Reinvención del
                              Gobierno
En el presente documento se encuentran los elementos básicos del co...
Esta obra, desde su primera edición en inglés en 1992 y en español en 1994, ha
ejercido una fuerte influencia en el campo ...
Osborne y Gaebler creen firmemente que es posible aplicar exitosamente este
concepto al sector público, toda vez que el lo...
Como metafóricamente expresan los autores “...la tarea del gobierno consiste en llevar
el timón de la nave, no en remar. P...
Los autores sostienen que “...para que los programas de gobierno realmente funcionen
es necesario sacar la responsabilidad...
Las instituciones públicas tradicionales, sostienen Osborne y Gaebler, están
orientadas a cumplir con una gran cantidad de...
Los autores presentan una serie de procedimientos acerca de cómo implantar sistemas
de presupuestos por resultados y difer...
7. Gobierno de corte empresarial: ganar en lugar de gastar

De acuerdo a Osborne y Gaebler es difícil para los administrad...
Entre conducta burocrática y conducta empresarial hay un amplio abanico de grados
intermedios, y el gobierno seguramente p...
En otras palabras, esto significa: acercar las decisiones a los clientes; reducir las
jerarquías burocráticas, y fomentar ...
gobierno de las agencias públicas para enfrentar con éxito los retos de la nueva
sociedad postindustrial.

Sin embargo, un...
La mayor parte de las reducciones de personal se refieren a las estructuras de
excesivo control y gestión que ahogan la cr...
-   crear un sentido de misión.
-   llevar más el timón y remar menos.
-   delegar autoridad y responsabilidad.
-   sustit...
poder a los Departamentos y Agencias para que contraten y administren al
personal.

- racionalizar las compras (la central...
La idea de que el monopolio público debe abrirse a la competencia hay que
aplicarla, pero recordando que muchas responsabi...
Esta revolución       sólo   es   posible   aprendiendo        a   darle   libertad    a   la
Administración.




Los gast...
Es muy destacado este compromiso de Al Gore con una orientación
administrativa muy pragmática que conmovió a todo el mundo...
que se inició la era de la democracia como forma de gobierno. Una de las premisas de la democracia es la
noción moderna de...
Uno de los efectos de esos cambios, que es positivo pero problemático, ha sido acrecentar la diversidad de
las sociedades,...
nuestro incesante apoyo a su importante labor.

Doy la más cordial bienvenida a este Foro Mundial a todos los participante...
Conclusiones del Séptimo
                                                              Foro Global sobre la
              ...
3) Potenciar la transparencia y la rendición de cuentas para luchar contra la corrupción:
Se plantea fortalecer la transpa...
Consultoría y capacitación
           calidad@ahaazd.com
              Sonora, México

     http://haaz-calidad.blogspot.c...
http://twitter.com/ahaazd




Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com   24
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Reinvención del gobierno elementos básicos haaz

5,398

Published on

Haaz presenta una síntesis sobre la reinvención del Gobierno, elementos básicos.

Published in: Education, Travel, News & Politics
2 Comments
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
5,398
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
61
Comments
2
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Reinvención del gobierno elementos básicos haaz

  1. 1. Reinvención del Gobierno En el presente documento se encuentran los elementos básicos del contenido de las propuestas sobre la Reinvención del Gobierno, que en buena medida han sido llevadas o tratadas de llevar a la práctica en muchos países. Primero se expone lo relativo a la obra de Osborne y Gaebler, luego lo referente al Informe de Al Gore (National Performance Review, 1993) y luego lo concerniente a los Foros Globales sobre la Reinvención del Gobierno que han sido realizados con apoyo de la ONU. __________________________________________________________________________________________________ LA REINVENCIÓN DEL GOBIERNO LA INFLUENCIA DEL ESPÍRITU EMPRESARIAL EN EL SECTOR PÚBLICO DAVID OSBORNE Y TED GAEBLER Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 1
  2. 2. Esta obra, desde su primera edición en inglés en 1992 y en español en 1994, ha ejercido una fuerte influencia en el campo de la Administración Pública. En ella, sus autores -reconocidos expertos en el campo de la administración pública- plantean que el tipo de gobierno que se desarrolló durante la era industrial, con sus burocracias perezosas y centralizadas, su preocupación por las reglas y las regulaciones y sus cadenas jerárquicas de mando, ya no funcionan del todo bien. En su momento lograron grandes cosas, pero volvieron excesivamente abultados, derrochadores e ineficaces. Las burocracias jerárquicas y centralizadas que se diseñaron en los años treinta y cuarenta del pasado siglo no funcionan bien en la sociedad y la economía de los noventa, incesantemente cambiante, rica en información y animada por una intensa actividad cognoscitiva. Osborne y Gaebler sostienen que ante estas nuevas realidades si se quiere incrementar la eficiencia del gobierno la tarea urgente es reinventarlo; esto es: “pasar de un tipo de un gobierno de tipo burocrático a otro de carácter empresarial, basado en la capacidad de aprender con rapidez nuevas formas de acción y de ofrecer servicios a la gente de manera innovadora y eficaz”. Los tiempos que corren, dicen Osborne y Gaebler exigen instituciones extremadamente flexibles y adaptables. Instituciones responsables antes sus clientes que ofrezcan bienes y opciones de servicios no estandarizados y de gran calidad. Instituciones que gobiernen más por la persuasión y los incentivos que mediante órdenes, y que desarrollen en sus empleados un sentimiento de significado, de control e incluso de propiedad. Exigen instituciones que capaciten y autoricen a los ciudadanos antes que limitarse a servirlos. El modelo de gobierno empresarial que Osborne y Gaebler proponen se basa en el concepto de empresario tal como fuera definido por Jean-Baptiste Say (1767-1832): “el empresario es la persona con la capacidad de cambiar o trasladar recursos desde zonas de baja productividad, a áreas de mayor productividad y rendimiento”. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 2
