ABUSO DE DROGAS   ILEGALES    CANNABIS            Asarta Peñuelas, David          Espinoza Mosquera, Paul          MFyC Za...
ÍNDICE   ÍNDICE..............................................................................................................
ABUSO DE DROGAS ILEGALES    CONSIDERACIONES PREVIAS.   Existen pocos asuntos tan llenos de estereotipos y de prejuicios co...
No debemos tampoco olvidar el papel que "la droga" ha cumplido desde el punto devista religioso. Según la leyenda, fue Cer...
•      Trastornos físicos, cuando dañan el organismo: por ejemplo, una bronquitis          crónica causada por el tabaco. ...
La principal característica común a todas las drogas es la psicoactividad, es decir, sucapacidad para llegar al cerebro y ...
El consumo de diez cigarrillos podría ser considerado no excesivo. Sin embargo,cuando esta cantidad se consume todos los d...
psíquicamente (obtener satisfacción, superar el aburrimiento, afrontar la ansiedad,establecer relaciones, etc.) sin recurr...
Aunque el síndrome de inmunodeficiencia humana acaparó la mayor parte de laatención en cuanto a las complicaciones infecci...
El número de personas que consumieron opiáceos por lo menos una vez en 2007 seestima entre 15 millones y 21 millones a niv...
Unidos, la Federación Rusa y Brasil tienen las mayores poblaciones de consumidores dedrogas inyectables, que en su conjunt...
Cabe destacar la realización de dos tipos de encuestas periódicas que se llevan a cabopor la Delegación del Gobierno para ...
•   Entre los usuarios de drogas por vía parenteral persisten altos niveles de       infección por VIH y virus de la hepat...
CANNABISI. INTRODUCCIÓN     El Cannabis es la droga ilegal de uso más extendida en España. El análisis de lasseries tempor...
2. Situación nacional     En España, el Cannabis es también la droga ilegal más extendida y la que seconsume a una edad má...
La utilización de estas escalas permite monitorizar los cambios a lo largo deltiempo tanto de la prevalencia como de las c...
La planta es dioica, y, por tanto, con ejemplares machos y hembras. Éstas florecencon mayor fuerza, en forma de cogollos (...
en desuso el fumar resina directamente en pipas hechas de arcilla, pero aún se mantieneeste uso en el norte de África. La ...
generalización de la idea de que nos encontramos con un producto fácilmente accesibleen nuestro país.    Por su contenido ...
El contenido de cannabinoides depende de varios factores como la parte de laplanta, la variedad o genotipo de que se trate...
transmisión sináptica de los neurotransmisores glutamato y ácido gamma-aminobutírico(GABA) así como actuar sobre la neurot...
En consumidores crónicos la orina puede ser positiva hasta más de un mes despuésde dejar de consumir.2. Efectos sobre el S...
El THC induce sueño, probablemente debido al aumento de melatonina y altera elpatrón sueño-vigilia. Tras la administración...
sentado o acostado y una disminución de la misma si se está de pie. Si la persona quefuma se levanta rápidamente puede apa...
El THC disminuye la secreción de hormonas sexuales, con una reducción de lasecreción de testosterona y del número y la mot...
Se ha discutido si estos cambios son consecuencia del consumo crónico acumuladoo de un estado de intoxicación aguda persis...
en el tiempo, pero recurrentes en sucesivas exposiciones al tóxico. Este cuadro tambiénpuede aparecer en sujetos que consu...
encuentra el cannabis, en la actualidad no hay ningún tratamiento farmacológicoespecífico. Por lo tanto debe realizarse un...
También hay evidencias basadas en los resultados de ensayos clínicos aleatorizadosy controlados en el tratamiento de la pé...
BIBLIOGRAFÍA  -   European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA).      Annual report 2008: the state of ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

(2012-05-31)ABUSO DE DROGAS ILEGALES (doc)

2,206 views
2,047 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,206
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
171
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

(2012-05-31)ABUSO DE DROGAS ILEGALES (doc)

  1. 1. ABUSO DE DROGAS ILEGALES CANNABIS Asarta Peñuelas, David Espinoza Mosquera, Paul MFyC Zaragoza Sector II 31 MAYO 2012
  2. 2. ÍNDICE ÍNDICE.........................................................................................................................................2 Abuso de drogas ilegales..............................................................................................................3 Consideraciones previas............................................................................................................3 Las drogas: perspectiva histórica..............................................................................................3 Conceptos básicos.....................................................................................................................4 Clasificación de las drogas........................................................................................................5 Tipos de consumo de las drogas...............................................................................................6 Problemática.............................................................................................................................8 Epidemiología...........................................................................................................................9 Cannabis......................................................................................................................................14 I. Introducción.........................................................................................................................14 Situación actual del consumo..................................................................................................14 Aspectos históricos.................................................................................................................16 Formas de presentación y consumo........................................................................................19 Efectos agudos del cannabis...................................................................................................20 Efectos crónicos del cannabis.................................................................................................25 Otros cuadros clínicos relacionados con el consumo de cannabis..........................................26 Tratamiento de la dependencia de cannabis............................................................................27 Posibles usos terapéuticos de los cannabinoides....................................................................28 BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................................30 2
  3. 3. ABUSO DE DROGAS ILEGALES CONSIDERACIONES PREVIAS. Existen pocos asuntos tan llenos de estereotipos y de prejuicios como el consumo dedrogas, una conducta sobre la cual la mayoría de la gente se siente bien informada,aunque en la práctica las informaciones que poseen unos choquen, a veces frontalmente,con las de otros. Hay quien piensa que los consumidores de drogas son unos viciosos irresponsables,mientras que otros los ven como unos auténticos vividores. Para algunos, son enfermosnecesitados de tratamiento, mientras otros los consideran personas inmaduras quecambiarán con la edad. Algunas opiniones ven en las drogas una amenaza dedependencia, mientras otros ven en su exploración el colmo de la libertad individual.¿Cómo puede un mismo asunto provocar tantas y tan diferentes reacciones? ¿Podemosacceder a conocimientos científicos que nos ayuden a formarnos una visión más realistadel asunto? Algunas personas mantienen un miedo reverencial a la información sobre lasdrogas. Como si disponer de una información adecuada sobre ellas fuera a aumentar suconsumo. Algo similar a lo que, en otros tiempos, se pensó respecto a la educaciónsexual: “mejor no mentar la bicha”, no fuéramos a despertar con tanta habladuría deseosirrefrenables. Sin embargo, la realidad es otra. La información es un recurso necesariopara tomar decisiones inteligentes, informadas, autónomas, ante cualquier desafío,incluidas las drogas. Los riesgos reales proceden de la ignorancia. No hay elección libresin un saber adecuado. Una sociedad más culta, más informada y mejor formada sobrelas drogas, será más capaz de convivir en un mundo en el que existen drogas,reduciendo el riesgo de establecer con ellas relaciones conflictivas.LAS DROGAS: PERSPECTIVA HISTÓRICA. Las drogas siempre han existido, y todos los pueblos han tenido su droga. La coca enPerú, el peyote en México, el opio en China y Sudeste Asiático, el alcohol en Europa yAmérica, son sobradamente conocidos desde hace siglos. Ya cuando Colón llegó aAmérica se quedó sorprendido al ver que los nativos "sacaban humo por la nariz". Generalmente estas sustancias eran utilizadas por los adultos, raramente por los jóvenes.En estos contextos, la droga era consumida con una finalidad perfectamente lógica yajustada a su nivel social y cultural. Usaban únicamente la droga local, la que conocían y ala que estaban habituados. En la mayoría de las situaciones, su utilización era vital en las sociedades que lasempleaban. A los obreros que trabajaban en la ardua tarea de erigir pirámides a 50°C se lesdaba cerveza para tonificarles y evitarles la deshidratación. Las parteras de la Edad Media y loscuranderos trataban las enfermedades con datura, belladona, mandrágora, opio... drogas/medicamentos todos ellos de aplicación en la actualidad. 3
