El libro y las bibliotecas en la Edad Media                    EL LIBRO Y LAS BIBLIOTECAS EN LA EDAD MEDIAEn esta época di...
El libro y las bibliotecas en la Edad Mediay las ilustraciones y luego se preparaba el pergamino con la señalización preci...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaLa encuadernación consistía en principio únicamente en la unión de las diferent...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaTras la invasión árabe la península se divide en dos zonas culturales, con cara...
El libro y las bibliotecas en la Edad Mediahallaron las mejores obras del arte librario, como los ya mencionados Beatos de...
El libro y las bibliotecas en la Edad Media   • Materia:     − Materiales primitivos, como huesos y pieles.     − Papiro, ...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaEl desarrollo administrativo de un imperio en expansión incrementó la importanc...
El libro y las bibliotecas en la Edad Media                    El libro y las bibliotecas en la Baja Edad MediaA partir de...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaA partir del siglo XIV empieza el Humanismo, movimiento cultural en el que se r...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaBibliotecas catedraliciasLas catedrales son un claro indicio del auge urbano de...
El libro y las bibliotecas en la Edad MediaLas colecciones se formaban por medio de donaciones, principalmente, compras yc...
El libro y las bibliotecas en la Edad Mediacastellanos Alfonso X y su hijo Sancho IV, que poseyeron una de las bibliotecas...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El libro y las bibliotecas en la edad media

11,737

Published on

Published in: Education
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
11,737
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
65
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El libro y las bibliotecas en la edad media

  1. 1. El libro y las bibliotecas en la Edad Media EL LIBRO Y LAS BIBLIOTECAS EN LA EDAD MEDIAEn esta época distinguimos dos periodos diferenciados: la Alta y la Baja Edad Media, enlos que el libro y las bibliotecas tienen características distintas: En la Alta Edad Media ellibro desempeña fundamentalmente un papel de transmisor de la religión y las únicasbibliotecas son las de los monasterios y en cambio, durante la Baja Edad Media seproduce una mayor apertura con el auge del ámbito urbano y laico, lo que conlleva laaparición del libro laico y las bibliotecas laicas de diferentes tipos. El Libro en la Alta Edad MediaCódices y EscriptoriaLa caída del Imperio Romano en el siglo V provocó la pérdida del poder político, elempobrecimiento y un creciente analfabetismo. En la Alta Edad Media el únicoestamento que generalmente sabía leer y escribir era el religioso. La lectura de textossagrados era el vehículo para acercarse a Dios y las reglas de muchas órdenes obligabana saber leer y escribir.La mayoría de los monasterios contaban con un lugar, denominado Scriptorium oEscriptoria, expresamente dedicado a la copia de libros, que, junto con la lectura, erandos de las actividades más importantes que se desarrollaban en los mismos. Lafinalidad de la copia era el intercambio con otros monasterios, o atender los encargosde personajes importantes, muy escasos en aquella época.Estos Escriptoria fueron los únicos centros de producción libraría durante muchossiglos y estaban dirigidos por un armarius, responsable de la coordinación de todas lasactividades, y en concreto de la producción de los códices.Se denomina códice (del latín “codex”: bloque de madera) al documento con formatode libro moderno, es decir, el constituido por páginas separadas, cosidas yencuadernadas. En teoría, cualquier libro actual (salvando los electrónicos) es uncódice, aunque este término se utiliza únicamente para libros manuscritos. El códicefue inventado en el siglo IV por los romanos para sustituir al rollo ("rotulus"), aunqueéste continuó usándose de forma aislada en el Medievo.El material sobre el que se realizaban era el pergamino, cuyo uso se había idogeneralizado desde el siglo IV, para el que utilizaban la piel de los animales de susgranjas. Algunos códices eran reutilizados, después de raspar su contenido, dandoorigen a los denominados Palimpsestos.Para escribir se utilizaba el cálamo, de caña o pluma, y la tinta, negra y roja paradestacar lo importante. Primero se diseñaban las páginas, señalando donde iba el texto 1
