Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

7 incidentesyjuiciosespeciales2004 (1)

  • 1,577 views
Published

 

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,577
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
14
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1.                      LOS INCIDENTES, PROCEDIMIENTOS CIVILES ESPECIALES Y LOS ASUNTOS JUDICIALES NO  CONTENCIOSOS                          Tomás Jiménez Barahona  Magdalena Pineda Tabach  Francisco Salmona Maureira    Marzo de 2004         
  • 2. CAPÍTULO I  LOS INCIDENTES   I.‐ GENERALIDADES.  1.  Introducción.  Durante  el  curso  del  procedimiento  puede  surgir  una  gran variedad de cuestiones accesorias, que si bien no integran el conflicto principal,  se vinculan a él, por lo cual deben ser resueltas.  2.  Reglamentación.  En  el    Título  IX  del  Libro  I  del  CPC  se  tratan  los  incidentes ordinarios; en el Título X a XVI, los denominados incidentes especiales.  En  consecuencia,  al  ubicarse  en  el  Libro  “Disposiciones  comunes  a  todo procedimiento”,  sus  preceptos  deben  ser  aplicadas  a  cualquier  procedimiento, salvo  que  existiere  norma  especial  diversa  o  que  se  encuentren  en  pugna  con  la naturaleza del procedimiento en el cual deban ser aplicadas.  3.  Concepto.  Incidente  es  toda  cuestión  accesoria  al  juicio  que  requiere  de  un especial pronunciamiento del tribunal. Es similar al concepto que da el art. 82 CPC.  4.  Elementos.  Para  que  concurra  un  incidente  debe  concurrir  los  siguientes elementos:   a) Que exista un juicio. Sin la cuestión principal no cabe hablar de cuestiones accesorias.   b) Que la cuestión promovida sea accesoria respecto del asunto principal.   c)  Que  exista  una  relación  directa  entre  el  incidente  y  la  cuestión  principal.  Las cuestiones  ajenas  al  juicio  deben  promoverse  en  juicio  separado.  El  art.  84  señala que todo incidente que no tenga conexión alguna con el asunto que es materia del juicio podrá ser rechazado de plano.   d)  Que  exista  un  especial  pronunciamiento  por  parte  del  tribunal.  Esto  significa que tan pronto como la controversia accesoria está en estado de ser fallada el juez deberá dictar la respectiva resolución, sin esperar que la cuestión principal lo esté.   Tratándose  de  incidentes  de  previo  y  especial  pronunciamiento,  ellos  siempre deben  ser  resueltos  antes  de  la  sentencia  definitiva,  por  cuanto  su  promoción genera la suspensión del asunto principal.   Los  incidentes  que  no  revisten  el  carácter  de  precio  y  especial  pronunciamiento deberán resolverse con independencia de la resolución de la cuestión principal.   No  obstante  ello,  existen  casos  especiales  en  que  los  incidentes  deben  ser resueltos en la sentencia definitiva, como el caso de la condena en costas respecto  2
  • 3. del asunto principal (art. 144), las tachas de los testigos (art. 379 inc 2°), en el juicio sumario (art. 690) y en el de mínima cuantía (art. 723).  5. Características.   1) Son accesorias del asunto principal.  2) Tienen un procedimiento propio.  3) Están tratadas en el libro I del CPC, por lo cual sus normas son supletorias;  además  se  aplican  al  procedimiento  penal  por  remisión  expresa  del  art  43  CPP.  4) Se tramitan ante el tribunal que conoce del asunto principal.  5) Pueden promoverse desde que existe juicio hasta que se dicte sentencia en la  causa  principal,  salvo  la  nulidad  procesal  por  falta  de  emplazamiento  (art.  80).  6) No  suspenden  la  tramitación  del  cuaderno  principal  (debe  formarse  cuaderno separado), salvo cuando se trata de incidentes de previo y especial  pronunciamiento.  6. Clasificaciones.   6.1. Según su tramitación: a) Ordinarios, cuando se tramitan de acuerdo a las normas  generales;  y,  b)  Especiales,  en  caso  de  haber  normas  particulares.  Estos últimos  son  la  acumulación  de  autos,  las  cuestiones  de  competencia,  las implicancias y recusaciones, el privilegio de pobreza, las costas, el desistimiento de la demanda y el abandono del procedimiento.   6.2.  Según  su  relación  con  el  asunto  principal:  a)  Conexos,  tienen  relación  y deben  admitirse  a  tramitación;  y,  b)  Inconexos,  que  pueden  ser  rechazados  de plano.   6.3. Según su origen: a) Previos, son los que nacen de un hecho anteriores al juicio o coexistente con su principio y deben promoverse antes de hacer cualquier gestión principal en el pleito (art. 84 inc 2°); y, b) Coetáneos, que son los originados de un hecho acontecido durante el juicio y deben promoverse tan pronto como el hecho  llegue  a  conocimiento  de  la  parte  respectiva  (art.  85  inc  1°).  Todos  los incidentes  cuyas  causas  existan  simultáneamente  deben  promoverse  a  la  vez  (art. 86).   6.4.  Según  su  incidencia  en  la  causa  principal:  a)  De  previo  y  especial pronunciamiento: paralizan la substanciación de la causa principal hasta que no sean resueltos y se tramitan en el cuaderno principal sin dar motivo a la formación de un cuaderno separado (art. 87 inc 1°); y, b) De no previo y especial pronunciamiento: no  suspenden  la  tramitación  de  la  causa  principal  y  deben  ser  substanciados  en cuaderno separado (art. 87 inc 2°).   3
  • 4. II.‐ TRAMITACIÓN DE LOS INCIDENTES ORDINARIOS  7.  Regulación.  Título  IX,  Libro  I  CPC.  Artículos  82  y  siguientes.  Estas  normas revisten importancia por cuanto: 1) se aplican por remisión al procedimiento penal; 2) se aplican supletoriamente en los incidentes especiales; y, 3) regulan la prueba se aplican al juicio sumario. 8. Etapa  en  que  se  deben  promover  los  incidentes.  Respecto  a  la  etapa  procesal, hay que distinguir:    En  primera  instancia,  desde  la  notificación  de  la  demanda  hasta  la notificación de la resolución que cite a las partes a oír sentencia.   En segunda instancia, hasta la vista de la causa.    Excepcionalmente,  la  nulidad  de  todo  lo  obrado  puede  oponerse  con posterioridad a la citación a oír sentencia (art. 433: “sin perjuicio del art 83 y 84”) e incluso en el procedimiento incidental de cumplimiento de una sentencia, por falta de emplazamiento válido (art 234 inciso final).  9.  Oportunidad  para  promoverlos.  La  regla  general  es  que  todo  incidente  debe formularse tan pronto llegue a conocimiento de la parte que lo promueve el hecho que  le  sirve  de  fundamento.  Esa  norma  se  desprende  de  las  siguientes disposiciones:  a)  Si  el  incidente  nace  de  un  hecho  anterior  al  juicio  o  coexistente  con  su principio,  deben  promoverse  antes  de  hacer  cualquiera  gestión  principal  en  el pleito (art. 84 inc 2°).  b) Si el incidente es originado en un hecho que acontezca durante el juicio, deberá  promoverlo  tan  pronto  como  el  hecho  llegue  a  conocimiento  de  la  parte respectiva (Art. 85).  c) Si concurren simultáneamente diversas causas para promover incidentes, deberán promoverse todos los incidentes a la vez (art. 86).  Si  no  se  cumple  con  lo  anterior,  el  tribunal  rechazará  de  plano  el  incidente, salvo que se trate de un vicio que anule el proceso ‐en cuyo caso habrá de estarse a lo  dispuesto  por  el  art.  83‐  o  que  se  trate  de  una  circunstancia  esencial  para  la ritualidad del juicio, evento en el cual se ordenará que se practiquen las diligencias necesarias ara que el proceso siga su curso legal (art. 84 inc 3°, 85 inc 2° y 86).  d)  El  incidente  de  nulidad  procesal  debe  promoverse  dentro  de  5  días contados  desde  que  aparezca  o  se  acredite  que  quien  deba  reclamar  la  nulidad tuvo conocimiento del vicio a menos que se trate de la incompetencia absoluta del tribunal (art 83 inc 2°).  e) El rebelde podrá promover el incidente de nulidad de todo lo obrado en rebeldía  suya  por  fuerza  mayor,  dentro  de  3  días  contados  desde  que  cesó  el impedimento y pudo hacerse valer ante el tribunal que conoce del negocio (art 79).  4
  • 5. f)  El  rebelde  por  falta  de  notificación  o  notificación  defectuosa,  podrá promover  la  nulidad  de  todo  lo  obrado  dentro  de  5  días  contados  desde  que aparezca  o  se  acredite  que  el  litigante  tuvo  conocimiento  personal  del  juicio  (art. 80).  10.  Restricciones  legales  para  evitar  que  los  incidentes  se  utilicen  con  fines meramente dilatorios.   En  virtud  del  principio  de  la  buena  fe,  el  legislador  ha  establecido  que  los incidentes  sólo  pueden  promoverse  cuando  sean  estrictamente  necesarios  para  la resolución de la cuestión principal. Las medidas adoptadas al respecto son:  a.‐  Se  establece  expresamente  una  oportunidad  y  forma  específica  para hacer valer diversos incidentes.  b.‐ Se establece con carácter obligatorio la condena en costas respecto de la parte que hubiere promovido y perdido un incidente dilatorio (art. 147).  c.‐  Se  establece  la  consignación  precia  obligatoria  para  los  efectos  de promover  nuevos  incidentes  respecto  de  la  parte  que  hubiere  promovido  y perdido  dos  o  más  incidentes  con  anterioridad,  los  cuales  nunca  revestirán  el carácter  de  precio  y  especial  pronunciamiento,  debiendo  tramitarse  en  cuaderno separado (art. 88).  11.  Procedimiento  para  tramitación  de  los  incidentes.  Se  trata  de  un procedimiento concentrado.  a) Fase de discusión: Frente a la solicitud de una parte que promueve el incidente, el tribunal puede adoptar las siguientes actitudes.   ‐  Rechazarlo  de  plano,  cuando  sea  inconexo,  extemporáneo  o  sin  haberse efectuado consignación cuando sea necesario.   ‐  Resolverlo  de  plano,  acogiéndolo  o  rechazándolo,  sin  conferir  traslado, cuando  su  fallo  se  pueda  fundar  en  hechos  que  consten  en  el  proceso  o  sean  de pública notoriedad, lo que el tribunal consignará en su resolución (art 89).   ‐  Admitirlo  a  tramitación,  confiriendo  traslado  por  3  días,  plazo  que  es legal, de días, fatal, discontinuo e improrrogable.   En  este  último  caso,  la  parte  contraria  puede  adoptar  las  siguientes actitudes:  ‐ Allanarse  al  incidente  promovido  o  no  controvertir  los  hechos  que  sirven de fundamento para promoverlo (acá no será necesaria la prueba).  ‐ Permanecer inactivo, caso en el cual el tribuna examinará si es necesaria  prueba; y,  ‐ Responder dentro de 3ro día, caso en el cual el tribuna examinará si es  necesaria prueba.  5
  • 6. b)  Fase  de  prueba:  La  resolución  que  recibe  la  causa  a  prueba,  el  término probatorio  y  la  recepción  de  la  prueba  se  rige  por  las  normas  relativas  al  juicio ordinario, con las siguientes excepciones:   1.‐ La resolución que recibe la causa a prueba se notifica por el estado diario (art 323 inc 2°).   2.‐Contra  esa  resolución  cabe  interponer  recurso  de  reposición  y  no apelación, conforme a lo dispuesto por el incido final del art. 90.   3.‐ El término probatorio ordinario es de 8 días (art 90 inc 1°)   4.‐  Para  rendir  la  testimonial,  se  debe  acompañar  dentro  de  los  2  primeros días del probatorio una nómina de los testigos que piensa valerse (art 90 inc 2°).   5.‐  el  término  probatorio  extraordinario  es  facultativo  para  el  tribunal concederlo  por  una  sola  vez  y  por  motivos  fundados  por  el  número  de  días  que estime necesarios, pero sin que el término pueda exceder del plazo total de 30 días (Art. 90 inc 3°).   6.‐  El  término  probatorio  reviste  el  carácter  de  fatal  para  la  proposición  de todos los medios de prueba (art 90: “para que dentro de él...”). En consecuencia, no es necesaria la dictación de la resolución que cita a las partes a oír sentencia con el fin de poner término a la actividad probatoria de las partes.  c) Fase de fallo: En el procedimiento incidental  no se  contemplan los  trámites de observaciones a la prueba y de citación para oír sentencia. En todo caso, el tribunal podría ordenar medidas para mejor resolver.   Vencido el término probatorio, háyanla rendido o no las partes, el tribunal fallará inmediatamente o, a más tardar, dentro de tercero día (art. 91).  La  resolución  que  falla  un  incidente  será  una  sentencia  interlocutoria  de primer grado o un auto, según establezca o no derechos permanentes a favor de las partes.   En cuanto a la condena en costas, el art. 144 establece que la parte vencida en un incidente será condenado en costas, sin perjuicio de la facultad del tribunal de eximirla de ellas, cuando tuvo motivos plausibles para litigar.   Ahora  bien,  tratándose  de  incidentes  dilatorios,  el  art.  147  establece  la obligatoriedad de la condena en costas.  12.  Los  incidentes  en  segunda  instancia.  Las  cuestiones  accesorias  que  se promuevan ante el tribunal de alzada que conoce de una apelación, se fallarán de plano por el tribunal, o se tramitarán como incidentes, siendo facultad discrecional el optar por una u otra. Si decide darle tramitación de incidente, podrá fallarla en cuenta  u  ordenar  que  se  traigan  los  autos  en  relación  para  resolver  (art.  220).  La resolución que dicte es inapelable (art. 210).    6
  • 7. III.‐ LA NULIDAD PROCESAL, LOS MEDIOS PARA HACERLA VALER Y EN  PARTICULAR EL INCIDENTE DE NULIDAD PROCESAL.  13.  Concepto.  La  nulidad  procesal  es  una  sanción  de  ineficacia  respecto  de  los actos jurídicos del proceso por el incumplimiento de algunos de los requisitos que la ley prescribe para su validez.  14. Características.   a) Es autónoma en su naturaleza, en sus consecuencias y en su configuración jurídica. Se rige por normas procesales y no del CC.   b)  Puede  hacerse  valer  de  distintos  medios.  Directamente,  mediante  la nulidad  de  oficio  (art.  84),  casación  de  oficio  (arts.  776  y  785),  el  incidente  de nulidad,  las  excepciones  dilatorias,  el  recurso  de  casación  y  de  revisión. Indirectamente, mediante los recursos de reposición, de apelación y de queja.   c) No es clasificable. No es absoluta ni relativa. Sin embargo se distingue, en doctrina,  entre  nulidad  y  anulabilidad.  La  nulidad  es  aquella  que  puede  ser declarada de oficio o a petición de parte, por haberse infringido normas de orden público.  En  cambio  la  anulabilidad  es  aquella  que  puede  ser  declarada  sólo  a petición de parte por haberse infringido normas de orden privado.   d) No requiere de una causal específica. En nuestro derecho se contemplan tanto causales específicas como genéricas.   e)  Requiere  ser  alegada  por  la  parte  que  sufrió  un  perjuicio.  Sólo excepcionalmente puede ser declarada de oficio.   f) La nulidad procesal requiere de una resolución que la declare.   g) La nulidad sólo se aplica a actos procesales realizados dentro del proceso.   h)  Genera  la  nulidad  específica  del  acto  viciado  ‐nulidad  propia‐  y  en algunos  casos,  también  la  de  los  realizados  con  posterioridad  al  acto  viciado  ‐nulidad  extensiva‐ por  existir  una  dependencia  directa  entre  ellos.  Ejemplo  típico de este último es la nulidad por falta de emplazamiento.   i) La nulidad procesal se sanea:   ‐ Mediante la resolución que la deniega.  ‐ Mediante la preclusión de la facultad para hacerla valer;  ‐  Cuando  la  parte  ha  originado  el  vicio  o  concurrido  a  su  materialización.  ‐ Mediante la convalidación expresa o tácita del acto nulo.   j) La nulidad procesal sólo debe ser declarada cuando el vicio que la genera hubiere  causado  un  prejuicio.  No  hay  nulidad  sin  perjuicio  (arts.  768  inciso penúltimo y 767).     7
  • 8. CAPÍTULO II  EL DESISTIMIENTO DE LA DEMANDA  15. Reglamentación. Está regulado como incidente especial (arts. 148 a 151).  16.  Generalidades.  Hay  tres  situaciones  que  se  asemejan  y  que  resulta  necesario distinguirlas: el retiro, la modificación y el desistimiento de la demanda.   El  retiro  de  la  demanda  puede  efectuarse  antes  de  notificada  la  demanda, considerándosele como no presentada (art. 148).   La  modificación  de  la  demanda  consiste  en  aquel  acto  mediante  el  cual  el demandante  introduce  a  la  demanda  cualquier  cambio  a  aquella  presentada  al tribunal,  que  debe  verificarse  antes  de  contestada.  Estas  modificaciones  se consideran  como  una  nieva  demanda  para  los  efectos  de  su  notificación  y  sólo desde la fecha en que esta diligencia se practique correrá el término para contestar la primitiva demanda (art. 261).   Finalmente, mediante el desistimiento de la demanda, que puede realizarse en  cualquier  estado  del  juicio,  el  actor  renuncia  a  la  pretensión  deducida  en aquélla,  produciéndose  el  término  del  procedimiento  y  la  extinción  de  la pretensión hecha valer en la demanda (art 148, parte segunda).  17.  Sujeto  del  desistimiento.  Puede  ser  ejercido  exclusivamente  por  el demandante.  También  por  el  demandado,  pero  exclusivamente  respecto  de  la pretensión que hubiere hecho valer por medio de la reconvención (art 151).  18.  Tramitación  del  incidente  de  desistimiento  de  la  demanda.  Debe  tramitarse de  acuerdo  a  las  reglas  generales  recién  estudiadas.  En  consecuencia,  el demandado puede adoptar las siguientes actitudes:   a) No evacuar traslado.   b) Oponerse al desistimiento, solicitando que sea desestimado. En este caso, o si sólo se acepta condicionalmente, resolverá el tribunal si continúa o no el juicio, o la forma en que debe tenerse por desistido al actor (art. 149).  19.  Naturaleza  jurídica  de  la  resolución  que  se  pronuncia  acerca  del desistimiento. Hay que distinguir según si acepta o rechaza el desistimiento de la demanda.    a)  Si  la  acepta,  se  trata  de  una  sentencia  interlocutoria  de  primer  grado, porque  falla  un  incidente  estableciendo  derechos  permanentes  a  favor  de  las partes.  Una  vez  ejecutoriada,  produce  cosa  juzgada  substancial,  conforme  al  art. 175.  8
  • 9.   b)  Si  la  rechaza,  se  ha  estimado  que  es  un  auto,  ya  que  resuelve  sobre  un incidente  no  estableciendo  derechos  permanentes.  Como  sabemos,  no  produce cosa juzgada.  20.  Desistimiento  de  la  reconvención.  Tiene  una  tramitación  diferente  al desistimiento  de  la  demanda.  Mientras  ésta  siempre  genera  un  incidente, confiriéndosele  traslado  al  demandado,  el  desistimiento  de  la  reconvención  debe proveerse  teniéndose  por  aceptado,  con  citación  (art.  151).  Sólo  se  genera  un incidente en la medida en que el demandante se oponga dentro de 3 días.  21. Efectos del desistimiento. El desistimiento produce los siguientes efectos:  a) Extingue las pretensiones que se hubieren hecho valer en la demanda o en la reconvención. La resolución producirá la acción y la excepción de cosa juzgada, para lo cual se necesitará de la concurrencia de triple identidad (art. 177). El efecto de cosa juzgada contemplado en el art. 150 no sólo afecta a las partes, sino también a todos a quienes hubiera podido afectar la sentencia del juicio.  b)  Termina  el  procedimiento,  puesto  que  termina  el  conflicto.  Si  el desistimiento se verifica sólo respecto de una de las varias pretensiones, el término del procedimiento se producirá solamente respecto de esas pretensiones.   CAPÍTULO III  EL ABANDONO DEL PROCEDIMIENTO  22. Reglamentación. Está regulado como incidente especial (arts. 152 a 157).  23. Concepto. Es un incidente especial, en virtud del cual se declara por el tribunal como sanción el término del procedimiento, a petición del demandado, por haber permanecido  inactivas  todas  las  partes  por  el  término  previsto  por  el  legislador, contado desde la fecha de la última resolución recaída en una gestión útil, sin que se produzca la extinción de las pretensiones o excepciones hechas valer por él.  24. Requisitos.    a)  Inactividad  de  las  partes,  ni  de  terceros  que  hayan  intervenido  en  él.  Se entiende  por  gestión  útil  aquella  que  tiene  por  objeto  dar  curso  progresivo  a  los autos. En consecuencia, no será  gestión útil la solicitud de acumulación de  autos, de  mera  certificación  de  un  hecho,  de  custodia  de  documentos,  de  desarchivo, corrección de foliación de un expediente, etc.   b) Transcurso del tiempo. La inactividad debe producirse por el término de 6 meses  contados  desde  la  última  resolución  recaída  en  una  gestión  útil  para  dar  9
  • 10. curso progresivo a los autos (art. 152). No es necesaria la notificación de esa última resolución.  El  plazo  de  6  meses  no  se  suspende  en  inhábiles  y,  según  alguna jurisprudencia, tampoco durante el feriado judicial.   El plazo de 6 meses se reduce en otros procedimientos:     ‐ Juicio de mínima cuantía: 3 meses (art. 709)     ‐ Implicancias y recusaciones: 10 días (art. 123)     ‐ Acción penal privada: 30 días continuos (Art. 587 CPP y 402 NCPP).   c)  Petición  del  demandado.  No  puede  ser  declarada  de  oficio  y  sólo  puede solicitarla el demandado (Art. 153).   d) Inexistencia de renuncia del abandono por parte del demandado. Si reiniciado el procedimiento  luego  de  la  paralización  por  más  de  6  meses,  el  demandado  no alega  abandono,  se  entiende  renunciado  el  derecho  para  solicitar  el  abandono.  Si su primera actuación no es pedir el abandono, precluye su derecho. Aún más, se ha fallado que si alega el abandono en un otrosí de su escrito y no en lo principal, se entiende que se ha producido la renuncia establecida en el art 155.   Finalmente cabe señalar que la institución del abandono del procedimiento no  opera  en  algunos  procedimientos  civiles:  quiebras,  división  o  liquidación  de herencias, sociedades o comunidades (art. 157).  25. Forma de alegarlo. Puede alegarse por vía de acción o de excepción (art. 154).  26. Oportunidad para alegarlo. Puede alegarse desde que existe juicio hasta que se haya dictado sentencia ejecutoriada en la causa (art. 153).  27. Tribunal competente para declararlo. El tribunal de única, primera o segunda instancia ante el cual se hubieren configurado los requisitos.  28. Tramitación. La petición de abandono se tramita como incidente (art. 154). En consecuencia, del escrito debe conferírsele traslado al demandante. Se trata de un incidente de previo y especial pronunciamiento.  29.  Naturaleza  jurídica  de  la  resolución.  Debemos  distinguir  si  lo  declara  o  lo rechaza.   1) Si declara el abandono: se trata de una sentencia interlocutoria de primer grado,  ya  que  falla  un  incidente  estableciendo  derechos  permanentes  el  favor  de las partes porque se pierde lo actuado en el procedimiento y no se puede continuar en  él,  sin  perjuicio  de  quedar  a  salvo  las  pretensiones  y  excepciones  que  se hubieren hecho valer en el procedimiento abandonado.   2) Si rechaza el abandono: se trata de un auto, ya que resuelve un incidente no estableciendo derechos permanentes.  10
  • 11. 30. Efectos del abandono del procedimiento. El abandono produce los siguientes efectos:   a)  Las  partes  pierden  el  derecho  de  continuar  con  el  procedimiento abandonado.   b) Las partes no pueden hacer valer el un nuevo juicio las actuaciones que se hubieren realizado en el procedimiento abandonado (Art 156).   Cabe  recordar  el  art.  2503  N°2  del  Código  Civil  que  establece  que  la interrupción  civil  no  corre  cuando  el  recurrente  desistió  expresamente  de  la demanda o se declaró abandonado el procedimiento. En consecuencia, declarado el abandono  se  entiende  que  no  se  ha  producido  la  interrupción  civil  de  la prescripción.  Sin  perjuicio  de  lo  anterior,  declarado  el  abandono,  no  se  entenderán extinguidas las acciones o excepciones de las partes y subsistirán con todo su valor los  actos  y  contratos  de  que  resulten  derechos  definitivamente  constituidos  (art. 156 inciso 2°). Ejemplo: mandato o efectos de un avenimiento.  31. El abandono del procedimiento en el juicio ejecutivo.   a)  Gestiones  preparatorias  a  la  vía  ejecutiva:  No  procede  decretar  el abandono, toda vez que estas diligencias no constituyen un juicio. Y sabemos que existe juicio desde la notificación válida de una demanda.   b) En el cuaderno ejecutivo: Hay que distinguir:  ‐  Si  el  ejecutado  opuso  excepciones,  el  abandono  se  rige  por  las  reglas  generales.  ‐  Si  hay  pluralidad  de  ejecutados,  aquel  que  no  opuso  excepciones  no  podrá  alegar  el  abandono,  dado  que  el  mandamiento  de  ejecución  y  embargo  hace  las  veces  respecto  de  él  de  sentencia  definitiva  ejecutoriada   c)  En  el  cuaderno  de  apremio:  El  ejecutado  puede  solicitar  el  abandono luego  de  haberse  dictado  sentencia  definitiva  ejecutoriada  que  rechace  las excepciones del ejecutado o si éste no hubiere opuesto excepciones, en cuyo caso el mandamiento de ejecución y embargo hace las veces de sentencia ejecutoriada. En este caso, el plazo para declarar el abandono será de 3 años contados desde la fecha de  la  última  gestión  útil,  hecha  en  el  procedimiento  de  apremio,  destinado  a obtener  el  cumplimiento  forzado  de  la  obligación,  luego  de  ejecutoriada  la sentencia  definitiva  o  vencido  el  plazo  para  oponer  excepciones  en  su  caso.  En  el evento  que  la  última diligencia  realizada  en  el  cuaderno  de  apremio  sea  de  fecha anterior a aquella en que quedó ejecutoriada la sentencia definitiva condenatoria o en que venció el plazo para oponer excepciones, el plazo de los 3 años se contará desde que acaeció alguna de estas situaciones. Finalmente, el legislador contempla una situación excepcional en estos casos de carácter obligatoria con el fin de liberar  11
