Your SlideShare is downloading. ×
Los bosquimanos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Los bosquimanos

10,220

Published on

Published in: Education, News & Politics
1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
10,220
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LOS BOSQUIMANOS
  • 2. ¿Quiénes son?
    Los bosquimanos son un pueblo que habita en África meridional, en los desiertos del Kalahari y el Namib. Un territorio que incluye zonas de Botswana, Angola, Namibia, Sudáfrica y Zimbabwe.
    En otros tiempos llegaron a ocupar buena parte del continente africano, pero sus pueblos vecinos, más agresivos, los han ido arrinconando a tierras áridas que nadie quería. Hoy sólo son unos 65.000, y muchos han perdido su identidad, su lengua y su estilo de vida trabajando casi como esclavos en granjas y minas de la zona.
  • 3. Zona habitada por los bosquimanos
  • 4. Según modernos análisis genéticos, se sabe que son el pueblo más antiguo del planeta, descendientes de los primeros humanos que poblaron desde África el resto del mundo hace casi dos millones de años.
    Ellos a sí mismos se llaman personas. La palabra bosquimano viene del afrikaans “boschjesman” (hombres del bosque). También se les llama “basarva” (los que no tienen nada) o “san” (extraños).
  • 5.
  • 6. ¿Cómo viven?
    Su estilo de vida es idéntico al que tenían todos los humanos en el paleolítico superior. No trabajan el metal ni practican la agricultura ni la ganadería. No conocen la escritura ni habitan en ciudades. Son recolectores y cazadores nómadas.
    Pero no por ello son menos inteligentes que nosotros: su idioma es muy sofisticado, practican la pintura rupestre, elaboran herramientas complejas y efectivas y poseen un magistral conocimiento de la naturaleza, muy superior al nuestro.
  • 7.
  • 8. Se agrupan en poblaciones de entre 200 y 300 individuos que, para repartirse mejor los escasos recursos (agua, plantas y caza), se dispersan en campamentos itinerantes de entre 10 a 30 miembros, casi todos ellos familiares.
    Buscan parejas entre los miembros de otras bandas para evitar la endogamia. El alto porcentaje de mayores de 60 años demuestra que la esperanza de vida de este pueblo es alta.
  • 9.
  • 10. Los campamentos se sitúan a medio camino entre una fuente de agua y una zona rica en recursos vegetales, para así evitar grandes caminatas. Cuando el alimento se agota, el grupo se desplaza a otro lugar, permitiendo a la naturaleza regenerarse.
    Su alimento preferido son las nueces mangongo(que sólo deben recogerlas del suelo), aunque conocen hasta 85 clases de vegetales comestibles diferentes (melones, raíces, bayas…).
    Cazan 44 especies animales distintas: cerdos salvajes, cabritos, antílopes, gansos, liebres y osos hormigueros.
    Cazan con trampas, lanzas, arcos y flechas envenenadas.
    Su conocimiento del medio les permite encontrar con facilidad lugares con aguas subterráneaso vegetales. Pueden rastrear una presa durante kilómetros gracias a un gran olfato y conocimiento de las huellas, rastros y comportamiento de los animales.
  • 11.
  • 12. Cuando los recursos escasean (por culpa de la sequía, por ejemplo) los grupos se unen para compartir la poca comida que puedan conseguir. Jamás niegan esta posibilidad. Cuando hay abundancia, se vuelven a separar.
    La estructura social y la anatomía de los bosquimanos está adaptada a la escasez. Su control de la natalidad es muy eficaz: las mujeres sólo se quedan embarazadas a partir de los 44 meses de haber dado a luz. Si la comida no abunda, no se incrementa la familia.
    La piel de los san es arrugada para repeler los rayos del Sol, sus cuerpos menudos para necesitar menos energía y almacenan grasas con facilidad (sobre todo en los glúteos).
  • 13.
  • 14. Unos pocos individuos de la banda salen por la mañana en busca de alimento (las mujeres y los niños a recolectar, los hombres a cazar).
