Your SlideShare is downloading. ×
Intervención del Ministro Soria en el Senado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Intervención del Ministro Soria en el Senado

116

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
116
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. SENADO BORRADOR DE LA SESIÓN PLENARIA CELEBRADA EL MARTES, 5 DE FEBRERO DE 2013 .El señor vicepresidente da lectura al punto 4.2.(Núm. exp. 670/000056)AUTOR: JESÚS ALIQUE LÓPEZ (GPS)INTERPELACIÓN SOBRE:Medidas que piensa adoptarel Gobierno para hacer frentea los potenciales riesgos quese derivan de la utilizaciónde la técnica del “fracking”en España José Manuel Soria, ministro de Industria El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Para exponer la interpelación, tiene lapalabra el senador interpelante. El señor ALIQUE LÓPEZ: Muchas gracias, señor presidente. Señorías, señor ministro, todos sabemos la importancia que tiene el gas natural comofuente de energía; solo basta dar un dato para ser conscientes de ello: su consumorepresenta el 25% de la energía primaria mundial. Por eso concluirá conmigo, señor ministro,que cualquier cambio que altere la producción de gas afecta significativamente al planeta entérminos globales, algo que, por cierto, viene ocurriendo durante las últimas décadas y que seha intensificado en los últimos tiempos al haberse incrementado la explotación de yacimientosmenos productivos mediante técnicas no convencionales. Este cambio ha sido impulsado, fundamentalmente, por tres factores: en primer lugar,por el alza en el precio de los hidrocarburos, en segundo lugar, por el paulatino agotamientode las reservas tradicionales de gas y de petróleo y, en tercer lugar, por los avances técnicos,fundamentalmente mediante la perforación horizontal y la fractura hidráulica. Precisamenteestos avances técnicos han permitido realizar perforaciones en los estratos de roca menosporosos y también menos permeables, como es el caso de la pizarra, mediante la aplicaciónde unas técnicas muy sofisticadas, cantidades enormes de agua y productos que químicopotencialmente peligrosos para el entorno. Como bien saben ustedes, estoy hablando de 2técnicas que actúan como una sola, la perforación profunda vertical y horizontal y el fracking,más conocido en castellano como fractura hidráulica. El proceso, si me permiten, podría resumirse de la siguiente manera: se realiza unaperforación vertical de un pozo hasta alcanzar la capa de pizarra, que puede estar a varioskilómetros. Al aproximarse a esa capa, el extremo de la perforadora traza un codo quepenetra horizontalmente en el estrato de esa capa de pizarra, aproximadamente durante unkilómetro o un kilómetro y medio. Y finalizada esa tarea, se utilizan explosivos para abrir unasgrietas que luego se expanden durante unos cientos de metros, gracias fundamentalmente aun fluido a gran presión compuesto básicamente de agua y de arena y, en menor medida, de 1
  • 2. productos químicos. Cada pozo está sometido a compresiones y descompresiones que hacenque, precisamente, parte de ese fluido vuelva a la superficie, junto con el gas y otros restosprocedentes de la roca que son metales pesados y sustancias radioactivas. Finalmente en lasuperficie la mezcla es procesada, precisamente para separar el gas de las sustancias nodeseadas. Todo este proceso es tremendamente agresivo y se hace mediante la agrupación devarios pozos en una sola plataforma. El número de plataformas por kilómetros cuadrado oscilaentre 2 y 4. Además, cada plataforma requiere de una superficie entre 1 o 2 hectáreas. Lapuesta en marcha y explotación de cada una de estas plataformas requieren −escuchen bienporque es importante− poner a disposición la utilización de hasta 210 000 metros cúbicos deagua solo en la fase de fractura, que si tenemos en cuenta todo el proceso este consumo deagua se puede incrementar hasta en un 30%. Y por otro lado, la inyección en el subsuelo dehasta 4300 toneladas de productos químicos. Todos estos datos lógicamente se vanmultiplicando a lo largo de la vida de esta explotación, porque al caer la productividad de estospozos relativamente pronto, se hace necesario abrir nuevas plataformas para garantizar unaproducción estable en el tiempo. Pues bien, señor ministro, durante las últimas décadas y de manera fundamental enEstados Unidos, este tipo de negocio ha florecido hasta el punto de que este país, que eraimportador de gas, puede estar en disposición en las próximas fechas de ser un paísexportador. Sin embargo, hay quien opina, como por ejemplo la Sociedad GeológicaAmericana, que tal vez estemos ante una burbuja especulativa porque la producción de esospozos, como he dicho anteriormente, disminuye muy pronto, por supuesto antes de lo que lasanalistas de las compañías de gas vaticinan. Y yo creo que ese riesgo no debe serdespreciado, sobre todo si tenemos en cuenta todo lo que ha pasado y está pasando con laeconomía en su conjunto. Se trate o no de