Educaci´n y salud p´blica: una mirada desde la          o           u        investigaci´n y los objetos t´cnicos         ...
1843: El curriculum humanista y la educaci´n republicana 1843                                                           oe...
tantas reformas que la educaci´n ha emprendido.                              o1959: Investigaci´n cient´                  ...
pa´ a fin de lograr as´ la comprensi´n y cooperaci´n de       ıs,                  ı             o              o    los di...
un vasto movimiento nacional y popular de sugerencias y           de innovaci´n.                      oLas propuestas apun...
d) La desconexi´n entre el Sistema Cient´                       o                         ıfico-tecnol´gico, es de-        ...
competitividad internacional. Restringidos a la exportaci´n de materias pri-                                              ...
(Varela).De alguna manera, habr´ que explorar otras miradas hacia la ciencia, que                          ıainnoven sobre...
La limitada circulaci´n de los objetos cient´                       o                       ıficos en nuestro pa´ tiene su ...
podemos trabajar en forma coordinada. Que esa metrolog´ considere la ac-                                                  ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Educación y salud pública: una mirada desde la investigación y los objetos técnicos

347 views
300 views

Published on

Paper Dr. Yuri Carvajal el que fue publicado recientemente en el número 3 de los Cuadernos Médicos Sociales.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
347
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Educación y salud pública: una mirada desde la investigación y los objetos técnicos

  1. 1. Educaci´n y salud p´blica: una mirada desde la o u investigaci´n y los objetos t´cnicos o e Yuri Carvajal B. Escuela de Salud P´blica u Facultad de Medicina Universidad de Chile 56-2-7986533 ycarvajal@med.uchile.cl 10 de octubre de 2011Introducci´n El desarrollo de la salud p´blica nacional tiene ´ o u ıntimos la-zos con la educaci´n universitaria y en particular, con el desarrollo de la oUniversidad de Chile. Podr´ ıamos se˜alar dos hitos que reflejan esa unidad: nla formaci´n de la Escuela de Salud P´blica en 1943 y la realizaci´n del o u oseminario de formaci´n profesional m´dica en 1960. o eRediscutir educaci´n, ciencia y t´cnica, para los salubristas es necesario no o es´lo a la luz de la aguda crisis pol´ o ıtica que ha surgido desde una educaci´n ocr´nicamente estancada en m´ltiples dimensiones, entre las cuales t´cnica y o u eciencia han sido relegadas a un plano secundario.La apertura del debate dentro de la disciplina puede contribuir a la necesi-dad de considerar la t´cnica y los objetos t´cnicos como un objeto de estudio e eleg´ıtimo y relevante, en la pr´ctica cl´ a ınica y en el abordaje de las enfermeda-des. Y como reflexi´n acerca de las dificultades de la investigaci´n en salud o op´blica, la baja tecnicidad que tienen sus m´todos de estudio y la margi- u enalidad de nuestra producci´n intelectual en el desarrollo cient´ o ıfico-t´cnico enacional.Este art´ıculo intenta revisar el problema proponiendo un acercamiento desdela perspectiva de la investigaci´n cient´ o ıfica y los objetos t´cnicos, recuperan- edo tres registros hist´ricos: 1843, 1959 y 1972, haciendo uso de la sociolog´ o ıade la traducci´n y el pragmatismo para obtener algunas sugerencias actua- oles. 1
  2. 2. 