Your SlideShare is downloading. ×
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Documento mundial
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Documento mundial

795

Published on

Published in: Travel, Entertainment & Humor
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
795
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1
  • 2. MAPA POLÍTICO Oficialmente conocida como la República de Sudáfrica se ubica en el extremo sur meridional de África terminando en el cabo Agulhas. Limita al norte con Botsuana, Namibia, Zimbabue, Sualizandia y Mozambique. Al este con el Océano Índico y al oeste con el Océano Atlántico. Rodeado por la República de Sudáfrica se ubica el Reino de Lesoto, siendo un país aparte pero sus límites compartidos con Sudáfrica. La población actual de Sudáfrica es de casi 48 millones de habitantes en una superficie total de 1.219.090 kilómetros cuadrados, siendo la ciudad más poblada del país, Johannesburgo con casi 7 millones de habitantes. HISTORIA La evidencia de la presencia humana en Sudáfrica data, de al menos, dos millones de años. Los restos arqueológicos encontrados, con una antigüedad de 40.000 años, muestra la existencia de una cultura continua, la del pueblo Khoisan, el único que habitó la región hasta la llegada desde el norte, a partir del siglo X, de pueblos de idiomas Bantús y de los primeros asentamientos europeos, en el sur, a partir del siglo XVII. La llegada de ambos y la apropiación de las mejores tierras cultivables o para pasto, conllevó el progresivo desplazamiento de la población autóctona hacia las regiones más estériles, muchos de los cuales se refugiaron en zonas del desierto del Kalahari. 2
  • 3. Aunque el navegante portugués Bartholomeo Días , en 1488, llegó al Cabo de Buena Esperanza, no sería sino hasta 1652 cuando comenzaran a instalarse los primeros colonos holandeses, con la intención en un primer momento, de crear un puerto de provisión para los barcos de la Compañía Holandesa de la India en su ruta hacia oriente. Años más tarde, la población europea se incrementó con la llegada, a partir de 1688, de emigrantes franceses que huían de la represión contra los reformistas. Y nuevamente en 1820, europeos de otra procedencia, esta vez ingleses, comenzaron a emigrar hacia Sudáfrica tras la ocupación británica de la región del Cabo. Durante los siglos XVIII y XIX, los colonos británicos y los boer lucharon contra los pueblos bantús por el dominio de las tierras. Por su parte, holandeses y británicos lucharon entre sí por el control de El Cabo, disputa que acabaría en 1806 con la victoria de los británicos y la emigración hacia el norte de gran parte de la población boer, donde crearían las repúblicas independientes del Estado Libre de Oranje y el de Transvaal. Pero estos estados no se crearon en regiones deshatitadas sino que para su instalación, los boers desalojaron a los pueblos que las habitaban, miembros de los pueblos Sotho y Nguni. Al mismo tiempo, el aumento de población de algunos pueblos bantús les llevó a enfrentamientos por hacerse con tierras y ganados, destacando la supremacía militar zulú que le permitió pasar de 200 kilómetros cuadrados que ocupaban hasta llegar a ocupar más de 20.000. En 1869, el descubrimiento de diamantes (y luego oro) en el Transvaal, atrajo a cantidades enormes de cazadores de fortuna, muchos de ellos británicos. El Presidente Paul Kruger del Transvaal, temiendo la dominación británica, puso medidas restrictivas para la concesión de los permisos de explotación a los ingleses, lo que sería una de las causas del inicio de la llamada Guerra Bor, que acabaría con el triunfo de las tropas británicas y la creación, en 1910, de la Unión Sudafricana. La progresiva implantación de leyes segregacionistas que van limitando los derechos de la población negra dio lugar al nacimiento, en 1912, del Congreso Nacional Africano, organización que durante sus primeros años tratará de convencer a los gobernantes blancos de lo injustas que son las leyes segregacionistas que van imponiéndose. En 1948 el Partido Nacional llegó al poder y comenzó a poner los cimientos de la política de segregación racial que hizo oficial el desarrollo separado de todos los grupos raciales, con la creación de zonas semi autónomas para la población negra, los bantustanes, y aseguraba la conservación de la supremacía blanca. El movimiento principal de oposición negra era el Congreso Nacional Africano (ANC), incluyendo su ala militar. La segunda fuerza política en influencia entre la población negra ha sido el movimiento Inkatha, dirigido por el aristócrata zulú Buthelezi, con gran influencia entre la población zulú. La brutal represión con que los sucesivos gobiernos blancos intentaban controlar las reivindicaciones de la población negra llevó a la comunidad internacional a la imposición