una burbuja, que no es el caso ahora de debatir,este tipo de explotaciones se están extendiendo por el mundo. También ha llegado a Europa,aunque aquí se está haciendo de una manera mucho más lenta que en Estados Unidos,fundamentalmente por dos cosas: en primer lugar porque aquí, a diferencia de EstadosUnidos, el propietario del suelo es el Estado, allí es el propietario. Y en segundo lugar porqueen Estados Unidos se ha eximido de cumplir con la ley de seguridad de agua potable desde elaño 2005. En Europa hay distintos supuestos, como Francia donde se ha prohibido; algoparecido ha ocurrido en Bulgaria; en otros países como en Alemania, en el Estado de Renaniadel Norte-Westfalia hay impuesta una moratoria; y el extremo podría ser Polonia, donde sí sehan autorizado estas prácticas. En todo caso y desde una perspectiva mundial, señor ministro, las expectativascreadas por esta nueva fuente de gas han hecho que se paralicen bastantes inversiones yproyectos de energías renovables. Y está sirviendo a las compañías para especular con lastarifas finales para los consumidores. España lógicamente no es ajena a este proceso. Sonmuchas las peticiones de permiso y autorizaciones del ministerio, ya no solo en la cornisacantábrica, en el País Vasco, Cantabria o Asturias, sino también en otros territorios comoAragón, Cataluña, Castilla y León o Andalucía. La alarma social ha ido creciendo a medidaque el Ministerio ha ido concediendo esos permisos, a medida que los ciudadanos tambiénhan recibido más información de este tipo de técnicas. Y no solo ha crecido esa alarma entrelos vecinos y las asociaciones de vecinos, sino también entre muchas autoridadesautonómicas, algunas, señor ministro, de su partido, como es el caso de Cantabria y deAragón, que encuentran en las autorizaciones de estas prácticas un serio riesgo para elinterés general. Las han prohibido, aunque eso no es suficiente porque hay en algunasexternalidades negativas que van mucho más allá del ámbito de una comunidad autónoma. Yahí es donde le pedimos que intervenga el Estado, el ministerio. Señor ministro, somos conscientes de que el gas natural sigue siendo la principalfuente de generación eléctrica en nuestro país. También sabemos que el sector gasista 2
  • 3. importa más del 99% del gas que consumimos y que muchas veces viene de países dondehay una cierta inestabilidad política. Tampoco ignoramos que nuestra reserva estratégica endepósitos solo alcanza hasta 10 o 12 días a lo sumo. Y que en estas circunstancias, solodesde un punto de vista estrictamente económico cualquier indicio de autoabastecimientopuede resultar muy atractivo. Nos extraña que, por el contrario, teniendo energía autóctonacomo las renovables, ustedes las castiguen o, por ejemplo, la cogeneración que hace queevitemos el consumo de más energía. Evidentemente, la competitividad de la economía y la seguridad del suministro debenestar entre nuestras prioridades, pero esto no debemos olvidarnos de otros factores que sonmuy importantes para el presente y para el factor de nuestro país. Me estoy refiriendo, señorministro, a los impactos que según numerosos estudios se esconden detrás de estas prácticasque lógicamente la industria niega pero que la experiencia vivida en Estados Unidosdemuestra que han existido y existen y en no pocas ocasiones. En primer lugar, me referiré al problema de los residuos generados por la fracturahidráulica y su tratamiento y gestión, residuos que según un informe elaborado por TyndallCenter contienen 17 sustancias clasificadas como tóxicas para organismos acuáticos, 38 sontóxicas agudas, 8 son cancerígenas probadas y otras 6 son sospechosas de serlo, 7 sonelementos mutagénicos y 5 producen efectos sobre la reproducción. Esto lo dice un informeelaborado por Tyndall Center. Además de estas sustancias, el fluido residual generado por lafractura hidráulica contiene otras sustancias que lógicamente provienen cuando llega a lasuperficie como son materiales pesados y sustancias radiactivas de origen natural. Si bien el nivel de riesgo asociado a estos elementos depende lógicamente de lasconcentraciones, las enormes cantidades que hacen falta de los datos que antes le daba paraconminar con éxito el proceso del fracking es un motivo más que suficiente para mostrarcautela y para extremar los controles. Además, señor ministro, usted sabe que en la mayoría de los casos la industria sedeshace de estos residuos inyectándolos en el subsuelo, si me permite la expresión,enterrando la porquería debajo de la alfombra, pero cuando esto no es posible, se lleva abalsas de evaporación con el posible riesgo de contaminación de la atmósfera o se llevan aplantas de depuración públicas que no están preparadas para albergar este tipo de recursos. No menos importante que el problema que generan los residuos es el problema que sepuede generar en la contaminación del agua. Así, es importante tener en cuenta que hay unaparte de ese fluido que se inyecta que no