya!GIGES¡Qué fábrica tan extraña!SUMESFUIT¡Un sepulcro y un caballo!Sobre él una mariblanca,mátenme si no es principio...GIGES
  • 12. ¿De qué?SUMESFUIT... de alguna entruchada.GIGES Presto saldrás de la duda,pues en pérsicas palabrasuna inscripción sepulcralse descubre en la fachadade ese túmulo de piedra.SUMESFUIT¿Y qué dice?GIGES«Aquí descansade Zoroastres el cadáver,mágico asombro del Asia.»SUMESFUIT Mal descanso le dé Dios,ya me ha entrado la terciana.GIGES Espérate, que prosigue:(Lee.) «El que tenga dicha tantaque llegue a ver su sepulcro,inmortal hará su fama.»SUMESFUIT¿Y eso no es mentira?ESTATUA¡No!SUMESFUITAy de mí, que habló la estatua.GIGES¿De qué te asustas, villano?Voz que de una piedra heladate articula el insensibleórgano de su garganta.Yo llegue a ver este asombro.¿Con que soy yo con quien hablas?ESTATUASí.
  • 13. SUMESFUIT¡Maldita sea tu boca!ESTATUAHasta hoy no hubo humana plantaque haya hollado de esta grutala fábrica subterránea.En ella el gran Zoroastressepultado está y su almaaligada a un rico anilloque a un dedo suyo se enlaza.Su alivio es que haya mortalcuyo valor tenga audaciade arrancárselo del dedo,aunque en terrible batallasu cadáver se defienda,pues con él las artes magasde este prodigio de Greciapodrá saberlas y usarlas.Logrará cuanto intentara,como en su mano le traiga:si quiere, se hará invisible,y verá que a un tiempo mandaen el aire, en el abismo,en fuego, en tierra y en agua,Y pues tú, valiente Giges,a mayor empresa bastas,mira si a tanto te atreves.GIGES Aunque al infierno bajara,por mejorar mi fortuna,lo hiciera.SUMESFUIT¡Allá te las hayas!ESTATUAPues al furioso estampidodel trueno sus senos abrala tierra y hazte dichososi tan gran fortuna alcanzas. (Trueno.)(Vuela con caballo y todo y descúbrese, abriéndose el sepulcro, un cadáver amortajado ycon una sortija.)SUMESFUIT¡Ay, que me llevan las dueñas,
  • 14. ay, que los diablos me agarran,ay, que mis miembros se secan,ay, que se mojan mis calzas!(Luchan GIGES y el cadáver.)GIGES Mágico, terror del orbe,aunque con extraordinariassobrenaturales fuerzaspienses arrarcarme el alma,antes te despojaréde esta joya, que ya se hallaen mi mano. (Quítale la sortija.)CADÁVERRey de Lidia,conseguida tal hazaña,tú eternizarás tu nombre,tú restaurarás tu Patria. (Húndese.)GIGES¿Qué es esto que nos sucede,Sumesfuit?SUMESFUITQue disparatael mago y los zorrosastres,aun difuntos, se emborrachan.GIGES¿No ves qué hermosa sortija? (Pónesela.)SUMESFUITHombre, dime dónde andas.GIGES¿No me ves?SUMESFUITNo.GIGES¿Y ahora?SUMESFUITSí.
  • 15. GIGES Pues la sortija es la causa,que sin duda hace invisible.SUMESFUIT ¡Oh, habilidad soberana,más de catorce maridosla sortija tomaran,para averiguar con ellalos chismes que andan en casa!VOCES(Dentro.) Sitiado está el rey de Lidia.FILOCLES(Dentro.) Él, y cuantos le acompañan,mueran. (Caja y clarín.)GIGESSumesfuit, ¿qué es esto?SUMESFUITContinúan la zalagardade antes.GIGESSígueme por estaoculta senda ignoradaque al monte asciende. (Música queda.)SUMESFUIT¿A qué fin?GIGES Si oyes las voces que clamande mi Patria el vituperio,vamos a desagraviarla,y a cumplir aquel anuncio (Sordina.)que por las fauces pasmadasde un esqueleto me dijo,para alentar mi esperanza:«Tú eternizarás tu nombre,tú restaurarás tu Patria.»Vamos presto.SUMESFUITVamos presto,pero en estas sucias barbasotro esqueleto te dice
  • 16. que cabe mucho en la magiay en la sortija, y si acasola comedia sale mala,tú hundirás la compañía,y tú ciscarás la manta.(Selva corta.)(Vanse, y al son de la caja destemplada y sordina, van saliendo ARSIDAS, NICANDRO,TAMBOR, REY, MELICERTA, CLARIDIANA, PALETILLA y damas. Y canta lamúsica en tono lamentable.)MÚSICAPiedad, invicto Filocles,clemencia, que en nobles pechosteñir la victoria en sangre,es venganza y no es trofeo.Piedad, piedad, oh generoso griego.VOCES(Dentro.) Rindámonos, a mercedde las vidas.REY¡Ah, villanos,aún hay armas, aún hay manos;pereced, mas perecedcon honra!VOCESNo hay otro modode salvarnos.REYMi valorlogrará...CLARIDIANAPadre y señor,eso es arriesgarlo todo.Ya el Hado, infausto y cruel,nos pone en esta apretura,busque modo tu cordurade conformarse con él,y, pues lo decreta así,usa de tu fortaleza.
  • 17. REYOh, miserable belleza,¿qué alegas tú contra ti?ARSIDAS(Aparte.) ¿Qué oigo, amante pasión mía?PALETILLATambor, desde arriba abajonos amaga un gran trabajo.TAMBORMorirá Vueseñoríay hoy, con palma, será quiense entierre entre otras doncellas.PALETILLA¡Ay, que a poquísimas de ellasles huele la palma bien!NICANDROLa suerte está echada ya.MELICERTASeñor, pues sabes que cuandovine a tu reino, pasandopor la Magnesia (que estáentre Lidia y Persia) via Filocles y le hallémuy atento, (Aparte.) -ojalá quelo fuera para mí,pero callemos, pasión-permíteme que te digaque en tan urgente fatigaaún cabe composiciónsin que la mano a que anhelade mi prima, (Aparte.) -¡oh cuánto, Cielos,siento el hablar de mis celos!-,que es el bien que le desvela,consiga por fuerza.REYCalla,no en eso prosigas; cesa,si no quieres ser pavesa
  • 18. del furor que me avasalla.Pero para que veáisque no es todo obstinacióny que hoy vuestra perdicióny la mía fomentáisa su oráculo divinoen el templo de Dianaconsulté de Claridianay de mi reino el destino,por haber él de pararen ella, como herederaúnica mía. ¡Oh, no fueratan sin duda mi pesar!Pero apenas en el vientoel incienso se esparciócuando su imagen hablóy en claro distinto acentodijo así: «Si no casareClaridiana con un deudo (Clarín.)de tu sangre, perderáshonor, hija, vida y reino.»Cesó, pero no cesaronlos asombros de mi pecho,pues sabiendo que en el mundopariente ninguno tengoy que todos tus hermanos,¡oh Melicerta!, murieronyo... mas, ¿qué llamada es ésta?(Clarines dentro, a lo lejos.)NICANDROCon blanca bandera, haciendoseñas de paz, por el montesubiendo va un mensajerodel enemigo.REY¡Traedlea mi vista!(Salen GIGES y SUMESFUIT.)SUMESFUITAquesto es hecho,ya estamos acá.
  • 19. GIGESEn el trajejuzgándonos vivanderoshemos entrado sin nota.(Mirando a CLARIDIANA.)Mas, ¡qué es lo que miro, Cielos!¿No es el original divinodel retrato que reservo 345y me hallé en la selva, aquellahermosura que estoy viendo?Invisible la sortija (Pónesela.)me ha de hacer hasta que de ellome informe.ARSIDAS¿Qué haces, villano,aquí?SUMESFUITYo y mi compañero...mas, ¡ay!, ya se lo llevaron.NICANDRO Y ARSIDAS¿Quién?SUMESFUITLos diablos del infierno.TAMBORMira, que aquél es el rey.SUMESFUITMírolo, que aunque estén hueros,siempre las niñas son niñasen los ojos de los ciegos.PALETILLA¿De verdad?SUMESFUITSí, reina mía.PALETILLABien puede llegar sin miedo.
  • 20. SUMESFUIT¿Qué he de tener, si me salenangelicos al encuentro?REY¿Quién sois, villano?SUMESFUITUn criadode un amo titiritero,que se ve y que no se ve,que anda, corre y se está quieto.REYRara calidad.CLARIDIANA¿Y cómoos llamáis?SUMESFUITYo, Juramento;porque no pueden nombrarmesin estar echando verbos.MELICERTA¿Pues qué nombre es?SUMESFUITSumesfuit,que llegando a los pies vuestros,de pretérito los cuco,de presente los beso.PALETILLAEl vejetillo es donoso,él será mi chichisveo.(Tocan clarín más cerca.)NICANDROYa el embajador se acerca.GIGESAhora de dudas saldremos,corazón enamorado.
  • 21. REYAquí de mi sufrimiento...(Salen FILOCLES y soldados.)FILOCLES¡Sálvete, oh gran rey de Lidia,Júpiter!REY¿Qué es lo que veo,tú, embajador de ti mismo?FILOCLESSí, porque yo no te temoairado, búscote afable,y en un generoso alientohacerte una confianzaes el más seguro obsequio.Permíteme que a tu hijaClaridiana mis respetosofrezca en digno holocausto,aunque infeliz.REYNo os lo niego.GIGES (Aparte.)¡La hija es del rey la que adoro!,altos van mis pensamientos.CLARIDIANAEmbajador, bienvenidoseáis, que yo os considerocon ese carácter, sólopara tolerar el veros.ARSIDAS(Aparte.) Albricias, afectos míos.FILOCLESYa sé lo poco que deboa mi fortuna, y asírendirla a finezas pienso.
  • 22. REYNo es eso del caso; al caso.FILOCLESDiré y volveréme presto.Ya, valeroso Caudales,ya no te ha quedado puebloque te obedezca; ya todosme reconocen por dueño,degolladas tus escuadras,tus batallones deshechos,y tu gran corte ecbatanaentrada a sangre y a fuego.(Se previenen escotillones y rápidos.)En tu desesperaciónsólo estriba tu remedio:en este estado, no sóloen restituirte vengotu antiguo trono, sino esen cederte desde luegode mis provincias la parte,que para lo veniderote sirva de antemuralcomo de todo sea premiola mano de Claridiana.REYHabla en todo, y no hables de eso.GIGES (Aparte.)¡Qué escuché!FILOCLESPues aun con todatu dureza no resuelvoverter de ti y de los tuyosla sangre y con un asedioharé, para persuadirte,mis frases de sus lamentos.Tarde en morir esa ingratapues los reyes, los postrerosson al cuchillo del hambrey en miserables ejemplosvenza la necesidad
  • 23. a quien no le obliga el ruego. (Vase.)VOCES(Dentro.) ¡No nos dejes perecer!REY¡Morid todos, pues yo muero!VOCES(Dentro.) ¡Clemencia!...FILOCLES(Dentro.) No la esperéispor más que digan los ecos:MÚSICAPiedad, invicto Filocles,clemencia, que en nobles pechosteñir la victoria en sangrees venganza y no es trofeo.CLARIDIANAPadre... (Vase.)REYVuélvete a tu tienda.ARSIDASSeñor... (Vase.)REYVe a guardar tu puesto.MELICERTATío... (Vase.)REYNo me hables palabra.NICANDROMi rey... (Vase.)REYA ninguno atiendo.PALETILLA
  • 24. ¿Ni a mí tampoco? (Vase.)REY¡Huye loca!TAMBORPues también yo (Vase.)REY¡Vete, necio!SUMESFUIT Yo... pero, ¡a qué he de llegar!si me ha de decir lo mismo. (Vase.)GIGESEa, poderosa magia, (Aparte.)para ahora son tus efectos.REYSolo he quedado y pues no haya mi suerte otro remedioy, tal vez, debe tomarsedel enemigo el consejo,abran la puerta a mi aliviolos filos de aqueste acero.Muera yo...(Arranca la espada y pone la guarnición en el suelo. Vase a arrojar sobre la espada y ledetiene GIGES.)GIGES¡Detente, rey!REY¿Quién eres, hombre? ¿Qué es esto?¿Por dónde has venido que,sin saber cómo, te encuentro,para estorbarme que muera,entre mi espada y mi pecho?GIGESSoy quien que triunfes desea,pero no ha de ser muriendo,que las desesperacionesson muy cobardes esfuerzos.
