Your SlideShare is downloading. ×
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Equidad degeneromexico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Equidad degeneromexico

233

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
233
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Equidad género en la ciencia en de MéxicoMartha Pérez Armendáriz y Lena Ruiz Azuara No obstante los avances hacia la equidad de género que han logrado las mexicanas y el liderazgo internacional que han alcanzado en la materia, en la actualidad siguen existiendo barreras que mantienen su segre- gación, frenan su desempeño y dificultan su participación en la toma de decisiones para el fortalecimiento de la comunidad científica de México. E l descubrimiento de la píldora anticonceptiva y el movimiento mundial de liberación femenina constituyeron puntos críticos de inflexión para la in- corporación de las mujeres en la educación superior. En México, entre los diferentes factores que han intervenido en el avance de la equidad de género en la ciencia destacan la alta tasa de incorporación de las mujeres a la educación superior durante el último lustro, la creciente contribución de las me- xicanas al desarrollo de muchos campos científicos, y la promoción del análisis y discusión de la equidad de género en la ciencia nacional, propuesta por organiza- ciones de mujeres en la ciencia desde hace tres décadas, además del incremento en el número de organizaciones regionales con interés a este respecto, así como el acceso de investigadoras(es) con perspectiva de género a cargos científicos con alto grado de decisión. En este ensayo comentaremos los avances e impacto de los tres últimos fac- tores, y presentaremos tres de los principales retos a resolver en los próximos años para lograr el avance de la equidad de género en la ciencia, considerados a partir del trabajo que hemos realizado en el Grupo Mujer Ciencia, de la Univer- sidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Esta organización de académicas y científicas, fundada en 2007, tiene como principal objetivo impulsar la creación de políticas científicas con perspectiva de género que contribuyan al fortale- cimiento de la comunidad científica de México (www.mujerciencia.unam.mx). Lena Ruiz Azuara y Martha Pérez Armendáriz son fundadoras, y actualmente62 ciencia • julio-septiembre 2012
  • 2. Mujeres en la ciencia son presidenta y directora de ejecución, respectivamente. Siglo XX: surge el movimiento de mujeres en la ciencia México es uno de los países de Iberoamérica en los cuales existen los antecedentes más tempranos so- bre el surgimiento de un movimiento de mujeres a favor de la equidad de género en la ciencia. Su ma- nifestación precede en varios años o incluso décadas al surgimiento de diferentes organismos regionales crea- dos para este fin. El movimiento surge en 1983, cuando un grupo de estudiantes de posgrado del área biomédica del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav-IPN) se integran para formar el Grupo por la Mujer en la Ciencia (GPMC). Entre otras acciones, en 1984 este grupo organiza la mesa redonda “La mujer y la creatividad”, en la cual Un primer impacto positivo de estas acciones fue la la inequidad de género en la estructura científica del edición de un segundo boletín para la mujer en la cien- país es ya discutida por Ruth Gall, Raquel Tibol, Mary cia llamado Supercuerdas, que fue dirigido por Ana Langer y Martha Pérez Armendáriz. Esta última, en María Cetto, investigadora del Instituto de Física de representación del GPMC, presenta además el primer la UNAM, exdirectora de la Facultad de Ciencias, e in- programa o proyecto en el país para incrementar la par- tegrante y expresidenta de la organización internacio- ticipación y el desarrollo de las mexicanas en la ciencia nal de las Conferencias Pugwash, parte del comité que (Pérez Armendáriz y colaboradores, 1984; Pérez Armen- recibió el premio Nobel de la Paz en 1995. Con la dáriz y colaboradores, 1991). colaboración de Hortensia González Gómez, exinte- Este grupo se transforma posteriormente en la Aso- grante de la AMMEC, ya entonces profesora de la Fa- ciación Mexicana de Mujeres en la Ciencia (AMMEC), la cultad de Ciencias, UNAM, esta institución edita diez cual aun siendo predominantemente estudiantil incluye números del boletín. Dado que la doctora Cetto fue ya investigadoras muy reconocidas. Esta organización, elegida en 1991 la primera vicepresidenta para la re- bajo la coordinación de Martha Pérez Armendáriz, gión de América Latina y el Caribe de la Organiza- Isaura Meza Gómez-Palacio, María Antonieta Pérez ción de Mujeres en la Ciencia de Países en Desarrollo Armendáriz e Isabel Noguerón, edita tres números del (OWSD, por sus siglas en inglés, antes TWOWS), los nú- Boletín de la AMMEC y un artículo para el libro de meros de Supercuerdas, además de distribuirse en Mé- Memorias de la novena conferencia internacional de inge- xico, llegaron a instituciones científicas de diversos nieras y científicas (Pérez Armendáriz y colaboradores, países de América Latina. 1991; Pérez Armendáriz, 2010; www.cienciamujeram- Lo anterior documenta que durante los últimos diez mec.com). Gracias al Cinvestav-IPN, se imprimieron años del siglo XX, en una época sin acceso público al dos mil ejemplares de este título, mismos que fueron dis- Internet, los boletines para las mujeres en la ciencia de tribuidos ampliamente en congresos e instituciones la AMMEC y Supercuerdas permearon en la comunidad científicas de México, abriendo la discusión sobre la re- académica del país, y contribuyeron a generar la bases levancia del desarrollo de este campo del conocimien- del actual liderazgo internacional de las científicas me- to en la comunidad científica nacional. xicanas en este campo. 64 ciencia • julio-septiembre 2012
  • 3. Equidad de género en la ciencia en México Siglo XXI: consolidación del campo (CIO) de León, Guanajuato, y de la Benemérita Autó- de ciencia y género noma Universidad de Puebla (BUAP); así como los gru- Durante la primera década de este siglo se consoli- pos de investigadoras de la Universidad Autónoma dan los primeros grupos de investigación especializa- Metropolitana (UAM); del Centro de Investigación en dos en ciencia y género. Entre ellos, figuran el que Alimentación y Desarrollo (CIAD) de Hermosillo, So-está en el Centro de Investigación y Estudios Interdis- nora; y de la Universidad Autónoma de Colima, entreciplinarios (CEIICH) de la UNAM, fundado por Norma otros (Figura 1).Blazquez, quien participó en el GPMC y la AMMEC, y es Estas agrupaciones investigan, escriben artículos yla actual directora de esa entidad; el fundado por la doc- libros sobre el tema, editan materiales audiovisuales,tora Ma. Luisa Rodríguez Sala en el Instituto de Inves- forman recursos humanos especializados en estetigaciones Sociales (IIS) de la UNAM; y el creado en la campo, organizan congresos, foros y simposios nacio-Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey. nales regulares en materia de ciencia y género en dife- Asimismo, se forman nuevas agrupaciones, como el rentes zonas del país y han abierto nuevos espaciosya mencionado Grupo Mujer Ciencia de la UNAM y para su análisis y discusión (Pérez Armendáriz, 2010;sus capítulos de las Facultades de Medicina y Química; Bustos y Blazquez, 2003; Martínez y colaboradores,el Colegio de Académicas Universitarias de la UNAM 2006; Blazquez y Flores, 2005; Rodríguez y Zubieta,(CAU); el Programa Interdisciplinario de Género de 2005; Meza Montes y colaboradores, 2008; Del Valle,la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala de la De Garay y colaboradores, 2011).UNAM; el Capítulo de México de la OWSD; los gru- Además, se organizan los primeros congresos inter-pos de físicas del Centro de Investigaciones Ópticas nacionales, como el V Congreso Iberoamericano de Figura 1. Cronología del surgimiento de grupos y conferencias que promueven el campo de ciencia y género en México. Puede observarse el crecimiento en el número de grupos tanto en las ciencias naturales y exactas como en las ciencias sociales y en las humanidades. También, la incorporación a este movimiento de organizaciones regionales e instituciones académicas y científicas, que muestra la importancia que ha cobrado el campo de ciencia y género en México. Modificado por Pérez Armendáriz, E. M., 2010. julio-septiembre 2012 • ciencia 65
