EL JESUS HISTORICO
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

EL JESUS HISTORICO

on

  • 530 views

 

Statistics

Views

Total Views
530
Views on SlideShare
530
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
12
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

EL JESUS HISTORICO Document Transcript

  • 1. afabrag.obolog.comPage1PRESENTACIONA diferencia de lo que ocurre con algunos personajes de la antigüedad, peroal igual que sucede con otros tantos, no existen evidencias arqueológicas quepermitan verificar históricamente la existencia de Jesús de Nazaret. Laexplicación principal que se da a este hecho es que Jesús, mientras vivió eneste mundo, no alcanzo a tener una relevancia histórica suficiente comopara dejar constancia en fuentes arqueológicas, dado que no fue undestacado líder político, sino un sencillo predicador itinerante.Por otro lado, Jesús, como otros muchos dirigentes religiosos y filósofos dela antigüedad, no dejó ningún escrito propio; al menos no hay constanciaalguna de que haya sido así. Todas las fuentes para la investigación históricade Jesús de Nazaret son, por lo tanto, textos escritos por otros autores, añosdespués de la muerte y resurrección de Jesús, como es el caso de losEvangelios.En referencia a lo anterior, la investigación filológica, que es el estudio deuna cultura tal como se manifiesta en su lengua y en su literatura por mediode textos escritos, ha logrado reconstruir la historia de dichos textos, lo cualdemuestra que los primeros escritos sobre Jesús se reducen a algunas cartasdel apóstol Pablo, posteriores a la vida de Jesús en unos veinte años. Porotro lado, las principales fuentes de información acerca de su vida, losEvangelios canónicos, se redactaron en la segunda mitad del siglo I d.C.,pero todos estos escritos corresponden al ámbito cristiano. Otraconfirmación histórica cristiana es el documento más antiguoinequívocamente concerniente a Jesús de Nazaret; el llamado Papiro P52,que contiene un fragmento del Evangelio de Juan y que data, según loscálculos más extendidos, de hacia 125, es decir, aproximadamente un siglodespués de la fecha probable de la muerte de Jesús. Sin embargo existenescasos testimonios acerca de Jesús en fuentes no cristianas, ya sean judías ode historiadores romanos.
  • 2. afabrag.obolog.comPage2EL CONTEXTO HISTORICO Y GEOGRAFICOJesús fue un judío fiel y nunca dejó de serlo. Además era galileo, lo cual esun aspecto clave en esta búsqueda. El judaísmo en Galilea era muyacendrado, o sea, era un judaísmo puro, diferente al de Jerusalén, donde elpapel del Templo era mayor y la presencia de escribas más numerosa.Ambas regiones, desde la muerte de Salomón, se convirtieron en entidadesseparadas y con un historial político muy distinto.En tiempos de Jesús, Galilea era un reino vasallo o súbdito de Roma bajo ladinastía de Herodes, mientras que Judea estaba bajo el control directo deRoma, que tenia allí un prefecto que dependía del legado de Siria.A pesar de que Jesús nació en Belén, su infancia transcurrió en Nazaret y eraconocido como natural de esta localidad. Era un pueblo pequeño y pobre,tal como se ha demostrado arqueológicamente, pero que distaba solamentecinco kilómetros de Seforis, ciudad reedificada por Herodes Antipas, que laconvirtió en capital de Galilea. Más adelante Antipas hizo construir junto allago Tiberiades la ciudad de Tiberia, a donde trasladó la capital. Sinembargo, a pesar de la helenización que imperaba en aquella época, tantoSeforis como Tiberias mantenían una fisonomía predominantemente judía.De hecho la situación del campesinado galileo de aquel tiempo parece queera sumamente difícil y, consecuentemente, se daba un proceso deconcentración de la propiedad, de modo que los pequeños propietarios seconvertían en jornaleros, e incluso a veces en esclavos, y con ello laemigración fuera de Galilea era muy numerosa en aquel tiempo. Por todoello, los sectores rurales miraban con hostilidad a las ciudades construidaspor los herodianos, ya que dificultaban sus condiciones de vida y lesperjudicaban económicamente, puesto que estaban sujetos a un impuestoespecial para poder financiar dichas construcciones.Esta tensión campo-ciudad es clave para comprender la función social deJesús y también su mensaje. Por ello es de destacar que en los Evangelios noaparezca Jesús visitando los núcleos urbanos importantes, a excepción deJerusalén, aunque visito esta ciudad de manera muy esporádica y siemprepor motivos especiales.
