Genésis(2)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Genésis(2)

on

  • 1,028 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,028
Views on SlideShare
1,028
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
13
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Genésis(2) Document Transcript

  • 1. Lima Caracas GENÉSIS DE LA METRÓPOLI Bogotá MODERNA EN LA CIUDAD LATINOAMERICANAU ENTRE LA IDEA DE UN PROYECTO MODERNO Y LOS PROCESOS DE 1. MODERNIZACIÓN Los casos Lima, Caracas, Bogotá UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA IX SEMINARIO DE INVESTIGACIÓN URBANO REGIONAL - PONENCIA ACIUR OCTUBRE de 2010 JIMMY GUZMÁN B. Arquitecto Candidato Mg. en Urbanismo
  • 2. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá AMÉRICA LATINA: SURGIMIENTO DE SUS METRÓPOLIS “Latinoamérica asistió al despegue de cierto número de ciudades, algunas de las cuales alcanzaron muy pronto la categoría de metrópolis (…) entonces las regiones y los países giraron, aún más que antes, alrededor de las grandes ciudades, reales o potenciales. Y cada una de ellas constituyó un foco sociocultural original en el que la vida adquirió rasgos inéditos” José Luis Romero.En una primera parte, esta ponencia pretende dilucidar las características propias de lametrópoli latinoamericana y los significados de lo moderno, en una relación que no resultaajena a los cambios propios de ciudades que mostraban procesos de franco crecimiento. Severá cómo son distintas y múltiples las miradas que sobre el surgimiento de la “granciudad” se han tejido, y cómo su concordancia con lo distintivo de lo moderno, no resultaser distante a la experiencia urbana. En esa línea, se mostrarán los procesos tanto externoscomo intrínsecos que llevaron a una manera de acercarse a las soluciones de laproblemática acentuada con el que nacían las metrópolis en la década de los 50 y en dondela planificación se mostraría como aliada y todopoderosa al desarrollismo imperfecto queacusaba estropear el proceso que debían seguir las nacientes urbes. En ese modelomitificado, irrumpirían con ímpetu las influencias internacionales, algunas veces conexpertos a la cabeza, contratados por gobiernos locales, algo que esta ponencia ha decididodenominar como procesos heterónomos. Y así como los modelos foráneos tuvieron fuertepresencia en nuestras regiones, procedimientos originados desde la propia Latinoaméricatambién verían recogidos algunos frutos, en lo que aquí se describirá como procesosautónomos.Se insistirá para efectos del trabajo, en prestar especial atención a los casos de metrópolislatinoamericanas surgidas a mitad de siglo, como las que abarca este estudio, ya que loscontextos y experiencias no resultan iguales para todos los países de la región. Es el casode países como Argentina, donde Buenos Aires alcanzaba el millón de habitantes aprincipios del siglo XX; Santiago en Chile, que lo hacía entre 1941 y 1942; o el caso de Ríode Janeiro en Brasil, que alcanzaba la gran cifra a finales de la década del 20, del siglopasado.1 Es prudente recordar que para 1950, sólo existía una aglomeración con más de unmillón de habitantes en Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y México.2 En este punto esimportante subrayar, que las ciudades mencionadas no sólo han de ser valoradas ocategorizadas como metrópolis por alcanzar un mínimo cuantitativo, para el caso, el millónde habitantes, sino porque cualitativamente adquieren rasgos distintivos que las conviertenen verdaderos núcleos en procura de convertirse en auténticos vehículos de modernidad.1 Los datos de Buenos Aires y Río de Janeiro, son tomados de MORSE, Richard. Las ciudades latinoamericanas.V2.México: Secretaria de Educación Pública. 1973, en tanto que el dato sobre Santiago, es tomado de HOFER, Andreas. KarlBrunner y el urbanismo europeo en América Latina. Bogotá: El Áncora Editores, Corporación La Candelaria. 2003. Pág.862 HARDOY, Jorge Enrique. “Las ciudades de América Latina a partir de 1900”. En CEHOPU. La ciudadhispanoamericana. El sueño de un orden. Bogotá: Secretaría Técnica, centro de publicaciones MOP. 1989. Pág. 271. 2
  • 3. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáDe esa forma, la metrópoli, característicamente plurifuncional, pluricéntrica, con uncrecimiento que la hace carente desde el punto de vista morfológico de una configuraciónclaramente jerarquizada, con cambios constantes y dinámicos, nodo central del sistema derelaciones internacionales, con un alto grado de movilidad, así como de heterogeneidadtanto cultural como físico-espacial, es en definitiva una nueva etapa, sustancialmentediferente a las características propias de la ciudad tradicional. Es una transmutaciónefectiva que hará ver a la metrópoli no como un producto “inflado” de la ciudad histórica,sino como un producto cuantitativa y cualitativamente distinto del asentamiento que le daorigen. Así lo han indicado distintos autores, entre ellos Hardoy, quien afirma: “comoconsecuencia de una crónica crisis rural y de un rápido crecimiento demográfico, entraronlos países en América Latina a partir de la Segunda Guerra Mundial, en una nueva época defundaciones urbanas. Son nuevas porque su crecimiento ha sido tan rápido, quedemográfica y físicamente muchas de las ciudades de América Latina de la década del 70,guardan poca relación con las que existían una o dos generaciones antes”.3Una transformación que en definitiva resultaría más radical en menos de dos décadas queen los cuatrocientos años anteriores, y que vendría acompañada de efectos sociales,económicos, políticos, culturales y propiamente espaciales. Esa incursión de la metrópolien la ciudad, se daría a manera de irrupción, porque la estructura tradicional no esperabarecibir un peso demográfico tan alto y los cimientos en el pensamiento moderno en todoslos aspectos aún eran muy débiles.EL SIGNIFICADO DE LA METRÓPOLI Y LO MODERNO ENLATINOAMERICANAComo diversos autores lo han afirmado a lo largo de sus reflexiones sobre el fenómeno“desarrollista”4 de los años 50 y la construcción de una teoría alrededor del significado dela modernidad en América Latina, se empezará por encontrar las bases que sostienen lasiguiente afirmación: “- Debatir lo moderno en América Latina, es fundamentalmentedebatir la ciudad-. La ciudad americana no sólo entendida como uno de los productos másgenuinos de la modernidad occidental, sino que, además, es un producto creado como unamáquina para inventar la modernidad, extenderla y reproducirla”5. Desde este punto, eldeseo es titular a la ciudad como el receptáculo ideal dentro del cual producir hombressocial, cultural y políticamente “modernos”. En ese sentido, se asume que la ciudad nopuede cumplir papel distinto al de ser reconocida como clave de lectura de la modernidad,siendo un escenario específico de ella el urbanismo latinoamericano. La ciudad entendidaentonces, como una demostración material de la civilización y para muchos autores, delprogreso de sus sociedades.3 Hardoy, Jorge E. Sistemas sociopolíticos y urbanización. En “Las ciudades de América Latina y sus áreas de influenciaa través de la historia”. 1975. Pág. 824 Existen autores como Bradford Burns, que reconocen posible el hecho de que muchas sociedades latinoamericanashayan experimentado modernización y crecimiento económico, pero se niegan rotundamente a identificar crecimiento omodernización con desarrollo. Por lo que se deduce, según algunos autores que es posible la modernización sindesarrollo. Citado por Larraín Jorge, en Modernidad: Razón e identidad en América Latina.5 GORELIK, Adrián. “Ciudad, Modernidad, Modernización”. En: Revista Universitas Humanística. No. 56. Nov. Dic.2003. Pág. 13 3
  • 4. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáUna triple tensión reformistaEn el artículo citado de Gorelik, sobre el tema de modernidad y modernización en AméricaLatina, el autor argentino recuerda lo que Bernard Secchi en los años ochenta, habíaseñalado en su obra “Las condiciones han cambiado” 6, acerca de lo que él consideraba dosparámetros estructurales del ciclo de la ciudad moderna: el crecimiento y la expansiónilimitada. Crecimiento que se reflejó principalmente como una concentración en el espacio,en el sentido que centralizaba el trabajo en la fábrica, la población en las ciudades, eldominio y el poder en una clase; y la expansión como herramienta para asegurar unterritorio. Es precisamente en la concentración y en la expansión ilimitada como Gorelikconsidera que se construye la base de la ciudad progresista y su potencial para dominar elfuturo. En esa medida, Gorelik logra identificar para este ciclo de expansión, tres fuerzas entres sentidos, que parecen pertinentes al objetivo de entender las relaciones de lo modernocon la ciudad, en algo que el autor reconoce como “la triple tensión reformista”, compuestapor las siguientes fuerzas: en primer lugar, una primera fuerza que se produce hacia afuera,en lo propiamente físico, representado en el territorio, en lo que se denominará expansiónurbana. En segundo lugar, se encuentra una tensión hacia adentro, tensión que se produceen la sociedad y que ha de reconocerse como integración social. Y por último, una tercerafuerza producida hacia adelante, cuya tensión se da en el tiempo y se representa con la ideade proyecto. Fig. 1 Esquema de la triple tensión reformista Fuente: Elaboración propiaEn esa simetría de la expansión y la concentración, sustentada en esta triple tensión, se basóel ciclo “progresista” de la ciudad moderna. Adicional a ello, las dos cuestiones culturalesque caracterizan este ciclo en América Latina, vienen representadas por un lado, con lacuestión del vacío, es decir, la metáfora de la necesidad del reemplazo radical de unasociedad tradicional por otra moderna, afianzada en la apropiación de una naturaleza“amenazante”, y por otro lado, la reforma “desde arriba”, es decir, la definición del Estadocomo agente conductor de la producción de la triple expansión.76 SECCHI, Bernardo. “Le condizione sono cambiate”. En Un progetto per l’urbanistica. Turín: Einaudi. 1989. Tomado de:GORELIK, Adrián. Op. cit., pág. 167 Ibíd. Pág. 16 4
  • 5. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáEntonces, si la ciudad era el escenario que lograba la expansión de la modernidad, la ciudadmisma era creadora de modernidad, y por lo mismo, podía considerarse como la propiamodernidad, más allá de las características reales que asumiera en cada momento. Laciudad latinoamericana como concepto, es pensada como el instrumento para arribar a otrasociedad, a una sociedad precisamente moderna; por lo tanto, como algunos autores loreconocen, su carácter modélico, ideal, no puede ser puesto en cuestión por los ejemplos deciudades sin duda imperfectas que produce esta sociedad real. La tesis de Gorelik a esterespecto es que en América, la modernidad fue un camino para llegar a la modernización, yno su consecuencia. La modernidad se impuso como parte de una política deliberada paraconducir a la modernización, y en esa política, la metrópoli fue el objeto privilegiado. Aldecir esto, se insistirá en presentar que el soporte de la experiencia vital de la modernidad,existe bajo la voluntad ideológica de una cultura para producir un determinado tipo detransformación estructural, con lo cual se identifica esta ponencia, aunque se aclara queaquello que Gorelik llama modernidad, este trabajo lo considera más cercano a la definiciónde modernismo.Lo característico en lo moderno y la metrópoli que surgeSi bien es cierto que la metrópoli ha sido un escenario privilegiado de la modernidad en lospaíses desarrollados, su papel, como se ha tratado de argumentar, no ha sido menosimportante en el Tercer Mundo. No es casual que la metrópoli haya llegado a ser enLatinoamérica una configuración urbana muy común. Entonces, ¿qué hizo que estefenómeno tuviera un carácter particular en nuestro continente? Una serie de característicasnombradas a continuación, intentan dar explicación a ello.En primer lugar, se puede asegurar que una de las particularidades del fenómenometropolitano desde sus orígenes en estas latitudes, ha sido sin duda, su gran intensidad.Intensidad tanto en las ideas como en las acciones. En las primeras, por el ánimo con quelas ideas y fenómenos modernos (llámese industrialismo, marxismo, urbanización ynacionalismo) se recibieron y reinterpretaron. Y en las acciones, por la realidad de las tasasexplosivas de crecimiento poblacional, la migración desde el campo y desde el extranjero ypor las ejecuciones adelantadas en la transformación física de las ciudades.Pero a pesar de estos procesos nutridos de gran intensidad, era claro que los recursosresultaban insuficientes para atender las necesidades de las crecientes urbes. Como ha sidoampliamente debatido, las metrópolis tercermundistas han hecho posible la “experiencia dela modernidad” sin la presencia del grado de industrialización que propició el crecimientode las grandes ciudades en Europa y América del Norte. La gran diferencia radica en quenuestras ciudades, ostentaron un proceso de urbanización que incluía fuerzas externas y uncrecimiento notable de las actividades terciarias, a la par de un incipiente desarrolloindustrial. Aún con ello, algunas teorías coinciden en que la presencia de un desarrolloindustrial no significativo, (segunda característica), paradójicamente ayudó a reforzar elrol modernizante de la ciudad, en la medida que el progreso se materializaba en las “formassimbólicas de iluminación urbana”, como ferrocarriles, autopistas, mejores serviciospúblicos, y en general mayor infraestructura.88 Esta teoría, entre otros, es defendida por Richard Morse. 5