  3. 3. Osborne y Gaebler creen firmemente que es posible aplicar exitosamente este concepto al sector público, toda vez que el los administradores tienen la función de trasladar recursos a zonas de mayor productividad y rendimiento. “Cuando hablamos de empresarios públicos -dicen los autores- nos referimos precisamente a la gente que actúa de esta manera. Cuando hablamos de modelo empresarial, aludimos a las instituciones del sector público que actúan habitualmente de esta manera, que usan constantemente sus recursos según nuevas maneras para mejorar su eficacia y sus resultados concretos. Los autores, a lo largo de los once capítulos y dos apéndices que estructuran el libro- discuten la importancia de crear un gobierno empresarial basado en diez principios claves, los que -en la medida se implementen adecuadamente- harían posible la reinvención del gobierno. En apoyo a sus planteamientos, los autores presentan una amplia y variada gama de ejemplos tomados todos de diversas áreas del sector público federal, estatal y comunal estadounidense. A continuación se presenta una breve descripción de cada uno de tales principios; y como ejercicio de estudio es conveniente reflexionar en relación a cada principio y tratar de visualizar en qué áreas o servicios de la Administración Pública mexicana (federal, estatal o municipal) se ha aplicado o podría aplicarse lo que aquí se plantea. 1. Gobierno catalizador: mejor llevar el timón que remar. Este es el principio básico de la propuesta de Osborne y Gaebler para reinventar el gobierno. El mismo implica transformar el gobierno tradicional de proveedor directo de servicios a uno catalizador; esto es: promotor, coordinador, activador y armonizador de las iniciativas de los sectores privados, comunitarios y de otras organizaciones sin fines de lucro para la búsqueda de soluciones a los problemas de la sociedad. Los autores sostienen que para lograr este objetivo se tienen que separar lo que son las decisiones sobre dirección o formulación de políticas, de lo que son las decisiones relativas a actividades relacionadas con la prestación directa de los servicios. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 3
  4. 4. Como metafóricamente expresan los autores “...la tarea del gobierno consiste en llevar el timón de la nave, no en remar. Prestar servicios es remar, y el gobierno no es muy bueno remando”. Si bien Osborne y Gaebler sostienen que la aplicación del principio de gobierno catalizador constituye el elemento esencial para reinventar el gobierno, tienen especial cuidado en aclarar que el término catalizador no entenderse como sinónimo de privatización. La privatización –dicen los autores- es solo como una estrategia gerencial que no constituye en si misma la solución para la prestación de los servicios públicos. En sus propias palabras: “...la privatización es simplemente un punto de partida erróneo a la hora de analizar el papel del gobierno. Se pueden contratar servicios fuera de la administración oficial o transferirlos al sector privado. Pero no se puede hacer lo mismo con la gestión de gobierno. Podemos privatizar funciones aisladas de conducción, pero no el proceso entero de la gestión de gobierno. Si lo hiciéramos, no dispondríamos de mecanismo adecuado para tomar decisiones colectivas, ni modo de establecer las reglas del mercado, ni medio para imponer reglas de comportamiento. Perderíamos todo el sentido de equidad y de altruismo; los servicios que no pueden originar beneficios, ya se trate de alojamiento para los que carecen de vivienda, ya de asistencia sanitaria a los pobres, a duras penas existirían. Las organizaciones del tercer sector jamás podrían sostener todo el peso de si mismas”. 2. Gobierno propiedad de la comunidad: mejor facultar que servir directamente El objetivo de este principio, reside en fortalecer las comunidades y la participación de los ciudadanos en las decisiones gubernamentales que les afectan. La ineficiencia de los gobiernos contemporáneos –dicen los autores- “no reside tanto en las personas (funcionarios públicos) que trabajan en sus agencias; el verdadero mal se encuentra en los sistemas, estructuras, reglas, procedimientos y leyes que los atrapan e inhiben su capacidad creativa”. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 4
  5. 5. Los autores sostienen que “...para que los programas de gobierno realmente funcionen es necesario sacar la responsabilidad de éstos de las manos de los burócratas y traspasarla a la gente a la cual están orientados servir”. De acuerdo a Osborne y Gaebler, frente a los problemas que la afectan la comunidad presenta una serie de ventajas en relación a las burocracias públicas. Entre alguna de estas: comprende mejor sus problemas, que como los entienden los burócratas; los miembros de la comunidad presentan un mayor grado de compromiso hacia la solución de sus problemas, que el que presentan los funcionarios públicos; las comunidades se centran en fortalecer sus capacidades, las burocracias se centran en fortalecer sus deficiencias; las comunidades resuelven problemas, las burocracias prestan servicio. Por otra parte, agregan los autores, “un gobierno empresarial basado en este principio contribuye a estimular y fortalecer la práctica de la democracia participativa”. 3. Gobierno competitivo: inyectar competitividad en la prestación de servicios. Osborne y Gaebler sostienen que la característica esencial de un gobierno empresarial es exigir criterios de competencia en la prestación de servicios mediante la eliminación de monopolios estatales y la liberación de las fuerzas de mercado. Los autores están plenamente convencidos que promover la competencia entre el sector privado y el sector público tiene diversos y positivos efectos, entre éstos: “ obliga a los monopolios públicos a responder a las necesidades de los consumidores; los proveedores se ven obligados a mantener bajos sus costos y a responder rápidamente a los cambios en la demanda; estimula y premia la innovación; eleva la moral y el orgullo en los empleados públicos; fomenta la eficiencia y la responsabilidad de la gerencia pública, pero más importante aún: crea un sentido de mejor aprovechamiento de los presupuestos públicos”. Aunque Osborne y Gaebler expresan estar ciertos que la competencia no soluciona todos los problemas del gobierno, en gran medida –sostienen- constituye la llave que le puede permitir abrir los grilletes burocráticos que lo paralizan. 4. Gobierno inspirado en objetivos: la transformación de las organizaciones regidas por reglas. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 5