de sanciones económicas que fue dañándole en sectores claves de su economía. La repercusión económica de las sanciones económicas comenzaron a hacerse sentir políticamente a mediados de la década de 1980, cuando la clase empresarial comenzó a presionar al gobierno para que fuera introduciendo los cambios necesarios para que fueran levantadas la sanciones económicas. A partir de entonces, el gobierno blanco tendrá que tratar de contentar a dos fuerzas antagónicas presentes en el Parlamento: la representativa de los intereses empresariales y la de los partidarios a ultranza del mantenimiento del sistema del Apartheid, esta última, su principal apoyo en votos. Al mismo tiempo, la rebelión de la población negra contra el sistema racista es cada vez mayor, más generalizada y más violenta, a lo que el gobierno continuará respondiendo con una política exclusivamente represiva, cada vez más brutal. 3
  • 4. En febrero de 1989, los problemas de salud del Presidente Botha le llevaron a dimitir, siendo sustituido por su Ministro de Educación, Frederik de Klerk, quien a pesar de su la reputación de pertenencia al sector duro del régimen, comenzó a dar pasos que en poco tiempo llevarían al desmantelamiento de sistema político de segregación racial. El 13 de diciembre de 1989, De Klerk mantiene su primera entrevista con el presidente del ilegal ANC, Nelson Mndela, para acordar los pasos a dar por parte del gobierno y del ANC para la puesta en libertad de Mandela que lleva ya 28 años preso. El 2 de febrero de 1990 acepta la legalización del ANC, del Partido Comunista de Sudáfrica y de otros treinta grupos políticos. Días después, el 11 de febrero, Nelso Mandela es puesto en libertad sin condiciones y comienzan a salir de las cárceles el resto de presos políticos. También en 1990, el gobierno sudafricano acepta las resoluciones de la ONU respecto a Namibia y reconoce su independencia. El proceso de transición era tremendamente difícil por los numerosos intereses enfrentados. El gobierno, para continuar dando pasos para la desmatelación del sistema tenía que convencer a las fuerzas que se oponían a las reformas; entre las fuerzas políticas representativas de la población negra, si bien en el conglomerado de organizaciones que constituían el ANC, un auténtico "parlamento africano", en palabras de Nelson Mandela, había unanimidad en los pasos que se iban dando, no existía el mismo consenso entre el ANC y el movimiento Inkatha, y las diferencias llegaron a manifestarse en enfrentamientos con cientos de muertos. Las conversaciones entre el ANC y el Gobierno fueron adelante sin embargo y , a finales de noviembre de 1991, ambos firmaban la Convención para la Democratización de Sudáfrica (CODESA) que sentaban los pasos a dar para la transición a la democracia, y daba lugar a la creación de un Foro que sería el responsable de la redacción de una nueva Constitución. En marzo de 1992, De Klerk llamó a un referéndum a la población blanca para apoyar o no los cambios constitucionales, consiguiendo el respaldo mayoritario. Tras la aceptación de una estructura federal del Estado que daba amplias facultades políticas a los gobiernos de cada región, se consiguió que Inkatha aceptara la nueva constitución y su participación en las elecciones a celebrar en abril de 1994. Estas elecciones que supondrían el inicio de la democracia en Sudáfrica dieron como resultado la mayoría, el 63 % de los votos, al ANC, el 20 % al Partido Nacional y el 11 % a Inkatha. EL GOBIERNO: Desde 1994 , el poder legislativo descansa sobre un Parlamento de 400 miembros elegidos por un sistema de representación proporcional, y un Senado de 90 miembros elegidos por los Parlamentos de cada una de las nueve regiiones en que se didide el territorio nacional. El Parlamento elige un Presidente del Estado que preside un Gobierno de Unidad Nacional sobre la base de que cada partido con más de 20 escaños cuenta con una cartera. La información sobre Sudáfrica, reconocida en África, como uno de los países más desarrollados, con ciudades como Pretoria, llamada la ciudad jardín, Johannesburgo, poderosa, dinámica y pujante, Ciudad del Cabo, que es una de las ciudades más bonitas del mundo y Durban, colorida ciudad balnearia. También, por una geografía, fauna y flora únicas en el mundo y rutas espectaculares, como la famosa Ruta Panorámica de Mpumalanga, la Ruta Jardín, el Midland Meander y la Ruta de los Viñedos. 4