  • 3. afabrag.obolog.comPage3Por un lado la mencionada tensión que sufrían los habitantes de las ciudadespequeñas y los campesinos, y por otro los sentimientos discriminatorioshacia ellos provenientes de las clases altas que residían en las grandesciudades, hizo que Jesús optara por buscar a la gente sin marginar a nadie,anunciando a todos por igual la llegada de Dios y de su Reino. Jesús nuncaesperó que la gente fuese a Él, sino que salía Él mismo con sus discípulos enbusca de los necesitados. Y tanto camino por toda Galilea y fue conocido detantos pobladores, que en un lugar u otro debió quedar alguna constanciafehaciente de su existencia histórica.Y esta búsqueda histórica dio finalmente sus frutos, tal como podremos verseguidamente.LAS FUENTES HISTORICASTal como se menciona en la primera parte de este estudio, se hanencontrado algunos documentos de fuentes no cristianas, aunque muyescasos y escuetos, independientemente de los Evangelios. En los mismos semenciona a Jesús, lo cual confirma su existencia histórica. Son documentosprovenientes de fuentes judías, aunque también los hay de fuentes paganasde origen romano.Las siguientes son las fuentes históricas mencionadas:1. El testimonio flavianoSe conoce como Testimonio flaviano a los párrafos 63 y 64 del capítuloXVIII del libro Antigüedades judías, escrito por el historiador judío-fariseoromanizado Flavio Josefo (37 al 101 d.C.), en los que menciona a Jesús deNazaret.Las Antigüedades judías son una crónica escrita hacia el año 93 d.C., quenarra la historia del pueblo judío de una manera razonablemente completa.Los intereses de Flavio Josefo, entre ellos ganar la simpatía de Roma hacialos judíos, le llevan a minimizar las noticias que pudieran resultarconflictivas. No olvidemos que Flavio Josefo era judío y que fue deportadoa Roma por la posible confrontación que pudiera haber entre judíos yromanos por sus escritos. Pero ya en Roma se convirtió en el favorito delemperador romano y, aunque jamás abjuro del judaísmo, tenia que ser
  • 4. afabrag.obolog.comPage4cauto en sus escritos, siempre buscando la convivencia pacífica entre Roma yJerusalén.Josefo no menciona a los líderes del pequeño grupo de cristianos, comoPedro y Pablo por ejemplo, ni a María, la Madre de Jesús. Sin embargo dospárrafos tratan directa o indirectamente sobre Jesús de Nazaret.El primero de ellos dice textualmente:“Por este tiempo apareció Jesús, un hombre sabio, y atrajo hacia Él amuchos judíos. Y cuando Pilato, frente a la denuncia de aquellos que son losprincipales entre nosotros, le había condenado a la cruz, aquellos que lehabían amado primero no le abandonaron. La tribu de los cristianos,llamados así por Él, no ha cesado de crecer hasta este día” (Antigüedadesjudías, libro 18, capitulo 3,3).Flavio Josefo se refiere aquí a la actividad taumatúrgica de Jesús, o sea, a lafacultad de realizar prodigios, como así también a su enseñanza, a susseguidores judíos y griegos, a la denuncia contra Él por parte de los noblesjudíos, a la condena en la Cruz por Poncio Pilatos, y a la supervivencia delmovimiento cristiano tras su muerte, datos sumamente valiosos para loshistoriadores, pues con ello se prueba la existencia histórica de Jesús, la cualya nadie se atreve a cuestionar.Es necesario resaltar que antiguamente se consideraba como autentico esteprimer párrafo, el cual contenía además una interpolación o intercalación deotras frases, como las siguientes:a. “Si es que es correcto llamarle hombre, ya que fue un hacedor de milagrosimpactantes, un maestro para los hombres que reciben la verdad con gozo”b. “… y a muchos gentiles además. Era el Cristo”c. “ya que se les apareció vivo nuevamente al tercer día, habiendo predichoesto y otras tantas maravillas sobre Él los santos profetas”Sin embargo un amplio grupo de críticos no consideraron autentico elpárrafo completo con las mencionadas citas a, b y c incluidas, alegando que