  6. 6. Las instituciones públicas tradicionales, sostienen Osborne y Gaebler, están orientadas a cumplir con una gran cantidad de reglas, regulaciones y actividades inútiles, más que actuar inspiradas en objetivos. En las agencias públicas –dicen los autores- “todas las reglas se han establecido con las mejores intensiones; ero sus efectos acumulativos son paralizante”. Por el contrario, las organizaciones basadas en el espíritu empresarial tienden a minimizarlas y a poner atención en definir claramente su misión y objetivos. En este capítulo del libro Osborne y Gaebler presentan una gran variedad de ejemplos tendientes a demostrar que las organizaciones públicas que ya han comenzado a orientarse por objetivo suelen son ser innovadoras, eficaces y productivas que las que aún mantienen su forma tradicional de hacer. En palabras de los autores “la claridad de los objetivos y de la misión tal vez constituyan el capital más valioso de una organización gubernamental. 5. Gobierno dirigido a resultados: financiar el producto, no los datos. La preocupación de los gerentes públicos –dicen los autores- debe cambiar de prioridad. Debe pasar de la preocupación por los insumos y procesos a la medición del rendimiento. Según Osborne y Gaebler las agencias del sector público deben comenzar a evaluar sus desempeños más por la calidad de sus resultados que por el fiel cumplimiento de los reglamentos burocráticos. Plantean los autores que las organizaciones exitosas buscan soluciones, confían en sus empleados, miden cuantitativa y cualitativamente los resultados del trabajo y vinculan los incentivos salariales al desempeño de sus empleados. Medir los resultados –agregan los autores- es importante por varias razones: “ lo que se mide, se hace; si no se miden los resultados no se puede distinguir entre el éxito y el fracaso; si no se puede reconocer el éxito, no se lo puede recompensar, si no se puede recompensar el éxito, probablemente se recompense el fracaso; si no se puede reconocer el éxito, no se puede aprender de él; si no se puede reconocer el fracaso, no se lo puede corregir. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 6
  7. 7. Los autores presentan una serie de procedimientos acerca de cómo implantar sistemas de presupuestos por resultados y diferentes criterios para medir la efectividad en organizaciones del sector público. 6. Gobierno inspirado en el cliente: satisfacer las necesidades del cliente, no las de la burocracia. Osborne y Gaebler sostienen que, a diferencia de las burocracias tradicionales que solo tienden a servirse a si mismas, el objetivo del modelo de gobierno empresarial que proponen es servir a los ciudadanos. Basados en la filosofía de la calidad total, agregan los autores que la mejor forma para obtener calidad en la prestación de los servicios públicos es satisfaciendo las necesidades de los clientes. En este sentido abogan por que el tradicional concepto de ciudadano se re conceptualice por el de cliente o comprador de servicios. Osborne y Gaebler sostienen que las agencias públicas que ya se han orientado a la satisfacción del “cliente” presentan diversas ventajas sobre aquellas que aún lo hacen orientadas al “ciudadano”:  Se hacen responsables por la calidad de los servicios que ofrecen.  Despolitizan sus decisiones al elegir sus proveedores.  Estimulan constantemente la innovación de los servicios que ofrecen.  Derrochan menos recursos monetarios que las agencias públicas tradicionales, en la medida que igualan la oferta a la demanda.  Facultan al cliente para elegir entre diversos servicios; contribuyen a desarrollar oportunidades de mayor igualdad entre la gente. En apoyo a este principio, los autores presentan al lector una amplia variedad de técnicas a través de las cuales las agencias públicas pueden conocer el nivel de satisfacción e insatisfacción que sus clientes experimentan respecto a los servicios que reciben. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 7
  8. 8. 7. Gobierno de corte empresarial: ganar en lugar de gastar De acuerdo a Osborne y Gaebler es difícil para los administradores de las agencias del sector público pensar como inversores si no conocen sus costos reales. La mayoría de los administradores públicos –dicen - no tienen idea de lo que cuesta producir los servicios que ofrecen. La experiencia muestra que por lo general sus costos verdaderos llegan a exceder hasta en un 30 por ciento los costos inicialmente considerados en sus presupuestos. Para los autores, reinventar el gobierno necesariamente pasa por desarrollar en éste una perspectiva de inversión, y el hábito de considerar sus gastos como si se tratara de inversiones. Por otra parte, Osborne y Gaebler sostienen que si se desea que los gestores públicos piensen como empresarios entonces es necesario proveerlos de incentivos. Los autores explican detalladamente diversos modos a través de los cuales se podría lograr tal propósito, entre éstos: ahorro y ganancias compartidas, capital de innovación, fondos empresariales, centros de utilidad, entre otros. Un aspecto que resulta interesante de comentar, es que si bien Osborne y Gaebler creen firmemente en las bondades de un gobierno empresarial, también se apresuran en aclarar que el gobierno no puede funcionar como una empresa. Como ellos mismos expresan: “creemos que los diez principios que sirven de base a nuestro modelo, son propios de cualquier institución exitosa en el mundo de hoy, ya sea en el sector público, ya en el privado, ya en el de las actividades sin fines de lucro. Y hemos aprendido muchísimo de teóricos de la administración de empresa. Pero, respecto del gobierno la teoría de la empresa no es suficiente. Habrá muy pocos norteamericanos que realmente deseen que el gobierno actúe como una empresa, tomando decisiones rápidas a puerta cerrada y con vistas al beneficio privado. Si así lo hiciera, la democracia resultaría la primera perjudicada. Pero, la mayor parte de los norteamericanos si desearían que el gobierno fuera menos burocrático. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 8
