Your SlideShare is downloading. ×
Violencia hacia la mujer
Violencia hacia la mujer
Violencia hacia la mujer
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Violencia hacia la mujer

766

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
766
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. TEMA DE LA SEMANAUn problema que crece: la violenciacontra la mujerOcasionalmente, nos sorprenden relatos de lugares lejanos concostumbres que nos resultan extrañas. Leemos que en algún lugar dela India, las viudas son quemadas en la misma pira funeraria a la quese destinan los restos de sus maridos, o nos horrorizamos al escucharque en cierto país de África se practica la llamada circuncisiónfemenina, un terrible acto de mutilación. Sin embargo, la violenciacontra las mujeres es un fenómeno mundial , que prácticamenteno reconoce límites sociales, raciales o geográficos .De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su Declaración sobre laeliminación de la violencia contra la mujer , la violencia de género es “todo acto de violenciabasado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño osufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, lacoacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en lavida privada”. La diferencia entre este tipo de violencia y otras formas de agresión y coerción estribaen que, en este caso, el factor de riesgo o vulnerabilidad es el solo hecho de ser mujer.Esta definición amplia expresa la preocupación de los organismos internacionales que se ocupan deun fenómeno antiguo, creciente y notablemente injusto, por el cual centenares de miles de mujeresen todo el mundo sufren maltratos de diversos tipos que redundan en una desigualdad de géneronotable e incluso se traducen, en muchos casos, en la muerte. La violencia contra la mujer no es unproblema que afecte únicamente a las mujeres del Tercer Mundo, sino que involucra a mujeres anivel mundial de todos los grupos raciales y económicos. Sin embargo, es una realidadescasamente documentada y pocos son los países que han llevado a cabo estudios empíricos quepodrían proporcionar un cuerpo amplio de información a través del cual podrían descubrirse lasverdaderas dimensiones del problema.La situación en Argentina • En Argentina, en una de cada cinco parejas hay violencia. • En el 42% de los casos de mujeres asesinadas, el crimen lo comete su pareja. • El 37% de las mujeres golpeadas por sus esposos lleva 20 años o más soportando abusos de ese tipo. • Según datos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el 54% de las mujeres golpeadas están casadas y el 30% denuncia que el maltrato se prolongó más de once años. • Sólo en la Ciudad de Buenos Aires se reciben siete mil llamadas anuales a las líneas de violencia. • Según el Centro de Encuentros Cultura y Mujer (CECyM), en los últimos 30 años se registraron en promedio seis mil denuncias policiales anuales por delitos sexuales contra mujeres. • Dado que internacionalmente se calcula que sólo se denuncian el 10% de los casos, habría sesenta mil casos de delitos sexuales al año, o sea 160 casos diarios. • Solamente en enero y febrero de 2008 se registraron en todo el país 33 femicidios ,
  • 2. la mayoría a manos de sus parejas, y en las veinticuatro Comisarías de la Mujer de la Provincia de Buenos Aires hubo más de trece mil denuncias por violencia doméstica. Estas cifras hacen evidente la enorme magnitud del problema en Argentina, hasta el punto que, según información del Banco Interamericano de Desarrollo, se estima que el 25% de las mujeres argentinas es víctima de violencia y que el 50% pasará por alguna situación violenta en algún momento de su vida. Por la cantidad de personas involucradas y el carácter indignante e impune de la mayoría de los crímenes, desde la violencia doméstica hasta la prostitución forzada, se trata de un fenómeno mucho más extendido y de consecuencias más profundas que el problema de lainseguridad ciudadana por delitos contra la propiedad, como robos o hurtos. Sin embargo, losmedios de comunicación argentinos prestan poca atención a un tema que afecta potencialmente aun cuarto de la población nacional, mientras que los reclamos por la “inseguridad” aparecencotidianamente en todos los diarios, y frecuentemente en sus tapas. La verdadera magnitud delproblema se comprende más claramente si lo observamos a escala mundial.La violencia contra la mujer en el mundoA partir de la definición original de la ONU, se entiende que la violencia contra la mujer abarca laviolencia física, sexual y psicológica que se produzca en la familia incluidos: • Los malos tratos, • El abuso sexual de las niñas en el hogar, • La violencia relacionada con la dote, • La violación por el marido, • La mutilación genital femenina y otras prácticas tradicionales nocivas para la mujer, • Los actos de violencia perpetrados por otros miembros de la familia y • La violencia relacionada con la explotaciónPero también incluye hechos de la misma naturaleza perpetrados dentro de la comunidad engeneral como: • la violación, • el abuso sexual, • el acoso y la intimidación sexuales en el trabajo, en instituciones educacionales y en otros lugares, • la trata de mujeres y la prostitución forzadaLas mujeres son más de la mitad de la población delplaneta. De ellas, un importante porcentaje sufre a
  • 3. diario diversas formas de violencia. Y aunque las cifras no son renovadas año tras año, la situaciónlejos de disminuir, aumenta . El informe sobre el Estado de la Población Mundial del Fondo de lasNaciones Unidas para la Población (UNFPA, según su sigla en inglés) precisa que 120 millones demujeres en el planeta sufren mutilaciones sexuales, un dato refrendado por la Organización Mundialde la Salud. A ellas se suman, cada año, otros dos millones. Además, un número similar deadolescentes son obligadas a prostituirse en todo el mundo. La situación es especialmente grave enAsia y África.La variante más explícita es la violencia física (golpes, empujones, sacudones), pero la violenciadoméstica reviste otras múltiples formas tales con la agresión verbal, la restricción de la libertad oconductas que llevan a la disminución de la autoestima, que suelen ser también el primer paso haciaformas de violencia física. Según datos de UNICEF (Informe sobre el Progreso de las Naciones)millones de mujeres de todo el mundo viven bajo la amenaza diaria de abusos físicos ypsíquicos, pero sólo 44 de los 193 países integrantes de la ONU posee una legislación contrala violencia doméstica. La misma investigación indica que 60 millones de mujeres sonconsideradas como “desaparecidas” a causa de la violencia relacionada con la discriminaciónsexual.Según un estudio del Banco Mundial, uno de cada cinco días activos que pierden las mujeres porproblemas de salud se debe a manifestaciones de la violencia doméstica. Pero hay costos queexceden a los económicos y que son difíciles de calcular. El efecto a largo plazo más significativo dela violencia contra la mujer es la continuidad de la estructura de la sociedad, confirmada por laviolencia conyugal, que hace que las mujeres sean consideradas inferiores a los hombres y sesubordinen a ellos en el ámbito político, económico y social. Para avanzar en la resolución del problema es preciso conocerlo, y ello requiere una acción decidida del Estado en la prevención de la violencia de género, en la protección de las víctimas y en el castigo de los victimarios, de modo de evitar el temor a la denuncia. Pero la violencia contra la mujer es también un problema cultural y educativo, y está en nuestras manos tanto como en las del Estado revisar nuestros propios comportamientos violentos y los del medio que nos rodea, sean esos comportamientos conscientes o inadvertidos, y esforzarnos por modificarlos cotidianamente. Una sociedad más justa y menos violenta en relación con las mujeres no podrá construirse nuncasolamente a partir del castigo de la violencia de género, es preciso emprender cuanto antes el largocamino de la igualación de los derechos de hombres y mujeres

×