  • 25. REYPues, ¿qué he de hacer, asediado,sin gente, sin alimento,y sin esperanza?GIGESHallarlotodo en el favor del Cielo.REY¿Cómo, hombre, deidad o asombro?GIGESDe esta suerte.REYFavor, Cielos,que a tan extraño prodigiopasmado y absorto quedo.(Bajan los rápidos y suben los escotillones. Armamento y tiendas. Han descendido en seisarrojos seis soldados, con armas, capacetes, con plumas, petos, espaldares y lanzas. Por elmedio el alférez. Y al mismo tiempo han subido por siete escotillones otros seis soldadosy un tambor. El foro se ha abierto y se ven graduadas dos líneas de Infantería, con picas,tambores y pífanos y atraviesan el tablado varios vivanderos con cestones de pan,verduras, frascos de vino, carneros al cuello. Hombres y mujeres y se tocan clarines ycajas.)SOLDADOS¡Caudales, gran rey de Lidia,viva, y mueran los magnesios!GIGES¡Ea, señor, ya hay socorro,ya puedes triunfar viviendo!VOCES(Dentro.) ¡Al arma, que nuestro campode escuadrones se ha cubiertono conocidos!SALEN TODOS¡Señor,gran novedad!REY
  • 26. ¡Suspendeos,que todo es en favor mío!TAMBOR, MELICERTA Y ARSIDAS¡Qué admiración!CLARIDIANA, NICANDRO Y PALETILLA¡Qué portento!CLARIDIANA¿Qué deidad, señor, movidade nuestro incesante ruego,te ampara?REYNo sé, hija mía,pues sólo sé que es el medioese admirable zagalpor quien la vida queriendoquitarme yo a mí, dos vidas,en ser y en honor, me ha vuelto.SUMESFUIT (Aparte.)Ya empieza a mediar mi amo,que empieza a ser embustero.TODOS¿Quién eres, joven?GIGESUn hombreen el que no hay más misterioque una ciencia no adquirida.De mí no sabréis más que esto;y así, fuertes capitanes,pues cobrado el desalientode su flaqueza, el socorrode víveres les da esfuerzos;¡id y juntad las reliquiasde ese ejército deshecho!Tú, mi señor y rey,las tropas que te presentove acaudillando a su testaque tú vencerás muy luego.¡Heroicos soldados, girenlos tafetanes al viento
  • 27. y del pífano y la cajaaturda al contrario el eco!¡Marchad en orden, marchad!ARSIDASTan pronto, como suspensos...NICANDROTan firmes, como asombrados...LOS 2Entrambos te obedecemos.REYYo también, pues al que juzgoalto celestial decreto,no hay resistencia. Vosotrosos retirad.GIGESYo me quedoa dejarlas en seguro,señor.REYEs de mi aprecioesa atención.GIGESLo ya vistoacredita lo que emprendo.REYYa lo discurro, marchad.(Al son del pífano y las cajas entran marchando los soldados y delante ARSIDAS yNICANDRO y detrás el REY.)TAMBOR¡Adiós, retazo del Cielo!PALETILLA¿Dónde caminas, Tambor?TAMBORDonde me horaden el cuero
  • 28. por defenderte.PALETILLAEso esírsele al tambor el cuero.SUMESFUITÉsta, de este cuyo es trapo;yo la atraparé si puedo.MELICERTA¿Quién será este joven, prima?CLARIDIANAAhora lo averiguaremos.GIGES (Aparte.)Oye Sumesfuit.SUMESFUITAmo mío.GIGES¡Cuidado y guardar silenciosin hablar de la sortija,que te pesará!SUMESFUITTe ofrezcoque me lleve el Sastre Zorro,si jamás tocare en ello.CLARIDIANAGalán prodigioso, jovenque hoy tan extraños portentoshabéis obrado, ¿quién sois?GIGES El traje lo está diciendo:un zagal de vuestros campos,guarda de vuestros corderos,donde yo soy el perdidoy los ganados ellos.MELICERTA¿Perdido?
  • 29. GIGESY con harta causa.MELICERTA¿Por quién?GIGESYo, y mi pensamiento,andamos por ignorarloporque aún es culpa el saberlo.CLARIDIANALo que a nosotras nos debetocar no es inquirir eso,sino es qué deidad ha sidoquien os trajo a ser remediode nuestros males.GIGESEs unaque juzgo que la estoy viendo.PALETILLA (Aparte.)Esto lo dice por mí,¡ah, pícaro zagalejo!SUMESFUIT (Aparte.)Ya el secreto me joroba.MELICERTA¿Viéndola estáis?GIGESYo lo creo,calidad de lo divinoes ser espíritu bello,a unos visible y no a todos.(Prevenido el árbol donde sube el galán.)CLARIDIANAEso yo te lo concedo.GIGES Es que lo que miro tiene,entre un todo tan perfecto,tal espíritu, que roba
  • 30. cuanto quiere, no queriendo.CLARIDIANAEso parece que es hurto.GIGESNo señora, que es obsequio.MELICERTAQuien tan delgado discurre,que no es un pastor es cierto.CLARIDIANASeáis lo que fuereis, desde hoyagradecida estar deboa vuestro socorro.GIGESAprisame habéis premiado.CLARIDIANAY el verosen el traje desearade lo que estoy presumiendoque sois, si no sois enigmaque se oponga a este deseo.GIGES No, señora, un pastor soy,esto es lo seguro, peroseré cuanto vos quisiereiscomo queráis...CLARIDIANA¿Qué?GIGES...saberlo.CLARIDIANA (Aparte.)¡Eso sí, corazón mío!vete a espacio que te temo.MELICERTA (Aparte.)¿Qué afecto, al ver a este hombre,hay en mí, que desde luego
  • 31. que le vi, me incliné a él?Mas, qué discurso tan neciosi amo a Filocles. No hay dudaque es piedad, y no es afecto.SUMESFUIT (Aparte.)¡Secreto de los demonios!no me encosquilles el pechoque no me preguntan nada.CLARIANARazón es nos retiremos.MELICERTASí, prima mía (Caja y clarín.)VOCES (Dentro.)¡Arma, guerra!CLARIANAMas aquí se oyen los ecosde la trabada batallaentre lidios y magnesios.¡Quién, no obstante lo que he visto,supiera si corre riesgomi padre!GIGES¡A saberlo voy!MELICERTA Y CLARIDIANA¡Pastor!GIGESAdiós, que ya vuelvo.(Vuela en una canal, que será un tronco, compañero de otro que está enfrente.)MELICERTA Y CLARIDIANA¡Otro prodigio!PALETILLA¡Otro asombro!SUMESFUITY aun otros mil y quinientos,
  • 32. que la sor... (Aparte.) ¡maldita seaslengua, que te ibas saliendo!CLARIDIANAVen acá, ¿tú no te llamasSumesfuit?SUMESFUITDe verbo ad verbum.CLARIDIANA¿Quién es tu amo?SUMESFUITUn pastor.MELICERTA¿Y su nombre?SUMESFUITEs nombre griegoCLARIDIANA¿Pues cómo se llama?SUMESFUITGiges.PALETILLA¡Giges!, a gargajo secosuena, pues se está nombrandocomo que se está escupiendo.CLARIDIANA¿Y qué empleo tenéis ambos?SUMESFUITGuardar los ganados vuestros,pues que son del rey Caudales,vuestro padre, que por suegrole anhelarán todos, porquedonde hay Caudales, hay yernos.PALETILLASeñoras, no le creáis,que este vejetillo es cuerpo
  • 33. de verdades.SUMESFUIT¿Por qué, perla?PALETILLAPorque te las guardas dentroy echas fuera las mentirasen cuanto vas respondiendo.CLARIDIANAPagáraslo con la vida,si me mientes.SUMESFUITEnterretur.MELICERTA¿Cómo hace aquestos prodigios,siendo pastor?SUMESFUITEse cuentoa la Historia, que le traeHeródoto, cuando menos;que el ingenio no escribieradislates sin fundamento.VOCES(Dentro.) ¡Victoria, Lidia, victoria!ARSIDAS(Dentro.) ¡Cantad, al monarca nuestro,el triunfo!MELICERTA¡Oh, qué gozo, prima,que nuestras huestes vencieron!CLARIDIANA¡Ay pastor, hombre o deidad,(Aparte.) en qué obligación me has puesto!MÚSICA(Dentro.) En hora felicese inflamen los vientos
  • 34. de aplausos al altomonarca supremoque a Lidia libertade su cautiverio. (Caja y clarín.)UNOS(Dentro.) ¡Triunfe el rey Caudales!OTROS(Dentro.)¡VivaLidia!TAMBOR(Sale.) Triunfe, que no es nuevo,porque los caudaleshan triunfado en todos tiempos.PALETILLAVencimos, Tambor.TAMBORVencimos.PALETILLADíme, ¿cuántos agujerostraes de la guerra?TAMBORLos mismosque llevé, que todos elloslos traigo, amiga, muy sanos.SUMESFUIT ¡Quién te viera hecho un harnero!(Salen el REY, soldados, ARSIDAS y FILOCLES, preso.)REYHeroicos valientes lidios,ya el enemigo deshecho,el que cantó como triunfole llora como escarmiento.Melicerta, Claridiana,que no dilatéis, os ruego,abrazarme, pues vencidopor disposición del Cielo,
  • 35. el que os amagó tan libre,llega a vuestras plantas preso.FILOCLESTe engañas, gran rey, te engañas,que si de ese ingrato objetome impusieran las cadenas,su perfección y su ceño,no quiero que la Fortunablasone de haber dispuestoque se declare cautivoquien ya estaba prisionero.ARSIDAS(Aparte.) ¡Qué esto oiga y que mi rencorno me apure el sufrimiento!CLARIDIANAEn verdad que, a no haber sidopor ese noble mancebo,ruina fuera lo que es hoycortés lisonja.REYEs bien cierto.NICANDRO(Sale.) Ya, gran señor, los contrariosvan en fuga y van siguiendosu alcance los tuyos.REYHombreque generoso instrumentode mi libertad has sido,hasta ahora no ha habido tiempode obligarte a que me digasquién eres.GIGESUn pastor vuestro.MELICERTAGiges dicen que es su nombre.GIGES (A SUMESFUIT.)
  • 36. ¡Tú lo has dicho ya!SUMESFUITConcedo.REY¿Giges, el pastor valientea quien la guarda encomiendode mis ganados? ¿Pues cómo?¿De qué forma, o con qué medios,esto ejecutas?GIGESNo sé.REYBien puedes hablar sin miedo.GIGESNo lo he conocido nunca.REYMira, que yo estoy resueltoa que lo digas.GIGESY yoa obedecer, mas no puedo.REY¿Por qué?GIGESNo sabré decirlo.REYNi yo quiero ya saberlo,que esa es mucha rebeldíacon tu rey y con tu dueño.Y pues un pastor, no más,te hallo, bastará por premio,ya que mis ganados guardas,hacerte mayoral de ellos,habiendo de conformarel honor con el sujeto.GIGES
  • 37. ¡Oh, pasados beneficios,(Aparte.) que hacéis ingratos tan presto!CLARIDIANALa entrada franca en Palaciotendréis, que al merecimientode tan supremos serviciosesto corresponde... pero,con una condición sola.GIGESDecidla, que yo os prometocumplirla.CLARIDIANACon que yo sepalos reservados misteriosque le calláis a mi padre.GIGESMirad...CLARIDIANANo tiene remedio.MELICERTAA solo el fin de estimares el ansia de conoceros.GIGESEl más infeliz dichososoy.SUMESFUIT(Aparte.) No me mires al sesgo,que no he dicho más.REYFilocles.FILOCLES¿Señor?REYVenid, que no intento,si os excedo en lo feliz,
  • 38. imitaros lo soberbio.más que prisión, hospedajetendréis en mí y en mi reino,quedando en cuanto a partidosambos a dos satisfechos.FILOCLESSin uno, no puede ser.REYYo no dispongo en lo ajeno;adiós pastor. (Vanse.)GIGESÉl os guarde,señor, por siglos eternos.ARSIDASTenedme por vuestro amigo,que serlo desde hoy protesto.NICANDROLo mismo os digo.GIGESMal puedemi humildad corresponderosa tantas honras.(Vanse ARSIDAS y NICANDRO.)MELICERTAYo, Giges,que no seáis, voy sintiendo,persona en quien se coloquenlos honores y los puestos. (Vase.)GIGES¡Qué le hemos de hacer, paciencia!CLARIDIANAMirad, que yo voy en eso.GIGES¿Y si no pudiere ser?