  9. 9. Entre conducta burocrática y conducta empresarial hay un amplio abanico de grados intermedios, y el gobierno seguramente puede cambiar su posición a este respecto”. 8. Gobierno previsor: más vale prevenir que curar. Los tradicionales gobiernos burocráticos –dicen Osborne y Gaebler- se centran en suministrar servicios para combatir los problemas, más bien que en desarrollar estrategias para anticiparlos. Así, para afrontar la enfermedad las burocracias tradicionalmente orientadas fundan servicios de salud. Para hacer frente al crimen establecen más policías. Para combatir incendios compran más coches de bomberos. Por el contrario, los gobiernos empresariales aplican criterios de planificación estratégica para visualizar el futuro a objeto de reformular su misión y objetivos, identificar los problemas más urgentes y tomar las decisiones necesarias. El gobierno previsor –dicen los autores- se basa en la necesidad de la planificación estratégica, lo cual significa visualizar el futuro de la organización a los fines de formular su misión, identificar los problemas más urgentes o prioritarios, y adoptar los objetivos, decisiones y acciones para alcanzarla. El gobierno previsor –agregan los autores- pretende contestar tres preguntas básicas: a) ¿dónde estamos? (situación actual), b) ¿a dónde queremos llegar? (objetivos deseados) y c) ¿cómo llegaremos? (estrategias). En este aspecto, su función principal será prevenir los problemas antes de que surjan y eliminar o disminuir la tendencia de ofrecer servicios de manera desarticulada e incremental. 9. Gobierno descentralizado: de la jerarquía a la participación y el trabajo en equipo. La esencia de este principio -dicen Osborne y Gaebler- consiste en otorgar un mayor grado de autoridad para tomar decisiones a los funcionarios de los niveles organizacionales más bajos. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 9
  10. 10. En otras palabras, esto significa: acercar las decisiones a los clientes; reducir las jerarquías burocráticas, y fomentar la participación y el trabajo en equipo. Un gobierno descentralizado ofrece, además, la ventaja de acceder más rápidamente a la información y a los cambios tecnológicos para mejorar y agilizar la toma de decisiones. 10. Gobierno orientado al mercado: provocar el cambio a través del mercado. Osborne y Gaebler, sostienen que los mercados no solo existen en el sector privado; también existen en el sector público, aunque a éstos normalmente se les denomina sistemas. Pero, agregan los autores, son mercados del mismo modo que son mercados el sistema financiero, el sistema bancario, el sistema de asistencia sanitaria. Osborne y Gaebler, creen firmemente que los gobiernos si quieren conseguir más de lo que ahora ofrecen deben explorar la idea de utilizar los mecanismos de mercado para mejorar los servicios públicos. Los autores se basan en el supuesto que el mercado puede ser regulado para conseguir objetivos de carácter públicos; a la vez que evitar los vicios que en éste sentido generalmente se originan. Sostienen que los gobiernos orientados al mercado presentan ventajas en relación a los gobiernos burocráticos: evitan que sus decisiones respondan a móviles políticos; evitan que los proyectos sean impulsados por votantes, en lugar de consumidores; evitan que políticos impulsen proyectos que solo sirven a asegurar sus intereses partidistas; evitan que los servicios que ofrecen tiendan a fomentar sistemas fragmentados de reparto de beneficios. El capitulo once de este libro lo destinan Osborne y Gaebler a presentar ejemplos de cómo se pueden aplicar los diez principios a cualquier organización pública, entre éstas: organizaciones municipales, del área de la salud, educación, policía, y organizaciones comunitarias sin fines de lucro. El libro reseñado sin duda alguna constituye un aporte valioso para entender algunas de las estrategias de cambio que se están produciendo o que deberían producirse en el Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 10
  11. 11. gobierno de las agencias públicas para enfrentar con éxito los retos de la nueva sociedad postindustrial. Sin embargo, un aspecto que no debemos olvidar en el trabajo de Osborne y Gaebler es el que todos los ejemplos de que se sirven, para avalar su modelo de gobierno reinventado, han sido tomados exclusivamente del contexto socioeconómico estadounidense, lo que plantea serias dudas acerca de la posibilidad de extrapolarlos a otros contextos económicos y sociales. El libro está redactado en un lenguaje sencillo y a veces hasta anecdótico lo que lo hace agradable de leer. La “Reinvención del Gobierno” es un libro cuya lectura no debe estar ajena a estudiantes, teóricos y prácticos de la Administración Pública. El modelo planteado por Osborne y Gaebler fue parte esencial del programa de reinvención gubernamental que impulsó Bill Clinton, teniendo al frente del programa a Al Gore quien encabezó los trabajos respectivos y en su Informe del “National Performance Review” (1993) se encuentra lo siguiente, entre otros temas: "Debemos premiar a las personas e ideas que funcionan y librarnos de las que no funcionan" La orientación de este Informe es crear una administración mejor y que cueste menos, reduciendo -no sólo el déficit fiscal-, preocupación central de los políticos norteamericanos, sino que reducir también "el déficit de confianza en el gobierno". El informe tuvo como trasfondo institucional los Equipos de Reinvención de los Departamentos (ministerios) y los Laboratorios de Reinvención, que experimentan en nuevas formas de proceder. Además, se contó con el apoyo de numerosos técnicos y la opinión de decenas de miles de usuarios y las de miles de dirigentes empresariales y expertos en Administración. El resultado final es un conjunto de más de 100 recomendaciones. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 11