  4. 4. No debemos tampoco olvidar el papel que "la droga" ha cumplido desde el punto devista religioso. Según la leyenda, fue Ceres quien regaló la adormidera a los mortales para quelos liberase de sus males y sufrimientos. La hoja de coca fue regalada por una diosa inca a losmártires para "satisfacer a los hambrientos, afirmar a los débiles, y hacer olvidar la ansiedad". La utilización por entonces de estas sustancias, provocaba ya algunos problemas.Sabemos que, por ejemplo, en la coronación de Moctezuma II se comieron tantos hongosalucinógenos que algunos de los asistentes predecían el porvenir, mientras otros sesuicidaban. El siglo XX trajo consigo el consumo de drogas no autóctonas o locales. Estadesaparición de las barreras físicas, del espacio y del tiempo para la difusión de las sustanciases posiblemente uno de los desencadenantes de la plaga social actual, juntamente con elcambio de finalidad de tal consumo. Las drogas se convirtieran en problema cuando salieron de su lugar, de su tiempo, de sumomento y sobre todo, cuando los grandes capitales vieron en su consumo un modo fácilde incrementar sus ingresos.CONCEPTOS BÁSICOSDe entre las numerosas definiciones existentes, resulta especialmente clarificadora la deFUNES para quién "droga" será cualquiera de las múltiples sustancias que el hombre hausado, usa o inventará a lo largo de los siglos, con capacidad para modificar las funciones delorganismo vivo que tienen que ver con su conducta, su juicio, su comportamiento, supercepción o su estado de ánimo. No existe "la droga", sino diversas sustancias, más o menosadictivas, consumidas de diferentes formas por diferentes personas, cuyos efectos yconsecuencias pueden ser muy variados.Las relaciones de dependencia que una persona establece a lo largo de su vida pueden sermuchas y diferentes (puede depender de la familia o el trabajo, la pareja, un/a amigo/a, dedeterminadas actividades como el juego de azar, las compra, etc.). Estas vinculaciones puedenconvertirse en ocasiones en estilos de alienación, eventualmente con complicacionesparecidas a las drogodependencias (juego patológico, por ejemplo) y pueden considerarse comodependencias no ligadas al uso de las sustancias. Pero ni la televisión, ni el juego o el ir decompras son drogas. Por consiguiente, con el nombre de droga se hace alusión a todasaquellas sustancias químicas que reúnen las siguientes características: - Una vez en nuestro organismo, se dirigen a nuestro cerebro, cuyo ecosistema modifican de manera variable. - Su uso regular puede generar procesos conocidos como: • Tolerancia: a medida que el organismo se va adaptando a la presencia regular de la sustancia, se necesita una mayor cantidad para producir los mismos efectos. • Dependencia: tras un uso habitual, la persona necesita consumir la sustancia de que se trate para no experimentar síntomas de abstinencia, como veremos al hablar de la dependencia física, y/o para afrontar la vida cotidiana, como veremos en la dependencia psicológica. - Su abuso puede provocar diferentes tipos de trastornos: 4
  5. 5. • Trastornos físicos, cuando dañan el organismo: por ejemplo, una bronquitis crónica causada por el tabaco. • Trastornos psicológicos, cuando inciden negativamente sobre la relación de la persona consigo misma o con su entorno afectivo, como ocurre en los conflictos de pareja por abuso de alcohol. • Trastornos sociales, cuando impactan sobre la comunidad, como ocurre con los accidentes de tráfico provocados por conductores bajo los efectos de las drogas.CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS Para hacernos una idea más real del fenómeno, veamos una clasificación de lasdiversas sustancias, atendiendo a su principal efecto sobre el SNC. De acuerdo con estecriterio, el árbol de las drogas está formado por tres grandes ramas: Drogas depresoras del sistema nervioso central: Sustancias que enlentecen elfuncionamiento del sistema nervioso central. En general son calmantes del dolor, disminuyenlos reflejos, producen sueño, y, en dosis altas, el coma e incluso la muerte. Las más importantes son: - Alcohol. - Opiáceos: opio y derivados (heroína, morfina, metadona…). - Ansiolíticos o tranquilizantes (valium, tranxilium...). - Hipnóticos (barbitúricos y no barbitúricos): inductores del sueño. Drogas estimulantes del sistema nervioso central: aceleran el funcionamientohabitual del cerebro, provocando un estado de activación que puede ir desde una mayordificultad para dormir tras el consumo de café, hasta un estado de hiperactividad tras elconsumo de cocaína o anfetaminas. Destacan: Estimulantes mayores: - Anfetaminas. - Cocaína. Estimulantes menores: - Nicotina. - Xantinas (cafeína, teína...). Drogas psicodélicas (psicodislépticas o alucinógenos): Sustancias que distorsionan lapercepción. Sus efectos varían ampliamente y pueden ser impredecibles: - Alucinógenos: LSD, mescalina, hongos… - Derivados del cannabis: (hachís, marihuana). - Disolventes y sustancias volátiles (acetato, benceno, cetonas, éter...). - Drogas de síntesis (MDMA o éxtasis, ketamina, GHB…). 5
  6. 6. La principal característica común a todas las drogas es la psicoactividad, es decir, sucapacidad para llegar al cerebro y modificar su funcionamiento habitual del modo queacabamos de ver.TIPOS DE CONSUMO DE LAS DROGAS Las drogas pueden consumirse por diversas vías: - fumada (como ocurre con el hachís y el tabaco). - ingerida por vía oral (alcohol y drogas de síntesis). - aspirada (como la cocaína y el speed). - inhalada (como los pegamentos). - inyectadas (como en ocasiones la heroína). Ya sea una u otra la vía elegida, el destino final de la sustancia siempre es elcerebro del consumidor, al que llega a través de la sangre. Una vez en su destino, cadasustancia produce alteraciones específicas. Consumir una droga no le convierte a uno automáticamente en drogadicto (términopróximo a lo despectivo que, por cierto, convendría eliminar de nuestro vocabulario).Por otro lado, el consumo de drogas en el que no haya dependencia no esnecesariamente inofensivo. Para aprender a distinguir entre los diversos tipos deconsumos y sus consecuencias es muy útil conocer los tres tipos básicos que existen:uso, abuso y dependencia: Uso. Es aquella relación con las drogas en la que, tanto por su cantidad, como porsu frecuencia y por la propia situación física, psíquica y social del sujeto, no seproducen consecuencias negativas sobre el consumidor ni sobre su entorno. Es preciso afinar la mirada antes de valorar como uso una determinada forma deconsumo. No basta sólo con la frecuencia, porque podrían darse consumos esporádicosen los que el sujeto abusara rotundamente de la sustancia. Tampoco podemos atendersólo a la cantidad, ya que podría haber consumos en apariencia no excesivos, perorepetidos con tanta frecuencia que estarían sugiriendo alguna forma de dependencia. No es ajeno a este proceso el estado en que se encuentre el consumidor, ya que, porejemplo, un mismo consumo moderado de alcohol puede derivar en abuso si el sujetoestá tomando tranquilizantes prescritos por su médico. Es preciso también poner la vistasobre el entorno del sujeto, ya que podría darse un consumo de drogas que noperjudicara al sujeto, pero sí a terceros (por ejemplo, un trabajador de la construcciónque fuma hachís justo antes de subir a un andamio). No todas las drogas permiten una relación de este tipo. Por ejemplo, la mayoría delos fumadores son dependientes del tabaco. Abuso. Es aquella relación con las drogas en la que se producen consecuenciasnegativas para el consumidor y/o para su entorno. 6
  7. 7. El consumo de diez cigarrillos podría ser considerado no excesivo. Sin embargo,cuando esta cantidad se consume todos los días, puede favorecer alteracionesrespiratorias. Por el contrario, alguien podría consumir cocaína en una sola ocasión,pero hacerlo en tal cantidad que desencadenara algún tipo de accidente cerebral. Puedeque una mujer sea moderada en sus consumos habituales de alcohol y tabaco, pero si losmantiene durante el embarazo estará incurriendo en abuso. Analizando las pautas de consumo, y el contexto personal y social de cada casopodremos decidir si nos encontramos ante un uso o abuso. Dependencia: Se prioriza el uso de una sustancia psicoactiva frente a otrasconductas consideradas antes como más importantes. El consumo de drogas, que quizás empezó como una experiencia esporádica, pasa aser un eje de la vida del sujeto. Este dedicará la mayor parte de su tiempo a pensar en elconsumo de drogas, a buscarlas, a obtener dinero para comprarlas, a consumirlas, arecuperarse de sus efectos, etc. La dependencia tiene dos dimensiones: Dependencia física En ella, el organismo se ha habituado a la presencia de la droga, de manera quenecesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto límite aparece el síndrome deabstinencia propio de cada droga. La dependencia física está muy asociada a la tolerancia. Es el proceso que se da,por ejemplo, con el alcohol. En los primeros consumos afecta notablemente aún a dosismuy bajas. Sin embargo, si el consumo se hace habitual, el organismo se va adaptandoal tóxico como medida de protección. Cuando un drogodependiente abandona el consumo, su tolerancia disminuye. Sipasado un tiempo reanuda el consumo en las dosis anteriores, padecerá una intoxicaciónaguda que, dependiendo del tipo de droga de que se trate, puede llevarle al coma eincluso a la muerte. Así se explica buena parte de las muertes por sobredosis en sujetosdependientes de la heroína. Dependencia psíquica Compulsión por consumir la droga de que se trate, para experimentar un estadoafectivo agradable (placer, euforia, sociabilidad...) o librarse de un estado desagradable(aburrimiento, timidez, estrés...). La dependencia física es relativamente fácil de superar tras un período dedesintoxicación que, en función de cada droga, puede prolongarse 15 días. Es más costoso desactivar la dependencia psíquica, ya que requiere introducircambios en la conducta y en las emociones del sujeto que le permitan funcionar 7
