• Save

Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this presentation? Why not share!

Romanos#8

on

  • 1,782 views

La epistola de Pablo a los Romanos capitulo 8.

La epistola de Pablo a los Romanos capitulo 8.

Statistics

Views

Total Views
1,782
Slideshare-icon Views on SlideShare
1,782
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Romanos#8 Romanos#8 Presentation Transcript

    •  
      • CAPITULO 8
    • CAPÍTULO 8
      • Ahora veremos la gloriosa perfección de los que están en cristo y caminan bajo la guía del espíritu santo.
      • Se nos dará a conocer, también, la razón que tuvo el Padre para enviar al Señor Jesús a este mundo.
      • el estado miserable de la mente humana, cómo cristo obra en sus siervos, los sufrimientos comunes de judíos y gentiles, cómo todo obra para bien para los que aman a Dios, el propósito de nuestro llamamiento, la manera en que podemos llegar al cielo, así como nada nos separará del amor de Dios.
      • 1. Ahora, pues, ninguna condenación hay
      • Después de la aflicción de Pablo en el capítulo anterior, ahora bendice al Señor con todo su corazón por la salvación de su alma
      • para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne,
      • Los deseos carnales ya no ejercen dominio como sucedía antes de conocer al Señor, ahora todo el ser cuerpo, alma y espíritu es dedicado o consagrado a Él.
      • sino conforme al Espíritu.
      • En su nueva posición, ahora, Pablo está en Cristo el Señor.
      • 2. Porque la ley del Espíritu de vida
      • El evangelio de poder, ya no la ley escrita sino la del corazón que rige al hombre arrepentido.
      • en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
      • El creyente en esta posición ha sido apartado a través de Cristo de la ley del pecado y de la muerte.
      • 3. Porque lo que era imposible para la ley,
      • La facultad de la ley era únicamente hacer ver el pecado del hombre y por ende condenarlo.
      • por cuanto era débil por la carne,
      • La carne solamente empuja a satisfacer sus propios instintos malignos
      • Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado
      • Pero, ¡Gloria a Dios! Cristo deja el cielo y se hace carne en Jesús y sin haber pecado toma los nuestros a fin de justificarnos ante el Padre
      • y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;
      • El pecado condena al hombre, sin embargo, como Jesús aun cuando es carne no pecó y por lo tanto Él condenó con su santidad al pecado, para que éste ya no puede enseñorearse en sus hijos.
      • 4. para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros,
      • Como la ley no podía perdonar, sino sólo condenar. Cristo (la deidad) se hace Jesús (la humanidad) para llevar nuestros pecados y cumplir con la justicia de Dios a fin de salvarnos
      • que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
      • Ahora, los deseos pecaminosos pueden ser vencidos en el nombre de Jesús y por lo tanto sujeta la carne por el Espíritu Santo que da fuerza o poder a nuestro espíritu.
      • 5. Porque los que son de la carne
      • Los malos pensamientos del hombre sin Cristo
      • piensan en las cosas de la carne;
      • Los inconversos no tienen reparos en hacer el mal, al contrario, se solazan
      • pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
      • Los que han sido redimidos con la preciosa Sangre de nuestro Señor Jesús tienen en mente la cosas que “son de Dios”
      • 6. Porque el ocuparse de la carne es muerte,
      • Los que viven separados de Dios dejándose llevar la marea de sus propias concupiscencias no les queda otra alternativa, a menos que se arrepienta, que de morir no sólo físicamente, sino también espiritual y eternamente.
      • pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
      • Por el primer Adán el hombre perdió la armonía con Dios y por lo tanto la vida y la paz, pero, por el postrer Adán (Cristo) se restablece de nuevo la comunión con el Padre y se recobra la vida y la paz.
      • Cualquier ser humano anhela ante todo la paz y los que tienen riquezas pagan por lograrla pero en ningún parte la encuentra.
      • La paz únicamente se obtiene al hacer las paces con Dios lo que no se puede lograr ni con la religión, ni con la educación, en otras palabras, en ninguna otra manera mas que a través de Cristo Jesús.
      • 7. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios;
      • Los deseos del hombre atentan contra la santidad de Dios por ser su imagen
      • porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
      • Por tal razón el hombre que no viene al Padre por medio del Hijo tendrá que ser destruido para que no continúe con su rebeldía.
      • 8. y los que viven según la carne
      • Los que se dejan gobernar por sus apetitos pecaminosos
      • no pueden agradar a Dios.
      • Sino pueden agradarlo entonces por lógica lo desagradan y por lo tanto perecerán
      • 9. Mas vosotros
      • Los hijos lavados con Su Sangre, o sea, los cristianos
      • no vivís según la carne, sino según el Espíritu,
      • O sea bajo la dirección o gobierno del Espíritu Santo
      • si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros.
      • Ahora el Espíritu mora en vosotros. Esto no se demuestra solo por un emocionalismo dominguero, por eso el apostol dice: “si es que” La unica manera de saberlo es por medio de las manifestaciones del fruto del
      • Espiritu.
      • Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