  • 39. CLARIDIANAPerderéis lo que no piensoque he de poder yo decirlo (Clarín.)ni tampoco vos creerlo. (Vase.)GIGESMucho me estrechas, Fortuna.PALETILLAAdiós pastorcillo, tiernocon las mozas.GIGESEs verdad.PALETILLAY si, con tus regodeos,te ensanchas, por mí, hijo mío,bien puedes ponerte hueco,porque tienes una cara...GIGES... ¿De qué?...PALETILLA... de pastel de a medio. (Vase.)(Cupidillos y selva.)SUMESFUITMas que me birla la mozaeste amo faramallero.TAMBORVamos, que te descarrías,que todos se van diciendo: (Vase.)VOCES(Dentro.) ¡Viva el invicto Caudales,viva el gran monarca nuestro!MÚSICAEn hora felicese inflamen los vientosde aplausos al altomonarca supremo
  • 40. que a Lidia libertade su cautiverio.(Corre SUMESFUIT.)GIGES¿De quién huyes, Sumesfuit?SUMESFUITDe nadie. Háblame de lejos.GIGESSi has dicho sólo mi nombre,seguro estás.SUMESFUITEl braguerose me rompa cuando vayaa empezar un galanteo,si he dicho otra cosa.(Sacabuches y donde baja VENUS, prevenidos.)GIGESBasta,que eres leal.SUMESFUITMás que un pecho.GIGESPues, vete de aquí.SUMESFUITSí haré. (Vase.)GIGES¡Ah de las ninfas del viento!MÚSICA(Dentro.) ¿Quién llama?GIGESQuien saber quierecuánto, a la deidad de Venus,le debe un amor que es fino
  • 41. y desgraciado y os ruegole pidáis (si es que la magiatiene en vosotras imperio)supla en mí lo que me faltapara el triunfo que pretendo. (Cartabones.)(Aparécese la más bella y hermosa mutación que se pueda, que ha de ser la mansión deVENUS, y descienden cuatro balancines, tirados de varias aves, como son águilas,pavones, cisnes y garzas. Y en el centro una mansión hermosa en donde ha de estar unbello carro tirado de palomas en alambres, en él baja la diosa VENUS. Y se halla en eltablado, subiendo en el escotillón del medio, una mesa con dos velas y en ella un azafatede plata, con un vestido rico, a la romana, penacho y todos los requisitos. Y la rueda deCupidillos está en movimiento circular incesante.)MÚSICAYa rasga obediente la esfera del aire (Baja VENUS.)sus vagos hermosos flamígeros velosy en trono volante tus voces escuchala hija del agua, la madre del fuego.VENUS¡Valeroso Giges!GIGESNortede los humanos afectos,pues sin amor fuera un caosde horrores el Universo,favoréceme.VENUSYa sólode tu conjuro el preceptome conduce, que algún díasabrás las causas que tengopara procurar hacertedichoso, desvaneciendode las iras de Dianalos fatídicos decretos.Ninfas, vestidle en el trajeque pide su nacimiento.GIGES¿Mi nacimiento? ¿Pues quiénsoy yo?
  • 42. VENUSNo debes saberlo,hasta que el tiempo lo diga.GIGESTodo alivio es del tiempo.VENUS(Canta.) El pellico desechaCOPLA 1.ª que tiene riesgoel vestir de inocenciaslos sentimientos.NINFAS, (Cantan a 4.)Guárdate de eso,que con ser cautelososerás discreto.VENUS,(Canta.) Viste en peto y en mantoCOPLA 2.ªde hombros y pecholos que siendo resguardosno serán peso.NINFAS, (Cantan a 4.)Dice un conceptoque de los prevenidosse hacen los cuerdos.VENUS (Canta.)Estos rizos que al rostro,que al rostro sirven de cerco,mandan traigas en ordentus pensamientos. (La peluca.)NINFAS, (Cantan a 4.)Cuenta con ellos,que es razón ser altivos,mas no soberbios.VENUS,(Canta.) La cabeza te adornengasas del viento,porque suelen sus dichas
  • 43. cogerse al vuelo. (El penacho.)EL 4 (Canta.) No ames con miedo,que de los perezososse hacen los necios.VENUSYa estás en distinto trajey no sólo te concedoeste bien, sino el idiomaarmónico y halagüeñoque es el que hablan los dioses,para que al dulce embelesode voz, ingenio y presenciavayas tus dichas tejiendoGIGES¡Oh, gran madre del amor,cuántas finezas te debo!VENUSAntes están merecidas...GIGES¿De quién?...VENUS... del que yo reservonombrarte, usa del anilloque tuvo guardado el Cielopara ti.GIGES¿Pues no fue acasoel hallarle?VENUSNo, por cierto.GIGES No te ausentes sin sacarmede tantas dudas.(Al retornelo, empieza a subir la [ilegible] (2) de en medio.)VENUSBien prestosaldrás de ellas, y ahora basta
  • 44. saber que cuando me ausento...ELLAYa rasga obediente la esfera del aireY LA MÚSICAsus vagos hermosos flamígeros velosy en trono volante sus voces escuchala hija del agua, la madre del fuego.(Desaparece todo, selva corta.)SUMESFUIT(Sale.) ¡Señor!GIGESSumesfuit, ¿qué quieres?SUMESFUITAy qué chiste, ¿quién te ha puestode petimetre a la griega?Ven, que en los raros portentosde mi vida espero seade muchos sabios proverbio...SUMESFUIT... ¿Quién?...GIGES... el anillo de Gigesen los siglos venideros.Repitiendo para aplausode la deidad que venero:ÉL Y EL 4Ya rasga obediente la esfera del airesus vagos hermosos flamígeros velosy en trono volante sus voces escuchala hija del agua, la madre del fuego.(Con la repetición se cubre todo y se da fin.) JORNADA II
  • 45. Héchase la mutación de Salón regio y, cantando la música, salen MELICERTA,CLARIDIANA, PALETILLA y damas, que serán las que hicieron de Ninfas.MÚSICAAmante corazón mío,estemos firmes los dos,tú en la razón de sentir,y yo en callar tu razón.CLARIDIANA¿Quién te ha dado, Paletilla,esa letra?PALETILLAMe la diocierto chichisveo mío,que es muy chulo y muy bufón.MELICERTAPues divierte las tristezasde Claridiana.PALETILLAA eso estoy.MELICERTAY dinos, ¿quién es?PALETILLAEs Giges.CLARIDIANA¿Giges?PALETILLAFuerte alteración...sosiéguese usted, que aunquele llame mío, no soytan fácil que me haga puchespor cualesquiera visión.MELICERTA¿Visión es Giges?PALETILLA
  • 46. Pues qué hayen él que repare yo,si no es mucho entendimiento,cortesía y atención,y después que al traje griego905ha trocado el de pastor,ser derecho como un usoy ser galán como el sol.CLARIDIANA¡Calla loca, o mandaréque te echen por un balcón!PALETILLAAún no es hora de vaciar,que dé las seis el reloj...CLARIDIANA¡Ay, prima mía, que en vanoquiere mi imaginaciónborrar de una vez la imagenque en el alma se estampó!Bien sé que estimas a Gigesy por eso mi dolorte fío, pues cotejandotu pasión con mi pasión,conocerás que el rendirmeno es falta en mí de valor.PALETILLAAcabáramos con ello.MELICERTAPrima, es una estimaciónla que a Giges le confiesoque no le estorba al favorque le haces, pues de la esferano pasa de la inclinación,siendo amor de tal especie,que es amor y no es amor.Es de Filocles...CLARIDIANANo, prima,me lo nombres. (Música aparte.)
  • 47. MELICERTA¿Por qué no,si estando tú en tu enterezaestás en lo que yo estoy?CLARIDIANAPues, ¿en qué puedo servirte?MELICERTAEn vencer su obstinaciónhacia ti y, de la finezaque en su tierra me debió,cuando a este reino pasé,hacerle, si hay ocasión,memoria.CLARIDIANAYo te lo ofrezco.Y sabe que es el mayorobsequio que puedo hacertehablar con él.PALETILLASe acabó.Eso es ser, una por otra,alcahuetillas las dos...y si me dieseis licencia,en forma de diversión,yo cantara una cositaque hace al caso.MELICERTASin temor puedes.(FILOCLES y ARSIDAS al paño.)PALETILLA Desde aquí, no seaque me deis un torniscón.(Canta recitando.)Duélete el corazón, ama querida,gruñes y callas y sufriendo mueres,a cada instante escuece más la heridapues sabe que en el mundo de donde erespara los hombres nacen las mujeres
  • 48. y la que mejores ha desechadopara en un tuerto, cojo o corcobado.Y así, señora, la que pilla, pillay, según Paletilla,antes que se te caiga la que tienesa pura resistencia,buscar alivio o prestar paciencia.ARIAYo sé lo que ella quiere,la que penando muere,pues ya lo descubrí.No quiere traje rico,ni joya ni abanicosino es un pastorcicoque es de pitiminí,tan culto, tan dispuesto,tan gordo como así.No es eso algún oprobio,que yo eligiera novioque me gustara a mí.Y al no encontrar pobrete,si no es algún vejete,por excusar las llamasque enciende el amo, a mástomara a Sumesfuit. (Vase.)CLARIDIANA¿Hase visto loca igual?MELICERTAPretende, su buen humor,aliviarte.CLARIDIANADe mi padreprosigue la indignacióncon Giges, por no poderde los prodigios que obróaveriguar...FILOCLES(Al paño.) Claridianaestá aquí, felice soy.CLARIDIANA
  • 49. ...el medio con que los hace.MELICERTATerrible es su condición.FILOCLES(Aparte.) ¿De qué hablarán?CLARIDIANAA cantarvolved que conmigo habló,concepto que no halla sendadesde el pecho hasta la voz.MÚSICAAmante corazón mío,estemos firmes los dos,tú en la razón de sentir,y yo en callar tu razón.CLARIDIANA¿Qué es?FILOCLES (Saliendo.)Es un desgraciadoque parece que inventóesa letra.CLARIDIANA¿Para qué?FILOCLESPara explicar su pasión.MELICERTA (Aparte.)Oye, corazón, y sufre.ARSIDAS(Al paño.) Ahora Filocles pasóal cuarto de Claridiana,mas aquí está. Lo mejores ocultarme.FILOCLESDespuésque de mis gentes triunfó
  • 50. vuestro padre, conocílo desdichado que soy.Antes juzgué que en su odiose afirmaba tu tesón,como antiguos enemigosambos reinos; mas ya no,pues me dice que no mandaen ajeno corazóny así, al que os postro, le digoen recatar un dolor:ÉL Y MÚSICAAmante corazón mío,estemos firmes los dos.(Salen GIGES y SUMESFUIT.)SUMESFUITPor los guardias has pasadosin verte.GIGESEs que me valióla sortija.ARSIDASDe su acentopendiente, Cielos, estoy.CLARIDIANA(A MELICERTA, al oído.)Ahora te obedeceré.MELICERTAAyude tu instancia amor.CLARIDIANAConfiésoos que hasta aquí pudomi esquivez dar ocasiónde que me juzguéis tirana,pero no tanto lo soyque de vos no haga mi pechola más digna estimación.ARSIDAS¿Qué escucho, Cielos?
  • 51. GIGES¿Qué oigo?¡Oh pesar cruel y atroz!(Prevenido el REY.)CLARIDIANAY así interesada en vuestrocariño amante, desde hoyme habéis de hacer dueño de ély de su colocación,tan en silencio, que pueda(cuando lo que ahora faltó,lo explique) decirle: guardasecreto y unámonos:ELLA Y MÚSICATú en la razón de sentir,y yo en callar tu razón.CLARIDIANA(Al oído.) ¿He empezado bien?MELICERTAAy, prima,que es mucha tu discreción.FILOCLESTan absorto, tan sin míme deja tanto favor,que he de arrojarme a esos pies.SALE ARSIDASSi no lo embarazo yo.GIGES¡Nueva pena!SUMESFUIT¡Ea, rey mío,ya hay otro competidor!FILOCLESPara embarazar mis dichasdecid, Arsidas, ¿quién sois?
  • 52. (Arrancan las espadas.)ARSIDASSoy quien dirá con la espadalo que no dice la voz.GIGESQuitaréme la sortija, (Se la quita.)que esto es ya de otra estación.CLARIDIANA¿Cómo delante de mítal hacéis?ARSIDASComo me ajóen vuestra presencia.FILOCLESComosuya es la desatención.GIGESY mío el último arresto(Sale sacando la espada.)de matarme con los dos.CLARIANARepara...MELICERTAMira...REY (Sale.)¿Qué es esto?SUMESFUITLa casa se nos cayóa cuestas.(Preparados TAMBOR, PALETILLA y soldados.)REYNo respondéis.CLARIDIANA (Aparte.)