  8. 8. psíquicamente (obtener satisfacción, superar el aburrimiento, afrontar la ansiedad,establecer relaciones, etc.) sin recurrir a las drogas.PROBLEMÁTICA Los problemas de salud relacionados con el consumo de drogas constituyen unmotivo de consulta frecuente en la práctica clínica cotidiana y su magnitud supone ungrave problema para la salud pública en todo el mundo. Aunque existe una percepciónsocial, casi generalizada, que concede mayores repercusiones negativas para la salud alconsumo de drogas ilegales, lo cierto es que los datos muestran que, por ahora, elconsumo de drogas legales ocupa los primeros lugares en cuanto a problemática para lasalud derivada de su consumo (Pereiro 2006). Según la OMS, para el año 2002, en España el tabaco explicaría el 16,8% de lamortalidad, el alcohol el 3% y las drogas ilegales el 0,6%. Respecto a la carga deenfermedad, el tabaco explicaría el 12,3%, el alcohol el 7,6% y las drogas ilegales el3,9% (WHO 2005). Estos datos son coincidentes con los observados a nivel mundial en donde laenfermedad pulmonar obstructiva crónica es una de las causas más frecuentes eimportantes de morbi-mortalidad a escala mundial (Morera 2005) y es un hechoampliamente aceptado que el tabaquismo causa de un 25 a un 30% de las muertes porcáncer con distintas localizaciones (Levi 1999). Los problemas médicos derivados del consumo excesivo de alcohol constituyen unode los problemas sanitarios más importantes tanto en los países industrializados comoen los emergentes. Del reconocimiento inicial para la asociación entre alcoholismo ycirrosis hepática, una de las principales causas de muerte en la población adulta, se haido conociendo como el alcohol puede afectar gravemente a otros órganos y sistemas,entre ellos el sistema nervioso central. Los efectos que tiene sobre el cerebro elconsumo agudo o continuado de alcohol posibilitan la aparición de múltiples daños yenfermedades neurológicas de frecuente aparición así como la propia enfermedadadictiva. En definitiva, el uso nocivo de alcohol es uno de los principales factores quecontribuyen a la mortalidad prematura y a la carga de morbilidad evitable en todo elmundo, por lo que influye sobremanera en la salud pública. Se han estimado en más de2,3 millones de muertes las asociadas al alcohol en el mundo para el año 2002, lo quesupuso un 4.4% de la carga mundial de morbilidad (OMS 2007). En las dos últimas décadas del siglo XX, el consumo de drogas ilegales adquirióespecial trascendencia en relación con las complicaciones infecciosas derivadas delconsumo de drogas focalizadas en el SIDA. Esta enfermedad incidió de forma notableen los usuarios a drogas por vía parenteral (UDVP) de nuestro entorno, sobre todo enlos años iniciales de la pandemia, cuando en nuestro país el porcentaje de los casos deSIDA que se diagnosticaba en este colectivo llegó a ser hasta del 68% del total paratodas las categorías relacionadas con la transmisión de la infección (Ministerio deSanidad y Consumo 2009). 8
  9. 9. Aunque el síndrome de inmunodeficiencia humana acaparó la mayor parte de laatención en cuanto a las complicaciones infecciosas del consumo de drogas, espreocupante el panorama futuro derivado de las hepatitis víricas que afectan a losusuarios de drogas, en especial la Hepatitis por el Virus C. En el mundo occidental,desde 1992, al menos dos tercios de las infecciones por VHC se relacionan con elconsumo de drogas ilegales y aunque esta tendencia evoluciona hacia la disminución deforma clara, la prevalencia de infectados es enorme (Pereiro y Castro 2004). Lasconsecuencias derivadas de la cronificación de la Hepatitis C, tanto a nivel demorbimortalidad como de costes sanitarios, constituyen uno de los problemas que,desde el punto de vista estratégico sanitario, es preciso tener en cuenta por losresponsables del diseño de políticas sanitarias como ya ha señalado el ObservatorioEuropeo de Drogas y Toxicomanías. Aunque el SIDA y las Hepatitis parecen haber dejado en un segundo plano a otrasinfecciones lo cierto es que, los adictos están en riesgo de adquirir una amplia variedadde patología infecciosa: infecciones cutáneas y de partes blandas, infecciones óseas yarticulares, afectación ocular, infecciones intravasculares especialmente endocarditis,infecciones pulmonares con inclusión de la tuberculosis, enfermedades de transmisiónsexual y otras de menor relevancia, como el tétanos, botulismo y paludismo, constituyenlas principales infecciones asociadas a la drogadicción parenteral (Morano y Vázquez2006).EPIDEMIOLOGÍA1. A nivel mundial La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) es una agenciade las Naciones Unidas que tiene por objetivo luchar contra las drogas y el crimenorganizado transnacional. Esta agencia publica un informe anual, sobre las drogas que nos permite acercarnosde forma exhaustiva a los problemas relacionados con el consumo de drogas en todo elmundo (UNODC 2009) desde varias perspectivas, tales como el nivel de consumo, laproducción, los delitos relacionados con las drogas, etc. En el informe del año 2009 sefacilitan los datos que a continuación se reproducen. La UNODC estima que en 2007 entre 172 millones y 250 millones de personasconsumieron drogas ilícitas por lo menos una vez el año anterior. No obstante, estascifras elevadas incluyen a muchos consumidores ocasionales que tal vez han probadodrogas solo una vez en todo el año. Es importante, pues, también disponer deestimaciones del número de personas que son consumidores “problemáticos” de drogaso grandes consumidores. Este grupo representa el mayor consumo de drogas todos losaños; probablemente sean drogodependientes, se beneficiarían mediante tratamiento yes posible que su nivel de consumo tenga importantes consecuencias para la saludpública y el orden público. Según las estimaciones de la UNODC en 2007 había entre18 y 38 millones de consumidores problemáticos de drogas de 15 a 64 años. 9
  10. 10. El número de personas que consumieron opiáceos por lo menos una vez en 2007 seestima entre 15 millones y 21 millones a nivel mundial. Se cree que más de la mitad dela población del mundo que consume opiáceos vive en Asia. Para la cocaína se estimaentre 16 y 21 millones a nivel mundial el número total de personas que la consumieronpor lo menos en una ocasión en el año 2007. El mayor mercado sigue siendo Américadel Norte, seguido de Europa occidental y central y América del Sur. El Cannabis escon mucho la droga ilegal más consumida y se estima que el número total de personasque lo consumieron por lo menos una vez en 2007 varía entre 143 millones y 190millones. Los niveles más altos de consumo siguen estando en los mercadosestablecidos de América del Norte y Europa occidental, aunque los estudios recientesparecen indicar que en los países desarrollados está disminuyendo el nivel de consumo,especialmente entre los jóvenes. La UNODC estima también que entre 16 millones y 51millones de personas de 15 a 64 años consumieron sustancias del grupo de lasanfetaminas por lo menos una vez en 2007; el número que utilizó drogas del grupo del“éxtasis” por lo menos una vez se estima entre 12 millones y 24 millones a nivelmundial. Consumo de drogas ilegales a nivel mundial (población de 15 a 64 años)(UNODC, 2009) • Población mundial en 2007: 4.343 millones • Menos del 5% de la población mundial consume drogas ilegales • Personas que han consumido drogas alguna vez: 172 a 250 millones • Consumidores problemáticos de drogas: 18 a 38 millones (0,6 %) • Personas que utilizan drogas inyectables: 11 a 21 millones • Mortalidad relacionada con el consumo: 200.000 personas Nota: el tabaco podría participar en la muerte de 5 millones de personas y el alcoholen 2.5 millones de muertes. Las diferentes drogas plantean problemas diferentes para las diferentes regiones delmundo. Así, por ejemplo, en África y Oceanía, se presentaron para tratamiento máspersonas debido a problemas causados por el cannabis que por ninguna otra droga (63%en África; 47% en Australia y Nueva Zelandia). En cambio, los opiáceos fueron laprincipal droga tratada en Asia y Europa (65% y 60%, respectivamente). La cocaína fuemás prominente en América del Norte (34%) y América del Sur (52%) que en las demásregiones; y los estimulantes de tipo anfetamínico estuvieron más generalizados en Asia(18%), América del Norte (18%) y Oceanía (20%). El cannabis sigue ocupando un lugarcada vez más importante en el tratamiento de la toxicomanía en Europa, América delSur y Oceanía desde fines del decenio de 1990; y los estimulantes de tipo anfetamínicorepresentan una mayor proporción de los tratamientos por consumo de drogas enAmérica del Norte y del Sur que en el pasado. Se ha documentado el consumo de drogas inyectables en 148 países, querepresentan el 95% de la población del mundo, aunque la prevalencia de estecomportamiento varía considerablemente. Se estima que de 11 millones a 21 millonesde personas de todo el mundo consumen drogas inyectables y que China, Estados 10
  11. 11. Unidos, la Federación Rusa y Brasil tienen las mayores poblaciones de consumidores dedrogas inyectables, que en su conjunto representan el 45% del total estimado de lapoblación de consumidores de drogas inyectables del mundo. Producción de drogas En 2008 la superficie total dedicada al cultivo de adormidera, planta de la que seextrae el opio, en los principales países de cultivo disminuyó a 189.000 hectáreas. Estadisminución del 16% respecto del año anterior se debió principalmente a una grandisminución en el Afganistán. A pesar de pequeños aumentos registrados en Bolivia (6%) y el Perú (4%), lasuperficie total dedicada al cultivo de coca disminuyó en un 8% en 2008 debido a unareducción significativa en Colombia (18%). La superficie total dedicada al cultivo decoca descendió a 167.600 hectáreas, un nivel semejante al promedio de cultivo de cocaentre 2002 y 2008, y muy por debajo de los niveles alcanzados en la década de 1990. Estimar los lugares y superficies dedicados al cultivo de cannabis esconsiderablemente más complicado, ya que en la mayoría de los países del mundopuede producirse tanto en el interior como al aire libre. La superficie total estimada deproducción de cannabis al aire libre en 2008 varía de 200.000 hectáreas a 642.000hectáreas. La producción total de hierba de cannabis se estima entre 13.300 toneladasmétricas y 66.100 toneladas métricas, en tanto que la producción estimada de resina decannabis se sitúa entre 2.200 toneladas métricas y 9.900 toneladas métricas. En vista delnivel elevado de incertidumbre para estimar el cultivo, no resulta posible calcular datosmás precisos, como en el caso de los opiáceos y la cocaína. Al igual que el cannabis, los estimulantes de tipo anfetamínico pueden producirseprácticamente en cualquier lugar a un costo relativamente bajo. En 2007, la UNODCestimó que se habían fabricado entre 230 y 640 toneladas métricas del grupo de lasanfetaminas; la fabricación de sustancias del grupo del “éxtasis” se calculó entre 72 y137 toneladas métricas.2. Perspectiva nacional El Plan Nacional sobre Drogas (PNSD) es una iniciativa del gobierno español creadael año 1985 destinada a coordinar y potenciar las políticas que, en materia de drogas, sellevan a cabo desde las distintas Administraciones Públicas y entidades sociales. Enrelación con la constitución del Plan Nacional sobre Drogas, nuestro país cuenta con unnúmero importante de sistemas de información que facilitan datos sobre multitud deaspectos relacionados con las drogas y las drogodependencias: prevalencias de consumoy perfil de los consumidores; actitudes y percepciones de diversos sectores sociales;número y características de las personas en tratamiento o atendidas en servicios deurgencia; morbilidad y mortalidad relacionadas con los consumos de drogas;actuaciones en prevención, asistencia y reinserción social, así como aquellas otrasrelacionadas con la intervención judicial y policial en el ámbito del control de la oferta. 11
