Los placeres del agua. termas  en la antigua roma
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Los placeres del agua. termas en la antigua roma

on

  • 1,657 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,657
Views on SlideShare
1,657
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Los placeres del agua. termas  en la antigua roma Los placeres del agua. termas en la antigua roma Presentation Transcript

  • LOS PLACERES DEL AGUA: LAS TERMAS ROMANAS 4º D Cristina López Mª José Siafa Ana Sipi Patricia Ventoso
  • THERMAS ROMANAS
    • Las termas romanas son recintos públicos destinados a baños típicos de la civilización romana .
    • En las antiguas villas romanas los baños se llamaban balnea o balneum y si eran públicos thermae o therma .
    • A finales del siglo V a.C las antiguas estancias de baño asociadas a los gimnasios griegos se perfeccionaron y crecieron en complejidad, convirtiéndose en estancias independientes destinadas sólo al baño. El mundo de las termas se generalizó a partir del siglo I a. c.
    • Estas estancias ofrecían baños de vapor y piscinas frías, templadas y calientes. Los baños romanos abrían al mediodía y cerraban al ponerse el Sol.
  • Los baños
    • Públicos o privados, han estado presente en las civilizaciones .
    • Son numerosas las prácticas, religiosas y sociales, que desde la antigüedad se han venido teniendo como acto principal el baño, asociado este a la limpieza, tanto del cuerpo como del alma o espíritu, a la purificación .
    • En la civilización romana la institución de los baños, las termas, era fundamental en los servicios que los ciudadanos debían tener.
    • Otro uso predominante y que suele aparecer en todo lugar donde acudían las entidades de la ciudad (al igual que el teatro por ejemplo), en las termas también se solía acudir para "socializarse". Los hombres charlaban sobre política, sobre sus planes de futuro y de como veían el panorama de Roma. Por su parte las mujeres hablaban de los chismes y rumores de los entresijos patricios del palatino. Era en muchas ocasiones un centro de reuniones informales, perfecto por su relajante aire vaporado y las calientes aguas termales.
    • Las termas públicas romanas respondían , como decimos, a una función social y política . Fueron lugares ideales para la conversación relajada, el recreo y la relación social .
    • Por tanto, s e cuidaba el ambiente con una delicada decoración en donde no se escatimaban medios, llenando las estancias de maravillosos fresco, mosaicos y estatuas.
    • En los lugares destinados al baño había departamentos separados para hombres y mujeres.
    • Si no había espacios separados, el establecimiento abría unas horas al día para mujeres y otras para hombres, y solo una vez al año las termas eran abiertas al pueblo.
    • En algunas ocasiones, durante el Imperio, se permitió el baño conjunto a hombres y mujeres.
  • Elementos de las termas
  • Palestra:
    • Era un patio central en donde los romanos podían practicar ejercicios físicos.
    • Solía ser muy amplio ya que comunicaba con las demás instalaciones.
  • Tabernae
    • Eran un tipo de tiendas adosadas a los baños en donde los vendedores vendían bebidas y comida a los bañistas a voz de grito.
  • Caldarium:
    • Era un baño de agua caliente o Alveus. Solían ser las habitaciones mas luminosas y adornadas. En las grandes termas había piscinas en donde se podían bañar. Y si eran pequeñas el baño se tomaba en un deposito o bañera de agua caliente llamado Labra.
  • Frigidarium
    • Eran los baños de agua fría.
    • Solían situarse en el exterior si eran grandes termas.
    • A veces incluía en sus instalaciones una piscina en donde se podía practicar la natación.
  • Tepidarium
    • Era la habitación en donde se situaba el agua tibia que preparaba al bañista para el baño de agua caliente.
  • Apodyterium
    • Era el vestuario. Era una habitación próxima al portico (puerta) en donde los bañistas dejaban su ropa. En la pared había unas hornacinas sin puertas en donde depositaban la ropa y los objetos personales, que quedaban vigilados por un esclavo.
  • Laconicum
    • Es como lo que hoy nosotros llamamos sauna.
    • Era una habitación llena de vapor.
  • Una maqueta de unas termas romanas:
  • Las termas de Aduana –Málaga-
    • El entorno urbanístico cercano al Teatro Romano y la Alcazaba de Málaga sigue guardando en sus profundidades más secretos por descubrir. Las obras de peatonalización del centro histórico han motivado una excavación arqueológica: escondía en sus entrañas otros restos de gran valor histórico, unas termas romanas en un excepcional estado de conservación
  • EJEMPLOS DE TERMAS HISPANIA ROMANA