  • 6. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáPero si las metrópolis latinoamericanas padecían la ausencia de un carácter industrial que seasemejara al de las grandes metrópolis en Norteamérica o Europa, tendrían en su lugar, lacaracterística de ser ambientes de cambio, movimiento y, sobre todo, de contrastes, a lapar de las metrópolis de los países más desarrollados. La explosión urbana ocurrida despuésde la década de los 40 en varias ciudades importantes de Latinoamérica, creó entre ellassimilitudes en su construcción, en un intento urgente por acomodar las demandas crecientesde una población en rápido crecimiento. Esos intensos procesos de construcción generarondinámicas en los procesos urbanos de la ciudad, que igualmente se vieron reflejados en unritmo de vida más acelerado de lo que tradicionalmente acostumbraban sus habitantes. Peroasí como se exhibieron similitudes, se empezarían a presentar sorprendentes contrastes,tanto entre la ciudad y la región interior, (en la mayoría de los casos altamente deprimida),como entre sectores de la misma ciudad. Es bien sabido, que nuestras metrópolis seencuentran divididas en lo que se ha conocido popularmente como lo formal y lo“informal”, lo reconocido y lo marginal o como argumentaba Rama, entre la ciudad"letrada" (la ciudad sabia o erudita) y la ciudad real.9 Ese abismo entre la ciudad formal ylos barrios en expansión, que empezó a ser trágico en su nacimiento como metrópolis,destacó de manera dramática la condición de la ciudad como espejo de la modernidad.10La naciente metrópoli latinoamericana entonces, entraría a reafirmar las propiedades de unambiente que produce una vida cotidiana fragmentada y las condiciones para una profundatransformación humana. Esa condición fragmentada y de carácter contradictorio, esa“heterogeneidad cultural”11, es un collage de participación segmentada y diferencial.Es posible rastrear otras conexiones entre las formas de vida metropolitana y las ideasmodernas, si se toman por ejemplo desde el plano político. Algunos autores, han sugeridoque las masas metropolitanas han sido esenciales para la creación del populismo, unaforma ideológica clave en Latinoamérica.12 “El populismo fue quizás la mayor contribuciónlatinoamericana al -“impulso modernista”-, así como el instrumento de integración másplena dentro de la experiencia universal y paradójica de la modernidad”.13 Ello puede irconectado con la segunda tensión reformista, antes explicada, es decir, la fuerza haciaadentro, que procura la integración social, en la medida que el populismo se valió de lapolítica de masas y el voto para eliminar la corrupción y el nepotismo, que sin embargo, nologró escapar de la manipulación política y la demagogia.14 Adicional a ello, a la par delpopulismo, pero en contraste, surgió en buena parte de la región una idea política diferente,que tuvo como fuente principal el discurso de la identidad nacional, identificándose con elautoritarismo tecnocrático. Tanto el populismo, como el autoritarismo, son entendidospor expertos como formas alternas de plantear la modernidad en la región.9 RAMA, Ángel. Op. cit., pág. 12210 En la metáfora del espejo, que propone Roberto Segre, este reclama que la modernidad en Latinoamérica no es unacopia de la modernidad de los países desarrollados, sino una imagen transformada, torcida y re-creada. Citado porGonzález Casas. Modernidad y ciudad. Universidad Simón Bolívar. Caracas: Departamento de Planificación Urbana.1997. Pág. 4811 Argumentación señalada, entre otros, por el chileno José Joaquín Brunner.12 ROMERO, José Luis. Op. cit., pág. 378-38913 CALDERÓN, Fernando. Esa esquiva modernidad: desarrollo, ciudadanía y cultura en América Latina y el Caribe.Caracas: UNESCO, Editorial Nueva Sociedad, 1996. Pág. 5714 Ibíd. Pág. 58 6
  • 7. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáSi se sigue el rastreo por otros frentes, es posible hacerlo en el plano cultural.Efectivamente, ha sido ampliamente ilustrada la fuerte relación entre la metrópolis y eldesarrollo de la modernidad cultural. Al igual que en los países desarrollados, lasmetrópolis latinoamericanas han generado desde su surgimiento, un gran impacto sobre lasartes, incluidas la literatura, el muralismo, el arte cinético, entre otros.15 La metrópoli hasido siempre objeto de grandes esfuerzos por su representación, y en ese sentido la “granciudad” y sus fenómenos metropolitanos han nutrido de materia prima las ideas y lasformas del arte moderno. Del mismo modo, la vida cultural de la metrópoli, encontrará suexpresión en importantes espacios de abundancia y ocio, representado en cines, teatros,cafés, réplicas de cabarets europeos y orquestas internacionales que aportaron un sentidomoderno de vida nocturna a las ciudades.Son diversas las miradas, y todas resultan tener validez, en la medida que buscan darargumentos al fenómeno propiamente urbano. Sobra decir, que la discusión aún estáabierta, y la búsqueda de pistas sigue incesante su autoafirmación o incluso, su posiblenegación. Si se vuelve a la noción de modernidad como la presenta Berman16 es evidenteque en América Latina sí ha habido modernidad, pero si bien esa experiencia vital escompartida por todos los hombres y mujeres del mundo, lo es de maneras distintas en cadalugar y América Latina, como se ha intentado aquí mostrar, presenta particularidades. Entretantas, es posible una de las que indica García Canclini: “probablemente lo que hemostenido es un modernismo exuberante con una modernización deficiente y una modernidaden su búsqueda.”.17HETERONOMÍA Y PLANIFICACIÓN: LA INFLUENCIA DE LOINTERNACIONALSe ha de llamar proceso heterónomo, retomando la definición de José Luis Romero, alproceso que siguen las sociedades latinoamericanas por tratar de adecuarse a los modelosexternos, siguiendo sus líneas de cambio, donde las burguesías aceptan en general laideología del progreso, conteniendo el desarrollo autónomo, mediante el ejercicio de unpoder fuerte.18Influencia internacional para los países latinoamericanos siempre ha existido, pero seanalizará que para la época de estudio, luego del conflicto bélico de la segunda guerra, unapráctica específica empezaría a introducirse con fuerza en nuestros territorios, basada en lateoría de la planeación del desarrollo, la cual involucra en fundamento planificadoreseconómicos y planificadores urbanos. Al buscar el crecimiento de las economías15 Aclarando que según los expertos, lo cultural no se reduce ni a lo que las élites entienden por cultura-literatura, arte,manifestaciones musicales cultas, etc., ni a lo que las instituciones culturales patrocinan y defienden, sino que cubre unespectro más amplio, pero que por razones del enfoque de esta investigación y de su alcance, se entenderá lo cultural demanera parcializada.16 Modernidad como la experiencia vital, tanto del tiempo como del espacio, de uno mismo y de los otros, de lasposibilidades y los peligros de la vida, que comparten todos los hombres y mujeres del mundo. Berman. Op. cit. Pág. 117 GARCÍA Canclini, Néstor. Culturas híbridas: Estrategias para entrar y salir de la modernidad. Buenos Aires: 1a ed.,nueva edición. 1989. Pág. 6518 ROMERO, José Luis. Latinoamérica: Las ciudades y las ideas. México: Siglo XXI Editores. 1976. Pág. 34 7
  • 8. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotásubdesarrolladas, la teoría de la planeación del desarrollo abrió el camino para el impulsode la planeación en todos los niveles y sectores de los gobiernos en los paíseslatinoamericanos. Como se indicó, la implantación de esta teoría ocurrió en el contextopolítico y económico de finales de la Segunda Guerra Mundial, y sus agentes principalesfueron los organismos de cooperación técnica internacional que difundieron por elhemisferio un ideal de progreso socio-económico planificado, que debía ser liderado por elEstado. Se reseñará entonces a continuación, el alcance de la influencia en el campo de laplaneación económica y en los dominios de la planeación urbana.Al amparo del bloque capitalistaLa incorporación de América Latina dentro del capitalismo moderno y la civilizaciónoccidental, ha sido guiado por diferentes metrópolis: España y Portugal durante la eracolonial, Gran Bretaña y Francia durante el periodo republicano y los Estados Unidosdurante la mayor parte del siglo XX.19 Autores como Espinoza García20 y Marcos Kaplán21,sostienen que el efecto más importante de la política norteamericana22 a través del periodoposbélico de la segunda confrontación mundial, es su dominación del continente en todoslos planos de la vida de una nación moderna: político, económico, cultural y militar.Espinoza recalca en que, “se verá cómo la diplomacia norteamericana actuó a fin deincorporar a América Latina dentro de su esfera de influencia (…)23. Ello quedaríademostrado a través de los encuentros de Chapultepec en 1945, de Río de Janeiro en 1947 yde Bogotá en 1948, tres pasos que abrieron camino a los Estados Unidos para obtener elcontrol político, militar y económico del continente.Entidades creadas para “el apoyo”Una de las piezas centrales, estaría constituida por un lado, con la creación del FondoMonetario Internacional -FMI-, quien tendría por principal agente ejecutor al BancoMundial –BM- y por el otro, con el Acuerdo general sobre aranceles aduaneros ycomerciales -GATT-. El FMI, actuaría como caja central, equipada de oro y divisas por losestados miembros para facilitar la fluidez del comercio internacional. A través de estefondo, el gobierno norteamericano ideó un sistema por el cual los países subdesarrolladospodían disponer de amplia liquidez internacional en momentos de crisis, con el fin de noafectar su capacidad de importación por tiempo indefinido. A la par de la creación del FMI,también se produjo la fundación del Banco Internacional para la Reconstrucción y elDesarrollo -BIRD-, también conocido como Banco Internacional para la Reconstrucción yel Fomento -BIRF-, creado en 1946. Tanto el BIRF, como el FMI, se establecieron comoconsecuencia de acuerdos logrados en 1944, en la famosa conferencia de Bretton Woods,19 ALMANDOZ, Arturo. Urbanismo europeo en Caracas: 1870-1940. Caracas: Editorial Equinoccio, Fundación para lacultura urbana. 1997. Pág. 3920 ESPINOZA García, Manuel. La política económica de los Estados Unidos hacia América Latina entre 1945 y 1961. LaHabana: Ediciones Casa de las Américas. 1971.21 KAPLÁN, Marcos. Aspectos políticos de la planificación en América Latina. Montevideo: Editorial Tierra Nueva.1972.22 En esta investigación, siempre que aparezca la denominación “norteamericana”, se hará para atender de maneraespecífica a los Estados Unidos.23 Sin embargo, es prudente aclarar que para algunos autores, la lógica materialista de estos estudios, realizados en unmomento de auge de las “disertaciones dependentistas”, han sobrevalorado la importancia de la dependencia económica. 8
  • 9. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáen la que participaron cuarenta y cuatro países24 con el objeto de definir el sistemamonetario y el sistema de pagos internacional de posguerra.A la par de la creación de organismos de control económico, se llevó a cabo la creación deorganismos con tendencia al control político. Es así, como la conferencia de San Franciscocelebrada en 1945, se convierte en el escenario para firmar los acuerdos que dieron origen ala Organización de las Naciones Unidas –ONU-. El desarrollo del sistema mundial de lasNaciones Unidas llevó a la creación de varias agencias de la organización, comoUNESCO, OMS Y FAO, entre las cuales se distribuyó la tarea de llevar a buen término,programas que propendían por la regulación de las relaciones internacionales, incluida porsupuesto Latinoamérica.Así mismo, en la conferencia de San Francisco, se preparó el espacio para la conformaciónde la primera organización regional, que se formalizaría con el establecimiento de laOrganización de Estados Americanos -OEA-, dentro del marco de la IX ConferenciaInternacional Americana, celebrada en Bogotá, en marzo y abril de 1948. En fundamento,la idea de formalizar la entidad, tenía por objetivo formar un bloque anticomunista25 quedisipara con facilidad cualquier posible intervención que se considerara peligrosa para losEstados Unidos y sus intereses expansionistas.La esperanza de la planificación urbana importadaDos tendencias urbanísticas prevalecieron en América Latina desde 1900 hasta mediadosdel siglo XX: por un lado, arquitectos y urbanistas de formación convencional, que veníande la Escuela de Bellas Artes, y por otro, los integrantes del Movimiento Moderno,influenciados por las nuevas ideas y los “tiempos nuevos”. Resultado de ello, es laintervención tanto de ideas clásicas como modernas, algunas académicas y conformistas,otras llenas de una modernidad reciente, cuya influencia produjo excelentes ejemplos encasi todas las ciudades de Suramérica y de México.26Durante una segunda fase, a partir de los años posteriores a la Segunda Guerra,mayoritariamente las ideas norteamericanas sustituyen a las europeas en América Latina,imponiéndose el modernismo sobre los conceptos de Beaux-Arts, al tiempo que laplanificación urbana se consolidaba en esta fase como una función pública ampliamenteextendida, lo cual se lograría mediante la creación de oficinas de planificacióngubernamentales y la puesta en vigencia de controles al desarrollo urbano.24 Cabe mencionar que Colombia estuvo representada en esta conferencia, por el político liberal Carlos Lleras Restrepo,luego de que este desistiera de participar como candidato a la presidencia, en las elecciones de 1946. HENDERSON,James. Op. cit., pág. 42625 Esta ola de presión contra todo nexo comunista, tiene como ejemplo que el presidente del momento en Colombia,Mariano Ospina Pérez, se viera forzado por el embajador de Estados Unidos y por el general Marshall, luego de laconferencia celebrada en Bogotá, a romper relaciones diplomáticas entre nuestro país y la Unión Soviética. Tomado de:APRILE GNISET, Jacques. “Bogotá, capital del capital”. En: La ciudad colombiana. Bogotá: Talleres Gráficos BancoPopular. 1992. Pág. 63726 SALMONA, Rogelio. “En busca de las identidades perdidas: la influencia de la arquitectura europea en América”. EnHOFER, Andreas. Karl Brunner y el Urbanismo Europeo en América Latina. Bogotá: Ancora Editores, Corporación LaCandelaria. 2003. Pág. 12 9