vuelve a la superficie, que se queda en el subsuelo,con el evidente peligro de contaminación, porque la toxicidad precisamente del fluidogenerado es mucho mayor que el fluido que se inyecta en la fractura hidráulica. Aunque losinformes corporativos sostienen que no hay riesgo de que esos fluidos tóxicos puedan llegar afuentes subterráneas de agua potable, sin embargo, el informe Tyndall Center dice que dichosestudios se basan en estimaciones respecto del riesgo de falla en pozos correctamenteconstruidos obviando la posibilidad de que pueda haber pozos que estén mal construidos. Dehecho, ese informe Tyndall dice que hay cientos de casos de contaminación −me refiero aEstados Unidos− de aguas subterráneas y superficiales debido a construcciones defectuosaso a fallos humanos. Es más, según informes de EPA, de la Agencia de Protección Ambientalde Estados Unidos, se han incrementado los materiales radiactivos y cancerígenos en losacuíferos y en los ríos próximos a estas explotaciones, como ha recogido en un informeperiodístico un periódico importante como es The New York Times. Y aunque la industria delgas minimiza los riesgos, lógico por otra parte, en Estados Unidos, como usted bien sabe, sonmiles las denuncias de particulares por contaminación de agua, de suelo y del aire, que hanllevado incluso a que la EPA ponga en marcha una línea telefónica de consultas y dedenuncias. Además, señorías, el efecto sobre el cambio climático del gas obtenido mediante elfracking es gas natural, lo que pasa es que su estación es no convencional, puede ser 3
  • 4. superior, según estos estudios, a la obtención del gas convencional, como es lógico. Inclusohay estudios que dicen que pueden ser superiores los efectos sobre el cambio climático al queproducen los efectos del carbón. Más concretamente, el gas obtenido mediante fracking,mediante esa técnica no convencional, es más nocivo que el convencional fundamentalmenteal mayor consumo de energía que se requiere para su extracción. Efecto éste al que se vienea sumar las elevadas emisiones fugitivas de gas metano, según reconocen bastantes estudiosuniversitarios de universidades, por ejemplo, de Pensilvania, y que tienen un impacto muysuperior al CO2 a corto plazo. Por último, no quiero dejar de mencionar el posible riesgo que tiene sobre losmovimientos cívicos este tipo de prácticas, como ha reconocido el propio Servicio GeológicoBritánico, cuando en junio del año 2011 se produjeron en el Reino Unido dos terremotos queobligaron a parar las exploraciones y este Servicio Geológico Británico corroboró lacorrelación entre los terremotos y la fractura. Por no hablar de que recientemente se hanproducido más de 800 terremotos leves en Arkansas, en Estados Unidos, y, aunque estosterremotos son pequeños, ponen en peligro el cementado de los pozos, y con ello seincrementa la posibilidad de que ese fluido tóxico pueda llegar a alguna fuente, a algúnacuífero subterráneo. En definitiva, señor ministro, estos son solo algunos de los impactos negativos delfracking en lugares donde hay una cierta experiencia, como es el caso de Estados Unidos,que no solo lo hace desde 1940 sino que emplea esta técnica fundamentalmente en lasúltimas dos décadas, y creo que es un tiempo más que suficiente para obtener ya resultadosde esa experiencia vivida. Un método, el del fracking, de extracción y de explotación de las últimas reservas delgas que, señor ministro, desde el Grupo Parlamentario Socialista entendemos que debe seranalizado y evaluado no solo con criterios estrictamente económicos sino también desde unaperspectiva medioambiental y de salud pública. Por eso, y termino ya, le planteamos desde el Grupo Parlamentario Socialista a travésde esta interpelación y le rogamos que usted hoy en esta Cámara explique a los senadores ytambién a los ciudadanos las medidas que piensa adoptar el Gobierno de España parapreservar a los ciudadanos y ciudadanas de los potenciales riesgos que se derivan de lapráctica del fracking en nuestro país. Muchas gracias. El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señoría. Para contestar la interpelación, en nombre del Gobierno, tiene la palabra el señorministro de Industria, Energía y Turismo. __________________................___________________ El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO (Soria López): Señorpresidente, señorías, muy buenas tardes. Señor Alique López, quiero agradecerle la oportunidad que me da para debatir ytransmitir en nombre del Gobierno nuestra posición sobre esta importante cuestión. En primer lugar, respecto al planteamiento de su interpelación, quiero decirle quecoincido con usted respecto a que el gas natural es un recurso especialmente trascendentepara el presente y el futuro de nuestro sistema enérgico, en España, en Europa, en el mundoentero. En segundo lugar, coincido también con usted en que no es de extrañar ante estascircunstancias el creciente interés que existe por las técnicas no convencionales para intentarllegar a yacimientos no convencionales y, por tanto, disminuir la dependencia energética. Y,en tercer lugar, coincido también con usted en que puede haber riesgos derivados del uso deesta técnica, que han sido subrayados por distintos estudios, usted menciona en concreto en 4
