Your SlideShare is downloading. ×
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Doctina del modelo de policía comunitaria costarricense. (sin indice)

1,405

Published on

Seguridad Ciudadana / Orden público, Seguridad Ciudadana o Seguridad de los Habitantes / Policía al servicio del Estado y Policía al servicio de la comunidad/ El sentimiento subjetivo de seguridad …

Seguridad Ciudadana / Orden público, Seguridad Ciudadana o Seguridad de los Habitantes / Policía al servicio del Estado y Policía al servicio de la comunidad/ El sentimiento subjetivo de seguridad /Origen, desarrollo y consolidación de la Policía Comunitaria Costarricense / /Programas de Capacitación Policial Comunitario / Programa de Seguridad Comunitaria / Conceptos Doctrinarios sobre la Seguridad de Costa Rica /

Published in: Investor Relations
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,405
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
33
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MINISTERIO DE GOBERNACIN, POLICIA Y SEGURIDAD PÚBLICA Doctrina del Modelo de Policía Comunitaria Costarricense. Alberto Li 27/10/2008 Seguridad Ciudadana / Orden público, Seguridad Ciudadana o Seguridad de los Habitantes / Policía al servicio del Estado y Policía al servicio de la comunidad/ El sentimiento subjetivo de seguridad /Origen, desarrollo y consolidación de la Policía Comunitaria Costarricense / /Programas de Capacitación Policial Comunitario / Programa de Seguridad Comunitaria / Conceptos Doctrinarios sobre la Seguridad de Costa Rica /
  • 2. 2 Un concepto de seguridad ciudadana. 1. Introducción. La falta de seguridad ciudadana ha pasado a ser en los últimos tiempos uno de los temas centrales de preocupación de los ciudadanos y, por lo tanto, una de las cuestiones a resolver por los responsables políticos de principios de este siglo. De este modo, Kris Bonner1 dice: …”El interés de la población que hace referencia a la delincuencia ha aumentado enormemente en los últimos años. (...). La seguridad es una condición necesaria para el funcionamiento de la sociedad y uno de los principales criterios para asegurar la calidad de vida”… La crisis de la seguridad y su correlativa necesidad de reforma (a pesar de su importancia y de la necesidad de un debate en profundidad) han conducido a que, en ocasiones, desde los ámbitos de gobierno se formulen planes para actuar sobre los síntomas y no sobre las causas, de la misma manera que no podemos resolver el problema de la diversidad con soluciones sencillas, por la propia naturaleza del problema, hemos de asumir que por mucho que nos suponga problemas, el hecho de la seguridad, es un problema complejo, que afecta a la sensación de las personas, de influencia fundamentalmente urbana, que por lo tanto, exige una participación de los ciudadanos de donde se deriven soluciones, también, complejas. 2. Seguridad ciudadana comunitaria: cuestiones terminológicas. a) Orden público, seguridad ciudadana o seguridad de los habitantes.- El concepto de orden público ha ido modificándose a lo largo del tiempo, originariamente2 , este es el concepto liberal que emana del artículo 9 que regula esta cuestión en la Declaración de los Derechos del hombre y del Ciudadano de 1789 que dice: “Nadie puede ser inquietado por sus opiniones, incluso las religiosas, siempre y cuando su manifestación no altere el orden público establecido por la ley”. Este artículo, tiene que ser interpretado sistemáticamente y puesto en relación con el 4 de la misma declaración: “La libertad consiste en poder hacer todo lo que no sea perjudicial al otro. Así, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tienen otro límite que aquellos que aseguren a los otros miembros de la sociedad el disfrute de estos mismos derechos; estos límites sólo pueden estar determinados por la ley”. 1 , Citado por Ricard Brotati Jubert en Diferents autors. Programa Sistema Penal y Derechos Humanos de ILANUD y Comisión Europea. Delito y Seguridad de los Habitantes. Siglo XXI, México, D.F., 1997. 2 Ricard Brotat i Jubert Diferents autors. Programa Sistema Penal y Derechos Humanos de ILANUD y Comisión Europea. Delito y Seguridad de los Habitantes. Siglo XXI, México, D.F., 1997.
  • 3. 3 Por lo tanto, si mudamos el concepto de orden público del ámbito estricto de la libertad ideológica del artículo noveno a uno más genérico del artículo cuarto, Richard Brotati formula la siguiente definición de orden público: El orden público se establece como garantía y límite de la libertad y, como ésta, consiste en que nadie puede hacer nada que sea perjudicial a los demás. Desde esta perspectiva, no perdemos de vista que, libertad y seguridad son dos caras de la misma moneda: Sin seguridad no hay libertad (ya que la falta de ésta, afecta el libre ejercicio de los derechos y libertades del ciudadano) y sin libertad no puede haber una autentica seguridad. Con el tiempo, este concepto de orden público, evoluciona hacia el de Seguridad Ciudadana (originado en la doctrina de la nouvelle prevencion), mucho más amplio, y que incorpora los valores del Estado social y democrático de Derecho. En Europa no se ha producido un cambio de denominación, sino de contenido del concepto hoy por hoy, la expresión orden público (ordre public, public order o ordine pubblico) sigue utilizándose como garantía de la seguridad pública, lo que ha cambiado es el contenido del concepto que paulatinamente ha ido pasando desde el forzar a los ciudadanos a la obediencia de la norma, lo más primario, a la garantía de la calidad de vida de los mismos. El término seguridad ciudadana tiene como antecedentes en nuestros países, su utilización por las fuerzas armadas del cono sur a finales de los años setenta como un renovado vocablo de similar contenido a la doctrina de seguridad nacional impartida por los EUA desde la conocida Escuela de las Américas, según Elias Carranza, en países como Argentina, Chile, Uruguay y otros tantos Estados el término preferido es el de seguridad de los habitantes, que estiman omnicomprensivo y no exclusivo. Amadeu Recasens, distingue entre el concepto liberal de orden público del siglo XIX y el concepto social y democrático de orden público que se impone en las democracias occidentales a partir de la finalización de la segunda Guerra Mundial, al que también podemos denominar seguridad ciudadana, según vemos en la siguiente tabla3 3 El diseño de la tabla es nuestro, la información es de Amadeu Recasens, tomada de Recasens, Amadeu. Elements emergents d’inseguretat ciutadana. Revista Catalana de Seguretat Pública, nº 6-7. Barcelona, 2001. Modelo Opuesto Objetivos Misión Orden público (Código Napoleónico) S. XIX hasta 1ª ½ S. XX. Des – orden. Mantener la autoridad. Perpetuar la norma. Forzar la obediencia de los ciudadanos a la norma. Orden público (Seguridad Ciudadana) 2ª ½ S. XX en adelante In seguridad ciudadana Preservar derechos y libertades. Ofrecer un servicio público. Proteger la seguridad (objetiva y subjetiva) de los ciudadanos.
  • 4. 4 b) Seguridad comunitaria.- Cuando hablamos de seguridad comunitaria, nos estamos refiriendo a un modelo concreto de seguridad, lo que tiene en cuenta al ciudadano en la formulación y verificación de las políticas de seguridad. Los orígenes del término seguridad comunitaria los tenemos que encontrar en la idea de oposición (desarrollada por los historiadores de la policía inglesa) entre el modelo inglés de policía (o policía comunitaria) y el modelo francés o continental (o policía del prínceps). Para el primero, la actividad de la policía sería una consecuencia de las demandas sociales, de forma que habría una clase de self – policing, de la comunidad con un mínimo uso de la fuerza. Por el contrario, la policía continental, estaría mucho más ligada al proceso de construcción de Estado contemporáneo y, por lo tanto, de defensa del mismo ante los procesos revolucionarios que ha padecido. c) Policía al servicio del Estado y policía al servicio de la comunidad.- La evolución histórica del concepto de policía se justifica al evitar los comportamientos violentos mediante la utilización por parte del Estado del monopolio de la violencia legítima (de acuerdo a las palabras de Max Weber) y, paralelamente, el abandono de usos sociales “privados” de justicia (el duelo, la vendetta o el linchamiento). De hecho, son muchas las teorías que caracterizan el fenómeno policial justamente por el uso eventual de la coacción legal y de la coerción. Ahora bien, no es menos cierto que, en la actualidad, las actividades policiales traspasan en mucho a la exclusiva represión del delito, se trabaja ahora en conceptos como el de servicio al público y de asistencia a la ciudadanía; así, se habla de la función policial como una función genérica de solución de problemas (problem solving politing). En el sistema comunitario o anglosajón, la policía es un producto de las demandas sociales, de suerte que la sociedad se autorregula (self-policing) con un mínimo uso de la fuerza. De acuerdo a esta pauta, la necesidad social de seguridad de personas y bienes justifica, per se, la existencia de la policía. De esta manera, los ciudadanos son los primeros interesados en colaborar con la actuación policial, de tal suerte que se evite el recurso a la fuerza. Para concluir, podríamos decir que el modelo de policía comunitaria tiene su última justificación en el mantenimiento de la seguridad púbica. 3. Antecedentes del concepto de seguridad. El concepto tradicional de seguridad es el que lo asociaba con la represión del delito y el mantenimiento del orden, se trataba, pues, de un concepto de seguridad situada en el entorno del control de la criminalidad y eminentemente reactiva. La evolución natural, en comparación con la medicina (asimilando el delito con una enfermedad del cuerpo social), hizo que se sopesara la seguridad de la represión a la prevención, intentando actuar, también, sobre las causas y no solamente sobre los
  • 5. 5 síntomas. A esta concepción preventiva y, por lo tanto, pro– activa, de la seguridad, hace falta la incorporación de elementos nuevos, como las políticas sociales, o aun, urbanísticas y, además la incorporación, también, de profesionales de diferentes disciplinas. En este sentido expresaba el art. 12 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del ciudadano: “La garantía de los derechos del hombre y del ciudadano, necesita de una fuerza pública: esta fuerza es, pues, instituida en beneficio de todo el mundo, y no para la utilidad particular de aquellos a quién ha estado confiada”. La inseguridad, como problema complejo, no se puede abordar, simplemente, con el recurso de penas más duras y más policía en la calle. Entonces, cuáles son los elementos que hay que tener en cuenta en el abordaje de la inseguridad? Un buen punto de partida es la definición de seguridad contenida en la declaración final del “Seminario de reflexión científica sobre el Delito y la Seguridad de los habitantes”, realizada en Costa Rica los días 9 a 13 de octubre de 1995. El punto tercero de esta declaración afirma: (...) Un concepto verdaderamente amplio y comprensivo de seguridad de los habitantes tiene que comprender no solamente la tranquilidad de no ser víctima de hechos delictivos sino, también, la de vivir en un Estado constitucional de Derecho y la de participar de los beneficios del desarrollo en materia de salud, educación, vivienda, ocio y todos los ámbitos del bienestar social. El concepto es el del desarrollo humano sostenible, que tiene la equidad como principio. Esta definición, pues, se aparta de la tradicional que vincula seguridad con la ausencia de delito y la amplía a una forma concreta de Estado: el social o del bienestar; puesto que, ¿qué otro tipo de Estado proporciona los bienes públicos salud, educación, vivienda, ocio y todos los ámbitos del bienestar social?; En este sentido también se expresa el Manifiesto y las Resoluciones de los temas abordados por las ciudades europeas sobre Prevención y Seguridad en la conferencia de Nápoles los días 7, 8 y 9 de diciembre de 2000 en su punto 14: “La seguridad es un bien común esencial para el desarrollo sostenible. Es a la vez signo y condición de inclusión social, del acceso justo a otros bienes comunes como son la educación, la justicia, la salud y la calidad del medio ambiente. Promover la seguridad es desarrollar un bien común y no consiste, sobre todo, en hacer de policía o en recurrir al sistema penal”. Doctrinalmente, pues, lo que estamos diciendo es que la falta de seguridad en los aspectos sociales, laborales o económicos, implica ineludiblemente una carencia de inseguridad ciudadana o lo que es el mismo: si predicamos la necesidad de la existencia de seguridad ciudadana para el normal desarrollo de las personas en la sociedad, tenemos que proveer a los ciudadanos de los bienes suficientes que los doten de seguridad en todos el ámbitos de su vida.
  • 6. 6 La declaración final del ―Seminario de reflexión científica sobre el Delito y la Seguridad de los Habitantes‖, realizado en Costa Rica los días 9 a 13 de octubre de 1995 se expresa en el sentido siguiente en sus puntos séptimo y octavo: “Se considera necesario promover políticas más efectivas e integrales delante del delito, y no continuar reaccionando solamente “a posteriori” por la vía de los sistemas de justicia penal. Se imponen diagnósticos globales del problema y programas que integren la acción de las diferentes agencias responsables en cada caso. Las políticas tendrían que comprender una amplia prevención primaria, con acciones en todos los ámbitos del bienestar social, y procurar que los beneficios del desarrollo lleguen a todos los sectores de la población y promuevan la integración, y la no exclusión, de los sectores pobres y marginales, al considerar que a la problemática social la acompañan los fenómenos de la corrupción, el paro, la subocupación (...), violencia, así como pérdida y sustitución de valores.” a) El sentimiento subjetivo de seguridad: La inseguridad no es simplemente el temor al robo o a la agresión. Puede nacer también del peligro provocado por un automóvil, por un entorno nocivo, precario y, sobre todo, por el temor a no disponer de una ayuda o de un servicio que aporte protección o reparación en caso de emergencia. La seguridad engloba, por lo tanto, dos conceptos: de una parte, el objetivo, que estaría representado por el incremento del delito y, por el otro, el subjetivo que vendría determinado por la sensación de incertidumbre, de riesgo o de miedo (si es que aceptamos esta calificación de menos a más) que tiene el ciudadano por el desarrollo de lo que se denomina delincuencia ordinaria (en contraposición a la gran delincuencia del tráfico de drogas, de armas y del blanqueo de dinero) y los actos diversos y no agrupables bajo una sola categoría pero que, no obstante, no entran dentro de la categoría de delitos, Esta concepción queda reflejada también en las conclusiones de la declaración final del “Seminario de reflexión científica sobre el Delito y la Seguridad de los Habitantes‖, (ya Mencionado) dónde resulta evidente que una parte de inseguridad viene producida por la realización de delitos, pero no por todos los delitos, solamente por algunos. Si bien el seminario desembocó en el análisis de la seguridad de los habitantes, en la medida en la que esta es afectada por los delitos contra la propiedad, contra la vida y la integridad personal, esto no significa desconocer la gravedad de otros delitos con frecuencia impunes, como los de corrupción, delincuencia económica internacional y tráfico de armas. Finalmente, en las conclusiones del seminario de Costa Rica (ya mencionado) también aparece mencionada, de manera indirecta esta concepción subjetiva de la seguridad cuando afirma: “Es de gran importancia que los medios de comunicación colectivos encaren la noticia sobre el delito de manera responsable, racional y objetiva, para que los habitantes puedan formarse un adecuado juicio de opinión que contribuya a la apropiada prevención y control que se requiera”.
  • 7. 7 En efecto, la maximización de las noticias sobre aquellos comportamientos que crean sensación de inseguridad sobre los ciudadanos (con independencia de que se trate o no de delitos, como afirma la declaración) trae a una espiral de inseguridad que no se ajusta a la realidad y, por lo tanto, a la búsqueda, por parte de los ciudadanos y de las administraciones impulsadas por éstos, de respuestas desproporcionadas a los problemas. Concretamente, Elias Carranza, nos explica que: (...) se ha comprobado que situaciones de alarma social infundadas, creadas por una información equivocada sobre el aumento de delitos, cuya tasa era estable . El caso a que se refiere es el de Costa Rica en 1994, que duplicó de 25 a 50 años la pena máxima de su ordenamiento jurídico Penal, argumentando, el aumento de la delincuencia. Lo irónico del caso, nos dice el autor, es que en el año siguiente, aumentó la tasa de homicidios, lo cual pone de manifiesto, concluye, que las amenazas de una mayor pena no tienen efecto directo sobre la criminalidad. En resumen una Policía Comunitaria debe estar al servicio del ciudadano , garantizando sus derechos y libertades, orientada a la resolución de conflictos (y no exclusivamente a la represión del delito), generadora de seguridad como bien público. Por otra parte, la política de seguridad que se postula es una política que hace falta construir con la comunidad, no sobre la comunidad (la cual sería autoritaria), ni para la comunidad (que acaba con la policía en una esquina y con la sociedad en la otra), como muy bien dice Martín Gras4 : Desde el punto de vista policial, se insiste en esta idea a lo largo del reciente Código Europeo de ética de la policía. Encontramos afirmaciones que se refieren a las necesidades de colaboración con la comunidad, la sociedad o el ciudadano, por ejemplo, en sus puntos: 12. La policía se tiene que organizar de manera que se gane el respeto del ciudadano como profesión encargada de hacer cumplir la ley y como proveedora de servicios públicos. (...) 18. La organización de la policía tiene que fomentar las buenas relaciones entre la policía y el ciudadano y, si conviene, favorecer la cooperación con otros organismos, comunidades locales, organizaciones no gubernamentales y otras entidades representativas de los ciudadanos, que incluyan los grupos étnicos minoritarios. Finalmente, este cuerpo legal expresa, en referencia a la policía, una razón que ya hemos adelantado, y con respecto a las políticas de seguridad, en este punto del escrito, el imprescindible control de la policía por parte de los ciudadanos: 59. La policía tiene que responder delante del Estado, los ciudadanos y sus representantes. Tiene que estar sujeta a un control externo de eficiencia. 4 Gras, Martín. Curso de Seguridad Pública Comunitaria. Universidad Nacional Tres de Febrero, Buenos Aires, 2002.
  • 8. 8 Origen, desarrollo y consolidación de la Policía Comunitaria Costarricense. 1. La Policía de Proximidad o Comunitaria y la interacción comunidad-policía. En Costa Rica, así como en muchas otras partes del mundo, la puesta en práctica de los modelos de Policía de Proximidad o Policía Comunitaria responden a tres constataciones básicas: primero, la insatisfacción de la ciudadanía con el servicio policial que reciben y la creciente desconfianza hacia la policía. En segundo, mucha de la investigación experimental realizada durante los años 70, particularmente en Estados Unidos, cuestiona los resultados que se obtienen con el método tradicional de respuesta policial: el patrullaje reactivo; los estudios han comprobado como los índices delictivos no se reducen a pesar de los múltiples esfuerzos por reducir los tiempos de respuesta policial y de incrementar el número de policías en las calles. Por último, la urgente necesidad de abordar el problema de la inseguridad desde la prevención, obliga a los cuerpos policiales a trabajar en forma conjunta con otros sectores de la sociedad. Las características de estos modelos de trabajo policial, policía de proximidad o policía comunitaria, se sustentan en cuatro elementos esenciales: a) La atención preventiva para que sea efectiva se tiene que desarrollar en áreas territoriales pequeñas, a nivel de barrios o urbanizaciones. b) El establecimiento de una relación estrecha con las comunidades, permite que el trabajo policial realmente responda a las necesidades de éstas, y así, las comunidades pueden evaluar adecuadamente la actuación policial. c) Integrar y movilizar a las comunidades y al resto de la sociedad civil en las tareas preventivas. d) Un mayor interés por atacar los factores de riesgo que se asocian a la comisión de delitos o de actos violentos. La relación de la policía con la comunidad cumple una variedad de funciones necesarias para prevenir la violencia y la delincuencia, que incluyen: Informar a la policía sobre los intereses y necesidades locales en materia de seguridad, que no siempre coinciden con los intereses institucionales o nacionales. Establecer un canal para que la policía capacite a las comunidades con respecto a conductas y valores preventivos. Permitir a la ciudadanía expresar sus críticas y demandas a la policía local en forma directa. Informar sobre los esfuerzos y logros que la policía realiza, y así promover una evaluación inmediata y directa de su funcionamiento.
