Ofrenda aceptable
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Ofrenda aceptable

on

  • 9,387 views

¿Cual es la ofrenda que agrada a Dios?

¿Cual es la ofrenda que agrada a Dios?

Statistics

Views

Total Views
9,387
Views on SlideShare
9,387
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
135
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Ofrenda aceptable Presentation Transcript

  • 1. Ofrenda Aceptable
  • 2. Texto Base:
    Gén 4:2 Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra.
    Gén 4:3 Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.
    Gén 4:4 Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda;
    Gén 4:5 pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.
    2
  • 3. Objetivo:
    Que al término del estudio los hermanos comprendan los requisitos bíblicos indispensables para ser ofrendas aceptables ante la presencia de Dios.
    3
  • 4. Desarrollo:
    No dice la Biblia que Dios les solicitó ofrendas a los hombres, de hecho no encontramos antes de Caín y Abel a Adán y Eva ofreciendo ofrendas a Jehová.
    La Biblia dice que Caín trajo ofrenda del fruto de la tierra y Abel de los más gordo de los primogénitos de las ovejas, no dice empero, a quién se le ocurrió primero el ofrendar.
    4
  • 5. ¿Porque ofrendaron?
    Quizás porque dentro de su interior sintieron la necesidad de hacerlo en retribución de las bendiciones recibidas.
    5
  • 6. La Naturaleza de la Ofrenda
    La ofrenda debe ser algo de valor para nosotros, y como es de valor, hay que tener un amor hacia quién es entregada, mayor que el valor de la ofrenda, como para poder desprenderse de ella. 
    La ofrenda debe ser algo que a nosotros nos cueste un esfuerzo, por ejemplo, si alguien me dice... te doy la chaqueta que dejaste olvidada en mi casa, el tal no me está dando nada por cuanto la chaqueta es mía, me la está devolviendo. Si a Dios le doy ovejas, no le estoy dando nada porque las ovejas son de Él.
    6
  • 7. ¿Entonces que ofrendó Abel?
    Abel ofrendo el esfuerzo de criarlas para Dios, el escoger las primogénitas y de ellas, lo más gordo, por lo tanto ofrendó su amor manifestado en la dedicación de la ofrenda, es decir, una ofrenda fruto del amor de Abel hacia Dios.
    En cambio Caín ofrendó del fruto de la tierra, no dice de los primeros frutos ni tampoco de lo mejor. A pesar de ello la Biblia no dice que Dios le rechazó la ofrenda, sino que no "miró con agrado a Caín y la ofrenda suya"
    7
  • 8. La Aceptación de la ofrenda
    La doctrina bíblica sostiene que las oraciones y los sacrificios son aceptables a Dios porque lo es la persona. Así “miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya” (Gen. 4:4–5). La aceptación de la ofrenda de Abel era indicación de que ya había sido aceptada su persona.
    Heb 11:4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.
    8
  • 9. Por otra parte a Caín se le advirtió de que su ofrenda sería aceptada si evidenciaba que su vida era aceptable (Gn. 4.7). 
    Gén 4:7 Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él. 
    En el libro del profeta Malaquías queda bien en claro que para que la ofrenda sea acepta, previamente debe ser acepto el que ofrenda... 
    Mal 1:10 ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda.
    Dios no tuvo complacencia de ellos a causa de su impiedad.
    9
  • 10. En toda la Biblia se subraya la enseñanza de que Dios no acepta la persona del hombre en razón de su posición social o su importancia. Dios no hace acepción de personas...
    Gál 2:6 Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron.
    10
  • 11. El no hacer acepción de personas se trata de una virtud que todos tienen que imitar. Sin embargo, fue sólo cuando ocurrió el incidente de Cornelio que la iglesia primitiva comprendió el hecho de que Dios no exige la nacionalidad judía, ni la circuncisión, como requisito previo para ser aceptado por Él... 
    Hch 10:34 Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas,
    Hch 10:35 sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia.
    11
  • 12. El modo de obrar que Dios requiere para la aceptación no debe ser, en ningún aspecto, inferior a su propia perfección. Sólo aquellos que con paciencia perseveran en el bien hacer pueden exigir la recompensa de la vida eterna en mérito a sus obras (Ro. 2.6–7). Nadie logra esto. Nadie alcanza el nivel de la gloria de Dios, a causa del pecado (Ro. 3.9-23). Sólo nuestro Señor es acepto. Sólo Él ha merecido el veredicto de Dios: En ti tengo complacencia.
    Ezequiel predijo que sería obra de Dios mismo hacer que los pecadores le resultasen aceptables (Ez. 20.40-41; 36.23-29). Mediante la incorporación a Cristo, y el don de la justicia (Ro. 5.17), los creyentes son aceptos ante Dios. Esto es obra de Dios, quien por su gracia nos hizo aceptos en el Amado. (Ef. 1.6).
    12
  • 13. El carácter de la ofrenda
    El carácter de la ofrenda es de una entrega total, donde el creyente es probado en su fe, ejemplo de ello lo encontramos en Génesis capítulo 22 donde dice que Dios probó a Abraham, ordenándole que sacrificara a su hijo Isaac. Abraham obedeció, y el Señor intervino e hizo aparecer para el sacrificio, un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos. Gén 22.13