  2. 2. El libro y las bibliotecas en la Edad Mediay las ilustraciones y luego se preparaba el pergamino con la señalización precisa,rayados horizontales y verticales, para reflejar el diseño. A continuación se escribía conletra cuidada e igualada, y posteriormente el manuscrito pasaba al rubricador,encargado de los títulos y letras capitulares, y al iluminador, que realizaba lasilustraciones. Después las hojas llegaban al encuadernador que las unía siguiendo lasinstrucciones marcadas.En los códices encontramos una serie de anotaciones que ayudaban a los monjes en suelaboración y a los lectores a moverse por el libro: • Menciones históricas: − Íncipit. Primeras palabras del texto − Éxplicit. Últimas palabras del texto − Colofón. Expresiones del copista: su nombre, lugar, fecha de la copia • Menciones prácticas, que ayudaban al lector en la consulta del texto y realizaba el rubricador en tinta roja. • Menciones técnicas, dirigidas al personal encargado de la confección: − La inicial en letra pequeña para las letras capitulares. − Reclamo para el encuadernador, la palabra con la que empezaba el siguiente fascículo en la última hoja del precedente.En cuanto a la escritura, existían diversos tipos de letras, todas ellas de carácternacional, como la Merovingia (Francia), Beneventana (Italia), Visigótica (España), o laminúscula griega de Bizancio. Con la creación de la letra Carolina en el siglo XI, seintentó la unificación de todas las escrituras nacionales, pero el éxito de este intentofue muy breve y pronto se volvieron a usas las escrituras nacionales.La iluminación (del verbo illuminare, dar luz) es el arte de ornamentar los manuscritoscon ilustraciones. Se trabaja con los colores, y también con metales preciosos como elpan de oro. Abarca: • Elementos íntimamente ligados al texto y que ayudan a comprenderlo, como las miniaturas. • Elementos exclusivamente ornamentales como las iniciales y los frontispicios.Estos manuscritos ilustrados son los libros miniados, término que deriva del minium,un óxido de plomo de color anaranjado o rojo que se utilizaba antiguamente comopigmento para marcar las letras iniciales, y cuyo nombre indica que proviene del RíoMiño donde fue extraído para la minería por primera vez. 2
  3. 3. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaLa encuadernación consistía en principio únicamente en la unión de las diferentespartes del libro hasta convertirlo en un todo. No se utilizaban tapas y se comenzabacon el íncipit más el título del libro. Posteriormente se convierte en un elemento queda valor al libro y lo dota de poder y prestigio. Las tapas más lujosas pertenecen a loslibros litúrgicos y se utilizan técnicas muy elaboradas: • Orfebrería. Las tapas de madera se cubren de metales preciosos, piedras y marfiles. • Corriente. Las tapas se forran de pergamino o cuero, a veces con estampaciones en gofrado.Los tipos de encuadernaciones que se utilizaban eran: • De caja. La tapa de arriba cierra sobre las pestañas laterales. • De carpeta. La tapa superior se dobla sobre un lado y llega a la inferior como en un sobre.Libro carolingioCon el Imperio carolingio se produce una renovación del pensamiento y se afianza elvalor del libro como símbolo de poder y de autoridad, a través del engrandecimientode la figura de los soberanos, pero sin olvidar su valor sacro. Se produce unresurgimiento de los estudios bíblicos a través de la filología y se completa con elestudio de las artes liberales (gramática, retórica, música, geometría, …).Con Carlomagno y sus sucesores: • Se refuerza la importancia de los escriptoria (Corbie, Saint Denis, Saint Martín de Tours, Montecasino). • Se produce en el ámbito laico un apoyo inequívoco a la cultura fundando escuelas donde se aprendía a leer y escribir. • Se cambia el tipo de letra utilizado hasta ahora, uncial o semiuncial por la carolina, más fácil de trazar o leer.El libro carolingio se caracteriza por: • Su lujo. Encuadernaciones e ilustraciones muy elaboradas y llamativas. • Temática fundamentalmente religiosa. Biblias, evangelios, salterios, …Códice en la Península IbéricaAntes de la invasión musulmana surgen una serie de importantes figuras intelectualescomo Isidoro de Sevilla (556 – 636), del que hay que destacar sus Etimologías, Leandro(534 – 596), hermano del anterior y también arzobispo de Sevilla, y Samuel Tajón (600– 659), obispo de Zaragoza. 3