1843: El curriculum humanista y la educaci´n republicana 1843 oes el a˜o de la fundaci´n de la Universidad de Chile, pero a la vez un punto n ocrucial en la reorganizaci´n del sistema educativo nacional. El fin de la Uni- oversidad de San Felipe y la constituci´n de una nueva casa, bajo el rectorado ode Bello, constituye un intento por desarrollar una nueva red estatal, dife-renciada de la tradici´n espa˜ola. La palabra usada para argumentar sobre o nla importancia de la educaci´n es de orden pol´ o ıtico, pero no es democracia,sino rep´blica. uLa venida de Claudio Gay, la presencia de Ignacio Domeyko, el desarrollode la imprenta, las innovadoras actividades de Sim´n Rodr´ o ıguez, constitu-yen innovadoras experiencias republicanas ebn la educaci´n y el desarrollo ot´cnico cient´ e ıfico.Ser´ injusto tratar la ´poca colonial como un per´ ıa e ıodo oscuro y de estanca-miento. La iniciativa de los jesuitas, documentada por Hermann Schwember,la gesti´n de la expedici´n Malaspina organizada por Ambrosio O’Higgins, o ola publicaci´n de la historia natural del reino de Chile por el Abate Molina, ola fundaci´n de la Universidad de San Felipe, los trabajos de Dar´ Salas, o ıodan cuenta de un esfuerzo previo a la independencia por incorporar la tec-nicidad y la investigaci´n cient´ o ıfica a la organizaci´n pol´ o ıtica.Empero, 1843 intenta reorganizar la educaci´n preparatoria de la educaci´n o ouniversitaria, constituir una red republicana alrededor del Instituto Nacio-nal.La educaci´n es organizada bajo la bandera republicana y eso implica el cru- ocial rol asignado al lat´ en el curriculum. La idea de Bello es que los futuros ınprofesionales conozcan de primera mano la experiencia de los gobiernos deRoma, que puedan leer a T´cito, a Virgilio, a Horacio, a Plutarco. Podemos ahoy cuestionar un sesgo aristocratizante, pero no podemos dejar de recono-cer una racionalidad pol´ ıtica en la misma.La presencia de experiencias pr´cticas t´cnicas, de conocimientos matem´ti- a e acos y cient´ ıficos no era marginal. Ignacio Domeyko era el proponente delcurriculum y su actividad docente en La Serena no estaba excluida en estoscontenidos.La implementaci´n misma del programa en Santiago y cr´ o ıticamente en pro-vincias, prob´ a la brevedad que estos prop´sitos tropezaban con enormes o odificultades. Carencia de museos -los laboratorios cient´ ıficos de la ´poca- , ealumnos incapaces de seguir el curriculum, d´ficit de profesores para des- eplegar los contenidos, hicieron de los cursos de nivelaci´n, del catecismo y ola memorizaci´n, los pilares de el aeducaci´n. En suma, ni una educaci´n o o opol´ıtica republicana ni una formaci´n t´cnica cientifica. o eEl curriculum humanista constata su fracaso en 1860 y se inicia una de las 2
  3. 3. tantas reformas que la educaci´n ha emprendido. o1959: Investigaci´n cient´ o ıfica y desarrollo nacional En julio de 1959Jorge Kibedi desde el Instituto Chileno de Adminstraci´n Racional de Em- opresas (ICARE) publica Investigaci´n cient´ o ıfica y desarrollo nacional.Se trata de los resultados de una encuesta realizada en 1958 a 38 “entida-des de investigaci´n” y de 14 recomendaciones sobre la “Elaboraci´n de una o opol´ıtica nacional de investigaci´n cient´ o ıfica al servicio del desarrollo del pa´ ıs”a la luz de las respuestas obtenidas, as´ como de la revisi´n bibliogr´fica so- ı o abre pol´ ıticas de investigaci´n y desarrollo. oEl primer dato a destacar es la presencia de 2 dependencias del SNS entre las38. 19 pertenecientes a la Universidad de Chile , 3 de la Universidad Cat´li- oca, 1 de la Universidad T´cnica, 12 estatales (1 de las cuales en consorcio econ el sector privado) y finalmente 3 exclusivamente privadas. El perfil dela encuesta da cuenta de la heterogenidad de los centros, de las dificultadesen formaci´n y recursos, pero tambi´n de la vitalidad de los mismos. o eLas propuestas del estudio son: “Se propone crear, con la colaboraci´n de los organismos estata- o les, semifiscales, aut´nomos y particulares m´s experimentados o a en el campo de la investigaci´n, el Consejo Nacional de Investi- o gaci´n Cient´ o ıfica, cuya finalidad ser´: a 1. Organizar un Servicio Nacional de Documentaci´n sobre las o actividades de las Instituciones de Investigaci´n Cient´ o ıfica, tanto en el extranjero como en el pa´ para que sirva de ıs, “Clearing House” de informaci´n a todos los interesados. o 2. Analizar en forma sistem´tica las actividades de las Institu- a ciones Nacionales de Investigaci´n, para apreciar su utilidad o al servicio del desarrollo del pa´ ıs. 3. Elaborar las listas de los estudios e investigaciones m´s im- a portantes y de mayor urgencia para el pa´ tanto en el ıs, campo de la investigaci´n fundamental, como en el de la o aplicada. 4. Canalizar la labor de los Centros de Investigadores hacia los problemas de gran importancia nacional mediante est´ ımulos cient´ ıficos financieros. 5. Cooperar activamente en la divulgaci´n sobre la importan- o cia de las investigaciones cient´ ıficas para el progreso del 3
