Your SlideShare is downloading. ×
Canciones,poesías y cuento
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Canciones,poesías y cuento

857
views

Published on

Published in: Business, Technology

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
857
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Canciones y Poesías María va (Letra y música: Antonio Tarragó Ros) Mirar rasgado, patitas chuecas, María va, pisando penas, la arena ardiente, María va. Calcina el monte un sol de fuego, María va, temor pombero, palmar estero, María va. Quiso la siesta ponerle un niño a su soledad, de trigo y luna y de su mano, María va. Por el tabacal, tu paso, María va,y se bebe el sol que huele a duende, María va, María va, María va... Alza tu canto mujer (Canción) (Letra y música: Adelina Villanueva) Con una herida de siglos que no sutura el país, la mujer de nuestro días, asume hijos recientes su vocación de vencer. En barricadas de canto vengo a nombrarte y decirte, yo te acompaño en la lucha donde nace tu deseo de vencer o de morir. Toma la mano que tiendo, alza tu canto conmigo, vamos a buscar vigencia junto al hombre y a tus hijos, hermana de mi país. Vamos a invadir ciudades sin gritos y sin fusil, en laboriosas jornadas donde los soles no expiren y exista al anochecer. De dondequiera que vengas cualquiera sea tu piel, unite al canto que canto buscando la libertad que te prometen, mujer.
  • 2. Juana Azurduy(Letra: Féliz Luna - Música: Ariel Ramírez) Juana Azurduy, flor del Alto Perú: no hay otro capitán más valiente que tú. Oigo tu voz más allá de Jujuy y tu galope audaz, Doña Juana Azurduy. Me enamora la patria en agraz, desvelada, recorro su faz; el español no pasará con mujeres tendrá que pelear. Juana Azurduy, flor del Alto Perú, no hay otro capitán más valiente que tú. Estribillo Truena el cañón, préstame tu fusil que la revolución viene oliendo a jazmín. Tierra del sol en el Alto Perú, el eco nombra aún a Tupac Amaru.Tierra en armas que se hace mujer, amazona de la libertad. Quiero formar en tu escuadrón y al clarín de tu voz atacar.
  • 3. Mientras estés viva, siéntete viva (Madre Teresa de Calcuta) Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años... Pero lo importante no cambia, tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier teleraña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hay otro desafío. Mientras estés viva, siéntete viva. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas... Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón… ¡Pero nunca te detengas! Mujer indígena (Nallely Euán Pisté) Desde muy pequeña en el campo viviste, padeciste y sufriste de hambre con tu familia, trabajaste en el campo para sobrevivir, luchaste para conservar tu tierra. Mujer de campo ella es, no se avergüenza de decirlo. Mujer de campo ella es, mujer de campo ella ha sido. Ya mayor, te convertiste en una mujer trabajadora, amable, de buen corazón para con tu prójimo, aunque te despreciaron por ser indígenasiempre los apreciaste como no lo haría una embajadora. Mujer de campo ella es, no se avergüenza de decirlo. Mujer de campo ella es, mujer de campo ella ha sido. Te enamoraste de un joven de la sociedad, joven de duro corazón, vanidoso y sin razón, al conocerte cambió, fue amable y bondadoso, lo cambiaste de rico a indígena, le diste nuevo corazón. Mujer de campo ella es, no se avergüenza de decirlo. Mujer de campo ella es, mujer de campo ella ha sido.
  • 4. La caja doradaCuento anónimo. Adaptación y texto: Lic. Graciela B. FerreiraUn hombre castigó a su pequeña niña de tres años por desperdiciar un rollo de papel deenvolver dorado. Se acercaba la Navidad. El dinero era escaso en esos días. Cuando vioa la niña tratando de forrar una caja, explotó una furia acusándola de derrochona.Sin embargo, a la mañana siguiente la niña llevó el paquete a su padre y le dijo: “Esto esun regalo para vos, papito”.Él se sintió avergonzado de la reacción del día anterior.Pero volvió a enfurecerse cuando vio que la caja estaba vacía.De nuevo comenzó a gritar diciéndole a la hijita: “¿No sabés que cuando le das unregalo a alguien se supone que debe haber algo adentro?”.La chiquitita miró hacia arriba con lágrimas en los ojos y dijo: “Papito, no está vacía.Yo soplé besos adentro de la caja. Todo para vos, Papi.”El padre se sintió morir. Puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que loperdonara.Se cuenta que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y, siempreque se sentía derrumbado y triste, tomaba de la caja un beso imaginario. Recordaba elamor que su niña había puesto ahí para él a pesar de que muchas veces la habíamaltratado.Es una forma muy sensible, cada uno de nosotros hemos recibido un recipientedorado, lleno de amor incondicional y besos de nuestros hijos e hijas, de los amigos,de la familia o de Dios.Nadie podría tener una propiedad o posesión más linda y valiosa como ésta.Las personas adultas nos hemos olvidado del mundo infantil, de sus particularidades,de nuestros propios sentimientos de la infancia.No reparamos que dada ser humano tiene formas creativas de actuar que muchasveces no comprendemos. Y cuando algo nos molesta lo castigamos sin intentarentender ni reflexionar.¿Cuántas veces castigamos a las niñas y niños, o a otras personas, antes dedetenernos a averiguar con serenidad cuáles fueron sus intenciones, sentimientos ypensamientos?