  • 12. al ejecutante de la condena en costas. En estos casos, si se declara el abandono del procedimiento sin que medie oposición del ejecutante, éste no será condenado en costas.   d) En las tercerías: si sostenemos que importan un proceso independiente y distinto  al  juicio  ejecutivo,  cabría  aplicarles  a  las  tercerías  para  declarar  su abandono  conforme  a  las  reglas  generales.  Debemos  entender  como  demandados en la tercería tanto al ejecutante como al ejecutado.  32.  Paralelo  entre  el  abandono  del  procedimiento  y  el  desistimiento  de  la demanda.  1)  El  desistimiento  de  la  demanda  emana  de  la  voluntad  de  una  de  las  partes;  el abandono es una sanción procesal para la inactividad de todas las partes del proceso y sólo puede ser alegado por el demandado. 2)  El  desistimiento  produce  la  extinción  o  pérdida  de  las  pretensiones  que  se  han hecho valer; el abandono sólo produce la pérdida del procedimiento, es decir, de la materialidad  de  lo  actuado,  pero  no  de  las  pretensiones  y  excepciones  que  se hubieren hecho valer. 3)  El  mandatario  judicial  del  demandante  requiere  de  facultades  especiales  para desistirse de la demanda, requisito que no se necesita para los efectos de solicitarse el abandono del procedimiento por parte del apoderado del demandado. 4)  La  resolución  que  acoge  el  desistimiento  de  la  demanda  produce  cosa  juzgada sustancial; en cambio la que acoge el abandono del procedimiento produce sólo cosa juzgada formal.   Estudiar restantes incidentes especiales:   • Acumulación de autos (Casarino, tomo III, pp. 308 – 317)  • Cuestiones de competencia (Casarino, tomo III, pp. 319 – 327)  • Implicancias y recusaciones (Casarino, tomo III, pp. 328 – 340)  • Privilegio de pobreza (Casarino, tomo III, pp. 340 – 344)  • Las costas (Casarino, tomo III, pp. 345 – 356)  • Las multas (Casarino, tomo III, pp. 376 – 379)  12
  • 13. EL JUICIO EJECUTIVO  Capítulo primero  GENERALIDADES   I.‐ NOCIONES PREVIAS  1.  Definición.  Procedimiento  contencioso  de  aplicación  general  o  especial,  y  de tramitación  extraordinaria,  por  cuyo  medio  se  persigue  el  cumplimiento  forzado de una obligación que consta de un título fehaciente e indubitado.  2. Características.   a) de aplicación general o especial, según el caso   b) extraordinario o especial   c) compulsivo o de apremio  d) se fundamenta en la existencia de una obligación indubitada  e) va en protección del acreedor  3.  Fundamento  del  juicio  ejecutivo.  Su  finalidad  es  obtener  el  cumplimiento forzado del deudor que ha incumplido, total o parcialmente.  4. Clasificación del juicio ejecutivo.   a) según la naturaleza de la obligación:      ‐ de obligación de dar     ‐ de obligación de hacer     ‐ de obligación de no hacer   Se tramitan de forma distinta   b) según el campo de aplicación:      ‐ de aplicación general     ‐  de  aplicación  especial,  como  prendarios,  de  cobro  de  impuestos, etc.…   c) según la cuantía:     ‐ mayor     ‐ mínima  5. Reglas especiales aplicables.    Juicios ejecutivos de obligaciones de dar, hacer y no hacer (Libro III, CPC).   Juicios ejecutivos de aplicación espacial, están en diversas leyes especiales.     13
  • 14. II.‐ LA ACCIÓN EJECUTIVA  6. Requisitos de procedencia. Se requiere copulativamente que la obligación:  a) conste en un título ejecutivo (arts. 434, 530 y 544 CPC).  b) sea actualmente exigible (arts. 437, 530 y 544 CPC).  c) sea  líquida  (para  obligación  de  dar);  determinada  (de  hacer)  y  susceptible  de  convertirse en la de destruir la obra hecha (no hacer), (arts. 438, 530 y 544).  d) que la acción ejecutiva no esté prescrita (arts. 442, 531 y 544 CPC).  7. El título ejecutivo. Es un documento que da cuenta de un derecho indubitado, al cual  la  ley  le  otorga  mérito  suficiente  para  que  se  pueda  exigir  el  cumplimiento forzado de la obligación que en él se contiene. Quien crea los títulos ejecutivos sólo es la ley. Los particulares no pueden crearlos.  8.  Enumeración.  El  art.  434  dispone  que  el  juicio  ejecutivo  tiene  lugar  en  las obligaciones de dar cuando para reclamar su cumplimiento se hace valer alguno de los siguientes títulos:   1° Sentencia firme, definitiva o interlocutoria   2° Copia autorizada de escritura pública   3°  Acta  de  avenimiento  pasada  ante  tribunal  competente  y  autorizada  por ministro de fe o por 2 testigos de actuación.   4° Instrumento privado, reconocido judicialmente o mandado tener por reconocido. Sin embargo no es necesario este reconocimiento previo respecto del aceptante de una  letra  de  cambio  o  suscriptor  de  un  pagaré  que  no  hayan  puesto  tacha  de falsedad  a  su  firma  al  tiempo  de  protestarse  el  documento  por  falta  de  pago, siempre  que  el  protesto  haya  sido  personal,  ni  respecto  de  cualquiera  de  los obligados  al  pago  de  una  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque,  cuando,  puesto  el protesto  en  su  conocimiento  por  notificación  judicial,  no  alegue  tampoco  en  ese mismo  acto  o  dentro  del  tercero  día  tacha  de  falsedad.  Además  siempre  tiene mérito ejecutivo la letra, pagaré o cheque respecto del obligado cuya firma aparece autorizada  por  un  notario  (u  ORC  en  las  comunas  donde  no  tenga  su  asiento  un notario).   5° Confesión judicial   6°  Cualquier  título  al  portador  o  nominativo,  legítimamente  emitidos  que presenten  obligaciones  vencidas  y  los  cupones  también  vencidos  de  dichos  títulos, siempre  que  los  cupones  confronten  con  los  títulos  y  éstos,  en  todo  caso,  con  los libros talonarios. Resultando conforme la confrontación, no será obstáculo a que se despache  a  ejecución  la  protesta  de  falsedad  del  título  lo  que  en  el  acto  haga  el director o la persona que tenga la representación del deudor, quien podrá alegar en forma la falsedad como una de las excepciones del juicio; y,  14
  • 15.   7° Cualquier otro título que la ley le dé fuerza ejecutiva.    9. Análisis particular de los títulos ejecutivos.    a)  Sentencia  firme,  definitiva  o  interlocutoria  (art.  158  y  art.  174).  Éstas producen acción de cosa juzgada, o sea aquella destinada a exigir su cumplimiento por  la  vía  ejecutiva  (art.  175).  Tienen  mérito  ejecutivo  las  sentencias  originales,  o sea, las extendidas en el mismo expediente, firmadas por el juez y secretario, y as copias de esas mismas extendidas conforme a la ley    b) Copia autorizada de escritura pública. (Escritura pública: art. 403 COT). Sólo pueden  darlas  el  notario  autorizante,  el  que  lo  subroga  o  sucede  legalmente  o  el archivero a cuyo cargo esté el protocolo respectivo (art. 421 COT).   c)  Acta  de  avenimiento.  Es  el  documento  que  deja  constancia  del  acuerdo producido  entre  litigantes  para  poner  término  al  juicio.  Esta  acta debe  haber  sido pasada  ante  tribunal  competente  (el  que  conoce  del  juicio)  y  aparecer  autorizada por un ministro de fe (secretario) o por 2 testigos de actuación. No confundirla con conciliación (se considera sentencia) ni con transacción.   d)  Instrumentos  privados.  Son  documentos  que  al  otorgarse  no  se  han observado  solemnidad  alguna.  En  principio  carecen  de  mérito  ejecutivo. Excepcionalmente  adquiere  en  dos  casos:  cuando  ha  sido  reconocido  por  su otorgante  o  cuando  ha  sido  mandado  tener  por  reconocido.  Para  obtener  ello,  es necesario  cumplir  con  ciertas  gestiones  previas  para  preparar  la  vía  ejecutiva. Además  hay  otros  instrumentos  que  por  su  naturaleza,  el  legislador  también  le confiere  mérito  ejecutivo.  Se  trata  de  las  letras  de  cambio  o  pagarés  que  al momento  de  protestarse  personalmente  al  aceptante  o  subscriptor,  no  hayan puesto tacha de falsedad a sus respectivas firmas; como también respecto de letras de  cambio  pagarés  y  cheques,  cuando  la  firma  del  respectivo  obligado  aparezca autorizada por un notario (u ORC si no hay notario).   En  los  demás  casos,  para  que  una  letra,  pagaré  o  cheque  tengan  mérito ejecutivo en contra de cualquiera de los obligados a su pago, será necesario que el protesto  sea  notificado  judicialmente  y,  en  el  acto  de  la  notificación,  o  dentro  de tercero día, no se oponga tacha de falsedad. En este caso también es necesaria una gestión preparatoria.  e) Confesión judicial. Es reconocer un hecho que trae consecuencias jurídicas en su contra, a instancias del juez y requiere de gestión preparatoria.  f)  Títulos  y  cupones:  los  títulos,  para  tener  mérito  ejecutivo,  deben  ser nominativos  o  al  portador,  aparecer  legítimamente  emitidos  y  representar obligaciones vencidas (Ej.: bono de un banco). Si no son pagados por la institución emisora,  procede  cobro  por  vía  ejecutiva,  previa  confrontación  con  los  libros talonarios. Los cupones representan el documento que permite exigir el pago de los intereses  de  dichos  títulos.  Éstos  tienen  mérito  ejecutivo  siempre  que  emanen  de  15
  • 16. dichos  títulos,  representen  obligaciones  vencidas  y  confronten  con  aquéllos,  y éstos,  en  todo  caso,  con  los  libros  talonarios.  Como  se  ve,  requieren  de  gestiones preparatorias.  g) Otros: contenidos en leyes especiales.  10.  Obligación  actualmente  exigible  (art.  437).  O  sea,  no  sujeta  a  modalidad. Además  la  exigibilidad  de  la  obligación  debe  ser  actual,  es  decir  debe  existir  al momento de iniciarse la ejecución.  11.  Obligación  líquida,  determinada  o  convertible  (art.  438,  540,  544).  Si  se  trata de obligación de dar debe ser líquida, es decir su objeto debe estar perfectamente determinado, en su género, especie y cantidad. Por esto la ejecución puede recaer:   1°  Sobre  la  especie  o  cuerpo  cierto  que  se  deba  y  que  exista  en  poder  del deudor   2° Sobre el valor de la especie debida y que no exista en poder del deudor, haciéndose su avaluación por un perito que nombrará el tribunal.   3°  Sobre  cantidad  líquida  de  dinero  o  de  un  género  determinado,  cuya avaluación pueda hacerse en la forma que establece el número anterior. Además se entiende cantidad líquida no sólo la que tenga esa calidad sino también la que pueda liquidarse mediante simples operaciones aritméticas con sólo los datos que  el  mismo  título  ejecutivo  suministre.  Ej.:  12  cuotas  de  $2000  =  obligación  de $24000.   Si  es  en  parte  líquida  y  en  otra  ilíquida,  puede  procederse  ejecutivamente por la primera (por la otra parte, vía ordinaria), art. 439 CPC; similar al criterio del 1592 CC.  La  obligación  de  hacer  es  determinada  cuando  la  prestación  es perfectamente  conocida  y  no  da  lugar  a  equívocos;  y  la  de  no  hacer  es  ejecutable cuando se convierten en la de destruir la obra hecha.  12. Acción ejecutiva no prescrita (Art. 442). La acción ejecutiva prescribe en 3 años desde  que  la  obligación  se  ha  hecho  exigible.  Las  cambiarias  (letra  de  cambio, pagaré  y  cheque),  en  1  año.  El  tribunal  está  obligado  a  considerarla  prescrita  de oficio. Si no lo hace de oficio, el ejecutado puede hacerlo mediante una excepción. La  parte  final  del  art.  442  (“salvo  que…”),  quiere  decir  que  si  el  acreedor  obtiene un  nuevo  título  ejecutivo  en  que  conste  la  obligación,  puede  exigir  su cumplimiento por esta vía, no obstante que la acción ejecutiva ya estaba prescrita. Ejemplo:  me  deben  120.000,  a  título  de  mutuo  que  consta  en  escritura  pública; pasan  4  años.  Puedo  demandar  para  obtener  sentencia  que  servirá  de  título ejecutivo.   16
  • 17.   Pasados los 3 años, la acción se transforma en ordinaria (art. 2515 CC) y se puede tramitar como juicio sumario (art. 680 n ° 7 CPC).   Las  acciones  ejecutivas  de  un  año,  emanan  de  leyes  especiales  por  lo  que, según Casarino, no pueden ser declaradas prescritas de oficio.   III.‐ GESTIONES PREPARATORIAS DE LA VIA EJECUTIVA  13. Concepto. Los títulos ejecutivos perfectos son la sentencia, la copia de escritura pública  y  el  acta  de  avenimiento;  los  imperfectos,  el  resto.  Éstos  se  caracterizan porque  para  poder  iniciar  ejecución  por  medio  de  ellos,  es  preciso  cumplir  con ciertas medidas preparatorias de la vía ejecutiva. Por lo tanto las GPVE son “ciertos procedimientos  judiciales  previos,  que  puede  iniciar  el  acreedor,  destinados  a perfeccionar  o  completar  el  título  con  el  cual  pretende  iniciar  una  ejecución posterior”.  Sólo  pueden  ser  iniciadas  por  el  futuro  ejecutante  en  contra  del ejecutado.  14. Su enumeración. Las GPVE son:  a) reconocimiento de firma puesta en instrumento privado;  b) notificación  judicial  de  protesto  de  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque,  a  cualquiera de los obligados;  c) confesión de deuda  d) confrontación de títulos y cupones  e) avaluación  f) validación de sentencias extranjeras; y  g) notificación del título ejecutivo a los herederos del deudor.  15. Reconocimiento de firma puesta en documento privado (art. 435 y 436). Esta gestión  se  promueve  ante  el  juez,  para  que  el  deudor  comparezca  a  reconocer  su firma.  El  tribunal  fija  audiencia  y  notifica  personalmente  al  deudor.  Notificado puede asumir 4 actitudes:   a) comparecer y reconocer su firma: queda preparada la ejecución (art. 436), incluso sin necesidad de resolución judicial que lo confirme   b)  comparecer  y  negar  su  firma:  la  gestión  preparatoria  termina,  pero  sin lograr su objetivo. El acreedor debe demandar ordinariamente.   c) comparecer y dar respuestas evasivas: se da por reconocida la firma (art. 435 inc.2°). Acá sí es necesaria una resolución judicial, a solicitud del acreedor.   d) no comparecer: idéntica sanción.     17
  • 18. 16. La jurisprudencia en relación con la gestión anterior.    a)  el  reconocimiento  que  da  mérito  ejecutivo  es  exclusivamente  el  que  se obtiene  dentro  de  las  gestiones  de  los  arts.  435  y  436  (no  vale  el  obtenido  en  una medida prejudicial o dentro de un juicio como medio probatorio).   b)  todo  acreedor  tiene  derecho  a  citar  a  su  deudor  para  que  reconozca  su firma, pero sólo a él, jamás a los herederos u otro 3ro (la firma es un acto personal del deudor).   c)  esta  gestión  se  dirige  contra  todo  deudor;  si  es  incapaz  debe  ir  son  su representante.   d)  el  documento  debe  estar  firmado  (si  no,  sólo  procede  la  confesión  de deuda).   e) el deudor citado puede pedir la postergación de la audiencia.   f)  el  citado  puede  oponer  previamente  incidentes  dilatorios,  pero  no excepciones de fondo.   g) el citado puede comparecer antes de la audiencia   h) el citado puede comparecer verbalmente o por escrito y por  mandatario instruido al efecto.  i) la audiencia debe darse ante el juez y el secretario  j) si el documento lo suscribe una sociedad, debe comparecer el socio gestor; y si administran varios, puede ir cualquiera de ellos.   k) la calificación de la evasividad de las respuestas escapa de la competencia del tribunal de casación   l) el deudor puede pedir rescisión de lo obrado en su rebeldía conforme al art. 79   ll) la resolución que se da cuando no comparece o da respuestas evasivas es sentencia interlocutoria, por lo que es susceptible de recursos.   m)  la  apelación  de  esa  sentencia  se  da  en  el  solo  efecto  devolutivo,  porque en el juicio ejecutivo, se concede así cuando el ejecutado es el apelante (art. 194 n° 1).   n) firme la resolución, goza de la autoridad de cosa juzgada, por ende, en el juicio ejecutivo posterior no podrá discutirse la autenticidad del documento.  17.  Notificación  judicial  de  protestos  de  letra  de  cambio,  pagaré  o  cheque.    De acuerdo al art. 434 n° 4, hay que distinguir 3 situaciones:   a) letra de cambio o pagaré protestado personalmente,   b) letra, pagaré o cheque cuyo protesto ha sido puesto en conocimiento del obligado mediante notificación judicial,   c)  letra,  pagaré  o  cheque  cuando  la  firma  del  obligado  aparece  autorizada por notario o por ORC (cuando no hay notario).  18
  • 19. Por  ende,  esos  documentos  son  títulos  ejecutivos  cuando  son  protestados, personalmente al deudor y en ese acto no opone tacha de falsedad a su firma.  En  el  primer  caso,  el  título  ejecutivo  es  la  letra  o  pagaré  y  sus  actas  de protesto.  En  este  caso,  sólo  puede  accionarse  ejecutivamente  contra  el  deudor principal (aceptante letra o suscriptor pagaré). No hace falta gestión preparatoria   En el segundo caso, se trata de letras, pagarés o cheques cuyos protestos han sido  puestos  en  conocimiento  del  obligado  (aceptante  de  la  letra,  suscriptor  del pagaré,  girador  del  cheque,  librador,  endosantes,  avalistas)  mediante  notificación judicial, y en ese acto o dentro de tercero día no aduce tacha de falsedad a su firma. Acá  la  gestión  preparatoria  es  la  notificación    del  protesto  del  documento  y  la actitud pasiva del deudor que no tacha de falsedad su firma.   Si  oponen  tacha  de  falsedad,  se  tramita  como  incidente,  en  el  cual  el demandante debe acreditar la autenticidad de la firma. Si el tribunal lo decreta así, hay título ejecutivo   El  que  tacha  de  falsedad  su  firma  en  letra,  pagaré  o  cheque,  siendo verdadera, hay delito del 467 CP.   En  tercer  lugar,  cuando  la  firma  de  cualquiera  de  los  obligados  al  pago  de una  letra,  pagaré  o  cheque  aparece  autorizada  por  notario  u  ORC,  tampoco  es necesario iniciar gestión preparatoria.   Resumen:  cuando  hay  protesto  personal  al  deudor  de  letra  de  cambio  o pagaré  y  no  hay  objeción  de  falsedad  de  firma,  y  cuando  hay  autorización  de  la firma  por  notario  u  ORC  colocada  por  cualquiera  de  los  obligados  en  las  letras, pagarés  o  cheques,  no  será  necesario  realizar  gestión  preparatoria.  En  los  demás casos,  es  necesaria  y  sólo  tiene  éxito  cuando  el  obligado,  en  el  acto  de  la notificación  del  protesto  o  dentro  de  tercero  día,  nada  exprese  en  orden  a  la autenticidad de su firma.  18.  Confesión  de  deuda.  El  acreedor  puede  citar  a  su  deudor  para  que  confiese (art. 435 inc.1°). Si confiesa, hay título ejecutivo. Se tramita igual que la GPVE sobre reconocimiento  de  firma  puesta  en  documento  privado.  Esta  GPVE  no  hay  que confundirla con la confesión judicial como medio de prueba en juicio:   a)  Fines:  la  GPVE  es  para  procurar  la  perfección  de  un  título  ejecutivo;  la segunda es para acreditar hechos controvertidos en el juicio mismo.   b) Origen: la GPVE sólo puede presentarse vía provocada; la segunda puede ser provocada o espontánea   c) Extensión: la GPVE sólo sirve para probar la existencia de una deuda; la segunda, sirve para probar cualquier hecho.   d)  Admisibilidad:  la  GPVE,  negada,  termina  la  gestión;  la  segunda,  si  el deudor niega el hecho sobre el cual se le interroga, el acreedor puede someterlo a una segunda o incluso a una tercera diligencia.  19
  • 20.   e)  Citación:  la  GPVE  sólo  requiere  de  una  citación  para  se  tenga  por reconocida la obligación; en la segunda, debe citarse por dos veces para tenerlo por confeso en su rebeldía.   f) Juramento: la GPVE no lo exige; la segunda, sí   g)  Competencia:  la  GPVE  sólo  puede  prestarse  ante  el  juez;  la  segunda, admite la delegación en secretario u otro ministro de fe.  19.  Confrontación  de  títulos  y  cupones.  Para  que  estos  títulos  al  portador  o nominativos tengan mérito ejecutivo, requieren:  a) haber sido legalmente emitidos  b) representar obligaciones vencidas  c) haber sido confrontados con sus libros talonarios  Lo  primero  se  acredita  con  la  sola  ley  que  autorizó  su  emisión.  Lo  segundo debe  emanar  del  título  mismo  (repite  que  sea  actualmente  exigible)  y  la  tercera mediante la GPVE llamada confrontación.   La ley no lo dice pero debe iniciarse ante el juez respectivo, y se debe pedir la designación de un ministro de fe que efectúe la confrontación entre el título y el talonario del cual fue desprendido. Si están conformes, hay título ejecutivo. No es obstáculo  para  que  se  despache  la  ejecución  el  hecho  de  que  el  deudor  (o  su representante)  tache  de  falsedad  el  título;  pero  sí  puede  alegar  su  falsedad  como excepción en el juicio ejecutivo posterior  (art. 434 n° 6).   Ahora bien, si lo que se pretende cobrar por la vía ejecutiva es un cupón de estos  mismos  títulos,  es  indispensable  que  el  cupón  se  halle  vencido  y  que  haya sido confrontado con el título, y éste, a su vez, con el libro talonario respectivo.  20. Avaluación. Conforme al 438, es necesario preparar la vía ejecutiva mediante la intervención de un perito: cuando la especie debida no existe en poder del deudor, o  cuando lo adeudado es una cantidad de un género determinado, en ambos casos para  que  determine  los  valores  de  lo  adeudado.  Así  la  ejecución  recae  sobre  esos valores y no sobre la cosa adeudada. El perito lo designa el tribunal de oficio. Éste hará  la  evaluación  con  los  datos  que  el  título  ejecutivo  suministre.  La  avaluación puede  aumentarse  o  disminuirse  (art.  440).  El  ejecutante  puede  impugnar  la avaluación, con lo cual el tribunal será el que la determinará finalmente, resolución que  también  puede  ser  impugnada  por  reposición  y  apelación  subsidiaria.  Igual camino puede seguir el ejecutado porque la ley no lo prohíbe, pero lo más lógico es que se oponga al avalúo mediante la excepción del 464 n° 8.  21.  Validación  de  sentencias  extranjeras.  Para  que  tengan  fuerza  ejecutiva  en Chile  es  necesario  que  la  Corte  Suprema  la  constate  dentro  de  ciertas  GPVE, llamadas de validación de sentencias extranjeras o exequátur.   20
  • 21.  22. Notificación del título ejecutivo a herederos del deudor. Como ellos pueden ignorar  la  existencia  de  un  crédito,  el  legislador  estableció  que  los  acreedores  no podrán  entablar  o  llevar  adelante  la  ejecución,  sino  pasados  8  días  después  de  la notificación judicial de sus títulos (art. 1377 CC), lo cual debe contemplarse con el art.  5  CPC  que  establece  que  si  un  litigante  fallece  queda  suspenso  el procedimiento, debiéndose poner en noticia a los herederos para que comparezcan a  hacer  uso  de  su  derecho  dentro  de  los  plazos  para  contestar  la  demanda  de  los arts. 258 y 259.  Resumen:  al  fallecer  el  deudor,  ya  sea  antes  o  durante  el  juicio  ejecutivo, impide iniciar la ejecución o llevarla adelante sin previa notificación del título a los herederos.  Si  el  juicio  estaba  iniciado  hay  que  distinguir  si  estaba  litigando personalmente o representado por medio de procurador. En el primer caso el plazo para  llevar  a  cabo  la  ejecución  es  igual  al  del  emplazamiento;  en  el  segundo  caso, sólo de 8 días.   Capítulo segundo  EL JUICIO EJECUTIVO DE MAYOR CUANTIA EN OBLIGACIONES DE DAR    I.‐ NOCIONES PREVIAS   23.  Fuentes  legales.    434  al  529  del  CPC.  En  silencio  de  esas  disposiciones aplicamos el Libro I sobre disposiciones comunes a todo procedimiento, y el Libro II sobre el juicio ordinario, que es supletorio a todo procedimiento (art. 3).   24. Campo de aplicación. 2 Factores:  - Cuantía:  más  de  10  UTM,  si  no,  se  aplica  el  procedimiento  de  mínima  cuantía.  - Obligación de dar: no comprende solo el concepto del CC de transferir el  dominio,  el  CPC  incluye  la  sola  entrega  material  (Ej.:  entregar  la  cosa  vendida, restituir la cosa arrendada, etc).  25. Estructura del juicio de mayor cuantía en las obligaciones de dar. Este juicio consta de 2 cuadernos: el principal y el de apremio.   El  cuaderno  principal  contiene  la  contienda  entre  las  partes.  Demanda ejecutiva,  oposición  a  la  ejecución  (contestación),  las  pruebas  (si  las  hay),  y  la sentencia definitiva con sus recursos.   El  cuaderno  de  apremio  representa  el  aspecto  compulsivo  de  todo  juicio ejecutivo.  Esta  el  embargo,  las  actuaciones  pertinentes  a  la  administración  y  21
  • 22. realización de los bienes embargados, y por último, la liquidación del crédito y de las costas, y el pago al acreedor o ejecutante.   Los cuadernos se tramitan separadamente, pero en el hecho el de apremio se suspende mientras no se dicte sentencia definitiva en el principal.   Por excepción puede haber un tercer cuaderno, de tercería, cuando un tercero se incorpora al juicio invocando derechos sobre los bienes embargados, derecho de pago preferente, derecho a concurrir al pago, etc. Es un juicio independiente.     II.‐ LA DEMANDA EJECUTIVA   26.  Concepto  y  sus  requisitos.    A  veces  se  inicia  el  juicio  por  gestiones preparatorias porque el título del acreedor no es perfecto y requiere perfeccionarse con  esas  gestiones.  Si  el  título  es  perfecto,  el  juicio  comienza  con  la  demanda ejecutiva,  que  es  el  acto  procesal  por  cuyo  medio  deduce  el  acreedor  la  acción  y exhibe  el  título  que  la  funda  (título  ejecutivo).  Debe  ajustarse  a  los  requisitos generales de todo escrito (art. 30y 31 CPC) y los específicos de las demandas (art. 254 CPC).   En  las  peticiones  se  pide  que  se  despache  el  mandamiento  de  ejecución  y embargo, se acoja la demanda y se rechacen las excepciones y que se siga adelante con la ejecución hasta que se pague todo el crédito.   Los documentos acompañados a la demanda deben impugnarse dentro del término de emplazamiento.  27.  Resoluciones  que  pueden  recaer  en  la  demanda  ejecutiva.    Primero  el  juez debe  verificar  si  concurren  los  siguientes  requisitos:  si  el  título  invocado  es ejecutivo,  si  la  obligación  es  actualmente  exigible,  si  es  líquida,  y  si  la  acción  no está prescrita.   En  caso  afirmativo,  ordenará  despachar  el  mandamiento  de  ejecución  y embargo,  lo  que  significa  admitir  a  tramitación  la  demanda  ejecutiva;  en  caso negativo, no dará curso al mandamiento pedido. Esto lo ve el juez sin audiencia ni notificación del demandado (art. 441 inc 1º y 2º CPC).  28. Recursos en contra de las resoluciones anteriores.    a) Se deniega la ejecución: cabe la apelación y la casación en forma y fondo,  por ser una sentencia interlocutoria que establece derechos permanentes  y hace imposible la continuación del juicio.  b) Se  despacha  la  ejecución:  cabe  apelación  del  ejecutado,  en  el  solo  efecto  devolutivo  (art.  194  nº1  CPC)  por  ser  interlocutoria  que  sirve  de  base  para  el  pronunciamiento  de  la  definitiva.  Algunos  creen  que  no  cabe  la  22