  • 9. 9 Generar acciones de prevención en cada comunidad, considerando su problemática delincuencial particular. Fomentar las actuaciones policiales de carácter pro-activo. Incorporar la información que proporcionan las comunidades en el planteamiento de las operaciones policiales. Generar mayor autonomía y poder de decisión en la policía local, acorde con las políticas de descentralización de la gestión. Generar un compromiso de todas las instituciones presentes a nivel local, para mejorar las condiciones de vida de las personas en sus barrios y comunidades. Promover la realización de actividades que permitan contrarrestar los factores de riesgo asociados a la violencia o delincuencia. Construir un sentido de comunidad en aquellos barrios o urbanizaciones que han visto reducido su capital social. - Como todo proceso social, estos niveles no constituyen una línea evolutiva, existen momentos que entremezclan o se retrocede en el desarrollo de una política de seguridad, el caso de Costa Rica es un claro ejemplo de esto, ya que el inicio de un modelo de trabajo policial de carácter comunitario comienza con la capacitación a comunidades en materia de seguridad y hasta en segundo momento se logra integrar a la policía local, mediante un modelo de proximidad, con las comunidades capacitadas. 1.2. La participación ciudadana y la Seguridad Comunitaria. El desarrollo del Programa de Seguridad Comunitaria ha sido un esfuerzo institucional del Ministerio de Seguridad Pública, que desde finales de la década de los noventa busca crear una cultura preventiva en materia de seguridad en las comunidades, mediante un proceso de capacitación ciudadana impartido por la policía. Este proceso parte del reconocimiento de que la solución a los problemas de seguridad requieren de un trabajo conjunto a nivel local con la participación de amplios sectores de la sociedad civil, donde cada uno tiene responsabilidades acordes al ámbito de acción donde se desenvuelva, sea a nivel institucional, comunal o familiar. La importancia de la participación ciudadana en el desarrollo de programas preventivos en materia de seguridad es múltiple: en primer lugar, busca romper con el monopolio tradicional que los actores estatales desarrollan sobre el sector y constituirla como sujeto de una acción pública de la que debe ser corresponsable, permite la incorporación de opiniones y posiciones de diversos sectores sociales con relación al tema y procura mejorar la gestión en seguridad con recursos provenientes de otros sectores sociales. En este sentido, una verdadera participación ciudadana significa que las personas intervienen activamente en la toma de decisiones sobre la planificación y desarrollo de los procesos, programas y proyectos en que se involucran. Cuando la participación de
  • 10. 10 la comunidad asegura que las personas asumen en forma igualitaria y activa el proceso de toma de decisiones, los y las participantes comprenden de mejor forma los problemas y dificultades asociados a sus problemas o necesidades en particular. También comparten la responsabilidad de buscar soluciones prácticas ante los problemas planteados. La participación comunitaria es materia de seguridad es una herramienta importante y valiosa que ayuda a cambiar percepciones, empoderar a las personas y crear consensos a partir de construcciones comunes. Además, al trabajar con un concepto de seguridad amplio e integral el ámbito de acción no se reduce a lo estrictamente delincuencial, sino que incluye otros factores de riesgo que inciden en la percepción de seguridad de una persona o una comunidad, tales como contar con espacios públicos en buenas condiciones, tener definidas medidas de actuación ante situaciones de emergencia, contar con espacios y actividades recreativas para los jóvenes, con un medio ambiente saludable, con condiciones básicas de salud pública, entre otros muchos aspectos que inciden en la (in) seguridad de una comunidad. Consiste entonces, en involucrar a la población en el problema de la inseguridad, asumiendo roles más protagónicos en la búsqueda de soluciones prácticas y efectivas. Este trabajo que realizan las comunidades organizadas constituye un complemento al trabajo policial, sin que esto signifique que la organización comunal pueda llegar a reemplazar los esfuerzos que entidades de gobierno o municipios deben hacer para enfrentar la delincuencia o la violencia, ni suple los recursos que se deben destinar a ello. Al contrario, la Seguridad Comunitaria promueve que las personas velen por el trabajo que realizan las instituciones gubernamentales y sus funcionarios(as). Los resultados del Programa se observan en el desarrollo a nivel local de muy diversas actividades orientadas a desarrollar normas de convivencia social, a la recuperación de espacios públicos, al ejercicio de un control social por parte de la ciudadanía sobre las instituciones públicas y al desarrollo de estrategias de integración social mediante la promoción del arte, la cultura, la recreación y el deporte. Esto implica la creación de redes de relaciones comunitarias que contribuyen a fortalecer el tejido social, a generar capital social y a reducir los factores de riesgo asociados a la violencia y la delincuencia En síntesis, la Seguridad Comunitaria se sustentan en cuatro aspectos fundamentales: la solidaridad que implica compartir un sentimiento de comunidad, la participación de las personas como miembros activos y con capacidad de decisión, la organización autogestionaria en relación a su propia definición de prioridades o necesidades y soluciones, y la adopción de una cultura preventiva como el resultado final del proceso. Esto es el resultado de un proceso de capacitación y organización comunal orientada a mejorar las normas de convivencia a lo interno de las familias y del vecindario, solucionar o gestionar de forma organizada problemas comunales con las instituciones correspondientes, a desarrollar la capacidad para hacer un uso correcto y más efectivo de los mecanismos legales y adoptar medidas de seguridad que reducen las oportunidades para la comisión de actos delictivos
  • 11. 11 1.3. La evolución de las políticas de seguridad pública en Costa Rica en las últimas décadas. Lograr avanzar al desarrollo de un enfoque de seguridad desde la lógica de los derechos humanos, no es tarea de un día. En nuestro país esto ha sido posible por la evolución histórica del aparato institucional basada en un principio de racionalidad de la acción gubernativa y de solución institucionalizada de conflictos, donde la policía misma presentó a lo largo del tiempo gérmenes de un enfoque que en la década de los 90 se traduce claramente en una modalidad explícitamente civilista. La premisa de arranque es que los elementos que dan como resultado el Programa de Seguridad Comunitaria son ubicables entendiendo la transformación histórica de la policía en su relación con las comunidades. Por ello, se visualizan los principales rasgos de la acción policial en otros períodos históricos, buscando elementos que nos permitan entender la evolución de la relación policía –ciudadanía. Un hecho fundamental en la historia costarricense es la abolición oficial del Ejército en 1949, acto que recogió la “Constitución del 49”, de actual vigencia. Con este hecho, el Ministerio de Gobernación y Guerra pasó a dar campo a cuerpos policiales cuya función fuera velar por el orden público. A pesar de la abolición del ejército, la permanencia de algunos elementos que corresponden a estructuras militares en los cuerpos policiales costarricense y a las condiciones de la Guerra Fría en Centroamérica, impactan la formación y las funciones de algunos cuerpos policiales. La personificación de este momento y este ideario a lo interno del Ministerio de Seguridad Pública lo personificó la llamada Policía Militar (PM), la creación, en los años setentas, de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), que en un inicio tiene labores de Seguridad Presidencial y posteriormente se le asignan labores de Seguridad Nacional e Inteligencia, y la creación de los Comandos Sur y Norte, en las fronteras del país, que partían también de concepciones militares que se operacionalizaban y funcionaban de acuerdo a nomenclaturas típicas de los ejércitos. Sin embargo, un hecho importante a destacar es que con la creación de la Guardia de Asistencia Rural de Costa Rica (G.A.R.), el 15 de setiembre de 1970 bajo la Ley Nº 4639, se estable un cuerpo policial con funciones que no se limitan a un concepto de seguridad represivo y centrado en la delincuencia. En este sentido, es importante destacar la cercanía y el espíritu de servicio hacia la comunidad que caracterizaba a la Guardia de Asistencia Rural, que según su reglamento, consideraba entre sus funciones las siguientes: “… f) Alfabetizar adultos en las zonas a las que no ha llegado la acción del Ministerio de Educación Pública”
  • 12. 12 g) Colaborar en las campañas de higiene y salubridad. h) Asesorar a los campesinos en el cuidado de ganado. i) Promover actividades de desarrollo comunal. j) Evitar atentados contra la riqueza forestal y arqueológica. k) Cooperar en la conservación de la fauna silvestre”. A pesar de un contexto, tanto a lo externo del país como a lo interno, que favorecían una estructura policial de carácter marcadamente reactivo y con características militares, la Guardia de Asistencia Rural (GAR) presenta algunas particularidades que podrían considerarse como un primer referente histórico de una policía al servicio de la comunidad, una policía que es parte activa de la comunidad y que trabaja en labores pro-activas. Tomando en cuenta las competencias desarrolladas por este tipo de policía, queda claro, la existencia de una importante interrelación con las esferas de organización comunitarias en los contextos rurales. Durante los noventas se comienza a dar un cambio medular en la naturaleza de la policía nacional, se comienza a involucrar a la policía en labores que promueven una labor más preventiva y de servicio a la comunidad. La Ley General de Policía Nº 7410, promulgada el 20 de Mayo de 1994, en el artículo 4, establece que la función de la policía es: “Las fuerzas de policía estarán al servicio de la comunidad; se encargarán de vigilar, conservar el orden público, prevenir las manifestaciones de delincuencia y cooperar para reprimirlas en la forma en que se determina en el ordenamiento jurídico” Con la reforma a la Ley General de Policía, aprobada el 19 de marzo del 2001, denominada la “Ley de Fortalecimiento de la Policía Civilista”, se eliminan rasgos militares que aún permanecían en la estructura policial. Los dos cambios fundamentales se orientan a regular de la escala de ascensos dentro de la función policial y a eliminar la nomenclatura de rango militar para los grados jerárquicos. Además se crea el Estatuto Policial que viene a resolver la inestabilidad laboral y de nombramientos de personal policial, se definen requisitos para el ingreso a la Fuerza Pública y se crea la Dirección de Apoyo Legal Policial, un grupo de abogados (as) cuya función es asesorar a los cuerpos policiales y velar para que su actuación se enmarque dentro de las facultades que las leyes le otorga. Esta ley es el complemento necesario para que realmente se inicie una profesionalización de los cuerpos policiales: con estabilidad laboral, requisitos de ingreso de ascenso en la carrera policial, con una mejora sustancial de su situación salarial. Este es el primer paso necesario, aunque no suficiente, para lograr implementar modelos de policía de carácter comunitario. Con la implementación de la Policía de Proximidad en el año 2001, se eliminan las diferencias entre la Guardia Rural y la Guardia Civil, y a partir de ese momento toda la Fuerza Pública tiene las siguientes funciones:
  • 13. 13 Reducir los índices de inseguridad objetiva y subjetiva. Ofrecer respuestas personalizadas a las comunidades Descentralizar los servicios. Lograr eficacia y calidad en la gestión. Satisfacer las demandas en materia de asistencia y protección. Dar un enfoque preventivo a la información aportada por el ciudadano en aquellos aspectos que puedan afectar a su seguridad. El modelo de Policía de Proximidad, siguiendo la experiencia desarrollada por la Policía Nacional de España, responde a un concepto de policía que conoce su entorno, planifica de acuerdo a las necesidades locales en materia de seguridad y entre sus resultados considera la evaluación positiva de la población. Este modelo de Policía de Proximidad, viene a complementar y a integrar definitivamente a la policía local en el trabajo que viene realizando Seguridad Comunitaria desde finales de la década de los noventa. 1.4. Antecedentes de Seguridad Comunitaria Mediante el Decreto No. 23.881-SP de Diciembre 12 de 1994, aparece por primera vez, en el panorama policial del país, una entidad que busca establecer un vínculo directo con las comunidades a través de la organización y capacitación en materia de seguridad. Se encuentra originalmente vinculada con la Escuela Nacional de Policía, con el nombre de Unidad de Investigación y Extensión Comunitaria. Entre las funciones encomendadas en este momento, se encuentran: Conducir investigaciones sobre seguridad y policía que sirvan de base para la formulación de políticas en dichos temas. Realizar diagnósticos sobre las necesidades de capacitación y adiestramiento al personal policial y recomendar ajustes a los programas de instrucción. Asesorar a los comandantes en la ejecución de programas de apoyo y relaciones con la comunidad. Elaborar recomendaciones para la conformación y adecuado funcionamiento de redes de apoyo comunitario a las tareas de protección ciudadana. Coordinar con las distintas instituciones gubernamentales la intervención comunitaria en materia de seguridad ciudadana y policía. A partir de esta instancia, es posible establecer un recorrido de lo que ha sido la experiencia, tomando como referente tres períodos específicos. Se analizarán los cambios de enfoque, la visión de comunidad que se ha tenido según el período, algunos retos planteados y las lecciones aprendidas que se tuvieron.
  • 14. 14 1.5. Primer Período – Inicios de la Seguridad Comunitaria (1996-1997). La primera experiencia sobre el modelo de actuación policial conocido en Costa Rica como Seguridad Comunitaria se remonta al año 1996. En ese año, desde la Unidad de Investigación y Extensión Comunitaria de la Escuela Nacional de Policía, se desarrolla un primer proyecto piloto en el distrito de Hatillo5 . El proyecto piloto consistió en asignar 120 oficiales de policía, graduados del Curso Básico Policial, en ocho subestaciones en todo el distrito, que adoptan nuevas formas de patrullaje, a pie o en motocicleta, que permiten un mayor acercamiento con la comunidad. Además se establece un Consejo de Vigilancia y Seguridad Comunitaria conformado por diferentes representantes de la comunidad (representantes de la Iglesia Católica, Salud, Educación, deporte, asociaciones de desarrollo) y presidido por el Jefe Policial de la zona. Este proyecto piloto buscaba fortalecer la organización comunal en materia de seguridad, que los ciudadanos conocieran sus derechos y deberes, se ampliara la relación policía-comunidad y se adoptaran algunas técnicas que permitieran a las personas actuar cuando se encontraban en una situación de riesgo o emergencia. En ese momento, en el país se comienza a cuestionar fuertemente el accionar de la Policía y del Poder Judicial frente al aumento de la delincuencia y al acelerado sentimiento de inseguridad que se apodera de la población costarricense, que lleva incluso a muchos ciudadanos “a tomar la justicia en sus manos”. En la encuesta realizada por la firma Unimer para un estudio del PNUD, un 50% de la población entrevistada habría indicado como principal preocupación vital la seguridad ciudadana, por encima de su inquietud por la problemática del consumo de drogas, el costo de la vida, el desempleo y la pobreza. Otro problema era que los niveles de confianza en la institución policial habían bajado, un 55% de la población entrevistada no consideraba la función policial fuera honesta; un 49% dijo sentirse tratado incorrectamente, al momento de requerir distintos servicios policiales; un 66% calificó su respuesta al llamado ciudadano para la prestación de algún servicio, como lenta; un 58% se quejó de la poca presencia policial en las calles y un 60% juzgó que la autoridad no era sinónimo de protección6 . Respecto a algunas acciones que el Estado debía realizar para disminuir la delincuencia, la misma encuesta señala que un 32% recomendó el aumento de la severidad de las penas; un 18% el aumento del número de policías, un 13% la profesionalización policial, un 10% la organización comunal y un 5% la instalación de la pena de muerte. Poco honestos, lentos e ineficaces, en esto podría resumirse el sentir de la población. Por ello, se hacía necesaria una transformación importante que permitiera en el corto plazo, poder cambiar la percepción de la población en su conjunto. Fue en este momento que Seguridad Comunitaria nace como un programa de capacitación a las comunidades que les permite organizarse y actuar dentro de los márgenes de la ley, a 5 El distrito de Hatillo, tiene una extensión de 4,27 kilómetros cuadrados, para la fecha contaba con una población de aproximadamente 80.000 habitantes y una de las tasas de densidad poblacional más altas del país: 16.031 habitantes por Km 2 . 6 Los datos que a continuación se presentan son tomados del Estudio: PNUD _UNIMER. Estudio sobre sentimiento de inseguridad en la población costarricense para el año de 1998. San José, Costa Rica, 1999. Informe de Consultoría.
  • 15. 15 la vez que busca mejorar la credibilidad y la coordinación de la policía local con los habitantes. Los objetivos que orientan el Programa de Seguridad Comunitaria en este período son los siguientes: Mejorar la calidad de vida de los barrios. Aumentar el grado de responsabilidad ciudadana. Cambiar la actitud hacia la policía. Disminuir el sentimiento de inseguridad. Este proceso de capacitación, en el que participan criminólogos, abogados, trabajadores sociales y policías, se plasma en un programa que incluye los siguientes módulos7 : Módulo de Contacto Ciudadano: Consistía en una primera reunión entre los funcionarios de seguridad comunitaria y los vecinos. Estos últimos eran los que se ponían en contacto con la oficina y se programaba una sesión, que era fundamentalmente de motivación y explicación sobre los alcances y limitaciones del Programa. Se explicaba además el proceso de capacitación que seguía en adelante y se programaban algunas tareas que los vecinos debían cumplir (elaboración de un croquis de la comunidad, lista de vecinos y la conformación de un comité). Módulo de Desarrollo Técnico Comunitario. En este módulo se resalta la necesidad e importancia de la organización comunal como una forma de prevenir la delincuencia. Se elabora un Sistema Comunal de Seguridad que mediante la elaboración de mecanismos de alerta temprana permite a las comunidades reaccionar frente a una situación de riesgo o emergencia; para ello se elabora una red telefónica, la instalación de sistemas de alarma sonoros y la configuración de horarios de observación sobre el entorno comunal, que le permite a los vecinos tener una comunicación ágil entre ellos y activar alarmas en caso de la presencia de un acto delincuencial. Además se complementa con una serie de recomendaciones o consejos prácticos para evitar ser víctimas fáciles de la delincuencia. Como una forma de identificación entre los miembros del grupo que recibían la capacitación se les incentivaba a que elaboraran una indumentaria que los identificara como un grupo organizado, para ello, generalmente, utilizaban una camiseta y una gorra con algún diseño que hacía alusión a la pertenencia de un comité de vecinos (as) organizados contra la delincuencia. 7 Esta información tiene como fuente informes de labores y entrevistas con instructores de Seguridad Comunitaria que laboraban en ese periodo.
  • 16. 16 Módulo Criminología y Derecho. En este módulo, en la primera parte, se ofrecía información que permita a la ciudadanía comprender la complejidad del fenómeno delincuencial y la importancia de la prevención, además algunos elementos prácticos de la criminología para describir personas y proteger sitios de suceso, con el objetivo de que la población colaborara con la policía mejorando la calidad de información que brindan en una denuncia y tomando las precauciones necesarias para no alterar evidencias que quedan el sitio donde ocurre un delito. En el área legal se explican las disposiciones que la ley costarricense establece sobre situaciones de legítima defensa, la aprehensión por parte de civiles y la forma correcta de interponer denuncias. Módulo Técnico-Policial. En el tercer módulo, a cargo de personal policial, consistía en varias sesiones que abarcan: primero, una reunión de contacto policial con la participación de algún funcionario de la delegación policial de la zona, donde se abordaba la problemática delincuencial del barrio; segundo, una charla sobre violencia intrafamiliar, que hace conciencia sobre la problemática que este fenómeno tiene en la sociedad y plantea algunas acciones que el comité puede realizar si se presentaba una situación así en la comunidad; tercero, una sesión práctica en la que se mostraba la forma correcta de realizar la aprehensión de un delincuente por parte del comité, esto en concordancia con la ley que permite que cualquier ciudadano pueda aprehender a un delincuente cuando lo sorprenda cometiendo un delito, para esto se recomendaba que las comunidades adquirieran varas policiales y un par de esposas. Se hacía una valoración del riesgo que presentaba la situación y dependiendo del nivel de peligrosidad, actuaran en forma conjunta si la situación no tenía mayor riesgo y previa comunicación con la policía local; cuarto, consejos prácticos para la defensa personal en caso de ser víctima de un asalto o una agresión, se impartían una serie de recomendaciones para evitar un riesgo físico mayor si se estaba siendo víctima de un asalto o de una agresión; Módulo de Orden de Acción Comunitaria y Simulacro: Al finalizar la capacitación, la comunidad escribía una Orden de Acción Comunitaria, donde quedaba por escrito, los procedimientos a seguir en caso de una emergencia o
  • 17. 17 una situación delictiva. Este se ponía a prueba en un simulacro, donde se evaluaba el trabajo realizado por los vecinos y se trabajaba sobre las debilidades encontradas. En su primera etapa el Programa de Seguridad Comunitaria combinaba medidas de prevención situacional (alarmas, sistemas de comunicación, etc.) para dificultar la actuación de la delincuencia en las comunidades con algunas acciones reactivas ante la presencia de un hecho delictivo. En este primer momento, los líderes comunitarios tienen fundamentalmente, un papel de “ojos y oídos de la policía” con el objetivo de mejorar el accionar y los tiempos de respuesta policial. Aunque no era una indicación explícita del Programa, en esa época era frecuente que los comités realizaran rondas de vigilancia en sus barrios. Desde la visión policial, consiste en una primera experiencia de acercamiento de la policía a las comunidades, aunque la relación con la policía era muy débil. Todavía se tiene un enfoque muy cercano al modelo tradicional reactivo, sólo que no se actúa sobre las llamadas o denuncias recibidas, sino que se consulta a las personas sobre sus problemas de seguridad, y con base en esa información se planifican las acciones y se rinden cuentas. En este período el concepto de seguridad está aún limitado a lo estrictamente delincuencial. A pesar de sus limitaciones, de las experiencias desarrolladas en este período se desprenden un conjunto de logros muy importantes, entre ellos: Se desarrolla una estrategia de trabajo policial que no parte del “acuartelamiento” y la respuesta a una llamada o denuncia: por primera vez, la policía sale a buscar a la comunidad, interactúa con ella y en esta interacción el oficial de policía se ve obligado a rendir cuentas. Se logra un primer contacto entre la policía local y los líderes comunales, que permite incrementar la legitimidad y credibilidad de la policía en la comunidad. Se varían los modelos de patrullaje, lo que permite un mayor acercamiento con la comunidad y una mejor respuesta policial, que aunque no logra disminuir significativamente los índices de delincuencia, si logra mejorar sustancialmente la sensación de inseguridad que tienen los habitantes. 1.5. Segundo Período - El proceso de consolidación (1998-2001). A raíz de los logros obtenidos con estas primeras experiencias, se comienza a replicar este modelo en otras comunidades. Sin embargo, la necesidad de tener un mayor acercamiento con la policía y de capacitación en materia de seguridad que tienen las comunidades, se comienzan a sentir en todo el país. Por lo tanto, en este segundo período se establecen los siguientes retos:
  • 18. 18 Trascender las experiencias pilotos y desarrollar un programa que tuviera alcance nacional; Desarrollar procesos de organización y capacitación con mayor permanencia y sostenibilidad en el tiempo; y finalmente Convertir la experiencia en una estrategia de trabajo policial. En el año de 1998, mediante el Decreto Nº 26839, publicado en la Gaceta Nº 89 del Lunes 11 de Mayo, se crea la Unidad de Seguridad Comunitaria como una reforma al “Reglamento de Organización de los Cuerpos Policiales adscritos al Ministerio de Seguridad Pública” con las siguientes funciones: “Propiciar la incorporación activa de las comunidades a las tareas de prevención del delito, promoviendo una cultura y acción cívica que mejore los niveles de protección ciudadana, aminore el sentimiento de inseguridad y promueva la acción solidaria y pacífica de los ciudadanos (Inciso a), Estimular el enfoque proactivo, más que represivo en el accionar de las Fuerzas Policiales” (Inciso b); Velar por la adecuación de los servicios policiales a las necesidades de la ciudadanía… (Inciso c); Aumentar la eficiencia policial mediante la integración horizontal y vertical de esfuerzos provenientes de instituciones públicas y privadas involucradas en la prevención del delito” (inciso d). En este período la visión del programa se orienta a que las comunidades sean agentes preventivos que cuentan con los conocimientos necesarios para reconocer situaciones de alerta y de acuerdo con ellas, establecer niveles de respuesta según el grado de peligrosidad. Esto, en la práctica, provocó que las comunidades tuvieran altos niveles de empoderamiento, en el tanto se sentían más seguras, no tanto por la presencia policial, sino porque se habían desarrollado y maximizado sus capacidades de respuesta individual y comunitaria ante la posibilidad de ser víctimas de la delincuencia. Para darle un alcance de tipo nacional, se realizó una campaña publicitaria que permitió la divulgación del programa, donde se promovía la necesidad de que las personas construyeran el binomio de trabajo preventivo policía–comunidad. El nivel de respuesta de las comunidades es bastante alto y esto permite que el Programa de Seguridad Comunitaria se extienda en todo el país, lo que a su vez,
  • 19. 19 consolida a la Unidad de Seguridad Comunitaria en la estructura del Ministerio de Seguridad Pública. Se cuenta en este momento con más del doble del personal con que se inició y con los recursos necesarios para poder capacitar hasta las comunidades más alejadas de la capital. Los logros que se obtuvieron se relacionan directamente con la posibilidad de repeler la delincuencia y reducir sustancialmente el sentimiento de inseguridad ciudadana. En el año 2001 se realizó una encuesta a nivel nacional, realizada por la firma CID-GALLUP, entre personas que integraban los Comités de Seguridad Comunitaria.8 Los resultados obtenidos en este estudio nos permiten señalar que existe una importante mejora en la percepción de seguridad, el 62% de las personas entrevistadas considera que la seguridad de su familia es mayor después de participar en el Programa de Seguridad Comunitaria, y de aquellos que manifiestan que la delincuencia ha disminuido en sus barrios, el 70% consideran que se debe a la organización de los vecinos y un 46% considera que ahora, con el funcionamiento del Programa de Seguridad en sus comunidades, existe mayor cercanía y trato por parte de los oficiales de policía con los vecinos. A pesar de estos logros, la capacitación que se imparte tiene serias limitaciones y ocasiona algunos problemas tales como: En el proceso de capacitación y organización de las comunidades la participación de la policía local es mínima. Esto da pie a una serie de distorsiones del modelo, que llega incluso a que algunas comunidades asuman funciones que son competencia exclusiva de policía y que la policía local desconozca los alcances reales que un grupo organizado en seguridad comunitaria puede realizar. No se logra consolidar el binomio policía-comunidad. La labor de prevención que realizan los comités de seguridad comunitaria continúa siendo muy reactiva, en el sentido de que se capacita para actuar en casos de emergencia e interponer denuncias, pero no se fomenta el que las comunidades desarrollen acciones de prevención social que logren a largo plazo controlar o minimizar los factores de riesgo que originan la delincuencia. Las acciones desarrolladas en este segundo momento, dan importantes insumos para mejorar el programa. La primera lección que se aprende es que el enfoque de prevención situacional se agota ante la complejidad de la problemática de seguridad ciudadana. Como se pudo detectar en el proceso de expansión del programa a nivel nacional, en no pocas ocasiones, la comunidad se interesaba en el programa partiendo del principio equivocado de que con participación policial se acabarían en su barrio “TODOS” los problemas de seguridad. 8 El estudio se llevó a cabo entre 404 personas, residentes en 40 comunidades participantes del Programa. Este tamaño de muestra tiene un margen de error del 4.9 puntos en sus resultados totales, con un nivel de confianza del 95%.
  • 20. 20 El Programa de capacitación se desarrolla de forma centralizada, desconociendo en muchas ocasiones las particularidades de cada comunidad y cada región del país. La gran cantidad de comités de seguridad comunitaria que se forman en todo el país, reduce significativamente las posibilidades de llevar un control y seguimiento sobre su accionar. A partir de la constatación de estas limitaciones se plantean los siguientes retos: La necesidad de que el trabajo que se desarrolla en seguridad comunitaria se establezca como una estrategia de trabajo policial, para que efectivamente se pueda dar seguimiento y una mayor adecuación a los problemas particulares que tienen las distintas regiones del país. Para esto es indispensable capacitar e involucrar a la totalidad de efectivos de la Fuerza Pública en las actividades que se desarrollan desde la Unidad de Seguridad Comunitaria. Promover que los comités de seguridad comunitaria desarrollen proyectos que tengan un impacto en los factores que generan conductas delictivas. Esto significa pasar de un concepto de prevención situacional a un concepto de prevención integral; las comunidades organizadas en seguridad comunitaria no solamente pueden evitar ser víctimas de la delincuencia sino también pueden desarrollar actividades o proyectos que mejoren la calidad de vida y fomenten valores en un barrio o comunidad, contribuyen así a la disminución de los factores de riesgo que originan la delincuencia. Promover la incorporación de otras instituciones gubernamentales o no gubernamentales, tales como el Poder Judicial o las Municipalidades, entre otros, en los procesos de organización y capacitación de los comités de seguridad comunitaria. La participación de autoridades como las municipalidades y otras instituciones a nivel local, facilita la resolución de las problemáticas de seguridad y contribuye a que los comités tengan mayores niveles de legitimidad. 1.6. Tercer Período - La Estrategia de Seguridad Comunitaria y la Policía de proximidad (2002 – 2006) En este período se presentan tres situaciones que dan un cambio fundamental en el trabajo que se venía realizando: Primero, se replantea el Programa de Seguridad Comunitaria, cambiando no solamente algunos contenidos, sino fundamentalmente cambiando su enfoque.
