• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Historia de la iglesia a través de sus protagonistas (II de IV)
 

Historia de la iglesia a través de sus protagonistas (II de IV)

on

  • 330 views

 

Statistics

Views

Total Views
330
Views on SlideShare
330
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
4
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Historia de la iglesia a través de sus protagonistas (II de IV) Historia de la iglesia a través de sus protagonistas (II de IV) Document Transcript

    • afabrag46@gmail.com Page1 Historia de la Iglesia a través de sus protagonistas (II de VI) LAS CONTROVERSIAS ENTRE CRISTIANOS A principios del siglo IV una tormenta se preparaba en el Egipto bajo dominación romana. Hacia el año 318 un sacerdote de nombre Arrio discrepó del significado real de la Santísima Trinidad y con ello se originaba el arrianismo. Los cristianos de África del Norte expresaron su descontento con la Iglesia Cristiana surgiendo entre ellos el debate sobre si debían ser admitidos en la comunidad aquellos que por su debilidad habían sucumbido a las autoridades romanas durante las persecuciones, sosteniendo con ello que los traidores no debían ser readmitidos en la Iglesia. Estos cristianos rigurosos de denominaron donatistas. Su apasionado llamado a la pureza en la Iglesia tuvo muchos seguidores, llegando a ocasionar un tumulto de gran magnitud. Pero los donatistas, convencidos de su causa, persistieron con su ideal. Un siglo después África tuvo dos iglesias paralelas, cada una con sus propios obispos y sacerdotes, así como con sus propias basílicas. Hacia el año 400 la Iglesia donatista estaba más extendida en África que la misma Iglesia Católica, por lo cual los obispos católicosacudieron incluso al uso de la fuerza para poner fin al cisma. Entre dichos obispos se encontraba San Agustín de Hipona. SAN AGUSTIN Agustín de Hipona nació el 13 de noviembre del 354 en Tagaste, pequeña ciudad de Numidia, al norte del África Romana. Está considerado como Padre y Doctor de la Iglesia Católica, así como Doctor de la Gracia por ser el máximo pensador del cristianismo del primer milenio, además de ser uno de los más grandes genios de la humanidad. Dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y teología, siendo sus obras más destacadas Confesiones y La Ciudad de Dios. Aunque inicialmente San Agustín fue maniqueo, o sea, miembro de una secta fundada por el sabio persa Maneo, de carácter gnóstico y dualista, a través de los escritos del filósofo griego Plotino (205-270) y de las epístolas de San Pablo, y principalmente por la oratoria de San Ambrosio de Milán, quien bautizó a Agustín, éste se convirtió al cristianismo en el año 385 llegando a ser el orador imperial en Milán. La vida de San Agustín fue un claro ejemplo del cambio que logró con la adopción de un conjunto de creencias y valores. En el año 391 viajó a Hipona donde fue ordenado sacerdote, y en el 395 le consagraron como obispo. Allí predicó y escribió incansablemente, polemizando con aquellos que iban en contra de la ortodoxia de la doctrina cristiana, lo cual le llevó a enfrentarse con maniqueos, donatistas y arrianos. Para San Agustín de Hipona la ley moral se sintetiza en la célebre frase “ama y haz lo que quieras”. Él mismo decía que “el amor es una perla preciosa que, si no se posee, de nada sirven el resto de las cosas; y si se posee, sobran todas las demás”. San Agustín falleció el 28 de agosto del 430 durante el sitio al que los vándalos sometieron la ciudad de Hipona.
    • afabrag46@gmail.com Page2 EL MUNDO MEDIEVAL A principios del siglo VI surgió lo que se conoce como el nacimiento del mundo medieval. Los francos fueron una de las primeras tribus bárbaras convertidas al cristianismo católico romano, de modo que el conflicto entre paganos y cristianos nunca se dio abiertamente entre ellos. El reino franco pudo ser cruel, duro y oscuro, pero aún en medio de la violencia y la oscuridad, seguía vigente el compromiso por el Reino de Dios. SAN BENITO DE NURSIA Fue precisamente en esa época cuando el mundo monástico de Occidente tomó fuerza bajo la dirección de San Benito de Nursia, quien está considerado como el iniciador de la vida monástica en Occidente. Fundó la Orden de los Benedictinos cuyo fin era el de establecer monasterios que