  12. 12. La mayor parte de las reducciones de personal se refieren a las estructuras de excesivo control y gestión que ahogan la creatividad de directores y trabajadores. Estas modificaciones significan un ahorro de 108 mil millones de dólares. Todas estas medidas deben entenderse que están por sobre los partidismos: "queremos que la mejora continua se convierta en la forma habitual de trabajo, independientemente del partido en el poder". Los programas no son diseñados, sino creados por ley, hay una crisis, no en relación a lo que el gobierno hace, sino a cómo lo hace. En la década de los "80 las empresas privadas norteamericanas se reinventaron a sí mismas, en los "90 los gobiernos tratan de hacer lo mismo. Para impedir el fraude hemos creado un sistema de control paralizante y además hay que contar con un sistema de personal, un sistema de compras, un sistema de gestión financiera, un sistema presupuestario y un sistema informático que ahogan cualquier brote de creatividad. El problema de fondo es que hay una burocracia de la era industrial en una era informática. La especialización y la jerarquización son sus características fundamentales. El éxito no provoca recompensas, el fracaso no lleva consigo castigos. A pesar de esta maraña de inconvenientes hay iniciativas muy positivas pues la gente es capaz de crear organizaciones emprendedoras. Los principios fundamentales para transformar las organizaciones son: - reducir los trámites burocráticos. - el cliente es lo primero. - dar poder a los empleados para conseguir resultados. - reducir los gastos a lo esencial. - ayudar a la comunidad a resolver sus problemas. - fomentar la excelencia. De esta manera se pretende: Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 12
  13. 13. - crear un sentido de misión. - llevar más el timón y remar menos. - delegar autoridad y responsabilidad. - sustituir reglamentos por incentivos. - presupuestos basados en los resultados. - exponer las operaciones a la competencia. - buscar soluciones comerciales y no administrativas. - medir el éxito a través de la satisfacción del cliente. El intentar aplicar estas medidas implica riesgos pero "debemos tener el valor de arriesgarnos a cambiar". Reducir los trámites burocráticos. Hay más de 100.000 folios de normas y reglamentos para impedir la influencia política en la Administración que fijan en detalle como contratar, promover y despedir a los funcionarios federales. Se estima que hay 700.000 funcionarios federales en funciones de dirección, control o auditoría que demandan $ 35.000 millones de dólares al año en sueldos y prestaciones. Estos funcionarios son un tercio del total de los funcionarios federales. El presupuesto anual es otro proceso agotador, el Congreso incorpora miles de directrices y consignas que son complejas y contradictorias. Por ejemplo a la Agencia para el Desarrollo se le han asignado más de 40 objetivos que van desde el sistema mundial a los excedentes agrícolas, la democracia y el sistema nacional universitario y a veces se llega al detalle de exigir que se contrate personal de Aduanas en Honolulu o que no se contrate personal de vigilancia en la Casa de Moneda y Timbre. Las proposiciones concretas son seis pasos: - racionalizar el sistema presupuestario (presupuesto bianual, información breve, planear estratégicamente, lo que se hará y no lo que se gastará, etc. Minimizar las restricciones presupuestarias, límite en los costos y no en los gastos, reutilización de hasta el 50% de lo no gastado, etc.). - descentralizar la política de personal (simplificar el sistema que tiene miles de reglamentos, 459 tipos de trabajo, 15 grados y 10 escalas por grado, dar Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 13
  14. 14. poder a los Departamentos y Agencias para que contraten y administren al personal. - racionalizar las compras (la centralización de las compras para obtener bajos precios ha caído en descrédito, los bienes y servicios son malos e inadecuados y el abastecimiento lento. Hay que aumentar el poder de los delegados de las agencias para que compren donde quieran con procedimientos simplificados bajo los $100.000 actualizando las leyes federales y confiando más en el mercado comercial). - reorganizar a los inspectores generales (estos inspectores creados para evitar el fraude y el despilfarro se han transformado en aplicadores estrictos de la ley que paraliza el funcionamiento de la Administración, se intentará orientarlos hacia el control de gestión). - eliminar la reglamentación innecesaria (se estima que el sector privado gasta 430.000 millones de dólares al año en el cumplimiento de los reglamentos; existen unas 12.000 páginas de leyes y reglamentos sobre personal. Las Fuerzas Armadas tenían 55.000 páginas de leyes y reglamentos y fueron reducidas a 18.000. El Congreso pide unos 5.000 informes a las agencias en un año). - dar más poder a las administraciones estatales y locales (estas administraciones tienen miles de asignaciones específicas y una red compleja de normas que muchas veces impide utilizar estos recursos o se utilizan para cumplir con las formalidades, aunque hay otros destinos más urgentes para el gasto público, es necesario flexibilizar el gasto reduciendo la reglamentación, y dictar normas para que varios fondos se consoliden y funcionen de abajo hacia arriba). Los cambios propuestos serán difíciles y pasarán años antes de que se consoliden, pero los empleados federales serán cada vez menos tolerantes con la burocracia y se podrá seguir avanzando. Los clientes son lo primero "Muchos no se dan cuenta de que la Administración tiene clientes. Tenemos clientes. El pueblo americano". Con estas palabras comienza el segundo capítulo de este libro. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 14
  15. 15. La idea de que el monopolio público debe abrirse a la competencia hay que aplicarla, pero recordando que muchas responsabilidades públicas no pueden o no deben ser gestionadas por el sector privado. Lo que sí se puede es trasplantar ciertos aspectos del mundo empresarial al sector público. En vez de recortar los presupuestos y eliminar los programas (lo que es conveniente en algunos casos), se propone un enfoque distinto: reinventar el gobierno. En primer lugar establecer los objetivos al servicio del cliente y ofrecer un servicio equiparable a los que otorga el sector privado. En segundo lugar hacer competir a las agencias por los clientes. En tercer lugar, si sólo hay monopolio, haremos que funcione de un modo empresarial. En cuarto lugar se organizarán mercados privados de manera que se solucionen los problemas y se responda a las necesidades de los ciudadanos. Esta tendencia es irreversible y la revolución de la calidad se extiende por todas las empresas privadas y ahora penetrará en el sector público. La revolución de la calidad El capítulo III plantea una estrategia democrática: dar poder a los empleados para que consigan resultados. Inspirados en los pensadores americanos concibe que la calidad es un imperativo y que para lograrla hay que promover un cambio cultural descentralizando la toma de decisiones; responsabilizando a todos los empleados federales de los resultados obtenidos; dando a los empleados federales las herramientas que necesitan para hacer su trabajo (formación, capacitación, información); mejorando las condiciones de vida laboral (permisos por enfermedad, cuidado de enfermos, flexibilidades horarias, igualdad de oportunidades, etc.); logrando la colaboración de los empleados y la dirección (se crea el Consejo Nacional de Colaboración con directivos públicos y sindicatos); y, ejerciendo el liderazgo y creando un Consejo Nacional de Expertos en Gestión para dirigir la revolución de la calidad. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 15