  12. 12. Cabe destacar la realización de dos tipos de encuestas periódicas que se llevan a cabopor la Delegación del Gobierno para el PNSD, desde mediados de la década de losnoventa: la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES) y laEncuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias (ESTUDES). En la WEB (http://www.pnsd.msc.es/) del Plan Nacional sobre Drogas se puedenconsultar todos los datos estadísticos referidos al consumo de drogas, también se puedendescargar las memorias del Sistema Estatal de Información sobre Toxicomanías, delPNSD y múltiples publicaciones que informan sobre la evolución de las conductasadictivas y problemas asociados en nuestro país. En las líneas que siguen se muestra una síntesis de los datos más recientementepublicados (DPNSD 2009). Evolución de los consumos y de los problemas asociados En los últimos 30 años, el perfil de los consumidores de drogas en España haexperimentado cambios notables. Desde la década de los 70 hasta principios de los añosnoventa, la sustancia que más alarma social causaba era la heroína. Los usuarios de estadroga presentaban, en general, una grave situación de marginalidad y problemáticadelictiva asociadas. A todo ello había que añadir, tal como se señaló anteriormente, elpadecimiento de patologías infecciosas como consecuencia de las condiciones de uso deesta droga (administrada generalmente por vía parenteral, y en una proporciónimportante de consumidores, compartiendo el material de inyección). Entre estaspatologías destacaba la infección por VIH que comenzó en España a comienzos de losaños 80 y que, entre 1981 y 2005, ocasionó 48.565 fallecimientos. Hay que señalar quelos usuarios de drogas por vía parenteral constituían el principal grupo de poblaciónafectado por esta enfermedad. Además de la heroína existía un consumo importante de otras sustancias aunque paralas drogas ilegales (cannabis y cocaína principalmente) se ha observado un importanteincremento en los últimos años. Es preciso recordar sin embargo que alcohol y tabacoeran y siguen siendo las dos sustancias más consumidas en nuestro país, además conuna gran aceptación social. A mediados de los años noventa comienza a descender el número de nuevos usuariosde heroína y aumenta el número de consumidores de cannabis y de cocaína. Finalmente,se empieza a conformar lo que se conoce como “consumo recreativo” de drogas, esdecir, el consumo, en ocasiones simultáneo, de sustancias como el alcohol, el cannabis,la cocaína, el éxtasis y toda una serie de derivados anfetamínicos que reciben ladenominación de drogas de síntesis. Entre los años 2000 y 2008 los elementos más destacados, en relación con losconsumos son: • Ha continuado disminuyendo progresivamente el número de usuarios de drogas por vía parenteral. 12
  13. 13. • Entre los usuarios de drogas por vía parenteral persisten altos niveles de infección por VIH y virus de la hepatitis, así como de conductas sexuales y hábitos de inyección de riesgo, aunque ha disminuido progresivamente el número de nuevos diagnósticos de VIH en esta población. • Tras un prolongado período de incremento, se está estabilizando e incluso parece estar descendiendo el consumo de cannabis y cocaína (aunque los datos de algunas encuestas -EDADES- todavía muestran incrementos de consumo para la cocaína en prevalencia para toda la vida). • Ha descendido lentamente la mortalidad directamente relacionada con drogas ilegales, aunque persiste un número apreciable de muertes por esta causa (casi 800 en 2004). • Después de muchos años de descenso continuado del consumo de heroína, algunos datos parecen apuntar a una estabilización del mismo o a un cierto incremento en el caso de la heroína fumada. • Ha descendido el consumo de tabaco, aunque la proporción de personas fumadoras sigue siendo alta. • Ha descendido la proporción de consumidores de bebidas alcohólicas, aunque ha aumentado la frecuencia de episodios de consumos intensivos (borracheras). Impacto de los consumos: morbilidad, mortalidad, y otros costes sanitarios ysociales Con respecto a las drogas que motivan el tratamiento, la situación ha cambiadoradicalmente en los últimos años. La heroína dejó de ser por primera vez en 2005 ladroga que motivaba un mayor número de admisiones a tratamiento, cediendo su puestoa la cocaína. Esta última motivó, en ese mismo año, el 45,1% de las admisiones, frenteal 38,2% de la heroína. A continuación se situó el cannabis con el 10,7 %. En 2006 se recogieron 7.042 episodios de urgencias sanitarias directamenterelacionados con el consumo no terapéutico de drogas psicoactivas. La principalsustancia mencionada fue la cocaína (59,2% de los episodios), seguida del alcohol(42,9%) a pesar de que sólo se recogió este dato cuando se asociaba a alguna otra droga(policonsumo), cannabis (30,9%), hipnosedantes (28,3%) y heroína (21,8%). Como se ha señalado anteriormente, la mortalidad por reacción aguda a sustanciaspsicoactivas ha disminuido considerablemente en los últimos años, habiéndoseincrementado la proporción de fallecidos en que se encuentra cocaína o sus metabolitos. En lo relativo al consumo de drogas legales, como el alcohol, en los últimos años, enalgunas áreas, se registran datos muy positivos. Sin duda las medidas legislativaspuestas en marcha destinadas a reducir la accidentabilidad en el tráfico de vehículos hatenido un impacto positivo en el consumo de alcohol, colaborando a la reducción delmismo. De igual modo, la legislación adoptada sobre el consumo de tabaco también parecehaber logrado un impacto muy positivo y ha sido calificada por algunos expertos comoel mayor avance en salud pública puesto en marcha en los últimos 15 años , aunqueinsuficiente, en el consumo de esta droga legal que tan devastadoras consecuencias. 13
  14. 14. CANNABISI. INTRODUCCIÓN El Cannabis es la droga ilegal de uso más extendida en España. El análisis de lasseries temporales de las dos grandes encuestas sobre uso y consumo de drogas ennuestro país (Encuesta Domiciliaria sobre Abuso de Drogas en España y EncuestaEstatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias), que laDelegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas realiza, pone demanifiesto que es la droga ilegal que se empieza a consumir a una edad más temprana.Sin embargo, después de muchos años de aumento continuado del consumo, se haobservado, recientemente, un descenso del mismo y un aumento de la percepción delriesgo asociado a su uso. Los problemas derivados del consumo de Cannabis afectan de una u otra manera alconjunto de la sociedad. Entre las consecuencias negativas de este consumo seencuentran el fracaso escolar, el deterioro personal y social, los problemas laborales y,por supuesto, los problemas de salud. Gracias a los múltiples esfuerzos realizados desde distintos ámbitos, se haconseguido incrementar la percepción del riesgo asociado a estos consumos. Debeañadirse, además, que se ha producido una disminución en la percepción de laaccesibilidad a las drogas y, sobre todo con relación al Cannabis, de manera que en elaño 2008 un 63,6% de los estudiantes consideraban que era fácil o muy fácil disponerde esta droga, frente al 66,8 % de los encuestados sobre este aspecto en 2006.SITUACIÓN ACTUAL DEL CONSUMO 1. Situación internacional En términos epidemiológicos, el Cannabis es con mucho la droga psicoactiva ilegalmás consumida en todo el mundo. Según datos de Naciones Unidas, se estima que elnúmero total de personas que consumieron Cannabis por lo menos una vez en 2007varía entre 142,6 millones y 190,3 millones, lo que significa que la ha probado entre un3,3% y un 4,4% del total de la población mundial de 15 a 64 años. Los niveles más altosde consumo siguen estando en los mercados establecidos de América del Norte yEuropa occidental, aunque los estudios recientes parecen indicar que en los paísesdesarrollados está disminuyendo el nivel de consumo, especialmente entre los jóvenes(United Nations Office on Drugs and Crime, World Drug Report 2009). En los Estados Unidos, según la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas ySalud (SAMSHA’s Office of Applied Studies (OAS), National Survey on Drug Use &Health (NSDUH) 2007), un 5,8% de las personas con 12 años o mayores afirmabanhaber probado el Cannabis o la marihuana por lo menos en una ocasión en el últimomes previo a la encuesta, lo que supone un total de 14,4 millones de personas. 14