  4. 4. pa´ a fin de lograr as´ la comprensi´n y cooperaci´n de ıs, ı o o los diferentes grupos de la opini´n p´blica para la pol´ o u ıtica nacional. 6. Cooperar en la consecuci´n de los fondos necesarios a la eje- o cuci´n de las investigaciones; logrando instalaciones, condi- o ciones de trabajo y de remuneraci´n tales que permitan la o dedicaci´n de los elementos valiosos del pa´ a estas activi- o ıs dades. 7. Cooperar en fomentar vocaciones cient´ıficas y de investiga- ci´n con las reformas adecuadas en la ense˜anza. o n 8. Divulgar la metodolog´ de la investigaci´n cient´ ıa o ıfica entre las instituciones que se dedican al estudio de problemas cientificos, as´ como mejorar los m´todos administrativos ı e de la investigaci´n en lo que a su programaci´n, su control o o de avance, control de costos y control de eficiencia se refiere. 9. Ayudar a servir las dependencias gubernamentales a trav´s e de la labor de los Centros de Investigaci´n. o10. Fomentar la cooperaci´n entre Universidades y Empresas o para llevar a cabo los necesarios estudios e invetsigaciones aplicadas.11. Establecer o fortalecer el funcionamiento de centros regio- nales de investigaci´n , que cooperen en los programas de o estudios coordinados con el Consejo Nacional.12. Editar los informes anuales sobre el estado de las investi- gaciones en el pa´ organizar la documentaci´n y difusi´n ıs; o o cient´ ıfica en los ambientes intelectuales; fomentar encuen- tros cient´ ıficos y de desarrollo, tanto en el plano regional como nacional para divulgar los resultados alcanzados y es- timular la ejecuci´n de los futuros estudios. o13. Ayudar a comercializar los resultados de ls investigaciones cientificas, facilitando as´ por una parte el aprovechamiento ı, de estos esfuerzos y por otra la reinversi´n de un porcentaje o de las ganancias de las labores cient´ıficas.14. Ligar al Consejo Nacional de Investigaci´n Cient´ o ıfica y sus Centros regionales el funcionamiento de c´ ırculos de estudios para capacitar con su ayuda a profesionales, t´cnicos, em- e pleados y obreros del pa´ para la participaci´n eficaz en ıs, o 4
  5. 5. un vasto movimiento nacional y popular de sugerencias y de innovaci´n. oLas propuestas apuntan a cinco aspectos cr´ ıticos: Inversi´n: en instalaciones, condiciones de trabajo y de remuneraci´n. o o Creaci´n de redes: mediante sistemas de est´ o ımulos, formaci´n de cen- o tros regionales, dise˜o de pol´ n ıtica nacional, prioridades, comunicaci´n o y documentaci´n. o Educaci´n: en la formaci´n de investigadores, as´ como la vinculaci´n o o ı o con las reformas de la ense˜anza. n Divulgaci´n: sobre la importancia de las investigaciones cient´ o ıficas a la opini´n p´blica. o u1972: Hacia una pol´ ıtica de desarrollo cient´ ıfico y tecnol´gico En o1972, desde el rectorado de la Universidad de Chile, Edgardo Boeninger,publica las investigaciones realizadas entre 1969 y 1971. Basado tambi´n en eun estudio descriptivo de las labores realizadas por la Uiversidad, llega a lassiguientes conclusiones: “Se pueden se˜alar sucintamente las siguientes deficiencias, co- n mo causantes del escaso rendimiento de la actividad cient´ ıfico- tecnol´gica de las Universidades: o a) Los programas de investigaci´n no suelen estar orientados en o funci´n de prioridades significativas para el desarrollo nacional, o y responden fundamentalmente a las inquietudes individuales de los investigadores de los m´s altos niveles que a menudo, han a estado fuertemente vinculados con los temas en boga en los cen- tros acad´micos de los pa´ desarrollados; e ıses b) La definici´n y ejecuci´n de los programas se realiza con es- o o casa coordinaci´n entre las unidades constituyentes del sistema o cient´ ıfico-tecnol´gico universitario, como tambi´n entre ´stas y o e e los organismos de planificaci´n y decisi´n, tanto estatales como o o privados; c) La orientaci´n y m´todos utilizados para la formulaci´n y eje- o e o cuci´n de programas obedecen a una concepci´n tradicional del o o desarrollo cient´ ıfico-tecnol´gico, sin tener en vista la concurren- o cia de diversas disciplinas que se requieren para abordar inte- gralmente numerosos problemas de la realidad nacional; 5