  16. 16. Esta revolución sólo es posible aprendiendo a darle libertad a la Administración. Los gastos innecesarios El capítulo IV contiene lo relativo a la proposición de eliminar todos los gastos innecesarios de la Administración Federal para lo cual se proponen los siguientes pasos: - eliminar lo innecesario, lo duplicado, los privilegios de grupos. - recaudar más eliminando el fraude. - invertir para una mayor productividad. - rediseñar los programas para reducir los costes. Con estas medidas se intenta aproximarse a una Administración que cueste menos. Lo que se propone no es fácil, pero es posible porque ya se ha probado en las administraciones locales, en agencias estatales e incluso en algunas agencias federales. Si los ciudadanos comprometidos presionan y exigen, las organizaciones responderán. Citando a Clinton, Al Gore termina su informe con las siguientes palabras: "El futuro es nuestro si tenemos el coraje de crearlo". Comentario Este informe ha sido analizado, discutido, criticado, aplaudido y vilipendiado en muchas partes. Pero en algo ha habido unanimidad, es un informe dirigido al pueblo, con ideas claras y proposiciones concretas. No es un informe gigantesco que pretende decirlo todo y sólo abruma al lector. Su inspiración es muy definida, las ideas de Osborne y Gaebler que han expuesto en su obra Reinvención del gobierno y que es una síntesis de los logros de las nuevas tendencias administrativas que se han probado en los municipios, en las empresas públicas, en las fuerzas armadas y en muchos servicios públicos norteamericanos. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 16
  17. 17. Es muy destacado este compromiso de Al Gore con una orientación administrativa muy pragmática que conmovió a todo el mundo americano -la política, la Administración, las universidades-, y prácticamente a toda la sociedad americana y que además se difundió velozmente por todo el mundo. Además, cabe mencionarse la realización de los eventos internacionales denominados Foro de la Reinvención Gubernamental. Bienvenida Para que la humanidad alcance la paz y la prosperidad, una de las condiciones más esenciales es que exista confianza entre los ciudadanos, entre los Estados Miembros, y en las propias instituciones de gobierno. Si deseamos colaborar entre todos para hacer frente a las amenazas comunes y promover objetivos mutuamente beneficiosos, como por ejemplo los objetivos de desarrollo del Milenio, debemos potenciar ese invalorable elemento básico que es la confianza. Por lo tanto, es acertado que el tema de este Séptimo Foro Mundial sobre Reinvención del Gobierno sea “Fomento de la confianza en el gobierno”. Mi propia experiencia en el ámbito gubernamental me indica que para alcanzar esa meta no existe un camino fácil. La confianza se gana con el tiempo, con esfuerzos coherentes y acumulados. El Foro Mundial es el escenario ideal para examinar medidas tendientes a aumentar la confianza en la acción gubernamental. Una de las formas más seguras de alcanzar esa meta es por medio de una gobernanza transparente, eficaz y responsable. Otra, consiste en fomentar la participación popular en el proceso de elaboración de políticas. Las deliberaciones que tendrán lugar en Viena serán la ocasión propicia para crear otros cauces innovadores que hagan posible el contacto de los gobiernos con los gobernados. Las Naciones Unidas han apoyado activamente el Foro Mundial desde 2002. Este año, nos llena también de orgullo ser sede del Foro. Espero que todos los Estados Miembros procuren que éste sea su evento, intercambiando perspectivas, experiencias y estrategias. Trabajando juntos, podemos reinventar el gobierno en formas que importen a la gente común de todo el mundo, y de esa manera ganarnos su confianza. La idea de la democracia data de hace más de 2.500 años, desde los tiempos de Pericles y la polis ateniense. Sin embargo, no fue sino hasta los siglos XIX y XX Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 17
  18. 18. que se inició la era de la democracia como forma de gobierno. Una de las premisas de la democracia es la noción moderna de humanidad, formulada en el período de la Ilustración y consagrada en la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: una idea de la humanidad basada en el principio de la igualdad de todos los seres humanos. Sólo sobre esa base podrá evolucionar plenamente y persistir el principio de la democracia. La democracia no debe ser un principio abstracto. Hay que infundirle vida, desearla y protegerla. La democracia tiene que ser capaz de crecer y desarrollarse. Esa idea debe estar profundamente arraigada en la conciencia de todos. La humanidad necesita confiar en la democracia, y todos deben aceptarla del mismo modo, ya pertenezcamos a la mayoría o la minoría. Las instituciones de la democracia —el gobierno, el parlamento, los tribunales y la administración, entre otros— tienen que ganarse esa confianza. Para mí, el “Fomento de la confianza en el gobierno” significa mayor confianza en las instituciones democráticas. Invariablemente se trata de una ardua labor, que implica fortalecer la base económica y social de la sociedad. Incluye esfuerzos para lograr el desarrollo pacífico, la apertura y la transparencia, y por ende, también la voluntad de examinar con franqueza los aspectos negativos y la disposición permanente a introducir ajustes. El Foro Mundial sobre la Reinvención del Gobierno, con el lema “Fomento de la confianza en el gobierno” organizado en Viena por las Naciones Unidas, constituye una