  • 53. Reprima su indignaciónmi cautela entre Filoclesy Arsidas... Padre y señorde lidios y de magnesios,el brío se disputóporque yo gusté de oírde la una y de la otra naciónlas glorias. Y llegó a tantode la disputa el ardorque en desnudar los acerosla conferencia paró.REY Filocles, traer la espadaos permito por quien sois,mas no para usarla así.FILOCLESConfieso que ha sido error.REYPero, lo que aquí pasó,¿qué tiene Giges que hacercon que entréis a lo interiorde mi palacio, si no esque traigáis firme intenciónde satisfacer mis dudas?GIGESEn el mismo estado estoyde no poder aclararlas.REYPues, ¿cómo así se faltóal orden mío que os privade entrar en esta mansión,sin cumplir ese precepto?GIGESYo, si cuando...REY¡Hola!(Salen TAMBOR, PALETILLA y soldados.)TAMBOR Y SOLDADOS
  • 54. ¡Señor!CLARIDIANAYa se perdió todo.REYA Gigesconducid a una prisión.GIGES (Aparte.)La sortija me pondré (Pónesela.)TAMBOR Y SOLDADOS¿A quién decís?REYA ése que hoy...mas, ¿dónde está?TAMBOR Y SOLDADOSNo le vemos.TODOSO el aire se lo llevó,o el abismo le sepultó.REYEse hombre es mi confusión.CLARIDIANAY la mía, pues no sési es algún oculto dios.TODOSLo cierto es que son prodigioslos que se ven.REYSean o no,medio hay para averiguarlo que ya nos causa horror:a su criado prended.SUMESFUIT¿A mí? Pues, válgame Dios,¿qué he hecho yo?
  • 55. REYA ti te encargoexaminarle, Tambor,y si niega, haz que le denun tormento.SUMESFUITAh, gran señor,que tengo potra.TAMBOREn el potrole daré yo el lamedor,confesar o perecer.PALETILLAAy, pobrete, ya expiró.CLARIDIANASeñor...REYNo me habléis en esto.MELICERTAMirad...REYEsta orden os doy.TAMBORLa mayor tajada suyaserá como un real de a dos,si no cuenta lo que sabedel embustero bribónde su amo.PALETILLASi le ahorcas,despáchale pronto.SUMESFUITPorlas enaguas de la lunay por el pañal del sol,
  • 56. que habléis por mí.FILOCLES Y ARSIDASNo podemos.TAMBORVejete, no hay remisión.SUMESFUITPues, suéltame por un rato,manazas de amolador.GIGES (Aparte.)Adonde jamás parezca,si él declara lo que vio,va a parar.REYHabla, no temas.SUMESFUITPues, señor, cuanta invenciónhas visto, nace...TODOS¡¿De qué?!SUMESFUIT... de que Giges, el pastoramo mío, cierto díacon una cueva encontró,y en ella...GIGES(Aparte.) Antes que prosigas,corte el céfiro volar. (Vuela rápido.)SUMESFUIT¡Ay, que me llevan los diablos,ay, que no sé dónde voy!TODOSÉste es ya mucho espanto.REYCon todo mi poder, si alcanza a tanto,
  • 57. procuraré inquirir de qué conjuro,pues nadie con tal hombre está seguro,o con que alto poder todo lo invierte,y si me engaña, haréle dar muerte.¡Seguidme todos!TODOSVamos. (Vanse.)MELICERTA¿Vienes, prima?CLARIDIANADéjame a solas, que llorandogima mi desgracia.MELICERTASí haré. (Vase.)CLARIDIANAGiges...GIGES (Aparte.)¡Qué escucho! (Acercándose.)CLARIDIANA¡Oh, si supieras que me debes mucho,cómo estaría tu atención de ufana!GIGES (Llega.)Loca de gozo, hermosa Claridiana.CLARIDIANA¿Qué es esto?, ¿dónde estabas?,¿por dónde entraste, cómo me escuchabassin que nadie te viera?GIGESEstaba junto a ti, que ésa es mi esfera.CLARIANA¿Y quién, mudando tu formaen tu traje y tu presenciade pastor en cortesanote ha trocado?
  • 58. GIGESMi fineza.CLARIDIANAY ésa, en ti, ¿de qué nació?GIGESDe verte sin que te viera.CLARIDIANA¿Dónde o cómo?GIGESEn un retratohallado en la verde selvaen donde los vivos coposde corderos y de ovejaspastando en nieves engastabanla esmeralda de sus yerbas.(Música.)CLARIDIANAEn ese sitio me ha dichoque le perdió, Melicerta,habiéndosele enviadoyo, cuando habitaba en Persia,para que me conociese.Mas mis dudas aún no cesan,¿eres espíritu impurode las mansiones leteas,o eres algún semidiosde los que Lidia venera?Porque nos tienes a todosen tal confusión que es fuerzaduden de tu ser.GIGESDe todoha sido la mejor señaque te adoro y...CLARIDIANANo prosigas,que antes es razón que sepa,evitando mis ultrajes,
  • 59. a quién oigo esas ternezas.¿Cómo ricos trajes mudas?GIGESComo hay quien dármelos pueda.CLARIANA¿Cómo te haces invisiblecuando quieres?GIGESComo hay cienciaque eso y mucho más me enseña.CLARIANA ¿Cómo pudiste aprenderla,siendo un pastor desvalido?GIGESMucho, señora, me estrechasya eso no sé responderte.CLARIANALuego es forzoso que mientasen todo y te hagas indignode una fiel correspondencia.(REY, soldados, NICANDRO, prevenidos.)GIGESMi bien...CLARIDIANATodo eso es ficciónGIGESMi dueño...CLARIDIANATodo es quimera.GIGESYo te estimo.CLARIDIANAEso es engaño.
  • 60. GIGESYo te amo.CLARIDIANAMentira es esa.GIGESPues siendo un pastor humilde,Amor, que de dios se precia,bien sabe igualar distancias.CLARIDIANAMas no tolerar ofensasy así, aunque sea sintiendo,(ay, pasión, cuánto me cuestas)no volverte a ver, escuchade nuestra lid la sentencia.GIGESMira lo que dices.CLARIDIANACuandose consultó a la supremaDiana, de mí, y de mi reino,el destino, con severavoz pronunció que seríade ambos última tragediaque me casase con hombreque de mi sangre no fuera.Tú eres un pastor, segúndices, sin otra noblezaque la de un bajo principio.Pues ahora considerasi, porque en tu amor tú ganes,querrás tú que yo me pierda.GIGESNo señora. Hasta aquí pudellegar yo. Dadme licencia.CLARIDIANA¿Adónde vais?GIGESA morir,
  • 61. que es preciso.CLARIDIANAEsto me pesa,¿y os vais gustoso?GIGESVoy muerto.CLARIDIANA¡Quién daros vida pudiera!GIGES Bástame esa compasiónpara que el morir no sienta.CLARIDIANA¡Oíd!...(Quiere irse y le detiene CLARIDIANA.)GIGES¿Qué mandáis?CLARIDIANAConquees para siempre esta ausencia.GIGES¿De qué sirve en una dichabuscarla para perderla?CLARIDIANA¡Decís bien, adiós!GIGESAdiós,más escuchad.(Quiere irse y la detiene GIGES.)CLARIDIANAAún os quedaqué decir.GIGESEntre infinitasrazones que se atropellan,
  • 62. una que vale por todasen amor.CLARIDIANA¿Y cuál es ésa?GIGES A quien le falta fortuna,le debe sobrar paciencia. (Vase.)CLARIDIANAOye, escucha...(Salen el REY, NICANDRO, TAMBOR y soldados.)REYClaridiana.CLARIDIANA¿Gran señor?REYVete allá afuera.CLARIDIANASí haré... (Aparte.) Ay, amable pastor,que toda el alma me llevas. (Vase.)REYNicandro.NICANDRO¿Señor?REYMandadque me pongan una mesaen este sitio.TAMBORAquí está.¡Que escapado se me hubieraaquél orejón con patasque a Paletilla requiebra!Sin mí estoy.(Ponen TAMBOR y el soldado una mesa detrás de un escotillón, que queda delante, ysilla para el rey. Y sobre dicha mesa habrá un cetro, recado de escribir y papeles.)
  • 63. REY¿Cuántas consultashay que despachar?NICANDROÉstas.REYDejadlas sobre el bufete.NICANDRODebajo del cetro quedanlleno de ojos, ceremoniaque en este reino se observa.REYSí, porque con ellos mirelo que firma el que gobierna.TAMBOR¡Oh, palabras de los reyes!NICANDRONo sé cuál será la ideade Filocles, que me buscacon extraña diligencia.SUMESFUIT (Arriba.)¡Ay de mí!REY¿Qué lamentablesvoces en Palacio suenanrato ha?TAMBORDesde que aquel diablode aquel vejete lampreafue volando por los airesse oye un ruido de cadenas,tan horrendo, que pareceque se hunden las azoteasde este alcázar.REY
  • 64. No seas loco,y en buscar a ese hombre piensa,que se escapó por tu culpa.TAMBORAlguna, bruja hechicerame le quitó de las garras,que si no a las horas de éstaya supieras en qué estribanlos embustes que fomentasu amo.SUMESFUIT (Arriba.)No hay quien me saquede aquí?NICANDROOtra vez se lamenta.REYCallad que es todo ilusión.¡Despejad!TAMBOREn hora buena,que al oír estos quejidosmi cuerpo se enzarambeca.(Vanse y queda el REY solo, que se sienta. Estatua prevenida.)REYCielos, ¿habrá sucedidotan prodigiosa, tan nuevahistoria como la mía,ni habrá alguno que la crea,aunque a la posteridadlos anales la refieran?Yo no tengo de mi sangredeudo alguno que suceda,casándose con mi hija,en mis reinos. Y me fuerzael anuncio de Dianaa que otro no la merezca,pena de que a mí me cuestela vida y el cetro a ella.En mi conflicto mayor
  • 65. un villano es mi defensa,de quien es preciso huir,pues las artes que maneja,como saben dar los reinos,fuerza es que quitarlos sepan,y antes de que tal discurrasubsanando la sospechaen que ya entré, me es forzosoque se declare o que muera.¿Quién...? mas la larga vigiliaque estos días me desvelame llama al sueño, forzosaley de la Naturaleza.Descansemos, corazón,si hay descanso en tantas penas. (Duérmese.)(Va saliendo la misma estatua que se vio en la Jornada 1ª.)ESTATUACaudales, griego monarca,mal juzgas si evitar piensaslos celestiales decretosde las deidades supremas.Procura evitar el riesgoque previenen las estrellasa tu vida que aunque, injusta,la altivez de tu soberbiaquisiera evitarlo, este cetroes forzoso que poseael pastor contra quien armaslas iras y las cautelas.Para Giges te le hurtami pasmada mano yertay por más que le persigas,según el Cielo lo ordena,será el quinto rey de Lidia.Y así, guárdate y despierta. (Escotillón.)(Da una palmada grande en la mesa y se hunde con el cetro en la mano. Y salenNICANDRO, TAMBOR, PALETILLA, ARSIDAS, MELICERTA, CLARIDIANA ysoldados.)REY¡Ay de mí, guardias, soldados! (Salen.)UNOS
  • 66. ¿Qué mandas, señor?OTROS¿Qué ordenas?REY¿Habéis visto, estoy sin juicio,un bulto de blanca piedraque ahora me habló y despertó?TODOSNo, señor.PALETILLATodavía sueñaeste rey chocho.REYAl instantetómense cuantas veredasen montes y selvas haya.Échese en todas mis tierrasun pregón en que los premiosmás exquisitos se ofrezcanal que a Giges encontrarecomo le mate o le prenda. (GIGES prevenido.)MELICERTA¿Por qué, tío?CLARIDIANA¿Por qué, padre?TODOS¿Por qué, señor?REYPorque es fuerza,según el Cielo me avisa,que él acabe o yo muera.¡Mi cetro un pastor! El pechode puro dolor revienta. (Vase.)CLARIDIANA¡Ay de mí, que antes mi vidafallecerá!
  • 67. MELICERTAFatal nuevapara quien a Giges ama,sin saber porqué.ARSIDASDesiertasplayas, a inquirirnos voyhasta lograr esta empresa. (Vase.)NICANDROYo penetraré los montes. (Vase.)TAMBORYo correré las tabernas. (Vase.)TODOSNo haya estancia que no huellenuestro celo. (Vanse.)(Detiene PALETILLA a TAMBOR.)PALETILLA¿Así me dejas,Tambor?TAMBORA esa llamada,¿quién ha de haber que no vuelva?SUMESFUIT (Arriba.)¡Que me comen los ratones!CLARIDIANA¿Qué voz tan triste es aquella?MELICERTAAún no cesan los espantos.TAMBORMi zarambeque comienza.SUMESFUIT (Arriba.)¡Paletilla...!
