¿POR QUÉ EXISTEN DOS CREDOS?
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

¿POR QUÉ EXISTEN DOS CREDOS?

on

  • 1,067 views

El Credo es una declaración de fe cristiana que describe las creencias de la comunidad religiosa. La afirmación del Credo en el catolicismo afirma la creencia de la naturaleza trinitaria de Dios. ...

El Credo es una declaración de fe cristiana que describe las creencias de la comunidad religiosa. La afirmación del Credo en el catolicismo afirma la creencia de la naturaleza trinitaria de Dios. Esta síntesis de fe no ha sido hecha según formas humanas, sino que se han tomado las partes más importantes de las Sagradas Escrituras para poder dar en su integridad la enseñanza de la fe, a la cual se la denomina profesión de fe, que es la oración a la que comúnmente llamamos Credo.

Statistics

Views

Total Views
1,067
Views on SlideShare
1,067
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
25
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • In Mary Magdalene combine undoubtedly you vary other biblical Marys, poorly understood even by the early Christians. It quotes the biblical Pecadora Arrepentida in esoteric teachings and the spiritualists reminded of the Hellenistic period. A venerated Mary Magdalene the Gnostics, the Templars and Cathars and Grail seekers, because their individual absorbed many esoteric teachings of the worship of the Black Virgin, in turn inherited the cult of the goddess Isis of Ancient Egypt .

    ON THE OTHER HAND:

    Decades ago I wrote a book still unpublished, of arduous

    medievalist research, which is evidence that the maximum image is the famous treasure LOVE Cathar heretics who managed to get in great secrecy before the surrender of the castle of Montsegur, in order to hide the other side of the Pyrenees.

    http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/marededeudelclaustre.html

    __________________ SPANISH TEXT BELOW____________________

    En María Magdalena se combinan, sin duda, otras varías Marías bíblicas, mal conocidas incluso por los primeros cristianos. Se cita a la bíblica Pecadora Arrepentida en las enseñanzas esotéricas, así como la recordaron los espiritualistas del período helenístico. A María Magdalena la veneraron los gnósticos, los templarios y los cátaros, así como los buscadores del Santo Grial, porque su persona absorbió muchas enseñanzas esotéricas de la adoración a las Vírgenes Negras, a su vez herederas del culto a la diosa Isis del Antiguo Egipto.

    POR OTRA PARTE:

    Hace varias décadas escribí un libro todavía inédito, de árdua

    investigación medievalista, en el cual se evidencia que dicha imagen del máximo AMOR es el famoso tesoro que los herejes cátaros lograron sacar en gran secreto antes de la rendición del castillo de Montsegur, a fin de esconderla al otro lado de los Pirineos.

    http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/marededeudelclaustre.html
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