  • 21. 21 Segundo, se logra definitivamente involucrar de forma activa, con funciones y responsabilidades específicas, a la recién formada Policía de Proximidad. Esta vinculación es lo que se da en llamar La Estrategia de Seguridad Comunitaria. Tercero, la Unidad de Seguridad Comunitaria pasa a ser la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial (contemplando las demandas específicas de organización y capacitación del sector empresarial), y ampliando sus responsabilidades y recursos. Las acciones que se desarrollan en este último período van orientadas a consolidar la Estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial, como un modelo de trabajo policial, que realmente promueva la coordinación y realización de proyectos que permitan trabajar en la prevención integral de la violencia y la delincuencia desde el ámbito local, ya que resultaba obvio tanto para las comunidades así como para la misma policía, que existen una serie de problemas en los barrios, que si bien no pertenecen directamente al campo policial, si estos no se atienden terminan generando consecuencias en términos de violencia y delitos. Esto hizo que se diera como un norte técnico la generación de estrategias comunitarias de prevención social. 1.7. Reestructuración del Programa de Seguridad Comunitaria En este momento se replantean los objetivos del Programa y se definen de manera explícita los fundamentos organizativos que lo deben guiar. Los objetivos que en adelante orientan el accionar de Seguridad Comunitaria son: Mejorar la calidad de vida mediante la participación y la organización comunitaria. Prevenir la incidencia delincuencial en las comunidades. Fomentar lazos de Solidaridad entre los vecinos (as). Fortalecer el Binomio Policía-Comunidad. Aumentar el sentimiento de seguridad ciudadana. Promover una Cultura Preventiva Comunal. Los valores y conceptos que más se orientan al logro de los objetivos estratégicos son los siguientes: Seguridad y Prevención Integral, Participación, Liderazgo Democrático, Complementariedad con la labor policial, Solidaridad, Autogestión, Control Social Ciudadano. Los conceptos planteados no son solamente un conjunto de buenas intenciones sino que realmente se traducen en diferentes actividades a lo largo del proceso, se promueve en cada uno de los módulos y en el Plan de Acción se implementan.
  • 22. 22 El eje conceptual es la Seguridad Integral. Esto implica entender la seguridad desde una perspectiva amplia, ya que además de abordar rubros de índole delincuencial, los diversifica y trasciende incorporando al análisis temas de prevención situacional (infraestructura urbana, prevención de emergencias y otros) con aspectos de prevención social (tales como recreación, medio ambiente, salud pública) que inciden en la seguridad comunal. Es aquí donde se encuentra un primer acercamiento al concepto de Seguridad Humana, en el tanto no puede existir seguridad integral sin la tutela de otros derechos. De ahí que el otro concepto medular sea el de la prevención. Si se entiende que prevenir no está solamente orientado a evitar que hechos de naturaleza delincuencial se presenten, sino que también la prevención incluye mecanismos específicos de desarrollo humano, es aquí que adquiere su verdadero contexto el nuevo enfoque que desde Seguridad Comunitaria se utiliza. Esto solamente es posible dentro de un marco de participación activa y comprometida de las personas; a partir de este momento, se hace explicito el hecho de que los problemas de la comunidad no se pueden solventar desde una respuesta policial, se requiere el esfuerzo y las habilidades de cada persona en la comunidad para encontrar y trabajar en las soluciones. Además, la participación adquiere un marcado acento en la autogestión, es la comunidad quien debe ser el actor principal de la estrategia. Esta es quien debe realizar la búsqueda de soluciones a sus problemas de maneja autogestionaria, donde la policía y las otras instituciones son un apoyo, por ello se establece que su trabajo es complementario con la labor policial. Se busca orientar el trabajo hacia la construcción de lazos de solidaridad entre los vecinos, las comunidades y éstos con la policía. Esto es tener claro que la seguridad es una responsabilidad compartida en la comunidad, donde el problema de uno (a) es el problema de todos (as) Es así como se fomenta una participación democrática, respetuosa de las diferencias, que no establece diferencias atareas, de sexo, ni de nacionalidad. Finalmente, estos elementos se enmarcan dentro de la posibilidad ciudadana de control y de solicitar rendición de cuentas. Seguridad Comunitaria promueve que los ciudadanos (as) velen por el trabajo que realizan las instituciones gubernamentales y sus funcionarios (as). Esto es finalmente, la construcción de un espacio de diálogo, ciudadanía - institucionalidad, que en términos de la Seguridad Humana constituye el punto alto de toda la estrategia, en el tanto, permite y facilita que los asuntos de gestión policial dejen de ser solamente “asuntos de Estado” para convertirse en una preocupación donde la ciudadanía tiene muchas cosas que decir, pero donde sobre todo, tiene muchas posibilidades para la actuación. Para operacionalizar estos valores y conceptos se requirió el desarrollo de dos acciones fundamentales que cambiaron radicalmente el enfoque del programa: primero, que el proceso de capacitación a las comunidades sea más participativo y pro-activo; y segundo, que realmente la policía local se convierta en un “agente de promoción de la seguridad”.
  • 23. 23 A partir de la elaboración de un diagnóstico participativo realizado por la policía local que incluye tanto las percepciones de miembros de la comunidad como una guía de observación de campo que realiza la misma policía local, se identifican los principales problemas de seguridad integral que tienen las comunidades y se orienta el proceso de capacitación en función de éstos. En esta reestructuración del Programa se eliminan los módulos de defensa personal, aprehensión por parte de civiles y los simulacros (eliminando la capacitación que podía de alguna manera influenciar a las personas a actuar de manera reactiva); y por otra parte, se refuerzan los módulos de organización comunal, y el de cultura preventiva (incorporando la distinción entre prevención situacional y social, y destacando la necesidad de trabajar en ambos sentidos), además, se incluye otro que abarcan la prevención del consumo de drogas, con los módulos diseñados por Instituto Costarricense sobre Drogas “Trazando el Camino en Comunidades”. El considerar los problemas de seguridad desde una visión más amplia, que trasciende lo estrictamente delincuencial, permite que se analicen otros problemas muy comunes en los barrios que, aunque no son responsabilidad directa de la policía, también causan inseguridad, tales como: problemas de contaminación en zonas públicas, contaminación sónica (bares y karaokes), problemas de señalización vial, lugares abandonados (casas o lotes), etc. Por esta razón, se amplía el área de asesoría legal, para que las comunidades conozcan las posibilidades que la ley brinda para resolver estos problemas y las gestiones que deben realizar al respecto. La capacitación finaliza con la elaboración, por parte de las comunidades, de un Plan de Acción y Seguimiento que contempla no sólo sistemas de comunicación y alerta para actuar en situaciones de emergencia, sino que lo más importante es la incorporación de una matriz de resolución de problemas que permite a las comunidades, de una manera muy simple, organizarse para realizar pequeños proyectos que les permitan desarrollar acciones de prevención, desde el punto de vista integral, y comenzar a gestionar, ante diversas instituciones, soluciones a problemas que afectan su seguridad. Es así como se establece un proceso de capacitación más dinámico y participativo, con una visión más integral de la seguridad, que busca comprometer a los participantes en el desarrollo de actividades que mejoren la calidad de vida de la población y la infraestructura urbana, mediante actividades recreativas, culturales, deportivas, entre otras, que fortalecen el tejido social comunal y ofrecen un espacio de alternativo de socialización y diversión para toda la comunidad. La capacitación deja de ser un fin en sí mismo y se convierte en el medio para generar acciones preventivas en las que los comités de seguridad comunitaria y policía local trabajan conjuntamente para crear entornos más seguros. Este nuevo enfoque del Programa de Seguridad Comunitaria, obliga a las comunidades y a la policía local a establecer un vínculo definitivo que les permita, cada cual desde su ámbito, trabajar en la construcción de comunidades más seguras. En este esfuerzo
  • 24. 24 conjunto, la participación de otras instancias a nivel local esencial para la solución de los problemas de las comunidades, particularmente los gobiernos locales que tienen una serie de competencias que permiten mejorar las condiciones de seguridad en sus cantones. Al finalizar el proceso de seguimiento, la policía local queda con la responsabilidad de dar respuesta a nivel policial de las denuncias planteadas por las comunidades de aquellos problemas que competen estrictamente a la policía (por ejemplo ventas de drogas) y de fomentar reuniones con los comités organizados por distrito o cantón para identificar problemas comunes y plantear soluciones conjuntas. Estas reuniones constituyen el primer esfuerzo por constituir redes distritales o cantonales de comités de seguridad comunitaria, que pueden, en forma conjunta, demandar servicios o coordinar acciones con municipios, ministerios e instituciones estatales que les permitan ir resolviendo los problemas identificados de seguridad integral. 2. La Estrategia de Seguridad Comunitaria y Policía de Proximidad. El cambio realizado en el Programa de Seguridad Comunitaria se complementa con la desconcentración que realiza la Fuerza Pública a través del Modelo de Policía de Proximidad, lo que permite una vinculación directa de la policía local con el trabajo que se viene realizando desde Seguridad Comunitaria con las comunidades. Se lleva a cabo un proceso de regionalización mediante la conformación de Equipos Regionales de Seguridad Comunitaria en las once regiones que conforman la Fuerza Pública. Estos equipos regionales, conformados por policías locales, son los que asumen las labores de promoción, organización, capacitación y seguimiento de los Comités de Seguridad Comunitaria. El proceso de regionalización que se realiza con la Policía de Proximidad permite desconcentrar las labores que realiza la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, generando mayor autonomía y compromiso por parte de la policía local con los Comités de Seguridad y un trabajo de mayor coordinación con el resto de las instituciones presentes en las comunidades. Además este proceso permite dar un mejor seguimiento a la gran cantidad de Comités de Seguridad Comunitaria establecidos en todo el país, ya que posibilita el comenzar a organizarlos en redes distritales y/o cantonales para mejorar la coordinación con la Policía de Proximidad y con el resto de las autoridades locales. La participación de autoridades locales como las Municipalidades y otras instituciones, facilita la resolución local de las problemáticas de inseguridad y a la vez contribuye a que los comités tengan mayores niveles de legitimidad. En varias de las experiencias, los comités organizados en redes fueron alcanzando una mayor fuerza y desarrollando mayores capacidades para incidir en este conjunto de problemas de orden social. Es decir, es en este momento donde se comienza un trabajo de promoción de la prevención social, y donde la participación interinstitucional es un elemento clave para el éxito. Se establece por primera vez, una verdadera Estrategia de Seguridad Comunitaria, que articula a la policía local y que se convierte en un eje transversal de la Fuerza Pública.
  • 25. 25 La Estrategia de Seguridad Comunitaria desarrollada por el Ministerio de Seguridad Pública está estructurada de la siguiente manera: Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial: es la entidad encargada de establecer lineamientos, planificar y evaluar el trabajo que realizan los Equipos Regionales de Seguridad Comunitaria. Está conformado por un equipo interdisciplinario de funcionarios que incluyen instructores policiales y técnicos en materia legal, criminológica y sociológica. Equipos Regionales de Seguridad Comunitaria: son los equipos de funcionarios policiales asignados y capacitados en las regionales en que se divide la Fuerza Pública, encargados de ejecutar el Programa de Seguridad Comunitaria y Comercial en las comunidades9 . Cada Equipo Regional cuenta con al menos un funcionario por Delegación Policial que se encarga de organizar, capacitar, coordinar y dar seguimiento al trabajo realizado por los Comités de Seguridad Comunitaria y Comercial, es el Encargado de Asuntos Comunitarios. El trabajo realizado en toda la región es coordinado por un Coordinador Regional, subalterno directo del Director Regional de la Policía de Proximidad, que a la vez es el responsable y el enlace con la Dirección de Seguridad Comunitaria. Aunque los Equipos Regionales son los que tienen la responsabilidad directa por el desarrollo del Programa de Seguridad Comunitaria y Comercial, al resto de los oficiales de policía se le asignan labores específicas de acuerdo la función que cumplen dentro de la estructura de la Delegación Policial.10 Comités de Seguridad Comunitaria: son grupos de vecinos (as) que reciben asesoría y capacitación a través del Programa de Seguridad Comunitaria, haciendo énfasis en la labor complementaria de la comunidad con la policía en materia de prevención para: mejorar la calidad de vida mediante la participación y la organización comunitaria, prevenir la incidencia delincuencial en las comunidades, fomentar lazos de solidaridad entre los vecinos (as), fortalecer el binomio Policía-Comunidad, aumentar el sentimiento de seguridad ciudadana y promover una cultura preventiva comunal. 9 La regionalización del Programa de Seguridad Comunitaria se realiza en todas las regiones en que se divide la Fuerza Pública, con la excepción de la Región Uno, San José, donde el proceso de capacitación lo continúa desarrollando la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, aunque desde la policía local el Encargado de Asuntos Comunitarios, desarrolla los procesos de promoción y seguimiento de los comités constituidos. 10 La propuesta de regionalización del Programa de Seguridad Comunitaria incluye que los Asesores Legales (abogados que trabajan con la policía local), los Analistas Policiales (criminólogos que trabajan con la policía local), los Agentes contra la Violencia Intrafamiliar (Oficiales de Policía que tienen la responsabilidad de dar seguimiento a los casos de violencia intrafamiliar en su Delegaciones) y los Agentes Pinta Seguro (Oficiales de Policía que capacitan a niños(as) en las escuelas) son parte del Equipo Regional en Seguridad Comunitaria , colaboran en la capacitación y seguimiento de acuerdo a su especialidad profesional. El resto de Oficiales de Policía realizan labores de promoción del Programa en sus labores.
  • 26. 26 El desarrollo que logran los Programas de Policía de Proximidad y Seguridad Comunitaria en los últimos dos años de este periodo, consolidan estos programas como parte de la estructura policial, según consta en el Decreto Ejecutivo Nº32177-SP publicado en la Gaceta el 10 de enero del 2005, en el artículo 57, el cual indica que se entenderá por Seguridad Comunitaria y Comercial la estrategia de prevención del delito desarrollada por la Fuerza Pública, en coordinación con los grupos de la sociedad civil, organizados y capacitados para este propósito. En este mismo decreto en el artículo siguiente, artículo 58, se define lo que significa el modelo de Policía de Proximidad, en los siguientes términos: “La actividad policial se desarrollará, en el ámbito nacional, en forma descentralizada y bajo el concepto de proximidad, que implica el conocimiento del entorno por parte del funcionario policial y su labor debe estar dirigida a lograr la interacción policía-habitantes, con la finalidad de brindar respuesta oportuna, conveniente y eficaz y el servicio personalizado; teniendo la obligación de rendir cuentas de su gestión, cuando así sea requerido”. A partir de estos artículos se reconoce formalmente que las comunidades son la razón y la esencia del quehacer policial. Es en el trabajo conjunto de la Policía y las comunidades como se logra cumplir con el deber policial de prevenir el delito de una manera más eficiente y sostenible en el tiempo. Más adelante, en el artículo 62, donde se definen las funciones de la policía, se señalan entre otras que, se considera elementos propios de la función policial: Ejecutar acciones en coordinación con los diferentes sectores del Estado y de la sociedad civil, para la prevención de las manifestaciones de delincuencia. La actividad de formación y capacitación a los diferentes sectores de la sociedad civil en materia de seguridad ciudadana, que permitan fortalecer la prevención de manifestaciones de delincuencia. Es así como queda establecido que la labor de capacitación y coordinación con la sociedad civil, para prevenir manifestaciones de delincuencia, es parte de las tareas policiales, y que la Estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial es una de las principales herramientas de trabajo con que cuenta la Policía de Proximidad para cumplir esta tarea. Se observa en los planes institucionales tanto del 2003, 2004 y 2005 los siguientes objetivos estratégicos: Promover intensamente la prevención del delito, para contribuir a disminuir el índice de criminalidad. Ampliar y fortalecer las Estrategias Policiales de Proximidad, Seguridad Comunitaria y Comercial en el accionar de la Fuerza Pública para brindar una mejor atención a los habitantes en materia de seguridad. Evaluar la labor de los funcionarios de las Delegaciones Policiales en relación con la promoción, constitución, funcionamiento y seguimiento de los Comités de
  • 27. 27 Seguridad Comunitaria, con el propósito de mejorar la Estrategia de Seguridad Comunitaria. Medir el índice de satisfacción en las comunidades donde operan los Comités de Seguridad Comunitaria. Como puede observarse el reconocimiento formal a la labor policial preventiva que se desarrolla desde la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial es muy reciente; a pesar que desde hace bastantes años este trabajo se viene realizando. En forma paralela a la creación de los Equipos Regionales de Seguridad Comunitaria y debido a la urgencia de atención que tiene la problemática de la venta de drogas en las comunidades, se plantea la necesidad de generar estrategias que agilicen la respuesta policial a las denuncias que formulan los Comités de Seguridad Comunitaria, para tal efecto se crea el Programa Regional Antidrogas. Este programa permite que desde la Policía local se realice un primer abordaje para la aprehensión de los vendedores de droga. Además se logran acuerdos y convenios de cooperación con distintas organizaciones gubernamentales o no gubernamentales: Universidad Nacional, Sistema Nacional de Emergencia 9-1-1, Poder Judicial, Municipalidades, Ministerio de Salud, Ministerio de Justicia, Instituto Costarricense de Turismo, Universidad de Costa Rica, Cámara de Comercio, Cámara de Transporte, etc. Estos convenios permiten fortalecer las capacidades técnicas y organizativas, y refuerzan los conocimientos necesarios para fortalecer la Estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial. Es así como, se realizan diversos programas y actividades de capacitación (talleres, seminarios, simposios) con instituciones gubernamentales y no gubernamentales que permiten una mejor coordinación y definir estrategias de prevención interinstitucionales. Ante tal visión integral se hace posible la incorporación a la estrategia de nuevos y diferentes actores tanto públicos como privados. Por ejemplo, los comercios se han ido integrando mediante el Programa de Seguridad Comercial, que ha logrado incorporar dentro del sector de comerciantes una perspectiva de responsabilidad social corporativa y de apoyo a los procesos de organización que se viven en el nivel local. Otro de los sectores que ha venido incorporándose a la estrategia son los sectores dedicados al turismo. Esto porque han entendido que el manejo de la prevención que seguridad comunitaria tiene guarda relación estrecha con una de las principales ventajas competitivas para el país, como lo es la tranquilidad y la paz de la que Costa Rica hace gala. En este momento además, se logran introducir contenidos temáticos de Policía de Proximidad y Seguridad Comunitaria en todos los cursos que ofrece la Escuela Nacional de Policía: en el Curso Básico Policial, en el Curso de Oficiales Ejecutivos y en el Curso para Comisionados. Es decir, por primera vez en la historia del país, los efectivos policiales que reciban capacitación tendrían la posibilidad de conocer algunos elementos básicos del programa y estar en condición de poder visualizar algunos
  • 28. 28 insumos desde el campo, que favorezcan y promuevan una relación de alianza policía – comunidad. Evidentemente, la proporción de policías que abordan la temática comunitaria a nivel nacional es todavía insuficiente en relación con la cantidad total de policías existentes en la Fuerza Pública y especialmente con la cantidad de Comités de Seguridad Comunitaria establecidos a lo largo de todos estos años en todo el país. Pese a que en este momento los avances cuantitativos y cualitativos de la experiencia han provocado a lo interno del Ministerio de Seguridad Pública que Seguridad Comunitaria sea una política institucional, esta aún no tiene el grado de prioridad estratégica para cambiar las prácticas tradicionales de la Fuerza Pública. En otras palabras, en este momento, Seguridad Comunitaria a lo interno de la institución policial aunque es reconocida como estrategia porque ya se vincula a la policía local con responsabilidades y funciones definidas, no ha logrado trascender a una visión más estructural, donde las autoridades policiales puedan ver el potencial que estos modelos tienen para generar cambios estratégicos en beneficio del conjunto del cuerpo policial. En este momento, los retos a futuro se encuentran en: Convertir en una estrategia de trabajo de toda la policía de proximidad, el Programa de Seguridad Comunitaria: Como se ha visto, en este proceso se ha incorporado a la Policía Local en el desarrollo del programa, sin que esto signifique necesariamente cambios en las estrategias operacionales del quehacer policial en su conjunto. Se tiene el marco general para hacerlo, lo que se constituye como un reto fundamental es hacer que realmente Seguridad Comunitaria y Policía de Proximidad sea incorporado en las labores cotidianas de todos los oficiales de policía, incluyendo por supuesto a los mandos medios, Jefes de Puesto y Directores Regionales11 . Capacitar a la totalidad de efectivos de la Fuerza Pública en Seguridad Comunitaria: Aunque ya los efectivos de la policía en el marco de la Escuela de Nacional de Policía reciben capacitaciones puntuales sobre el tema, lo cierto del caso es que todavía una buena parte de la población policial que existe hasta el momento, nunca ha estado ahí. Aunque se inicia un proceso de sensibilización en las Delegaciones Policiales de la Región Uno, este esfuerzo es claramente insuficiente para lograr que todos los oficiales de policía puedan comprender y sobretodo aplicar la Estrategia de Seguridad Comunitaria y de Policía de Proximidad. Un mayor relacionamiento entre las instituciones públicas en materia de Seguridad Integral: En este momento específico y por el rumbo que comienza a 11 Esto podría sonar contradictorio, sin embargo, la práctica muestra que lo que se asumía en algunas regiones como “policía de proximidad” en la práctica estaba lejano hacerlo y que el trabajo de seguridad comunitaria es asumido exclusivamente por los integrantes de los Equipos Regionales, sin la participación del resto de los oficiales de policía.