  • 68. PALETILLA¡Ay!, que es el almadel vejete, que anda en pena.Por la voz le he conocido.(Sale GIGES.)GIGES (Aparte.)No puedo vivir sin verlay así, en virtud del anillo,vuelvo oculto.CLARIDIANANo creyeralo que oigo.PALETILLAHáblale, Tambor,que es Sumesfuit, no le temas.TAMBOR¿Qué es temor?, alma roñosade ese burujón de cerdas,¿qué quieres que te den?SUMESFUIT (Arriba.)¡Paletilla!TAMBOR¡Panetela!¿no era mejor darte conuna porra en la cabeza?MELICERTAInfelice Sumesfuit.CLARIDIANA¡De buena gana le vierayo!...GIGES (Al oído.)Mi bien, ¿qué gusto tuyohabrá en que no te obedezcami amor?CLARIDIANA
  • 69. ¡La voz, Cielos santos,en el oído me suenade Giges, mas qué ilusión!TAMBOR YSumesfuit, busca escaleraPALETILLAy baja.(Baja por la claraboya del patio, SUMESFUIT, sobre una araña grande, que mueve laspatas, y en cuerpo de camisa, con un candil en la mano, grande, y en él un cabo de hacha,y viene a parar al tablado, donde se apea. Aviso para encender el palacio. Va bajandopoco a poco.)SUMESFUITYa sobre el lomode esta araña corpulenta,alguacil que tras la moscaanda como otro cualquiera,al tiempo que hecha mi camade trapos y esteras viejas,a tender la raspa iba,pues la carne es poca y seca,con este candil, que un duendeque habita, galopa y juegaen estos desvanes dondeanda la marimorena,me dio de piedad, formandode una morcilla la mecha,bajo (porque me lo mandael que me hizo dar la trepaantes, que aun decir su nombreme joroba la paciencia)para que ya que el ingenio,con esta endiablada fiesta,y conmigo hecho racimo,quiere hacer Carnestolendaspor lo menos no consigaque yo a besaros no vengalos pies, que cada unotendrá tres cuartas y media.PALETILLA¡Ay, Sumesfuit, dame esos brazos! (Abrázale.)
  • 70. TAMBOR¡Amigo del alma!CLARIDIANA YSeasMELICERTAbienvenido.TAMBOR¿Cómo ha idopor allá?SUMESFUITEl traer orejasse lo debo a tres mendrugosque llevé en la faltriquera,que si no, ratas y chinchesaquesta noche me cenan.TAMBORSabrá el Rey que has parecido.SUMESFUITEso no, porque me cuelgaal punto.CLARIDIANAYo te doy ordende que calles.GIGES(Aparte.) Aunque quierairle a encontrar, ya habrá modode que no dé con la senda.MELICERTAPrima, ¿te retiras?CLARIDIANANo,vete tú y aquí me deja,que hablar quiero a Sumesfuit.TAMBOR (Aparte.)Yo he menester la moneda;
  • 71. no obstante el orden, en buscavoy del rey.(Empieza a dar vueltas largas, TAMBOR, por el tablado, como desatentado.)PALETILLA¡Hay tales vueltascomo está dando Tambor!MELICERTAAdiós. (Vase.)CLARIDIANAAdiós, Melicerta.(Preparados el REY, FILOCLES, ARSIDAS, NICANDRO y soldados.)GIGES Sola queda, la sortijame quitaré.TAMBORYa está cerca,que se oye el tunturuntunde cajas y trompetas.PALETILLAQue me atropellas, demonio.SUMESFUIT¿Qué le ha dado a este tronera?CLARIDIANA¿Te has vuelto loco, Tambor?TAMBORApretemos de soleta,que corre.GIGES(Aparte.) Así irás andandoy de hacer circunferenciasjamás saldrás hasta queyo lo que mando suspenda.TAMBORPor allí va la carroza,
  • 72. señor... (Vase dando vueltas.)PALETILLAYa dando voltetasse fue con quinientos diablos.CLARIDIANAAy Paletilla, ¿quién fueratan feliz que viera a Gigesy la novedad funestaque hay le avisase?GIGES (Llega.)Aquí está,y cree que no vinierasi no lo quisieras tú.SUMESFUIT¡Tate!, el demonio me llevaotra vez.GIGESNo temas, simple.PALETILLA (Aparte.)El hombre se sale y se entracomo por su casa.CLARIDIANA¡Ay, Giges,huye aprisa!GIGES¿Qué te altera?CLARIDIANAMira que te andan buscandopor montes, playas y selvas.GIGES ¿Para qué?CLARIDIANAPara matarte,y es orden del Rey expresa.GIGES Bien, de darle una corona,me satisface la deuda...¿y lo sientes tú?
  • 73. CLARIDIANALo sientotanto, pero yo estoy muertay no acierto a hablar, adiós. (Vase.)GIGES¡Paletilla!PALETILLATus quimerasme han hundido la del cuerpocomo si fuese de cera. (Vase.)GIGESSumesfuit, vente conmigo.SUMESFUITAh, señor, ¿dónde me llevas?GIGESDonde admires mis portentos. (Vase.)SUMESFUITCon la magia, ¿qué extrañezaserá?, pues si ha habido quienescribió cinco comediascon su libro, guardará 1495su sortija el poetapara hacer, si se le antoja,cinco mil y cuatrocientas. (Vase)(Al silbo se correrá una entera mutación de bien imitado elevado monte, lleno de árboles,grutas y peñas. Y salen el REY, FILOCLES, ARSIDAS, NICANDRO y soldados.)UNOS¡Al valle!OTROS¡Al prado!OTROS¡Al monte!REYRegistrad en su bárbaro horizonte,
  • 74. flor a flor, peña a peña,hasta poder hallar alguna señade lo que deseamos. (Vase.)ARSIDASCortando troncos, dividiendo ramosme seguid. (Vase.)NICANDROAvisad que venga gente.VOCES(Dentro.) La espesura talad.(Prevenidos GIGES y TAMBOR.)FILOCLESNicandro tente,que tengo que decirte.NICANDROYa me avisaste, y es forzoso oírte.Di, que la tropa toda se adelantay el Rey con ella.FILOCLESEn desventura tantacomo en la que hoy me pone mi fortuna,he de ver si hay en ti piedad alguna.NICANDROMi rey, señor, has sido,y de tus sinrazones ofendidome pasé a Lidia, despicando enojos.FILOCLESPues ya no debes hoy poner los ojossi no es en que tu rey a ser te llamaquien restaure su vida, honor y fama.NICANDROSí haré, como ser pueda,pero dímelo presto, no sucedaque vuelva el Rey.FILOCLES
  • 75. Espero que contigohe de poder vencer tanto enemigo,y así, Nicandro, a Magnesiapasarás, donde confíoque se están haciendo levaspara restaurar los míosmi perdida libertad,de quien vendrás por caudillo,no ya a vengar mis agravios,porque todos los remito,si este rey cruel cediesesu rencor envejecido.NICANDRONo querer darte a su hijanace, según él ha dicho,de un anuncio de Dianaque amenaza su peligrosi no se la da a quien seasu deudo.FILOCLESYo no he creídoque es eso más que invenciónde su obstinado capricho.NICANDROYo no debo replicarte,si no es dándola al olvidomi queja, servirte.FILOCLESEn esodas de tu nobleza indicio.(Hablan los dos y salen GIGES y TAMBOR.)GIGESAdiós, Tambor, busca al Reyy dile que en este sitiole espera Giges. Ve y logralos premios que te ha fingidotu codicia.TAMBORPor el dios
  • 76. que hace hablar a los coritos,que en otro desván no me arrojescomo a Sumesfuit.GIGESTe fíoque no.TAMBORDe puro dar vueltasllevo trabucado el juicio. (Vase.)FILOCLESVamos, que se acerca el Rey.NICANDROCumpliré lo prometido. (Vanse.)GIGESA solas, con este monstruode ingratitud, solicitoaveriguar por qué causatanto se irrita conmigo.¡Pero qué mayor razónque haberle hecho un beneficiotan grande! Y como en el mundose falta a algún requisitose hacen los más obligadoslos mayores enemigos,pues no queriendo pagaraquél bien que se le hizocon abultar una quejales parece que han cumplido.(Salen el REY y TAMBOR.)REYAvísales en secretoque se acerquen esparcidoslos soldados.TAMBORSí, señor.GIGES (Aparte.)Mientras que tenga el anillo
  • 77. nada temo.REYNoble Giges.GIGESGran señor, ¿cuándo ese estiloos merecí?REYCuando hicistemilagros en mi servicioque aún no los tengo premiados.(Aparte.) Por asegurarle finjo.GIGESPues, si conocéis, señor,que no sólo os he servidocomo los demás, sino escon tan raros y exquisitosextremos, que han sido el pasmode aquellos que los han visto,¿qué razón tenéis de haber,con un pensamiento indignode vos, tal desconfianza,de mi lealtad concebido,que ofrecéis premios a quienme entregare muerto o vivo?REY (Aparte.)¡Todo lo sabe! No sécómo de este laberintosalir.GIGESMi señor, mi rey,ved que humillado y rendidoapelo a vuestra clemencia (De rodillas.)de vuestro rigor. ¿Qué asilopara resguardar su vidatendrá un pobre pastorcillosin más armas, sin más fuerzasque vuestro genio benigno,si no es la heroica piedadde un monarca esclarecido?
  • 78. REY(Aparte, vuelve la espalda.)Casi casi me enternecesu razón; mas seré impíocon mi reino y con mi vidasi a su persuasión me rindo.GIGES¿Qué empresa no lograréis,si yo a vuestro lado asisto?REYClaro está; y la de mi muerte (El medio verso, aparte.)GIGESSi el precepto no he cumplido,que me disteis...REYYa no importa.GIGES ...es porque...REYSobra el decirlo,pues no quiero yo saberlo.GIGESConque con nada os obligo.REY(Aparte.) La seña que di a la gentefue abrazarle.GIGESEn tal conflictodadme algún consuelo.REYTemplentu pesar los brazos míos.(Abrázale, y salen soldados, NICANDRO, FILOCLES, ARSIDAS y TAMBOR, y lecogen por detrás.)
  • 79. TAMBOR y SOLDADOSDate a prisión.GIGES¡Ah, villanos,las manos me habéis cogido!;(Aparte.) no puedo de la sortijavalerme, pero mi bríosabrá desembarazarmey trepando por los riscosburlaros. (Vase.)(Entran tras él y vuelven a salir tras él, siguiéndole.)TODOS¡Que se nos va,que se escapa!REY¡Ah, fementidos,cercadle!NICANDRO, FILOCLES y ARSIDAS¡Traedle y muera!ARSIDASPenetrad los obeliscosde piedra cuya alta cumbreva escalando.NICANDRONo al registrose perdonen cuantos quiebrosle puedan servir de alivio.TODOS¡Al monte, al risco, al escollo! (Vanse.)(Aviso de telón. Trepa (GIGES) por lo elevado del monte arriba y los soldados tras él.)GIGES(Sale huyendo.)¿Dónde, Cielos, fugitivovoy, sin poderme parara sacar el mago anillo?La aspereza de esta cumbre,
  • 80. aun a pesar de los tirosde tantas volantes flechas,me ampare.REY (Sale.)Somos perdidossi no escaláis ese monte.ARSIDAS¡Arriba!TODOS¡Arriba!GIGES¡Enemigorey, alcánzame si puedes!(Al decir ese último verso, GIGES, que estará ya sobre un bien imitado peñasco, que serálo más elevado del monte, se precipita como despeñado en el mismo peñasco y lo mismolos cuatro soldados que han ido siguiéndole. Y dichos los cuatro versos siguientes seaparece de pronto una entera mutación, que ha de ser una estancia la más deliciosa quepueda fabricar la idea y complacer el gusto; viéndose en ella, en un trono de luz, aGIGES, al lado de CLARIDIANA; y VENUS en un trono superior y canta la música.)FILOCLES¡Precipitado ha caídode la otra parte!REYVenidpor si es que ha llegado vivo. (Transparente.)(Ahora se ha dejado ver, de pronto, la mutación explicada.)MÚSICAPasito, silencio,que quiere Cupidohacer uno solode dos albedríosy de Claridianaconcede el hechizoa Giges, monarcade persas y lidios.REY
  • 81. ¿Qué es esto, dioses?ARSIDAS¡Que el monte,en pedazos divididovoló!FILOCLES¡Y en trono de luz,oh furiosos celos míos,al lado de ese traidora Claridiana diviso!ARSIDASEs verdad que así lo explicala cólera que reprimo.REYNo puede ser, esto es todoficción.GIGESConque mis cariñoste obligan.CLARIDIANAAmado Giges,a merced de ellos respiro.VENUSLograd en vuestros amoresmi supremo patrocinio.TAMBORNuevo embeleco tenemos.REY¿Pues cómo... un volcán animo...puede... en un Etna me abraso...ser ésa... incendios vomito.mi hija?... Venenos hablo...NICANDRO¡Ella es!FILOCLES
  • 82. Hecho un mármol fríohe quedado.REYPues si es ella,de este puñal a los filosacabe. ¡Muere, infelizClaridiana!(Interim ha dicho el REY esos versos, se ha desaparecido todo, saliendo CLARIDIANAal acabar de decirlos y con ella, MELICERTA.)CLARIDIANAPadre mío,ya estoy aquí, que en tu buscayo y Melicerta venimos.REY¡Qué es esto, Cielos!, ¿si estabaallí, cómo aquí la miroquedando en su regio soliootra ninfa? ¿Otro prodigio?¿No estabas tú...?CLARIDIANA¿Dónde, padre?FILOCLES¿No eras tú...?CLARIDIANA¿Quién era? Dilo.ARSIDAS¿No hablabas tú...?CLARIDIANAYo, ¿qué hablaba?FILOCLESNada, pues que ya respiro.ARSIDASNada, pues que ya cobro aliento.MELICERTA
  • 83. ¿Qué es esto, señor y tío?TAMBORUn enredo de los diablos.REYNo, sino es un basilisco,un dogal, una congoja,un frenesí, un delirio,que ha de quitarme la vidasi a un traidor no se la quito. (Vase.)MELICERTA¿Qué es esto, Claridiana?CLARIDIANAYo te pregunto lo mismo.TODOSSigamos al rey. (Vanse.)CLARIDIANA Y MELICERTASigamos. (Vanse.)MÚSICAPasito silencio,que quiere Cupidohacer uno solode dos albedríosy de Claridianaconcede el hechizoa Giges, monarcade persas y lidios.TAMBORMe temo, con lo que miro,que se hundan la cazuela,las tablas y los banquillos,aposentos y tertuliay que vayan hasta el limbo,volando, mis mosqueteros,que son unos angelitos,si este hombre o este demoniono cesa en sus embolismos.