¿POR QUÉ EXISTEN DOS CREDOS? ¿POR QUÉ EXISTEN DOS CREDOS? Document Transcript

  • Blog: afabrag.obolog.com Page1 “Es el símbolo que guarda la Iglesia Romana, la que fue sede de Pedro, el primero de los apóstoles, y a la cual él llevó la doctrina común”. San Ambrosio de Milán (340-397) – symb. 7 PRESENTACION Desde su origen, la Iglesia apostólica expresó su fe en fórmulas breves y normativas para todos los cristianos. Quiso recoger lo esencial de la fe en resúmenes orgánicos y articulados. El Credo es una declaración de fe cristiana que describe las creencias de la comunidad religiosa. La afirmación del Credo en el catolicismo afirma la creencia de la naturaleza trinitaria de Dios. Esta síntesis de fe no ha sido hecha según formas humanas, sino que se han tomado las partes más importantes de las Sagradas Escrituras para poder dar en su integridad la enseñanza de la fe, a la cual se la denomina profesión de fe, que es la oración a la que comúnmente llamamos Credo. Pero aunque basado en los textos sagrados, el Credo no se encuentra literalmente en la Biblia, ya que se trata de los principios fundamentales de la fe cristiana basados en los Evangelios y en la Cartas apostólicas principalmente. Recitar con fe el Credo es recordar nuestro bautismo y entrar en comunión con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, así como con toda la Iglesia que nos transmite la fe, y en el seno de la cual creemos. Según el Catecismo Católico, el Credo es un sumario breve y normativo. La palabra Credo viene del latín y significa yo creo, palabra con la que empieza el Credo, también conocido como símbolo de la fe (Numeral 187). Pero si el Credo es la confirmación de nuestra fe en la Santísima Trinidad y también nuestra forma de comunión con ella, ¿por qué existen dos textos distintos del Credo?
  • Blog: afabrag.obolog.com Page2 LOS DOS CREDOS: EL CORTO Y EL LARGO De esta forma se denomina técnicamente a los dos Credos. El Credo corto es el Credo Apostólico o de los Apóstoles, mientras que el Credo largo es el denominado Credo Niceno o niceno-constantinopolitano, o sea, el Credo emitido en el Concilio de Nicea del año 325 y en el de Constantinopla del 381. El Credo de los Apóstoles (Credo corto) es una síntesis o resumen de la fe cristiana, que se desarrolló a partir del símbolo utilizado en el bautismo por la primera Iglesia. A este Credo se le considera como un resumen fiel de la fe de los apóstoles (Catecismo Católico, Numeral 194). En cuanto al Credo de Nicea o Credo niceno, es una profesión de fe que se redactó en los dos primeros concilios ecuménicos, el de Nicea y el de Constantinopla, y es el Credo común a todas las Iglesias Orientales y Occidentales (Catecismo Católico, Numeral 195-196). EL CREDO APOSTOLICO “Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén”. La leyenda cuenta que los propios apóstoles redactaron este Credo a los diez días de la Ascensión de Jesús, pero en realidad no fueron ellos quienes le escribieron. Se le denomina Credo de los Apóstoles o Credo apostólico porque está basado en la doctrina que ellos mismos enseñaron. Está considerado como el resumen fiel de la fe de los Apóstoles. Sin embargo surgió una crisis dentro de la Iglesia en el siglo IV cuando Arrio, un presbítero de Alejandría de origen libio y fundador del arrianismo, sostuvo que no estaba de acuerdo con la creencia de la Iglesia en la Santísima Trinidad ya que, según Arrio, Jesucristo era Hijo de Dios, pero no Dios; o sea, negaba la divinidad de Jesucristo.
  • Blog: afabrag.obolog.com Page3 Para poder combatir el arrianismo y reafirmar así la fe de los creyentes en la Santísima Trinidad, la Iglesia convocó un Concilio en el año 325, el de Nicea, seguido por el de Constantinopla en el 381. EL CREDO NICENO “Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho. Que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día según las Escrituras, y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre, y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén”. El Credo niceno-constantinopolitano se escribió formalmente durante los dos Concilios citados anteriormente, el de Nicea y el de Constantinopla. Es más explícito y más detallado que el Credo apostólico, y con él se respondió en el siglo IV a la herejía arriana que negaba la creencia en la divinidad de Cristo y, por consiguiente, en el Espíritu Santo. Por ello, en lo referente a Jesucristo este Credo dice: “Engendrado del Padre antes de todos los siglos. Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre”. Todas estas palabras quieren afirmar que Jesucristo, el Hijo de Dios, es también Dios, igual que el Padre. Confirma también que ha sido engendrado, indicando así el origen eterno del Verbo, por lo cual tiene un principio distinto al de las criaturas, que han sido creadas. En lo referente a la parte del Espíritu Santo, el Credo niceno dice así: “Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló
  • Blog: afabrag.obolog.com Page4 por los profetas”. Con estas palabras se quiere reafirmar la divinidad del Espíritu Santo, que es igual al Padre y al Hijo, y también su papel en la historia de la salvación. La frase “y del Hijo” es un añadido que se hizo en la España visigoda de Toledo (siglos V al VIII) para reafirmar la divinidad de Jesucristo, en contra también de las creencias arrianas. El Credo niceno se recita especialmente en la Misa dominical para así confesar públicamente nuestra fe en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, que es el centro de nuestra fe católica. CONCLUSION Ambos Credos, el apostólico y el niceno, tienen en común que ambos están estructurados en tres partes, siguiendo la Santísima Trinidad: creo en Dios Padre creador; creo en Jesucristo, su Hijo, nuestro Salvador; creo en el Espíritu Santo y en la Iglesia. Estos dos Credos poseen un lenguaje y una distinta forma de decir las cosas, pero al final manifiestan lo mismo. La diferencia es que el Credo apostólico habla de Jesucristo enumerando sus acciones históricamente, como es su nacimiento, Pasión, muerte y Resurrección, usando expresiones bíblicas como la de resucitar al tercer día. El Credo niceno, en cambio, utiliza un lenguaje que no es bíblico, sino que ha sido tomado de la filosofía griega. No es que ello sea extraño al contenido de la fe, puesto que en el siglo IV la fe cristiana se había introducido en el Imperio Romano y se había amoldado a la cultura clásica; ya no era sólo una fe hebrea o semítica, sino que consiguió expresar las verdades de la fe con el lenguaje filosófico griego, el cual había sido adoptado mayoritariamente por muchas civilizaciones de aquel entonces. ‘Creo’ es la fe de la Iglesia profesada personalmente por cada creyente, principalmente en su bautismo. ‘Creemos’ es la fe de la Iglesia confesada por los obispos reunidos en Concilio o, más generalmente, por la asamblea litúrgica de los creyentes. ‘Creo’ es también la Iglesia, nuestra Madre, que responde a Dios por su fe y que nos enseña a decir: ‘creo’, ‘creemos’. Catecismo Católico, Numeral 167