  • 29. 29 tomar la iniciativa en las regiones, se hace evidente que existen una serie de problemas en las comunidades que tienen como consecuencia un impacto en la seguridad, pero que para atacarlos, se hace necesaria la competencia preventiva de otros entes institucionales. Es por ello, que se comienza a potenciar y promover la incorporación de otras instancias tales como el Poder Judicial y las Municipalidades en los procesos de organización, formación y capacitación de los Comités de Seguridad Comunitaria. La necesidad de un nuevo perfil de policía. La amplitud de funciones y responsabilidades que se espera de un oficial de policía crea la necesidad de transformar las prácticas policiales desde los procesos de formación básica de los efectivos. Esto es, si la realidad social y el desarrollo en campo del Programa de Seguridad Comunitaria están indicando que se necesita un policía distinto, es necesario construir un nuevo perfil policial que dé cuenta entre otras cosas, de una serie de habilidades sociales que le permitieran la interacción efectiva con la comunidad. En este sentido, es fundamental que estos puedan tener formación a nivel de estrategias de diagnóstico e intervención comunitaria desde una perspectiva participativa. En síntesis, la tarea pendiente es lograr que todos los policías tengan el perfil de un policía pro-activo al servicio de la comunidad, que actúe profesionalmente, tanto en el ámbito reactivo como en el área de la prevención, y lograr con el resto de instituciones públicas y privadas coordinar esfuerzos en favor de la prevención. 2.1. Logros y enseñanzas del Programa de Seguridad Comunitaria. Tomando en cuenta los insumos que a lo largo de la historia de Seguridad Comunitaria se han planteado, es lógico pensar en la necesidad de una reafirmación tanto de aquellos aspectos positivos así como un replanteamiento que permita superar las limitaciones existentes. 3. Un nuevo enfoque de seguridad. Lo que constituye un hito dentro del Ministerio de Seguridad Pública es el cambio profundo en cómo se aborda la prevención. Hoy el concepto de Seguridad Integral (entendiendo esta como la correlación necesaria entre prevención situacional y social) se ha tratado de operacionalizar de maneras particulares dependiendo del contexto socio cultural en el que incide la policía. El enfoque de Seguridad Integral llevado claramente a los procesos de capacitación, no solamente apela a la necesidad de prevenir el delito, sino de incidir en las condiciones sociales que favorecen la aparición de la criminalidad. Es por ello que se parte de un
  • 30. 30 ser humano integral, que requiere del cumplimiento de todos sus derechos humanos para no llegar a condiciones de vulnerabilidad social que lo hagan delinquir. Es entonces desde esta perspectiva que el trabajo preventivo tiene que ver con múltiples temáticas, como salud, educación, cultura, deporte, derechos laborales, etc., pero también con diferentes intereses y costumbres de cada sector de la población. Abordar el programa de capacitación desde un enfoque de seguridad integral, no excluye una serie de preocupaciones sociales fundamentales que si bien es cierto se tocan tangencialmente, no tienen aún dentro del sistema de capacitación su lugar específico. Estos temas incluyen, el de violencia social, armas de fuego e incidencia ciudadana en construcción de políticas locales de seguridad integral. A medida que la realidad se complejiza, el proceso de capacitación a las comunidades debería irse diversificando, para ir incluyendo nuevas demandas de información y capacitación. La pregunta a resolver es cómo hacerlo sin que esto signifique prolongar el programa y seguir incluyendo nuevos módulos 4. El proceso de regionalización. Un primer logro importante es que hoy en el Ministerio de Seguridad Pública no se cuestiona ni la importancia ni la pertinencia del programa. Esta ha podido evidenciar el potencial que tiene la Estrategia de Seguridad Comunitaria tanto a nivel de relaciones con las comunidades como a lo interno de cada una de las delegaciones policiales que tiene el país. En los planes institucionales del Ministerio de Seguridad Pública, el abordaje al modelo de Policía de Proximidad mediante la Estrategia de Seguridad Comunitaria, ha sido el primer objetivo estratégico de la institución, lo cual evidencia un profundo acercamiento con la iniciativa y sobre todo, una valoración favorable de ella. Este elemento se encuentra relacionado además, con una serie de cambios que la ciudadanía ha ido propiciando en su relación con la policía. La existencia de una figura organizativa legitimada, para promover la participación del actor ciudadanía dentro de la institucionalidad del Ministerio de Seguridad Pública, logra un cambio importante en la percepción sobre el policía, posesionándolo como un actor de desarrollo comunitario que promueve organización integral en materia de seguridad. Como se expuso anteriormente la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, tiene funciones de planificación, asesoría y evaluación de los Equipos Regionales. La gran pregunta que queda en el ambiente encuentra relación con las posibilidades y capacidades de la Dirección de Seguridad Comunitaria para poder realizar esta competencia de la mejor forma posible. Esto por cuanto, el grueso de su personal se ha encargado, de forma exclusiva, a realizar los procesos de capacitación de las comunidades y comercios de la Región Uno. Las labores propias de la Dirección, se han venido realizando de manera marginal. Lo anterior responde en gran medida, a que todavía no se ha logrado consolidar la Dirección de Seguridad Comunitaria como un
  • 31. 31 ente rector y supervisor de la Estrategia, en estos momentos, se podría considerar que se encuentra aún en una fase de transición. 4.1 ¿Qué sigue después de la capacitación? Una de las principales dificultades que todavía se mantienen se encuentra en la etapa de seguimiento que la policía local debe dar a los comités de Seguridad Comunitaria. El que exista solamente un oficial de policía asignado por cada delegación y la gran cantidad de comités constituidos a la fecha, limitan las posibilidades de un seguimiento individualizado a cada comité constituido. La mayor parte de su tiempo se consume en las labores de promoción y capacitación, además es necesario considerar que el asumir las responsabilidades de Seguridad Comunitaria no exime a los funcionarios policiales del cumplimiento del resto de las funciones que como todo policía debe cumplir. Además, es en la etapa de seguimiento donde deben crearse las coordinaciones interinstitucionales que permitan ir dando respuesta a los problemas de inseguridad que plantean las comunidades, sin embargo en muchos gobiernos locales y en algunas instituciones las posibilidades de coordinación son muy difíciles de lograr o no existe un verdadero compromiso o capacidad de respuesta por parte de las instituciones. A pesar de todas estas limitaciones es importante resaltar que, en la mayoría de los casos, la comunidad logra trascender su visión tanto para mejorar la capacidad de respuesta ante la situación de delincuencia, pero lo más importante; para determinar que el desarrollo local y nacional es competencia también de las comunidades y el estar organizado significa invertir a corto, mediano y largo plazo en calidad de vida de toda la población. El trabajo de seguimiento con los comités de seguridad comunitaria se ha concretado en la realización de múltiples actividades y acciones, que incluyen: la realización de festivales culturales o deportivos, el mejoramiento de la infraestructura urbana o campañas de protección al medio ambiente, la implementación de cursos que refuerzan la capacitación en seguridad comunitaria, como primeros auxilios o prevención de incendios; actividades de promoción de la salud o la participación en campañas en contra de la violencia intrafamiliar o el consumo de drogas. Los datos existentes dentro de la Dirección de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública hablan de la existencia de al menos 65.000 personas capacitadas en la estrategia y de 4.000 comités a lo largo del territorio nacional. La importancia de este dato no solamente reviste en la cantidad, sino que se acompaña de una visión más madurada e integral de la comunidad. Hoy se entiende ésta como un actor protagónico que ha logrado trascender en la práctica la visión de la prevención situacional. Esto sin embargo, responde a una lógica de proceso.
  • 32. 32 Situación Actual (2007- 2008) A partir del año 2007 se inicia lo que se puede identificar como el cuarto periodo caracterizado por la resolución adoptada por la señora Ministra de Gobernación, Policía y Seguridad Pública y de la Dirección General de la Fuerza Pública; de que en adelante toda la policía costarricense implemente y desarrolle un Modelo de Policía Comunitaria Costarricense; como su herramienta de trabajo a nivel nacional. Como mencionamos en el Título primero del presente análisis, Herman Goldstein, establece estadios de actuación policial que caracterizan un modelo de Policía Comunitaria, el nivel más básico consiste en promover y realizar acciones tendientes a incrementar el contacto y el diálogo con la comunidad(Policía de Proximidad); un segundo nivel, es cuando se asignan oficiales de policía a barrios y generan algún grado de trabajo conjunto con la comunidad; el nivel más alto es cuando se logra que la comunidad tenga la capacidad de realizar acciones preventivas (define problemas y busca soluciones en materia de seguridad) y la policía cumple una función de apoyo. En nuestro país la totalidad de la policía12 bajo el modelo de Policía de Proximidad ha venido realizando labores de Policía Comunitaria de Primer Nivel, y 125 policías (Coordinadores Locales de Seguridad Comunitaria y Comercial) ubicados al menos 01 en cada Delegación Policial hemos realizado acciones de Policía Comunitaria de Segundo y Tercer Nivel. La implementación de este Modelo de Policía Comunitaria, requiere definir un policía con características que le permitan no solamente conocer su entorno sino además relacionarse con las comunidades; transformar las prácticas policiales desde los procesos de formación básica de los efectivos, introduce un nuevo perfil policial, en el cual se visualiza la necesidad de que este nuevo oficial tenga formación a nivel de estrategias de diagnóstico e intervención comunitaria desde una perspectiva participativa debe convertirse en un Policía Proactivo. Un enfoque con tales características contribuye a una labor de pedagogía ciudadana en la que todos los sectores independientemente de la edad, zona geográfica, sexo, o ingreso económico, debemos formarnos no solamente para evitar la delincuencia, sino porque de esta forma estamos invirtiendo en la capacidad propositiva, de respuesta y diálogo de todos los ciudadanos de este país. Hoy la policía enfrenta un proceso de transición sumamente importante, en relación con las formas de acción y los procesos de involucramiento comunitarios. La transición tiene dos extremos, como lo son seguir actuando desde la perspectiva situacional, o dar el salto y visualizar las implicaciones desde la prevención social. Hoy en cada Delegación Policial funcionan los Equipos de Dirección Operativa, que no son más que una estrategia para administrar y hacer gestión con la información que proveen distintos profesionales, para asignar los recursos policiales de acuerdo con las necesidades y desde una perspectiva científica. 12 Aproximadamente 8000 policías.
  • 33. 33 Igualmente en la Academia Nacional de Policía vivimos un proceso de transición, ya que si bien el Ministro de Seguridad Pública ha dado la directriz de que todos los oficiales deben desarrollar acciones de carácter comunitario, lo cierto del caso es que no todos se encuentran preparados para ello. No obstante, hay pasos profundos en este sentido. Quizá el más importante es que se ha logrado un nivel de profesionalización en las jefaturas, lo cual esperamos tenga un impacto favorable para aterrizar con la calidad que queremos este enfoque innovador y de construcción nacional, como lo ha sido la Policía Comunitaria. El principal reto que tenemos hoy es que toda la policía logre tener el perfil de los Coordinadores de Seguridad Comunitaria. Esto pasa por mejorar los procesos de formación básicos y especializados de los efectivos policiales y profundizar con la ciudadanía en lo que refiere a exigibilidad de un enfoque de trabajo, con una perspectiva comunal por parte de la policía de su localidad. Dentro del propio Ministerio, hemos incidido en el enfoque que se le venía dando desde la Academia a Seguridad Comunitaria, pero aún tenemos cosas pendientes ya que: No todos los efectivos policiales tienen el perfil del policía comunitario, por lo que en algunos momentos el trabajo en los niveles locales se les recarga a los pocos Coordinadores de Seguridad Comunitarios en vista de sus mayores niveles de formación y capacitación. La policía no ha logrado ver el panorama completo de las implicaciones que tiene para el país la seguridad integral, esto plantea una reformulación tanto de la acción policial como de la institucionalidad. Pese a que las regiones se encuentran realizando seguimiento es necesario mejorar el instrumental, para que la información que se genera sea vinculante y determinante en el proceso de toma de decisiones. No se ha logrado que los Jefes Policiales Regionales lleven, utilicen y potencien a la comunidad organizada para una articulación mayor en sus estrategias de operaciones. Los canales de comunicación policía – comunidad deben mejorarse; para ello, es necesaria la capacitación en materia de construcción de estrategias de comunicación. 1. Capacitación Policial con orientación Comunitaria. Desde la Academia Nacional de Policía, instructores certificados de la Dirección de Policía Comunitaria, imparten los temas relacionados con La Estrategia de Policía Comunitaria Costarricense, del Programa de Seguridad Comunitaria (dirigido a la Organización y Capacitación de Comunidades), sobre la Conceptualización de la Seguridad y la Prevención, y de distintos Modelos Policiales. (ver cuadros adjuntos). Además se realizan procesos de sensibilización y capacitación directamente en las distintas Delegaciones Policiales del país sobre la implementación de la Estrategia de Policía Comunitaria dirigida a agentes policiales que no han ingresado a la Academia Nacional de Policía, para que así todos los y las policías estén en capacidad de conocer y aplicar los elementos básicos del modelo de Policía Comunitaria
  • 34. 34 Costarricense, y puedan implementar esta estrategia de trabajo de la Fuerza Pública a nivel nacional. Nombre de Curso Contenidos Temáticos Duración Curso Básico Policial: Principios básicos de la función policial de orientación comunitaria en Costa Rica 1. Las causas y los componentes de la inseguridad ciudadana: inseguridad objetiva e inseguridad subjetiva 2. El concepto de prevención en la función policial y los tres niveles de prevención del delito. 3. El origen de los modelos de policía comunitaria y policía de proximidad 4. Desarrollo de la Estrategia de Policía Comunitaria y Policía de Proximidad en Costa Rica. 5. Objetivos y contenidos de los programas de Seguridad Comunitaria y seguridad Comercial 24 horas Curso de Oficiales Ejecutivos: Modelos de Policía Comunitaria y Estrategias policiales para la Prevención. 1. Conceptos de Seguridad. 2. Componentes de la Inseguridad. 3. Causas de la inseguridad. 3. L 4. La prevención. 4. 5. Or 5. Origen de los modelos de Policía de Proximidad 6. y y Policía Comunitaria. 7. 6. La Estrategia de Seguridad Comunitaria en Costa Rica y la Policía de Proximidad. 7. Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 8. Manual Organizativo y Funcional de la Estrategia de Seguridad Comunitaria. 40 horas
  • 35. 35 Nombre de Curso Contenidos Temáticos Duración Curso de Seguridad Comunitaria y Comercial para Jefes de Delegaciones Policiales: Proporcionar a los Jefes de Delegaciones Policiales los conocimientos, habilidades y destrezas necesarios para la implementación de la Estrategia Regional de Seguridad Comunitaria y Comercial. 1. Evolución histórica del concepto de seguridad desde la Doctrina de Seguridad Nacional hasta el concepto de Seguridad Humana. 2. Estrategias de los modelos de Policía de Proximidad y Policía Comunitaria. 3. Conceptos, componentes y causas de la inseguridad ciudadana. 4. Estrategias organizativas para la conformación de Comités de Seguridad Comunitaria y Comercial. 5. Estrategias policiales para la implementación de procesos de seguimiento a Comités de Seguridad Comunitaria y Comercial. 6. Ejercer liderazgo democrático sobre el personal subalterno. 7. Desarrollo de metodologías de facilitación para la realización de reuniones, diagnósticos de seguridad y elaboración y control de proyectos. 24 horas Taller Implementación del Modelo de Policía Comunitaria: Para efectivos de las Delegaciones Policiales. 1. Marco legal de la Estrategia de Policía Comunitaria. 2. Estrategia Policía Comunitaria herramienta de trabajo de la Fuerza Pública. 3. El Programa de Seguridad Comunitaria: Fundamentos Organizativos, Curso Básico de Seguridad Comunitaria. 4. Los Comités de Seguridad Comunitaria: organización, capacitación y clasificación. 5. Seguimiento policial a los Comités de Seguridad Comunitaria. 6. Sectorización policial. 7. Elementos básicos de un modelo de Policía Comunitaria. 8. Modelo de trabajo SARA o BASE. 04 horas
  • 36. 36 Nombre de Curso Contenidos Temáticos Duración Curso Formación de Instructores de Seguridad Comunitaria: Al completar este curso el participante será capaz de: Redactar objetivos de capacitación. Manejar el ambiente de aprendizaje en una sala de clase. Preparar Planes de lecciones. Comunicarse efectivamente utilizando diferentes métodos de enseñanza. Preparar y utilizar ayudas visuales. Operar equipo de ayudas visuales . Hacer presentaciones individuales o como miembro de un equipo. Medir la efectividad de la capacitación. Describir los objetivos y contenidos temáticos del Curso Básico de Seguridad Comunitaria. Comprender el fundamento y conformación de la Seguridad Comunitaria como programa preventivo y su importancia para la seguridad en su conjunto. Ubicar y reconocer los componentes y características que vinculan el modelo de Seguridad Comunitaria y Policía de Proximidad enfatizando en la relación policía / comunidad. Definir las características y actitudes esenciales que requieren los policías con visión comunitaria, para lograr mediante el trabajo en equipo y el ejercicio de un liderazgo positivo, conformar el binomio Policía / Comunidad. Definir e implementar las funciones del Encargado de Asuntos Comunitarios relacionadas con el modelo de Vinculación de Seguridad Comunitaria y Policía de Proximidad. Aprobar una práctica supervisada, donde deberá aplicar los conocimientos adquiridos durante el curso. 96 horas
  • 37. 37 Programa de Seguridad Comunitaria. 1. Fundamentos legales para la operación del Programa de Seguridad Comunitaria13 Es en el Capítulo VIII del Título II del Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública, donde en la actualidad se regulan las funciones de la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, que está adscrita al Despacho del Ministro. Adicionalmente, el tercer capítulo del Título II de dicho Reglamento, establece dentro de las funciones de las direcciones generales y direcciones regionales de la Fuerza Pública “implementar las acciones pertinentes para fortalecer las actuaciones de la policía, dentro del concepto de Proximidad y Seguridad Comunitaria”. Es importante recordar que el Reglamento citado se encuentra normado por el Decreto Ejecutivo No 32177 del 10 de enero del año 2005, que se deriva de la Ley General de 13 Resumen de Informe Final, Evaluación Participativa del Programa de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública, CUDECA, septiembre 2007. Nombre de Curso Contenidos Temáticos Duración Taller Gestión Gerencial para Jefes de Puesto: Dirigido a Oficiales Policiales que asumirán funciones como Jefes de Puesto. 1. Implementación de la Estrategia de Policía de Proximidad. 2. Seguimiento policial a los Comités de Seguridad Comunitaria y Grupos de Comerciantes organizados del Programa de Seguridad Comercial. 3. Comisiones Cantonales de Seguridad Ciudadana (Gobiernos Locales). 4. Operacionalización de la Información. 5. Rendición de cuentas. 6. Sectorización. 7. Directrices de la Dirección de la Fuerza Pública para la Implementación de la Estrategia de Policía Comunitaria, y Supervisión de su implementación. 8. Presentación y análisis de videos de la Policía Comunitaria. 04 horas
  • 38. 38 Policía No. 7410 y sus reformas y del Decreto Ejecutivo N° 23427-MP del 27 de junio de 1994. Según el Reglamento, la idea central de la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial (DSCC) es promover la calidad de vida de los habitantes, mediante su incorporación activa en las actividades de prevención del delito. Ello implica promover la organización y participación en Comités de Seguridad Comunitaria y Comercial, que se supone generen mayor cohesión entre los miembros de la comunidad y un apropiamiento mayor de sus deberes y derechos como ciudadanos. Lo que se espera incidiría en la reducción de las sensaciones de inseguridad (subjetiva) y la situación objetiva de la misma. Para conocer cuál es el propósito de la DSCC, es importante entender el concepto que maneja de seguridad, dentro del cual el tema de la prevención del delito ocupa buena parte de las prioridades. En el artículo 55 del Reglamento se entiende por prevención del delito, “el conjunto de estrategias, tácticas y acciones que realiza el Ministerio de Seguridad Pública con la finalidad de conservar el orden público, la tranquilidad de los habitantes, el libre disfrute de las libertades públicas y de disminuir el riesgo de los habitantes a ser víctimas de alguna conducta delictiva”. Esto se lleva a cabo mediante la actuación de la Fuerza Pública y el desarrollo de estrategias para la colaboración, capacitación y concientización de los habitantes (artículo 56). La actividad de formación y capacitación a los diferentes sectores de la sociedad civil en materia de seguridad ciudadana, permitiría fortalecer la prevención de las manifestaciones de delincuencia. En el artículo 57 del Reglamento se considera la Seguridad Comunitaria y Comercial, la estrategia de prevención del delito que desarrolla la Fuerza Pública, en coordinación con los grupos de la sociedad civil, organizados y capacitados para este propósito. La actividad policial se desarrolla en el ámbito nacional, en forma descentralizada y bajo el concepto de proximidad, que implica el conocimiento del entorno por parte del funcionario policial y que su labor deba estar dirigida a lograr la interacción policía- habitantes, esto con la finalidad de brindar respuesta oportuna, conveniente y eficaz y el servicio personalizado. El funcionario policial tiene la obligación de rendir cuentas de su gestión, cuando así sea requerido (artículo 58). La seguridad comunitaria está organizada en el Ministerio de Seguridad Pública en el nivel de Departamento, bajo la DSCC. Algunas de las principales funciones de dicha Dirección son las siguientes, mencionadas en el artículo 148 del Reglamento:  Promover, dentro del concepto de policía de proximidad, un trabajo conjunto entre la Fuerza Pública, las organizaciones comunales, comerciales y otras entidades de la sociedad civil, para la prevención del delito.
  • 39. 39  Reducir los ambientes propicios al crimen, mediante propuestas de rehabilitación de la infraestructura y el mobiliario urbano en las comunidades y comercios.  Promover convenios con organismos nacionales e internacionales para fortalecer los procesos de seguridad comunitaria y comercial.  Desarrollar procesos de asesoría y capacitación a los Comités de Seguridad Comunitaria y Comercial, relacionados con la prevención del delito, en coordinación con otras instancias del Ministerio, así como con otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.  Desarrollar investigaciones en relación con la Seguridad Comunitaria y Comercial, para fortalecer los procesos de trabajo de la Dirección.  Brindar información en materia de Seguridad Comunitaria y Comercial a la Escuela Nacional de Policía, para actualizar los programas de educación. En el artículo 150 del Reglamento se especifican las funciones del Departamento de Seguridad Comunitaria; este tiene que realizar investigaciones de los lineamientos en esta materia y diagnósticos en aquellas comunidades donde se solicite la creación de comités de Seguridad Comunitaria, o se encuentre operando uno. Asimismo deber promover la creación de comités, asesorarlos y capacitarlos con base en las necesidades detectadas en el diagnóstico y las proyecciones hechas. Parte de sus funciones consisten en fomentar asociaciones de comités, redes comunales para compartir y retroalimentar las experiencias, así como unificar esfuerzos en la solución de los temas de prevención del delito. 2. Bases conceptuales: Enfoque del Programa de Seguridad Comunitaria.14 Buena parte del enfoque del PSC quedó establecido de manera explícita y bien formulada en el Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública, Decreto No. 32177 del 10 de enero del año 2005. Tal enfoque estuvo presente desde 1994 en el Decreto Nº 23881-SP y sus reformas del 12 de diciembre de ese año: “Reglamento de Organización de los Cuerpos Policiales Adscritos al Ministerio de Seguridad Pública”, aunque no se desarrolló con todas sus potencialidades, quizás por tener menor rango jerárquico desde el punto de vista de la organización del Ministerio, como se verá más adelante. Entrando en materia, es importante aclarar que, en el ámbito internacional, durante la década de los años ochenta se incorporó la noción de que el Estado no es el único 14 Resumen de Informe Final, Evaluación Participativa del Programa de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública, CUDECA, septiembre 2007.