      • Si el Espíritu Santo no mora en el corazón, entonces, no es propiedad del Señor y por ende otro será su patrono.
      • 10. Pero si Cristo está en vosotros,
      • Si lo hemos hecho dueño de nuestro ser. Si le estamos entregando todas nuestras áreas.( kuriote) ( su Se ñorio)
      • el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado,
      • El que su cuerpo a muerto nada puede hacer: “ni siente ni agradece”, por lo que, nuestro deseos carnales si los hemos matado, si hemos ministrado el alma, nada puede hacer, porque “con Cristo estoy juntamente crucificado y ya no vivo yo.”
      • mas el espíritu vive a causa de la justicia.
      • Vive para el evangelio de Cristo y por lo tanto resucitará para vida eterna.
      • 11. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús
      • El apóstol nos revela claramente que quien levantó de los muertos, quien resucitó a Jesús fue el Espíritu Santo
      • mora en vosotros,
      • Si hemos hecho de nuestro cuerpo su templo
      • el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
      • De la misma manera el Espíritu Santo nos resucitará, nos sacará de la tumba en aquel glorioso día que con ansiedad esperamos
      • 12. Así que, hermanos,
      • Tanto judíos como gentiles que han sido redimidos por Cristo Jesús
      • deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;
      • Nada hemos hecho en pago, ni podremos hacer, por tan grande salvación. Por lo que no seamos desagradecidos viviendo conforme a los dictados de la carne, sino del Espíritu que mora en nosotros.
      • 13. porque si vivís conforme a la carne, moriréis;
      • Si aún conociéndolo vivimos de acuerdo a nuestra inclinaciones pecaminosas iremos muriendo espiritualmente, poco a poco separándonos de la Gracia de Dios “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciera afrenta al Espíritu de gracia?” Heb. 10.29.
      • mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
      • Si estamos crucificados como el apóstol: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí...” Gá. 2.20.
      • 14. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
      • Ahora el Espíritu Santo nos ilumina, nos dirige y nos da seguridad (verso 16).
      • 15. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción,
      • Adoptar significa recibir como hijo al que no lo es. La adopción sigue a la regeneración. El nuevo nacimiento nos da la naturaleza y derecho de ser hijos de Dios, en tanto que, la adopción nos da la posición (Gá. 4.4-6; Ef. 1.5; 2 Cor. 6.18)
      • por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
      • O papacito, con toda confianza, es una nueva manera de llamarle nuestro Padre. Antes solamente Jesús había usado ese nombre hasta este momento (Mr. 14.36; Mt. 26.42).
      • 16. EI Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu,
      • ¡Qué glorioso! el Espíritu Santo asegura a nuestro espíritu que somos salvos
      • de que somos hijos de Dios.
      • Antes éramos criaturas solamente ahora somos hijos con todos los derechos y las obligaciones de un hijo legítimo
      • 17. Y si hijos, también herederos
      • Tenemos derecho a los bienes de Dios
      • de Dios y coherederos con Cristo,
      • “ Coherederos”, es decir, compañeros de Cristo en la heredad de Dios.
      • si es que padecemos juntamente con él,
      • Hay muchos derechos, pero como ya apuntamos, también obligaciones: Si al igual que Él estamos dispuestos a someternos a la voluntad del Padre o sea del hereditario.
      • para que juntamente con él seamos glorificados.
      • Si soportamos como Jesucristo también gozaremos del privilegio de la gloria del Padre y en una nueva dimensión espiritual: glorificados, con cuanta razón exclamo Pablo las hermosas palabras del siguientes verso:
      • 18. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
      • 19. Porque el anhelo ardiente de la creación
      • Una verdadera necesidad que surge en toda cosa creada por Dios.
      • es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
      • De los hechos salvos al aceptar que la Sangre derramada en la cruz del calvario les lavara de todos sus horrendos pecados. O sea, la nueva creación de Dios o nacidos de nuevo. La creación anhela ser testigo de estas manifestaciones.
      • 20. Porque la creación fue sujetada a vanidad,
      • Por Adán quien la hirió por su pecado
      • no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza:
      • 21. porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción,
      • Deterioro por la contaminación del pecado
      • a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
      • Los que se han salvado por entrega su vida al Señor Jesucristo
      • 22. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;
      • cada una de las catástrofes naturales marcadas en la creación por terremotos, huracanes, trombas, alteraciones en la capa de ozono y en los climas y aun en los planetas.
      • 23. y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias
      • O primeros frutos
      • del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.
      • Esperamos el rapto glorioso de la novia para salir de este estado de cosas
      • 24. Porque en esperanza fuimos salvos;
      • Esperanza de obtener nuestra total redención en el levantamiento glorioso de la iglesia
      • pero la esperanza que se ve,
      • La que ya estamos disfrutando por ser salvos de la ira que vendrá
      • no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?