  15. 15. 2. Situación nacional En España, el Cannabis es también la droga ilegal más extendida y la que seconsume a una edad más temprana. La prevalencia de consumo de Cannabis aumentóconsiderablemente hasta el año 2003, pero a partir de entonces se ha producido unainversión de esta tendencia ascendente, tanto en lo que se refiere a la experimentación(alguna vez en la vida), como al consumo reciente (alguna vez en el último año), actual(último mes) o diario. Según los datos del último informe del Observatorio Español sobre Drogas (OED),en España, en 2007 el 27,2% de la población de 15 a 64 años había probado Cannabisalguna vez en la vida, un 10,1% lo hizo en el último año, un 7,1% en el último mes y un1,5% a diario durante este último periodo. El consumo está bastante más extendidoentre los hombres (13,6% lo había consumido el último año) que entre las mujeres(6,5%). Al igual que ocurre en Europa, en nuestro país las prevalencias de consumo deCannabis más elevadas se registran entre los jóvenes. En el año 2004, el 42,7% de losestudiantes de 14 a 18 años había consumido Cannabis alguna vez en la vida. En 2006se observó un descenso del consumo que se mantiene en 2008, después de muchos añosde aumento continuado. Este descenso, con respecto a 2004 se ha visto reflejado tantoen la proporción de los que lo han consumido alguna vez en la vida, que ha pasado de42,7% a 35,2% en 2008, como en la de los que lo consumen actualmente (de 25,1 % a20,1%), y se ha producido en todos los grupos de edades y tanto en hombres como enmujeres. La edad media de inicio en el consumo en los estudiantes de EnseñanzasSecundarias de 14 a 18 años se sitúa en 14,6 años, siendo similar en ambos sexos y nomostrando variaciones significativas con respecto a años anteriores. Con el fin de evaluar la prevalencia del consumo problemático de Cannabis o dealto riesgo en los jóvenes españoles, se utilizó una submuestra de la Encuesta Estatalsobre uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) del año2006 en la que se introdujo un módulo complementario de preguntas en las que seincluyeron tres escalas de consumo problemático de Cannabis: Cannabis AbuseScreening Test (CAST), Severity of Dependence Scale (SDS) y los criterios de abusodel Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) de laAmerican Psychiatric Association (APA). En el resultado obtenido se observó que lamayoría de los escolares no tenían problemas significativos en relación con el consumode Cannabis; sin embargo, aproximadamente un 1% podría realizar abuso de Cannabisy hasta un 4 % de la muestra podría ser dependiente, según los criterios DSM-IV. De lastres escalas de medida utilizadas, fue la escala CAST que permitió obtener resultadosmás consistentes desde el punto de vista psicométrico (Kemplova D et al., 2009). Conarreglo a esta escala, un 2,2 % del total de estudiantes participantes en el estudio fueincluido en la categoría de “alto riesgo de abuso del Cannabis”, lo que significa unconsumo problemático del mismo, siendo idéntico el dato al obtenido por el InformeESPAD 2007 (The European School Survey Project on Alcohol and Other Drugs(ESPAD), The 2007 ESPAD Report). 15
  16. 16. La utilización de estas escalas permite monitorizar los cambios a lo largo deltiempo tanto de la prevalencia como de las características de los consumidoresproblemáticos y puede contribuir a orientar, diseñar y evaluar intervenciones en saludpública dirigidas a este grupo de consumidores. El riesgo percibido ante distintas conductas de consumo de drogas puede ser unfactor explicativo de la extensión o reducción de las mismas. Los españoles asocian unmenor riesgo a fumar Cannabis habitualmente que a otras sustancias ilegales con igualpatrón de consumo. Según los datos de la Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes deEnseñanzas Secundarias (ESTUDES) del año 2008, los estudiantes consideran que ladroga ilegal más accesible (disponibilidad/accesibilidad percibida) es el Cannabis. Dehecho, la mayoría (63,6%) refiere que les sería fácil o muy fácil conseguirlo,observándose un descenso continuado de dicha disponibilidad desde el año 2004. Los consumidores de Cannabis toman también con frecuencia otras drogas; Estehecho se denomina policonsumo. Entre la población escolar de 14 a 18 años yrefiriéndonos a los últimos 12 meses, un 98,8% de los consumidores de Cannabistambién lo eran de alcohol, un 79,7% de tabaco, un 11,3% de cocaína, un 7,7% deanfetaminas, un 5,8% de éxtasis, un 8,2% de alucinógenos y un 15,6% detranquilizantes (OED, Informe 2009). El 11,7% de las admisiones a tratamiento por abuso o dependencia de drogasilegales en el año 2007, se debieron a consumo de Cannabis, lo que sitúa a estasustancia en tercer lugar tras la cocaína (45,6%) y la heroína (39,3%). Entre 1996 y2007 las primeras admisiones a tratamiento por Cannabis se han multiplicado por trespasando de 1.300 a 4.619 y en el grupo de menores de 18 años, del total de admisiones atratamiento en el año 2008, un 78,4% tenían al Cannabis como droga principal deabuso. También ha aumentado la proporción de urgencias hospitalarias por reacción agudaa sustancias psicoactivas en las que se menciona el Cannabis, que ha pasado de un 7,4%en 1996 a un 30,3% en 2007. No se registraron casos mortales en este periodo conpresencia exclusiva de Cannabis, aunque en un 14,6 % de los fallecidos por reacciónadversa a drogas en el año 2007 se detectó esta droga junto a otras. ASPECTOS HISTÓRICOS. Cannabis es una palabra de origen indoeuropeo, que nos llega a través del latínvulgar y que se traduce en castellano por cáñamo. Es un arbusto verde de hojasperennes, lobuladas, serradas y llamativas sin apenas exigencias del suelo para sucultivo, y que desde hace miles de años se ha usado por su contenido en fibras vegetalessusceptibles de ser hiladas y trabajadas para su uso en cordelería, cestería, elaboraciónde tejidos, pasta de papel, relleno de tapizados, carrocerías de coches, molduras, mechasde encendido, etc. 16
  17. 17. La planta es dioica, y, por tanto, con ejemplares machos y hembras. Éstas florecencon mayor fuerza, en forma de cogollos (inflorescencia tipo cima) con una polinizaciónrica en aceites esenciales y resinosos. La planta puede alcanzar los seis metros de altura y, aunque se da en condiciones desilvestre o salvaje, generalmente sin alcanzar más de un metro o dos, ha sido másabundante su cultivo seleccionado en altura para usos concretos industriales. Esto es loque quiere decir “Cannabis sativa”: (cultivada en oposición a silvestre). Su recolecciónconllevaba la posibilidad de aparición de lesiones específicas en zonas expuestas al rocecon las hojas. En nuestro país la bazagosis o cannabiosis, afección broncopulmonarsecundaria a la aspiración de las fibras de cáñamo, se consideraba una enfermedadprofesional clasificada como tal en el Sistema Nacional de Salud. El desarrollo histórico de los últimos cien años ha hecho que el término “cáñamo”se utilice para referirse a la subespecie de Cannabis sativa residualmente cultivada paraalpargatería, pasta de papel, cordelería y molduras. El resto constituiría lo que se conocecomo “Cannabis” y su importancia, se debe al contenido en aceites terpénicos, de losque el más conocido y famoso es el delta–9-tetrahidrocannabinol, (THC), la sustanciailegal, susceptible de abuso y dependencia, de mayor consumo en el mundo. Suimportancia ha crecido exponencialmente desde 1930, pero, desde los años noventa delpasado siglo, su consumo parece haberse estabilizado en la mayor parte del mundodesarrollado, que comunica estadísticas fiables y permite el análisis de las tendencias deconsumo. No obstante, su cultivo y consumo sigue creciendo en algunos países, comolos del África subsahariana, donde hace un siglo ni existía, ni se transportaba, ni seusaba. Las características del terreno y del clima condicionan mucho el tiempo demaduración de la planta y las posibilidades de recolección, y por tanto, la riqueza delcontenido en THC, que alcanza la máxima concentración en los “cogollos” florales delas plantas femeninas de las variedades “indica”. Con ellas se elaboran los “hachís”(chocolate, costo, china, kiffi, mierda, shit) y los extractos alcohólicos de aceitesesenciales. Con el resto de las partes aéreas más o menos trituradas, seleccionadas oparcialmente procesadas, se obtienen la grifa, la mariguana, marijuana (marihuana),grass, María, Marie-Jeanne, banga o ganja. Los frutos (cañamones) apenas tienen contenido de cannabinoles, son un productorico en proteínas vegetales y aceites OMEGA 3, y suelen ser incluidos en los procesosde elaboración de marihuana para aumentar su volumen. Aún son, no obstante, usadospara alimentación de aves en cautividad y, en ocasiones, es un buen recurso para lasnecesidades humanas en situación de emergencia. El uso no alimentario ni terapéutico es el más extendido. Lo que se busca es unestado de intoxicación, y su consumo por el ser humano, afecta a muchos órganos ysistemas, especialmente al Sistema Nervioso Central. Actualmente el consumo másfrecuente es fumado, liado como un cigarro, la mezcla calentada de resinas de cáñamocon tabaco rubio, que es lo que se da en llamar “porro”, generalmente sin filtro. Lesigue el fumar, sin mezclar con tabaco casi nunca, la mezcla seca y triturada, más omenos seleccionada, de partes aéreas de la planta, sobre todo las hojas. Ha ido cayendo 17