  • 5. el preámbulo de su interpelación el aprobado por el informe de la Comisión de MedioAmbiente del Parlamento Europeo de junio de 2011. Respecto a las medidas sobre los potenciales riesgos que el Gobierno adopta en estamateria, ya le adelanto que son medidas de ámbito nacional, medidas europeas, medidas deámbito internacional, y desde luego estamos abiertos a cualesquiera otras medidas quepuedan ser propuestas y aprobadas en estas Cortes Generales. El hilo conductor de mi respuesta a su interpelación seguirá elsiguiente orden: las consideraciones técnicas respecto a los yacimientosconvencionales y no convencionales; qué riesgo comportan; cuál es lasituación en la Unión Europea y en la OCDE; cuáles son las oportunidadesque pueden presentar para España; y terminaré con una conclusión. Como reconoce su señoría, los ciudadanos, las asociaciones y empresas demandanuna reflexión serena, y esa petición debe inspirar el debate sobre la cuestión del fracking. Porello, esa necesaria reflexión debe tener en cuenta todas las vertientes: la vertiente técnica, laeconómica, la jurídica, y no cabe plantear una moratoria sobre una tecnología que, comoel propio Parlamento Europeo reconoce en las dos decisiones adoptadas el pasado 21de noviembre en Estrasburgo, exigen un análisis ponderado por parte de todos losEstados miembros. Estas dos decisiones se basan en dos informes del Parlamento Europeo: uno relativo alas repercusiones medioambientales de la extracción de gas y petróleo de esquisto de laComisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, y otro relativo a losaspectos industriales, energéticos y otros del gas y el aceite de esquisto de la Comisión deIndustria, Investigación y Energía. No es preciso, por tanto, la referencia de una petición sobreel informe que se menciona de la Comisión de Medio Ambiente, de junio del año 2011, porquepensamos que los informes posteriores superan el informe de dicho año. Respecto a las consideraciones técnicas, he de señalar que los yacimientosconvencionales y no convencionales de hidrocarburos, como conocen sus señorías, sonformaciones geológicas en el subsuelo que contienen hidrocarburos, gas o petróleo y cuyascaracterísticas, en particular, su porosidad y su permeabilidad, permiten que su producciónsea técnica y económicamente rentable, pudiendo distinguir dos grandes tipos de yacimientosde hidrocarburos: los yacimientos convencionales y los yacimientos no convencionales.Respecto a los primeros, los convencionales, los hidrocarburos están localizados en unaestructura geológica limitada por una capa de roca impermeable que evita que el gas escapea la superficie. En los no convencionales, los hidrocarburos se encuentran en capas de bajapermeabilidad, los poros son muy pequeños y su permeabilidad baja, por lo cual, laproducción del gas en cantidades susceptibles de explotación comercial requiere de técnicasde fracturación. ¿Qué se entiende por la tecnología de la fracturación hidráulica? Esta es una técnicapara mejorar la permeabilidad de la roca mediante fracturas que permiten que el hidrocarburofluya hacia el sondeo, inyectando un fluido -tal y como usted decía muy bien-, agua, a altapresión junto con arena y, además, aditivos químicos para mantener las fisuras abiertas. Estatécnica se aplicó en Estados Unidos ya a principios del siglo XX, y en la actualidad, aldesarrollarse la perforación horizontal, ha permitido la explotación de yacimientos noconvencionales hasta la fecha desechada por razones económicas, particularmente, en elcaso del gas conocido como Shale Gas. En relación con las técnicas no convencionales, he de señalar que existen formacionescon gas que, a consecuencia de la baja permeabilidad de la roca, su explotación no resultaba,como le decía, rentable, ya que el hidrocarburo depositado en los poros de la roca no puedendesplazarse hasta el sondeo y el caudal de producción disminuye rápidamente. El desarrollode las técnicas de perforación horizontal y perforación hidráulica ha supuesto, por tanto, una 5