  • 23. apelación  y  el  ejecutado  debe  defenderse  oponiendo  la  excepción  pertinente, la del 464 nº7 CPC.  29. El mandamiento de ejecución. El mandamiento de ejecución es la orden escrita emanada  del  tribunal  de  requerir  de  pago  al  deudor  y  embargarle  bienes suficientes  en  caso  de  no  pago,  extendida  en  cumplimiento  de  la  resolución  que recae en la demanda ejecutiva, admitiéndola a tramitación.   El  mandamiento  de  ejecución  debe  contener  menciones  que  pueden  ser esenciales o accidentales:  1. Menciones esenciales:   a) Orden de requerir de pago al deudor (art. 443 nº1 parte 1ª CPC).  b) Orden  de  embargar  bienes  suficientes  al  deudor  en  cantidad  suficiente para pagar la deuda con sus intereses y las costas, si no  paga en el acto (art. 443 nº2 CPC).  c) Firma del juez y secretario (art. 70 CPC).  2. Menciones accidentales:  a) Designación  de  un  depositario  provisional  (art.  443  nº3  inc.  1°  CPC).  b) Designación  de  la  especie  o  cuerpo  cierto  sobre  la  cual  recae  la  ejecución o de los bienes que sea necesario embargar si éstos han  sido designados por el acreedor en su demanda ejecutiva (art. 433  nº3 inc3º CPC).  c) Orden de solicitar el auxilio de la fuerza pública si lo ha solicitado  el  acreedor  y  hay  fundado  temor  de  que  el  mandato  sea  desobedecido (art. 443 nº3 inc4º CPC).   30. El requerimiento de pago. Una vez despachado el mandamiento de ejecución, el receptor notifica al deudor de la demanda ejecutiva y lo requiere para que pague, y  luego  le  embarga  bienes  suficientes  para  cubrir  capital,  intereses  y  costas,  si  no paga en el acto.   ¿Cómo  se  practica  el  requerimiento  de  pago?  (art.  443  nº1  CPC).  Hay  3 formas:  a) Personalmente: por ser la primera notificación del juicio (art. 40 CPC).  b) En conformidad al artículo 44 (subsidiaria): si es buscado en 2 días distintos en  su  casa  o  donde  trabaja  y  no  es  habido  (se  rinde  información  sumaria  de  testigos),  el  receptor  deberá  entregar  copias  de  la  demanda  y  su  correspondiente proveído, del mandamiento de ejecución y embargo, de la  solicitud  donde  se  pide  la  notificación  del  44  y  su  proveído,  y  además  la  designación  del  día,  hora  y  lugar  que  fije  el  receptor  para  practicar  el  23
  • 24. requerimiento (cédula de espera). Si no concurre a la audiencia, se procede  al embargo de inmediato.  c) De  acuerdo  a  los  artículos  48  a  53:  procede  si  el  deudor  ha  sido  notificado  anteriormente personalmente o según el 44 para alguna gestión previa.  Se  le  notificará  por  cédula  cuando  haya  designado  domicilio  en  las  gestiones  anteriores (art. 49 CPC).  Se  le  notificará  por  estado  diario  cuando  en  dichas  gestiones  no  hubo  designación de domicilio (art. 53 y 443 nº1 CPC).    Si  el  requerimiento  es  dentro  de  Chile,  el  receptor  debe  decirle  al  demandado el plazo de oposición, pero la omisión de este requisito no invalida  el  requerimiento  y  solo  lo  hace  responsable  por  eventuales  perjuicios  (art.  462  inc.2º).    Efectuado  el  requerimiento  de  pago  en  cualquiera  de  las  3  formas,  si  el  deudor no paga, el receptor procede a trabar el embargo.   31. Actividades diversas del deudor.   a) Pagar  la  deuda  antes  del  requerimiento,  cuando  tiene  conocimiento  extraoficial  de  la  ejecución.  Deberá  pagar  las  costas  del  juicio  (art.  446  CPC).  b) Pagar  en  el  acto  mismo  de  ser  requerido.  Con  mayor  razón  paga  las  costas (art. 466).  c) No pagar al ser requerido, y entonces lo embargan; sin perjuicio de hacer  substitución  de  los  bienes  (art.  457),  o  de  liberar  sus  bienes  pagando  la  deuda y costas más adelante (art. 490). Esta actitud de no pagar, puede ir  anexa  a  la  de  defenderse  o  no  de  la  ejecución,  oponiendo  o  no  excepciones.    III.‐ EL EMBARGO   32. Concepto. El embargo es una actuación judicial que consiste en la aprehensión de  uno  o  más  bienes  del  deudor,  previa  orden  de  la  autoridad  competente, ejecutada por un ministro de fe, con el objeto de pagar con esos bienes al acreedor, o de realizarlos y, en seguida, de pagar con su producto a este último.    Características:  a) Es un acto de autoridad.  b) Es  un  acto  material,  se  efectúa  por  la  entrega  real  o  simbólica  de  los  bienes  embargados al depositario.  c) Es un acto de consecuencias jurídicas, pues excluye los bienes embargados del  comercio humano y habilita al acreedor para realizarlos y pagarse con ellos.  24
  • 25. Participa también de las características de las medidas precautorias, ya que tiende a asegurar el resultado de la acción ejecutiva.   Es  la  primera  actuación  del  cuaderno  de  apremio,  y  se  estampa  justo  a continuación  del  mandamiento  de  ejecución  que  encabeza  el  cuaderno  y  de  la certificación del receptor del requerimiento de pago y la negación a efectuarlo.  33.  Bienes  susceptibles  de  embargo.  La  regla  general  es  que  pueden  embargarse todos los bienes del deudor, y la excepción es la inembargabilidad.   Regla  general:  (art.  2465  CC)  derecho  de  prenda  general  del  acreedor. Incluye los bienes raíces y los muebles, los presentes y futuros, y se exceptúan los del 1618 CC.   En el CPC la norma inmediata es el 445 y hay otras en leyes especiales.  34. Los bienes inembargables. No son embargables: 1º Los sueldos, las gratificaciones y pensiones de gracia, jubilación, retiro y montepío que pagan el Estado y las municipalidades (art. 445 nº1).  Son las remuneraciones del estado y municipalidades a sus empleados. Acá se incluyen notarios, receptores, etc. Se reitera en el art. 90.  Pero estas remuneraciones pueden embargarse:  a) Hasta  un  50%,  tratándose  de  deudas  que  provengan  de  pensiones  alimenticias.  b) Tratándose de obligaciones constituidas por el empleado público a favor  de la Caja de Previsión de Empleados Públicos y Periodistas.  c) Tratándose  de  acciones  judiciales  interpuestas  por  el  Fisco  a  sus  empleados por daños o perjuicios. 2º Las remuneraciones de los empleados y obreros (art. 445 nº2). Esto según el artículo 57  del  CT.  No  se  pueden  embargar  remuneraciones  ni  cotizaciones  de  seguridad social, salvo en lo que exceda de 56 UF.  Se  puede  embargar  hasta  el  50%  si  se  deben  pensiones  alimenticias,  o  se cometió robo, hurto o defraudación al empleador, o se deben remuneraciones a los empleados (art. 57 inc 2º CT).  3º Las pensiones alimenticias forzosas (art. 445 nº3) (art. 321 y 323 CC).  4º Las rentas periódicas que el deudor cobre de una fundación o que deba a la liberalidad de un tercero, en la parte que estas rentas sean absolutamente necesaria para sustentar la vida del deudor, de su cónyuge y de los hijos que viven con él y a sus expensas (art. 445 nº4). Se asimilan a las pensiones alimenticias.   25
  • 26. 5º Los fondos que gocen de este beneficio, en conformidad a la Ley Orgánica del Banco del Estado  de  Chile  (art.  445  nº5).  Esta  ley  dice  que  hasta  concurrencia  de  5  sueldos vitales anuales, los depósitos de ahorro serán inembargables, a menos que se trate de deudas de pensiones alimenticias, o remuneraciones a trabajadores.  6º Las pólizas de seguro de vida y las primas pagadas por el asegurador. En este último caso será embargable de las primas pagadas por el asegurador, el equivalente a las primas que pagó el asegurado, mientras estuvo con vida.  7º Las sumas que se paguen a los empresarios de obras públicas durante la ejecución de los trabajos (art. 445 nº7). No se aplica esta disposición si se adeudan remuneraciones de los trabajadores, o créditos a los proveedores de los materiales de la obra.  8º El bien raíz que ocupa el deudor con su familia, siempre que no tenga un avalúo superior a  diez  sueldos  vitales  mensuales;  los  muebles  del  dormitorio,  comedor  y  de  la  cocina  y  la ropa  del  deudor,  el  cónyuge  y  los  hijos  (art.  445  nº8).  Esta  disposición  no  corre  en juicios  en  que  sea  parte  el  Fisco,  cajas  de  previsión,  y  demás  organismos  regidos por la ley del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.  9º Los libros relativos a la profesión del deudor hasta el valor de 670.015 (1998) y a elección del mismo deudor (art. 445nº9). Es para que pueda continuar trabajando y el límite en nuestra actual moneda nunca de alcanza.  10º  Las  máquinas  e  instrumentos  de  que  se  sirve  el  deudor  para  la  enseñanza  (art.  445 nº10). Hasta el mismo monto, y con la misma elección del número anterior.  11º Los uniformes y equipos de los militares (art. 445 nº11). Por razones de decoro.  12º  Los  objetos  indispensables  al  ejercicio  del  oficio  de  artistas,  artesanos,  obreros, labradores (art. 445 nº12). Mismo monto y elección del nº9.  13º  Los  utensilios  caseros  y  de  cocina  y  los  artículos  de  alimento  y  combustible,  hasta concurrencia de lo necesario para el consumo de la familia por un mes (art. 445 nº13).  14º  La  propiedad  fiduciaria  (art.  445  nº14).  Los  frutos  de  dicha  propiedad  son embargables.  15º  Los  derechos  cuyo  ejercicio  es  enteramente  personal,  como  el  uso  y la  habitación (art. 445 nº15). Son los derechos personalísimos. El usufructo se puede embargar, pero no el usufructo legal (art. 2446 CC).  26
  • 27.  16º Los bienes raíces donados o legados como no embargables (art. 445 nº16). Al momento de  donarlo  o  legarlo  se  tasa  judicialmente  y  se  le  da  un  valor.  Si  adquiere  más valor, la diferencia es embargable.  17º Los bienes destinados a un servicio que no pueda paralizarse sin perjuicio del tránsito o de la higiene pública, como ferrocarriles, empresas de agua potable o desagüe, etc. (art. 445 nº17). Puede embargarse la renta líquida que produzcan según las normas del art. 444 CPC.  18º Los demás bienes que las leyes especiales prohíban embargar (art. 445 nº18). Ej.: Art. 2466 CC y 843 Código de Comercio.  35.  El  privilegio  de  la  inembargabilidad.  Este  privilegio  tiene  2  fundamentales características: es renunciable y retroactivo.  a) La  renuncia  nace  del  art.  12  CC:  “podrán  renunciarse  los  derechos  conferidos  por  las  leyes  con  tal  que  sólo  miren  al  interés  individual  del  renunciante,  y  no  esté  prohibida  su  renuncia”.  El  CPC  sólo  prohíbe  la  renuncia del nº1 en el inciso final del artículo 445.  Si  al  deudor  le  embargan  un  bien  inembargable  debe  reclamar  por  la  vía  incidental para que excluyan ese bien.  b) La retroactividad hay que mirarla a la luz del art. 9 de CC que dice que la  ley  puede  solo  disponer  para  lo  futuro.  El  embargo  constituye  un  derecho  adquirido,  por  lo  cual  una  vez  trabado  sobre  un  bien  embargable, no es afectado por una ley posterior que declare ese mismo  bien inembargable. El embargo subsiste.  36.  ¿Quiénes  pueden  señalar  los  bienes  para  el  embargo?  Tres  personas:  el acreedor, el deudor y el receptor.  a) El acreedor puede hacerlo en 2 ocasiones:  1. En  la  demanda  ejecutiva,  por  medio  de  un  otrosí,  y  entonces  el  mandamiento  de  ejecución  contendrá  los  bienes  a  embargar  (art.  443 nº3 inc.3 CPC).  2. En  la  diligencia  misma  del  embargo,  cuando  no  lo  hizo  en  la  demanda, sin perjuicio de lo que resuelva el tribunal (art. 447).  b) El deudor, si el receptor encargado de la diligencia estima que son bienes  suficientes o no hay más bienes (art. 448).  c) El receptor, si no lo hicieron los anteriores, guardando el orden siguiente:  1. Dinero  2. Otros bienes muebles.  27
  • 28. 3. Bienes raíces.  4. Salarios y pensiones (art. 449 CPC).  37.  Manera  de  efectuar  el  embargo.  Principio  fundamental:  “El  embargo  se entenderá  hecho  por  la  entrega  real  o  simbólica  de  los  bienes  al  depositario designado, aunque éste deje los bienes en poder del mismo deudor” (art. 450 inc. 1°).   Entonces el embargo nace con la entrega que puede ser simbólica o real. Si el deudor no concurre o se niega a hacer la entrega, la hace el receptor (art. 452) que puede hacerse auxiliar por la fuerza pública (art. 443 inc. final).   Hay casos en que la entrega no se produce y el embargo es válido: a) Cuando la ejecución recae sobre una empresa o establecimiento mercantil o industrial, o sobre  cosa  o  conjunto  de  cosas  que  sean  complemento  indispensable  para  su  explotación (art. 444 inc 1º CPC). El depositario tendrá los deberes y facultades de interventor judicial  (art.  294  CPC)  y  las  de  depositario,  y  procederá  en  todo  caso  con autorización del juez (art. 444 inc 2). b) Cuando la ejecución recae sobre el simple menaje de la casa del deudor. El menaje es el mobiliario de una casa. Se hace un inventario y el deudor es el depositario (art. 444 inc 3º parte primera). c)  Cuando  el  embargo  recae  sobre  dinero,  alhajas,  especies  preciosas  o  efectos  públicos,  el depósito debe hacerse en un banco (en la cuenta del tribunal) o Caja Nacional de Ahorro (Banco del Estado de Chile) (art. 451). d) Cuando la cosa se halle en poder de un tercero que se oponga a la entrega alegando otro título que el de dueño. No se hace alteración de ese goce hasta la enajenación (art. 454 inc. 1°). Incluso después de su enajenación puede seguir gozando la cosa según su derecho (art. 454 inc. 2°). Ej.: arrendamiento.  38. Formalidades posteriores al embargo.   a) Se deja constancia escrita del embargo e individualización de los bienes en el  cuaderno de apremio (art. 450 inc. 2° y 458 inc. 1°) (art. 450 inc3).  b) Si  recae  sobra  bienes  raíces  o  derechos  reales  constituidos  en  ellos,  debe  inscribirse en el Conservador para ser oponible a terceros (art. 453 inc. 1°). El  receptor debe hacerlo en el plazo de 24 horas (art. 453 inc. 2°).  c) El receptor entregará inmediatamente la diligencia efectuada a secretaría, y el  secretario pondrá testimonio del día en que la recibe (art. 455 inc. 1°, inc. 2°).   d) Se  pondrá  testimonio  en  el  cuaderno  principal  de  la  fecha  del  embargo  y  la  ampliación (art. 458 inc. 2°).  e) El receptor deja constancia de toda alegación que haga un tercero invocando  ser sueño o poseedor de un bien embargado.  28
  • 29.  39. Efectos del embargo. Tiene 2 efectos:  a) El  deudor  pierde  la  libre  disposición  de  los  bienes,  que  salen  del  comercio  humano y su enajenación constituye objeto ilícito (art. 1464 nº3 CC).  b) Pierde la administración de los bienes, que corre a cargo del depositario (art.  479 inc. 1°). El depositario (que será el administrador de los bienes de la ejecución). se clasifica en: provisional y definitivo.   El  provisional  lo  designa  el  acreedor  en  la  demanda  ejecutiva  y  deberá contenerlo  el  mandamiento  de  ejecución  (art.  443  nº3).  Si  no  lo  hace,  lo  hace  el tribunal  en  persona  de  reconocida  honorabilidad  y  solvencia  (art.  443  nº3).  Dura hasta  que  se  nombre  el  definitivo,  el  cual  nunca  se  nombra  en  la  práctica  y  el provisional será definitivo.   El definitivo es designado por las partes en audiencia verbal o por el tribunal en desacuerdo de aquellas (art. 451 inc. 1°).   Se  puede  nombrar  más  de  un  depositario  si  las  cosas  están  dispersas  (art. 451 inc 2).   El  depositario  puede  efectuar  los  actos  propios  de  la  administración:  pagar deudas,  cobrar  créditos,  interrumpir  prescripciones,  etc.  (art.  2132  CC).  Otros artículos (art. 479 inc. 2°, 509, 515 CPC y 507 COT).   Como  regla  general  no  tiene  facultad  de  disposición,  sólo  excepcionalmente según el artículo 483 CPC: puede vender los bienes muebles sujetos a corrupción, o susceptibles de próximo deterioro, o muy caros de mantener, con autorización del juez (art. 480).   Debe rendir cuenta al finalizar el depósito.  40. Ampliación, reducción, sustitución y cesación del embargo.  a) Ampliar el embargo es extenderlo a más bienes.  Es un derecho del acreedor que puede ejercer en cualquier momento del juicio, si tiene justo motivo para creer que los bienes embargados no alcanzarán a cubrir deuda  y  costas  (art.  456  inc.  1°).  Se  presume  que  hay  justo  motivo  cuando  los bienes  son  de  difícil  realización  o  se  ha  introducido  una  tercería  respecto  de  los bienes (art. 456 inc. 2°).  29
  • 30. La  sentencia  de  remate  (después  de  la  definitiva)  comprende  todos  los  bienes embargados,  sea  que  lo  fueren  antes  de  la  definitiva,  o  después,  por  medio  de  la ampliación (art. 456 inc final).   b) Reducir el embargo es eliminar de la diligencia determinados bienes.  Este  es  un  derecho  del  deudor,  cuando  se  embargaron  demasiados  bienes, cuando eligió los bienes el acreedor o el ministro de fe (art. 447).  c) Sustituir  el  embargo  consiste  en  reemplazar  un  bien  embargado  por  dinero. No por cualquier otro bien.  Lo  puede  pedir  el  ejecutado  en  todo  el  juicio,  si  consigna  lo  suficiente  para pagar la deuda y costas, y la deuda no en de especie o cuerpo cierto (art. 457). Igual puede mantener la oposición a la ejecución.  d) Hacer cesar el embargo es obtener su total y completo alzamiento.  Lo puede hacer el deudor antes de la ejecución, pagando la deuda y las costas (art. 490 CPC). 41.  El  reembargo.    Consiste  en  trabar  más  de  un  embargo  en  un  mismo  bien  por concepto  de  ejecuciones  distintas.  Ha  habido  fallos  contradictorios  en  esta  materia, algunos lo aceptan y otros no.   Los que aceptan el embargo dicen que no hay disposición alguna que prohíba a un acreedor perseguir el pago de su crédito en los bienes del deudor, aunque ya hubieran sido embargados, en virtud del derecho general de prenda.   La  doctrina  que  acepta  el  reembargo  con  limitaciones,  le  reconoce  plena validez legal, pero estima que el juez que conoce de la primera realización, puede rematar  el  bien  sin  autorización  de  los  otros  jueces  y  sin  caer  en  objeto  ilícito.  Al revés también.   La  doctrina  que  rechaza  el  reembargo  estima  que  presenta  serios inconvenientes y ninguna ventaja práctica. Habría que pedir autorización a todos los  jueces  ejecutantes  para  no  caer  en  el  objeto  ilícito  del  1464  nº3  CC,  y  esto dilataría el juicio que debe ser rápido.   Además  los  acreedores  posteriores,  sin  necesidad  de  trabar  un  nuevo embargo, pueden establecer tercería de prelación o de pago en la primera ejecución (art. 527 y 528 CPC).   Pero esta discusión carece de sentido desde que se añadió en 1944 un inciso al  528,  que  admite  la  posibilidad  de  reembargo,  pero  no  podrá  haber  otros depositarios,  reconociéndole  un  especie  de  preferencia  al  primero,  y  sancionando con  delito  de  estafa  a  los  otros  que  pretendan  retirar  especies  embargadas  en  las nuevas y sucesivas ejecuciones.  30
  • 31. IV.‐ LA OPOSICIÓN DEL EJECUTADO  42. Concepto. El requerimiento de pago tiene 2 finalidades: poner en conocimiento del deudor la demanda ejecutiva que se inició en su contra y constreñirlo para que pague la obligación cuyo cumplimiento compulsivo pretende el Acreedor.  Requerir  de  pago  al  deudor  también  significa  emplazarlo  al  juicio,  poner  en  su conocimiento la demanda ejecutiva, para que haga su defensa, y ésta se manifiesta por  el  hecho  de  que  el  demandado  oponga  a  la  acción  las  excepciones correspondientes.  La oposición o defensa del deudor:  • se debe hacer valer  en un plazo más breve  que en el juicio ordinario, que es  fatal  • debe fundarse sólo en las excepciones que el legislador señala taxativamente  • la  oposición  y  su  tramitación  debe  hacerse  sin  distinguir  la  naturaleza  dilatoria  o    perentoria  de  las  excepciones  porque  todas  se  oponen  conjuntamente en un mismo escrito.  43.  Excepciones  que  puede  hacer  valer  el  ejecutado.  La  oposición  sólo  será admisible cuando se funde en alguna de las excepciones del art. 464 CPC:  1° La Incompetencia del Tribunal ante quien se haya presentado la demanda:     ‐Es la misma excepción dilatoria del juicio ordinario  (art. 303 N° 1 CPC) y como  en ella no se distingue, se refiere tanto a la competencia absoluta como relativa.       ‐La  ley  no  distingue  la  forma  en  que  se  opone  la  excepción,  por  lo  que  puede hacerse por la vía inhibitoria o declaratoria.       ‐Si  el  juicio  ejecutivo  se  inició  mediante  gestiones  preparatorias  de  la  vía ejecutiva y se trata de un lugar de asiento de C de Apelaciones en que exista más de un juez de letras en lo civil, será competente para conocer de  ese juicio el que hubiere sido designado anteriormente en las gestiones preparatorias, sin tener que recurrir  a  la  Secretaría  de  la  Corte  para  una  nueva  designación  (art.  176  y  178 COT).      La  prórroga  de  competencia  que  ha  podido  producirse  en  las  gestiones preparatorias de la vía ejecutiva, no se  extiende al juicio ejecutivo posterior   Deducida la excepción de incompetencia, el Tribunal pude pronunciarse sobre ella desde luego o reservarla para sentencia definitiva (art. 465 inc 2° CPC).  31
  • 32.  2°  La  falta  de  capacidad  del  demandante  o  de  personería  o  representación  legal  del  que comparezca en su nombre    a)  falta  de  capacidad  del  demandante:  es  un  ejecutante  incapaz  que  ha  comparecido en juicio a su propio nombre, debiendo haberlo hecho por medio  de su representante legal    b) falta de personería o representación legal del que comparece en su nombre:  son  personas  que  diciéndose  mandatarios  o  representantes  legales  del  ejecutante accionan en su nombre sin serlo.   Si es el ejecutado quien carece de capacidad para actuar válidamente en juicio ¿puede oponer esta excepción?  No, porque se refiere exclusivamente a la falta de capacidad del ejecutante.  En  este  caso  la  oposición  del  ejecutado  incapaz  debiera  fundamentarse  en  la excepción  N°  7  del  464,  es  decir,  por  faltarle  al  título  los  requisitos  o  condiciones legales necesarios para tener fuerza ejecutiva en su contra.   Cuando  el  título  ejecutivo  invocado  es  sentencia  definitiva  o  interlocutoria firme, y la acción ejecutiva ha sido impetrada a nombre del acreedor por la persona que  en    el  juicio  declarativo  anterior  era  su  mandatario  judicial,  si  se  opone  la excepción de falta de personería del que comparece a nombre del ejecutante, debe ser rechazada porque el poder para litigar se entiende conferido para todo el juicio, incluso hasta la ejecución completa de la sentencia (art. 7 CPC).   3° La litispendencia ante tribunal competente, siempre que el juicio que le da origen haya sido promovido por el acreedor, sea por vía de demanda o de reconvención  Hay  litispendencia  cuando  entre  las  mismas  partes  existe  otro  juicio  distinto sobre la misma materia.   Diferencias entre la litispendencia del juicio ordinario y del ejecutivo:   JO: el nuevo juicio puede iniciarlo el demandante o demandado  JE: sólo puede haber sido iniciado por el ejecutante sea por vía de demanda o reconvención.  Esto  es  porque  si  se  aceptara  en  el  juicio  ejecutivo  la  litispendencia  en  los mismos términos que en el juicio ordinario, sería muy fácil para el deudor entrabar la acción ejecutiva de su acreedor anticipándose e iniciando  en su contra un juicio ordinario sobre la misma obligación.   32
  • 33. 4°  La  ineptitud  del  libelo  por  falta  de  algún  requisito  legal  en  el  modo  de  formular  la demanda de acuerdo al 254 CPC   El libelo es inepto cuando le falta alguno de los requisitos de forma del 254.  Si  en  las  gestiones  preparatorias  de  la  vía  ejecutiva  se  ha  hecho  debida  y completa individualización de las partes. ¿Es necesario que la demanda ejecutiva la contenga nuevamente? La jurisprudencia es contradictoria:   ‐hay fallos que dicen que debe hacerse porque no existe una regla especial  ‐otros  dicen  que  es  una  formalidad  innecesaria  porque  las  gestiones  preparatorias forman parte integrante del juicio ejecutivo posterior.   5° El beneficio de excusión o la caducidad del a fianza   Son 2 excepciones distintas.  B.  de  Excusión:  es  el  derecho  de  que  goza  el  fiador  que  ha  sido  demandado,   para exigir que antes de proceder contra él se persiga la deuda en los bienes del  deudor  principal,  y  en  las  hipotecas  o  prendas  prestadas  por  éste  para  la  seguridad de la deuda (art. 2357 CC).     Caducidad  de  la  fianza:  es  sinónima  de  extinción  de  la  fianza  por  los  medios  que la ley civil establece al respecto (art. 2381 CC).    6° La falsedad del título).   Un título es falso cuando No es auténtico, es decir, cuando no ha sido realmente otorgado y autorizado por las personas y de la manera en que en él se expresan.  Debe  haber  suplantación  de  personas  o  alteraciones  fundamentales introducidas en el título.    La  falsedad  del  título  autoriza  para  oponer  a  la  ejecución  esta  excepción,  sin perjuicio del ejercicio de las acciones penales que correspondan. Además si el juicio penal ha pasado al estado de plenario, el ejecutado podría pedir la suspensión del pronunciamiento  de  la  sentencia  definitiva  en  el  juicio  ejecutivo  hasta  la terminación de aquél (art. 167 CPC).   No hay que confundir la falsedad del título con su nulidad o con la nulidad que se contiene en el.   7°  La  falta  de  alguno  de  los  requisitos  establecidos  por  las  leyes  para  que  ese  título  tenga fuerza ejecutiva, sea absolutamente, sea con relación al demandado   El ejecutado sostendrá que el título que sirve de fundamento a la ejecución no es ejecutivo, que la obligación no es actualmente exigible, o que la obligación no es líquida.  33