  18. 18. en desuso el fumar resina directamente en pipas hechas de arcilla, pero aún se mantieneeste uso en el norte de África. La última forma de consumo que parece estar enincremento, es como ingrediente sazonador de diversos platos cocinados. Son muycomunes los dulces y pastas condimentadas así, pero también se elaboran ensaladas,carnes y pescados, con un toque de cáñamo. Existen en el subcontinente Indostánicocervezas de uso tradicional, con contenido alcohólico moderado, que se elaboranañadiendo cáñamo completo a las maltas, con claros efectos alteradores de las funcionescerebrales. Las variantes de imitación, con consumo autorizado en Europa, no contienencannabinoles tóxicos, sino cáñamo selectivamente obtenido sin sustancias prohibidas, La planta, originaria de las regiones próximas al subcontinente indostánico, seexpandió discretamente hacia el Asia Central, la actual China y la Persia ancestral, haceno menos de 6000 años. Existen tumbas mogoles de más de 4000 años de antigüedaddonde se han encontrado semillas de cáñamo, en regiones donde el papel, las ropas,cestería o cordelería, nunca fueron de cáñamo. Su uso fue medicamentoso, o mágico,muy probablemente. La verdadera extensión en su consumo, comienza con laislamización progresiva de Asia y norte de África, desde los años de 1200 de la EraComún. El Cannabis llega a los países del occidente convencional europeo,fundamentalmente a través de la gente de mar. La prohibición musulmana de las bebidas alcohólicas favoreció indirectamente, enalguna forma, el consumo muy controlado del Cannabis, no citado por el Corán comoprohibido. Se le atribuyeron propiedades medicinales y curativas que, sin embargo, nofueron de uso generalizado. Existen citas preciosas y poéticas en los textos persas del Gulistan (“El jardín de lasRosas”, de Saadi) y “Las Mil noches y una Noche” recopiladas por Haarum-al-Rashid.Existen relatos legendarios, difícilmente verificables, de su uso como primer arma deguerra psicológica, por parte de Saladino en la lucha contra los Cruzados Cristianos. Sedesconoce si pasó a América de manos de los descubridores o con motivo de la venta deesclavos más tardíamente. De forma anecdótica, el papel usado en el documentooriginal de la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica es de pasta de papelprocedente de cáñamo. Algún siglo más tarde, ya existen datos históricos de su usocomo pago en especie para los obreros que construyeron el Canal de Suez, y de lainsurrección desencadenada tras su supresión por los contratistas, que atribuyeron lalentitud de los trabajos al abuso de Cannabis. En el caso específico de España, la importante relación con el Islam desde el año711, en terreno peninsular e insular, en plazas de soberanía (Argel, Orán, Tabarca),Territorios Coloniales, el Protectorado de Marruecos hasta 1956, y la existencia deciudades españolas en África del Norte (Ceuta y Melilla), nos ha deparado una granfamiliaridad con los usos y costumbres del Cannabis, incluidos los consumos, estilobereber norte africano tradicional. Hemos adaptado o adoptado muchas palabrasvinculadas, en su uso y significado originales, a los efectos del consumo de Cannabis:cabreo, bacile, muermo, choteo, cachondeo, enrollarse, etc. Desde hace aproximadamente veinte años, los datos epidemiológicos han causadouna mayor alarma social y sanitaria, por el incremento espectacular del consumo en lapoblación joven, la ausencia de percepción del riesgo asociado a su uso y la 18
  19. 19. generalización de la idea de que nos encontramos con un producto fácilmente accesibleen nuestro país. Por su contenido en sustancias tóxicas contenidas en los productos derivados del“Cannabis”, en especial el THC, están clasificados como prohibidos por lasConvenciones Mundiales de 1961, 1971 y 1998. Son susceptibles de abuso, puedencausar dependencia y provocar o inducir enfermedades mentales graves. Su peligrosidaddepende de la concentración relativa de los contenidos tóxicos activos, la frecuencia deluso, su intensidad y el contexto en que se use, la edad del usuario, su estado de saludprevio y el consumo de otras sustancias de forma simultánea. Se debe destacar que de todas las sustancias clasificadas como de tráfico ilícito porla Organización de Naciones Unidas (ONU), los debates relacionados con el Cannabissiguen siendo los más polémicos. En muchos países consumidores, incluidos los EEUU,existen grupos muy activos que trabajan por la legitimación y legalización del consumode Cannabis en igualdad de condiciones que el alcohol o el tabaco. Estos grupos hanlogrado, cada vez en más países, la despenalización del consumo propio y privado,cuando no también el cultivo para consumo propio. Las situaciones administrativas y decriminalización con respecto al Cannabis son enormemente diferentes en cada país, y, aveces, dan lugar a paradojas de difícil lectura y comprensión, como el hecho de que sepuedan vender hasta 5 gramos de Cannabis para uso propio a cualquier comprador enun Koffie-Shop (Coffee shop) de Holanda, cuando el tráfico del producto está muygravemente penalizado en este país. Los movimientos antiprohibicionistas en toda Europa siguen desarrollándose, ymantienen publicaciones periódicas de venta pública con tirada no despreciable y altafidelidad en el cliente. La información que se ofrece en la Web de Internet es muyextensa y en su mayor parte liberacionista o propagadora de los consumos considerandoque es prácticamente inocuo, y que si se dan casos de enfermedad, el Cannabis- no tienerelación causal ni facilitadora con ella. Y son las páginas más leídas por nuestrosjóvenes y las que ostentan mayor rango de fiabilidad para ellos. En el caso de España se debe insistir en que nunca se ha penalizado la tenencia deCannabis para el consumo propio, ni su consumo en privado. Ninguna ley española lohabía considerado delictivo, aunque sí puede constituir una falta administrativa. FORMAS DE PRESENTACIÓN Y CONSUMO. Cannabis sativa es una planta que contiene más de 400 componentes químicos, delas cuales se conocen al menos 60 cannabinoides que son únicos de esta especie. Lostres cannabinoides más importantes, por sus efectos psicoactivos, son el THC, elcannabidiol (CBD) y el cannabinol. Mientras que el THC es el responsable de la mayoría de los efectos, el cannabinoles diez veces menos activo que el THC, además, el cannabidiol, tiene un perfil distinto,ya que presenta actividad ansiolítica y sedante (Fusar-Poli et al., 2009). 19
  20. 20. El contenido de cannabinoides depende de varios factores como la parte de laplanta, la variedad o genotipo de que se trate y el momento en que es recolectada. Lamayor concentración de cannabinoides se encuentra en los brotes florecientes de laplanta femenina o sumidades florales (cogollos) y en las hojas, mientras que lasconcentraciones son bajas en tallo, raíces y semillas. El Cannabis se presenta para su consumo en forma de hachís, que es un exudadoresinoso de la planta, mariguana o maría, que consiste en un triturado seco de flores,hojas y pequeños tallos de la propia planta, en forma de polen, que es un triturado secode flores muy fino con aspecto de polvo amarillento y en forma de aceite. Se consume habitualmente fumada en forma de cigarrillos, mezclada con tabaco(habitualmente el hachís) o directamente sin tabaco (marihuana), colocada en pipas dediferentes formas y tamaños y más recientemente mediante vaporizadores. Tambiénpuede utilizarse el aceite por vía oral. La marihuana contiene habitualmente entre un 1% y un 5% de THC, el hachís entreun 15-50% y el aceite entre un 25-50%. Asumiendo que un cigarrillo de marihuana pesa0,8 g el contenido de THC estaría comprendido entre 8 y 120 mg (Ashton 2001). Encomparación, el Cannabis utilizado para producir fibra textil tiene una riqueza de THCinferior al 0,3%. La potencia del Cannabis ha ido aumentando progresivamente en los últimos años.A ello han contribuido las técnicas de cultivo y la selección genética de las variantesmás psicoactivas, que han permitido que se puedan encontrar variedades que contienenhasta un 20% o más de THC. Aún así, la potencia media del Cannabis en Europa en losúltimos años se ha mantenido estable (OEDT Informe Anual 2008).EFECTOS AGUDOS DEL CANNABIS1. Generalidades1.1.1.1. Neurofisiologia. El THC y los demás cannabinoides se unen a unos receptores llamadoscannabinoides (CB1 y CB2). Estos receptores se encuentran en la membrana dealgunas células y están acoplados a la proteína G como sistema de transducción. Elreceptor CB1 está presente fundamentalmente en el sistema nervioso central y en menordensidad en sistema nervioso periférico mientras que el receptor CB2, de localizaciónfundamentalmente periférica, se encuentra principalmente en células del sistemainmunológico. Los receptores cannabinoides están ampliamente distribuidos en elcerebro. Existen compuestos endógenos que se unen a estos receptores y a los que sedenomina como endocannabinoides. Estos ligandos pueden también modular la 20
  21. 21. transmisión sináptica de los neurotransmisores glutamato y ácido gamma-aminobutírico(GABA) así como actuar sobre la neurotransmisión postsináptica dopaminérgica.Aunque no está del todo aclarado, el sistema endocannabinoide podría estar implicadoen diferentes funciones fisiológicas entre las que destacan el aprendizaje, la memoria,las emociones, el refuerzo, la ingesta de comida, la neuroprotección, el dolor y laconducta motora, entre otras. El THC como otras drogas de abuso actúa sobre el sistemacerebral de recompensa (mesocorticolímbico) que incluye el área ventral tegmental, elnúcleo accumbens y la corteza prefrontal entre otras áreas cerebrales. El THC aumentala liberación de dopamina en el núcleo accumbens.1.1.1.2. Vías de consumo El cannabis habitualmente se fuma (vía intrapulmonar), ya que ésta es la vía deconsumo más eficiente. Del total de THC contenido en un cigarrillo, entre un 10-30%llega a los pulmones y la sangre, un 30% se destruye por la combustión y un 50% sepierde en el aire. La cantidad final de THC absorbido en el organismo depende de laprofundidad y número de caladas y de la potencia de los cigarrillos. El THC se detectaen sangre inmediatamente después de la primera calada (1-2 minutos) y lasconcentraciones máximas se alcanzan entre los 3 y 10 minutos. Los efectos se inician entre segundos y minutos tras haber consumido la sustancia ypersisten hasta 2 y 3 horas. Cuando el cannabis se administra por vía oral (aceites, pasteles, infusiones) laabsorción es lenta y errática, la concentración máxima de THC en plasma aparece a las2-4 horas y el inicio de los efectos se da entre media hora y 2 horas postadministración,pudiendo durar los mismos unas 6 horas. La presencia de comida puede retrasar laabsorción de THC.1.1.1.3. Metabolismo El THC es una molécula muy lipofílica por lo que atraviesa con facilidad la barrerahematoencefálica (BHE) y la placentaria. El THC se acumula en la leche materna (8veces más que en el plasma). Por esta afinidad a los lípidos se une a la grasa corporal, loque provoca una prolongación de sus efectos y de su acumulación en el organismo. El THC se convierte rápidamente en el hígado en 11-hidroxi-THC (11- OH-THC)que es activo y después a 11-nor-9-carboxi-THC (THCCOOH) que es un metabolitoinactivo. Se han identificado alrededor de 100 metabolitos del THC. La semivida deeliminación del THC, es decir el tiempo que tarda en reducirse a la mitad laconcentración en la sangre, es de 25-36 horas. Un 80% se elimina a través de las heces yun 20% en la orina como THC-COOH y otros metabolitos. Las pruebas para determinarel consumo de THC se basan en la detección de su metabolito (THC-COOH). Tras elconsumo de un cigarrillo puede detectarse el metabolito de THC en orina (orinapositiva) durante una semana. 21