  • 5. Frecuentemente se la describe como el País del Arco Iris, por la diversidad de la población sudafricana, donde conviven diferentes razas y culturas, lo que le da a Sudáfrica una riqueza cultural única y fascinante. Se la conoce también por una historia llena de aventuras, riquezas y poderío, violencia y discriminación; y después de un doloroso período de maduración, se la conoce como la nación que con gran sabiduría y dignidad eligió el camino de la paz y la reconciliación, para llevar a cabo la más profunda transformación: la liberación de su pueblo y el advenimiento de la democracia. POBLACIÓN Sudáfrica es un mundo en un País, donde la fe, la fuerza y la determinación de su pueblo, de todas las razas y culturas combinadas, en lo que el Premio Novel de la Paz, Arzobispo Desmond Tutu, denomina “La Nación Arco Iris”, hizo surgir triunfante la democracia, de las cenizas del apartheid, liderados por otro Premio Novel de la Paz, Nelson Mandela. Población heterogénea Con una extensión de algo más de 1 ,2 millones de km² y una población de 49 millones de habitantes, la República Sudafricana es el noveno país más extenso y el quinto más poblado de Africa. Las tres cuartas partes de los habitantes de Sudáfrica son negros (oficialmente denominados bantúes). El resto de la población sudafricana está formada por europeos (casi un 14%), mestizos (un 8%) y asiáticos (un 3%). Los bantúes llegaron al territorio sudafricano durante los siglos XV y XVI, procedentes de las sabanas angoleñas y zaíreñas y de la región de los Grandes Lagos. Desde las últimas décadas del siglo XIX y, sobretodo, entre los años cincuenta y noventa del siglo XX (la época del apartheid) ocuparon una posición subordinada en la sociedad sudafricana, dirigida por la minoría blanca. Con la abolición oficial del opartheid, su situación ha mejorado aunque siguen existiendo diferencias sociales, políticas y económicas entre la minoría blanca y la mayoría negra. (foto: el apartheid en evento social) Gran parte de la población blanca es descendiente de los holandeses (bóers o afnkáners) instalados en la franja costera de El Cabo a finales del siglo XVIII y de los colonos británicos llegados al país desde principios del siglo XIX. 5
  • 6. La población se concentra en el Transvaal y en el cinturón litoral índico, desde Durban hasta Ciudad de El Cabo. Las desérticas regiones del noroeste están casi deshabitadas. En tomo al 60% de la población vive en ciudades; la mayoría es blanca. Durante el apartheid se restringió la residencia de los negros a algunos barrios de la periferia de las grandes urbes como el de Soweto, en Johannesburgo, auténticos guetos. Solo en los últimos tiempos de la política de segregación racial se permitió a los ciudadanos negros con medios económicos instalarse en otros barrios. La mayor metrópoli sudafricana es Johannesburgo, seguida a bastante distancia por Ciudad de El Cabo (La capital legislativa), Durban, Pretoria , (la capital administrativa), Port Elizabeth y Bloemfontein (la capital judicial). ORÍGENES En una extensión de alrededor de 47.000 ha. a 25 Km al oeste de Johannesburgo, se encuentra el sitio más rico del mudo en fósiles de , junto con fósiles de otros animales y restos de plantas y está produciendo el más completo de los hallazgos. Han sido hallados, al presente mas de 850 fósiles humanos. La cueva de Sterkfontein,( la mas famosa) y dos sitios mas, de especial interés, pueden ser visitados en un tour guiado. DIVERSIDAD Sudáfrica tiene once idiomas oficiales y eso habla claramente de la diversidad de su población, nueve grupos merecen una especial distinción por su importancia histórica: Los San- Los Khoisan: Otras investigaciones arqueológicas comprueban la existencia de estas comunidades establecidas hace 100.000 A.C. Los San conocidos también como los Bosquimanos, eran cazadores y recolectores nómades, típicamente de corta estatura, nalgas prominentes y piel amarillenta y apergaminada. Dejaron bellísimas pinturas y grabados a lo largo de la cadena montañosa del Drakensberg, que ilustran especialmente sus cacerías y la vida cotidiana. Los khoi khoi, eran pastores y agricultores y con la proximidad de los San eventualmente se fusionaron las tribus. Ellos fueron los primeros en entrar en contacto con los blancos, después de algunas luchas por el territorio, se convirtieron en los proveedores de víveres para los barcos 6
  • 7. LA RAZA NEGRA Alrededor de 300 años D. C. comunidades muy primitivas, con un grado de desarrollo comparable a la edad de piedra, emigraron desde el norte de Africa y se establecen en el noreste del territorio sudafricano, seguidos por los Bantú, primer grupo de raza negra que llegó aproximadamente 500 años D.C. Los Nguni: La raza negra sudafricana, es descendiente principalmente de los Nguni que comenzaron a migrar desde Africa Central en el siglo XV y en su trayecto hacia el sur fueron dividiéndose en tribus, asentándose en distintos territorios y evolucionando en diferentes direcciones, dando origen a sus diferentes culturas, Zulú, Xhosa, Swazi y Ndebele. 7