fuesen autosuficientes en su forma de vida. Para ello Benito redactó la Regula monasteriorum, que consta de 73 capítulos y un prólogo. La Regla de San Benito o La Santa Regla, como se la conoce, equilibra el ideal de obediencia personal a un guía espiritual, el abad del monasterio, con una visión de fraternidad cristiana y comunitaria. Benito nació en Nursia (Italia) en el año 480 y falleció en Montecasino (Italia) el 21 de marzo del 547, en el mismo monasterio que él fundó. San Benito de Nursia está considerado como patrón de Europa. SAN GREGORIO DE TOURS Pero el dominio de los francos persistía durante una época a la que se la ha considerado como edad oscura de la época medieval, la cual es descrita detalladamente en la obra de Gregorio de Tours titulada Historia de los francos. Gregorio nació en Riom, Francia, en el 538 y falleció en la ciudad de Tours, Francia, en el 594, siendo Obispo de esta ciudad. Gregorio de Tours pertenecía a una prestigiosa e influyente familia galorromana, cuyos miembros sirvieron anteriormente a los emperadores romanos y ahora servían a los reyes francos. El catolicismo romano del siglo VI en la Galia, norte de Francia, era muy distinto al del resto del mundo urbano que se conocía en la época de San Agustín.Gregorio de Tours ejerció su episcopado en el marco de las luchas civiles que desgarraron el reino franco durante la segunda mitad del siglo VI. SAN GREGORIO MAGNO No debemos confundir el personaje de Gregorio de Tours con su homónimo y contemporáneo, el Papa Gregorio I el Magno, quien está considerado como el último de los Padres latinos y el primer Papa medieval, siendo además un puente entre la Iglesia de San Agustín y la Iglesia de la Alta Edad Media. San Gregorio Magno nació en el año 540 en el seno de una familia rica de Roma. Creció en un mundo mezclado de poderes lombardos, romanos y griegos, cada uno rivalizando por el dominio e influencia. Fue Gregorio Magno quien reprendió abiertamente al Obispo de Constantinopla por haber tomado el pretencioso título de Patriarca universal, sosteniendo que los jefes de la Iglesia debían practicar mayor humildad. San Gregorio prefirió su propio título de Siervo de los siervos de Dios, el cual es invocado aún por algunos Papas. El pontificado de Gregorio I el Magno marcó su punto máximo cuando la sede de Pedro comenzó a llevar tanto la autoridad espiritual como la temporal en todo el mundo occidental. Fue uno de los primeros
    • afabrag46@gmail.com Page3 defensores de la vida mixta de acción y de contemplación, la cual describe en su obra Regla Pastoral. Y gracias a él también es que conocemos la vida de San Benito de Nursia, gracias a su obra Diálogos. EL RENACIMIENTO CAROLINGIO En los dos últimos siglos del primer milenio sobrevino el renacimiento carolingio al resurgir la cultura y las artes latinas a través del Imperio Carolingio, dirigido por la Iglesia Católica, y que estableció una identidad europea común al sentar las bases de lo que sería la Europa Occidental en la Edad Media. Quien organizó este Imperio no fue otro mas que Carlos I el Grande, más conocido como Carlomagno, quien actualmente está considerado como el Padre de Europa. Carlomagno nació en Herstal (Lieja, Bélgica)el 2 de abril del 742 y falleció el 28 de enero del 814 en Aquisgrán(Norte de Westfalia, Alemania). Fue rey de los francos desde el 768 hasta su muerte, rey nominal de los lombardos (764-814) y emperador de Occidente (800-814). Coronado Carlomagno como emperador romano por el Papa León III en el año 800, dio a su colaboración con la Iglesia un sentido de santidad, legitimidad y tradición: Carlomagno era el nuevo Constantino. La historia de la Iglesia es la historia de los discípulos y el renacimiento carolingio trató de hacer énfasis en ello. Bajo Carlomagno renació el mundo intelectual, y el Derecho Canónico y el estudio de las Escrituras se convirtieron en piedras angulares de un sistema de educación cristiana. Incluso los monasterios benedictinos en Francia y Alemania se convirtieron en centros de enseñanza, donde los eruditos buscaban sintetizar las enseñanzas de San Agustín y de San Jerónimo, de San Ambrosio y de San Jerónimo, en una sabiduría cristiana unificada. Pero… ¿cómo, por quién y dónde habían sido fundados estos monasterios y abadías?
    • afabrag46@gmail.com Page4