  6. 6. d) La desconexi´n entre el Sistema Cient´ o ıfico-tecnol´gico, es de- o cir, una alta proporci´n de los recursos destinados a investigaci´n o o b´sica, una menor investigaci´n aplicada y s´lo una muy peque˜a a o o n proporci´n al desarrollo experimental, actividad indispensable en o el proceso de innovaci´n y progreso tecnol´gico.” o oNuevamente en las conclusiones aparece: la insuficiencia de la coordinaci´n de los esfuerzos, de la colaboraci´n o o inter-disciplinar y con los sectores productivos. La separaci´n entre la investigaci´n y la experimentaci´n o o oCiencia y tecnolog´ ¿Para qu´? Una educaci´n basada en la obe- ıa, e odiencia y la subordinaci´n, en la desigualdad del maestro y el alumno, se- oguir´ formando seres desiguales, dogm´ticos, despreciadores de la t´cnica y a a ela practicidad de los saberes, separando a ignorantes y expertos, excluyendoal pueblo del saber. Y esto conecta en la base del problema de ciencia y tec-nolog´ pues es esta educaci´n la que reduce la capacidad de las personas ıa, opara validar su punto de vista y debatirlo, para dise˜ar formas experimenta- nles de persuadir, de escribir, de evidenciar, de potenciar su argumentaci´n,ode identificar las controversias y las formas de estabilizaci´n de los objetos. oUna educaci´n para la ciencia y la pol´ o ıtica, implica enfatizar la democracia yel antidogmatismo. La educaci´n no puede ser una forma de normalizaci´n, o osino una exploraci´n de posibles -esos mismos posibles que el gobierno ya oha definido- y una vivencia de experiencias.Una vez acordado eso, podremos ponernos de acuerdo en qu´ tipo de profeso- eres requerimos para el tipo de educaci´n que pretendemos. Podremos saber ocu´l es la forma organizativa que necesitamos para formar esos profesores ay en qu´ instituciones han de ejercer esa pedagog´ As´ reci´n podremos e ıa. ı eempezar a concordar cu´les son las formas de financiar ese tipo de educa- aci´n y c´mo verificar la calidad de esa educaci´n.La crisis de innovaci´n y o o o ola desafortunada estrategia de desarrollo iniciada tras el agotamiento de lasustituci´n de importaciones, han convertido a Chile en un pa´ manejado o ıspor una l´gica de flujos finanacieros y de ganancias r´pidas obtenidas sin in- o atervenir sobre la materialidad de los procesos productivos. Hoy se oye hablarde gestores por todos lados, como de generalistas capaces de administrar di-versas actividades, de tomar decisiones basadas en el liderazgo, el coachingy la celeridad. Despreciada la tecnicidad de la producci´n y tanto el co- onocimiento emp´ ırico como el formalizado, sobre la actividad generadora debienes y servicios, hemos desmantelado nuestra producci´n local, perdiendo o 6
  7. 7. competitividad internacional. Restringidos a la exportaci´n de materias pri- omas para las cuales tenemos ventajas casi monop´licas, los encadenamientos oproductivos que de all´ han surgido son escasos. ıExportamos productos de poco valor agregado, y cuando ellos obtienen ele-vados precios, nuestro tipo de cambio amenaza al resto del sector exportador,dado el estancamiento secular de la productividad del trabajo. Este magropanorama, sit´a al desarrollo cient´ u ıfico y tecnol´gico como punto crucial de ola educaci´n. Si no incorporamos las ventajas de la matematizaci´n y de la o ocomunicaci´n relevadas en las actividades t´cnico-cient´ o e ıficas, a la educaci´n odesde sus inicios, innovaci´n y desarrollo seguir´n siendo sue˜os. o a nPor lo mismo, la propuesta cient´ ıfica nacional no puede ser abordada porun organismo superior y central, aunque