  4. 4. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaTras la invasión árabe la península se divide en dos zonas culturales, con característicasdel libro y la literatura distintas en cada zona: • Los mozárabes, ibéricos que aceptaron vivir bajo el dominio del islam. • Los ibéricos libres del norte.Entre los monasterios más importantes de la península están San Pedro de Cardeña,Silos, Albelda y Ripoll. Uno de los libros más representativos son los “Beatos”,manuscritos de los siglos X y XI, más o menos abundantemente ilustrados, en los quese copia el Apocalipsis de San Juan. El más conocido y copiado es el redactado en elsiglo VIII por el Beato de Liébana. También es conocido el Beato de Távara, fechado enel 970, por su colofón, ya que es parcialmente una copia del Beato de Liébana.La influencia carolingia en la península supone la pérdida de muchas característicasárabes. A partir del siglo XII predomina el modelo carolingio como se refleja en lasCantigas de Alfonso X el Sabio.Las Bibliotecas en la Alta Edad MediaEn Occidente, en la Alta Edad Media la situación dominante era el empobrecimientocultural y el analfabetismo. Los monasterios de la mano de la Iglesia Católica seconvierten en el símbolo de la cultura, por lo que las bibliotecas existentes seencuentran casi exclusivamente en estos monasterios, que eran estrictamentereligiosos.Mención aparte merece el caso de Bizancio, cuyos dirigentes fomentaron la creación debibliotecas privadas que contenían obras paganas, sagradas, clásicas ycontemporáneas. Las más conocidas son la Biblioteca Imperial fundada porConstantino (272 - 337), la creada por Constancio II en 356 que disponía de unscriptorium, donde se fomentó el nuevo formato del libro, el códex, o códice y laBiblioteca de los Patriarcas, fundada por el patriarca Sergio a principios del siglo VII.También encontramos bibliotecas en los monasterios de Bizancio y sus provincias quese regían por las reglas de cada orden. Una de las más importantes fue la regla deTeodosio que establecía un scriptorium. Entre las bibliotecas de monasterios deprovincias podemos destacar la de San Juan de Patmos y las 20 del Monte Athos.En la Península Ibérica, en la época visigoda, no se produce el derrumbe cultural delresto de Europa. Aquí se crean escuelas episcopales que albergan sus bibliotecas, entrelas principales destacan las de Mérida o Toledo. Aunque el núcleo más importante fueSevilla, donde San Isidoro poseía una biblioteca con gran número de valiosos códices.La invasión árabe acabó con el esplendor cultural y muchos pensadores se refugiaronen el norte peninsular llevándose sus bibliotecas. En monasterios de esta zona se 4
  5. 5. El libro y las bibliotecas en la Edad Mediahallaron las mejores obras del arte librario, como los ya mencionados Beatos deLiébana o San Salvador de Tábara.En el siglo X-XI la producción libraria era muy rica y estaba centrada en temasreligiosos: las Sagradas Escrituras, las vidas de santos ilustres, libros litúrgicos comomisales y las reglas de las órdenes, aunque algunas bibliotecas solían albergar unaimportante colección de tratados de enseñanza e incluso obras clásicas y latinas decarácter profano.A pesar de que las bibliotecas monásticas eran las más importantes de esta época, nodebemos olvidar la existencia de otras bibliotecas en las principales ciudades, quenormalmente se encontraban en los centros de enseñanza y en las catedrales.En esta época en Europa también tuvieron su importancia las bibliotecas de las cortesimperiales, como la de Carlomagno y su Biblioteca Palatina de Aquisgrán. A las bibliotecas monásticas se las denominó de distintas maneras: armarium,secretarium, archivium o librarium. Y al frente de ellas estaba el anticuarius,bibliotecarius o armarius, responsable de la producción de los códices. En muchosmonasterios se impuso la regla de San Benito de Nursia que