  • 40. 40 actor responsable de la seguridad ciudadana y que la ciudadanía debía pasar a jugar un rol más activo. Al mismo tiempo, en todos los continentes surgieron modelos de policía civilista (unos más que otros) orientados a acercar a la policía con la ciudadanía y que esta última se involucrara en el tema de la seguridad. En términos generales, los países anglosajones produjeron modelos mucho más orientados a la llamada “policía comunitaria” sustentados en la idea en la prevención del delito desde una perspectiva situacional, que implicaba tanto el mejoramiento del acondicionamiento del medio físico comunitario, como el involucramiento de los vecinos en tareas de corte para-policial como la participación en rondas de vigilancia, el ejercicio de vigilancia conjunta con la policía, la práctica de funciones auxiliares de la actividad policial como arrestos civiles, levantamiento de huellas e indicios, etc. Mientras tanto, en Francia se acuñó el concepto de nueva prevención, ampliando el ámbito de la acción comunitaria en materia de seguridad ciudadana a la llamada “prevención social”, la cual se basa en un modelo de participación con énfasis en la construcción de redes y acuerdos comunitarios e institucionales orientados a una prevención integral, que incluye mejoramiento de la convivencia y el combate a algunas de las causas de la desintegración y la violencia social. Centroamérica vivió este proceso de una manera muy particular, porque después de los sangrientos conflictos político-militares, debía empezar por darse el tránsito desde el concepto de la doctrina de seguridad nacional hacia el de seguridad ciudadana. Donde seguridad nacional representaba “…la ideología autoritaria inspirada en el principio schmittiano del amigo-enemigo (que) sirvió no sólo para sostener un derecho penal del enemigo –cuyas señales todavía están presentes incluso en los estados con regímenes formalmente democráticos- sino, sobre todo, un sistema penal ilegal, paralelo al legal y mucho más efectivo y sanguinario que éste último: un verdadero terrorismo de Estado…” (Baratta: 1997, 83). Y donde seguridad ciudadana representaba la invención del régimen democrático en las relaciones entre el Estado y la ciudadanía y de la ciudadanía con su propia seguridad frente al delito y el mismo Estado que la había reprimido incruentamente. Durante los años 90 del Siglo XX, cuando los conflictos armados terminaron en el contexto de los procesos de democratización, conceptos como sociedad civil y participación en la seguridad ciudadana en contra del pasado de violencia hiperbolizada, cobraron sentido en Centroamérica. La seguridad ciudadana es entendida a partir de entonces como la condición personal, real y percibida de encontrarse libre de amenaza de violencia y/o despojo. Con el paso del tiempo, al concepto de inseguridad ciudadana se le incluyeron comportamientos violentos que contribuyen a la sensación de vulnerabilidad y desprotección de las personas, como la violencia intrafamiliar y la corrupción administrativa, incorporando aspectos subjetivos
  • 41. 41 que son tan importantes como la presencia real de la amenaza (Jurado y Mora, 2000:67). En el plano formal, el tránsito de los conceptos a la operacionalización de la seguridad ciudadana, se expresó en la aprobación de las Leyes Generales de Policía en varios países centroamericanos, incluyendo a Costa Rica, como ha sido visto, con la Ley General de Policía de 1994. En este sentido son palpables ciertos avances que sintetizan el paso desde la concepción de seguridad nacional hacia el concepto de seguridad ciudadana en la región, los cuales conviene destacar: i) proceso de superación de la doctrina de seguridad nacional, ii) búsqueda de profesionalismo civilista de la institución policial y iii) apertura a la sociedad civil. En Costa Rica, la Ley General de Policía estableció en su artículo 3 la subordinación de las fuerzas policiales al poder civil, con lo cual acató el mandato del constituyente abolicionista del ejército. Asimismo, el artículo 5 destaca el deber de colaboración y apoyo de la fuerza pública a las comunidades, así como la responsabilidad de la ciudadanía de abstenerse de cualquier acto que dificulte o perturbe el cumplimiento regular de las funciones policiales. La apuesta costarricense por una policía de carácter civilista que lograra establecer nuevas relaciones con la sociedad, es producto de la influencia internacional, incluyendo los acontecimientos centroamericanos post-conflicto armado y la necesidad casera de modernizar un sector francamente postergado durante todo la segunda mitad del siglo XX, que, pese a la abolición del ejército, siguió ostentando grados militares y una organización y cultura institucional apegadas a viejas prácticas del pasado pre-revolución del 48. En el caso del Programa de Seguridad Comunitaria, el primer modelo se introduce a finales de la administración Figueres (1994-1998) a partir de la influencia del modelo español, que es una combinación entre la prevención situacional y la social. La experiencia de Hatillo fue una muestra de los primeros intentos por combinar ambos tipos de prevención. Sin embargo, a finales de los noventa estaba claro que la prioridad se centró en prevención situacional, siguiendo el modelo anglosajón de la policía comunitaria estadounidense y muy acorde con el endurecimiento del modelo punitivo en el ámbito del derecho penal. A principios de la década del 2000 se retoma el contacto con la policía española, se reintroduce la visión de la prevención social por la insuficiencia de la prevención situacional y se introduce la estrategia de policía de proximidad, complementaria de la estrategia de seguridad comunitaria. Debemos recordar que para entonces el problema de la delincuencia había aumentado, producto de la tendencia a la desigualdad. Entonces el Programa abandona, en la parte situacional, toda práctica que implicara autodefensa como entrenamiento a las comunidades en defensa personal, en prácticas
  • 42. 42 de auxiliares policiales por parte de los vecinos, arrestos civiles, rondas de vigilancia o patrullaje conjunto, vinculadas con la noción de “policía comunitaria”. En la actualidad el PSC está concebido como una estrategia de carácter preventivo, orientada a elevar la calidad de vida de la ciudadanía mejorando la seguridad en los lugares de residencia a través de la relación entre vecinos/as y la relación policía- comunidad, centrado en la participación-organización/comunal-local. La estrategia de prevención se centra en dos dimensiones que ordenan la intervención del Programa: la dimensión social y la dimensión situacional, fórmula de síntesis que se había planteado desde mediados de los años noventa. De acuerdo con la auto-conceptualización que se da al Programa, la dimensión social consiste en el fomento de que las comunidades adopten valores, conductas y acciones que permitan reducir o eliminar situaciones que generan inseguridad, trabajando en dos sentidos: promoviendo acciones orientadas a mejorar el conjunto de las condiciones sociales y económicas que originan conductas delincuenciales o favorecen su desarrollo, por ejemplo mejorando la educación, la salud, la recreación, el medio ambiente y capacidad para la resolución de conflictos. La dimensión situacional consiste en la modificación del entorno, con la finalidad de disminuir el sentimiento de inseguridad, a través de la instalación de sistemas de alerta, mejora de iluminación, recuperación de espacios públicos como parques o esquinas, todo orientado a dificultar la comisión de conductas delincuenciales. A partir de la cercanía del PSC con las comunidades y de la necesidad que éstas tienen de contar con espacios que les permitan organizarse con mayor fluidez y tener capacidad de incidencia tanto en su situación, como en los programas institucionales al desarrollo local, se han obtenido resultados inesperados que trascienden el quehacer policial, pero abren oportunidades para la intervención de otras instituciones. El accionar del Programa ha generado una suerte de plus en la producción de capital social, pues en la práctica, tanto por el proceso de capacitación que realiza la DSCC y los encargados regionales, como por el proceso de crecimiento organizativo que viven las propias comunidades, la primera prioridad está constituida por la búsqueda de mayor seguridad por medio de la prevención situacional, luego se da la ampliación del concepto de seguridad por medio de la prevención social y ello desemboca en la construcción de nuevo capital social comunitario o el aprovechamiento y potenciación del preexistente. En otras palabras, el modelo de seguridad comunitaria en Costa Rica incluye la operacionalización de los componentes de prevención situacional y social, enriquecidos con la generación de capital social.
  • 43. 43 3 Consolidación del Programa de Seguridad Comunitaria.15 Pese a que en el camino de los últimos 14 años se han sucedido diferentes decretos que regulan la actividad de la Seguridad Comunitaria dentro del MSP, se puede decir que la tendencia ha sido hacia la consolidación y legitimación institucional del PSC. Como ha sido dicho, en el Decreto No. 32177 del 10 de enero del año 2005, vigente hasta el momento, se consolidó el PSC como una dependencia adscrita del Despacho del Ministro de Seguridad Pública. Sin embargo, sus funciones estuvieron presentes desde 1994, solo que con menor rango jerárquico desde el punto de vista de la organización del Ministerio, en el Decreto Nº 23881-SP y sus reformas, del 12 de diciembre de ese año: Reglamento de Organización de los Cuerpos Policiales Adscritos al Ministerio de Seguridad Pública. El quinto capítulo del Reglamento de 1994 le encomendaba a la Escuela Nacional de Policía la creación de la Sección de Investigación y Extensión Comunitaria (artículo 60). Las funciones de esta sección eran casi las mismas que las establecidas para la actual Dirección y el Departamento de Seguridad Comunitaria, específicamente en los artículos 148 y 150 del actual Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública. Sin embargo, entre los decretos No. 32177 del 2005 y el No. 23881 de 1994 estuvo vigente desde el 11 de mayo 1998 el Decreto Ejecutivo N° 26839-SP, que reformó parcialmente el de 1994. Con esa reforma se creó la Unidad de Seguridad Comunitaria, orientada a: i) propiciar la incorporación activa de las comunidades a las tareas de prevención del delito, promoviendo una cultura y acción cívica que mejore los niveles de protección ciudadana, aminore el sentimiento de inseguridad y promueva la acción solidaria y pacífica de los ciudadanos, ii) estimular el enfoque proactivo, más que represivo, en el accionar de las Fuerzas Policiales, iii) velar por la adecuación de los servicios policiales a las necesidades de la ciudadanía y iv) aumentar la eficiencia policial mediante la integración horizontal y vertical de esfuerzos provenientes de instituciones públicas y privadas involucradas en la prevención del delito. La tendencia es muy clara, tal y como se aprecia en la siguiente tabla: 15 Resumen de Informe Final, Evaluación Participativa del Programa de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública, CUDECA, septiembre 2007
  • 44. 44 Evolución del modelo de Seguridad Comunitaria Costa Rica, 1996-2007 Etapas Periodo Nombre Dependencia Elementos centrales Normativa que la ampara 1. Inicios de Seguridad Comunitaria 1996-1997 Unidad de Investigación y Extensión Comunitaria Escuela Nacional de Policía  Investigación  Asesoría interna  Coordinación interinstitucional  Proyecto piloto en comunidad.  Comunidad como fuente de información. Decreto No. 23.881-SP de Diciembre 12 de 1994. 2. Proceso de consolidación 1998-2001 Unidad de Seguridad Comunitaria Dirección General de la Guardia Civil  Divulgación y promoción.  Capacitación dinámica y participativa.  Visión de seguridad integral.  Comunidad atendiendo la seguridad situacional. Decreto Nº 26839, publicado en la Gaceta Nº 89 del lunes 11 de mayo de 1998, como una reforma al “Reglamento de Organización de los Cuerpos Policiales adscritos al Ministerio de Seguridad Pública. 3. Estrategia de Seguridad Comunitaria y la Policía de proximidad 2002-a la fecha Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial* Despacho del Ministro  Conformación de Equipos Regionales  Capacitación  Comunidad protagónica. Decreto Ejecutivo Nº 32177-SP publicado en la Gaceta el 10 de enero del 2005. Fuente: Elaboración propia sobre la base de documentos de la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial. * A partir del año 2005 se agrega a la estrategia el componente “Comercial”. En el Decreto de 1994 la Unidad de Seguridad Comunitaria se reguló como parte de la organización de los cuerpos policiales adscritos al Ministerio de Seguridad Pública dentro de la Escuela Nacional de Policía. En el Decreto de 1998 se corrige el anterior y se le otorga mayor centralidad al tema de la Seguridad Comunitaria, pero esta vez adscrita a la Dirección General de la Guardia Civil. Ya en el año 2005 el nuevo Decreto Ejecutivo viene a regular la totalidad del Ministerio de Seguridad Pública con mayor racionalidad orgánica y funcional, y en el mismo se incluyen tanto los cuerpos policiales como la Seguridad Comunitaria, que fue elevada a Departamento, dentro de la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, adscrita directamente al Despacho del Ministro.
  • 45. 45 Para entonces había entrado en vigencia, desde el año 2001, la Ley de Fortalecimiento de la Policía Civilista y se había puesto en práctica la Estrategia de la Policía de Proximidad. Y así la Seguridad Comunitaria se gradúo, al pasar de la Escuela al Despacho. Tal proceso de “graduación” puede identificarse por medio de tres etapas, que ha seguido el PSC en concordancia con los decretos que la han regulado: etapa 1: Plan piloto (intento de combinación de enfoques de prevención situacional y social/1996-1997); etapa 2: Consolidación (triunfo de la prevención situacional dentro de un modelo de policía comunitaria/1998-2001), etapa 3: Desarrollo (estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial en combinación con la estrategia de Policía de Proximidad/2002-2007). La primera etapa 1996-1997 estuvo signada por el éxito que tuvo la Unidad de Investigación y Extensión Comunitaria de la Escuela Nacional de Policía, al desarrollar el proyecto piloto en el distrito de Hatillo, asignando 120 oficiales de policía graduados del Curso Básico Policial en ocho subestaciones en todo el distrito. Estos oficiales adoptaron nuevas formas de patrullaje, que permitieron un mayor acercamiento con la comunidad. Además se estableció un Consejo de Vigilancia y Seguridad Comunitaria conformado por diferentes representantes de la comunidad (representantes de la Iglesia Católica, salud, educación, deporte, asociaciones de desarrollo), presidido por el jefe policial de la zona. El proyecto piloto lo que buscaba era fortalecer la organización comunal en materia de seguridad, que los ciudadanos conocieran sus derechos y deberes, se ampliara la relación policía-comunidad y se adoptaran algunas técnicas que permitieran a las personas actuar cuando se encontraban en una situación de riesgo o emergencia. Y todo eso lo logró, aunque en los intentos de expansión a otras comunidades el éxito no fue el mismo, desde el punto de vista de conseguir un modelo equilibrado entre los diferentes enfoques preventivos. Durante esta etapa se diseño un proceso de capacitación a las comunidades implementado por instructores de la escuela nacional de policía, con el fin de expandir el exitoso proyecto piloto. Aunque era la intención combinar desde el inicio los enfoques de la prevención situacional y social. En la práctica prevaleció el primero. La fuerte presencia de contenidos de carácter netamente policial hizo que la replica o expansión se caracterizara por la incubación de un modelo más del estilo “policía comunitaria”, lo cual también se justifica en la formación de base de los instructores de la escuela nacional de policía.
  • 46. 46 La segunda etapa 1998-2001 se fundamentó en los logros obtenidos con la primera experiencia piloto, lo cual implicó establecer los siguientes desafíos: i) desarrollar un programa que tuviera alcance nacional; ii) desarrollar procesos de organización y capacitación con mayor permanencia y sostenibilidad en el tiempo; y iii) convertir la experiencia en una estrategia de trabajo policial. Durante esta etapa la visión del Programa se orientó a que las comunidades fueran agentes preventivos que contaran con los conocimientos necesarios para reconocer situaciones de alerta y de acuerdo con ellas, establecer niveles de respuesta según el grado de peligrosidad. Esto significó fomentar la autodefensa, para lo cual la Unidad de Seguridad Comunitaria “capacitaba” a los participantes de los comités en conocimientos básicos de defensa personal, en prácticas de auxiliares policiales, arrestos civiles, rondas de vigilancia o patrullaje conjunto, vinculadas con la noción de “policía comunitaria”. Aunque la capacitación era muy elemental, significaba un “empoderamiento” de las comunidades que las “autorizaba” a intervenir de manera legítima en acciones de autodefensa, práctica que afortunadamente fue abandonada. Para darle al Programa un alcance de tipo nacional, se realizó una campaña publicitaria que permitió la divulgación del PSC, la cual promovía la necesidad de que las personas construyeran el binomio de trabajo preventivo policía– comunidad. El nivel de respuesta de las comunidades fue bastante alto y esto permitió que el PSC se extendiera a todo el país, lo que a su vez provocó la consolidación de la Unidad de Seguridad Comunitaria en la estructura del Ministerio de Seguridad Pública. Es importante aclarar que tanto a lo largo de esta etapa, como durante la primera, el Programa de Seguridad Comunitaria actuaba bastante al margen de las estructuras policiales tradicionales del Ministerio de Seguridad Pública, lo cual explica, en parte, la falta de integración con mayor plenitud dentro de la institucionalidad vigente. La tercera etapa 2002-2007 arroja dos situaciones que dieron un giro fundamental en el desarrollo del PSC. En primer lugar, el involucramiento activo, con funciones y responsabilidades específicas, de la recién denominada Policía de Proximidad, con base en el modelo de trabajo de la policía española. Y, en segundo lugar, fue en esta etapa que la Unidad de Seguridad Comunitaria pasó a ser la DSCC (contemplando las demandas específicas de organización y capacitación del sector empresarial), ampliando sus responsabilidades y recursos. Las acciones que se han desarrollado en esta etapa se orientaron a consolidar la estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial, como un modelo de trabajo policial,
  • 47. 47 que realmente promueva la coordinación y realización de proyectos que permitan incidir en la prevención integral de la violencia y la delincuencia desde el ámbito local. Esto implica que la policía local se convierta en un agente de promoción de la seguridad, tema todavía en transición. Para conseguirlo, durante esta etapa se replanteó el Programa de Capacitación en Seguridad Comunitaria, dando un mayor énfasis al compromiso y la responsabilidad de los comités de seguridad comunitaria y la policía local en el desarrollo de actividades de prevención social. En la capacitación se eliminaron los módulos relacionados con defensa personal, aprehensión de delincuentes por parte de la población civil y simulacros. Este paso positivo hacia la civilidad ha facilitado la participación del liderazgo femenino, sobre todo en zonas rurales, aunque en las zonas urbanas no era nada desdeñable el entusiasmo con que las mujeres se integraron en el modelo de “policía comunitaria”, pues su participación en rondas de vigilancia y entrenamiento básico en defensa personal también les daba sentido de empoderamiento. En esta etapa, se reforzaron los módulos de organización comunal y cultura preventiva, además se incluyeron otros que abarcan la prevención del consumo de drogas y la prevención orientada a la población infantil (este último quedó diseñado, aunque nunca se implementó). El nuevo enfoque del Programa de Seguridad Comunitaria obliga a las comunidades y a la policía local a establecer un vínculo mucho más cercano, que les permita a cada cual desde su ámbito, trabajar en la construcción de comunidades más seguras. Por otra parte, en estos años la Fuerza Pública desconcentró sus operaciones mediante el Modelo de Policía de Proximidad, lo que en principio permite una vinculación directa con la estrategia de seguridad comunitaria y evita que la población civil tenga que asumir funciones de autodefensa de corte policial. Se llevó a cabo un proceso de regionalización mediante la conformación de equipos regionales de seguridad comunitaria en las once regiones en las que está organizada la Fuerza Pública. Estos equipos regionales, conformados por policías locales, son los que asumen las labores de promoción, organización, capacitación y seguimiento de los comités de seguridad comunitaria16 , como quedó establecido en la Sección X, del Título II del Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública, actualmente en vigencia. Se supone que el proceso de regionalización de la Estrategia de Policía de Proximidad permite desconcentrar las labores que realiza la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, generando mayor autonomía y compromiso por parte de la policía local con los comités de seguridad y un trabajo de coordinación con las instituciones presentes en las comunidades. 16 Estas funciones fueron asumidas por todas la regiones excepto en la Región 1. En esta Región es la Dirección de Seguridad Comunitaria quien realiza la capacitación.
  • 48. 48 4. Segmentación socio-territorial de las comunidades organizadas17 Hoy día, la proporción de policías que abordan la temática de la seguridad comunitaria a nivel nacional es todavía insuficiente en relación con la cantidad total de policías existentes en la Fuerza Pública y especialmente con la cantidad de Comités de Seguridad Comunitaria establecidos a lo largo de todos estos años en todo el país. La contratación de 800 policías por año anunciada en el Plan Nacional de Desarrollo 2006- 2010 podría contribuir a resolver parte de este problema, pues serán capacitados/as de acuerdo a parámetros modernos, civilistas y de mayor proximidad con la ciudadanía. En términos de la extensión del PSC, si bien es cierto la información relativa a los Comités de Seguridad Comunitaria tiene una serie de limitaciones, después de un arduo trabajo de depuración de la base de datos con que cuenta el Ministerio de Seguridad Pública, se logró recuperar información suficiente para identificar las tendencias generales en cuanto a la distribución espacial de los mismos. Sin embargo, debido a las deficiencias de la fuente, es apenas una aproximación al tema y no una caracterización rigurosa de la extensión real del PSC en la actualidad. Tabla Distribución absoluta y porcentual de los comités, según provincia. Diciembre de 2005 Fuente: Base de Datos del Ministerio de Seguridad. *Tasa promedio del periodo 1991-2000. **Coeficiente de correlación 0,73 . 17 Resumen de Informe Final, Evaluación Participativa del Programa de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública, CUDECA, septiembre 2007. Provincia Comités de seguridad Tasa promedio de delitos*Frecuencia Porcentaje San José 1137 40.3 152,0 Alajuela 632 22.4 80,5 Heredia 425 15.1 101,0 Cartago 225 8.0 91,4 Puntarenas 176 6.2 93,0 Limón 148 5.2 129,0 Guanacaste 79 2.8 93,0 Total 2823 100.0 100
  • 49. 49 De acuerdo con los datos contenidos en la tabla anterior, en las provincias de San José, Heredia y Puntarenas existe coincidencia en términos de las tasas delictivas y el número de comités registrados. San José ocupa el primer lugar en ambos rubros, Heredia el tercero y Puntarenas el quinto. En los casos donde no hay correspondencia destacan Limón y Alajuela. Limón ocupa el segundo lugar en cuanto a tasas criminales en el país, pero se ubica en sexto lugar en lo que se refiere al número de comités inscritos. Alajuela por el contrario, ocupa el segundo lugar en lo que a comités se refiere, pese a ser la provincia con las menores tasas delictivas de todo el país. Pese a lo anterior, la prueba estadística realizada para determinar la asociación entre las tasas delictivas y el número de comités inscritos por provincia, indica que existe una correlación importante (0,73) entre estas dos variables, lo que significa que en términos generales hay una correspondencia importante entre ellas. Sin embargo, estos números también son indicativos de la necesidad de impulsar una estrategia viable que permita incrementar el número de comités en la provincia de Limón. 5. La Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial: estructura y funcionamiento En el siguiente diagrama se muestra la estructura organizativa del PSC18 : 18 Tomado del Manual Organizativo y Funcional, Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial. Agosto 2006, pág. 12. Departamento Seguridad Comunitaria Área Administrativa Área Capacitación Policial Área Investigación y Divulgación Área Control y Asesoría de Equipos Regionales Secretaría Despacho del Ministro Asesoría Departamento Seguridad Comercial Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial
  • 50. 50 El PSC cuenta con aproximadamente 100 funcionarios y funcionarias ubicadas tanto en oficinas centrales como en las distintas regiones del país en todo el territorio nacional. Es de señalar que no se cuenta con un dato exacto debido a la rotación que vive este personal en las Delegaciones Policiales. Las y los oficiales ubicados en las regiones dependen directamente de las y los Directores Regionales, quienes a su vez responden al Director General de la Fuerza Pública. Existe un número significativo de miembros/as del personal de la Dirección en el nivel central que ha integrado al PSC desde sus primeras fases, esto constituye uno de los principales “activos” del MSP en la materia, al ser quienes poseen la memoria histórica del Programa. La Dirección también cuenta con personal especializado en género, lo que constituye una oportunidad para que este tema sea incorporado desde la concepción de las acciones y posibilita su desarrollo de manera transversal. La mayor parte del tiempo, la DSCC ha sido gestionada por profesionales que no son policías, pues no hay que olvidar que producto de la tradición y de la especialización de funciones al interior de la institución, se establece una diferencia entre personal civil y policial. En el pasado esto fue fuente de conflictos, pues aunque la mayoría de las y los funcionarios del Programa son policías, en el Ministerio se sostenía que su labor era de carácter “preventivo”, no policial, lo cual creaba inequidades a la hora de recibir el incentivo salarial por el criterio de “riesgo policial” y, además, desde el punto de vista simbólico le restaba valor al trabajo que realizaban los y las “comunitarias”. Asimismo, el que a lo interno del MSP se considerara que el organizar y capacitar a los comités no era trabajo policial originó que a las y los policías que trabajan en la Dirección de Seguridad Comunitaria se les negara el incentivo denominado “riesgo policial” (18% sobre el salario base). En lugar de ese incentivo se creó otro “por brindar instrucción” (20% sobre el salario base) lo que significa una diferencia de un 2% a favor de las y los instructores que trabajan en la Dirección sobre el resto de los policías. El problema que se crea es que a las y los “instructores” que trabajan en los Equipos Regionales y que trabajan en delegaciones no tienen ese plus por instrucción y mantienen el incentivo de riesgo policial. Esta situación se solucionó a través de un dictamen de la Procuraduría General de la República al aclarar que la actividad de prevención y capacitación de las comunidades que realiza el PSC sí implica el ejercicio de funciones policiales en sentido estricto. En acatamiento del Decreto Ejecutivo No. 32177-SP (Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública), el actual Ministro de Seguridad Pública emitió una directriz que avala la Estrategia de Seguridad Comunitaria19 , ratificando con ello la continuidad del Programa en el tiempo. Sin embargo, la carencia de un presupuesto 19 Nota del 29 de agosto de 2006 de D. Fernando Berrocal Soto, Ministro de Seguridad Pública, dirigida al Director General de la Fuerza Pública, Comisionado Osvaldo Alpízar Zúñiga.