  • 4. Mujeres en la ciencia Ciencia, Tecnología y Género, convocado por el Científica (CIC) de la UNAM, la Academia Mexicana CEIICH en la UNAM en 2004, y la 2ª Conferencia de de Ciencias (AMC), el Instituto de Ciencia y Tecnolo- Latinoamericanas en las Ciencias Exactas y de la Vida, gía del Distrito Federal (ICyTDF), la Fundación Miguel en 2006, coorganizada por la Facultad de Medicina de Alemán, la Sociedad Mexicana de Ciencias Fisioló- la UNAM, la BUAP y el CIO. Asimismo, el segundo y el gicas, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), tercer Encuentros Internacionales sobre los Avances así como con el Museo de la Mujer de la UNAM y de las Mujeres en las Ciencias, en las Humanidades y la Federación Mexicana de Universitarias (FEMU; Fi- todas las Disciplinas, en el 2010 y 2012, organizados gura 1). Esta intensa actividad, la pluralidad que la por la UAM. Con éstos han surgido los primeros li- caracteriza, así como los productos generados, mues- bros internacionales que informan sobre el estado del tran que el campo de ciencia y género en México se arte en ciencia y género en la región de América La- ha consolidado. tina, el Caribe y España (Blazquez y Flores, 2005; Ro- dríguez y Zubieta, 2005; Meza Montes y colaboradores, 2008; Del Valle, De Garay y colaboradores, 2011). Perspectiva de género en cargos También, en la presente década se inicia la edición con alto nivel de decisión de los primeros números temáticos sobre ciencia y gé- El activismo antes mencionado también ha contri- nero en revistas científicas (autores varios, 2010, y el buido al surgimiento de la primera generación de que conjunta estos escritos). Más aún, se acentúa la in- políticas públicas a favor de la equidad de género teracción académica entre los grupos independientes en la ciencia en instituciones de educación superior. de investigadoras con las organizaciones académicas, La UNAM, durante los rectorados de Juan Ramón de la quienes participan o coorganizan conferencias conjun- Fuente y José Narro Robles, toma el liderazgo al incluir tamente con la Coordinación de la Investigación en la Legislación Universitaria la igualdad entre muje- res y hombres en el 2005, creando una Comisión de Equidad de Género a fin de dar seguimiento a esta meta, y generar premios específicos para académicas. También se ha apoyado el desarrollo de diplomados, cursos, conferencias y simposios sobre la materia en diferentes planteles de la UNAM, y se han generado investigaciones al respecto por medio del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG; Buquet y colaboradores, 2006), a través del cual se han realizado campañas de sensibilización masiva sobre la equidad de género en la comunidad universitaria. Más aún, en los últimos años se ha incrementado significativamente el número de directoras. También, en colaboración con FEMU, la UNAM funda en el 2011 el primer Museo de la Mujer en México, y el segundo en América Latina. Por su parte, la UAM crea el primer Posgrado en Estu- dios de la Mujer y coopatrocina el desarrollo periódico de congresos internacionales en este campo. Otras ins- tituciones, como el Sistema Nacional de Investigado- res (SNI), crean becas para periodos de maternidad. Asimismo, la estructura científica inicia su apertu- ra a fin de que las mujeres ocupen cargos con alto nivel de decisión. Rosaura Ruiz Gutiérrez es elegida como la 66 ciencia • julio-septiembre 2012
  • 5. Equidad de género en la ciencia en Méxicoprimera secretaria de Desarrollo Institucional de laUNAM, y en 2008 como la primera mujer presidentade la AMC, a 50 años de su fundación. Durante sugestión en la AMC, la doctora Ruiz consolida los pro-gramas de apoyos a la investigación para científicasjóvenes con los Premios para Mujeres en la CienciaL’Oréal-UNESCO-AMC y el de becas para Mujeres enlas Humanidades y las Ciencias Sociales. Tambiénencabeza el Primer Simposio Mujeres para la Cienciacoorganizado por la AMC, IANAS (véase más adelante),el Conacyt y el Foro Consultivo Científico y Tecnoló-gico (FCCyT). En paralelo, la doctora Esther Orozco, PremioL’Oréal UNESCO, es elegida en 2007 como directorafundadora del ICyTDF, y durante su gestión este Institu-to incluye