  • 10. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáEs durante este período que la visión desde elámbito ideológico internacional, puede versefundamentado en propiedad por dos vertientes: poruna parte, los Congresos Internacionales deArquitectura Moderna -CIAM-, con Le Corbusiercomo uno de sus miembros más destacados y porotra, los planes urbanos modernos de Norteamérica,cuyo defensor más acusado lo encontrará en elRegional Planning Asocciation of America-RPAA-, a la cabeza del conocido sociólogo LewisMumford, influenciado por la ideología de Howard Fig. 2 Gropius y Sert en Lima Fuente: Revista El Arquitecto Peruanoy su ciudad jardín y la teoría orgánica del escocés No. 196. Nov. Dic. 1953Patrick Geddes.27 En este punto, resulta clave lainfluencia que ejerce Mumford sobre el pensamiento de José Luis Sert. La visión históricade la ciudad y su importancia en la creación de nuevas ciudades, el énfasis social, el factorcomunidad, la ciudad jardín y la idea de centro, encuentran complemento en el concepto delcentro urbano de Sert, quien considera a los Centros Cívicos como núcleos de la culturaurbana y por ende los elementos más importantes de una gran ciudad. Se desarrollanentonces por parte de la TPA28, diferentes planes entre 1943 y 1956 para varias ciudadesmedianas y grandes en Latinoamérica, como Cidade dos Motores en Brasil; Lima yChimbote en Perú; Medellín, Cali, Tumaco y Bogotá en Colombia; el barrio de Pomona enMaracaibo; Ciudad Piar y Puerto Ordaz en Ciudad Guayana, Venezuela y La Habana enCuba.29 En la mayoría de estos planes existe un conocimiento preciso del lugar, del relieve,de la geografía, de la arquitectura y cierta habilidad para articular la forma edilicia con losvacíos urbanos, con el fin de imponer orden al nuevo crecimiento de las ciudades.Otras experiencias a mencionar y que resultaron relevantes para el acervo de laplanificación urbana importada a las ciudades latinoamericanas, lo constituyen los trabajosde Norbert Maillart en Montevideo; la experiencia de Robert Moses en Caracas (1947-49)y Sao Paulo (1947-50); los trabajos de Jacques Lambert y Maurice Rotival en el PlanMonumental de Caracas (1939); las propuestas de vivienda y zonificación de FrancisViolich en Caracas y otras ciudades venezolanas (1950-54), entre otros planes y proyectosque pueden ser destacados, pero que desbordan el alcance de esta investigación y para locual existe elaborada ya, una bibliografía especializada.Es clara entonces la participación e influencia que tienen las ideas del urbanismo moderno,a mediados del siglo XX, sobre las temáticas y problemáticas de la ciudadlatinoamericana.30 En general, los métodos y reflexiones de entonces evocan una nociónpermanente de poner orden en el caos; la modernidad ingresa como un genuino salvador, y27 HALL, Peter. Ciudades del mañana. Historia del urbanismo en el siglo XX. Barcelona: Ediciones del Serbal. 1996.Pág. 148-16828 Vale recordar que la Town Planning Associates, a la cabeza de Sert, estaba integrada igualmente por Paul LesterWiener y Paul Schulz.29 RUBERT de Ventós, María. “Ciudades en América Latina. El trabajo de Town Planning Associates 1943-1956”. EnCONSORCIO DEL MUSEU D’ART CONTEMPORANI DE BARCELONA. Sert: Arquitecto en Nueva York.Barcelona: Actar. 1997. Pág. 7830 Entre ellos, los conceptos de “supermanzana” y “unidad vecinal”, heredados del urbanismo moderno, los cualesencontraron aplicación, entre muchos, en políticas de vivienda económica para los países latinoamericanos. 10
  • 11. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotásus teorías se concretan en los planes. Y aunque la influencia directa es innegable, suaplicación generalmente fue parcial y concentrada a proyectos muy puntuales.31 Puedesugerirse entonces que la metrópoli y su dinámica, ese conjunto transitorio y fugaz, siempreha sabido rebasar con creces la propuesta desde las ideas. La experiencia demostraría que laplanificación moderna en su espíritu que tiende a la estabilidad, no alcanzó al ímpetudinámico, volátil y cambiante tan propio de las ciudades.AUTONOMÍA Y PLANIFICACIÓN: LA INFLUENCIA DESDE LAPROPIA LATINOAMÉRICAEn consonancia con los procesos heterónomos, relacionados como ya se indicó, con esetratar de adecuarse a los modelos externos en procura por seguir sus líneas de cambio,existieron a la par en el continente procesos autónomos, surgidos o desarrollados desde lapropia Latinoamérica, en un intento por afrontar las transformaciones de su estructurainterna. Al igual que en el análisis hecho a las influencias internacionales, se haráreferencia para los procesos autónomos, a las dos corrientes aliadas con la teoría de laplaneación del desarrollo: la corriente de planeación económica y la otra, propiamente deplaneación urbana.La expansión económica y su quimera de bonanzaComo se indicó anteriormente, la década de los 50 inauguró en Sudamérica un periodo degran expansión económica cuya bonanza se extendió hasta la mitad de los años 70. El ritmode crecimiento que había alcanzado el proceso de industrialización por sustitución deimportaciones –ISI-, en la posguerra fue tan acelerado que llegó a duplicar el nivel deproducción conseguido durante la primera mitad del siglo. Sin embargo, un análisisdetallado de los datos existentes para 1950 revela la gran distancia que mediaba entre lospaíses que habían conseguido llegar a un nivel de industrialización relativamente avanzado(como los países del cono Sur) y los restantes países, así como las diferencias que estasituación implicaba para el equilibrio de la región en su conjunto. En aquel año, el grado deindustrialización de América Latina era del 20%, valor que sólo superaban Argentina(26%), Brasil (22%), Chile (23%) y Uruguay (22%). Los niveles alcanzados por losrestantes países oscilaban entre el 13% (Colombia) y el 16% (Ecuador).32Las instituciones económicasEl 25 de febrero de 1948, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas,ECOSOC, decidió establecer la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, y lapuso al servicio de los gobiernos de América Latina para colaborar con ellos en eldesarrollo económico de sus países, apoyar en el mejoramiento del nivel de vida de sus31 HERNÁNDEZ, Carlos. Op. cit., pág. 44-4532 MARTÍN LOU, María Asunción. Proceso de urbanización en América del Sur: modelos de ocupación delespacio. Madrid: Editorial Mapfre.1992. Pág. 227 11
  • 12. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotápueblos y en la ampliación y fortalecimiento de sus relaciones comerciales tanto dentrocomo fuera de la región. Uno de los principios que motivaron su creación, consistió en elconcepto de que el crecimiento desde dentro en los países de América Latina exigía para suaceleración, programas y políticas de desarrollo de carácter dinámico.33Así mismo, en 1958 y como iniciativa del presidente de Brasil, Juscelino Kubitscheck, secrea el Banco Interamericano de Desarrollo –BID-34. Este banco jugaría un rol protagónicoen el campo del financiamiento externo de programas de desarrollo social, en los que laconstrucción de vivienda y la construcción de servicios esenciales serían los ejesfundamentales.De tal forma, el BID entraría como aliado estratégico para los proyectos que proponía laCEPAL, como en el Convenio Tripartito OEA-CEPAL-BID, el cual consideró necesaria lacreación de Grupos Asesores conjuntos, que entraran a prestar la colaboración necesaria enla preparación de programas sectoriales y globales de desarrollo en cada nación. Es así,como en 1961, la CEPAL tomaría medidas para ampliar y consolidar las actividades decapacitación y de asesoramiento mediante la creación del Instituto Latinoamericano dePlanificación Económica y Social -ILPES-. El ILPES fue establecido bajo la égida de laCEPAL, con apoyo financiero de la ONU y el BID. Este instituto contó con la colaboraciónfinanciera de varios gobiernos latinoamericanos y sus tareas incluyeron la capacitación deprofesionales y funcionarios gubernamentales. A la búsqueda de un crecimiento urbano planificadoEl estado como actor de vanguardiaLos gobiernos, algunas veces nacionales, otras veces locales, tuvieron que resolver losefectos del acelerado crecimiento urbano respondiendo a necesidades nuevas no incluidasen el contenido de los pocos planes reguladores vigentes. En este punto, se hacer necesariorecordar lo asegurado anteriormente y es que efectivamente “el Estado se vuelveinstitucionalmente la vanguardia moderna y la ciudad, su pica modernizadora”.35 Muchosgobiernos prepararon nuevos planes, incluyendo los de ciudades creadas prácticamentedesde cero como Brasilia y Ciudad Guayana. Y aunque se continuó requiriendo tanto elcrédito e inversión extranjera como la iniciativa privada, los esfuerzos de modernizaciónurbana y económica descansaron prioritariamente sobre el sector público. “La tendencia ala centralización urbanística fue reforzada a través de la creación de agencias del gobierno ypor la presencia de diversos regímenes dictatoriales”.36En ese sentido, puede afirmarse que el proceso autónomo más acentuado a nivel deplanificación y actuación urbana de manera general para América Latina, se concentrará en33 CEPAL. La CEPAL en la realidad económica de América Latina: 1948-1978. Santiago de Chile: Colección IIT.1978.Pág. 1-234 Con la creación de este organismo, los Estados Unidos accedía a una vieja petición latinoamericana de establecer unbanco continental de crédito, propuesta que se había planteado desde la Conferencia Interamericana de 1890. ESPINOZAGarcía. Op. cit., pág. 16335 GORELIK, Adrián Op. cit., Pág. 2136 GONZÁLEZ Casas, Lorenzo. Modernidad y ciudad. Op. cit., pág. 61 12
  • 13. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáel papel que el gobierno y las élites desplegaron, en la búsqueda por una modernización desus sociedades, partiendo de una solución sin duda imperfecta e inacabada de su ambientefísico, pero no por ello, menos inapreciable o insubstancial. Si algo había producido eldesencadenamiento de planes realizados por profesionales extranjeros en estas tierras, eraprecisamente la voluntad política de gobernantes y dirigentes criollos. De ahí, que losprocesos heterónomos de planificación importada, tengan como principales auspiciadores, adirectivos de la clase dominante, quienes para este período desarrollista, resultan serprotagonistas de primer orden en los procesos autónomos seguidos por nuestras naciones. Yjunto al Estado, se impondrían con fuerza, los postulados del mercado, y a su comandoconstructores de toda laya, que tan sólo perseguían fines comerciales.Las instituciones urbanasTranscurría el año de 1951, cuando entre el gobierno de Colombia y la OEA, se firmaría unconvenio que colocaba a Bogotá como sede del Centro Interamericano de Vivienda yPlaneamiento, mejor conocido como CINVA. 37. Los objetivos de este centro, estaríanenfocados en la realización de investigaciones y trabajos experimentales que resolvieranproblemas técnicos constructivos, así como al asesoramiento en proyectos y programas devivienda a las instituciones interesadas en adelantar este tipo de políticas, en los diferentespaíses del continente.Así mismo, en diciembre de 1956, la OEA autorizaría aportes para celebrar la PrimeraReunión Técnica Interamericana de Vivienda y Planeamiento en Bogotá. En dichaReunión, sería fundada la Sociedad Colombiana de Planificación –SCP, la SociedadPuertorriqueña de Planificación –SPP- y la Sociedad Interamericana de Planificación –SIAP-38. La fundación de la SIAP influyó en la consolidación del proceso planificador enAmérica Latina, adicionalmente validado por programas asociados a universidades, comoel Programa Interamericano de Planeamiento Urbano y Regional -PIAUPUR-, con sede enLima39, el programa de planeación de la Universidad del Valle, los proyectos de laUniversidad de Chile y el centro de Investigaciones Urbanas de Sao Paulo.40 En este mismoperíodo, aparecería el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales –CLACSO-,37 Este Centro, había nacido como una solicitud expresa por parte de Anatole Solow en el VII Congreso Panamericano deArquitectos, celebrado en la Habana en abril de 1950, ante el déficit de viviendas en sectores insalubres, que llegaba a 25millones de casas necesitadas en toda Latinoamérica. Tomado de: RIVERA, Jorge. El CINVA. Un Modelo decooperación técnica.1951-1972. Tesis de Maestría en Historia. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 2002. Pág. 67.38 La SIAP, sería creada con el objeto de componer un organismo internacional que reuniera profesionales investigadoresen el campo de la planeación y así transmitir las ideas, discusiones y planteamientos, tanto a entidades públicas comoprivadas del continente. De esa manera, la SIAP, organizaría diversos congresos y eventos, con la asistencia deprofesionales de variadas disciplinas, encargados de diseñar estudios sobre la urbanización y planificación urbana yregional, con el objetivo de dar solución a los contrastes económicos que mostraban las ciudades y las regiones en lospaíses latinoamericanos. El I Simposio se realizó en Mar del Plata en septiembre de 1966. Los trabajos presentados fueronpublicados en un volumen titulado: El proceso de urbanización de las Américas, desde sus orígenes hasta nuestros días,compilado por Jorge E. Hardoy y Richard Schaedel. El II Simposio se realizó en Stuttgart en 1968, en tanto que el III fuellevado a cabo en Lima, en agosto de 1970. Tomado de: HARDOY, Jorge Enrique. Comp. Ensayos histórico-socialessobre la urbanización en América Latina. Buenos Aires: SIAP. 1978. Pág. de presentación.39 El Instituto de Urbanismo de Lima (IPUR), se formó en 1945 en la Universidad de Ingeniería del Perú, y luego seríasede del PIAUPUR. Actualmente sigue en funcionamiento, como Instituto de Urbanismo de la Universidad, como sepudo verificar durante la visita en Lima.40 RIVERA, Jorge. Op. cit., pág. 128 13