  • 34. La  falta  de  requisitos  puede  ser  absoluta  (Ej.:  el  título  que  se  invoca  como ejecutivo es un instrumento privado no reconocido judicialmente ni Si se verifica el requerimiento  fuera  del  territorio  de  la  mandado  tener  por  reconocer)  o  con relación  al  demandado.  Ej.:  el  título  que  se  invoca  como  fundamento  de  la ejecución es una copia autorizada de escritura pública que deja constancia de una obligación que no ha sido contraída por el ejecutado, sino por otra persona.   Estos  requisitos  deben  concurrir  en  el  momento  en  que  se  ejercita  la  acción ejecutiva; no pueden ser subsanados posteriormente.  8° El exceso de avalúo en los casos de los incisos 2° y 3° del 438   Esto  se  da  cuando  la  ejecución  recae  sobre  el  valor  de  la  especie  o  cuerpo cierto debido y que no exista en poder del deudor o sobre el valor de la cantidad de  un  género  determinado,  en  cuyos  casos  hay  que  preparar  la  vía  ejecutiva mediante la avaluación de esos bienes.  Si el ejecutado estima excesiva la avaluación puede oponer esta excepción para que sea rebajada.  9° El Pago de la deuda   El Pago es la prestación de lo que se debe (art. 1598 CC).   Es el modo de extinguir una obligación más importante.  10° La remisión de la deuda u obligación    Equivale  a  la  condonación  de  la  deuda  por  parte  del  acreedor  hábil  para  disponer de la cosa que es objeto de ella (art. 1652 y siguientes CC).    11° La concesión de esperas o la prórroga del plazo   Si  el  acreedor  concedió  una  espera  al  deudor  o  de  común  acuerdo convinieron en prorrogar el plazo, la obligación No es actualmente exigible.  Esta excepción se comprendería en la número 7.  12° La Novación   Es un modo de extinguir las obligaciones que consiste en la substitución de una nueva obligación a otra anterior, la cual queda por tanto extinguida. (art. 1628 CC).   13° La compensación (art. 1628 CC).   Modo de extinguir las obligaciones que opera cuando 2 personas son deudoras una  de  otra,  siempre  que  esas  deudas  sean  de  dinero,  o  de  cosas  fungibles  o  34
  • 35. indeterminadas  de  igual  género  y  calidad,  líquidas  y  actualmente  exigibles  (art. 1655‐1656 CC).     La jurisprudencia ha dicho que la deuda que se opone en compensación de la que se pretende ejecutar no requiere constar de un título ejecutivo.   14° La nulidad de la obligación   Es  un  medio  de  extinguir  las  obligaciones.  Como  la  ley  procesal  civil  no distingue, pueden oponerse tanto la nulidad absoluta como la relativa.   15° La pérdida de la cosa debida   Modo  de  extinción  de  las  obligaciones  que  se  produce  cuando  el  cuerpo cierto  que  se  debe  perece,  o  porque  se  destruye,  o  porque  deja  de  estar  en  el comercio o porque desaparece y se ignora si existe (art. 1670 CC).    La  pérdida  de  la  cosa  debida  debe  ser  fortuita  porque  si  obedece  a  culpa  del deudor o se produce estando en mora, la obligación subsiste, pero varía de objeto: el  deudor  es  obligado  al  precio  de  la  cosa  y  a  indemnizar  al  acreedor  (art.  1672  CC). En este caso la obligación cambia de objeto y por lo tanto también la ejecución que va a recaer sobre el valor de la especie debida, haciéndose su avaluación por un perito que nombrará el tribunal (art. 438 N° 2 CPC).   16° La Transacción   Contrato  en  que  las  partes  terminan  extrajudicialmente  un  litigio  pendiente  o precaven un litigio eventual (art. 2446 CC).   17° La prescripción de la deuda o sólo de la acción ejecutiva   Son 2 excepciones distintas:   • la  prescripción  de  la  deuda  ataca  directamente  la  deuda  y  si  se  acepta,  impide que ésta se pueda cobrar  • la  prescripción  de  la  acción  ejecutiva  deja  a  salvo  la  acción  ordinaria  para  hacerla valer en el procedimiento declarativo que corresponda (art. 680 N° 7  CPC).   18° La cosa juzgada   Siempre que entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta haya:   identidad legal de personas  identidad legal  de la cosa pedida  identidad legal  de la causa de pedir (art. 177 CPC).    35
  • 36. 44. Características de las Excepciones  1) La  oposición  del  ejecutado  sólo  se  puede  fundar  en  alguna  de  las  excepciones que enumera el 464 taxativamente.   Se  dice  que  es  taxativa,  pero  genérica  en  cuanto  a  su  contenido.  Ej.:  en  el Número 7 sobre la falta de requisitos pueden ser varios de ellos.   2) Las excepciones pueden referirse a toda la deuda o sólo a una parte de ella  (art. 464 inc final).    Por lo tanto pueden ser totales o parciales, lo cual reviste importancia para saber  si  la  ejecución  debe  o  no  continuar  cuando  ellas  se  acogen.  Una  excepción total  acogida  impide  continuar  en  la  ejecución.  Si  se  acoge  una  excepción  parcial nada impide que continúe la ejecución en la parte incumplida de la obligación.   Si  se  acepta  en  parte  una  excepción  las  costas  se  distribuyen proporcionalmente,  salvo  que  el  tribunal  por  motivos  fundados  opte  por imponérselas en su totalidad al ejecutado (art. 471 inc 3).    3) Las excepciones del 464 son algunas dilatorias y las más, perentorias  Dilatorias: de la 1 a la 5 Perentorias: todas las demás  Si  el  juez  acepta  una  excepción  dilatoria  como  la  incompetencia  del  tribunal...no podría pronunciarse sobre las excepciones restantes porque incurriría en el vicio de forma que consiste en contener la sentencia decisiones contradictorias.  45. Plazo para deducir la oposición. Se distinguen 4 situaciones dependiendo cuál sea el lugar donde el deudor fue requerido de pago:   1) Si el deudor es requerido de pago en el lugar del asiento del tribunal  tiene el plazo de 4 días útiles para oponerse a la ejecución (art. 459 inc  1).  Se entiende por “lugar del asiento del tribunal” a los límites urbanos de la ciudad o población en que éste funciona y por “días útiles”a los días hábiles.   36
  • 37. 2) Si el requerimiento se hace dentro del territorio jurisdiccional en que  se promueve el juicio, pero fuera de la comuna siento del tribunal, el  plazo se amplía en 4 días, por lo tanto, son 8 días (art. 459 inc 2).    3) Si  el  requerimiento  se  hace  en  el  territorio  jurisdiccional  de  otro  tribunal  de  la  República,  hay  que  subdistinguir  según  cual  sea  el  tribunal ante el cual el ejecutado deducirá su oposición:   a) Si  la  oposición  la  presenta  ante  el  tribunal  que  ordenó  cumplir el exhorto que le enviara el que conoce del juicio, el  plazo es de 4 u 8 días según si el requerimiento se hizo en el  lugar  del  asiento  del  tribunal  exhortado  o  dentro  del  departamento, pero fuera del asiento del tribunal (art. 460).  b) Si  la  oposición  la  presenta  ante  el  tribunal  que  está  conociendo  del  juicio,  el  plazo  es  de  8  días  más  el  aumento  del término de emplazamiento de acuerdo a la tabla del 259    (art. 460).  c) Si la oposición se formula ante el tribunal exhortado, éste se  limitará  a  remitir  la  solicitud  al  exhortante  para  que  se  pronuncie  sobre  ella en  conformidad  a  derecho  (art.  460  inc  2).   4) Fuera de la República, el plazo es el que corresponda según la tabla  del  259,  como  aumento  extraordinario  del  plazo  para  contestar  una  demanda (art. 461).  Los plazos anteriores son fatales y corren desde el día del requerimiento (art. 462 y 463).  a)  Si  el  requerimiento  se  verifica  dentro  de  la  República,  el  ministro  de  fe hará saber al deudor, en el mismo acto, el plazo que la ley concede para deducir la oposición,  y  dejará  testimonio  de  este  aviso  en  la  diligencia;  pero  la  omisión  del ministro  de  fe  No  invalidará  el  requerimiento  y  sólo  lo  hace  responsable  de  los perjuicios que puedan resultar (art. 462 inc 2).   b) Si el plazo para oponer excepciones es fatal, quiere decir que en el juicio ejecutivo  No  aplica  el  310,  es  decir,    que  las  excepciones  de  prescripción,  cosa juzgada,  transacción  y  pago  efectivo  de  la  deuda,  cuando  esta  se  funde  en  un antecedente  escrito,  tendrán  que  oponerse  dentro  de  ese  plazo  y  no  después  en cualquier estado de la causa como se da en el juicio ordinario    37
  • 38. 46. Manera de formular la oposición. Hay tres  reglas:  1)  Todas  las  excepciones  deben  oponerse  en  el  mismo  escrito  (art.  465  inc  1° primera  parte).  Por  lo  que  no  pueden  presentarse  2  o  más  escritos  oponiendo excepciones  aunque  estemos  dentro  del  plazo.  Si  se  presentaran  2  o  más  escritos sólo habría que considerar el primer escrito, rechazando los demás.  2)  El  deudor  debe  expresar  con  claridad  y  precisión  los  Hechos  que  sirven  de fundamento  a  las  excepciones  opuestas  (art.  465  inc  1°  segunda  parte).  Como  el escrito  de  excepciones  del  juicio  ejecutivo  equivale  al  de  contestación  de  la demanda  del  juicio  ordinario  y  éste  debe  cumplir  los  requisitos  de  forma  del  309 entre los que está la exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en que se apoyan las excepciones, parece evidente exigir esta exposición.  3)  Deudor  debe  expresar  con  claridad  y  precisión  los  medios  de  prueba  de  que intenta valerse para acreditar las excepciones (art. 465 inc 1° parte final).   Es  decir  debe  expresar  si  se  valdrá  de  instrumento,  testigos,  confesión,  informe pericial, inspección personal o presunciones para acreditar sus excepciones. La declaración genérica sobre todos los medios se opondría a la disposición. La  infracción  de  esta  disposición  se  sancionaría  con  la  pérdida  del  derecho  del deudor para suministrar los medios de prueba que no especificó con la suficiente claridad y precisión en el escrito de excepciones.  47.  Diferencias  entre  las  excepciones  del  juicio  ejecutivo  y  del  ordinario  de mayor cuantía.  JE: excepciones que puede oponer el demandado están taxativamente señaladas en la ley. JO: demandado puede oponer  a la demanda todas las excepciones que considere necesarias para su mejor defensa  JE: plazo para deducir oposiciones es Fatal JO: plazo para contestar la demanda y por lo tanto para oponer excepciones. No es fatal,  incluso  se  pueden  oponer  algunas  perentorias  durante  todo  el  curso  de  la causa.  JE: todas las excepciones se oponen en un mismo escrito  38
  • 39. JO: las dilatorias se oponen como previas en un plazo fatal y las perentorias, una vez resueltas las dilatorias ya sea desechándolas o subsanando los defectos en que se fundaban  JE: Al oponer excepciones el ejecutado debe expresar con claridad y precisión los medios de prueba con los que las acreditará JO: los medios de prueba no necesitan de anuncio previo, por regla general se van suministrando en el curso de la causa.  48.  La  respuesta  a  las  excepciones.  Del  escrito  de  oposición  se  da  traslado  al ejecutante, dándole una copia de el, para que dentro de 4 días  (fatal) exponga lo que juzgue oportuno en su escrito de responde excepciones, en el que  consignará las  razones  de  hecho  y  de  derecho  que  a  su  juicio  hacen  improcedentes  esas excepciones (art. 466 inc 1). La resolución que recae en el escrito de oposiciones es traslado.  49.  Admisibilidad  e  inadmisibilidad  de  las  excepciones.  Vencido  el  plazo  que tiene el ejecutante para responder a las excepciones que opuso el ejecutado, haya o no  presentado  ese  escrito,  el  tribunal  Se  pronunciará  sobre  la  admisibilidad  e inadmisibilidad de las excepciones (art. 466 inc 2). Es un trámite especial del juicio ejecutivo  que  consiste  en  analizar  si  las  excepciones  son  de  las  del  464  y  si  se opusieron dentro de plazo.  a)  Si  las  excepciones  son  de  las  del  464  y  se  opusieron  dentro  del  plazo  legal,  el tribunal  las  declarará  admisibles.  Esto  no  quiere  decir  que  el  juez  las  acogió  sino que sólo la acepta a tramitación. Luego debe analizar si debe o no recibir el juicio a prueba  y  lo  hará  cuando  exista  o  pueda  existir  controversia  sobre  hechos sustanciales  y  pertinentes.  Si  el  juez  estima  que  las  excepciones  son  admisibles  y que  el  juicio  debe  ser  recibido  a  prueba,  dictará  una  resolución  que  contenga ambas declaraciones (art. 466 inc final).  Puede pasar que el juez  estime admisible las  excepciones,  pero  que  no  crea  necesaria  la  prueba y  en  ese caso  dictará  desde luego  sentencia  definitiva  (art.  466  inc  final).  Aquí  la  sentencia  contiene pronunciamiento  sobre  admisibilidad  de  las  excepciones  y  si  deben  o  no  ser aceptadas.  b) Si las excepciones no son del 464 o sí lo son, pero se opusieron fuera de plazo, el tribunal las declara inadmisibles, debiendo dictar desde luego sentencia definitiva (art.  466  inc  final).  Aquí  la  sentencia  debe  declarar  la  inadmisibilidad  de  las excepciones,  la  aceptación  de  la  demanda  ejecutiva  y  la  continuación  del  juicio hasta el pago completo al acreedor de su crédito.  39
  • 40. V.‐ LA PRUEBA  50. El término probatorio. Cuando el Tribunal declara admisibles las excepciones y recibe  la  causa  a  prueba,  hay  que  notificar  esa  resolución  a  las  partes,  por  cédula (art. 48 CPC).   a)  Término  probatorio  ordinario.  El  término  probatorio  en  el  juicio ejecutivo es de 10 días (art. 468 inc 1) y corre desde la notificación por cédula de la resolución que recibe el juicio a prueba, si no  ha sido objeto de recursos o desde la notificación  por  el  estado  de  la  resolución  que  se  pronuncie  sobre  la  última solicitud de reposición si sí fue objeto de recursos (art. 320 inc 1° y 3°). El plazo se puede  ampliar  hasta  10  días  más  a  petición  del  acreedor,  pero  la  prórroga  debe solicitarse  antes  de  vencido  el  plazo  legal  y  correrá  sin  interrupción  después  de éste (art. 468 inc 2).   b)  Término  probatorio  extraordinario.  Las  partes  pueden    solicitarlo  y durará lo que de común acuerdo ellas determinen.  c)  Término  probatorio  especial.  Se  rige  por  las  reglas  generales,  a  falta  de disposición  particular  en  contrario  (art.  3  CPC).  Por  lo  tanto,  la  falta  de  tiempo extraordinario para rendir prueba en otro departamento o fuera del territorio de la República, se suple con la facultad que la ley le confiere al acreedor para pedir la ampliación por 10 días más y también con el acuerdo de las partes para acordar los términos extraordinarios.  51. Manera de rendir la prueba. Rige el principio de que la prueba se rendirá del mismo  modo  que  en  el  juicio  ordinario  (art.  469  CPC).  El  fallo  que  dé  lugar  a  la prueba  expresará  los  puntos  sobre  que  deba  recaer  (art.  469).  La  resolución  que reciba a prueba un incidente determinará los puntos sobre los que deba recaer, es decir  que  la  resolución  que  lo  recibe  a  prueba  debe  determinar  los  hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos. En el juicio ejecutivo y en los incidentes, las resoluciones se limitan a señalar los puntos de prueba, con lo que se excluye la posibilidad de presentar minutas de prueba. Las listas de testigos, igual que en el juicio ordinario se tienen que presentar por las partes dentro de los 5 días desde la última notificación de la resolución indicada (art.  320)  52.  Escritos  de  observaciones  a  la  prueba  (art.  469  CPC).  Vencido  el  término probatorio (ordinario, extraordinario o especial), los autos quedan en secretaría por 6  días  a  disposición  de  las  partes,  antes  de  pronunciar  sentencia.  En  ese  plazo pueden hacerse por escrito las observaciones que sugiera el examen de la prueba. Vencido el plazo de los 6 días, se hayan o no presentado escritos de observaciones a la prueba, el Tribunal citará a las partes para oír sentencia.   40
  • 41. VI. LA SENTENCIA DEFINITIVA Y SUS RECURSOS  53.  Plazo  para  dictarla.  La  sentencia  definitiva  deberá  pronunciarse  dentro  del plazo de 10 días contados desde que el pleito quede concluso (art. 470). En el juicio ordinario es de 60 días. El pleito queda concluso desde que queda ejecutoriada la resolución  que  cita  a  las  partes  a  oír  sentencia  o  desde  la  práctica  de  alguna  o algunas de las medidas para mejor resolver, si se decretaron.  54.  Clases  de  Sentencias  definitivas.  La  SD  que  se  dicta  en  el  juicio  ejecutivo  de mayor cuantía sobre obligaciones de dar puede ser: a) Absolutoria: es la que acoge una o más excepciones, desecha la demanda ejecutiva y ordena alzar el embargo; y, b) Condenatoria: la que rechaza todas las excepciones, acoge la demanda ejecutiva y ordena continuar la ejecución adelante.  También  se  dicta  sentencia  definitiva  condenatoria  cuando  se  declaren inadmisibles  las  excepciones  opuestas  (art.  466  inc  3°)  y  cuando  el  ejecutado deduciendo oposición legal, pida reserva de derechos y exija caución al ejecutante (art. 473).  La sentencia definitiva condenatoria se subclasifica en:  a)  Sentencia  de  pago:  es  la  que  se  pronuncia  cuando  el  embargo  ha  recaído sobre dinero o sobre la especie o cuerpo cierto debido. Se  cumple  mediante  la  simple  entrega  material  al  acreedor  del  dinero  o  de  la especie o cuerpo cierto debido.  b) Sentencia de remate: es la que se dicta sobre bienes que es necesario realizar para pagar al acreedor.  En  este  caso  hay  que  realizar  los  bienes,  el  decir,  vender  previamente  en pública  subasta  los  bienes  embargados  para  que  con  el  producido  se  pague  el crédito a su acreedor.  55. Requisitos de forma de la sentencia definitiva. Debe cumplir los requisitos del 170 CPC y el autoacordado  sobre la forma de las sentencias.   La  parte  resolutiva  tendrá  cuidado  en  caso  que  acepte  una  o  más excepciones  ,de  rechazar  la  demanda  ejecutiva  y  ordenar  el  alzamiento  del embargo,  sin  más  trámite  y  si  rechaza  todas  las  excepciones,  aceptar  la  demanda ejecutiva y ordenar que la ejecución siga adelante hasta hacer al acreedor entero y cumplido del pago de su crédito.  Si son varias excepciones opuestas, hay que decidir sobre todas  y cada una de ellas,  teniendo especial cuidado en las excepciones del 464 en que aparecen dos distintas en un mismo número.   41
  • 42. 56.  La  condenación  en  costas.  Si  en  la  sentencia  definitiva  se  manda  seguir adelante en la ejecución (se acoge la demanda), se impondrán las costas al ejecutado. Si se absuelve al ejecutado, (se rechaza la demanda) se condenará en las costas al ejecutante.  Si  se  admiten  sólo  en  parte  una  o  más  excepciones,  se  distribuirán proporcionalmente  entre ejecutante y ejecutado, pero podrán imponerse todas al ejecutado cuando según el tribunal haya motivo fundado (art. 471 CPC).   Es  una  alteración  a  la  regla  general  que  dice  que  aunque  una  parte  sea vencida  totalmente  en  el  juicio  el  tribunal  podrá  eximirla  del  pago  de  las  costas, cuando  aparezca  que    ha  tenido  motivos  plausibles  para  litigar,  haciéndose declaración expresa en la resolución (art. 144 inc 1° CPC).    Las excepciones que  la ley autoriza oponer pueden referirse a toda la deuda o sólo a una parte de ella (art. 464 inc fin).   57. Caso en que se omite la sentencia definitiva. Si no se oponen excepciones, se omitirá  la  sentencia  y  bastará  el  mandamiento  de  ejecución  para  que  el  acreedor pueda  perseguir  la  realización  de  los  bienes  embargados  y  el  pago  según  las disposiciones del procedimiento de apremio del 472 CPC.  El  silencio  del  deudor frente  a  la  ejecución  que  se  inició  en  su  contra,  hace presumir  la  efectividad  y  vigencia  de  la  deuda,  sin  que  sea  necesario  dictar sentencia definitiva, en su rebeldía, pudiendo continuarse con el procedimiento de apremio.  Este  sigue  adelante  por  el  solo  ministerio  de  la  ley.  El  mandamiento  de ejecución, por una ficción legal, equivale a la SD Condenatoria de pago o remate, según sea lo embargado. El que se presuma que se dictó sentencia condenatoria en la causa, frente al silencio del  ejecutado,  implica  que  en  la  causa  se  dictó  sentencia  de  término,  con  sus consecuencias legales Ej.: no se puede pedir el abandono del procedimiento.  58. Recursos en contra de la sentencia definitiva. Proceden los siguientes:  a. Aclaración, agregación o rectificación  b. Revisión  c. Apelación  d. Casación Los de aclaración y revisión se rigen por las reglas generales.  59.  La  apelación.  Su  objeto  es  obtener  del  tribunal  superior  respectivo,  que enmiende, con arreglo a derecho, la resolución del inferior y sólo procede en contra de la sentencia definitiva de 1ª instancia (art. 186 187 CPC).   Se tramita de acuerdo a las reglas generales, pero no hay lugar al trámite de expresión de agravios (art. 476).  42
  • 43. Como  la  ley  no  distingue,  la  supresión  de  este  trámite  tiene  lugar  ya  sea  que  la sentencia fue apelada por el ejecutante o por el ejecutado.  Los efectos son distintos dependiendo quien interpone el recurso: a)  Si  la  Apelación  es  interpuesta  por  el  ejecutante,  el  recurso  se  concederá  en  ambos efectos,  porque  no  hay  regla  especial  que  los  limite  (art.  195).  La  sentencia  que rechaza  la  ejecución  y  ordena  alzar  el  embargo,  no  puede  todavía  cumplirse,  el embargo continúa vigente. b)  Si  la  Apelación  la  interpone  el  ejecutado,  el  recurso  se  concederá  en  el  sólo  efecto devolutivo porque así se conceden las apelaciones de las resoluciones dictadas en contra  del  demandado  en  el  juicio  ejecutivo  (art.  194  Nº  1  CPC).  Por  lo  tanto,  la sentencia  que  acoge  la  ejecución  y  ordena  cumplir  con  el  procedimiento  de apremio se cumple no obstante el recurso de apelación pendiente, lo que equivale a la realización de los bienes embargados, si el fallo fue de remate, pero la supresión del efecto suspensivo no es absoluta:   ‐  Si  la  sentencia  definitiva  apelada  es  de  pago,  No  puede  cumplirse  sino  en  el caso  que  el  ejecutante  caucione  las  resultas  del  mismo  (art.  475),  es  decir,  que mientras  no  otorgue  caución  de  resultas,  No  se  le  puede  entregar  el  dinero  o  la especie  o  cuerpo  cierto  embargados,  a  pesar  que  la  SD  acogió  la  ejecución  y  está apelada en el solo efecto devolutivo.  ‐ Si la sentencia definitiva apelada es de remate, en principio se cumple, es decir, se sigue con el procedimiento de apremio hasta la completa y total realización de los  bienes  embargados  consignándose  por  quien  corresponda,  a  la  orden  del tribunal que conoce de la ejecución, los fondos que resulten (art. 509 inc 1º), pero no se pagará al ejecutante con los fondos producidos por el remate de los bienes, mientras no caucione las resultas del recurso (art. 509 inc. 2°).  60. La Casación  (art. 764 y 765  CPC). Su objeto es invalidar una sentencia en los casos determinados por la ley. a)  El  recurso  de  casación  en  la  forma:  procede  en  contra  de  sentencia  definitiva  e  interlocutorias cuando ponen término al juicio o hacen imposibles su continuación; y excepcionalmente contra las sentencias interlocutorias dictadas en 2ª instancia sin previo  emplazamiento  de  la  parte  agraviada  o  sin  señalar  día  para  la  vista  de  la causa.  b) Recurso de casación en el fondo: Procede contra sentencias definitivas inapelables y sentencias  interlocutorias  inapelables  cuando  ponen  término  al  juicio  o  hacen imposible  su  continuación,  dictadas  por  la  corte  de  apelaciones  o  por  el  tribunal arbitral de 2ª instancia constituido por árbitros de derecho en los casos en que estos árbitros hayan conocido de negocios de la competencia de esas cortes, siempre que  43
  • 44. se  hayan  pronunciado  con  infracción  a  la  ley  y  esta  infracción  haya  influido sustancialmente en lo dispositivo de la sentencia (art. 773).    El  Recurso  de  Casación  sea  de  forma  o  de  fondo,  por  regla  general,  no suspende la ejecución de la sentencia, salvo cuando:   1) Su cumplimiento haga imposible llevar a efecto la que se dicte si se acoge el  recurso  2) La parte vencida exija de la vencedora el otorgamiento de fianza de resultas   a  satisfacción  del  tribunal  que  haya  pronunciado  la  sentencia  recurrida,  derecho  que  no  tiene  el  demandado  si  se  trata  de  sentencias  definitivas  pronunciadas en juicios ejecutivos, posesorios, de desahucio y alimentos.   Si  la  casación  la  interpuso  el  ejecutante  por  haberse  rechazado  la  demanda ejecutiva y ordenado alzar el embargo, esa sentencia puede ser cumplida a petición del ejecutado, a menos que el ejecutante le exija fianza de resultas y en ese caso el cumplimiento queda subordinado al cumplimiento de esa caución  Si la casación la dedujo el ejecutado por haberse acogido la demanda ejecutiva y ordenado  continuar  la  ejecución,  esa  sentencia  puede  cumplirse  porque  al ejecutado  le  está  prohibido  exigir  fianza  de  resultas  de  parte  del  vencedor,  para que este pueda hacer ejecutar el fallo.    VII.‐ CUMPLIMIENTO DE LA SENTENCIA DEFINITIVA 61. Generalidades. El juicio ejecutivo se lleva en dos cuadernos, el principal y el de apremio.  Si  el  deudor  opone  excepciones  estas  se  tramitan  en  el  cuaderno principal,  y  mientras  no  sean  falladas  en  definitiva  el  cuaderno  de  apremio permanece paralizado.   Una vez dictada la sentencia, el cuaderno de apremio recobra su vitalidad, por  cuanto  los  trámites  de  ejecución  de  la  sentencia  se  van  a  realizar  en  este cuaderno.   Los trámites de ejecución de la sentencia definitiva serán distintas según se trate de: a)  de  pago:  los  tramites  de  apremio  se  reducen  a  la  liquidación  del  crédito,  la tasación de las costas  y a la entrega al acreedor del dinero o de la especie o cuerpo cierto embargado. b)  de  remate:  los  trámites  de  apremio  tienden  al  remate  de  las  especies embargadas, a fin de pagar al acreedor con el producto de dicha realización.   44