magnífica oportunidad para debatir sobre las formas de aumentar la confianza en las instituciones democráticas. Este intercambio mundial de ideas contribuirá a fortalecer la democracia y a convertir el siglo XXI en una era en que imperen la democracia y el estado de derecho. Hago votos por el mayor éxito de los debates que se celebrarán sobre el tema del “Fomento de la confianza en el gobierno”, y estoy convencido de que Viena y Austria serán dignas anfitrionas de este importante Foro de las Naciones Unidas. La comunidad internacional está reconociendo cada vez más que las mejoras en la gobernanza y la administración pública son bases fundamentales para el éxito en la ejecución del programa de las Naciones Unidas para el desarrollo, inclusive el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los gobiernos deben tener la capacidad de aplicar eficazmente las políticas que adoptan, tanto las que promueven el desarrollo como las que ofrecen seguridad a sus ciudadanos o satisfacen otros objetivos nacionales. Esta capacidad depende de la calidad de la administración pública y la gobernanza, así como de las aptitudes de los gobiernos para suscitar apoyo. El Foro Mundial sobre Reinvención del Gobierno tiene el propósito de fortalecer esa capacidad y contribuir directamente a los ODM. En los últimos años, aumentó rápidamente la velocidad con que los cambios ocurridos en una parte del mundo afectan a otras partes del mundo. La globalización, la liberalización de los mercados, las tecnologías de la información y la comunicación y la democratización han repercutido sobre las expectativas, sobre el papel del Estado y sobre las interacciones entre los gobiernos, el sector privado y las entidades de la sociedad civil. Nuestras comunidades ya no pueden actuar aisladamente respecto del mundo exterior: cada uno resulta afectado por las acciones de los demás, aun cuando sea sólo indirectamente. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 18
  19. 19. Uno de los efectos de esos cambios, que es positivo pero problemático, ha sido acrecentar la diversidad de las sociedades, sus voces, sus ideas, sus valores y sus opiniones. Una sociedad menos homogénea plantea retos al gobierno, el cual debe determinar la manera de representar verdaderamente a sus electores, de incorporar sus voces en la planificación de políticas, en la adopción de decisiones y la puesta en práctica de las iniciativas, además de administrar las aportaciones de los ciudadanos y de encontrar nuevos medios de crear consenso entre los gobernados, reflejando al mismo tiempo la diversidad de las poblaciones locales. En 2007, las Naciones Unidas auspiciarán el Séptimo Foro Mundial, actividad que involucrará a todo el sistema, con el apoyo de gobiernos y de los miembros del Grupo de Asociados Institucionales (IPG). Con la conducción del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, los organismos y programas de las Naciones Unidas colaborarán con organizaciones de la sociedad civil, universidades de reconocido prestigio y centros de reflexión que forman parte del IPG, para aunar sus experiencias acumuladas, su especialización y sus conocimientos en beneficio de los altos funcionarios y otros participantes internacionales, para considerar los diferentes métodos de fomentar la confianza y fortalecer la credibilidad de las políticas y las instituciones públicas. Austria valora la oportunidad de organizar, conjuntamente con las Naciones Unidas, el séptimo Foro Mundial sobre la Reinvención del Gobierno, que se celebrará en la sede de las Naciones Unidas en Viena en junio de 2007. El lema de este año para el Foro Mundial, “Fomento de la confianza en el gobierno”, es muy apropiado. La confianza de los ciudadanos en su gobierno es un requisito básico para la seguridad y la estabilidad, la creación de oportunidades económicas y la prestación de servicios esenciales. En resumen, es una condición indispensable para la buena gobernanza. El fomento y la salvaguardia de esa confianza requieren un compromiso permanente y una dedicación constante. El Foro Mundial ofrece una excelente oportunidad para analizar la cuestión desde distintos puntos de vista, como son la rendición de cuentas, la transparencia y el acceso a la información, o la participación y la inclusión de todos los sectores de la sociedad en el proceso político. Austria estima que el estado de derecho, el respeto de los derechos humanos, la salvaguardia de la igualdad social y el fomento del empoderamiento de la mujer son también dimensiones indispensables de la buena gobernanza. Con esta reunión de alto nivel, nos proponemos fortalecer la cooperación entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, intercambiar mejores prácticas, fomentar la innovación y mejorar la calidad de la gobernanza a nivel nacional, regional y local. Austria se enorgullece de que las Naciones Unidas tengan en Viena una de sus sedes, la única en toda la Unión Europea. Encomiamos a las organizaciones internacionales con sede en Viena por su importante contribución para que el mundo sea un lugar mejor y más seguro donde vivir. La construcción de nuevos locales de conferencias a fin de ampliar el Centro Internacional de Viena es otra manifestación tangible de Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 19
  20. 20. nuestro incesante apoyo a su importante labor. Doy la más cordial bienvenida a este Foro Mundial a todos los participantes y les deseo una provechosa y feliz estancia en Viena. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ FORO GLOBAL SOBRE REINVENCION DE GOBIERNO Fue celebrado por primera vez en 1999 por iniciativa del entonces Vice-Presidente de Estados Unidos, Al Gore. Al 2007 son siete foros los realizados: 1. Washington D.C. en 1999; 2. Brasilia, Brasil, en 2000; 3. Nápoles, Italia, en 2001; 4. Marrakech, Marruecos, en 2002; 5. Ciudad de México en 2003 6. Corea en 2005 7. Viena en 2007 DECLARACIÓN FINAL Quinto Foro Global Sobre Reinvención del Gobierno: Innovación y Calidad en el Gobierno del Siglo XXI Ciudad de México, Noviembre 3-6, 2003 Declaración de la Ciudad de México http://www.cinu.org.mx/prensa/especiales/2003/reinv_gob/declaracion.pdf El Séptimo Foro (2007 en Viena) tuvo como tema “CONFIANZA: LA BASE DEL BUENO GOBIERNO” http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/UN/UNPAN026034.pdf Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 20