      • Los cristianos no esperamos la Justificación, y santificación , porque ya la poseemos
      • 25. Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.
      • Nuestra resurrección que luego traerá consigo nuestra glorificación
      • 26. Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos,
      • Muestra nuestra incapacidad en la oración, pero al mismo tiempo, la ayuda que recibimos del Espíritu Santo nuestro paracleto y consolador al alinear nuestra oración con la voluntad de Dios.
      • pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
      • Aun sin que hablemos una sola palabra en nuestra oración, el Espíritu clama e intercede delante de la presencia del Padre con un desgarrador quejido de nuestro ser que es inaudible.
      • 27. Mas el que escudriña
      • “ Escudriñar” significa “escarbar”, sacar lo que hay en la profundidades
      • los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios
      • De acuerdo a la mente, intención y propósitos de Dios, porque el Espíritu los conoce.
      • intercede por los santos.
      • “ Interceder” significa “pedir por otro”. El Espíritu, pues, pide al Padre por nosotros.
      • 28. Y sabemos que a los que aman a Dios,
      • Que le temen, que le obedecen, que le aman. Cualquiera puede decir que ama a Dios, pero ese amor implica irrestricta obediencia a su Palabra, el Señor Jesucristo claramente lo dice: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Jn. 14.15).
      • todas las cosas les ayudan a bien,
      • Estas personas son aquellas que obedecen a Dios con lo que le demuestran su amor.
      • esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
      • Escogidos para salvación y servicio, los que respondieron responsablemente a la invitacion hecha por Dios.
      • 29. Porque a los que antes conoció,
      • ¿Cuándo los conoció? Pablo mismo contesta que antes de la fundación del mundo: “Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” Ef. 1.4.
      • también los predestinó
      • ¿Para qué nos predestinó? Pablo también responde: “Para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo.” Pero fijémonos bien que no por méritos propios, sino por “el puro afecto de su voluntad” Ef. 1.5.
      • para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.
      • Cristo la Cabeza o Piedra fundamental de todos los cristianos y como el primero que ha resucitado. Muchos han vuelto a la vida como Lázaro el de Betania,
      • pero seguramente volvió a morir, pero Cristo volvió a la vida para no morir más, por tal razón es el primogénito de los muertos o el único que ha resucitado, pero la garantía de que sus hijos resucitaremos también.
      • 30. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó;
      • Justificación gratuita para nosotros, pero que costó su sacrificio cruento en la cruz
      • y a los que justificó, a éstos también glorificó.
      • A los que nos ha justificado esperamos ansiosos nuestra redención final o la culminación de este proceso de santificación. Pero Dios llama a las cosas que no son, como si ya fueran.
      • 31. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
      • La conclusión a que llega el apóstol a todo lo dicho es que en Dios tenemos la protección completa. Es bueno que hagamos nuestras éstas palabras diciendo: “¿Si Dios por mi, quién contra mí?
      • Nótese que la palabra no es Con que significa aun lado de mi; Sino Por que significa delante de mi o substitución de El
      • por mi.
      • 32. El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros,
      • Si Dios dio a su Hijo Unigénito para que muriera por nosotros
      • ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
      • Si Dios dio a su Hijo Unigénito para que muriera por nosotros, ¿cómo no nos suplirá también nuestras necesidades conforme a su voluntad y sus riquezas en gloria????
      • 33. ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
      • Si ni Dios el Soberano nos acusa ¿Quién se atreverá a hacerlo? Si el Padre nos ha justificado por medio del Sacrificio de Cristo eso es totalmente suficiente .
      • 34. ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios,
      • La diestra es el lugar de autoridad
      • el que también intercede por nosotros.
      • Ruego por todos los miembros de su cuerpo que aun están en la tierra; La oración de Jesús al Padre en (Juan 17)
      • 35. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿'Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
      • Nada, ni las luchas, ni la pruebas, ni las derrotas ni cualquier circunstancia adversa por muy difícil que sea nos podrá apartar del Amor de Cristo, nuestro amor y nuestra vida. (este amor es el amor mío hacia El)
      • 36. Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de mataderos.
      • Pablo aquí se refiere al Salmo 44.22 y es una de las grandes promesas para el cristiano: “el padecer hasta la muerte, como padeció Jesús”
      • 37. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
      • Si Cristo venció a la misma muerte nosotros somos por ello y por El vencedores absolutos
      • 38. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
      • 39. ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
      • Nada ni nadie, absolutamente, nos podrá apartar de su gran Amor. (el amor de Dios hacia mi)
      • Conclusión
      • Aquí concluimos el capitulo 8 de
      • Romanos
    • PROXIMA CLASE: ROMANOS CAPITULO 9
    •  
    • PROFESOR: FRANK CATANO