  • 45. 62. Cumplimiento de la sentencia de pago. Por regla general, la oportunidad para pedirla es una vez que ella ha adquirido el carácter de firme o ejecutoriada. Así lo demuestran los siguientes arts.:   Art.  510:  ʺEjecutoriada  la  sentencia  definitiva...  se  hará  la  liquidación  del crédito  y  se  determinaran,  de  conformidad  al  art.  471,  las  costas  de  que  deben hacer cargo al deudor, incluyéndose las causadas después de la sentenciaʺ.   Art.  512:  Si  el  embargo  se  ha  trabado  sobre  la  especie  misma  que  se demanda,  una  vez  ejecutoriada  la  sentencia  de  pago,  se  ordenara  su  entrega  al ejecutanteʺ.   Art.  511:  ʺpracticada  la  liquidación  a  que  se  refiere  el  art.  precedente,  se ordenara hacer pago al acreedor con el dinero embargado...ʺ.  Excepcionalmente, se puede hacer cumplir la sentencia de pago  a pesar de no hallarse ejecutoriada en los siguientes casos:  a) Cuando ha sido apelado por el ejecutado en el solo efecto devolutivo, y el ejecutante, a pedido de aquel, ha rendido caución para responder de los resultados del recurso (art. 475).  b)  Cuando  ha  sido  recurrido  de  casación,  en  la  forma  o  en  el  fondo  por  el ejecutado (Art. 774).  63.  Cumplimiento  de  la  sentencia  de  remate.  La  sentencia  de  remate  junto  con aceptar  la  demanda  ejecutiva  y  rechazar  las  oposiciones  del  deudor,  ordena realizar los bienes embargados y con su producto hacer pago al acreedor.  Para  proceder  a  la  venta  de  los  bienes  no  se  necesita  que  la  sentencia  esté ejecutoriada,  sino  que  solo  se  necesita  que  la  sentencia  haya  sido  notificada  a  las partes (art. 481).  Para  el  pago  mismo  al  acreedor,  se  necesita  que  la  sentencia  esté ejecutoriada,  pues  es  previo  liquidar  el  crédito  y  tasar  las  costas  y    para  efectuar estas operaciones se necesita de una sentencia ejecutoriada. Pero puede realizarse el pago:  a) Estando pendiente recurso de apelación de la sentencia definitiva en solo efecto  devolutivo,  siempre  que  el  acreedor  haya  rendido  caución  de  resultas  (art. 509 inc.2°)  b) Estando pendiente el recurso de casación (art. 774).  64. Realización de los bienes que no necesitan tasación previa. Son tres clases de bienes muebles: a) Bienes muebles susceptibles de ser vendidos en martillo (art. 482). Se realiza por un  martillero  designado  por  el  tribunal,  el  día  y  la  hora  de  la  venta  serán  fijados por el mismo.  45
  • 46. b) Bienes muebles sujetos a corrupción, o susceptibles de próximo deterioro, cuya conservación  sea  muy  difícil  o  dispendiosa  (art.  483).  Debieran  ser  vendidos  en martillo pero por las condiciones en que se hallan,  c) Los efectos de comercio realizables en el acto (art. 484). La venta de estos valores mobiliarios se efectúa por un corredor nombrado en la forma que establece el art. 414, es decir como ocurre con los peritos.  65.  Realización  de  los  bienes  que  requieren  de  tasación  previa.  Son  los  demás bienes  no  comprendidos  anteriormente.  Ellos  se  tasaran  y  venderán  en  remate público ante el tribunal que conoce de la ejecución, o ante el tribunal dentro de cual jurisdicción estén situados los bienes, cuando así se resuelva la solicitud de parte y por motivos fundados (art. 485).  66. La venta en remate público. ‐Características: a) Es judicial: se efectúa ante y por intermedio de la justicia. b) Es forzosa: se efectúa aun en contra de la voluntad del deudor. c) Es pública: pueden concurrir a ella los interesados que deseen. d)  Es  al  mejor  postor:  se  entiende  celebrada  a  nombre  de  quien  ofrezca  la  mejor suma.    ‐Tramites previos: a) tasación. b) Determinación de las bases. c) Fijación del día y hora. d) Formalidades de la publicidad. e) Citación de los acreedores hipotecarios si los hubiere. f) Autorización judicial o de los acreedores embargantes en su caso.   67. Tasación. a) De los inmuebles: ‐ La tasación será la que figure en el rol de avalúos que este vigente para los efectos de la contribución de haberes (art. 486 inc.1°). Esta contribución se acredita por un certificado del SII. ‐ El ejecutado tiene derecho a que se practique una nueva tasación (art. 486 inc.1°). En este caso se practica por peritos, haciéndose su nombramiento en la audiencia del segundo día hábil después de la notificación de la sentencia (art. 486 inc.2). ‐  Puesta  en  conocimiento  de  las  partes  la  tasación,  tendrán  el  término  de  3  días para impugnarla y de la impugnación de cada parte se dará traslado a la otra (art. 486 inc. 5° y 6°.)  46
  • 47. ‐  Trascurridos  los  plazos  el  tribunal  resolverá:  a)  aprobando  la  tasación;  b) mandando  a  que  se  rectifique;  c)  fijando  el  mismo  tribunal  el  justiprecio  de  los bienes; art. 487 inc.1.  b) De los muebles: ‐ Deben ser los que no se hallen comprendidos en los arts. 482, 483, 484. La tasación se efectúa por medio de peritos.  68. Bases para el remate público. Son las condiciones en conformidad a las cuales se llevara a efecto la venta del bien embargado.  En  especial  las  bases  del  remate  se  refieren  a  la  forma  de  pago,  al  mínimo para las posturas y las cauciones que deben otorgar los interesados. En general, a si la venta se efectúa ad corpus  o en relación a la cabida, a la fecha en que se hará la entrega  material,  a  quien  le  correspondan  pagar  los  impuestos,  a  si  la  venta  esta libre de gravámenes y cualquier otra condición o circunstancia.  En todas las materias la voluntad de las partes es la suprema ley y la forma de  provocarla  es  citándolas  a  una  audiencia  verbal  con  el  objeto  preciso  y determinado de fijar las bases del remate público (arts. 491 y 493).  En  caso  de  desacuerdo  en  las  voluntades  de  las  partes,  el  juez  determina. Limitación, tiene que disponer que:   a)  que  el  precio  se  pague  al  contado,  salvo  que  el  tribunal  o  las  partes  acuerden lo contrario. art. 491 inc.1;   b) no se admitirá postura que baje de los dos tercios  de la tasación. art. 493;   c)  todo  postor  para  tomar  parte  en  el  remate  deberá  rendir  caución  suficiente. art. 494 inc.1;   d) las demás condiciones que estime convenientes (art. 491 inc.2)  69.  Fijación  del  día  y  hora  para  el  remate  público.  Aprobada  la  tasación,  se señalara el día y hora para la subasta (art. 488). Deberá celebrarse en el día y hora fijado por el juez.  70. Publicidad del remate público. Se anuncia por medio de avisos el día y hora en que debe tener lugar el remate. Los avisos serán publicados 4 veces en un diario de la comuna en que tenga asiento el tribunal. Podrán publicarse en días inhábiles y el primero  de  ellos  deberá  aparecer  con  15  días  de  anticipación,  como  mínimo,  a  la fecha de la subasta (Art. 489 inc.1). Si los bienes están en otra comuna, el remate se anunciará  también  en  el,  por  el  mismo  tiempo  y  la  misma  forma  (At.  489  inc.2.). Los  avisos  serán  redactados  por  el  secretario  del  tribunal  y  deberán  contener  los datos para identificar los bienes (Art. 489 inc.3°).  47
  • 48. ‐  La  publicación  en  días  inhábiles  constituye  una  excepción  al  principio  que  las actuaciones judiciales deben realizarse en días hábiles (art. 59).  71.  Citación  de  los  acreedores  hipotecarios.  Esta  formalidad  se  cumplirá  solo cuando el bien embargado sea inmueble y esté gravado con hipoteca.   La citación a los acreedores la exige el art. 2428 CC. Este precepto consagra el  derecho  a  persecución  de  los  acreedores  hipotecarios  de  la  finca  hipotecada,  el cual  se  extingue  junto  con  la  hipoteca  por  la  pública  subasta,  siempre  que concurran los siguientes requisitos:  a) Que el inmueble se venda en pública subasta ordenada por el juez.  b) Que los acreedores hipotecarios hayan sido citados personalmente.  c) Que haya transcurrido el término de emplazamiento entre la citación y el  remate  público,  el  que  para  algunos  será  cualquiera  indispensable  para  cumplir con la diligencia y para otros el mismo para contestar la demanda.  Este  artículo  se  ve  disminuido  en  su  aplicación  por  lo  que  dispone  el  art. 492:  Si  por  un  acreedor  hipotecario  de  grado  posterior  se  persigue  la  finca hipotecada contra el deudor personal que la posea, el acreedor de grado preferente citados  en  la  forma  prescrita  por  el  art.  2428  CC,  podrán  exigir  el  pago  de  sus créditos  sobre  el  precio  del  remate  según  sus  grados  o  conservar  sus  derechos sobre la finca subastada siempre que sus créditos no estén devengados.   Efecto  que  produce  la  no  citación:  los  acreedores  hipotecarios  conservan intactos sus créditos y la hipoteca para hacerlos valer en la forma conveniente.  72. Autorización judicial o de los acreedores en su caso.  Art.  1464  n°  3  y  4:  Hay  objeto  ilícito  en  la  enajenación:  3)  De  las  cosas embargadas  por  decreto  judicial,  a  menos  que  el  juez  lo  autorice  o  el  acreedor consiente en ello; 4) De las especies cuya propiedad se litiga, sin perjuicio del juez que conoce del litigio.  Si  la  finca  embargada  reconoce  otros  embargos  (reembargo),  no  podrá  ser subastada,  so  pena  de  la  nulidad  por  objeto  ilícito,  salvo  que  el  juez  autorice, previa  citación  del  otro  ejecutante  o  por  la  autorización  del  correspondiente acreedor embargante.  La  autorización  judicial  hay  que  solicitarla  también  para  rematar públicamente un inmueble afecto a medidas precautorias.  73. El remate público. Se efectúa ante el tribunal que conoce de la ejecución o ante el  tribunal  en  cuya  jurisdicción  estén  situados  los  bienes,  cuando  así  se  resuelva por  motivos  fundados  (art.  485).  Todo  postor  debe  rendir  caución  suficiente calificada por el tribunal, para  responder que se llevara a efecto la compra de los bienes,  equivalente  al  10%  del  valor  de  los  bienes  rematados  (art.  494  inc.1).  El  48
  • 49. tribunal deberá calificar las cauciones. Si la acepta se le otorga derecho al que la ha rendido para participar en el remate. En seguida comienza el remate por el mínimo señalado en las bases y a falta de estas un valor que no baje de los dos tercios de la tasación, y se adjudicara a quien ofrezca la suma más alta. El adjudicatario deberá consignar el precio. El ejecutante tiene derecho a asistir a la subasta y que en caso de  adjudicarse  el  bien,  se  produce  la  compensación  con  su  crédito.  Si  este  es inferior,  deberá  consignar  el  saldo  insoluto.  Celebrado  el  remate  se  ha  producido una verdadera compraventa. Para que esta quede perfecta hay que cumplir con 2 formalidades:  a) El levantamiento y la subinscripción del acta de remate.  b) El otorgamiento de la correspondiente escritura pública de compraventa  o adjudicación en remate público.  74. El acta de remate público. Debe distinguirse sobre que bienes recae:  a)  Sobre  bienes  raíces,  servidumbres  o  censos,  o  sobre  una  sucesión hereditaria,  no  queda  perfecta  mientras  no  se  extienda  el  acta  de  remate  en  el registro  del  secretario  que  intervino  en  la  subasta,  y  será  firmada  por  el  juez,  el rematante y el secretario. art. 495 inc.1.  b) Otra clase de bienes. Ej.: un crédito personal, el acta será extendida en los mismos autos.  El acta deberá valdrá como escritura pública para el efecto que prescribe el art.  1801  inc.2°  CC:  la  venta  de  bienes  raíces,  servidumbres  o  censos,  o  de  una sucesión hereditaria, se debe hacer por escritura pública. art. 495 inc. 2°.  El acta debe indicar el nombre de la persona del adquirente. art. 496.  Se dejará en el proceso un extracto del acta. art. 498.  75. La escritura pública de remate.  A pesar del que el acta de remate vale como escritura  pública  para  los  bienes  a  que  se  refiere  el  inc.2°  del  art.  1801  CC,  debe extenderse dentro de 3 días la escritura pública definitiva, con los demás requisitos legales (art. 495 inc. 1° y 2). Debe extenderse a petición de parte y previo pago del precio de la subasta (art. 509).  Los demás requisitos legales son:  a)  La  demanda  ejecutiva,  resolución,  notificación  y  mandamiento  de ejecución.  b) El requerimiento de pago y la traba del embargo, pues permiten apreciar  si el ejecutado fue legalmente emplazado y la clase del bien embargado.  c) La sentencia de remate y su notificación.  d) Constancia del cumplimiento de las formalidades de publicidad.  e) El acta de remate.  49
  • 50. f) La constancia del pago total o parcial del pago del remate, de la resolución  ejecutoriada  que  ordeno  extender  la  escritura  pública  de  remate  y  de  la  citación personal de los interesados.  76.  Sanción  por  la  no  consignación  del  precio  o  por  la  no  subscripción  de  la escritura definitiva de compraventa en el remate público. Estas infracciones están sancionadas de la siguiente manera:  a) El remate quedara sin efecto.  b) Se hará efectiva la caución. art. 494 inc.2. El valor de esta, deducidos los gastos del remate se abonara en un 50% al crédito y el otro 50% quedara a beneficio de los servicios judiciales.  77. Adjudicación de los bienes embargados o la posibilidad de nuevos remates públicos.  Si  no  se  presentan  postores  en  el  día  señalado,  el  acreedor  podrá solicitar: a)  Que  se  le  adjudiquen  por  los  dos  tercios  de  la  tasación  de  los  bienes embargados.  Hay  una  verdadera  compraventa  en  remate  público,  en  la  que  el acreedor es subastador y el precio se pagara compensándolo con el crédito que el tiene contra el ejecutado. b)  Que  se  realice  un  segundo  remate:  Se  debe  reducir  por  el  tribunal  el  avalúo aprobado. La reducción no podrá exceder de un tercio de este avalúo (art. 499). Por tanto el mínimo de las posturas será de dos tercios del avalúo.  Si en esta segunda vez tampoco se presentan postores: el acreedor puede pedir:   a) Que se le adjudiquen los bienes por los dos tercios del avalúo,   b) Que se pongan por tercera vez a remate por el precio que el tribunal designe  o   c) Que se le entreguen en prenda pretoria (art. 500)  78. La prenda pretoria. Es un contrato celebrado por intermedio de la justicia, por el  cual  se  entrega  a  un  acreedor  una  cosa  mueble  o  inmueble,  embargada  en  una ejecución, para que se pague con sus frutos. Es una especie de anticresis judicial.  Se perfecciona mediante la confección de inventario solemne (art. 503).  Efectos:  a) Derechos del acreedor:   1) Aplicar las utilidades liquidas que produzcan los bienes en prenda al pago  de los créditos, art. 504.   2)  Poner  fin  a  la  prenda  en  cualquier  tiempo,  y  solicitar  la  enajenación  o  embargo de los bienes del deudor. art. 505.   3) Tener  sobre  los  bienes  constituidos  en  prenda  pretoria,  los  derechos  y  privilegios del acreedor prendario, art. 507 inc.2.  50
  • 51. b) Obligaciones del acreedor:   1) Llevar  cuenta  exacta  de  los  bienes  muebles  e  inmuebles  constituidos  en  prenda pretoria, art. 504 inc.1.   2) Rendir cuenta de su administración, art. 506. c)  Derechos  del  deudor:  ‐Pedir  en  cualquier  tiempo  los  bienes  constituidos  en prenda,  pagando  la  deuda  y  las  costas,  y  también  los  gastos,  intereses  y remuneraciones a que tenga derecho el acreedor, art. 505 inc.1.  79. Nulidad del remate público.   La  compraventa  que  se  realiza  en  un  remate  público  son  de  aquellos  actos jurídicos que tienen un doble carácter: desde el punto de vista sustantivo son una verdadera  compraventa,  y  desde  el  punto  de  vista  procesal,  constituyen  un conjunto  de  trámites  y  actuaciones  dentro  del  juicio  ejecutivo.  Por  tanto,  puede haber 2 clases de vicios: a) Nulidad de la compraventa por vicios de carácter sustantivo: por alguno de los requisitos exigidos por la ley civil para la validez de los actos, Ej. objeto ilícito. Se debe reclamar de ella mediante la acción ordinaria de nulidad en un juicio diverso al ejecutivo. b)  Nulidad  de  la  compra  venta  por  vicios  de  carácter  procesal,  Ej.  falta  de emplazamiento del deudor. Se debe reclamar de ella mediante la interposición de un incidente de nulidad procesal.  80. Caso en que los bienes embargados consistan en el derecho de gozar de una cosa o percibir sus frutos. En tal caso el acreedor tiene el derecho optativo a: a) Pedir que se de en arrendamiento dicho derecho, o; b) Pedir que se entregue en prenda pretoria dicho derecho. art. 508 inc.1.  81. Procedimientos finales de apremio.   Una  vez  efectuado  el  remate,  el  procedimiento  de  apremio  llega  a  su  fase final, la cual tiene los siguientes trámites o actuaciones: a) La consignación de fondos:    Se  consignaran  directamente  por  los  arrendatarios  o  compradores  en  la cuenta corriente del tribunal. art. 509, art. 507 COT. b) La liquidación de los créditos: art. 510.   Significa determinar a cuanto asciende la deuda por concepto de intereses y capital. c) La tasación de las costas:   Las  costas  deberán  ser  de  cargo  de  deudor.  Requiere  que  la  sentencia definitiva este ejecutoriada. art. 510. d) La rendición de cuentas del depositario:  51
  • 52.    Se debe rendir cuenta de la administración una vez que expire su cargo en la forma que la ley establece para los tutores y curadores. art. 514. e) La remuneración del depositario:    Al  pronunciarse  sobre  la  rendición  de  cuenta  el  tribunal  debe  fijar  la remuneración de éste . Hay casos en que no tiene derecho a remuneración. art. 516 inc.2, 517. f) El pago al acreedor. El orden de pago deberá ser el siguiente: ‐ 1 Los créditos declarados preferentes por sentencia ejecutoriada. ‐ 2 Las costas y remuneración del depositario. ‐ 3 Los intereses del capital. ‐ 4 El capital. art. 513.   VIII.‐ EXCEPCIÓN DE COSA JUZGADA Y LA SENTENCIA DEFINITIVA  82. Cosa juzgada y la sentencia definitiva. La excepción de cosa juzgada emanada del juicio ejecutivo, impide que en un nuevo juicio sea ejecutivo u ordinario, pueda discutirse  entre  las  mismas  partes,  lo  que  ya  fue  objeto  de  controversia  anterior. Excepciones:  a) La acción ejecutiva rechazada puede renovarse.  b) La sentencia pronunciada en juicio ejecutivo no produce cosa juzgada en  el juicio ordinario cuando ha habido reserva de derechos.  83.  Renovación  de  la  acción  ejecutiva.  La  acción  ejecutiva  rechazada  por incompetencia  del  tribunal,  incapacidad,  ineptitud  del  libelo  o  falta  de oportunidad  en  la  ejecución,  podrá  renovarse  (art.  477).  La  excepción  de  falta  de oportunidad  en  la  ejecución  no  se  contiene  en  el  art.  464.  Para  Casarino  esta comprendería  las  excepciones  de:  litispendencia  promovida  por  el  acreedor, cuando  intervenga  beneficio  de  excusión,  cuando  le  falte  al  titulo  alguno  de  los requisitos para que tenga eficacia ejecutiva y cuando se hayan concedido esperas o prorrogado el plazo.  84. Reserva de derechos. Es la facultad que el tribunal concede a solicitud de parte, en  el  juicio  ejecutivo,  para  que  estas  dentro  de  cierto  tiempo,  puedan  deducir  el derecho  reservado,  en  forma  ordinaria,  sin  que  les  afecte  la  cosa  juzgada  de  la sentencia pronunciada en ese juicio.   Su  objeto  es  evitar  que  la  sentencia  del  juicio  ejecutivo  produzca  cosa juzgada  en  el  juicio  posterior,  lo  cual  requiere  solicitud  de  parte  y  sentencia  del tribunal que la conceda.  La parte que la solicite podrá ser:  52
  • 53. a) El ejecutante: será una reserva de acciones.  b) El ejecutado: será una reserva de excepciones.  85. Reserva de acciones. ‐ Oportunidad: a) Art. 467 inc.1. Dentro del plazo de 4 días fatales contados desde la notificación de la resolución recaída en el escrito sobre oposición a la ejecución. ‐ El acreedor deberá desistirse de su demanda ejecutiva, la cual debe aceptarse por el tribunal de inmediato, sin conceder un incidente. ‐Efectos:   1) Hace perder al ejecutante el derecho para ejecutar nueva acción ejecutiva;   2) Quedan sin valor el embargo y demás resoluciones dictadas en el curso del  juicio;  3) Responderá el ejecutante de los perjuicios causados con su demanda. ‐ No requiere ser fundamentada. ‐ Oportunidad para deducir nueva demanda ordinaria: queda entregada al criterio del acreedor. b)  Art.  478.  Antes  de  dictarse  sentencia  en  el  juicio  ejecutivo,  es  decir,  desde  la interposición de la demanda ejecutiva hasta la dictación de la sentencia definitiva, que según Casarino es la de primera instancia.  ‐Requisitos:   1) Que se interponga en tiempo oportuno;   2) Si  la  acción  se  refiere  a  la  existencia  de  la  obligación,  se  requiere  fundamentarla,  es  decir  que  existan  motivos  calificados.  Si  la  acción  no  se  refiere a la existencia de una obligación, no es necesario. ‐  La  declaración  de  la  reserva  deberá  hacerse  deberá  hacerse  en  la  sentencia definitiva y en el caso de que la ejecución sea rechazada, pues si esta es acogida y la sentencia accede también a la reserva, esta será nula porque contiene decisiones contradictorias. ‐  Efecto  fundamental:  evitar  que  la  sentencia  del  juicio  ejecutivo  pueda  producir cosa juzgada en el juicio ordinario posterior. ‐    Oportunidad  para  deducir  la  nueva  demanda  ordinaria:  dentro  de  15  días contados  desde  la  notificación  de  la  sentencia  al  acreedor,  bajo  pena  de  no  ser admitida  después.  art.  474,  478  inc.3°.  Si  hay  recursos  pendientes  contra  la sentencia,  para  algunos  debe  practicarse  desde  que  se  notifique  la  sentencia definitiva  al  acreedor  sin  esperar  los  recursos,  pero  para  otros,  desde  que  se notifique el cúmplase de esta sentencia (Casarino).  86. Reserva de excepciones. ‐ Oportunidad:  53
  • 54. a) Art. 473. En el escrito de oposición a la ejecución. ‐Fundamento:  debe  consistir  en  la  falta  de  medios  probatorios  para  acreditar  sus excepciones en el término legal. ‐  El  juez  en  presencia  de  un  escrito  de  oposición  que  contenga  reserva  de excepciones, se abstendrá de conceder traslado al ejecutante y dictara sentencia de pago o remate accediendo a la reserva. ‐ El deudor podrá también pedir que no se pague al acreedor sin que previamente este caucione las resultas del juicio ordinario que se va a entablar. ‐ El deudor tiene la obligación de entablar su demanda ordinaria dentro de 15 días contados desde que se le notifique la sentencia ejecutiva. art. 474.  ‐Efectos:   1) Impedir  el  cumplimiento  de  la  sentencia  de  pago  o  de  remate,  mientras  el  acreedor no caucione las resultas del juicio ordinario.  2) Evitar  que  la  sentencia  produzca  cosa  juzgada  en  el  juicio  ordinario  posterior,  en  el  cual  se  desempeñara  como  demandante  el  ejecutado  primitivo,  ejercitando  como  acción  los  mismos  derechos  que  había  hecho  valer como excepciones en el juicio ejecutivo.  b)  Art.  478.  Antes  de  dictarse  la  sentencia  en  el  juicio  ejecutivo.  En  este  caso  es aplicable todo lo de la reserva de acciones del acreedor del  art. 478.   IX.‐ LAS TERCERÍAS  87. Generalidades.   Se reglamentan en los arts. 518 a 529 del CPC).  Las tercerías, dentro del juicio ejecutivo, son la intervención de un extraño, invocando derechos que la misma ley consagra: (art. 518).  1) Derecho  de  dominio  sobre  los  bienes  embargados  (tercería  de  dominio  2) Posesión de los bienes embargados (tercería de posesión).  3) Derecho de ser pagado preferentemente (tercería de prelación).  4) Derecho  de  concurrir  en  el  pago  a  falta  de  otros  bienes  (tercería  de  pago).    Con  respecto  a  la  naturaleza  de  las  tercerías  hay  división,  incluso jurisprudencialmente. Como la ley nada dice, para unos son juicios independientes injertados  dentro  del  ejecutivo;  para  otros,  constituyen  incidentes,  vale  decir cuestiones  accesorias  del  juicio  ejecutivo,  sometidas  en  su  tramitación  a  reglas  54
  • 55. especiales.  Casarino  piensa  que  ambas  soluciones  son  buenas,  por  lo  que  el legislador debería pronunciarse cuanto antes para zanjar las dudas.  88. Clases de Tercerías.    Según  su  finalidad  se  clasifican  en:  de  dominio,  de  posesión,  de  prelación, de pago y de otros derechos (art. 518, 519 y 520).  89. La tercería de dominio.   Su  finalidad  es  el  reconocimiento  del  derecho  de  dominio  que  alega  el tercerista sobre los bienes embargados de modo tal de excluirlos del procedimiento de  apremio.  Su  fundamento  es  lógico:  que  no  embarguen  bienes  que  no  son  del ejecutado, pues estaría soportando deudas ajenas.   Esta  tercería  debe  oponerse  desde  que  se  ha  trabado  el  embargo  sobre  los bienes  y  hasta  que  no  se  haya  efectuado  la  tradición  de  los  bienes  embargados  y subastados.   La  demanda  se  interpone  ante  el  mismo  tribunal  que  conoce  del  juicio ejecutivo y en el cual se trabó el embargo, debiendo ceñirse a las formalidades del artículo 254 CPC, so  pena de  no habérsele dado curso (art. 523 CPC, inc.1°,  parte 1ra).   Se sigue en ramo separado con el ejecutante y el ejecutado, por las reglas del juicio  ordinario  de  mayor  cuantía,  pero  sin  réplica  ni  dúplica  (art.  521).  Así,  nace un  tercer  cuaderno:  el  de  tercería.  Sin  embargo,  puede  ventilarse  en  un procedimiento mucho más breve, el incidental, y se da cuando los bienes se hallan en  posesión  de  un  tercero,  y  en  que  no  obstante  eso,  se  traba  el  embargo  sobre ellos.  90. Efectos de la tercería de dominio.  a) Su interposición no suspende el juicio ejecutivo (art. 522 CPC).  b) Tampoco suspende el procedimiento de apremio, salvo que se apoye en instrumento público otorgado con anterioridad a la fecha de la presentación de la demanda  ejecutiva  (art.  523  inc.1°).  Casarino  estima  que  ese  instrumento  debe constituir una prueba de dominio de los bienes embargados.  En los casos en que no se suspende el apremio, el remate se llevará a efecto. Las resoluciones que se dicten serán apelables en el sólo efecto devolutivo (art. 523, inc.2°  y  3°).  Sin  perjuicio  de  lo  anterior,  el  tercerista  puede  sustituir  el  embargo consignando una cantidad suficiente para el pago de la deuda y las costas, siempre que éste no recaiga en la especie o cuerpo cierto a que se refiere la ejecución (art. 521 inc.2°). Si se trata de una tercería parcial (es decir, que comprenda parte de los bienes  embargados)  el  apremio  se  seguirá  sin  restricción  alguna  respecto  de  los bienes no afectados por la tercería (art. 526); igualmente respecto de los bienes que  55