  • 8. Los Xhosa: Llegaron a las tierras del sur, lo que actualmente es el Eastern Cape, ellos fueron los que mas avanzaron, y los primeros en entrar en contacto con los Khoisan, luego con los Zulúes y finalmente con los colonizadores. A pesar de que la guerra contra los Zulúes duró varios años, hasta ser interrumpida por el avance de los colonizadores, el pueblo Xhosa es pacífico y amigable, esencialmente criadores de ganado y trabajadores de la tierra, parte de su población, que vive en zonas rurales, conserva las tradiciones ancestrales y su organización social. Nelson Mandela es descendiente de los Xhosa. Los Ndebele: Sus raíces pueden ser rastreadas unos 400 años atrás, cuando se separaron de los Nguni, para establecerse en el territorio de la actual Pretoria, donde desarrollaron una cultura independiente. Con la llegada de los afrikaners, (población de ascendencia holandesa), se producen las luchas por el territorio y los Ndebeles son forzados a esconderse en túneles subterráneos en el noreste, sus tierras fueron confiscadas y posteriormente fueron forzados a trabajar en las estancias. Eso no impidió que conservaran sus tradiciones y su cultura se afirmara como símbolo de la unidad de su pueblo, el arte y las costumbres desarrolladas especialmente por las mujeres, ha alcanzado fama internacional. 8
  • 9. Los Swazi: Se separaron de los Nguni en el sur de Kwa zulú, donde se establecieron hasta que las luchas con los Zulúes los forzaron a huir hacia el norte, dos princesas fueron enviadas al rey Shaka para asegurar la paz. Sus coloridas vestimentas, sus ceremonias y rituales, son un espectáculo inolvidable en un marco de brillante vegetación montañas, ríos y lagos. Es un reino independiente, predominantemente agricultor, rico y pujante aunque profundamente respetuosos de sus tradiciones. Su capital es la hermosa ciudad de Mbabane. Los Basotho: Otros dos grupos migraron posteriormente desde el centro de Africa al sur. Los Sotho, o Basotho uno de los mayores grupos que escaparon a las bélicas conquistas de los Zulúes refugiándose en las montañas mas altas del Drakensberg. Forzados por las bajas temperaturas y las nieves invernales, desarrollaron técnicas de construcción, indumentaria y modos de vida, como alimentación y protección, diferentes a sus ancestros. Además, misioneros cristianos introdujeron no sólo la religión, sino también varias técnicas para la agricultura y especialmente para la industria de la lana, por lo que su atuendo se caracteriza por el uso de frazadas con ricas decoraciones; el uso del caballo como transporte y el sombrero cónico también son símbolos de la cultura Basotho. 9
  • 10. Los blancos: La historia de la población blanca en Sudáfrica comienza con la llegada de los holandeses de la Compañía de Indias al Cabo de Buena Esperanza. Después de varias décadas, un numeroso grupo de campesinos, compuesto por descendientes de holandeses, alemanes y franceses, denominados Afrikaners deciden establecerse en el interior de la provincia del Cabo. Posteriormente un considerable contingente proveniente de Inglaterra, funda la colonia inglesa, cuyo número aumenta con el curso de los años para consolidar las posesiones de la colonia, especialmente militares. Con motivo de los descubrimientos de los diamantes y del oro, se produce una migración proveniente de todo el mundo, buscadores de fortunas y operarios. Pueden destacarse comunidades numerosas como la portuguesa, alemana, belga, suiza, italiana, griega, holandesa, francesa e israelí. 10
  • 11. Los mestizos: En la colonia inglesa de Ciudad del Cabo, principalmente, la población compuesta por los Khoisan, blancos, hindúes, malayos y negros dan origen a una población mestiza muy numerosa, la mayoría de ellos habla afrikáans, practican la religión cristiana. Los Hindúes: Un numeroso grupo vino a Sudáfrica con contrato para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar de la provincia de Natal, durante la colonia inglesa, en su mayoría provenientes de Mandras y la mayoría se estableció en La costa de Natal, dándole un carácter muy especial, con el colorido de sus atuendos y los aromas de sus comidas. La población hindú, también fue víctima del sistema del apartheid, pero debido a su carácter de trabajo, tesón y la unidad de su pueblo, lograron superar gran parte de las dificultades. 11
  • 12. 12