  • 6. revolución al aplicarse a yacimientos no convencionales. Y se pueden aplicar por dos vías:primero, mediante perforación horizontal se consigue perforar sondeos a lo largo delyacimiento y, segundo, con la fracturación hidráulica, que consiste en inyectar agua, arena yaditivos químicos a grandes presiones, se producen fracturas y fisuras dotando depermeabilidad a la roca que no la tenía, lo cual permite un caudal suficiente para la extraccióndel gas. De esta forma, se consigue explotar de forma rentable nuevas formaciones que,hasta la fecha, eran desechadas por antieconómicas. Por tanto, la fracturación hidráulica noes una tecnología nueva. Se emplean los pozos convencionales desde 1940 porque permitenaumentar su productividad. El promedio mundial de grado de aprovechamiento de unyacimiento convencional sin fracturación hidráulica es del 30%; la fracturación hidráulicapermite duplicar este porcentaje. Ahora bien, ¿esta tecnología está exenta de riesgos? Pues no. Para la extracción degases no convencionales hay consecuencias y riesgos pero no son muy distintos a los quepuede haber en otro tipo de actividades industriales, y como ocurre en toda actividad industrialdonde hay riesgo, lo que hay que hacer es regularlas adecuadamente y controlar esosfactores de riesgo. La preocupación por la técnica del fracking se centra fundamentalmente enlos siguientes aspectos: en primer lugar, en relación con los aditivos químicos a los que ustedse refería, para que quede claro, el fluido de perforación en esta tecnología es, en un 99,5%,agua y arena. Y el 0,5% restante son aditivos químicos necesarios para proporcionar al fluidolas propiedades físico-químicas requeridas. Hasta tiempos recientes, la composición del fluido de perforación era considerada comoun secreto industrial y eso había generado inquietud sobre la utilización de productos tóxicos yradiactivos. Recientemente —como conocen sus señorías— se ha cambiado la normativa enlos Estados Unidos de manera que la composición del fluido de perforación de cada sondeoes totalmente pública y puede consultarse, además, en internet. En cualquier caso, elreglamento europeo al respecto establece una regulación muy estricta en materia deproductos químicos y ha de aplicarse obligatoriamente de manera efectiva a los fluidos deperforación. En segundo lugar, otro tipo de riesgo que usted ha señalado es la contaminaciónacuífera. Esta es la preocupación más importante y ampliamente difundida entre la sociedady, sin embargo, es la menos relevante, según opinión de la Agencia Internacional de laEnergía. El riesgo de contaminación surge por la posibilidad de que se puedan producirfiltraciones del fluido de perforación, agua salada de hidrocarburos, desde la formaciónfracturada hasta un acuífero suprayacente, pero en opinión de los expertos, este riesgo puedemitigarse al menos de dos maneras. La primera es asegurar que haya una distancia suficienteentre los acuíferos y la formación a fracturar. Lo normal es que entre ambas exista unadistancia superior a un kilómetro y medio, lo cual hace virtualmente imposible el flujo del fluidohasta el acuífero. Ello exige catalogar adecuadamente los acuíferos que, en todo caso, seencuentran a profundidades inferiores a los 400 metros y verificar que exista una separaciónsuficiente. La otra forma de mitigar los riesgos es asegurar una protección adecuada delsondeo que lo aísle en su totalidad y de manera hermética en su tramo vertical al atravesar elacuífero. Tercer aspecto polémico: utilizar agua en el procedimiento. Este es uno de los aspectosmás relevantes, ya que la fase de fracturación hidráulica requiere de un volumen de agua muyconsiderable del orden de 20 000 metros cúbicos por sondeo. Por tanto, las necesidades deagua pueden ser una rescisión, pero sobre todo son una rescisión en zonas donde hayaescasez de acuíferos. Por otra parte, un volumen importante del agua inyectada se recupera una vezfracturado el sondeo y puede ser empleada en la siguiente fracturación, con lo que el volumentotal requerido es significativamente menor. En todo caso, la fracturación hidráulica exigegarantizar una política de gestión del agua estricta y responsable. Ese será uno de los criterios 6
  • 7. fundamentales para que el gobierno de la nación se guíe a la hora de autorizar este tipo detecnologías. Cuarto tipo de riesgo: utilización intensiva del suelo. Es cierto que los yacimientos noconvencionales tienen una gran extensión en el subsuelo y, por tanto, requieren unaperforación de un gran número de sondeos. Para minimizar el impacto se perfora desde unaúnica ubicación varias trayectorias, lo que permite explotar una superficie de entre 5 y 10kilómetros cuadrados. Conforme a la evidencia empírica, tras aproximadamente un año y medio de actividadde perforación, lo que queda, al final, es el cabezal del pozo que perturba al mínimo elescenario natural. Quinto tipo de riesgo, riesgo sísmico. A él usted también se ha referido. De acuerdo conla experiencia acumulada la fracturación hidráulica puede producir movimientos sísmicos deintensidad tan baja que en una gran parte de los casos ni siquiera son percibidos. En todocaso, es necesaria la realización de estudios sobre la sismicidad de base de la región, antesde comenzar con cualquier tipo de actividad de esta tecnología. Por ello, cabe extraer comoconclusión que esta técnica, como cualquier otra actividad industrial, implica unos riesgosespecíficos que deben ser gestionados adecuadamente. Existe la tecnología necesaria para minimizar ese tipo de riesgos, no obstante esnecesario garantizar que la industria actúa