  21. 21. Conclusiones del Séptimo Foro Global sobre la Reinvención del Gobierno, realizado en Viena El Séptimo Foro Mundial sobre la Reinvención del Gobierno, organizado por las Naciones Unidas con el apoyo del Gobierno de Austria, se desarrolló en Viena, desde el 25 hasta el 29 de junio de 2007. En el evento participaron los diputados Roberto León y Marta Isasi, junto a Jefes de Estado, ministros, parlamentarios y altas autoridades gubernamentales y del sector privado de diversos países. El objetivo del encuentro mundial fue intercambiar buenas prácticas, innovaciones y estrategias que mejoren la gobernabilidad y fomenten la confianza en los gobiernos. Esta preocupación mundial nace cuando las personas sienten que sus dirigentes políticos y sus gobiernos no los representan ni se hacen eco de sus intereses, lo que pone en peligro la confianza y socava el interés público general. Cuando las expectativas de los ciudadanos respecto de la forma en que funciona el Estado y los servicios que presta no se cumplen, puede surgir una discordancia que se puede agravar en el contexto de la globalización, lo que lleva a la desconfianza y la apatía. DECLARACION DE VIENA Martes 10 de Julio de 2007 FORMAS DE FOMENTAR LA CONFIANZA EN EL GOBIERNO 1) Garantizar la legitimidad del gobierno: Los gobiernos deben seguir esforzándose por celebrar elecciones libres, imparciales y periódicas. Debe observarse y salvaguardarse el estado de derecho. Y se subraya la importancia que reviste una relación constructiva entre el parlamento y el poder ejecutivo. 2) Otorgar prioridad a la prestación de servicios y al acceso a éstos: La confianza depende en parte en que los gobiernos puedan garantizar que los ciudadanos gocen de un acceso constante y flexible a los servicios básicos. Los servicios prestados en el plano local suelen constituir el primer contacto que los ciudadanos tienen con los procesos gubernamentales, lo que influye no sólo en su opinión sobre la capacidad de respuesta del gobierno, sino también en sus percepciones del valor de la participación local. Se recomienda en la declaración, que los gobiernos otorguen prioridad a mejorar el acceso a los servicios y la prestación de éstos, en particular para los grupos marginados. Además que los servicios públicos adopten un criterio de atención al cliente encaminado a mejorar su capacidad de respuesta y su calidad. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 21
  22. 22. 3) Potenciar la transparencia y la rendición de cuentas para luchar contra la corrupción: Se plantea fortalecer la transparencia de los procesos políticos, garantizar el derecho a la información, mejorar los mecanismos de ejecución de la ley, sensibilizar a la opinión pública y fortalecer las instituciones que luchan contra la corrupción. También se propone que las organizaciones de la sociedad civil desempeñen un papel activo en la evaluación de las políticas y en las iniciativas de lucha contra la corrupción. 4) Mejorar el acceso a las tecnologías de la información y la comunicación: Una gestión eficaz de los conocimientos puede ayudar a mejorar la capacidad de los servicios públicos, al permitir una mayor coordinación entre los organismos gubernamentales, aumentar la eficiencia, posibilitar el mejoramiento de la prestación de servicios, permitir atender con más rapidez a los usuarios y fortalecer la eficacia de las iniciativas de administración electrónica. Asimismo los gobiernos deben adoptar un papel rector en lo que respecta a proteger la seguridad de los datos y a salvaguardar la esfera privada, mediante el ejemplo y la reglamentación, para fomentar la confianza en el entorno electrónico. 5) Apoyar la participación efectiva de la sociedad civil: Un diálogo auténtico y la participación constante de las organizaciones de la sociedad civil son las formas más directas y eficaces de fomentar la confianza. Recomendamos que se modernice la legislación que rige a las actividades de la sociedad civil, que se aumente la participación de la mujer en las actividades económicas y en la adopción de decisiones políticas, que se logre una mayor participación pública en la planificación y gestión de las actividades del sector público y que se promuevan el diálogo abierto y la comunicación. 6) Despertar un interés constructivo en los medios de información: Para garantizar la legitimidad es necesario que existan medios de información libres y responsables que faciliten la participación de todos los ciudadanos en las soluciones políticas. 7) Acercar el gobierno al pueblo: Para ello se propone fortalecer los gobiernos regionales y locales mediante la transferencia de poderes y recursos, que se descentralice la administración, que se elaboren métodos de rendición de cuentas a nivel local y que se institucionalicen los procesos participativos locales. 8) Posibilitar la creación de alianzas entre los sectores público y privado: Alianzas eficaces entre los sectores público y privado pueden mejorar la formulación y la ejecución de programas de desarrollo. Estos vínculos deben someterse a una supervisión pública a cargo de expertos. 9) Promover innovaciones en la reforma del sector público: Se plantea garantizar la plena participación de la mujer en cargos superiores del sector público, reforzar valores compartidos y motivar a los funcionarios. La gestión y la capacitación de los recursos humanos son factores fundamentales para fortalecer las capacidades del Estado. 10) Restablecer la confianza en los países que atraviesan crisis y salen de situaciones de conflicto: Las sociedades que emergen de conflictos se caracterizan por cambios políticos radicales y un intenso proceso de creación de instituciones. Así pues, deben eliminarse los obstáculos sociales y jurídicos a la participación de la mujer, lo que también tiene importancia para las personas con discapacidades. La reforma de los servicios de seguridad, la justicia y la reconciliación, los procesos constituyentes y la prevención de conflictos mediante la justicia redistributiva tienen que producirse de manera simultánea y armónica. Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 22
  23. 23. Consultoría y capacitación calidad@ahaazd.com Sonora, México http://haaz-calidad.blogspot.com Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 23
  24. 24. http://twitter.com/ahaazd Alberto Haaz Díaz | calidad@ahaazd.com 24

×