  • 14. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáconstituido en octubre de 1967, siendo una de las Comisiones de Trabajo, la Comisión deDesarrollo Urbano y Regional, la cual buscó contribuir a la profundización de la reflexiónteórica y al intercambio de experiencias con respecto a los procesos de desarrollo urbano yregional en América Latina. 2. LOS TRES CASOS DE ESTUDIOEstablecer similitudes y distintivos en los procesos urbanos que desarrollaron ciudadeslatinoamericanas en un momento que resultaba crucial para su definición de modernas, sevuelve el tema a debatir. Ahora, para intentar cerrar el espectro de lo inabordable, se tornapreciso acotar el objeto de estudio. Para el caso, fue mi intención abordar el continentesuramericano, específicamente el área andina, con mayor precisión el tema venezolano,peruano y colombiano en sus respectivas capitales.Por qué estas ciudades y no otras? Al comienzo del proyecto varias razones invitaron apensar que en ellas se podía encontrar el material necesario para cumplir con los objetivosque se trazara esta investigación. En primer lugar, resultan ser ciudades que se inician enlos procesos de planeación urbana moderna por la misma época, es decir, a finales de los 40y comienzos de los 50. Así mismo empiezan a experimentar procesos migratoriosconsiderables en los mismos años. Distinto a lo que sucede en países del cono sur, dondelas migraciones se producen desde muchos años antes, al punto que a finales de los 50,países como Argentina, Chile y Uruguay figuraban entre los 15 países más urbanizados delmundo.En comparación al caso andino, Bolivia por ejemplo demuestra una llegada tarde a losprocesos de “modernización”. Para 1950, la población rural en este país era del 77%41 y laúnica ciudad que a finales de los 50 encargaba a una consultora el estudio de un planregulador para su ciudad, era Santa Cruz.42 Las pocas manifestaciones urbanas reveladorase influyentes en la transformación de las ciudades en Bolivia ocurren hasta la década de los70.4341 Ministerio de Planeamiento y Coordinación. Instituto Nacional de Estadística. Bolivia en cifras. 1985. Pág. 14642 Carrión Fernando. Compilador. La investigación urbana en América Latina: caminos recorridos y por recorrer. Unaaproximación desde los países. Pág. 13843 Los anteriores postulados, son ratificados por el investigador Alaor Passos, quien a mediados de los 70, propuso unaclasificación para caracterizar a los países latinoamericanos respecto a su etapa de urbanización en el comienzo de losaños 50. Passos, proponía tres grupos: Un primer grupo, denominado “países de urbanización temprana”, integrado porpaíses que para 1950 tenían más de un tercio de su población concentrada en sitios urbanos (considerados como urbanosaquellos de 20 mil y más habitantes). Ellos eran: Argentina, Uruguay, Chile y Cuba. Un segundo grupo, llamado “paísesde urbanización reciente”, compuesto por países que en 1950 tenían entre un quinto y un tercio de su población recluidaen sitios urbanos. Se incluían: Brasil, México, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Panamá. Y finalmente, un tercer grupo,designado “Países de urbanización tardía”, al que pertenecían aquellos países que en 1950 tenían menos de una quintaparte de su población considerada como urbana. Incluía a Perú, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Nicaragua, Honduras, Haití,El Salvador, Guatemala y República Dominicana. Cabe anotar, que Perú debió para el momento, clasificarse en elsegundo grupo, junto a Colombia y Venezuela, pero el autor seguramente no decidió incluirlo, al no contar con los datosdel censo no realizado en Perú en la década de los 50. Passos, Alaor. “Tendencias y dirección del crecimiento urbano enAmérica Latina entre 1950 y 1970”. En SIAP vol. 6 No. 24. 1972 14
  • 15. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáEn materia política, en Ecuador por ejemplo, (como otro posible caso de estudio en el áreaandina), sucedió algo distinto a lo que vivieron Venezuela, Perú y Colombia: estas nacionesatravesaron por inciertas dictaduras militares, a manera de gobiernos populistas sucedidosen los años 50, representados en Pérez Jiménez (1948-58), Manuel Odría (1948-56), yRojas Pinilla (1953-57) respectivamente. Ello haría que apareciera en las ciudades lo queJaques Aprile llama un “urbanismo estratégico”44, aquel donde los gobiernos militarespromueven vías anchas, aparte de establecer proyectos “muy ambiciosos”, producto de lasvisiones megalómanas y como símbolo de la monumentalidad de su poder. Respecto alcaso ecuatoriano, surge otra posible limitación y es el hecho de que a diferencia de loocurrido en Bogotá, Lima y Caracas, el centro histórico de Quito permaneció en buenamedida inmutable y su transformación no resulta apreciable frente a los cambios quesucedieron en las ciudades de este estudio. De esta manera, el panorama se ve delimitadopor las ciudades de Lima, Caracas y Bogotá.En materia económica, dentro del grupo de países desarrollados, Argentina y Brasil habíanavanzado en ramas como la metalurgia y la química, en tanto que Chile y Uruguaycontinuaban especializándose en la producción de manufacturas tradicionales. En el restodel continente suramericano, las situaciones socioeconómicas existentes hasta mediados delsiglo sólo habían permitido el despegue industrial de algunos países (Colombia, Perú yVenezuela), mientras que otros, incapacitados para superar sus limitaciones estructurales yproceder a la modernización de sus estructuras productivas (Bolivia, Ecuador y Paraguay),continuaron ligados a sus tradicionales economías agroexportadoras.Finalmente, otra de las razones para insistir en su elección, consistió en la ubicacióngeográfica de las 3 ciudades, sin condición de estaciones durante el año, situación distinta alos países del cono sur. Así mismo, su relativa cercanía, hizo posible el conocimientodirecto de las ciudades, el acopio de fuentes, el diálogo con investigadores que en suspaíses han tratado el tema, y en general, la adquisición de material clave para el acertadodesarrollo de la investigación, en los viajes realizados a Lima y Caracas.DemografíaEntre 1950 y 1953, casi todos los países latinoamericanos llevaron a cabo censospoblacionales en cumplimiento de los acuerdos y las recomendaciones de las NacionesUnidas. Los estudios demográficos, en general, muestran una clara aceleración de las tasasde crecimiento de la población y un cambio de la distribución de la misma entre el campo yla ciudad. Las tasas de nacimientos, superaban las tasas de defunciones, con lo cual se entróen una etapa de crecimiento vegetativo de la población, y se produce el trasvase de lapoblación rural a las ciudades.44 Aprile, Jacque. La Ciudad Colombiana. Banco Popular. Bogotá, 1992. Pág. 647 15
  • 16. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá Fig. 3 Evolución demográfica en las tres ciudades de estudio 1961= 1.351.100 1961= 1.901.927 1961= 1.139.058 1950= 1950= 1950= 715.250 814.553 696.600Fuente: Elaboración propia, con base en: Datos CELADEDe acuerdo con el censo de 1951, Bogotá representaba el 5,53% del total de la poblacióncolombiana, estimada en 11.932.857, y el 12,49% de la población urbana. Hasta ese año,Bogotá creció de manera más lenta que el resto de ciudades destacadas en el país, pero apartir de ese momento, la capital comenzó a tener un crecimiento acelerado, en parte por laviolencia desencadenada en todo el país a partir de 1948, lo que aumentó los índices demigración hacia las ciudades, entre las cuales, Bogotá se convirtió poco a poco, en la másatractiva. “Tanto los factores de expulsión del campo (el push) como los factores deatracción de las ciudades (el pull) parecen haber favorecido a Bogotá en detrimento de lasotras metrópolis”.45 Este crecimiento de la población de Bogotá tuvo en el fenómenomigratorio, uno de sus principales fundamentos, que por tres lustros, registró las mayorestasas observadas entre 1940 y 1965.La siguiente gráfica muestra, como para la década de los 60, las tres ciudades de estudio,superaron con facilidad el millón de habitantes.45 GOUESET, Vincent. Bogotá: nacimiento de una metrópoli. La originalidad del proceso de concentración urbana enColombia en el siglo XX. Bogotá: Tercer Mundo Editores. 1998. Pág. 64 16
  • 17. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá Fig. 4 Comparación crecimiento demográfico Lima – Caracas – Bogotá 1876-1961Fuente: Elaboración propia a partir de datos CELADE. Boletín demográficoEn el caso limeño, sin duda el gran fenómeno social de mediados del siglo XX en Perú essu rápida transformación en términos poblacionales que descompensó claramente la redurbana existente y propició de manera evidente el crecimiento de la ciudad capital. Dosaspectos vale la pena resaltar con respecto al cambio demográfico en este periodo en Perú,que lleva implícito un movimiento de pobladores de la sierra hacía la costa. Por un lado elhecho de que el gran cambio poblacional solo benefició a una ciudad y creó una clarapolarización entre el entorno rural y el urbano, habida cuenta de la concentración de cercadel 70% de la población urbana de la nación en Lima, contrario al caso bogotano. La ratade crecimiento se mantendrá constante hasta los años 80, cuando los altos índices decrecimiento regresen al 1,9% y 2%, lejos del 8,95% anual visto durante este periodo.Para Caracas, en 1936 la población del Área Metropolitana representaba el 7,7 % de lapoblación total; en 1941 había ascendido al 9,2 %; en 1950 equivalía al 13,7 % de lapoblación nacional; en 1961 representaba el 17 % ya con una población de 1.336.446habitantes; en 1968 había aumentado a 1.959.000 habitantes; es decir, el 20 % del total y en1970 la población del Área Metropolitana de Caracas se calculaba en 2.175.438 habitantes,que representan el 21 % del total nacional. La densidad demográfica para entonces, es de7.000 habitantes por kilómetro cuadrado.46Es representativo entonces, que las tres ciudades hayan alcanzado el millón de habitantespara una misma época aproximadamente: Bogotá en 1956, Lima en 1954 y Caracas para1955.46 Brito, Federico. Historia económica social de Venezuela. 3 Tomos. Ediciones de la Biblioteca U.C.V. 4 Edición.Caracas.1979 17
  • 18. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá Se presentan los tres mapas de las ciudades, que muestran el crecimiento para el año de 1950AREAS Y POBLACIÓN - 1950 aproximadamente. Se encuentran a la misma escala para permitir su comparación. BOGOTÁ Área aprox.: 8.084 haPoblación aprox.: 715.250 hab. LIMA Área aprox.: 11.000 haPoblación aprox.: 814.553 hab. CARACAS Área aprox.: 9.000 haPoblación aprox.: 696.600 hab. Fuente imágenes: Elaboración propia. Base de fondo: Google Maps 18