    Cazan y recolectan en pareja o individualmente, pues de este modo, consiguen una mayor efectividad.
    Cuando regresan al campamento ingieren la comida entre todos. El reparto es equitativo (merecen la misma cantidad los que han salido a por alimento como los que no, comerán lo mismo tanto los que han cazado como los que no han tenido suerte). El hecho de compartirlo todo sin esperar nada a cambio se conoce como “reciprocidad generalizada”. En nuestra sociedad sólo se practica dentro de las familias.
    Al día siguiente, otros individuos diferentes salen a por comida y los del día anterior “descansan”. De este modo, no agotan los recursos innecesariamente y tienen muchas horas para construir herramientas, preparar alimentos, bebidas alcohólicas y venenos, cantar, bailar, “ligar”, ponerse guapos, conversar, etc.
  • 15.
  • 16. Por la dureza del desierto y su escasez de bienes materiales podemos pensar que los bosquimanos pasan hambre y viven penosamente. Pero no es cierto. Su esperanza de vida es alta y su consumo de calorías es adecuado.
    Y lo más curioso, el número de horas que dedican a la supervivencia es muy escaso.
  • 17. ¿Cómo lo consiguen, viviendo en un medio tan hostil?
    Manteniendo el equilibrio entre población y recursos:
    No matan animales por deporte o para vender en el mercado. Sólo para comer.
    No recolectan plantas para almacenarlas en caso de sequía (sólo consumen vegetales que han recolectado ese mismo día).
    No comen más de lo necesario.
    No permiten que la población crezca más que los recursos.
    Como son nómadas, nunca agotan los recursos de una zona. Marchan a otro lugar y dan tiempo a la naturaleza a regenerarse.
  • 18. Con un sistema social igualitario:
    Si un individuo está enfermo, accidentado o es anciano, es mantenido por el resto del grupo.
    Nadie trabaja para otro. Salvo ancianos y niños, todos colaboran a partes iguales en la consecución de alimentos.
    No existe la violencia. No hay guerras, y las disputas se resuelven con combates de chistes en los que gana el más ocurrente.
    No existe la competitividad. Cuando un cazador destaca especialmente por sus habilidades y presume de ello, el resto del grupo le ridiculiza.
    No existe la avaricia ni la propiedad privada. Van casi desnudos y las chozas en las que viven son abandonadas a las pocas semanas de ser construidas. Los únicos objetos que poseen (adornos, amuletos) no pueden permanecer en sus manos mucho tiempo, sino que se han de regalar a otro. Tener un objeto mucho tiempo te convierte en avaricioso, que es el peor pecado que puede tener un bosquimano.
  • 19. El presente de los bosquimanos
    La mayor parte de los bosquimanos vive en Botswana, país cuyo gobierno considera a los bosquimanos una raza inferior de “hombres de la edad de la piedra”.
    Botswana es el segundo país con más diamantes del mundo, diamantes que se hallan bajo el desierto en el que viven los san.
    El gobierno quiere esas tierras, así como explotar el turismo extranjero. Los bosquimanos son un estorbo en el “progreso” de este país.
  • 20.
  • 21. Para acabar con la identidad de los san, el gobierno de Botswana les cobra 3 euros por persona a la semana a cambio de poder beber el agua del desierto. Y cada cazador sólo puede abatir tres animales al año.
    La excusa para prohibirles la caza es que los animales están en peligro de extinción. No es cierto. Incluso el gobierno vende permisos a ricos turistas extranjeros para que cacen antílopes con rifle.
    Los bosquimanos, sin agua y sin caza, se ven obligados a perder su forma de vida tradicional y aceptar trabajos muy mal pagados o a ser recluidos en “campos de reasentamiento” (llamados por los san “el lugar de la muerte”).
    Allí se les da agua, comida y alcohol. Cambian su manera de relacionarse, se vuelven más agresivos y deben soportar las visitas de los turistas que les fotografían como si fueran animales de un parque zoológico.

×