  • 84. JORNADA III(Tocan a marcha y salen soldados, NICANDRO y FILOCLES con bastones. Selva corta.)FILOCLES¡Ea, soldados, marchen las hilerasal bronco son del militar acento,vesubios de carmín nuestras banderasensangrenten los páramos del viento!Domesticadas las gigantes fierasciudadelas serán con movimientosi al pueblo de bridones y de infantesvivas murallas son mis elefantes.¡Cruja el monte al estruendo de la caja,brame el aire al gemido de la trompa,juzgue la Tierra que del Cielo bajarayo fatal que sus entrañas rompa!¡Muera el tirano que a Magnesia ultraja,pierda su honor, deshágase su pompapues quiere que hablen, destrozando leyes,las últimas razones de los reyes!Y pues desprecia pacto tan honroso,como que en Claridiana, hermosa estrelladesprendida del Plaustro Luminoso,Magnesia adore Venus la más bella,ya que por ti Nicandro generosomi campo inunda en Lidia cuanto huella,al arma, que ofendiéndole arroganteno obre el Cielo prodigios cada instante.No siempre hay un pastor que le consiga(Clarín prevenido.)el triunfo sin saber de donde viene,y aun de éste, al ver que tanto le persiguetampoco en su favor su auxilio tiene.Su áspera condición es enemigade la propia amistad que le conviene,por eso de mi fama no es ultrajefaltarle al que es infiel a su homenaje.NICANDRORompisteis su prisión, ya lo he sabido,y su desconfianza lo ha causado.
  • 85. FILOCLES¿Qué pudo hacer mi espíritu ofendidoy por tantos caminos agraviado?NICANDROVuestro es el triunfo, que él desprevenidole es imposible defender su estado.FILOCLESNo es de ambición, sino es de amor mi intentomas, ¿qué marcial sirena asusta al viento?(Dentro clarín.)NICANDROCon una carta un trompetala gran guardia ha penetradoy llega hasta aquí.(Sale TAMBOR con un clarín a la espalda y un pliego en el sombrero.)TAMBORYo os beso,gran Filocles, los zapatos.FILOCLES¿Qué es esto, Tambor, tú vienesde trompeta?TAMBORPues, acaso,¿qué tambor no es siempre un pobretrompeta de tres al cuarto?FILOCLES¿Es ese pliego del Rey?TAMBORNo señor, pica más alto.FILOCLESPues, ¿de quién es?TAMBORDe su hija.
  • 86. FILOCLES¿¡Te burlas!?TAMBOREs por Dios santo.FILOCLESForzoso es que lo recibacon tal respeto mi manoy que pase a mi cabezadespués de tocar mi labio.TAMBOR¿Y no hay otra ceremonia?,porque la estoy esperando.FILOCLESDale esta cadena de oro (Dásela.)en albricias de tan rarofavor.TAMBOR¡Oh!, qué bien parecetener los amantes garbo.NICANDRO¿No lees?FILOCLESOye, que todolo fío a tu amor, Nicandro.(Lee.) «Ya habéis visto los partidosque os hace el rey, el que os hagoyo...» ¿Qué es esto?TAMBORSeñor míono ser yo tan mentecato,que las albricias pusieseen contingencia y, guardandoel pliego del rey, os muestroel que con mucho recatome dio después Claridiana. (Dale otro pliego.)Quien no discurre es un asno,
  • 87. ahora entra bien.FILOCLESPor su ordenes fuerza que los leamos.(Lee.) «Filocles, porque sepáiscuánto vivís engañado 1795en juzgar soy enemigovuestro, siendo el embarazoel no ser vos sangre mía,según afirma el presagiode la suprema Diana; 1800para poder conformarnosal oráculo de Venusconsultaré y si le hallofavorable, lograréisde Claridiana la mano.»(Deja de leer. Preparado GIGES. Representa FILOCLES.)Nuevas albricias merecespor esto, pero veamosqué dice ella...NICANDROEl Cielo quieradarles paz a estos estados.FILOCLES (Lee.) «Ya habéis visto los partidosque os hace el rey; el que os hagoyo es que cumpláis la promesaque me disteis de fiarosvos, y vuestro afecto amante,de mi arbitrio»... Hola soldados, (Deja de leer.)ninguno haga hostilidad,ninguno se mueva un paso,trueque en gozo la iray la amenaza en aplauso.Espera un poco, Tambor,mientras de mi tienda sacola respuesta. (Vase.)TAMBORY si hay algúndiamantillo desechado,tráetele contigo.
  • 88. NICANDRODime,¿y Giges?TAMBOROnce mil diablosdesde el día que cayóde aquél monte despeñado,que son los que le trujeron,juzgo que se le llevaron.NICANDRO¿Está en la gracia del rey?TAMBORComo él pudiese pillarlo,presto le echaba al gaznatesu gargantilla de esparto.FILOCLES (Sale.)Toma, Tambor; la respuestade Claridiana te encargo,que después seré yo quienlleve la del rey.(La colmena y los moscones prevenidos.)TAMBORque es un poco zahareño.FILOCLESYa lo sé. Vete volandoy vamos, Nicandro amigo,que en los villages cercanospienso acantonar mis tropas,mientras que nos conformamosCaudales y yo. (Vanse.)TAMBOREl diamanteno debe de estar labradotodavía; ¡ea, Tambor,vamos dando trompetazos (Toca la trompeta.)como es costumbre al saliry al entrar en campo extraño!
  • 89. GIGES (Sale.)¡Tambor!TAMBOR¿Quién me llama?, peroGiges es. Éste es mal caso.GIGES (Aparte.) Todo lo he sabido oculto,lo que allá y acá ha pasado.¿Por qué, amigo, te recatasde mí?TAMBORYo no me recato,(Aparte.) ¿En todas cuantas funcioneshay, se ha de hallar este trasgo?pero me espanto de verteaquí.GIGESPues yo no me espanto,y así, sosiégate y dameun pliego que ahora te ha dadopara Claridiana.TAMBOR¿Quién?GIGESFilocles, ¿quieres negarlo?y en respuesta a otro suyo.TAMBORSi el demonio te ha parladoel cuento, ¿quien, cara a cara, 1865podrá desmentir al diablo?Vesle aquí. ¡Ay! Baco bendito,que estoy de miedo temblando. (Dale el pliego.)GIGESYo te agradezco, Tambor,que seas tan buen criadode los dos.TAMBOR¿Pues si me mandan?
  • 90. GIGESTemo que estás azorado.TAMBORComo es el tiempo algo frío,tirito de cuando en cuando. (Caja prevenida.)GIGESAlto precio merecías,que es Filocles un gran amo,mas yo supliré la parteque en él hubiese faltado.TAMBORYo lo doy por recibido.GIGESYo premiaré tu cuidado.TAMBORPobre de mí, de esta hechame llevan cuatro mil diablos.GIGESEs preciso. ¡Hola, criados,pajes de estas asperezas,hazedle algún agasajo! (Vase.)TAMBORYo, si,... mas ya los malditosde los pajes asomaron,y son dos osos, ¡Dios mío!;qué patazas, qué hozicazos;¡ay, que me hacen reverencias!,pero aunque son cortesanosse va mi correspondenciapor los calzones abajo.Una colmena me traen,siendo sus garras el plato5por jícara montañesade chocolate endiablado.Señas me hacen que sorba,vaya, que si hay miel no es malo...
  • 91. (Destacan dicha colmena y salen muchos tábanos y abejones y avispas, que las juegandesde arriba y pueblan el aire, dándole en la cara a TAMBOR.)... mas, ¡ay triste, qué montónde tábanos ha brotado,de zánganos y abejonesque me hunden a lancetazos!Misericordia, señor,osos bien podéis llamarospajes, que para hacerme malson tigres y leopardos.¿Enmielarme en la colmenazampuzándome de un saltoqueréis? ¡Ay, pobre Tambor!,tráiganme plumas de pavosy gallinas y saldrésobre algún prójimo guapo,que eso merece quien quiereandar en alcahuetazgos.(Llévanse a TAMBOR en la colmena y al son de cajas y clarines salen soldados y detrásel REY, ARSIDAS, CLARIDIANA, MELICERTA, PALETILLA y SUMESFUIT.)REYPor evitar la guerra,el peligro y el horroresto le escribí.ARSIDASSeñor,no sé si en todo se yerra.(Aparte.) Conforme a la pasión mía,que mantengo recatada,hablo.CLARIDIANANo aventura nadaquien en las deidades fía.Lo que decretó Diana,Venus no reformará.(Aparte.) Ay, Giges, que es mucha yatu ausencia.MELICERTA(Aparte.) Estrella inhumana,¡que haya menester mi amor
  • 92. invenciones para serfeliz!REY¿Habéis vuelto a ver,por ventura, aquél pastorque mago, traidor y locoa todos nos confundió?CLARIDIANAYo no le he visto.PALETILLA, ARSIDAS, MELICERTANi yo.REY¿Ni tú, villano?SUMESFUITTampoco,pues desde que has permitidoque de Claridiana al ladoasista, de escarmentado,habiendo estado embutidoen aquél zaquizamí,estoy reducido a quela haré la zalamelé,y estaré seguro así.REYNo has querido declararlo que te ordené.SUMESFUITNi puedo,que para quien tiene miedo,es un demonio el volar.PALETILLA (Al oído.)Ahora entra la comisión,ama mía, que me has dado.CLARIDIANAEso ha de ser con cuidado. (Vase.)PALETILLA
  • 93. Si os vais, es buena ocasión.ARSIDASEn fin, ¿rompió el homenajeFilocles?REYNicandro ha sido,el que ausente y forajidode su patria halló hospedajey favor en mi piedad,quien a Magnesia pasóy ejército formó.Pero, entrad conmigo, entrad,veréis que si hoy, por no hallarmeprevenido, le he propuestopartidos, logramos prestotriunfar vos y yo vengarme.ARSIDASQuien es infiel, eso labraen todos.REYNada os aflija,ven sobrina, vamos hija.(Éntranse, menos PALETILLA y SUMESFUIT.)PALETILLA¡Ah, Sumesfuit, una palabra!...SUMESFUIT... ¿De casamiento?, al instante...PALETILLANo, sino de amor patente.SUMESFUIT¿A quién?PALETILLAA ti.SUMESFUITLindamente.
  • 94. PALETILLAMeréceslo tú.SUMESFUITAdelante.PALETILLA¿Me querrás?SUMESFUIT¡Dale canela!,pudiendo ser bodas,no sólo a ti, sino a todascuantas hay en la cazuela.PALETILLA¡Ay, hijo! (Llora.)SUMESFUIT¿Qué haces?PALETILLALlorar,por si me haces un desvío.SUMESFUITCalla, paloma, ¡ay Dios mío!,que me empiezo a enquillotrar.PALETILLAMira, una cosa queríaque hicieses por mí.SUMESFUITSí haré.PALETILLAPues dame esa mano.SUMESFUIT¿Quéquieres?PALETILLA¡Ay, mamita mía! (Bésasela.)