responsablemente conforme a las mejoresprácticas, lo cual implica una regulación estricta tanto en términos medioambientales como entérminos sectoriales. Ese es el caso de España y de la Unión Europea aun cuando no existauna posición unánime al respecto con carácter comunitario. Respecto a esta posición, no existe esa unanimidad en Europa y parece difícil quepueda alcanzarse a medio plazo. Nos encontramos con posturas desde la francesa y búlgara–a las que usted se ha referido- que, efectivamente, prohíben esta tecnología, hasta labritánica o la polaca, claramente favorables a su desarrollo. Las últimas noticias parecenapuntar a un giro a favor de esta técnica. En el Reino Unido el día 13 de diciembre del año2012 el departamento de energía y cambio climático decidió levantar la moratoria establecidaen la fracturación hidráulica; en su decisión el Reino Unido destaca el potencial del shale gasen la seguridad del suministro y en la transición a una economía baja en carbono y describelas medidas que va a implementar para aumentar la seguridad de las operaciones. Alemania también se ha posicionado a favor del desarrollo del gas convencional –asíme lo manifestó ayer mismo durante la reunión de alto nivel el ministro de medio ambiente yseguridad nuclear de Alemania, que también comparte la necesidad de establecer controlesmuy estrictos en esta materia-. El día 14 de diciembre del año 2012 el Bundestag rechazó tresmociones de la oposición para prohibir la técnica de fracturación hidráulica; esta es lasegunda ocasión en la cual el Parlamento alemán se posiciona en este sentido y ha resaltadola contribución de este recurso a la seguridad del suministro y al hecho de que esta técnicaviene aplicándose desde tiempo atrás sin novedades destacables. En la Unión Europea, tal como le decía al principio de mi intervención, el ParlamentoEuropeo aprobó el pasado mes de noviembre, el día 21, dos resoluciones según las cualesla decisión de explotar el gas no convencional corresponde a cada uno de los Estadosmiembros de la Unión Europea. Se rechazó una enmienda que proponía la prohibicióngeneralizada, aunque también señala que la normativa europea debe ser lo suficientementeestricta con prácticas que puedan causar daños al medio ambiente. El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Señoría, vaya finalizando. El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO (Soria López): Ya termino. España comparte plenamente dichas salvaguardas. 7
  • 8. Concluyo. En cuanto a las perspectivas legislativas comunitarias, cabe indicar quedentro del programa de 18 meses del trío de presidencias -por tanto de Irlanda, de Lituania yde Grecia-, en el punto 268, se establece que las fuentes convencionales y no convencionalesde energía no solo deben contribuir a la seguridad del suministro, sino también ser seguras.Esta referencia indirecta a una posible acción a nivel de la Unión Europea se ve refrendadapor lo señalado por la propia Comisión Europea como iniciativas en el campo energético parael año 2013, donde se dice que hay necesidad de un marco ambiental adecuado paraposibilitar una extracción de hidrocarburos no convencional que sea segura. En la segunda parte de mi intervención tendré la oportunidad de hacer referencia aalgunos otros aspectos. Muchas gracias.___________________________________...............______________________ El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señor ministro. Tiene la palabra al amparo del artículo 87 el senador interpelante. El señor ALIQUE LÓPEZ: Muchas gracias, señor presidente, señorías. Señor ministro, la verdad es que una vez más ha hecho gala de un autismo político quehe de reconocer que no es privativo suyo, sino de un Gobierno que está totalmentedesorientado y sin rumbo. Yo quiero recordarles que ustedes están aquí para defender elinterés general y no intereses espurios que están alejados precisamente de lo público.También en este tema, señor ministro, en el del fracking, por el que usted, sinceramente, hapasado de puntillas ejerciendo más de portavoz de un discurso oficioso que vienen realizandolas empresas del gas durante los últimos veinte años –por tanto nada nuevo bajo el sol, ustedreconoce esos riesgos pero los minimiza- y nosotros lo que le proponemos y de lo que creoque tiene usted hoy la oportunidad es de rectificar y decir de qué lado está, si está del lado delos ciudadanos, de los intereses generales de los territorios, o bien usted está del lado de losintereses de algunas empresas. Señor ministro, lo que nosotros proponemos es algo mucho más profundo. Le estamosproponiendo que tenga en cuenta la dimensión medioambiental en todas las políticassectoriales de su ministerio, también en esta técnica, la del fracking. No puede seguir ustedignorando, como viene haciendo habitualmente, las fuertes interdependencias que existenentre el progreso social y una gestión eficiente de los recursos naturales, también en estecaso, en el del gas