la perspectiva de género al crear becas paramujeres y reconocer, asimismo, a destacadas científi-cas e investigadores con los Premios Heberto Castillo.Posteriormente, como rectora de la Universidad Autó-noma de la Ciudad de México (UACM), la doctoraOrozco y el ICyTDF coorganizan, junto con el GrupoMujer Ciencia de la UNAM y la Coordinación de laInvestigación Científica (CIC) de la UNAM, el Capítu-lo de México de la OWSD y el Simposio InternacionalLas mujeres y el bicentenario: V Ciclo Mujer Ciencia, Avances regionales en ciencia yen el marco de la Semana de la Ciencia, Tecnología e géneroInnovación en el 2010. El interés regional en la materia inicia con la for- A finales de 2009, la doctora Yoloxóchitl Bus- mación de la OWSD, en 1989. Éste es seguido por latamante fue elegida como la primera directora del organización periódica de los Congresos Iberoame-Instituto Politécnico Nacional, después de 73 años ricanos de Ciencia, Tecnología y Género, así como lasde su fundación, y desde ahí ha impulsado el desa- Conferencias Latinoamericanas en las Ciencias Exac-rrollo de un programa de equidad de género en esa tas y de la Vida que se realizan periódicamente en losinstitución. diferentes países de la región. La participación de académicas(os) con perspectiva La presencia de la OWSD en América Latina y elde género en cargos con alto grado de decisión tam- Caribe se reactiva al ser elegida otra destacada mexi-bién ha estimulado el interés de otros sectores de cana como su vicepresidenta, la doctora Mayra de lamujeres del país sobre la relación mujer-ciencia y so- Torre, quien también fue reconocida en 1989 con elciedad, incluyendo al sector gubernamental. Así, en Premio Nacional de Ciencias y Artes. Además, surgen2011 el Inmujeres y el Conacyt coorganizan el foro nuevas instancias internacionales de académicas y de-nacional Mujeres en la Ciencia, la Tecnología y la claraciones mundiales para impulsar la incorporaciónInnovación en México, y en 2011 y 2012 el Consejo de la mujer en la ciencia (Blazquez, 2012; Pérez Ar-Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) or- mendáriz, 2010, Tabla 1). Entre éstas destacan losganiza el Congreso sobre la Experiencia Intelectual de acuerdos regionales propuestos por la Comisión delas Mujeres en el siglo XXI, que incluye a las mujeres Género y la Comisión de Ciencia y Tecnología de laen la ciencia. Organización de los Estados Americanos, OEA, para julio-septiembre 2012 • ciencia 67
  • 6. Mujeres en la ciencia La participación de académicas(os) con perspectiva de género en cargos con alto grado de decisión también ha estimulado el interés de otros sectores de mujeres del país sobre la relación mujer-ciencia y sociedad, incluyendo al sector gubernamental impulsar el desarrollo científico como palanca de cre- Retos actuales cimiento económico de las naciones de la región, in- No obstante los avances importantes hacia la equi- corporando a las mujeres a la ciencia. Esta propuesta dad de género que han logrado las mexicanas y el fue suscrita por los máximos representantes de los liderazgo internacional que han alcanzado en la Estados, incluyendo dos de México, en las Reuniones materia, en la actualidad continúan existiendo barre- de Primeros Ministros y Representantes en Ciencia y ras que mantienen su segregación por área, frenan su Tecnología de la región en 2004, 2005 y 2008 (Pérez desempeño y dificultan su participación en la toma de Armendáriz, 2010). las definiciones científicas que requerimos como país. Desafortunadamente, estos acuerdos no se han Algunos ejemplos claros son la persistencia en la cumplido: la creación de nuevas plazas en investiga- menor representación de las mujeres con respecto a los ción durante los últimos doce años ha sido casi nula y hombres conforme avanza el nivel en el SNI para todas las contrataciones no han considerado la perspectiva las áreas de las ciencias (Figura 2), además del escaso de género. Contrariamente a la meta de invertir el número de mujeres que alcanzaron los niveles 3 (1.6 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el de- por ciento) y 4 (0.02 por ciento) con respecto al total sarrollo científico y tecnológico, de acuerdo con la Ley de integrantes del Sistema (16 mil 598) en el 2010. de Ciencia y Tecnología del 2002 y su versión refor- También, la reducida representación femenina en los mada del 2009, la inversión en este rubro ha conti- comités de evaluación de este sistema, y el escaso nú- nuado disminuyendo durante la última década (apro- mero de investigadoras eméritas, funcionarias y recto- ximadamente 0.34 por ciento), lo cual mengua la ras en las principales universidades del país, así como fortaleza científica del país. su mínima representación en los altos cargos de la es- En contraparte, con el llamado de la OEA surge en tructura científica. 