  • 51. 51 propio para el funcionamiento del Programa20 , dificulta la efectiva transversalización del abordaje conceptual y metodológico de la seguridad comunitaria en el quehacer policial, lo que en la práctica supone problemas para desarrollar una adecuada coordinación, la capacitación interna, el trabajo con las comunidades (transporte, equipo audiovisual, computadores, espacio propio), así como la edición y publicación de material de apoyo. El Programa tampoco está incorporado en la Dirección de la Fuerza Pública, lo cual le margina de la dinámica policial en su conjunto. Esta condición se manifiesta, entre otras cosas, en la escasa incidencia que tiene la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial sobre el personal que labora con el Programa en el nivel regional. En lo concreto, esto quiere decir que los y las Coordinadoras Regionales de Seguridad Comunitaria dependen en mando del Director o Directora Regional; mientras tanto, los y las Encargadas de Seguridad Comunitaria en los Deltas dependen de los Jefes o Jefas de Puesto y, producto de ambas cosas, la comunicación y toma de decisiones pasa necesariamente por la cadena de mando establecido, lo cual no siempre favorece el desarrollo de las actividades del PSC, pues su enfoque y filosofía todavía no permea al conjunto de la Fuerza Pública. Para la mayoría de las y los policías, la estrategia de seguridad comunitaria no ha sido asumida como una función policial, lo cual se expresa en que el trabajo de las y los responsables de Seguridad Comunitaria en los Deltas es adicional a la función policial. A fin de cuentas, el desarrollo del PSC depende en mucho de la discrecionalidad de los Jefes Policiales en los niveles de mayor desconcentración institucional. En cada Dirección Regional del Ministerio de Seguridad Pública se nombra a una persona responsable de la promoción y coordinación del PSC. Su función es dar seguimiento y acompañar el trabajo de las y los encargados de seguridad comunitaria en cada delegación, así como el trabajo de concientización general sobre el Programa, puede ser a la policía, a las comunidades o bien ambas. Para el nombramiento del personal responsable de la Coordinación Regional en SC, el Manual Organizativo y Funcional de la Estrategia de Seguridad Comunitaria establece que la persona 20 Se señala que esta es una situación que deviene de la concepción misma del presupuesto del Ministerio de Seguridad Pública, y de los ministerios en general, ya que este se establece por programas presupuestales y la DSCC no lo es, la única actividad o programa policial es la Dirección de la Fuerza Pública. Coordinadora de la Región Cinco Coordinador de la Región Cuatro
  • 52. 52 seleccionada cuente con experiencia y conocimiento del Programa de Seguridad Comunitaria y Comercial, que cuente con habilidades y destrezas que le permitan organizar, plantear o promover actividades de seguimiento para aquellos comités que hayan concluido el proceso básico de capacitación. No obstante, al ser un puesto de confianza de la Dirección Regional, la selección queda a criterio del Director o Directora. Las personas responsables de las coordinaciones regionales, además de coordinar, motivar, supervisar y promover el trabajo de las y los responsables cantonales y distritales del Programa, deben establecer y generar mecanismos e instrumentos para la inclusión de la perspectiva de Seguridad Comunitaria en la gestión de la Dirección Regional. La persona responsable de la coordinación regional se convierte así en un punto focal para la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial. Las funciones básicas que deben realizar estos funcionarios/as para el avance del Programa son, entre otras, las siguientes:  Mantener comunicación permanente con la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial, así como ser el enlace entre la misma y la Dirección Regional.  Mantener comunicación con el equipo regional (responsables de Deltas).  Recibir y dar capacitación sistemáticamente en relación al tema de seguridad comunitaria, en particular considerando las particularidades regionales. De esta manera, contribuir a que la visión de Seguridad Comunitaria se vaya asumiendo en toda la Fuerza Pública.  Generar instrumentos para la inclusión de la perspectiva de Seguridad Comunitaria en el quehacer de la Dirección Regional.  Establecer espacios para la coordinación interinstitucional e intersectorial con el fin de abordar el tema de la seguridad y la prevención de manera integral.  Desarrollar actividades de seguimiento y monitoreo al trabajo realizado por el equipo regional, en particular con las y los responsables del Programa en las delegaciones; en la generación de información y la sistematización de la misma. Izquierda: Coordinador Región Sexta Derecha: Coordinador Región Sétima
  • 53. 53 6. Pertinencia del Programa de Seguridad Comunitaria en el contexto criminológico en que surge y se desarrolla. Si nos atenemos a las tendencias estadísticas acerca del comportamiento del delito en Costa Rica y particularmente los delitos de corte patrimonial, ejercidos con fuerza contra la propiedad y con violencia sobre las personas, la conclusión inevitable sería que el PSC no ha tenido mayor relevancia. El resultado es muy simple, mientras el Programa creció también los hicieron los delitos sobre cuya disminución debería haber sido más propenso a incidir. Desde este punto de vista, la pertinencia del PSC, en términos generales, tendría que ser ampliamente cuestionada. Pero si en términos generales los resultados del Programa no muestran un impacto positivo en la disminución de la delincuencia, en términos particulares sí se da una disminución en la sensación de inseguridad de las comunidades donde existen comités, pese a la poca participación de las personas en dichos comités, tal y como lo muestran los hallazgos de las encuestas realizadas con motivo de la evaluación del impacto del Programa de Seguridad Comunitaria a nivel nacional realizada por la empresa consultora CUDECA en el 2007. Incluso, los dos informes más importantes que se han publicado en Costa Rica acerca del problema de la seguridad ciudadana, hacen una valoración positiva de la estrategia de seguridad comunitaria, lo cual sin duda incide de manera positiva en la generación de opinión pública favorable al PSC21 . 7. Fundamentos organizativos del Programa de Seguridad Comunitaria El modelo de organización comunal en seguridad comunitaria se fundamenta en los siguientes principios: SEGURIDAD INTEGRAL: Se trabaja con un concepto de seguridad más amplio; no se limita a lo exclusivamente delincuencial, sino que incluye otros factores como infraestructura urbana, prevención de emergencias, recreación, medio ambiente, salud pública, entre otros aspectos que inciden en la seguridad de las comunidades. 21 El X Informe del Estado de la Nación reconoce como antecedente fundamental la exitosa experiencia realizada en el distrito de Hatillo entre los años 1996-1998. Entiende que se trata de una modalidad de prevención del delito por medio de la comunidad, adaptando los modelos de policía comunitaria y policía de proximidad existente en otros países a la realidad nacional. (Carranza, Solana en EN: 2004, 43). Por su parte, el Informe Nacional de Desarrollo Humano ubica el tema de la Estrategia de Seguridad Ciudadana en un marco más amplio relacionado con los problemas de asociatividad y generación de capital social. Establece que entre los años 1995 y 2002 se observa una disminución en el número de sindicatos existentes en el país, en términos absolutos y una dramática caída del 15% al 10% en la tasa de sindicalización. Hace ver que también el número de asociaciones solidaristas disminuyó, aspecto que contrasta con el ligero incremento en el número de asociaciones de desarrollo comunal activas, que pasaron de 1.600 a 1.790 durante el mismo periodo (INDH: 2005, 391). Sin embargo, el Informe destaca de manera positiva el surgimiento de los comités, inicialmente impulsados por una especie de asociatividad del temor o “desconfiada”: “Como lo muestra la propia experiencia de los comités de seguridad comunitaria, tales modalidades de asociación ocasionalmente proveen una plataforma para acciones colectivas que van más allá de la intención original, con frecuencia excluyente y represiva que las anima. Estos proveen una plataforma para acciones comunitarias de muy diversos tipos, incluyentes, solidarias y capaces de reconstruir la confianza interpersonal y de mejorar cualitativamente los vínculos comunitarios” (INDH: 2005, 403). El concepto de confianza interpersonal ocupa un lugar preponderante en el análisis del Informe de Desarrollo Humano en relación con los comités de seguridad ciudadana, pues parte del concepto original de capital social explorado por Bordieu y desarrollado posteriormente por Robet Putnam, quien en 1993 lo definió de la siguiente manera: “la confianza, las normas que regulan la convivencia, las redes de asociacionismo cívico, elementos estos que mejoran la eficiencia de la organización social promoviendo iniciativas tomadas de común acuerdo” (INDH: 2005, 390).
  • 54. 54 PREVENTIVO: Se busca que en las comunidades se adopten valores, conductas y acciones que permitan reducir o eliminar situaciones que generan inseguridad. PARTICIPATIVO: Se requiere una participación activa y comprometida de la mayoría de las personas que integran la comunidad. DEMOCRÁTICO: Se fomenta el aprendizaje de procesos democráticos para la toma de decisiones (mayoría o consenso ), respetando la opinión de todos (as) los miembros de la comunidad, incluyendo niños (as) y adultos (as) mayores. COMPLEMENTARIO: El trabajo preventivo que realizan los Comités de Seguridad Comunitaria es un complemento al trabajo policial, que conjuntamente con las fuerzas vivas comunales, unen esfuerzos para aumentar la seguridad en las comunidades. SOLIDARIO: La seguridad es una responsabilidad compartida en la comunidad, donde el problema de uno (a) es el problema de todos (as). AUTOGESTIONARIO: La comunidad debe asumir la responsabilidad en la búsqueda de la resolución de sus problemas. EJERCER EL CONTROL SOCIAL: La Seguridad Comunitaria promueve que los ciudadanos (as) velen por el trabajo que realizan las instituciones gubernamentales y sus funcionarios (as) incluyendo a la policía. 8. Objetivos del Programa de Seguridad Comunitaria Mejorar la calidad de vida mediante la participación y la organización comunitaria. Prevenir la incidencia delincuencial en las comunidades. Fomentar lazos de Solidaridad entre los vecinos (as). Fortalecer el Binomio Policía-Comunidad. Aumentar el sentimiento de seguridad ciudadana. Promover una cultura preventiva comunal.
  • 55. 55 9. Presentación del Curso Básico de Seguridad Comunitaria. El Proceso de organización y capacitación que brinda a las comunidades, se inicia con la elaboración de un Diagnóstico en el que se identifican: la per sección de subjetiva de la inseguridad ciudadana, y la opinión que tienen del trabajo que realiza la policía local, además de un inventario de los recursos locales relacionados con infraestructura urbana, humanos e instituciones gubernamentales o no gubernamentales presentes en la localidad. Los temas que se desarrollan durante el curso son los siguientes: PARTICIPACIÓN COMUNITARIA: En este taller se busca capacitar a las y los participantes en una forma sencilla y ágil para promover la participación de la población en los procesos de seguridad comunitaria. ORGANIZACIÓN COMUNAL 1: El propósito de este taller es explicar el papel y la importancia de la organización comunal para crear condiciones adecuadas de seguridad comunitaria. LIDERAZGO: Este módulo busca generar un liderazgo participativo y democrático, apto para impulsar procesos de participación y organización en torno a la seguridad comunitaria. CULTURA PREVENTIVA: Esta sesión tiene como propósito fomentar el desarrollo de una cultura de prevención integral enfatizando en la adopción de actitudes, valores y acciones preventivas. MEDIDAS PREVENTIVAS: El objetivo consiste en construir un sistema de comunicación y alerta acorde con las necesidades de la comunidad. CRIMINALÍSTICA: El propósito de este módulo es comprender el fenómeno de la criminalidad, así como desarrollar habilidades y destrezas que permitan a la comunidad hacer una buena identificación de personas y vehículos en situaciones sospechosas y establecer procedimientos en casos de emergencia. ORGANIZACIÓN COMUNAL 2: Consiste en realizar un taller donde la comunidad identifica los principales problemas de seguridad integral y plantean posibles soluciones y proyectos, generando así un programa básico de acción comunitaria en seguridad comunitaria. GESTIÓN INSTITUCIONAL: Con este módulo se busca generar competencias en la comunidad para coordinar con las instituciones públicas y la empresa privada con el fin de promover y consolidar procesos de seguridad comunitaria. ASPECTOS LEGALES BÁSICOS: Este módulo busca que las comunidades conozcan y comprendan el funcionamiento del Sistema de Justicia Penal y los mecanismos básicos que lo conforman; así también, la forma de interponer denuncias.
  • 56. 56 VIOLENCIA INTRAFAMILIAR: La finalidad de este módulo es generar o incrementar la concienciar de las personas sobre la problemática de la violencia intrafamiliar; conocer aspectos básicos sobre la Ley contra la Violencia Doméstica y la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres y finalmente, establecer posibles acciones preventivas. PREVENCIÓN CONTRA EL CONSUMO Y TRÁFICO LOCAL DE DROGAS: En esta sesión se analiza el fenómeno del consumo y el tráfico local de drogas como un problema social con múltiples causas, así como sus efectos en las personas y conocer posibles factores de prevención. 10. La Estrategia de Seguridad Comunitaria. El siguiente documento describe la implementación por parte de la Policía de Proximidad de la Estrategia de Seguridad Comunitaria incluyendo un formulario mediante el cual la policía recoge información para orientar el trabajo preventivo y reactivo que realiza cotidianamente:… ESTRATEGIA DE POLICÍA COMUNITARIA Justificación: El principal objetivo de la Estrategia de Policía Comunitaria es crear el binomio policía- comunidad, donde se complementa el trabajo policial con el apoyo y organización de las comunidades, sin que signifique que las comunidades asuman responsabilidades policiales ni intervengan en aspectos técnicos de la policía. El trabajo de las comunidades se orienta a desarrollar proyectos que fomenten la prevención integral en forma conjunta con instituciones públicas y privadas, a plantear denuncias que orienten la acción policial y a ejercer el derecho que tiene todo ciudadano a pedir cuentas del actuar policial. La relación con la comunidad se establece fundamentalmente a partir de la creación y capacitación de Comités de Seguridad Comunitaria, del sector empresarial y de estudiantes. Los Comités de Seguridad Comunitaria son entes privados e informales, donde sus integrantes participan de forma voluntaria y no se rigen por ninguna normativa, ni tienen ningún derecho u obligación adicional a las que tiene cualquier otro grupo de vecinos. La estrategia de Policía Comunitaria promueve que los Comités de Seguridad Comunitaria realicen en forma autogestionaria y mediante la conformación de comisiones de trabajo, las gestiones y actividades necesarias para realizar sus proyectos y buscar soluciones a sus problemas. La policía local y la Dirección de Policía Comunitaria cumplen en este sentido, una función de acompañamiento, brindando orientación técnica y asesoramiento. La capacitación que se brinda a la población contempla aspectos legales, criminológicos y medidas de prevención contra la delincuencia, la violencia intrafamiliar y el consumo de drogas. Además contempla aspectos básicos de organización comunal para fomentar la solidaridad y la autogestión que en materia de prevención puedan realizar en beneficio de sus comunidades.
  • 57. 57 Objetivo General Establecer el proceso de capacitación y seguimiento de los comités y comercios capacitados en los Programas de Seguridad Comunitaria y Seguridad Comercial, con el propósito de fortalecer la labor preventiva de la policía y generar entornos seguros. Objetivos Específicos 1. Describir el proceso de organización y capacitación de Comités de Seguridad Comunitaria y del sector empresarial. 2. Determinar la situación de funcionamiento de los Comités de Seguridad Comunitaria (Pasivos, Activos e Inactivos). 3. Actualizar los registros de comités y comercios que han recibido capacitación en Seguridad Comercial. 4. Establecer un mecanismo de comunicación idóneo entre los Comités de Seguridad Comunitaria, los comercios capacitados y la Delegación Policial correspondiente, que permita a la policía contribuir en el mejoramiento de seguridad de las comunidades. 5. Establecer mecanismos de comunicación y colaboración entre los comités de seguridad comunitaria, los comercios capacitados en seguridad comercial, redes de Seguridad Comunitaria y la Comisión Cantonal para que participen y apoyen los proyectos e iniciativas propuestas. 6. Capacitar a la policía local para la adecuada implementación de la estrategia de Seguridad Comunitaria. 7. Brindar respuesta policial a las demandas y denuncias planteadas por los Comités de Seguridad Comunitaria, comercios capacitados, redes de Seguridad Comunitaria y Comisión Cantonal. 8. Facilitar procesos de capacitación en temas afines a la seguridad integral que fortalezcan el trabajo de los comités, redes de Seguridad Comunitaria y Comisión Cantonal. 9. Crear espacios comunales para que la policía rinda cuentas de su trabajo. 10. Evaluar el proceso de seguimiento que se brinda a los Comités de Seguridad Comunitaria, comercios capacitados, redes de Seguridad Comunitaria y Comisión Cantonal. I. Procedimiento de Capacitación a Comités de Seguridad Comunitaria y del Sector Comercial. 1. El Programa de Seguridad Comunitaria consta de 12 módulos de capacitación y el Programas de Seguridad Comercial de 7 módulos. Estos procesos de capacitación los realiza un funcionario policial debidamente capacitado y acreditado por la Dirección de
  • 58. 58 Policía Comunitaria y la Escuela Nacional de Policía (Coordinador (a) Local de Seguridad Comunitaria). No tienen ningún costo económico para la comunidad. 2. Se requiere de un mínimo de 15 personas de diferentes hogares para la conformación de un Comité de Seguridad Comunitaria, y de 10 establecimientos comerciales para la capacitación en el Programa de Seguridad Comercial. Puede haber excepciones previa justificación. 3. La persona de la comunidad o comercio interesado llama a la delegación para informarse sobre el procedimiento para recibir la capacitación. Si la llamada ingresa directamente a la Dirección de Policía Comunitaria se remite a la Delegación Policial que le compete, donde el Coordinador Local de Seguridad Comunitaria y Comercial coordina una primera reunión para explicarles las reglas y alcances del Programa de Seguridad Comunitaria o Seguridad Comercial. 4. La Delegación Policial realiza una convocatoria general en conjunto con los vecinos o comercios interesados para realizar esta primera reunión, donde se realiza un diagnóstico de los problemas de inseguridad integral que tiene la comunidad y para adaptar el programa a las necesidades de la comunidad o comercio organizado, de ser necesario. 5. En esta primera reunión debe estar presente el Jefe de la Delegación para conocer la problemática de la comunidad y comenzar a brindar una respuesta operativa, si es necesario. Además se levanta un listado de las personas interesadas de participar en el curso, se discuten los alcances del Programa y los beneficios a la comunidad o el comercio. Es importante que las personas interesadas seleccione tres enlaces, quienes son las personas con los cuales se mantendrá una comunicación directa durante todo el proceso de capacitación y posterior a este; y por último, se fija la fecha de inicio al curso. 6. La Delegación Policial envía un oficio de ingreso de comunidades y comercios a la Dirección Regional y a la Dirección de Policía Comunitaria indicando la fecha de inicio del proceso de capacitación y la lista inicial de participantes. 7. Durante el proceso de capacitación deben participar policías de la delegación con el objetivo de que los participantes conozcan los diferentes funcionarios que trabajan en la zona. 8. Al finalizar la capacitación, la Delegación Policial envía un informe a la Dirección de Policía Comunitaria sobre el proceso impartido, que contempla la fecha de finalización del curso, la lista final de personas que se graduarán (esta lista debe ser presentada a la Dirección de Policía Comunitaria a más tardar 22 días antes de la fecha de graduación establecida) y una copia del plan de acción. 9. La Dirección de Policía Comunitaria es la responsable de la confección de un cronograma de graduaciones para todo el país, de los certificados de participación que se entrega a los asistentes a la capacitación y de coordinar la confección de rótulos que identifican a los Comités de Seguridad Comunitaria, así como de las calcomanías que se entregan a los comercios capacitados.
  • 59. 59 10. Las Direcciones Regionales son las responsables de la organización de la graduación y de convocar a las Comités y comercios. 11. El Coordinador (a) Local de Seguridad Comunitaria debe presentar un programa de actividades semanal para ser aprobadas por el Jefe de Puesto. Solamente el Jefe de Puesto puede suspender actividades bajo una situación de emergencia calificada y debe informar por escrito al Director Regional y a la comunidad. II. Proceso de Seguimiento a Comités de Seguridad Comunitaria y a comercios capacitados en Seguridad Comercial. i. Actualización de base datos de Comités de Seguridad Comunitaria. A. Verificación de nombre de los enlaces, números de teléfonos y direcciones de los Comités de Seguridad Comunitaria. B. Clasificación de Comités de Seguridad Comunitaria en: Activos, Pasivos e Inactivos. C. Mantener un registro de los Comités de Seguridad Comunitaria que permita su clasificación y actualización de la información Comités Activos: Los miembros del comité se reúnen periódicamente (mínimo una vez por mes) para: a. Discutir problemas comunales y proponer soluciones; b. Planear y realizar actividades o proyectos en beneficio de la comunidad; c. Coordinar reuniones con representantes de instituciones públicas, la Fuerza Pública, organizaciones privadas, redes y comisión cantonal; d. Coordinar y recibir capacitaciones de interés de la comunidad. e. Realizar actividades sociales, cívicas, culturales o recreativas; Comités Pasivos: Los miembros del comité no se reúnen o se comunican en forma periódica, pero están dispuestos a hacerlo cuando: a. Son convocados por la Fuerza Pública para diferentes actividades; b. Surge un problema particular que motiva en los miembros del comité una atención urgente; c. La mayoría de los miembros del comité no participan, pero una o dos personas participan a nombre del comité. La Delegación Policial debe motivar a los Comités que se encuentran pasivos para que se reúnan y se integren a las actividades o proyectos que realiza las redes, comités sectoriales y la Comisión Cantonal. Comités Inactivos: Los miembros del comité nunca se reúnen por: a) Falta de liderazgo; b) Falta de motivación, desconfianza hacia la policía, temor a represalias; c) Rencillas entre sus integrantes;
  • 60. 60 d) Se desconoce el nombre de los integrantes del comité y/o su ubicación, los miembros del comité se mudaron de la comunidad, entre otros. La Delegación Policial debe documentar la razón por la cual es imposible contactar a los integrantes del comité o el motivo por el cual han perdido el interés y realizar acciones para reactivar el Comité. ii. Acciones de Seguimiento a Comités de Seguridad Comunitaria y Comercios capacitados en Seguridad Comercial El seguimiento a los Comités de Seguridad Comunitaria es un concepto dinámico en el cual el estado del comité dicta la forma de seguimiento que se puede implementar, sin obviar el hecho de que los Comités de Seguridad Comunitaria son entes privados que no están obligados a acatar directrices por parte de la Policía Local o de la Dirección de Seguridad Comunitaria. Por lo que se debe realizar un proceso fuerte de motivación y acompañamiento en sus acciones por parte de la Fuerza Pública para mantenerlos activos. Otro aspecto importante a considerar es la cantidad de comités activos o pasivos que tiene el cantón y la posibilidad de integrarlos en redes de Comités por sector o distrito y que mantengan comunicación con la Comisión Cantonal de Seguridad Ciudadana. Acciones de Seguimiento Policial: a. Los funcionarios policiales deben coordinar con los enlaces de los comités de seguridad comunitaria para realizar actividades que permitan mantener la motivación de los comités para que continúen activos. b. En aquellos casos en que los comités se encuentran pasivos e inactivos los funcionarios de policía deben realizar reuniones y promover actividades con el fin de reactivar los comités. c. La Delegación de policía debe facilitar procesos de capacitación de acuerdo a los intereses y necesidades de los Comités de Seguridad Comunitaria, Comercios capacitados, redes de Seguridad Comunitaria o Comisión Cantonal. d. Los policías que tienen asignados zonas o sectores de trabajo deben presentarse ante los Comités y los comercios capacitados para que los identifiquen. Estos policías deben llenar un formulario “Informe de Patrullaje Preventivo Comunitario” (Documento Anexo) que registre las demandas o denuncias que plantean y entregarlos al Jefe de Delegación. e. La Delegación Policial debe promover el que los Comités se integren en redes para facilitar el seguimiento, sin embargo no debe desatender a aquellos comités o comercios que no estén integrados o no quieran integrarse. f. El Jefe de Delegación y los funcionarios policiales debe asistir a reuniones, cada vez que sea convocados, para recibir denuncias por parte de los integrantes de Comités y Comercios capacitados. g. La Delegación policial debe preparar informes sobre los problemas que tienen los comités y comercios e informarle al Jefe de la Delegación (cuando son de carácter delictivo y responsabilidad estrictamente policial) y a la Comisión Cantonal de Seguridad (cuando implican coordinación interinstitucional o son problemas que implican una responsabilidad conjunta comunidad-policía). h. El Jefe de Delegación debe realizar o coordinar operativos policiales para atender las demandas o denuncias que plantean los Comités de Seguridad Comunitaria y comercios capacitados y cuando se requiera se debe coordinar con otras instituciones.