  • 19. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá 3. LAS DIMENSIONES DE LO POLÍTICO, ECONÓMICO Y SOCIAL DE LAS TRES CIUDADESDIMENSIÓN POLÍTICA: LA ESTRATEGIA DEL CONCRETO ARMADOEn este punto, es importante traer a colación, lo que Peter Hall llamaen su libro “Ciudades del mañana”, en su capítulo VI como “Laciudad de los Monumentos”. En la última parte de este capítulo, elautor inglés señala que el movimiento de la “Ciudad Bella”, luego dehaber vuelto a Europa, coincide con lo que él llama “la era de losGrandes Dictadores”.Este marco de lo internacional, no se aleja de las realidades queempezaban a experimentar las ciudades que componen este estudio.Si en Europa en los años 30, se había experimentado la era de los Fig. 6 Gr. Gustavodictadores totalitarios que trataron de imponer sus megalómanas Rojas Pinillavisiones de gloria a sus capitales, para América Latina, este modelo Fuente: Archivo Elpolítico empezaba a ganar presencia en la época de posguerra TiempoComo lo indica Jacques Aprile, esta etapa de las dictaduras o de losregímenes con carácter populista en América Latina, se puededominar como de un “urbanismo estratégico”, aquel donde losgobiernos militares promueven vías anchas (para la movilizaciónrápida de la tropa y una avenida-anillo rodeando la ciudad), aparte deestablecer proyectos muy ambiciosos, producto de las visionesmegalómanas y como símbolo de la monumentalidad de su poder.47De esta manera, cada gobernante intentará dejar plasmada su gloria, através de las obras urbanísticas. Toda una oleada de institutos,centros de salud, nuevas avenidas, rehabilitaciones, conjuntosresidenciales, monumentos y demás obras arquitectónicas, Fig. 5 Gr. Manuel Odríaencontrarán ejecución a través de lo que algunos autores han Fuente: Historia dedenominado, como la “política del concreto armado”. la República del Perú. 1933-2000Es el poder del Estado personificado en individuos generalmentepertenecientes a élites que dominan la sociedad y que valiéndose dedistintos medios, lideran los grandes cambios que permitendesarrollo en lo económico, lo social y lo urbano. Esa perspectivapolítica a través de la monumentalidad y los símbolos, encuentra unode los mayores ecos en las ciudades de estudio, a través de inciertasdictaduras militares sucedidas en los años 50, que tuvieron surepresentación en Pérez Jiménez (1948-58) para el caso venezolano,Manuel Odría (1948-56) para el caso peruano, y Rojas Pinilla Fig. 7. Gr. Marco(1953-57) para nuestro país. Si bien cada uno tiene sus Pérez Jiménezparticularidades, presenta sus propios matices y desarrolla una Fuente: Revistapolítica con rasgos característicos, no deja de ser una de las grandes Venezuela Up to Date47 Aprile, Jacques. La Ciudad Colombiana. Banco Popular. Bogotá, 1992. Pág. 572 19
  • 20. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotácoincidencias que llaman la atención, para ser observada con detalle. No sólo por lo quesignificó el régimen represivo, sino por todo lo que en su momento empezó a representarpara las ciudades, el impulso en la ejecución de las obras. Era pasar de los planes y lasideologías a la factura y construcción en firme de los proyectos que reclamaba la ciudad.Era pasar de las teorías a las prácticas, tal vez porque de algún modo, se reconoció a laciudad como el lugar donde la construcción más que posible era inevitable.En el caso colombiano y como lo han señalado algunos análisis, durante el régimen delgeneral Gustavo Rojas Pinilla, Bogotá empieza a ser intervenida intensamente, en unperíodo “que pasa de las reflexiones a los hechos”48. Este gobierno militar, se trazó unaserie de políticas modernizadoras, que llevaron de algún modo a la introducción de una“modernidad constructiva”. Lo anterior, según algunos autores, debido a que el generalRojas Pinilla, -ingeniero civil de profesión-, perteneció a la “Generación de los Nuevos”,que se caracterizó por su apertura mental ante todo lo que significara modernización paraColombia.Desde 1955 el General Rojas aprovechó la bonanza cafetera lo cual le permitió lanzarproyectos en obras públicas, académicas y reformas nacionales, incentivando el desarrolloindustrial, agrícola y ganadero, cobijado en el clima de paz que se vivía en el territorio.49Las obras de mayor trascendencia en Bogotá fueron el Aeropuerto El Dorado, el HospitalMilitar, la Autopista Norte, -también llamada Av. de los Libertadores-, el Club Militar, elCentro Administrativo Oficial –CAO-, el edificio para Telecom de Chapinero y las Nieves.Algunas instalaciones militares, casas fiscales, cárceles, penitenciarias, bancos (Cafetero,Ganadero y Popular; el Fondo Nacional de Algodón y anteproyectos no construidos, comoel Palacio Presidencial en el CAN y el Ministerio de Defensa, diseñados por Bruno Violi,así como el Observatorio Astronómico.En el caso peruano, el general Manuel Odría dirigió un golpe de estado contra elpresidente José Luis Bustamante y Rivero, el 27 de octubre de 1948, llegando de esa formaal poder. El nombre de su proyecto era el de “Revolución restauradora” y sus 2 lemas:“salud, educación y trabajo” y “hechos no palabras”. Pese a que en América del Sur semantenía un régimen proteccionista sobre los productos, el general Odría cambióradicalmente esto, al mantener una alianza con los exportadores para sacar al extranjero losgrandes productos peruanos, lo que le permitió mantener una extraordinaria situacióneconómica hasta el año 1955. Durante el gobierno de Odría se construyeron los grandesedificios del Ministerio de Economía y del Ministerio de Educación (Edificio AlzamoraValdez actual sede la Corte Superior de Justicia de Lima) en la actual Avenida Abancay, elMinisterio de Salud, Ministerio de Trabajo y los Hospitales del Seguro Obrero y delEmpleado así como el Estadio Nacional y varias unidades habitacionales de gran tamaño.En Venezuela, el presidente Rómulo Gallegos, novelista de fama internacional, gobernódesde el 15 de febrero hasta el 24 de noviembre de 1948, cuando fue derrocado por ungolpe militar. El golpe estuvo encabezado por el Jefe del Estado Mayor, coronel Marcos48 CASTILLO, Juan Carlos del. Bogotá: el tránsito a la ciudad moderna 1920 - 1950. Bogotá: Universidad Nacional deColombia. 2003. Pág. 1849 QUEVEDO FORERO, Edmundo. Rojas Pinilla en Boyacá. Crónicas Analistas. Tunja. Jotamar Ltda. 1999. Pág. 23 20
  • 21. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáPérez Jiménez, quien asumiría la presidencia y se transformaría en dictador desde 1952 a1958, cuando fue depuesto igualmente por un golpe militar. En su primer discurso a lanación señaló lo que serían las prioridades de su gobierno, las cuales se resumenfundamentalmente en ejecución de obras, con lo cual se propone un mejoramientourbanístico de ciudades y poblaciones para hacerlas más cómodas e higiénicas, darcontinuidad al plan de vialidad, fortalecer la red ferrocarrilera, incentivar el desarrollo deltransporte aéreo, marítimo y terrestre, además de fomento agropecuario, establecimiento delas industrias alimenticias y químicas, construcción de centros para servicios públicos yacondicionamiento de zonas para el turismo, entre otros.Durante su gobierno, se construyó el Círculo Militar de Caracas, en la avenida LosPróceres, considerado por algunos como el más lujoso y costoso del mundo, enconsonancia con la Escuela Militar, un impresionante complejo arquitectónico, que se habíainaugurado en 1950, bajo el gobierno de la Junta Militar. Pérez Jiménez también construyóla Escuela Básica de las Fuerzas Armadas de Cooperación, la de Policía Militar y la Básicade Aviación (en Maracay y la Náutica en Maiquetía). Una de sus grandes obras,considerada por algunos como suntuaria pero que objetivamente es de las de mayor utilidadpública, es la autopista Caracas-Maiquetía, moderna vía de 17 kilómetros de longitud, condos vías paralelas. En Maiquetía está situado el aeropuerto internacional Simón Bolívar y apocos minutos La Guaira, el principal puerto venezolano, al cual se llega por la avenidaSoublette que complementa la autopista. El período de Pérez Jiménez fue, sin lugar adudas, de un rápido desarrollo económico; a través de su política de concreto armado dioun tremendo auge al proceso urbanístico en todo el país, lo cual impulsó la inmigraciónespontánea. Aparte de la gente que era traída del extranjero para cumplir los proyectosprevistos por el Instituto Agrario Nacional, había muchísimas personas que, atraídas por lapropaganda de la Doctrina del Nuevo Ideal Nacional, veían en Venezuela un país próspero,estabilizado políticamente y, sobre todo, con seguridad personal.50En términos generales, el gobierno de Pérez Jiménez le dio un gran auge a la construcción,sobre todo en Caracas, hecho que contribuyó con la fisonomía de la ciudad capital. Grandesedificios, muchas autopistas, variadas urbanizaciones, obras suntuarias y utilitarias quecambiaron la faz de la ciudad, fueron el legado material de este período. Sin embargo,muchas de estas cosas se vieron opacadas por la represión política desatada a través de lanefasta Seguridad Nacional, policía del régimen al mando de Pedro Estrada, que constituyóla parte más negativa y dramática de la dictadura.51DIMENSIÓN ECONÓMICA: entre la planeación y la incipiente industriaComo se ha reseñado, las ciudades sudamericanas continuaron durante la segunda mitad delsiglo concentrando la mayor parte de la población y de las actividades económicas de lospaíses. Las ventajas que ofrecían para el desarrollo beneficioso de las actividades50 TROCONIS de Veracoechea, Ermila. El Proceso de la Inmigración en Venezuela. Ed. Mapfre. Pág. 27251 CASTILLO D’IMPERIO, Ocarina. Los años del bulldozer. Ideología y Política. 1948-1958. Caracas: Fondo EditorialTrópykos. 1990. Pág. 23 21
  • 22. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáeconómicas eran muchas: unas localizaciones privilegiadas que concentraban las mayoresposibilidades para la generación de economías externas, de escala y de aglomeración,posiciones estratégicas dentro de la red moderna de comunicaciones, tendencia a fortalecerla situación de dominio históricamente conseguida y la exigencia de capitales einfraestructura que se aglutinaban alrededor de las inversiones prioritarias del Estado.Todos eran factores que continuaban acentuando la primacía de las principales ciudades enel continente.52De acuerdo a ello, las ciudades empezaron a introducir con fuerza, los principios de laplaneación económica y a creer firmemente en la necesidad de contar con expertosinternacionales. Es así como para el caso bogotano se encargó una misión de análisis ydiagnóstico económico a un grupo de profesionales encabezados por el economistacanadiense Lauchlin Currie. La misión llegó al país el 11 de julio de 1949 y fue conocidacomo el Plan Currie (1950). Este plan aclaraba que su objetivo fundamental no era ofrecersoluciones precisas o definitivas para los problemas. “Las soluciones debían surgir de lavoluntad, de la experiencia y de la inteligencia del propio pueblo colombiano”.53 El informefinal fue publicado en marzo de 1950 y comprendía dos partes principales: la primera,consistía en una descripción de las condiciones y problemas económicos en los temastratados, incluyendo completos análisis técnicos. La segunda parte contenía lasconclusiones y recomendaciones hechas con el fin de realizar mejoras así como el cálculode las necesidades financieras para ejecutarlas.Era la primera vez que se realizaba un diagnóstico completo sobre los diferentes sectores dela economía nacional y sobre los impactos que tendrían las actuaciones vistas desde unprograma general. El programa planteado por Currie, influenció de forma relevante eldesarrollo del país en la década de 1950, favoreciendo grandes cambios en la calidad devida de la población colombiana. La productividad por trabajador aumentó en un 3.3%anual de 1950 a 1959 y el producto bruto de la industria manufacturera aumentó de un 14%del total en 1950 a un 17. 2% en 1959.54De manera parecida al caso colombiano, en el Perú se instaló la misión Kleim, operacióndirigida por el economista Julius Kleim quien se propuso como objetivos principalesindustrializar el país y promover una política económica que atrajera inversionistasextranjeros. La misión propugnaba por el Libre Cambio, por un bajo nivel de impuestospara el capital extranjero y la búsqueda de la no intervención del Estado en la economía, yaque su función, según se argumentaba, debía propiciar un campo adecuado para lasinversiones. El modelo concebido de esta manera aumentó las exportaciones de un 6% en1948 del total de los ingresos del país, a un 19% del total de los ingresos en 1959.55 Elavance en los indicadores positivos, se ve acompañado por un precio constante en lacotización internacional de las materias primas producidas por el país; al algodón y el52 MARTÍN LOU, María Asunción. Proceso de urbanización en América del Sur: modelos de ocupación del espacio.Madrid: Editorial Mapfre.1992. Pág. 23853 AAVV. Bogotá años 50, el inicio de la metrópoli. Cuadernos de urbanismo. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.Juan Carlos del Castillo, coordinador. 2008. Pág. 4354 Ibídem. Pág. 5055 GÜNTHER Doering, Juan y LOHMANN VILLENA, Guillermo. Lima. Madrid, España: Colección Ciudades deIberoamérica. Mapfre. 1992. Pág. 276 22