  • 56. se  embarguen  después  de  la  interposición  de  la  tercería  de  dominio,  por  vía  de ampliación del embargo.  De  ser  acogida  la  tercería  de  dominio,  se  excluirán  del  embargo  los  bienes reclamados  y  se  restituirán  a  su  dueño;  pero  si  dichos  bienes  hubieren  sido subastados  quedarán  a  salvo  sus  derechos  para  hacerlos  valer  en  contra  de  su actual poseedor, por vía ordinaria.  De  ser  rechazada,  se  reinicia  el  procedimiento  de  apremio  (si  se  paralizó),  o bien quedará afirme la subasta pública que se hubiere realizado.  91. La tercería de posesión.    Tiene lugar cuando un tercero, por vía incidental, adviene al juicio ejecutivo, pretendiendo obtener que se alce el embargo y que se respete su posesión porque al  momento  del  embargo  de  los  bienes,  éstos  se  encontraban  en  su  poder, presumiéndose su dominio. Surge de una necesidad práctica, porque en Chile no es  obligación  que  la  compraventa  de  bienes  muebles  conste  en  algún  tipo  de instrumento público. Así, su prueba resulta extremadamente difícil. Fundando en lo siguiente, nace este tipo de tercería:  1) el poseedor es reputado dueño, mientras otro no justifique serlo (art. 700 CC).   2)  el  embargo  debe  recaer  sobre  los  bienes  del  deudor,  por  ende  no  puede perjudicar al tercero dueño o poseedor.    El  art.  521  dispone  que  se  tramita  en  forma  incidental.  El  sólo  hecho  de interponerse  la  tercería  de  posesión  no  suspenderá  la  tramitación  del procedimiento  ejecutivo  por  lo  que  es  cuaderno  de  apremio  no  se  paraliza.  No obstante,  si  se  acompañan  antecedentes  que  constituyan  a  lo  menos  presunción grave  de  la  posesión  que  se  invoca,  el  procedimiento  de  apremio  se  suspenderá (art. 522). Las pruebas deben rendirse en un plazo de 8 días, presentándose la lista de testigos dentro de un plazo de 2 días.    Si la tercería es rechazada, el tercerista tiene el derecho a que no se decrete el retiro de los bienes embargados sino hasta diez días desde la fecha de la traba del embargo, a menos que el juez por resolución fundada, ordene otra cosa (art. 521).  92. La tercería de prelación.   Tiene  lugar  cuando  adviene  al  juicio  ejecutivo  un  extraño,  pretextando derecho para ser pagado preferentemente. Se fundamenta en la necesidad de que se  respeten  las  reglas  de  preferencia  de  los  créditos,  establecidas  en  las  reglas  de fondo.  56
  • 57.   Debe interponerse desde la interposición de la demanda ejecutiva hasta que se haga pago de su crédito al acreedor. Se interpone ante el tribunal que conoce de la ejecución, y debe ir aparejada de un título ejecutivo en el cual conste el crédito cuyo  pago  preferente  se  pretende.  Se  tramita  como  incidente,  siguiéndose  las normas  de  los  arts.  89,  90  y  91  CPC.  El  tercerista  tiene  el  mismo  derecho  que  le concede al deudor principal el artículo 457 (art. 521).  93. Efectos de la tercería de prelación.    En  ningún  caso  suspenderá  los  trámites  del  procedimiento  ejecutivo  (art. 522); y en cuanto al procedimiento de apremio, seguirá hasta que quede terminada la  realización  de  los  bienes  embargados  (art.  525  inc.1°).  Hecho  el  remate,  el tribunal  mandará  consignar  su  producto  hasta  que  recaiga  sentencia  firme  de  la tercería  (art.  525  inc.2°).  Si  ésta  es  rechazada  por  sentencia  firme,  el  ejecutante  se paga  normalmente.  Si  es  acogida  se  pagará  el  tercero  con  preferencia  del ejecutante.  Pero  si  es  rechazada  y  el  ejecutado  no  tiene  bienes  suficientes  para pagar  a  los  dos,  ejecutante  y  tercero  se  distribuirán  el  producto  de  dichos  bienes entre  ambos,  proporcionalmente  al  monto  de  los  créditos  ejecutivos  que  hagan valer (art. 527).   Si  se  han  embargado  bienes  no  comprendidos  en  la  tercería,  seguirá  sin restricción  alguna  respecto  de  ellos  el  procedimiento  de  apremio  (art.  526). Pendiente la tercería el ejecutante no puede pedir ni la adjudicación de los bienes embargados ni su entrega en prenda pretoria.  94. La tercería de pago.    Se da cuando adviene un extraño, pretendiendo derecho para concurrir con el ejecutante en el pago a falta de otros bienes del deudor. Se fundamenta en que en  sí  el  embargo  no  confiere  ninguna  preferencia  al  acreedor  que  lo  logra, debiendo regularse el pago de acuerdo a la prelación de créditos.   Requisitos para ser admitida:  a) que el crédito conste en un título ejecutivo (art. 527).  b) que el deudor no tenga otros bienes que los embargados (art. 527).  El  tercero  puede  interponer  tercería  de  pago  o  bien  iniciar  un  nuevo  juicio  ejecutivo.  Si  opta  por  la  tercería,  ésta  se  tramitará  como  incidente,  en  el  cual  deberá probar  que  carece  de  otros  bienes  y  que  el  primer  acreedor  no  tiene  preferencia alguna.  Si  se  acoge,  el  producto  de  los  bienes  embargados  se  repartirá  en proporción entre el primer acreedor y el tercerista; si es rechazada, sólo logrará ser pagado el primer acreedor.  Si opta por juicio ejecutivo, deberá pedir que se dirija oficio al tribunal que esté conociendo de la primera ejecución para que retenga de los bienes realizados  57
  • 58. la  cuota  que  proporcionalmente  corresponda  a  dicho  acreedor  (art.  528);  en  esta segunda  ejecución  podrán  embargarse  los  mismos  bienes  que  ya  estaban embargados  en  la  primera,  sin  que  valga  el  nombramiento  de  un  nuevo depositario, si ya lo había. Si a sabiendas de que existe depositario, o no pudiendo menos  que  saberlo,  hace  retirar  las  especies  embargadas  en  la  segunda  ejecución por  el  nuevo  depositario,  será  sancionado  como  estafador  (art.  528  inc.2°).  Si  la segunda ejecución es más rápida que la primera y termina por sentencia definitiva, el  primer  acreedor  podrá  intervenir  con  la  facultad  de  coadyuvante  en  la  posible realización de los bienes (art. 529 inc.2°).   95. Efectos de la tercería de pago.  En  ningún  caso  suspende  el  procedimiento  ejecutivo  (art.  522),  como tampoco  los  del  procedimiento  de  apremio;  pero  verificado  el  remate,  el  tribunal consignará su producto hasta que recaiga sentencia firme en la tercería.  Si  acoge  la  tercería  deberán  prorratearse  el  producto  del  remate,  en proporción al monto de los créditos (art. 527); si la rechaza, el primer acreedor se paga libremente.  Sin embargo el tercerista de pago tiene dos importantes derechos:  a)  solicitar  la  remoción  del  depositario  alegando  motivo  fundado  (luego  se elige de común acuerdo, art. 529 inc.1°)  b)  intervenir  en  la  realización  de  los  bienes,  con  las  facultades  de coadyuvante (art. 529 inc.2°)  96. Las tercerías sobre otros derechos.   Éstos son:  a) el del comunero sobre la cosa embargada  b) el  del  ejecutado  invocando  una  calidad  diversa  de  aquella  en  que  se  le  ejecuta (art. 519 inc.1° y 520 inc.1°).   En cuanto al derecho del comunero sobre la cosa, se reclama como tercería  de  dominio  (art.  519  inc.1°);  y  tiene  lugar  cuando  la  cosa  embargada  no  pertenece  en  su  totalidad  al  deudor  (hay  comunidad).  El  acreedor  por  si  parte,  frente  a  esta  situación  tiene  dos  derechos  a  su  elección:  dirigir  su  acción sobre la cuota para que se enajene sin previa liquidación o exigir que  con  intervención  suya  se  liquide  la  comunidad  (art.  524).  En  este  2do  caso  podrán los demás comuneros oponerse a la liquidación si hay motivo legal o  causa grave perjuicio (art. 524).    En  cuanto  al  derecho  del  ejecutado  que  invoca  una  calidad  diversa  de  aquella en que se le ejecuta, tiene dos formas de hacerlo valer: mediante las  58
  • 59. tercerías  o  por  medio  de  la  excepción  que  corresponda  contra  la  acción  ejecutiva, si a ello ha lugar (art. 520 inc.2°). Pero,  ¿qué  tercería?  Casarino  cree  que  por  la  naturaleza  del  reclamo  debe ventilarse  como tercería de dominio. A su  vez podrá  oponer la excepción del art. 464 n° 7,  por faltar los requisitos legales para que el título invocado tenga  mérito ejecutivo  en  contra  del  presunto  deudor.  El  legislador  ilustra  ejemplos  de  estos derechos:  1.º  El  del  heredero  a  quien  se  ejecute  en  este  carácter  para  el  pago  de  las deudas  hereditarias  o  testamentarias  de  otra  persona  cuya  herencia  no  haya aceptado;    2.º El de aquél que, sucediendo por derecho de representación, ha repudiado la  herencia  de  la  persona  a  quien  representa  y  es  perseguido  por  el  acreedor  de ésta;    3.º  El  del  heredero  que  reclame  del  embargo  de  sus  bienes  propios, efectuado por acción de acreedores hereditarios o testamentarios que hayan hecho valer el beneficio de separación de que trata el Título XII del Libro III del Código Civil, y no traten de pagarse del saldo a que se refiere el artículo 1383 del mismo Código.  Al  mismo  procedimiento  se  sujetará  la  oposición  cuando  se  deduzca  por los acreedores personales del heredero; y    4.º  El  del  heredero  beneficiario  cuyos  bienes  personales  sean  embargados por  deudas  de  la  herencia,  cuando  esté  ejerciendo  judicialmente  alguno  de  los derechos que conceden los artículos 1261 a 1263 inclusive del Código Civil.   El ejecutado podrá, sin embargo, hacer valer su derecho en estos casos por medio de la excepción que corresponda contra la acción ejecutiva, si a ello ha lugar.   X. EJECUCIÓN DE OBLIGACIONES EXPRESADAS O PACTADAS EN MONEDA  EXTRANJERA  97. Generalidades.   Se  trata  de  obligaciones  que  consisten  en  el  pago  de  determinada  cantidad de moneda extranjera y se desea obtener su cumplimiento por vía ejecutiva.  98. Clases de obligaciones en moneda extranjera.   Según la 18.010 (art. 20) son:  a) obligaciones expresadas en moneda extranjera  b) obligaciones cuyo pago se ha pactado en moneda extranjera en virtud de  autorización de la ley o del BC.   59
  • 60. Las primeras son solucionadas por su equivalente en moneda chilena según el tipo de cambio vendedor del día de pago. En cambio las segundas, el acreedor podrá exigir su cumplimiento en la moneda estipulada, o ejercer los derechos que para el deudor se originan de la correspondiente autorización.  99. Juicio ejecutivo de obligaciones expresadas en moneda extranjera.   El ejecutante en su demanda ejecutiva debe expresar la equivalencia de esa moneda  extranjera  en  moneda  nacional,  al  tipo  de  cambio  vendedor  (Art.  22).  El tribunal ordenará despacharlo sin que sea necesaria una avaluación previa (art. 438 y  22).  Sin  embargo  el  ejecutante  debe  presentar  con  la  demanda  ejecutiva  un certificado  otorgado  por  un  banco  que  corrobore  la  equivalencia  (arts.  116  y  120 COT y 21 y 22 Ley N° 18.010). Pero como durante la tramitación el tipo de cambia variará, podrá pedir la ampliación del embargo si así conviniere a su derecho (art. 22 n° 1).  100.  Juicio  ejecutivo  de  obligaciones  cuyo  pago  se  ha  pactado  en  moneda extranjera.   Para  exigir  su  cumplimiento  en  la  moneda  estipulada  requiere  de autorización de la ley o del BC (art. 20 inc.2°). Como se deberá pagar al ejecutante en moneda extranjera, el tribunal pondrá a disposición del depositario los fondos embargados en moneda diferente, a fin de que, por medio de un banco de la plaza, se  conviertan  en  la  moneda  extranjera  que  corresponda,  diligencia  que  podrá  ser hecha por el secretario (art. 511).   60
  • 61. Capítulo tercero    EL JUICIO EJECUTIVO DE MAYOR CUANTÍA  EN LAS OBLIGACIONES DE HACER    I.‐ NOCIONES PREVIAS.  101.  Fuentes  legales.  El  juicio  ejecutivo  de  mayor  cuantía  en  las  obligaciones  de hacer se rige por dos grupos de disposiciones: a) Artículos 530 al 543 CPC que por ser especiales son de aplicación preferente. b) Artículos 434 al 478 siempre que sean aplicables y no sean modificados por los anteriores.   102.  Campo  de  aplicación.  Son  dos  elementos  lo  que  determinan  el  campo  de aplicación: La cuantía y la naturaleza de la obligación.  La cuantía debe ser mayor de 10 UTM. La naturaleza de la obligación es, de hacer. Ej.: Construir una casa.  103.  Derecho  del  acreedor  ante  el  incumplimiento  de  una  obligación  de  hacer. Artículo 1553 CC: “Si la obligación es de hacer y el deudor se constituye en mora, podrá pedir el acreedor, junto con la indemnización de la mora, cualquiera de estas tres cosas a elección suya: 1ª Que se apremie al deudor para la ejecución del hecho convenido. 2ª Que se le autorice a él mismo para hacerlo ejecutar por un tercero a expensas del deudor. 3ª Que el deudor le indemnice por los perjuicios resultantes por la infracción del contrato.”  La indemnización moratoria y la resultante de la infracción del contrato son deudas ilíquidas y primero deben discutirse en un juicio de lato conocimiento; y si el  demandante  gana  podrá  pedir  su  ejecución,  pero  de  obligación  de  dar,  por  lo que no nos interesa en este capítulo.  Entonces  nos  interesa  el  derecho  a  apremiar,  y  a  hacer  ejecutar  por  un tercero  a  expensas  del  deudor,  que  sí  pueden  ser  directamente  reclamados por  la vía ejecutiva.  104. Requisitos de procedencia de la acción ejecutiva en obligaciones de hacer.   a) Que la obligación conste en un título ejecutivo (art. 530 y 434 CPC).  b) Que la obligación sea actualmente exigible (art. 530 CPC).  61
  • 62. c) Que la obligación sea determinada (art. 530).  d)  Que la acción ejecutiva no esté prescrita (art. 442 y 531 CPC).   105. Subclasificación del juicio ejecutivo de mayor cuantía en las obligaciones de hacer.  Se  clasifica  según  el  objeto  de  la  obligación  en:  juicio  ejecutivo  sobre suscripción  de  un  documento  o  constitución  de  una  obligación;  y  juicio  ejecutivo sobre realización de una obra material. El procedimiento en cada caso es distinto.   Como a estos juicios se les aplican las normas del ejecutivo de dar en cuanto posible, también existe un cuaderno ejecutivo donde se discute la existencia de la obligación (procedimiento ejecutivo), y un cuaderno de apremio donde se pretende el cumplimiento de ésta (procedimiento de apremio).    1.‐ JUICIO EJECUTIVO SOBRE SUBSCRIPCIÓN DE UN INSTRUMENTO O  CONSTITUCIÓN DE UNA OBLIGACIÓN  106.  El  procedimiento  ejecutivo.   El  juicio  empieza  con  la  demanda  ejecutiva.  La demanda debe ir aparejada del título ejecutivo y en ella se pedirá que se despache el mandamiento de ejecución contra el deudor, a fin de que suscriba el documento o  constituya  la  obligación  dentro  del  plazo  que  el  tribunal  señale,  y  bajo apercibimiento  de  que  si  no  lo  hiciere,  procederá  en  su  nombre  el  juez  (art.  532 CPC).   El  tribunal  examinará  el  título  y  despachará  o  denegará  la  ejecución.  El mandamiento  de  ejecución  contendrá  la  orden  de  requerir  al  deudor  para  que suscriba  el documento  o  constituya  la  obligación,  en  el  plazo  que  allí  se  indicará, bajo apercibimiento de proceder el juez en su nombre (art. 532).   Una vez requerido el deudor puede hacer 3 cosas:   1) Suscribir o constituir dentro del plazo, en cuyo caso termina el juicio sin perjuicio de las costas.  (art. 490 y 531).  2) Oponerse a la ejecución.   Las  excepciones  se  tramitarán  como  ya conocemos  y  habrá  sentencia  absolutoria  o  condenatoria.  La  condenatoria  es sinónima a la sentencia de pago (art. 531).  3) No decir nada. Se  omitirá la  sentencia y bastará con el mandamiento de ejecución  para  perseguir  el  pago,  según  el  procedimiento  de  apremio  (art.  472  y 531).  107.  El  procedimiento  de  apremio.  ¿En  qué  momento  el  juez  puede  suscribir  el documento o constituir la obligación? Desde que:  a) El deudor no ha opuesto excepciones (plazo vencido); o  b) La  sentencia  que  rechace  las  excepciones  se  encuentre  firme  o  ejecutoriada (art. 472 y 531).  62
  • 63. En  este  último  caso  cabe  recordar  que  la  sentencia  condenatoria  puede cumplirse  no  obstante  haya  sido  apelada  por  el  deudor,  siempre  que  el  acreedor caucione resultas (art. 475 y 531); y también aunque haya recurrido de casación por el deudor, sin que éste pueda exigir fianza de resultas (art. 774).   2.‐ JUICIO EJECUTIVO SOBRE REALIZACIÓN DE UNA OBRA MATERIAL   108.  El  procedimiento  ejecutivo.  Demanda  ejecutiva  acompañada  de  título ejecutivo, pidiendo que se despache el mandamiento de ejecución para que cumpla su obligación dando principio a los trabajos en el plazo señalado (art. 533).  El  tribunal  examina  el  título  y  despachará  o  denegará  la  ejecución.  El mandamiento de ejecución contendrá: 1º La orden de requerir al deudor para que cumpla la obligación; y 2º El señalamiento de un plazo prudente para que de principio al trabajo (art. 533).  Una vez requerido de pago el deudor puede:  a)  Iniciar  los  trabajos  en  el  plazo  señalado,  y  una  vez  terminada  la  obra  se habrá cumplido la obligación, sin perjuicio de las costas (art. 490 y 531).  b) Oponerse a la ejecución. Además de las excepciones del 464 aplicables al caso, podrá poner la de imposibilidad absoluta de ejecutar la obra debida (art. 534). Ejemplo: un pintor que queda manco no puede pintar el cuadro prometido.  c) No decir nada. Bastará el mandamiento de ejecución para que el acreedor ejerza su derecho conforme al procedimiento de apremio (art. 535).   109.  El  procedimiento  de  apremio.  Recordemos  que  el  CC  otorga  al  acreedor  un doble  derecho:  el  de  apremiar  al  deudor  para  que  realice  la  obra;  y  que  se  le autorice  a  él  a  ejecutarla  a  expensas  del  deudor.  Puede  ejercer  estos  derecho cuando la sentencia de pago esté ejecutoriada, o bien apelada siempre que rinda el acreedor fianzas de resulta, o bien recurrida de casación (art. 475, 531 y 774).    Empero, el legislador civil ha anticipado en cierto modo el ejercicio de estos derechos, como veremos.  110. Ejecución de la obra material por un tercero a expensas del deudor. Lo podrá ejercitar en los siguientes casos:  a) Cuando  el  deudor  deja  transcurrir  el  plazo  para  iniciar  la  obra  sin  hacerlo  (art. 536).  b) Cuando  el  deudor  no  opone  excepciones  ni  cumple  el  mandamiento  de  ejecución (art. 536).  c) Cuando el deudor opone excepciones, son desechadas y tampoco cumple el  mandamiento de ejecución (art. 536).  63
  • 64. d) Cuando comenzada la obra, se abandone por el deudor sin causa justificada  (art. 536 inc 2).  Concurriendo una de esas causales, el acreedor debe presentar la solicitud y un presupuesto. Se notifica el presupuesto al deudor, que puede hacer objeciones dentro de 3 días. Si no alega, se considera aceptado. Si deduce objeciones, se hará el presupuesto por peritos (art. 537, 486, 487).  Determinado el presupuesto, se obligará al deudor a consignarlo dentro de tercero día desde la orden del tribunal, para irse entregando al acreedor cuando lo vaya  necesitando  (art.  538).  Si  se  agotan  los  fondos,  el  acreedor  puede  solicitar aumentarlos, justificando error en el presupuesto o cambio de circunstancias (art. 538). Cuando se termina la obra debe rendir cuenta (art. 540).  Si  el  deudor  no  consigna  fondos,  se  le  embargarán  y  enajenarán  bienes suficientes,  según  el  juicio  ejecutivo  para  obligaciones  de  dar,  pero  sin  admitir excepciones para oponerse (art. 541).   111.  Arrestos  y  multas.  El  derecho  de  apremiar  al  deudor  para  que  realice  él  la obra, lo ejercitará el acreedor si no puede o no quiere que lo realice otro por él (art. 542). Pero no podrá en los siguientes casos: a) Cuando el deudor haya consignado los fondos exigidos para la ejecución de la obra; o b) Cuando se hayan rematado bienes al deudor al no haber hecho la consignación (art. 542).  El  apremio  puede  consistir  en  arrestos  de  hasta  15  días,  o  multa proporcional hasta que cumpla la obligación (art. 543).  Cesará  el  apremio  si  el  deudor  paga  las  multas  y  rinde  caución  suficiente para  asegurar  la  indemnización  completa  de  todo  perjuicio  causado  al  acreedor (art. 543).    64
  • 65. Capítulo cuarto    EL JUICIO EJECUTIVO DE MAYOR CUANTÍA   EN LAS OBLIGACIONES DE NO HACER   112.  Fuentes  legales.  Artículo  544:  “las  disposiciones  que  preceden  se  aplicarán también  a  la  obligación  de  no  hacer  cuando  se  convierta  en  la  destruir  la  obra hecha...” Por lo tanto este juicio se rige por:  a) Art. 530 al 543, que tendrán aplicación preferente por ser especiales, y  b) Art.  438  al  478  cuando  sean  aplicables  y  no  sean  modificados  por  los  artículos anteriores.   113. Campo de aplicación. La cuantía debe ser mayor de 10 UTM, y la obligación debe ser de no hacer. Ejemplo: no construir una muralla.   114.  Derechos  del  acreedor  ante  el  incumplimiento  de  una  obligación  de  no hacer.  El  artículo  1555  CC  dice  que  infringida  la  obligación  de  no  hacer  por  el deudor, es previo determinar si se puede destruir la obra hecha.  Si  no  se  puede  destruir,  la  obligación  se  convierte  en  el  pago  de  todo perjuicio al acreedor. En cambio, si se puede destruir la obra hecha, en seguida hay que distinguir si dicha destrucción es necesaria para el objeto que se tuvo en miras al tiempo de contratar, o no.  Si la destrucción es necesaria, será el deudor obligado a ello, o autorizado el acreedor para que se lleve a cabo a expensas del deudor (obligaciones de hacer). Si la destrucción no es necesaria, deberán pagarse los perjuicios.  Sin embargo, aun cuando la destrucción sea necesaria, si dicho objeto puede cumplirse mediante otros medios, será oído el deudor que se allane a prestarlos y se formará un incidente (art. 544 inc.2).  Hay  que  recordar  que  si  la  obligación  se  convierte  en  la  de  indemnizar perjuicios, por su naturaleza ilíquida, sólo podrá ventilarse en juicio declarativo u ordinario.   115.  Requisitos  de  procedencia  de  la  acción  ejecutiva  en  las  obligaciones de  no hacer. Son:  a) Que la obligación conste en un título ejecutivo del art. 434 (art. 530 y 544).  b) Que sea actualmente exigible (art. 530 y 544).  c) Que la obligación se convierta en la destruir la obra hecha, debiendo constar  en el mismo título que la destrucción es necesaria para el objeto que se tuvo  en  mira  para  contratar  y  que  dicho  objeto  no  puede  obtenerse  por  otros  medios (art. 544).  65
  • 66. d) Que la acción ejecutiva no esté prescrita (art. 442, 531, 544).  Entonces vemos que si se cumplen estos requisitos, se tramitará como el juicio ejecutivo  en  obligaciones  de  hacer,  apremiando  al  deudor,  o  autorizando  al acreedor para hacer a expensas del deudor.    66
  • 67. Capítulo quinto    EL JUICIO EJECUTIVO DE MÍNIMA CUANTÍA   116.  Reglamentación.  Se  encuentra  reglado  en  los  arts.  729  y  siguientes  del  CPC. En  los  casos  no  previstos  en  esas  normas  especiales,  se  aplicarán  las  reglas  del juicio ejecutivo de mayor cuantía si la cuestión deducida es también ejecutiva (art. 738).  117.  Aplicación.  Este  procedimiento  se  aplica  cuando  concurren  los  siguientes requisitos:   a)  No  tengan  señalada  en  la  ley  un  procedimiento  especial  para  su tramitación.   b) La cuantía del juicio no debe ser superior a 10 UTM.  118.  Tramitación.  Su  estudio  se  limita  a  ver  qué  modificaciones  se  contemplan respecto  del  juicio  ejecutivo  de  mayor  cuantía,  tanto  respecto  del  cuaderno ejecutivo como el cuaderno de apremio.  119. Modificaciones respecto del cuaderno ejecutivo.   a) La demanda ejecutiva puede ser deducida verbalmente (art. 704).  b) Si el examen de la demanda ejecutiva concluye que la acción deducida no procede como ejecutiva, el tribunal lo declarará así y dará curso a la demanda en conformidad al procedimiento ordinario de mínima cuantía (art. 729, inc. 2°).  c)  Requerimiento  de  pago.  Se  practica  personalmente  por  un  receptor,  y  si no lo hay, por medio de un vecino de la confianza del tribunal, que sea mayor de edad y sepa leer y escribir, o por un miembro del Cuerpo de Carabineros (arts. 730 y  705).  Esos  mismos  podrán  efectuar  la  notificación  por  el  art.  44,  cuando  fuere procedente.  d) Oposición y posterior curso del procedimiento. El ejecutado tiene 4 días más el término de emplazamiento del art. 259 para oponerse a la demanda (art. 733 inc. 1°). Su oposición sólo podrá fundarse en las excepciones indicadas en los arts. 464 y 534 (art. 733 inc. 2°).   Si  las  excepciones  opuestas  son  legales,  citará  a  las  partes  a  una  audiencia próxima para que se proceda a rendir la prueba en la forma prevista para el juicio de  mínima  cuantía  como  se  dispone  en  el  art.  710  y  siguientes,  hasta  dictar sentencia, mandando llevar adelante la ejecución o absolviendo al demandado (art. 733 inc. 3°). La citación se notificará al ejecutado en el acto mismo de formular su oposición y al ejecutante, por cedula (art. 733 inc. 4°).  67