2003 la Red Interamericana de Academias en Ciencia Con la finalidad de ahondar en la caracterización (IANAS, por sus siglas en inglés). Gracias al liderazgo de estas barreras y proponer acciones para superarlas, de las investigadoras de la UNAM Rosaura Ruiz y Judith en 2007 decidimos formar el Grupo Mujer Ciencia, Zubieta, esta organización crea en la Ciudad de Méxi- UNAM, primera agrupación de mujeres en la ciencia en co el Programa de Mujeres por la Ciencia de IANAS, el país, cuyo objetivo principal es diseñar políticas en 2009, que tiene como objetivo diseñar estrategias científicas con perspectiva de género que contribuyan que impulsen el fortalecimiento de las científicas de al fortalecimiento de la comunidad científica de Méxi- la región. co. A continuación presentamos tres propuestas a la 68 ciencia • julio-septiembre 2012
  • 7. Equidad de género en la ciencia en Méxicocomunidad con el fin de superar los principales retos en cada uno de los niveles depende del área deactuales para continuar avanzando en lograr una equi- la ciencia de la que se trate (Figura 2). Sólo endad en el quehacer científico. Estas propuestas han el área de las ciencias humanas y de la conduc-surgido de la discusión y reflexión con investigadoras ta (A4) existe una equidad de género en suque han participado en los seis simposios anuales que nivel 1 y 2. El área de las ciencias médicas y dehemos organizado y denominado Ciclos Mujer Cien- la salud (A3) presenta la mayor caída entre elcia, UNAM, así como de investigaciones realizadas en nivel 2 y 3. El nivel de eméritas (N4) sólo esel programa de servicio social en ciencia y género de la alcanzado por una fracción reducida de muje-Facultad de Medicina de la UNAM: res de las áreas de las ciencias químicas (A2) y ciencias humanas y de la conducta (A4), entre 1) Impulsar la investigación en ciencia y género desde otros aspectos de interés. Lo anterior sustenta la perspectiva de las diferentes áreas de la ciencia. la hipótesis de que existen barreras específicas Aunque los estudios de ciencia y género en el en cada área (Pérez Armendáriz y Rodríguez mundo van al alza, aún son muy escasos y cons- Ruiz, 2009). También indica que la equidad de tituyen sólo la punta de un iceberg. Cuando género en la ciencia sólo podrá alcanzarse cuan- analizamos la fracción de mujeres entre hom- do se incluya la perspectiva de las diferentes bres en los diferentes niveles del SNI en el 2010, áreas de la ciencia. Lo anterior refuerza la nece- es posible observar que el cambio de esta fracción sidad de incrementar las investigaciones en la Cociente mujeres/hombres por nivel y área SNI, 2010 1.4 Área 1: Físico matemáticas y ciencias de la Tierra Área 2: Biología y química Área 3: Medicina y ciencias de la salud 1.2 Área 4: Humanidades y de la conducta Área 5: Sociales 1.0 Área 6: Biotecnología y ciencias agropecuarias Área 7: Ingenierías 0.8 0.6 0.4 0.2 0.0 Nivel C Nivel 1 Nivel 2 Nivel 3 Nivel 4 Área 1 Área 2 Área 3 Área 4 Área 5 Área 6 Área 7 Figura 2. Fracción de mujeres/hombres en el Sistema Nacional de Investigadores en 2010, por área y nivel. La menor representación de las mujeres con respecto a los hombres conforme avanza el nivel en el Sistema Nacional de Investigadores prevalece en el 2010. Más aún, puede observarse que la trayectoria del decai- miento de la fracción de mujeres/hombres depende del área de investigación, lo cual da evidencia de que las mujeres enfrentan barreras específicas en cada área del conocimiento. julio-septiembre 2012 • ciencia 69