  22. 22. En consumidores crónicos la orina puede ser positiva hasta más de un mes despuésde dejar de consumir.2. Efectos sobre el Sistema Nervioso Central (SNC) Los efectos sobre el SNC son los más relevantes ya que constituyen la base de suabuso y se asocian a algunas de las complicaciones más frecuentes tras el consumoagudo y crónico.2.1.1.1. Efectos centrales agudos del cannabis2.1.1.2. Efectos psicológicos agudos Los preparados del cannabis, hachís y marihuana principalmente, se han utilizadodesde hace muchos años por sus propiedades psicoactivas. El principal responsable dela actividad farmacológica psicoactiva es el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y suadministración aislada produce efectos similares al cannabis en humanos. Los efectos delos otros cannabinoides y otros compuestos contenidos en la planta pueden produciracciones aditivas o antagonistas de las del THC. Así por ejemplo el cannabidiol (CBD)provoca efectos sedantes y ansiolíticos. Los efectos agudos del cannabis son muy variables entre personas y dependen de ladosis, del contenido de THC, de la proporción THC/CBD, de la forma deadministración, así como de la personalidad, las expectativas y experiencia previa delsujeto y también del contexto en que se consume. El consumo de cannabis produce generalmente un efecto bifásico. Tras una faseinicial de estimulación (euforia, bienestar, aumento de la percepción, ansiedad), le sigueuna fase donde predomina la sedación (relajación, somnolencia, sueño). Se produce unaagudización de las percepciones visuales, auditivas y táctiles, así como una ligeradistorsión del espacio y tiempo. También aparece risa fácil, locuacidad y aumento delapetito. Paralelamente se altera la memoria reciente, y existe dificultad en laconcentración, disminución de la atención e incoordinación motora. Aunque es difícil calcular las dosis habitualmente consumidas así como subiodisponibilidad, se sabe que una dosis fumada de 5 mg de THC proporciona unosefectos leves, que serían similares a los de 10 mg por vía oral. Dosis mayores puedenproducir efectos intensos. En algunos sujetos, especialmente en inexpertos o tras dosis elevadas puedeaparecer ansiedad, disforia, síntomas paranoides y/o pánico, que habitualmentedesaparecen de forma espontánea en pocas horas. Como se comenta más adelante, laintoxicación aguda por cannabis puede cursar con un episodio psicótico agudo que secaracteriza por ideas delirantes, alucinaciones, confusión, amnesia, ansiedad y agitación.Habitualmente estos cuadros agudos desaparecen espontáneamente a las pocas horas amedida que el THC se elimina del organismo.2.1.1.3. Efectos sobre el sueño 22
  23. 23. El THC induce sueño, probablemente debido al aumento de melatonina y altera elpatrón sueño-vigilia. Tras la administración continua de dosis elevadas se puedeobservar durante la mañana siguiente un cierto grado de resaca en algunos sujetos.Además puede aparecer un efecto rebote en la cantidad de sueño REM tras lainterrupción brusca de consumos elevados.2.1.1.4. Efectos sobre la conducta alimentaria El cannabis produce un aumento del apetito entre 1-3 horas tras su consumo. Tantoel THC por vía oral como el cannabis fumado aumentan el número de ingestiones y lacantidad total de comida ingerida. Sin embargo, con el consumo continuado de cannabisse produce una cierta disminución de este efecto.2.1.1.5. Otros efectos Los cannabinoides han demostrado ser analgésicos en modelos animales de doloragudo y crónico. En humanos estas propiedades no se han demostrado claramente en eldolor agudo. En dolor crónico se ha aprobado en Canadá un preparado para eltratamiento del dolor neuropático en la esclerosis múltiple.3. Efectos sistémicos El consumo de cannabis produce una alteración de la mayoría de sistemas delorganismo.3.1.1.1. Efectos sistémicos agudos del cannabis3.1.1.2. Efectos cardiovasculares Consisten básicamente en un aumento de la frecuencia cardiaca (20- 50%). Losefectos sobre la presión arterial comprenden un incremento de la misma si se está 23
  24. 24. sentado o acostado y una disminución de la misma si se está de pie. Si la persona quefuma se levanta rápidamente puede aparecer sensación de mareo, hipotensión(ortostática) e incluso pérdida de conocimiento. Esto es más frecuente en sujetos conpoca experiencia. Estos efectos dependen de la dosis y son máximos pocos minutosdespués de iniciar el consumo fumado y desaparecen tras 1-2 horas. Además,incrementa el gasto cardíaco y disminuye la tolerancia al ejercicio. Estos efectos puedenaumentar el riesgo cardiovascular en personas con patología cardiaca o vascular previa.En estas últimas se han descrito algunos casos de arritmias graves.3.1.1.3. Efectos sobre el sistema respiratorio El THC produce disminución en la resistencia de las vías aéreas y broncodilataciónen personas sanas. Los efectos de fumar cannabis sobre el sistema respiratorio son losmismos que el consumo de tabaco. Si el cannabis se consume mezclada con tabaco, seestá consumiendo tabaco y por ello se está expuesto al monóxido de carbono y lassustancias cancerígenas. El consumo de «porros» produce incrementos superiores en la concentración decarboxihemoglobina que el tabaco puesto que se fuma sin filtro con inhalaciones largasy profundas y tiene una temperatura de combustión superior a la del tabaco. El consumocrónico de cannabis fumado se ha asociado a bronquitis y enfisema, y posiblementepodría incrementar el riesgo de carcinoma pulmonar.3.1.1.4. Efectos oculares El cannabis produce enrojecimiento conjuntival como consecuencia de lavasodilatación, reducción de la producción de lágrimas, caída del párpado (ptosispalpebral), dificultad en la acomodación y disminución del reflejo pupilar a la luz. Laadministración local o sistémica produce una disminución marcada de la presiónintraocular.3.1.1.5. Efectos gastrointestinales El cannabis produce una reducción en la producción de saliva, sequedad de boca,reducción del peristaltismo intestinal y enlentecimiento del vaciado gástrico. Elcannabis es antiemético.3.1.1.6. Efectos sobre la musculatura estriada El cannabis produce relajación muscular. Además posee propiedadesanticonvulsivantes en animales. Entre los distintos componentes del cannabis, pareceque el cannabidiol sería el que posee mayor potencial anticonvulsivo.3.1.1.7. Efectos sobre el sistema endocrino y la conducta sexual 24
  25. 25. El THC disminuye la secreción de hormonas sexuales, con una reducción de lasecreción de testosterona y del número y la motilidad de los espermatozoides. Enmujeres, el consumo de cannabis produce una reducción del ciclo menstrual, niveleselevados de prolactina que pueden asociarse a la aparición de galactorrea, y nivelesmenores de andrógenos. Parece por todo ello que el THC podría reducir la fertilidad, aunque no ha podidodemostrarse definitivamente. Como ocurre con la mayoría de drogas, los cannabinoides pueden afectar laconducta sexual con un resultado variable, que depende de la propia droga, lacombinación con otras sustancias y el contexto de consumo. No se ha demostradocientíficamente que el cannabis sea un afrodisíaco.3.1.1.8. Embarazo El consumo durante el embarazo en mujeres incrementa el riesgo para la madre, elfeto y el neonato. El peso al nacer es menor, siendo un efecto dosis-dependiente. Losniños presentan alteraciones en las funciones cognitivas El THC atraviesa la barreraplacentaria y se acumula en la leche materna, no recomendándose la lactancia maternaen consumidoras de cannabis. EFECTOS CRÓNICOS DEL CANNABIS A continuación se revisan algunos de los efectos que pueden aparecer tras elconsumo repetido de cannabis y que son muy relevantes para el rendimiento escolar ypsicomotor. Efectos crónicos del cannabis 1. Efectos cognitivos y sobre el rendimiento psicomotor El uso diario y durante periodos prolongados de cannabis puede producirdeficiencias en la memoria, en la atención, la capacidad psicomotora y la velocidad deprocesamiento de la información. Estas alteraciones psicológicas parecen relacionarse con cambios funcionales, delflujo sanguíneo y metabólicos en regiones prefrontales y cerebelares que se observan enestudios de neuroimagen en usuarios crónicos de cannabis. 25
  26. 26. Se ha discutido si estos cambios son consecuencia del consumo crónico acumuladoo de un estado de intoxicación aguda persistente tras un consumo diario. Los estudiosmás consistentes han demostrado que las alteraciones neurocognitivas descritasnormalizan progresivamente si los individuos dejan de consumir, mejorando con el pasode los días. Parece que la afectación observada puede revertir casi en su totalidad a las 4semanas de cesar el consumo de cannabis. Hay estudios que relacionan la persistenciade algunas alteraciones con el consumo de cannabis temprano (antes de los 17 años). 2. Rendimiento escolar En una revisión sistemática de los diferentes estudios de seguimiento poblacionalde uso de drogas y secuelas psicológicas y sociales, pudo demostrarse que había unaasociación entre el uso de cannabis y la obtención de un nivel de estudios mas bajo encomparación con los controles que no tomaban la droga. Además, la asociación fuemayor en el caso de un inicio temprano del consumo (15 años). En un estudio de seguimiento de 1.265 niños durante 21 años realizado en NuevaZelanda, se demostró que el consumo de cannabis se relacionaba, de manera dosis-dependiente, con un riesgo mayor de abandono de los estudios, de fracaso en el acceso ala universidad y de finalizar los estudios universitarios prematuramente (Fergusson etal., 2003). En este estudio, el 22,5% de los que se habían iniciado en el consumo decannabis antes de los 15 años habían abandonado la escuela antes de los 16, mientrasque en los no consumidores el abandono fue del 3,5%. En España, los datos obtenidos en la encuesta ESTUDES, reflejan la relación entreel consumo de drogas y el fracaso escolar, medido por la repetición de curso. Entre losque presentan fracaso escolar el consumo de todas las drogas, incluido el cannabis, esmás elevado. Tras una revisión de los diferentes trabajos sobre la relación entre el consumo decannabis y los problemas académicos (Lynskey y May, 2000), los resultados puedenresumirse en que el incremento del consumo de cannabis en el periodo académico seasocia a notas peores, menor satisfacción, actitudes negativas hacia la escuela, un pobrerendimiento escolar, un aumento del absentismo y una mayor prevalencia de abandonode los estudios. OTROS CUADROS CLÍNICOS RELACIONADOS CON EL CONSUMO DECANNABIS1. Delírium por intoxicación por cannabis. Aunque no es frecuente, cuando el cannabis se consume en grandes cantidadespuede producir un cuadro de delirium. Los síntomas típicos son confusión, alteracionesde la memoria, sensación de temor, suspicacia, despersonalización, desrealización yalteraciones sensoperceptivas. La psicopatología de estas reacciones es indistinguible delos cuadros de delírium de otra etiología. Son cuadros clínicos transitorios y limitados 26