  • 68.   Si  las  excepciones  opuestas  no  son  legales  o  no  se  oponen  excepciones,  se procederá  conforme  al  art.  472,  es  decir,  bastará  para  proseguir  el  procedimiento ejecutivo  el  mandamiento  de  ejecución  y  embargo  hasta  hacerse  entero  pago  al acreedor sin necesidad de dictar sentencia (art. 733 inc. final).  120. Modificaciones respecto del cuaderno de apremio.   a)  Menciones  del  mandamiento.  Debe  disponer  el  embargo  de  bienes suficientes y designar un depositario, que puede ser el mismo deudor (art. 729 inc. 1°).   b)  Depositario.  Tendrá  de  inmediato  el  carácter  de  depositario  definitivo (art. 729 inc. 1°). Éste incurrirá en las penas del art. 471 del Código Penal, cuando incurra  en  las  conductas  contempladas  en  el  art.  732,  presumiéndose  éstas  en determinados casos (art. 732 inc. 2°).   c)  El  embargo.  La  misma  persona  que  practique  el  requerimiento,  podrá efectuar el embargo (art. 731 inc. 1°). De la diligencia se levantará acta. Si el deudor no está presente, se deberá dejar copia del acta en su domicilio (art. 730, segunda parte).   d) Tasación. Los bienes los tasará el juez, quien podrá oír peritos designados conforme al art. 720 (art. 734).   e) Remate. Tasados los bienes, el juez ordenará su remate, previa citación de las partes (art. 735). Tratándose de bienes raíces o de derechos reales constituidos en ellos, además debe publicarse 3 avisos en un diario de la comuna del inmueble. El  remate  se  efectuará  sólo  en  los  días  1°  y  15  de  cada  mes.  Las  posturas comenzarán por dos tercios de la tasación.   f) Acta de remate y la escritura pública. Cuando sean bienes raíces, el acta se extenderá  en  el  libro  de  sentencias  y  será  suscrita  por  el  juez  y  el  secretario  (art. 736). La escritura definitiva se otorgará ante Notario y será suscrita por el juez ante quien se haya hecho el remate y por el subastador o quien tenga poder.   g)  Procedimiento  incidental  para  el  cumplimiento  de  un  fallo  de  mínima cuantía,  con  las  modificaciones  que  indica.  Acá  rigen  las  disposiciones  del  Título XIX  del  Libro  I,  pero  las  peticiones  de  las  partes,  las  notificaciones  y  el procedimiento  de  apremio  deberá  sujetarse  a  las  reglas  del  Título  en  estudio.  La oposición del demandado cuando sea procedente conforme al art. 234, se proveerá citando a las partes a una audiencia próxima para que concurran a ella con todos sus medios de prueba (art. 737).  68
  • 69. JUICIO SUMARIO  Arts. 680 a 692. I.‐   GENERALIDADES. 1.  Definición.  El  procedimiento  sumario  es  un  procedimiento  de  tramitación breve  establecido  para  los  casos  en  que  la  naturaleza  de  la  acción  deducida requiere  una  tramitación  rápida  para  que  sea  eficaz  y  para  ciertos  asuntos taxativamente enumerados por el legislador. 2.  Ámbito  de  aplicación  de  este  procedimiento.  El  art.  680  señala  dos situaciones en que es aplicable el procedimiento sumario:  1.‐  Aplicación  general:  El  procedimiento  sumario  se  aplica  cuando  la  acción deducida requiere por su naturaleza una tramitación rápida para que sea eficaz y siempre que el legislador no haya previsto otra regla especial. Quién determina si la naturaleza de la acción deducida requiere una tramitación rápida para que sea eficaz es el juez.  2.‐ Aplicación especial: Además tiene una aplicación especial en los casos del inc.  2°  del  mismo  artículo.  En  estos  casos  es  obligatorio  aplicar  el  procedimiento sumario, él no queda sujeto al criterio del juez ello por la forma verbal ʺdeberáʺ. El juicio sumario debe aplicarse en los siguientes casos: 1° Los casos en que la ley ordene proceder sumariamente, o breve y sumariamente, o en otra forma análoga. Ejemplos: arts. 271, 612 y 754 CPC. 2° A las cuestiones que se susciten sobre constitución, ejercicio, modificación o extinción de servidumbres  naturales  o  legales  ‐no  voluntarias‐  y  sobre  las  prestaciones  a  que  ellas  den lugar. 3°  A  los  juicios  sobre  cobro  de  honorarios,  excepto  el  caso  del  art.  697.  Si  se  trata  de honorarios  causados  en  juicio,  se  aplica  el  procedimiento  incidental  o  el  juicio sumario, a elección del demandante. 4°  A  los  juicios  sobre  remoción  de  guardadores  y  a  los  que  se  susciten  entre  los representantes legales y sus representados. 5° A los juicios sobre separación de bienes. 6° A los juicios sobre depósitos necesario y comodato precario. 7°  A  los  juicios  en  que  se  deduzcan  acciones  ordinarias  a  que  se  hayan  convertido  las ejecutivas,  en  virtud  de  lo  dispuesto  en  el  art.  2515  CC.  Las  acciones  ejecutivas  se extinguen  por  prescripción  de  3  años  y  las  acciones  ordinarias  prescriben  en  5  69
  • 70. años.  Una  acción  ejecutiva  que  a  los  3  años  prescribe  como  tal  subsisten  como ordinaria por 2 años más. Art. 2513 CC 8°  A  los  juicios  en  que  se  persiga  únicamente  la  declaración  impuesta  por  la  ley  o  el contrato, de rendir una cuenta, sin perjuicio de lo dispuesto en el art. 696. Con el juicio sumario no se puede perseguir la cuenta misma, sino que solamente la declaración judicial acerca de la existencia de la obligación de rendir cuenta. Todo lo relativo a la cuenta misma es materia de un juicio especial que es el juicio de cuentas. Arts. 693 y siguientes. 9° A los juicios en que se ejercita el derecho que concede el art. 945 CC para hacer cegar un pozo.  Dicho  art.  está  derogado  por  lo  cual  la  referencia  debe  entenderse  hecha  al art. 65 del Código de Aguas. 3.  Características del juicio sumario. a) Es un procedimiento rápido. Sus trámites se reducen a la demanda, audiencia  de discusión y conciliación, fase probatoria y sentencia. b) Puede ser declarativo, constitutivo o de condena, según sea la pretensión hecha  valer en la demanda. c) Recibe aplicación el principio formativo de la concentración. d) Se consagra legalmente la aplicación del principio de la oralidad (art. 682). e) Procede el cambio o substitución de procedimiento a juicio ordinario, cuando es  de  aplicación  general  (art.  680  inc.  1°)  pero  nunca  cuando  es  de  aplicación  especial.  El  legislador  faculta  a  cualquiera  de  las  partes  para  solicitar  el  cambio  de  procedimiento,  de  sumario a ordinario, y viceversa. La solicitud se tramitará como incidente. Es un incidente de  previo y especial pronunciamiento.  En  cuanto  a  la  oportunidad  para  promover  este  incidente  nada  se  ha  dicho,  por  lo  cual  se  estima que puede hacerse en cualquier estado del juicio y una vez que concurran los motivos  fundados para sustituir el procedimiento. Otros dicen que la sustitución de sumario a ordinario  debería solicitarse sólo en la audiencia; y de ordinario a sumario, sólo como excepción dilatoria,  antes de contestar la demanda. f) Puede  accederse  provisionalmente  a  la  demanda  (art.  684),  cumpliendo  con  2  requisitos:  1) Que la audiencia se desarrolle en rebeldía de la parte demandada, y  2) Que el demandante invoque fundamentos plausibles g) Procede la citación de los parientes (art. 689).  70
  • 71. h) Los  incidentes  deben  promoverse  y  tramitarse  en  la  misma  audiencia  de  discusión,  conjuntamente  con  la  cuestión  principal,  sin  paralizar  el  curso  de  ésta (art. 690 inc. 1°). i) Procede,  como  regla  general,  que  se  conceda  la  apelación  en  el  sólo  efecto  devolutivo  y  no  en  ambos  efectos,  respecto  de  las  resoluciones  que  se  dictan  dentro de él. Sin embargo, se concederá en ambos efectos:  - Cuando  la  apelación  se  interponga  contra  la  resolución  que  dispone  el  cambio de juicio ordinario a sumario.  - Cuando  la  apelación  se  interponga  contra  sentencia  definitiva,  cualquiera sea la parte que intente el recurso (art. 691).  No  obstante,  se  concederá  en  el  sólo  efecto  devolutivo  cuando,  concedida  de  esa  forma  (ambos  efectos)  hayan  de  eludirse  sus  resultados  (art.  691,  inc.  1°  parte final). j) El tribunal de segunda instancia posee un mayor grado de competencia para la  dictación  de  la  sentencia  definitiva  que  en  el  juicio  ordinario  ya  que  la  respectiva  Corte,  a  solicitud  de  parte,  podrá  pronunciarse  sobre  todas  las  cuestiones  que  se  hayan  debatido  en  primera  instancia  para  ser  falladas  en  definitiva, aun cuando el fallo apelado no las haya resuelto (art. 692). II.‐   TRAMITACIÓN. 1.   El juicio sumario puede comenzar por medida prejudicial o por demanda (art. 253 en relación con el art. 3 CPC). La providencia que recae sobre la demanda dependerá de si el demandado se encuentra o no en el lugar del juicio.   a) Si lo está, el tribunal proveerá citando a las partes a un comparendo al 5º día hábil después de la última notificación (Art. 683).   b)  Si  el  demandado  no  se  encuentra  en  el  lugar  del  juicio  el  plazo  se ampliará de acuerdo a lo dispuesto por el art. 259. Cabe hacer presente que en este juicio no cabe el aumento de tres días contemplado en el art. 258 inc. 2°. 2.   La audiencia o comparendo de discusión y conciliación. Debe celebrarse el día y a la hora que corresponda. Hay que distinguir:  1.‐ Concurren ambas partes. El demandante ratificará su demanda y pedirá que sea acogida  con  costas.  El  demandado  puede  defenderse  verbalmente,  caso  en  el  cual  debe  dejarse  constancia en el acta. Los incidentes deben promoverse en la misma audiencia (Art. 690).  71
  • 72. Producida  la  defensa  del  demandado,  el  tribunal  debe  llevar  a  cabo  el  ofrecimiento  de  la  conciliación obligatoria. No produciéndose ella totalmente, el tribunal procederá a recibir la  causa a prueba o citará a las partes para oír sentencia (Art. 683 inc. 2º).  Se discute si el demandado en un procedimiento sumario puede o no reconvenir, porque la  ley nada dice en el título respectivo. Maturana piensa que no cabe aplicar la reconvención  por cuanto:  a) No está reglamentada especialmente respecto de este procedimiento;   b) En  este  procedimiento  no  se  contemplan  los  trámites  de  réplica  y  dúplica,  indispensables para que la reconvención opere;    c) La  ley  18.101  ‐que  hace  aplicable  el  procedimiento  sumario‐  consagra  expresamente la reconvención.  d) La jurisprudencia así se ha manifestado (Corte Suprema, RDJ, Tomo 61, sec. 1.,  p.272).  2.‐  Comparendo  se  verifica  en  rebeldía  del  demandado.  En  este  caso  el  juez  tendrá  por  evacuada  la  contestación  de  la  demanda  y  por  efectuado  el  llamado  a  conciliación  obligatoria.  Examinará  los  autos  y  verá  si  existen  hechos  sustanciales,  pertinentes  y  controvertidos para ver si recibe la causa a prueba.   Ahora  bien,  el  demandante  ‐en  rebeldía  del  demandado‐  puede  solicitar  que  se  acceda  provisionalmente a la demanda, existiendo motivo o fundamento plausible (art. 684 inc. 1º).  En la práctica, esta vía es poco utilizada.   Cuando  el  tribunal  accede  provisionalmente  a  lo  pedido  en  la  demanda,  el  demandado  puede tomar dos actitudes ya sea conjunta o separadamente:  a) Apelar de la resolución que accedió provisionalmente a la demanda (art. 691 inc.  2°).  b)  Formular  oposición  dentro  del  plazo  de  5  días.  Esta  oposición  no  suspende  el  cumplimiento de la resolución dictada.  Y  si  el  demandado  formula  oposición  el  tribunal  debe  citar  a  las  partes  a  una  nueva  audiencia  en  el  5º  día  hábil  contado  desde  la  última  notificación  (art.  684  inc.  2º).  Este  comparendo es igual que el anterior (de discusión), pero sin alterar la condición jurídica de  las  partes:  es  decir,  el  demandado  seguirá  siendo  demandado  y  el  demandante  seguirá  siendo demandante. En el comparendo sólo se discutirá la procedencia o improcedencia de  la resolución que accede provisionalmente a la demanda.  Si  el  demandado  no  formula  oposición  dentro  del  plazo  legal,  el  tribunal  debe  recibir  la  causa a prueba o citará a las partes para oír sentencia (art. 685). 3.   La  resolución  que  recibe  la  causa  a  prueba  y  el  término  probatorio.  La prueba  en  el  procedimiento  sumario  se  rendirá  en  los  plazos  y  en  la  forma establecidos  para  los  incidentes  (art.  686).  Sin  perjuicio  ello,  la  jurisprudencia  ha concluido  que  la  resolución  que  recibe  la  causa  a  prueba  se  notifica  por  cédula,  72
  • 73. puesto  que  esa  resolución  es  previa  a  la  prueba  misma,  y,  por  ende,  no  quedaría comprendido dentro de las expresiones “plazo y forma”. 4.   Citación  para  oír  sentencia.  Vencido  el  término  probatorio  el  tribunal,  de inmediato, citará a las partes para oír sentencia (art. 687). 5.   Sentencia definitiva. Las resoluciones en el procedimiento sumario deberán dictarse dentro del segundo día. La sentencia definitiva deberá dictarse en el plazo de  los  diez  días  siguientes  a  la  fecha  de  la  resolución  que  citó  a  las  partes  a  oír sentencia.  JUICIO DE HACIENDA  Arts. 748 a 752  1.  El  Consejo  de  Defensa  del  Estado.  El  CDE  es  un  organismo  público, descentralizado,  dotado  de  personalidad  jurídica  y  compuesto  por  abogados consejeros  y  de  planta,  regido  por  ley  y  con  sede  en  Santiago.  Le  corresponde  la defensa  judicial  de  los  intereses  del  Estado.  Su  Presidente  es  un  cargo  de  la exclusiva confianza del Presidente de la República. Son representantes del Fisco:  a) Presidente del Consejo de Defensa del Estado  b) Abogados Procuradores Fiscales, en cada ciudad asiento de Corte.  2.  Concepto de Juicio de Hacienda. Es aquel juicio en que tiene interés el Fisco y cuyo conocimiento corresponde a los tribunales ordinarios de justicia.  3.  Tribunal  competente.  Podemos  distinguir  tres  situaciones  en  materia  de competencia:   1)  Cuando  el  Fisco  es  demandado,  el  demandante  debe  interponer  su demanda  ante  un  juez  de  letras  asiento  de  Corte,  cualquiera  sea  su  cuantía.  Su razón  radica  en  que  en  cada  ciudad  asiento  de  Corte  debe  haber  un  abogado Procurador Fiscal del CDE.   2) Cuando el Fisco es demandante, puede optar por demandar ante un juez de letras asiento de Corte o ante el juez del domicilio del demandado.   3)  Cuando  se  trate  de  un  asunto  no  contencioso,  se  aplica  la  misma  regla anterior.      73
  • 74. 4.  Tramitación. De acuerdo al art. 748 CPC, se substancia siempre por escrito, por  las  normas  del  juicio  ordinario  de  mayor  cuantía,  con  las  siguientes modificaciones:  a)  Se  omiten  los  escritos  de  réplica  y  dúplica,  siempre  que  la  cuantía  del negocio no exceda de las 500 UTM.  b)  Se  debía  oír  al  Ministerio  Público  antes  de  la  prueba  y  de  la  sentencia definitiva. En la actualidad esta norma no tiene aplicación.  c)  Notificaciones.  El  Presidente  de  CDE  puede  conferir  la  calidad  de receptores  judiciales  a  funcionarios  de  las  Plantas  Directivas,  Profesionales  y Técnicas  para  que  practiquen  las  actuaciones  inherentes  a  ese  cargo.  Esos receptores se sujetan a las mismas normas establecidas para dichos funcionarios en el COT.  d)  Mandato  Judicial.  El  patrocinio  y  poder  conferido  no  requiere  la concurrencia  personal  de  los  poderdantes  (Presidente  CDE  y  Abogados Procuradores Fiscales). Basta la exhibición de una credencial.  e)  Término  de  emplazamiento.  Cuando  el  Fisco  sea  demandado,  el  plazo será  de  15  días  aumentado  con  el  emplazamiento  que  corresponda  a  la  distancia entre Santiago y el lugar en que se promueva la acción (art. 49 DFL 1).  f)  Absolución  de  posiciones.  El  Presidente  del  CDE,  los  Abogados Procuradores  y  Apoderados  del  Fisco,  no  tendrán  la  facultad  de  absolver posiciones  en  representación  del  Fisco,  salvo  sean  llamados  para  absolver posiciones sobre hechos propios (art. 43 DFL 1).  g) Deben ser consultadas las sentencias definitivas de primera instancia que se dicten en los juicios de hacienda que sean desfavorables al interés fiscal, cuando de ellas no se apelare (art. 751).  La Consulta no constituye una instancia ni un recurso, sino que es un trámite procesal de  orden público establecido por el legislador, en virtud del cual se vela por el resguardo de los  intereses públicos o sociales que pueden verse comprometidos en un proceso, consagrado para  permitir que se revise el fallo de un tribunal de primera instancia por el superior para el evento  que no se haya revisado por la vía del recurso de apelación.  Se aplica este trámite cuando la sentencia es desfavorable al Fisco, entendiéndose por tal:  a) Cuando no acoge totalmente la demanda del Fisco;  b) Cuando no acoge totalmente la reconvención del Fisco;  c) Cuando no rechaza totalmente la demanda deducida contra el Fisco; y  d) Cuando no rechaza totalmente la reconvención deducida contra el Fisco.   74
  • 75. Una  vez  que  el  tribunal  de  alzada  reciba  la  sentencia  la  revisará  en  cuenta  para  ver  si  se  ajusta o no a derecho.  1) Si la sentencia no le mereciere reparos, ordenará cumplirla  2) Si estima dudosa la legalidad del fallo, dictará una resolución en la cual señalará los  puntos que le merezcan dudosos y ordenará traer los autos en relación. La vista de  la causa se radicará en la misma sala que conoció la consulta.  5.   Cumplimiento  de  las  sentencias  condenatorias  contra  el  Fisco  en  los Juicios  de  Hacienda.  Las  sentencias  deben  cumplirse  dentro  de  los  60  días siguientes  a  la  recepción  del  oficio  del  tribunal  dirigido  al  Ministerio  respectivo, mediante la dictación del correspondiente decreto por éste (art. 752). Los trámites que se contemplan son los siguientes:   a) Certificado de ejecutoriedad de la sentencia.   b) Remisión de oficios al Ministerio respectivo y al CDE junto a los cuales irá una copia o fotocopia autorizada de la sentencia y con certificado de ejecutoria. El Presidente  del  CDE  deberá  informar  a  quién  debe  hacerse  el  pago  y  remitirá  el informe al Ministerio dentro de 30 días.   c) Dictación del decreto que ordene el pago respectivo dentro de 60 días, el cual dispondrá el pago con reajustes e intereses que se devenguen hasta el día del pago.   d) Pago por Tesorería.   JUICIO DE NULIDAD DE MATRIMONIO Y DIVORCIO  Arts. 753 a 757 CPC  1.  Juicios  de  nulidad  de  matrimonio  y  de  divorcio  perpetuo.  Al  respecto  se contemplan las siguientes normas:  1) Se substancian de acuerdo a las normas del juicio ordinario (art. 753).  2)  Procede  la  consulta  respecto  de  las  sentencias  definitivas  de  primera instancia  que  dan  lugar  a  la  demanda  de  nulidad  de  matrimonio  y  de  divorcio perpetuo y que no sean apeladas.  3)  Tramitación  de  la  consulta.  A  este  respecto,  remitirse  a  lo  explicado respecto  a  la  consulta  en  el  juicio  de  hacienda.  Se  diferencia  a  aquél  sólo  en  que cuando el tribunal de alzada retiene el proceso porque estima dudosa la legalidad del  fallo,  no  debe  señalar  los  puntos  que  le  merecen  duda  y  en  que  debe  oír  al ministerio público. En consecuencia, evacuada que sea la vista de al Fiscal, deberá ordenarse traer los autos en relación.  2.  Juicio  de  divorcio  temporal.  Se  tramita  de  acuerdo  a  las  normas  del  juicio sumario (art. 754). En este proceso no recibe aplicación el trámite de la consulta.  75
  • 76.  3.  Reglas comunes a los juicios de nulidad de matrimonio, divorcio perpetuo y temporal.   1) El legislador permite la tramitación de diversas materias de acuerdo a las reglas de los incidentes, en cuaderno separado y sin suspender el curso de la causa principal (arts. 755 y 757).   2) Se contempla un poder cautelar general para que el juez adopte medidas en  protección  de  la  mujer.  A  petición  de  ésta,  el  juez  puede  ejercer  tales  poderes con el fin de asegurar sus intereses (art. 755 inciso final).   3)  Reserva  o  secreto  relativo  de  los  procesos.  Puede  disponerse  que  estos procesos se mantengan reservados, siempre que el tribunal lo estime conveniente (art. 756).   4)  Cumplimiento  de  las  sentencias  definitivas  que  declaren  la  nulidad  o  el divorcio. Ejecutoriadas que sean éstas, deberá requerirse su subinscripción ante el Registro Civil. A partir de ésta, la sentencia producirá efectos respecto de terceros.   JUICIO ESPECIALES SEGUIDOS ANTE ÁRBITROS  1°.  LOS ÁRBITROS. a.   Definición. Es aquel nombrado por las partes, o por la autoridad judicial en subsidio, para la resolución de un asunto litigioso (art. 222 COT).  b.   Clasificación.  Se  clasifican  en  árbitros  de  derecho,  árbitros    arbitradores  o amigables componedores y árbitros mixtos (art. 223 COT)  c.   Árbitro  de  derecho.  Es  aquel  que  falla  con  acuerdo  a  la  ley  y  se  somete, tanto a la tramitación como en el pronunciamiento de la sentencia definitiva, a las reglas  establecidas  para  los  jueces  ordinarios,  según  la  naturaleza  de  la  acción deducida.  d.   Árbitro arbitrador. Es aquel que falla obedeciendo a lo que su prudencia y la equidad le dictaren, y no estará obligado a guardar en sus procedimientos o en su  fallo  sujeción  a  otras  reglas    distintas  a    aquellas  que  las  partes  le  hayan expresado  en  el  acto  constitutivo  del  compromiso,  y  si  estás  nada  hubieren expresado, a las que se establecen para este caso en el CPC.  e.   Árbitro  mixto.  Es  aquel  árbitro  de  derecho  a  quien  se  conceden  facultades de  arbitrador  en  cuanto  al  procedimiento,  debiendo  limitarse  en  el pronunciamiento de la sentencia definitiva a la aplicación estricta de la ley.  76
  • 77.  2°.  EL PROCEDIMIENTO ANTE LOS ÁRBITROS DE DERECHO. a.   Regla  general.  Los  árbitros  de  derecho  deben  someterse  tanto  en  la tramitación como en el pronunciamiento de la sentencia a las reglas que establece la ley para los jueces ordinarios, según la naturaleza de la acción deducida (art. 628 inc. 1°)  b.   Reglas  especiales.  Los  árbitros,  además,  deben  cumplir  con  las  siguientes reglas:   1. Deben nombrar un actuario (art. 632).    2. Notificaciones. Deben hacerse de la forma que unánimemente acuerden  las partes. A falta de acuerdo, personalmente o por cédula (art. 629).   3. Apremio de testigos. El juez árbitro no puede compeler a ningún testigo  para  que  comparezca.  Sólo  puede  tomar  declaraciones  de  los  que  voluntariamente  se  presenten  a  darlas.  Cuando  un  testigo  se  niegue  a  declarar, el árbitro podrá pedir al tribunal ordinario correspondiente que   practique  la  diligencia.  Los  tribunales  podrán  cometer  esta  diligencia  al  árbitro mismo asistido por un ministro de fe (art. 633).    4. Diligencias  fuera  del  lugar  del  juicio.  Para  llevarlas  a  cabo  el  árbitro  podrá  pedir  al  tribunal  ordinario  correspondiente  que  practique  la  diligencia, dirigiéndole la comunicación que corresponda al tribunal que  deba conocer dichas diligencias (art. 634).   5. Dictación de sentencia en caso de pluralidad de árbitros. Todos deben  concurrir a dictarla, así como a cualquier acto de substanciación, a menos  que las partes acuerden otra cosa.   En caso de no haber acuerdo, se reunirá con ellos el tercero si lo hay y la  mayoría  dictará  la  resolución.  Si  no  hay  mayoría  en  la  dictación  de  cualquier  resolución,  siempre  y  cuando  no  sean  apelables,  quedará  sin  efecto  el  compromiso  si  éste  es  voluntario.  Si  es  forzoso,  se  designarán  nuevos árbitros.  Cuando  pueda  deducirse  apelación,  casa  opinión  se  estimará  como  resolución distinta, y se elevarán los antecedentes al tribunal de alzada,  para  que  resuelva  como  sea  de  derecho  sobre  el  punto  que  haya  motivado el desacuerdo de los árbitros (arts. 630 y 631).    77
  • 78. 6. Recursos.  En  contra  de  sentencias  arbitrales  se  pueden  interponer  los  recursos  de  apelación  y  casación  en  la  forma,  para  ser  resueltos  por  el  tribunal que habría conocido de él si el proceso no se hubiera sometido a  compromiso (art. 239 COT).   Tratándose  de  casación  en  el  fondo,  éste  procede  en  contra  de  sentencias  definitivas inapelables pronunciadas por un tribunal arbitral de segunda  instancia constituido por árbitros de derecho (art. 767 CPC).  Además  procede  el  recurso  de  queja,  si  en  las  resoluciones  se  incurre  en  falta o abuso y conocerá la Corte de Apelaciones respectiva (art. 63 N°2,  letra b) COT).   7. Cumplimiento de la sentencia dictada por un árbitro de derecho. Para  la  ejecución  de  sentencias  definitivas,  se  podrá  ocurrir  al  árbitro  que  la  dictó o al tribunal ordinario correspondiente, a elección del interesado.   Tratándose  de  otras  resoluciones,  corresponde  al  árbitro  ordenar  su  ejecución.   Sin embargo, cuando el cumplimiento exija procedimientos de apremio o  al  empleo  de  otras  medidas  compulsivas,  o  cuando  haya  de  afectar  a  terceros  que  no  sean  parte  en  el  compromiso,  deberá  ocurrirse  a  la  justicia ordinaria para la ejecución de lo resuelto.  3°.  EL PROCEDIMIENTO ANTE LOS ÁRBITROS ARBITRADORES. 1.   Procedimiento. Al regir el principio del orden consecutivo convencional, el árbitro  está  obligado  a  guardar  en  su  procedimiento  y  fallo  las  normas  que  las partes  hayan  expresado  en  el  acto  constitutivo  del  compromiso  (art.  636  inc.  1°). Ante  falta  de  esas  normas,  regirán  las  normas  mínimas  de  procedimiento establecidas  en  el  Párrafo  2°  del  Título  VIII  del  Libro  III  del  CPC,  que  puede resumirse en lo siguiente:   a) El árbitro arbitrador debe oír a todas las partes    b)  El  árbitro  arbitrador  debe  recibir  y  agregar  al  proceso  los  instrumentos que  las  partes  le  presenten  (art.  637).  Además,  puede  practicar  las  diligencias necesarias para conocer los hechos (art. 637 y 638).  2.   Para los árbitros arbitradores es facultativo designar un actuario. Art. 639: “según lo estime conveniente…”  3.  La  sentencia  del  árbitro  arbitrador.  El  árbitro  arbitrador  puede  dictar  su fallo en el sentido que la prudencia y equidad le dicten (art. 637). Los requisitos de la sentencia son:   1°. La designación de las partes litigantes.  78