  • 8. Mujeres en la ciencia materia desde las diferentes disciplinas de las comunidad académica, del anteproyecto de ciencias. Reforma a la Ley de Ciencia, Tecnología e In- 2) Reconocimiento del campo de ciencia y género por novación (CTI) aprobada en el 2009. A esta la comunidad académica. Como se resumió antes, propuesta se anexaron los artículos de análisis existen diferentes evidencias de que el campo realizados por un grupo interdisciplinario e inter- de ciencia y género existe ya como una disci- institucional de investigadoras acerca de los plina en México. Éste es desarrollado tanto por documentos que nutrieron el anteproyecto de investigadoras de las ciencias de la vida y exac- la actual Ley de Ciencia, Tecnología e Innova- tas como de las ciencias humanas y sociales. ción, incluyendo el del FCCyT. Coincidimos en En contraste, al menos hasta el 2010, hemos señalar que éstos no incluían la perspectiva de encontrado que el SNI no incluye al campo de género. Estos análisis fueron presentados en una ciencia y género como una subdisciplina en nin- mesa redonda organizada a este respecto y reali- guna de sus siete áreas. Más aún, las aportacio- zada durante el Simposio del 2o Ciclo Mujer nes en este campo sólo son valoradas cuando Ciencia, UNAM, en 2006 (Pérez Armendáriz y provienen de las áreas de las ciencias humanas y colaboradores). La Ley de CTI actual continúa de la conducta (A4), así como de las sociales sin incluir la perspectiva de género; su inclusión (A5), pero no cuando provienen de las otras es el principal reto actual a superar para lograr áreas de las ciencias. No obstante, en el 2010 el la equidad de género en la ciencia. Su incor- 61 por ciento de las investigadoras en este siste- poración reconocería la importancia del trabajo ma son de las áreas 1, 2, 3, 6 y 7. De lo anterior que realizan las mujeres para el fortalecimien- queda claro que el reconocimiento de las in- to de la comunidad científica del país y permiti- vestigaciones y contribuciones sobre ciencia y ría dirigir fondos específicos necesarios para la género en el SNI es subjetiva, y no está contem- investigación en este campo al Conacyt, así plando la importancia de la interdisciplina. La como a las secretarías de Estado para su asig- falta de reconocimiento del campo de ciencia y nación por concurso; fomentaría la inversión pri- género como una subdisciplina en todas las vada para investigación y para la vinculación áreas del sistema frena de manera importante el de las investigadoras con el sector productivo; desarrollo del conocimiento que se requiere incrementaría la diversificación, el número y la para lograr la equidad de género en la ciencia. El calidad de las líneas de investigación, y fomen- desarrollo de este campo, como cualquiera de taría los estudios interdisciplinarios y el creci- los otros, merece el reconocimiento académico miento de grupos y redes de investigación en y económico de pares para quienes lo ejercen. este campo. Globalmente, permitiría la formali- De ahí que su reconocimiento, además de nece- zación del desarrollo de este campo con un alto sario, representaría un acto ético y democrático. impacto positivo en la sociedad. 3) Incluir la perspectiva de género en la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación de México. Esta propuesta fue formulada y suscrita por represen- Agradecimientos Al Sistema Nacional de Investigadores, por compartir su tantes del Grupo Mujer Ciencia, UNAM, el información de 2010 para su análisis. A Patricia Robles Muñiz Capítulo de México de la OWSD, el CAU, y por y Alan Hernández-Araiza, estudiantes del programa de servi- delegadas de la Federación de Colegios del Per- cio social en ciencia y género de la Facultad de Medicina, UNAM. sonal Académico (FECOPA) de la UNAM. Tam- bién fue presentada por escrito a la Comisión de Ciencia y Tecnología de las Cámaras de Se- nadores y Diputados en el 2007, durante el pe- riodo asignado para la revisión, por parte de la 70 ciencia • julio-septiembre 2012