  • 23. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáazúcar se sumaban los productos derivados de la extracción minera como el cobre, elplomo, el zinc, y ciertos productos que alcanzaron una relevancia notable como el pescado,el cual se convirtió en uno de los principales productos tratados industrialmente en el país.En Venezuela, con el auge de la explotación petrolera se incrementa la migración rural alos centros urbanos y el rancho del campo se traslada a la periferia de las ciudades, lo queconstituirá uno de los grandes problemas de la capital venezolana.56 Luego de finalizada laSegunda Guerra Mundial, la producción petrolera de Venezuela se duplicó entre los años1945 y 1951. La cantidad de barriles de petróleo extraídos durante el Gobierno de PérezJiménez, siguió la tendencia alcista, al sobrepasar los 1,8 millones de barriles diarios en1957. Esto se tradujo en un aumento considerable de las exportaciones, así como en unsustancial incremento de los ingresos fiscales, los cuales se canalizaron de nuevo a laeconomía a través del gasto público, lo que permitió ejecutar grandes obras de urbanismo,antes mencionadas.En Caracas, los sectores de industria y servicio empezarían a consolidarse a principios delos 50, en las actividades básicas de la ciudad. Ya durante la década, el sector terciarioconcentra la mayor cantidad de empleo y representa el mayor sector de significacióneconómica dentro del área urbana de la ciudad. La tendencia de variación del empleo en larama de la agricultura, silvicultura, caza y pesca es a decrecer. En el periodo 1950 -1961este sector decreció a una tasa de 5,18%. De esta manara, al romper con la economíaagrícola, desaparece la Caracas aldeana para dar paso a la metrópoli petrolera, que a travésdel tiempo ha sido el centro político, financiero y comercial. En esa medida, resulta claro,que los beneficios nacionales provenientes de la industria petrolera, han tendido a favorecera Caracas antes que a otras ciudades del interior.DIMENSIÓN SOCIAL: LO COEXISTENTE Y LO YUXTAPUESTOFig. 8 Niño en Bogotá Fig. 9 Campesinos en una de las Fig. 10 Rancheríos en uno de losFuente: Museo de Bogotá barriadas de Lima cerros de Caracas Fuente: Matos Mar, José. Fuente: Caracas. CabrujasLos cambios urbanos devenidos de la industrialización fueron rotundos: aumento de ladensidad por hectárea debido a la construcción de viviendas multifamiliares, incremento delos precios en el mercado de suelo y bienes inmuebles, parcelaciones indiscriminadas en lasperiferias, problemas con el transporte público y las comunicaciones, que alcanzarongrados críticos al igual que en los suministros de energía y agua y con el sistema dealcantarillado, servicios todos que debían satisfacer tanto a las necesidades de la creciente56 TROCONIS de Veracoechea, Ermila. Caracas. Ed. Mapfre. Colección Ciudades de Iberoamérica. 1992. Pág.231 23
  • 24. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotápoblación como a las demandas industriales. La recolección de residuos urbanos, losservicios de correos y teléfonos, de bomberos y de policía debieron ampliarse y renovarse.Los cascos antiguos (antes lugar de residencia de las capas de mayores ingresos queemigraron buscando mejores zonas de localización) aceleraron su despoblamiento ycayeron en el abandono, tugurizándose al ser ocupados por grupos de rentas bajas. Mientrastanto, en el extrarradio, las barriadas periféricas aumentaban en extensión, llegando aformar una parte sustancial de la estructura física de muchas ciudades. El avance en lossistemas de transporte (autobuses, tranvías y trenes suburbanos) permitió la extensiónilimitada y el ahondamiento de las deseconomías internas de las ciudades.57La fusión entre los grupos de inmigrantes procedentes del interior y los sectores populares yde la baja clase media pertenecientes a la sociedad tradicional permitió la constitución deuna numerosa base social que, ante la presión de demandas urbanas insatisfechas, abandonósu tradicional actitud de reserva. El aumento progresivo de los marginados urbanos, quesubsistían gracias a las mínimas alternativas que les permitía la economía informallocalizada en los intersticios del sistema económico, comenzó a consolidar un estrato nuevodentro de la sociedad industrial. La proliferación de la población marginada de las grandesciudades representa desde los años 50 uno de los hechos demográficos más relevantes delcontinente.58La estabilidad social que se había alcanzado en la ciudad desde principios de siglo habíadesaparecido, dando lugar a la necesaria intervención estatal en la resolución de losproblemas derivados de un imparable crecimiento urbano, que no estuvo acompañado, ensu momento, de medidas de control y regulación que permitiese incorporar nuevasactividades y una mayor población en los asentamientos de mayor jerarquía.El drama del crecimiento urbano sin urbanizaciónEn efecto, como lo explica el autor argentino, José Luis Romero, la crisis de 1930 unificóvisiblemente el destino latinoamericano, en un momento donde las ciudades empezaban amasificarse. Varios sectores caídos en la miseria, buscaron en su horizonte como salir deella. Una de las salidas les pareció a muchos el supuesto atractivo de las ciudades. El autorindica que existirá desarrollo urbano pero al mismo tiempo, desempleo y miseria urbana,porque la oferta de trabajo superaba siempre a la demanda. Algo mejoró la situación a partirde 1940, cuando la Segunda Guerra Mundial provocó una activación del aprovisionamientode los beligerantes. Sin embargo los años de posguerra, conservaron en casi todos los paíseslatinoamericanos la vieja estructura socioeconómica resentida en 1930, la cual no habíalogrado recuperarse. Se empezaba a trabajar en proyectos de ordenación del desarrolloeconómico para corregir con un sentido nuevo y nuevas posibilidades las viejas estructuras.Múltiples posibilidades parecían ofrecerse a los países latinoamericanos en la década de1940.57 MARTÍN LOU, María Asunción. Op. cit., pág. 22458 LOMNITZ, Larissa. “La marginalidad como factor de crecimiento demográfico”. En HARDOY, Jorge Enrique. Comp.Ensayos histórico-sociales sobre la urbanización en América Latina. Buenos Aires: Ediciones SIAP. 1978. Pág. 316. 24
  • 25. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáDe esa manera, Latinoamérica asiste al despegue de cierto número de ciudades, algunas delas cuales alcanzaron muy pronto la categoría de metrópolis, lo que hizo que las regiones ylos países giraran, aún más que antes, alrededor de las grandes ciudades. A medida que semasificaban, algunas ciudades de intenso y rápido crecimiento empezaron a insinuar unatransformación de su fisonomía urbana: dejaron de ser estrictamente ciudades paratransformarse en una yuxtaposición de guetos incomunicados y anómicos. Fue un procesoque se inició con la crisis de 1930 y que continuó varias décadas después con mayorintensidad, hasta caracterizar y definir la situación contemporánea de Latinoamérica.Ante la ola de migraciones, Romero indica que la ciudad empezó a contener dos sociedadescoexistentes y yuxtapuestas.59 Una fue la sociedad tradicional, una sociedad normalizaday la otra fue el grupo inmigrante, que como grupo carecía de todo vínculo y de todo sistemade normas, una sociedad anómica. Muchos de ellos se ubicaban en tierras de nadie, en lasque era posible instalarse, como los cerros que rodean a Caracas o a Lima (el cerro de SanCristóbal). Fueron muchos los que se conformaron con hallar un trabajo no calificado,quizá en las obras públicas y en la construcción, uno de los sectores que obsesionaba a losgobiernos, asediados por estas renovadas y crecientes masas urbanas que pedían trabajo.La dispersión por clases caracterizó el desarrollo de algunas ciudades. No era un fenómenonuevo, pero nunca había tenido caracteres tan particulares y evidentes. Las élites huían antela masificación y el nuevo escenario que se armaba ante sus ojos. En Caracas, por ejemplose desarrolló Sabana Grande, Chacaito y los barrios que surgieron más allá del CountryClub. En Bogotá, Chapinero y Chicó, en Lima, Miraflores y Monte Rico. Coexistían entodos ellos el suburbio residencial y, poco a poco, el refinado centro comercial de moda.Sus habitantes marchaban en busca de "exclusividad", refugiados en un deseo detranquilidad y reposo. Finalmente, el suburbio residencial se transformará en un gueto declase alta con sus propias convenciones y normas, eran los distritos de la elite de lasociedad “normalizada”, que coexistían con los barrios marginales, generalmente ubicadosen la periferia. 4. LO FÍSICO URBANO DE LAS 3 METRÓPOLIS 4.1. DESDE LAS IDEAS: el mito planificadorEl crecimiento no planificado es una constante cuando se hace referencia a los planesmodernos para Latinoamérica. La ola de migraciones y los procesos económicos yespaciales referidos al deterioro e imposibilidad de solución sin una visión mayor,refuerzan las ideas de los planes y la labor de verdaderos especialistas que posibiliten unacomprensión acertada de los problemas. Esta comprensión acertada se inscribe en unmomento en el que la planificación, en términos modernos, ha cobrado un gran valor, y elmodelo de referencia es el plan. Ante el aumento de la población en la mayoría de lasciudades de Latinoamérica y la aparición de una social urbana que requiere y establece59 ROMERO, José Luis. Latinoamérica: Las ciudades y las ideas. México: Siglo XXI Editores. 1976. Pág. 400 25
  • 26. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotánuevos modos de relacionarse con el territorio, la solución más apropiada era abrirse paso alas propuestas que impulsaban las ideas modernas.En el caso de Bogotá, se contratará al considerado maestro delmomento. Le Corbusier planteará un Plan Director que resumelos principales elementos de la política a escala urbana,metropolitana y regional. Entre estos elementos, se destaca elCentro Cívico (y su réplica a escala barrial) como elementourbano que representa una nueva función urbana, producto de lareinterpretación del centro de poder y del espacio público másimportante de la ciudad del urbanismo hispanoamericano. De lamisma forma, se trazará la red vial jerarquizada según la regla delas 7v’s, como estructura clave para la circulación y lacomposición a escala intermedia, y como resultado de ladeducción “corbuseriana” de la forma de la ciudad de entonces.Se destaca igualmente, la representación gráfica del propio Plany la realizada en la Grilla CIAM, que consistía en un sistema deplanos cuya elaboración implicaba un proceso de síntesis paraexpresar el análisis y la ciudad proyectada, con la finalidad decomparar el Plan con otros planes en el marco del CIAM VIII,denominado por Sert, como “El Corazón de la Ciudad”.De la misma forma, los temas que el Plan Piloto manejó,encuentran una gran similitud con objetivos que en añosposteriores se siguieron tratando y que en algunos casos hoysiguen siendo tema de debate. Entre muchos otros se puedencitar: el control de la expansión urbana, la disminución de loscostos del transporte, el acercar la vivienda a los lugares detrabajo, construir puertas de entrada dignas para la capital,demostrar a través de las obras físicas una adecuada y pensadaconcepción urbanística, impulsar nuevas tecnologías y redefinir alas comunidades urbanas para que sean caracterizadas porescalas;60 como ejemplo de ello se pensaba que las viviendas Fig. 11 Plan Piloto paraformarían un conjunto, los conjuntos un sector (dependiendo de Bogotá. Fuente: Museo de Bogotála cantidad), varios sectores formarían una junta sectorial y 4sectores formarían un barrio.El Plan Regulador, a cargo de Sert y Wiener, a través de laTown Planning Associates –TPA- y asesorado por Le Cobusier,consistía en un estudio de detalle basado en el Plan Piloto oDirector, que definiría los sistemas de utilización de las zonas en Fig. 12 Plan Reguladorlas que se dividió la ciudad, el régimen de alturas y normas para para Bogotá.la edificación, las densidades de población, los perfiles, Fuente: Museo de Bogotá60 TARCHÓPULOS, Doris. Las huellas del plan para Bogotá de Le Corbusier, Sert y Wiener. Scripta Nova. Revistaelectrónica de geografía y ciencias sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2006, vol. X, núm. 218(86). 2006 26
  • 27. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotásecciones transversales, intersecciones, estacionamientos, iluminaciones y arborizacionesde las vías, la planificación de los servicios públicos, la forma como debían ejecutarse losabastecimientos y en general todos los aspectos que deben tenerse en cuenta para el buendesarrollo de la ciudad.61 Visto así, Le Corbusier definió el modelo de ciudad y los temasrelacionadas con la estructura urbana, el centro cívico, las tipologías de vivienda, al igualque la zonificación, mientras que Sert y Wiener definieron la forma de la edificación y delos sistemas estructurantes, así como las herramientas de gestión. Para el caso limeño, de manera simultánea al plan de Tumaco, la Town Planning Associates colaboró en el Plan Piloto para Lima, la cual contaba para entonces con 900.000 habitantes con una densidad media de 188 hab/ha y para la cual se previó en el plan una nueva población de 1.800.000 personas con una densidad media de 220 hab/ha.62 El plan se ocupaba principalmente de las áreas de expansión de la ciudad, en dirección suroeste hacia el puerto fluvial del Callao, y sobre todo de la construcción prioritaria de un Centro Cívico el cual se traslada del centro tradicional hacia el sur de la tradicional Plaza de Armas, sitio donde convergían las principales avenidas de la ciudad. El diseño del Plan Director de Lima, si bien no ofrece demasiados detalles sobre la organización sectorial de la ciudad, en cambio si representa el primer enfrentamiento de la firma con una ciudad con un centro consolidado. Aquí los urbanistas deciden el traslado de las actividades hacia un sector aledaño con precios de la tierra relativamente más bajos que los que había alrededor de la plaza tradicional de la ciudad y aprovechando la presencia de grandes avenidas como ejes principales del nuevo centro Cívico. La fuerza histórica de una ciudad como Lima hace que en este plan, quizás por primera vez, se haga evidente para los urbanistas la incapacidad del Urbanismo Moderno de ser implantado de forma absolutamente literal en los países latinoamericanos. La propuesta de edificios modernos en altura enfrentados a otros bajos, con patios interiores y más relacionados con las tradiciones locales.63 Fig. 13 Plan Piloto Lima Fuente: ONPU Lima61 SCHNITTER, Patricia. “Le Corbusier, Sert y Wiener, vicisitudes del Plan Regulador para Bogotá”. En: AAVV. LeCorbusier en Bogotá, 1947-1951. Tomo 2- Precisiones en torno al Plan Director. Bogotá: Ediciones Uniandes y PontificiaUniversidad Javeriana. 2010. Pág. 16562 OFICINA NACIONAL DE PLANEAMIENTO URBANO. Plan Piloto de Lima. Lima: ONPU. 1949. Pág. 1163 LUDEÑA URQUIZO, Wiley. “Orígenes del urbanismo moderno en el Perú: el aporte de la Agrupación Espacio.Aproximaciones”. En Revista Urbes No. 1, Abril 2003. Pág. 155-194. 27