    • «Están muy bien conservadas. Con estos vestigios, es la primera vez que hemos dicho: Estamos en Roma. La calidad de conservación nos ha permitido conocer más sobre estos recintos destinados a los baños públicos o privados en la época romana. Son un ejemplo de libro del arte romano, además que refuerza la hipótesis de que este entorno de la calle Alcazabilla fue una zona noble, monumental, en la época romana», detalla la arqueóloga municipal, Carmen Peral.
    • Prueba de ello es la aparición en perfecto estado de todos los elementos que conforman los baños romanos. Se ha localizado el hypocaustum, la parte subterránea de las termas; un suelo radiante que permitía calentar y distribuir el aire caliente. En este sentido, Espinar explica que en un primer momento funcionó como una piscina de agua caliente (caldarium) y después templada (tepidarium). Una parte del suelo del hypocaustum se construyó sobre el propio terreno, mientras que la otra aprovechó un muro de sillares perteneciente a una edificación altoimperial que también se ha localizado en la excavación. «La zona inferior de las termas es de mampostería muy bien careada y la parte superior alterna hiladas de ladrillo con sillarejos bien escuadrados», cuenta Ana Espinar.
    • Aunque ahora los restos se van a cubrir y proteger con grava y geotextil, el Ayuntamiento estudiará una posible puesta en valor futura dado el importantísimo valor del hallazgo.
  • Las termas de Lugo
    • Las termas romanas de Lugo se encuentran a unos 900 m del centro de la ciudad, en el margen izquierdo del río Miño y a 475 m sobre el nivel del mar.
    • Los Baños Termales del Lugo Romano, situados en la planta baja del Balneario, probablemente daten de época altoimperial (s.I-II D.C.). Este conjunto, único en toda Galicia, fue declarado Monumento histórico-artístico de carácter Nacional en 1931. Los restos conservados se pueden dividir en dos núcleos, que aparecen en dos salas diferenciadas. La primera es el Apoditeryum o vestuario, constituido por dos salas colindantes con vestíbulo común de sillarejo de pizarra, cuyas paredes presentan unas hornacinas que podrían servir para dejar la ropa de los usuarios. La segunda habitación es de pequeño tamaño, con bóveda de cañón corrido y paredes de argamasa; podría ser el Caldarium o baños calientes, que fue transformado posteriormente en capilla cristiana.
  • Las termas Zaragoza
    • En el centro de la ciudad de Caesaraugusta, entre el espacio del foro y el teatro, se alzaron, desde el siglo I a.C. y hasta comienzos del siglo IV d.C., unas termas públicas. De las diversas estancias con que contaban estas instalaciones -vestuario, salas calientes, templadas y frías, gimnasio, etc.-, fundamentalmente se han conservado restos de unas letrinas (todavía utilizadas a finales del siglo I a.C.) que fueron derribadas para construir sobre ellas una gran piscina porticada, donde se podía nadar al aire libre.
    • Para la mayoría de los romanos las termas eran algo más que un lugar para la limpieza del cuerpo, ya que cumplían una importante función como centro de vida social y cultural. En sus estancias, además de bañarse, se podían practicar deportes, leer, pasear, escuchar música o poesía. El baño romano seguía un ritual en el que se alternaban el calor y el frío. En el recorrido por las diversas salas de las termas intervenía el gusto personal, pero lo más habitual era comenzar por los baños calientes para finalizar con los fríos. Hombres y mujeres solían estar separados, ya sea por zonas diferentes o por horarios.
    • A lo largo de la amplia vida de estas termas públicas (s. I a.C. - s. IV d.C.), se han ido sucediendo diversas reformas que alteraban su aspecto y que han dejado como testigo de su existencia restos arquitectónicos superpuestos en el mismo espacio. De la época más antigua, siglo I a.C., únicamente se conserva parte de un pavimento, realizado con ladrillos rectangulares de arcilla cocida colocado en forma de espiga. La piscina, que hoy vemos fragmentada, fue construida a mediados del siglo I d.C.; es de planta rectangular, conservándose sólo 9,7 metros de su longitud, cuyo total se estima en 15,8 metros. El único extremo corto conservado, que permite la reconstrucción ideal de sus proporciones, se remató en forma de ábside lobulado. A la piscina se accede por tres escalones que la recorren en todo su perímetro, y su fondo estuvo pavimentado con placas de mármol, parte de las cuales fueron levantadas y reutilizadas después del cese de la actividad termal a comienzos del siglo IV d.C. Del pórtico que rodeaba la piscina, cuya altura se estima entre los 5 y 6 metros, se conservan restos de tres basas de columna y varios de sus apoyos.
    • La superficie de la sala era más amplia que la actual, y se conservan, como pequeña muestra del recubrimiento de sus paredes, los restos de un conjunto de placas de mármol, decoradas con motivos diversos: figuras geométricas, escudos cruzados, etc. La ornamentación de la sala se completaría con varias esculturas.