  • 9. Equidad de género en la ciencia en MéxicoMartha Pérez Armendáriz es médica cirujana y doctora en Lena Ruiz Azuara estudió la Licenciatura en Química en laFisiología y Biofísica. Profesora Titular del laboratorio de la Facul- Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Obtuvo el doc-tad de Medicina, UNAM . Investiga la regulación de la secreción de torado en la Universidad de Edimburgo. Es profesora Titular C de lainsulina mediada por sinapsis eléctrica. Premio para la investiga- Facultad de Química de la UNAM. Su área de interés es la química inor-ción del NIDDK , NIH de EUA , 1987; Premio del NSF y de la AAAS c gánica medicinal. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadoresde EUA en el Women International Cooperation Program 2002; nivel III. Entre algunas de las distinciones que ha recibido, están:Premio del Instituto Científico Pfizer 2005 para investigación bá- Cámara de la Industria Farmacéutica 1994 y 2007 (CANIFARMA); AIDAsica. Coeditora del Libro Latinoamericanas en las ciencias exactas y de WEISS, 1996; Premio Nacional de Química, Andrés Manuel del Río,la vida. 1998; Juana Ramírez de Asbaje, 2003; Premio Universidad Nacionalmperezarmendariz@aim.com 2005 (UNAM); Premio Heberto Castillo en Ciencias Básicas (Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal), 2007, con la creación del Premio Lena Ruiz Azuara 2007. ruizazuara@gmail.com Lecturas recomendadas cias exactas y de la vida, vols. 1 y 2, México, Facultad de Autores varios (2010), “La participación de las mujeres en la Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México. investigación y la ciencia”, número monográfico, Inves- Pérez Armendáriz, E. M. (2010), “Hacia la inclusión de la tigación y ciencia, 46. equidad de género en la política de ciencia y tecnología Blazquez Graf, N. (2012), “La política de ciencia y tecnología en México”, Investigación y ciencia, 46:43-56. en México desde la perspectiva de género”, en Pérez Ar- Pérez Armendáriz, E. M. y F. Y. Rodríguez Ruiz (2009), “La mendáriz, E. M., O. Bustos Romero, S. Magnas Martínez, agrupación espontánea de mujeres en las ciencias exac- N. Blazquez y L. Ruiz Azuara (editoras), Avances científicos tas y de la vida en México, ¿qué nos está enseñado?”, de investigadoras mexicanas, Memorias del 2º Ciclo Mujer en Meza Montes, L., A. Martínez, B. Xoconostle y E. Ciencia, vol. 2, México, CEIICH, UNAM (en proceso). M. Pérez Armendáriz (editoras, 2009), Latinoamericanas Blazquez Graf, N. y J. Flores (editores, 2005), Ciencia, tecno- en las ciencias exactas y de la vida, México, Facultad logía y género en Iberoamérica, México, UNAM/UNIFEM/ de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de Plaza y Valdés. México. Buquet Corleto, A., A. J. Cooper, H. Rodríguez Loredo y L. Pérez Armendáriz, E. M., I. Noguerón e I. Meza (1991), “The Botello Lonngi (2006), Presencia de mujeres y hombres en Asociación Mexicana de Mujeres en la Ciencia. A des- la UNAM: una radiografía, México, Programa Univer- criptive study”, Memorias del 9th International Conference sitario de Estudios de Género y Comisión de Segui- of Women Ingenieers and Scientists, Demographics, miento a las Reformas de la Equidad de Género en la Warwick, Reino Unido. UNAM, Universidad Nacional Autónoma de México. Pérez Armendáriz, E. M., N. Blazquez y colaboradores (1984), Bustos, O. y N. Blazquez (coordinadores, 2003), Qué dicen las “La mujer y la creatividad intelectual”, Nueva sociedad, académicas acerca de la UNAM, México, Colegio de Aca- 74:141-145. démicas Universitarias, UNAM. Pérez Armendáriz, E. M., O. Bustos Romero, S. Magnas Mar- Del Valle, Gabriela, Adrián de Garay y colaboradores (edi- tínez, N. Blazquez y L. Ruiz Azuara, Avances científicos de tores, 2011), Avances de mujeres en las ciencias, las huma- investigadoras mexicanas, vol. 2, Memorias del 2º Ciclo nidades y todas las disciplinas, Libro científico 2011, Mujer Ciencia, UNAM, CEIICH/ UNAM (en proceso). Universidad Autónoma Metropolitana. Rodríguez Sala, M. L. y J. Zubieta García (2005), Mujeres en Martínez, A. y colaboradores (2006), Memoria del III En- la ciencia y la tecnología. Hispanoamérica y Europa, Insti- cuentro “Participación de la mujer en la ciencia”, mayo 18-19. tuto de Investigaciones Sociales, Universidad Nacional Meza Montes, L., A. Martínez, B. Xoconostle y E. M. Pérez Autónoma de México. Armendáriz (editoras, 2008), Latinoamericanas en las cien- julio-septiembre 2012 • ciencia 71

×