exigía a los monjes saberleer y escribir para poder comunicarse con Dios. De ahí que monasterios tanimportantes como Cluny o Saint Gall contaran con bibliotecas autosuficientes, gracias asus scriptoria, y además recibieran donaciones de gente ilustre.Los libros se guardaban en armarios bajo llave, a los que sólo accedían personasautorizadas. No existían las salas de lectura porque los monjes solían leer en sus celdas.El libro en el IslamLa civilización islámica ha sido muy importante para la historia del libro. A lo largo desus conquistas entraron en contacto con diferentes pueblos: griegos, romanos, chinos,… y asimilaron muchos elementos culturales distintos. Los musulmanes fueron losprimeros en extender el comercio del libro por Occidente.El libro recibió el nombre de Kitab, derivado de Kataba, escribir. Se cree que el primertexto árabe escrito fue el Corán.El libro árabe presenta una amalgama de características derivadas de otros pueblos: • Forma: − Rollo. − Códice 5
  6. 6. El libro y las bibliotecas en la Edad Media • Materia: − Materiales primitivos, como huesos y pieles. − Papiro, sobre todo en la zona siria y egipcia. − Pergamino. − Vitela, pergamino muy fino, de un animal no nacido muy joven. − Papel.El papel ya era conocido en la época abasí (751). Es un soporte creado por ellos, cuyouso se generaliza a partir del siglo IX, fundamental para el libro impreso en sudesarrollo posterior, suponiendo una revolución del libro.El papel era un material barato de elaborar, con materias primas fáciles de conseguir,sogas y trapos, y en principio inagotables. Parece que los árabes tomaron elprocedimiento de fabricación de los chinos, que lo fabricaban desde el siglo II. Lasprimeras fábricas aparecieron en Damasco y El Cairo, luego se expandió por España,Játiva es la primera población de Occidente de la que sabemos, documentalmente, através del geógrafo árabe El Edrisi en 1154, que tuvo industria papelera, y más tardepasará a Europa.En el monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos se encuentra el MisalMozárabe, con el papel occidental más antiguo que se conoce, ya que debió serfabricado antes del año 1036, en que fue sustituido este rito por el gregoriano.En la cultura islámica se amplía la temática. Hay libros de poemas, medicina,matemáticas, astronomía, botánica …, muchos de ellos traducidos de otras lenguas(griego, hebreo, …). Sin embargo el texto más difundido era el Corán, que recogía lasenseñanzas de Mahoma, ya que todo musulmán debía conocer la palabra divina, loque conseguía a través de la lectura.El libro islámico está muy ornamentado e ilustrado. La representación de la figurahumana no estaba bien considerada por la religión, aunque no estuvieseespecíficamente prohibida, por lo que se recurrió a los motivos geométricos yvegetales y a la propia escritura. Ésta se convirtió en el principal motivo ornamental porsu valor religioso y plástico, apareciendo los juegos caligráficos, en los que las letrasimitaban diferentes formas.Las encuadernaciones eran muy elaboradas y se decoraban utilizando atauriques,motivos florales, motivos geométricos y círculos.Se utilizaban diferentes tipos de escritura, entre las que podemos nombrar la cúfica ola neshí. 6
  7. 7. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaEl desarrollo administrativo de un imperio en expansión incrementó la importancia delas bibliotecas en la sociedad islámica, en la que las encontramos privadas, en casaparticulares, o públicas, en madrazas o en mezquitas.Las bibliotecas recibían el nombre de Kitabjana o maktaba y contenían, además delCorán, obras griegas, judías, sirias, …, copiadas o adquiridas durante sus conquistas. Noposeían un edificio propio, sino que se ubicaban en las instituciones religiosas o deenseñanza, ocupando una o varias de las mejores habitaciones. Los libros también seguardaban bajo llave en armarios, ya que su función era la de conservación y nodifusión. Se colocaban unos sobre otros, sin signatura pero siguiendo un ordenespecificado en el catálogo. Se intentaba que en cada armario los libros fuesen de lamisma materiaLa biblioteca privada más conocida por su importancia fue la del califa Al-Mamun (786 -833) en Bagdad, llamada Bait al-hikma (Casa de la sabiduría), donde se traducían obrascientíficas, filosóficas y lingüísticas.En la Península Ibérica tuvo gran importancia la biblioteca de Al-Hakam II (915 – 976),califa de Córdoba, en la que trabajaban copistas encuadernadores e ilustradores,además de otros profesionales. 7