    Este carnero trabado en su cabeza por las espinas de un zarzal, es la figura de nuestro Señor Jesucristo, quien se presentó como sustituto nuestro en el madero de cruz con espinas sobre su cabeza.
    13
  • 14. Prueba de fe
    El libro de Hebreos dice que Abraham fue probado y que triunfó a causa de su fe...
    Heb 11:17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,
    Heb 11:18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;
    Heb 11:19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.
    14
  • 15. El fruto de la ofrenda que se disponía a dar Abraham
    Dios renovó la promesa de que Abraham tendría una numerosa descendencia...
    Gén 22:16 y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo;
    Gén 22:17 de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos.
    Gén 22:18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.
    15
  • 16. Otro ejemplo de ofrenda y cumplimiento de promesa
    También tenemos el ejemplo de Jeftégalaadita esforzado y valeroso quién era hijo de una prostituta y de Galaad, que hasta entonces no había tenido hijos, Jefté pensó que había sido desheredado ilegalmente por los hijos menores legítimos de Galaad. Huyó a la tierra de Tob. 
    Cuando los israelitas se vieron amenazados por una invasión de los amonitas en gran escala, los ancianos de Galaad invitaron a Jefté a ser su comandante. Consintió solamente cuando le prometieron que seguiría dirigiéndolos cuando cesara la lucha. 
    Jefté hizo voto a Jehová diciendo que ofrecería en holocausto a cualquiera que saliere de las puertas de su casa a recibirle si él regresase en victoria Jue. 11:30-31
    16
  • 17. Jefté estimó que la ofrenda debía ser importante, quizás pensaba en que saliera a recibirle un esclavo para atenderle luego de la guerra.
    No nos olvidemos que Jefté vivía entre paganos que ofrecían sacrificios humanos a las deidades paganas y debe haber pensado que Jehová tenía que ser propiciado con una ofrenda tan costosa como las que se habían desangrado en los altares de Quemos y Moloc.
    17
  • 18. Jefté nunca pensó en ofrendar a su hija, esto lo vemos en Jue 11:35 "Y cuando él la vio, rompió sus vestidos, diciendo: ¡Ay, hija mía! en verdad me has abatido, y tú misma has venido a ser causa de mi dolor; porque le he dado palabra a Jehová, y no podré retractarme."
    18
  • 19. Después de vencer a los amonitas por fe (He. 11.32) Jefté retornó triunfalmente a su casa en el cuartel general, para ser recibido por su única hija (no tenía fuera de ella hijo ni hija), que salía a recibirle con panderos y danzas .
    19
  • 20. Con gran pesar Jefté comprendió que debía cumplir su voto ofreciéndola en holocausto (que siempre se quemaba).
    En estos dos ejemplos vemos el valor de la palabra empeñada.
    Quizás estemos pensando en Abraham y Jefté, pero, por que no pensamos también en la hija de Jefté, porque ella confirmó la promesa hecha por su padre y tuvo gran valor para disponerse a enfrentar la muerte...
    20
  • 21. Jue 11:36 Ella entonces le respondió: Padre mío, si le has dado palabra a Jehová, haz de mí conforme a lo que prometiste, ya que Jehová ha hecho venganza en tus enemigos los hijos de Amón.
    Jue 11:37 Y volvió a decir a su padre: Concédeme esto: déjame por dos meses que vaya y descienda por los montes, y llore mi virginidad, yo y mis compañeras.
    Jue 11:39 Pasados los dos meses volvió a su padre, quien hizo de ella conforme al voto que había hecho. Y ella nunca conoció varón. 
    Estas ofrendas fueron aceptables ante Jehová, pero ¿que podemos decir nosotros con respecto a nuestras ofrendas?
    21
  • 22. Existen ofrendas consistentes en dinero, ropa y alimentos, pero de acuerdo al contexto de lo que estamos estudiando nos referiremos a otro tipo de ofrenda, la de nuestra propia vida. 
    Rom 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.
    Aquí el apóstol Pablo nos dice que las ovejas para el sacrificio son nuestros propios cuerpos. En el A.T. las ovejas eran escogidas para el sacrificio, estas no debían presentar manchas ni defectos.
    22
  • 23. A diferencia del sacrificio del A.T. donde las ovejas derramaban su sangre, nosotros nos libramos de ello por el sacrificio del sustituto de Isaac, el Cordero De Dios, quien murió por nosotros, pero no por ello debemos dejar de presentar nuestros cuerpos ante nuestro Señor Jesucristo en sacrificio vivo, en santidad, porque esto es agradable (aceptable) a los ojos de Dios.
    Este sacrificio vivo es parte de culto racional, ¿que significa esto?
    Debemos de pensar (razonar) en función al conocimiento (culto) de lo que agrada a Dios, (para ser aceptables)
    23
  • 24. Rom 6:11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
    Este tipo de ofrenda es el que busca el Señor, las demás, dinero, ropa y alimentos son las añadiduras de la ofrenda principal que se entrega por amor al prójimo, tal como nuestro Señor se entregó por nosotros a causa de nuestros pecados. Las añadiduras fueron la multiplicación del pan y los peces y la sanidad a los enfermos.
    Nosotros debemos entregarnos como ofrenda (don) hacia el servicio de nuestro prójimo, enseñando la Palabra, predicando el Evangelio a los gentiles, sanando a los enfermos, haciendo caridad con los necesitados.
    24
  • 25. Fin
    Jogar, 22 de agosto de 2009
    25