natural. La sostenibilidad nos obliga a todos a tener en cuenta esadimensión medioambiental como parte de nuestro presente, pero también como parte denuestro futuro y cualquier análisis que obvie esa dimensión medioambiental es un análisismiope, como miopes fueron los análisis que hicieron aquellos que establecieron un modelo decrecimiento economicista y cortoplacista que ideó el Gobierno del Partido Popular, bajo elGobierno del señor Aznar −me estoy refiriendo a la política del ladrillo−, un modelo que hatraído solo resultados perversos para el conjunto de la economía y desastrosos para elconjunto del empleo. Señor ministro, no solo es cuestión de cuánto crece el PIB, sino de cómo crece el PIB.Y ahí hay una diferencia entre ustedes y nosotros. No queremos un crecimiento a cualquierprecio, queremos un crecimiento económico con igualdad, con protección del medio ambientey con ganancias de bienestar para la mayoría de la población. Sin entrar en la posible burbujaeconómica que puede esconderse tras esta práctica del fracking y las consecuencias quepuede tener para el conjunto de la economía, quiero simplemente que reflexione sobre doscuestiones. La primera cuestión, ¿a usted le parece que son tan despreciables los impactosque sobre la salud y sobre el medio ambiente acarrearían estas prácticas como para notenerlos en cuenta? Y, la segunda cuestión, ¿usted cree que en una explotación másintensiva de los hidrocarburos es donde está el futuro energético de la economía de nuestropaís? Nosotros creemos que no, nosotros creemos en la sostenibilidad y, por eso, queremos 8
  • 9. que ustedes se tomen muy en seri los riesgos medioambientales y que se hagan análisiseconómicos a largo plazo y no solo a corto plazo. Nosotros defendemos que el futuroenergético de nuestro país debe estar en las energías renovales y en el ahorro y la eficienciaenergética; en las energía renovables, que apoyan países como Alemania −hoy teníamosnoticias de ello−, y no tanto en el fracking, como está haciendo usted, y no en las energíasrenovables. Unas fuentes energéticas limpias que usted castiga un día sí y otro no, como hizoel pasado viernes con las rebajas de las primas de las renovables, que dan buena cuenta desu idea del crecimiento, del desarrollo y de la sostenibilidad. Señor ministro, si de lo que se trata es de reducir nuestra dependencia energética, esdecir, que importemos menos petróleo y más gas, el camino no es recortar a las energíasrenovables, el camino no es recortar a la cogeneración, el camino no es recortar al ahorro y laeficiencia energética, al contrario, el camino es apoyar a las energías renovables, que nos danindependencia energética, que reducen las emisiones de Co2, que son importantes en cuantoa la creación de empleo y como valor añadido tecnológico; el camino es apoyar a lacogeneración, que hace más competitiva a la industria y que, además, ahorra en energía y elcamino es apoyar a la fuente de energía más barata, más segura, que es, precisamente, laque no se consume, el ahorro y la eficiencia energética. No creemos que el camino sea seguirdependiendo, como creen ustedes, del petróleo y del gas, que, por cierto, para eso no hayningún tipo de recortes. Les recuerdo que en el año 2012, el dinero que nuestro paísdestinó, precisamente, a comprar combustibles se incrementó en un 16%. El déficitenergético del año 2012 se ha situado en torno a los 45 700 millones de euros, 5000millones de euros más que en el año 2013. Termino, señor ministro. No voy a entrar a discutir con usted sobre las repercusionesde la técnica del fracking en el medio ambiente y en la salud humana. Precisamente, esa faltade acuerdo y la que pueda haber en la comunidad científica es la que obligaría, en aplicaciónde principio europeo de precaución, a paralizar los permisos de investigación hasta que losimpactos estén plenamente investigados, comprendidos, afrontados y regulados. En definitiva, señor ministro, se debe poner mucho más esfuerzo en comprender todoslos impactos del fracking antes de lanzarse a ciegas a una carrera para obtener gasconvencional. Por eso les anunciamos que vamos a presentar una moción consecuencia deinterpelación. Muchas gracias. (Aplausos.)_______________________________...............________________________ El señor VICEPRESIDENTE (Lucas Giménez): Gracias, señoría. Tiene la palabra, al amparo del artículo 84.4, en nombre del Gobierno, el señor ministrode Industria, Energía y Turismo, que cierra el debate. El señor MINISTRO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y TURISMO (Soria López): Señoría,no voy a entrar en las alusiones personales que usted ha hecho respecto a si el Gobiernodefiende intereses espúreos o no; lo que sí le puedo decir es que entiendo que usted pueda oquiera defender un interés particular; como usted entenderá, el Gobierno tiene que defendersiempre el interés general. Ha hablado usted de análisis miopes respecto a modelos económicos. Le voy a deciralgo. ¿Sabe usted cuándo se produce el desequilibrio en el modelo energético en España?¿Sabe usted cuál es el momento en el que se produce? Se lo voy a recordar: mitad de ladécada primera de este siglo. Año 2005: se toman tres decisiones respecto al modeloenergético. Primera decisión, compartida por mi grupo parlamentario y, desde luego, por elGobierno: vamos a impulsar las energías renovables. ¿Más primas? Las compartimos.Segunda decisión: vamos a impulsar más infraestructura gasista, más regasificadoras, más 9