  8. 8. El libro y las bibliotecas en la Edad Media El libro y las bibliotecas en la Baja Edad MediaA partir del siglo XII, se producen una serie de cambios económicos, sociales yculturales que harán que la cultura ya no solo se encuentre en el ámbito religioso.Estos cambios se originan porque se producen innovaciones técnicas, la extensión delcomercio, el aumento de la población y la aparición de una nueva clase social, losnuevos burgueses, dedicados a las actividades económicas del comercio, banca ymanufactura. Esta burguesía necesitará aprender a leer y escribir para desarrollar susnegocios en las cada vez más florecientes ciudades. Comienza a demandarse laliteratura de recreo, la enseñanza pasa de los monasterios a las nuevas escuelascatedralicias y se fundan las primeras universidades en las que se desarrollandisciplinas como el derecho y la medicina. La cultura ya no es patrimonio exclusivo dela Iglesia, pasando a tener una dimensión laica, centrada en las ciudades, y ello provocaun cambio en el panorama del libro.Las universidades se convierten en instituciones que condicionan la producción delibros necesarios para profesores y alumnos: textos, obras de consulta, comentarios,etc.El libro en la Baja Edad MediaSurge así una corporación de profesionales del libro que se convierten en parteintegrante de las universidades y en concreto, la figura del Estacionario. Éste anunciabapúblicamente los libros y controlaba la circulación de copias fidedignas mediante unsistema que consistía en cotejar con el ejemplar original o modelo, y utilizarlo siemprepara las copias sucesivas. El préstamo estaba sujeto a tarifas y posteriormente elejemplar volvía a manos del estacionario, que volvía a alquilarlo. El sistema evitaba lasalteraciones en la copia. También se encargaban de vender ejemplares a quienespudieran pagarlos.Otro sistema de multiplicación de los libros era el de “pecias”, que se utilizaba de dosformas:- Un estudiante alquilaba el fragmento o pieza del libro que necesitaba y lo copiabapara su uso, o encargaba la copia si podía permitírselo.- Copistas a sueldo se encargaban de copiar al mismo tiempo una parte de la obra, esdecir, un cuadernillo. Lo realizaban varias veces con lo que se producían variosejemplares de un mismo libro en un período de tiempo rápido y con pocos errores, alrealizar cada copista siempre la misma parte de la obra.La nobleza y la burguesía empiezan a demandar un libro lujoso, se modifican formatos,con ejemplares más pequeños de carácter secular e imágenes de vida cotidiana.Durante el siglo XIII el libro más característico es el libro de horas, destinado a loslaicos, con oraciones y rezos para todos los días del año, bellamente ilustrados yencuadernados. 8
  9. 9. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaA partir del siglo XIV empieza el Humanismo, movimiento cultural en el que se retomael interés por la cultura clásica. Se produce un auge del mercado librario y de lasbibliotecas particulares. La recuperación de autores griegos llevó aparejada la demuchas obras clásicas latinas. Cicerón, Plinio el Joven, Tácito, Propercio y Tibulocomenzaban a conocerse gracias a la labor de dos intelectuales de la época, Petrarca yBoccaccio. Comienzan a conocerse los autores de literatura creativa, a través de unmecenas que financiaba la copia de sus libros y los sacaba del anonimato.Los libros eran de temática científica y literaria, además de religiosa y existían variosformatos:- De Bancos. Libros muy grandes e imposibles de transportar, sobre todo litúrgicos.- De alforja. También grandes, pero transportables. Eran universitarios y humanísticos ode estudio.