  • 61. 61 i. Una vez cada tres meses la policía local y la Comisión Cantonal de Seguridad deben convocar a los comités de Seguridad Comunitaria de todo el cantón, a los comercios capacitados en seguridad comercial, Municipalidad, líderes religiosos y a autoridades de instituciones públicas para brindar un informe del trabajo policial realizado. j. El Jefe de Delegación y el Coordinador Local de Seguridad Comunitaria deben promover que los Comités de Seguridad Comunitaria, los comercios capacitados en seguridad comercial y la Comisión Cantonal de Seguridad realicen actividades recreativas, deportivas o artísticas en los barrios (en coordinación con otras instituciones públicas o privadas del cantón). La policía local debe colaborar y participar en estas actividades. k. El Jefe de Delegación debe informar a la Comisión Cantonal de Seguridad de las situaciones que afectan la seguridad en el cantón y que son responsabilidad de la Municipalidad y otras instituciones públicas (lotes baldíos abandonados, bares que provocan escándalos musicales, bares que venden licor a menores de edad, lugares que receptan artículos robados, zonas oscuras y propensas a que se comentan delitos, lugares públicos en mal estado que utilizan para el consumo de droga, etc.) La Comisión Cantonal analiza estos problemas, propone soluciones y las plantea ante las instancias correspondientes. l. La Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial cumple con funciones de asesoría técnica, capacitación y supervisión del trabajo que realizan los funcionarios de policía con los Comités de Seguridad Comunitaria, redes y comisiones cantonales. iii. Reporte de actividades de seguimiento Es necesario identificar las acciones de seguimiento no sólo las que se brindan a los comités en forma individual, sino también las que se realizan como parte de una red o en la Comisión Cantonal de Seguridad Ciudadana. Una comisión cantonal está integrada por la Policía Local, la Municipalidad y grupos organizados de la comunidad para que, de manera creativa, efectiva y solidaria, coordinen acciones que busquen mejorar la seguridad del cantón, a partir de un enfoque de Seguridad Integral, con el fin de cumplir los siguientes objetivos: 1. Identificar los principales problemas que generan inseguridad en el cantón. 2. Propiciar el espacio para la discusión y análisis de los distintos problemas identificados, sus causas y consecuencias, para así plantear posibles respuestas. 3. Articular las acciones de entidades, organizaciones o grupos para implementar las soluciones propuestas, y maximizando los recursos locales existentes. 4. Informar y comprometer a la ciudadanía respecto a las iniciativas y proyectos que surgen de la comisión. 5. Fomentar la participación organizada de la comunidad para el logro de las metas propuestas. 6. Facilitar el control social ciudadano sobre el desempeño de las instituciones públicas y sus funcionarios. Una red es la integración de diferentes representantes de comités de seguridad comunitaria de una zona, sector o distrito que pueden relacionarse, dependiendo del nivel de organización, proyectos e intereses, con representantes de instituciones públicas o privadas. Como parte de la Estrategia de Seguimiento a Comités de Seguridad Comunitaria y Comercios Capacitados es necesario documentar, registrar y contabilizar a) Cada uno de los Comités de Seguridad Comunitaria y Comercios capacitados en Seguridad Comercial, con los que la policía local se reúne para intercambiar información,
  • 62. 62 analizar problemas, brindar asesoría, coordinar capacitaciones, trabajar conjuntamente en proyectos o en soluciones a problemas y rendir cuentas sobre las acciones policiales realizadas. b) Cada uno de los operativos policiales (reactivos o preventivos/proximidad) realizados a partir de demandas o denuncias de comunidades, y actividades cívico-policiales realizados con Comités de Seguridad Comunitaria o comercios capacitados c) El nombre de las Asociaciones de Desarrollo Comunal capacitadas en Seguridad Comunitaria y que trabajan con los Comités de Seguridad Comunitaria y con la policía local d) El nombre de los Comités de Seguridad Comunitaria o comercios capacitados que integran redes sectoriales o distritales de Seguridad Comunitaria y la Comisión Cantonal de Seguridad Ciudadana. e) Los proyectos o acciones realizadas por la Comisión Cantonal de Seguridad Ciudadana y por las redes de Seguridad Comunitaria. III Proceso de Evaluación de la Estrategia de Policía Comunitaria 1. Funcionarios de la Dirección de Policía Comunitaria y de las Direcciones Regionales establecerán un cronograma de evaluaciones trimestrales, que permita evaluar cada una de las delegaciones policiales en relación con el cumplimiento de los procesos de capacitación y seguimiento a Comités de Seguridad Comunitaria y comercios capacitados en seguridad comercial. 2. Los informes de evaluación serán remitidos a la Dirección General de la Fuerza Pública con las recomendaciones que permitan ir corrigiendo las deficiencias que se presenten. 3. La Dirección de Policía Comunitaria es la responsable de elaborar los instrumentos de evaluación y los informes por Región. Anexos 1. Comisiones Cantonales de Seguridad. El artículo 13, inciso m del Código Municipal contempla la potestad municipal de crear comisiones especiales en procura del progreso del Cantón. La creación de una Comisión Cantonal de Seguridad es la instancia que permite la coordinación y el trabajo conjunto entre los gobiernos municipales y el Ministerio de Seguridad Pública quienes, en primera instancia, deben aunar esfuerzos para cumplir con la misión de velar porque los ciudadanos del cantón cuenten con las condiciones de seguridad que les garanticen una mejor calidad de vida. La Comisión Cantonal de Seguridad debe de estar como mínimo integrada por uno o dos representantes de las siguientes instituciones: 1) Municipalidad: Alcalde, Presidente Municipal, el Encargado de Patentes, el Encargado de Sanidad, el Encargado de la Policía Municipal, Asesores, Regidores, Síndicos, Concejales, entre otros. 2) Ministerio de Seguridad Pública: Jefe de Puesto con el apoyo del Equipo de Dirección Operativa. 3) Grupos organizados de la Comunidad: Comités de Seguridad Comunitaria, Asociaciones de Desarrollo Comunal, Comités de Deportes, entre otros
  • 63. 63 3) Eventualmente se puede requerir la presencia de otras instituciones que den respuesta a requerimientos específicos. Por ejemplo: Ministerio de Salud, Representantes de la Cámara de Comercio, Iglesias, Ministerio de Educación, Cruz Roja, Bomberos, PANI, OIJ, PCD, INAMU, Migración, Comisión Nacional de Emergencias, Asociaciones de Desarrollo Comunal, Comités Cívicos o Deportivos y otras instituciones públicas y privadas para poder dar una respuesta integral a los problemas de inseguridad que presentan las comunidades. El objetivo principal de las Comisiones Cantonales de Seguridad es integrar a diferentes grupos organizados de la comunidad para que, de manera creativa, efectiva y solidaria, coordinen acciones que busquen mejorar la seguridad del cantón, a partir de un enfoque de Seguridad Integral, mediante la planificación, coordinación y respaldo a proyectos y acciones para disminuir la inseguridad y mitigar sus efectos. La Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial tiene la responsabilidad de asesorar y participar activamente en la organización y constitución de las Comisiones Cantonales de Seguridad. La Comisión Cantonal de Seguridad Ciudadana tiene entre sus funciones: 1. Identificar los principales problemas que generan inseguridad en el cantón. 2. Propiciar el espacio para la discusión y análisis de los distintos problemas identificados, sus causas y consecuencias, para así plantear posibles respuestas. 3. Articular las acciones de entidades, organizaciones o grupos para implementar las soluciones propuestas y maximizando los recursos locales existentes. 4. Informar y comprometer a la ciudadanía respecto a las iniciativas y proyectos que surgen de la comisión. 5. Fomentar la participación organizada de la comunidad para el logro de las metas propuestas. 6. Facilitar el control social ciudadano sobre el desempeño de las instituciones públicas y sus funcionarios. El proceso de implementación de las Comisiones Cantonales se puede sintetizar de la siguiente forma: 1. Presentación del Proyecto “Comisiones Cantonales de Seguridad”: El Ministerio de Gobernación, Policía y Seguridad Pública realiza una presentación ante el Consejo Municipal y la Alcaldía. 2. Convocatoria. La convocatoria para la constitución de la Comisión la realizan conjuntamente la Municipalidad y la Policía Local, a éstos últimos les corresponde convocar a los representantes de los Comités de Seguridad Comunitaria del cantón. La Municipalidad es la responsable de la coordinación de la Comisión y por lo tanto, le corresponde las siguientes convocatorias. 3. Constitución de la Comisión. En este sentido, el Código Municipal, en su artículo 13, inciso m), contempla la posibilidad de las municipalidades de crear Comisiones Especiales, en procura del progreso y desarrollo del cantón, donde el tema de Seguridad Ciudadana no es ajeno. De este modo, con el fin de dotar de oficialidad y legitimidad a estas comisiones y las acciones que emprenda, y en consideración de las competencias de los gobiernos locales, corresponde a estos tomar la iniciativa en la conformación de las mismas. Mediante acuerdo
  • 64. 64 del Concejo Municipal, la Municipalidad designa a los funcionarios que coordinarán la Comisión y que convocan a los representantes de los diferentes sectores que participarán en la Comisión. 4. Para el exitoso desempeño de la Comisión de Seguridad es importante que cuenten en forma permanente con asesoría jurídica, con mecanismos de comunicación y difusión hacia la comunidad que permitan retroalimentación y la divulgación de los resultados obtenidos. Además es necesario que se establezcan procedimientos para evaluar los avances del trabajo realizado. 5. Identificación de Problemas: La Comisión, de acuerdo a los recursos con que cuente, definirá la forma más eficiente y ágil para tener un diagnóstico participativo de los principales problemas de inseguridad que tiene el cantón. Además deberá establecer canales de comunicación que permitan a todos los habitantes del cantón plantear los problemas que estén enfrentando. 6. Plan de Trabajo: De acuerdo al diagnóstico realizado, la comisión analiza y prioriza los problemas y propone respuestas ante las problemáticas planteadas. Dependiendo de la cantidad y complejidad de los problemas encontrados, se crean subcomisiones de trabajo, quienes elaborarán un plan de acción, que calendariza las acciones a realizar y los responsables de las mismas. 7. Seguimiento y rendición de cuentas del trabajo realizado por las subcomisiones. Las distintas subcomisiones deberán realizar informes en forma periódica ante la Comisión sobre los avances de su trabajo. 8. En caso de ser necesario, se pueden establecer convenios o cartas de compromiso para establecer acuerdos internos de la Comisión, o con otras instituciones, para realizar proyectos conjuntos. La Policía Local tiene las siguientes responsabilidades: 1. Convocar a las autoridades municipales, representantes de instituciones públicas, comités de seguridad u otras organizaciones comunales a participar en la conformación de la Comisión. 2. Coordinar con las autoridades municipales la dinámica de trabajo de la Comisión, (se sugiere la realización de un taller para identificar y priorizar problemas y la elaboración de un plan de acción). 3. Cumplir y rendir cuentas de los compromisos adquiridos. 4. Velar por el cumplimiento de los acuerdos que se asumen en la Comisión. 5. Participar activamente en las actividades que la Comisión decida realizar. 2. Reuniones periódicas entre la Policía Local y los Comités de Seguridad Comunitaria. Independientemente de la Comisión Cantonal de Seguridad, la policía local tiene la obligación de mantener un contacto permanente con los comités de seguridad comunitaria. La policía local debe gestionar reuniones mensuales con los comités de seguridad de su zona. Estás reuniones pueden ser por sectores, por distrito o a nivel cantonal, para analizar problemáticas similares, o en forma individual si la cantidad de comités lo permite o la especificidad de un problema lo requiere.
  • 65. 65 Estas reuniones son para intercambiar información, analizar problemas, brindar asesoría, trabajar conjuntamente en las soluciones y rendir cuentas sobre las acciones policiales realizadas. La Dirección de Policía Comunitaria tiene la obligación de brindar asesoría (cumplir con la función de facilitación o conciliación) para solventar problemas o conflictos que se puedan presentar entre los comités de seguridad comunitaria y la policía local. 3. Actividades Cívico-Policiales. Como parte de las labores preventivas y de proyección comunal que tienen que realizar la policía local, se encuentra el desarrollo de actividades cívico-policiales. Estás actividades deben realizarse en coordinación con los comités de seguridad comunitaria de la zona. El objetivo de realizar actividades cívico-policiales está orientado a dar a conocer las distintas funciones que cumple la policía, a realizar actividades de prevención con la población y a mejorar la imagen de la policía local. Incluye festivales culturales o deportivos, campañas de información en las áreas de la salud, la educación, promoción de valores, actividades de recreación o de mejoramiento del medio ambiente, etc. Región: Delta: Fecha: Turno: Escuadra: Supervisor: Ministerio de Seguridad Pública Dirección General de la Fuerza Pública Informe de Patrullaje Preventivo Comunitario Nombre del Funcionario __________________________________Función: _______________________ Nombre del Funcionario __________________________________Función: _______________________ Nombre del Comité de Seguridad Comunitaria, Comercio, Comunidad, Escuela, Colegio o sitio de interés operacional (Lo llena el Operacional y el CLSCC): ____________________________________________________________________________________ Problemática referida (Lo llena el Operacional y el CLSCC): ____________________________________________________________________________________ ____________________________________________________________________________________ Personas Contactadas Hora Teléfono Firma Resultados operacionales:______________________________________________________________ ___________________________________________________________________________________ ___________________________________________________________________________________ Otra Información de interés operacional recopilada: ____________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________ Firma: ________________________ Firma:_______________ __________
  • 66. 66 GUIA PARA REALIZAR ACTUALIZACIÓN DE COMITÉS DE SEGURIDAD COMUNITARIA REGION ___ A. Información General 1. Provincia: ___________ Cantón: ___________ Distrito: _________ Barrio: ________________________________________________________ B. Información del Comité de Seguridad Comunitaria: 2. Nombre del Comité: ____________________________________________ 3. Año en que se capacitó: ______ 4. Los integrantes del Comité se reúnen frecuentemente: 4.1 Si ( ) ¿Cada cuánto se reúnen?: Mínimo una vez al mes ( ) Mínimo una vez cada dos meses ( ) Solamente en casos especiales o cada vez que ocurre un problema ( ) Otro: _______________________________________________________ 4.2. No ( ) ¿Por qué? ______________________________________________________________ ______________________________________________________________ 5. Para efectos de actualizar nuestra base de datos nos podría verificar el nombre y número de teléfono de los contactos del Comité:(Se debe comparar y corregir con los que se tienen en la lista) Enlace 1:________________________________Teléfono:______________ Enlace 2:________________________________Teléfono:______________ Enlace3:________________________________Teléfono:_______________ ****************************************************************************************** Fecha: ________ Nombre del oficial: _______________________________ Firma: ______________________________________________________ MUCHAS GRACIAS POR SU TIEMPO
  • 67. 67 GUIA PARA REALIZAR ACTUALIZACIÓN DE COMERCIOS CAPACITADOS EN SEGURIDAD COMERCIAL REGION ___ A. Información General 1. Provincia: ___________ Cantón:___________ Distrito:_________ Barrio: ________________________________________________________ B. Información del Comercio: 2. Nombre del Comercio:___________________________________________ 3. Año en que se capacitó: ______ 4. Las personas capacitadas se encuentran actualmente laborando en el establecimiento comercial Si ( ) No ( ) 5. Les interesa mantener relación con la policía local Si ( ) No ( ) ¿Por qué? ________________________________ _______________________________________________________________ 6. Para efectos de actualizar nuestra base de datos nos podría verificar el nombre y número de teléfono de los enlaces del Comercio:(Se debe comparar y corregir con los que se tienen en la lista) Enlace 1: __________________________________Teléfono:______________ Enlace 2:__________________________________Teléfono:______________ ****************************************************************************************** Fecha: ____________ Nombre del oficial: _____________________________ Firma: _________________________________________________________ MUCHAS GRACIAS POR SU TIEMPO
  • 68. 68 BOLETA DE INSCRIPCIÓN A LOS PROCESOS DE CAPACITACIÓN DE LA DIRECCIÓN DE SEGURIDAD COMUNITARIA y COMERCIAL La presente boleta de inscripción la debe llenar de forma individual cada participante que desee formar parte del Programa de Seguridad Comunitaria o Seguridad Comercial. La información brindada es estrictamente confidencial y su uso será exclusivo para esta Dirección. 1. Primer Apellido____________________ Segundo Apellido__________________ 2. Nombre_____________________________________________________________ 3. Número de documento de Identificación: ______________ 4.. Sexo: Hombre ( ) Mujer ( ) 5. Edad: ( ) Menos de 15 años ( ) 45-60 años ( ) 15-30 años ( ) 60-75 años ( ) 30-45 años ( ) Más de 75 años 6. Dirección exacta casa o local comercial: ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ ______________________________________________________________________ 7. Teléfono casa o local comercial: _________________________________________ 8. Teléfono Celular: ______________________ 9. Fax:________________________ Correo electrónico:______________________________________________________ 10. Escolaridad: ( ) Primaria Incompleta ( ) Primaria Completa ( ) Secundaria incompleta ( ) Secundaria completa ( ) Universitaria incompleta ( ) Universitaria Completa 11. Ocupación u oficio: __________________________________________________ 12. Curso al que desea asistir: ( ) Seguridad Comunitaria ( ) Seguridad Comercial MUCHAS GRACIAS
  • 69. 69 11. Las Comisiones Cantonales de Seguridad Ciudadana. El siguiente documento describe las funciones, procedimiento de creación además de sugerir la participación de distintas instancias a nivel local en la resolución de las problemáticas de seguridad ciudadana a nivel cantonal, desde el ámbito de los gobiernos locales: Comisiones Cantonales de Seguridad: promoviendo la participación de los habitantes en la prevención Guía para la Implementación Justificación Paralelo a los problemas de delictivos que se presentan a nivel nacional, subsiste un creciente sentimiento de inseguridad en los habitantes. Así se evidencia en la mayoría de las encuestas de opinión pública en las que se concluye que para los costarricenses la inseguridad es el mayor y más serio problema que se padece. En consideración de que es prioritario poner en práctica soluciones que disminuyan, tanto la manifestación de eventos y hechos que pongan en riesgo la seguridad ciudadana, como el sentimiento de inseguridad que campea entre los habitantes –con el fin de que esto repercuta, finalmente, en la calidad de vida de los habitantes de este país- se requiere trabajar en este tema, en forma preventiva y desde lo local, aprovechando todas las estructuras existentes a nivel cantonal. Sin embargo, para ello es necesario, superar la apatía de las personas a involucrarse en la solución de problemas colectivos, fortaleciendo valores entre los que se cuenta la solidaridad, la responsabilidad así como fomentar y propiciar la participación ciudadana. En este sentido, el Ministerio Seguridad Pública, en los últimos diez años ha venido desarrollando e implementando la Estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial a través de procesos de capacitación y formación de comités de vecinos y empresarios, que se organizan para trabajar en forma preventiva los problemas de (in)seguridad a nivel local. Con el afán de unir los esfuerzos que los ciudadanos, desde estos comités, realizan para mejorar su calidad de vida, se plantea la propuesta de constitución de Comisiones de Seguridad, tanto a nivel distrital como cantonal, y que además integren a instituciones públicas, organizaciones no gubernamentales, asociaciones, cámaras de los sectores servicios, empresarial, e industrial, entre otros. La integración plural de estas Comisiones Cantonales de Seguridad, parte del cada vez más popular concepto de Seguridad Integral, el cual se puede sintetizar del siguiente modo:
  • 70. 70 Hablamos de Seguridad Integral cuando los problemas de seguridad ciudadana son abordados desde la perspectiva, no solamente delincuencial, sino también contemplando todos aquellos hechos y eventos no delictivos que repercuten en el orden público, la tranquilidad y la paz social: desde los problemas que generan los eventos naturales en una determinada comunidad, hasta los conflictos que se presentan como consecuencia del funcionamiento a deshoras de establecimientos públicos donde se expenden bebidas alcohólicas. Estas comisiones estarán lideradas por el Gobierno Local junto con el Ministerio de Seguridad Pública, quién en el Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 se comprometió a conformar 40 Comisiones Cantonales de Seguridad Ciudadana en todo el país que permitan abordar de manera integral los problemas de seguridad22 . Misión Integrar a diferentes grupos organizados de la comunidad para que, de manera creativa, efectiva y solidaria, coordinen acciones que busquen mejorar la seguridad del cantón, a partir de un enfoque de Seguridad Integral. Ello mediante la planificación, coordinación y respaldo a proyectos y acciones para disminuir la inseguridad y mitigar sus efectos. Visión Esta Comisión será el ente que canaliza las demandas ciudadanas en materia de seguridad integral y promueve el compromiso de los distintos actores sociales que participan en las iniciativas tendientes a mejorar la seguridad del cantón. Objetivos 7. Identificar los principales problemas que generan inseguridad en el cantón. 8. Propiciar el espacio para la discusión y análisis de los distintos problemas identificados, sus causas y consecuencias, para así plantear posibles respuestas. 9. Articular las acciones de entidades, organizaciones o grupos para implementar las soluciones propuestas y maximizando los recursos locales existentes. 10. Informar y comprometer a la ciudadanía respecto a las iniciativas y proyectos que surgen de la comisión. 11. Fomentar la participación organizada de la comunidad para el logro de las metas propuestas. 12. Facilitar el control social ciudadano sobre el desempeño de las instituciones públicas y sus funcionarios. 22 Gobierno de Costa Rica, Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica MIDEPLAN, Plan Nacional de Desarrollo “Jorge Manuel Dengo Obregón”, página 157.
  • 71. 71 Integrantes de las Comisiones Cantonales de Seguridad Ciudadana Las Comisiones Cantonales son coordinadas por la Municipalidad e integradas por la policía local, grupos organizados de la comunidad (Asociaciones de Desarrollo, Comités de Seguridad Comunitaria, sector comercial y/o empresarial, entre otros) y eventualmente, representantes de instituciones públicas o privadas. Sin pretender ser taxativos, las Comisiones Cantonales de Seguridad podrían estar constituidas por instituciones u organizaciones como las siguientes: Miembros permanentes de la Comisión: Representantes de Comités de Seguridad Comunitaria Representantes de Asociaciones de Desarrollo Representantes de Comités o grupos deportivos, culturales, recreativos. Empresarios o/y comerciantes Policía Local Representantes de la Municipalidad. Miembros ocasionales de la Comisión Representantes del sector cooperativo Representantes de asociaciones solidaristas Representantes de Iglesias Representantes del sector educativo. Funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Funcionarios de la Policía de Tránsito. Funcionarios del Ministerio de Salud. Funcionarios del EBAIS. Funcionarios del Ministerio Público. Funcionarios del Organismo de Investigación Judicial. Funcionarios del Patronato Nacional de la Infancia. Funcionarios de la Cruz Roja. Funcionarios del INAMU Funcionarios del Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia. Funcionarios del MINAE Funcionarios de la Comisión Nacional de Emergencias. Entre otros. La participación de todas las instituciones públicas no es requisito para la constitución y funcionamiento de la Comisión. Dependiendo del problema identificado y de las acciones o proyectos propuestos será necesaria o no la participación de representantes de las diferentes instituciones públicas.
  • 72. 72 Implementación de las Comisiones Cantonales: 1. Presentación del Proyecto “Comisiones Cantonales de Seguridad”: El Ministerio de Gobernación, Policía y Seguridad Pública realiza una presentación ante el Consejo Municipal y la Alcaldía. 2. Convocatoria. La convocatoria para la constitución de la Comisión la realizan conjuntamente la Municipalidad y la Policía Local, a éstos últimos les corresponde convocar a los representantes de los Comités de Seguridad Comunitaria del cantón. La Municipalidad es la responsable de la coordinación de la Comisión y por lo tanto, le corresponde las siguientes convocatorias. 3. Constitución de la Comisión. En este sentido, el Código Municipal, en su artículo 13, inciso m), contempla la posibilidad de las municipalidades de crear Comisiones Especiales, en procura del progreso y desarrollo del cantón, donde el tema de Seguridad Ciudadana no es ajeno. De este modo, con el fin de dotar de oficialidad y legitimidad a estas comisiones y las acciones que emprenda, y en consideración de las competencias de los gobiernos locales, corresponde a estos tomar la iniciativa en la conformación de las mismas. Mediante acuerdo del Concejo Municipal, la Municipalidad designa a los funcionarios que coordinarán la Comisión y que convocan a los representantes de los diferentes sectores que participarán en la Comisión. Para el exitoso desempeño de la Comisión de Seguridad es importante que cuenten en forma permanente con asesoría jurídica, con mecanismos de comunicación y difusión hacia la comunidad que permitan retroalimentación y la divulgación de los resultados obtenidos. Además es necesario que se establezcan procedimientos para evaluar los avances del trabajo realizado. 4. Identificación de Problemas: La Comisión, de acuerdo a los recursos con que cuente, definirá la forma más eficiente y ágil para tener un diagnóstico participativo de los principales problemas de inseguridad que tiene el cantón. Además deberá establecer canales de comunicación que permitan a todos los habitantes del cantón plantear los problemas que estén enfrentando. 5. Plan de Trabajo: De acuerdo al diagnóstico realizado, la comisión analiza y prioriza los problemas y propone respuestas ante las problemáticas planteadas. Dependiendo de la cantidad y complejidad de los problemas encontrados, se crean subcomisiones de trabajo, quienes elaborarán un plan de acción, que calendariza las acciones a realizar y los responsables de las mismas. 6. Seguimiento y rendición de cuentas del trabajo realizado por las subcomisiones. Las distintas subcomisiones deberán realizar informes en forma periódica ante la Comisión sobre los avances de su trabajo. 7. En caso de ser necesario, se pueden establecer convenios o cartas de compromiso para establecer acuerdos internos de la Comisión, o con otras instituciones, para realizar proyectos conjuntos.