sea colegiado. Ciencia y tecnolog´ ıason una cuesti´n pol´ o ıtica que debe involucrar a la ciudadan´ incorporando ıa,todo tipo de redes e instituciones, p´blicas y privadas, con o sin ganancias. uNo es un simple asunto de becas y fondos. Se trata de los objetivos a losque aspiramos a mediano plazo como pa´ en el cual hemos de construir las ıs,redes de trabajo, que conecten la disponibilidad cient´ ıfico t´cnica del pa´ en e ıscoherencia con esos prop´sitos. Objetivos que ameritan una discusi´n pol´ o o ıti-ca y espacios democr´ticos basados en la igualdad de valor de las palabras ade los diferentes actores.Mirar el problema con tecnolog´ cognitiva contempor´nea El mo- ıa adelo que propone centralizar en una agencia la provisi´n de fondos, asume oun abordaje concurrencial, en que los investigadores compiten por finan-ciamiento y a trav´s de esos esfuerzos individuales, se obtiene un resultado e´ptimo en materia de producci´n cientifica relevante y alineada con el restoo ode las personas.Este enfoque propio de la promoci´n de la ciencia en d´cadas recientes, tiene o esu contraparte en otro modelo m´s difundido en el cual los cient´ a ıficos poseenun saber racional y el estado debe garantizarles condiciones para su desarro-llo. Instituciones como las universidades en la propuesta decimon´nico o del oestado desarrollista, ser´ colaboradores en la coordinaci´n de esos saberes. ıan oAmbos modelos han mostrado sus limitaciones, especialmente a la hora deextender sus alcances a otros ´mbitos y sobre todo en su capacidad de pro- aponerse como parte de una estrategia viable para la naci´n, de ubicarnos en olas corrientes mundiales de investigaci´n y de transformar nuestra ciencia en olugar de paso obligado en algunos campos espec´ ıficos. Oportunidades hanexistido: el anillo de Zipper, la vacuna Fuenzalida-Palacios, el estudio de lashormonas vasopresores renales (Croxatto), el conocimiento como enacci´n o 7
  8. 8. (Varela).De alguna manera, habr´ que explorar otras miradas hacia la ciencia, que ıainnoven sobre el modo de entender la producci´n misma cientifica. En ese osentido, la sociolog´ de la traducci´n (Latour, Callon, Law, Moll) puede ser ıa ode ayuda. Se trata de un conjunto de investigaciones que han relevado el rolde la investigaci´n como una labor de creaci´n de m´viles inmutables, de o o otrazas, tablas, gr´ficos, inscripciones que en un proceso de traducci´n a lo a olargo de una red, construyen al circular, los objetos cient´ ıficos.Siete tareas constituyen para la sociolog´ de la traducci´n la labor esencial ıa odel investigador: 1. Movilizar: elaborar las trazas 2. Fijar inmutablemente las formas: conservar las formas a trav´s de la e operaci´n de traducci´n. o o 3. Aplanar: organizar los datos sobre una superficie, una hoja, un esque- ma, un cuadro, un reporte. 4. Variar la escala: para poder organizar en la superficie de una hoja, de un poster, de una tabla, de una diapositiva, objetos enormes o microsc´picos, desplegados en concordancia. o 5. Recombinar y superponer las trazas: combinar los resultados de miles de personas en un n´mero o en un gr´fico. u a 6. Incorporar la inscripci´n en un texto: combinar texto con gr´fico, pro- o a ducir un art´ ıculo. 7. Fusionar con las matem´ticas: resumir en un modelo, en una ecuaci´n, a o en una medida resumen, en un formalizar.Los investigadores no son s´lo los pensadores, sino todos aquellos que cum- oplen parte de estas tareas, as´ los t´cnicos como los equipamientos. ı eSi la educaci´n desde sus niveles mas b´sicos, no considera la relevancia de o alos equipamientos t´cnicos, la labor pr´ctica requerida, as´ como la impor- e a ıtancia de la circulaci´n de estas trazas, es poco lo que puede lograrse en ociencias a trav´s de los fondos concursables. eNecesitamos ense˜ar a los ni˜os a dibujar gr´ficos, a construir tablas, a ela- n n aborar hip´tesis. Ense˜ar a usar los equipos, a calibrarlos, a considerar la o nmetrolog´ como una tarea b´sica, a expresarse en lenguaje escrito de mane- ıa ara formal, a dominar los idiomas b´sicos de las ciencias: ingl´s, matem´ticas, a e aestad´ısticas. 8