  • 79.   2°. La enunciación breve de las peticiones sometidas por el demandante.  3°. La misma enunciación de la defensa alegada por el demandado.  4°. Las razones de prudencia o de equidad que le sirven de fundamento  la sentencia; y  5°. La decisión del asunto controvertido.   Además,  debe  indicar  la  fecha  y  el  lugar  en  que  se  expide,  la  firma  del arbitrador  y  debe  ser  autorizada  por  un  ministro  de  fe  o  por  dos  testigos,  en  su defecto.  4.  Dictación de la sentencia en caso de existir pluralidad de árbitros. Todos deben  concurrir  a  dictarla,  así  como  a  cualquier  acto  de  substanciación,  a  menos que las partes acuerden otra cosa.   No  poniéndose  de  acuerdo  los  árbitros,  se  reunirá  con  ellos  el  tercero  si  lo hay y la mayoría pronunciará resolución.   No  pudiéndose  obtener  mayoría  en  el  pronunciamiento  de  la  sentencia definitiva o de otra clase de resoluciones, quedará sin efecto si no puede deducirse apelación.  Habiendo  lugar  a  este  recurso,  se  elevarán  los  antecedentes  a  los arbitradores  de  segunda  instancia  para  que  resuelvan  como  estimen  conveniente sobre la cuestión que motiva el desacuerdo (art 642).  5.   Recursos.  Contra  una  sentencia  del  arbitro  arbitrador  sólo  habrá  lugar  a recurso de apelación cuando las partes, en el compromiso, expresan que se reservan ese  recurso  ante  árbitros  del  mismo  carácter  y  designen  las  personas  que  han  de desempeñar el encargo (arts. 239 COT y 642 CPC).  El  recurso  de  casación  en  la  forma,  procede  en  contra  de  la  sentencia  dictada por  árbitros  arbitradores  (art.  239  COT),  aplicándose  a  su  respecto  las  reglas generales contenidas en el Libro III del CPC.  El recurso de casación en el fondo no procederá en caso alguno en contra de las sentencias de los arbitradores de acuerdo a lo establecido en el inciso 2° del art. 239 COT.  También  procede  recurso  de  queja,  si  se  ha  incurrido  en  flagrante  falta  o abuso, siendo competente la Corte de Apelaciones respectiva (art. 63 N°2, letra b) COT).  6.   Cumplimiento de la sentencia dictada por un árbitro arbitrador. Se aplica lo ya señalado respecto a los árbitros de derecho.       79
  • 80. LOS ACTOS JUDICIALES NO CONTENCIOSOS   CAPÍTULO I.   REGLAS COMUNES.  1.  Generalidades. Los actos judiciales no contenciosos son aquellos que según la ley requieren la intervención del juez y en que no se promueve contienda alguna entre  partes.  Para  encontrarnos  frente  a  uno,  es  necesario  que  concurran copulativamente dos requisitos:   a. Existencia de una ley en que expresamente se requiera la intervención de un tribunal.   b. Ausencia de conflicto.   En este tipo de procedimientos rige el principio inquisitivo (art. 820) y el de apreciación de la prueba de la sana crítica (art. 819).  2.  Reglas  de  competencia.  Respecto  a  la  competencia  absoluta:  Son competentes  para  conocer  de  estos  asuntos  los  juzgados  de  letras  (art.  45,  N°2, inciso  2°  COT),  salvo  lo  dispuesto  en  el  art.  494  del  CC,  que  se  refiere  a  la designación  del  curador  ad  litem.  Respecto  a  la  competencia  relativa,  la  norma general  es  que  sea  competente  el  juez  letrado  del  lugar  donde  el  solicitante  o interesado tenga su domicilio (art. 134 COT).   Cabe  agregar  que  en  este  tipo  de  procedimientos  no  es  procedente  la prórroga  de  la  competencia  (art.  182  COT)  y  no  rige  la  regla  de  distribución  de causas, sino que la del turno (art. 179 COT).  3.  Interpretación  de  los  auxiliares  de  la  administración  de  justicia  en  los asuntos  no  contenciosos.  El  receptor  interviene  cada  vez  que  se  realice información  sumaria  de  testigos  y  en  otras  oportunidades.  El  defensor  público actúa en varias oportunidades Ej: arts. 824 inc. 2°, 825 y 855 inc. 2°.  4.  Procedimientos en particular. En el libro IV se contempla en procedimiento de  aplicación  general  y  una  serie  de  procedimientos  especiales.  Veremos  primero el general.             80
  • 81. CAPÍTULO II.   PROCEDIMIENTO GENERAL EN LOS ASUNTOS JUDICIALES NO  CONTENCIOSOS  1.  Forma  de  resolver  los  asuntos  no  contenciosos.  Los  tribunales  deben resolverlos  “con  conocimiento  de  causa”,  en  todos  aquellos  casos  en  que expresamente no se someta el asunto a un procedimiento especial (art. 818 inc. 1°). Para adquirir ese conocimiento puede utilizar a cualquier medio idóneo. El medio principal contemplado es la denominada “información sumaria” (art. 818 inc. 2°), que es la prueba de cualquiera especie, rendida sin notificación ni intervención de contradictor y sin previo señalamiento de término probatorio (art. 818 inc. 3°). La información sumaria de mayor utilización es la de testigos.    2.  La  información  sumaria  de  testigos.  Consiste  en  que  un  mínimo  de  dos testigos  comparezcan  ante  un  ministro  de  fe  (receptor),  el  cual,  en  un  acta,  los individualizará e indicará lo que éstos expresen acerca del hecho que dé base a la solicitud  del  interesado.  La  diligencia  termina  con  la  firma  de  todos  quienes intervienen.   No debe confundirse con la información para perpetua memoria (art. 909).  3.  Naturaleza  jurídica  de  la  resolución  que  se  dicta  en  un  procedimiento judicial no contencioso. Aunque en la práctica se califique como auto, la verdad es que,  según  el  art.  826,  es  una  sentencia  definitiva,  pues  establece  los  requisitos formales de la referida resolución.  4.  Clasificación  de  la  resolución  de  acuerdo  a  la  decisión  del  tribunal.  Se clasifican en:   a)  Resoluciones  positivas:  son  aquellas  que  dan  lugar  a  lo  solicitado  por  el interesado  y  que  pueden  ser  modificadas  mientras  se  encuentre  pendiente  su ejecución.   b)  Resoluciones  negativas:  son  aquellas  que  no  dan  lugar  a  lo  solicitado, pudiendo ser revocadas y modificadas sin limitación (art. 821).  5.  Régimen  de  recursos  y  medios  de  impugnación  de  resoluciones  que recaen sobre el acto judicial no contencioso.    a)  Se  pueden  revocar  o  modificar  sus  resoluciones  negativas  y  afirmativas (art. 821)   b) También proceden la apelación y casación, según las reglas generales (art. 822)   81
  • 82. 6.  La conversión del acto judicial no contencioso. Existe la posibilidad de que estos  procedimientos  se  conviertan  en  contenciosos.  En  efecto,  “si  a  la  solicitud presentada  se  hace  oposición  por  legítimo  contradictor,  se  hará  contencioso  el negocio y se sujetará a los trámites del juicio que corresponda.   Si  la  oposición  se  hace  por  quien  no  tiene  derecho,  el  tribunal, desestimándola de plano, dictará resolución sobre el negocio principal” (art. 823).   Hay que dilucidar los siguientes aspectos:  7.  Concepto  de  legítimo  contradictor.  La  ley  no  lo  define,  pero  podemos entenderlo  como  aquel  sujeto  (tercero)  que  en  una  gestión  no  contenciosa  se encuentra legalmente habilitado para oponerse a ella, toda vez que tiene un interés jurídicamente protegido tutelado, que tal procedimiento ha puesto en peligro.  8.  Alcance  de  voz  derecho.  La  expresión  del  art.  823  se  refiere  a  un  derecho subjetivo  substancial,  un  interés  jurídicamente  protegido  por  el  ordenamiento sustancial civil. En otras palabras, es el interés actual en que la oposición se funda.  9.  Oportunidad  procesal  para  ejercitar  la  oposición.  ¿Cuándo  precluye  la facultad  para  oponerse?  Según  Cristián  Maturana,  puede  hacerse  valer  en cualquier momento, incluso después de dictada la sentencia, pero antes de que ésta se  encuentre  cumplida.  Lo  anterior,  sin  perjuicio  de  otras  acciones  de  lato conocimiento  que  pudiera  intentar  en  contra  del  que  ha  obtenido  resolución positiva, como por ejemplo, la petición de herencia en contra de quien ha obtenido el “auto” de posesión efectiva.   La  duda  que  surge  es  la  siguiente:  ¿Puede  el  legítimo  contradictor  ser considerado  “interesado”  en  el  sentido  del  art.  821,  para  los  efectos  de  poder ejercer  recurso  de  revocación  que  tal  precepto  consagra?  Para  Maturana,  éste  no puede impetrar ese recurso puesto que sólo puede oponerse al trámite y no actuar dentro de él.  10.  Providencia  que  recae  en  el  escrito  de  oposición.  Si  en  concepto  del tribunal  concurren  los  requisitos  legales,  de  acuerdo  a  la  disposición  del  art.  823 inc.1°,  “se  hará  contencioso  el  negocio  y  se  sujetará  a  los  trámites  del  juicio  que corresponda,  pero  si  la  oposición  se  hace  por  quien  no  tiene  derecho,  la desestimará de plano”.  11.  Situación  jurídica  de  las  partes.  No  se  dice  nada  al  respecto.  Maturana estima  que  el  interesado  o  el  legítimo  contradictor  revestirán  el  carácter  de demandante o de demandado según quién sea el primero que asuma el carácter de sujeto activo en el juicio correspondiente.  82
  • 83. CAPÍTULO III.   LOS PROCEDIMIENTOS MÁS TRASCENDENTES CONTEMPLADOS EN EL  CPC    El  CPC  regula  en  el  Libro  IV  los  siguientes  procedimientos  especiales  no contenciosos. Veremos los más relevantes.  1.  EL INVENTARIO SOLEMNE.   a)  Definición.  Es  aquel  que  se  hace,  previo  decreto  judicial  por  el funcionario competente y con los requisitos que en artículo siguiente se expresan. Pueden  decretar  su  formación  los  jueces  árbitros  en  los  asuntos  de  que  conocen (art. 858 CPC).    b)  Requisitos.  El  inventario  solemne  se  extenderá  con  los  requisitos  que siguen:     1.º  Se  hará  ante  un  notario  y  dos  testigos  mayores  de  dieciocho  años,  que sepan  leer  y  escribir  y  sean  conocidos  del  notario.  Con  autorización  del  tribunal podrá hacer las veces de notario otro ministro de fe o un juez de menor cuantía;     2.º  El  notario  o  el  funcionario  que  lo  reemplace,  si  no  conoce  a  la  persona que hace la manifestación, la cual deberá ser, siempre que esté presente, el tenedor de  los  bienes,  se  cerciorará  ante  todo  de  su  identidad  y  la  hará  constar  en  la diligencia;     3.º  Se  expresará  en  letras  el  lugar,  día,  mes  y  año  en  que  comienza  y concluye cada parte del inventario;     4.º Antes de cerrado, el tenedor de los bienes o el que hace la manifestación de  ellos,  declarará  bajo  juramento  que  no  tiene  otros  que  manifestar  y  que deban figurar en el inventario; y     5.º  Será  firmado  por  dicho  tenedor  o  manifestante,  por  los  interesados  que hayan asistido, por el ministro de fe y por los testigos (art. 859).   c) Procedimiento.  “Se  citará  a  todos  los  interesados  conocidos  y  que  según  la  ley  tengan derecho de asistir al inventario.   Esta citación se hará personalmente a los que sean condueños de los bienes que deban inventariarse, si residen en el mismo territorio jurisdiccional. A los otros condueños y a los demás interesados, se les citará por medio de avisos publicados durante tres días en un diario de la comuna, o de la capital de la provincia o de la capital de la región, cuando allí no lo haya.   En representación de los que residan en país extranjero se citará al defensor de ausentes, a menos que por ellos se presente procurador con poder bastante.  83
  • 84.   El  ministro  de  fe  que  practique  el  inventario  dejará  constancia  en  la diligencia de haberse hecho la citación en forma legal”. (art. 860).  “Todo  inventario  comprenderá  la  descripción  o  noticia  de  los  bienes inventariados  en  la  forma  prevenida  por  los  artículos  382  y  384  del  CC  (bienes raíces, individualizándolos con sus títulos, escrituras, bienes muebles, etc.).   Pueden  figurar  en  el  inventario  los  bienes  que  existan  fuera  del  territorio jurisdiccional, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo siguiente”. (art. 861).  “Si  hay  bienes  que  inventariar  en  otro  territorio  jurisdiccional  y  lo  pide algún interesado presente, se expedirán exhortos a los jueces respectivos, a fin de que los hagan inventariar y remitan originales las diligencias obradas para unirlas a las principales”. (art. 862).    “Concluido  el  inventario,  se  protocolizará   en  el  registro  del  notario  que  lo haya formado, o en caso de haber intervenido otro ministro de fe, en el protocolo que designe el tribunal.   El  notario  deberá  dejar  constancia  de  la  protocolización  en  el  inventario mismo” (art. 863).  d) Ampliación del inventario. Es extensiva a todo inventario la disposición del artículo 383 del CC. (art. 864).     e) Inventario y tasación. Cuando la ley ordene que al inventario se agregue la  tasación  de  los  bienes,  podrá  el  tribunal,  al  tiempo  de  disponer  que  se inventaríen, designar también peritos para que hagan la tasación,  o reservar para más tarde esta operación.   Si  se  trata  de  objetos  muebles  podrá  designarse  al  mismo  notario  o funcionario que haga sus veces para que practique la tasación. (art. 865).    f)  Importancia  del  inventario  solemne.  A  este  procedimiento  debe recurrirse  toda  vez  que  se  deba  efectuar  un  inventario  en  que  existan  incapaces involucrados. Ejemplos: arts. 376 y 124 CC, y 881 y 882 CPC).  2.  LA  AUTORIZACIÓN  JUDICIAL  PARA  ENAJENAR,  GRAVAR  O  DAR  EN ARRENDAMIENTO  POR  LARGO  TIEMPO  BIENES  DE  INCAPACES  O  PARA  OBLIGAR  A ESTOS COMO FIADORES.    Está  reglamentada  en  el  art.  891  CPC  y  tiene  un  alcance  amplio  ya  que  no  se  limita  a  la enajenación y gravámenes civiles, sino que cubre a las sociedades y todos aquellos casos en que se administren bienes ajenos.  “Art.  891.  Cuando  deba  obtenerse  autorización  judicial  para  obligar  como  fiador  a  un incapaz, o para enajenar, gravar con hipoteca, censo o servidumbre, o para dar en arrendamiento sus bienes, se expresarán las causas o razones que exijan o legitimen estas medidas, acompañando los documentos necesarios u ofreciendo información sumaria para acreditarlas.   En todo caso se oirá el dictamen del respectivo defensor antes de resolverse en definitiva.   Si se concede la autorización fijará el tribunal un plazo para que se haga uso de ella.  84
  • 85.   En  caso  de  no  fijar  plazo  alguno,  se  entenderá  caducada  la  autorización  en  el  término  de seis meses”.  3.   LAS INFORMACIONES PARA PERPETUA MEMORIA.   a)  Concepto.  Tienen  por  objeto  acreditar,  como  procedimiento  complejo  en  sí  mismo, hechos que sirven para dar curso a un procedimiento trascendental y habilitante para el ejercicio de derechos.  Ejemplo:  las  leyes  de  previsión  establecen  las  informaciones  para  perpetua  memoria como modo idóneo para acreditar prestaciones de servicios.    b)  Procedencia.  Los  tribunales  admitirán  las  informaciones  de  testigos  que  ante  ellos  se promuevan, con tal que no se refieran a hechos de que pueda resultar perjuicio a persona conocida y determinada (art. 909).  Para admitir estas informaciones los tribunales oirán previamente al ministerio público (art. 911).     c)  Tramitación.  En  el  mismo  escrito  en  que  se  pida  que  se  admita  la  información,  se articularán los hechos sobre los cuales hayan de declarar los testigos (art. 910). Es decir, en el primer escrito del procedimiento el solicitante debe consignar los hechos y preguntas para acreditarlos, que los testigos deberán responder.   Quien fija lo que se va a probar es el propio solicitante.  Admitida la información, serán examinados con citación del ministerio público los testigos que el interesado presente.   Si  los  testigos  son  conocidos  del  juez  o  del  ministro  de  fe  que  autoriza  la  diligencia,  se dejará en ella testimonio de esta circunstancia.   Si  no  lo  son,  se  les  exigirá  que  comprueben  su  identidad  con  dos  testigos  conocidos  (art. 912)  Concluida la información se pasará al ministerio público para que examine las cualidades de los testigos y si se ha acreditado su identidad por alguno de los medios expresados (art. 913).   Como  se  puede  apreciar,  lo  que  se  examina  es  la  coherencia  de  las  declaraciones  y  la identidad de quienes las efectuaron.    d)  Resolución.  Los  tribunales  aprobarán  las  informaciones  rendidas  con  arreglo  a  lo dispuesto en este Título, siempre que los hechos aparezcan justificados con la prueba que expresa el número 2.º del artículo 384, y mandarán archivar los antecedentes dándose copia a los interesados. Estas informaciones tendrán el valor de una presunción legal (art. 914).   La  remisión  al  art.  384  debe  entenderse  hecha  en  el  sentido  de  dársele  veracidad  a  las declaraciones  prestadas  por  dos  o  más  testigos  hábiles  y  contestes  en  el  hecho  y  en  sus circunstancias,  legalmente  examinados y  que  den  razón  de  sus  dichos.  La información acreditada puede destruirse por otra prueba, dado que tiene el calor de una presunción (meramente) legal.  4.  PROCEDIMIENTOS  A  QUE  DA  LUGAR  LA  SUCESIÓN  POR  CAUSA DE MUERTE (Título VIII, Libro IV CPC).  A) De los procedimientos especiales de la sucesión testamentaria.   1)  Distinción.  El  CPC  sólo  se  ocupa  de  los  testamentos  solemnes,  tanto abiertos  como  cerrados.  En  cambio,  los  privilegiados  se  someten  en  su  apertura, publicación y protocolización a lo dispuesto en el CC (art. 870 CPC).  85
  • 86.   2) Testamento solemne abierto. Es aquel en que el testador hace sabedores de sus disposiciones a los testigos. Éste puede ser:   a.  Otorgado  ante  notario  y  tres  testigos.  El  testamento  abierto,  otorgado  ante funcionario competente y que no se haya protocolizado en vida del testador, será  presentado  después  de  su  fallecimiento  y  en  el  menor  tiempo  posible  al  tribunal, para  que  ordene  su  protocolización.  Sin  este  requisito  no  podrá  procederse  a  su ejecución  (art.  866).  Esta  situación  es  especialísima  porque  lo  normal  es  que  sea otorgado  ante  notario  (y  no  ante  el  juez  de  letras),  caso  en  el  cual  estará protocolizado.  b.  Otorgado  ante  cinco  testigos.  La  publicación  y  protocolización  de  los testamentos  otorgados  sólo  ante  testigos,  se  hará  en  la  forma  prevenida  por  el artículo  1020  del  CC  (art.  867).  Este  precepto  establece  que  es  necesario  que  se publiquen de la siguiente manera:  a) El juez hará comparecer a los testigos para reconozcan sus firmas y la del testador.  b) Si uno o más no comparecen, bastará que los presentes reconozcan la firma del testador,  las propias y las de los ausentes.  c) El juez pondrá su rúbrica al principio y fin de cada página del testamento y lo mandará al  notario para que lo protocolice.  d) Protocolizado, valdrá como instrumento público.    3)  Testamento  solemne  cerrado.  Es  aquel  en  que  no  es  necesario  que  los testigos tengan conocimiento de sus disposiciones.  Puede  pedir  su  apertura,  publicación  y  protocolización  de  un  testamento cualquiera persona capaz de parecer por sí misma en juicio (art. 869).  La  apertura  del  testamento  cerrado  se  hará  en  la  forma  establecida  por  el artículo  1025  del  CC.  Si  el  testamento  se  ha  otorgado  ante  notario  que  no  sea  del último  domicilio  del  testador,  podrá  ser  abierto  ante  el  juez  del  territorio jurisdiccional a que pertenezca dicho notario, por delegación del juez del domicilio que se expresa. En tal caso, el original se remitirá con las diligencias de apertura a este  juez,  y  se  dejará  archivada  además  una  copia  autorizada  en  el  protocolo  del notario que autoriza el testamento (art. 868).  El procedimiento de apertura es así:  1) Cualquier persona recurre al juez de turno del lugar donde se ha abierto la sucesión para  que fije y hora para que el testamento se abra.  2)  A  la  audiencia  se  cita  al  notario  y  a  los  3  testigos  para  que  ratifiquen  su  firma  y  la  del  testador.  No  pudiendo  concurrir  el  notario  que  autorizó  el  documento,  será  reemplazado  por el que el juez designe.  3) Luego se procede a abrir el testamento, ante el juez y el secretario. El primero ordena la  apertura del sobre y el segundo le da lectura, de lo cual se levanta acta.  4)  Protocolizada  el  acta,  sirve  como  instrumento  para  solicitar  la  posesión  efectiva  de  la  herencia testada del causante.   86
  • 87.   4) Ministro de fe. En las diligencias judiciales a que se refieren los artículos que  preceden,  actuará  el  secretario  del  tribunal  a  quien  corresponda  por  la  ley  el conocimiento del negocio (art. 871).    B) La guarda de los muebles y papeles de la sucesión.   1)  Objetivo.  Se  trata  de  una  medida  cautelar  que  tiene  por  finalidad  de evitar el extravío o apropiación indebida de los bienes y papeles de la sucesión. Se aplica muy excepcionalmente.    2)  Quienes  pueden  pedirla.  Cualquier  interesado  o  el  juez  de  oficio  (art. 872)    3)  Procedimiento.  La  diligencia  se  puede  practicar  aun  cuando  no  esté presente ninguno de los interesados (art. 875) y pese a cualquier oposición (art. 873 inc. 1°). Si se interpone apelación, se concederá en el sólo efecto devolutivo (art. 873 inc. 3°).   La guarda y aposición de sellos comprende todos los muebles y papeles que se  encuentren  entre  los  bienes  de  la  sucesión,  exceptuándose  los  muebles domésticos de uso cotidiano, respecto de los cuales bastará que se forme lista (art. 873 inc. 1° y 4°).   El  funcionario  que  practique  la  diligencia  podrá  pesquisar  el  testamento entre los papeles de la sucesión (art. 873 inc. 2°).   El  funcionario  procederá  a  clausurar  el  inmueble  donde  se  encuentren  los bienes  y  papeles  de  la  herencia,  cerrando  y  sellando  el  acceso  a  él  hasta  que  se practique inventario.  Puede  el  tribunal,  siempre  que  lo  estime  conveniente,  eximir  también  el dinero y las alhajas de la formalidad de la guarda y aposición de sellos. En tal caso mandará depositar estas especies en un Banco o en las arcas del Estado, o las hará entregar al administrador o tenedor legítimo de los bienes de la sucesión (art. 874).    4)  Término  de  la  guarda  y  aposición  de  sellos.  Esta  diligencia  tiene  una duración  limitada  en  el  tiempo,  pues  termina  cuando  se  efectúa  el  inventario solemne  de  los  bienes  hereditarios.  “La  ruptura  de  los  sellos  deberá  hacerse  en todo caso judicialmente, con citación de las personas que pueden tomar parte en la facción  del  inventario,  citadas  en  la  forma  que  dispone  el  artículo  860;  salvo  que por la urgencia del caso el tribunal ordene prescindir de este trámite, debiendo en este caso proceder con citación del ministerio público” (art. 876).    C) La posesión efectiva de la herencia. Ver nueva ley promulgada en 2003.   87
  • 88.   D)  La  declaración  de  herencia  yacente  y  de  los  procedimientos subsiguientes a esta declaración.    1)  La  herencia  yacente.  Al  fallecimiento  de  una  persona  se  produce  la denominada  “apertura  de  la  sucesión”.  A  consecuencia  de  ello,  se  produce  el llamamiento que la ley hace para aceptar o repudiar la asignación. Si dentro de un plazo de 15 días no existe manifestación de voluntad del asignatario, corresponde declarar yacente la herencia, siempre que no exista albacea con tenencia de bienes designado  en  el  testamento,  o,  habiéndolo,  no  ha  aceptado  el  encargo  (art  1240 CC).    2)  Situación  de  los  herederos  que  están  en  el  territorio  nacional.  La declaración  de  la  herencia  yacente  se  hará  en  conformidad  a  lo  establecido  en  el artículo  1240  del  CC.  Toca  al  curador  que  se  nombre  cuidar  de  que  se  hagan  la inserción y fijación ordenadas en dicho artículo (art. 885 CPC).   El  precepto  remitido  establece  que  “si  dentro  de  15  días  de  abrirse  la sucesión no se hubiere aceptado la herencia o una cuota de ella, ni hubiere albacea a quien el testador haya conferido la tenencia de los bienes y que haya aceptado su encargo,  el  juez,  a  instancia  del  cónyuge  sobreviviente  o  de  cualquiera  de  los parientes  o  dependientes  del  difunto  o  de  otra  persona  interesada  en  ello,  o  de oficio, declarará yacente la herencia, se insertará esta declaración en un periódico del  departamento,  o  de  la  capital  de  la  provincia,  si  en  aquel  no  lo  hubiere;  y  se procederá al nombramiento de curador de la herencia vacante.   Si  hubiere  dos  o  más  herederos  y  aceptare  uno  de  ellos,  tendrá  la administración  de  todos  los  bienes  hereditarios  proindiviso,  previo  inventario solemne  y  aceptando  sucesivamente  sus  coherederos,  y  subinscribiendo  el inventario tomarán parte en la administración.   Mientras no hayan aceptado todos, las facultades del heredero o herederos que administren serán las mismas de los curadores de la herencia yacente, pero no serán  obligados  a  prestar  caución,  salvo  que  haya  motivo  de  temer  que  bajo  su administración peligren los bienes”.    3) Causante con herederos extranjeros. A esta situación se refiere el art. 886: “En  el  caso  del  artículo  482  del  CC,  se  hará  saber  por  oficio  dirigido  al  efecto  al cónsul respectivo la resolución que declara yacente la herencia, a fin de que en el término de cinco días proponga, si lo tiene a bien, la persona o personas a quienes pueda nombrarse curadores.   Si  el  cónsul  propone  curador,  se  procederá  conforme  a  lo  dispuesto  en  el artículo 483 del Código citado.   En  el  caso  contrario,  el  tribunal  hará  el  nombramiento  de  oficio  o  a propuesta del ministerio público”.  88
  • 89.   El  art.  483  CC,  en  síntesis,  establece  que  corresponde  al  juez  calificar  la idoneidad del curador o curadores propuestos por el cónsul, pudiendo, a petición de los acreedores hereditarios o de otros int4eresados, la designación de curadores adjuntos, según la cuantía y situación de los bienes que compongan la herencia.    Procedimientos especiales no contenciosos no estudiados:  • De la habilitación para comparecer en juicio  • De la autorización judicial para repudiar la legitimación de un interdicto.  • De la emancipación voluntaria  • De  la  autorización  judicial  para  repudiar  el  conocimiento  de  un  interdicto  como  hijo  natural  • Del nombramiento de tutores y curadores y del discernimiento de estos cargos  • Del nombramiento de tutores y curadores  • Del discernimiento de la tutela o curaduría  • De la insinuación de donaciones  • De la venta en pública subasta  • De las tasaciones  • De la declaración del derecho al goce de censos  • De la expropiación por causa de utilidad pública.  Otros procedimientos especiales:  • Juicio de Partición  • Juicio de arrendamiento  • Juicio del Trabajo  • Interdictos Posesorios  • Citación de Evicción  • Juicio sobre Cuentas  • Juicio Sobre Pago de Ciertos Honorarios  • Acción  de  desposeimiento  contra  terceros  poseedores  de  la  finca  hipotecada  o  acensuada   89