  • 13. GOBIERNO DE SUDÁFRICA El fin oficial del apartheid El aportheid es la política oficial de segregación racial que se practicó en este país desde 1949 hasta principios de la década de 1990. Consistía en la estricta separación entre la minoría blanca gobernante y la mayoría negra. La lucha contra el apartheid fue liderada por el Congreso Nacional Africano, dirigido por Nelson Mandela. La presión internacional influyó en su desaparición. En 1993, el Parlamento aprobó una Constitución en la que se ponía fin a la política de. segregación racial. Y en 1994, Mandela se convirtió en el primer presidente negro del cargo que ocupó hasta 1999, el mismo año en que recibió el Premio Nobel de la Paz. Se indemnizará a las víctimas del apartheld: En 2003, el presidente sudafricano Thabo MbekI anunció que su gobierno indemnizaría a las víctimas que sufrieron los peores excesos durante el régimen del apartheid. Estas personas serán seleccionadas por la llamada Comisión de la Verdad y la Reconciliación, creada por Mandela. (foto) Sudáfrica, desde 1994 goza de una verdadera democracia representativa de la voluntad de toda su población, fruto de las luchas contra el sistema del apartheid, victoriosa conquista de la población negra sudafricana. El principal héroe de esta victoria es sin duda alguna Nelson Mandela, que fue el primer presidente electo democráticamente, después de 27 años de prisión; es una de las figuras internacionales más destacadas y de una estatura moral incomparable. Sudáfrica tiene tres ciudades capitales, consecuencia de la unión de los estados y colonias que componían el actual territorio sudafricano antes de la segunda guerra Anglo-Boer. La ciudad de Pretoria es sede del Poder Ejecutivo, el espectacular Union Building (la casa de gobierno) alberga las oficinas presidenciales y del gabinete. El actual presidente es Jacob Zuma, electo el 22 de abril de 2009. La suprema Corte de Justicia y Apelaciones está en la ciudad de Bloemfontein, capital del Orange Free State. Y el Parlamento está en Ciudad del Cabo, con un consejo de 90 delegados provinciales (10 por provincia) y la Asamblea Nacional. El sistema de gobierno es federal, cada una de las 9 provincias tiene un gobernador y una legislatura provincial y cada ciudad un mayor y las instituciones municipales. Las municipalidades tienen tres categorías: metrópoli, distrito y área local. La constitución sudafricana fue firmada en 1996, y es una de las mejores del mundo, optimizando los aspectos de justicia y desarrollo social y económico. 13
  • 14. Johannesburgo, el centro industrial y de comunicaciones A diferencia de la mayor parte de las grandes ciudades africanas, que se localizan en la costa. Johannesburgo se sitúa en el centro de la provincia del Transvaal, en el noreste del país, una región que posee ricos yacimientos auríferos. Surgió casi de la noche a la mañana, tras el descubrimiento de oro en 1886 en la región de Witwatersrand. En la actualidad, con unos 4 millones de habitantes, es la mayor aglomeración urbana del Transvaal y también de la República Sudafricana, Como en el resto de las ciudades más pobladas del país, algunos barrios continúan segregados por la raza, la calidad de la vivienda y el acceso a los servicios; es el caso de Soweto, en las afueras, donde se concentra la población negra. Es una ciudad industrial, moderna y dinámica. Cuenta con numerosas fábricas para el tratamiento del oro. Asimismo, tiene industrias alimentarias, textiles, químicas, mecánicas, de material ferroviario, armamento y plástico. Es también el centro de los negocios y de la cultura. Y es, sobre todo, el principal núcleo de comunicaciones del país. Desde esta ciudad salen, en disposición radial, un gran número de carreteras y líneas de ferrocarril, cuyo trazado tiene mucho que ver con el transporte de minerales a los grandes puertos de la costa, principalmente Ciudad de El Cabo, Port Elizabeth y Durban. Sudáfrica es la primera economía de África (acapara un 25% de todo el PIB africano), y desempeña un papel importante en el desarrollo de la región. La economía sudafricana cuenta con un gran volumen de capital nacional (público y privado) en estrecha relación con las grandes redes económicas mundiales. Su moneda es el Rand divisible en 100 centavos, que es también usada en otros países del Área Monetaria Común de África del Sur (véase también: Krugerrand). La bolsa de valores de Johannesburgo es la mayor de África. Un importante sector es la minería, principalmente la extracción de carbón y de minerales y metales preciosos como los diamantes, el oro y el platino. Es uno de los países con mayores reservas y diversidad de riquezas mineras. Sudáfrica cuenta también con la industria más poderosa y diversificada de todo el continente. Desde los sectores de transformación de bienes agropecuarios y minerales, hasta los sectores automovilístico, aeronáutico y energético. Un factor importante de la economía sudafricana radica en su naturaleza extraordinaria, única en el mundo, y en sus numerosos parques nacionales, que atraen gente de todo el mundo. 14