  • 73. 73 12. Fundamentos de la Estrategia de trabajo de la Policía Comunitaria. La policía administrativa costarricense es una institución de carácter civil que está al servicio de la comunidad, según lo define como ya lo hemos mencionado en el artículo 4 de la Ley General de Policía: “Las fuerzas de policía estarán al servicio de la comunidad; se encargarán de vigilar, conservar el orden público, prevenir las manifestaciones de delincuencia y cooperar para reprimirlas en la forma en que se determina en el ordenamiento jurídico”. Este principio básico implica que un policía es fundamentalmente un servidor público, un agente social que promueve la seguridad en las comunidades, y que además tiene la autoridad y la capacitación necesaria para hacer cumplir la ley en situaciones en que se cometan actos delictivos o violentos que alteran el orden público; y en el Reglamento de Organización del Ministerio de Seguridad Pública (artículos 55 al 58) se establecen los principios que rigen la Doctrina de Seguridad en materia de prevención de la delincuencia, donde se define a la Estrategia de Seguridad Comunitaria y Comercial y el concepto de proximidad, como el norte que guía la actividad policial.23 El principal objetivo de la estrategia de Policía Comunitaria es crear el binomio policía-comunidad, donde se complementa el trabajo policial con el apoyo y organización de las comunidades, sin que signifique que las comunidades asuman responsabilidades policiales ni intervengan en aspectos técnicos de la policía. El trabajo de las comunidades se orienta a desarrollar proyectos que fomenten la prevención social en forma conjunta con instituciones públicas y privadas, a plantear denuncias que orienten la acción policial y a ejercer el derecho que tiene todo ciudadano a pedir cuentas del actuar policial. Hoy en día se reconoce que la función policial no se puede limitar a responder a llamadas de emergencia y a ejercer la autoridad cuando se incumple la ley (enfoque reactivo-tradicional), sino que su origen multicausal requiere de una respuesta integral, donde es necesaria la participación de diversos sectores de la sociedad. La 23 Articulo 55.—Se entiende por prevención del delito, el conjunto de estrategias, tácticas y acciones que realiza el Ministerio, con la finalidad de conservar el orden público, la tranquilidad de los habitantes, el libre disfrute de las libertades públicas y de disminuir el riesgo de los habitantes a ser víctimas de alguna conducta delictiva. Articulo 56.—La prevención del delito se llevara a cabo, mediante la actuación de la Fuerza Pública y el desarrollo de estrategias para la colaboración, capacitación y concientizacion de los habitantes. Articulo 57.—Se entenderá por Seguridad Comunitaria y Comercial la estrategia de prevención del delito desarrollada por la Fuerza Pública, en coordinación con los grupos de la sociedad civil, organizados y capacitados para este propósito. Articulo 58.—La actividad policial se desarrollara, en el ámbito nacional, en forma descentralizada y bajo el concepto de proximidad, que implica el conocimiento del entorno por parte del funcionario policial y que su labor debe estar dirigida a lograr la interacción policía - habitantes, con la finalidad de brindar respuesta oportuna, conveniente y eficaz y el servicio personalizado; teniendo la obligación de rendir cuentas de su gestión, cuando así sea requerido.
  • 74. 74 realidad nos obliga a trascender e innovar con nuevas formas de trabajo que propicien un mejor conocimiento de la comunidad y su problemática, a colaborar con todos los esfuerzos comunales e institucionales para crear mejores condiciones de seguridad en cada comunidad, a promover la incorporación de muy diversos actores que tienen la posibilidad, e incluso alguna cuota de responsabilidad, en la construcción de entornos más seguros, tales como los gobiernos locales, líderes comunales, empresarios, directores de escuelas o colegios y grupos o asociaciones de muy diversa índole, que cumplen con un papel fundamental en las políticas locales. Las características de este trabajo policial comunitario se basan en tres elementos esenciales: a. La atención preventiva policial se orienta a áreas territoriales pequeñas. Se desarrolla en barrios o urbanizaciones porque cada comunidad posee problemas y soluciones particulares. Esta relación se debe realizar a través de: reuniones permanentes con los grupos comunales, capacitaciones para la población en materia preventiva, además de patrullajes a pie y la utilización de instrumentos de recolección de datos para sondear la opinión del vecindario. b. El establecimiento de una relación estrecha con las comunidades, para que el trabajo policial realmente responda a sus necesidades y así las comunidades puedan evaluar adecuadamente la actuación policial (rendición de cuentas). El policía debe demostrar presencia en la comunidad, ser visible y accesible a toda la comunidad. c. Un esfuerzo policial para movilizar a las comunidades y al resto de la sociedad civil para que colaboren y se integren en las tareas preventivas, y así atacar los factores de riesgo o causas asociadas a los delitos y la violencia. Para cumplir con este planteamiento es necesario que se ejecuten las siguientes directrices: 1. El responsable directo de la relación con la comunidad y la Municipalidad es el Jefe de la Delegación Policial, quién contará con el personal más calificado de su delegación para que lo apoye en este trabajo. 2. En cada delegación debe estar nombrado un funcionario policial cuya principal labor es coordinar el trabajo de promoción, capacitación y seguimiento a los Comités de Seguridad Comunitaria y comercios capacitados en seguridad comercial. Sin embargo este trabajo debe involucrar a la todos los policías de la delegación de acuerdo a sus funciones y nivel de capacitación. 3. El Jefe de Puesto debe rendir cuentas del trabajo realizado por su Delegación a la Comisión Cantonal, al Consejo Municipal y a los Comités de Seguridad Comunitaria y al sector comercial al menos una vez por trimestre.
  • 75. 75 4. Se deben realizar acciones operativas semanales para atender solicitudes y denuncias planteadas por los Comités de Seguridad Comunitaria y el comercio capacitado en seguridad comercial. 5. La Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial y las Direcciones Regionales de la Fuerza Pública deben realizar controles mensuales de todas las acciones anteriores. De esta manera tendremos los siguientes resultados: 1. Más presencia policial en las comunidades y comercios, el reunirse con grupos de vecinos nos permite tener un mayor contacto con la comunidad. 2. Mayor compromiso con las comunidades, la información o demandas de la población se debe analizar y operativizar de manera que siempre se brinde una respuesta. 3. Mayor fiscalización hacia la policía por parte de las comunidades. 4. Policías con mayor formación en materia preventiva y con una visión de servicio a la comunidad. 5. Mayor coordinación entre la policía y las instituciones en las comunidades para realizar operativos conjuntos y para resolver problemas que trascienden la responsabilidad de la policía, pero igualmente que afectan la seguridad de la comunidad (accidentes, desastres naturales, contaminación sónica, ventas ilegales, entre otros) 6. Mejor coordinación y aprovechamiento de recursos humanos y materiales en las delegaciones policiales (Coordinación de los programas preventivos del Ministerio de Seguridad Pública, acciones de mayor impacto, una respuesta más personalizada) 7. Mejor utilización de la información proporcionada por las comunidades para la planificación del trabajo policial. 8. Evaluaciones periódicas sobre el trabajo realizado (rendición de cuentas) y la divulgación de su impacto en las condiciones de seguridad de las comunidades. 9. Mejor supervisión y asesoría del trabajo que realizan los Equipos Regionales con las comunidades y comercios por parte de la Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial y la Dirección General de la Fuerza Pública. 10.Mayor y mejor seguimiento a comités y comercios capacitados en Seguridad Comunitaria y Comercial.
  • 76. 76 11.Conformación de redes o comisiones cantonales de seguridad ciudadana que analicen los problemas de inseguridad y trabajen en la realización de proyectos preventivos en forma conjunta con la policía Conceptos Doctrinarios sobre la Seguridad en Costa Rica 1. Justificación General. La doctrina moderna de seguridad ciudadana maneja una visión integral y sistémica de la naturaleza de las fuerzas policiales y del fenómeno delincuencial. El estancamiento es un enemigo de la doctrina de proximidad que impide aprovechar la sinergia y el rendimiento recíproco de los diversos órganos estructurales de las fuerzas policiales24 . Por el contrario la coordinación se convierte en eje principal de colaboración en función de la razón de ser de la proximidad: la Seguridad Ciudadana. En este sentido debe construirse una Doctrina de Seguridad acorde con la idiosincrasia del ser costarricense. Costa Rica, al abolir constitucionalmente el ejército en 1949 marcó un hito histórico. Al hacerlo se depositó la seguridad del territorio nacional en el Derecho Internacional y en una política de buena vecindad y cooperación pacífica con los países vecinos, pero la responsabilidad de la seguridad del territorio nacional, de su infraestructura y sus ciudadanos(as) recae totalmente en el Estado, para lo cual se crea la Doctrina Costarricense de Seguridad, base y punto de partida para la Estrategia Costarricense de Seguridad. La Doctrina Costarricense de Seguridad ve en la conciencia democrática, pacifista y humanista de nuestro pueblo su principal apoyo. En esta doctrina, con una visión radicalmente diferente a la de otras conocidas doctrinas de seguridad, la población no podrá ser vista nunca como enemigo. Por el contrario, la acción de concientizar, organizar y dirigir a la población en programas de Seguridad Comunitaria de beneficio común, es uno de los elementos centrales de la Estrategia, que por la misma razón adopta el modelo policial de proximidad como la forma esencial de la acción policial. En la visión costarricense, el trabajo de proximidad implica una simbiosis de la policía con la población que da sustento a la actual Estrategia de Seguridad Comunitaria, como una alternativa concreta de incorporación de la población, con sus medios y recursos pero dentro de una planificación centralizada, en las labores de la Seguridad Ciudadana. 24 Mora Manuel. Conceptos Doctrinarios Sobre la Seguridad en Costa Rica para la Elaboración del Plan Estratégico del Ministerio de Seguridad Pública. sin fecha Escuela Nacional de Policía.
  • 77. 77 2. Apreciaciones conceptuales sobre Doctrina. 2.1. Semánticamente el Diccionario de la Real Academia Española define doctrina como: “ doctrina.25 (Del lat. doctrīna). f. Enseñanza que se da para instrucción de alguien. || 2. Ciencia o sabiduría. || 3. Conjunto de ideas u opiniones religiosas, filosóficas, políticas, etc., sustentadas por una persona o grupo”. 2.2. La Guerra Fría durante 45 años marcó la nota dominante de las relaciones exteriores y la inserción internacional de América Latina. El bipolarismo y el anticomunismo dieron un nuevo impulso a la hegemonía de EE.UU. en la región, dejando atrás el panamericanismo emanado de la «Doctrina Monroe». Surgieron nuevas alianzas y mecanismos de seguridad hemisférica como el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) de 1947 o la Organización de Estados Americanos (OEA) de 1948. A pesar de estos mecanismos, la Guerra Fría motivó nuevas intervenciones unilaterales de EE.UU. El bipolarismo también fue la causa última de los programas de ayuda externa y cooperación económica - como la «Alianza para el Progreso» de 1961 o la «Iniciativa para la Cuenca del Caribe» de 1984 - que EE.UU. lanzó hacia la región. La lógica de la Guerra Fría, por otra parte, impregnó las percepciones Latinoamericanas sobre seguridad y defensa y definió de forma muy precisa las «misiones» de las fuerzas armadas de la región26 . La «Doctrina de la Seguridad Nacional» se superpuso a la noción de seguridad decimonónica, basada en la soberanía nacional, la integridad territorial y el mantenimiento del orden interno. Los cambios sociales y políticos fueron considerados intentos de infiltración y subversión comunista. La guerra antisubversiva fue el resultado inmediato de esta Doctrina, pero la lucha contra el comunismo, finalmente, justificó la ruptura del ordenamiento democrático y la dictadura militar27 . El colapso de la Unión Soviética ha modificado drásticamente este escenario. Ahora EE.UU. es la única potencia militar - así lo demostró la guerra del Golfo -, aunque no económica, y la competencia hegemónica se ha trasladado a la arena productiva, comercial y tecnológica. Las alianzas militares del mundo bipolar han desaparecido o 25 Microsoft® Encarta® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation. 26 Hens, Marián; Sanahuja, José A., Seguridad Conflictos y Reconversión Militar en América Latina, Nueva Sociedad N°.138 Julio. Agosto 1995, PP. 48-69 27 Aun con las experiencias nacionalistas y populistas de Velasco Alvarado en Perú o de Torrijos en Panamá.
  • 78. 78 atraviesan una profunda «crisis de identidad». Los países en desarrollo, desaparecidas las «áreas de influencia», perciben que su importancia estratégica se devalúa - y con ella su capacidad de negociación – Nuestro país no escapó de esta influencia y teniendo la ventaja sobre el resto de países latinoamericanos de NO TENER EJÉRCITO, si manejó una Doctrina de Seguridad Nacional con algunas de las influencias ya mencionadas, aunque huelga decir que matizada esta con la idiosincrasia del ser costarricense. 2.3. La doctrina de Seguridad de la Fuerza Pública, según Mora Manuel no puede obviar su referente histórico -la eliminación del ejército en Costa Rica- esto obliga a la Fuerza Pública a asumir ciertas funciones que sin ser del ámbito de un ejército en el sentido científico de la palabra tampoco son del quehacer estrictamente policial. Por ejemplo, las unidades de guardacostas, de guarda fronteras, y las unidades especiales para enfrentar ciertas crisis de seguridad en que el ejército juega un gran papel, así como la necesidad de cierta capacidad de aerotransporte frente a emergencias nacionales y otras. Por otro lado continúa la organización, estructuración, composición, y equipamiento de todos los órganos encargados de la seguridad del país responde a las necesidades objetivas, detectadas, y no a decisiones voluntaristas o basadas en estereotipos subjetivos, sobre conceptos equivocados. En síntesis, el país debe contar con los instrumentos necesarios para resolver los problemas planteados por el riesgo no militar. Para lograr atender de forma adecuada estos menesteres se requiere la adopción de una doctrina de seguridad con un enfoque policial civilista y acorde con la idiosincrasia costarricense; en este sentido la Ley General de Policía28 en su capítulo I, acertadamente los artículos 1, 2, 3, 4, y 5 definen en términos claros el enfoque del marco lógico, legal y conceptual que debe regir la Doctrina de Seguridad Costarricense. Precisamente el artículo primero le asigna al Estado la función de garantizar la seguridad y el orden público, así como la defensa y la seguridad del país, para cumplir con este cometido mantendrá -según el artículo segundo- “las fuerzas de policía que se requieran para las cuales deberán de observar y cumplir, fielmente, la Constitución Política, los tratados internacionales y las leyes vigentes”. El artículo tercero define que estas fuerzas de seguridad pública tendrán …”carácter eminentemente policial y estarán subordinadas al poder civil”… además …” El armamento y la organización de estas fuerzas serán los propios y adecuados para el buen desempeño de la función policial. Sus miembros deberán abstenerse de deliberar o manifestar proclamas al margen de la autoridad civil de la cual dependen”… 28 Ley N° 7410; de 26 de mayo de 1994, publicada en el alcance 16 de la Gaceta N° 103 de mayo de 1994.
  • 79. 79 El marco ideológico29 y civilista autóctono30 costarricense, lo definen los artículos cuarto y quinto de dicha Ley los cuales citamos textualmente: …”Artículo 4.- Funciones Las fuerzas de policía estarán al servicio de la comunidad; se encargarán de vigilar, conservar el orden público, prevenir las manifestaciones de delincuencia y cooperar para reprimirlas en la forma en que se determina en el ordenamiento jurídico. Artículo 5.- Deber de colaboración y apoyo de las comunidades Todo ciudadano está obligado a abstenerse de cualquier acto que dificulte o perturbe el cumplimiento regular de las funciones policiales”... La subordinación de la Fuerza Pública al poder civil, para cumplir el mandato constitucional de salvaguardar la Seguridad Nacional con las características que observamos en los artículos 4° y 5° de la Ley N°7410, le imprimen -como ya hemos mencionado- el sello autóctono civilista costarricense a la Doctrina de Seguridad de nuestra policía. Por otro lado el capítulo II de la supra citada ley enumera en el artículo 10 los Principios Fundamentales de la Actuación Policial: …”En el cumplimiento de sus funciones, los miembros de las fuerzas de policía deberán respetar las siguientes normas: a) Observar la Constitución Política, los tratados internacionales y las leyes vigentes. b) Acatar los trámites, los plazos y los demás requisitos, exigidos en el ordenamiento jurídico para la tutela de las libertades y los derechos ciudadanos. c) Actuar responsablemente y con espíritu de servicio. En todo momento, mantener la más estricta neutralidad político-partidista y ser imparciales, para evitar intervenciones arbitrarias o discriminatorias. Además, proteger las libertades ciudadanas, la dignidad de las personas y los derechos humanos. d) Emplear la fuerza solo cuando sea estrictamente necesario y en la medida en que se requiera para el desempeño de sus funciones. 29 ideología. (Del gr. ἰ δέ α, idea, y -logía). f. Doctrina filosófica centrada en el estudio del origen de las ideas. || 2. Conjunto de ideas fundamentales que caracteriza el pensamiento de una persona, colectividad o época, de un movimiento cultural, religioso o político, etc. Microsoft® Encarta® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation. 30 autóctono, na. (Del lat. autochthŏnes, y este del gr. αὐ τό χθων, -θονος, de αὐ τό ς, el mismo, propio, y χθών, χθονό ς, tierra). adj. Se dice de los pueblos o gentes originarios del mismo país en que viven. || 2. Que ha nacido o se ha originado en el mismo lugar donde se encuentra. Microsoft® Encarta® 2006. © 1993-2005 Microsoft Corporation.
  • 80. 80 e) Guardar secreto respecto de asuntos confidenciales que puedan dañar el honor de las personas y que los hayan conocido en razón de sus funciones. Solo se les releva de esta obligación cuando deban cumplir con un deber legal. f) Guardar absoluta confidencialidad sobre todos los documentos o los asuntos que constituyan secreto de Estado. g) Abstenerse de divulgar información sobre asuntos que se encuentren en su fase investigativa, en una sede policial. Para publicar informes, fotografías, video filmes y similares, que vinculen a un ciudadano con la comisión de hechos delictivos, será necesaria la autorización previa del jerarca respectivo. h) Cuidar y proteger la salud física y mental de las personas bajo su custodia. En especial, deberán atender el suministro de medicamentos, la revisión médica o la atención hospitalaria de quienes requieran, con urgencia, esos servicios, por estar en peligro su vida. i) En el cumplimiento de sus funciones o en razón de ellas, no podrán recibir ningún beneficio susceptible de apreciación pecuniaria y distinto de la remuneración legal, proveniente ya sea de personas físicas o jurídicas, oficiales o privadas, nacionales o extranjeras, aunque aceptarlo no configure delito. Deberán denunciar todo delito de acción pública que conozcan y no cometer ningún acto de corrupción ni tolerarlo en su presencia. Asimismo, están obligados a rechazar esos actos y a denunciar a quienes los cometan. j) Vestir los uniformes policiales autorizados y portar las armas, los equipos reglamentarios y los documentos de identidad que los acrediten como autoridad pública, salvo que peligre la prevención, la persecución o la investigación de algún asunto. k) Acatar fielmente las instrucciones y las órdenes emanadas de sus superiores. Sin embargo, no podrán ser sancionados cuando se nieguen a obedecer órdenes que revistan el carácter de una evidente infracción punible o cuando lesionen las garantías constitucionales. I) Por ningún concepto y en ninguna circunstancia, podrán invocar la obediencia debida a situaciones especiales, como estado de guerra o amenaza a la seguridad nacional o al Estado, una situación excepcional o cualquier otra emergencia pública, como justificación, exculpación o impunidad para la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes.
  • 81. 81 m) En el momento de interrogar a una persona o de privarla de su libertad, estarán obligados a exponerle el motivo de la detención y a explicarle su derecho de ser asistido por un defensor y de abstenerse de declarar en su contra. n) Cumplir con las demás funciones previstas en el ordenamiento jurídico”... Este capítulo no solo describe las funciones inherentes a la función policial propiamente dicha, sino que de manera intrínseca introduce aspectos éticos, morales, de salud pública y de obediencia y disciplina consciente para con los superiores; características todas del modelo de Doctrina de Seguridad de la Fuerza Pública Costarricense. 3. Características de la Doctrina de Seguridad Costarricense. En la Doctrina Costarricense de Seguridad el recurso humano es el elemento central y principal para toda la actividad de seguridad31 . Acorde con el concepto de profesionalización, los trabajadores de la seguridad del país deben ajustarse a una condición de excelencia en los planos físicos, mentales y morales. La formación del personal de la seguridad en el país es obligación del Estado, por tal razón los centros de enseñanza y capacitación profesional de la policía, deberán dotarse de doctrinas y metodologías32 modernas, ajustadas a los diferentes niveles y jerarquías de las fuerzas policiales; en este sentido la formación del cuerpo estratégico así como de los mandos tácticos de nuestra policía, reviste una importancia estratégica para la implementación de la Doctrina de seguridad costarricense. Otra característica de la Doctrina de Seguridad Costarricense de relevancia estratégica y de condición sine qua non, es que la Fuerza Pública cuente con una visión muy clara de las amenazas y riesgos que el país habrá de enfrentar en el plazo corto, mediano y largo. Solo la previsión científica de las amenazas nos permitirá prepararnos sólidamente para enfrentar la amenaza actual y futura. Finalmente la Seguridad Comunitaria es una de las piedras angulares de la Doctrina Costarricense de Seguridad. (Mora Manuel) Esta -Seguridad Comunitaria- tiene en su base los más de 4,700 comités organizados y capacitados por la Policía de Proximidad, constituidos por los vecinos de zonas o barrios, que cuentan con diagnósticos de seguridad de sus locaciones y desarrollan proyectos comunales para la resolución de sus problemáticas de seguridad con un enfoque integral; esto constituye un elemento 31 Mora Manuel. Conceptos Doctrinarios Sobre la Seguridad en Costa Rica para la Elaboración del Plan Estratégico del Ministerio de Seguridad Pública. sin fecha Escuela Nacional de Policía. . 32 Metodología: Conjunto de procedimientos y técnicas mediante los cuales se determinan fuentes, se obtiene información de ellas y se analiza y sistematiza. Tomado de Gallardo Martínez, Helio, Elementos de investigación académica, 27. Reimp. De la 1. Ed. San josé, C.R. EUNED, 2004.
  • 82. 82 muy importante en la lucha contra la delincuencia pues no solo cumplen funciones de protección en su ámbito de acción sino que constituyen una red organizada de ciudadanos capaces de cumplir tareas diversas. Además conforman un adecuado canal de información policial de primer orden en materias como drogas y delincuencia de todo tipo. Caracterizada así el modelo doctrinal de la seguridad costarricense, podemos formular su enunciado de la siguiente manera: Doctrina de Seguridad de la Fuerza Pública ―Es el conjunto de normas y principios creídos, aceptados y enseñados, que se traducen en el pensar y actuar de todo miembro de la Fuerza Pública, transfiriendo un sello de continuidad y uniformidad en sus procedimientos para facilitar la consecución de los objetivos Institucionales‖33 . 33 Definición creada por Comisario Mario Calderón Cornejo. El diseño gráfico es nuestro.
  • 83. 83 Tabla de contenido Seguridad Ciudadana.............................................................................. 1 Orden Público, Seguridad Ciudadana o Seguridad de los Habitantes ... 1 Policía al servicio del Estado y Policía al servicio de la Comunidad....... 4 El sentimiento subjetivo de seguridad……………………….……………………….6 Origen, desarrollo y consolidación de la Policía Comunitaria Costarricense .......................................................................................... 8 Situación Actual (2007-2008).............................................................. 32 Capacitación Policial con orientación comunitaria ............................. 34 Programa de Seguridad Comunitaria…………………………..………………..…. 37 Conceptos Doctrinarios sobre la Seguridad en Costa Rica....................76 Bibliografía…………………..…………………………………………………………………….83
  • 84. 84 Bibliografía Gras, Martín. Curso de Seguridad Pública Comunitaria. Universidad Nacional Tres de Febrero, Buenos Aires, 2002 .Hens, Marián; Sanahuja, José A., Seguridad Conflictos y Reconversión Militar en América Latina, Nueva Sociedad N°.138 Julio. Agosto 1995, PP. 48- 69 Informe Final, Evaluación Participativa del Programa de Seguridad Comunitaria del Ministerio de Seguridad Pública, CUDECA, septiembre 2007. Ley N° 7410; de 26 de mayo de 1994, publicada en el alcance 16 de la Gaceta N° 103 de mayo de 1994. Manual Organizativo y Funcional, Dirección de Seguridad Comunitaria y Comercial. Agosto 2006, pág. 12 Martínez, Helio, Elementos de investigación académica, 27. Reimp. De la 1. Ed. San José, C.R. EUNED, 2004. Mora Manuel. Conceptos Doctrinarios Sobre la Seguridad en Costa Rica para la Elaboración del Plan Estratégico del Ministerio de Seguridad Pública. sin fecha Escuela Nacional de Policía. MIDEPLAN, Plan Nacional de Desarrollo ―Jorge Manuel Dengo Obregón‖, Gobierno de Costa Rica, Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica página 157. PNUD _UNIMER. Estudio sobre sentimiento de inseguridad en la población costarricense para el año de 1998. San José, Costa Rica, 1999. Recasens, Amadeu. Elements emergents d’inseguretat ciutadana. Revista Catalana de Seguretat Pública, nº 6-7. Barcelona, 2001. Ricard Brotat i Jubert Diferents autors. Programa Sistema Penal y Derechos Humanos de ILANUD y Comisión Europea. Delito y Seguridad de los Habitantes. Siglo XXI, México, D.F., 1997.

×