  • 5. afabrag.obolog.comPage5Flavio Josefo mencionó a Jesús, pero no podía haberle reconocido comoCristo. Además Orígenes, pilar de la teología cristiana (186 al 254 d.C.), dijoen su obra Contra Celsus (Capitulo I, 47) que Flavio Josefo nunca creyó queJesús fuera el Mesías.Esta hipótesis recibió una sólida confirmación en 1971 al descubrirse laversión árabe de la Historia del mundo, escrita por el obispo Agapio deHierapolis (siglo X d.C.), el cual contenía el texto original de Flavio Josefo sinlas interpolaciones mencionadas aquí. Por ello se considera como textooriginal el citado en este trabajo, sin incluir las citas detalladas en losnumerales a, b y c.El segundo párrafo, aunque sólo menciona indirectamente a Jesús, es unatotal confirmación de su existencia histórica:“Ananías era un saduceo sin alma. Convocó astutamente al Sanedrín en elmomento propicio, cuando el procurador Festo ya había fallecido. Susucesor, Albino, todavía no había tomado posesión. Ananías hizo que elSanedrín juzgase a Santiago, el hermano de Jesús, y a algunos otros. Lesacusó de haber transgredido la Ley y los entregó para que fueranapedreados” (Antigüedades judías, libro 20, capitulo 9, 1).Casi la totalidad de historiadores e investigadores acepta la autenticidad deeste pasaje, por el cual tenemos noticia de la lapidación de Santiago, a quienlo presenta como hermano de Jesús.Existe otro pasaje en Antigüedades judías, libro 18, capitulo 5, 2. En él sehace referencia a la muerte de Juan el Bautista a manos de Herodes, aunquesin mencionar su relación con Jesús.2. El Talmud judíoEn el tratado del Talmud aparece la siguiente cita:“Nuestros rabinos enseñan: que la mano izquierda no rechace, pero que laderecha atraiga siempre; no como Eliseo, que rechazó a Gejazi con ambasmanos, y no como Rabí Yoshua ben Perahja, que rechazó a Jesús elNazareno con ambas manos” (T.B. Sanh 107b.).
  • 6. afabrag.obolog.comPage6Este texto del Talmud se puede considerar como tannaitica, o sea, anterior ala Mishna, las leyes judías compiladas de la tradición oral judía. Esto esimportante desde el punto de vista histórico, ya que también da porprobada la existencia histórica de Jesús.3. Los historiadores romanosLos historiadores romanos de los dos primeros siglos de nuestra era, Plinio elJoven (62 al 113 d.C.), Cornelio Tácito (61 al 117 d.C.) y Suetonio (fallecido el 160d.C.), dan alguna información acerca de los cristianos y, directa oindirectamente, de Jesús.El testimonio más antiguo que se conserva de fuente pagano-romana sobrelos cristianos y Jesús es del historiador Plinio el Joven, quien dijo que elemperador Trajano prohibió la formación de asociaciones religiosasprivadas, considerando sospechosas las reuniones nocturnas celebradas antesde la salida del sol, por muy inocentes que fueran los himnos que en estasocasiones entonasen los cristianos a Cristo, como si fuera un Dios, y pormuy inofensivas que fuesen las comidas que compartían juntos (Epistolae X,6).El testimonio de Cornelio Tácito acerca de Jesús también es muy valioso.Después de aludir a los rumores que culpaban a Nerón del desastrosoincendio que asoló Roma en el año 64 d.C., dice:“Nerón señaló como culpables y castigó con la mayor crueldad, a una clasede hombres aborrecidos por sus vicios, a los que la turba llamaba cristianos.Cristo, de quien tal nombre trae su origen, había sufrido la pena de muertedurante el reinado de Tiberio, por sentencia del procurador Poncio Pilatos.La execrable superstición, momentáneamente reprimida, irrumpía de nuevono solo por Judea, origen del mal, sino también por Roma, lugar en el quede todas partes confluyen y donde se celebran toda clase de atrocidades yvergüenzas” (Anales, 15-44).El dato de la muerte de Jesús, llamado Cristo, por sentencia del procuradorPoncio Pilatos, es considerado auténtico por todos los investigadores ehistoriadores.
  • 7. afabrag.obolog.comPage7CONCLUSIONLa escasez de noticias sobre Jesús en las fuentes no cristianas, muestra elhecho de que Jesús no fue considerado por dichas fuentes un personaje deimportancia histórica que mereciera un tratamiento pormenorizado.No describen a Jesús como ideador de un programa político, ni como jefede un movimiento popular en la lucha contra el gobierno romano opresor,ni como una figura a contraponer al emperador de Roma.Pero se puede decir también lo contrario: tampoco sirven los Evangeliospara aprender gran cosa sobre el Imperio Romano.En todo caso, las noticias de los historiadores romanos sobre los cristianosconfirman la existencia histórica de Jesús, su muerte bajo Poncio Pilatos y elauge del cristianismo, el cual debe su nombre a Jesús, a quien llamabanCristo.3 de abril del 2012