  • 15. ECONOMÍA DE SUDÁFRICA INDUSTRIAS, NEGOCIOS Y FINANZAS Sudáfrica es el mayor país del continente africano económicamente hablando, acaparando un cuarto del PIB de África. Por lo cual, es un país clave para el desarrollo de la economía de toda la región. La moneda corriente en Sudáfrica es el Rand (o su abreviatura ZAR), que es utilizada también en otros países dentro del "Área Monetaria Domún de África del Sur". Un factor muy importante es el turismo. Los visitantes se ven atraídos más que nada por las maravillas de la naturaleza y por sus numerosos parques nacionales. Pero Sudáfrica no solo vive del turismo, sino que posee una importante explotación minera con la extracción de minerales, carbón y piedras preciosas como el oro, el platino y el diamante. Por otra parte, la agricultura en el país logran sustentar a toda la población, no teniendo que comprar estos productos alimenticios. Se producen además azúcar, cereales y maíz. Gran cantidad de la producción de vinos y frutas se exportan. Además el país posee grandes industrias que acaparan el 20% de la producción nacional y abarcan el sector aeronáutico, metalúrgico, automovilístico y agropecuario. Industria Minería industrial de platino, oro, cromio; líneas de montaje para automóbiles, siderurgia, maquinaria comercial, telas y tejidos, hierro y acero, productos químicos, fertilizantes, industrias de alimentos y bebidas Agricultura Maíz, trigo, caña de azúcar, frutas, verduras; ganado (leche, carne), avicultura (carne y huevos), lana Minerales y Oro, cromio, antimonio, carbón, mineral de hierro, manganeso, níquel, fosfatos, estaño, Recursos uranio, diamantes, platino, cobre, vanadio, sal, gas natural Datos curiosos de la economía de Sudáfrica Importaciones: plástico, agroquímicos, automóviles, maquinaria agrícola. Exportaciones: metales preciosos (platino, cromo, manganeso, vanadio, diamantes y oro), maquinarias, automóviles, artefactos eléctricos, productos químicos. Países socios comerciales: Francia, Alemania, Japón, China, Arabia Saudita, Estados Unidos, Irán, Países Bajos y Reino Unido. También se disfrutan de comidas africanas como las gachas de avena dura con verduras o salsa de carne. Estos platos son acompañados por salsas muy condimentadas y picantes. 15
  • 16. Otras comidas que se pueden saborear en restaurantes y bares son: langostas, potjiekos o puchero, brochetes glaceados, braai (carne a la parrilla), boerewors o salchichas y el pollo a la peri-peri. En cuanto a los frutos de mar y mariscos se pueden comer ostras, cigalas y pescados de mar como el kabbeljou y el kingklip. La comida de los lugareños o afrikáners se la conoce popularmente como boerekos o comida de campo. Hablando de resataurantes y bares, los mismos ofrecen comida buena y barata a lo largo y ancho de todo el país. Propinas: No se incluyen en las facturas, de hecho la ley lo prohibe. Pero en general se suelen dejar para porteros, taxistas, mozos y personal de limpieza un entre un 10 y 15% del total. 16
  • 17. Especialidades autóctonas de Sudáfrica Sosaties: son como los kebab de carne y salsa picante. Potjiekos: es un guiso con verduras y carne. Braai: carne asada. Bbotie: a base de carne picada con salsa picante y muy condimentadas. Biltong: carne seca y salada. Bedies: especie de guiso con verduras y carne. Boerewors: salchichas con salsa picante. Poetoepap: es una pasta realizada con maíz blanco y carne. Bebidas Sudáfrica se caracteriza por tener una cerveza rica y popular. El estilo más consumido es la lager que es "suave" y "ligera" (similar a la cristal). Un estilo común también es la cerveza "Umqombothi" de destilación casera. En el país, también se fabrican muy buenos vinos dulces, blancos y rojos. También licores finos, y aguardientes como brandies y jerez. Las zonas con la mayor productividad de vinos son la Bahía Walker, el Pequeño Karroo y las Winelands (Stellenbosch, Paarl y Franschhoek). Las bebidas si no son consumidas en bares, restaurantes o lounges se venden en comercios autorizados de 9 a 18 hs. de lunes a viernes y de 9 a 13 hs. los sábados. Fuera de este horario únicamente se pueden conseguir en supermercados y la venta es sólo a mayores de 18 años. EN SUDÁFRICA, LAS MALAS CONDICIONES DE SALUD PUEDEN ACABAR CON PEQUEÑOS NEGOCIOS En Durban, Sudáfrica, proliferan los pequeños negocios: tiendas que venden harina, azúcar y otros artículos, costureras, reparadores de chapa y puntura, fabricantes de ladrillos, bares y restaurantes donde apenas pueden sentarse un puñado de personas. “Si llamas a la puerta y preguntas a la gente si tiene un negocio que genere algún tipo de ingresos, la respuesta será Sí, coso ropa en mi casa”, explica Li-Wei Chao, que vive en Sudáfrica y es investigador asociado del Centro de Estudios de Población de la Universidad de Pennsylvania. 17