  • 95. SUMESFUITMujer, suelta, que no es bienme hagas decir, grave aprieto,lo que en el paso Moretode El desdén con el desdén.PALETILLA¿Y qué es?SUMESFUITQue al alma se cuelael veneno que me arañacomo el pez que por la cañaal pescador pasma y yela.PALETILLA¡Con que ya te envenené!SUMESFUITCon ese contacto sí.PALETILLA¿Y qué es lo que harás por mí?SUMESFUITMucho más que Revené.PALETILLAEn fuerza de eso, ¡ay qué miedo!,dime en lo que ha consistidoque obre Giges...SUMESFUITSoy perdido.PALETILLA... lo que ejecuta.SUMESFUITNo puedo.PALETILLA¡Adiós! (Vuelve la espalda.)SUMESFUIT
  • 96. Pues te vas, chiquilla...PALETILLAA llorar, pues te perdí,adiós. (Llora.)SUMESFUIT¡Ay, que a Sumesfuitse le cae la paletillamía!PALETILLAMe voy a ahorcar.SUMESFUIT¿De qué?PALETILLADe otro amor.SUMESFUITFirme es el mío.PALETILLAEs traidor.SUMESFUITVuelve.PALETILLAZarandillo andar,qué quieres.SUMESFUITQue no te afanes,que aunque el tal Giges de un vuelome arroje...PALETILLA¿Dónde?SUMESFUIT...a un tinelo,que es peor que a mil desvanes,te diré...
  • 97. PALETILLA¿Qué me dirás?SUMESFUIT... que cuanto ejecuta, hija,consiste en una sortijaque trae encantada.PALETILLA¿Hay más?SUMESFUITQue en una cueva la hallódonde luchó con un muertopara quitársela.PALETILLA¿Cierto?SUMESFUITRecierto.PALETILLA(Aparte.) Ya desbuchó.SUMESFUITMira lo que haces. No digasesto a nadie, que no es ley.PALETILLANo lo sabrán más que el Rey,sus criados, mis amigos,Melicerta, Claridiana,y si parece, tu amo.SUMESFUIT (De rodillas.)¡Mira que te estimo y amo,considera que eso es ganade que muera!PALETILLAYa, vejete,poca puede ser tu vida.SUMESFUIT¿Y tu promesa, querida?
  • 98. PALETILLAPronta está como un cohete,una viejaza doncellame sirve, que sin engañostendrá noventa y dos años,¡ve y cásate con ella! (Vase.)SUMESFUIT¡Por vida de los demonios,que haya sido yo tan frágilque haya...GIGES (Sale.)Sumesfuit.SUMESFUIT¡Ay, yo he muerto!Señor, requiescat in pace.GIGESSuspensa en aquella fuente,ídolo de sus cristales,Claridiana está, ve y dileque la espero entre estos sauces.SUMESFUITVoy volando. (Vase.)GIGESSacra Venus,pues ofreces ampararmedeclarando de mi vidalas dudas que me combatenya el tiempo se acerca...CLARIDIANA (Sale.)Giges,bien tu palabra observastede no verme más, ¡ah. ingrato!,si no es que yo te llamase.GIGES Si la rompo es por traerteuna respuesta de partede Filocles, celebrandoque le escribas y me calles,cuando tu amor me encareces,
  • 99. los favores que le haces.CLARIDIANASi dudas de mis afectos,juzgo que estamos iguales.GIGES¿Cómo?CLARIDIANAComo a Melicertale debes amor tan grandeque a ser yo del genio tuyobastaba a que me inquietase.GIGES¡Ese no puede impedirme!CLARIDIANA¡Ni esotro a mí embarazarme!Dame ese papel y escucha.(Lee.) «Lo que os he ofrecido antes,señora, es obedecerosen todo cuanto mandareis,de que os doy mi real palabraotra vez. El Cielo os guarde.»GIGESY eso, qué quiere decir.CLARIDIANAQue Melicerta es amante (Música.)de Filocles, que su afectode mi intersección se vale,que porque este hombre me dejele pedí que me otorgasela palabra de cumplirtodo lo que le ordenare,que le mandaré en fe de ellaque con mi prima se case.Esto es, mira si te doysatisfacciones bastantes.GIGES ¡Dichoso quien las escucha!CLARIDIANA
  • 100. Y tú, ¿no es razón me paguesdeclarándome quién eres?GIGES A saberlo yo, era fácil;mas, ya te di alguna seña.CLARIDIANANo basta, pues como tardes,en el arbitrio de Venusestá el no poder librarmede ser ajena.GIGES¡Ay de mí!,espérame un breve instante.(Vase; prevenida la tramoya.)CLARIDIANA¿Qué es esto, Cielos, se han vistoconfusiones semejantes?Todo es misterios, enigmas,dudas y contrariedades.Este joven, cuya estrellaes en mí tan dominanteque, sin lograr conocerle,no puedo dejar de amarle.¿Quién, de tanta oscuridadcomo padezco sacarmepodrá, dios de amor?MÚSICALas luces.CLARIDIANA¿Las luces?, pues ¿con qué frases,ni quién las dicta?MÚSICALos troncos.CLARIDIANASupuesto que ellos lo saben,¿quién les dio reglas?MÚSICA
  • 101. Los peces.CLARIDIANA¿Y quién idioma?MÚSICALas aves.CLARIDIANAAves, luces, peces, troncos,¿pueden dar lecciones tales?¿Qué nueva música es esta,Cielos? ¿Qué hechizo suaveque en mi corazón se ceba,en mis sentidos se esparce,y me embarga las acciones,imperiosamente afable?(Bajan en dos tramoyas, GIGES, VENUS y canta la música.)MÚSICALa propia que mueve,la misma que atraelos troncos, las luces,los peces, las aves,a fin de que sientan,a fin de que amen,el agua, la tierra,el fuego y el aire.(Se apearán GIGES y VENUS en el tablado para lo siguiente.)CLARIDIANA¡Dioses!, qué nuevo espanto.¡Deidad!, ¿quién eres, cuyo incendio es tantoque no pueden mis ojos resistillo?VENUS(Canta.) Soy quien auxilia a un pobre pastorcillo.Venza la duda tu pasión atentaque el astro inclina pero no violentay en tanto que se logre el fin cumplido,halaguen esos ecos a tu oído:afecto que se miraciego y amantelogra en los imposibles
  • 102. mayor realce.CLARIDIANAZozobra el pensamiento.GIGES Mi bien, atiende.NINFAS(Cantan.) Que Amor sus imposiblescon amor vence.VENUS(Canta.) Si constante idolatrascon firme afecto,hallarás en tus dudasfeliz sosiego.CLARIDIANA¡Ah, si yo consiguieratan dulce calma!GIGES Di,¿qué hicieras entonces?CLARIDIANATe idolatrara.GIGES¡Pues vénzanse, bien mío,tus esquiveces,que Amor sus imposiblescon amor vence!VENUS(Canta.)Crezca ya de tu llamapasión ansiosa,que en ella la finezamás se acrisola.CLARIDIANAMira...GIGESMi dulce hechizo,¡qué, qué me quieres!...
  • 103. CLARIDIANA¡Ay, ansia vacilante,quiero quererte!ELLA y EL CUATROQue Amor sus imposiblescon amor vence.GIGESSi me faltan tus luces,todo me pierdo.CLARIDIANA¡Ah, pastor, que has ganadomis pensamientos!GIGES y VENUSPubliquen tanta dichaflores y vientos.CLARIDIANA y NINFASRepitiendo en aplausode Amor y Venus.CLARIDIANA y GIGESA esta deidad suprematodo se debe.TODOSQue Amor sus imposiblescon amor vence.CLARIDIANAOye, aguarda, escucha, espera,no de mis ojos te apartesnoble joven, deidad que erespara hacer bienes mis males,ELLA y MÚSICALa propia que mueve,la misma que atraelos troncos, las luces,los peces, las aves,fin de que sientan,fin de que amenel agua, la tierra, el fuego y el aire.
  • 104. (Han subido y desaparecido, con este CUATRO, las tramoyas.)CLARIDIANAPero, ¿qué pretendes más,corazón, puesto que sabesque adoras a un semidios?(Salen MELICERTA y PALETILLA.)PALETILLA¡Ay, ama querida, damealbricias!CLARIDIANAPues, ¿qué hay de nuevo?PALETILLAQue ya se hizo aquel examen,vació el costal Sumesfuit. (Prevenido GIGES.)CLARIDIANA¿Y es una de las deidades,el pastor?PALETILLAMuy al revés,es un brujo, un nigromantehechicero que le debenazotar por esas calles.CLARIDIANA¿Qué dices, estás en ti?MELICERTAOye, que es caso notable.PALETILLATodo lo que hace es en fuerzade una sortija que traeconsigo, que se la hurtóen una cueva a un cadáver,quitando al sepultureroel oficio de aliviarlo.CLARIDIANA
  • 105. ¿Qué es lo que pasa por mí?¿No era un dios, ahora un instante?Yo he de perder el sentido.MELICERTASi el camino se encontrasede quitarle la sortija...¿dio Sumesfuit las señales?PALETILLADíjome después que es ancha,gruesa y con cinco diamantes.MELICERTA¿Puede ser que sea como esta,que me dio Alcestes, mi padre,(Muestra una sortija algo grande y tómala CLARIDIANA.)en mi edad primera, cuandonos criaba Zoroastres,gran privado suyo?CLARIDIANASuelta,que ahora, como yo le llame,él vendrá y pienso apurarun enigma semejante.MELICERTABien harás.CLARIDIANA¡Giges!GIGES¿Señora?CLARIDIANANo temas, no te recates (Prevenido FILOCLES.)de Melicerta, mi prima,que nuestros afectos sabe.GIGES Elque me tiene agradezcoy no hay expresión que baste
  • 106. a explicar lo que la estimo.MELICERTACreed, Giges, que me nacedel corazón.CLARIDIANAYo te llamo.GIGES A qué, señora.CLARIDIANAA quejarmede que quieras a mi amorlos prodigios ocultarleque al Cielo debes; sabiendoque tus dichas me complacen.GIGES ¿Por qué, señora, lo dices?CLARIDIANADame un anillo que traescontigo.GIGES (Aparte.)¡Ah!, traidor criado,ya el secreto revelaste.CLARIDIANAEn esto he de conocersi mentiras o verdadestus finezas son.GIGESSeñora,(Aparte.) ¿quién se vio en tan fuerte lance?CLARIDIANANo hay que desaparecerse,ni lo que es cierto negarme,yo no quiero más que verla,pues al estrecho parajea que ha llegado contigoel uso de mis piedades,le importa más que tú tengascon qué poder resguardarte.GIGES
  • 107. Hate engañado el que digaque hay en mí alhaja que alcancea ejecutar lo que has visto.PALETILLA (Aparte.)¡Cual se defiende, tomates!CLARIDIANADejádmela ver, que afirmopor los dioses inmortalesque es sólo curiosidad.Y si aquesto no bastare,juro por los mismos diosesque desde ahora, ni has de hablarme,ni verme.GIGESA tal amenazano hay resistencia que baste.Este es el anillo. (Dáselo.)CLARIDIANAMira, prima.MELICERTA(Aparte las dos.) Al mío es semejanteen todo.CLARIDIANA¿No es bella joya?MELICERTA¿Qué es lo que intentas?CLARIDIANATrocarlepor el tuyo; toma Giges,sal del susto. (Trueca la sortija.)PALETILLAEl cambalachevino bien, habiendo habidootra con quien él se engañe.GIGESNo os puedo negar, señora...
  • 108. AL PAÑO,Llegué, con adelantarme,FILOCLESal campo del rey.(Prevenidos REY y soldados.)GIGES... que hacéisuna fineza muy grandedándome en esta sortijaun instrumento que traede vuestra fe los indicios,y el remedio de mis males.FILOCLES(Sale.) Para que os la quite yo,pues no debe tener nadieun favor de Claridianasin que yo el alma le saque.PALETILLALlevóselo el diablo todo.GIGESPara quien intente ajarmela respuesta es este acero. (Empuña.)CLARIDIANAFilocles, ¿cómo llegasteiso por dónde?MELICERTAReparad.FILOCLESMuere villano.GIGESNo es fácil.VOCES(Dentro.) Ruido de espadas se escucha.
  • 109. PALETILLAQue estorben el que se maten.CLARIDIANA¡Advertid que llega el Rey!GIGES Invisible he de quedarmeponiéndome la sortija.(Salen soldados y el REY.)REYCercadles por todas partesy no enfrente de banderaspermitáis excesos tales.FILOCLES¡Señor!REY¿Vos aquí, Filocles,y tú, vil mágico infame?GIGES (Aparte.)¿Qué es esto, cómo me ve?REY¿Qué osadía es que tus artesno te oculten de mi vista,después del pasado lance?GIGES (Aparte.)¡Ay, triste, perdió el anillosu efecto...REYPrendedle antesque pueda usar...CLARIDIANA(Aparte.) Ay de mí,que yo he querido matarle...REY... de sus traidoras astucias.GIGES
  • 110. Llegad, no hay que recelarse;venid, pues éste es castigode los dioses inmortales.Sus auxilios me abandonany pues ya no hay quien me ampareno sólo, indignado rey,que me prendan y me atendejaré, ay de mí, sino esyo propio quiero entregarmepara que en mi infausta vidase ceben tus impiedades.Pero si de mis serviciosalguna vez te acordares,débate yo la clemenciade que mi nombre no infamescon la frase de traidor,pues antes son tan lealesmis afectos, que la causade mis infelicidadesnace de servir y amara tu estirpe y a tu sangre.REYYa lo veré, que no soytan cruel e inexorableque no atienda a lo que debo.La torre del homenaje,que tiene una puerta al templode Venus, será su cárcel.Llevadle, os digo.GIGES¡Ay divinaClaridiana!, que un trancetan fiero, sólo el no vertebastara para matarme.(Llévanle los soldados.)PALETILLA (A CLARIDIANA.)Buena entruchada hemos hecho,lo menos será ahorcarle.CLARIDIANANo me atormentes, villana.