- De mano. Pequeños, de lectura general y contenido diverso. Entre ellos seencontraban los libros de horas.Curiosidad: El Libro del Buen Amor, del Arcipreste de HitaLa obra se conserva en tres códices muy distintos: el manuscrito G [ayoso], conservadoen la R.A.E., copiado hacia 1389 y sin fecha de composición; el manuscrito T[oledo],copiado a principios del siglo XV, y conservado en la BNM, con fecha de composición de1330. Finalmente, el más extenso, de S[alamanca], copiado por Alfonso de Paradinas,salmantino, hacia 1415, con fecha de 1344El papel del bibliotecario cambia, ya no sólo es responsable de la conservación de lacolección, sino que ahora se busca a un verdadero bibliófilo, un intelectual que sepabuscar y seleccionar los libros.En las ciudades empezamos a encontrar talleres de producción sistemática de libros ycada vez más especialización en el trabajo: copistas, especialistas en Rúbricas oIluminación, Miniaturistas y especialistas en determinados contenidos de obras.Otra curiosidadEl manuscrito Voynich es el manuscrito más misterioso del mundo. Un misteriosolibro lleno de dibujos y textos que nadie ha sido capaz de dar sentido hasta el día dehoy. Fue escrito en el siglo XV por un autor anónimo en un alfabeto no identificado yun idioma incomprensible, el denominado voynichés.Las Bibliotecas en la Baja Edad MediaCon todos los cambios económicos, sociales y culturales que tienen lugar en el siglo XIInacen las bibliotecas catedralicias, las universitarias y las privadas. Si bien lasbibliotecas monásticas no desaparecen, sí que pasan a tener menor protagonismo. 9
  10. 10. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaBibliotecas catedraliciasLas catedrales son un claro indicio del auge urbano de esta época y de la nueva vida delclero en las ciudades. A ellas se asociaron unas escuelas de enseñanza, las escuelascatedralicias que comenzaron a formar sus bibliotecas.La más antigua es la de Verona, fundada en el siglo V, pero por su importanciasobresalen la de York, Worcester y la de Canterbury. En España destaca, antes de laconquista musulmana, el sur con las catedrales de Córdoba y Sevilla pero despuéscobran auge las zonas reconquistadas como León y Girona. Pero si una destaca por suimportancia es la escuela de Toledo y su biblioteca que se advierte en la fundación dela Escuela de Traductores de Toledo.En Europa destacan las bibliotecas de las catedrales de Chartres y Reims. En Inglaterra,además de la de Canterbury se encuentra la de Durham, dirigida por RichardAugervilles de Bury, bibliófilo que aporta, entre otros estudios un reglamento depréstamos de libros y de cómo deben ser tratados los libros.La mayoría de libros que se podían encontrar en estas bibliotecas estaban escritos enlatín: libros teológicos, de culto, los dedicados a la enseñanza, obras clásicas ycientíficas, etc. Los libros de lujo se guardaban en la sacristía y los de texto en labiblioteca, en armarios, agrupados por su contenido.Aquí sí que encontramos salas de lectura, ya que lo normal es que no se prestaran.Eran salas alargadas con muchas ventanas y filas de pupitres donde se colocaban loslibros encadenados para evitar su pérdida, eran los libri catenati. Hasta nuestros díashan llegado catálogos-inventarios de algunas de estas colecciones catedralicias.Bibliotecas universitariasSon las bibliotecas más representativas y utilizadas de la época. En ellas el libro es untransmisor de conocimientos, y pierde su concepción sagrada. Las primerasuniversidades aparecen en la segunda mitad del siglo XII, nacidas de las escuelascatedralicias (y también bajo la influencia de los centros de estudio musulmanesasentados en España) y con el objetivo de instruir a los futuros clérigos, en una Iglesiaque cada vez exigía mayor profesionalización y preparación. Sus estudiantes eranconsiderados miembros del clero y por lo tanto no estaban sujetos a la justicia secular.N se admitían mujeres, ya que no podían ser ordenadas sacerdotes.Por lo tanto, la gran mayoría de universidades seguían dependiendo del clero, perosolían nacer de la asociación de profesores y estudiantes y contar con el apoyo y lafinanciación real, y por ello su espíritu no era tan exclusivamente religioso como en losmonasterios o las escuelas catedralicias. La enseñanza de la teología seguía siendo lamás importante, pero compartía espacio con otras materias. En estas universidades seimpartían estudios superiores divididos en tres facultades: teología, derecho ymedicina. 10