  • 18. Según algunas estimaciones, en Sudáfrica la contribución de las empresas pequeñas y microempresas supone casi el 50% del empleo total y el 30% del PIB del país. Sin embargo, el impacto de una mala salud, en particular el virus del SIDA o VIH, sobre estas empresas ha sido un tema prácticamente inexplorado por los investigadores. Las cuantificaciones del impacto económico de la enfermedad suelen centrarse en la economía formal –empresas ya establecidas de mayor tamaño-, en lugar del sector informal, constituido por muchas empresas formadas por un solo propietario-trabajador y negocios que suelen tener unos pocos empleados. Pero Chao, el profesor de Sistemas Sanitarios de Wharton Mark V. Pauly y otros estudiosos han intentado cubrir este vacío con un nuevo estudio que examina el impacto de una mala salud sobre las empresas pequeñas y microempresas de la zona de Durban. Después de realizar informes sobre la salud de los propietarios de los pequeños negocios y luego observar la marcha de los mismos entre 2002 y 2004, los investigadores encontraron que “una mala salud de base y un empeoramiento de la salud con el paso del tiempo son hechos que están asociados con un cierre posterior del negocio”. Aunque no se centraron exclusivamente en los efectos del SIDA/VIH, según los investigadores sus resultados subrayan la vulnerabilidad de los pequeños negocios ante la epidemia del SIDA y destacan la necesidad de que el gobierno ponga en marcha más servicios sanitarios y realice un mayor esfuerzo a favor de este sector informal de la economía. El SIDA/VIH es la mayor amenaza para la gente que vive en el África Sub- Sahariana, y se estima que la frecuencia del VIH en algunas zonas urbanas de Sudáfrica supera el 30%. “Una mala salud tiene efectos sobre la economía”, dice Pauly. “Para nosotros resultaba evidente que la desaparición de muchos de estos pequeños negocios no sólo perjudicaba a los propietarios sino también a sus vecinos”. Chao, que además de médico se doctoró en Economía de la Salud en 2002, empezó a interesarse por las interrelaciones entre la salud y la economía cuando trabajaba entre 1996 y 1997 en un proyecto de Sudáfrica para los US Centers for Disease Control and Prevention (Centros estadounidenses de control de enfermedades y prevención). Los sudafricanos le sorprendieron enormemente, porque “tienen tan poco pero aún así siguen luchando para vivir, trabajar y ganar lo suficiente para no irse a la cama con hambre cada noche”. Las numerosas microempresas (hasta 5 trabajadores) y pequeñas empresas (hasta 100 trabajadores) que abundan por todo el país no sólo proporcionan los bienes y servicios básicos, sino también un ansiado empleo, señala Chao. El desempleo es alto en Sudáfrica; según estimaciones oficiales se sitúa en el 30%, pero de acuerdo con las cifras no oficiales supera el 40%. “La gente no tiene empleo... Necesita ganarse la vida, así que tienen un montón de habilidades que explotan”, explica. “Ponen en marcha su propio negocio para cubrir determinado nicho”. Las pequeñas tiendas que salpican los vecindarios y municipios de los alrededores de Durban son establecimientos improvisados frecuentemente instalados en contenedores marítimos vacíos. Las tiendas de reparación de chapa y pintura también son muy populares. 18
  • 19. “Básicamente todas estas empresas empiezan gracias a la idea de una persona y funcionan gracias a su esfuerzo individual”, señalan los investigadores en su estudio. “Por tanto, cualquier cosa que afecte la energía de esa persona podría limitar o destruir la empresa. Muchas pequeñas empresas cierran cada año –y otras no acaban de despegar-, por todo tipo de razones, pero un motivo importante que además no ha sido bien estudiado podría ser la mala salud de un individuo clave: el propietario o el manager. De hecho, la mortalidad de la empresa o un escaso desarrollo de la misma podrían estar íntimamente relacionados con la mortalidad o enfermedad de la persona clave”. Servicios “perdidos” Los investigadores decidieron centrarse en Durban para su estudio porque en dicha zona se observan muchos casos de SIDA/VIH y los ingresos, niveles educativos y diferentes estadios de desarrollo de los negocios son enormemente variados. Empezaron observando 653 hogares principalmente en los municipios alrededor de Durban preguntando a sus residentes si habían tenido o tenía en la actualidad un negocio. El 31% de los hogares entrevistados tenían un negocio en activo, frecuentemente una tienda, restaurante o bar. Un 10% había tenido un negocio en el pasado que había cerrado, y el 59% nunca había tenido uno. Entre los negocios en activo el 45% eran empresas formadas por una sola persona. Luego examinaron en profundidad una sub-muestra de 279 hogares y pidieron a los encuestados que calificasen su estado general de salud con respuestas que podían ir de “mala” a “excelente”. Los participantes también debían responder un cuestionario con 12 ítems sobre su estado de salud que proporcionaba una medida objetiva de su salud mental y física. Los investigadores encontraron que la probabilidad de que aquellos que en la actualidad llevaban un negocio disfrutasen de una mejor salud física era mayor que la de aquellos que no tenían ningún negocio o había cerrado. La gente que tenía negocios con