  • 111. REYFilocles, sólo este granaccidente impedir pudoque no os obsequie y os hable.FILOCLESA traeros la respuestaquise en persona arriesgarmede aquella carta, que anheloa que nuestras amistadessean eternas.REYEsas pendende que Venus nos declaresi aún tiene fuerza el anunciode Diana, esto no obstanteen mi tienda real esperoa que entre los dos se tratelo que conviene. (Aparte.) Fantasmaque mi cetro me robaste,ya no hay pastor, ya no hay Gigescon que, infausta, me amenaces.O sabré quién es, o prestoharé que mi susto acabe.(Prevenidos TAMBOR y VEJETE.)FILOCLES¿Bella Claridiana, habéisrecibido de mi parteun papel?CLARIDIANAY una promesa.FILOCLESPues estoy de ese dictamen,y estaré.CLARIDIANACon Melicertaconferir lo que os faltareque decir. (Vase.)FILOCLES
  • 112. Y con gran gusto.PALETILLAEsto se llama en romance,el onceno es no estorbar. (Vase.)FILOCLESSi en la memoria durasevuestra, lo que antes sufriómi amor a vuestras crueldades...MELICERTATened, que ya empezáis mal,y no es modo de obligarmeacordarme unas finezasque se hicieron falsedades.FILOCLESLa culpa tuvisteis vos,que un retrato me mostrasteisde vuestra prima.MELICERTA¿Y el verleos bastó a olvidarme?FILOCLESLas continuas esquivecesvuestras, y el que me obligasenmis vasallos a que uniesecon los reinos de Caudalescasando con su heredera,los míos; fueron bastanteno a que os olvidase, no,sino a que me conformase.MELICERTALuego la razón de Estadoconsiguió haceros endeble.FILOCLESNo sé, hermosa Melicerta,sólo sé que vuestra imagenconserva en mi pecho inciensosaunque ya no tenga altares. (Vase.)
  • 113. MELICERTA Albricias, amor, pues haypara mis felicidadesalguna senda, prosiguehasta que salgas triunfante. (Vase y sale TAMBOR.)TAMBORSin orejas, sin ojos y sin manos,a mis gritos viniendo dos villanosde la colmena fiera(que ya no era de miel, sino de cera)me sacaron a golpe y a porrazo,rompiéndome al salir medio espinazo.Que comer no quisieron,los osos pajes, que piadosos fueroncon ser salvajes;mas no eran de Madrid, los dichos pajes.Maldito el mago sea y quien lo hizo.SUMESFUIT (Sale.)¿Cuándo vendrá, señores, un hechizode un amo con embustes sempiternosque me arroje a un desván de los infiernospor lo que a Paletilla le he parlado?TAMBOR¡Ay, mísero Tambor!SUMESFUIT¡Ay desdichadoSumesfuit!TAMBOR¿Quién se queja?SUMESFUITQuien produce un dolor de rabo a oreja,que es preciso temerle.TAMBORPues en mí no hay oreja en que tenerle.SUMESFUIT¿Pues qué tienes, Tambor, dónde has estado?TAMBORPregúntaselo al amo endemoniado
  • 114. que te dio Barrabás.SUMESFUITNi aun son peoreslos más malditos.PALETILLA (Sale.)Servitor, señores.TAMBORBrasero de mis entrañas.SUMESFUITDe mis ascuas, Paletilla.TAMBORSeas muy bien encontrada.SUMESFUITSeas muy rebienvenida.PALETILLAHacia allá, galán de vientofuera amante de cecinay tratar de regalarmeque os vengo a pedir albricias.TAMBOR y SUMESFUIT¿De qué?PALETILLADe que ya en la trenaestá quien os martiriza.LOS 2 ¿Giges? (Música.)PALETILLAGiges, ya acabóla magia y la sortija;en la torre de ese templole mandó su señoríael Rey meter de cabeza,que Claridiana le quitacon una astucia el anillo.SUMESFUIT
  • 115. ¿De verdad?PALETILLAPor vida mía.SUMESFUITNo te creo, que eres garda.TAMBORSi es cierto, el alma me brincade gozo.SUMESFUITEn esta comediano le temo, que está escritay se acaba.PALETILLA¿Pues en cuál?SUMESFUITEn la que después se escribasi el poeta no se muereu otro la idea le pilla,que entonces, ¡ay cuerpo mío!,no queda de ti una pizca.TAMBORYo, si tal sucede, marchoy dejo la compañía.MÚSICAAdmite nuestros votos,oh Venus Ericina,que de Diana apelana tu deidad benignapara conseguir la pazMagnesia y Lidia.SUMESFUIT y TAMBOR¿Qué es esto?(Se previene la mutación de TEMPLO.)PALETILLAQue viene el Rey
  • 116. con toda la comitivaal templo.LOS 2¿Y qué hemos de hacer?PALETILLA¿Qué? Ser testigos de vistaa ver como se desatatanto montón de mentiras.SUMESFUIT¡Ay!, que el estar esto al finaquí un pasito nos quitadonoso.PALETILLAComo qué cosa.SUMESFUITDecirte algunas caricias.TAMBOREsas eran para mí,no para el viejo potrilla.PALETILLAHaced cuenta que se han idoy que mi amor os envíaa ti a otro desván, vejete,y a ti a una caballeriza.Adiós, borracho.TAMBORAdiós, loca.PALETILLAAdiós, viejo.SUMESFUITAdiós, cochina.(Se descubre el templo y salen CLARIDIANA, que sale llorando, y MELICERTA.)VOCES
  • 117. Viva nuestro rey Caudales, (Cajas y clarín.)su nombre el aire repita.MELICERTA.Claridiana, pues, ¿qué es esto?¡Tú tan sin consuelo!CLARIDIANA¡Ay, prima!que he sido una aleve infiel,ingrata y desconocida.Hoy, la crueldad de mi padrehacer terrible justiciade Giges intenta, dondecon la mayor ignominia,a quien le he dado mi alma,le hago yo quitar la vida.MELICERTA¿Pues no has podido volverleel anillo que podíalibrarle?, ¿o usar tú de él?(Prevenidos GIGES y soldados.)CLARIDIANALas guardias tan prevenidasestán que no me es posibleque hablarle, ay de mí, consiga,y aun para ver si invisibleaqueste anillo me hacíame le puse y con él hicelas pruebas más exquisitas,mas no debe de tenerla virtud que presumíansi no es para Giges sólo,por eso en la última líneadel dolor, me he adelantadoal templo, donde le pidaen tantas penas a Venusfuerzas para resistirlas.MELICERTAYa viene el Rey, ya no es tiemposi no es de que el himno diga:
  • 118. MÚSICAAdmite nuestros votos,oh Venus Ericinia,que de Diana apelana tu piedad benignapara conseguir la pazMagnesia y Lidia.(Ahora, si pareciese, se puede abrir el templo, entrando las dos y volviendo a salir. Tocancajas y clarín después del Cuatro y salen marchando FILOCLES, ARSIDAS,NICANDRO, TAMBOR, el REY, PALETILLA y SUMESFUIT. Y se descubre VENUSsobre un pedestal y el REY saca un incensario y salen soldados que se ponen entre losbastidores que se vean.)REYYa, generosos vasallos,ya, magnesio Rey, el díallegó en que nuestras contiendasel oráculo defina.CLARIDIANA(Aparte.) Hoy, me matará mi pena.FILOCLES(Aparte.) Hoy, conseguiré mis dichas.ARSIDAS(Aparte.) Hoy, mi pecho se declara.NICANDRO(Aparte.) Hoy, la paz se determina.REY(De rodillas.) ¿Cuál es, soberana diosa,el destino de mi hija?VENUSCasar con un deudo tuyo,o ser la forzosa ruinade tu vida y de tu reino.FILOCLES¿Qué escucho, estrella enemiga?REY De Diana, ay infeliz,esa es la sentencia misma,con que, no habiendo ninguno
  • 119. de mi sangre y mi familia,me quedo en mis dudas.(Se previene el rápido para la estatua.)VENUS¡No!REY¿Pues quién que me las decidahay?VENUSEl anillo de Giges.REY¡Vayan, tráiganle a mi vista!ARSIDAS y FILOCLES¡Dioses extraños, asombraos!MELICERTA y NICANDRO¡Cielos, raras maravillas!PALETILLAYo estoy lela.SUMESFUIT y TAMBORY yo también.SOLDADOS (Salen.)A vuestras plantas invictasGIGESestoy, rey supremo.REYHombre,misterio, ilusión o enigma,dame un anillo que tienes.GIGES Aquí está y yo... (Dale la sortija.)CLARIDIANANo prosigas,que no es ese, sino es este, (Dale el suyo.)que con una astucia mía
  • 120. porque supieseis, señor,lo que saber solicitaslogré trocársele.REY¿Con quetenemos ya dos sortijas?MELICERTALa una es mía, gran señor.REYY entrambas tan parecidasque no cabe distinguirse;¿y qué hemos de hacer?VENUS¡Abridlas!REY¿Cómo?VENUSComo cada unados hojas tiene distintasque un muelle invisible uney por de dentro una cifra.(Dalas a NICANDRO el REY.)NICANDROEs cierto, y aquesta dice:«Esta es de Alcestes la hija»REY¿Y esa otra?NICANDRO«Este es hijo mío;yo, Alcestes».CLARIDIANAAmor, albricias.TODOS
  • 121. ¡Gran prodigio!REYMi sobrinoeres, si esto se confirma,joven, pero aún no lo creosi el Cielo no lo explica.(Baja en un arrojo la estatua que salió en la primera y segunda jornadas con un hacha enla mano. Se previenen los escotillones para el sarao.)ESTATUASí hará; del persa acosadotu hermano perdió la viday todos sus hijos, menosGiges, que al cargo le fíadel gran mago Zoroastres,a quien le dio esa sortija,rico testimonio, en dondeser hijo suyo confirma.Muerto este sabio, el cadáver,en cuya imagen habitasu espíritu, que soy yo,puesta en un dedo teníaesa prenda, que su amorla encantó para que sirvade resguardo a Giges yel Cielo, que a él le dedica,no permitió que la cuevanadie penetre hasta el díaque el gran valor de este jovenlogró tan alta conquista.El anuncio era matartetu sobrino, mas la mismadeidad, como tú le abraces,le reconozcas y admitas,esta fatal circunstanciareboca, porque se diga,para que en Lidia domine,¡viva Giges!(Sube de rápido la estatua, o se hunde.)TODOS¡Giges viva!
  • 122. VENUSYa tus sustos fenecieron.MELICERTANo en vano yo te quería.GIGES Hermana, a mis brazos llega.CLARIDIANALa voz el gozo me priva.REYDa, Claridiana, la manoa Giges.SUMESFUIT¡Échale guindas!CLARIDIANADulce fin a tantos males.GIGESAlto precio a mis fatigas.FILOCLESPues a lo que ordena el Cielono hay resistencia.CLARIDIANA¿A qué aspiras?FILOCLESA que de mi amor dispongas,como te ofrecí.CLARIDIANAEn mi primalo empleo.REYYa es Melicertatuya.MELICERTA.¡Logróse mi dicha!ARSIDAS
  • 123. (Aparte.) Bien hice en no declararme.VENUSLa solemnidad precisaa estas bodas haga el corode semidioses y ninfas.GIGESPues, repítase en mi aplauso...TODOSPues en tu gozo se diga(Suben vestidos de contradanza cuatro danzarines con hachas y bajan en los cuatrobalancines las cuatro damas que bajaron en la primera jornada con hachas y danzan unamudanza a lo que cupiere en el Cuatro, en forma de sarao.)MÚSICAQue viva de Gigesla estirpe floriday siendo monarcasupremo de Lidiaescuchen aquellosque le solemnizansu aplauso en los ecosque aplauden su viday para el que humildesus hechos escribeperdón de las faltasque son infinitas.(Todos los danzarines con hachas y la estatua en medio. Los actuantes en los claros y lossoldados detrás haciendo todos cortesía, cae la cortina y se da FIN.)