  • 28. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáEn Caracas, para 1946 se creó, por decreto gubernamental, laComisión Nacional de Urbanismo y su Dirección Técnica, lascuales iniciaron la aplicación en Venezuela de técnicasurbanísticas modernas al estudio y solución de problemasurbanos. El desarrollo de Caracas recibe especial atención,resultando de la actualización de los estudios y proyectos delaño 1938, (conocido como el Plan Monumental, elaborado porel urbanista francés Maurice Rotival) el llamado PlanRegulador de Caracas de 1951. Este estudio tenía comoobjetivo complementar aquellos trabajos preliminares y lograrsoluciones que correspondieran a las características de la ciudaddel momento. La Caracas de 1950 reflejaba una dinámica decrecimiento completamente distinta y superior a la de 1938. Elámbito del análisis fue ampliado y se reconocía que "la ciudadcapital no puede enfocarse hoy dentro de sus linderos políticos.Es necesario resolverla dentro de sus límites naturales, comorepresentación e integración del importante sector influenciado,y como consecuencia de la vasta región que la produce”.64Entre los objetivos generales que destacan en el plan, seencuentran entre otros, promover el desarrollo de unidadesvecinales y comunales, prever y señalar espacios para elcrecimiento de las industrias, fomentar el desarrollo de centroscomerciales, crear nuevas áreas y desarrollar las existentes. Se Fig. 14 Plan Regulador de Caracas.definía un sistema vial de gran capacidad destinado casi Fuente: De Sola Ricardoexclusivamente a vehículos, segregando las grandes corrientes Irma. Contribución alde circulación de las comunidades residenciales, áreas de estudio de los planos detrabajo y conectando eficientemente las comunidades con los Caracas. 1967centros de trabajo y el área central.65 Este plan regulador, parteentonces de un análisis preliminar de la ciudad y concluye con una proposiciónesquemática de usos y densidades así como un estudio primario de la vialidad. A pesar delo posiblemente “esquemático”, su influencia es notable. Las más importantes realizacionesurbanísticas de la ciudad en la década de los 50 y 60, surgieron de la aplicación del plan de1951 y de las ordenanzas de zonificación y planes parciales preparados siguiendo suslineamientos generales.Luego de eliminada la Comisión Nacional de Urbanismo en 1957, fue creada en febrero de1960, la Oficina Municipal de Planeamiento Urbano del Distrito Federal, sobre la cualrecayó la responsabilidad de los planes urbanísticos de la ciudad. Posteriormente la revisióndel plan de 1951 no pudo efectuarse, y la Ordenanza de Zonificación, modificadaparcialmente, vino en la práctica a suplantar el plan regulador.64 CONCEJO MUNICIPAL DEL DISTRITO FEDERAL DE CARACAS. OFICINA MUNICIPAL DEPLANEAMIENTO URBANO (1972). Plan General Urbano de Caracas 1970 - 1990. Primera etapa del estudio. Caracas.Pág. 15-1665 Es clara la influencia que ejerce el funcionalismo y racionalidad técnica, propia de los CIAM, y en especialde la Carta de Atenas, en lo referente a las cuatro funciones urbanas y su ubicación por zonas. 28
  • 29. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotá 4.2. DESDE LAS ACCIONESARQUITECTURA Y MONUMENTALIDAD: la táctica de los dispositivos modernosLa arquitectura moderna se unió a la planificación urbana, como emblema de y camino a lamodernidad. Como Gwendolyn Wright ha señalado, “el momento de apogeo delmodernismo tercermundista durante los años 50 y 60 fue en parte una reacción alhistoricismo elegante del diseño urbano colonial, una señal de que países independientespodrían ser parte del desarrollo internacional moderno”.66Peter Hall, refiriéndose a la época de los dictadores totalitarios, recalca que no existe algoque ayude a comprender el fenómeno de la Ciudad Bella, pues convivió por más de 40 añoscon capitalismo, imperialismo y totalitarismo tanto de derechas como de izquierdas. Loque sí tuvieron todas en común, fue la atención en lo monumental y superficial, tratando ala arquitectura como símbolo de poder y dejando de lado los aspectos sociales. “Fue unurbanismo de exhibición, arquitectura entendida como teatro cuya finalidad eraimpresionar (…), en conclusión, fue una representación”.67 Para conseguir estos objetivos,era necesario armar un montaje con una serie de elementos que sirvieran de andamiaje, paralo cual los gobernantes se valieron de los que pueden considerarse como “dispositivosmodernos”. Entre ellos, se pueden anotar, los siguientes: • Las avenidas de circunvalación: como freno y control a la expansión, pero también como modo de distribución ideal que cubre el territorio urbanizable. • El parque público: el lugar donde poder hacer “el intercambio de sombreros” de la élite. • La grilla de calles y manzanas regulares: Marca de voluntad política del estado, para guiar la expansión; es hacer una propagación del espacio público como medio de integración potencial de los nuevos sectores populares al corazón urbano, convirtiendo toda la ciudad en un tablero de mezcla cultural. • El espacio público: El medio moderno por excelencia, con el que se busca integrar, alcanzar en lo posible una modernización armónica y sin conflictos.En esa medida, surgirán los centros cívicos, las perspectivas con fachadas continuas, losmonumentos, los parques, es decir, todos los artefactos que produce el discurso político yurbanístico moderno, que propone reformar la ciudad a través de un modelo deintervención, confiado en su capacidad de garantizar el paso de una sociedad tradicional aotra moderna. Esto es lo que Gorelik, sintetiza como producir “imaginarios urbanosmodernos que supongan efectos modernizadores”.68 En esa medida, la arquitectura devanguardia fue arquitectura de Estado. Las vanguardias van a encontrar un aliadofundamental en el Estado, al que le ofrecen una serie de figuras con las cuales va a producirel imaginario de la modernización territorial y urbana que estaba afrontando como desafíocontemporáneo.66 WRIGHT. Gwendolyn. Politics of Design. Pág. 311. Citado por González Casas. Modernidad y ciudad. UniversidadSimón Bolívar. Caracas: Departamento de Planificación Urbana. 1997. Pág. 6167 HALL, Peter. Ciudades del mañana. Ediciones del Serbal. Barcelona, España. 1996. Primera edición. Pág. 21168 GORELIK, Adrián. Op. cit., pág. 16 29
  • 30. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáEn Bogotá por ejemplo, reflexionar sobre el papel que ha tenido la arquitectura moderna,implica mirar la historia del siglo XX y observar en qué momento los nuevos conceptos ,las formas y la técnica constructiva del hierro y el concreto, produjeron una nueva respuestaarquitectónica. Muchos autores sugieren que ese momento se sitúa a inicios de la décadadel 50. Hasta ese momento, se pueden vislumbrar dos vertientes de esa arquitecturamoderna: La primera, referida a los grandes espacios abiertos con bloques sueltos, como elconjunto de viviendas de Centro Nariño, o la operación en el Centro Internacional y lasegunda, los nuevos edificios que se insertaron en lotes urbanos. El análisis muestra queambas vertientes contemplan el conocimiento, los nuevos materiales, la economía y elpoder del Estado, sobre los planes a desarrollar tanto en la reconstrucción del centrodespués del 9 de abril, como en los nuevos barrios.Esta nueva arquitectura sintetiza el pensamiento moderno referido al significado social dela construcción y a las “formas puras” del movimiento moderno. Empiezan a aparecer depronto en el escenario urbano, edificios blancos con planta libre y ventana corrida, que seconstruían rápidamente al amparo de la novedosa tecnología, con una innovadora estéticaque satisfacía también los intereses rentables del desarrollo de la ciudad.Fig. 16 Aeropuerto El Dorado- 1959 Fig. 15 Centro Internacional Fig. 17 Banco de BogotáFuente imágenes: Bogotá CD, Museode Desarrollo UrbanoEn Lima, la arquitectura moderna comenzó a desarrollarse en la capital peruana desde laépoca del gobierno del general Odría. Contribuyeron a su implementación la revista ElArquitecto Peruano, la Agrupación Espacio, así como la presencia de arquitectos europeosradicados en Lima, y la visita de arquitectos de fama mundial.Las obras más importantes construidas durante este largo período fueron mayormenteestatales, para ministerios, empresas públicas, agrupaciones de vivienda económica,hospitales, escuelas, universidades, edificios para los servicios públicos, así como algunosprivados, tales como bancos, compañías de seguros, centros comerciales y edificios deoficinas. Odría vio en la arquitectura una ocasión de representación de sus conservadores ypopulistas objetivos, como la arquitectura desarrollada para las “Grandes UnidadesEscolares”, que sería uno de sus más notables productos. 30
  • 31. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáFig. 20. Ministerio de Fig. 19. Aeropuerto Internacional Jorge Fig. 18. Edificio El PacíficoEducación del Perú Chávez en Lima. 1964Fuente imágenes: Revista El Arquitecto PeruanoPara algunos autores, en Caracas, la construcción se asoció a “la destrucción creadora”69;la excavadora y la bola de demolición eran los símbolos de la tabula rasa, una política quesuponía que demoler una vieja estructura permitiría cortar amarras con el pasado.Dentro de las obras más destacadas del período, se encuentra la realización de la CiudadUniversitaria, con amplias áreas verdes y modernas construcciones, donde hoy funcionanonce facultades. Se construyó el Sistema de la Nacionalidad, constituido por la Avenida deLos Próceres, Los Paseos de Los Precursores, de Los Símbolos y de Los Ilustres (la cualdebía continuar hasta la Universidad Central), el Centro Simón Bolívar, entre los másdestacados. Este centro tiene su ícono más representativo en las torres gemelas, las cualesse convirtieron en los primeros rascacielos (30 pisos cada una) y símbolos de la ciudad, locual muestra una fuerte referencia a desarrollos foráneos, como el Rockefeller Center y elMinisterio de Educación de Brasil, en Río de Janeiro, en el cual vale recordar la fuerteincidencia de Le Corbusier.70 Arquitectos como Villanueva, Doming, Vestuti o Galiaresultan entre los más destacados en esta época de cambios rápidos e intensos para elpaisaje caraqueño y su arquitectura moderna.Fig. 23. Centro Simón Bolívar -1953 Fig. 21. Hospital Universitario- 1954 Fig. 22. Facultad de Arquitectura UCV - 1954Fuente imágenes: Centro de Investigación de laComunicación de la Universidad Católica AndrésBello CIC - UCAB de Caracas. 1950. El EspírituModerno70 GONZÁLEZ CASAS, Lorenzo y MARÍN, Orlando. “Tiempos superpuestos: arquitectura moderna e “indigenismo” enobras emblemáticas de la Caracas de 1950”. En: Revista Apuntes. Vol. 21 No. 2. UniAndes. 2008. Pág. 269 31
  • 32. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáLAS GRANDES AVENIDAS: El automóvil como elemento central de diseñoEl tema de la movilidad, el de la circulación en movimiento, en palabras de RichardSennett, cobró gran importancia con la imposición definitiva del automóvil en las grandesurbes. En este caso, las avenidas colocadas estratégicamente como freno y control a laexpansión, pero también como el modo de distribución ideal para cubrir el territoriourbanizable.Como lo indica Romero, en un principio, “el número” fue lo que alteró el carácter de laciudad. El número cambió la manera de moverse dentro de la ciudad, el número sobrepasólas posibilidades del transporte urbano. Aumentaron los automóviles, desaparecieron lostranvías para ser reemplazados por ágiles autobuses, pero a casi todas las horas. De esamanera costosas redes viales de tránsito rápido, se construyeron para resolver los problemasdel tránsito. Ensanches, repavimentaciones y severos controles de tránsito procuraronaliviar la gravedad de los problemas creados, sobre todo, por el número inconteniblementecreciente de automóviles, cuya expresión fueron los embotellamientos que llegaron a serparte del paisaje urbano de las metrópolis latinoamericanas.Entre las innumerables obras viales que se hicieron para el período, se destaca de las tresciudades de estudio, el caso de la capital venezolana. Si algo caracteriza a Caracas, es elgran número de avenidas construidas. Entre otras, se cuentan: la Av.Caracas-Maiquetía,Av. Andrés Bello, Av. Cementerio, Av. Nueva Granada, Av. Sucre, Av. Victoria,Av.Bolívar (prolongación), Av. Urdaneta, Av. Este-Oeste 6 y Este-Oeste 8, Av. GuzmánBlanco, Av. Morán, Av. Hollywood, Av. San Martin, Carretera Panamericana, Av. Páez,Av. Fuerzas Armadas, Av. Libertador (primera etapa), Autopista del Este, Autopista ElValle, Autopista del Oeste, entre otros proyectos de recuperación y rehabilitación.También se realizaron trabajos de ampliación en la avenida Sucre de Catia, al oeste de laciudad. Se construyó el enlace entre la avenida Sucre y la antigua Estación (el Ferrocarrilde Venezuela en Caño Amarillo. En el caso bogotano, se destacará la autopista Norte y amenor escala, la carrera décima. En Lima, la construcción de la vía Expresa, el Circuito dePlayas y la vía de circunvalación.Fig. 26. Av. Inca Garcilaso de la Vega Fig. 25. Av. Urdaneta Fig. 24. Carrera 10 en Bogotá - 1963en Lima. También llamada Av. Wilson en Caracas - 1953 Fuente: Daniel Rodríguez InstitutoFuente: “De calles, balcones y plazuelas. Fuente: CIC - UCAB Distrital de Patrimonio CulturalLima y su historia gráfica. Siglos XIX yXX”. CD Rom 32