  27. 27. en el tiempo, pero recurrentes en sucesivas exposiciones al tóxico. Este cuadro tambiénpuede aparecer en sujetos que consumen el cannabis por primera vez.2. Flashbacks por cannabis Se refiere a la aparición de vivencias-alucinaciones con la cualidad de unapercepción real (las mismas experiencias que sintió la persona cuando había consumidoel tóxico), después de semanas o meses de abstinencia. Aunque son más comunes enpersonas que han consumido drogas alucinógenas pero también se han descrito deforma ocasional en consumidores de cannabis. TRATAMIENTO DE LA DEPENDENCIA DE CANNABIS Con la salvedad del incremento en el número de demandas de tratamiento porcannabis en los adolescentes, en general se observa que la proporción de los sujetos queacuden en demanda de tratamiento por el consumo de cannabis es muy baja si tenemosen cuenta el elevado número de sujetos con consumo problemático de esta sustancia.Esta escasa demanda de tratamiento puede explicarse por distintas razones. En primer lugar destaca la percepción generalizada, en el sujeto consumidor, de queel cannabis es una droga relativamente inocua. Inicialmente el problema es detectadopor familiares, profesores o amigos mientras que el individuo no acostumbra arelacionar las alteraciones cognitivas con el consumo. Menos veces, son los sujetos losque acuden en demanda de tratamiento por su incapacidad para controlar o interrumpirel consumo, a pesar de los problemas escolares o laborales o por el aumento deirritabilidad, conducta agresiva, depresión nerviosismo y ansia de consumo. Lospacientes que acuden a tratamiento por el cannabis suelen ser hombres (70%) yfumadores de cannabis varias veces por semana. Los motivos de solicitar tratamientosuelen estar relacionados con la pérdida de motivación (84%) y las sensacionesparanoides (78%), detectándose además en muchos casos problemas respiratorios(86%). En segundo lugar destaca la resistencia de los pacientes a participar en programasde tratamiento en los que la mayoría de sujetos son dependientes de alcohol, heroína ycocaína y en los que no se oferta terapias específicas para cannabis. Actualmente se propone aplicar al tratamiento de la dependencia del cannabis loscriterios que se aplican al tratamiento de la dependencia de cualquier droga:desintoxicación seguida de deshabituación.1. Tratamiento de desintoxicación La desintoxicación es el primer paso para el tratamiento de un trastorno pordependencia de una droga. Esta dirigida a paliar el cuadro clínico que aparece cuandode forma brusca deja de consumirse la sustancia (síndrome de abstinencia). Se realizacon medicación y basándose en la propiedad farmacológica de la tolerancia cruzada.Para algunas drogas (por ejemplo, la heroína), existen tratamientos específicos para ladesintoxicación (por ejemplo la metadona), mientras que para otras, entre las que se 27
  28. 28. encuentra el cannabis, en la actualidad no hay ningún tratamiento farmacológicoespecífico. Por lo tanto debe realizarse un tratamiento sintomático.2. Tratamiento de deshabituación El tratamiento de deshabituación se refiere a la fase de tratamiento que se realizadespués de la desintoxicación y que está dirigida a mantener la abstinencia en lasustancia y evitar la recaída en el consumo. En tanto que las adicciones sonenfermedades crónicas y recidivantes, el tratamiento de deshabituación es fundamentalpara conseguir la abstinencia a largo plazo. Los tratamientos propuestos para ladeshabituación del abuso de cannabis son psicológicos y farmacológicos.3. Tratamientos psicológicos Los tratamientos psicológicos son los habituales en el tratamiento de lasdrogodependencias: psicoterapia de orientación cognitivo conductual, psicoterapiamotivacional y terapia de incentivos. Globalmente los resultados de los distintosestudios realizados con las diversas modalidades de psicoterapia comparadas entre si ycon grupos control sin tratamiento, sugieren que las distintas psicoterapias son eficaces,aunque el principal problema, común a todas, es la falta de adhesión al tratamiento.4. Tratamientos farmacológicos Hasta la actualidad no disponemos de ningún fármaco que haya demostrado sueficacia en el tratamiento de deshabituación de la dependencia de cannabis. Se estánrealizando diversos estudios experimentales cuyos resultados pueden aportar nuevasestrategias farmacológicas. Por lo tanto, el tratamiento del abuso y dependencia de cannabis debe combinar laterapia psicológica y el tratamiento farmacológico sintomático. POSIBLES USOS TERAPÉUTICOS DE LOS CANNABINOIDES Además de los usos recreacionales, el cannabis se ha utilizado de forma empíricadesde la antigüedad por sus supuestas propiedades terapéuticas. En los últimos años seha descrito su consumo por parte de grupos de pacientes en algunas enfermedades y seha investigado su posible utilidad en diferentes indicaciones. El potencial terapéutico del cannabis ha sido revisado ampliamente en numerosaspublicaciones científicas (Grotenhermen et al., 2003; Guy et al., 2004; Duran et al.,2004; Abanades et al., 2005) y por organismos como el Comité Científico de la Cámarade los Lores Británica (House of Lords, 1998 o el Institute of Medicine norteamericano,1999). La indicación en la que existen más evidencias es en la prevención y tratamiento dela nauseas y vómitos secundarios al tratamiento con antineoplásicos. 28
  29. 29. También hay evidencias basadas en los resultados de ensayos clínicos aleatorizadosy controlados en el tratamiento de la pérdida de apetito del síndrome de anorexia ycaquexia (SIDA y cáncer terminal), en la esclerosis múltiple; tratamiento del dolorneuropático, control de la espasticidad muscular y otros síntomas, o en el tratamientodel dolor neuropático de otras etiologías. En la siguiente tabla se presentan las únicas indicaciones médicas aprobadas para laprescripción de algunos de los derivados del cannabis (naturales o sintéticos) en estemomento (Abanades et al., 2005). En general los preparados descritos no son eltratamiento de elección de estas patologías. Los cannabinoides son una alternativa a emplear en el caso de que no se observerespuesta a otros fármacos. En general no se consideran medicamentos de primera líneade tratamiento. Como ocurre con la mayoría de medicamentos, el uso terapéutico de loscannabinoides precisa de la intervención de un médico para realizar el diagnóstico,seleccionar el tratamiento y prescribir el que se ajuste mejor a las necesidades delpaciente y hacer el seguimiento de la eficacia así como de la toxicidad del medicamentoy la evolución de la enfermedad. Cannabis y derivados: Indicaciones aprobadas actualmente 29
  30. 30. BIBLIOGRAFÍA - European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction (EMCDDA). Annual report 2008: the state of the drugs problem in Europe. 2008. Lisbon, EMCDDA. - Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Informe 2007 del Observatorio Español sobre Drogas (OED). Situación y tendencias de los problemas de drogas en España. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, 2008. - Abanades S, Cabrero A, Fiz J, Farré M.: Farmacología clínica del cannabis 2005; 20:187-98. - American Psychiatric Association. DSM-IV, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 4th Edition-TR. American Psychiatric Association 2000. Washington, DC. - Duran M, Laporte JR, Capella D. Novedades sobre las potencialidades terapéuticas del cannabis y el sistema cannabinoide. Med Clin (Barc). 2004; 122:390-8. - Fergusson DM, Horwood LJ, Swain-Campbell N. Cannabis use and psychosocial adjustment in adolescence and young adulthood. Addiction. 2002; 97:1123-35. - Grotenhermen F., Russo E., Navarrete R editores. Cannabis y cannabinoides, farmacología, toxicología y potencial terapéutico. Sevilla: Castellarte; 2003. - Observatorio Español sobre Drogas (OED). Informe 2004: Situación y tendencias de los problemas de drogas en España. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Ministerio de Sanidad y Consumo, 2005, Madrid. - Macleod J, Oakes R, Copello A, Crome I, Egger M, Hickman M et al. Psychological and social sequelae of Cannabis and other illicit drug use by young people: A systematic review of longitudinal, general population studies. Lancet 2004; 363:1579-88. - Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Estrategia Nacional sobre Drogas 2009-2016. DGNPSD. Madrid, 2009. - Morano LE, Vázquez O. Patología orgánica en Adicciones: otras infecciones asociadas al consumo de drogas. Adicciones 2006; vol 18, supl 1: 137-159. - OMS. Informe técnico nº 944. Ginebra, 2007. - UNODC. World Drug Report 2009. United Nations Office on Drugs and Crime. Disponible en http://www.unodc.org/unodc/en/data-and- analysis/WDR-2009.html (consultado el 25/05/12). 30

×