  • 10. almacenamientos subterráneos, más gaseoductos. Tercera decisión: aparte de promover másprimas para las renovables, aparte de promover más energías renovables vamos a promovertambién más generación de energías con el carbón, y por eso hacemos una legislación paraprimar la utilización del carbón. Fíjese, señoría, al propio tiempo, un modelo energético —sime permite la expresión— con tanta esquizofrenia en su seno.¿Sabe usted cuál ha sido el efecto de ese modelo? Un aumento de costes, una disminuciónde los ingresos, un aumento del déficit de tarifa. ¿Sabe usted por qué? Porque las infraestructuras gasistas que en paralelo a lapromoción de las primas en energía renovable se fueron haciendo no se iban utilizandoporque las energías renovables, lógicamente, tienen preferencia para entrar en el sistema,pero el que no se utilicen no quiere decir que no se paguen porque, se utilicen o no se utilicen,se tienen que pagar. ¿Y qué significa que se tengan que pagar las infraestructuras energéticas? Pues quevan directamente a la factura del consumidor y directamente a la factura de la industria. Claro,así es muy difícil tener un sistema energético competitivo. Y ahora mismo lo que estáhaciendo el Gobierno es justamente intentando deshacer —si usted me permite— esedesaguisado que nos encontramos en el sistema energético. Y para ello, en el caso de queexista la más mínima posibilidad, con todas las garantías medioambientales —que, por cierto,son garantías medioambientales europeas—, no hay ningún lugar en el mundo que tengagarantías medioambientales tan estrictas como afortunadamente tenemos aquí en Europa.Luego, si hay alguna posibilidad de hacer prospecciones de hidrocarburos, sean de gas,convencionales o no convencionales, o sean de petróleo, si se cumplen las garantíasmedioambientales, estará usted de acuerdo conmigo en que tendremos que hacerlas paradisminuir la dependencia. Porque creo haberle escuchado que la cuantía de recursos —yestoy de acuerdo con usted— que España dedica cada año a importar hidrocarburos esmuy elevada, casi 40 000 millones de euros. Lo que me sorprende es que usted se quejede esa altísima factura, y al mismo tiempo se oponga a la posibilidad de que se haganprospecciones donde las está haciendo el Reino de Marruecos, justo en la misma mediana,para ver si frente a las costas de Canarias, a 60 kilómetros, hay petróleo. Esta es la únicacontradicción que encuentro en esta materia. ¿De qué somos partidarios nosotros? En primer lugar, de tener un sistema energéticocon un mix equilibrado y, por tanto, con distintas tecnologías; también sostenible, desde elpunto de vista medioambiental y desde el punto de vista económico y financiero. Ahora bien,un sistema energético que también sea seguro desde el punto de vista de losabastecimientos. Y, entonces, con todas las garantías medioambientales que podamos tener,lógicamente somos también partidarios de que este tipo de tecnologías —que, por cierto, hangenerado mucha inversión, mucho empleo y mucho crecimiento allí donde se han utilizado—,siempre y cuando se tomen esas garantías y podamos ir adelante con ello. En cuanto a la consideración que ha hecho respecto a la disminución de primas a lasenergías renovables del pasado Consejo de Ministros, quiero decirle que no es así. ¿Sabeusted lo que hemos hecho en el pasado Consejo de Ministros? Se lo voy a explicar. Señoría,las primas a las renovables cada año tenían una actualización de acuerdo con el índice deprecios al consumo, y lo que ha hecho el Gobierno es que en vez de que se actualicen alíndice de precios al consumo se actualicen conforme a la inflación subyacente, y por tanto noincluye los alimentos elaborados ni los productos energéticos, descontados los impuestos; esdecir, la inflación subyacente con los impuestos constantes. Supongo que a usted no leparecerá mal que la actualización para las primas, para los subsidios —en este caso lasenergías renovables— también tengan un comportamiento similar al que han tenido otro tipode actualizaciones de indicadores en la economía española. Por tanto –y con esto finalizo-, el Gobierno es partidario de que se pueda utilizareste tipo de tecnologías, como se está haciendo en otros países europeos, pero 10
  • 11. siempre con las salvaguardas internacionales establecidas por la Agencia Internacionalde la Energía, las salvaguardas europeas y, en todo caso, las salvaguardas de lalegislación nacional. Muchas gracias. (Aplausos.) 11

×