  • 33. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – BogotáLO RESIDENCIAL: el mercado urbano modernoFig. 27 Centro Urbano Antonio Fig. 29 Unidad Vecinal No. 3 en Fig. 28 Urbanización 23 de Enero.Nariño -CUAN- Bogotá 1948 Lima. 1948 Caracas. 1956Fuente: Bogotá CD, Museo de Fuente: Revista El Arquitecto Fuente: Paolo GaspariniDesarrollo Urbano Peruano. No. 150 Ene-Feb 1950El mercado urbano moderno, es en fundamento, el mercado residencial. Este mercado serála clave que convierte a la ciudad en una industria capaz de competir con las otrasindustrias y no sólo hacerles de sede. Siguiendo a Weber, “es un mercado que supone laficción de la equivalencia como parte necesaria de su dinámica expansiva”71. Por ello,tradicionalmente y más agudamente, en ese momento progresista, la vivienda digna y laciudad sana, eran pre-requisito del orden social, el derecho a la ciudad, como paso previo ynecesario a la ampliación de la ciudadanía.Para las tres ciudades de estudio, antes de la década de 1950 ya se diferenciaban dosmodelos de áreas residenciales. Dos categorías urbanísticas denominadas conceptualmentecomo “barrio obrero” y “barrio residencial”, distintivos entre las áreas destinadas a lavivienda de hogares pobres y aquellas para los hogares de mayores recursos. En laconcepción del Estado, el "barrio obrero" es considerado como patrón de crecimientourbano y por lo tanto constituye una pieza de ensamblaje, planeada y ordenadaurbanísticamente. Tanto en Bogotá, como en Lima y Caracas, el desarrollo de áreasresidenciales fue una acción conjunta entre agentes del Estado y agentes privados tanto decarácter formal como informal, en la que el Estado centró su participación en laconstrucción de “barrios obreros” para la solución de vivienda popular y viviendaeconómica y la empresa privada abordó la vivienda económica como una alternativa máspara el desarrollo de sus urbanizaciones.El desafío de la construcción de los nuevos barrios radicaba en la introducción a losdesarrollos de concepciones urbanísticas y paradigmas de la arquitectura moderna queinfluenció a la práctica de los postulados promulgados en los CIAM. La construcción enaltura como posibilidad urbanística y arquitectónica, la ciudad industrial densa ycongestionada y la vivienda en serie como manera de desarrollar las grandes porciones deltejido urbano, serán características en las tres ciudades de estudio, como manera de afrontarel déficit de vivienda ante la ola inmigratoria.Para el caso bogotano, en el tema de áreas residenciales durante la década de 1950, sedesarrollaron 82 nuevas acciones, entre construcción de barrios y urbanización de predios,71 Citado por GORELIK, Adrián. Op. cit., pág. 16. 33
  • 34. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotáimpulsados y/o construido básicamente por el Estado y la empresa privada. Lasinstituciones del estado proporcionaron 8828 soluciones de vivienda en la construcción de24 proyectos, dirigidas a población de escasos recursos72. El Estado a través de susinstituciones, Instituto de Crédito Territorial, ICT, y Caja de Vivienda Popular, CVP,consolida y penetra las áreas vacías del sur, y el primero, junto con el Banco CentralHipotecario, BCH, consolidan áreas hacia el occidente. Por acción privada formal secrearon 21 nuevas áreas urbanizadas dirigidas a la población de ingresos medios y altos; tansólo la firma urbanizadora Ospinas y Cía. S.A. urbanizó más de 209 Ha, en ocho proyectosdesarrollados en esta década. Tres proyectos pioneros son significativos en materia deáreas residenciales. Dos representativos de la tipología de la urbanización de viviendaunifamiliar, el barrio Los Alcazares (1947- 1949) y el barrio Muzú y otro, de la tipología dela vivienda multifamiliar, donde el gobierno nacional, a través del Ministerio de ObrasPúblicas y de su Plan Nacional de Obras, experimenta con el primer proyecto de viviendamultifamiliar de gran escala y de clara inspiración del Movimiento Moderno, el CUAN. ElCentro Interamericano de Vivienda y Planeamiento, CINVA, despliega su influencia y suexperimentación en el campo de nuevas tecnologías para la producción de vivienda en otroproyecto emblemático en el inicio de la década, el barrio Quiroga (1951) del ICT. 73.En el caso limeño, uno de los principales proyectos de vivienda, estuvo en el conjuntomultifamiliar de bloques aislados, conocido como Residencial San Felipe. Este era unproyecto ubicado en los terrenos del Hipódromo del mismo nombre, en el Distrito de JesúsMaría, que inició en 1963 con dos etapas. Con clara influencia del movimiento moderno ylas ideas de Le Corbusier en general y con los refrescantes aportes del brutalismo británico,la primera etapa contiene una propuesta que se basa en un conjunto de viviendasorganizado a partir de un espacio central denominado el ágora, rodeado por cuatro torres devivienda de catorce pisos y por cuatro bloques de viviendas de cuatro pisos dispuestos endúplex superpuestos (cuyo acceso se da a través de una calle aérea tratando de lograrprivacidad). Otras viviendas que se destacaron para la época en Lima, son las llamadas“unidades vecinales” donde se destacan las del Rimac, las de Mirones sobre la AvenidaColonial y Matute en el barrio de La Victoria, así como los agrupamientos de vivienda delAngamos en Jesús María, San Eugenio en Lince, Barboncito en avenida Aramburú, Rissosobre la avenida César Vallejo del distrito de Lince y el agrupamientos Surquillo paramaestros, todos diseñados en la Corporación Nacional de La Vivienda bajo la direccióndel arquitecto Santiago Arguto Calvo. También por esa época se hace la primeraconstrucción extraurbana en Ventanilla, que siguiendo los patrones de los New Townsingleses impulsó el primer ministro, Pedro Beltrán74.En Caracas, entre 1950 y 1960, debido al déficit de viviendas y a los altos precios de losterrenos urbanos, se produce una ola de construcción de edificios de apartamentos para laventa y alquiler, que cambia notablemente el paisaje caraqueño con una gran variedad enlos estilos arquitectónicos. Una de las obras más importantes en cuanto a uso residencial se72 AAVV. Bogotá años 50, el inicio de la metrópoli. Cuadernos de urbanismo. Bogotá: Universidad Nacional deColombia. Juan Carlos del Castillo, coordinador. 2008. Pág. 8073 Ibíd. Pág. 8174 LUDEÑA URQUIZO, Wiley. Lima: Historia y urbanismo en cifras. 1821-1970. Lima: Ministerio de Vivienda,Construcción y Saneamiento - Universidad Nacional de Ingeniería. Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Artes. 2004 34
  • 35. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotárefiere, fue la construcción de la reurbanización El Silencio, para la clase media en ascenso,que transformó todo el centro de la ciudad. Para 1944, hondos problemas socio-económicosestaban representados en el sector donde se construyó y que sólo bajo el gobierno delpresidente Isaías Medina Angarita cambiaría su faz de miseria, enfermedades y prostíbulospara dar paso a una moderna urbanización para la clase media. En aquel sitio que por sigloshabía sido refugio de delincuentes y asiento de prostitutas, fueron destruidas 1.792habitaciones, de las cuales 1.132 estaban destinadas a prostíbulos, detales de licores y casasde vecindad, en las peores condiciones de insalubridad y deterioro. A cambio de este antrode pobreza y marginalidad, el gobierno de Isaías Medina Angarita construyó 1.000apartamentos de dos, tres y cuatro habitaciones, más 410 locales para comercio eindustrias.75 Pero sin duda, uno de los proyectos más ambiciosos, lo representó el proyectohoy conocido como la Urbanización 23 de Enero, inaugurado en 1956, ubicado en unazona aterrazada, en un conjunto de aproximadamente 52 bloques agrupados en tres áreasvecinales y con servicios comunales, como ilgesias, canchas, parques y comercios, que parael momento ejemplificaban una intervención única a escala continental. En los bloques devivienda de 15 pisos, los ascensores tienen parada cada cuatro niveles. Las estructuras deconcreto armado, sus sistemas de pórticos centrales y voladizos constituyeron, al igual quesus policromías, una de las características visuales más destacadas.CONCLUSIONES PRIMIGENIASComo se ha podido observar a lo largo de este brevísimo compendio, son variadas lassituaciones que acompañan el surgimiento de las metrópolis en América Latina, durante laépoca de estudio. Los ambientes condicionados de su propia estructura interna,caracterizado por fenómenos particulares, sumado a las influencias internacionales, sólovistas en esta corta descripción desde el plano económico y urbano, forman un cúmuloespecial de síntomas que llevan a un contexto singular, pero no por ello, menos válido. Asímismo, se ha visto cómo desde la misma Latinoamérica se han hecho intentos, seguro queno los suficientes, en procura de generar políticas de planeación que para la épocasubsanaran tan crueles deficiencias en las urbes. Puede entonces, pensarse que es enAmérica Latina, donde "junto a elementos racionales, sistemáticos y metódicos, todaactividad, tanto científica como artística, se complementa con mecanismos irracionales, deastucia, de inspiración y de azar”76, tal vez esto en parte ayude a explicar la esencia delalma latinoamericana, siendo el espíritu de esa alma, el mismo que se ha empleado en elnacimiento de nuestras ciudades que dejaban para la época asomar inequívocos visos demetrópolis.Al no contar con las herramientas necesarias que permitieran un desarrollo conjunto y unamodernización sincronizada de las dimensiones política, económica, social y física en lasciudades y en la sociedad, elementos característicos de lo premoderno y lo moderno semezclaron e interactuaron, gozaron de superposición y traslapo en los fenómenos quedieron origen a las metrópolis. De ahí que el cambio no se haya tornado tan75 TROCONIS de Veracoechea, Ermila. Caracas. Ed. Mapfre. Colección Ciudades de Iberoamérica.199276 MONTANER, Josep María. La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX. Barcelona:Gustavo Gili. 1997. A propósito de lo que indica el autor Ezio Manzini. Pág. 82 35
  • 36. Génesis de la metrópoli moderna en la ciudad latinoamericana Lima – Caracas – Bogotádecididamente transformador, por algunos incluso considerado como una “modernizaciónsuperficial y aparente”77, precisamente porque las viejas estructuras, más mentales quefísicas, habían acompañado por décadas el comportamiento y costumbres de los habitantesurbanos, que ahora estaban obligados a ser más urbanos que cualquiera. De esa manera, elcollage de elementos premodernos y modernos, como por ejemplo, el conflicto entre lacultura y tradición religiosas y los paradigmas de la modernización (incluida la mentalidaddesarrollista, el universalismo y los costos sociales), son característicos del ambientecondicionado en el origen de las metrópolis latinoamericanas.En general puede afirmarse que fue un nacimiento prematuro, que a todos los estratos tomópor sorpresa. Ante la creciente ola migratoria, ante la necesidad y casi obligatoriedadimperiosa de “ser modernos”, ante los avances que mostraba el mundo con presunción yalardeo, nuestras sociedades acudieron a resolver lo urgente, pero sin dar solución a loimportante. En ese afán, frente a esa angustia y ante las promesas y oportunidades que laciudad ofrecía, ante esa modernidad que daba valor y preponderancia a las urbes, pero queal mismo tiempo era una modernidad alimentada por la metrópoli, ajenos y extraños almundo de lo urbano también querían participar. Algunos obligados, sobre todo por factoresde violencia, otros en búsqueda del “nuevo dorado”, empezaron a formar parte no de lastransformaciones deliberadas, sino de numerosos crecimientos espontáneos. Parapoblaciones con orígenes socio-culturales muy diversos, la gran ciudad era la meta, el lugardonde era posible encontrar trabajo, educar a sus hijos, encontrar una vivienda, ser cuidadoen un hospital y escapar a la monotonía y desesperanza de las áreas rurales.78 Todo loanterior, hace parte del ambiente bajo el cual nacieron y aún nacen nuestras metrópolis.Heterogéneo, contradictorio, híbrido, variado, paradójico. Pero precisamente por ello,cercano a la modernidad.77 SALDARRIAGA, Alberto. Bogotá Siglo XX. Urbanismo, Arquitectura y vida urbana. Bogotá: DAPD. 2000. Pág. 1578 HARDOY, Jorge Enrique. “Las ciudades de América Latina a partir de 1900”. Op.cit., pág. 271 36