  9. 9. La limitada circulaci´n de los objetos cient´ o ıficos en nuestro pa´ tiene su ısorigen en barreras al acceso a los instrumentos t´cnicos en colegios y uni- eversidades, en las dificultades idiom´ticas y las restricciones al uso y abuso ade libros, revistas y publicaciones cient´ ıficas.Nuestro centro metrol´gico -el INN- es una peque˜a organizaci´n cuyo pre- o n osupuesto es menor a´n que los fondos destinados a I&D. USA destina casi uun 6 % de su PGB a esta humilde pero fruct´ ıfera labor.El mito anti-estado Desde finales de los a˜os 70 estamos atrapados en nlos engranajes del mito anti-estado, que han aplastado la idnustria nacionaly por supuesto, al desarrollo cient´ ıfico nacional. Surgido como una respuestasimple y dogm´tica a la crisis de los a˜os 60-70, este mito tiene su dogma a nde fe en la existencia de dos entidades esenciales, opuestas, coherentes pors´ mismas, aut´nomas: a saber, mercado y estado. En vez de considerar ı olas m´ltiples comunicaciones entre uno y otro, la historicidad y por tanto ualeatoriedad de sus propios desarrollos, sus movimientos simult´neos en el acrecimiento y desarrollo como en las crisis, estancamientos y retrocesos, lainfinidad de controversias al interior de ambos, sus juegos de alianzas y depugnas, considera todo el movimiento como una agon´ entre dos actores, ıauno del lado bueno y otro, por supuesto, del lado demon´ ıaco.En los albores de este mito -1982- Mario G´ngora public´ su obra g´nesis del o o eestado en Chile, para probar el rol del estado en la formaci´n de la naci´n o oy cuestionar sus fragilidades democr´ticas. Ante este alzamiento intelectual acontra el dogma, G´ngora recibi´ un par de respuestas de Arturo Fontaine o oy Gonzalo Vial, como un tribunal del santo oficio defendiendo la doctrinade la fe y denigrando al hereje.Cito a G´ngora por justicia hist´rica, pero adem´s porque en su obra destaca o o aparticularmente el rol de la educaci´n en la formaci´n de una red nacional. o oJunto con los ferrocarriles, la formaci´n de los correos y las carreteras. Que oestado y mercado son parte de la formaci´n de redes, resulta evidente cuan- odo se recuerda el rol de la misi´n Kemmerer en los a˜os 20 en la constituci´n o n odel Banco Central, instituci´n sin la cual no se puede hoy pensar un mercado onacional. El mercado y el estado, como tras tanas, son redes construidas,ni siquiera de una vez y para siempre, sino organizaciones que diariamenterequieren recomponerse, enlazarse, someterse a reglas metrol´gicas para es- otabilizar sus objetos.La educaci´n es una de esas metrolog´ b´sicas, que construye est´ndares o ıas a aa lo largo del espacio, entregando los contenidos comunes sobre los cuales 9
  10. 10. podemos trabajar en forma coordinada. Que esa metrolog´ considere la ac- ıatividad experimental, con laboratorios desplegados a lo largo del pa´ conıs,profesores capaces de poner en acci´n los logros t´cnicos, capaces de formali- o ezarlos en una ecuaci´n, una matriz de datos, una tabla, un gr´fico, un paper, o aresulta en una red cientifico- t´cnica en la que pueden circular libremente elos objetos t´cnico-cient´ e ıficos, contribuyendo a la innovaci´n, la experimen- otaci´n, al invenci´n, al recreaci´n. Si esa red tiene bloqueos, tiene segmentos o o oexcluidos, si no considera la democracia como uno sus fundamentos, si poseeasimetr´ en equipamiento y en capacidad, si hay zonas de la red desconec- ıastadas, si se hablan diferentes idiomas sin capacidad de traducci´n, entonces ola red est´ dislocada. aEn conclusi´n o La crisis de la educaci´n es una crisis de la democracia y de la tecni- o cidad El desarrolllo cient´ ıfico t´cnico del pa´ requiere enlazar las redes pol´ e ıs ıti- cas de la democracia con las redes de la t´cnica, la educaci´n, y las e o redes de mercado y agencias estatales. El abordaje de estos desaf´ requiere dejar de lado en el an´lisis de ıos a las instituciones polaridades como inmanente y trascendente, para en- tender las estrategias constructivas que las producen. 10

×