  11. 11. El libro y las bibliotecas en la Edad MediaLas colecciones se formaban por medio de donaciones, principalmente, compras ycopias.Las bibliotecas de dividían en dos secciones: la llamada librería Magna de libri catenati,como las catedralicias, donde los libros podían ser consultados por alumnos yprofesores, y la llamada librería Parva, de libri distribuendi, destinada al préstamo, quese concedía mediante el pago de una fianza.Los libros no habían de ser lujosos sino útiles para estudio y consulta, y no debían serduraderos puesto que serían sustituidos pronto a causa del desgaste. Además el preciodebía resultar asequible para que los estudiantes, por lo general con pocos recursoseconómicos, pudieran permitirse su adquisición.Se trató de cubrir las necesidades de libros que tenían los estudiantes mediante elsistema de la Pecia, por el que alquilaban los peciae (cuadernos) para copiarlos. Elpapel que se usaba en estos libros no era tan caro como las pieles (pergamino) y elpropio interesado podía copiar lo que necesitara, por lo que el acceso a los textos, sinllegar a ser barato, se facilitó. Aun así, los estudiantes que no provenían de familiasacomodadas solían tener dificultades para costeárselos.Aunque la mayoría de universidades tuvieron carácter religioso, cabían tres rumbos: lasque eran sostenidas directamente por la Iglesia (como la Sorbona de París, muyprestigiosa y que se fundó a mediados del siglo XII), las que financiaba la Corona comola de Oxford y las que gestionaban los propios estudiantes (como Bolonia).En España las universidades nacen en 1212, cuando se funda la de Palencia, en 1215 lade Salamanca o la de Valladolid en 1260.Bibliotecas PrivadasSiempre han existido bibliotecas privadas, por lo común pertenecientes a reyes yemperadores, que eran los únicos que podían permitirse el elevado coste de los libros.Se podría decir que, hasta la aparición de los monasterios, fueron las únicas bibliotecasque había, y disponían de muy pocos volúmenes que su dueño había recopiladopersonalmente (o que, en el caso de reyes o califas, otros soberanos les regalaban paragranjearse su amistad).En el siglo XIII, con la llegada del papel y la regeneración del comercio y la cultura, laposibilidad de poseer una pequeña colección se abrió a otros miembros de las clasessuperiores. Así, las bibliotecas privadas de la Edad Media solían pertenecer a grandesnobles o eclesiásticos, para los que normalmente era una muestra de riqueza ydevoción.Algunos monarcas de la época sí que poseían auténtico amor por el saber y pusieron adisposición de sabios y eruditos sus bibliotecas. Algunos ejemplos: Roger II de Sicilia,Otón III y Federico II en Alemania, los Duques de Borgoña, Carlos el Sabio o los reyes 11
  12. 12. El libro y las bibliotecas en la Edad Mediacastellanos Alfonso X y su hijo Sancho IV, que poseyeron una de las bibliotecas másimportantes de Europa y bajo cuyo mandato se produjeron muchas obras importantescomo “Las Partidas”, el “Setenario” o “Las Cantigas”.Pero será en los siglos XIV y XV con el humanismo cuando las bibliotecas privadasproliferen. Dentro de la alta y la baja nobleza acomodada se desarrolla un nuevopúblico lector que favorece los contenidos seculares, como las crónicas de las casasreales, los tratados de moral o de poesía, los libros de cocina o las novelas decaballería.En esta época, poseer una colección de libros es señal de importancia y cultura, por loque estos libros son lujosos, están hechos de vitela fina, con una caligrafía cuidada yexcelentes ilustraciones. También se buscan con afán textos perdidos de los escritoreslatinos y griegos.Entre las bibliotecas privadas más importantes destacan las de Petrarca, Boccacio o losMedici. Los Papas también empezaron a formar su nueva biblioteca en el Vaticano,impulsada por Nicolás V y Sixto IV.En España encontramos las bibliotecas de Isabel la Católica, Juan II o el Marqués deSantillana. En Europa sobresale la biblioteca de los duques de Borgoña, por sus lujosasobras o la de Matías Corvino, rey de Hungría.A finales del siglo XV, la nueva burguesía y clases privilegiadas siguen muy interesadasen el libro y la lectura por lo que ayudarán a la expansión de nuevas técnicas relativas ala impresión del libro. El marco económico y social está preparado para la llegada de laimprenta. 12

×