varios empleados era especialmente proclive a disfrutar de una mejor salud física. Los resultados sobre salud mental no eran significativamente diferentes entre los que tenían negocios y los que no. Los investigadores también preguntaron qué pasaría si hipotéticamente el propietario del negocio se tuviese que ausentar por ejemplo debido a problemas de salud. En los negocios formados por una única persona, el 70% afirmaba que no podía contar con nadie que le sustituyese. Sin embargo, cerca del 88% de los negocios donde trabajaban varias personas respondieron que alguien podría cubrir la situación si el propietario se ponía enfermo. Sólo el 29% de los negocios unipersonales afirmaba que podría seguir abierto si el propietario se ausentaba. Asimismo, durante dos años los investigadores siguieron observando estos negocios para ver si sobrevivían o cerraban, y también la salud de sus propietarios. De los 164 negocios identificados en el primer año del estudio, el 44% (72 negocios) sobrevivió. La probabilidad de permanencia de los propietarios que inicialmente habían obtenido las calificaciones más altas en salud física era mayor que la de aquellos con bajas calificaciones al comienzo del estudio. Además, los investigadores encontraron 19
  • 20. que los negocios de aquellos propietarios que a lo largo del estudio sufrían algún deterioro en su salud también tenían mayor probabilidad de cerrar. “Nuestros resultados transmiten un mensaje muy importante para los poderes públicos: las enfermedades son dañinas para la salud económica de un gran segmento económicamente relevante pero a menudo olvidado de la población”, escriben. “Nosotros hemos descubierto que la mala salud de los propietarios de los pequeños negocios provocan el cierre de los mismos y que estos negocios no se sustituyen por nuevos. Así, estos servicios pueden considerarse perdidos en cada comunidad en la que previamente existían”. El cierre, por ejemplo, de la tienda de la esquina no sólo perjudica al propietario y su familia, sino también a los vecinos que dependen de la misma para adquirir sus provisiones diarias, tal vez porque no tienen transporte para acudir a una tienda más lejana. Los investigadores añaden que sus descubrimientos destacan la necesidad de que se dediquen más recursos gubernamentales a prestar servicios sanitarios. “Podría justificarse por tanto la inversión de recursos en la prevención y tratamiento de enfermedades en el sector informal de bajos-ingresos de los países en desarrollo... Prevenir una mala salud ayudaría a evitar el cierre de negocios, y un tratamiento permitiría que el enfermo continuase llevando las riendas de su negocio”. Luchando contra el SIDA/VIH Aunque el estudio no se centró específicamente en el SIDA/VIH, Chao cree que, además de una terrible mortalidad, esta enfermedad “tiene consecuencias sobre los resultados de las empresas”. Sudáfrica cuenta con un sector sanitario tanto público como privado. Las clínicas financiadas por el gobierno, de las que dependen la gente con bajos ingresos, cuentan con recursos limitados, las colas para ver al médico son interminables y sufren escasez. Cada vez se dispone de más medicamentos anti-retrovirales para tratar infecciones por VIH en estas clínicas, pero aún hay muchas cosas que mejorar, explica Chao. “Se necesitan más clínicas, menores listas de espera, más personal y más medicamentos anti-retrovirales. Es complicado cerrar una tienda, acudir a la clínica y esperar entre tres y cinco horas”. Dado el alcance de la epidemia del SIDA, es inaplazable mejorar los servicios sanitarios para todos los niveles de la sociedad. Según un informe de ONUSIDA de 2006, cerca de dos tercios de todos los casos mundiales de VIH se encuentran en el África Sub-Sahariana. La organización estima que hay 5,5 millones de personas en Sudáfrica que están infectados con VIH, incluyendo 240.000 niños. Los estudios realizados en clínicas de cuidados prenatales sugieren que en algunas áreas el 30% de las mujeres embarazadas son cero positivas. Según un informe realizado en Sudáfrica en 2005, el 13% de los hogares en los que ser realizaron las pruebas de VIH por primera vez dieron positivo. Chao señala que en Sudáfrica algo se ha progresado en lo que se refiere a convencer a las grandes empresas de que deben hacer algo para prevenir el VIH y hacer 20
  • 21. pruebas a sus empleados, ya que reemplazar a los trabajadores enfermos o fallecidos no es tan fácil como parece. Pero poner en marcha una estrategia de cuidados sanitarios para llegar a la economía más informal es un reto mucho mayor. “El gobierno puede presionar a las grandes corporaciones para que proporcionen cuidados preventivos y tratamiento, pero no existe ninguna entidad a la que los gobiernos puedan presionar en el caso de estas pequeñas empresas y microempresas”, dice Pauly. 21

×